Plan de control y vigilancia Reserva de Biosfera Yasuni

3,216 views

Published on

Es un ejercicio de planificación del control y vigilancia en Reservas de Biosfera, las estrategias se ajustan a la realidad de manejo de estas reservas

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,216
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
97
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Plan de control y vigilancia Reserva de Biosfera Yasuni

  1. 1. Propuesta de control y vigilancia para la Reserva de Biosfera Yasuní Versión para revisión Gonzalo Duerto David Suárez-Duque Tatiana Castillo V. Susan V. Poats CORPORACIÓN GRUPO RANDI RANDI Junio 2011
  2. 2. Documento elaborado como parte de los productos del objetivo 1 del Proyecto: “Disminución de laextracción ilegal de especies maderables y de fauna silvestre, con fines comerciales, de la Reserva deBiosfera de Yasuní: generación de alternativas de usos sostenibles de productos maderables y nomaderables del bosque”. Financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para elDesarrollo (AECID).Revisión técnica:Susan V. Poats (CGRR)Sugerimos citar este trabajo así:Duerto, Gonzalo; David Suárez-Duque; Tatiana Castillo V. y Susan V. Poats. 2011. Propuesta de control yvigilancia para la reserva de biosfera Yasuní. Quito: Corporación Grupo Randi Randi.Este documento refleja exclusivamente las opiniones e ideas de sus autores y de la organizaciónresponsable. En ningún caso, representa la opinión de AECID y UICN-TRAFFIC.
  3. 3. Tabla de contenidoIntroducción ........................................................................................................................5 Objetivos ................................................................................................................................... 7 General .................................................................................................................................. 7 Específicos ............................................................................................................................. 7 Metodología .............................................................................................................................. 7 Enfoque general de la propuesta .......................................................................................... 7 Esquema metodológico de trabajo ....................................................................................... 8CAPÍTULO I: Situación general de la Reserva de Biosfera Yasuní .......................................... 10 Las reservas de biosfera .......................................................................................................... 10 La reserva de biosfera Yasuní .................................................................................................. 10 Alcance geográfico de la RBY .............................................................................................. 11 Actores que operan en la RBY ............................................................................................. 14 La deficiente gobernanza ambiental de la RBY ................................................................... 15CAPÍTULO II: Análisis de las presiones de la RBY ................................................................. 18 Industria petrolera .................................................................................................................. 18 Fases de la industria petrolera y su gestión ambiental ....................................................... 19 Mapa de actores.................................................................................................................. 22 Principales impactos............................................................................................................ 23 Intensificación y expansión poblacional ................................................................................. 32 Antecedentes de la colonización en la RBY ......................................................................... 32 Mapa de actores.................................................................................................................. 36 Principales impactos............................................................................................................ 36CAPÍTULO III: Lineamientos estratégicos para la RBY .......................................................... 48 Industria petrolera .................................................................................................................. 49 Impacto 1: Contaminación de cuerpos de agua y suelos .................................................... 49 Impacto 2: Cambios en el uso del suelo .............................................................................. 51 Impacto 3: Incremento de la conflictividad social .............................................................. 53 Impacto 4: Mayor exposición a factores de riesgo ............................................................. 54 Impacto 5: Desequilibrio en el sistema alimentario ........................................................... 55 Impacto 6: Intensificación de procesos de aculturación ..................................................... 55 Intensificación y expansión poblacional ................................................................................. 57 Impacto 1: Ocupación espontánea del territorio ................................................................ 57
  4. 4. Impacto 2: Conflictos sociales por la tenencia de la tierra ................................................. 65 Impacto 3: Informal e incipiente desarrollo de la actividad agropecuaria ......................... 66 Impacto 4: Presión sobre los recursos naturales ................................................................ 68 Resumen de estrategias .......................................................................................................... 71Capítulo IV: Planeación de actividades operativas .............................................................. 74 Actividades específicas para la presión: industria petrolera .................................................. 75 Actividades específicas para la presión: intensificación y expansión poblacional.................. 77Consideraciones finales ..................................................................................................... 80Bibliografía ........................................................................................................................ 82Anexos .............................................................................................................................. 85 Anexo 1.a: Mapa de actores de la industria petrolera en la RBY ............................................ 85 Anexo 2.a: Mapa de actores en la intensificación y expansión poblacional en la RBY ........... 86 Anexo 2.b: Mapa de actores en la extracción ilegal de madera en la RBY ............................. 89 Anexo 2.c: Algunos impactos asociados a la extracción ilegal de madera en la RBY .............. 90 Anexo 2.d: Mapa de actores en el tráfico de fauna silvestre en la RBY .................................. 91 Anexo 2.e: Algunos impactos asociados al tráfico de fauna silvestre en la RBY ..................... 92 Anexos 3.a: Artículo sobre comercio ilegal de fauna en Orellana .......................................... 93 Anexo 3.b: Género, alternativas productivas y soberanía alimentaria: estrategias políticas para lograr cambios positivos y disminuir la cacería comercial en Yasuní ............................. 94
  5. 5. IntroducciónLa Reserva de Biosfera Yasuní (en adelante RBY), durante casi 20 años, ha permanecido débil,estática y casi ausente ante las olas y tormentas que arrasan sus recursos naturales yculturales, y atentan con la tan nombrada ‘megabiodiversidad’ de la Amazonía ecuatoriana. Suzona central, el Parque Nacional Yasuní, ha sido mejor atendida y cuidada, sin embargo, no hansido suficientes los esfuerzos alcanzados, y éstos no han repercutido en sus alrededores. Alrespecto, Villaverde et al. (2005), señala que el alcance de la gestión socio-ambiental de la RBY,por parte del Estado, ha sido limitado, tanto en términos geográficos, como en los ámbitossocioeconómicos y culturales, y en sus mecanismos de participación social.En consecuencia, según estudios previos (Villaverde et al., 2005; FOES-REGAL, 2008), se puedeidentificar en la RBY problemas de contaminación, de escasez de servicios básicos, de exclusiónsocial, de violencia, de inseguridad, de conflictos de tierras, de desempleo, de alteración deecosistemas naturales, entre muchos otros. De esta manera, sin necesidad de revisar losestatutos generales para reservas de biosfera, nos damos cuenta que la conjugación entredesarrollo sustentable y conservación aún está muy lejos en la RBY. No obstante, esto noimpide que empecemos a concebir la conservación, de una manera más amplia e integradoray, al mismo tiempo, consideremos, de una vez por todas, a la RBY en todas sus dimensiones.1Según Fontaine y Narváez (2007), la limitada planificación y gestión en torno a la RBY hastarecientes tiempos, no es más que el reflejo de otras limitaciones en: las capacidadesinstitucionales, financieras, políticas, socio-organizativas, que se dan entre los actoresinvolucrados en el manejo de áreas protegidas. Dichos aspectos, entre otros, conforman lagobernanza ambiental de un área protegida, lo cual refiere a la administración con reglas dejuego, tanto en términos legales como de políticas públicas. Y mientras no aseguremos laparticipación social de los actores en los procesos democráticos, no fomentaremos unagobernanza eficiente (Fontaine y Narváez, 2007). Sin embargo, todo esto implica laconstrucción de una nueva visión, que requiere de grandes esfuerzos tanto en el ámbitoestatal, como a nivel de la sociedad civil, ya que lo que está en juego es el replanteo de larelación entre el Estado y la sociedad (Monteferri et al., 2006).Diversas personas con experiencia en la zona de la RBY han coincidido que la gestión de la RBYdebe considerar como eje dinamizador a las poblaciones que habitan en ella, como aliados-asde la conservación, que hasta la actualidad han aparecido como ‘extranjeros-as en su propiatierra’, mientras que grandes intereses privados y estatales se adueñan de sus tierras(Villaverde, et al., 2005). Esto comprendería, esencialmente, a la sociedad civil y susrepresentaciones, y a las autoridades seccionales y locales que son parte de la RBY.Debemos reconocer, que la construcción de la nueva visión señalada, en parte, ha empezadodesde fines del año 2009. Una primera muestra de cambio provino del Ministerio delAmbiente (MAE), al contratar nuevas personas para el liderazgo de la Dirección Provincial deOrellana, y luego para el mismo Parque Nacional Yasuní (PNY). Estas personas, con experiencia1 Al respecto Villaverde et al., (2005:271) señala: “*…+ la definición de la RBY no sólo es una necesidad impostergable, sino tambiénes la única alternativa para lograr la sostenibilidad del PNY y una conjugación adecuada entre la conservación y el desarrollo”. 5
  6. 6. previa de investigación sobre la biodiversidad del Yasuní y con visiones de gestión compartida,participativa, por medio de alianzas con diversos actores locales y regionales, han iniciadocambios en el estilo y enfoque de la gestión ambiental de la RBY.Las acciones y cambios antes mencionados han tenido incidencia también en el comité degestión de la RBY, creado en el año 2001.2 A pesar de su limitada gestión en la gobernanzaambiental de la RBY, en sus primeros años de funcionamiento, el comité se presenta como elespacio estratégico de intercambio, de fomento de futuras alianzas y de propiciar lainvestigación y acción a favor de la RBY. Bajo esta visión, en el periodo 2010 – 2011, poriniciativa del MAE, se ha considerado la participación de los actores sociales del sur de la RBY,que en el pasado no tuvieron mayor representatividad. Una muestra de ello es la participaciónde los gobiernos locales y seccionales de la provincia de Pastaza. Por esta razón, en los dosúltimos años, se ha puesto énfasis en su reconocimiento y legalización, como ente planificadory de vigilancia para la RBY, que posiblemente se concrete en junio de 2011.3Uno de los cambios que se ha emprendido en la RBY, tiene que ver con temas de capacitación.Desde la gestión directa del PNY se ha incorporado un proceso permanente de capacitación-planificación trimestral dirigido a guardaparques del PNY y a otros-as actores sociales fuera delPNY. El proceso abarcó la profesionalización y nivelación técnica del equipo de personas quetrabajan directamente e indirectamente en el control y vigilancia del PNY. La planificación eimplementación de este proceso de capacitación correspondió a una alianza efectiva entre elMAE, Wildlife Conservation Society (WCS) y la Corporación Grupo Randi Randi (CGRR). Cabeindicar, que el trabajo de CGRR es parte del proyecto: “Disminución de la extracción ilegal deespecies maderables y de fauna silvestre, con fines comerciales de la Reserva de Biosfera deYasuní: generación de alternativas de usos sostenibles de productos maderables y nomaderables del bosque (Ecuador)”, financiado por la Agencia Española de CooperaciónInternacional para el Desarrollo (AECID) y la Unión Internacional para la Conservación de laNaturaleza (UICN), en co-ejecución con Fundación Natura.A partir de la ampliación del alcance de las acciones de capacitación, al considerar otros-asactores sociales de importancia para el PNY y para la RBY, consideramos necesario plantearuna propuesta de control y vigilancia para la RBY. En primera instancia, nos centramos enagrupar los aspectos más críticos que afectan actualmente a la RBY -en sus dimensionesecológica, socioeconómica y cultural-, desagregar sus implicaciones e identificar los actoresinvolucrados. Esto nos permitió, encontrar las fuentes generadoras de impacto, a partir de lascuales planteamos ciertas estrategias, desde el punto de vista de la prevención,complementadas con otras, encaminadas al monitoreo y al control socio-ambiental.En resumen, podríamos señalar que esta propuesta no obedece totalmente al significadoestricto de los términos ‘control y vigilancia’,4 sino que se enmarca como un aporte para eldesarrollo de un plan de conservación5 para la RBY.2 Un análisis general del accionar del comité de gestión de la RBY presentamos en el siguiente capítulo.3 Comunicación personal de Santiago Bonilla, responsable del Parque Nacional Yasuní, el 07 de junio de 2011.4 El plan de control y vigilancia, según Arguedas (2009) constituye una parte de la gestión de un área protegida y tiene que ver,esencialmente, con “*…+ el análisis y planificación de las acciones policiales relacionadas con el tema de atención, prevención yseguimiento de los actos ilícitos”. 6
  7. 7. Por lo tanto, la intención de esta propuesta es ofrecer una mirada integral de las principalespresiones a las cuales está expuesta la RBY, los actores involucrados y las posibles medidas quepodrían prevenir los efectos en los medios biofísico, socioeconómico y cultural. Es decir, coneste documento intentamos complementar y mejorar la gestión hacia fuera del PNY.Esta propuesta de control y vigilancia de la RBY, al igual que el programa de capacitación,forma parte del proyecto “Disminución de la extracción ilegal de especies maderables y defauna silvestre, con fines comerciales de la Reserva de Biosfera de Yasuní: generación dealternativas de usos sostenibles de productos maderables y no maderables del bosque(Ecuador)”, financiado por AECID y UICN, en co-ejecución con Fundación Natura.Adicionalmente, debemos señalar que este documento constituye la continuación y elcomplemento del Diagnóstico de control y vigilancia de la RBY, presentado en noviembre delaño pasado.ObjetivosGeneralDesarrollar una propuesta de control y vigilancia para la Reserva de Biosfera Yasuní.Específicos  Caracterizar las principales presiones que afectan a la Reserva de Biosfera Yasuní.  Identificar los actores involucrados en las presiones estudiadas.  Plantear medidas generales para prevenir y/o controlar los principales impactos identificados.MetodologíaEnfoque general de la propuestaEn el proceso de construcción de la nueva visión de la conservación, que indicamosanteriormente, es en el que justamente desarrollamos esta propuesta. Propiciamos, entonces,el salto del enfoque sesgado de la biología y la ecología, que han distorsionado la esencia ypotencialidades de la gobernanza ambiental, hacia uno más inclusivo apegado alordenamiento territorial, regional y local, que reconozca la necesidad de intervenir, de maneradirecta, en los procesos de la actividad extractiva petrolera.6Una de las cuestiones principales que planteamos fue las relaciones de poder que se juegan enla RBY, los intereses y sus implicaciones. Esto nos llevó a identificar los vacíos evidentes en lagestión del PNY y sus alrededores. Uno de ellos es la industria petrolera, que si bien es un ejeestructurador del territorio de la Amazonía norte, pasa desapercibida en la planificación ygestión de la conservación de los recursos naturales en el PNY y en la RBY. Por ello el primeraspecto fue justamente analizar las implicaciones en torno a la industria petrolera.5 Este plan obedece, en parte, a la metodología planteada por The Nature Conservancy, en su texto Manual de Planificación parala conservación de áreas.6 En función de lo planteado por Cisneros (en Fontaine y Narváez, 2007). 7
  8. 8. Complementario a este aspecto, están las poblaciones locales, cuyas necesidades y dinámicas,tampoco figuran o al menos aparecen muy difusos e incompletos en los procesos deplanificación y gestión de la conservación. De ahí que los procesos de crecimiento y expansiónpoblacional en la RBY, han sido parte imprescindible de esta propuesta.Esquema metodológico de trabajoLa metodología empleada se fundamentó inicialmente en el plan de conservación de áreas,desarrollado por The Nature Conservancy (TNC),7 que se compone de cuatro aspectosfundamentales: 1) establecimiento de prioridades, 2) desarrollo de estrategias, 3) toma dedecisiones, y 4) medición del éxito. Aunque esta metodología tiene una tendencia másecológica, nos ha servido como punto de partida inicial.Por lo tanto, el primer punto de establecimiento de prioridades, lo adaptamos y tradujimos a ladeterminación de las principales presiones a las que está sometida la RBY. Consideramos que,en general, toda la RBY debe ser atendida, al ser parte importante de la Amazonía ecuatorianay poseer “*…+ una reserva bio-genética inconmensurable y una riqueza cultural conformadapor nueve grupos etnolingüísticos, que representan un tercio de la población regional.”(Fontaine y Narváez, 2007:21). No haría falta enumerar el listado de especies de anfibios,mamíferos, plantas y, por supuesto, la riqueza cultural y los servicios ambientales que proveela RBY al país y al mundo, para comprender su importancia.Las presiones en las cuales se trabajó fueron las siguientes:  Presión 1: Industria petrolera.  Presión 2: Intensificación y expansión poblacional.En éstas se desarrolló la identificación de actores y la desagregación en impactos y fuentes deimpacto (causas).Posteriormente, consideramos el segundo aspecto de la metodología de TNC, que es eldesarrollo de estrategias. En este caso, partimos del análisis de presiones realizado, paraplantear estrategias en función de las fuentes de impacto. Luego, determinamos los aspectosmás importantes a tener en cuenta en cada una de las estrategias y también las principalesresponsabilidades y competencias, para su implementación y evaluación. En este últimopunto, un aspecto fundamental fue la determinación de competencias de los GobiernosAutónomos Descentralizados (GADs), establecidas en el Código Orgánico de OrganizaciónTerritorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD).En función de las estrategias generales planteadas para cada una de las presiones analizadas,desarrollamos aquellas de carácter más operativo. Esta desagregación de las estrategiascontempló la definición de actividades, mecanismos de verificación, responsables y zonasprioritarias dentro de la RBY. Para esta labor empleamos y adaptamos ciertos planteamientosdesarrollados por Arguedas (2009), que nos ayudaron a profundizar, en cierta manera, loslineamientos estratégicos generales iniciales. De este modo, a partir del análisis general depresiones de la RBY y del planteamiento de estrategias generales, construimos una planeación7 Aunque esta metodología tiene una tendencia más ecológica nos ha servido como punto de partida inicial. 8
  9. 9. inicial, conformada por acciones específicas, en función de las zonas prioritarias generales dela RBY.De acuerdo con los pasos metodológicos señalados, la propuesta de control y vigilancia secompone de los siguientes capítulos:  Capítulo I: Situación general de la RBY.  Capítulo II: Análisis de las presiones de la RBY.  Capítulo III: Lineamientos estratégicos para la RBY.  Capítulo IV: Planeación de actividades operativas. 9
  10. 10. CAPÍTULO I: Situación general de la Reserva de Biosfera YasuníLas reservas de biosfera8A nivel internacional, las Reservas de Biosfera son propiciadas por la ONU, dentro delprograma ‘El Hombre y la Biosfera’ (MAB por sus siglas en inglés) de la UNESCO. Constituyenuna red mundial formada, actualmente, por 393 reservas de biosfera en 94 países. Esteprograma inició en 1970, bajo el objetivo de conciliar el uso de los recursos naturales,esbozando el concepto actual de desarrollo sostenible. El MAB selecciona lugares geográficosrepresentativos, de los diferentes hábitats del planeta, abarcando ecosistemas terrestres ymarítimos.Las reservas de biosfera son reconocidas internacionalmente, aunque permanecen bajo lasoberanía de sus respectivos países. Son seleccionadas por su interés científico, basándose enuna serie de criterios que determinan si un espacio se incluye en el programa. Las reservas debiosfera contribuyen a satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sincomprometer las necesidades de las generaciones futuras. Esto implica las propuestas yaplicación de nuevas modalidades de gestión ambiental y de ordenamiento territorial.Para designar una reserva de biosfera, el país interesado debe proponer zonas de su territorioque cumplan con determinados criterios, combinado con las siguientes tres funciones:conservación, desarrollo sostenible y apoyo logístico. Las reservas de la biosfera constituyenun Red Mundial, en cuyo seno se promueve el intercambio de información, experiencias ypersonal científico. De este modo, la red contribuye a alcanzar los objetivos del Convenio deDiversidad Biológica y el Programa 21, enunciados en la Conferencia de las Naciones Unidassobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992.La función principal de estos espacios es obviamente la conservación y protección de labiodiversidad. Sin embargo, un punto importante es el desarrollo económico y humano deestas zonas, así como la investigación, la educación y el intercambio de información entre lasdiferentes reservas de la red mundial.La reserva de biosfera YasuníLa Reserva de Biosfera Yasuní (RBY) fue declarada como tal por la UNESCO en el año 1989, apedido del Estado ecuatoriano. Se declara al Parque Nacional Yasuní (PNY) y a sus alrededorescomo reserva de biosfera (Villaverde et al., 2005). En un sentido más específico, la RBYcomprende al PNY, a la Zona Intangible Tagaeri Taromenane,9 al Territorio Étnico Waorani,territorios de las comunidades kichwa y shuar y zonas correspondientes a poblacionescampesinas.Apenas en el año 2001, con el apoyo de la UNESCO, FEPP-Coca y WCS-Ecuador, el Ministeriodel Ambiente (MAE) inició el proceso de concertación con los actores locales para que la RBY8 Tomado y adaptado de Suárez (2010), Diagnóstico del control y vigilancia de la Reserva de Biosfera Yasuní.9 En el Capítulo III abordaremos las características de este territorio. 10
  11. 11. empiece a cumplir las tres funciones establecidas para las reservas de biosfera (Villaverde etal., 2005). Se estableció como estructura operativa el comité de gestión,10 un espacio departicipación que gestiona, coordina y promueve acciones de conservación y desarrollosostenible en la RBY, en concertación con las poblaciones locales, sus organizaciones y demásentidades públicas y privadas pertinentes. Según información del responsable del PNY,11 elproceso de legalización del comité de gestión de la RBY, podría concretarse en este mes.Alcance geográfico de la RBYUno de los aspectos iniciales y fundamentales para concebir y plantear un programa de controly vigilancia para un área protegida, es conocer su alcance geográfico, para así implementarestrategias concretas y establecer las medidas de monitoreo y evaluación.Según el documento: “Línea de base del programa para la conservación y el manejo sostenibledel patrimonio natural y cultural de la reserva de biosfera Yasuní” (FOES-REGAL, 2008), la RBYocupa una superficie total de 2’366.182 hectáreas (23.661,8 km2), y se distribuye en cuatroprovincias de la Amazonía ecuatoriana: Napo, Sucumbíos, Orellana y Pastaza. Esta delimitaciónpreliminar estuvo regida por el criterio hidrológico, por lo tanto, al Norte la RBY estádelimitada por los ríos Coca, Aguarico y Napo, al Sur por los ríos Curaray y Manderoyacu. AlEste limita con la frontera con Perú, y al Oeste con el río Napo y con la línea límitesuroccidental del territorio waorani. Adicionalmente, debemos destacar que la RBY ocupaterritorios de las nacionalidades indígenas: kichwa, waorani y shuar, y territorios de puebloscampesinos. Mapa 1: La Reserva de Biosfera Yasuní Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009)Dentro de esta gran extensión de territorio que ocupa la RBY, podemos evidenciar múltiples ydiversas áreas, que van desde áreas urbanas, suburbanas y agrícolas, la más grande e10 En el último acápite de este capítulo se hace un análisis de la gobernanza ambiental, de la cual hace parte el comité de gestión.11 Santiago Bonilla, comunicación personal del 07 de junio de 2011. 11
  12. 12. importante infraestructura petrolera del país, hasta extensos territorios de bosque primario.Este gran mosaico territorial que representa la RBY, de algún modo podemos resumir en lasiguiente zonificación general, como para iniciar el análisis de tan compleja y contradictoriarealidad:12Zona 1: Coca, vértice noroccidental de la RBY, área urbana de la ciudad del Coca y su área deinfluencia.Zona 2: Parque Nacional Yasuní, sector extremo oriental de la RBY, en las provincias deOrellana y Pastaza.Zona 3: Zona Intangible Tagaeri-Taromenane, ocupa la parte sur oriental de la RBY, y abarca lazona núcleo del PNY, de igual manera se localiza en las provincias de Orellana y Pastaza.Zona 4: Ribera del río Napo, parte extrema nororiental de la RBY, y abarca la franja territorialadyacente a las márgenes del río.Zona 5: Territorios de la nacionalidad indígena Waorani, parte centro y sur occidental de laRBY, en las provincias de Orellana y Pastaza. Comprende 19 comunidades waorani, que desde1990 ha sido legalizada su propiedad.Zona 6: Vías, sector noroccidental de la RBY, comprende el área adyacente de las vías: Auca,Pindo, Zorros y Yuca. Esta zona constituye la de mayor intervención humana debido a laactividad petrolera y a la colonización.12 Según consta en el documento antes citado de FOES-REGAL (2008), esta zonificación es de carácter preliminar y referencial enacuerdo con el Comité de Gestión del Programa Yasuní (2008). 12
  13. 13. Mapa 2: Zonas de la Reserva de Biosfera Yasuní Fuente: FOES-REGAL (2008)A más de esta zonificación que abarca grandes áreas, en función principalmente de la tenenciade la tierra, la RBY desde el punto de vista político-administrativo se extiende en los territoriosde 18 parroquias,13 dentro de 5 cantones correspondientes a las 4 provincias amazónicas antesmencionadas. Como se puede observar en la siguiente tabla:13 Este número fue modificado respecto de lo presentado en el estudio de línea base de FOES-REGAL (2008), en el último tallerrealizado con los GADs en junio de 2011, en el cual se confirmó la incorporación de tres parroquias dentro del cantón Francisco deOrellana. 13
  14. 14. Tabla 1: División político-administrativa de la RBY Provincia Cantón Parroquia Napo Tena Chontapunta Aguarico Cononaco Capitán Augusto Rivadeneira Tiputini Yasuní Nuevo Rocafuerte Santa María de Huiririma Orellana Orellana Francisco de Orellana (Coca) Dayuma Taracoa El Edén Alejandro Labaka Inés Arango Arajuno Arajuno Pastaza Curaray Shushufindi San Roque Sucumbíos Pañacocha Limoncocha Fuente: FOES-REGAL (2008) y resultados de taller con GADs, junio 2011Bajo esta rápida revisión del alcance geográfico de la RBY podemos visualizar los principalesusos del suelo del área y, además, identificar los principales actores que operan en este amplioy diverso territorio.Actores que operan en la RBYPara este análisis tomaremos como punto de partida el estudio de Fontaine y Narváez (2007),quienes estudian y profundizan las relaciones de poder en torno al Parque Nacional Yasuní. Asídistinguimos claramente tres tipos de actores: Tabla 2: Actores de la RBY según relaciones de poder Empresas públicas y privadas, gobierno central y Actores hegemónicos organismos seccionales Actores subalternos Comunidades indígenas y campesinas Actores estratégicos Organizaciones sociales y ONG Fuente: Fontaine y Narváez (2007)Las relaciones que se dan entre los distintos actores son las que determinan el uso del suelo enlos territorios que abarca la RBY. En el centro, se encuentra el Estado como *…] organizador del espacio, garante de los derechos sociales, culturales, económicos y políticos, contralor de la gestión ambiental empresarial en el área protegida y responsable del establecimiento de políticas públicas. Sin embargo, el Estado rehúsa consultar a los actores sociales en los procesos de elaboración de las políticas públicas, lo cual desemboca en un déficit de gobernabilidad democrática, particularmente patente en la región andino- amazónica (Fontaine y Narváez, 2007:18). 14
  15. 15. En estas relaciones se identifican intereses contrapuestos y tensiones, que principalmentedesembocan en un punto central, la contradicción entre las políticas de Estado. Por un lado,las políticas de desarrollo que tienen interés en la apropiación e intensificación de la extracciónde los recursos naturales no renovables, como es el petróleo. En el otro, está la política deconservación de la biodiversidad y la tutela de los derechos colectivos, que aparecen comoelementos complementarios (Fontaine y Narváez, 2007).Entonces, el Estado frente al capital juega el papel de mediador entre las empresastransnacionales –especialmente petroleras- y el espacio nacional. Este rol lo ejerce “*…+ através de instituciones burocráticas y financieras, que consolidan el control estatal regional yaquel de las relaciones sociopolíticas entre los diversos actores de la región” (Fontaine yNarváez, 2007:19).En el otro extremo, es decir, a favor de la conservación, está la lógica del movimientoecologista –con sus diversas expresiones-, que ha sido el principal protagonista de losconflictos ambientales vinculados con el petróleo en la Amazonía ecuatoriana, desde finales delos años ochenta. Y en una lógica dual, se encuentran los pueblos indígenas y lasorganizaciones sociales, que en parte se aliaron con el movimiento ecologista, y en otra,realizaron pactos y negociaciones con el Estado y las empresas petroleras para permitir laextracción del recurso no renovable.Bajo este panorama general de las relaciones de poder de esta región de la Amazoníaecuatoriana, podemos destacar que las dos actividades que se encuentran enfrentadas ycontrapuestas, son la industria petrolera y la conservación de la biodiversidad. Por lo tanto,para nuestro interés de plantear una propuesta a favor de la conservación del patrimoniocultural y natural de la RBY y del desarrollo sustentable de las poblaciones locales, necesitamosdecisiones políticas consensuadas y democráticas que sean transversales y sostenidas. A lo queFontaine y Narváez (2007) denominan gobernabilidad democrática, sin la cual no se logra unaeficiente gobernanza ambiental, la gran debilidad de la RBY.En tal sentido, gobernanza entendemos como “*…+ un proceso horizontal de interacción social,que puede ser formal o informal y que define conductas sociales” (Monteferri et al., 2006:89),pero que implica a la vez, asegurar la participación de los actores en los procesos democráticosrelacionados con la administración de los recursos naturales y de las áreas protegidas; sin queésta se constituya en un fin mismo de la gobernanza, sino en un medio (Fontaine y Narváez,2007).La deficiente gobernanza ambiental de la RBYEn este punto nos referiremos especialmente al comité de gestión para la RBY, que fueconformado en el año 2001. Su interés fue articular los diferentes intereses y esfuerzos de losprincipales actores involucrados en las políticas ambientales de la reserva, encaminadas a laintegración de una adecuada gobernanza ambiental (FOES-REGAL, 2008). En tal sentido, elcomité de gestión fue creado para *…+ cooperar con el MAE en la conservación y el manejo del parque y su zona de amortiguamiento, participar en la definición de la política ambiental, hacer un seguimiento y una evaluación de los proyectos de conservación, velar por la integridad del 15
  16. 16. parque, denunciar las infracciones y los delitos, así como armonizar los objetivos de conservación y desarrollo local. Para ello, cuenta con el apoyo de un grupo asesor técnico, que tiene que presentarle líneas de acción prioritaria y ofrecer capacitación y asistencia técnica para fortalecerlo (Fontaine, en Fontaine y Narváez, 2007:88).El comité de gestión se enfrentó ante el dilema de “compatibilizar” la actividad petrolera conla conservación de la biodiversidad, actividad extractiva contrapuesta con los lineamientospara las reservas de biosfera que plantea la UNESCO. En especial, porque es evidente que conla actividad petrolera no se ha logrado el desarrollo humano sostenible de la región.Se observa, además, una discontinuidad de las políticas ambientales, corroborada, porejemplo, en la interrupción de los procesos de descentralización de los gobiernos deSucumbíos y Orellana, iniciada en el periodo 2002-2006, que da cuenta de la descoordinaciónactual de éstos con la autoridad ambiental nacional (MAE). Incluso en Orellana podríamoshablar de un distanciamiento total con el MAE. A esto se suma, la deficiente integración de losmunicipios con el gobierno provincial, en particular en la provincia de Orellana, pero que no secompara con el distanciamiento extremo existente con el MAE (entrevista 01).14En tal situación, Fontaine (en Fontaine y Narváez, 2007) identifica cuatro problemasestructurales asociados con la gobernanza ambiental de la RBY: a) A nivel político, se identifica la debilidad institucional del MAE y de la dirección del parque, así como la discontinuidad de la política ambiental y la indefinición jurídica de la figura de la reserva de biosfera. b) A nivel económico, es evidente la diferencia desproporcionada entre la inversión para el manejo del PNY y las ganancias de la industria petrolera. Además, un eje del conflicto dentro del comité de gestión de la RBY, fue justamente la contribución del sector petrolero en el financiamiento de la conservación. c) A nivel social, es notable la escasa participación de la sociedad civil en los procesos de conservación, pese a la intención proclamada por todos los actores institucionales y económicos, de involucrar cada vez más a las poblaciones locales en los planes de desarrollo. A ello se atañe la falta de representatividad de las ONG nacionales e internacionales y la inadecuación de los mecanismos de consulta y participación, en especial con las poblaciones indígenas (waorani, kichwa, shuar). d) Por último, a nivel ético, la ineficacia de los mecanismos de rendición de cuentas a los cuales obedece el MAE, que es agravada por los esfuerzos de los ecologistas radicales de politizar las relaciones entre este último y las empresas petroleras. En consecuencia, los conflictos ambientales se vuelven un obstáculo a la cooperación institucional para la conservación, en lugar de ayudar a volverla más participativa. A ello cabe agregar la ambigüedad del discurso de algunos líderes indígenas, que pretenden en público oponerse a la actividad petrolera en su territorio, mientras negociando en privado compensaciones sociales y financieras con las empresas para autorizar su ingreso.14 Entrevista 01, realizada el 02 de febrero de 2011. 16
  17. 17. Al ser conscientes de esta problemática de fondo, la gestión en los niveles locales debe estaren línea con esta situación central, y establecer acuerdos y consensos parciales que faciliten laoptimización de los problemas estructurales de la RBY.Entonces, apelamos al planteamiento de Fontaine (en Fontaine y Narváez, 2007:127), en elsentido que “no se trata por lo tanto de proceder a reformas estructurales ni esperar cambiosprofundos en el sistema de gobernanza ambiental. El reto consiste más bien en hacer viable elproceso de participación y de colaboración interinstitucional en el manejo de la reserva debiosfera con las herramientas existentes –incluido el comité de gestión y el grupo asesortécnico”. En ese enfoque justamente han sido contemplados los cambios de los dos últimosaños en la gestión de la RBY (2009-2010), al considerar actores que anteriormente no fuerontomados en cuenta y, en general, al ampliar la visión y acción del comité de gestión. Es decir,hay un giro significativo alcanzado en la actualidad, que esperemos sea el inicio de cambiosestructurales.Bajo tal consideración, a continuación, presentamos la conformación del comité de gestión,que nos servirá de referencia para el planteamiento de las estrategias para el control yvigilancia de la RBY. Tabla 3: Conformación del comité de gestión de la RBY Nombre de la institución u organización Siglas Cargo Parque Nacional Yasuní PNY-MAE Presidencia Gobierno Municipal de Francisco de Orellana Directorio Gobierno Provincial de Orellana GPO Directorio Estación Científica Tiputini de la Universidad San Francisco USFQ Directorio de Quito Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico ECORAE - Brigada de Selva No.19 Napo Directorio Federación de Organizaciones Campesinas de Orellana FOCAO Directorio Federación de Comunas Kichwas Unión de Nativos de la FCKUNAE Directorio Amazonía Ecuatoriana Nacionalidad Waorani del Ecuador NAWE Directorio Asociación de Mujeres Waorani de la Amazonía Ecuatoriana AMWAE - Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador CONFENIAE - Organización de Pueblos Indígenas de Pastaza OPIP Directorio Fuente: FOES-REGAL (2008) Adaptado por: CGRR (2011) 17
  18. 18. CAPÍTULO II: Análisis de las presiones de la RBYIndustria petroleraA través del enfoque general de actores y de relaciones de poder, que presentamos en elcapítulo anterior, identificamos que las políticas de desarrollo del Estado ecuatoriano primansobre las políticas de conservación. Es decir, que la extracción de los recursos naturales norenovables, constituye el eje estructurador del espacio en la RBY, y la conservación semantiene incompatible en ciertos intersticios sobrantes del territorio. Es por esta razón, quehemos considerado a esta presión como la primera y la principal, dentro de la propuesta decontrol y vigilancia. Y que, como veremos más adelante, de las actividades de la industriapetrolera se desencadenan otras presiones, que interactúan entre sí.Justamente afirmamos que la industria petrolera es la presión principal porque los bloquespetroleros en la RBY, ocupan más de la mitad de su territorio en superficie, el 65,26%, y el50,30% en el PNY. Además, los bloques dentro de la RBY representan casi la tercera parte detotalidad de la actividad petrolera en el país (FOES-REGAL, 2008:106). Los bloques petrolerosque actualmente operan en la RBY son: 15 Tabla 4: Bloques petroleros que operan en la RBY No. Bloque petrolero Empresa operadora 1 Bloque 7 Petroamazonas EP 2 Bloque 10 Agip Oil 3 Bloque 14 PetroOriental S.A. 4 Bloque 15 Petroamazonas EP 5 Bloque 16 Repsol-YPF 6 Bloque 17 PetroOriental S.A. 7 Bloque 21 Petroamazonas EP 8 Bloque 31 Petroamazonas EP 9 Bloque ITT EP Petroecuador Fuente: www.mrnnr.gob.ec Elaborado por: CGRR (2011)Es decir, son tres empresas privadas (Repsol-YPF, PetroOriental S.A. y Agip Oil) y dos empresasestatales (Petroamazonas EP, EP Petroecuador)16 que se encargan del funcionamiento de laindustria petrolera en el territorio de la RBY.A más de identificar, los bloques petroleros que operan en la RBY, creemos convenienteconocer cómo es la distribución de la actividad petrolera en los cantones que conforman laRBY. En la tabla siguiente podemos observar los cantones en donde mayormente seconcentran los pozos petroleros.15 En esta tabla falta incluir algunos campos petroleros, como por ejemplo el Campo Auca operado por EP Petroecuador, y tambiénalgunos campos marginales. Pero en este caso, hemos identificado únicamente las actividades más representativas dentro de laRBY, en cuanto a la industria petrolera.16 Podrían considerarse como dos empresas estatales diferentes, en vista que entre las dos no hay relación en los ámbitos técnicoy administrativo, principalmente (Entrevista 02, realizada el 01 de abril de 2011). 18
  19. 19. Tabla 5: Distribución de los pozos petroleros dentro de la RBY Provincia Cantón Porcentaje (%) Sucumbíos Cuyabeno 17 Napo Tena 16 Orellana Aguarico 16 Pastaza Pastaza 16 Arajuno 15 Sucumbíos Shushufindi 13 Orellana Orellana 7 Fuente: FOES-REGAL (2008) Adaptado por: CGRR (2011)Esta información constituye nada más una referencia, en vista que la industria petrolera –como lo veremos más adelante-, a más de pozos petroleros, se compone por otrasinstalaciones que pueden abarcar áreas muy grandes, como es el caso de los oleoductos ypoliductos. Esta situación depende de la definición de las poblaciones del área de influencia decada campo petrolero, en su correspondiente bloque.17 Así podremos conocerverdaderamente con qué poblaciones las empresas petroleras tienen responsabilidad directa,según haya fijado con la autoridad ambiental.Fases de la industria petrolera y su gestión ambientalAhora bien, conocemos quienes son los encargados actuales y directos de los bloques, pero¿cómo es el proceso?, ¿qué actividades son las que componen la industria petrolera? Siqueremos tomar medidas para prevenir los impactos de esta industria, debemos primeroconocer cómo opera, al menos en términos generales, y en especial, diferenciar a cada una desus fases. En otras palabras, diríamos que debemos hablar el mismo lenguaje. Para elloharemos una breve revisión en función de lo planteado en el Reglamento Sustitutivo delReglamento Ambiental para las Operaciones Hidrocarburíferas en el Ecuador (RAOH).18Entonces, el reglamento mencionado, plantea seis fases en la operación técnica de la industriapetrolera:19 a) Prospección geofísica: constituye la fase de recolección de información del subsuelo que permite conocer la distribución de las formaciones geológicas con posible acumulación de hidrocarburos. b) Perforación exploratoria y de avanzada: en esta fase se dispone de un conjunto de técnicas que permiten ubicar y detectar en el subsuelo formaciones geológicas con posible acumulación de hidrocarburos. c) Desarrollo y producción: primero se ejecutan los trabajos necesarios para desarrollar los campos descubiertos y ponerlos en producción. A partir de allí inicia la explotación17 El contar con la información actualizada de las poblaciones de las áreas de influencia de los campos petroleros en cada bloqueque opera en la RBY, es un elemento fundamental e indispensable para poder plantear acciones coordinadas entre los actoresinvolucrados, para prevenir y mitigar los impactos socioambientales de esta industria.18 Registro Oficial No. 265, martes 13 de febrero de 2001.19 Tomamos como referencia las descripciones de las fases del glosario del RAOH. 19
  20. 20. del crudo, para la producción de petróleo, que culmina con el abandono del campo petrolero. d) Industrialización: corresponde principalmente a la separación física, térmica y química de petróleo crudo en sus fracciones de destilación mayores para producir productos y derivados de petróleo que pueden ser comercializados directamente o usados como materia prima en otras industrias. En este caso, nos referimos principalmente a la refinación. e) Almacenamiento y transporte de petróleo y sus derivados: el petróleo y/o sus derivados producidos son almacenados y transportados hasta estaciones de producción y almacenamiento, por medio de oleoductos y poliductos. f) Comercialización y venta de derivados de petróleo: una vez almacenados, el petróleo y/o sus derivados son comercializados, tanto al interior del país como fuera.Estas fases corresponderían a un proceso completo de la industria hidrocarburífera, desde elestudio para la obtención del petróleo, su producción, procesamiento, transporte hasta sucomercialización. Pero en los bloques petroleros que operan en la RBY no se lleva a cabo elproceso completo, sino que llega únicamente hasta el transporte del petróleo, listo para sercomercializado. Por lo tanto, no contempla la industrialización y la comercialización. Así, pararesumir el proceso de la industria petrolera que se desarrolla en la RBY, podríamos considerartres actividades básicas. 1) Perforación: una vez que se ha determinado que las formaciones geológicas son óptimas a través de la prospección física, el siguiente paso consiste en ubicar y detectar en el subsuelo las formaciones geológicas con posible acumulación de hidrocarburos, por medio de la perforación del subsuelo con técnicas y equipos especializados. Al determinar que las características de las formaciones son óptimas para obtener petróleo, se inicia la producción. En este proceso, se identifican tres tipos de pozos, que van consecutivamente en la fase de perforación:  Pozo exploratorio: aquel que se perfora para verificar las posibles acumulaciones de hidrocarburos entrampados en una estructura detectada por estudios geológicos y geofísicos.  Pozos de avanzada: aquel que se perfora luego de haberse descubierto entrampamientos de hidrocarburos en una o varias estructura con el fin de delimitar el o los yacimientos.  Pozo de desarrollo: aquel se perfora en un campo hidrocarburífero con el propósito de realizar la explotación de sus yacimientos. 2) Producción: consiste en la obtención del crudo del subsuelo, una vez que se ha determinado que los pozos explorados son productivos. Esta fase requiere de una infraestructura física fija y de equipos y materiales especializados para el almacenamiento y separación física del crudo, en petróleo, agua de formación y gas 20
  21. 21. natural. Es decir, cuenta con tanques, bombas, tuberías, válvulas, mecheros, entre otros, que conforman las estaciones de producción. 3) Transporte: el transporte podría considerarse como una parte más de la producción, pero como atraviesa áreas externas a las instalaciones de producción, constituye una fase adicional. Esta fase comprende toda la infraestructura que conecta a los pozos de producción con las estaciones de almacenamiento de petróleo. Es decir, abarca el sistema de tuberías, bombas y válvulas que conduce el petróleo y sus derivados desde el origen (pozos) hasta su destino (estaciones de producción).De este modo, podemos identificar tres fases consecutivas básicas que son comunes a losdiferentes bloques petroleros que operan dentro de la RBY, y que nos ayudarán a comprender,desde la dinámica de esta industria, los impactos propios de cada una de las fases yactividades. Precisamente por esto la normativa ambiental para esta industria planteadistintos requerimientos para la gestión socioambiental aplicables a cada una de sus fases. Sinembargo, esto no asegura que la prevención y el control sean efectivos,20 por ello es necesariocomplementar, mejorar y fortalecer esta gestión ambiental, de tal modo que se reduzca lapresión tan grande sobre la propuesta de conservación que se ha planteado para la RBY, quetan difusa se presenta en la actualidad.Debemos ser conscientes que una de las grandes falencias de la gestión ambientalhidrocarburífera es la no consideración de la participación social. Existe una exclusividad yhermetismo muy grande por parte de las empresas petroleras y la autoridad ambiental queimpide intervenir a las poblaciones y autoridades locales en la prevención de impactos y enplanificación y ordenamiento de sus territorios.21 Éstas únicamente intervienen cuando losproblemas y conflictos se presentan, y se mantienen expectantes en el exclusivo mundo de laactividad petrolera en la Amazonía ecuatoriana. Este aislamiento, entre otras cosas, haconvertido a los estudios de impacto ambiental, planes de manejo ambiental y auditorías “*…+en instrumentos técnicos estériles, despojados de valor social” (Narváez, en Fontaine yNarváez, 2007:50).Otro aspecto de fondo que identifica Narváez (en Fontaine y Narváez, 2007) en la gestiónambiental, es que ésta no es equiparable con la magnitud económica que representa laindustria petrolera. Y por lo tanto, no cuenta con la importancia política necesaria, que debereflejarse en óptimos instrumentos técnicos, jurídicos, económicos y sociales viables y acordescon los esquemas de conservación del PNY y con los territorios indígenas.Con este breve análisis de la gestión ambiental de la industria petrolera intentamos dar cuentadel problema central de la RBY, que tiene que ver con su casi ausente gobernanza ambiental, ytambién, observar aquellas variables que componen esta compleja problemática. Esto nosabrirá la posibilidad de trabajar en acciones pequeñas pero a la vez coordinadas y conectadascon la estructura general del problema. Siguiendo esta premisa, realizamos un esquema de losactores involucrados en el desarrollo de las actividades de la industria petrolera.20 Narváez y Álvarez (2006, en Fontaine y Narváez, 2007:51) señalan que “*…+ la regulación ambiental específica no ha sidosuficiente para contrarrestar los conflictos surgidos a partir del desarrollo de actividades energético-extractivas, las normasatinentes a la materia no satisfacen los requerimientos reales de este tipo de daños”.21 En general, se hablaría de un papel de espectadores el que juegan las poblaciones locales. 21
  22. 22. Mapa de actoresEl análisis de los actores involucrados en el accionar de la industria petrolera en la RBY,representa precisamente la compleja problemática que refrescamos en los párrafos anteriores.En este sentido, partimos del análisis general de las relaciones de poder presentado en elCapítulo II, del presente documento, para así organizar a los principales actores-as queintervienen actualmente en el desarrollo de la industria petrolera y que están involucrados conlo que gira alrededor del petróleo.La identificación de los roles y funciones de los actores en torno a la industria petrolera en laRBY es de gran ayuda para asignar responsabilidades e identificar competencias al momentode planificar, implementar y evaluar acciones para la conservación en la RBY.De acuerdo al mapa de actores22 (ver Anexo 1.A), identificamos que son las instituciones delgobierno central, el MAE, como autoridad ambiental y el Ministerio de Recursos Naturales NoRenovables (MRNNR), como entes reguladores de la industria petrolera, los que estánfacultados y tienen la competencia para impulsar, planificar, regular, controlar, sancionar aesta industria. Estas competencias exclusivas están fortalecidas por la decisión estatal deconsiderar al petróleo como un sector estratégico en la economía nacional. Esta decisiónconsta en uno de los artículos del Código Orgánico de Organización Territorial y Autonomía yDescentralización (COOTAD),23 que plantea lo siguiente: Art. 111.- Sectores estratégicos.- Son aquellos en los que el Estado en sus diversos niveles de gobierno se reserva todas sus competencias y facultades, dada su decisiva influencia económica, social, política o ambiental. La facultad de rectoría y la definición del modelo de gestión de cada sector estratégico corresponden de manera exclusiva al gobierno central. El ejercicio de las restantes facultades y competencias podrá ser concurrente en los distintos niveles de gobierno de conformidad con este Código. Son sectores estratégicos la generación de energía en todas sus formas; las telecomunicaciones; los recursos naturales no renovables; el transporte y la refinación de hidrocarburos; la biodiversidad y el patrimonio genético; el espectro radioeléctrico; el agua y los demás que determine la ley.Por otro lado, están los gobiernos locales que no les quedan más que mantenerse al margende lo que el MAE establece desde planta central en Quito, al menos en lo que tienen que vercon la planificación y evaluación ambiental. Como indicamos, en el análisis de las relaciones depoder en el Capítulo II, el distanciamiento y la descoordinación entre el MAE y los gobiernoslocales, en especial de la provincia de Orellana, es evidente. Esta situación constituye unatraba muy grande para poder abrir la burbuja alrededor de la industria petrolera. Siendo laúnica apertura en el momento que ocurren problemas y conflictos, cuando las autoridadeslocales intervienen para hacer denuncias, acompañar a los-as afectados-as y dar seguimiento ala remediación y compensación. Todo esto ha dado lugar, entre otras cuestiones, a procesosperversos, como el sabotaje a oleoductos y poliductos para inducir derrames de hidrocarburos.En el caso de algunas poblaciones locales, el beneficio es obtener compensaciones y empleo a22 Este mapa de actores fue elaborado a partir del análisis de relaciones de poder planteado por Fontaine (en Fontaine y Narváez,2007), y fue complementado con información del estudio de línea base de FOES-REGAL (2008) y de las páginas de Internet de lasdiferentes instituciones y empresas, y también con información proveniente de entrevistas realizadas entre febrero, marzo y abrilde 2011.23 Registro Oficial No. 303, Martes 19 de octubre de 2010. 22
  23. 23. cambio de los daños ocasionados. Y por parte de ciertas empresas remediadoras, su interés esobtener contratos y proyectos de remediación (Entrevista 02).24Otro aspecto importante en la operación de la industria petrolera, constituye el proceso denegociación para el desarrollo de sus diferentes fases. Nos referimos principalmente a la formade negociación directa que se da entre las empresas petroleras y las poblaciones locales, conuna ausencia notable del Estado, en especial, al regular y normar las formas y tipos decompensaciones económicas pactadas.25 Es decir, “*…+ en la RBY las empresas petrolerascubrieron el vacío dejado por el Estado *…+” (FOES-REGAL, 2008:109). En la mayoría de loscasos bajo la modalidad asistencialista, clientelar y de negociación de prebendas. Estarepresentación es liderada, por lo general, por el departamento de relaciones comunitarias delas empresas petroleras que gestiona las demandas sociales de las poblaciones locales a suvoluntad y discrecionalidad (FOES-REGAL, 2008:109).En ese contexto, la actitud de las poblaciones locales es muy variable y va en función de lascondiciones de vulnerabilidad y fragilidad social. Entonces, aquellas poblaciones con un gradomayor de vulnerabilidad dependerán aún más de las prebendas de las empresas petroleras.Evidenciamos también que este comportamiento varía en cada nivel organizacional. Son lasorganizaciones de base, las que generalmente receptan los perjuicios y dañossocioambientales, mientras que las dirigencias son las que han creado redes político-clientelares y, muchas veces, con conductas éticamente cuestionables (Narváez, 2004 en FOES-REGAL, 2008). Sin embargo, debemos señalar que en muchos conflictos las empresaspetroleras prefieren negociar de manera individual y, en la medida de lo posible, no recurrir alas representaciones sociales para mantener justamente el “perfil bajo”, tan ampliamentedifundido en la jerga petrolera.Ante esta ambigua e inequitativa modalidad de negociación y los múltiples atropellosgenerados, ha surgido una contraparte que se presenta difusa, intermitente y dispersa en laRBY. Muchas ONGs26 ambientalistas y en defensa de los derechos humanos, han puesto sugrano de arena, de muy diferente manera, en la RBY. Se identifican algunas con tendenciasextremas, totalmente opuestas a la industria petrolera, mientras que otras, han encontradociertos ámbitos de integración y adaptación a las condiciones actuales.Principales impactosTal como observamos al inicio de este capítulo, las actividades que conforman las distintasfases de la industria petrolera es muy amplia y diversa, asimismo la gama enorme de impactosque ha generado y continúa generando.27 Aunque de mayor o menor magnitud, de muydiferente complejidad, de corto, mediano o largo plazo, los impactos petroleros son percibidos24 Entrevista 02, realizada el 01 de abril de 2011.25 Al respecto Cisneros (en Fontaine y Narváez, 2007) señala que el MAE se deslinda de responsabilidades cuando las poblacionesindígenas y campesinas aceptan la entrada de las empresas petroleras en sus territorios, sin tomar en cuenta los problemas yconflictos en torno a la delegación de funciones.26 “El traspaso de funciones a la sociedad civil, asumiendo que las ONG son parte de ésta, ha cambiado la situación de los indígenasde una defensa étnica en contra del desarrollo y la integración de prácticas de mera sobrevivencia física” (Cisneros, en Fontaine yNarváez, 2007:172).27 Vale la pena mencionar que las medidas de prevención y mitigación que se han venido aplicando desde la década de los ’90 enla industria petrolera -en cuanto a los impactos sociales-, han terminado produciendo mayores impactos que los pretendenminimizar (Entrix, 2006). 23
  24. 24. inmediatamente por la población local. La cual, de alguna manera, ha desarrollado estrategiasde defensa, compensación, rechazo o en el mejor de los casos prevención. Por ello la lista deimpactos es muy larga, y las interrelaciones entre los procesos generados son largas ycomplejas a la vez. Además, los daños ocasionados han ocurrido en diferentes magnitudes, enlas distintas zonas de la RBY.Así por ejemplo Villaverde et al. (2005) identifica algunos impactos directos como: ruido,infraestructura, contaminación de agua, aire y suelo, por derrames y emisión de gases,deforestación. Otros indirectos: colonización interna y externa no dirigida a lo largo de las víaspetroleras, cacería, pesca y extracción de madera ilegales. Y problemas sociales como elalcoholismo, violencia intra familiar, crimen e inseguridad. Aunque estos impactos seencuentran interrelacionados podemos analizarlos de acuerdo a los diferentes componentesdel medio ambiente. En tal sentido, podríamos considerar un análisis de las afectacionesespecíficas a los procesos de los ecosistemas, especialmente los ciclos bio-geoquímicos, flujosde energía y productividad. Y, además, debemos tomar en cuenta las implicaciones de lasdiferentes fases de la industria petrolera en el medio socioeconómico y cultural.28A partir del mar de impactos atribuidos a la industria petrolera, procedimos a seleccionaraquellos más representativos que nos serían de utilidad para desarrollar las estrategias decontrol y vigilancia, desde un enfoque que se acerque a la prevención socioambiental. Paraesta selección hemos empleado ciertas percepciones y resultados recopilados en el estudio deFOES-REGAL (2008), y también información del Estudio de impacto y plan de manejo ambientaldel bloque 31, desarrollado por Entrix (2006). En este sentido, seleccionamos los siguientesimpactos como los más importantes para desarrollar las estrategias de control y vigilancia: Tabla 6: Principales impactos de la industria petrolera en la RBY No. Impacto 1 Contaminación de cuerpos de agua y suelos. 2 Cambios en el uso del suelo. 3 Incremento de la conflictividad social. 4 Mayor exposición a factores de riesgo. 5 Desequilibrio en el sistema alimentario. 6 Intensificación de procesos de aculturación. Elaborado por: CGRR (2011)Impacto 1: Contaminación de cuerpos de agua y suelosÉste es posiblemente el impacto más evidente reconocido tanto por la población local comoexterna de la RBY, y se atribuye mayormente a derrames de petróleo. Bueno, si hablamos delimpacto contaminación de agua y suelo, las fuentes de contaminación son diversas, éstasdependerán de la fase en la se encuentra la operación del campo petrolero. Es cierto, que lafuente más grande, en magnitud y peligrosidad, son los hidrocarburos líquidos, sin embargo,existen otras fuentes que también influyen, pero en un rango menor. Por esta razón, es útilidentificar muy bien la fuente de contaminación.28 Reyes Fernando y César Ajamil (2005). Petróleo, Amazonía y capital natural. 24
  25. 25. Para centrarnos en la fuente principal de la contaminación de agua y suelo, consideramos a lasfugas y derrames ocasionados en los sistemas de producción y de transporte. Es decir, en lasactividades de extracción, separación, transporte y almacenamiento de hidrocarburos. Por lotanto, tendremos como principales fluidos: crudo,29 petróleo y agua de formación.30Para dimensionar un poco el problema de los derrames y la posterior contaminación decuerpos de agua y suelos, presentamos, a continuación, una tabla que resume en cifras laproblemática en los últimos años. Tabla 7: Estadísticas referenciales de derrames de petróleo de las empresas públicas y privadas Empresa No. de derrames Volumen (BBL) Período Fase de producción y transporte Petroecuador 399 11.587 Privadas: Perenco: 34% 59 22.700 2004-2007 OXY: 10% SIPEC: 10% Total Amazonía 458 34.287 Fase de transporte Petroecuador: SOTE: 61% - 12.971 2004-2008 Poliductos: 39% Fuente: FOES-REGAL (2008) Adaptado por: CGRR (2011)Con estas cifras, aunque referenciales, podemos deducir que cada tres días se produjo underrame en la Amazonía en ese período, sin contar los derrames ocurridos en el SOTE31 y en elsistema de poliductos (FOES-REGAL, 2008). Vemos, entonces, que los derrames en la industriapetrolera son muy comunes. Pero ¿qué entendemos por derrame? Primero, recurramos a ladefinición establecida en la normativa aplicable. Según el RAOH un derrame es el “*…+ escapede hidrocarburos producido por causas operacionales imprevistas o por causas naturales, hacialos diversos cuerpos de agua y suelos”. El derrame es considerado un tipo de riesgo, en vistaque es una condición latente o potencial y su grado depende de la intensidad posible de laamenaza (factores externos) y los niveles de vulnerabilidad existentes (factores internos). Lainteracción entre amenaza y vulnerabilidad es lo que origina el riesgo y su magnitud, por ellosu condición dinámica y cambiante. En otras palabras, los derrames son eventos contingentesy pueden presentarse en diferentes magnitudes, desde accidentes menores hasta catástrofes(Díaz, 2005).Cuando hablamos de vulnerabilidad, nos referimos esencialmente a las características y a lasensibilidad de las condiciones biofísicas y socioeconómicas de las zonas cercanas o por dondecruza una línea de flujo, o cercanas a una estación de producción petrolera. Pero a nadie le vaa gustar tener un derrame en su propiedad o cercana a ella, y creemos que ningún sitio, pormás degradado que esté, podría estar preparado para receptar un derrame. Claro que en29 “Crudo: Mezcla de petróleo, gas, agua y sedimentos, tal como sale de las formaciones productoras a superficie” (RAOH, R.O. No.265).30 “Agua de formación: Agua que se encuentra conjuntamente con el petróleo y el gas en los yacimientos de hidrocarburos. Puedetener diferentes concentraciones de sales minerales.” (RAOH, R.O. No. 265). Adicionalmente, su temperatura es muy alta.31 Sistema de Oleoducto Transecuatoriano. 25
  26. 26. términos operativos y legales las empresas petroleras deben tener mucho más cuidado en laszonas ecológicamente sensibles.Ahora bien, el alcance geográfico de un derrame en un ambiente acuático puede ser muygrande, y en puntos muy alejados, se hace más difícil determinar el origen y, por lo mismo, elnivel de responsabilidad de las empresas petroleras. En correlación con esto, los técnicos de laNAWE han identificado indicios de contaminación en áreas muy alejadas a las instalacionespetroleras. Asimismo, señalan que “*…+ casi todos los ríos principales de la RBY estáncontaminados con la excepción del río Curaray”32 (Bryja, 2009 en Bajaña y Narváez, 2009:173).En el siguiente mapa –tomado del mismo estudio-, podemos ver la distribución de losprincipales ríos que han sido afectados por derrames de la industria petrolera, desarrollado apartir de un modelo espacial de evaluación. Mapa 3: Influencia de derrames petroleros dentro de la RBY Fuente: Bryja (2009) en Bajaña y Narváez, (2009)De manera adicional, a partir de un extracto del estudio de FOES-REGAL (2008:112), queremospresentar una pequeña muestra de la vulnerabilidad, y las consecuencias y formas deexpresión de la contaminación del recurso agua en las poblaciones indígenas de la RBY. La contaminación del agua “creada por las empresas”, es un problema común percibido por las comunidades waorani, kichwa y shuar. Las mujeres indígenas aceptan esa contaminación, y ante la falta de conocimiento sobre los peligros reales de consumir agua contaminada, acaban por convalidar el envenenamiento del agua como algo habitual a lo que debe acostumbrarse su familia. Ellas están en permanente contacto con el agua: lavan la ropa, bajan al río para que los niños se bañen, preparan la chicha. Los derrames de petróleo por obsolescencia del oleoducto, así como por roturas intencionales y fallas en el manejo de las instalaciones, son frecuentes. A la contaminación provocada por los derrames al aire, suelo, a los ecosistemas acuáticos, a la flora y la fauna, deben sumarse los problemas sobre la salud humana, y sus efectos sobre las actividades productivas (turismo, empleo, construcción, etc.) y sociales (desplazamiento forzado de población).32 Entre los más afectados se tiene a los ríos Shiripuno, Tiwino, Cononaco, Tiputini, Yasuní, Nushiño, Indillama, Tivacuno,Pindoyacu, Blanco, Aguajal, Huamayacu, Yanayacu, Jivino (Bryja, 2009 en Bajaña y Narváez, 2009). 26
  27. 27. Así nos damos cuenta que las implicaciones del problema son grandes, y que los grupos demujeres y niños son los más expuestos, y por lo mismo, afectados. Y en muchos casos, losvarones adultos que están vinculados con las empresas petroleras, no perciben directamenteeste problema de contaminación, pero al mismo tiempo están expuestos a otro tipo de riesgosde la industria petrolera.Por otro lado, la amenaza del riesgo de derrames, constituye el estado en el que se encuentranlas instalaciones y equipos petroleros, y el proceso de operación y mantenimiento de losmismos. En la siguiente tabla resumimos las principales amenazas que podríamos tener dentrode un sistema de producción y transporte de hidrocarburos. Tabla 8: Principales amenazas que inciden en la ocurrencia de un derrame por hidrocarburos Aspectos del sistema de Fallas más comunes producción y transporte Sin soportes de aislamiento.Emplazamiento de las líneas de Con soportes de aislamiento no adecuados (madera).flujo Inadecuado diseño en puntos de esfuerzo (curvaturas y desniveles). Superficiales sin protección catódica.Estado de las líneas de flujo Enterradas sin protección catódica. Desgaste por corrosión.Mantenimiento del derecho de El derecho de vía no está permanentemente visible.vía No se realiza un recorrido constante de los derechos de vía.Mantenimiento preventivo de las No se realiza un análisis periódico de espesores de líneas.líneas de flujo No se reemplaza la tubería en mal estado. Válvulas en mal estado y sin las especificaciones técnicasVálvulas de control establecidas en la normativa ambiental.Sistema de detección de fugas en No se cuenta con un sistema de detección de fugas.el sistema de transporte Deficiente detección de bajas de presión. No se ha difundido el plan de contingencias en las poblaciones del área de influencia. No se cuenta con un sistema abierto de comunicación y monitoreo con las poblaciones locales.Plan de contingencias No se cuenta con la participación de entidades de apoyo como: Defensa Civil, Bomberos, Cruz Roja, Militares, GADs. No se realizan capacitaciones, ni simulacros de manera permanente. Fuente: Díaz (2010) y trabajo de campo CGRR (abril 2011) Adaptado por: CGRR (2011)A partir de estas fallas identificadas como principales,33 podemos plantear medidas necesariaspara prevenir la ocurrencia de derrames y/o fugas, o al menos para controlarlos a tiempo, paraasí evitar consecuencias mayores. Vemos que algunas de estas fallas son competenciaexclusiva de las empresas petroleras, en vista que, es parte de sus obligaciones legales cumplircon las especificaciones de la normativa ambiental.33 Por ejemplo, en el periodo 2000 – 2003, en los campos operados por Petroecuador, se registró que las principales causas dederrames fueron la falla de equipos, la corrosión y la negligencia (Reyes y Ajamil, 2005), lo cual tiene correlación con lo queresumimos en la tabla 8. Sin embargo, debemos indicar que la identificación de amenazas y vulnerabilidades debe ser específicade cada zona y de cada instalación petrolera. 27
  28. 28. Hay otras fallas que involucran a las zonas externas a las facilidades y que comprometen elbienestar de las poblaciones locales, por ello es indispensable la intervención y participaciónde éstas en la prevención de la contaminación. Enfatizamos en este aspecto, en el sentido que,hasta el momento el nivel de participación de las poblaciones locales, ha sido mayormente enla etapa de compensación y remediación de derrames. En la mayoría de los casos, es la mismapoblación local, la que identifica y detecta fugas y derrames. Es decir, constituye una parteimplícita, indispensable y, a la vez, no reconocida de los planes de contingencias de lasempresas petroleras.Además debemos reconocer, que algunas de las poblaciones afectadas, han visto en laremediación de derrames una forma de incrementar sus ingresos a través de la vinculaciónlaboral con la empresa petrolera. De manera complementaria, las compensacioneseconómicas recibidas por los derrames también han sido percibidas, como una oportunidad.34Por lo tanto, observamos un círculo vicioso en la gestión de derrames, que podría abarcarincluso acciones intencionales para provocar derrames en las líneas de flujo, para así abrir elnegocio de la remediación.Impacto 2: Cambios en el uso del sueloEste impacto abarca un sin número de acciones y cambios que están concatenados entre sí,por ello hemos considerado su agrupación. En un sentido muy general, nos referimos a laimplantación de las instalaciones petroleras (en todas sus fases) en territorios de poblacionesindígenas y campesinas en la RBY. Esto conlleva, en primera instancia, la etapa constructiva:deforestación del área, adecuación del terreno, construcción de vías de acceso y de facilidades(dependiendo la fase petrolera); y, de manera consecutiva, la etapa de operación: perforación,producción y transporte de hidrocarburos.En resumen, nos referimos a la atribución de derechos de uso sobre territorios indígenas ycampesinos, por parte de las empresas petroleras, para la normal ejecución de sus actividades.Es decir, queremos enfocarnos en el salto enorme que se da en el ambiente amazónico, de unaeconomía de subsistencia de los recursos del bosque a una extracción industrial de recursos,basada en la obtención de la mayor rentabilidad. En consecuencia, los aspectossocioambientales más afectados serían los ecosistemas naturales, desde un punto de vistaecológico, y desde un enfoque socioeconómico y cultural, las economías de subsistencia ysistemas agro-productivos de las poblaciones locales.Únicamente para observar una de las consecuencias del cambio en el uso del suelo,presentamos algunos datos de la deforestación, atribuida a la industria petrolera, en laAmazonía ecuatoriana: En términos de recursos forestales, la explotación de petróleo ha significado la pérdida de 6 millones de hectáreas de bosques primarios donde están operando las concesiones. Cada pozo exploratorio supone despejar un área de 4 ha para la construcción de la plataforma de exploración (Villaverde, 2005: 145). Además de la deforestación directa provocada por el petróleo, la construcción de caminos para tener acceso a sitios remotos34 Entrevista 02, realizada el 01 de abril de 2011. 28
  29. 29. en donde hay petróleo, abre las puertas a la extracción de árboles y biodiversidad (FOES- REGAL, 2008:113-114).Otro aspecto significativo, constituye la apertura de vías de acceso, que también generanconsecuencias importantes, como la colonización interna y externa, y el incremento yexpansión de actividades agropecuarias y extractivas como la cacería, pesca y tala. Las víasdonde se han generado los mayores impactos son: Auca, Yuca, Zorros, Puma, Pindo, Armadillo,Maxus (Villaverde et al., (2005). En esta última, existe cierto tipo de vigilancia por parte deRepsol-YPF, pero de todos modos, se han registrado algunas de las consecuenciasmencionadas.Así vemos que el cambio en el uso del suelo constituye un tronco central, del cual sedesprenden algunos impactos adicionales, que serán abordados explícitamente en la otrapresión considerada para la RBY en esta propuesta.Impacto 3: Incremento de la conflictividad socialPara este impacto nos referimos puntualmente a los procesos de negociación, compensación eindemnización que se dan entre las empresas petroleras y las poblaciones de las áreas deinfluencia. En tal sentido, se evidencian conflictos entre las poblaciones locales y las empresas,y también al interior de las poblaciones y organizaciones sociales. Este proceso es conocido,dentro del ámbito petrolero, como relaciones comunitarias, y está representado por undepartamento tanto en campo, como en las oficinas en Quito.Los conflictos entre las empresas y las poblaciones locales han surgido en torno al conflicto deintereses por el uso del territorio, así resaltan casos de expropiaciones a favor de petroleras. Yotros, en los que las empresas entregaban obras o recursos económicos a las poblacioneslocales para que no obstaculizaran el desarrollo de las actividades planificadas. En general,Villaverde et al., (2005) señala que las relaciones entre petroleras y la población local estánmarcadas por una mutua desconfianza, en la que, cualquier motivo, por mínimo einsignificante que sea, es causa de nuevos conflictos.Ahora bien, los conflictos, en general en la Amazonía, corresponden a dos modalidades: laprimera relacionada con los impactos socioambientales generados por las actividadespetroleras, y la otra por los derechos a compensaciones e indemnizaciones por lasafectaciones causadas. Algo que es importante señalar es que la segunda modalidad, puedeabarcar dos momentos de generación de conflictos, el primero originado al inicio del procesode negociación y el otro en la distribución de recursos, como parte de las compensaciones eindemnizaciones. Este último, particularmente, ha dado lugar a inequidades al interior de laspoblaciones afectadas y, de manera externa, con otras poblaciones (Entrix, 2006). Usualmente los conflictos suponen una constante de aceptación y desconocimiento de convenios, medidas de hecho y, ocasionalmente, el recurso de intervención de las organizaciones regionales. Entre los factores que terminan por profundizar o producir conflictos están las negociaciones con criterios heterogéneos, ocultamiento de información, convenios compensatorios/indemnizatorios inequitativos, el incumplimiento de acuerdos, la aplicación de medidas coercitivas o el trato discriminatorio (Entrix, 2006:6- 43). 29
  30. 30. Las indemnizaciones y compensaciones económicas “*…+ introducen una lógica individualistaque mina la estructura social comunitaria basada en mecanismos de reciprocidad, parentesco,solidaridad” (Entrix, 2006:6-43). Esta situación se refiere principalmente a las poblacionesindígenas, que en cierto modo, intentan mantener el sentido comunitario. Caso contrario, conlas poblaciones campesinas, en donde la negociación, desde un inicio, tiene características debeneficio individual (Villaverde et al., 2005).A consecuencia del incremento desmesurado de los niveles de conflictividad, al interior de laspoblaciones y organizaciones sociales, se han identificado ciertas divisiones y también laconformación de nuevas organizaciones. Adicionalmente, por la vinculación laboral, comoparte de las indemnizaciones y de otro tipo de recursos económicos, al interior de lascomunidades, en especial indígenas, se han identificado indicios de diferenciación social. Asíen el caso de la población waorani, existen intermediarios, que son quienes interpelan ante laspetroleras y, a la vez, legitiman y consolidan su autoridad con el resto de la comunidad. En elcaso de la población kichwa esta situación es menos evidente (Entrix, 2006).Impacto 4: Mayor exposición a factores de riesgoAl revisar las categorías de residuos del Convenio de Basilea,35 identificamos que el petróleo ysus derivados están catalogados como peligrosos. Específicamente, dentro de la categoría A3:Desechos que contengan principalmente constituyentes orgánicos, que puedan contenermetales y materia orgánica. Con esto podemos tener una idea de los riesgos toxicológicos a losque están expuestas las poblaciones de las áreas de influencia de los campos petroleros ytambién el personal que labora al interior de éstos.36 A esto se suman los riesgos mecánicos,térmicos, eléctricos y demás, característicos de las diferentes fases de la industria petrolera.37Ante esta realidad, nace la necesidad de implementar medidas de prevención y controlambiental y también medidas de seguridad industrial y salud ocupacional. Este enfoquepreventivo y de control empezó a ponerse en práctica, en la industria petrolera ecuatoriana,en la década de los años ’90.En décadas anteriores, el riesgo era aún mayor porque las medidas de prevención, control yregulación eran casi ausentes. Justamente un estudio que muestra las consecuencias es elInforme Yana Curi, que “*…+ hace un análisis sobre la presencia de cáncer en la población de lazona de influencia del bloque que manejó el consorcio CEPE-Texaco” (Villaverde et al.,2005:155). “El problema central estaría vinculado con la exposición a los componentes tóxicosdel petróleo a través de inhalación, absorción dérmica o ingestión” (Entrix, 2006:6-41).Por otro lado, en el estudio de FOES-REGAL (2008:114) se presentan otros resultados quedemuestran algunas afectaciones a la salud, y que a la vez refuerzan la concepción delinsuficiente manejo ambiental actual.35 El Convenio de Basilea trata sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación yfue adoptado por la conferencia de plenipotenciarios el 22 de marzo de 1989, y entró en vigor el 5 de mayo de 1992. El Estadoecuatoriano es parte de este convenio.36 Dentro del personal de las empresas petroleras, también debemos considerar a los trabajadores kichwa, waorani y campesinosque están expuestos a estos riesgos laborales.37 En la página de la Organización Panamericana de la Salud – Colombia, se pueden encontrar algunos estudios que confirman losriesgos de la industria petrolera, en especial para sus trabajadores. Disponible en: http://www.col.ops-oms.org/saludambiente/SOIP/Chater.htm 30
  31. 31. Un estudio de la Unión de Promotores Populares de Salud de la Amazonía Ecuatoriana determinó que la gente que vive en áreas petroleras presenta tasas de desnutrición y mortalidad infantil mayores que el resto de la población (citado por Martínez, 2006: 195). Al mismo tiempo, las muertes por cáncer en esta población son tres veces más altas que la media nacional (12%) y cuatro veces superiores a Orellana (7,9%) (Maldonado y Narváez, citado por Martínez, 2006: 196). Por último, se ha demostrado también que existe un riesgo de abortos espontáneos 3,34 veces más alto en las mujeres que viven en comunidades expuestas a los compuestos químicos del petróleo (San Sebastián, 2005).Cabe indicar que los derrames sería la fuente más grande por la cual las poblaciones localestendrían contacto con los hidrocarburos. Además, de los gases producto de la volatilización yquema de hidrocarburos en las estaciones de producción y almacenamiento.Otra afectación importante constituye el ruido que está presente en todas las fases de laindustria petrolera, pero en diferentes magnitudes. Podríamos afirmar que en la etapa deconstrucción y en la fase de perforación los niveles de ruido son más elevados y a la vezmolestos para las poblaciones aledañas. En estas fases, es importante tener en cuenta,además, el polvo generado por el constante traslado de vehículos y maquinaria pesada.Impacto 5: Desequilibrio en el sistema alimentarioEste impacto es más claro en las poblaciones indígenas, en vista que muchas comunidades aúndependen de la cacería y pesca de subsistencia, recolección de frutos, y de lo producido en laschacras. Por lo tanto, al reducir el tiempo dedicado a estas actividades por la influencia de laactividad petrolera, por la vinculación laboral, los varones descuidan temporalmente la caceríay la pesca. Y de manera complementaria, al incrementar los ingresos económicos provenientesde la remuneración laboral, las familias reemplazan en parte su alimentación tradicional porproductos procesados.El resultado de estos cambios, aunque muchas veces ignorados, genera un desbalance en ladieta de las poblaciones indígenas, y afecta, primordialmente a los grupos más vulnerables,niños y niñas.Impacto 6: Intensificación de procesos de aculturaciónLos impactos revisados anteriormente, no son más que un reflejo de alteraciones de losaspectos culturales, particularmente de los pueblos indígenas. En vista que los factoreseconómico y político están íntimamente ligados con lo cultural. Además, debemos señalar quelas culturas están en permanente cambio, y atraviesan por procesos muy complejos detransformación. Entonces, al hablar de aculturación, partimos de que las presiones externasconducen a la represión y anulación de formas actuales propias de cultura, considerando lasensibilidad de los grupos indígenas. En cambio, al producirse una asimilación equilibrada delos nuevos elementos, reconocemos a la transculturación (Entrix, 2006).Bajo este marco conceptual citamos lo desarrollado, en cuanto a las nacionalidades kichwa ywaorani, en el estudio de Entrix (2006:6-46).Para el caso de la población kichwa: 31
  32. 32. La etnia kichwa de la Amazonía constituye el grupo indígena con mayor nivel de contacto con la sociedad nacional. Esto ha producido un proceso permanente de transculturación que ha permitido asimilar fenómenos culturales externos. Es común que la valoración de la pervivencia de elementos culturales se enfoque en aspectos formales (vestimenta, ritualidad, producción artesanal, etc.); sin embargo, aquella pervivencia radica en el mantenimiento de estructuras de relaciones sociales. En ese sentido, la permanencia del estatuto organizativo que tiene el ayllu pone de manifiesto los mecanismos de continuidad cultural de los kichwa.El caso waorani: *…+ se puede observar que los waorani van constituyendo, dentro de los límites que su situación implica, su propio camino hacia la modernidad por medio de complejas estrategias que tratan de asimilar las nuevas condiciones a su código étnico haciendo posible mantener sus posibilidades identitarias. Pese a ello es un grupo muy sensible a las presiones externas debido al acumulado histórico de contactos que han perfilado un esquema de relaciones con actores externos sobre el que no pueden ejercer un control político.Intensificación y expansión poblacionalAntecedentes de la colonización en la RBYVillaverde et al. (2005) identifica dos hechos claves que incrementaron la colonización38 de laAmazonía ecuatoriana en la segunda mitad del siglo XX. El primero corresponde a laintensificación de las actividades de exploración y explotación petroleras, a partir de 1970, quedinamizó la ocupación de las provincias de Sucumbíos y Orellana, principalmente. El otro tieneque ver con la expedición de leyes, como la Ley de Reforma Agraria, en 1973, y la Ley deColonización de la Región Amazónica, en 1977 y, de manera complementaria, se crea en 1979el Instituto para la Colonización de la Región Amazónica Ecuatoriana (INCRAE). Estas dospolíticas de Estado, generaron una ocupación anárquica del territorio amazónico,particularmente de la zona norte, con el traslado de muchas familias provenientes de distintasprovincias y regiones del país. Los primeros en llegar se ubicaron a los costados de las vías abiertas para la explotación petrolera. Los siguientes se iban ubicando a ambos lados (primera línea) en lotes de aproximadamente 50 hectáreas (250 metros de frente por 2000 metros de fondo). Cuando la primera línea estaba copada, se instalaban detrás formando la segunda línea (o primer respaldo) y así sucesivamente hacia adentro. Las líneas de ocupación podían establecerse también tomando como referencia caminos secundarios (trochas) o ríos y esteros. En la vía Auca, en la parte más ancha, existen ocho líneas de colonización, alcanzando ya el límite del PNY (Villaverde et al., 2005:184).El requerimiento esencial para la legalización de las tierras era trabajarla, es decir, tumbar almenos un tercio del bosque, para así obtener los títulos de propiedad a través del IERAC.39 Enun inicio el IERAC solicitaba que los-as proponentes estén organizados en cooperativas, peropoco tiempo después se legalizaban las tierras individualmente. Esta situación ocasionó eldebilitamiento de esta estructura organizativa. Sin embargo, éstas mantuvieron ciertas38 “Teóricamente la colonización es definida como un proceso a través del cual individuos se asientan, de forman más o menospermanente, en una zona deshabitada o muy poco habitada” (Tamariz, 1991 en Villaverde et al., 2005:183).39 Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización. 32

×