Your SlideShare is downloading. ×
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Aman pendejos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Aman pendejos

5,015

Published on

0 Comments
10 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
5,015
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
446
Comments
0
Likes
10
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Por qué las mujeresPor qué las mujeres ONIO GARCIANT amanaman a losa los PENDEJOSPENDEJOS
  • 2. Dedicatoria 9 Advertencia 11 Comentarios al libro 15 Capítulo 1: ¿Por qué las mujeres aman a los pendejos? 17 Capítulo 2: La cola del pavo real 23 Capítulo 3: La teoría de los opuestos 33 Capítulo 4: El factor P 45 Capítulo 5: Errare humanum est 63 Capítulo “X”: ¿Eres o te haces? 93 Capítulo 6: Porque los hombres son pendejos y las mujeres sólo distraídas 111 Contenido Por que las mujeres_limpio.indd7 7 17/12/07 10:20:05
  • 3. Antonio GArci Capítulo 7: El deporte del hombre 121 Capítulo 8: Las mujeres son de viernes y los hombres son de martes 133 Capítulo 9: Si tienes algo déjalo libre, si vuelve es tuyo, si no, es tan pendejo que se perdió en el camino 157 Capítulo 10: Qué hacer en caso de... 169 Capítulo 11: Las citas 183 Capítulo 12: Los laberintos del lenguaje 201 Capítulo 13: Todo lo que los hombres deben saber acerca de las mujeres 219 Conclusiones finales 223 Certificado 229 Por que las mujeres_limpio.indd8 8 17/12/07 10:20:05
  • 4. A… A…, … este, … mmh … ¿Cómo se llamaba? ¡Carajo!, ¡lo tengo en la punta de la lengua! A…, ¡Chin! Bueno, se lo pongo en la próxima edición. Dedicatoria Por que las mujeres_limpio.indd9 9 17/12/07 10:20:05
  • 5. El pendejo siempre ejercerá una poderosa atracción sobre las mujeres… por lo menos ellas siempre lo notarán. Por que las mujeres_limpio.indd10 10 17/12/07 10:20:06
  • 6. Advertencia al querido lector “El cocodrilo es una maleta que viaja por su cuenta.” Ramón Gómez de la Serna Hace tiempo la señora Sherry Argov publicó un libro que en México se conoció como: Por qué los hom- bres aman a las cabronas, un libelo de autoayuda que enarbola la tesis de que los hombres son unos seres ingenuos, manipulables, dominados por sus instin- tos más básicos, a quienes, con un poco de paciencia se los puede amaestrar para que respondan a ciertos estímulos y así lograr que dobleguen su voluntad a las órdenes, necesidades y caprichos de una mujer, algo que por supuesto es completamente… cierto. Por eso yo digo: ¡basta! No eran necesarias tantas páginas, ni pruebas, ni ejemplos, para algo que todos sabemos. El fenómeno de domesticación del hombre por parte de la mujer se viene practicando desde ha- ce más de un millón de años, es algo que nuestras abuelas hicieron, nuestras madres hicieron y ahora mismo nuestra pareja en algún lugar de la casa está intentando con tenacidad y paciencia. Las mujeres hacen esto desde niñas y la verdad nos hacen un favor, pues sin este acicate nuestra es- pecie no habría evolucionado y seguramente al día de hoy seguiríamos siendo unos changos peludos, Por que las mujeres_limpio.indd11 11 17/12/07 10:20:06
  • 7. Antonio GArci 12 groseros, rústicos, lascivos y pedorros, exactamente lo que es el hombre cuando no está bajo la influencia civilizadora de la mujer. Tengo que decir también que no creo en los libros de autoayuda. Desde que leí: Cómo hacerte multi- millonario jugando al turista, Cómo decir SÍ cuando quieres decir NO y El arte de la guerra para amas de casa, me volví un escéptico del género. El único libro de autoayuda que he visto útil es un Manual para suicidarse de la colección Hágalo us- ted mismo, y el Curso para aprender a leer por corres- pondencia que vendían unas academias argentinas. (Yo lo tomé y aprendí a escribir pero no a leer, pues ese curso se vendía aparte y ya no me alcanzó para comprarlo.) Aunque debo reconocer que La guía para adular a tu jefe tiene algunos conceptos realmente prácticos para ascender en el trabajo, y que el libro Quién se ha robado mi seso, es la fuente de donde plagié el 90% de este texto. Sin embargo, éste es un libro de autoayuda (pa- ra mí) ya que su intención es ayudarme a ganar un poco más de dinero, aspiración legítima, aunque al final todo lo que saque me lo quite mi vieja. Este libro está dirigido a las mujeres que quieren saber cómo piensa un hombre y no lo que una mujer piensa sobre qué es lo que piensan los hombres, ade- más, seamos honestos, a cualquier mujer le parecería inaceptable que otra mujer le diga cómo piensa su güey, aunque aquella tenga razón. También está dirigido a los hombres, pues les sirve como un manual práctico con ilustraciones y pági- Por que las mujeres_limpio.indd12 12 17/12/07 10:20:06
  • 8. ¿Por qué lAs mujeres AmAn A los Pendejos? 13 nas para colorear, a fin de que se relajen con respecto a lo que creen que deben hacer en su relación, al final ellas siempre se lo van a decir y no vale la pena que se desgasten pensando en eso. (Las mujeres son capaces de decirnos lo que esperan que hagamos por nuestra propia iniciativa e incluso lo que debemos hacer de manera inconsciente.) Y finalmente debo decir que el libro está dirigido a cualquier persona, corporación, ente o criatura que pueda adquirirlo, ya que el despiadado mercado de productos y servicios no reconoce sexo, edad, posi- ción social, ni planeta de origen. Quiero subrayar que este es un libelo de humor que sólo pretende aumentar aún más la confusión y el debate ocioso con respecto a las relaciones de pa- reja (que, por otra parte es lo que hacen todos los libros sobre el tema). No obstante, debo advertir que por alguna extraña casualidad éste sí dice algunas grandes verdades sobre las relaciones de pareja y so- bre cómo son las batallas actuales en la guerra de los sexos; por esto pido sinceramente disculpas al lector, pues se trata de un accidente, nunca fue mi inten- ción decir algo sensato en este libro ni mucho menos explicarle a nadie cómo carajos puede atraer y do- minar a su pareja. Si lo supiera sería como saber el número del melate y, desde luego, si supiera cuál es el número del melate no te lo diría (ni tú tampoco). En todo caso, si de la lectura de este libro alguna persona sacara algo valioso que le ayude a mejorar su relación, entender a su pareja o superarse perso- nalmente, por favor avíseme… para quitarlo en la próxima edición. Por que las mujeres_limpio.indd13 13 17/12/07 10:20:06
  • 9. Antonio GArci 14 Como he dicho, no sé cómo orientar a nadie en el difícil arte de la seducción, y para lograr la atrac- ción sobre el sexo opuesto sólo puedo sugerir que las personas hagan lo mismo que hacen los gusanos de seda: orinar una sustancia fluorescente y venenosa que puede ser detectada a kilómetros por su pareja, y cuyo influjo los impulsa a atravesar febrilmente dis- tancias épicas en proporción con su diminuto tama- ño para poder tener una “cita”. En la actualidad existen muchas bebidas adulte- radas en los antros, que si se consumen de manera constante y en las combinaciones apropiadas pueden generar una sustancia similar al orín del gusano de seda. Una prima mía que vive en Tijuana hizo la prue- ba y su marido actual es ruso. Por otro lado, deseo subrayar que en este libro no se utiliza jamás el término pendejo de manera peyora- tiva, ni como una forma de descalificación o despre- cio, o un adjetivo soez; aquí la palabra es un término meramente técnico para describir al individuo en el cual se manifiesta tal fenómeno. (Nosotros, pues). Una última aclaración. Debo advertir al lector que yo soy bien pendejo, por lo que tengo la experiencia y la estatura moral para explicar “por qué las muje- res aman a los pendejos”, aunque, claro, esta misma condición hace que no tenga ni la más remota idea de lo que estoy diciendo. Paradojas de la vida. Por que las mujeres_limpio.indd14 14 17/12/07 10:20:06
  • 10. Comentarios sobre el libro Este libro me ayudó a encontrar al hombre de mi vida. Martha Sahagún. Nadie había escrito antes un libro como este sobre las relaciones de pareja. Al leerlo me di cuenta por qué. aniceto Medel. Editor que rechazó setenta veces la publicación de este libro. Este libro es tan electrizante, vibrante, duro y llega tan profundo, que pensé que era un consolador. toMáS Meló díaz. Diputado pluriorinal por el 38vo. distrito. Definitivamente el mejor libro que se ha escrito sobre este tema (pues nunca antes se había escrito nada al respecto). eloy ito. Editor de la revista Rolling Stops. Este libro fue lo que me decidió a volverme lesbiana. doctora iturbide. Ginecóloga cesada por deman- das de acoso sexual en el trabajo. Por que las mujeres_limpio.indd15 15 17/12/07 10:20:06
  • 11. Antonio GArci 16 Es un libro tan interesante que lo leí dos veces. (La se- gunda no lo entendí.) zacaríaS deheSa. Becario del fonca como ejecu- tante de timbre eléctrico para puerta. Un libro maravilloso, fantástico, útil, ameno, inteli- gente y necesario. Mi MaMá. ¡Qué pendejada! olof JuntenSen. Presidente del área técnica de la academia sueca que organiza el Premio Nobel de Literatura. Una lectura indispensable en el mundo de hoy. JoSé luiS borgueS. (Escritor que siempre manda la misma frase cuando le piden que comente un libro.) Por que las mujeres_limpio.indd16 16 17/12/07 10:20:06
  • 12. Capítulo 1 ¿Por qué las mujeres aman a los pendejos? “Basta que uno cometa la primer pendejada; las demás siempre serán consecuencia de esa.” General Álvaro Obregón Siempre que un grupo de hombres ve a una hermo- sa mujer del brazo de otro tipo dicen: “¡¿pero cómo puede andar con ese pendejo?!” El día fatal en que el Llanero Solitario decidió modernizarse. Por que las mujeres_limpio.indd17 17 17/12/07 10:20:07
  • 13. Antonio GArci 1 No importa el país, la cultura, época, clase social, edad o el sexo (que se haya tenido con la hermosa mujer)… el comentario siempre será el mismo. Eso mismo dijeron los romanos cuando Marco Antonio empezó a salir con Cleopatra, y eso mismo dijeron cuando tu mamá se casó con tu papá. Por otra parte, es igualmente cierto que se co- menta algo similar cuando otro tipo ocupa un pues- to jerárquicamente superior al nuestro, ya que desde luego nosotros lo haríamos mucho mejor, o al menos seríamos más discretos en nuestras pendejadas. La frase es: “¡¿Pero cómo le pudieron dar ese puesto a ese pendejo?!” En nuestro país este caso lo ejemplifican clara- mente todos los presidentes y los directores técnicos de la Selección Nacional. Pero supongamos por un momento que noso- tros somos los que andamos con la chica del primer ejemplo, o que somos presidentes del país, o que por una maldición de la fifa dirigimos a la Selección mexicana de fútbol; primero, demos gracias a Dios de que eso no sucede ya que au-to-má-ti-ca-men-te los pendejos seríamos nosotros. Luego, entonces, y en segundo término, llegaría- mos a la pregunta que ya se hacía el filósofo griego Platón de Pozole, desde el año 650 antes de Cristo… ¿Es nuestra circunstancia la que nos hace pendejos? ¿O nosotros solitos nos hacemos pendejos? El debate se ha mantenido durante siglos y en la actualidad existen tres escuelas: la determinista, que propone que el pendejo es producto de la condición en la que se encuentre; la evolucionista, que sostiene Por que las mujeres_limpio.indd18 18 17/12/07 10:20:07
  • 14. ¿Por qué lAs mujeres AmAn A los Pendejos? 19 que ser pendejo es una facultad innata en el hombre (y no en la especie humana), pero que sólo con la práctica se desarrolla; y la supremacista, que sostiene que el hombre no es, pero se hace pendejo para poder sobrevivir o escapar de sus depredadores naturales como los recaudadores de impuestos, los acreedores y el servicio militar. En todo caso, la verdad es que quien llega a andar con la mujer del primer ejemplo, o a ser presidente o entrenador de la Selección, opina de todos los demás: “¡pobres pendejos!” Confesiones de ex directores técnicos, entrevistas con ex presidentes y comentarios casuales en el bar de la esquina de ese tipo que anda con la chica del primer ejemplo lo confirman. Más aún, confesiones de la chica del primer ejemplo sobre su relación con ese mismo tipo en ese mismo bar de la esquina don- de ella misma admite que anda con un pendejo y que los otros hombres que opinan sobre su relación son una bola de pendejos, no dejan lugar a más especu- laciones. El fenómeno de la pendejez es múltiple e inversamente proporcional al cuadrado de los que lo perciben. Esta es la primera Ley de López, que si bien enun- cia con atinada puntualidad el flujo recíproco del fe- nómeno, tiene el defecto de que aún no aclara de qué tamaño es el cuadrado. Peroentonces,¿quéesloquehacequeunapersona sea percibida en su entorno social como un pendejo? ¿Su condición o su naturaleza? Ya hemos visto que la situación puede ser accesoria y que la naturaleza hu- mana, aunque tiende a hacer estupideces, necesita de Por que las mujeres_limpio.indd19 19 17/12/07 10:20:07
  • 15. Antonio GArci 20 una ubicación social para ser detectada plenamente. Por lo que podemos concluir que: ¡todos los hombres somos pendejos!, por eso es correcta la percepción desde los dos lados, es decir: desde su circunstancia y desde su esencia el hombre es pendejo. Este rasgo básico en el hombre es lo que le ha dado cohesión a nuestra especie y es la única garantía de igualdad social que ha podido procurar para sus ciu- dadanos el socialismo real en todos los países donde este sistema se ha implantado. De esta realidad se deriva la segunda Ley de Ló- pez, que dice: Todos son unos pendejos, menos yo. En teoría de conjuntos este enunciado debe de verse más o menos así. (Ojo: Los pendejos están en el conjunto gris y los no pendejos en el conjunto negro.) Todos sabemos que este enunciado es completa- mente cierto (pregúntale a cualquiera); el problema de la segunda Ley de López es cuando alguien más la ocupa, porque entonces el conjunto se ve de esta manera. Conjunto de hombres los demás yo Por que las mujeres_limpio.indd20 20 17/12/07 10:20:07
  • 16. ¿Por qué lAs mujeres AmAn A los Pendejos? 21 Como podemos ver, el esquema queda exactamen- te igual, sólo que en este caso uno pasa al conjunto de “los demás”, o sea de los pendejos, circunstancia que si bien refuerza la universalidad del fenómeno, no deja de ser una fregadera. Por lo que se inventó la tercera variable de Cocoletzi, la cual se describe de esta manera. (Ojo: En la variable de Cocoletzi los demás van sin acento para enfatizar lo poco que nos importan.) En este dibujo efectivamente uno pasa de nuevo al conjunto de los pendejos cuando la segunda Ley de López es empleada por otra persona, pero hay una Conjunto de hombres los demás yo Conjunto de hombres yo los demas Por que las mujeres_limpio.indd21 21 17/12/07 10:20:07
  • 17. Antonio GArci 22 presencia mucho más digna de nuestra persona en esta otra categoría; y además, para que se comprenda la idea no necesitamos que nos mezclen con toda esa bola de pendejos. Una vez que hemos demostrado que por lo menos en algo todos los hombres somos iguales, regresemos al asunto que nos ocupa. ¿Por qué las mujeres aman a los pendejos? ¿Por qué la naturaleza tras millones y millones de años de evolución prodigó en los machos de la raza humana esta capacidad de una manera tan desarro- llada y claramente superior como no se dio en nin- guna otra especie? La respuesta es: para poder atraer a las mujeres. (Me cae.) Por que las mujeres_limpio.indd22 22 17/12/07 10:20:08
  • 18. Capítulo 2 La cola del pavo real “Yo sólo sé que no sé nada.” (Frase de Sócrates con la cual, tras admitir que era un pendejo, pasó a la historia como uno de los más grandes sabios de la humanidad.) Debemos admitir que ciertos actos inexplicables y estúpidos de nuestra conducta son producto de un instinto especial con el que la naturaleza dotó a los hombres para atraer a las mujeres. Explicación muy babosa, pero en todo caso es una salida digna para justificar nuestras acciones, pues todo lo que se hace por “amor” tiene algo de nobleza. Por que las mujeres_limpio.indd23 23 17/12/07 10:20:08
  • 19. Antonio GArci 24 Al naturalista Charles Darwin lo desesperaba la cola del pavo real. Después de construir toda su teoría de la evolución, que le tomó años de viajes y estudios conclulyó que los cambios en las especies son pro- ducidos por la supervivencia del más apto (tautología que es casi como decir la “fortaleza del más fuerte”). Después de todo ese tiempo y dinero invertido por el señor Darwin y sobre todo después de haber tenido que pasar meses comiendo iguanas marinas en las islas Galápagos (que es el único alimento que puede hacer que la comida inglesa parezca comida), se cru- zó en su camino el maldito pavo real. Especie cuya pesada, enorme y estorbosa cola no le da ninguna ventaja competitiva contra sus depredadores o frente a otras especies con las que se disputa el alimento, por el contrario, esa cola le hace la vida tan difícil y lastimosa que Darwin llegó a pensar que lo que le salía en el trasero a esta ave no eran plumas sino hemorroides. Estudiando al pavo real, Darwin se dio cuenta de que las plumas del macho sólo sirven para atraer a las hembras de la especie y su función es similar a la que tienen en los humanos los autos deportivos, los diamantes y los anuncios en las puertas que dicen: “Baño de mujeres”. Ahora bien, ¿de qué recurso se valían nuestros antepasados para atraer a las hem- bras cuando no había autos deportivos ni diamantes ni baños con anuncios en las puertas? La respuesta es el contenido de este libro. La observación de la cola del pavo real dio lugar a la segunda y más revolucionaria teoría de Darwin, Por que las mujeres_limpio.indd24 24 17/12/07 10:20:08
  • 20. ¿Por qué lAs mujeres AmAn A los Pendejos? 25 en la cual establece que las especies evolucionan para complacer a las hembras. Siete mil millones de años antes de nuestra era: aparecen los primeros anfibios. Es decir que el homo habilis se convirtió en homo erectus para poder hacerle el amor más tiempo a su pareja y después el homo erectus se convirtió en el homo sapiens para poder inventar un pretexto con- vincente que calmara a su pareja cuando ya no esta- ba “erectus”. Hoy nuestra especie se encuentra instalada en su fase del homo sapiens-sapiens, donde el homo man- dilón es el más alto grado de evolución de la raza humana. Por que las mujeres_limpio.indd25 25 17/12/07 10:20:08
  • 21. Antonio GArci 26 (Sin falsa modestia, debo decir que yo soy un de- cantado ejemplo de este rasgo evolutivo, que sin du- da será el futuro de la humanidad.) Esta teoría sostiene que después del homo erectus, el homo logo y homo sexual, apareció el homo pendis, el único de estos homínidos con capacidad de adap- tación a la suegra; rasgo que le dio a esta criatura una ventaja reproductiva enorme sobre los demás huma- noides de su tiempo, haciendo que fueran sus genes los que finalmente perduraran y forjaran al hombre actual. Escala evolutiva del hombre. No hay duda de que nuestra evolución ha sido para sobrevivir. En realidad seguimos siendo changos, sólo que nos hacemos pendejos para que no se note. La verdad es que la segunda teoría de Darwin sobre la evolución por las hembras no tuvo la popularidad ni la publicidad de la primera teoría con respecto a la adaptación de las especies, sin embargo está claro - - Por que las mujeres_limpio.indd26 26 17/12/07 10:20:08
  • 22. ¿Por qué lAs mujeres AmAn A los Pendejos? 27 que los hombres hubiéramos hecho lo que fuera para conseguir una vieja, inclusive bajarnos de los árbo- les, aprender a caminar en dos patas, orinar y defecar en lugares apartados y limpios, y después lavarnos las manos. Tengo un primo que se va a casar en enero y ya sólo le falta que su novia le enseñe a bajarse de los árboles. Por que las mujeres_limpio.indd27 27 17/12/07 10:20:09
  • 23. El pendejo siempre puede llegar a ser más pendejo cuando trata de superarse. Por que las mujeres_limpio.indd28 28 17/12/07 10:20:09

×