ESCRITOS DE FORMACIÓN                 Número 18 – Abril de 2006 EAS   HISTORIAS E IMÁGENES DE LA SEMANA SANTACOMUNIDADES C...
El comité de Formación genera documentos periódicamente parabeneficio de los EAS y su formación. Los invitamos a leer esto...
dios del verano de los anglosajones a quien se dedicaba el mes deAbril. Por otra parte, existía el mito griego de Deméter ...
LA SEMANA SANTA EN ESPAÑAComo nuestras tradiciones religiosas vienen en buena parte deEspaña, pasamos a presentar algunos ...
La jerarquía católica, preocupada por las graves desviaciones y difícilcontrol de tales manifestaciones, optó, ayudada por...
El siglo XIX fue el escenario de los más graves conflictos de lascofradías con el poder civil. Acontecimientos históricos ...
programa de las fiestas primaverales, de reciente creación entonces-la Feria de Abril se organizó por primera vez en 1847....
Costa Rica: una niña carga palmas durante la procesión del Domingo de Ramos.Las procesiones de Semana Santa no han tenido ...
reglamentaron. La realización de las procesiones ha estado en manos   de los laicos, en quienes los curas párrocos delegar...
10
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Historias e imágenes de la semana santa

1,732 views

Published on

un repaso por la historia de la semana santa y sus tradiciones

Published in: Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,732
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Historias e imágenes de la semana santa

  1. 1. ESCRITOS DE FORMACIÓN Número 18 – Abril de 2006 EAS HISTORIAS E IMÁGENES DE LA SEMANA SANTACOMUNIDADES CRISTIANAS COMPROMETIDAS EAS DECOLOMBIACIUDAD DE MEDELLÍNCOMITÉ DE FORMACIÓN
  2. 2. El comité de Formación genera documentos periódicamente parabeneficio de los EAS y su formación. Los invitamos a leer estosdocumentos y reflexionar sobre ellos, ojalá algunas veces encomunidad. Los invitamos a coleccionarlos y a divulgarlos.Estos escritos se basan en recopilaciones de documentos de diversosautores, incluyendo personas de los EAS, sometidos en algunos casosa adaptaciones que los hagan más afines y prácticos para los EAS,bajo la responsabilidad del comité.Son bienvenidos los comentarios y los aportes.Con motivo de la Semana Santa hemos preparado tres cortosescritos. Los invitamos a que los lean, con motivo de estascelebraciones. Los hemos acompañado de algunas imágenes.Invitamos a todos a celebrar la Semana Santa dentro del verdaderoespíritu EAS, descubriendo en las ceremonias, en las palabras, en losactos, el sentido de vida comunitaria y de compartir y la presenciadel Señor en medio de todo lo humano. Una presencia que santifica yque da sentido a la diversidad. HISTORIAS E IMÁGENES DE LA SEMANA SANTA ORÍGENES DE LA SEMANA SANTAEl primer escrito es un resumen sacado de la página webhttp://www.floramex.com/li-easter.htmHoy en día La Semana Santa es una celebración de los cristianos.Como casi todas las celebraciones que hacen los seres humanos, ensus orígenes aparecen influencias variadas, de tal manera que laSemana Santa tiene influencias de tres tradiciones: la pagana, lahebrea y naturalmente y más importante, la cristiana.Aspectos relacionados con lo pagano. Se pueden verreminiscencias paganas en el nombre del día de pascua “Easter” delinglés, que como sucede con los días de la semana anglo sajones,viene de la vieja metodología teutónica. Según Beda el Venerable(siglo 8), “easter” viene de la voz nórdica " Ostara" o de "Eostre", el 2
  3. 3. dios del verano de los anglosajones a quien se dedicaba el mes deAbril. Por otra parte, existía el mito griego de Deméter y Perséfona (osus contrapartes latinas de Ceres y Proserpina). Estos mitos serefieren a una diosa que retorna del infierno a la luz del día,relacionados con festivales de primavera o con el equinoccio deverano el 21 de Marzo, cuando la naturaleza resurge después delinvierno. En Roma, en 191 antes de Cristo, se instauró el ayuno,dedicado a CeresOrigen Hebreo - Pascua Judía. El mes de Abril, coincidía con elmensis paschalis "cuando el viejo festival era observado con la alegríade una nueva solemnidad", según comenta Beda el Venerable. Lapalabra pascua viene del pesach, una forma verbal de “él pasó delado”. En el libro del Éxodo se narra aquella noche en Egipto cuandoel ángel de la muerte pasó de lado de las casas de los hebreos,perdonando la vida de sus hijos mayores. De allí viene la celebraciónjudía del Pesach, en el mes de Nisan, el primer mes de año hebreo.Origen Cristiano. Fue durante la fiesta de la pascua Judía que Jesús,un judío, fue crucificado y su cuerpo sepultado en una cueva cubiertapor una inmensa roca. Tres días después resucitó de la muerte. Elcristianismo asoció entonces el nombre de pascua con esteacontecimiento y las iglesias por todo el mundo han celebrado lapascua como una fiesta mayor, tan importante como la de navidad.En los países anglosajones se denomina Easter. No hay ningunaindicación en el Nuevo Testamento, o en los escritos de los padresapostólicos, de que se hicieran celebraciones de festivales de pascuaen los tiempos iniciales del cristianismo. La idea de la existencia de“días santos” no estaba, al parecer, en la mente de los primeroscristianos, que continuaban más bien observando los festivalesjudíos, si bien con un nuevo espíritu, en el cual aparece Cristo comoel verdadero cordero pascual que surge resucitado de la muerte(como surge la primavera del invierno). 3
  4. 4. LA SEMANA SANTA EN ESPAÑAComo nuestras tradiciones religiosas vienen en buena parte deEspaña, pasamos a presentar algunos aspectos históricos de laSemana Santa en Sevilla, basados en un escrito de Manuel J. GómezLara y Jorge Jiménez Barrientos, de su obra Guía de la Semana Santaen Sevilla. Se advierte en esta historia la compleja mezcla entrereligiosidad, tradición popular, iglesia, poder civil, festividad, turismoque está asociada con esta celebración.En la Edad Media europea las formas del asociacionismo religiosoeran múltiples y sus públicas manifestaciones rozaban con frecuenciala heterodoxia. Desde mediados del siglo XIV, una serie deacontecimientos históricos convulsionaron la estructura del sistemafeudal. Desastres naturales, epidemias, escasez y revueltas popularescontribuyeron a fomentar una conciencia generalizada deinestabilidad, expresada en toda una serie de manifestaciones en lasque había una imagen central: Dios castigaba a los hombres por suspecados, de ahí la necesidad social e individual de reconciliarse con Élhaciendo penitencia, es decir, purificándose.Desde este punto de vista, se hace inteligible la aparición denumerosas organizaciones cuyo objetivo principal era el autocastigopúblico, ejemplarizador. Las procesiones de flagelantes que recorríanlos campos y ciudades europeos fueron quizás la versión másllamativa del fenómeno, pero no puede olvidarse que, junto a esto,diversos tipos de asociaciones adoptaban fórmulas menosinquietantes para la jerarquía eclesiástica, con actividades centradasen la caridad y el culto. No puede soslayarse tampoco la importanciaque los franciscanos y las órdenes mendicantes tuvieron comopropiciadores y canalizadores de una religiosidad popular altamenteemotiva. El culto a la Pasión de Cristo adquirió una gran importanciacomo modelo a imitar si quería lograrse la salvación y fueron muchasla hermandades que se formaron con esté propósito. Según su basesocial, estas cofradías podían estar formadas por clérigos, nobles,miembros de un gremio o por individuos de una minoría racial, como,por ejemplo, los negros o los mulatos, abundantes en la Sevilla de lossiglos XVI y XVI 4
  5. 5. La jerarquía católica, preocupada por las graves desviaciones y difícilcontrol de tales manifestaciones, optó, ayudada por el poder civil, porreprimirlas, a la par que fomentaba modelos de más fácil vigilancia,tanto organizativa como doctrinalmente. La práctica del Vía Crucis,popularizada en toda Europa a lo largo del siglo XV, fue introducidaen Sevilla en 1521 por don Fadrique Enríquez de Ribera, primermarqués de Tarifa, a su regreso de un viaje por Tierra Santa. Cadaestación estaba indicada con cruces negras y altares portátiles con sutexto correspondiente en una tablilla. En la actualidad, el viejotrayecto está señalizado con azulejos. El Vía Crucis supuso un hito enla historia de las hermandades de la ciudad, al establecer, porprimera vez, un espacio marcado para el desarrollo de la penitenciapública.El Concilio de Trento y, sobre todo, la posterior legislación, junto conla prohibición de muchas ceremonias y representaciones teatralespasionarias, fomentó un esquema corporativo sometido a unareglamentación que la jerarquía debía sancionar. Se intentó asegurareste control mediante disposiciones relativas al decoro de imágenes ycortejo, sirviéndose para ello de penas que pasaban por laexcomunión y la reducción. Aspecto especialmente problemático erala diversidad de recorridos que las cofradías realizaban. El Sínodo de1604, sentó las bases del modelo a seguir, y para una mayorvigilancia se obligó a que todas las de Sevilla pasaran por la Catedraly las de Triana por la Parroquia de Santa Ana.Pese a que el poder civil ayudó en todo momento al cumplimiento detales ordenanzas, la repetición de las prohibiciones a lo largo del sigloXVII demuestra que los conflictos con el poder eclesiástico no habíancesado, si bien éstos no provenían de la forma organizativa sino delcomportamiento de la corporación en la calle, es decir, durante laprocesión pública. 5
  6. 6. El siglo XIX fue el escenario de los más graves conflictos de lascofradías con el poder civil. Acontecimientos históricos como laocupación francesa en 1808 y los embates de los gobiernos liberalescontra asociaciones que consideraban afectas al Antiguo Régimen,significaron una aguda crisis para las cofradías. El resultado de lamisma fue la extinción de muchas de ellas desde mediados del sigloXVIII hasta la primera mitad del XIX. A esto hay que añadir unprofundo declive económico, debido al expolio e incautación de susbienes, en múltiples casos muy cuantiosos.Pese a todo, otros hechos vinieron a determinar el resurgimiento delas cofradías, en especial el interés de ciertos municipios por hacer delas procesiones un foco de atracción turística, en consonancia con lacreación del mito romántico sobre la ciudad. Este apoyo se renovó deforma definitiva tras la Restauración (1875-1898). No puedesoslayarse tampoco la respuesta que la Iglesia Católica dio en estosaños de crisis social, reforzando cultos y devociones, en especial laConcepcionista, dogma que se proclamó en 1854, a la par que seexplicitó la dependencia y subordinación de las cofradías al podereclesiástico.Perdidos sus bienes y transformada la base social, el problema era sinduda el de la financiación. El interés de los comerciantes locales, enconsonancia con el del propio ayuntamiento de la ciudad, propiciódesde el último tercio del pasado siglo las subvenciones a lashermandades como única medida para asegurar el desfile anual, yaque, salvo algunas como las del Gran Poder y el Silencio, las demásse hallaban en tal estado de postración que no podían garantizar supresencia. Estas ayudas se concedían atendiendo al número de pasosque la cofradía ponía en la calle y al exorno de los mismos. Tal apoyosignifica que la valoración que el poder civil hacía de las procesionesde Semana Santa había cambiado, entendiéndose éstas no sólo comosimple actividad religiosa sino como algo de vital importancia para laeconomía local. Así, los desfiles penitenciales se integraron en el 6
  7. 7. programa de las fiestas primaverales, de reciente creación entonces-la Feria de Abril se organizó por primera vez en 1847. La política desubvenciones culminó, casi un siglo más tarde, cuando el beneficioderivado de la utilización del suelo público, es decir, las sillas y palcosinstalados en el trayecto oficial, pasó, en 1968 y 1980respectivamente, al Consejo General de Hermandades y Cofradías. Ladesaparición de los conflictos con el poder civil y el proceso deinstitucionalización de la Semana Santa han supuesto un aumenta delnúmero de cofradías, pues se reorganizaron algunas que estabanextinguidas y se crearon otras nuevas, a la par que se renovaba yhacían nuevos enseres con un claro sentido: garantizar lasuntuosidad y magnificencia de los desfiles. Inserta la celebraciónpasionista en un contexto marcadamente festivo desde principios denuestro siglo, la procesión anual ha pasado a ser la actividad centralde las cofradías y la cuestión del decoro procesional el único punto deroce con la autoridad eclesiástica, que no ha cesado de amonestar aaquellas hermandades en cuyos cortejos lo religioso y lo festivo sonaspectos no diferenciados.La Semana Santa en PopayánCon respecto a la semana santa en nuestro país, nos referimos a lamás tradicional, que es la que se celebra en Popayán. Se reflejan enlo local parecidos con lo español. Hemos tomado los textos dehttp://www.museonacional.gov.co/popayan2.htmlCinco siglos de procesiones. Con la conquista española llegó laevangelización, y con ella, las fiestas religiosas en honor a los santosde la Iglesia. Una de esas expresiones fue la de las procesiones en lasque el clero reprodujo los desfiles sacros realizados en España y quetuvieron gran acogida entre los indígenas, porque permitían visualizarlo sagrado a través de la imaginería.Una de las primeras referencias a la celebración de la Semana Santaen la capital caucana la hizo Juan de Castellanos en sus Elegías deVarones Ilustres de Indias, cuando narró cómo en el año 1556 seplaneó durante la Semana Santa una conspiración de rebeldesperuanos que fue finalmente sofocada. En 1558 Felipe II suscribió lascédulas reales que autorizaban las procesiones en Popayán. Sinembargo, la tradición tiene un fuerte contenido oral ya que no se hanencontrado descripciones pormenorizadas de los siglos XVI y XVII,como sí sucede a partir del siglo XVIII. 7
  8. 8. Costa Rica: una niña carga palmas durante la procesión del Domingo de Ramos.Las procesiones de Semana Santa no han tenido una historia estática.Inicialmente participaban únicamente personas humildes que seencargaban de cargar en andas muy sencillas las imágenes traídas deEspaña. No obstante, las procesiones se fueron enriqueciendo debidoa la prosperidad económica de la Gobernación de Popayán, cuyaeconomía se basaba en la minería. De hecho, el sector mineroimpulsó la agricultura y el comercio y permitió a la élite payanesaacceder a libros, pianos, obras de arte, mobiliario y objetossuntuarios para sus casas e imágenes con piedras preciosas yadornos de oro y plata, retablos, tallas, alhajas, coronas, adornos ypiedras preciosas destinados a templos, conventos y cofradías.Así, el progreso económico llevó al aumento y enriquecimientoartístico de los pasos, a la introducción de nuevos elementos en losdesfiles sacros y permitió la construcción de templos y capillas.Adicionalmente, se hizo habitual que las personas adineradas dejaranen sus testamentos valiosos tesoros y obras de arte a la Iglesia.Por otra parte, es importante anotar que desde sus inicios, lasprocesiones de Popayán han tenido una estricta organización,respetada por toda la comunidad a lo largo de su historia. De ahí queesta tradición esté tan arraigada en el sentimiento colectivo. Se sabe,por ejemplo, que el civismo y el ornato se impusieron como normapara darle todo el realce a esta celebración. De esta manera, unaespecie de decreto municipal, que reposa en el Archivo Histórico de laUniversidad del Cauca, ordena el enlucimiento de la ciudad -pintar deblanco todas las fachadas por donde pasan las procesiones-. Dichadisposición, que rige para la Semana Santa, tiene una tradición desiglos, ya que el documento está fechado el 29 de marzo de 1675 yestipula que todas las personas, vecinos y moradores, limpien cadacual la parte que le pertenece de la calle y el solar.A pesar de los múltiples cambios de gobierno y de guerras civiles, lastradiciones heredadas de la época colonial subsistieron y se 8
  9. 9. reglamentaron. La realización de las procesiones ha estado en manos de los laicos, en quienes los curas párrocos delegaron, a través de la figura de la sindicatura, el mantenimiento, arreglo y cuidado de los pasos. Guatemala: devotos observan la procesión en ciudad de Guatemala. La institución de las procesiones se ha mantenido porque contra todo lo que se cree, no es solamente una élite la que participa en ella. Debajo de las andas no hay distingo social ni económico. El barrote es transmitido de padres a hijos, bien sean descendientes de familias tradicionales o de ciudadanos anónimos. Igual sucede con quienes desempeñan labores en las procesiones, como los síndicos, regidores y sahumadoras.El Salvador: Alonso Amas, de 81 años, con la imagen de Cristo en una procesión en Izalco. La importancia de la Semana Santa se revela también en el hecho de que las celebraciones se salen del marco cronológico de la Semana y se extienden por todo el año. Así, la capacidad de convocatoria que logran procesiones como la del Día del trabajo, cuando miles de hombres se congregan para realizar la procesión diurna al Amo Ecce Homo, en la cual tradicionalmente sólo alumbran los hombres, o la procesión nocturna del Amo el sábado anterior, en la cual sólo alumbran las mujeres, constituyen un ejemplo de la fortaleza de este ritual en el presente siglo. 9
  10. 10. 10

×