Impactos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Impactos

on

  • 337 views

 

Statistics

Views

Total Views
337
Views on SlideShare
337
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

 Impactos Impactos Document Transcript

  • IMPACTO AMBIENTAL DEL CRECIMIENTO URBANO EN BOGOTÁ. Presentado por: Jickson Daniel Rodríguez Heredia: 6001110996. Eduar Fernando Hernández: 6001111370 Docente: Galia María Parra Grupo: 3-72 PROYECTO INTEGRADOR FACULTAD DE DERECHO UNIVERSIDAD LA GRAN COLOMBIA
  • IMPACTOS AMBIENTALES DEL CRECIMIENTO URBANO EN BOGOTÁTEMA: Derecho ambiental/ crecimiento urbano/ Bogotá-Región. NÚCLEO PROBLÉMICODERECHO AM COBIENTAL / PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE: Las Naciones Unidas hasido protagonista en el desarrollo de los instrumentos internacionales de protección delmedio ambiente, no obstante, en su mayoría corresponden a normas del softlaw, que conel propósito de que se hagan realmente efectivas, es necesario que se mejoren y serefuercen las instituciones que para tal fin se encuentran establecidas, tal es el caso de laCorte Internacional de Justicia, por lo que en primer lugar se debe analizar cuál ha sido supapel en la protección del ambiente y es así como en este orden de ideas nospreguntamos:¿Cuál ha sido el papel de la Corte Internacional de Justicia en la protección del ambiente? PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN¿Qué alcances tiene el Bloque Constitucional en lo que se refiere a protección del medioambiente, con respecto al crecimiento urbano que proyecta Bogotá- Región? CONTEXTO DEL PROBLEMAFenómenos como el desplazamiento forzado, la carencia de condiciones de bienestar enlos campos de Colombia y el crecimiento de algunas industrias en las ciudades del país,han generado un proceso de migraciones masivas de las áreas rurales a las urbanas en elSiglo XX, principalmente desde la década de 1950. Esta situación ha llevado a que en lasgrandes ciudades se generen conflictos tanto sociales, como ambientales.El área metropolitana de Bogotá, conocida como Bogotá-región, por su proyecciónintegradora y enfoque regionalista, ha sufrido los impactos de esta problemática,trayendo como consecuencias para el medio ambiente, la creciente producción deresiduos líquidos y sólidos sin suficientes lugares disponibles para su depósito, una ofertade transporte altamente contaminante, el deterioro de múltiples ecosistemas, unadeficiente infraestructura de servicios públicos que atentan contra condiciones mínimasde salubridad y de equilibrio con la naturaleza.Estas carencias de tipo ambiental, no están desligadas de las crisis sociales que a diario seincrementan en Bogotá. El déficit de vivienda, por ejemplo, ha llevado por un lado a laplaneación de proyectos de urbanización sin tener en cuenta criterios ambientales y porotro lado a la proliferación de barrios, denominados subnormales, originados por laocupación de comunidades enteras, las cuales han logrado su legalización e instalación deservicios públicos, sin tener en cuenta en muchas ocasiones los tipos de suelos y lapresencia de ecosistemas.
  • Estos fenómenos han llevado a dos manifestaciones del crecimiento urbano: la ampliaciónde la frontera urbana y la densificación poblacional. Según un Estudio de Alfonso PérezPreciado, denominado La expansión Urbana de Bogotá, en 1973 la ciudad abarcaba13.985 hectáreas, cifra que asciende a las 22.778 en 1985, y para el año 2003 se registraen 32.000 hectáreas. Igualmente este estudio señala que para el año 2000aproximadamente siete millones de habitantes en Bogotá sin contar con los de los 19municipios que conforman el área metropolitana denominada Bogotá-región,proyectándose para esta un aumento considerable por su carácter de ciudad compactaque define el POT, superando los estándares internacionales medidos en número dehabitantes por hectárea.Dentro de los instrumentos que tiene el POT, ente los que encontramos planes parciales,UPZ, planes maestros, entre otros, la Secretaría Distrital de Planeación prevé que entre lostres bordes destinados a expansión urbana (norte, Usme y Occidente) suman 3279hectáreas (Datos del 2009). Lo cierto es que crece el número de suelos destinados aexpansión urbana y densificación, los grandes relegados son los suelos de protección, quecon su disminución denotan una flexibilización de los criterios ambientales en aras desatisfacer proyectos urbanísticos y megaproyectos a gran escala. Se ha roto con la lógicade urbanización predio a predio, pero los instrumentos de ordenamiento territorialtampoco responden a las demandas ambientales de la ciudad.La Constitución Política de 1991 y la ley 99 de 1993, ponen en el panorama político laprotección del medio ambiente y en general los derechos ambientales, clasificados dentrode los derechos de tercera generación. Estas normas, junto con otros TratadosInternacionales, principalmente de la ONU han puesto dentro del derecho constitucionalla temática ambiental, sin embargo, el alcance de esta normatividad se ve restringido poralgunos instrumentos de planeación que en determinado momento logran relativizar losimpactos ambientales, o burlar los mínimos que se plantean por medio de políticas demitigación que no resuelven el problema de fondo, pero si le son funcionales a ciertossectores económicos. JUSTIFICACIÓNAunque no es la primera vez que se aborda el tema del ambiente urbano, aún predominaen grandes sectores sociales y académicos la idea de que los temas ambientales sonexclusivos de las áreas rurales o de las zonas de reserva natural. Aunque existannumerosos estudios ambientales en contextos de ciudad, esta sigue siendo en la prácticauna antinomia del medio ambiente y de la ruralidad; las zonas urbanas reciben losmejores recursos de la naturaleza y del campo, pero produce la inmensa mayoría dedeshechos y de contaminación.La separación entre el campo y la ciudad solo se justifica para delimitar el campo deanálisis, pero las relaciones que mantienen entre sí tienen impactos directos en el otro. Lasobrepoblación en las ciudades de la que se habló anteriormente, es correlativa a la
  • desocupación de los campos del país. No se puede hablar de un crecimiento poblacionalgeneralizado que lleva a la densificación o a la ampliación de la frontera urbana, comosucede en países como China. El caso Colombiano es el de una urbanización pocoracionalizada y equitativa, y con bajos parámetros ambientales.Pero este fenómeno de densificación de unas partes, correlativo al despoblamiento deotras, no solo se da en el marco de la relación entre el campo y la ciudad, sino que alinterior de las ciudades, también se presenta. En el caso concreto de Bogotá, se presenta,con miras a aumentar, un proceso de expansión hacia los límites norte, sur y occidente dela ciudad y uno de densificación hacia el oriente, mientras que se proyecta dentro del POT,un proceso de despoblamiento dentro de zonas interiores.Es evidente que existe un déficit de vivienda en Bogotá, principalmente de Interés Social,pero esto no puede ser el pretexto para la urbanización irracional, que acabe con lasostenibilidad del medio ambiente y en este mismo sentido disminuya la calidad de vidade los ciudadanos, vulnerando su derecho a disfrutar de un ambiente sano.No es posible deshacer las migraciones masivas que se han dado en tantos años deviolencia y abandono estatal, igualmente están bastante lejanas las condiciones para unprogresivo repoblamiento del campo, con la claridad de que este no es el objeto de estetrabajo, pero en lo que compete al ordenamiento de la ciudad, es necesario replantear susinstrumentos desde enfoques que se armonicen con las necesidades de la sociedad, perotambién con las del medio ambiente.La urbanización irracional, manifiesta en la expansión y la densificación han ido encontravía de estas necesidades, a pesar de que en la actualidad no se viene dando demanera espontanea o palmo a palmo, sino que se ha organizado mediante ladeterminación de los usos del suelo. El problema radica en que los criterios económicoshan prevalecido significativamente sobre criterios ambientales y sobre los mismosintereses de los habitantes históricos a la hora de hacer la clasificación de los tipos desuelo. De esta manera, en la práctica ha prevalecido lo lucrativo que puede ser para unaempresa o un grupo de empresas un proyecto en determinado sitio, que la conservaciónde un ecosistema o los beneficios ambientales que este mismo sitio pueda tener; o el casocontrario la sobrepoblación e incremento de la contaminación que pueda traer unproyecto.Son múltiples los impactos que puede traes, pero para este caso nos concentraremos en ladensificación de la población y la expansión de la frontera urbana, como se hamencionado en reiteradas ocasiones. Al respecto se puede decir que existen normas queinsertan el tema del ambiente urbano como lo es la ley 99 de 1993, la misma Constituciónpolítica, además de los pronunciamientos internacionales liderados por la ONU como lasCumbres Mundiales sobre Medio Ambiente: La de Estocolomo, la de Rio y la deJohanesburgo.Reconociendo la existencia de una normatividad, tanto nacional como internacionalproteccionista del medio ambiente, se hace necesario verificar sus alcances e
  • instrumentos jurídicos, para hacerle frente a la problemática que se viene enunciando,que en gran medida es responsabilidad de los gobiernos Distritales y Departamentales, siabarcamos Bogotá-Región, no solo por omisión, sino también por acción. OBJETIVOSOBJETIVO GENERAL:Identificar los alcances del Bloque Constitucional en lo que se refiere a protección delmedio ambiente, con respecto al crecimiento urbano que proyecta Bogotá-Región.OBJETIVOS ESPECÍFICOS: • Identificar los criterios ambientales, bajo los cuales se justifica el marco normativo de la ampliación de la frontera urbana propuesta en Bogotá-Región. • Determinar los parámetros ambientales que se aplican en la densificación que se espera del proyecto Bogotá-Región. REFERENTE TEÓRICOInicialmente es necesario hacer un inventario y una delimitación de la normatividadexistente, relacionada de alguna forma con el concepto de ambiente urbano, dándoleprelación a aquellas normas que hagan parte del Bloque de Constitucionalidad, claro estásin desconocer la existencia de normas de carácter especial.En ese mismo orden de ideas, hay que tener en cuenta la jurisprudencia de la CorteConstitucional, frente a las normas demandadas, relacionadas con el POT o con alguno desus proyectos en particular (planes parciales, planes zonales, planes maestro, etc.) Lospronunciamientos de esta institución aportarán algunos elementos sobre los alcances dealgunos derechos ambientales, como lo es a un ambiente sano.Finalmente, los pronunciamientos de la ONU, brindarán un panorama comparativo deColombia frente al mundo y frente a los parámetros del derecho internacional, en lo quetiene que ver con el medio ambiente, particularmente, el ambiente urbano, tomandocomo punto de referencia la capital y su extensión desde un enfoque regional, con lo quese considera como área metropolitana.
  • PROTECCIÓN CONSTITUCIONAL FRENTE AL IMPACTO AMBIENTAL DEL CRECIMIENTO URBANO EN BOGOTÁ-REGIÓN1 HIPÓTESISLa consolidación de una zona metropolitana en Bogotá, desde un enfoqueregional requiere de políticas de integración tanto en términos económicos, comode infraestructura, lo que demanda una planeación urbana conjunta que hagafrente a las problemáticas sociales y ambientales que se presentan producto de uncrecimiento y expansión urbanas.En el caso de Bogotá, la proyección de su área metropolitana prevé unaexpansión de la frontera urbana en tres de sus límites: norte, sur y occidente.Igualmente planea para su zona oriente un área de densificación, mientras que enel centro de la ciudad se espera un despoblamiento masivo a través de PlanesZonales como el denominado Plan Zonal Centro, adoptado por el Decreto 492 del2007. Se trata de un reordenamiento de la ciudad que aumenta la sobrepoblaciónen algunas zonas, principalmente la periferia de la ciudad a causa de la expansiónurbana en dichas áreas y el desplazamiento de los sectores más empobrecidosdel centro de la capital, al incrementar sus costos de vida.Sobre los impactos sociales en el centro existen numerosos estudios, pero en estaocasión esa situación solo sirve de referencia como una de las causas delcrecimiento urbano, siendo en este caso su impacto ambiental el objeto de interés.Autores como Jair Preciado Beltrán han descrito el proceso de urbanización de1 Se conoce como Bogotá- Región al proyecto de consolidación del área metropolitana de Bogotá, integradapor 19 municipios aledaños entre los que se encuentran Facatativá, Zipaquirá, Chia, Soacha, Funza,Mosquera, Madrid.
  • Bogotá como una fuente del deterioro del ambiente urbano por su escasaplanificación y espontaneidad de los asentamientos, que trajeron consigo unincremento en la producción de residuos sólidos, una infraestructura en serviciospúblicos poco acorde con la protección de los ecosistemas, un sistema detransporte altamente contaminante, la destrucción progresiva de humedales yotros ecosistemas, una continua deforestación, entre otros.Desde finales del siglo pasado, se viene hablando en Colombia de Ordenamientoterritorial, lo cual por lo menos en teoría, abre paso a una planeación másorganizada a través de la delimitación de los usos del suelo. Los principios delordenamiento territorial se implementan a partir de los POT (Planes deOrdenamiento Territorial).En el caso de Bogotá, se ha implementado el POT a través de los siguientesinstrumentos: Planes maestros, Planes de ordenamiento zonal, planes zonales,unidades de planeación zonal (UPZ), los planes directores para parques, losplanes de implantación, los planes de regularización y manejo, los planes dereordenamiento y los planes de ordenamiento minero ambiental.Lo cierto es que estos instrumentos han evidenciado lo flexibles que son loscriterios ambientales, de ahí que el Proyecto Bogotá – Región ha incrementado susuelo de expansión urbana, en detrimento del suelo rural y del suelo deprotección. Los parámetros ambientales se flexibilizan para justificar los proyectosde los inversionistas. La ciudad y la región en su conjunto no se organizan segúnlas relaciones económicas y necesidades ambientales que se vienen dando en losterritorios, sino según las necesidades de los urbanizadores y demás empresariosque tienen un interés estratégico en la ciudad y en la región. Las divisionesadministrativas arbitrarias no son una coincidencia; existen UPZ cuya área ladelimita un proyecto urbanístico o un megaproyecto, así como existenseparaciones entre UPZ sin algún criterio de diferenciación claro y que compartendinámicas sociales, económicas e incluso ambientales.Los criterios ambientales, tienen en Colombia un énfasis de derechos e inclusouna protección constitucional. En el derecho internacional la ONU ha tomado granparte de la iniciativa a través de la Cumbres Mundiales sobre el medio ambiente:la de Estocolmo, la de Rio y la de Johanesburgo. En estas cumbres, se posicionael concepto de desarrollo sostenible, el cual se define como el desarrollo quesatisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para quelas futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades.
  • Este concepto da un plano bastante amplio para que los Estados que secomprometan con este fin adopten tanto políticas de conservación, como defomento y producción de nuevos recursos. Cuando se empieza a hablar dedesarrollo sostenible es en una época donde se comienza a cuestionar lasobrepoducción de la economía y los daños colaterales al medio ambiente quegenera el desarrollo industrial.Como las empresas no estaban dispuestas a renunciar a sus modelos dedesarrollo, pero era inocultable el deterioro de los ecosistemas que generaba y sudependencia de la extracción de una gran cantidad de recursos naturales, con eldesarrollo sostenible se pretendió conciliar la economía desarrollista y el medioambiente. Al tener estos polos totalmente opuestos, ha prevalecido el énfasis enuno de ellos, la economía, mientras que las demandas ambientales fueronganando en algunos países más que en otros, conquistas parciales, sin serequiparables a la prevalencia de lo económico sobre lo ambiental. En el contextodel ambiente urbano, esto significó una creciente urbanización, en detrimento dezonas rurales y otros ecosistemas.En Colombia, la Constitución de 1991 introdujo el concepto de DesarrolloSostenible a su articulado, propiciando la creación de un nuevo marco institucionalen lo que al medio ambiente se refiere. Los artículos 78 al 82 de la Carta, recogenlo que se refiere a los derechos Colectivos y del medio ambiente, entre los que seencuentran el derecho a gozar de un ambiente sano, y además le da al Estado eldeber de su protección, principalmente a las áreas de especial importanciaecológica. Igualmente se le brinda a la comunidad la garantía de participación enlas decisiones relacionadas con el tema.Posteriormente, la ley 99 de 1993 amplia el marco jurídico de la política ambientalpor medio del Sistema Nacional Ambiental. Sin duda alguna el medio ambientetiene en Colombia un marco legal y una protección constitucional, lo que quedapor definir es el alcance de este marco jurídico en lo que respecta a los impactosdel crecimiento y la expansión urbana.El POT para Bogotá contempla una Estructura ecológica principal, la cual secompone de los siguientes elementos: Sistema de áreas protegidas del DistritoCapital, Parques Urbanos, Área del manejo espacial del Distrito Capital yCorredores ecológicos. Contemplar este tipo de elementos dentro del POT,responde de alguna forma a los derechos ambientales, pero salvo algunas zonasde páramo y humedales, no se puede afirmar que estas áreas gocen de unaespecial protección que impida un proceso de densificación poblacional o deexpansión urbana. Es decir que la presencia de este tipo de zonas solo es un
  • requisito para darle el enfoque ambiental que requiere un proyecto de desarrollocon el apellido sostenible. Mientras se pueda justificar una estructura ecológica, ladensificación poblacional y expansión de la frontera urbana no serán consideradoscomo causas del deterioro ambiental.En este sentido el alcance Constitucional es insuficiente, pues el desarrollosostenible no puede ser tomado desde un enfoque meramente administrativo,reorganizando el uso del suelo según demandas económicas. No queda claro cuáles el criterio para que una zona deje de ser suelo de protección y pase a ser suelode expansión urbana.El concepto de desarrollo sostenible da para la implementación de múltiplesmetodologías y modelos que propendan por ese fin, sin embargo sigue siendo unfin en abstracto que no pone límites a las causas del deterioro ambiental, entreellas la urbanización. En el caso particular colombiano se ha centrado en políticasproteccionistas como diría German Sánchez Pérez en su artículo Desarrollo ymedio ambiente: una mirada a Colombia; se ha enfocado la conservación delmedio ambiente en ciertos tipos de ecosistemas que por su biodiversidadrequieren de un tratamiento especial y así mismo gozan de los alcances delbloque de constitucionalidad, pero este debate ambiental no abarca el modelo deciudad y de región en su conjunto, las dinámicas económicas no ceden ante lasdemandas ambientales, si es que de conciliar estos dos elementos se trata; a nivelgeneral no hay una planeación ambiental para la capital, solo la selección de unaszonas de protección, cuya calidad en muchas ocasiones es coyuntural y pasajeray que en su conjunto no le proporcionan un ambiente sano a la totalidad de laciudad o de la región.Si bien es cierto que el derecho a disfrutar de un ambiente sano que reconoce laConstitución no es algo del todo medible o que por situaciones concretas puedanesperarse a corto plazo los mismos resultados de otros países; si se puede decirque el proceso de urbanización que se viene planteando para Bogotá- Regióntiene parcializada su política ambiental, pues los efectos ambientales de laexpansión de la frontera urbana y el incremento de la sobrepoblación afectan ensu mayoría a los sectores más vulnerables, lo que genera una inequidad dederechos, no se puede hablar de un ambiente sano en las mismas proporcionespara todos los ciudadanos. REFERENCIAS NORMATIVAS
  • Para clasificar y delimitar el marco normativo de este trabajo, es necesario dividirlotemáticamente en dos grupos: la normatividad referente a las políticasambientales tanto internacionales como nacionales, y en segundo lugar presentaruna evolución del POT, con miras a llegar a la propuesta que se tiene para Bogotáen este tema.En el campo internacional, el tema ambiental ha sido impulsado por las NacionesUnidas. En 1972 se llevó a cabo en Estocolmo la Conferencia de las NacionesUnidas sobre el medio ambiente humano; en dicha conferencia se tocaron temastécnicos sobre la contaminación ocasionada por los procesos de industrialización,la urbanización acelerada y el crecimiento demográfico. El mayor mérito que se leha dado a este evento es la concientización sobre el tema del medio ambiente, loque concluyo en la Declaración Internacional sobre el medio ambiente.En 1983 la Asamblea de las Naciones Unidas da un nuevo paso en este tema ycrea la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo. Esta comisión,también denominada Brundtland elaboró en 1987 un informe titulado Nuestrofuturo común, el cual fue un antecedente para la Cumbre de Rio celebrada en1992.En esta cumbre se abre la posibilidad a un nuevo enfoque, pues ya no se tratasolo de problemas técnicos, sino que se relacionan los problemas del medioambiente con el desarrollo. En esta cumbre, también conocida como Cumbre de latierra, se emite la Declaración de rio, la cual compromete a los países con unaagenda que respete las condiciones de cada país, pero que apunte hacia eldesarrollo sostenible.Colombia por su parte ha estado influenciada por estas políticas internacionales. Apesar de que existen múltiples antecedentes en el tema ambiental de manerafragmentada, un buen punto de partida es el Código Nacional de los RecursosNaturales Renovables y Protección del Medio Ambiente. Este código da un énfasisen la explotación y administración de los recursos naturales desde un punto devista integral.El enfoque de desarrollo sostenible lo aporta la Constitución Política Nacional de1991 en sus artículo 78 al 82 y la ley 99 de 1993, la cual crea el Sistema NacionalAmbiental.
  • Frente al tema del ordenamiento territorial, se pueden ubicar en las últimasdécadas 7 momentos principales: el Acuerdo 7 de 1979, el cual flexibiliza elconcepto de zonificación para el Distrito Especial de Bogotá y se reemplaza porAreas de actividad y tratamiento urbanístico, siendo ejes rectores delordenamiento territorial la forma, la estructura y la función del suelo.Un segundo momento lo marca la Ley 9 de 1989, la cual sienta las bases para lacreación y aplicación de instrumentos de planificación y gestión del suelo. Estanorma también llamada ley de Reforma Urbana, da los parámetros para laformulación de planes municipales y su integración al Plan de Desarrollo Nacional.En un tercer momento se encuentra el Estatuto para el Ordenamiento Físico,aprobado por el Acuerdo 6 de 1990, la cual establece una jerarquización de lazonificación en tres niveles, según la prioridad de los recursos, el espacio y lainfraestructura.En un cuarto momento, se encuentra la Constitución de 1991, la cual aporta variosprincipios a este proceso: la prevalencia del interés general sobre el particular, lavivienda digna, la función social y ecológica de la propiedad y la participación enplusvalías, lo que significa un proceso de descentralización administrativa y derescate político de los departamentos y municipios.El quinto momento lo define la ley 388 de 1997 o ley de desarrollo territorial, lacual define una serie de principios, instrumentos y disposiciones sobre planeacióny gestión territorial entre los que se encuentran la función pública del urbanismo,los planes de ordenamiento territorial como elementos vinculantes de la propiedad,estructuración de un sistema explícito de gestión del suelo y reparto equitativo decargas y beneficios.En un sexto momento encontramos el decreto 619 de 2000 que reglamenta elPlan de Ordenamiento Territorial de Bogotá, el cual fue revisado en el 2003,señalando el séptimo momento, donde se integra el enfoque regional de Bogotá asu estrategia de ordenamiento territorial. TRABAJO DE CAMPO
  • A continuación se transcriben algunos apartes de una conferencia del profesor y ambientalista Francisco Peña, dada en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Colombia.Desde el gobierno nacional se ha venido abordando el tema, pero no ha habidouna armonía entre el diagnóstico de los problemas ambientales que afectan alpaís y a las grandes ciudades con la respuesta a los proyectos políticos odirectrices que desde el gobierno se trazan para solucionar el tema del medioambiente.En lo que refiere al concepto de medio ambiente urbano, para separarlo un pocode la visión completa del tema de ambiente, que ha venido siendo desarrollada enel gobierno nacional que se plasman en unos documentos: primero en la 388,donde se hace obligatoria la consulta a las autoridades ambientales de losdiferentes entes territoriales cuando se trata de elaborar los Planes deordenamiento territorial, luego aparece un documento CONPES, el 3305 que enmi sentir es bastante claro en la propuesta del gobierno en su relació desarrollourbano y medio ambiente y aparece finalmente en el año 2007… 2008 undocumento de política de gestión urbana ambiental. Esos documentos son losrectores del tema medio ambiente en Colombia.Sobran razones para hacer esa separación del medio ambiente visto en suconjunto, del medio ambiente específicamente urbano, las cifras son contundentesen eso; todos conocemos el peso numérico que tiene la población de Bogotásobre el resto del país. El peso que tiene el consumo de agua potable de loshabitantes de Bogotá, respecto de la generación total de agua, el peso que tienela generación de residuos sólidos de Bogotá frente al resto del país.Sin embargo creo que esa separación no tiene justificación, sino simplementecomo una metodología para aislar uno de los problemas que nos permitaprofundizar en él porque no es posible separar la variable ambiental, por ejemplola contaminación atmosférica no se frena cuando comienza el área urbana o elárea rural, sino que afecta el conjunto de la región. El consumo de agua en sugeneración en la reservas forestales no solo llega al área rural, sino que llega alárea urbana.Aceptando esto, el diagnóstico oficial comienza señalando que las áreas urbanasestán siendo seriamente afectadas por su impacto sobre el medio ambiente,
  • señala que la principal variable de afectación es el crecimiento desordenado yacelerado del perímetro urbano y de la población que llega del campo a la ciudad,señala que ese crecimiento informal, habitacional causante de los principalesfocos de pobreza y desigualdad.Ese diagnóstico que se hace desde el gobierno es el primer elemento. Unsegundo elemento es reconocer que el crecimiento económico ha venidodesplazando sectores populares o sectores de barrios tradicionales para darlecabida en esas áreas a actividades de comercio e industriales. Es eldesplazamiento del centro hacia la periferia de sectores sociales.Otro elemento que señala el gobierno es que en ese proceso de crecimiento de laciudad en forma desordenada se ha visto una conurbación de las áreas aledañasal centro de la ciudad. Este proceso que hemos visto desde la Autopista Nortehacia Chia en donde encontramos los conjuntos residenciales de estrato 18, losChalet que nos llevan hasta Sopó , Hierva Buena, etc. Si estuviéramos por la 80,veriamos lo mismo por los lados de Tabio y Tenjo, ese proceso de conurbación,de asentamiento poblacional urbano en áreas rurales, cambiando la vocación deluso del suelo rural, esa vocación que es eminentemente agropecuaria, deproducción de alimento o la cria de animales, para pasar ahora a ser lugaresapetecidos desde el punto de vista de la vivienda porque son lugares muytranquilos con poca o ninguna contaminación, donde los pajaritos o los pescadosnos levantan a las 4 o 5 de la mañana; pero que genera una situación de cambioen el uso del suelo, generándose una afectación al área urbana en el sentido deque esas áreas podrían estar prestando un servicio eminentemente agropecuario,pero ya no lo tienen.Un cuarto elemento que se señala es que el proceso de crecimiento acelerado ydesordenado de la ciudad se ha expresado en la reducción de la tierraurbanizable, se manifiesta que hace falta tierra para construir viviendas,principalmente de los estratos 2 y 3.Esos cuatro elementos del diagnóstico se manifiestan en un documento de políticapública de la administración que toma sus partes fundamentales de la 388, delPOT y que se plasma en un documento del programa de renovación urbana delDistrito. Ese programa aparta mas o menos unas 1500 o 1700 hectáreas parahacer un proceso de renovación sumamente fuerte, que nosotros estamos viendoen lugares del centro de la ciudad como es el caso de lo que se conoce comoManzana 5 o el proceso de renovación urbana que se manifiesta en el sector deSan Victorino.
  • En Manzana 5 aquí en la 19 con 3, donde está proyectado construirse el CentroCultural Colombo Español. El gobierno Distrital inició ese proyecto de maneraprecipitada, impulsando un proceso de expropiación bastante atropellado de lapoblación tradicional que vive en ese sector, hoy pasamos y solo está separado ellote, pero no hay nada que nos diga cuando va a construirse ese centro cultural.Existen otros proyectos de renovación urbana en la Ciudad como el deAeropuerto, con consecuencias similares. Entonces ese proyecto de renovaciónurbana no se armoniza con el diagnóstico que habla del crecimiento.El gobierno nacional plantea que el desarrollo de las ciudades debería soportarseen tres ejes: Una ciudad concentrada, una ciudad sostenible y una ciudadequitativa, son los tres conceptos sobre los cuales se levanta la propuesta políticadel gobierno nacional para el desarrollo de las ciudades. Esos tres ejes tienencomo denominador común que la ciudad debe ser autosuficiente económicamentepara su desarrollo.Entonces cuando se habla de una ciudad concentrada, lo ligamos a la propuestaactual del Distrito en los proyectos de renovación urbana. El caso de Manzana 5,es un lote de aproximadamente una hectárea de terreno, fraccionado en dosproyectos de construcción bastante diferentes: la parte que linda sobre la terceracon 19, va a ser destinada al Centro Cultural ya mencionado y la segunda parteestá destinada a un proyecto inmobiliario de construcción de vivienda de estrato 4en un crecimiento horizontal de bloques hasta de 7 pisos. Recordemos que allíhabían algunas viviendas tradicionales, las cuales habían sido declaradaspatrimonio cultural del Distrito; para poder tumbar eso el Distrito les quitó esacategoría durante el gobierno de Luis Eduardo Garzón. Entonces esos proyectosde Renovación urbana pretende concentrar un gran número de población, segúnel discurso de ellos porque es más fácil llevarles de esta manera los serviciospúblicos.Pero la carga ambiental que generan las concentraciones urbanas es muy grande.Bogotá produce aproximadamente 6000 toneladas de basura diaria, es casi el 20% de la basura del país. Mayor concentración, implica necesariamente mayorgeneración de residuos sólidos. Entonces la propuesta oficial nos dice que laconcentración de la ciudad solucionaría algunos problemas de recursos públicos,pero omite hacer referencia al impacto ambiental que genera la acumulación de
  • residuos sólidos, la generación de contaminación atmosférica, la generación decontaminación visual y ruido, etc.Por eso lo que me intereza es mostrar como se relaciona el desarrollo urbano y elimpacto sobre el medio ambiente. En el tema ambiental urbano no es solamente loque tradicionalmente se ha hecho con los humedales por ejemplo, no hay políticoque no hable de eso o de lo que se ha hecho sobre espacio público; este conceptoincorpora no solo los parques como zonas verdes, sino las vías, los separadoresviales con 4 árboles, lo cual amplia las cifras sobre espacio público en la ciudad.Entonces esa lectura hay que cambiarla para poner en primer lugar el tema deldesarrollo urbano, su renovación y la relación con una sociedad sumamenteconcentrada que genera impactos ambientales muy fuertes, no solo por lageneración de residuos sólidos, sino por la demanda de recursos como aguaEse proyecto de ciudad concentrada, equitativa y sostenible hay que ligarlo con elproyecto del Distrito de hacer una ciudad competitiva económicamente, que seplasma en proyecto como la ampliación del aeropuerto el Dorado, ampliando sucapacidad de manejo de carga, grandes bodegas, la parte del muelle internacionalcomo receptor y exportador de bienes y servicios. Igualmente ese proyecto estáligado a la construcción de zonas francas en Bogotá.Ese proyecto que implica la construcción de nuevas vías como la ALO ligados a laconstrucción de una ciudad competitiva, pero que tienen un impacto ambientalmuy fuerte. Construir la ALO paralela al rio Bogotá implica modificar el usotradicional del suelo del área rural de Suba, donde está un sector conocido comola Reserva Forestal del Norte. Esa área de vocación rural ya tiene muy poco, pueslo que hay es un conjunto de servicios como cementerios, clubes deportivos,colegios y universidades, pero que no tienen la vocación rural que se les haasignado.BIBLIOGRAFÍA:SANCHEZ PEREZ, German. Desarrollo y medio ambiente, una mirada aColombia. Fundación Universidad Autónoma de ColombiaPRECIADO BELTRÁN, Jair. Bogotá Región: crecimiento urbano en laconsolidación del territorio metropolitano. Universidad Distrital Francisco José deCaldas. 2008.http://gemini.udistrital.edu.co/comunidad/dependencias/facultades/medioambiente/
  • Documentos/Eventos/Seminario-Internacional/Ponencias-Centrales/BOGOTA%20REGION%20CRECIMIENTO%20URBANO.pdf.ABC del POT de Bogotá. Alcaldí Mayor de Bogotá. 2007Constitución Política Nacional de 1991. Bogotá, Editorial Legis, edición 24. 2011.Ley 99 de 1993.