Your SlideShare is downloading. ×
0
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Ideas Economicas En La Biblia (Economia)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Ideas Economicas En La Biblia (Economia)

220

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
220
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. IDEAS ECONÓMICAS EN LA BIBLIA. EQUIPO 1: DIANA LUCÍA CASTRO AGUILAR. MOISÉS REYNA SALGADO. SUSANA JIMÉNEZ COCTECÓN.
  • 2. 1.- PRIMICIAS Y DIEZMOS. DEUTERONOMIO 26 • • • • • • • • • • 26 Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y tomes posesión de ella y la habites, 2 entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre. 3 Y te presentarás al sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: Declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría. 4 Y el sacerdote tomará la canasta de tu mano, y la pondrá delante del altar de Jehová tu Dios. 5 Entonces hablarás y dirás delante de Jehová tu Dios: Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres, y allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa; 6 y los egipcios nos maltrataron y nos afligieron, y pusieron sobre nosotros dura servidumbre. 7 Y clamamos a Jehová el Dios de nuestros padres; y Jehová oyó nuestra voz, y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión; 8 y Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros; 9 y nos trajo a este lugar, y nos dio esta tierra, tierra que fluye leche y miel. 10 Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tu Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios.
  • 3. 2.- LA VANIDAD DE LA VIDA ECLESIASTES 5:10-20 • • • • • • • • • • • 5 10 El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad. 11 Cuando aumentan los bienes, también aumentan los que los consumen. ¿Qué bien, pues, tendrá su dueño, sino verlos con sus ojos? 12 Dulce es el sueño del trabajador, coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia. 13 Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal; 14 las cuales se pierden en malas ocupaciones, y a los hijos que engendraron, nada les queda en la mano. 15 Como salió del vientre de su madre, desnudo, así vuelve, yéndose tal como vino; y nada tiene de su trabajo para llevar en su mano. 16 Este también es un gran mal, que como vino, así haya de volver. ¿Y de qué le aprovechó trabajar en vano? 17 Además de esto, todos los días de su vida comerá en tinieblas, con mucho afán y dolor y miseria. 18 He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte. 19 Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios. 20 Porque no se acordará mucho de los días de su vida; pues Dios le llenará de alegría el corazón.
  • 4. 3.- DIOS Y LAS RIQUEZAS SAN MATEO 6:24 • Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
  • 5. 4.- EL AFAN Y LA ANSIEDAD SAN MATEO 6:25-34 • • • • • • • • • • 25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
  • 6. 5.- EL RICO INSENSATO SAN LUCAS 12:13-21 • • • • • • • • • 13 Le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia. 14 Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor? 15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. 16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.
  • 7. 6.- PIEDAD Y CONTENTAMIENTO 1 TIMOTEO 6:6-10 • • • • • 6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; 7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
  • 8. 7.- LAS RIQUEZAS Y EL REINO SAN MATEO 19:16-26 • • • • • • • • • • • • 16Un hombre se le acercó, y le dijo: " Maestro, ¿qué obra buena debo hacer para alcanzar la vida eterna? 17Jesús le respondió: “¿Por qué me preguntas de lo bueno? Solo uno es bueno. Si quieres entrar a la vida, guarda los mandamientos”. 18“¿Cuáles mandamientos?” Jesús le dijo: “pues aquello de ´No mataras, no cometerás adulterio, no robaras, no dirás falso testimonio, 19Honra a tu padre y a tu madre, y amaras a tu prójimo como a ti mismo'”. 20El muchacho le dijo: “todos esos los he guardado. ¿Qué más me falta? “ 21Jesús le dijo: “Si quieres ser perfecto, anda y vende todas tus propiedades, reparte tu importe a los pobres, con lo cual tendrás un tesoro en el cielo, y ven a seguirme”. 22Cuando el muchacho oyó aquellas palabras se retiró todo triste, porque tenía muchos bienes. 23Y Jesús dijo a sus discípulos: “En verdad os digo que es más difícil que entre un rico al Reino de los Cielos. 24Os repito que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos”. 25Al oír aquello, se asombraron muchísimo los discípulos y le preguntaron: “Entonces, quien podrá salvarse?”. 26Y Jesús fijando en ellos la mirada, les contesto: “Para los hombres eso es imposible; para Dios todo es posible”.
  • 9. 8.- EL HIJO PRODIGO SAN LUCAS 15:11-32 • • • • • • • • • • • 11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17 Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.
  • 10. • • • • • • • • • • • 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. 25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; 26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27 Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. 28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. 31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.
  • 11. 9.- EL ADMINISTRADOR ASTUTO SAN LUCAS 16:1-12 • • • • • • • • • • • • 1Y a sus discípulos les dijo: “Hubo una vez un rico que tenía un mayordomo, el cual fue acusado ante el de que le malgastaba sus bienes. 2Por eso lo llamo y le dijo: ‘¿Cómo me dicen esto de ti? Ríndeme cuentas de tu administración, porque ya no podrás seguir de mayordomo.’ 3Aquel mayordomo se dijo a sí mismo: ‘¿Qué hare ahora que mi amo me quite la administración? Cavar la tierra es cosa que yo no puedo; pedir limosna me daría vergüenza. 4¡Ah!, ya se lo que voy a hacer para que me reciban en sus casas, cuando se me destituya de la administración.’ 5Entonces, llamo uno por uno a los deudores del amo; y le dijo al primero: ‘¿Tu cuánto le debes a mi amo?’ 6Le contesto: ‘Cien medidas de aceite.’ El mayordomo le dijo ´Toma tu documento, siéntate luego luego, y escribe: cincuenta.’ 7Enseguida le pregunto a otro: ‘¿Y tú cuanto le debes?’. Le contesto: ‘Cien medidas de trigo.’ Entonces le dijo: ‘Toma tu documento y escribe: ochenta.’ 8Y el amo de aquel mayordomo tramposo lo alabo, porque había procedido hábilmente; porque los hijos de este siglo son más hábiles que los hijos de la luz para tratar con los de su raza. 9Y yo os aconsejo que os hagáis de amigos con el dinero de la iniquidad, para que, cuando falte a vosotros, os reciban en las eternas moradas. 10El que es fiel en lo poco, es también fiel en lo mucho; y el que es infiel en lo poco, es también infiel en lo mucho. 11Si no habéis sido fieles en el manejo del dinero inicuo, ¿Quién os confiara el dinero verdadero? 12Y si no habéis sido fieles en lo ajeno, ¿Quién os dará lo vuestro?”
  • 12. 10.- LIMOSNAS SAN MATEO 6:1-4 • 6 1Cuidado con hacer vuestras buenas obras a la vista de los hombres con el fin de que os vean. De otra manera no recibiréis el premio de vuestro padre que está en los cielos. • 2Cuando des limosna, no la anuncies con la trompeta como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que los alaben los hombres. Yo os aseguro que ya con eso quedan premiados. • 3Pero cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, • 4Para que tu limosna se haga secreto; y tu padre, quien mira los secretos, te recompensara. •

×