• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Carta renuncia
 

Carta renuncia

on

  • 2,536 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,536
Views on SlideShare
2,536
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Carta renuncia Carta renuncia Document Transcript

    • ETICA, UNIVERSIDAD Y CONVIVENCIA CARTA ABIERTA A la comunidad Universitaria y Médica de TalcaComo es de conocimiento publico, los profesionales que dirigimos la Escuela deMedicina de la Universidad de Talca, con mucho pesar renunciamosrecientemente a nuestras funciones como consecuencia de la descalificación anuestra gestión por el Rector de esta universidad, Sr. Álvaro Rojas.Inicialmente tuvimos sentimientos de tristeza, por el abandono de un proyectohermoso al que nos adscribimos con todas nuestras capacidades; además dehumillados y molestos por la incomprensible actitud del Rector. Por esas razonesno consideramos oportuno exponer públicamente, en ese momento, losinnumerables e insólitos detalles de esta historia.No tenemos como objetivo poner en duda la autoridad y facultades de la rectoría.Pero, como un gesto de responsabilidad ética y social, ejercemos el deber dediscrepar de la autoridad cuando ésta, a nuestro buen entender, daña a laUniversidad por la injusticia de sus decisiones, sumada a la equivocadas accionesadministrativas tomadas en este caso. Nuestro objetivo es entregar antecedentesque permitan ejercer la reflexión sobre la evidencia disponible, actividad ineludibleen la universidad cuando el ambiente académico es verdadero:1.- Todos los que firmamos esta carta somos médicos, con una larga trayectoriaen el campo de nuestras especialidades y con experiencia en el ámbito de lagestión y dirección de instituciones públicas.2.- Fuimos los responsables de la planificación, organización y puesta en marchade la Escuela de Medicina en 2009; luego encargados de su desarrollo hasta lafecha de nuestra renuncia. En el breve lapso de estos años, obtuvimosimportantes logros y avances, entre otros hoy la Carrera de Medicina de esta casade estudios, cuenta con estudiantes que terminan su tercer año, sus camposclínicos están en fase de consolidación y contamos con una elogiosa acreditaciónformal, por parte de la Comisión Nacional de Acreditación.Planificamos y obtuvimos fondos para desarrollar el proyecto de Medicina deSimulación. Trabajamos intensamente con el Servicio de Salud del Maule paraconcluir con el convenio que nos asigna los campos clínicos del Hospital deCuricó, Hospital de San Javier, CESFAM de San Javier y CESFAM enconstrucción en la comuna de Talca. Contratamos la totalidad del cuerpo docentede la escuela para el desarrollo del segundo semestre del tercer año. Realizamoslas jornadas de contribución de la Escuela de Medicina a la Planificaciónestratégica de la Universidad con la participación de todos los estamentos, enpleno paro estudiantil y toma de la Universidad.
    • Estábamos en pleno desarrollo de la autoevaluación para la acreditación cuandose produjo nuestra renuncia.La Escuela de Medicina es un avance importante para la Universidad, bastarecordar que los estudiantes de Medicina son los de mayor puntaje de ingreso a laUniversidad de Talca.3.- En mayo de 2010, con la carrera ya acreditada, asumió la rectoría el Sr. ÁlvaroRojas, quién habiendo declarado en su campaña que la Escuela de Medicina era“el hijo no deseado” de la Universidad, separó a esta Escuela de la Facultad deCiencias de la Salud, transfiriendo su dependencia directamente a la rectoría y deesa manera concentró, en su persona, todas las decisiones importantes respectoel desarrollo futuro de la Escuela.4.- No cuestionamos las atribuciones que tiene Rectoría para organizar laUniversidad con entero apego a su proyecto, deseos y convicciones, cuestión quedemostramos en su oportunidad, planteando a la autoridad recién asumida, que,por ser nuestros cargos de confianza, se sintiera con libertad para realizar loscambios o modificaciones que estimara necesarios dentro de la estructura delequipo directivo de la Escuela.5.- En ese momento fuimos confirmados expresamente y, por lo tanto,continuamos con el desafío de completar el desarrollo de la Escuela, cosa quehicimos con la misma disposición y entrega de siempre. En cada oportunidad enque nos reunimos con el Rector estuvimos abiertos, por cierto, a recibir todo tipode observaciones, sugerencias y críticas en el marco de una relación colaborativay un dialogo universitario transparente.6.- Iniciamos el año 2011, con el tercer año de medicina en marcha, el desafío deobtener una nueva acreditación y completar el desarrollo de la Escuela. Este año,obviamente, no nos pudimos excluir del debate que se suscitó con el paroestudiantil y las tomas, debiendo hacer variados ajustes a los calendariosacadémicos, viendo interrumpidos por varias semanas el trabajo de Acreditación ydel Comité de Currículo.7.- A fines de Septiembre el entonces Director de la Escuela, Dr. Gonzalo Díazrecibió por primera vez, en el ejercicio de su cargo una carta del Rectorsolicitándole información acerca de una serie de aspectos relacionados con lagestión y desarrollo de la Escuela. El Dr. Díaz, envió detallada respuesta a losolicitado por el Rector y dos días después, recibió una nueva carta donde elRector le manifestó su disconformidad con el trabajo realizado por la dirección dela Escuela y por la gestión de los campos clínicos. Simultáneamente ocurrieronalgunos hechos sorprendentes y graves como la formación de equipos paralelosde trabajo, proyectos para la Escuela de Medicina desconocidos por susdirectivos, y el protagonizado por el Dr. Franco Amaya, quien abandonó susfunciones por más de 3 meses sin explicación alguna; ello motivó la solicitud de unsumario administrativo por el Director de Escuela, desconocemos si este sumariose realizó y cuáles fueron sus resultados. Como un hecho insólito, debemos
    • informar que el Dr. Amaya protagonizó una incursión nocturna a las dependenciasde la Escuela de Medicina (durante el período de abandono de funciones), sin queningún directivo de la Escuela conociera el objetivo ni las motivaciones de tal acto,ni supiera las razones para entrar a las Universidad en horas de la noche cuandolas dependencias de la Escuela se encuentran cerradas.Al enterarnos de los hechos descritos, y después de un debate como equipo deMedicina manifestamos nuestro descontento con los hechos, el Dr. Gonzalo Díazpresentó su renuncia al cargo y tras él lo hicimos el Dr. Cárdenas, Dra. Mujica yDr. Silva, todos integrantes del Equipo Directivo de la Escuela desde su fundación.Finalmente como muchos saben, fue nombrado como nuevo Director de laEscuela de Medicina precisamente el Dr. Franco Amaya.Queremos cerrar este amargo episodio declarando nuestra preocupación por elfuturo de una institución cuya máxima autoridad parece desconocer que el grandesafío ético de la Universidad no es solo educar en el saber-hacer sino tambiénen el saber-vivir y en el saber-actuar.Nos preocupa observar en esta Universidad, transgresión de los principios yvalores básicos que deben regir cualquier institución que busque avanzar haciauna gestión participativa y democrática. Nos preocupa, también, que la autoridaduniversitaria no practique una tolerancia activa, ni promueva el desarrollo de unacomunidad donde el debate de ideas y la diversidad de puntos de vista, no solosean la norma, si no también, el objetivo.Nos vamos de la Universidad de Talca convencidos que el desarrollo delconocimiento basado en principios éticos es una búsqueda permanente y que laética en si misma no es un conjunto de preceptos abstractos, si no decompromiso, comportamiento y acción.Expresamos nuestra especial inquietud por el futuro inmediato de la Escuela deMedicina, por cuanto el desarrollo y logros actuales se obtuvo, no sólo por elesfuerzo de quienes nos alejamos, sino porque quienes participan comoacadémicos en los campos clínicos, fundamentales en la formación de los futurosmédicos, adhirieron al proyecto original convencidos de su importancia y con laconfianza de que quienes lo liderábamos conocíamos a cabalidad la realidadmédica de la región, habiendo creados lazos académicos, médicos, sociales y deamistad. En las actuales circunstancias, lo que antes era una fortaleza, hoy esclaramente una riesgosa debilidad.Por último, consideramos necesario dar a conocer esta carta a la comunidadacadémica de la universidad y a la comunidad médica de nuestra región, puestoque, por la posición que ocupábamos en la primera y la que mantenemos en lasegunda nos asiste una responsabilidad ética, social y profesional, que esimprescindible dejar perfectamente aclarada.
    • Dr. Gonzalo Díaz PinoEx Director de la Escuela de MedicinaMédico Internista- NefrólogoDra. Verónica Mujica EscuderoEx Directora del Proyecto para la creación de la carrera y ex Secretaria Académicade la escuela de Medicina.Médico Internista – DiabetólogaMiembro titular de la Sociedad Médica de ChileMiembro titular y ex-presidente del Grupo Endocrinológico del SurDelegada nacional en la Asociación Latinoamericana de DiabetesAsesor Programa Cardiovascular Servicio Salud del MauleDr. René Cárdenas de la MazaEx encargado de Campos Clínicos y Ex Director del Centro de Simulación Clínica.Médico Cirujano especialista en Cirugía General y en Cirugía ColoproctológicaMiembro titular de la Sociedad de Cirujanos de ChileMiembro titular y ex-presidente de la Sociedad Chilena de ColoproctologíaDr. Rafael Silva OrellanaEx encargado de Extensión de la Escuela de MedicinaMédico Cirujano especialista en Enfermedades RespiratoriasMagíster en Gestión de Instituciones de SaludMiembro titular de la Sociedad Chilena de Enfermedades RespiratoriasMiembro del directorio de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias2011-2013.