Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Video 16 bonifacio viii

  • 66 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
66
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
3
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Bonifacio VIII
  • 2. Papas y Emperadores Inocencio III Los papas sucesores de Inocencio III y el emperador Federico II, de la familia de los Staufen. La asunción del Imperio por este monarca, sin renunciar a Federico II sus derechos soberanos sobre Hohenstaufen Nápoles y Sicilia, inquietó profundamente a los papas, cuyos Estados quedaban rodeados por los dominios germánicos.
  • 3. El enfrentamiento entre Pontificado e Imperio La personalidad de Federico II, más próxima a la del príncipe renacentista que a la del emperador cristiano, y su sospechosa religiosidad. Gregorio IX (1227-1241) e Inocencio IV (12431254) fueron los grandes adversarios de Federico II (+ 1250). Se dividió a Italia en dos bandos, de «güelfos» — partidarios del Papa— y «gibelinos» —seguidores del emperador—. Castel del Monte a. 1240
  • 4. El fin de la “Cristiandad medieval” Estas luchas entre Pontificado e Imperio hirieron de muerte al régimen de la Cristiandad medieval. Surge el auge de otros Estados, en especial Francia, que vino a ser el poder secular sobre el cual trató de apoyarse ahora el Pontificado.
  • 5. APOCALIPSIS NOW   La Apocalíptica atravesaba todo el Medioevo. Giacchino da Fiore había hablado de una historia humana en tres planos : el primero se extiende desde la edad del Padre hasta la del Hijo ; la segunda sería la venida de Cristo que obra la redención, y se está en espera de una nueva edad, que será la del Espíritu. Después de la muerte de Giacchino surgió una literatura que trataba de interpretar lo dicho y que buscaba unos signos en los tiempos que confirmara lo anterior. Se hablaba de catástrofes, gobiernos malos, guerras, corrupción en la Iglesia, pero también de apariciones de varios personajes, un tirano, el Anticristo, un pseudo-papa y al fin el .Papa Angélico.. La elección de Celestino V y el franciscanismo del 1200 habían interpretado como la edad del Espíritu y la esperanza del Pastor angelicus.
  • 6. • Se esperaba de tal modo la victoria de la Iglesia espiritual sobre la Iglesia carnal que la elección de Celestino V parecía suponer la solución a los problemas de la Iglesia. La dimisión de Celestino V y la elección de Bonifacio VIII fue una desilusión, sobre todo para los enemigos de Caetani y los franciscanos espirituales. • Con el nuevo pontificado se tiene un importante cambio, se pasó de Iglesia espiritual a Cuerpo místico, no se hizo más una distinción entre iglesia carnal y espiritual. El supranaturalismo apocalíptico es sustituido por el realismo de la Encarnación, y la espera no es la de un papa Angélico sino de una Iglesia Reformada en la cabeza y en los miembros
  • 7. Monarquías y nacionalismos Las grandes monarquías occidentales y los consiguientes nacionalismos eclesiásticos se imponen al sentido de unidad esencial entre los pueblos cristianos, que había inspirado la doctrina política de la Cristiandad. Entre los pueblos germánicos comenzó a latir un sordo resentimiento contra Roma, precedente lejano de la futura revolución luterana; y en el seno de la propia Iglesia se dejó sentir el ardiente deseo de un Pontificado más espiritual y menos implicado en negocios mundanos.
  • 8. Bonifacio VIII El pontificado de Bonifacio VIII (Benedetto Caetani, más jurista que pastor) abrió una sucesión de crisis, de las más dramáticas y prolongadas que la Iglesia ha conocido en sus veinte siglos de historia. Choca con el rey de Francia, Felipe el Hermoso: El Papa estaba plenamente imbuido de la idea de la superioridad de su autoridad apostólica, incluso en el orden temporal, y trató de comportarse como un nuevo Inocencio III, en circunstancias muy distintas.
  • 9. Felipe IV, el Hermoso Felipe IV, (1285-1314) el Hermoso era un político hábil y sin escrúpulos, el primer rey «moderno» de la Monarquía francesa. Bonifacio VIII promulgó la célebre bula Unam Sanctam (28-XI-1302) —la más acabada exposición de la teocracia pontificia— y exigió al rey de Francia la aceptación de esta doctrina. A silver denier of Philip IV "The Fair", King of France
  • 10. ENFRENTAMIENTO FELIPE IVBONIFACIO VIII • Felipe IV pasa al ataque y difunde 29 acusaciones contra el papa : este no cree en la vida eterna, en la inmortalidad del alma, en la verdad de la transustanciación, sostiene que la fornicación no es pecado, era sodomita, violado el secreto de confesión... Felipe IV apeló al concilio fue motivado con el hecho de que el rey es el defensor de la soberanía y de la fe del pueblo francés.
  • 11. • En dos ocasiones, el rey de Francia, Felipe el Hermoso, y el Papa Bonifacio VIII se enfrentan violentamente. En un primer momento, Bonifacio le niega al rey el derecho a poner impuestos sobre los bienes de la Iglesia. En un segundo momento el conflicto tiene por objeto la inmunidad judicial de los clérigos, pues Felipe ha citado ante el tribunal real al obispo de Pamiers, protegido de Bonifacio VIII. • Se desencadenan violencias. El Papa amenaza con deponer al rey invocando antecedentes, los legistas de la corte real pasan a la ofensiva y excitan el sentimiento nacional y religioso contra un Papa acusado de todos los vicios. En este contexto de tensiones se produjo la tristemente famosa afrenta de Anagni. Cuando el Papa se disponía a emanar, el 8 de septiembre de 1303, el decreto de excomunión contra el rey francés, el día anterior Guillermo de Nogaret consiguió entrar por la fuerza en la ciudad de Anagni (donde residía el Papa), con 600 hombres armados con la ayuda de un grupo de mercenarios y el apoyo de la familia Colonna. Allí apresó al pontífice y buscó maneras de obligarle a la renuncia y a la convocatoria de un concilio.
  • 12. Anagni La ciudad de Bonifacio VIII
  • 13. • El Papa, de setenta años, ofreció su cabeza. Guillermo de Nogaret, súbdito del rey Felipe, humilla al Papa Bonifacio en su residencia de Anagni, dándole una bofetada. Los ciudadanos de Anagni reaccionaron y expulsaron a Nogaret y a Colonna. El Papa fue llevado a Roma, fuertemente conmocionado, pero falleció pocos días después. Anagni, en la historia de la Iglesia, viene a ser como el final de la Edad Media. En Anagni recibe golpe mortal, no el poder político ni el militar del papado, que no lo tenía, sino el prestigio moral. El golpe militaresco de Anagni no es sólo un sacrilegio y un crimen, es también un hito y un símbolo.
  • 14. Benedicto XI • Bonifacio VIII muere al mes, se desencadena una guerra civil en Roma. El cónclave elige a Niccoló Bocassini obispo de Ostia y superior dominico, es el bto. Benedicto XI . Absolvió a Felipe pero excomulgó a los directamente responsables del atentado de Anagni. Vive ocho meses y huye de Roma se retiró a Perugia donde murió, probablemente envenenado por Guillermo de Nogaret
  • 15. Clemente V • El cónclave siguiente se presentaba dividido entre el partido de los partidarios de Bonifacio y los contrarios a él. Después de once meses, es elegido el obispo de Bordeaux, Bertrand de Got, que asume el nombre de Clemente V (1305-14), que en el conflicto anterior había tenido una posición neutral. Este nuevo soberano pontífice tuvo el empeño de reconciliar a los reyes de Francia y de Inglaterra, para comprometerlos a una nueva cruzada. Dudando sobre si regresar Roma, desgarrada por la guerra civil, viaja en primer lugar a Aquitania, su tierra natal, y continuación fijó provisionalmente su residencia en Aviñón. • Después de la coronación, celebrada en Lyon prometió volver a Italia, pero con el pretexto de las condiciones del Estado Pontificio no regresó. En 1309 se estableció en Avignon, feudo imperial de los Angioini de Nápoles, aunque el papa no intentaba establecer la sede en esta ciudad