Your SlideShare is downloading. ×
Plan de control y vigilancia Reserva de Biosfera Yasuni
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Plan de control y vigilancia Reserva de Biosfera Yasuni

2,335

Published on

Es un ejercicio de planificación del control y vigilancia en Reservas de Biosfera, las estrategias se ajustan a la realidad de manejo de estas reservas

Es un ejercicio de planificación del control y vigilancia en Reservas de Biosfera, las estrategias se ajustan a la realidad de manejo de estas reservas

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,335
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
65
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Propuesta de control y vigilancia para la Reserva de Biosfera Yasuní Versión para revisión Gonzalo Duerto David Suárez-Duque Tatiana Castillo V. Susan V. Poats CORPORACIÓN GRUPO RANDI RANDI Junio 2011
  • 2. Documento elaborado como parte de los productos del objetivo 1 del Proyecto: “Disminución de laextracción ilegal de especies maderables y de fauna silvestre, con fines comerciales, de la Reserva deBiosfera de Yasuní: generación de alternativas de usos sostenibles de productos maderables y nomaderables del bosque”. Financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para elDesarrollo (AECID).Revisión técnica:Susan V. Poats (CGRR)Sugerimos citar este trabajo así:Duerto, Gonzalo; David Suárez-Duque; Tatiana Castillo V. y Susan V. Poats. 2011. Propuesta de control yvigilancia para la reserva de biosfera Yasuní. Quito: Corporación Grupo Randi Randi.Este documento refleja exclusivamente las opiniones e ideas de sus autores y de la organizaciónresponsable. En ningún caso, representa la opinión de AECID y UICN-TRAFFIC.
  • 3. Tabla de contenidoIntroducción ........................................................................................................................5 Objetivos ................................................................................................................................... 7 General .................................................................................................................................. 7 Específicos ............................................................................................................................. 7 Metodología .............................................................................................................................. 7 Enfoque general de la propuesta .......................................................................................... 7 Esquema metodológico de trabajo ....................................................................................... 8CAPÍTULO I: Situación general de la Reserva de Biosfera Yasuní .......................................... 10 Las reservas de biosfera .......................................................................................................... 10 La reserva de biosfera Yasuní .................................................................................................. 10 Alcance geográfico de la RBY .............................................................................................. 11 Actores que operan en la RBY ............................................................................................. 14 La deficiente gobernanza ambiental de la RBY ................................................................... 15CAPÍTULO II: Análisis de las presiones de la RBY ................................................................. 18 Industria petrolera .................................................................................................................. 18 Fases de la industria petrolera y su gestión ambiental ....................................................... 19 Mapa de actores.................................................................................................................. 22 Principales impactos............................................................................................................ 23 Intensificación y expansión poblacional ................................................................................. 32 Antecedentes de la colonización en la RBY ......................................................................... 32 Mapa de actores.................................................................................................................. 36 Principales impactos............................................................................................................ 36CAPÍTULO III: Lineamientos estratégicos para la RBY .......................................................... 48 Industria petrolera .................................................................................................................. 49 Impacto 1: Contaminación de cuerpos de agua y suelos .................................................... 49 Impacto 2: Cambios en el uso del suelo .............................................................................. 51 Impacto 3: Incremento de la conflictividad social .............................................................. 53 Impacto 4: Mayor exposición a factores de riesgo ............................................................. 54 Impacto 5: Desequilibrio en el sistema alimentario ........................................................... 55 Impacto 6: Intensificación de procesos de aculturación ..................................................... 55 Intensificación y expansión poblacional ................................................................................. 57 Impacto 1: Ocupación espontánea del territorio ................................................................ 57
  • 4. Impacto 2: Conflictos sociales por la tenencia de la tierra ................................................. 65 Impacto 3: Informal e incipiente desarrollo de la actividad agropecuaria ......................... 66 Impacto 4: Presión sobre los recursos naturales ................................................................ 68 Resumen de estrategias .......................................................................................................... 71Capítulo IV: Planeación de actividades operativas .............................................................. 74 Actividades específicas para la presión: industria petrolera .................................................. 75 Actividades específicas para la presión: intensificación y expansión poblacional.................. 77Consideraciones finales ..................................................................................................... 80Bibliografía ........................................................................................................................ 82Anexos .............................................................................................................................. 85 Anexo 1.a: Mapa de actores de la industria petrolera en la RBY ............................................ 85 Anexo 2.a: Mapa de actores en la intensificación y expansión poblacional en la RBY ........... 86 Anexo 2.b: Mapa de actores en la extracción ilegal de madera en la RBY ............................. 89 Anexo 2.c: Algunos impactos asociados a la extracción ilegal de madera en la RBY .............. 90 Anexo 2.d: Mapa de actores en el tráfico de fauna silvestre en la RBY .................................. 91 Anexo 2.e: Algunos impactos asociados al tráfico de fauna silvestre en la RBY ..................... 92 Anexos 3.a: Artículo sobre comercio ilegal de fauna en Orellana .......................................... 93 Anexo 3.b: Género, alternativas productivas y soberanía alimentaria: estrategias políticas para lograr cambios positivos y disminuir la cacería comercial en Yasuní ............................. 94
  • 5. IntroducciónLa Reserva de Biosfera Yasuní (en adelante RBY), durante casi 20 años, ha permanecido débil,estática y casi ausente ante las olas y tormentas que arrasan sus recursos naturales yculturales, y atentan con la tan nombrada ‘megabiodiversidad’ de la Amazonía ecuatoriana. Suzona central, el Parque Nacional Yasuní, ha sido mejor atendida y cuidada, sin embargo, no hansido suficientes los esfuerzos alcanzados, y éstos no han repercutido en sus alrededores. Alrespecto, Villaverde et al. (2005), señala que el alcance de la gestión socio-ambiental de la RBY,por parte del Estado, ha sido limitado, tanto en términos geográficos, como en los ámbitossocioeconómicos y culturales, y en sus mecanismos de participación social.En consecuencia, según estudios previos (Villaverde et al., 2005; FOES-REGAL, 2008), se puedeidentificar en la RBY problemas de contaminación, de escasez de servicios básicos, de exclusiónsocial, de violencia, de inseguridad, de conflictos de tierras, de desempleo, de alteración deecosistemas naturales, entre muchos otros. De esta manera, sin necesidad de revisar losestatutos generales para reservas de biosfera, nos damos cuenta que la conjugación entredesarrollo sustentable y conservación aún está muy lejos en la RBY. No obstante, esto noimpide que empecemos a concebir la conservación, de una manera más amplia e integradoray, al mismo tiempo, consideremos, de una vez por todas, a la RBY en todas sus dimensiones.1Según Fontaine y Narváez (2007), la limitada planificación y gestión en torno a la RBY hastarecientes tiempos, no es más que el reflejo de otras limitaciones en: las capacidadesinstitucionales, financieras, políticas, socio-organizativas, que se dan entre los actoresinvolucrados en el manejo de áreas protegidas. Dichos aspectos, entre otros, conforman lagobernanza ambiental de un área protegida, lo cual refiere a la administración con reglas dejuego, tanto en términos legales como de políticas públicas. Y mientras no aseguremos laparticipación social de los actores en los procesos democráticos, no fomentaremos unagobernanza eficiente (Fontaine y Narváez, 2007). Sin embargo, todo esto implica laconstrucción de una nueva visión, que requiere de grandes esfuerzos tanto en el ámbitoestatal, como a nivel de la sociedad civil, ya que lo que está en juego es el replanteo de larelación entre el Estado y la sociedad (Monteferri et al., 2006).Diversas personas con experiencia en la zona de la RBY han coincidido que la gestión de la RBYdebe considerar como eje dinamizador a las poblaciones que habitan en ella, como aliados-asde la conservación, que hasta la actualidad han aparecido como ‘extranjeros-as en su propiatierra’, mientras que grandes intereses privados y estatales se adueñan de sus tierras(Villaverde, et al., 2005). Esto comprendería, esencialmente, a la sociedad civil y susrepresentaciones, y a las autoridades seccionales y locales que son parte de la RBY.Debemos reconocer, que la construcción de la nueva visión señalada, en parte, ha empezadodesde fines del año 2009. Una primera muestra de cambio provino del Ministerio delAmbiente (MAE), al contratar nuevas personas para el liderazgo de la Dirección Provincial deOrellana, y luego para el mismo Parque Nacional Yasuní (PNY). Estas personas, con experiencia1 Al respecto Villaverde et al., (2005:271) señala: “*…+ la definición de la RBY no sólo es una necesidad impostergable, sino tambiénes la única alternativa para lograr la sostenibilidad del PNY y una conjugación adecuada entre la conservación y el desarrollo”. 5
  • 6. previa de investigación sobre la biodiversidad del Yasuní y con visiones de gestión compartida,participativa, por medio de alianzas con diversos actores locales y regionales, han iniciadocambios en el estilo y enfoque de la gestión ambiental de la RBY.Las acciones y cambios antes mencionados han tenido incidencia también en el comité degestión de la RBY, creado en el año 2001.2 A pesar de su limitada gestión en la gobernanzaambiental de la RBY, en sus primeros años de funcionamiento, el comité se presenta como elespacio estratégico de intercambio, de fomento de futuras alianzas y de propiciar lainvestigación y acción a favor de la RBY. Bajo esta visión, en el periodo 2010 – 2011, poriniciativa del MAE, se ha considerado la participación de los actores sociales del sur de la RBY,que en el pasado no tuvieron mayor representatividad. Una muestra de ello es la participaciónde los gobiernos locales y seccionales de la provincia de Pastaza. Por esta razón, en los dosúltimos años, se ha puesto énfasis en su reconocimiento y legalización, como ente planificadory de vigilancia para la RBY, que posiblemente se concrete en junio de 2011.3Uno de los cambios que se ha emprendido en la RBY, tiene que ver con temas de capacitación.Desde la gestión directa del PNY se ha incorporado un proceso permanente de capacitación-planificación trimestral dirigido a guardaparques del PNY y a otros-as actores sociales fuera delPNY. El proceso abarcó la profesionalización y nivelación técnica del equipo de personas quetrabajan directamente e indirectamente en el control y vigilancia del PNY. La planificación eimplementación de este proceso de capacitación correspondió a una alianza efectiva entre elMAE, Wildlife Conservation Society (WCS) y la Corporación Grupo Randi Randi (CGRR). Cabeindicar, que el trabajo de CGRR es parte del proyecto: “Disminución de la extracción ilegal deespecies maderables y de fauna silvestre, con fines comerciales de la Reserva de Biosfera deYasuní: generación de alternativas de usos sostenibles de productos maderables y nomaderables del bosque (Ecuador)”, financiado por la Agencia Española de CooperaciónInternacional para el Desarrollo (AECID) y la Unión Internacional para la Conservación de laNaturaleza (UICN), en co-ejecución con Fundación Natura.A partir de la ampliación del alcance de las acciones de capacitación, al considerar otros-asactores sociales de importancia para el PNY y para la RBY, consideramos necesario plantearuna propuesta de control y vigilancia para la RBY. En primera instancia, nos centramos enagrupar los aspectos más críticos que afectan actualmente a la RBY -en sus dimensionesecológica, socioeconómica y cultural-, desagregar sus implicaciones e identificar los actoresinvolucrados. Esto nos permitió, encontrar las fuentes generadoras de impacto, a partir de lascuales planteamos ciertas estrategias, desde el punto de vista de la prevención,complementadas con otras, encaminadas al monitoreo y al control socio-ambiental.En resumen, podríamos señalar que esta propuesta no obedece totalmente al significadoestricto de los términos ‘control y vigilancia’,4 sino que se enmarca como un aporte para eldesarrollo de un plan de conservación5 para la RBY.2 Un análisis general del accionar del comité de gestión de la RBY presentamos en el siguiente capítulo.3 Comunicación personal de Santiago Bonilla, responsable del Parque Nacional Yasuní, el 07 de junio de 2011.4 El plan de control y vigilancia, según Arguedas (2009) constituye una parte de la gestión de un área protegida y tiene que ver,esencialmente, con “*…+ el análisis y planificación de las acciones policiales relacionadas con el tema de atención, prevención yseguimiento de los actos ilícitos”. 6
  • 7. Por lo tanto, la intención de esta propuesta es ofrecer una mirada integral de las principalespresiones a las cuales está expuesta la RBY, los actores involucrados y las posibles medidas quepodrían prevenir los efectos en los medios biofísico, socioeconómico y cultural. Es decir, coneste documento intentamos complementar y mejorar la gestión hacia fuera del PNY.Esta propuesta de control y vigilancia de la RBY, al igual que el programa de capacitación,forma parte del proyecto “Disminución de la extracción ilegal de especies maderables y defauna silvestre, con fines comerciales de la Reserva de Biosfera de Yasuní: generación dealternativas de usos sostenibles de productos maderables y no maderables del bosque(Ecuador)”, financiado por AECID y UICN, en co-ejecución con Fundación Natura.Adicionalmente, debemos señalar que este documento constituye la continuación y elcomplemento del Diagnóstico de control y vigilancia de la RBY, presentado en noviembre delaño pasado.ObjetivosGeneralDesarrollar una propuesta de control y vigilancia para la Reserva de Biosfera Yasuní.Específicos  Caracterizar las principales presiones que afectan a la Reserva de Biosfera Yasuní.  Identificar los actores involucrados en las presiones estudiadas.  Plantear medidas generales para prevenir y/o controlar los principales impactos identificados.MetodologíaEnfoque general de la propuestaEn el proceso de construcción de la nueva visión de la conservación, que indicamosanteriormente, es en el que justamente desarrollamos esta propuesta. Propiciamos, entonces,el salto del enfoque sesgado de la biología y la ecología, que han distorsionado la esencia ypotencialidades de la gobernanza ambiental, hacia uno más inclusivo apegado alordenamiento territorial, regional y local, que reconozca la necesidad de intervenir, de maneradirecta, en los procesos de la actividad extractiva petrolera.6Una de las cuestiones principales que planteamos fue las relaciones de poder que se juegan enla RBY, los intereses y sus implicaciones. Esto nos llevó a identificar los vacíos evidentes en lagestión del PNY y sus alrededores. Uno de ellos es la industria petrolera, que si bien es un ejeestructurador del territorio de la Amazonía norte, pasa desapercibida en la planificación ygestión de la conservación de los recursos naturales en el PNY y en la RBY. Por ello el primeraspecto fue justamente analizar las implicaciones en torno a la industria petrolera.5 Este plan obedece, en parte, a la metodología planteada por The Nature Conservancy, en su texto Manual de Planificación parala conservación de áreas.6 En función de lo planteado por Cisneros (en Fontaine y Narváez, 2007). 7
  • 8. Complementario a este aspecto, están las poblaciones locales, cuyas necesidades y dinámicas,tampoco figuran o al menos aparecen muy difusos e incompletos en los procesos deplanificación y gestión de la conservación. De ahí que los procesos de crecimiento y expansiónpoblacional en la RBY, han sido parte imprescindible de esta propuesta.Esquema metodológico de trabajoLa metodología empleada se fundamentó inicialmente en el plan de conservación de áreas,desarrollado por The Nature Conservancy (TNC),7 que se compone de cuatro aspectosfundamentales: 1) establecimiento de prioridades, 2) desarrollo de estrategias, 3) toma dedecisiones, y 4) medición del éxito. Aunque esta metodología tiene una tendencia másecológica, nos ha servido como punto de partida inicial.Por lo tanto, el primer punto de establecimiento de prioridades, lo adaptamos y tradujimos a ladeterminación de las principales presiones a las que está sometida la RBY. Consideramos que,en general, toda la RBY debe ser atendida, al ser parte importante de la Amazonía ecuatorianay poseer “*…+ una reserva bio-genética inconmensurable y una riqueza cultural conformadapor nueve grupos etnolingüísticos, que representan un tercio de la población regional.”(Fontaine y Narváez, 2007:21). No haría falta enumerar el listado de especies de anfibios,mamíferos, plantas y, por supuesto, la riqueza cultural y los servicios ambientales que proveela RBY al país y al mundo, para comprender su importancia.Las presiones en las cuales se trabajó fueron las siguientes:  Presión 1: Industria petrolera.  Presión 2: Intensificación y expansión poblacional.En éstas se desarrolló la identificación de actores y la desagregación en impactos y fuentes deimpacto (causas).Posteriormente, consideramos el segundo aspecto de la metodología de TNC, que es eldesarrollo de estrategias. En este caso, partimos del análisis de presiones realizado, paraplantear estrategias en función de las fuentes de impacto. Luego, determinamos los aspectosmás importantes a tener en cuenta en cada una de las estrategias y también las principalesresponsabilidades y competencias, para su implementación y evaluación. En este últimopunto, un aspecto fundamental fue la determinación de competencias de los GobiernosAutónomos Descentralizados (GADs), establecidas en el Código Orgánico de OrganizaciónTerritorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD).En función de las estrategias generales planteadas para cada una de las presiones analizadas,desarrollamos aquellas de carácter más operativo. Esta desagregación de las estrategiascontempló la definición de actividades, mecanismos de verificación, responsables y zonasprioritarias dentro de la RBY. Para esta labor empleamos y adaptamos ciertos planteamientosdesarrollados por Arguedas (2009), que nos ayudaron a profundizar, en cierta manera, loslineamientos estratégicos generales iniciales. De este modo, a partir del análisis general depresiones de la RBY y del planteamiento de estrategias generales, construimos una planeación7 Aunque esta metodología tiene una tendencia más ecológica nos ha servido como punto de partida inicial. 8
  • 9. inicial, conformada por acciones específicas, en función de las zonas prioritarias generales dela RBY.De acuerdo con los pasos metodológicos señalados, la propuesta de control y vigilancia secompone de los siguientes capítulos:  Capítulo I: Situación general de la RBY.  Capítulo II: Análisis de las presiones de la RBY.  Capítulo III: Lineamientos estratégicos para la RBY.  Capítulo IV: Planeación de actividades operativas. 9
  • 10. CAPÍTULO I: Situación general de la Reserva de Biosfera YasuníLas reservas de biosfera8A nivel internacional, las Reservas de Biosfera son propiciadas por la ONU, dentro delprograma ‘El Hombre y la Biosfera’ (MAB por sus siglas en inglés) de la UNESCO. Constituyenuna red mundial formada, actualmente, por 393 reservas de biosfera en 94 países. Esteprograma inició en 1970, bajo el objetivo de conciliar el uso de los recursos naturales,esbozando el concepto actual de desarrollo sostenible. El MAB selecciona lugares geográficosrepresentativos, de los diferentes hábitats del planeta, abarcando ecosistemas terrestres ymarítimos.Las reservas de biosfera son reconocidas internacionalmente, aunque permanecen bajo lasoberanía de sus respectivos países. Son seleccionadas por su interés científico, basándose enuna serie de criterios que determinan si un espacio se incluye en el programa. Las reservas debiosfera contribuyen a satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sincomprometer las necesidades de las generaciones futuras. Esto implica las propuestas yaplicación de nuevas modalidades de gestión ambiental y de ordenamiento territorial.Para designar una reserva de biosfera, el país interesado debe proponer zonas de su territorioque cumplan con determinados criterios, combinado con las siguientes tres funciones:conservación, desarrollo sostenible y apoyo logístico. Las reservas de la biosfera constituyenun Red Mundial, en cuyo seno se promueve el intercambio de información, experiencias ypersonal científico. De este modo, la red contribuye a alcanzar los objetivos del Convenio deDiversidad Biológica y el Programa 21, enunciados en la Conferencia de las Naciones Unidassobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992.La función principal de estos espacios es obviamente la conservación y protección de labiodiversidad. Sin embargo, un punto importante es el desarrollo económico y humano deestas zonas, así como la investigación, la educación y el intercambio de información entre lasdiferentes reservas de la red mundial.La reserva de biosfera YasuníLa Reserva de Biosfera Yasuní (RBY) fue declarada como tal por la UNESCO en el año 1989, apedido del Estado ecuatoriano. Se declara al Parque Nacional Yasuní (PNY) y a sus alrededorescomo reserva de biosfera (Villaverde et al., 2005). En un sentido más específico, la RBYcomprende al PNY, a la Zona Intangible Tagaeri Taromenane,9 al Territorio Étnico Waorani,territorios de las comunidades kichwa y shuar y zonas correspondientes a poblacionescampesinas.Apenas en el año 2001, con el apoyo de la UNESCO, FEPP-Coca y WCS-Ecuador, el Ministeriodel Ambiente (MAE) inició el proceso de concertación con los actores locales para que la RBY8 Tomado y adaptado de Suárez (2010), Diagnóstico del control y vigilancia de la Reserva de Biosfera Yasuní.9 En el Capítulo III abordaremos las características de este territorio. 10
  • 11. empiece a cumplir las tres funciones establecidas para las reservas de biosfera (Villaverde etal., 2005). Se estableció como estructura operativa el comité de gestión,10 un espacio departicipación que gestiona, coordina y promueve acciones de conservación y desarrollosostenible en la RBY, en concertación con las poblaciones locales, sus organizaciones y demásentidades públicas y privadas pertinentes. Según información del responsable del PNY,11 elproceso de legalización del comité de gestión de la RBY, podría concretarse en este mes.Alcance geográfico de la RBYUno de los aspectos iniciales y fundamentales para concebir y plantear un programa de controly vigilancia para un área protegida, es conocer su alcance geográfico, para así implementarestrategias concretas y establecer las medidas de monitoreo y evaluación.Según el documento: “Línea de base del programa para la conservación y el manejo sostenibledel patrimonio natural y cultural de la reserva de biosfera Yasuní” (FOES-REGAL, 2008), la RBYocupa una superficie total de 2’366.182 hectáreas (23.661,8 km2), y se distribuye en cuatroprovincias de la Amazonía ecuatoriana: Napo, Sucumbíos, Orellana y Pastaza. Esta delimitaciónpreliminar estuvo regida por el criterio hidrológico, por lo tanto, al Norte la RBY estádelimitada por los ríos Coca, Aguarico y Napo, al Sur por los ríos Curaray y Manderoyacu. AlEste limita con la frontera con Perú, y al Oeste con el río Napo y con la línea límitesuroccidental del territorio waorani. Adicionalmente, debemos destacar que la RBY ocupaterritorios de las nacionalidades indígenas: kichwa, waorani y shuar, y territorios de puebloscampesinos. Mapa 1: La Reserva de Biosfera Yasuní Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009)Dentro de esta gran extensión de territorio que ocupa la RBY, podemos evidenciar múltiples ydiversas áreas, que van desde áreas urbanas, suburbanas y agrícolas, la más grande e10 En el último acápite de este capítulo se hace un análisis de la gobernanza ambiental, de la cual hace parte el comité de gestión.11 Santiago Bonilla, comunicación personal del 07 de junio de 2011. 11
  • 12. importante infraestructura petrolera del país, hasta extensos territorios de bosque primario.Este gran mosaico territorial que representa la RBY, de algún modo podemos resumir en lasiguiente zonificación general, como para iniciar el análisis de tan compleja y contradictoriarealidad:12Zona 1: Coca, vértice noroccidental de la RBY, área urbana de la ciudad del Coca y su área deinfluencia.Zona 2: Parque Nacional Yasuní, sector extremo oriental de la RBY, en las provincias deOrellana y Pastaza.Zona 3: Zona Intangible Tagaeri-Taromenane, ocupa la parte sur oriental de la RBY, y abarca lazona núcleo del PNY, de igual manera se localiza en las provincias de Orellana y Pastaza.Zona 4: Ribera del río Napo, parte extrema nororiental de la RBY, y abarca la franja territorialadyacente a las márgenes del río.Zona 5: Territorios de la nacionalidad indígena Waorani, parte centro y sur occidental de laRBY, en las provincias de Orellana y Pastaza. Comprende 19 comunidades waorani, que desde1990 ha sido legalizada su propiedad.Zona 6: Vías, sector noroccidental de la RBY, comprende el área adyacente de las vías: Auca,Pindo, Zorros y Yuca. Esta zona constituye la de mayor intervención humana debido a laactividad petrolera y a la colonización.12 Según consta en el documento antes citado de FOES-REGAL (2008), esta zonificación es de carácter preliminar y referencial enacuerdo con el Comité de Gestión del Programa Yasuní (2008). 12
  • 13. Mapa 2: Zonas de la Reserva de Biosfera Yasuní Fuente: FOES-REGAL (2008)A más de esta zonificación que abarca grandes áreas, en función principalmente de la tenenciade la tierra, la RBY desde el punto de vista político-administrativo se extiende en los territoriosde 18 parroquias,13 dentro de 5 cantones correspondientes a las 4 provincias amazónicas antesmencionadas. Como se puede observar en la siguiente tabla:13 Este número fue modificado respecto de lo presentado en el estudio de línea base de FOES-REGAL (2008), en el último tallerrealizado con los GADs en junio de 2011, en el cual se confirmó la incorporación de tres parroquias dentro del cantón Francisco deOrellana. 13
  • 14. Tabla 1: División político-administrativa de la RBY Provincia Cantón Parroquia Napo Tena Chontapunta Aguarico Cononaco Capitán Augusto Rivadeneira Tiputini Yasuní Nuevo Rocafuerte Santa María de Huiririma Orellana Orellana Francisco de Orellana (Coca) Dayuma Taracoa El Edén Alejandro Labaka Inés Arango Arajuno Arajuno Pastaza Curaray Shushufindi San Roque Sucumbíos Pañacocha Limoncocha Fuente: FOES-REGAL (2008) y resultados de taller con GADs, junio 2011Bajo esta rápida revisión del alcance geográfico de la RBY podemos visualizar los principalesusos del suelo del área y, además, identificar los principales actores que operan en este amplioy diverso territorio.Actores que operan en la RBYPara este análisis tomaremos como punto de partida el estudio de Fontaine y Narváez (2007),quienes estudian y profundizan las relaciones de poder en torno al Parque Nacional Yasuní. Asídistinguimos claramente tres tipos de actores: Tabla 2: Actores de la RBY según relaciones de poder Empresas públicas y privadas, gobierno central y Actores hegemónicos organismos seccionales Actores subalternos Comunidades indígenas y campesinas Actores estratégicos Organizaciones sociales y ONG Fuente: Fontaine y Narváez (2007)Las relaciones que se dan entre los distintos actores son las que determinan el uso del suelo enlos territorios que abarca la RBY. En el centro, se encuentra el Estado como *…] organizador del espacio, garante de los derechos sociales, culturales, económicos y políticos, contralor de la gestión ambiental empresarial en el área protegida y responsable del establecimiento de políticas públicas. Sin embargo, el Estado rehúsa consultar a los actores sociales en los procesos de elaboración de las políticas públicas, lo cual desemboca en un déficit de gobernabilidad democrática, particularmente patente en la región andino- amazónica (Fontaine y Narváez, 2007:18). 14
  • 15. En estas relaciones se identifican intereses contrapuestos y tensiones, que principalmentedesembocan en un punto central, la contradicción entre las políticas de Estado. Por un lado,las políticas de desarrollo que tienen interés en la apropiación e intensificación de la extracciónde los recursos naturales no renovables, como es el petróleo. En el otro, está la política deconservación de la biodiversidad y la tutela de los derechos colectivos, que aparecen comoelementos complementarios (Fontaine y Narváez, 2007).Entonces, el Estado frente al capital juega el papel de mediador entre las empresastransnacionales –especialmente petroleras- y el espacio nacional. Este rol lo ejerce “*…+ através de instituciones burocráticas y financieras, que consolidan el control estatal regional yaquel de las relaciones sociopolíticas entre los diversos actores de la región” (Fontaine yNarváez, 2007:19).En el otro extremo, es decir, a favor de la conservación, está la lógica del movimientoecologista –con sus diversas expresiones-, que ha sido el principal protagonista de losconflictos ambientales vinculados con el petróleo en la Amazonía ecuatoriana, desde finales delos años ochenta. Y en una lógica dual, se encuentran los pueblos indígenas y lasorganizaciones sociales, que en parte se aliaron con el movimiento ecologista, y en otra,realizaron pactos y negociaciones con el Estado y las empresas petroleras para permitir laextracción del recurso no renovable.Bajo este panorama general de las relaciones de poder de esta región de la Amazoníaecuatoriana, podemos destacar que las dos actividades que se encuentran enfrentadas ycontrapuestas, son la industria petrolera y la conservación de la biodiversidad. Por lo tanto,para nuestro interés de plantear una propuesta a favor de la conservación del patrimoniocultural y natural de la RBY y del desarrollo sustentable de las poblaciones locales, necesitamosdecisiones políticas consensuadas y democráticas que sean transversales y sostenidas. A lo queFontaine y Narváez (2007) denominan gobernabilidad democrática, sin la cual no se logra unaeficiente gobernanza ambiental, la gran debilidad de la RBY.En tal sentido, gobernanza entendemos como “*…+ un proceso horizontal de interacción social,que puede ser formal o informal y que define conductas sociales” (Monteferri et al., 2006:89),pero que implica a la vez, asegurar la participación de los actores en los procesos democráticosrelacionados con la administración de los recursos naturales y de las áreas protegidas; sin queésta se constituya en un fin mismo de la gobernanza, sino en un medio (Fontaine y Narváez,2007).La deficiente gobernanza ambiental de la RBYEn este punto nos referiremos especialmente al comité de gestión para la RBY, que fueconformado en el año 2001. Su interés fue articular los diferentes intereses y esfuerzos de losprincipales actores involucrados en las políticas ambientales de la reserva, encaminadas a laintegración de una adecuada gobernanza ambiental (FOES-REGAL, 2008). En tal sentido, elcomité de gestión fue creado para *…+ cooperar con el MAE en la conservación y el manejo del parque y su zona de amortiguamiento, participar en la definición de la política ambiental, hacer un seguimiento y una evaluación de los proyectos de conservación, velar por la integridad del 15
  • 16. parque, denunciar las infracciones y los delitos, así como armonizar los objetivos de conservación y desarrollo local. Para ello, cuenta con el apoyo de un grupo asesor técnico, que tiene que presentarle líneas de acción prioritaria y ofrecer capacitación y asistencia técnica para fortalecerlo (Fontaine, en Fontaine y Narváez, 2007:88).El comité de gestión se enfrentó ante el dilema de “compatibilizar” la actividad petrolera conla conservación de la biodiversidad, actividad extractiva contrapuesta con los lineamientospara las reservas de biosfera que plantea la UNESCO. En especial, porque es evidente que conla actividad petrolera no se ha logrado el desarrollo humano sostenible de la región.Se observa, además, una discontinuidad de las políticas ambientales, corroborada, porejemplo, en la interrupción de los procesos de descentralización de los gobiernos deSucumbíos y Orellana, iniciada en el periodo 2002-2006, que da cuenta de la descoordinaciónactual de éstos con la autoridad ambiental nacional (MAE). Incluso en Orellana podríamoshablar de un distanciamiento total con el MAE. A esto se suma, la deficiente integración de losmunicipios con el gobierno provincial, en particular en la provincia de Orellana, pero que no secompara con el distanciamiento extremo existente con el MAE (entrevista 01).14En tal situación, Fontaine (en Fontaine y Narváez, 2007) identifica cuatro problemasestructurales asociados con la gobernanza ambiental de la RBY: a) A nivel político, se identifica la debilidad institucional del MAE y de la dirección del parque, así como la discontinuidad de la política ambiental y la indefinición jurídica de la figura de la reserva de biosfera. b) A nivel económico, es evidente la diferencia desproporcionada entre la inversión para el manejo del PNY y las ganancias de la industria petrolera. Además, un eje del conflicto dentro del comité de gestión de la RBY, fue justamente la contribución del sector petrolero en el financiamiento de la conservación. c) A nivel social, es notable la escasa participación de la sociedad civil en los procesos de conservación, pese a la intención proclamada por todos los actores institucionales y económicos, de involucrar cada vez más a las poblaciones locales en los planes de desarrollo. A ello se atañe la falta de representatividad de las ONG nacionales e internacionales y la inadecuación de los mecanismos de consulta y participación, en especial con las poblaciones indígenas (waorani, kichwa, shuar). d) Por último, a nivel ético, la ineficacia de los mecanismos de rendición de cuentas a los cuales obedece el MAE, que es agravada por los esfuerzos de los ecologistas radicales de politizar las relaciones entre este último y las empresas petroleras. En consecuencia, los conflictos ambientales se vuelven un obstáculo a la cooperación institucional para la conservación, en lugar de ayudar a volverla más participativa. A ello cabe agregar la ambigüedad del discurso de algunos líderes indígenas, que pretenden en público oponerse a la actividad petrolera en su territorio, mientras negociando en privado compensaciones sociales y financieras con las empresas para autorizar su ingreso.14 Entrevista 01, realizada el 02 de febrero de 2011. 16
  • 17. Al ser conscientes de esta problemática de fondo, la gestión en los niveles locales debe estaren línea con esta situación central, y establecer acuerdos y consensos parciales que faciliten laoptimización de los problemas estructurales de la RBY.Entonces, apelamos al planteamiento de Fontaine (en Fontaine y Narváez, 2007:127), en elsentido que “no se trata por lo tanto de proceder a reformas estructurales ni esperar cambiosprofundos en el sistema de gobernanza ambiental. El reto consiste más bien en hacer viable elproceso de participación y de colaboración interinstitucional en el manejo de la reserva debiosfera con las herramientas existentes –incluido el comité de gestión y el grupo asesortécnico”. En ese enfoque justamente han sido contemplados los cambios de los dos últimosaños en la gestión de la RBY (2009-2010), al considerar actores que anteriormente no fuerontomados en cuenta y, en general, al ampliar la visión y acción del comité de gestión. Es decir,hay un giro significativo alcanzado en la actualidad, que esperemos sea el inicio de cambiosestructurales.Bajo tal consideración, a continuación, presentamos la conformación del comité de gestión,que nos servirá de referencia para el planteamiento de las estrategias para el control yvigilancia de la RBY. Tabla 3: Conformación del comité de gestión de la RBY Nombre de la institución u organización Siglas Cargo Parque Nacional Yasuní PNY-MAE Presidencia Gobierno Municipal de Francisco de Orellana Directorio Gobierno Provincial de Orellana GPO Directorio Estación Científica Tiputini de la Universidad San Francisco USFQ Directorio de Quito Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico ECORAE - Brigada de Selva No.19 Napo Directorio Federación de Organizaciones Campesinas de Orellana FOCAO Directorio Federación de Comunas Kichwas Unión de Nativos de la FCKUNAE Directorio Amazonía Ecuatoriana Nacionalidad Waorani del Ecuador NAWE Directorio Asociación de Mujeres Waorani de la Amazonía Ecuatoriana AMWAE - Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador CONFENIAE - Organización de Pueblos Indígenas de Pastaza OPIP Directorio Fuente: FOES-REGAL (2008) Adaptado por: CGRR (2011) 17
  • 18. CAPÍTULO II: Análisis de las presiones de la RBYIndustria petroleraA través del enfoque general de actores y de relaciones de poder, que presentamos en elcapítulo anterior, identificamos que las políticas de desarrollo del Estado ecuatoriano primansobre las políticas de conservación. Es decir, que la extracción de los recursos naturales norenovables, constituye el eje estructurador del espacio en la RBY, y la conservación semantiene incompatible en ciertos intersticios sobrantes del territorio. Es por esta razón, quehemos considerado a esta presión como la primera y la principal, dentro de la propuesta decontrol y vigilancia. Y que, como veremos más adelante, de las actividades de la industriapetrolera se desencadenan otras presiones, que interactúan entre sí.Justamente afirmamos que la industria petrolera es la presión principal porque los bloquespetroleros en la RBY, ocupan más de la mitad de su territorio en superficie, el 65,26%, y el50,30% en el PNY. Además, los bloques dentro de la RBY representan casi la tercera parte detotalidad de la actividad petrolera en el país (FOES-REGAL, 2008:106). Los bloques petrolerosque actualmente operan en la RBY son: 15 Tabla 4: Bloques petroleros que operan en la RBY No. Bloque petrolero Empresa operadora 1 Bloque 7 Petroamazonas EP 2 Bloque 10 Agip Oil 3 Bloque 14 PetroOriental S.A. 4 Bloque 15 Petroamazonas EP 5 Bloque 16 Repsol-YPF 6 Bloque 17 PetroOriental S.A. 7 Bloque 21 Petroamazonas EP 8 Bloque 31 Petroamazonas EP 9 Bloque ITT EP Petroecuador Fuente: www.mrnnr.gob.ec Elaborado por: CGRR (2011)Es decir, son tres empresas privadas (Repsol-YPF, PetroOriental S.A. y Agip Oil) y dos empresasestatales (Petroamazonas EP, EP Petroecuador)16 que se encargan del funcionamiento de laindustria petrolera en el territorio de la RBY.A más de identificar, los bloques petroleros que operan en la RBY, creemos convenienteconocer cómo es la distribución de la actividad petrolera en los cantones que conforman laRBY. En la tabla siguiente podemos observar los cantones en donde mayormente seconcentran los pozos petroleros.15 En esta tabla falta incluir algunos campos petroleros, como por ejemplo el Campo Auca operado por EP Petroecuador, y tambiénalgunos campos marginales. Pero en este caso, hemos identificado únicamente las actividades más representativas dentro de laRBY, en cuanto a la industria petrolera.16 Podrían considerarse como dos empresas estatales diferentes, en vista que entre las dos no hay relación en los ámbitos técnicoy administrativo, principalmente (Entrevista 02, realizada el 01 de abril de 2011). 18
  • 19. Tabla 5: Distribución de los pozos petroleros dentro de la RBY Provincia Cantón Porcentaje (%) Sucumbíos Cuyabeno 17 Napo Tena 16 Orellana Aguarico 16 Pastaza Pastaza 16 Arajuno 15 Sucumbíos Shushufindi 13 Orellana Orellana 7 Fuente: FOES-REGAL (2008) Adaptado por: CGRR (2011)Esta información constituye nada más una referencia, en vista que la industria petrolera –como lo veremos más adelante-, a más de pozos petroleros, se compone por otrasinstalaciones que pueden abarcar áreas muy grandes, como es el caso de los oleoductos ypoliductos. Esta situación depende de la definición de las poblaciones del área de influencia decada campo petrolero, en su correspondiente bloque.17 Así podremos conocerverdaderamente con qué poblaciones las empresas petroleras tienen responsabilidad directa,según haya fijado con la autoridad ambiental.Fases de la industria petrolera y su gestión ambientalAhora bien, conocemos quienes son los encargados actuales y directos de los bloques, pero¿cómo es el proceso?, ¿qué actividades son las que componen la industria petrolera? Siqueremos tomar medidas para prevenir los impactos de esta industria, debemos primeroconocer cómo opera, al menos en términos generales, y en especial, diferenciar a cada una desus fases. En otras palabras, diríamos que debemos hablar el mismo lenguaje. Para elloharemos una breve revisión en función de lo planteado en el Reglamento Sustitutivo delReglamento Ambiental para las Operaciones Hidrocarburíferas en el Ecuador (RAOH).18Entonces, el reglamento mencionado, plantea seis fases en la operación técnica de la industriapetrolera:19 a) Prospección geofísica: constituye la fase de recolección de información del subsuelo que permite conocer la distribución de las formaciones geológicas con posible acumulación de hidrocarburos. b) Perforación exploratoria y de avanzada: en esta fase se dispone de un conjunto de técnicas que permiten ubicar y detectar en el subsuelo formaciones geológicas con posible acumulación de hidrocarburos. c) Desarrollo y producción: primero se ejecutan los trabajos necesarios para desarrollar los campos descubiertos y ponerlos en producción. A partir de allí inicia la explotación17 El contar con la información actualizada de las poblaciones de las áreas de influencia de los campos petroleros en cada bloqueque opera en la RBY, es un elemento fundamental e indispensable para poder plantear acciones coordinadas entre los actoresinvolucrados, para prevenir y mitigar los impactos socioambientales de esta industria.18 Registro Oficial No. 265, martes 13 de febrero de 2001.19 Tomamos como referencia las descripciones de las fases del glosario del RAOH. 19
  • 20. del crudo, para la producción de petróleo, que culmina con el abandono del campo petrolero. d) Industrialización: corresponde principalmente a la separación física, térmica y química de petróleo crudo en sus fracciones de destilación mayores para producir productos y derivados de petróleo que pueden ser comercializados directamente o usados como materia prima en otras industrias. En este caso, nos referimos principalmente a la refinación. e) Almacenamiento y transporte de petróleo y sus derivados: el petróleo y/o sus derivados producidos son almacenados y transportados hasta estaciones de producción y almacenamiento, por medio de oleoductos y poliductos. f) Comercialización y venta de derivados de petróleo: una vez almacenados, el petróleo y/o sus derivados son comercializados, tanto al interior del país como fuera.Estas fases corresponderían a un proceso completo de la industria hidrocarburífera, desde elestudio para la obtención del petróleo, su producción, procesamiento, transporte hasta sucomercialización. Pero en los bloques petroleros que operan en la RBY no se lleva a cabo elproceso completo, sino que llega únicamente hasta el transporte del petróleo, listo para sercomercializado. Por lo tanto, no contempla la industrialización y la comercialización. Así, pararesumir el proceso de la industria petrolera que se desarrolla en la RBY, podríamos considerartres actividades básicas. 1) Perforación: una vez que se ha determinado que las formaciones geológicas son óptimas a través de la prospección física, el siguiente paso consiste en ubicar y detectar en el subsuelo las formaciones geológicas con posible acumulación de hidrocarburos, por medio de la perforación del subsuelo con técnicas y equipos especializados. Al determinar que las características de las formaciones son óptimas para obtener petróleo, se inicia la producción. En este proceso, se identifican tres tipos de pozos, que van consecutivamente en la fase de perforación:  Pozo exploratorio: aquel que se perfora para verificar las posibles acumulaciones de hidrocarburos entrampados en una estructura detectada por estudios geológicos y geofísicos.  Pozos de avanzada: aquel que se perfora luego de haberse descubierto entrampamientos de hidrocarburos en una o varias estructura con el fin de delimitar el o los yacimientos.  Pozo de desarrollo: aquel se perfora en un campo hidrocarburífero con el propósito de realizar la explotación de sus yacimientos. 2) Producción: consiste en la obtención del crudo del subsuelo, una vez que se ha determinado que los pozos explorados son productivos. Esta fase requiere de una infraestructura física fija y de equipos y materiales especializados para el almacenamiento y separación física del crudo, en petróleo, agua de formación y gas 20
  • 21. natural. Es decir, cuenta con tanques, bombas, tuberías, válvulas, mecheros, entre otros, que conforman las estaciones de producción. 3) Transporte: el transporte podría considerarse como una parte más de la producción, pero como atraviesa áreas externas a las instalaciones de producción, constituye una fase adicional. Esta fase comprende toda la infraestructura que conecta a los pozos de producción con las estaciones de almacenamiento de petróleo. Es decir, abarca el sistema de tuberías, bombas y válvulas que conduce el petróleo y sus derivados desde el origen (pozos) hasta su destino (estaciones de producción).De este modo, podemos identificar tres fases consecutivas básicas que son comunes a losdiferentes bloques petroleros que operan dentro de la RBY, y que nos ayudarán a comprender,desde la dinámica de esta industria, los impactos propios de cada una de las fases yactividades. Precisamente por esto la normativa ambiental para esta industria planteadistintos requerimientos para la gestión socioambiental aplicables a cada una de sus fases. Sinembargo, esto no asegura que la prevención y el control sean efectivos,20 por ello es necesariocomplementar, mejorar y fortalecer esta gestión ambiental, de tal modo que se reduzca lapresión tan grande sobre la propuesta de conservación que se ha planteado para la RBY, quetan difusa se presenta en la actualidad.Debemos ser conscientes que una de las grandes falencias de la gestión ambientalhidrocarburífera es la no consideración de la participación social. Existe una exclusividad yhermetismo muy grande por parte de las empresas petroleras y la autoridad ambiental queimpide intervenir a las poblaciones y autoridades locales en la prevención de impactos y enplanificación y ordenamiento de sus territorios.21 Éstas únicamente intervienen cuando losproblemas y conflictos se presentan, y se mantienen expectantes en el exclusivo mundo de laactividad petrolera en la Amazonía ecuatoriana. Este aislamiento, entre otras cosas, haconvertido a los estudios de impacto ambiental, planes de manejo ambiental y auditorías “*…+en instrumentos técnicos estériles, despojados de valor social” (Narváez, en Fontaine yNarváez, 2007:50).Otro aspecto de fondo que identifica Narváez (en Fontaine y Narváez, 2007) en la gestiónambiental, es que ésta no es equiparable con la magnitud económica que representa laindustria petrolera. Y por lo tanto, no cuenta con la importancia política necesaria, que debereflejarse en óptimos instrumentos técnicos, jurídicos, económicos y sociales viables y acordescon los esquemas de conservación del PNY y con los territorios indígenas.Con este breve análisis de la gestión ambiental de la industria petrolera intentamos dar cuentadel problema central de la RBY, que tiene que ver con su casi ausente gobernanza ambiental, ytambién, observar aquellas variables que componen esta compleja problemática. Esto nosabrirá la posibilidad de trabajar en acciones pequeñas pero a la vez coordinadas y conectadascon la estructura general del problema. Siguiendo esta premisa, realizamos un esquema de losactores involucrados en el desarrollo de las actividades de la industria petrolera.20 Narváez y Álvarez (2006, en Fontaine y Narváez, 2007:51) señalan que “*…+ la regulación ambiental específica no ha sidosuficiente para contrarrestar los conflictos surgidos a partir del desarrollo de actividades energético-extractivas, las normasatinentes a la materia no satisfacen los requerimientos reales de este tipo de daños”.21 En general, se hablaría de un papel de espectadores el que juegan las poblaciones locales. 21
  • 22. Mapa de actoresEl análisis de los actores involucrados en el accionar de la industria petrolera en la RBY,representa precisamente la compleja problemática que refrescamos en los párrafos anteriores.En este sentido, partimos del análisis general de las relaciones de poder presentado en elCapítulo II, del presente documento, para así organizar a los principales actores-as queintervienen actualmente en el desarrollo de la industria petrolera y que están involucrados conlo que gira alrededor del petróleo.La identificación de los roles y funciones de los actores en torno a la industria petrolera en laRBY es de gran ayuda para asignar responsabilidades e identificar competencias al momentode planificar, implementar y evaluar acciones para la conservación en la RBY.De acuerdo al mapa de actores22 (ver Anexo 1.A), identificamos que son las instituciones delgobierno central, el MAE, como autoridad ambiental y el Ministerio de Recursos Naturales NoRenovables (MRNNR), como entes reguladores de la industria petrolera, los que estánfacultados y tienen la competencia para impulsar, planificar, regular, controlar, sancionar aesta industria. Estas competencias exclusivas están fortalecidas por la decisión estatal deconsiderar al petróleo como un sector estratégico en la economía nacional. Esta decisiónconsta en uno de los artículos del Código Orgánico de Organización Territorial y Autonomía yDescentralización (COOTAD),23 que plantea lo siguiente: Art. 111.- Sectores estratégicos.- Son aquellos en los que el Estado en sus diversos niveles de gobierno se reserva todas sus competencias y facultades, dada su decisiva influencia económica, social, política o ambiental. La facultad de rectoría y la definición del modelo de gestión de cada sector estratégico corresponden de manera exclusiva al gobierno central. El ejercicio de las restantes facultades y competencias podrá ser concurrente en los distintos niveles de gobierno de conformidad con este Código. Son sectores estratégicos la generación de energía en todas sus formas; las telecomunicaciones; los recursos naturales no renovables; el transporte y la refinación de hidrocarburos; la biodiversidad y el patrimonio genético; el espectro radioeléctrico; el agua y los demás que determine la ley.Por otro lado, están los gobiernos locales que no les quedan más que mantenerse al margende lo que el MAE establece desde planta central en Quito, al menos en lo que tienen que vercon la planificación y evaluación ambiental. Como indicamos, en el análisis de las relaciones depoder en el Capítulo II, el distanciamiento y la descoordinación entre el MAE y los gobiernoslocales, en especial de la provincia de Orellana, es evidente. Esta situación constituye unatraba muy grande para poder abrir la burbuja alrededor de la industria petrolera. Siendo laúnica apertura en el momento que ocurren problemas y conflictos, cuando las autoridadeslocales intervienen para hacer denuncias, acompañar a los-as afectados-as y dar seguimiento ala remediación y compensación. Todo esto ha dado lugar, entre otras cuestiones, a procesosperversos, como el sabotaje a oleoductos y poliductos para inducir derrames de hidrocarburos.En el caso de algunas poblaciones locales, el beneficio es obtener compensaciones y empleo a22 Este mapa de actores fue elaborado a partir del análisis de relaciones de poder planteado por Fontaine (en Fontaine y Narváez,2007), y fue complementado con información del estudio de línea base de FOES-REGAL (2008) y de las páginas de Internet de lasdiferentes instituciones y empresas, y también con información proveniente de entrevistas realizadas entre febrero, marzo y abrilde 2011.23 Registro Oficial No. 303, Martes 19 de octubre de 2010. 22
  • 23. cambio de los daños ocasionados. Y por parte de ciertas empresas remediadoras, su interés esobtener contratos y proyectos de remediación (Entrevista 02).24Otro aspecto importante en la operación de la industria petrolera, constituye el proceso denegociación para el desarrollo de sus diferentes fases. Nos referimos principalmente a la formade negociación directa que se da entre las empresas petroleras y las poblaciones locales, conuna ausencia notable del Estado, en especial, al regular y normar las formas y tipos decompensaciones económicas pactadas.25 Es decir, “*…+ en la RBY las empresas petrolerascubrieron el vacío dejado por el Estado *…+” (FOES-REGAL, 2008:109). En la mayoría de loscasos bajo la modalidad asistencialista, clientelar y de negociación de prebendas. Estarepresentación es liderada, por lo general, por el departamento de relaciones comunitarias delas empresas petroleras que gestiona las demandas sociales de las poblaciones locales a suvoluntad y discrecionalidad (FOES-REGAL, 2008:109).En ese contexto, la actitud de las poblaciones locales es muy variable y va en función de lascondiciones de vulnerabilidad y fragilidad social. Entonces, aquellas poblaciones con un gradomayor de vulnerabilidad dependerán aún más de las prebendas de las empresas petroleras.Evidenciamos también que este comportamiento varía en cada nivel organizacional. Son lasorganizaciones de base, las que generalmente receptan los perjuicios y dañossocioambientales, mientras que las dirigencias son las que han creado redes político-clientelares y, muchas veces, con conductas éticamente cuestionables (Narváez, 2004 en FOES-REGAL, 2008). Sin embargo, debemos señalar que en muchos conflictos las empresaspetroleras prefieren negociar de manera individual y, en la medida de lo posible, no recurrir alas representaciones sociales para mantener justamente el “perfil bajo”, tan ampliamentedifundido en la jerga petrolera.Ante esta ambigua e inequitativa modalidad de negociación y los múltiples atropellosgenerados, ha surgido una contraparte que se presenta difusa, intermitente y dispersa en laRBY. Muchas ONGs26 ambientalistas y en defensa de los derechos humanos, han puesto sugrano de arena, de muy diferente manera, en la RBY. Se identifican algunas con tendenciasextremas, totalmente opuestas a la industria petrolera, mientras que otras, han encontradociertos ámbitos de integración y adaptación a las condiciones actuales.Principales impactosTal como observamos al inicio de este capítulo, las actividades que conforman las distintasfases de la industria petrolera es muy amplia y diversa, asimismo la gama enorme de impactosque ha generado y continúa generando.27 Aunque de mayor o menor magnitud, de muydiferente complejidad, de corto, mediano o largo plazo, los impactos petroleros son percibidos24 Entrevista 02, realizada el 01 de abril de 2011.25 Al respecto Cisneros (en Fontaine y Narváez, 2007) señala que el MAE se deslinda de responsabilidades cuando las poblacionesindígenas y campesinas aceptan la entrada de las empresas petroleras en sus territorios, sin tomar en cuenta los problemas yconflictos en torno a la delegación de funciones.26 “El traspaso de funciones a la sociedad civil, asumiendo que las ONG son parte de ésta, ha cambiado la situación de los indígenasde una defensa étnica en contra del desarrollo y la integración de prácticas de mera sobrevivencia física” (Cisneros, en Fontaine yNarváez, 2007:172).27 Vale la pena mencionar que las medidas de prevención y mitigación que se han venido aplicando desde la década de los ’90 enla industria petrolera -en cuanto a los impactos sociales-, han terminado produciendo mayores impactos que los pretendenminimizar (Entrix, 2006). 23
  • 24. inmediatamente por la población local. La cual, de alguna manera, ha desarrollado estrategiasde defensa, compensación, rechazo o en el mejor de los casos prevención. Por ello la lista deimpactos es muy larga, y las interrelaciones entre los procesos generados son largas ycomplejas a la vez. Además, los daños ocasionados han ocurrido en diferentes magnitudes, enlas distintas zonas de la RBY.Así por ejemplo Villaverde et al. (2005) identifica algunos impactos directos como: ruido,infraestructura, contaminación de agua, aire y suelo, por derrames y emisión de gases,deforestación. Otros indirectos: colonización interna y externa no dirigida a lo largo de las víaspetroleras, cacería, pesca y extracción de madera ilegales. Y problemas sociales como elalcoholismo, violencia intra familiar, crimen e inseguridad. Aunque estos impactos seencuentran interrelacionados podemos analizarlos de acuerdo a los diferentes componentesdel medio ambiente. En tal sentido, podríamos considerar un análisis de las afectacionesespecíficas a los procesos de los ecosistemas, especialmente los ciclos bio-geoquímicos, flujosde energía y productividad. Y, además, debemos tomar en cuenta las implicaciones de lasdiferentes fases de la industria petrolera en el medio socioeconómico y cultural.28A partir del mar de impactos atribuidos a la industria petrolera, procedimos a seleccionaraquellos más representativos que nos serían de utilidad para desarrollar las estrategias decontrol y vigilancia, desde un enfoque que se acerque a la prevención socioambiental. Paraesta selección hemos empleado ciertas percepciones y resultados recopilados en el estudio deFOES-REGAL (2008), y también información del Estudio de impacto y plan de manejo ambientaldel bloque 31, desarrollado por Entrix (2006). En este sentido, seleccionamos los siguientesimpactos como los más importantes para desarrollar las estrategias de control y vigilancia: Tabla 6: Principales impactos de la industria petrolera en la RBY No. Impacto 1 Contaminación de cuerpos de agua y suelos. 2 Cambios en el uso del suelo. 3 Incremento de la conflictividad social. 4 Mayor exposición a factores de riesgo. 5 Desequilibrio en el sistema alimentario. 6 Intensificación de procesos de aculturación. Elaborado por: CGRR (2011)Impacto 1: Contaminación de cuerpos de agua y suelosÉste es posiblemente el impacto más evidente reconocido tanto por la población local comoexterna de la RBY, y se atribuye mayormente a derrames de petróleo. Bueno, si hablamos delimpacto contaminación de agua y suelo, las fuentes de contaminación son diversas, éstasdependerán de la fase en la se encuentra la operación del campo petrolero. Es cierto, que lafuente más grande, en magnitud y peligrosidad, son los hidrocarburos líquidos, sin embargo,existen otras fuentes que también influyen, pero en un rango menor. Por esta razón, es útilidentificar muy bien la fuente de contaminación.28 Reyes Fernando y César Ajamil (2005). Petróleo, Amazonía y capital natural. 24
  • 25. Para centrarnos en la fuente principal de la contaminación de agua y suelo, consideramos a lasfugas y derrames ocasionados en los sistemas de producción y de transporte. Es decir, en lasactividades de extracción, separación, transporte y almacenamiento de hidrocarburos. Por lotanto, tendremos como principales fluidos: crudo,29 petróleo y agua de formación.30Para dimensionar un poco el problema de los derrames y la posterior contaminación decuerpos de agua y suelos, presentamos, a continuación, una tabla que resume en cifras laproblemática en los últimos años. Tabla 7: Estadísticas referenciales de derrames de petróleo de las empresas públicas y privadas Empresa No. de derrames Volumen (BBL) Período Fase de producción y transporte Petroecuador 399 11.587 Privadas: Perenco: 34% 59 22.700 2004-2007 OXY: 10% SIPEC: 10% Total Amazonía 458 34.287 Fase de transporte Petroecuador: SOTE: 61% - 12.971 2004-2008 Poliductos: 39% Fuente: FOES-REGAL (2008) Adaptado por: CGRR (2011)Con estas cifras, aunque referenciales, podemos deducir que cada tres días se produjo underrame en la Amazonía en ese período, sin contar los derrames ocurridos en el SOTE31 y en elsistema de poliductos (FOES-REGAL, 2008). Vemos, entonces, que los derrames en la industriapetrolera son muy comunes. Pero ¿qué entendemos por derrame? Primero, recurramos a ladefinición establecida en la normativa aplicable. Según el RAOH un derrame es el “*…+ escapede hidrocarburos producido por causas operacionales imprevistas o por causas naturales, hacialos diversos cuerpos de agua y suelos”. El derrame es considerado un tipo de riesgo, en vistaque es una condición latente o potencial y su grado depende de la intensidad posible de laamenaza (factores externos) y los niveles de vulnerabilidad existentes (factores internos). Lainteracción entre amenaza y vulnerabilidad es lo que origina el riesgo y su magnitud, por ellosu condición dinámica y cambiante. En otras palabras, los derrames son eventos contingentesy pueden presentarse en diferentes magnitudes, desde accidentes menores hasta catástrofes(Díaz, 2005).Cuando hablamos de vulnerabilidad, nos referimos esencialmente a las características y a lasensibilidad de las condiciones biofísicas y socioeconómicas de las zonas cercanas o por dondecruza una línea de flujo, o cercanas a una estación de producción petrolera. Pero a nadie le vaa gustar tener un derrame en su propiedad o cercana a ella, y creemos que ningún sitio, pormás degradado que esté, podría estar preparado para receptar un derrame. Claro que en29 “Crudo: Mezcla de petróleo, gas, agua y sedimentos, tal como sale de las formaciones productoras a superficie” (RAOH, R.O. No.265).30 “Agua de formación: Agua que se encuentra conjuntamente con el petróleo y el gas en los yacimientos de hidrocarburos. Puedetener diferentes concentraciones de sales minerales.” (RAOH, R.O. No. 265). Adicionalmente, su temperatura es muy alta.31 Sistema de Oleoducto Transecuatoriano. 25
  • 26. términos operativos y legales las empresas petroleras deben tener mucho más cuidado en laszonas ecológicamente sensibles.Ahora bien, el alcance geográfico de un derrame en un ambiente acuático puede ser muygrande, y en puntos muy alejados, se hace más difícil determinar el origen y, por lo mismo, elnivel de responsabilidad de las empresas petroleras. En correlación con esto, los técnicos de laNAWE han identificado indicios de contaminación en áreas muy alejadas a las instalacionespetroleras. Asimismo, señalan que “*…+ casi todos los ríos principales de la RBY estáncontaminados con la excepción del río Curaray”32 (Bryja, 2009 en Bajaña y Narváez, 2009:173).En el siguiente mapa –tomado del mismo estudio-, podemos ver la distribución de losprincipales ríos que han sido afectados por derrames de la industria petrolera, desarrollado apartir de un modelo espacial de evaluación. Mapa 3: Influencia de derrames petroleros dentro de la RBY Fuente: Bryja (2009) en Bajaña y Narváez, (2009)De manera adicional, a partir de un extracto del estudio de FOES-REGAL (2008:112), queremospresentar una pequeña muestra de la vulnerabilidad, y las consecuencias y formas deexpresión de la contaminación del recurso agua en las poblaciones indígenas de la RBY. La contaminación del agua “creada por las empresas”, es un problema común percibido por las comunidades waorani, kichwa y shuar. Las mujeres indígenas aceptan esa contaminación, y ante la falta de conocimiento sobre los peligros reales de consumir agua contaminada, acaban por convalidar el envenenamiento del agua como algo habitual a lo que debe acostumbrarse su familia. Ellas están en permanente contacto con el agua: lavan la ropa, bajan al río para que los niños se bañen, preparan la chicha. Los derrames de petróleo por obsolescencia del oleoducto, así como por roturas intencionales y fallas en el manejo de las instalaciones, son frecuentes. A la contaminación provocada por los derrames al aire, suelo, a los ecosistemas acuáticos, a la flora y la fauna, deben sumarse los problemas sobre la salud humana, y sus efectos sobre las actividades productivas (turismo, empleo, construcción, etc.) y sociales (desplazamiento forzado de población).32 Entre los más afectados se tiene a los ríos Shiripuno, Tiwino, Cononaco, Tiputini, Yasuní, Nushiño, Indillama, Tivacuno,Pindoyacu, Blanco, Aguajal, Huamayacu, Yanayacu, Jivino (Bryja, 2009 en Bajaña y Narváez, 2009). 26
  • 27. Así nos damos cuenta que las implicaciones del problema son grandes, y que los grupos demujeres y niños son los más expuestos, y por lo mismo, afectados. Y en muchos casos, losvarones adultos que están vinculados con las empresas petroleras, no perciben directamenteeste problema de contaminación, pero al mismo tiempo están expuestos a otro tipo de riesgosde la industria petrolera.Por otro lado, la amenaza del riesgo de derrames, constituye el estado en el que se encuentranlas instalaciones y equipos petroleros, y el proceso de operación y mantenimiento de losmismos. En la siguiente tabla resumimos las principales amenazas que podríamos tener dentrode un sistema de producción y transporte de hidrocarburos. Tabla 8: Principales amenazas que inciden en la ocurrencia de un derrame por hidrocarburos Aspectos del sistema de Fallas más comunes producción y transporte Sin soportes de aislamiento.Emplazamiento de las líneas de Con soportes de aislamiento no adecuados (madera).flujo Inadecuado diseño en puntos de esfuerzo (curvaturas y desniveles). Superficiales sin protección catódica.Estado de las líneas de flujo Enterradas sin protección catódica. Desgaste por corrosión.Mantenimiento del derecho de El derecho de vía no está permanentemente visible.vía No se realiza un recorrido constante de los derechos de vía.Mantenimiento preventivo de las No se realiza un análisis periódico de espesores de líneas.líneas de flujo No se reemplaza la tubería en mal estado. Válvulas en mal estado y sin las especificaciones técnicasVálvulas de control establecidas en la normativa ambiental.Sistema de detección de fugas en No se cuenta con un sistema de detección de fugas.el sistema de transporte Deficiente detección de bajas de presión. No se ha difundido el plan de contingencias en las poblaciones del área de influencia. No se cuenta con un sistema abierto de comunicación y monitoreo con las poblaciones locales.Plan de contingencias No se cuenta con la participación de entidades de apoyo como: Defensa Civil, Bomberos, Cruz Roja, Militares, GADs. No se realizan capacitaciones, ni simulacros de manera permanente. Fuente: Díaz (2010) y trabajo de campo CGRR (abril 2011) Adaptado por: CGRR (2011)A partir de estas fallas identificadas como principales,33 podemos plantear medidas necesariaspara prevenir la ocurrencia de derrames y/o fugas, o al menos para controlarlos a tiempo, paraasí evitar consecuencias mayores. Vemos que algunas de estas fallas son competenciaexclusiva de las empresas petroleras, en vista que, es parte de sus obligaciones legales cumplircon las especificaciones de la normativa ambiental.33 Por ejemplo, en el periodo 2000 – 2003, en los campos operados por Petroecuador, se registró que las principales causas dederrames fueron la falla de equipos, la corrosión y la negligencia (Reyes y Ajamil, 2005), lo cual tiene correlación con lo queresumimos en la tabla 8. Sin embargo, debemos indicar que la identificación de amenazas y vulnerabilidades debe ser específicade cada zona y de cada instalación petrolera. 27
  • 28. Hay otras fallas que involucran a las zonas externas a las facilidades y que comprometen elbienestar de las poblaciones locales, por ello es indispensable la intervención y participaciónde éstas en la prevención de la contaminación. Enfatizamos en este aspecto, en el sentido que,hasta el momento el nivel de participación de las poblaciones locales, ha sido mayormente enla etapa de compensación y remediación de derrames. En la mayoría de los casos, es la mismapoblación local, la que identifica y detecta fugas y derrames. Es decir, constituye una parteimplícita, indispensable y, a la vez, no reconocida de los planes de contingencias de lasempresas petroleras.Además debemos reconocer, que algunas de las poblaciones afectadas, han visto en laremediación de derrames una forma de incrementar sus ingresos a través de la vinculaciónlaboral con la empresa petrolera. De manera complementaria, las compensacioneseconómicas recibidas por los derrames también han sido percibidas, como una oportunidad.34Por lo tanto, observamos un círculo vicioso en la gestión de derrames, que podría abarcarincluso acciones intencionales para provocar derrames en las líneas de flujo, para así abrir elnegocio de la remediación.Impacto 2: Cambios en el uso del sueloEste impacto abarca un sin número de acciones y cambios que están concatenados entre sí,por ello hemos considerado su agrupación. En un sentido muy general, nos referimos a laimplantación de las instalaciones petroleras (en todas sus fases) en territorios de poblacionesindígenas y campesinas en la RBY. Esto conlleva, en primera instancia, la etapa constructiva:deforestación del área, adecuación del terreno, construcción de vías de acceso y de facilidades(dependiendo la fase petrolera); y, de manera consecutiva, la etapa de operación: perforación,producción y transporte de hidrocarburos.En resumen, nos referimos a la atribución de derechos de uso sobre territorios indígenas ycampesinos, por parte de las empresas petroleras, para la normal ejecución de sus actividades.Es decir, queremos enfocarnos en el salto enorme que se da en el ambiente amazónico, de unaeconomía de subsistencia de los recursos del bosque a una extracción industrial de recursos,basada en la obtención de la mayor rentabilidad. En consecuencia, los aspectossocioambientales más afectados serían los ecosistemas naturales, desde un punto de vistaecológico, y desde un enfoque socioeconómico y cultural, las economías de subsistencia ysistemas agro-productivos de las poblaciones locales.Únicamente para observar una de las consecuencias del cambio en el uso del suelo,presentamos algunos datos de la deforestación, atribuida a la industria petrolera, en laAmazonía ecuatoriana: En términos de recursos forestales, la explotación de petróleo ha significado la pérdida de 6 millones de hectáreas de bosques primarios donde están operando las concesiones. Cada pozo exploratorio supone despejar un área de 4 ha para la construcción de la plataforma de exploración (Villaverde, 2005: 145). Además de la deforestación directa provocada por el petróleo, la construcción de caminos para tener acceso a sitios remotos34 Entrevista 02, realizada el 01 de abril de 2011. 28
  • 29. en donde hay petróleo, abre las puertas a la extracción de árboles y biodiversidad (FOES- REGAL, 2008:113-114).Otro aspecto significativo, constituye la apertura de vías de acceso, que también generanconsecuencias importantes, como la colonización interna y externa, y el incremento yexpansión de actividades agropecuarias y extractivas como la cacería, pesca y tala. Las víasdonde se han generado los mayores impactos son: Auca, Yuca, Zorros, Puma, Pindo, Armadillo,Maxus (Villaverde et al., (2005). En esta última, existe cierto tipo de vigilancia por parte deRepsol-YPF, pero de todos modos, se han registrado algunas de las consecuenciasmencionadas.Así vemos que el cambio en el uso del suelo constituye un tronco central, del cual sedesprenden algunos impactos adicionales, que serán abordados explícitamente en la otrapresión considerada para la RBY en esta propuesta.Impacto 3: Incremento de la conflictividad socialPara este impacto nos referimos puntualmente a los procesos de negociación, compensación eindemnización que se dan entre las empresas petroleras y las poblaciones de las áreas deinfluencia. En tal sentido, se evidencian conflictos entre las poblaciones locales y las empresas,y también al interior de las poblaciones y organizaciones sociales. Este proceso es conocido,dentro del ámbito petrolero, como relaciones comunitarias, y está representado por undepartamento tanto en campo, como en las oficinas en Quito.Los conflictos entre las empresas y las poblaciones locales han surgido en torno al conflicto deintereses por el uso del territorio, así resaltan casos de expropiaciones a favor de petroleras. Yotros, en los que las empresas entregaban obras o recursos económicos a las poblacioneslocales para que no obstaculizaran el desarrollo de las actividades planificadas. En general,Villaverde et al., (2005) señala que las relaciones entre petroleras y la población local estánmarcadas por una mutua desconfianza, en la que, cualquier motivo, por mínimo einsignificante que sea, es causa de nuevos conflictos.Ahora bien, los conflictos, en general en la Amazonía, corresponden a dos modalidades: laprimera relacionada con los impactos socioambientales generados por las actividadespetroleras, y la otra por los derechos a compensaciones e indemnizaciones por lasafectaciones causadas. Algo que es importante señalar es que la segunda modalidad, puedeabarcar dos momentos de generación de conflictos, el primero originado al inicio del procesode negociación y el otro en la distribución de recursos, como parte de las compensaciones eindemnizaciones. Este último, particularmente, ha dado lugar a inequidades al interior de laspoblaciones afectadas y, de manera externa, con otras poblaciones (Entrix, 2006). Usualmente los conflictos suponen una constante de aceptación y desconocimiento de convenios, medidas de hecho y, ocasionalmente, el recurso de intervención de las organizaciones regionales. Entre los factores que terminan por profundizar o producir conflictos están las negociaciones con criterios heterogéneos, ocultamiento de información, convenios compensatorios/indemnizatorios inequitativos, el incumplimiento de acuerdos, la aplicación de medidas coercitivas o el trato discriminatorio (Entrix, 2006:6- 43). 29
  • 30. Las indemnizaciones y compensaciones económicas “*…+ introducen una lógica individualistaque mina la estructura social comunitaria basada en mecanismos de reciprocidad, parentesco,solidaridad” (Entrix, 2006:6-43). Esta situación se refiere principalmente a las poblacionesindígenas, que en cierto modo, intentan mantener el sentido comunitario. Caso contrario, conlas poblaciones campesinas, en donde la negociación, desde un inicio, tiene características debeneficio individual (Villaverde et al., 2005).A consecuencia del incremento desmesurado de los niveles de conflictividad, al interior de laspoblaciones y organizaciones sociales, se han identificado ciertas divisiones y también laconformación de nuevas organizaciones. Adicionalmente, por la vinculación laboral, comoparte de las indemnizaciones y de otro tipo de recursos económicos, al interior de lascomunidades, en especial indígenas, se han identificado indicios de diferenciación social. Asíen el caso de la población waorani, existen intermediarios, que son quienes interpelan ante laspetroleras y, a la vez, legitiman y consolidan su autoridad con el resto de la comunidad. En elcaso de la población kichwa esta situación es menos evidente (Entrix, 2006).Impacto 4: Mayor exposición a factores de riesgoAl revisar las categorías de residuos del Convenio de Basilea,35 identificamos que el petróleo ysus derivados están catalogados como peligrosos. Específicamente, dentro de la categoría A3:Desechos que contengan principalmente constituyentes orgánicos, que puedan contenermetales y materia orgánica. Con esto podemos tener una idea de los riesgos toxicológicos a losque están expuestas las poblaciones de las áreas de influencia de los campos petroleros ytambién el personal que labora al interior de éstos.36 A esto se suman los riesgos mecánicos,térmicos, eléctricos y demás, característicos de las diferentes fases de la industria petrolera.37Ante esta realidad, nace la necesidad de implementar medidas de prevención y controlambiental y también medidas de seguridad industrial y salud ocupacional. Este enfoquepreventivo y de control empezó a ponerse en práctica, en la industria petrolera ecuatoriana,en la década de los años ’90.En décadas anteriores, el riesgo era aún mayor porque las medidas de prevención, control yregulación eran casi ausentes. Justamente un estudio que muestra las consecuencias es elInforme Yana Curi, que “*…+ hace un análisis sobre la presencia de cáncer en la población de lazona de influencia del bloque que manejó el consorcio CEPE-Texaco” (Villaverde et al.,2005:155). “El problema central estaría vinculado con la exposición a los componentes tóxicosdel petróleo a través de inhalación, absorción dérmica o ingestión” (Entrix, 2006:6-41).Por otro lado, en el estudio de FOES-REGAL (2008:114) se presentan otros resultados quedemuestran algunas afectaciones a la salud, y que a la vez refuerzan la concepción delinsuficiente manejo ambiental actual.35 El Convenio de Basilea trata sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación yfue adoptado por la conferencia de plenipotenciarios el 22 de marzo de 1989, y entró en vigor el 5 de mayo de 1992. El Estadoecuatoriano es parte de este convenio.36 Dentro del personal de las empresas petroleras, también debemos considerar a los trabajadores kichwa, waorani y campesinosque están expuestos a estos riesgos laborales.37 En la página de la Organización Panamericana de la Salud – Colombia, se pueden encontrar algunos estudios que confirman losriesgos de la industria petrolera, en especial para sus trabajadores. Disponible en: http://www.col.ops-oms.org/saludambiente/SOIP/Chater.htm 30
  • 31. Un estudio de la Unión de Promotores Populares de Salud de la Amazonía Ecuatoriana determinó que la gente que vive en áreas petroleras presenta tasas de desnutrición y mortalidad infantil mayores que el resto de la población (citado por Martínez, 2006: 195). Al mismo tiempo, las muertes por cáncer en esta población son tres veces más altas que la media nacional (12%) y cuatro veces superiores a Orellana (7,9%) (Maldonado y Narváez, citado por Martínez, 2006: 196). Por último, se ha demostrado también que existe un riesgo de abortos espontáneos 3,34 veces más alto en las mujeres que viven en comunidades expuestas a los compuestos químicos del petróleo (San Sebastián, 2005).Cabe indicar que los derrames sería la fuente más grande por la cual las poblaciones localestendrían contacto con los hidrocarburos. Además, de los gases producto de la volatilización yquema de hidrocarburos en las estaciones de producción y almacenamiento.Otra afectación importante constituye el ruido que está presente en todas las fases de laindustria petrolera, pero en diferentes magnitudes. Podríamos afirmar que en la etapa deconstrucción y en la fase de perforación los niveles de ruido son más elevados y a la vezmolestos para las poblaciones aledañas. En estas fases, es importante tener en cuenta,además, el polvo generado por el constante traslado de vehículos y maquinaria pesada.Impacto 5: Desequilibrio en el sistema alimentarioEste impacto es más claro en las poblaciones indígenas, en vista que muchas comunidades aúndependen de la cacería y pesca de subsistencia, recolección de frutos, y de lo producido en laschacras. Por lo tanto, al reducir el tiempo dedicado a estas actividades por la influencia de laactividad petrolera, por la vinculación laboral, los varones descuidan temporalmente la caceríay la pesca. Y de manera complementaria, al incrementar los ingresos económicos provenientesde la remuneración laboral, las familias reemplazan en parte su alimentación tradicional porproductos procesados.El resultado de estos cambios, aunque muchas veces ignorados, genera un desbalance en ladieta de las poblaciones indígenas, y afecta, primordialmente a los grupos más vulnerables,niños y niñas.Impacto 6: Intensificación de procesos de aculturaciónLos impactos revisados anteriormente, no son más que un reflejo de alteraciones de losaspectos culturales, particularmente de los pueblos indígenas. En vista que los factoreseconómico y político están íntimamente ligados con lo cultural. Además, debemos señalar quelas culturas están en permanente cambio, y atraviesan por procesos muy complejos detransformación. Entonces, al hablar de aculturación, partimos de que las presiones externasconducen a la represión y anulación de formas actuales propias de cultura, considerando lasensibilidad de los grupos indígenas. En cambio, al producirse una asimilación equilibrada delos nuevos elementos, reconocemos a la transculturación (Entrix, 2006).Bajo este marco conceptual citamos lo desarrollado, en cuanto a las nacionalidades kichwa ywaorani, en el estudio de Entrix (2006:6-46).Para el caso de la población kichwa: 31
  • 32. La etnia kichwa de la Amazonía constituye el grupo indígena con mayor nivel de contacto con la sociedad nacional. Esto ha producido un proceso permanente de transculturación que ha permitido asimilar fenómenos culturales externos. Es común que la valoración de la pervivencia de elementos culturales se enfoque en aspectos formales (vestimenta, ritualidad, producción artesanal, etc.); sin embargo, aquella pervivencia radica en el mantenimiento de estructuras de relaciones sociales. En ese sentido, la permanencia del estatuto organizativo que tiene el ayllu pone de manifiesto los mecanismos de continuidad cultural de los kichwa.El caso waorani: *…+ se puede observar que los waorani van constituyendo, dentro de los límites que su situación implica, su propio camino hacia la modernidad por medio de complejas estrategias que tratan de asimilar las nuevas condiciones a su código étnico haciendo posible mantener sus posibilidades identitarias. Pese a ello es un grupo muy sensible a las presiones externas debido al acumulado histórico de contactos que han perfilado un esquema de relaciones con actores externos sobre el que no pueden ejercer un control político.Intensificación y expansión poblacionalAntecedentes de la colonización en la RBYVillaverde et al. (2005) identifica dos hechos claves que incrementaron la colonización38 de laAmazonía ecuatoriana en la segunda mitad del siglo XX. El primero corresponde a laintensificación de las actividades de exploración y explotación petroleras, a partir de 1970, quedinamizó la ocupación de las provincias de Sucumbíos y Orellana, principalmente. El otro tieneque ver con la expedición de leyes, como la Ley de Reforma Agraria, en 1973, y la Ley deColonización de la Región Amazónica, en 1977 y, de manera complementaria, se crea en 1979el Instituto para la Colonización de la Región Amazónica Ecuatoriana (INCRAE). Estas dospolíticas de Estado, generaron una ocupación anárquica del territorio amazónico,particularmente de la zona norte, con el traslado de muchas familias provenientes de distintasprovincias y regiones del país. Los primeros en llegar se ubicaron a los costados de las vías abiertas para la explotación petrolera. Los siguientes se iban ubicando a ambos lados (primera línea) en lotes de aproximadamente 50 hectáreas (250 metros de frente por 2000 metros de fondo). Cuando la primera línea estaba copada, se instalaban detrás formando la segunda línea (o primer respaldo) y así sucesivamente hacia adentro. Las líneas de ocupación podían establecerse también tomando como referencia caminos secundarios (trochas) o ríos y esteros. En la vía Auca, en la parte más ancha, existen ocho líneas de colonización, alcanzando ya el límite del PNY (Villaverde et al., 2005:184).El requerimiento esencial para la legalización de las tierras era trabajarla, es decir, tumbar almenos un tercio del bosque, para así obtener los títulos de propiedad a través del IERAC.39 Enun inicio el IERAC solicitaba que los-as proponentes estén organizados en cooperativas, peropoco tiempo después se legalizaban las tierras individualmente. Esta situación ocasionó eldebilitamiento de esta estructura organizativa. Sin embargo, éstas mantuvieron ciertas38 “Teóricamente la colonización es definida como un proceso a través del cual individuos se asientan, de forman más o menospermanente, en una zona deshabitada o muy poco habitada” (Tamariz, 1991 en Villaverde et al., 2005:183).39 Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización. 32
  • 33. funciones como la construcción de escuelas, capillas y mingas de limpieza (Villarverde et al.,2005).A pesar del debilitamiento de las organizaciones campesinas, vale la pena recalcar que la únicaorganización de segundo grado que representa a las familias, al menos del cantón Orellana, esla FOCAO (Federación de Organizaciones Campesinas de Orellana). Pero si se habla de todo elcolectivo campesino, son muy pocas las familias que están organizadas de una maneraefectiva, según Villaverde et al. (2005), no llega al 30%.La indiscriminada tala y ocupación del bosque dio lugar a la extensión e intensificación demonocultivos, como el café principalmente; y también a la expansión de la ganadería. Esosprocesos de libre ocupación del territorio amazónico, originaron a su vez, fenómenos como eltráfico de tierras y la venta de tierras ya trabajadas, entre otros, manipulados por personal delas dirigencias de las cooperativas, fuerzas armadas, políticos, y funcionarios del mismo IERAC.En el campo de conflictos se encontraban, por supuesto, las poblaciones indígenas, que através del marco regulatorio vigente, se vieron obligadas a adoptar nuevas formas deorganización y, en algunos casos, a movilizarse de sus territorios para evitar la competenciapor recursos con los colonos (MacDonald, 1986 citado en Fontaine y Narváez, 2007). Situaciónque dio lugar a la formación de nuevas comunidades como Añangu y Nueva Providencia.40En lo que tiene que ver con los centros poblados, resalta Lago Agrio que para 1978 contabacon 5.000 habitantes, y sufrió un crecimiento abrupto en los siguientes cuatro años, llegandoen 1982 a los 11.237 habitantes (Entrix, 2006). Los movimientos migratorios desde la sierra y lacosta se veían motivados por las modificaciones de la dinámica económica de esta región delpaís: el aumento de la capacidad agropecuaria y la influencia de la industria petrolera, que seiba abriendo paso en la enmarañada selva.En 1994 entra en vigencia una nueva Ley de desarrollo agrario, que en su Artículo 22 plantea“*…+ resolver las demandas de tierra indígenas a favor de los terratenientes permitiendo elfraccionamiento de las tierras comunales indígenas para que puedan ser integradas almercado” (Cisneros, en Fontaine y Narváez, 2007:151). Esta ley también desaparece el IERAC ycrea el INDA,41 que no tiene competencia en la resolución de conflictos, la cual es trasladada alos ámbitos civiles, penal y contencioso administrativo ordinarios. Hecho que dificulta ycomplejiza el tratamiento de las demandas de los indígenas, en especial, por la casi nulapresencia institucional en la Amazonía (Cisneros, en Fontaine y Narváez, 2007).Algunas zonas importantes identificadas en la RBYPara tener una idea general de cuáles son las zonas más afectadas dentro de la RBY,presentamos el siguiente mapa.40 Cisneros (en Fontaine y Narváez, 2007).41 Instituto Nacional de Desarrollo Agrario. 33
  • 34. Mapa 4: Intervención poblacional dentro de la RBY Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009)Se evidencia, una zona muy representativa en el sector noroccidental de la RBY, quecorresponde a la vía Auca y sus alrededores. Adicional a esta zona, aparecen otras como lasaledañas a las vías Pindo y Armadillo, en el sector noroccidental del PNY, en donde losprocesos de ocupación del territorio podrían intensificarse (Villaverde at al., 2005).Villaverde at al., (2005) destaca geográficamente tres grupos claves que incidirían en estosprocesos de crecimiento e intensificación poblacional. Se refiere, en primera instancia, alcrecimiento de la población campesina que habita la zona de amortiguamiento noroccidentaldel PNY. En segundo lugar, a la población kichwa de la ribera sur del río Napo, debido a sucrecimiento y demanda de nuevos territorios. Y por último, a la población kichwa de las vías aLoreto, que al no contar con una cantidad importante de territorios de reserva, podríanpresionar para tomar tierras al interior del PNY, sobre todo la ribera norte del río Tiputini.Esta localización de las áreas más críticas nos sirve para tener una idea de cuáles son lossectores más degradados ecológicamente. Sin embargo, el problema de fondo, de laintensificación y expansión poblacional abarca mucho más que esto, en especial, si queremosprevenir que esta situación siga incrementando. Por ello en los próximos acápites intentamosprofundizar un poco más y llegar a las causas de las dinámicas poblacionales que se dan en laRBY.Poblaciones indígenas de la RBYLa historia de interrelación con el mundo occidental de las nacionalidades indígenas quehabitan la RBY es muy diferente. Está por ejemplo la población waorani que inició su procesode intercambio cultural a mediados del siglo XX, por medio del Instituto Lingüístico de Verano(ILV). En el caso del pueblo kichwa de la Amazonía, su intercambio estuvo ligado a laexplotación del caucho en la misma época que los waorani, y estaban localizadosprincipalmente en las riberas del río Napo. Por último, “los Shuar llegaron a la provincia de 34
  • 35. Orellana a comienzos de la década de los años 1970, después de la apertura de las vías por laexploración y explotación petrolera. En la práctica, los Shuar se constituyen en colonos”(Villaverde et al., 2005:178).En lo que respecta al territorio waorani, después de un largo proceso, que en parte obedecía ala lucha por el reconocimiento de los derechos indígenas, se logró la adjudicación por parte delEstado ecuatoriano, de 66.570 hectáreas en 1983, y de 612.650 ha en 1990. Es decir, un totalde 679.220 hectáreas, que incluye parte del PNY. Pero hay que señalar que la designación de lareserva étnica waorani no limita o impide la actividad petrolera o minera, así lo establece elacta de adjudicación (Narváez, en Fontaine y Narváez, 2007). En cuanto a su población, elritmo de crecimiento ha sido relativamente rápido, en 1975 en el protectorado del ILV vivían575 personas, para 1982 ascendió a 751. Y hacia el año 2005, según proyecciones realizadaspor Repsol-YPF, estaría en aproximadamente 1.800 personas (Villaverde et al., 2005).Parte de la nacionalidad waorani constituyen los pueblos Tagaeri y Taromenane, que songrupos aislados y ocultos que viven en zonas alejadas a los centros poblados, por ello el Estadoconsideró proteger,42 de alguna manera, su zona de vida, al determinarla Zona Intangible. Estazona tiene una superficie de 758.051 hectáreas, y se encuentra legalmente delimitada.43Comprende las parroquias Cononaco y Nuevo Rocafuerte, del cantón Aguarico en la provinciade Orellana, y en la parroquia Curaray del cantón Pastaza, en la provincia del mismo nombre.44Legalmente, en este territorio están prohibidas todas las actividades extractivas tanto en elsuelo como en el subsuelo, es decir, constituye la única zona dentro de la RBY que estáprotegida de la extracción comercial de los recursos naturales.Otro grupo importante en la RBY y en el PNY es la población kichwa. En su mayoría, estapoblación se encuentra organizada socialmente bajo la modalidad de comunas, y dirigidas porun cabildo, conforme la Ley de comunas. Otras poblaciones que no han logrado reunir elnúmero suficiente de familias, han conformado centros kichwas, como son los casos de “RíoTiputini” y “Mandaripanga”. Las comunidades kichwas de la provincia de Orellana estánrepresentadas por una organización de segundo grado, denominada FCKUNAE,45 y en laprovincia de Pastaza por la OPIP.46Las comunas y centros kichwa se distribuyen geográficamente en tres zonas dentro de la RBY:1) Ribera sur del río Napo, 2) Vía Auca y zonas aledañas y 3) Río Curaray, con una poblacióntotal de 6.058 habitantes. La mayor parte de las comunidades kichwas de la RBY cuentan conamplias reservas para asegurar el futuro de sus nuevas generaciones. Según datos de laFCKUNAE, se cuenta con una población total de 18.381 personas, en sus 74 comunidades(Villaverde et al., 2005).El pueblo shuar, aunque menos numeroso y reciente, de igual manera, tiene presencia en laRBY y en el PNY. Esta población se mantiene asociada y organizada bajo la modalidad de“centros”, promocionados por el ex Ministerio de Bienestar Social (ahora Ministerio de42 Mediante Decreto Ejecutivo No. 552, Registro Oficial No. 121, 2 de febrero de 1999.43 Mediante Decreto Ejecutivo No. 2187, 3 de enero de 2007.44 Gobierno Nacional de la República del Ecuador, Política nacional de los pueblos en situación de aislamiento voluntario.45 Federación de Comunas Kichwas Unión de Nativos de la Amazonía Ecuatoriana.46 Organización de Pueblos Indígenas de Pastaza. 35
  • 36. Inclusión Económica y Social – MIES). Esta organización representa su organización territorialtradicional: familias nucleares alejadas de su familia ampliada –alrededor de 300 metros-, conun espacio para realizar sus cultivos y sus actividades de caza y pesca. Algunos centros shuar sehan dividido como producto de pugnas familiares y lucha de intereses. Los centros shuar de laRBY se caracterizan por no mantener relación con las federaciones como la FISCH,47 pero encambio son parte de organizaciones de segundo grado como las Asociaciones de Centros Shuarde El Coca y de Cononaco. En general, los centros shuar no poseen títulos de propiedad de sutierras, lo que da cuenta del poco tiempo de permanencia en la zona (Villaverde et al., 2005).Mapa de actoresComo indicamos en el mapa de actores de la industria petrolera, éste constituye unaherramienta indispensable para identificar competencias y definir responsabilidades en laplanificación, gestión y evaluación de la RBY.El mapa de actores48 (ver Anexo 2.A) es muy extenso y complejo en virtud que abarca muchosámbitos y competencias, y relaciones directas e indirectas con el territorio. De todas maneras,lo que intentamos agrupar y mostrar son los movimientos poblacionales y las formas de uso yconflictos del territorio, a partir de la organización y dinámica de las poblaciones que habitanen la RBY. En tal contexto, aparece nuevamente la industria petrolera, pero ahora vista comoun delegado del Estado para abastecer las demandas de las poblaciones locales a través de suscompensaciones económicas (obras sociales y empleo). Por su parte, el Estado representadoprincipalmente por el MAE y MAGAP, que han llevado una función de supervisión esporádicade los procesos, pero se han mantenido alejados de los problemas fundamentales de la región.Ante esta situación, las poblaciones indígenas y campesinas, se han encontrado limitadas decontrolar lo que ocurre en sus territorios, y están expuestas a imposiciones estatales, eintereses privados y particulares externos.Por su parte, en los niveles locales de gobierno, la potestad e injerencia sobre el territorio hasido mínima, y ha obedecido a exigencias puntuales y urgentes de la población, pero no a unaplanificación a mediano y largo plazo del territorio amazónico. A pesar que algunos gobiernosprovinciales y municipales cuentan con planes de desarrollo, éstos escasamente se han llevadoa la práctica, y no han guiado la gestión. Adicionalmente, en la gestión, la participación socialno ha sido incluida de manera integral y activa. Por lo tanto, los planes de desarrollo hanterminado “*…+ siendo un listado de recursos para acciones poco coordinadas y muchas vecescon tinte clientelar” (Grupo Faro, 2009:18).Principales impactosAl pensar desde un punto de vista biológico, los primeros impactos que nos vendrían a lamente, como producto de la intensificación y expansión poblacional, serían la deforestación ycacería ilegal. Sin embargo, lo que pretendemos es plantear un enfoque preventivo, queapunte a las causas del problema que identificamos inicialmente, es decir, el crecimiento47 Federación Interprovincial de Centros Shuar.48 Este mapa de actores fue elaborado con información del estudio de Villaverde et al., (2005), del estudio de línea base de FOES-REGAL (2008), del estudio de impacto ambiental del bloque 31 de Entrix (2006), del diagnóstico del Grupo Faro (2009) y de laspáginas de internet de las diferentes instituciones. 36
  • 37. poblacional y sus implicaciones socioeconómicas y ambientales para la población que habita yse moviliza en la RBY. Apuntando a este enfoque, entonces, hemos considerado los siguientesimpactos: Tabla 9: Impactos de la intensificación y expansión poblacional en la RBY No. Impacto 1 Ocupación espontánea del territorio. 2 Conflictos sociales por la tenencia de la tierra. 3 Informal e incipiente desarrollo de la actividad agropecuaria. 4 Presión sobre los recursos naturales. Elaborado por: CGRR (2011)Impacto 1: Ocupación espontánea del territorioPara poder dimensionar este impacto, primero debemos poner en contexto la situación en laque se encuentra toda la población de la RBY y sus alrededores. En otras palabras, identificarlas causas por las que la población interna y externa se ve obligada a migrar y a buscar algúntipo de sobrevivencia en las áreas rurales y urbanas de la RBY. Por ello a continuaciónpresentamos un muy rápido repaso por las principales fuentes de impacto que, posiblemente,están incidiendo en las dinámicas de la población de la RBY.A partir del breve resumen de los niveles de pobreza que se presenta en el estudio de líneabase de la RBY, realizado por FOES-REGAL (2008), podemos identificar que la situación de lapoblación que habita en la RBY es alarmante. En la zona rural el 87,4%49 de su población espobre, es decir, 26.421 personas, y de éstas el 65% se encuentran en la extrema pobreza. Hayuna relativa diferenciación entre los niveles de pobreza en la población indígena (83,1%) ymestiza (93,6%), que, de algún modo, da cuenta de las condiciones aún más precarias de lapoblación no indígena, aducida en parte, a la mayor inestabilidad de sus ingresos económicos.En lo referente a la zona urbana, en particular la ciudad de El Coca, la población pobrerepresenta el 68%, y la población en extrema pobreza el 32%.Con estos datos generales presentados, podemos darnos cuenta que las necesidades de laspoblaciones que viven de la RBY son muchas. La lucha que se da por establecer derechos en elterritorio para obtener algún beneficio que pueda satisfacer en algo sus necesidades, se vefacilitada por la ausencia absoluta de políticas públicas en la región. Esto implica también laausencia de una planificación y ordenamiento territorial, al menos general, en la región.Las poblaciones, en especial, campesinas ven en el territorio su único bien que les puederepresentar, en el presente y en el futuro, un respaldo para sus familias, en vista que, muchasno se encuentran ni siquiera afiliadas a una organización de apoyo. En esta situación denecesidad extrema, la población mestiza y en parte también las poblaciones indígenas –particularmente algunas comunidades kichwas- han desarrollado actividades agrícolas que lespermita obtener mayores ganancias en el menor tiempo, es decir, la modalidad de cultivosextensivos no rotativos.49 Tomado de FOES-REGAL (2008:34), según datos del SIISE (Sistema Integrado de Indicadores Sociales y Económicos). 37
  • 38. Así identificamos que en el área rural de la RBY, las opciones de empleo50 se concentranprincipalmente en dos rubros: actividades agropecuarias y vinculación con la industriapetrolera. En el primer caso, el 56,1% de las personas ocupadas se dedican a la agricultura,mientras que el 13,6% tienen relación con las actividades petroleras. Al desagregar estosresultados en población indígena y no indígena, observamos que la población indígena tienemayor vinculación con la industria petrolera con el 17,6%, mientras que la población mestizaalcanza apenas el 6,4%. A la vez, es menor el porcentaje de población indígena que se dedica ala agricultura (48,9%), mientras que la población no indígena alcanza el 69%.En función de los datos anteriores, podemos deducir que la población mestiza se ha visto untanto relegada de los beneficios de la actividad petrolera. En tal situación, su interés másgrande está en la extracción de recursos renovables del ambiente amazónico, tanto a partir dela agricultura, como de los recursos del bosque (madera y fauna silvestre). En cambio, lapoblación indígena, al estar mejor organizada y al tener reconocido su territorio, satisfaceciertas necesidades a partir de las negociaciones con las empresas petroleras, en forma deobras sociales y/o vinculación laboral. No obstante, gran parte de la población,particularmente kichwa, trabaja en la agricultura, como un medio para obtener ingresoseconómicos. Cabe mencionar que no toda la población indígena de la RBY tiene relacióndirecta con las empresas petroleras, y también que hay poblaciones campesinas quemantienen relaciones con empresas petroleras.En el área urbana de la RBY, hay cierta diversificación del empleo,51 pero aún sigue siendo laagricultura la actividad que mayor población concentra, con el 23%. Le siguen el comercio y laadministración pública, ambos con el 12%, y al final se encuentran actividades como lamanufactura, el transporte y la construcción, con una participación cercana al 5%.Parte integrante de la situación de pobreza, que vive la mayor parte de la población de la RBY,es la carencia de servicios básicos, que afecta la salud y salubridad y, en general, el bienestarde las familias. A esto se suma la falta de cobertura y la mala calidad de los servicios de salud,teniendo en cuenta las epidemias a las que están expuestas en las zonas tropicales (Villaverdeet al., 2005). Y para completar el cuadro, están los altos niveles de contaminación de losrecursos hídricos, que son el sustento para las familias de la RBY, tanto para consumo directo,como para la pesca.Después de recrear un poco la precaria situación en la que se encuentra la población de la RBY,podemos reconocer que la influencia de las vías de acceso es un factor que se suma al procesode migración y ocupación del territorio, es decir, a las consecuencias. Por esta razón nopodríamos considerar a éste como un factor determinante del problema. Como hemos visto elcrecimiento y expansión poblacional depende de cuestiones centrales de fondo que visibilizanla ausencia de políticas de Estado, que fomenten el desarrollo socioeconómico de la poblaciónde la RBY. Por ello al controlar, de manera estricta, el acceso por una vía de acceso,únicamente estamos trasladando el problema a otro lugar, y no tomando las decisiones para50 A partir de información del estudio de línea base de la RBY de FOES-REGAL (2008:54-64), según la base de datos del V CensoNacional de Población.51 Ídem supra. 38
  • 39. mejorar la situación en su conjunto. Otro aspecto complementario y que puede influir en lainvasión y ocupación de territorios, es la indefinición de linderos.Por último, y no menos importante, está la influencia de hechos de violencia e inseguridad enla migración de familias dentro y fuera de la RBY. Problemas que deberían estudiarse conmayor profundidad. En cuanto a la violencia intrafamiliar, en el estudio de FOES-REGAL (2008),se señala que es un problema con elevada prevalencia en la provincia de Orellana.Impacto 2: Conflictos sociales por la tenencia de la tierraLa conflictividad social que se evidencia en la RBY gira en torno a la tenencia de la tierra, en lamayoría de los casos. Estos conflictos se presentan de forma indistinta entre pueblosindígenas, campesinos, el MAE -por el manejo del PNY-, y empresas petroleras. En otraspalabras, son los actores que tiene potestad en el territorio, y tienen la capacidad de decisiónde uso y ocupación del mismo. Por otro lado, están las instituciones reguladoras yorganizaciones de apoyo, como el MAGAP –en el primer caso-, el FEPP, las organizacionesindígenas, entre otras –en el segundo-.Para conocer el estado en el que se encuentra la legalización de tierras en la RBY, recurriremosnuevamente al estudio de FOES-REGAL (2008). Este proceso de legalización comprende tantotierras indígenas, como campesinas y, por lo tanto, comprende tierras con tenencia colectiva eindividual. El estudio en mención comprende el sector que abarca las riberas del río Napo52 ylas vías,53 que corresponderían a las zonas 4 y 6 que presentamos en el Capítulo II de lapresente propuesta. A continuación, presentamos un resumen de estas dos zonas en cuanto ala tenencia de la tierra. Tabla 10: Modalidad de tenencia de la tierra en las zonas: Ribera del Napo y Vías Modalidad de tenencia Vías (%) Ribera (%) Propia titulada 48,6 12,5 Propia sin titular 38,6 84,5 Arrendada 1,1 0,7 Al partir 0,2 0,7 Prestada 4,8 1,3 Familiar 1,9 0,3 Otro 4,8 - Total 100 100 Fuente: FOES-REGAL (2008:66) Adaptado por: CGRR (2011)El alto porcentaje de tierras sin titular en la zona Ribera del Napo está relacionado con latenencia comunitaria de la tierra, por parte de la población indígena. Mientras que laspropiedades tituladas (12,5%) corresponde a la población campesina. En la otra zona, de lasvías, existe casi un 40% de tierras sin titular, mientras que aproximadamente el 50% de los-aspropietarios-as poseen títulos de propiedad (FOES-REGAL, 2008).52 Parte extrema nororiental de la RBY, y abarca la franja territorial adyacente a las márgenes del río.53 Sector noroccidental de la RBY, comprende el área adyacente de las vías: Auca, Pindo, Zorros y Yuca. 39
  • 40. Una vez que hemos revisado la distribución geográfica en la tenencia de la tierra, es necesarioconocer cómo es la tenencia por grupos étnicos, para ello mostramos los siguientes resultados. Tabla 11: Modalidad de tenencia de la tierra en las zonas: Ribera del Napo y Vías, por grupos étnicos Mestizo Kichwa Shuar Modalidad de tenencia Afroecuatoriano (%) (%) (%) (%) Propia titulada 54,2 12,9 23,1 60 Propia sin titular 34,7 80,9 65,4 20 Arrendada 1,2 0,6 1,9 - Al partir 0,5 0,3 - - Prestada 5,2 0,9 3,8 20 Familiar 2,4 0,3 - - Otro 1,9 4,1 5,8 - Total 100 100 100 100 Fuente: FOES-REGAL (2008:66) Adaptado por: CGRR (2011) En cuanto a la propiedad de la tierra por grupo étnico, los porcentajes reconfirman la compleja situación de la titulación de tierras en la provincia de Orellana. Mientras que las comunas indígenas tienen características que permiten explicar los bajos niveles de titulación en ese sector, en el caso de la población mestiza, se debe resaltar una mayor problemática: apenas un 54,2% cuenta con título de propiedad. En la población afro se registra un 20% de tenencia bajo la modalidad de tierra prestada, la cual es común entre familiares y se da con la llegada de población de origen afro para trabajar en las fincas de propietarios afro que se dedican a otras actividades (2008:67).Para tener un panorama general, es necesario saber que en la mayoría de las provinciasamazónicas el número de propiedades, que aún no se encuentran legalizadas, es significativo.Por lo tanto, no se quedan atrás las provincias que conforman la RBY: en Sucumbíos no estánlegalizadas el 26% de las Unidades de Producción Agropecuarias (UPA), en Orellana el 22%, enNapo el 18% y en Pastaza el 11%” (FOES-REGAL, 2008).Ahora bien, tanto en las tierras legalizadas como en las que no lo están, interviene un factorque es la delimitación y la linderación. Pues la ausente o insuficiente delimitación de las tierrasocasiona conflictos con los vecinos, entre familiares, y dejan nuevamente expuestas laspropiedades para posteriores invasiones (Informe PB citado en FOES-REGAL, 2008). 40
  • 41. Tabla 12: Algunos tipos de conflictos de tierras en la RBY Actores del conflicto SituaciónEntre MAE y campesinos-as La debilidad organizativa del pueblo campesino dificulta su negociación, por lo tanto, prima la iniciativa individual. De esta manera, se complica plantear y mantener acuerdos en torno al PNY. Esto sucede principalmente en las vías Auca y Yuca. A esto se suma el tráfico de tierras y la llegada de nuevas familias.Entre campesinos-as Se generan por el establecimiento de linderos, el desconocimiento de los procesos de legalización y la falta de escrituras, aspectos que salen a la luz en el momento de vender y hacer el traspaso de las propiedades. Es muy común en la parte norte de la vía Auca (primeros kilómetros) y en la zona de la vía Yuca.Al interior de comunidades Se producen problemas al interior de las comunidades, en muchoskichwa y con el MAE casos, generados por negociaciones con las empresas petroleras. Las comunidades de las vías, por su crecimiento demográfico, han reducido sus territorios de reserva, y el PNY se presenta como un área atractiva.Entre los grupos waorani y los Los grupos waorani no reconocen a los tagaeri-taromenane comotagaeri-taromenane miembros de su pueblo, sienten que son una amenaza en su territorio.Entre comunidades waorani y Son conflictos de tierras que se dan en la zona de Pindo. La relación 54campesinos-as conflictiva es la siguiente: entre las comunidades waorani Tobeta y Miwaguno con la comunidad campesina Rodrigo Borja. Entre la comunidad waorani Nampaweno con la comunidad kichwa Río Tiputini. Y entre la comunidad waorani Yawepare con la misma comunidad Rodrigo Borja y con un centro Shuar. Estas cuatro comunidades waorani se formaron a partir de una familia ampliada, y mantiene estas disputas por el territorio, principalmente para evitar que avance la frontera agrícola y la extracción de madera y fauna, liderada por los campesinos, kichwa y shuar. Fuente: Villaverde et al., (2005) y trabajo de campo CGRR (marzo 2011) Adaptado por: CGRR (2011)Estos conflictos representan nada más una referencia de lo que sucede permanentemente enla RBY, pero tienen un referente común que es la lucha por la tierra. Al respecto, Villaverde etal., (2005) señala que, por lo general en la gestión del PNY y de su área de amortiguamiento noson considerados las poblaciones shuar y campesina como actores relevantes. Sin embargo,son quienes mayor presión ejercen sobre los recursos naturales renovables de las zonasalrededor del PNY y los que están más presionados de tenencia de la tierra.Por último, creemos que el proceso de legalización de tierras es crucial para el manejo del PNYy de la RBY, por el hecho que asegura la tenencia de la tierra, provee estabilidad a las familias ycontribuye a un mejor manejo de los recursos naturales (Villaverde et al., 2005).54 Esta información fue recabada en el taller realizado con la NAWE para la elaboración del plan de manejo del PNY, el viernes 11de marzo de 2011. 41
  • 42. Impacto 3: Informal e incipiente desarrollo de la actividad agropecuariaUno de los problemas más graves por afrontar en la RBY es la extensión de la modalidad demonocultivos, como el café, la palma africana, los pastizales, que requieren de grandesextensiones de terreno para poder obtener ganancias y recuperar la inversión. El procesoproductivo y de comercialización, en general, depende de factores como la oscilación deprecios, la dificultad en el transporte, la dependencia de intermediarios para lacomercialización, la pobre fertilidad del suelo, entre otros. También encontramos a laganadería, que representa para la población campesina, un medio de capitalización y deresguardo para futuras necesidades (Villaverde et al., 2005).Esta forma de llevar a cabo la actividad agropecuaria fue una forma de adaptación de lapoblación campesina, que estaba poco familiarizada con los ecosistemas amazónicos y suextrema fragilidad. Dando como resultado prácticas inadecuadas de uso y manejo de losrecursos, que antes mencionamos. Por esta razón, el área agropecuaria en sus territoriosmantiene una menor presencia de vegetación natural y los remanentes de bosque seencuentran más intervenidos, dada la mayor extracción forestal (FOES-REGAL, 2008). Las fincas campesinas no manejan el sistema de rotación. Las áreas de cultivos de ciclo corto se mantienen delimitadas, con rotación de cultivos por dos o tres ciclos. Una vez que los suelos disminuyen su fertilidad, se establece un pastizal, procediendo a desbrozar otro espacio para sembrar un nuevo cultivo. En otros casos, tumban el bosque y proceden a la siembra de maíz, para luego ampliar el área de pastizales (FOES-REGAL, 2008:68).Las zonas más críticas, en cuanto a la población campesina, son las que tienen mayor densidadde ocupación humana como la vía Auca y zonas aledañas, el río Napo y el río Curaray, aunquecon un menor impacto (Villaverde et al., 2005).De un modo paulatino, algunas comunidades kichwas han venido incrementando las áreas decultivo para comercialización, a las cuales dedican más tiempo, en desmedro de los cultivospara la auto-subsistencia (Entrix, 2006 en FOES-REAL, 2008). Todo esto ha sido parte delcontacto con la sociedad nacional y las presiones externas de comercio y tecnológicas,alentado por el crecimiento demográfico.Dentro del sistema de comercialización, salta a la luz el injusto trato y negociación con elproductor, como sucede en muchos lugares del Ecuador, en la RBY no es la excepción. Son losintermediarios los que imponen los precios, mientras que las familias productoras no tienenposibilidades de negociación. Este hecho se resume muy bien en el siguiente párrafo. Los intermediarios locales resuelven necesidades cotidianas de las familias campesinas, lo que les da poder para negociar y fijar los precios. Intervenir en la comercialización, en las condiciones de transporte y costos actuales, se vuelve tremendamente adverso para los productores de la Ribera. La posibilidad de obtener cierta rentabilidad de la producción familiar requiere que las comunidades establezcan iniciativas para agregar valor a los productos mediante su transformación (FOES-REGAL, 2008:76).Al igual que en muchos otros problemas, las familias agricultoras en la RBY no cuentan con unapoyo integral y permanente por parte del Estado, al menos en este punto crítico, que es eltransporte y la comercialización de sus productos. Dependen, en la mayoría de los casos, deayudas esporádicas y ocasionales, como el apoyo en transporte brindado por las Fuerzas 42
  • 43. Armadas en sectores inaccesibles, como las riberas del Napo.55 En este punto, resalta lasituación de la población campesina que se encuentra casi totalmente dependiente de estaactividad.Impacto 4: Presión sobre los recursos naturalesExtracción ilegal de maderaOtro gran impacto de la intensificación y expansión poblacional en la RBY es la presión en losrecursos naturales del bosque. Hemos visto las grandes dificultades de las poblaciones quehabitan en la RBY, y los impedimentos que han tenido en desarrollar economías sustentables yrentables a la vez. A diferencia de otras actividades extractivas, que han tenido gran éxito,como la industria petrolera. Las poblaciones locales han quedado al margen y les ha tocadoacomodarse a las nuevas condiciones de poder impuestas. Todo esto ha desencadenado elsaqueo del bosque, que se fundamenta principalmente en la comercialización de madera y defauna silvestre.La extracción y comercialización de madera56 se ha convertido en parte de la economía“subterránea” de las poblaciones locales, con lo cual complementan sus ingresos (FOES-REGAL,2008). Pero esta oferta debe provenir de una demanda, vinculada con las grandes ciudades alinterior del país, y también fuera, como es el caso de la madera comercializada en Colombia.En el caso del mercado interno, las mayores industrias están localizadas en Quito, Esmeraldas,Quinindé, Cuenca, Puyo, Los Ríos, Guayas y Manabí. Por ejemplo, la madera aserrada que seextrae en Orellana, tiene como principales destinos medianas y pequeñas empresas en Quito,que cada vez incrementan su demanda (PB, 2008 citado en FOES-REGAL, 2008).De todo este negocio, quienes se quedan con la menor parte son las poblaciones locales, esdecir, las dueñas del bosque, y a más de esto, muchas veces, se ven envueltas en conflictos conlos intermediarios. Algunos waorani hacen contratos con madereros por seis meses, tiempo enel cual se aprovecha al máximo los recursos del bosque. Al final la madera es vendida entre 2 y6 dólares por tablón, y se pueden comercializar en Colombia a 12 o 15 dólares. Por la relacióncon la frontera colombiana, y la influencia de los grupos armados y, en general, por lailegalidad e informalidad del proceso, se lleva un ambiente de tensión y violencia que restringey afecta el control forestal estatal (Monteros, 2010). *…+ en la cadena de intermediarios participan algunos indígenas Waorani, ciertos funcionarios encargados de la emisión de guías de movilización adulteradas o de la verificación de los procedimientos y control del producto, transportistas clandestinos, regentes forestales e imprevistos propios de la actividad furtiva; sin embargo no deja de ser un negocio atractivo si se logra vender el producto fuera del país. En definitiva, quienes más ganan con esta actividad son los intermediarios. A las adversas condiciones de trabajo de los jornaleros de la madera se suma su falta de organización en gremios legalizados o cuerpos corporativos que aseguren sus derechos *…+ (Monteros, 2010:61).En términos generales de deforestación (tala legal e ilegal), en el periodo 2003-2007 hubo unincremento muy grande de 4.976 hectáreas en el año 2003 a 13.090 en el 2007 (MAE, 200755 Villaverde et al., (2005).56 En el Anexo 2.B se ha desarrollado a detalle el mapa de actores para la ‘extracción ilegal de madera’ y, además, en el Anexo 2.Cse ha incluido una desagregación de esta presión, en impactos secundarios y sus fuentes generadoras. 43
  • 44. citado en FOES-REGAL, 2008:83). Estos datos reflejan, por tanto, la extracción que se ha venidodando sin mayores controles y el ausente desarrollo de planes de aprovechamientosustentable y de reforestación. Sin contar con la deforestación que es parte de las actividadespetroleras, en su fase constructiva, y con el avance de la frontera agrícola y de las áreasurbanas.Cuando hablamos de ilegalidad57 en la extracción de madera consideramos la tala de especiesque están vedadas a nivel nacional –por ende las más apetecidas-, el realizarlo en áreasprotegidas, donde está “prohibida”58 cualquier actividad extractiva, como el caso del PNY y dela Zona Intangible Tagaeri-Taromenane. Y el hacerlo sin contar con la licencia deaprovechamiento respectiva. Sin embargo, investigaciones realizadas en los últimos añosrevelan que justamente de estas dos áreas protegidas bajo la ley, se han extraídoprecisamente las especies maderables vedadas. De algún modo, estas contravencionesresultan mínimas con lo que ha venido haciendo la industria petrolera en el PNY y en la RBY, deahí que las comunidades locales todavía no vean a la tala como una amenaza para el bosque ypara la vida comunitaria. Pero desde el punto de vista que los árboles están escaseando, sípuede considerarse una amenaza para las personas y familias que se benefician de estaactividad.En general, esta compleja problemática debería ser encaminada no desde el fortalecimientode la represión y el control forestal, sino bajo un esquema general de integración para elmejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones locales.En la tabla siguiente, resumimos las rutas principales en donde se ha registrado la extracción ysalida ilegal de madera.57 Al respecto Filippo Del Gatto (2010) hace una diferenciación entre “lo ilegal” y “lo formal” en el recurso forestal. Según Pachecoet al., (2009, citado en Filippo Del Gatto) se puede considerar que las transacciones informales en la cadena maderera conciernentodas las interacciones entre actores que se efectúan por fuera de las normativas del Estado, incluyendo no sólo las regulacionesforestales, sino también las normas fiscales, laborales, comerciales, etc. En esta definición los actos ilegales se refieren sólo a lasactividades informales que contravienen las regulaciones estatales existentes.58 En el caso del PNY, esa prohibición es muy relativa porque en su interior operan algunos bloques petroleros. 44
  • 45. 59 Tabla 13: Principales rutas de la extracción ilegal de madera en la RBY Sectores DescripciónZonas de las vías Auca y Yuca, El Rutas de acceso directo al PNY, se facilitó la salida por estas vías aPindo y 8 de Abril partir de la construcción del puente sobre el río Tiwano en el año 2003.Vías: Armadillo, Payamino y Rutas importantes, para extraer del territorio waorani (víaZorros Armadillo), y de comunidades kichwa y de fincas de campesinos (vías Payamino y Zorros).Ríos Cononaco Chico, Shiripuno, En las riberas de estos ríos se han encontrado campamentos deCuchiyacu, Tiwino, Tiputini y madereros. Cada campamento está integrado por un grupo entreYasuní 12 y 20 personas.Vías cercanas al pozo Cononaco Se encontraron varias trochas de salida desde el río Shiripuno, sitios8 de almacenaje y posibles campamentos.Carretera Lago Agrio - La Bonita - A nivel regional, es la principal ruta de tráfico ilegal para la salida deTulcán la madera de la Amazonía norte. Esta carretera está permanentemente desolada y sin ningún tipo de control. Fuente: FOES-REGAL (2008) y Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009) Adaptado por: CGRR (2011)Para tener una referencia geográfica presentamos dos mapas que muestran las principaleszonas en donde se ha registrado la extracción y salida ilegal de madera dentro de la RBY. En elprimer caso, relacionado con las carreteras y vías de acceso, en el otro, con los ríos como rutasde salida. Mapa 5: Influencia de la tala de madera por las vías dentro de la RBY Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009)59 Esta tabla se construyó con información del estudio de FOES-REGAL (2008) y se complementó con datos del informe de Bryja(2009, en Bajaña y Narváez, 2009). 45
  • 46. Mapa 6: Influencia de la tala de madera por los ríos dentro de la RBY Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009)Tráfico de fauna silvestreAsí como indicamos en el caso de la extracción ilegal de la madera, el tráfico de faunasilvestre60 constituye también una salida económica de las poblaciones locales que nace deuna demanda. La cacería y posterior comercialización puede presentarse de forma sinérgica,con la extracción de la madera, para así conseguir las especies de fauna comerciales y de pasovenderlas en los mercados, en el camino mismo de la salida de madera. Pero también se da deuna manera separada al proceso de la madera. Y mientras más cercanos se encuentren losbosques a los centros poblados o sean partícipes de circuitos comerciales, habrá mayorpresión por aprovechar las especies. Además, el uso generalizado de armas de fuegodetermina que se pueda cazar mayor número de animales en menor tiempo. Se ha registradotambién que a partir de la conexión que establece la actividad turística, se ha aprovechadopara el tráfico de ciertas especies de fauna (FOES-REGAL, 2008).Entre los principales mercados para la fauna silvestre se tienen los siguientes: San Pedro,Shushufindi, Limoncocha, Pompeya, Nuevo Rocafuerte, Tena y El Coca (Bryja 2009 en Bajaña yNarváez, 2009). En cuanto a la relación de la cantidad de fauna que se caza y los costos detransporte, podemos señalar lo siguiente: *…+ el beneficio neto para los cazadores por la venta de carne de monte en el mercado, depende del balance entre las ganancias de venta y los costos por capturar los animales y trasladar la carne hasta el mercado. Entonces, se puede esperar que la cantidad promedio de carne vendida por cazadores de diferentes comunidades, sea mayor para las comunidades más cercanas y menor para las comunidades más alejadas al mercado (WCS 61 Ecuador Boletín, 2007 citado en Bryja, 2009) .60 En el Anexo 2.D se ha desarrollado a detalle el mapa de actores para la ‘tráfico de fauna silvestre’ y, además, en el Anexo 2.E seha incluido una desagregación de esta presión, en impactos secundarios y sus fuentes generadoras.61 Documento que se encuentra en el estudio general de Bajaña y Narváez (2009). Propuesta preliminar de delimitación,zonificación y ordenamiento territorial de la Reserva de Biosfera Yasuní. 46
  • 47. En la tabla siguiente, resumimos los principales sectores en donde se extrae y comercializa lafauna silvestre. 62 Tabla 14: Principales sectores para el tráfico de fauna silvestre dentro de la RBY Sectores DescripciónVía Maxus y ríos Tiputini y Yasuní Existe la mayor intensidad de cacería comercial.(dentro del PNY)Vías Auca y Zorros, y ríos: Existe deforestación asociada con la presión poblacional y la tala deShiripuno, Tiwino y Tiputini madera.Vía Perenco, en los sectores Se han registrado valores de presión elevados.cercanos a los mercados de SanPedro y ChontapuntaNueva Rocafuerte Por la presión poblacional existente y la presencia de un mercado en pleno crecimiento.Río Curaray Se han reportado denuncias de pesca con dinamita. Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009) y Villaverde et al., (2005) Adaptado por: CGRR (2011)A continuación, mostramos gráficamente la influencia de la cacería comercial en la RBY. Mapa 7: Influencia de la cacería comercial dentro de la RBY Fuente: Bryja (2009), en Bajaña y Narváez (2009)62 Esta tabla se construyó con datos del informe de Bryja (2009, en Bajaña y Narváez, 2009) y de Villaverde et al., (2005). 47
  • 48. CAPÍTULO III: Lineamientos estratégicos para la RBYComo lo hemos venido enfatizando en todo el documento, el aspecto central para la gestiónde la RBY, y también del PNY, constituye la gobernanza ambiental. Dentro de este gran marcopolítico-institucional operan dos actores fundamentales en el ejercicio de poder. Está laindustria petrolera, que ejerce sus derechos sobre el territorio amazónico y el Estadoecuatoriano como regulador e impulsador de la actividad petrolera y, a la vez, de laconservación –aunque un poco contradictorio y difuso-. En consecuencia, es el Estado elresponsable directo y central de la gobernanza ambiental. En este punto acogemos lasrecomendaciones que plantea Narváez (en Fontaine y Narváez, 2007:50), en tres ejes quepueden ser abordados de forma integrada, transversal y sistemática: a) Recuperación de la capacidad de acción del Estado. b) Organización institucional ambiental en sentido transversal para integrar las consideraciones ambientales a todas las áreas sectoriales de la administración pública. c) Integración de la sustentabilidad y la dimensión ambiental a la lógica de las decisiones económicas extractivas.Ahora bien, una óptima gobernanza ambiental implica transformaciones sustantivas, quecomprenden la consolidación de la gobernabilidad, que tiene que ver con la legitimidad yrepresentatividad democrática. En un sentido más específico, es necesario una re-significaciónde la institucionalidad ambiental de la relación país, provincias, municipios, jurisdiccionesterritoriales indígenas y de la coordinación en la gestión ambiental intra e inter-jurisdiccional(Narváez, en Fontaine y Narváez, 2007).Las estrategias que, a continuación, presentamos están organizadas de acuerdo con losimpactos analizados en el capítulo anterior de esta propuesta y en función de los ejes centralespara optimizar la gobernanza ambiental. Estas estrategias encierran los aspectos másevidentes y que consideramos importantes, sin embargo, es indispensable continuar con elanálisis y revisión, en coordinación con los actores involucrados e interesados. Para así poderllegar a consensos y acuerdos en cuanto a la planificación e implementación de estrategias decontrol y vigilancia para la RBY. 48
  • 49. Industria petroleraEstos son los impactos considerados para la industria petrolera, en torno a los cualesorganizamos las estrategias. Gráfico 1: Impactos de la industria petrolera para la RBY Impacto1: Contaminación de cuerpos de agua y suelos. Impacto 2: Cambios en el uso del suelo. A) INDUSTRIA PETROLERA Impacto 3: Incremento de la conflictividad social. Impacto 4: Mayor exposición a factores de riesgo. Impacto 5: Desequilibrio en el sistema alimentario. Impacto 6: Intensificación de procesos de aculturación. Elaborado por: CGRR (2011)Impacto 1: Contaminación de cuerpos de agua y suelos Tabla 15: Estrategia para impacto 1 Impacto 1. Contaminación de cuerpos de agua y suelos. Fuente del impacto Fugas y derrames de hidrocarburos en el sistema de producción y transporte. Estrategia 1.a Diseñar planes de contingencias que adapten e incluyan el monitoreo ambiental comunitario dentro de un esquema preventivo.Análisis general de la estrategiaSi bien la industria petrolera forma parte de los sectores estratégicos del Estado, y esto implicael manejo exclusivo desde el gobierno central, los efectos directos e indirectos son asumidos,de manera externa, por las poblaciones de las áreas de influencia de los campos petroleros. Yabarcan a la vez los ecosistemas y zonas que conforman el PNY y también la RBY. Enconsecuencia, se refleja que el esquema de prevención y contingencias de derrames en laactualidad, no ayuda a prevalecer, en su totalidad, los derechos constitucionales de laspoblaciones locales y de la naturaleza; menos aún, de los estatutos para reservas de biosfera.Sale a la luz, por tanto, la necesidad de trabajar en el esquema preventivo participativo de 49
  • 50. gestión socioambiental de la industria petrolera, y particularmente, en uno de sus mayoresimpactos que es la contaminación de cuerpos de agua y suelos.Esta propuesta que planteamos de incluir la participación comunitaria en la planificación,ejecución y revisión de los planes de contingencia tiene la finalidad de cubrir ese vacíoidentificado. La idea es que la industria petrolera incluya en la contingencia de derrames elenfoque preventivo, en el cual intervengan las poblaciones locales. Esto requerirá un procesoinicial de acercamiento e información, de capacitación, de coordinación y consenso, deasignación de responsabilidades. En resumen, lo que pretendemos es que las poblacioneslocales sean parte de los planes de contingencia y de prevención, conozcan cómo opera elsistema de transporte de hidrocarburos, los puntos de control, qué hacer al encontrar una fugade hidrocarburo o un hecho anormal en el sistema de producción y transporte, cuál es elsistema de comunicación, entre otros aspectos básicos. Por lo tanto, estas acciones no soloinvolucran a un grupo de la población, sino que debe abarcar a todos y todas, en vista que losdiferentes grupos recorren y utilizan sus territorios de diferente manera.Desde el punto de vista legal, contamos con un artículo del RAOH que nos puede facilitar laconsideración de esta estrategia: Art. 89.- Espacios para la comunidad en el control y seguimiento.- En el trabajo de campo de control y seguimiento a las operaciones hidrocarburíferas que efectúa la Dirección Nacional de Protección Ambiental, se preverán espacios de vigilancia ciudadana a través de delegados de la comunidad que aportarán con sus observaciones y recomendaciones en muestreos y reuniones, las cuales serán evaluados y considerados por la Dirección Nacional de Protección Ambiental para el desarrollo técnico del control y seguimiento.Relaciones entre actores responsables y competenciasLas empresas petroleras trabajarán en conjunto con las poblaciones locales para laplanificación y puesta en marcha del plan de contingencias, en los aspectos críticos como es laprevención y control de derrames de hidrocarburos.El Estado, representado por la autoridad ambiental, el MAE, deberá ser parte integrante en laregulación y evaluación de esta estrategia. Es decir, evaluar la propuesta a implantar y tambiénla efectividad de la misma, tanto con los-as representantes de las empresas petroleras comode las poblaciones locales. Para la función de organización, implementación y seguimiento, elMAE coordinará con los GADs, tal como lo establece el Artículo 136, del COOTAD, en cuanto alEjercicio de las competencias de gestión ambiental. De esta manera, al Estado y sus niveles deorganización, le corresponderá regular el proceso, evaluarlo y avalarlo.La intervención de los GADs (provinciales, municipales y parroquiales) implica que susdepartamentos de gestión y monitoreo ambiental estén preparados y fortalecidos para asumirestas responsabilidades. En vista que, según un diagnóstico de necesidades de algunos GADsde la RBY, realizado por el Grupo Faro,63 muestra que el ámbito del monitoreo y mitigación63 Diagnóstico de necesidades y plan de capacitación dirigido al fortalecimiento de los funcionarios y funcionarias de las unidadesde gestión ambiental de los gobiernos autónomos descentralizados vinculados a la reserva de biosfera Yasuní, realizado ennoviembre de 2009, como parte del Programa para la conservación y manejo sostenible del patrimonio natural y cultural de lareserva de biosfera Yasuní. 50
  • 51. ambiental institucional es aún difuso y ausente, especialmente en lo que tiene que ver con laindustria petrolera. Únicamente en la gestión de los GADs de Orellana (provincial y municipal)se identifica un mayor seguimiento a los daños ocasionados por las actividades petroleras,pero todavía da cuenta de un proceso poco sistemático (Grupo Faro, 2009).Impacto 2: Cambios en el uso del suelo Tabla 16: Estrategias para impacto 2 Impacto 2. Cambios en el uso del suelo. Fuente del impacto Derechos de uso del territorio para la industria petrolera, en especial, para la construcción de vías de acceso y facilidades. Estrategia 2.a Prevenir y minimizar los impactos de la actividad petrolera a través de la zonificación comunitaria y de normas de uso, con planes de manejo reconocidos y legalizados.Análisis general de las estrategiasEsta estrategia tiene un enfoque mayormente preventivo, es decir, busca defender y hacerrespetar los derechos de uso en los territorios indígenas y propiedades de la poblacióncampesina. De alguna manera, lo que intentamos con esta estrategia es fortalecer lazonificación comunitaria y normas de uso del territorio, para que así al iniciar cualquier tipo deactividad petrolera, se tenga mejores fundamentos y argumentos para evaluar sus daños yconsecuencias. Entre otros aspectos, esta estrategia depende de una estructura organizativaconsolidada y reconocida, que permita la implementación de la zonificación y el respeto de lasnormas de uso del territorio. Adicionalmente, requiere del reconocimiento legal de laspropiedades colectivas e individuales.Un gran ejemplo de este tipo de estrategias son los planes de manejo desarrollados por lospueblos ancestrales kichwa de Pastaza. En el caso del plan del pueblo ancestral kichwa KawsakSacha64 ha sido reconocido y aprobado por la Subsecretaría de Tierras del MAGAP y por laDirección Provincial del MAE de Pastaza. En otros sectores, como en la cuenca media delCuraray, se ha elaborado un plan de manejo65 que abarca diez comunidades kichwa,66 y almomento se encuentra en proceso de aprobación y reconocimiento institucional (Entrevista03).67 Otros planes de manejo se han desarrollado en las comunidades kichwas: Pompeya,Indillama, Nueva Providencia, Añangu, Sani Isla y San Roque, la mayoría localizadas en laprovincia de Orellana, salvo Sani Isla que se encuentra en Sucumbíos. Este plan fue elaboradopara las seis comunidades kichwa mencionadas, liderado por el FEPP Regional Orellana en el64 Pueblo Ancestral Kichwa Kawsak Sacha (2011). Plan de Manejo del Territorio y los Recursos Naturales del Pueblo AncestralKichwa Kawsak Sacha, Pastaza, Ecuador. Instituto Quichua de Biotecnología Sacha Supai.65 Pueblo Ancestral Kichwa de Curaray (2010). Plan de Manejo del Territorio del Pueblo Ancestral Kichwa de Curaray. InstitutoQuichua de Biotecnología Sacha Supai. Pastaza, Ecuador.66 Éstas son: Rayu Urcu, Chuba Cachi, Quillu Allpa, Cucha Quingu, Jaime Roldós, Shigua Cucha, San José, Nuevo San José, JesúsCocha y Guacamaya, asentadas a orillas de los ríos Villano y Curaray.67 Entrevista 03, realizada el 22 de marzo de 2011. 51
  • 52. año 2004. A partir de este plan se suscribió un convenio de cooperación entre el MAE y estasseis comunidades kichwa asentadas en el extremo noroccidental del PNY. Adicionalmente, laAsociación Queweri’ono también cuenta con un plan de manejo que abarca a cincocomunidades.68Lo que se espera de estas herramientas de manejo de recursos naturales y ordenamientoterritorial es el empoderamiento y el posterior cumplimiento de los acuerdos y normas de usopor parte de las poblaciones locales, pero también de las entidades de control. En este sentido,se requiere llevar a cabo instrumentos de seguimiento y evaluación que permitan medir laefectividad de los acuerdos logrados, e identificar posibilidades de mejoramiento.Relaciones entre actores responsables y competenciasEn esta estrategia se tiene como protagonistas a los pueblos indígenas y campesinos quetienen derecho de uso sobre sus territorios amparados en la Constitución de la República y enlas normas específicas como el COOTAD, en cuanto a las Circunscripciones territoriales decomunas, comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianas y montubias.69Desde quienes provendrá el interés de desarrollar y hacer cumplir el ordenamiento de susterritorios, lo cual también dependerá del apoyo de las entidades de control como es el MAE yel MAGAP (Subsecretaría de Tierras), principalmente. A esto debemos sumar las competenciasde los GADs parroquiales, que plantea el Artículo 65, numeral a del COOTAD, como funciónexclusiva: “Planificar junto con otras instituciones del sector público y actores de la sociedad eldesarrollo parroquial y su correspondiente ordenamiento territorial, en coordinación con elgobierno cantonal y provincial en el marco de la interculturalidad y plurinacionalidad y elrespeto a la diversidad”.Consideramos, además, la acción coordinada desde el MAE en el asesoramiento y seguimientoque brindan las ONG a los pueblos indígenas y campesinos de la RBY. De esta manera, seintentará organizar la gestión ambiental y territorial que se encuentra tan dispersa, en general,en la Amazonía.68 Información proporcionada por Zornitza Aguilar del Programa Yasuní, el 23 de junio de 2011.69 En especial, revisar los artículos: 93, 96, 97, 99, 100, 101, 102 y 103 del COOTAD. 52
  • 53. Impacto 3: Incremento de la conflictividad social Tabla 17: Estrategias para el impacto 3 Impacto 3. Incremento de la conflictividad social. Fuentes del impacto 3.a Modalidad de negociación directa entre las empresas petroleras y las poblaciones del área de influencia. 3.b Distribución de beneficios de las empresas petroleras a las poblaciones del área de influencia. Estrategia 3.a Respetar las formas y mecanismos de organización política de los pueblos indígenas y campesinos en el proceso de relacionamiento comunitario. Estrategia 3.b Transparentar y mejorar el proceso de distribución de beneficios hacia el fortalecimiento de la organización de los pueblos indígenas y campesinos.Análisis general de las estrategiasCon la estrategia 3.a lo que pretendemos es modificar el esquema de ayuda y relacionamientocomunitario, por parte de las empresas petroleras, para justamente prevenir el incremento dela conflictividad social y sus consecuencias derivadas.70 Esta estrategia plantea, por lo tanto, elcambio de cuestiones de fondo a nivel institucional y político. Nos referimos principalmente alas instituciones reguladoras del sector hidrocarburífero como son el Ministerio de RecursosNaturales No Renovables y el Ministerio del Ambiente. Sin embargo, creemos que mientras segestionen estos cambios institucionales y legales, el MAE como ente regulador del áreasocioambiental debe plantear metodologías más apropiadas y estrictas para la revisión yaprobación de los planes de relaciones comunitarias en la Amazonía ecuatoriana. En vista quela modalidad de “compensación y ayuda”, que se ha dado hasta el momento, ha generado másimpactos de los que pretendieron minimizar.De un modo complementario, la estrategia 3.b, lo que intenta es que la actual forma dedistribución de beneficios y compensaciones se la haga de una manera transparente, que noatente con las estructuras organizativas indígenas y campesinas. Es decir, esta estrategia tieneun tinte más mitigativo. De todas maneras, requiere el esfuerzo del MAE para mejorar susistema de seguimiento y control de los planes de relaciones comunitarias, enmarcados en laslicencias ambientales emitidas.Relaciones entre actores responsables y competenciasComo mencionamos en la estrategia 3.a, los responsables directos son los ministerios deRecursos Naturales No Renovables y de Ambiente, quienes tienen las competencias al70 Como la fragmentación de las organizaciones políticas y la diferenciación social al interior de las poblaciones locales. 53
  • 54. respecto. De igual manera, las poblaciones indígenas y campesinas deben participar en laelaboración de estas propuestas y metodologías, así como los GADs.La propuesta 3.b, al ser más específica, comprende la coordinación entre el MAE, las empresaspetroleras y las poblaciones de las áreas de influencias, para lograr mejorar y adecuar la formade distribución de beneficios.Impacto 4: Mayor exposición a factores de riesgo Tabla 18: Estrategia para el impacto 4 Impacto 4. Mayor exposición a factores de riesgo. Fuente del impacto Contacto con sustancias tóxicas y/o la realización de trabajos de riesgo, durante las diferentes fases de la industria petrolera. Estrategia 4.a Diseñar e implementar programas preventivos de salud, acordes a las condiciones de salud, y a las actividades de riesgo de cada instalación petrolera.Análisis general de la estrategiaEn una primera instancia, esta estrategia implicaría una fase informativa y educativa de losriesgos a los cuales están expuestas las personas que viven en las áreas de influencia de loscampos petroleros. Una posterior fase correspondería la realización de campañas dediagnóstico preventivo a las poblaciones locales, antes, durante y después de la operación dela empresa petrolera. De esta manera, abarcamos todo el periodo de operación de lasempresas, y efectivizamos su responsabilidad social, en lugar de caer en el enfoque paliativo,con la provisión de más centros de salud.Relaciones entre actores responsables y competenciasComo actor central responsable de esta estrategia están las empresas petroleras, y como enteregulador el MAE, que deberá plantear los lineamientos a seguir para cumplir con losprogramas de salud preventiva. En lo referente a la implementación, podríamos considerarque la primera fase informativa y educativa la realizaría la misma empresa petrolera, con elseguimiento y evaluación del MAE. La segunda fase la debería realizar una institución calificadaen el ámbito de la salud, como podría ser el Ministerio de Salud Pública. Pero la idea es que notenga ningún tipo de vinculación con las empresas petroleras o afines, para así obtener datosconfiables y tomar las medidas necesarias. 54
  • 55. Impacto 5: Desequilibrio en el sistema alimentario Tabla 19: Estrategia para el impacto 5 Impacto 5. Desequilibrio del sistema alimentario. Fuente del impacto Vinculación y dependencia a los beneficios ofrecidos por las empresas petroleras. Estrategia 5.a Diseñar e implementar programas de economía comunitaria sustentable, que respeten las costumbres y tradiciones de los pueblos indígenas y campesinos.Análisis general de la estrategiaEsta estrategia pretende mitigar y minimizar el inminente cambio de uso del suelo que se dacon la industria petrolera, y su derivado impacto en el desequilibrio alimentario de laspoblaciones locales. En tal sentido, la idea es apoyar y fomentar programas de economíasustentable, especialmente en las poblaciones indígenas. Esto implica que el esquema deayuda y compensación comunitaria de las empresas petroleras se modifique y cuente con laregulación directa de la entidad de control, el MAE.Relaciones entre actores responsables y competenciasEsta estrategia sería un complemento de la estrategia 2.a, porque constituiría el desarrollo deciertos perfiles de proyectos de los planes de manejo comunitarios. En tal razón, los actoresintervendrían del mismo modo, únicamente por el tema productivo habría una mayorcoordinación con los GADs municipales y provinciales.Impacto 6: Intensificación de procesos de aculturación Tabla 20: Estrategia para el impacto 6 Impacto 6. Intensificación de procesos de aculturación. Fuente del impacto Incorporación de elementos descontextualizados de la cultura de las poblaciones locales al relacionarse, de manera directa, con las empresas petroleras, en los procesos de negociación, compensación e indemnización. Estrategia 6.a Diseñar e implementar programas de educación intercultural y preservación cultural. 55
  • 56. Análisis general de la estrategiaSi bien la responsabilidad social recae sobre las empresas petroleras, este aspecto deeducación intercultural y preservación cultural debe ser manejado por una institución quetenga experiencia y capacidad en el tema, y que sea reconocida y aceptada por las poblacionesinvolucradas. Esta medida debe estar muy conectada con el resto de estrategias planteadas, yaque al ser la cultura un eje transversal, se ve afectada y a la vez afecta al resto de ámbitos deacción. En tal sentido, las empresas petroleras deben manejar una política de relacionamientocomunitario de respecto intercultural acordes con la educación y preservación cultural quepretendemos fomentar con esta estrategia.Relaciones entre actores responsables y competenciasLas empresas petroleras, en este caso, cumplirían la función de financiadores de la propuestade educación y preservación cultural, y sería el MAE el que designa a la institución encargadade diseñar e implementar la propuesta. Como el resto de estrategias, debe complementarsecon el seguimiento y evaluación permanentes, siendo obligación de las empresas petrolerascumplir con las medidas y recomendaciones de las instituciones competentes. 56
  • 57. Intensificación y expansión poblacionalEstos son los impactos considerados para la intensificación y expansión poblacional en la RBY,en torno a los cuales organizamos las estrategias. Gráfico 2: Impactos de la Intensificación y Expansión Poblacional B) INTENSIFICACIÓN Y EXPANSIÓN Impacto 1: Ocupación espontánea del territorio. Impacto 2: Conflictos sociales por la POBLACIONAL tenencia de la tierra. Impacto 3: Informal el incipiente desarrollo de la actividad agropecuaria. Impacto 4: Presión sobre los recursos naturales Elaborado por: CGRR (2011)Impacto 1: Ocupación espontánea del territorioRespecto de este impacto, debemos señalar que lo hemos analizado en función de susdiferentes fuentes de impacto consideradas. En otras palabras, hemos planteado estrategiaspara cada una de las fuentes del impacto (seis fuentes), para poder visualizar el tratamiento decada una ellas, a pesar que la mayoría de sus estrategias están muy relacionadas. Tabla 21: Estrategia para el impacto 1 - fuente de impacto 1 Impacto 1. Ocupación espontánea del territorio Fuente del impacto Elevados índices de pobreza y de pobreza extrema en la población rural y urbana de la RBY. Estrategia 1.a Trabajar el problema de la pobreza bajo una visión integral acorde con las características de la Amazonía, y en función de las dinámicas poblacionales diversas.Análisis general de la estrategiaEsta estrategia planteada tiene un campo de acción muy amplio. No pretendemos que desdela gestión de la RBY se gestione y optimice todos los problemas de pobreza e inequidad, sinoestar conscientes que las condiciones y bienestar de la población es un factor determinante enla conservación y manejo de los recursos naturales. De este modo, planteamos una visiónintegral de la pobreza, no únicamente desde el punto de vista económico, sino analizar las 57
  • 58. diferentes condiciones sociales y culturales en las que se encuentran las poblaciones quehabitan en la RBY. Adicionalmente, creemos que son necesarios lineamientos encaminados aldesarrollo regional, que abarquen los ámbitos cultural, socioeconómico y ecológico de laAmazonía. Al respecto, en el COOTAD contamos con planteamientos específicos, uno de elloslo encontramos en su Artículo 11: Ecosistema amazónico.- El territorio de las provincias amazónicas forma parte de un ecosistema necesario para el equilibrio ambiental del planeta. Este territorio constituirá una circunscripción territorial especial regida por una ley especial conforme con una planificación integral participativa que incluirá aspectos sociales, educativos, económicos, ambientales y culturales, con un ordenamiento territorial que garantice la conservación y protección de sus ecosistemas y el principio del sumak kawsay. En la propuesta de la ley especial amazónica deberán participar personas, comunidades, pueblos, nacionalidades y colectivos urbanos y rurales. Se respetará la integralidad de los territorios de las comunidades, pueblos y nacionalidades amazónicas, los derechos colectivos y los instrumentos internacionales.A pesar que este artículo se enfoca más en la conservación ecológica y no refleja la gravesituación socioeconómica en la que se encuentra gran parte de la población de la Amazonía, esútil para empezar a integrar una propuesta a nivel regional.Relaciones entre actores responsables y competenciasEn esta estrategia entran como principales actores los GADs, que de acuerdo a las funciones ycompetencias establecidas en el COOTAD71 son quienes liderarían este proceso de desarrollosocial y económico de sus poblaciones. Posiblemente esta adaptación a las nuevascompetencias cree cierta inestabilidad e incertidumbre entre los GADs, pero sería interesanteque se considere como una gran oportunidad para evaluar y mejorar las condiciones en las quese encuentra el territorio amazónico. Además, para mejorar las relaciones entre los distintosGADs que conforman la RBY, y lograr definitivamente una organización consolidada einstitucionalizada.En la siguiente tabla, presentamos una revisión rápida de las competencias de los GADs quetendrían relación con el problema de la pobreza. Además, podemos apreciar algunos de losámbitos que comprende trabajar en este problema.71 Al respecto, revisar los artículos: 41, 42, 54, 55, 64 y 65. 58
  • 59. Tabla 22: Algunas competencias de los GADs relacionadas con el problema de la pobreza Nivel de competencia en los GADs Competencia establecida en el COOTAD Regional Provincial Municipal ParroquialPlanificación y ordenamiento territorial. x x x xFomento de la seguridad alimentaria (Art. x x x x134).Fomento de las actividades productivas y 72 x x x xagropecuarias (Art. 135).Prestación de servicios públicos (Art. 137). x xInfraestructura y equipamientos físicos de 73 xsalud y educación (Art. 138).Otorgar personería jurídica a organizaciones xsociales (Art. 143).Preservar, mantener y difundir el patrimonio xcultural (Art. 144).Infraestructura física, equipamientos yespacios públicos de la parroquia rural (Art. x145). 74Hábitat y vivienda (Art. 147). x x x xProtección integral a la niñez y adolescencia 75 x x x x(Art. 148). Fuente: Grupo Faro (2009) y COOTAD Adaptado por: CGRR (2011) La RBY cuenta con una representación muy importante de nacionalidades indígenas, y al respecto el COOTAD, plantea el reconocimiento de circunscripciones territoriales de comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianas y montubias, de acuerdo con lo establecido en la Constitución de República. Entonces, al hablar de competencias debemos considerar el Artículo 99 del COOTAD: Competencias.- Las circunscripciones territoriales de las nacionalidades y pueblos indígenas, afroecuatorianos y montubios ejercerán las competencias del gobierno territorial autónomo correspondiente a fin de garantizar la aplicación de los derechos colectivos señalados en la Constitución; y, se regirán por el principio del sumak kawsay o buen vivir. En el caso en que asuman las competencias de las juntas parroquiales, de los municipios o de los consejos provinciales, estos niveles de gobierno dejarán de existir en la circunscripción correspondiente. 72 “*…+ Los gobiernos autónomos descentralizados provinciales podrán delegar el ejercicio de esta competencia a los gobiernos autónomos descentralizados municipales cuyos territorios sean de vocación agropecuaria *…+” (Art. 135, COOTAD, R. O. No. 303). 73 “Es facultad exclusiva del gobierno central la rectoría y definición de las políticas nacionales de salud y educación *…+” (Art. 138, COOTAD, R. O. No. 303). 74 “*…+ El gobierno central a través del ministerio responsable dictará las políticas nacionales para garantizar el acceso universal a este derecho y mantendrá, en coordinación con os gobiernos autónomos descentralizados municipales, un catastro nacional integrado georeferenciado de hábitat y vivienda, como información necesaria para que todos los niveles de gobierno diseñen estrategias y programas que integren las relaciones entre vivienda, servicios, espacio y transporte públicos, equipamiento, gestión del suelo y de riesgos, a partir de los principios de universalidad, equidad, solidaridad e interculturalidad *…+” (Art. 147, COOTAD, R. O. No. 303). 75 Los GAD “*…+ ejercerán las competencias destinadas a asegurar los derechos de niñas, niños y adolescentes que les sean atribuidas por la Constitución, este Código y el Consejo Nacional de Competencias en coordinación con la ley que regule el sistema nacional descentralizado de protección integral de la niñez y la adolescencia *…+ (Art. 148, COOTAD, R. O. No. 303). 59
  • 60. Tabla 23: Estrategia para el impacto 1 - fuente de impacto 2 Impacto 1. Ocupación espontánea del territorio Fuente del impacto Búsqueda de un mejor bienestar con la vinculación a la industria petrolera y/o el desarrollo de actividades agropecuarias. Estrategia 1.b Lograr una mayor participación y vinculación de los gobiernos autónomos descentralizados en las actividades de compensación social de la industria petrolera. Estrategia 1.c Implementar un proceso de control y auditoría que permita verificar el cumplimiento de la normativa laboral vigente en los ámbitos urbano y rural.Análisis general de la estrategiaEl fin de la estrategia 1.b es que los GADs, al tener competencias directas sobre el territorio,puedan regular, de manera conjunta y coordinada con el gobierno central, las actividades de laindustria petrolera. A razón que tiene tanta incidencia en la población local, ya sea directa oindirectamente. La idea es encontrar los puntos coincidentes y divergentes entre la gestión delos GADs (entre los diferentes niveles) y las entidades reguladoras a nivel nacional, como elMAE y el MRNNR76. En el mismo sentido, las compensaciones de las empresas petroleras –entre ellas el empleo-, no pueden llevarse a cabo, de manera tan libre, como lo han venidohaciendo. Éstas deberían estar direccionadas, reguladas y evaluadas por las instancias delgobierno central, y en completa concordancia con la planificación y ordenamiento delterritorio que los GADs de la RBY lleven a cabo. Es decir, el enfoque de esta estrategia esnetamente preventivo, y pretende tener una mejor planificación y desempeño de la actividadpetrolera, y de esta manera, evitar falsas expectativas en la población de la RBY.La siguiente estrategia (1.c), complementaria a ésta, lo que quiere es reforzar los sistemas decontrol, en materia laboral, en el nivel regional y local. La intención es mejorar las condicionesde trabajo de la población en la RBY, a través de un control local. Con ello, en parte, se evitaráque la población migre y se exponga a trabajos de riesgo, y mal remunerados, que acentúanlas condiciones precarias de los y las trabajadores-as. Por supuesto que esta estrategia deberáir de la mano con la provisión de más y mejores oportunidades de empleo para la poblaciónrural y urbana.Relaciones entre actores responsables y competenciasLa estrategia 1.b implica profundos y consolidados acuerdos y compromisos entre losdiferentes niveles de gobierno y, en especial, con las poblaciones “beneficiarias” de lascompensaciones petroleras. Depende en gran medida de la voluntad y capacidad del gobiernocentral en delegar y coordinar funciones con los GADs, y en aceptar que la industria petrolera76 Ministerio de Recursos Naturales No Renovables. 60
  • 61. constituye un eje estructurador tan grande que no puede ser pasado por alto por laplanificación regional y urbana de la Amazonía.Las competencias de la estrategia 1.c involucran directamente a las instituciones del gobiernocentral que tienen competencia en temas laborales y productivos como es el Ministerio deRelaciones Laborales, el MAGAP, e instituciones como el Instituto Ecuatoriano de SeguridadSocial (IESS), el Servicio de Rentas Internas (SRI), entre otras. La intención es llevar a cabo uncontrol más cercano en los sectores prioritarios de la RBY. Tabla 24: Estrategia para el impacto 1 - fuente de impacto 3 Impacto 1. Ocupación espontánea del territorio Fuente del impacto Situaciones de violencia e inseguridad. Estrategia 1.d Desarrollar acciones preventivas y coordinadas para los problemas de violencia e inseguridad en la RBY.Análisis general de la estrategiaLa violencia y la inseguridad puede también ser un motivo por el cual las familias se desplazande un sector a otro, en búsqueda de un lugar más tranquilo para desarrollar sus actividades.Aunque no planteamos algún lineamiento específico al respecto, consideramos que esnecesario que se trabaje para prevenir estos problemas en los niveles local y regional,apoyados con las regulaciones de las instituciones del gobierno central. Si nos referimos a unenfoque preventivo, quiere decir que la planificación y gestión de los GADs y la coordinacióncon el gobierno central debe garantizar los derechos colectivos, de equidad de género, de laniñez y adolescencia, entre otros, planteados en la Constitución de la República. Solo de estamanera se podrán disminuir los niveles de injusticia social que se viven en la RBY, y quegeneran los problemas de violencia e inseguridad.Relaciones entre actores responsables y competenciasLos actores encargados de impulsar esta estrategia son los GADs, en función de las diferentescompetencias, que se plantearon en el COOTAD y que las resumimos en la Tabla 22, con laestrategia 1.a. En este caso, deberían intervenir instituciones como el MIES, la Secretaría dePueblos, Movimientos Sociales y Participación, la Comisión de Transición hacia el Consejo delas Mujeres y la Igualdad de Género, Policía Nacional, Fuerzas Armadas, entre otras. 61
  • 62. Tabla 25: Estrategia para el impacto 1 - fuente de impacto 4 Impacto 1. Ocupación espontánea del territorio Fuente del impacto Problemas de contaminación ambiental. Estrategia 1.e Desarrollar un programa de monitoreo ambiental comunitario, con la finalidad de prevenir y controlar los impactos ambientales ocasionados por los procesos productivos. Este programa a más de la población indígena incluirá a la población campesina, de acuerdo a las zonas prioritarias. Estrategia 1.f Coordinar con el PRAS las áreas prioritarias dentro de la RBY para la reparación ambiental y social.Análisis general de las estrategiasLa estrategia 1.e concuerda muy bien con la estrategia 1.a planteada para la industriapetrolera, y es consistente por el hecho que la fuente más grande de contaminación de loscuerpos de agua de la RBY se atribuye a esta industria. Pero con esta estrategia no queremoslimitar nuestro campo de acción a la industria petrolera, ni solo a cuerpos de agua, sino quequeremos desarrollar un monitoreo ambiental más integral. Esta actividad apoyará lasacciones de saneamiento ambiental y de provisión de servicios públicos por parte de losgobiernos locales. Al final lo que pretendemos es tener áreas seguras, libres de contaminaciónpara el asentamiento de viviendas y el desarrollo de actividades productivas sustentables, yprevenir así la ocupación agresiva de zonas ecológicamente sensibles.Por otro lado, hemos planteado en la estrategia 1.f, apoyar las acciones que viene realizando elPlan de Reparación Ambiental y Social (PRAS), para así mejorar las condiciones de vida de lapoblación de la RBY. Pero sería importante que las acciones del PRAS se coordinen con lagestión de los GADs, considerando la implementación del COOTAD, en los próximos meses.Relaciones entre actores responsables y competenciasLos compromisos y acuerdos institucionales que indicamos en la estrategia 1.a de la industriapetrolera son esenciales para implementar la estrategia 1.e. No obstante, esta estrategiaimplicaría la coordinación con el resto de representantes de los sectores productivos de la RBY,como pequeños industriales e identificar las zonas críticas para un posterior monitoreoambiental. En este ámbito, que no abarca al sector petrolero, los GADs tienen competenciadirecta en la gestión ambiental. De todas maneras, el MAE y el MAGAP podrían intervenir enlos procesos de capacitación y asesoramiento técnico. A continuación, mostramos ladistribución de competencias, según los diferentes niveles de los GADs. 62
  • 63. Tabla 26: Algunas competencias de los GADs relacionadas con la gestión ambiental Nivel de competencia en los GADs Competencia establecida en el COOTAD Regional Provincial Municipal ParroquialGestión de cuencas hidrográficas (Art. 132). x xGestión ambiental (Art. 136). x x xPrestación de servicios públicos (Art. 137). x xInfraestructura física, equipamientos yespacios públicos de la parroquia rural (Art. x145).Hábitat y vivienda (Art. 147). x x x x Fuente: Grupo Faro (2009) y COOTAD Adaptado por: CGRR (2011) De igual manera, estas competencias de los GADs aplicarían para la estrategia 1.f, junto con el resto que incluimos en la Tabla 22. Entonces, los GADs deberían coordinar directamente con el PRAS para establecer acuerdos y mantener un trabajo en conjunto. Tabla 27: Estrategia para el impacto 1 - fuente de impacto 5 Impacto 1. Ocupación espontánea del territorio Fuente del impacto Indefinición de linderos en la propiedad privada. Estrategia 1.g Desarrollar un sistema adecuado de linderación y señalización una vez aclarado los conflictos de tierras, y su legalización. Análisis general de la estrategia Esta estrategia debería formar parte del proceso de legalización de tierras, en vista que las indefiniciones en los linderos son las que dan pie a conflictos y permiten el acceso de personas extrañas a la propiedad privada. Bajo esta situación, es necesario que las instituciones encargadas del tema, junto con las autoridades locales y los-as propietarios-as planteen y acuerden un sistema de linderación y de señalización, acorde a las condiciones de la Amazonía. Pero debemos garantizar que este proceso sea transparente y que no genere nuevos conflictos. Previamente, debemos asegurarnos que los problemas de límites se hayan superado y que los acuerdos entre vecinos-as sean respetados. Relaciones entre actores responsables y competencias La entidad encargada a nivel nacional de la legalización de tierras es la Subsecretaría de tierras del MAGAP, y a cargo de los GADs municipales está el registro de la propiedad, según el Artículo 142 del COOTAD. Por tanto, estos serían los entes encargados de liderar la estrategia 1.g conjuntamente con los-as propietarios-as. Cabe indicar que el MAE participaría también de estos procesos por sus competencias en el PNY. 63
  • 64. Tabla 28: Estrategia para el impacto 1 - fuente de impacto 6 Impacto 1. Ocupación espontánea del territorio Fuente del impacto Facilidad de acceso por las vías de comunicación. Estrategia 1.h Considerar y consensuar una normativa de ordenamiento territorial especial para las propiedades que limitan con las vías de acceso principales de la RBY. Análisis general de la estrategia Esta estrategia tiene que ver con la gestión de los GADs, en especial regionales y provinciales al plantear medidas acordes a las condiciones y dinámicas de los diferentes sectores de la RBY. Lo planteado en la estrategia va más allá de una estricta vigilancia por parte de la fuerza pública, por tal razón, requiere de medidas más consensuadas y de largo plazo. Pero como se mencionó en el capítulo anterior, la presencia de las vías no constituye un hecho determinante en la invasión de los territorios, sino constituye un factor independiente de la precariedad en la vive la mayoría de la población de la RBY. Relaciones entre actores responsables y competencias Esta estrategia abarca las competencias de los GADs, en todos sus niveles, en vista, que todos cumplen su función en la planificación y ordenamiento del territorio. Adicionalmente, debemos señalar que la competencia en vialidad se maneja, según el COOTAD, de la siguiente manera: Tabla 29: Competencias de los GADs en vialidad Competencia Nivel de competencia en los GADs COOTAD Regional Provincial Municipal ParroquialVialidad Planificar, construir Planificar, construir Planificar, construir Planificar y(Art. 132). regular, controlar y y mantener el y mantener la mantener, en mantener el sistema vial de vialidad urbana. coordinación con sistema vial de ámbito provincial, el GAD provincial ámbito regional. que no incluya las la vialidad zonas urbanas. parroquial y vecinal. Fuente: COOTAD Adaptado por: CGRR (2011) 64
  • 65. Impacto 2: Conflictos sociales por la tenencia de la tierra Tabla 30: Estrategias para el impacto 2 Impacto 2. Conflictos sociales por la tenencia de la tierra Fuentes del impacto 2.a Tierras comunitarias e individuales sin títulos de propiedad. 2.b Indefinición de linderos en la propiedad privada. 2.c Tráfico de tierras. Estrategia 2.a Llevar a cabo un proceso transparente, participativo y consensuado para la legalización de las tierras comunitarias y las propiedades individuales. Estrategia 2.b Desarrollar un sistema adecuado de linderación y señalización una vez aclarado los conflictos de tierras, y su legalización. Estrategia 2.c Fortalecer a los organismos de control encargados del tema, con el fin de implantar un sistema de monitoreo permanente en la RBY.Análisis general de las estrategiasLa legalización de tierras (estrategia 2.a) es un tema clave para la RBY, en vista del granporcentaje de tierras sin títulos de propiedad y de la relación directa de esta situación con lageneración de conflictos sociales. En un área conflictiva es muy difícil gestionar laconservación, ya que otros intereses aparecen como primordiales, y ésta pasa a segundoplano.Tenemos conocimiento que el MAGAP ha iniciado un proceso de estudio para la legalizaciónde tierras a nivel nacional. Sin embargo, éste requiere de un seguimiento permanente a nivellocal, que trabaje directamente con los-as propietarios-as y sus organizaciones sociales, y lasautoridades locales. De este modo, creemos conveniente que en la zona de la RBY exista almenos una delegación del MAGAP, que se dedique exclusivamente a este tema. Al ser temas,que sin un adecuado manejo, pueden originar mayores problemas, es necesario que latransparencia, la participación y el consenso estén siempre atravesando, de manera trasversal,el proceso de legalización de tierras.La estrategia 2.b se corresponde exactamente con la 1.g, solo que consideramos incluirla aquítambién, para observar el esquema completo de trabajo que contempla la prevención yresolución de conflictos en torno a la tenencia de la tierra.Por último, en la estrategia 2.c nos enfocamos en el fortalecimiento de las institucionesencargadas del control y la regulación, porque al contemplar un seguimiento permanente, serequerirá de mayores y mejores recursos humanos y materiales, y una eficiente gestión. 65
  • 66. Relaciones entre actores responsables y competenciasComo ya indicamos, en el caso de la estrategia 2.a, el papel del MAGAP es fundamental, altransparentar y llevar con eficiencia los procesos de legalización. En esta gestión también seencuentra el MAE, en cuanto a la situación del PNY, que debe trabajar bajo el mismo esquemaindicado. De manera complementaria, están los GADs, que específicamente los municipiosjuegan un papel importante, al estar encargados del registro de la propiedad, según el Artículo142 del COOTAD.Impacto 3: Informal e incipiente desarrollo de la actividad agropecuaria Tabla 31: Estrategias para el impacto 3 Impacto 3. Informal e incipiente desarrollo de la actividad agropecuaria Fuentes del impacto 3.a Deficiente planificación regional en sistemas productivos agroforestales. 3.b Existencia mayoritaria de agricultura y ganadería extensivas, con técnicas no adecuadas a las características de la región. 3.c Incipiente planificación y regulación de los sistemas de transporte y comercialización. Estrategia 3.a Plantear acuerdos a nivel regional que permitan direccionar la actividad agropecuaria y forestal amazónica, bajo un esquema de sustentabilidad. Estrategia 3.b Llevar a cabo un programa de capacitación en buenas prácticas ambientales y transferencia de tecnología en agricultura y ganadería en función del esquema regional amazónico acordado. Estrategia 3.c Mejorar los sistemas de transporte y comercialización de la producción agrícola, ganadera y forestal fundamentada en una red de mercados amazónicos.Análisis general de las estrategiasA lo que apuntamos con la estrategia 3.a es a unir esfuerzos entre los GADs de la RBY, paraordenar y fortalecer el sector agropecuario y forestal. De esta manera, en un mediano y largoplazo, desarrollar prácticas sustentables acordes a las condiciones culturales77 y ecológicas dela RBY. Sabemos que en la RBY se están llevando a cabo algunas alternativas sustentables, perono se observa un manejo integral de la problemática.77 Las cajas de ahorro y crédito constituye un respaldo para las familias campesinas. Pero este ahorro, por lo general es utilizadopara situaciones de emergencia, lo interesante sería poder implementar esta medida como una forma de inversión a mediano ycorto plazo (FOES-REGAL, 2008). 66
  • 67. Se presenta en el COOTAD una oportunidad de reformular un pensamiento integrador, que podría estimular el manejo especial para la Amazonía, como lo plantea en su Artículo 11.78 La estrategia 3.b constituye un eje transversal para el proceso de cambio planteado en la anterior estrategia. La capacitación y transferencia de tecnologías, son elementos fundamentales para el empoderamiento del sector productivo, tanto de los pequeños y grandes productores. El proceso de capacitación y transferencia de tecnología considerará los diversos aspectos culturales que están en juego, por ello una metodología homogénea, desde ya, estaría descartada para la RBY. La infraestructura de transporte y comercialización para el sector agroproductivo en la RBY debe mejorar. Aunque planteemos un enfoque sustentable, debemos proveer las condiciones para que los productores puedan sacar y comercializar sus productos de manera segura y confiable. Éste no puede ser un aspecto que lo dejemos al azar, sino que tiene que obedecer a decisiones políticas sustentadas y coordinadas. De esto se trata la estrategia 3.c. Relaciones entre actores responsables y competencias En las tres estrategias que planteamos, intervendrían desde el gobierno central el MAGAP y el INIAP, principalmente, como asesoramiento y regulación de ciertas actividades. Pero los directamente encargados serán los GADs, a continuación, un resumen de las competencias relacionadas con la producción agropecuaria. Tabla 32: Algunas competencias de los GADs relacionadas con el problema de la pobreza Nivel de competencia en los GADs Competencia establecida en el COOTAD Regional Provincial Municipal ParroquialPlanificación y ordenamiento territorial. x X x xGestión de cuencas hidrográficas (Art. 132). x XFomento de la seguridad alimentaria (Art. x X x x134).Fomento de las actividades productivas y x X x xagropecuarias (Art. 135).Otorgar personería jurídica a organizaciones xsociales (Art. 143). Fuente: Grupo Faro (2009) y COOTAD Adaptado por: CGRR (2011) 78 Revisar artículos: 11, 12 y 13 del COOTAD (R. O. No. 303). 67
  • 68. Impacto 4: Presión sobre los recursos naturales Tabla 33: Estrategias para el impacto 4 Impacto 4. Presión sobre los recursos naturales Fuentes del impacto  Tráfico de fauna silvestre.  Extracción ilegal de madera. Estrategia 4.a Apoyar y desarrollar alternativas productivas atractivas en los ámbitos urbano y suburbano que incentiven la conservación de los bosques. Estrategia 4.b Incentivar el desarrollo de pequeños programas de aprovechamiento forestal sustentable, en las zonas que determinen los planes de manejo. Estrategia 4.c Incentivar el desarrollo de programas de control y monitoreo como parte integrante de los planes de manejo, a través de personas reconocidas por las poblaciones locales. Estrategia 4.d Desarrollar programas de recuperación ambiental, en especial en las riberas de los ríos. Estrategia 4.e Buscar alternativas económicas a la comercialización de la carne silvestre. Estrategia 4.f Desincentivar la comercialización ilegal de madera y, el tráfico y consumo de fauna silvestre.Análisis general de las estrategiasCon las anteriores estrategias nos enfocamos en el área rural agroproductiva, ahora esnecesario también considerar las áreas urbanas y sus alrededores. En las cuales hay una mayordiversificación laboral que en el área rural, por lo cual es importante apoyar el desarrollo dealternativas económicas atractivas, pero al mismo tiempo, sustentables. La intención esreducir la presión sobre los recursos naturales en las áreas cercanas a los centros poblados.Ofrecer mejores condiciones en las diferentes ramas, para así evitar que la gente necesitada sevincule al tráfico de madera y de fauna silvestre. En tal razón, la estrategia 4.a estaríaencaminada al apoyo y fortalecimiento de microempresas, en ramas acordes con la realidad delas familias, y que sean compatibles con el entorno. De alguna manera, el siguiente párrafosustenta el hecho de apoyar las iniciativas familiares: Gracias a la demanda urbana, se han establecido microempresas rurales familiares para la cría de pollos y en pocos casos de peces. Según técnicos entrevistados del Consejo Provincial y del FEPP las iniciativas grupales han fracasado y por ello los proyectos de instituciones públicas y privadas procuran apoyar iniciativas familiares. Estas formas productivas que convocan a la familia deben ser estudiadas con mayor profundidad porque pueden ser más eficientes en los primeros eslabones productivos.” (FOES-REGAL, 2008:77). 68
  • 69. La estrategia 4.b tiene que ver directamente con la extracción ilegal de madera, y propone elapoyo de programas de aprovechamiento sustentable concebidos en función de planes demanejo territoriales, que obedezcan a una zonificación y normas de uso locales. Esto noconstituye una situación nueva, pero no ha recibido el apoyo y regulación necesarios hasta elmomento. Además, no es la única respuesta79 para prevenir la extracción ilegal, sinorepresenta una medida que ayudaría a minimizar en algo la presión en áreas sensibles y atransparentar un poco el proceso de aprovechamiento forestal.Para llegar a un manejo sustentable de la madera se requiere, entre otros aspectos, decapacitación y de un sistema de comercialización que realmente beneficie al productor(Villaverde et al., 2005).Un factor que actualmente fomenta la prevención de la extracción de madera es el ProyectoSocio Bosque del MAE, del cual habría que esperar los resultados en el área de la RBY, paraevaluar su efectividad.Con la estrategia 4.c lo que planteamos esencialmente es el control del territorio, de aquellaszonas que se encuentran mejor conservadas en la RBY, y que no queremos que ingrese genteextraña para sacar madera o fauna silvestre. Esta es una medida, de carácter represivo, queconstituye un complemento al resto de medidas preventivas que hemos desarrollado. Estavigilancia del territorio constituye una de las principales funciones de los guardaparquescomunitarios, que actualmente cooperan con el personal técnico del PNY. 80 Lo ideal es que losguardaparques comunitarios trabajen en función de planes de manejo, es decir, de acuerdo azonificaciones de sus territorios y sus normas de uso correspondientes. En este aspecto, esmuy útil la determinación geográfica de las zonas de mayor riesgo, para así concentraresfuerzos en ellas. Las actividades de monitoreo comunitario podrían complementarse conacciones de control específicas de los GADs, como apoyo a la gestión del MAE.Un parte de la estrategia 4.c es la que se ha estado llevando a cabo como uno de loscomponentes del proyecto en el cual se enmarca esta propuesta de control y vigilancia. Estecomponente corresponde a un proceso de capacitación continuo que ha incluido aguardaparques comunitarios, líderes y lideresas de las poblaciones indígenas de la RBY, y estámanejado por la Corporación Grupo Randi Randi, en coordinación con la Administración delPNY.Bajo este mismo esquema se encuentra el Plan de Medidas Cautelares (PMC) que formó partedel PRAS en el MAE, y que hace unos meses pasó al mando del Ministerio de Justicia. Este planse encarga precisamente de controlar las presiones que afectan al Zona Intangible Tagaeri-Taromenane (ZITT). Dentro de estas presiones está la extracción ilegal de madera. Entonces lostécnicos del PMC con el apoyo de Policías y Militares, de monitores de las comunidadeswaorani, y con personal del MAE, llevan a cabo acciones de control y vigilancia para la ZITT.79 Para tener una idea más global de las medidas que se pueden tomar para mejorar el aprovechamiento forestal en el Yasuní,sugerimos revisar el documento “Hacia un aprovechamiento forestal sostenible en Yasuní” de Filippo Del Gatto (2010).80 Guardaparques kichwa y waorani de diferentes comunidades que operan dentro y fuera del PNY. 69
  • 70. Como última estrategia encaminada al impacto presión sobre los recursos naturales, está larecuperación de las áreas deforestadas. Conscientes que hay grandes áreas que requieren dereforestación en la RBY, es necesario plantear acciones sostenidas al respecto. Por lo tanto, laestrategia 4.d le presta importancia a la recuperación de zonas como las riberas de los ríos yotras más.La estrategia 4.e constituye uno de los componentes del proyecto en el cual se enmarca estapropuesta de control y vigilancia de la RBY, y estuvo liderada por UICN-TRAFFIC. Es decir,representa una estrategia iniciada y en proceso de consolidación y extensión. En general, laestrategia estuvo enfocada en “*…+ la construcción de un espacio de diálogo intersectorial einterinstitucional para buscar alternativas a la comercialización de carne silvestre en Orellana”(Ruiz y Puyol, 2011:1). Para mayor detalles de esta estrategia implementada revisar los Anexos3.a: Artículo sobre comercio ilegal de fauna en Orellana, y 3.b: Género, alternativas productivasy soberanía alimentaria: estrategias políticas para lograr cambios positivos y disminuir lacacería comercial en Yasuní.Por último, la estrategia 4.f plantea mecanismos para desincentivar la comercialización ilegalde madera y el tráfico y consumo de fauna silvestre. Esto a través de la creación de normativaslegales prohibitivas, en coordinación con los diferentes GADs que conforman la RBY, y el MAE.Esta medida constituye un elemento complementario a la gestión, en el control forestal,liderada por el MAE.Relaciones entre actores responsables y competenciasLa estrategia 4.a implica la responsabilidad de los GADs de acuerdo con el Artículo 135, que serefiere al fomento de las actividades productivas. En el asesoramiento técnico podránintervenir las instituciones del gobierno central de acuerdo a las ramas de actividad que sedesarrollen o fortalezcan.Las competencias de planificación y seguimiento en cuanto a los programas deaprovechamiento forestal sustentable (estrategia 4.b) correrían a cargo de los GADs(provincial, municipal, parroquial) con la asistencia, control y evaluación de las direccionesprovinciales del MAE.La estrategia 4.c al tener una visión local, comprende como actores principales a laspoblaciones locales que conocen sus territorios y, además, el interés en protegerlos. Sinembargo, esto no implica que a través del MAE y los GADs, se provea el apoyo y coordinaciónnecesarios. De manera complementaria, podemos considerar el apoyo y participación deinstituciones como la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.Al igual que la estrategia anterior, la estrategia 4.d comprende al MAE y GADs comoorganismos reguladores de los planes de reforestación. Las poblaciones locales serán quienesen conjunto con el MAE y GADs definan las áreas críticas, y con el asesoramiento deuniversidades y centros de investigación decidan las metodologías más adecuadas para llevar acabo la reforestación. 70
  • 71. Como indicamos, la estrategia 4.e, que se encuentra ya implementada, partió de un enfoqueintersectorial e interministerial, con el MAE a la cabeza, en coordinación con los gobiernoslocales, y otros ministerios. La fase inicial comprendió el diálogo con las organizaciones depequeños comerciantes para la posterior definición e implementación de alternativaseconómicas sustentables. Incluyó, además, una fase de control que contó con la participaciónde instituciones como la Fiscalía, el SRI, la intendencia, las Fuerzas Armadas, la Policía quecoordinaron conjuntamente con el MAE (Ruiz y Puyol, 2011). Un informe más detallado de losactores involucrados y su esquema de trabajo lo encontramos en los Anexos 3.a y 3.b de lapresente propuesta.En la estrategia 4.f intervienen los GADs que conforman la RBY, quienes diseñarán de maneraconjunta con el MAE, las normativas legales prohibitivas más adecuadas, y que tengan unaincidencia regional.Resumen de estrategiasA continuación, en las tablas 34 y 35, presentamos un resumen de las estrategias para laindustria petrolera y para la intensificación y expansión poblacional respectivamente. Tabla 34: Estrategias para la presión: industria petrolera en la RBYNo. ESTRATEGIAS GENERALES PRINCIPALES ACTIVIDADES RESPONSABLES1.a Diseñar planes de contingencias que Acercamiento, información, Empresas petroleras, MAE, GADs, adapten e incluyan el monitoreo ambiental capacitación, coordinación, consenso, poblaciones indígenas y comunitario dentro de un esquema asignación de responsabilidades. campesinas. preventivo.2.a Prevenir y minimizar los impactos de la Planificación participativa, Poblaciones indígenas y actividad petrolera a través de la implementación y cumplimiento de las campesinas, MAE, MAGAP, GADs - zonificación comunitaria y de normas de normas de uso del territorio y de manejo en especial parroquiales- y ONGs. uso, con planes de manejo reconocidos y de recursos naturales. legalizados.3.a Respetar las formas y mecanismos de Modificación de la modalidad de MRNNR, MAE, poblaciones organización política de los pueblos relacionamiento comunitario actual de la indígenas y campesinas, GADs. indígenas y campesinos en el proceso de industria petrolera. relacionamiento comunitario. Incremento de control y evaluación de MAE, empresas petroleras, los planes de relacionamiento poblaciones indígenas y comunitario hacia una mejor adaptación campesinas. con la realidad de las poblaciones locales.3.b Transparentar y mejorar el proceso de Mejoramiento del control y seguimiento MAE, empresas petroleras, distribución de beneficios hacia el de los procesos de distribución de poblaciones indígenas y fortalecimiento de la organización de los beneficios por parte de las empresas campesinas. pueblos indígenas y campesinos. petroleras.4.a Diseñar e implementar programas Acercamiento, información, capacitación MAE, empresas petroleras, preventivos de salud, acordes a las de los riegos a la salud que representa la poblaciones indígenas y condiciones de salud, y a las actividades de industria petrolera. campesinas. riesgo de cada instalación petrolera. Campañas de diagnóstico preventivo a MAE, Ministerio de Salud Pública, las poblaciones de las áreas de poblaciones indígenas y influencia de los campos petroleros. campesinas.5.a Diseñar e implementar programas de Apoyo a los perfiles de proyectos Poblaciones indígenas y economía comunitaria sustentable, que establecidos en los planes de manejo campesinas, MAE, MAGAP, GADs, respeten las costumbres y tradiciones de (estrategia 2.a). ONGs, empresas petroleras. los pueblos indígenas y campesinos.6.a Diseñar e implementar programas de Desarrollo de medidas y lineamientos MAE, empresas petroleras, educación intercultural y preservación que sean incoporadas en todo el proceso institución asesora en temas cultural. de relacionamiento comunitario. sociales y culturales. 71
  • 72. Tabla 35: Estrategias para la presión: intensificación y expansión poblacional en la RBYNo. ESTRATEGIAS PRINCIPALES ACTIVIDADES RESPONSABLES1.a Trabajar el problema de la pobreza bajo Desarrollo regional de la RBY, desde GADs, MAE, MAGAP, poblaciones una visión integral acorde con las los ámbitos ecológico, indígenas y campesinas. características de la Amazonía, y en socioeconómico y cultural como una función de las dinámicas poblacionales medida general para el problema de diversas. la pobreza.1.b Lograr una mayor participación y Coordinación y consenso para GADs, poblaciones indígenas y vinculación de los gobiernos compatibilizar las compensaciones campesinas, MAE, MRNNR. autónomos descentralizados en las de la industria petrolera con la actividades de compensación social de planificación local. la industria petrolera. Planificación conjunta de las GADs, MAE, poblaciones actividades de ayuda y compensación indígenas y campesinas. comunitaria de la industria petrolera.1.c Implementar un proceso de control y Mejoramiento del control y Ministerio de Relaciones auditoría que permita verificar el seguimiento de la situación laboral Laborales, MAGAP, IESS, SRI. cumplimiento de la normativa laboral desde el nivel local. vigente en los ámbitos urbano y rural.1.d Desarrollar acciones preventivas y Coordinación, definición de zonasGADs, sociedad civil, coordinadas para los problemas de críticas, planificación, conformación organizaciones sociales, MIES, violencia e inseguridad en la RBY. de comités, implementación de Secretaría de Pueblos, medidas. Movimientos Sociales y Participación, Comisión de Transición hacia el Consejo de las Mujeres y la Igualdad de Género, Policía Nacional, Fuerzas Armadas, entre otras.1.e Desarrollar un programa de monitoreo Fortalecimiento institucional, GADs, MAE, MAGAP, poblaciones ambiental comunitario, con la finalidad coordinación, planificación, indígenas y campesinas, de prevenir y controlar los impactos capacitación y puesta en marcha de medianos y pequeños ambientales ocasionados por los las medidas de monitoreo ambiental. industriales. procesos productivos. Este programa a más de la población indígena incluirá a la población campesina, de acuerdo a las zonas prioritarias.1.f Coordinar con el PRAS las áreas Coordinación y consenso para la PRAS (MAE), GADs, poblaciones prioritarias dentro de la RBY para la multiplicación de esfuerzos en el indígenas y campesinas. reparación ambiental y social. mejoramiento de la calidad de vida de la población de la RBY.1.g Desarrollar un sistema adecuado de Coordinación y consenso para el Subsecretaría de Tierras linderación y señalización una vez diseño de un sistema de linderación (MAGAP), MAE, GADs (en aclarado los conflictos de tierras, y su y señalización acorde a las especial municipales), legalización. condiciones de la Amazonía. poblaciones indígenas y campesinas.1.h Considerar y consensuar una normativa Desarrollo de normas específicas de GADs, poblaciones indígenas y de ordenamiento territorial especial uso del territorio en las zonas campesinas, MAE. para las propiedades que limitan con las cercanas a las vías de acceso vías de acceso principales de la RBY. principales. 72
  • 73. Tabla 35 (cont.): Estrategias para la presión: intensificación y expansión poblacional en la RBYNo. ESTRATEGIAS PRINCIPALES ACTIVIDADES RESPONSABLES2.a Llevar a cabo un proceso transparente, Mejoramiento de la gestión local en Subsecretaría de Tierras participativo y consensuado para la la legalización de tierras. (MAGAP), MAE, GADs (en legalización de las tierras comunitarias especial municipales), ECORAE, y las propiedades individuales. FEPP, poblaciones indígenas y campesinas.2.b Desarrollar un sistema adecuado de Coordinación y consenso para el Subsecretaría de Tierras linderación y señalización una vez diseño de un sistema de linderación (MAGAP), GADs (en especial aclarado los conflictos de tierras, y su y señalización acorde a las municipales), poblaciones legalización. condiciones de la Amazonía. indígenas y campesinas.2.c Fortalecer a los organismos de control Mejoramiento de las dependencias MAGAP (dependencias encargados del tema, con el fin de locales encargadas del control y regionales y locales), MAE implantar un sistema de monitoreo fiscalización de tierras. (dependencias regionales y permanente en la RBY. locales).3.a Plantear acuerdos a nivel regional que Planificación conjunta, coordinación GADs, MAGAP, INIAP, MAE, permitan direccionar la actividad y consenso para el desarrollo de un poblaciones indígenas y agropecuaria y forestal amazónica, bajo plan regional de desarrollo campesinas. un esquema de sustentabilidad. agropecuario y forestal sustentable.3.b Llevar a cabo un programa de Capacitación y transferencia de GADs, MAGAP, INIAP, MAE, capacitación en buenas prácticas tecnología relacionadas con buenas poblaciones indígenas y ambientales y transferencia de prácticas ambientales en la campesinas. tecnología en agricultura y ganadería en producción agropecuaria y forestal. función del esquema regional amazónico acordado.3.c Mejorar los sistemas de transporte y Planificación y desarrollo de GADs, MAGAP, INIAP, MAE, comercialización de la producción infraestructura de transporte y poblaciones indígenas y agrícola, ganadera y forestal comercialización acorde con los campesinas. fundamentada en una red de mercados lineamientos de sustentabilidad. amazónicos.4.a Apoyar y desarrollar alternativas Incentivo a microemprendimientos GADs, MIES, MAGAP, MINTUR, productivas atractivas en los ámbitos familiares, y apoyo y fortalecimiento población campesina, urbano y suburbano que incentiven la de los existentes. organizaciones sociales. conservación de los bosques.4.b Incentivar el desarrollo de pequeños Desarrollo de pequeños programas GADs, MAE, poblaciones programas de aprovechamiento forestal de aprovechamiento forestal en indígenas y campesinas. sustentable, en las zonas que coordinación con los planes de determinen los planes de manejo. manejo locales.4.c Incentivar el desarrollo de programas Acercamiento, planificación, Poblaciones indígenas y de control y monitoreo como parte asignación de responsabilidades, campesinas, MAE, GADs, Policía integrante de los planes de manejo, a implementacón. Nacional, Fuerzas Armadas, través de personas reconocidas por las ONGs. poblaciones locales.4.d Desarrollar programas de recuperación Selección de áreas críticas y puesta MAE, GADs, Universidades y ambiental, en especial en las riberas de en marcha de medidas adecuadas de centros de investigación, los ríos. recuperación ambiental. poblaciones indígenas y campesinas.4.e Buscar alternativas económicas a la Diálogo, definición e MAE, organizaciones de comercialización de la carne silvestre. implementación de alternativas pequeños comerciantes, económicas, identificación de autoridades locales, diversos incentivos económicos ofrecidos por ministerios, Fiscalía, SRI, el Estado, implementación de Intendencia, Fuerzas Armadas, operativos de control, comunicación Policía, UICN-TRAFFIC. para la sensibilización.4.f Desincentivar la comercialización ilegal Creación de normativas para prohibir MAE, GADs. de madera y el tráfico de fauna la comercialización ilegal de madera silvestre. y el tráfico y consumo de fauna silvestre. 73
  • 74. Capítulo IV: Planeación de actividades operativasLos lineamientos estratégicos generales desarrollados en el capítulo anterior constituyen unaguía para la construcción y el planteamiento de actividades y acciones más puntualesencaminadas a la prevención y control de los impactos identificados para la RBY.Debemos reconocer que todas las estrategias que planteamos para la RBY tienen un caráctermuy general y, posiblemente, por ello no representen medidas que tengan que verexclusivamente con el control y vigilancia de áreas protegidas. Sin embargo, consideramosimportante contar con una estructura de planificación de base que nos permita sustentaractividades más puntuales de control y vigilancia, pero la intención es que éstas esténconectadas y asociadas dentro de un marco general.En tal sentido, en este capítulo hemos realizado una selección de las estrategias que tienen uncarácter operativo y, por lo tanto, se ajustan, de algún modo, con los conceptos de control yvigilancia. Las estrategias seleccionadas nos sirvieron como líneas de acción para elplanteamiento de actividades. En este punto, empleamos el término desarrollado porArguedas (2009), de línea de acción, pero lo direccionamos a los lineamientos estratégicospropios de la RBY. Es decir, las líneas generales que sugiere Arguedas (2009), comocapacitación, coordinación interinstitucional, fortalecimiento de la acción ciudadana, accionespreventivas, entre otras, las tradujimos a los lineamientos estratégicos que planteamos para laRBY. Con éstos trabajamos para el desarrollo de la planeación de actividades. En las siguientestablas presentamos las estrategias que seleccionamos para las presiones Industria petrolera eIntensificación y expansión poblacional. Tabla 36: Lineamientos estratégicos seleccionados en la presión: Industria petrolera Estrategia 1.a Diseñar planes de contingencias que adapten e incluyan el monitoreo ambiental comunitario dentro de un esquema preventivo. Estrategia 2.a Prevenir y minimizar los impactos de la actividad petrolera a través de la zonificación comunitaria y de normas de uso, con planes de manejo reconocidos y legalizados. Estrategia 4.a Diseñar e implementar programas preventivos de salud, acordes a las condiciones de salud, y a las actividades de riesgo de cada instalación petrolera. Estrategia 6.a Diseñar e implementar programas de educación intercultural y preservación cultural. 74
  • 75. Tabla 37: Lineamientos estratégicos seleccionados en la presión: Intensificación y expansión poblacional Estrategia 1.d Desarrollar acciones preventivas y coordinadas para los problemas de violencia e inseguridad en la RBY. Estrategia 1.e Desarrollar un programa de monitoreo ambiental comunitario, con la finalidad de prevenir y controlar los impactos ambientales ocasionados por los procesos productivos (a excepción del sector petrolero). Estrategia 1.g Desarrollar un sistema adecuado de linderación y señalización una vez aclarado los conflictos de tierras, y su legalización. Estrategia 2.a Llevar a cabo un proceso transparente, participativo y consensuado para la legalización de las tierras comunitarias y las propiedades individuales. Estrategia 3.b Llevar a cabo un programa de capacitación en buenas prácticas ambientales y transferencia de tecnología en agricultura y ganadería en función del esquema regional amazónico acordado. Estrategia 4.a Apoyar y desarrollar alternativas productivas atractivas que incentiven la conservación de los bosques. Estrategia 4.b Incentivar el desarrollo de pequeños programas de aprovechamiento forestal sustentable, en las zonas que determinen los planes de manejo. Estrategia 4.c Incentivar el desarrollo de programas de control y monitoreo como parte integrante de los planes de manejo, a través de personas reconocidas por las poblaciones locales. Estrategia 4.e Buscar alternativas económicas a la comercialización de la carne silvestre. Estrategia 4.f Desincentivar la comercialización ilegal de madera y, el tráfico y consumo de fauna silvestre.Actividades específicas para la presión: industria petroleraDe acuerdo con las estrategias presentadas en la tabla 36, desarrollamos una matriz (tabla 38)en donde desagregamos cada uno de los lineamientos estratégicos en: actividades,mecanismos de verificación, responsables y zonas prioritarias. 75
  • 76. Tabla 38: Matriz de planeación de actividades para la presión: Industria petrolera LINEAMIENTOS ACTIVIDADES MECANISMOS DENo. RESPONSABLES ZONAS PRIORITARIAS ESTRATÉGICOS VERIFICACIÓN1.a Diseñar planes de Acercamiento con las poblaciones de Convocatorias, listas de Empresas petroleras, MAE, Las zonas de influencia a las contingencias que las áreas de influencia de los campos asistencia, memorias. GADs, poblaciones indígenas y estaciones de producción y a adapten e incluyan el petroleros. campesinas. la infraestructura de monitoreo ambiental Información a las poblaciones de las Comunicación e informes transporte en los campos comunitario dentro de áreas de influencia de los campos oficiales enviados y petroleros que operan en la un esquema petroleros. recibidos. RBY. preventivo. Consenso entre los actores Convenios y acuerdos. involucrados para la incorporación del monitoreo comunitario en la contingencia de derrames. Asignación de responsabilidades para Planes de contingencias la ejecución y evaluación de los aceptados y aprobados. planes de contingencias.2.a Prevenir y minimizar Planificación del territorio y Planes comunitarios Poblaciones indígenas y Territorios indígenas y los impactos de la planteamiento de normas de uso por aprobados y legalizados, campesinas, MAE, MAGAP, campesinos dentro de la RBY. actividad petrolera a parte de las poblaciones indígenas y acuerdos y convenios. GADs -en especial través de la campesinas, en concordancia con la parroquiales- y ONGs. zonificación zonificación y estatutos de la RBY. comunitaria y de Implementación y respeto de las Reuniones y evaluaciones normas de uso, con normas de uso de los territorios periódicas. planes de manejos indígenas y campesinos. reconocidos y legalizados.4.a Diseñar e implementar Acercamiento con las poblaciones de Convocatorias, listas de MAE, empresas petroleras, Territorios indígenas y programas preventivos las áreas de influencia de los campos asistencia, memorias. poblaciones indígenas y campesinos que son parte de de salud, acordes a las petroleros. campesinas. las zonas de influencia de la condiciones de salud, y Información a las poblaciones de las Registro de visitas, material industria petrolera dentro de a las actividades de áreas de influencia de los campos didáctico empleado. la RBY. riesgo de cada petroleros. instalación petrolera. Capacitación a las poblaciones de las Informes de capacitaciones, áreas de influencia de los campos visitas de verificación y petroleros, respecto de los riesgos a evaluación. la salud. Implementación de diagnósticos Registros y resultados de MAE, Ministerio de Salud médicos preventivos periódicos a las atención médica. Pública, poblaciones poblaciones de las áreas de influencia indígenas y campesinas. de los campos petroleros.6.a Diseñar e implementar Planteamiento de medidas y Planes de relaciones MAE, empresas petroleras, *Esta medida no tiene una programas de lineamientos específicos que se comunitarias aprobados en institución asesora en temas trascendencia espacial y educación intercultural apliquen de manera transversal a la donde se incluyan estas sociales y culturales. territorial, sino más bien su y preservación cultural. gestión socioambiental de las medidas, registros de importancia radica en la forma empresas petroleras. cumplimiento y evaluación. cómo se desarrollan los anteriores lineamientos. 76
  • 77. Actividades específicas para la presión: intensificación y expansión poblacionalDe acuerdo con las estrategias presentadas en la tabla 37, desarrollamos una matriz (tabla 39)en donde desagregamos cada uno de los lineamientos estratégicos en: actividades,mecanismos de verificación, responsables y zonas prioritarias. 77
  • 78. Tabla 39: Matriz de planeación de actividades para la presión: Intensificación y expansión poblacional LINEAMIENTOS ACTIVIDADES MECANISMOS DENo. RESPONSABLES ZONAS PRIORITARIAS ESTRATÉGICOS VERIFICACIÓN1.d Desarrollar acciones Coordinación entre actores Registros de asistencia a GADs, sociedad civil, Zonas críticas de la RBY (ya preventivas y coordinadas involucrados e interesados. reuniones de coordinación, organizaciones sociales, MIES, sean urbanas, suburbanas para los problemas de acuerdos preliminares. Secretaría de Pueblos, y/o rurales). violencia e inseguridad en Definición de zonas críticas. Acta de reunión en donde Movimientos Sociales y la RBY. se definen las zonas críticas. Participación, Comisión de Transición hacia el Consejo de Planteamiento de medidas Plan revisado y aprobado. las Mujeres y la Igualdad de generales de prevención y control. Género, Policía Nacional, Fuerzas Armadas, entre otras. Conformación de comités zonales Acuerdos firmados. de vigilancia. Implementación, seguimiento y Registro de cumplimiento e evaluación de las medidas informes de evaluación. planteadas.1.e Desarrollar un programa Crear y fortalecer los Asignación de GADs, MAE, SENPLADES. Áreas de influencia de los de monitoreo ambiental departamentos de gestión competencias y niveles de procesos productivos que comunitario, con la ambiental de los GADs de la RBY. desempeño, efectividad y se determinen dentro de finalidad de prevenir y coordinación. la RBY. controlar los impactos Coordinación entre actores Registros de asistencia a GADs, poblaciones indígenas y ambientales ocasionados involucrados e interesados. reuniones de coordinación, campesinas, medianos y por los procesos acuerdos iniciales. pequeños industriales. productivos (a excepción Definición de los sectores Acta de reunión en donde del sector petrolero). productivos a monitorear. se definen los sectores productivos a monitorear. Planificación de medidas de Plan revisado y aprobado. monitoreo a ejecutar. Asignación de responsabilidades para la ejecución y evaluación de las medidas de monitoreo. Capacitación del personal Informes de capacitación y GADs, MAE, MAGAP, encargado del monitoreo evaluación de desempeño. poblaciones indígenas y ambiental. campesinas, medianos y pequeños industriales. Puesta en marcha y evaluación. Registros periódicos e GADs, poblaciones indígenas y informes de evaluación. campesinas, medianos y pequeños industriales.1.g Desarrollar un sistema Acercamiento con las poblaciones Convocatorias, listas de Subsecretaría de Tierras Zonas mayormente adecuado de linderación y indígenas y campesinas que han asistencia, memorias. (MAGAP), MAE, GADs (en conflictivas en la RBY. señalización una vez resuelto sus conflictos de tierras. especial municipales), aclarado los conflictos de poblaciones indígenas y tierras, y su legalización. campesinas. Diseño participativo de un sistema Sistema aprobado y de linderación y señalización. legalizado. Implementación del sistema de Acuerdos y convenios linderación y señalización. firmados y legalizados.2.a Llevar a cabo un proceso Coordinación inter-institucional Acuerdos y convenios inter- Subsecretaría de Tierras En general en los transparente, participativo para el mejoramiento de la institucionales. (MAGAP), MAE, GADs (en territorios de las y consensuado para la gestión local en la legalización de especial municipales), poblaciones indígenas y legalización de las tierras tierras. ECORAE, FEPP, poblaciones campesinas de la RBY. Las comunitarias y las indígenas y campesinas. zonas prioritarias son Estandarización de los procesos de Procedimientos revisados, propiedades individuales. aquellas cercana a las vías legalización de tierras. aprobados y legalizados. de acceso. Fortalecimiento de los procesos Número de tierras Subsecretaría de Tierras locales de seguimiento y control legalizadas, propietarios-as (MAGAP), MAE, GADs (en en la legalización de tierras. conformes. especial municipales).3.b Llevar a cabo un programa Acercamiento con los pequeños y Convocatorias, listas de GADs, MAGAP, INIAP, MAE, En general en los de capacitación en buenas medianos productores. asistencia, memorias. poblaciones indígenas y territorios de las prácticas ambientales y Determinación de las necesidades Informes de reuniones. campesinas. poblaciones indígenas y transferencia de en capacitación y asesoramiento. campesinas de la RBY. tecnología en agricultura y Tendrían mayor prioridad Capacitación y transferencia de Informes de capacitación y ganadería en función del las áreas mayormente tecnología. de seguimiento. esquema regional degradadas. 78
  • 79. Tabla 39 (cont.): Matriz de planeación de actividades para la presión: Intensificación y expansión poblacional LINEAMIENTOS ACTIVIDADES MECANISMOS DENo. RESPONSABLES ZONAS PRIORITARIAS ESTRATÉGICOS VERIFICACIÓN4.a Apoyar y desarrollar Acercamiento con la sociedad civil Convocatorias, listas de GADs, MIES, MAGAP, MINTUR, Ámbitos urbano y alternativas productivas y organizaciones sociales. asistencia, memorias. población campesina, suburbano de la RBY. atractivas que incentiven organizaciones sociales. la conservación de los Determinación de las principales Informes de reuniones. bosques. necesidades y posibles alternativas productivas. Asesoramiento y apoyo a Convenios y acuerdos microemprendimientos firmados. familiares, y fortalecimiento de los existentes.4.b Incentivar el desarrollo de Determinación de zonas con Planes de manejo GADs, MAE, poblaciones En general en los pequeños programas de potencial aprovechamiento comunitarios aprobados y indígenas y campesinas. territorios de las aprovechamiento forestal forestal e identificarlas en los legalizados. poblaciones indígenas y sustentable, en las zonas planes de manejo comunitarios. campesinas de la RBY. que determinen los Asesoramiento y apoyo en el Convenios firmados, Tendrían mayor prioridad planes de manejo. desarrollo de los programas de informes de seguimiento y las áreas mayormente aprovechamiento forestal. evaluación. degradadas.4.c Incentivar el desarrollo de Acercamiento con las poblaciones Actas de reuniones. Poblaciones indígenas y Territorios indígenas y programas de control y indígenas y campesinas. campesinas, MAE, GADs, campesinos dentro de la monitoreo como parte Policía Nacional, Fuerzas RBY, con prioridad en Determinación de las medidas de Planes de manejo integrante de los planes Armadas, ONGs. aquellos con planes de control y monitoreo locales (parte comunitarios aprobados y de manejo, a través de manejo actualizados y de los planes de manejo legalizados. personas reconocidas por legalizados. comunitarios). las poblaciones locales. Apoyo de instituciones de control Convenios firmados. como policías y militares en el monitoreo local. Capacitación del personal de Informes de capacitación y apoyo. evaluación de desempeño. Definición del personal encargado Acuerdos firmados. del control y monitoreo locales. Capacitación a monitores Informes de capacitación y comunitarios. evaluación de desempeño. Implementación del plan de Registros de ilícitos, control y monitoreo. informes de evaluación al personal, evaluación del proceso. Apoyo de los GADs al control Convenios institucionales. MAE, GADs, Policía Nacional, Puntos críticos de control forestal y de fauna silvestre, Fuerzas Armadas. de ilícitos en la RBY. liderado por el MAE en la RBY.4.e Búsqueda de alternativas Diálogo directo con comerciantes. Acuerdos firmados. MAE, organizaciones de Área de la RBY que económicas a la pequeños comerciantes, comprende la provincia de comercialización de la Alcaldesa de Orellana. Orellana. carne silvestre. Definición e implementación de Informe de talleres y Organizaciones de alternativas económicas más reuniones, plataforma de comerciantes, autoridades sostenibles. trabajo colaborativo e locales, autoridades de interministerial. diversos ministerios. Identificación de incentivos económicos ofrecidos por el Estado a los grupos más pobres. Implementación de operativos de Plan de control MAE, Fiscalía, SRI, control. interinstitucional y Intendencia, Fuerzas cronograma de actividades Armadas, Policía. elaborados. Comunicación para la Video para buses locales e MAE, UICN-TRAFFIC, sensibilización de la población en interprovinciales, afiches, Municipio de Orellana. general, en especial urbana cuñas radiales, separadores (consumidores). de libros, banners para aeropuerto del Coca elaborados.4.f Desincentivar la Creación de normativas para Normativa aprobada y en MAE, GADs. Toda la RBY. comercialización ilegal de prohibir la comercialización ilegal vigencia. madera y, el tráfico y de madera y, el tráfico y consumo consumo de fauna de fauna silvestre. silvestre. 79
  • 80. Consideraciones finalesEste documento constituye una base de ideas que requerirán ser revisadas, discutidas,adaptadas, mejoradas por los actores involucrados, que en parte, están identificados en cadauna de las estrategias. Estos procesos de diálogo y de decisión, deberán obedecer a procesosplanificados y estructurados, desde la base de una institucionalidad reconocida. Por lo tanto,creemos que es indispensable, que previo a la toma de decisiones para la implementación deperfiles de proyectos u otras medidas de implementación, se desarrolle un profundo procesode consenso a nivel general en la RBY, con los actores que tienen incidencia directa y poder dedecisión en el territorio. Si bien pudimos observar que son numerosas las instituciones yactores que operan en la RBY, hay que definir las competencias de manera transparente, ybuscar los ámbitos de acción de cada actor.De igual manera, es imprescindible la selección y la planificación de las herramientasadecuadas para intercambiar puntos de vista e intereses para llegar a puntos comunes. Enresumen, a lo que queremos llegar es que uno de los puntos clave de la gobernanza ambiental,que tanto insistimos en la propuesta, es la participación social, que tan mal interpretada ypisoteada ha sido en el ámbito de la RBY. En la actualidad, contamos con estatutosconstitucionales claros, que nos obligan a garantizar este derecho ciudadano, que, además seve fortalecido con los derechos colectivos y con los derechos de las mujeres.Hasta el momento la figura en la que podrían conjugarse los puntos mencionados, en cuanto ala gobernanza ambiental, sería el comité de gestión. Si bien aún no demuestra una posiciónfuerte, creemos que para poder organizar, liderar y armonizar las innumerables tareas porhacer, con los innumerables actores involucrados que interaccionan en la RBY, se necesita deun grupo fortalecido y comprometido en integrar y armonizar la gestión socioambiental.Otro aspecto que queremos reforzar en esta última parte, es la comunicación, que de algunamanera, va de la mano de la participación. Al respecto, solo queremos recrear su importancia apartir de un ejemplo que desarrollamos en la propuesta, que tiene que ver con los planes decontingencia de derrames de la industria petrolera. ¿Qué pasa si no hay una comunicaciónoportuna?, o si los canales de comunicación no están acordes a las condiciones del área, o sino acordamos con uno de los actores clave en la contingencia de un derrame, entre muchosotros. Bueno, simplemente tendríamos derrames de graves consecuencias –como ya lo hemostenido-, tanto ecológicas como sociales y económicas, en la mayoría de los casos irreversibles.Entonces, a lo que apuntamos es que en todas las medidas de gestión que planifiquemos eimplementemos consideremos como una variable transversal a la comunicación, en función delas características sociales y culturales de las poblaciones locales y del contexto en el quetrabajemos.Adicionalmente, queremos destacar la importancia de la capacitación, que constituye, de igualmanera, un hecho fundamental, que también atraviesa transversalmente la planificación eimplementación de estrategias. La capacitación obedece a un proceso planificado,consensuado, continuo y evaluado permanentemente. Últimamente, es común escucharestrategias encaminadas al ‘fortalecimiento de capacidades’, bueno, uno de los aspectosclaves en esto, es precisamente la capacitación, que no puede ser entendida como una 80
  • 81. actividad puntual y desconectada. Ésta tiene que obedecer a un proceso sistemático ypaulatino que evalúe resultados de desempeño.A pesar del gran camino por recorrer en la gestión de la RBY, cabe mencionar que los logrosalcanzados por los componentes del proyecto: “Disminución de la extracción ilegal de especiesmaderables y de fauna silvestre, con fines comerciales de la Reserva de Biosfera de Yasuní:generación de alternativas de usos sostenibles de productos maderables y no maderables delbosque (Ecuador)”, han sido significativos. Especialmente, nos referimos a los resultadosalcanzados en la Búsqueda de alternativas económicas sustentables a la comercialización decarne silvestre, a cargo de UICN-TRAFFIC. Y también a la incidencia de los procesos decapacitación a guardaparques del MAE, guardaparques comunitarios, líderes y lideresas,policías y militares, a cargo de CGRR, como una ampliación hacia un gestión más incluyente enla RBY.Para finalizar, reconocemos que éste es un momento crucial para reestructurar la gestión de laRBY, esta instancia de incorporación y adaptación de los planteamientos del COOTADconstituye una gran oportunidad para concertar con los GADs, y poder plantear una propuestaregional, que contemple, al menos lineamientos generales para la RBY. 81
  • 82. BibliografíaArguedas, Stanley (2009). Herramienta para la elaboración de un plan de control y vigilancia en un área protegida. San Juan de Costa Rica: Escuela Latinoamericana de Áreas Protegidas.Bajaña, Fernando y Nixon Narváez (2009). “Propuesta preliminar de delimitación, zonificación y ordenamiento territorial de la reserva de biosfera Yasuní”. Quito: Programa Yasuní.Del Gatto, Filippo (2010). “Hacia un aprovechamiento forestal sostenible en Yasuní: documento de discusión”. Quito: Traffic y Verifor.Díaz, Martha (2005). “Actualización del plan de contingencias para las actividades hidrocarburíferas en el campo Lago Agrio”. Quito: Escuela Politécnica Nacional.Entrix (2006). “Estudio de impacto y plan de manejo ambiental: proyecto de desarrollo y producción del bloque 31”. Quito: Petrobras.FOES-REGAL (2008). Línea de base del programa para la conservación y el manejo sostenible del patrimonio natural y cultural de la reserva de biosfera Yasuní. Quito: Programa Yasuní.Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio (2004). “Plan de uso y manejo territorial de las seis comunidades kichwas”. Francisco de Orellana: FEPP.Fontaine, Guillaume e Iván Narváez (2007). Yasuní en el siglo XXI: el Estado ecuatoriano y la conservación de la Amazonía. Quito: FLACSO Sede Ecuador.Gobierno Municipal de Francisco de Orellana (2002). Plan de desarrollo estratégico 2002-2012. Francisco de Orellana: GMO.Gobierno Provincial de Orellana (2005). Plan de desarrollo estratégico participativo de la provincia de Orellana2005-2015. Francisco de Orellana: HCPO.Granizo, Tarsicio et al. (2006). Manual para la conservación de áreas, PCA. Quito: TNC y USAID.Grupo Faro (2009). “Diagnóstico de necesidades y plan de capacitación dirigido al fortalecimiento de los funcionarios y funcionarias de las unidades de gestión ambiental de los gobiernos autónomos descentralizados vinculados a la reserva de biosfera Yasuní”. Quito: Programa Yasuní.Lara, Rommel et al. (2002). Plan de manejo del territorio waorani. Quito: Proyecto CARE/ SUBIR, Ecociencia y ONHAE.Monteferri, Bruno et al. 2006. Comités de gestión: construyendo gobernanza para las áreas naturales protegidas del Perú. Lima: Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.Monteros, Ivanova (2010). “Sociedad civil y conflictos socioambientales por la tala ilegal de madera en el parque nacional Yasuní, el parque nacional de Redwoods: un modelo a seguir”. Quito: FLACSO Sede Ecuador. 82
  • 83. Proyecto Bosques (2009). Realidad forestal de Orellana. Francisco de Orellana: Solidaridad Internacional.Pueblo ancestral kichwa de Curaray (2010). Plan de manejo del territorio del pueblo ancestral kichwa de Curaray. Puyo: IQBSS.Pueblo ancestral kichwa Kawsak Sacha (2010). Plan de manejo del territorio y los recursos naturales del pueblo ancestral kichwa Kawsak Sacha. Puyo: IQBSS.Reyes, Fernando y César Ajamil (2005). Petróleo, Amazonía y capital natural. Quito: Casa de la Cultura Ecuatoriana.Ruiz, Lucy y Ana Puyol (2011). “Diálogo, alternativas económicas y control: herramientas para generar un cambio social positivo en el comercio de carne silvestre”. Quito: UICN- TRAFFIC, MAE.Villaverde, Xabier et al. (2005). Parque nacional y reserva de biosfera Yasuní: historia, problemas y perspectivas. Quito: FEPP y WCS.Páginas de Internet consultadas:Acción Ecológica: http://www.accionecologica.org/Agip Oil: http://www.agip.com.ec/Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del Ecuador:http://www.codenpe.gov.ec/Defensoría del Pueblo: http://www.dpe.gob.ec/dpe/Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio: http://www.fepp.org.ec/Frente de Defensa de la Amazonía: http://www.texacotoxico.org/Fuerzas Armadas del Ecuador: http://www.armada.mil.ec/Fundación Natura: http://www.fnatura.org/Gobierno Municipal de Arajuno: http://www.arajuno.gov.ec/Gobierno Provincial de Pastaza: http://www.pastaza.gov.ec/Gobierno Municipal de Aguarico: http://www.aguarico.gov.ec/Gobierno Provincial de Napo: http://www.napo.gob.ec/Gobierno Provincial de Orellana: http://www.hcpo.gov.ec/Gobierno Municipal de Shushufindi: http://www.shushufindi.gov.ec/index.php?varmenu=1Gobierno Municipal de Orellana: www.orellana.gov.ec 83
  • 84. Gobierno Municipal de Tena: http://www.tena.gov.ec/Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias: http://www.iniap-ecuador.gov.ec/Instituto para el Ecodesarrrollo Regional Amazónico: http://www.ecorae.gob.ec/portal/Ministerio del Ambiente: www.ambiente.gov.ecMinisterio de Recursos Naturales No Renovables: http://www.mrnnr.gob.ec/Ministerio de Inclusión Económica y Social: http://www.mies.gov.ec/Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca: http://www.magap.gob.ec/mag01/Ministerio de Defensa Nacional: http://www.midena.gob.ec/Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos: http://www.minjusticia-ddhh.gov.ec/Ministerio del Interior: http://www.ministeriodelinterior.gob.ec/Organización Panamericana de la Salud: http://new.paho.org/hq/Petroamazonas EP: http://www.bloque15.com/EP Petroecuador: http://www.eppetroecuador.ec/index.htmPetrooriental S.A.: http://www.andespetro.com/es/html/index.htmPolicía Nacional del Ecuador: http://www.policiaecuador.gov.ec/Repsol-YPF: http://www.repsol.com/ec_es/Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo: http://www.senplades.gov.ecSecretaría de Pueblos, Movimientos Sociales y Participación Ciudadana:http://www.secretariadepueblos.gov.ec/Solidaridad Internacional: www.solidaridad.org/Solidaridad_Internacional_en_Ecuador.htmUnión Internacional para la Conservación de la Naturaleza: http://www.iucn.org/es/sobre/ 84
  • 85. AnexosAnexo 1.a: Mapa de actores de la industria petrolera en la RBY ROL ACTOR RESPONSABLE DIRECTO FUNCIONES Dirección Nacional de Prevención de la Emitir las licencias ambientales y monitorear el Contaminación Ambiental cumplimiento. Dirección Nacional de Control Ambiental Ministerio del Revisar en conjunto los EsIA y PMA cuando Ambiente Dirección Nacional de Biodiversidad intersectan con áreas naturales protegidas. Impulsador y Direcciones provinciales: Sucumbíos, Napo, Orellana, Lleva a cabo la gestión ambiental complementaria en regulador Pastaza. coordinación con el MAE - Planta central. Controlar y fiscalizar las operaciones Gobierno central Ministerio de hidrocarburíferas y velar por el cumplimiento de las Recursos Naturales Dirección Nacional de Hidrocarburos normas de calidad, cantidad, continuidad, No Renovables oportunidad y seguridad. Proveer seguridad y defensa nacionales a los permisos y contratos de exploración y explotación de Seguridad Ministerio de hidrocarburos, trazado de oleoductos y gasoductos; Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas nacional Defensa Nacional ubicación de refinerías y de instalaciones industriales de hidrocarburos y petroquímicas. Gestión ambiental complementaria: monitoreo Orellana Departamento de gestión ambiental externo, denuncias, educación ambiental. No tiene ninguna incidencia directa en la gestión Gobiernos Pastaza Direcciónn de desarrollo sustentable ambiental petrolera. provinciales No tiene ninguna incidencia directa en la gestión Napo Dirección de planificación, ambiente y producción ambiental petrolera. *No tenemos conocimiento si tiene incidencia en la Sucumbíos - gestión ambiental petrolera. Gestión ambiental complementaria: monitoreo Monitor local Orellana Dirección de medio ambiente externo, denuncias, educación ambiental. No tiene ninguna incidencia directa en la gestión Aguarico Unidad municipal de desarrollo sustentable ambiental petrolera. Gobiernos No tiene ninguna incidencia directa en la gestión Arajuno Unidad municipal de desarrollo sustentable municipales ambiental petrolera. Dirección de servicios públicos y saneamiento *No tenemos conocimiento si tiene incidencia en la Tena ambiental gestión ambiental petrolera. Shushufindi *No tenemos conocimiento si tiene incidencia en la Unidad municipal de desarrollo sustentable gestión ambiental petrolera. Entidades del Defensoría del Defender los derechos individuales y colectivos, y de Delegaciones: Orellana, Napo, Pastaza, Sucumbíos. Estado pueblo la naturaleza. Cuenta con un dispensario y numerosos promotores. Su ámbito de acción es la población campesina en los Fundación para la salud amazónica Apoyo a cantones Fco. de Orellana, Joya de los Sachas Y afectados Shushufindi. ONG Su ámbito de acción es las comunidades kichwas de Orellana. Cuenta con un dispensario ubicado en El Asociación de promotores de salud "Sandi Yura" Coca y funciona con promotores que prestan sus servicios en las comunidades. Planificar e implementar su política de seguridad, EP Petroecuador Gerencia de seguridad, salud y ambiente salud y ambiente. Gerencia de seguridad, salud y ambiente (SSA) Planificar e implementar su política de seguridad, Empresa pública salud y ambiente. Petroamazonas EP Gerencia de responsabilidad social Planificar e implementar su política de responsabilidad social. Productor: Departamento de ambiente, salud ocupacional, Planificar e implementar su política de ambiente, ejerce sus Agip Oil seguridad industrial y asuntos comunitarios salud ocupacional, seguridad industrial y asuntos derechos en el comunitarios. territorio Departamento de ambiente, salud ocupacional, Planificar e implementar su política de ambiente, Empresa privada PetroOriental S. A. seguridad industrial y asuntos comunitarios salud ocupacional, seguridad industrial y asuntos comunitarios. Departamento de ambiente, salud ocupacional, Planificar e implementar su política de ambiente, Repsol-YPF seguridad industrial y asuntos comunitarios salud ocupacional, seguridad industrial y asuntos comunitarios. Interpelar a la sociedad civil y al Estado para ser Nacionalidad waorani del Ecuador (NAWE) reconocidas y ampliar su espacio de participación en el campo de poder. Pueblo indígena Asociación de Mujeres Waorani de la Amazonía Interpelar a la sociedad civil y al Estado para ser waorani Ecuatoriana (AMWAE) reconocidas y ampliar su espacio de participación en el campo de poder. Población local Observar el proceso y apoyar a las dirigencias. Federación de Comunas Kichwas Unión de Nativos de Interpelar a la sociedad civil y al Estado para ser la Amazonía Ecuatoriana (FCKUNAE) reconocidas y ampliar su espacio de participación en Negociador y Pueblo indígena el campo de poder. receptor de kichwa Sociedad civil Dirigencias locales Observar el proceso y/o negociar directamente con perjuicios y las petroleras. beneficios Interpelar a la sociedad civil y al Estado para ser Pueblo indígena Federación Interprovincial de Centros Shuar (FISCH) reconocidas y ampliar su espacio de participación en shuar el campo de poder. Dirigencias locales Observar el proceso y apoyar a las dirigencias. Federación de Organizaciones Campesinas de Interpelar a la sociedad civil y al Estado para ser Orellana (FOCAO) reconocidas y ampliar su espacio de participación en Campesinos el campo de poder. Dirigencias locales Observar el proceso y/o negociar directamente con las petroleras. Frente de defensa de la Amazonía Organizaciones no Movilizar a la sociedad para defender el medio Opositor Acción ecológica gubernamentales ambiente. Amazonía por la vida 85
  • 86. Anexo 2.a: Mapa de actores en la intensificación y expansión poblacional en la RBY ROL ACTOR RESPONSABLE DIRECTO FUNCIONES Buscar mejores lugares para vivienda y poder desarrollar actividades agropecuarias, por lo Población campesina proveniente de zonas rurales y/o urbanas dentro o fuera de general, extensivas, y también comercializar los la RBY. recursos del bosque. Vincularse laboralmente con la industria petrolera. Apoyar a las familias campesinas principalmente en conseguir créditos, legalizar sus tierras y crear Federación de Organizaciones Campesinas sistemas de comercialización. Cabe indicar que esta de Orellana (FOCAO) organización opera únicamente en el cantón Fco. de Población migrante Representación Orellana, y su representatividad no alcanza el 50% del total de familias del cantón. Organizaciones campesinas en el resto de Aunque no se cuenta con esta información, cantones dentro de la RBY. pensaríamos que su función sería defender y apoyar a la población campesina. Buscar territorio para las nuevas demandas de la población en crecimiento de la ribera sur del río Comunidades Kichwa: 1) asentadas en la ribera sur del río Napo y 2) vías a Loreto. Napo. Para aumentar sus territorios de reserva en la ribera norte del río Tiputini al interior del PNY. Representación FCKUNAE Apoya esta gestión de las dos comunidades kichwa. Legalizar sus propiedades para poder desarrollar sus actividades agropecuarias con normalidad. Acceder Campesina a un negocio propio o vincularse con la industria petrolera. Defender y utilizar sus territorios de acuerdo a determinadas tradiciones de ocupación. Sin embargo, en el caso de la agricultura se evidencia la introducción de la modalidad extensiva, y también la cacería y tala comercial. Entre otras funciones Kichwas Poblaciones indígenas y campesinas está negociar y pactar con las empresas petroleras Población local dentro de la RBY. para recibir compensaciones, ya sea en obras o empleo. Y desarrollar actividades alternativas como el turismo comunitario, granjas integrales, entre otras. Defender y utilizar sus territorios de acuerdo a determinadas tradiciones de ocupación. Además, negociar y pactar con las empresas petroleras para Waorani recibir compensaciones, ya sea en obras o empleo. Y en algunos sectores, comercializar los recursos del bosque: madera y fauna silvestre. 86
  • 87. ROL ACTOR RESPONSABLE DIRECTO FUNCIONES Liderar, orientar y coordinar a través del Sistema Nacional Descentralizado de Planificación Participatica, los procesos de formulación de Subsecretaría de Planificación Nacional políticas públicas, articulándolos a los de asignación Secretaría Nacional de Planificación y Territorial y Políticas Públicas (zonas de de recursos públicos y a los de planificación y Desarrollo (SENPLADES) planificación: 2 centro-norte y 3 centro). ordenamiento territorial de los GADs, de manera desconcentrada y participativa, para contribuir a la implementación del Plan Nacional de Desarrollo. Garantizar el derecho a la participación ciudadana intercultural desde el Ejecutivo, mediante acciones Secretaría de Pueblos, Movimientos destinadas a estimular y consolidar a los pueblos, Direcciones zonales: zonas 2 y 3. Sociales y Participación Ciudadana los movimientos sociales y a la ciudadanía en las decisiones clave del nuevo modelo de desarrollo. Tierras y reforma agraria: gestionar estratégicamente la aplicación y evaluación de las políticas, normas e instrumentación técnica de Viceministerio de desarrollo rural acceso, distribución, redistribución, reagrupamiento, legalización y uso de la tierra, para un uso sostenible del recurso tierra y el perfeccionamiento de la reforma agraria. Ministerio de Agricultura, Acuacultura, Desarrollo agroproductivo: proponer las políticas y Ganadería y Pesca (MAGAP) estrategias, así como elaborar los planes, programas y proyectos de fomento agrícola, supervisar y controlar su ejecución mediante la aplicación de Viceministerio de agricultura y ganadería normas técnicas (protocolos) para el manejo de cultivos, conservación y mantenimiento de la fertilidad de los suelos y productos sensibles a nivel nacional. Ministerio del Ambiente (MAE) Subsecretaría de Patrimonio Natural Legalizar las tierras dentro del los límites del PNY. Gobiernos provincialesEntidades reguladoras Se encarga de organizar el presupuesto Dirección de participación ciudadana y participativo, el desarrollo de las nacionalidades, y Orellana organización territorial actualmente del desarrollo de la planificación que compete el COOTAD. En la actualidad trabaja en torno a una mesa de Departamento de planificación, ambiente Napo ordenamiento territorial para la planificación de lo y producción que establece el COOTAD. *No se pudo contar con información debido a Sucumbíos problemas en su portal en la web . Se encarga del ordenamiento territorial en: Pastaza Dirección de desarrollo sustentable asentamientos humanos, vialidad, riesgos, cuencas hidrográficas, agroproducción y turismo. Gobiernos municipales Direcciones de planificación, desarrollo Cuenta con una propuesta de ordenamiento Orellana humano, agua potable y la Unidad urbano, y también una propuesta de ordenamiento municipal de desarrollo sustentable. rural. Unidad municipal de desarrollo Se encarga de algunos proyectos agropecuarios y Aguarico sustentable y ambiente ambientales. Tena Dirección del área social *Se desconoce sus funciones específicas. Direcciones: planificación urbana, agua *Se asume que sus funciones correponden a las Shushufindi potable y alantarillado y Unidad municipal competencias que indica la denominación de sus de desarrollo sustentable direcciones departamentales. Unidad municipal de desarrollo Se encarga del ordenamiento territorial, de algunos Arajuno sustentable, Secretaría técnica, proyectos agroproductivos, de la reforestación y del Participación ciudadana presupuesto participativo. Chontapunta, Cononaco, Capitán Augusto Rivadeneyra, Tiputini, Yasuní, Nuevo *Sus funciones estarían coordinadas con los Rocafuerte, Santa María de Huiririma, Gobiernos parroquiales municipios, pero habría que verificar en el caso de Francisco de Orellana (Coca), Dayuma, cada gobierno parroquial. Taracoa, Arajuno, Curaray, San Roque, Pañacocha, Limoncocha. 87
  • 88. ROL ACTOR RESPONSABLE DIRECTO FUNCIONES Apoyar a la FOCAO y a la población joven de la Secretaría Nacional de Planificación y Plan Ecuador, UDENOR-PROGRAMA provincia de Orellana, en el fortalecimiento de la Desarrollo (SENPLADES) AMAZNOR cadena de frutales amazónicos, en coordinación con un Colegio Técnico de la provincia. Promover la gestión integral en los procesos de reversión de los daños ambientales y sociales, en Plan de Reparación Ambiental y Social zonas donde se registran pasivos producidos por (PRAS) actividades económicas de alto impacto ecológico y social. Conservar más de 3600.000 hectáreas de bosque nativo, páramos y otras formaciones vegetales Ministerio del Ambiente (MAE) nativas en el Ecuador, con la participación de 500.000 a 1500.000 beneficiarios. Este proceso Proyecto Socio Bosque (PSB) comprende la entrega de un incentivo a los-as propietarios-as que debe ser invertido en la conservación y en otras áreas de interés social y colectivo, y se efectúa a través de la firma de un convenio de 20 años de duración. Apoyar a los GADs en los siguientes ámbitos Ministerio de Inclusión Económica y desarrollo comunitario, desarrollo rural, Subsecretaría de desarrollo social Social (MIES) cooperativas, defensa contra incendios, planificación y fiscalización de obras. Apoyar a las poblaciones locales con el servicio de Comando Conjunto de las Fuerzas transporte, para sacar los productos agrícolas de Ministerio de Defensa Nacional Armadas algunas zonas inaccesibles, como es el caso de las riberas del Napo. Generar y proporcionar tecnologías apropiadas, productos, servicios y capacitación especializadasEntidades de apoyo Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) para contribuir al desarrollo sostenible de los sectores agropecuario, agroforestal y agroindustrial. Diseñar y ejecutar una estrategia consensuada con los actores locales, nacionales e internacionales, Instituto para el Ecodesarrollo Regional Secretarías Técnicas Provinciales: basada en un sistema de evaluación y rendición de Amazónico (ECORAE) Sucumbíos, Orellana, Napo, Pastaza. cuentas, para alcanzar el desarrollo humano sustentable de la Región Amazónica Ecuatoriana. Apoyar la titulación de territorios ancestrales de pueblos indígenas y legalización de fincas de organizaciones campesinas. Manejo integral de Fondo Ecuatoriano Populorum Regional Coca: cobertura en Orellana y territorios indígenas y de tierras de campesinos. Progressio (FEPP) Napo. Fortalecer la constitución de pequeñas empresas campesinas de transformación y/o servicios. Apoyar la construcción de viviendas en sectores rurales y urbano marginales. Apoyar la legalización de tierras individuales en Proyecto Bosques algunos sectores de la RBY, como la vía Auca. Acompañar en el desarrollo de alternativas Fundación Natura productivas sustentables con algunas comunidades waorani al interior de la RBY. Proveer directamente a las poblaciones locales de obras de interés social y empleo, como una compensación por el desarrollo de las actividades petroleras dentro de sus territorios. Negociar con Empresas petroleras, estatales y privadas poblaciones indígenas: kichwa y waorani (mayormente) para establecer sus derechos en el territorio, atribuidos por el Estado, para la operación de sus actividades. 88
  • 89. Anexo 2.b: Mapa de actores en la extracción ilegal de madera en la RBY ROL ACTOR RESPONSABLE DIRECTO FUNCIONES Dirección Nacional Forestal Administrativa: revisar los documentos que son requisitos indispensables para la aprobación de los planes y programas de aprovechamiento, hasta la aprobación de los mismos y su posterior emisión de la licencia de aprovechamiento forestal y expedición de guías de movilización de productos forestales. Verificación in situ : dar seguimiento a los planes y programas aprobados por la Dirección Forestal Nacional, para determinar en el Facilitador y Ministerio del campo el cumplimiento a la elaboración y ejecución del regulador Ambiente (MAE) aprovechamiento forestal. Movilización: controlar a través de los puestos fijos y móviles de control forestal la legalidad de la madera que circula en las carreteras, por medio de la correspondiente guía de movilización o factura. Direcciones provinciales: Orellana, Desarrollar las anteriores funciones dentro de su jurisdicción. Pastaza, Napo, Sucumbíos. Subsecretaría de Derechos Humanos y Evitar el contacto con madereros invasores o petroleras a los Cultos, Plan de Medidas Cautelares territorios de los pueblos waorani en aislamiento voluntario, Ministerio de Justicia (PMC) Tagaeri Taromenane, a través de patrullajes con policías, militares y monitores-as waoranis. Ministerio de Defensa Comando Conjunto de las Fuerzas Prestar seguridad en los procesos de control forestal liderados por Nacional Armadas el MAE, y también en planes como el PMC. Policía Nacional, Unidad de Policía de Verificar el cumplimiento de leyes y reglamentos relacionadas con Ministerio del Interior Medio Ambiene el control forestal. Gobiernos provinciales: Direcciones o departamentos de gestión El Departamento de gestión ambiental de Orellana no asume aún la Orellana, Pastaza, Napo, ambiental competencia forestal. Pero tiene a su cargo pequeños programas Sucumbíos. de aprovechamiento forestal. Del resto de gobiernos provinciales no se tiene información al respecto. Apoyo a la Gobiernos municipales: Direcciones o departamentos de gestión La Dirección de medio ambiente del cantón Orellana, en convenio regulación Orellana, Aguarico, ambiental con el MAE, apoya el seguimiento del Acuerdo Ministerial 233, para Arajuno, Tena, planes de forestación, reforestación y control. También maneja Shushufindi. viveros para repoblación en riberas. Del resto de municipios no se tiene información al respecto. Organizaciones no Solidaridad Internacional Tiene a su cargo el proyecto Bosques dentro del PNY, para la gubernamentales reforestación de la zona de amortiguamiento. Junto con el MAE y los gobiernos seccionales de Orellana está desarrollando un sistema de control y vigilancia institucional con participación de las poblaciones indígena y campesina. Impulsa planes de manejo forestal comunitarios. Juntas Parroquiales En el caso del cantón Orellana, las juntas parroquiales apoyan a la gestión interna para la aceptación y legitimidad de los proyectos del Gobierno Municipal. Dueño del bosque Pueblos indígenas y Waorani, kichwa, shuar, campesinos. En el caso de los waorani, los adultos mayores hacen tratos con los campesinos madereros, por contratos de aproximadamente de 6 meses. Intermediario Madereros locales Negocian con los dueños del bosque en cuanto al precio de la madera en pie o en bruto. A su vez contratan a los aserradores para el ingreso, extracción y transporte de la madera. Cuentan con los conocimientos necesarios para gestionar las autorizaciones de aprovechamiento. Ejecutor Aserradores Jornaleros y transportistas Organizan y financian el ingreso, la ejecución y el transporte. Es decir, contratan a los jornaleros y a los transportistas. Procesador y Madereros nacionales Botrosa, Endesa, Plywood entre otras. Receptan el producto de los madereros locales, y se conforman con vendedor recibir la guía de movilización. Deslindando así cualquier responsabilidad del origen de la madera. Comprador Empresas madereras nacionales e internacionales Gran parte de la madera venden en Colombia y Perú, y también al interior del país. Por lo general, las grandes compañías madereras no están presentes en la zona con una oficina o con instalaciones físicas visibles ante la sociedad local, sino que utilizan una estrategia más disimulada. 89
  • 90. Anexo 2.c: Algunos impactos asociados a la extracción ilegal de madera en laRBYNo. IMPACTOS FUENTES DE IMPACTO PRINCIPALES ASPECTOS AFECTADOS1 Incremento de conflictos internos Procesos informales y violentos de Organización social de los pueblos indígenas en los pueblos indígenas y negociación entre los dueños del y campesinos. campesinos. bosque y los intermediarios.2 Explotación y exposición a riesgos Informalidad e ilegalidad del Bienestar familiar y condiciones de salud de a jornaleros. proceso de extracción de madera, jornaleros.3 Tráfico ilegal de fauna silvestre. que se da entre aserradores y Áreas de bosque primario, economías de jornaleros. subsistencia de las poblaciones locales.4 Alteración de ecosistemas Actividades de extracción de naturales. madera. Áreas de bosque primario. Tráfico de fauna silvestre.5 Contaminación por residuos Actividades de extracción de sólidos y manejo de Calidad del suelo y de cuerpos de agua. madera. combustibles. 90
  • 91. Anexo 2.d: Mapa de actores en el tráfico de fauna silvestre en la RBY ROL ACTOR RESPONSABLE DIRECTO FUNCIONES Direcciones provinciales de Prevención, regulación y control delRegulador Ministerio del Ambiente Orellana, Sucumbíos, Napo y tráfico de vida silvestre, de acuerdo a la Pastaza. legislación aplicable. Policía Nacional, Unidad de Policía Verificar el cumplimiento de leyes y Ministerio del Interior de Medio Ambiente reglamentos relacionadas con la regulación del tráfico de fauna silvestre. Comando Conjunto de las Fuerzas Proveer seguridad en los Ministerio de Defensa Nacional Armadas procedimientos de regulación, control y sanción del tráfico de fauna silvestre. Colaborar en las acciones de control de Dirección de Aviación Civil tráfico de fauna silvestre a cargo del MAE, en las rutas de salida aéreas. Orellana, Sucumbíos, Napo y En el caso de Orellana, mantienen un Pastaza. programa de educación ambiental, apoyan proyectos productivos Gobiernos provinciales alternativos. El gobierno de Pastaza, de igual manera, apoya algunos proyectos alternativos.Apoyo a la regulación Orellana, Aguarico, Shushufindi, Los gobiernos de Arajuno, Aguarico y Tena y Arajuno. Orellana llevan a cabo programas de educación ambiental, y también apoyan algunos proyectos agropecuarios. En el Gobiernos municipales caso de Orellana ha llevado a cabo una campaña específica de contol del tráfico de especies silvestres y también maneja criaderos de especies nativas. Juntas parroquiales *No se conoce sus funciones al Organizaciones no WCS, FAO, UICN-TRAFFIC, GIZ, Incidir en las poblaciones locales, para gubernamentales Fundación Natura. prevenir y reducir el tráfico de vida silvestre. Apoyar al MAE al respecto. Escuela Superior Politécnica Cuenta con un centro de rescate que Universidades Ecológica Amazónica recibe animales incautados. Zoológicos y centros de rescate Recibir y cuidar a los animales incautados. Los waoranis cazan un promedio mensual de 23 kg de carne (según información de las comunidades: Dicaro, Guiyero, Timpoca y Oña), Waorani, kichwa, shuar, mientras que los kichwas 3 kg al mesCazador y vendedor Pueblos indígenas y campesinos campesino. (según información de las comunidades: Sani Isla, Nueva Providencia y Añangu). No se tiene información de otras comunidades indígenas, y tampoco de campesinos. Principales mercados: San Pedro, Shushufindi, Limoncocha, Organizaciones de comerciantes Una vez que compran los animales de Pompeya, Nuevo Rocafuerte, de carne silvestre. los cazadores, los venden ya sea enIntermediario Tena, Coca y Puyo. mercados grandes, o en tiendas de Tiendas de menor escala o Población local: campesina, menor escala. comerciantes ambulantes kichwa, waorani. Restaurantes A través de los mercados estos actores consiguen la carne de monte para Organizaciones de comidas típicas preparar platos exóticos que atraen al Operadoras turísticas turista nacional y extranjero.Comprador final En algunos sitios de la RBY, y en general de la Amazonía, se tiene identificado Fuerzas Armadas Batallones militares que los batallones militares compran y consumen carne de monte proveniente de los bosques cercanos. Consumir los platos elaborados a partir Población local (urbana, rural) de la carne de monte, o adquirir ciertasConsumidor final especies, especialmente aves y mamíferos pequeños, para tenerlas Turistas (nacionales, extranjeros) como mascotas. 91
  • 92. Anexo 2.e: Algunos impactos asociados al tráfico de fauna silvestre en la RBY PRINCIPALES ASPECTOS No. IMPACTOS FUENTES DE IMPACTO AFECTADOS 1 Alteración de los ecosistemas Cacería y pesca en magnitudes no naturales. sustentables. Áreas de bosques naturales. Cacería y pesca de especies con gran importancia ecológica para cada zona. 2 Desequilibrio en el sistema Disminución del número de especies Economía de subsistencia de las alimentario, en especial en las que sirven de sustento para la poblaciones locales. poblaciones waorani y kichwa. alimentación de las poblaciones 92
  • 93. Anexos 3.a: Artículo sobre comercio ilegal de fauna en OrellanaVer documento adjunto. 93
  • 94. Anexo 3.b: Género, alternativas productivas y soberanía alimentaria:estrategias políticas para lograr cambios positivos y disminuir la caceríacomercial en YasuníVer documento adjunto. 94

×