CATEQUESIS DE PERSEVERANCIA - OFMA……………………………………………………………………..                TEMA 3: JESÚS HA VENCIDO A LA MUERTE Y ESTÁ ...
B. JUZGARTEXTO BÍBLICOJuan 11:25, 26. Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.Y to...
"CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE"988 El Credo cristiano —profesión de nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo,...
quienes hayan creído en Él (cf. Jn 5, 24-25; 6, 40) y hayan comido su cuerpo y bebido su sangre(cf. Jn 6, 54). En su vida ...
nuestros cuerpos que participan en la eucaristía ya no son corruptibles, ya que tienen laesperanza de la resurrección» (Sa...
Iglesia no es una institución más con una misión más; la Iglesia es portadora del Evangelio ypropagadora del mismo, encarg...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Tema 3 de perseverancia

1,668

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,668
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tema 3 de perseverancia

  1. 1. CATEQUESIS DE PERSEVERANCIA - OFMA…………………………………………………………………….. TEMA 3: JESÚS HA VENCIDO A LA MUERTE Y ESTÁ ENTRE NOSOTROS (15 de Abril)OBJETIVOS: Ayudar a que los jóvenes puedan profundizar el gran misterio de la resurreccióny la misión que Él nos encomienda. A. VERBIENVENIDA: Gran acogida muy fraterna a los catequizandos.Dinámica “Un pequeño gesto de amor”OBJETIVOS: Con esta dinámica quebrarás el hielo y acrecentarás el amor fraternal entre losmiembros del grupo.MATERIAL: Un osito de peluche o una muñeca bonita.DESARROLLO:1. El animador cuenta una historia: Ejemplo: "Cuando venia a la reunión me encontré aMatilda (nombre de la muñeca o del osito), ella estaba triste y sola, y necesita mucho amor. Yole conté que en este grupo de jóvenes ustedes le podían brindar muchísimo amor.2. Dejar que cada joven demuestre con un gesto el amor a Matilda, como por ejemplo: un beso,un abrazo, una frase cariñosa (te quiero Matilda), etc.3. Una vez que todos le demuestran su gesto de amor a Matilda, el coordinador debe decir:"Matilda esta muy contenta porque todos ustedes la quieren, pero ahora ella les quiere pedir unfavor más. Matilda te quiere regalar de su amor, por lo tanto, haz un gesto fraterno alcompañero que tienes a tu lado.4. La idea es que cada joven le demuestre el amor a su compañero como se lo demostró aMatilda, y así poder poner en práctica nuestra comunión.Cierre de la Dinámica: Reflexionar sobre cuánto nos cuesta demostrar /hacer un gesto de amora los demás, nuestros compañeros que aún no nos conocemos bien. Y cómo a Jesúsgustosamente hizo el más grande gesto de amor en la Cruz y con su resurrección nos salvó y hadecidido quedarse entre nosotros.ORACIONEl/la catequista puede iniciar la oración pidiendo la luz del Espíritu Santo y ofreciendo eltrabajo de formación pastoral (catequesis), luego invita de forma muy pausada y meditativa aque todos recen el Credo y hagan un espacio de silencio en la parte que dice “ Al tercer díaresucitó de entre los muertos” (se pide alguna gracia especial) y se rosigue la oración inicial.
  2. 2. B. JUZGARTEXTO BÍBLICOJuan 11:25, 26. Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente.DIALOGOSe ayuda a la comprensión del texto Bíblico:¿Qué nos dice el texto Bíblico?, ¿Quién es Jesús?, ¿Qué pasará con los que creen en Él?PROFUNDIZACIÓN DEL MENSAJELa resurrección de Cristo es el mayor de todos los milagros de él y la máxima prueba de sumisión divina. Aunque Jesús hizo muchas maravillas, sin embargo, el apóstol Pablo dijo, según1ra. Corintios 25:17, que sin su resurrección nuestra fé sería vana y estaríamos todavia ennuestros pecados. Además, su resurrección fué la señal que el mismo Jesús prometió como laprueba de su misión divina (Mateo 12:38-40; Juan 2:19).Es propio del misterio de Dios actuar de manera discreta. Sólo poco a poco va construyendo suhistoria en la gran historia de la humanidad. Se hace hombre, pero de tal modo que puede serignorado por sus contemporáneos, por las fuerzas de renombre en la historia. Padece y muere y,como Resucitado, quiere llegar a la humanidad solamente mediante la fe de los suyos, a los quese manifiesta. No cesa de llamar con suavidad a las puertas de nuestro corazón y, si le abrimos, nos hacelentamente capaces de «ver». Pero ¿no es éste acaso el estilo divino? No arrollar con el poderexterior, sino dar libertad, ofrecer y suscitar amor. Y lo que aparentemente es tan pequeño, ¿noes tal vez —pensándolo bien— lo verdaderamente grande? ¿No emana tal vez de Jesús un rayode luz que crece a lo largo de los siglos, un rayo que no podía venir de ningún simple serhumano; un rayo a través del cual entra realmente en el mundo el resplandor de la luz de Dios? El anuncio de los Apóstoles, ¿podría haber encontrado la fe y edificado una comunidaduniversal si no hubiera actuado en él la fuerza de la verdad? Si escuchamos a los testigos con elcorazón atento y nos abrimos a los signos con los que el Señor da siempre fe de ellos y de símismo, entonces lo sabemos: El ha resucitado verdaderamente. El es el Viviente. A El nosencomendamos en la seguridad de estar en la senda justa. Con Tomás, metemos nuestra manoen el costado tras pasado de Jesús y confesamos: «Señor mío y Dios mío!» (Jn 20,28).(Referencia Del libro: "Jesús de Nazaret" Desde la Entrada en Jerusalén hasta laResurrección. Benedicto XVI)Referencias de la resurrección según el Catecismo de la Iglesia Católica:PRIMERA PARTELA PROFESIÓN DE LA FESEGUNDA SECCIÓN: LA PROFESIÓN DE LA FE CRISTIANACAPÍTULO TERCERO: CREO EN EL ESPÍRITU SANTOARTÍCULO 11
  3. 3. "CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE"988 El Credo cristiano —profesión de nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en suacción creadora, salvadora y santificadora— culmina en la proclamación de la resurrección delos muertos al fin de los tiempos, y en la vida eterna.989 Creemos firmemente, y así lo esperamos, que del mismo modo que Cristo ha resucitadoverdaderamente de entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los justos después desu muerte vivirán para siempre con Cristo resucitado y que Él los resucitará en el último día (cf.Jn 6, 39-40). Como la suya, nuestra resurrección será obra de la Santísima Trinidad:«Si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel queresucitó a Jesús de entre los muertos dará también la vida a vuestros cuerpos mortales por suEspíritu que habita en vosotros (Rm 8, 11; cf. 1 Ts 4, 14; 1 Co 6, 14; 2 Co 4, 14; Flp 3, 10-11).990 El término "carne" designa al hombre en su condición de debilidad y de mortalidad (cf. Gn6, 3; Sal 56, 5; Is 40, 6). La "resurrección de la carne" significa que, después de la muerte, nohabrá solamente vida del alma inmortal, sino que también nuestros "cuerpos mortales" (Rm 8,11) volverán a tener vida.991 Creer en la resurrección de los muertos ha sido desde sus comienzos un elemento esencialde la fe cristiana. "La resurrección de los muertos es esperanza de los cristianos; somoscristianos por creer en ella" (Tertuliano, De resurrectione mortuorum 1, 1):«¿Cómo andan diciendo algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Si no hayresurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si no resucitó Cristo, vana es nuestrapredicación, vana también vuestra fe [...] ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos comoprimicias de los que durmieron» (1 Co 15, 12-14. 20).I. La Resurrección de Cristo y la nuestraRevelación progresiva de la Resurrección992 La resurrección de los muertos fue revelada progresivamente por Dios a su Pueblo. Laesperanza en la resurrección corporal de los muertos se impuso como una consecuenciaintrínseca de la fe en un Dios creador del hombre todo entero, alma y cuerpo. El creador delcielo y de la tierra es también Aquél que mantiene fielmente su Alianza con Abraham y sudescendencia. En esta doble perspectiva comienza a expresarse la fe en la resurrección. En suspruebas, los mártires Macabeos confiesan:«El Rey del mundo, a nosotros que morimos por sus leyes, nos resucitará a una vida eterna» (2M 7, 9). «Es preferible morir a manos de los hombres con la esperanza que Dios otorga de serresucitados de nuevo por él» (2 M 7, 14; cf. 2 M 7, 29; Dn 12, 1-13).993 Los fariseos (cf. Hch 23, 6) y muchos contemporáneos del Señor (cf. Jn 11, 24) esperabanla resurrección. Jesús la enseña firmemente. A los saduceos que la niegan responde: "Vosotrosno conocéis ni las Escrituras ni el poder de Dios, vosotros estáis en el error" (Mc 12, 24). La feen la resurrección descansa en la fe en Dios que "no es un Dios de muertos sino de vivos" (Mc12, 27).994 Pero hay más: Jesús liga la fe en la resurrección a la fe en su propia persona: "Yo soy laresurrección y la vida" (Jn 11, 25). Es el mismo Jesús el que resucitará en el último día a
  4. 4. quienes hayan creído en Él (cf. Jn 5, 24-25; 6, 40) y hayan comido su cuerpo y bebido su sangre(cf. Jn 6, 54). En su vida pública ofrece ya un signo y una prenda de la resurrección devolviendola vida a algunos muertos (cf. Mc 5, 21-42; Lc 7, 11-17; Jn 11), anunciando así su propiaResurrección que, no obstante, será de otro orden. De este acontecimiento único, Él habla comodel "signo de Jonás" (Mt 12, 39), del signo del Templo (cf. Jn 2, 19-22): anuncia suResurrección al tercer día después de su muerte (cf. Mc 10, 34).995 Ser testigo de Cristo es ser "testigo de su Resurrección" (Hch 1, 22; cf. 4, 33), "habercomido y bebido con él después de su Resurrección de entre los muertos" (Hch 10, 41). Laesperanza cristiana en la resurrección está totalmente marcada por los encuentros con Cristoresucitado. Nosotros resucitaremos como Él, con Él, por Él.996 Desde el principio, la fe cristiana en la resurrección ha encontrado incomprensiones yoposiciones (cf. Hch 17, 32; 1 Co 15, 12-13). "En ningún punto la fe cristiana encuentra máscontradicción que en la resurrección de la carne" (San Agustín, Enarratio in Psalmum 88, 2, 5).Se acepta muy comúnmente que, después de la muerte, la vida de la persona humana continúade una forma espiritual. Pero ¿cómo creer que este cuerpo tan manifiestamente mortal puedaresucitar a la vida eterna?Cómo resucitan los muertos997 ¿Qué es resucitar? En la muerte, separación del alma y el cuerpo, el cuerpo del hombre caeen la corrupción, mientras que su alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse con sucuerpo glorificado. Dios en su omnipotencia dará definitivamente a nuestros cuerpos la vidaincorruptible uniéndolos a nuestras almas, por la virtud de la Resurrección de Jesús.998 ¿Quién resucitará? Todos los hombres que han muerto: "los que hayan hecho el bienresucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación" (Jn 5, 29; cf. Dn 12,2).999 ¿Cómo? Cristo resucitó con su propio cuerpo: "Mirad mis manos y mis pies; soy yomismo" (Lc 24, 39); pero Él no volvió a una vida terrenal. Del mismo modo, en Él "todosresucitarán con su propio cuerpo, del que ahora están revestidos" (Concilio de Letrán IV: DS801), pero este cuerpo será "transfigurado en cuerpo de gloria" (Flp 3, 21), en "cuerpoespiritual" (1 Co 15, 44):«Pero dirá alguno: ¿cómo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo vuelven a la vida? ¡Necio!Lo que tú siembras no revive si no muere. Y lo que tú siembras no es el cuerpo que va a brotar,sino un simple grano..., se siembra corrupción, resucita incorrupción [...]; los muertosresucitarán incorruptibles. En efecto, es necesario que este ser corruptible se revista deincorruptibilidad; y que este ser mortal se revista de inmortalidad (1 Cor 15,35-37. 42. 53).1000 Este "cómo ocurrirá la resurrección" sobrepasa nuestra imaginación y nuestroentendimiento; no es accesible más que en la fe. Pero nuestra participación en la Eucaristía nosda ya un anticipo de la transfiguración de nuestro cuerpo por Cristo:«Así como el pan que viene de la tierra, después de haber recibido la invocación de Dios, ya noes pan ordinario, sino Eucaristía, constituida por dos cosas, una terrena y otra celestial, así
  5. 5. nuestros cuerpos que participan en la eucaristía ya no son corruptibles, ya que tienen laesperanza de la resurrección» (San Ireneo de Lyon, Adversus haereses, 4, 18, 4-5).1001 ¿Cuándo? Sin duda en el "último día" (Jn 6, 39-40. 44. 54; 11, 24); "al fin del mundo" (LG48). En efecto, la resurrección de los muertos está íntimamente asociada a la Parusía de Cristo:«El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajarádel cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar» (1 Ts 4, 16).Resucitados con Cristo1002 Si es verdad que Cristo nos resucitará en "el último día", también lo es, en cierto modo,que nosotros ya hemos resucitado con Cristo. En efecto, gracias al Espíritu Santo, la vidacristiana en la tierra es, desde ahora, una participación en la muerte y en la Resurrección deCristo:«Sepultados con él en el Bautismo, con él también habéis resucitado por la fe en laacción de Dios, que le resucitó de entre los muertos [...] Así pues, si habéis resucitado conCristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios» (Col 2, 12; 3,1).1003 Unidos a Cristo por el Bautismo, los creyentes participan ya realmente en la vida celestialde Cristo resucitado (cf. Flp 3, 20), pero esta vida permanece "escondida [...] con Cristo enDios" (Col 3, 3) "Con él nos ha resucitado y hecho sentar en los cielos con Cristo Jesús" (Ef 2,6). Alimentados en la Eucaristía con su Cuerpo, nosotros pertenecemos ya al Cuerpo de Cristo.Cuando resucitemos en el último día también nos "manifestaremos con él llenos de gloria" (Col3, 4).1004 Esperando este día, el cuerpo y el alma del creyente participan ya de la dignidad de ser "enCristo"; donde se basa la exigencia del respeto hacia el propio cuerpo, y también hacia el ajeno,particularmente cuando sufre:«El cuerpo es [...] para el Señor y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, nosresucitará también a nosotros mediante su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos sonmiembros de Cristo? [...] No os pertenecéis [...] Glorificad, por tanto, a Dios en vuestro cuerpo»(1 Co 6, 13-15. 19-20).II. Morir en Cristo Jesús1005 Para resucitar con Cristo, es necesario morir con Cristo, es necesario "dejar este cuerpopara ir a morar cerca del Señor" (2 Co 5,8). En esta "partida" (Flp 1,23) que es la muerte, elalma se separa del cuerpo. Se reunirá con su cuerpo el día de la resurrección de los muertos (cf.Credo del Pueblo de Dios, 28).La misión que Cristo resucitado nos encomienda“Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él” (Jn. 3,17). Jesús es consciente que el Padre le ha encargado la misión de salvar al mundo. La Iglesia(bautizados), continuadora de la misión del Hijo, debe trabajar sin descanso para que lasalvación llegue a todos, para que todos conozcan a Cristo, para que todos lo encuentren. Esa essu encomienda, su encargo. El autor de la Carta a Timoteo estaba convencido de ello al hablardel “Evangelio que me ha sido confiado” (1Tim. 1, 11). La misión de la Iglesia es expandir elmensaje de salvación que le ha confiado el Señor, la misión de la Iglesia es evangelizar. La
  6. 6. Iglesia no es una institución más con una misión más; la Iglesia es portadora del Evangelio ypropagadora del mismo, encargada de ser sacramento universal de salvación, de llegar a todaslas gentes, depositaria de la Buena Noticia más buena de todas: "Id por todo el mundo ypredicad el Evangelio a toda creatura, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo ydel Espíritu Santo y sepan que Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”Mt28,18-20 C. ACTUARLos catequizandos crean su credo personal en referencia a la bondad de Dios en sus vidas. MI CREDO PERSONALCreo en Dios Padre todopoderoso que en mi ha hecho…………Creo en Jesucristo su único hijo a quien considero mi………………Creo en nuestra madre María santísima, ella es mi……………….Creo en el Espíritu Santo que está presente en momentos de mi vida como son los……….Creo en la Santa Iglesia católica que me ayuda a …..Creo en la comunión de los santos…..Creo en el perdón de los pecados porque ……Creo en la resurrección que ………..Creo en la vida eterna…………..Amén.…………………………………………………………………………………………………..COMPROMISO: Se invita a cada catequizando a comprometerse en la misión de anunciar laresurrección de Jesús en su vida, su familia, sus amigos, haciendo un acto concreto de muchafraternidad.Ejemplo: Comentar sobre lo que aprendieron en la catequesis de hoy con sus familiares,amigos… y sin que nadie sepa (sólo Dios y la misma persona) hacer un pequeño acto de amoren bien de esa persona, así contribuir a su salvación (Rezar el rosario por la familia, Ofrecer laEucaristía, hacerle un regalo que le alegre, etc…)CELEBRAREl/la catequista dirige la oración, resumiendo la vivencia de la catequesis y orando por todos loscompromisos, entrega finalmente los corazones puros y oran el Padre Nuestro todos.(El corazón que seentrega en la oración, no se deberá perder sino tenerlo en su cuaderno personal.)Corazones PurosEl catequista habrá preparado unos corazones en papel blanco con la inscripción o una frase similar: “Con mi resurrección te he salvado de todos tus pecados, te entrego un corazón puro, mantenlo así por mi gran amor” Te ama, Jesucristo D. EVALUAREl catequista se evalúa en oración personal y en clima fraterno con los demás catequistas.

×