PARÁBOLAS
2. PARÁBOLAS
• Jesús no suele echar grandes discursos
• Enseña por medio de relatos sencillos que
todos pueden entender pe...
• Jesús llama a entrar en el Reino a través de las
parábolas, rasgo típico de su enseñanza. Por
medio de ellas invita al b...
Está OCULTO como un tesoro escondido en la
tierra pero quien lo descubre, por la ALEGRÍA
que le da, vende todo lo que tien...
Jesús nos cuenta

LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO
Jesús contó un día a sus discípulos la parábola del
buen samaritano para enseñarnos como debemos
portarnos con los demás
Un
israelita
bajaba de
Jerusalén
a Jericó
por el
camino.
Unos ladrones le hirieron, le
robaron y lo dejaron medio muerto
Un
sacerdote
lo vio y
pasó de
largo,
dando un
rodeo.
Lo mismo hizo un levita (servidor
del templo)
Pero un
samaritano
(de un
pueblo
extranjero)
lo vio, se
compadeció
y lo curó.
Lo subió a su caballo y lo llevó
hasta la posada más cercana.
Allí cuidó de él y le dijo al posadero
que le pagaría todos los gastos.
Jesús preguntó:

¿Quién de los tres
amó a aquel
hombre como a
su prójimo?

Jesús, ayúdame a parecerme a ti y a ser de
verd...
Para que entendiéramos bien el
perdón de Dios, Jesús contaba a sus
amigos la parábola del hijo pródigo
Un hombre tenía dos hijos; el pequeño le
dijo un día: “padre, dame mi parte de la
herencia”. Y se fue.
Emigró a un país lejano, y allí gastó toda
su fortuna viviendo de mala manera.
Cuando lo gastó todo, no tuvo más
remedio que ponerse a cuidar cerdos.
Entonces se acordó de
su padre y decidió:
“volveré ...
Su padre le vio regresar y le abrazó y le
llenó de besos.
Él le dijo: “Padre, he pecado contra el
cielo y contra ti”.

Y e...
Parábola de los talentos
Jesús es exigente
con nosotros porque nos quiere,
y sabe lo mucho
de lo que
somos capaces.
Él se ofrece
a ayudarnos
a desa...
El
que
no
haga
rendir
sus
talentos,
quedará
fuera.
El que quiera
seguirme,
que aprenda a vencer
sus egoísmos,
a sacrificarse
y a esforzarse
en serio…
Tiene que cambiar de me...
Hay que estar preparados.
La irresponsabilidad
no tiene excusas.
Nadie que pone su mano
en el arado,
y mira hacia atrás,
es digno de mí…

a
Debo reconocer las cualidades
que tengo,
para
poder
desarrollarlas
y ponerlas
al servicio
Nuestras semillas son
capaces de crecer muchísimo.

Están
destinadas
a dar
hermosas
flores
y jugosos
frutos.
El que construya sobre arena,
lamentará su ruina.

El que
construya
sobre
roca, se
alegrará
para
siempre.
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

9.e. parábolas

424 views
213 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
424
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

9.e. parábolas

  1. 1. PARÁBOLAS
  2. 2. 2. PARÁBOLAS • Jesús no suele echar grandes discursos • Enseña por medio de relatos sencillos que todos pueden entender pero que detrás tiene mucho significado • Todos sabemos algunas Sembrador, casa sobre la roca, mostaza…
  3. 3. • Jesús llama a entrar en el Reino a través de las parábolas, rasgo típico de su enseñanza. Por medio de ellas invita al banquete del Reino, pero exige también una elección radical para alcanzar el Reino, es necesario darlo todo; las palabras no bastan, hacen falta obras. Las parábolas son como un espejo para el hombre: ¿acoge la palabra como un suelo duro o como una buena tierra? ¿Qué hace con los talentos recibidos
  4. 4. Está OCULTO como un tesoro escondido en la tierra pero quien lo descubre, por la ALEGRÍA que le da, vende todo lo que tiene y compra esa tierra. Es PEQUEÑO como una semilla de mostaza, pero cuando crece se hace como un árbol y las aves pueden anidar en él.
  5. 5. Jesús nos cuenta LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO
  6. 6. Jesús contó un día a sus discípulos la parábola del buen samaritano para enseñarnos como debemos portarnos con los demás
  7. 7. Un israelita bajaba de Jerusalén a Jericó por el camino.
  8. 8. Unos ladrones le hirieron, le robaron y lo dejaron medio muerto
  9. 9. Un sacerdote lo vio y pasó de largo, dando un rodeo.
  10. 10. Lo mismo hizo un levita (servidor del templo)
  11. 11. Pero un samaritano (de un pueblo extranjero) lo vio, se compadeció y lo curó.
  12. 12. Lo subió a su caballo y lo llevó hasta la posada más cercana.
  13. 13. Allí cuidó de él y le dijo al posadero que le pagaría todos los gastos.
  14. 14. Jesús preguntó: ¿Quién de los tres amó a aquel hombre como a su prójimo? Jesús, ayúdame a parecerme a ti y a ser de verdad un buen amigo de los demás
  15. 15. Para que entendiéramos bien el perdón de Dios, Jesús contaba a sus amigos la parábola del hijo pródigo
  16. 16. Un hombre tenía dos hijos; el pequeño le dijo un día: “padre, dame mi parte de la herencia”. Y se fue.
  17. 17. Emigró a un país lejano, y allí gastó toda su fortuna viviendo de mala manera.
  18. 18. Cuando lo gastó todo, no tuvo más remedio que ponerse a cuidar cerdos. Entonces se acordó de su padre y decidió: “volveré a casa de mi padre” Y volvió arrepentido
  19. 19. Su padre le vio regresar y le abrazó y le llenó de besos. Él le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti”. Y el padre celebró una fiesta
  20. 20. Parábola de los talentos
  21. 21. Jesús es exigente con nosotros porque nos quiere, y sabe lo mucho de lo que somos capaces. Él se ofrece a ayudarnos a desarrollar nuestras cualidades. Pero a nadie obliga…
  22. 22. El que no haga rendir sus talentos, quedará fuera.
  23. 23. El que quiera seguirme, que aprenda a vencer sus egoísmos, a sacrificarse y a esforzarse en serio… Tiene que cambiar de mentalidad y creer que Dios es siempre bueno y con su ayuda es posible construir un mundo nuevo.
  24. 24. Hay que estar preparados. La irresponsabilidad no tiene excusas.
  25. 25. Nadie que pone su mano en el arado, y mira hacia atrás, es digno de mí… a
  26. 26. Debo reconocer las cualidades que tengo, para poder desarrollarlas y ponerlas al servicio
  27. 27. Nuestras semillas son capaces de crecer muchísimo. Están destinadas a dar hermosas flores y jugosos frutos.
  28. 28. El que construya sobre arena, lamentará su ruina. El que construya sobre roca, se alegrará para siempre.

×