Personajes 08

702 views

Published on

Leccion 8

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
702
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Personajes 08

  1. 1. Lección 8 para el 20 de noviembre de 2010
  2. 2. 2ª de Samuel, 2 y 3 A la muerte de Saúl, Abner sublevó a Israel y puso como rey a Is-boset, hijo de Saúl. Durante un encuentro entre los ejércitos de Is-boset y David, Abner mató en defensa propia al hermano de Joab, Asael. Algún tiempo después, Joab se enteró de que Abner había firmado un tratado de paz con David. Entonces, Joab le pidió a Abner que regresara a Hebrón. Cuando se encontraron, Joab mató a Abner a sangre fría como venganza por la muerte de su hermano.
  3. 3. Joab antepuso los intereses de su familia a la obediencia a la ley de Dios (mató por vengar a su hermano) Cuando existe un conflicto entre cumplir la voluntad de Dios y actuar para beneficio tuyo o de tu familia, ¿qué es lo primero para ti?
  4. 4. Joab recibió instrucciones directas de David para hacer que Urías Heteo muriese en batalla y así limpiar el honor del rey. Ante esta orden, no tuvo ningún escrúpulo en sacrificar, no solo a Urías, sino a varios de sus hombres para obedecer la orden real. 2ª de Samuel, 11
  5. 5. “No había excusa para este revés. Fue clara y sencillamente un asesinato, del cual, en primer lugar, era culpable el rey, y en segundo lugar Joab, que cumplió las órdenes de David. La obediencia implícita a las órdenes de los superiores no es una virtud cuando lleva a desobedecer la ley de Dios. Si Joab hubiera sido un hombre verdaderamente recto, dispuesto a pronunciar una palabra de franco reproche cuando se le ordenó que cometiera un crimen tan vil, no habría enviado a Urías y sus hombres a una muerte prematura. Pero David disponía de un comandante en jefe que evidentemente tenía pocos escrúpulos de conciencia, un hombre dispuesto a participar de un detestable asesinato para complacer a su rey” (CBA, sobre 2ª de Samuel, 11: 23) Cuando existe un conflicto entre las órdenes de tu superior y la ley de Dios, ¿te mantienes firme a pesar de las consecuencias?
  6. 6. Después de matar a su hermano, Absalón huyó a Gesur. Viendo que David amaba a Absalón, Joab decidió intervenir para reunir a ambos. De este modo, Joab se aseguraba tanto el favor de David como el de Absalón (como heredero del trono) Absalón, aún más ambicioso que Joab, decidió dar un golpe de estado. En el enfrentamiento que siguió, Joab mató a Absalón, aún en contra de la orden directa de David. Evidentemente, Joab sólo se preocupaba de seguir su propia voluntad e intereses. 2ª de Samuel, 14-18
  7. 7. ¿Cuán fácil es permitir que la ambición personal, el orgullo y el deseo de supremacía personal motiven tus acciones? ¿Cómo puedes aprender a reconocer estas cosas en ti mismo? ¿Cómo puedes, por la gracia de Dios, derrotarlas antes de que te lleven a la ruina?
  8. 8. Tras la muerte de Absalón, David decidió traspasar la dirección de su ejército a su sobrino Amasa. Cuando Amasa no consiguió reunir en tres días un ejército para perseguir al rebelde Seba, David puso al frente del ejército a Abisai. Cuando Joab vio peligrar su puesto como general del ejército de David, usó las tácticas más viles para conservarlo. Al encontrarse Amasa y Abisai con sus dos ejércitos, Joab fue a saludar a Amasa e hizo como que se le caía la daga. Al recogerla y acercase a su primo, éste no sospechó nada y, de forma totalmente inesperada, le clavó la daga provocándole la muerte. 2ª de Samuel, 20
  9. 9. ¿Cómo es tu comportamiento con tus compañeros de trabajo? ¿Pueden confiar en ti? Si tu puesto en la empresa peligrase, ¿estarías dispuesto a luchar por él usando métodos incorrectos? “Vi además que tanto el afán como el éxito en la vida despiertan envidias. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!” Eclesiastés, 4: 4 NVI
  10. 10. Llegando el fin del reinado de David y no teniendo las simpatías de Salomón, Joab apoyó dos veces la ascensión de Adonías al trono. Este intento de asegurar su futuro fue en realidad su condena de muerte. Después de una vida engaños, ambiciones, asesinatos y maquinaciones, pensó que aún podría salvar su vida aferrándose al altar de los holocaustos. Lamentablemente, no se aferró a Aquel a quien representaba el altar. 1ª de Reyes, 1 y 2
  11. 11. ¿Estás dispuesto a aferrarte hoy a Jesús, el verdadero “altar de los holocaustos”, para hallar el perdón divino? El amor de Dios es tan abarcante que perdona aún al más empedernido pecador, si se arrepiente y acepta este perdón.

×