Nuevas Tecnologias De Relacion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Nuevas Tecnologias De Relacion

on

  • 1,066 views

IX Congreso de Psicología Social

IX Congreso de Psicología Social
A Coruña
Mesa 10: Nuevas Tecnologías de la Información y la
Comunicación
PONENCIA

Statistics

Views

Total Views
1,066
Views on SlideShare
1,066
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Nuevas Tecnologias De Relacion Nuevas Tecnologias De Relacion Document Transcript

    • IX Congreso de Psicología Social A Coruña Mesa 10: Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación PONENCIA Título: Nuevas Tecnologías de Relación Autora: Adriana Gil Juárez (U.O.C.) Ahora que disponemos en este congreso de una mesa específicamente dedicada a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y que no hace falta acompañarla de sus hermanas mayores: la ‘Psicología social de la Ciencia y la Tecnología’ que se preocupa de cómo producimos el conocimiento o de la ‘Psicología social de la comunicación’ que se preocupa por el impacto de los medios en la gente o de sus habilidades comunicativas, es justo ahora, una vez que algunos psicólogos y psicólogas sociales hemos reconocido a través de las TICs, un campo específico de trabajo en nuestra disciplina, cuando dedicaremos estos primeros minutos a hablar de otra cosa. En efecto, paradójicamente en este primer momento, en la mesa de las TICs no nos centraremos en las tecnologías como tales, ni nos ocuparemos principalmente de la información y de la comunicación, entendidas como la transmisión de información, hablaremos de para qué se utilizan las TICs y de su rasgo distintivo: las relaciones que posibilitan. Creo que, para empezar, llamarlas TICs, no da suficiente importancia al sentido primario de su uso, que es la relación, por encima de la transmisión de información o de la comunicación misma. Con ello quiero evidenciar que estas tecnologías tienen más que ver con lo colectivo que con lo comunicacional. La comunicación es un proceso subsidiario (es decir menos importante) que el “estar juntos”, como lo muestra 1
    • el hecho que se pueda estar con alguien sin tener nada que decirse. La nueva tecnología no propicia sino que ES el espacio de la relación, y lo de menos es el contenido exacto de la información que transmite. Por supuesto puede argumentarse que no hay colectivo sin comunicación, y que las personas que no tienen qué decirse tienden a la separación, pero aún y así, en el orden afectivo, que es el orden de lo colectivo, primero va el estar juntos, la construcción de la colectividad por la interrelación de los sujetos que la conforman, y después van los procesos comunicacionales, que posibilitan el mantenimiento en el tiempo y en este nuevo espacio, del conjunto gregario, al construir las realidades sobre las que se sostiene. De hecho seguir hablando de información y de comunicación deja de lado algo que ya sabemos de hace tiempo, que el lenguaje no tiene como función prioritaria la transmisión sino la construcción. La construcción de realidades suficientemente sólidas como para mantener a la colectividad pegada. Las nuevas tecnologías son ante todo tecnologías de relación precisamente por que lo que hacen estas tecnologías, al vehicular (es decir, transportar en un vehículo) procesos de comunicación, es posibilitar el estar juntos a las personas. Remarcar esto es de gran importancia hoy en día, porque estamos en un momento en que las tendencias del capitalismo globalizado son sobre todo disgregadoras. La movilidad laboral, el imperativo del desplazamiento y de la separación de los grupos primarios, la flexibilidad y formación continua exigidas a las personas, con sus consecuentes programación horaria y agenda a disposición de los sitios de trabajo, la permanente localización de los trabajadores, que nos hace blanco permanente del trabajo ‘non stop’, atentan contra el mantenimiento de las relaciones con aquellos con quienes queremos estar pero no podemos. Estas circunstancias inducen por supuesto a la rotura de lo colectivo, pero también, y gracias justamente a las nuevas tecnologías (de relación), provocan, sin querer queriendo (que es la forma más dura de intencionalidad que la psicología social puede sostener), como decía, sin querer queriendo, provocan la formación de nuevos colectivos y el mantenimiento de los que han conseguido llegar enteros al advenimiento de estas tecnologías. Es así, como las TICs, publicitadas principalmente como la 2
    • mejor y la más eficaz manera de transmitir información, de mover capital y de rápidamente producir activos, son usadas como el nuevo espacio de relación entre las personas sin ánimo de lucro y en algunas ocasiones, incluso como un espacio importante de autoorganización y autogestión de determinados grupos sociales. De todas formas empezaremos por el lado comunicativo de la cuestión. Como ya sabemos, el ser humano orienta sus actos hacia las cosas según lo que significan para él. El significado de estas cosas se deriva de la interacción social que cada uno mantiene con otras personas. Es decir que los significados se manipulan y modifican mediante un proceso interpretativo desarrollado por las personas al enfrentarse a las cosas que encuentran a su paso, y lo digo en plural justamente porque no es un proceso solitario. El significado es un acto de creación conjunto, por eso no se puede proteger con copyright, porque no tiene un único autor y porque cambia rápidamente a medida que los autores se enfrentan a nuevas cosas o cambian de humor colectivo. Más tarde, el construccionismo social ha puesto de relieve que estos procesos, que efectivamente se producen mediante la interacción social y la interpretación activa del sujeto, tienen lugar en un contexto histórico y social mayor que la mera interacción entre personas, que regula la forma en que pueden ser interpretados. Sin embargo, al mismo tiempo, este contexto es un producto de las interacciones entre personas y de la interpretación activa que éstas hacen de la situación. De este modo, el significado pasó a ser entendido no sólo como una característica más de los objetos cuando los humanos tropiezan con ellos, sino como la realidad misma de estos objetos. Todo eso viene para recordar que la comunicación no es un mero proceso de transmisión de información sino que es el proceso mediante el cual nuestro entorno adquiere realidad. Ocurre, pasa a existir para nosotros. Y eso es algo especialmente diáfano con las nuevas tecnologías. Por ejemplo en una entrevista para una investigación sobre jóvenes, ocio y nuevas tecnologías, una de las chicas comenta: 3
    • Noia: …y también otra ventaja es que… cuando te metes en Internet, y vas a una página de alguna… para buscar noticias y todo, de otros... países, por ejemplo cuando estuvo la guerra de Irak y todo eso… salía muy bien. La red le permite aprender como funciona el mundo y le posibilita una manera de intervenir políticamente en él. La convierte en participante activa de la búsqueda de información, hace de ella una cómplice activa en la construcción del mundo del momento. Por supuesto que el lenguaje se muestra como la tecnología más efectiva en la construcción compartida de emociones y afectos, de hecho, nosotros mismos somos parte de un proceso comunicativo. Aunque actualmente en estos procesos están involucradas las nuevas tecnologías y, como hemos visto en una investigación en la que he estado metida recientemente, el jugar con videojuegos no estimula solamente la parte lúdica de nuestra vida, sino que es también un espacio para el aprendizaje de las normas sociales y un espacio en el que se difunden valores y representaciones, pero no en el sentido clásico. El aprendizaje y riqueza de los videojuegos y de todos los espacios generados por las TICs, no está en el contenido de los juegos, ni en las páginas Web ni en lo que se dice por el móvil, está en el entorno que generan las TICs, en el espacio de relación que gracias a ellas, puedo tener con los otros, con mis iguales pero lejanos presencialmente hablando o con los otros que también físicamente se juntan para conectarse. Lo más destacable de nuestro estudio es el hecho de dar cuenta que estas normas y estos valores no subyacen en el contenido de los videojuegos o de las Webs o de los servicios para móviles que han diseñado unos pocos, sino que se desarrollan en el entorno de juego con los otros jugadores y observadores ya estén en línea o fuera de ella, se desarrollan en la interrelación cuyo pretexto es un Site y en la interacción directa de los Weblogs y Chats que se han apropiado los autores de a pie, la gente corriente que no habría sido autora ni tendría un ágora sin las TICs, pero a quienes lo que más importa no es transmitir ni publicar, sino estar y compartir con otros. Los espacios de conexión como el trabajo, la casa o el propio móvil, son plataformas que permiten acceder a otros espacios, que nos permiten salir 4
    • de los espacios presenciales en los cuáles debemos estar, para llegar a otros, esta vez ciberespacios donde queremos estar y donde poder relacionarnos y compartir con los demás que han podido acceder también. Esto no quiere decir, como se ha dicho injustamente en muchas ocasiones, que corramos peligro de sólo querer relacionarnos con algo “irreal” como la pantalla, sino que hay espacios donde sí podemos estar con los otros voluntariamente a pesar de todas las constricciones de la vida actual, como el Cybercafé por ejemplo, y donde podemos compartir con los otros que queremos, son espacios en los que también buscamos la actividad off-line, porque forma parte de nuestras relaciones, un espacio en el que emergen formas de socialidad, nuevas comunidades y colectivos. Pero donde también se mantienen aquellos grupos que de otra manera hubiéramos perdido, como en el caso de los inmigrantes que se conectan con sus lugares de origen que aunque lejos y fuera de su realidad cotidiana presencial, siguen siendo los más significativos afectivamente hablando. Los espacios de conexión son espacios de reproducción y de formación de significados y de prácticas diversas, en torno a las TICs sí, pero no sobre ellas en sí mismas, sino mucho más allá. Una partida cualquiera de un juego se puede convertir en una buena excusa para congregar un grupo de gente detrás de una misma pantalla que va comentando el juego. Un juego on-line sirve para competir con gente que habitualmente se encuentra en la misma sala pero también para formar equipos y competir contra equipos de otros locales o países. El juego más popular hace un tiempo era el Counter-Strike, un juego de policías y terroristas, en el que debes matar el máximo número de personajes, a veces generados y controlados por la máquina pero cuya modalidad de personajes generados y controlados por otros jugadores era la más buscada. El servicio Messenger, de Microsoft, es aún el servicio de Chat más popular, justamente el que permite chatear con conocidos y con los conocidos de mis conocidos, lo cual potencia enormemente nuestra capacidad de relación con otros, que antaño, habría necesitado de un tiempo y un espacio que actualmente no tenemos en las grandes ciudades de la Sociedad de la Información. 5
    • A múltiples encuestas, de diversas investigaciones, los y las jóvenes responden que van a los espacios de conexión para estar con los otros, para pasar un rato entre amigos, conocidos y amantes de las mismas aficiones, y algunas veces, para estar con otros virtualmente, pero siempre en relación. Aún cuando disponen en muchos casos del mismo equipamiento en casa, estar con las TICs a solas no es lo que buscan, sino estar con los otros gracias a las TICs. Precisamente los Cybercafés son espacios llenos de tecnología donde se puede conversar y jugar y donde encontrarse con los amigos sin convertirse en un sospechoso como en la calle. En estos espacios se sienten cómodos porque hay personas como ellos, con la tarde por delante y con ganas de charlar, gritar o armar barullo. Se pueden considerar una suerte de nueva plaza pública, un espacio que combina relaciones presenciales y virtuales. Aunque no son los únicos espacios que las combinan. La calle también es ya el espacio en el que uno habla por teléfono o juega con su móvil. La habitación, o la casa, se convierten en un espacio de interconexiones, entre móvil, Internet y videojuego. De hecho la habitación donde antaño se encerraba el adolescente ahora se abre, pero no a los padres, sino a sus amigos. El espacio infinito de relaciones que permite la red se convierte en la práctica en un espacio finito donde solo entran los que pertenecen al colectivo adecuado. Las TICs, al contrario de lo que se afirma en los medios de comunicación, no se utilizan para aislarse, sino como una herramienta fundamental de relación. Los adolescentes, los adultos jóvenes, los inmigrantes, algunos niños y ahora ya alguna gente grande, están más preocupados por las otras personas y por sus relaciones con ellas que no por la tecnología en sí ni por su contenido. En vez de quedarse confinados a los espacios que el mundo adulto hemos dejado para ellos, utilizan las TICs para ampliar y transformar sus espacios y sus posibilidades de relación. Internet se convierte en un espacio de encuentro, donde se puede quedar como se quedaría en un parque (¡Quedamos en el Messenger a las 10! dicen). No se trata únicamente de un espacio virtual, sino que la tecnología propicia la creación de espacios físicos, tradicionales, en los que la tecnología es la excusa para el encuentro. La tecnología se usa para mantener en el tiempo 6
    • (como suspendidas en el aire) las relaciones que se tienen cara a cara previamente. Pero al mismo tiempo, las TICs condicionan por su forma sin cuerpo estas relaciones, transformándolas rápidamente en relaciones más íntimas y sinceras. Por ejemplo, algunos y algunas jóvenes comentan que por el Messenger se pueden decir cosas a los amigos y compañeros de la escuela que no se atreven a decir cara a cara. Algunos adolescentes afirman con las TICs conocen de nuevo a la gente que ya conocían y que les da otra dimensión a la relación que ya tenían con ellas, por eso las usan para complementar sus relaciones cara a cara. Algunos inmigrantes dicen que telemáticamente mantienen relaciones de más calidad con sus familias que cuando vivían con ellas o les tenían cerca. Algunas chicas afirman que el móvil y el Chat les permiten una mayor libertad de movimiento y más tiempo de relación con sus amigas que lo que sus padres les permitían antes, dada su condición de género. Alguna gente grande encuentra en las TICs una nueva reinserción a la sociedad civil, el regreso a la vida activa cuando se suponía que ya se les había terminado. Algunos trabajadores ven en el teletrabajo, al fin una manera de conciliar la vida laboral y familiar, siempre y cuando haya de por medio una autogestión del tiempo y no se convierta en una expansión ilimitada del trabajo a todas las horas del día. Las TICs crean un espacio relacional sin cuerpo, un espacio en el que uno no teme ver contradicho su lenguaje verbal por su lenguaje corporal, ni interrumpida la situación de forma disruptiva por un contexto ajeno a su relación, como no sea el de que fallen las TICs, claro, y permiten también poder acceder a una visibilidad y a una presencia pública que de otra manera hubiera sido imposible en la localidad, como el caso de los nuevos movimientos sociales que se han servido de la red no sólo para subsistir, si no para dejar de ser invisibles y existir con los otros, como los Zapatistas por ejemplo. Actualmente, el uso, la apropiación y la integración en la vida cotidiana de las nuevas tecnologías de relación, son un espacio a través del cual las personas construimos colectivamente nuestras relaciones y nuestra realidad. No sólo las asumimos pasivamente de acuerdo a las imposiciones del mercado como se dice habitualmente. Gracias a ellas, gozamos de un nuevo espacio civil y público donde desarrollamos interpretaciones creativas y contrapropuestas 7
    • activas de los elementos que el mercado y la sociedad ponen a nuestra disposición. Está claro que las tecnologías de relación están plenamente incorporadas a la vida de sus usuarios más jóvenes, para hablar y ser escuchados por quienes les quieren. Puede que podamos llegar a hablar de una cultura digital juvenil, que puede generarse como una parte más de la sociedad adulta o desarrollarse al margen de ella. Todo depende de hasta qué punto escuchemos qué dicen los que la desarrollan y si queremos compartirla con ellos, pero como hemos dicho, también otros grupos que solían estar al margen desde la definición de la población activa adulta, han encontrado en ellas, la transformación y la expansión de sus realidades inmediatas. Estas tecnologías no sólo son una mejora de procedimiento o técnica de la transmisión unidireccional de información, o de rapidez y eficiencia sociales, sino que, de hecho, se trata del material gracias al cual nuestras sociedades se mantienen, se consolidan, cambian y en suma se construyen. Es decir, no son una tecnología más o sólo una tecnología como parece decirnos la propaganda actual: estamos ante una nueva forma de organización social. Recordemos que la forma de almacenar, reproducir y transmitir la producción cultural de una sociedad, la transforma y le da un sello particular. Es decir, la manera de comunicarnos en un momento social e histórico determinado le acaba dando forma, al mismo tiempo que el instante concreto acaba transformando los modos en que nos comunicamos. Por eso la comunicación no es una de las cosas que pasan en la realidad, sino que la realidad es lo que hacemos cuando nos comunicamos con otras personas, pero no por el hecho de transmitir información de un cerebro a otro, sino por el hecho de participar en una actividad conjunta que presupone que el entorno es estable y consensuado. Las nuevas tecnologías son recientes y todavía es necesario desarrollarlas en muchos aspectos, en relación con las tecnologías de la escritura, con las tecnologías de la palabra o con las tecnologías del intelecto. Son nuevas en lo que respecta a las otras formas de almacenar, mantener y transformar nuestro mundo. La escritura, sobre todo gracias a la imprenta en su momento, o bien el ciberespacio ahora, nos hacen diferentes, cambian nuestra forma de ser, de 8
    • modo que perdemos irremediablemente la imagen de nosotros mismos que teníamos hasta entonces y las formas de relacionarnos. Tener que hacer leguas a pie para ver a alguien para decirle algo es sustancialmente distinto de enviarle una carta, telefonearlo o comunicarse con él mediante un Chat o un SMS. Nos transformamos en una especie diferente, pero no cuando entramos en el ciberespacio, sino cuando construimos cosas como el ciberespacio, cuando hacemos surgir textos como el hipertexto, cuando para recordar utilizamos un invento como la imprenta o cuando para charlar preferimos el móvil, etc. Estas tecnologías de la comunicación y del almacenamiento de la memoria colectiva, nos han transformado de manera radical, pero también debemos observar que la transformación la hemos hecho nosotros como sociedad y que empieza cuando, de todas las posibles cosas que podríamos haber producido, acabamos produciendo justamente las epopeyas, el autor, la imprenta, el móvil el ciberespacio, etc. Las tecnologías viejas y las nuevas son al mismo tiempo causa y efecto de nuestra realidad social. Para acabar comentar que promover este cambio de énfasis de la información a la relación ubica de pleno en la psicología social el estudio de las TICs, apoyando un punto de vista diferente, complementario en todo caso, al que pueden ofrecer la psicología de la comunicación o los estudios sociales de la ciencia y la tecnología. Una psicología social de las TICs debe poder formular preguntas alrededor del como se convive con los otros en época de TIC’s; de las dosis de felicidad y de malestar que administran; de los nuevos ritos que conllevan para el amor y para la labor; del tipo de comunidad que construyen y de cómo se inserta, participa, disfruta, sufre, tiembla y se excluye cada uno; y también de las relaciones de poder en la que nos insertan, de cómo se resistirá a todas las posibles nuevas formas de dominación que han aparecido y aparecerán sin duda alguna; de cómo modularan nuestros pensamientos, deseos, actitudes y valores; de cómo nos permitirán participar y expresar nuestras opiniones y de cómo serán usadas para marginar, para no escuchar y para dañar. En definitiva de qué realidades se construirán con ellas y de cómo estas nuevas realidades construirán nuevas TICs mientras las personas las usamos para poder seguir estando con los otros, signifique este estar 9
    • simplemente un permanecer juntos, un soñar con, un pensar sobre, un admirar, despechar o maltratar a o un echar de menos sin. 10