31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador
misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-f...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Murray rothbard milton friedman desentrañado

138

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
138
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Murray rothbard milton friedman desentrañado"

  1. 1. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 1/11 Milton Friedman desentrañado Submitted by Pablo Mateus on Tue, 2011-02-22 10:00 Autor: Murray N. Rothbard Imagen: Este artículo fue publicado originalmente en The Individualist en 1971, y fue reimpreso en el Journal of Libertarian Studies en el otoño de 2002 Mencione "economía de libre mercado" a un miembro del ámbito público y lo más probable es que si ha escuchado el término en lo absoluto, lo identifique por completo con el nombre de Milton Friedman. Desde hace varios años, el profesor Friedman ha ganado continuamente honores por parte de la prensa y la profesión por igual, y una escuela de friedmanitas y "monetaristas" se ha levantado en aparente desafío a la ortodoxia keynesiana. Sin embargo, en vez de la respuesta común de respeto y admiración por "uno de los nuestros que lo ha hecho," los libertarios deberían ver a todo el asunto con profunda sospecha: "Si él es un libertario tan devoto, ¿cómo es que él es uno de los favoritos del Establishment?" Un asesor de Richard Nixon, un amigo y socio de la mayoría de los economistas de la Administración, Friedman, de hecho, dejó su huella en la política actual, y de hecho corresponde a una especie de líder no oficial de la defensa de la política Nixoniana. De hecho, en este como en otros casos, la sospecha es precisamente la respuesta correcta para el libertario, pues el tipo de "economía de libre mercado" del profesor Friedman está difícilmente diseñada para levantar el polvo sobre los poderes existentes. Milton Friedman es el Libertario del Tribunal del Establishment, y ya es hora de que los libertarios despierten a esta realidad. LA ESCUELA DE CHICAGO El Friedmanismo se puede entender sólo en el contexto de sus raíces históricas, y esas raíces son la llamada "Escuela de Chicago" de la economía de los años 1920 y 1930. Friedman, un profesor de la Universidad de Chicago, es ahora el jefe indiscutible de la moderna, o de segunda generación, la Escuela de Chicago, que tiene adeptos en toda la profesión, con los centros principales en Chicago, UCLA y la Universidad de Virginia. Los miembros originales, o la primera generación, de la Escuela de Chicago fueron considerados "izquierdistas" en su día, como en efecto lo eran por algún tipo de criterio genuino de libre mercado. Y mientras que Friedman ha
  2. 2. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 2/11 modificado algunos de sus enfoques, sigue siendo un hombre de Chicago de los años treinta. El programa político del Chicago original es revelado de mejor manera en la obra atroz de un fundador y mentor político importante: Un Programa Positivo para el Laissez-Faire de Henry C. Simons. El programa político de Simons apoyaba el laissez faire sólo en un sentido satíricamente inconsciente. Consistía en tres ideas clave: 1. Una política drástica para quebrar la confianza de todas las empresas de negocios y los sindicatos hasta llegar a las tiendas del tamaño de una pequeña herrería, con el fin de llegar a "perfeccionar" la competencia y lo que Simons concebía como el "mercado libre"; 2. Un vasto plan de igualitarismo obligatorio, igualar los ingresos a través de la estructura de impuestos a los ingresos, y 3. Una política de proto-keynesiana que estabilice el nivel de precios a través de programas de expansión fiscal y monetaria durante una recesión. El quebrantamiento extremo de la confianza, el igualitarismo, y el keynesianismo: la Escuela de Chicago contenía en sí la mayor parte del programa del New Deal, y, por tanto, su estatus dentro de la profesión económica de la década de 1930 era izquierdista. Y mientras que Friedman ha modificado y suavizado la postura inflexible de Simons, sigue siendo, en esencia, Simons redivivus, que sólo parece ser una postura de libre mercado, porque, mientras tanto, el resto de la profesión ha cambiado radicalmente hacia la izquierda y hacia el Estado. Y, en cierto modo, Friedman ha añadido lamentables elementos estatistas que ni siquiera estaban presentes en la antigua Escuela de Chicago La Escuela de Chicago en Monopolio y Competencia Veamos los principales elementos del laissez-faire colectivista Simonsiano. En monopolio y competencia, Friedman y sus colegas han recorrido felizmente un largo camino hacia la racionalidad del viejo quebrantamiento de confianza de Simons. Friedman ahora reconoce que la principal fuente de monopolio en la economía es la actividad del gobierno, y se centra en la derogación de estas medidas monopolizantes. Los Chicagos se han hecho cada vez más amigables para las grandes empresas que operan en el mercado libre, y los friedmanitas como Lester Telser incluso han surgido con excelentes argumentos a favor de la publicidad, que anteriormente era una anatema para todos los que apoyaban la "competencia perfecta." Pero mientras que en la práctica Friedman se ha vuelto más liberal sobre la cuestión del monopolio, aún conserva la vieja teoría de Chicago: que de alguna manera, el absurdo, irreal, y lamentable mundo de la "competencia perfecta" (un mundo en el que cada empresa es tan pequeña que nada de lo que haga puede afectar la demanda y el precio de sus productos) es mejor que el mundo real, donde existe el mundo de la competencia, que es conocido como "imperfecta". Un punto de vista infinitamente superior de la competencia se encuentra olvidado en la Escuela "Austriaca de Economía ", que desprecia el modelo de "competencia perfecta" y prefiere el mundo real de competencia de libre mercado. Así, mientras la visión práctica de Friedman de la competencia y el monopolio no es demasiado mala, la debilidad de su teoría podría permitir en cualquier momento un retorno al frenético quebrantamiento de confianza de Chicago de la década de 1930. No fue hace mucho tiempo, por ejemplo, que el socio más distinguido de Friedman, el profesor George J. Stigler, abogó ante el Congreso el quebrantamiento de confianza y la división del U.S. Steel en muchas partes constituyentes.
  3. 3. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 3/11 Igualitarismo de la Escuela de Chicago de Friedman Mientras que Friedman ha abandonado la llamada de Simons por el igualitarismo extremo a través de la estructura de impuesto sobre la renta, los lineamientos básicos del igualitarismo estatista aún permanecen. Permanece en el deseo de la Escuela de Chicago el poner mayor hincapié en la estructura tributaria del impuesto sobre la renta, sin duda el más totalitario de todos los impuestos. Los Chicagos prefieren el impuesto sobre la renta, ya que, en su teoría económica, siguen la desastrosa tradición de la economía ortodoxa anglo-estadounidense que separa de forma rigurosa las esferas de la "micro" de la "macroeconomía.” La idea es que hay dos mundos marcadamente separados e independientes en la economía. Por un lado, está la esfera "micro," el mundo de los precios individuales determinados por las fuerzas de la oferta y la demanda. Aquí, los Chicagos aceptan, la economía es mejor si se la deja sin trabas al mercado libre. Pero, afirman, que hay también una esfera separada y distinta, la "macro" economía, de los agregados económicos del presupuesto del gobierno y la política monetaria, donde no existe la posibilidad o incluso la conveniencia de un mercado libre. Al igual que sus colegas keynesianos, los friedmanitas desean dar el control absoluto de las áreas macro al gobierno central, con el fin de manipular la economía con fines sociales, manteniendo al mismo tiempo que el mundo micro todavía puede seguir siendo libre. En resumen, los friedmanitas así como los keynesianos conceder el vital ámbito macro al estatismo como el marco supuestamente necesario para la libertad micro del libre mercado. En realidad, las esferas macro y micro se integran y entrelazan, como los Austriacos han demostrado. Es imposible reconocer el ámbito macro para el Estado al tratar de mantener la libertad en el nivel micro. Cualquier tipo de impuesto, y el impuesto sobre la renta por lo menos, inyecta el robo sistemático y la confiscación en el ámbito micro del individuo, y tienen efectos perjudiciales y distorsionadores en todo el sistema económico. Es deplorable que los friedmanitas, junto con el resto de la economía anglo-estadounidense, nunca hayan prestado atención al logro de Ludwig von Mises, fundador de la moderna Escuela Austríaca, al integrar las esferas micro y macro de la teoría económica, ya en 1912 en su clásico La Teoría del Dinero y el Crédito. Milton Friedman ha revelado su esencia a favor los de impuestos sobre la renta y la posición igualitaria de muchas maneras. Como en muchos otros ámbitos, que ha funcionado, no como un adversario del estatismo y defensor del libre mercado, sino como un técnico asesor del Estado sobre cómo ser más eficientes en el curso sobre su obra perversa. (Desde el punto de vista de un liberal genuino, mientras más ineficientes sean las operaciones del Estado, ¡mejor!) Se ha opuesto a las exenciones fiscales y "lagunas" y trabajó para que el impuesto sobre la renta sea más uniforme. Uno de los hechos más desastrosos de Friedman fue el importante papel que jugó, con orgullo, durante la Segunda Guerra Mundial en el Departamento de Hacienda, consolidando al enfermo sistema público estadounidense de retención de impuestos. Antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando las tasas de impuesto sobre la renta fueron mucho más bajas que ahora, no existía ningún sistema de retención, todos pagaban la factura anual de una alta suma, en el 15 de marzo. Es evidente que bajo este sistema, el Servicio de Rentas Internas no podía esperar para obtener la suma total anual, con las tasas confiscatorias de la época, de la masa de la población activa. El espantoso sistema en conjunto se hubiera desmoronado felizmente mucho antes de esto. Sólo la retención de impuestos friedmanita ha permitido que el gobierno utilice a todos los empleadores como un recaudador de impuestos no pagado, extrayendo el impuesto, silenciosamente, de cada cheque de pago. En muchos aspectos, debemos dar las gracias a Milton Friedman por el actual monstruo Leviatán del Estado en los Estados Unidos. Además del impuesto sobre la renta en sí, el igualitarismo de Friedman se revela en el folleto de Friedman-Stigler atacando a los controles de alquileres. "Para aquellos, como nosotros, a quien le gustaría aún más igualdad de la que hay en la actualidad... sin duda es mejor atacar directamente las desigualdades existentes en el ingreso y la riqueza en su origen" que limitar las compras de determinados productos básicos, como vivienda. La influencia individual más desastrosa de Milton Friedman ha sido un legado de su viejo igualitarismo de Chicago: la propuesta de un ingreso anual garantizado para todos a través del sistema de impuesto sobre la renta – una idea recogida e
  4. 4. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 4/11 intensificada por los izquierdistas como Robert Theobald, y que el presidente Nixon, sin duda, será capaz de imponer con el nuevo Congreso. En este catastrófico esquema, Milton Friedman ha sido guiado una vez más por su abrumador deseo de no sacar al Estado de nuestras vidas, sino hacer que el Estado sea más eficiente. El mira a su alrededor el lío de sistemas de protección local y estatal, y concluye que todo sería más eficiente si todo el plan se colocaría bajo la rúbrica de impuestos federales y a todos se les garantizaría un piso de ingresos. Más eficiente, tal vez, pero también mucho más desastroso, ya que lo único que hace que nuestro actual sistema de bienestar algo tolerable es precisamente suineficiencia, precisamente el hecho de que a fin de obtener el subsidio de desempleo hay que abrirse camino a través de una desagradable y caótica maraña de la burocracia del bienestar. El régimen de Friedman haría que el paro sea automático, y por lo tanto dar a todos un derecho automático sobre la producción. La "Función De Oferta" de la Asistencia Social Tenemos que darnos cuenta de que la asistencia social no es, como la mayoría de la gente cree, un acto simple y absoluto de Dios o la naturaleza, algo que se da como una erupción volcánica. Estar en la asistencia social, como todos los otros actos económicos humanos, tiene una "función de oferta": en otras palabras, si usted hace que la asistencia social pague lo suficiente, usted puede producir cuantos clientes de la asistencia social desee tener. Págueles bastante poco y se puede reducir el número de clientes a voluntad. En resumen, si el gobierno debe anunciar que cualquier persona que se inscriba en un escritorio de "asistencia" consigue automáticamente un cheque anual de US$ 40,000 durante el tiempo que desee, encontraremos muy pronto de que casi todo el mundo se ha convertido en un receptor de asistencia – y lo que es más, se unirá a una organización de "derechos sociales" para negociar por $ 60,000 para compensar el aumento en el costo de la vida. Concretamente, la función de oferta de clientes de la asistencia social es inversamente proporcional a la diferencia entre el salario que prevalece en la zona y el nivel de pagos de asistencia social. Esta diferencia es el "costo de oportunidad" de estar en la asistencia – la cantidad que se pierde por holgazanería en lugar de trabajar. Si, por ejemplo, el salario aumenta en un área y los pagos de asistencia social siguen siendo los mismos, el diferencial y el "costo de oportunidad" de la holgazanería aumenta, y la gente tiende a abandonar el bienestar que les da el paro e ir a trabajar. Si sucede lo contrario, más gente irá al paro. Si tener asistencia social sería un hecho absoluto de la naturaleza, entonces no habría ninguna relación entre esta diferencia y el número de gente en la asistencia. En segundo lugar, la oferta de clientes de la asistencia social es inversamente proporcional a otro factor de vital importancia: la falta de incentivo cultural o de valor de participar en la asistencia social. Si esta desventaja es fuerte, si, por ejemplo, un individuo o grupo cree firmemente que es malo estar ser parte de los asistidos, no lo harán, punto. Si, en cambio, no se preocupan por el estigma de la asistencia social, o, peor aún, consideran los pagos de asistencia social como un derecho – el derecho a ejercer por obligación, demandando su parte sobre la producción – a continuación, el número de personas en la asistencia social aumentaría astronómicamente, como ha sucedido en los últimos años. Hay varios ejemplos recientes del "efecto estigma". Se ha demostrado que, dado el mismo nivel de ingresos, más personas tienden a inscribirse en la asistencia social en las zonas urbanas que en las zonas rurales, probablemente en función de la mayor visibilidad de los clientes de la asistencia y por lo tanto, un mayor estigma en la región de más baja densidad de población. Más importante aún, es el brillante hecho de que ciertos grupos religiosos, incluso cuando son significativamente más pobres que el resto de la población, simplemente no se inscriben en la asistencia social debido a sus profundas convicciones éticas. Por lo tanto, los chinos-americanos, que son en gran medida más pobres, casi nunca se encontraran en el programa de asistencia social. Un artículo reciente sobre albano-estadounidenses en la ciudad de Nueva York pone de relieve ese mismo punto. Estos albaneses son normalmente los habitantes de barrios pobres, y sin embargo no hay albano-estadounidense en asistencia social. ¿Por qué? Porque, como dijo uno de sus líderes "los albaneses no ruegan, y para los albaneses, el tener asistencia social es como pedir limosna en la calle.”
  5. 5. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 5/11 Otro ejemplo es la Iglesia Mormona, muy pocos de sus miembros están en la seguridad social pública. Porque los mormones no sólo inculcan en sus miembros las virtudes de la frugalidad, la autoayuda y la independencia, que también se ocupan de los suyos a través de programas de caridad iglesia que se basan en el principio de ayudar a la gente a ayudarse a sí mismos, y conseguir sacarlos de la caridad lo antes posible. Por lo tanto, la Iglesia Mormona aconseja a sus miembros que "para buscar y aceptar ayuda pública directa con demasiada frecuencia, invita a la maldición de la ociosidad y fomenta los demás males de paro. Destruye la propia independencia, la industria, la frugalidad, y el respeto de sí mismo." Por lo tanto, el gran éxito del programa de asistencia social privada de la Iglesia se basa en el principio que la Iglesia ha alentado a sus miembros para establecer y mantener su independencia económica: se ha fomentado el ahorro y la generación de industrias creadoras de empleo; se ha mostrado dispuesta en todo momento a ayudar a los miembros fieles necesitados. Y: Nuestro objetivo primordial era establecer, en la medida en que sea posible, un sistema en virtud del cual la maldición de la ociosidad sea destruido, los males de la limosna abolidos, y se la independencia, la industria, el ahorro y el respeto a uno mismo se establecieran una vez más en nuestro pueblo. El objetivo de la Iglesia es ayudar a la gente a ayudarse. El trabajo debe ser nuevamente entronizado como los principios rectores de la vida de nuestros miembros de la Iglesia. Fiel a este principio, los trabajadores sociales enseñaran e impulsaran seriamente a los miembros de la Iglesia a ser auto-sostenibles en la medida de sus competencias. Ningún verdadero Santo de los Últimos Días daría, aunque sea físicamente capaz, de forma voluntaria el peso de su propia manutención. El enfoque libertario al problema de la asistencia social, entonces, consiste en abolir toda la asistencia social coercitiva, y sustituirla por la caridad privada basado en el principio de fomentar la auto-ayuda, impulsada también por inculcar las virtudes de autosuficiencia e independencia en toda la sociedad. Incentivos bajo el plan de Friedman Pero el plan de Friedman, por el contrario, se mueve precisamente en la dirección opuesta, ya que establece pagos de asistencia social como un derecho automático, un derecho automático coercitivo sobre los productores. Con esto desaparece el efecto estigma por completo, desastrosamente desalienta el trabajo productivo por los crecientes impuestos, y mediante el establecimiento de un ingreso garantizado por no trabajar, que fomenta la holgazanería. Además, mediante el establecimiento de un piso de ingresos como "derecho” coercitivo, fomenta a los clientes de la asistencia social pedir suelos cada vez más altos, lo que agrava continuamente todo el problema. Pero Friedman, atrapado en la separación anglo-estadounidense de "micro" y "macro," da muy poca atención a estos efectos catastróficos sobre los incentivos. Incluso las personas con discapacidad se ven obstaculizadas por el plan de friedmanita, porque un paro automático elimina el incentivo marginal para el trabajador con discapacidad a invertir en su propia rehabilitación profesional, ya que el retorno neto de la inversión es ahora muy reducido. Por lo tanto, los ingresos garantizados tienden a perpetuar estas desventajas. Por último, el paro friedmanita pagaría una renta más alta por persona a las familias de la asistencia social, con lo que se subsidia un aumento continuo de la población infantil entre los pobres – precisamente los que menos pueden permitirse un crecimiento de la población. Sin participar en la histeria actual sobre la "explosión demográfica,” es ciertamente absurdo subsidiar deliberadamente la crianza de los niños más pobre, que es lo que el plan de Friedman haría como un derecho automático. DINERO Y LOS CICLOS ECONÓMICOS La tercera característica importante del programa del New Deal fue proto-keynesiana: la planificación de la esfera "macro" por el gobierno con el fin de reducir los ciclos económicos. En su acercamiento a toda el área del dinero y el ciclo económico – un área en la que, desgraciadamente, Friedman ha concentrado la mayor parte de sus
  6. 6. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 6/11 esfuerzos – Friedman evoca no sólo a los economistas de Chicago, pero, como ellos, al economista de Yale, Irving Fisher, quien fue el economista del Establishment desde la década de 1900 hasta la década de 1920. Friedman, de hecho, ha aclamado abiertamente a Fisher como "el economista más grande del siglo XX", y cuando uno lee los escritos de Friedman, a menudo tiene la impresión de que lee a Fisher nuevamente, vestido, por supuesto, con mucha más matemática y galimatías estadísticas. Los economistas y la prensa, por ejemplo, han aclamado el último "descubrimiento" de Friedman, que las tasas de interés tienden a aumentar a medida que aumentan los precios, adicionando una prima por inflación para mantener igual la tasa de interés "real," pasando por alto el hecho de que Fisher había señalado esto a principios del siglo XX. Pero el principal problema con el enfoque de Friedman y Fisher es la misma separación ortodoxa de las esferas micro y macro que hizo estragos con sus puntos de vista sobre la imposición. Debido a que Fisher creía, una vez más, que por un lado hay un mundo de los distintos precios determinados por la oferta y la demanda, pero por el otro lado está el "nivel de precios" determinado por la oferta de dinero y su velocidad, y los dos nunca se encuentran. La esfera agregada, macro, se supone que es el tema apropiado de la planificación gubernamental y la manipulación, de nuevo, supuestamente sin afectar o interferir en el ámbito microeconómico de los precios individuales. Fisher sobre el Dinero En consonancia con esta perspectiva, Irving Fisher escribió un famoso artículo en 1923, "El ciclo económico en gran parte una ‘Danza del dólar’" – recientemente citado favorablemente por Friedman – que estableció el modelo para la teoría “puramente monetaria” de Chicago del ciclo económico. En este punto de vista simplista, el ciclo económico se supone que es simplemente un "baile", es decir, una serie esencialmente aleatoria y causalmente sin conexión de aumentos y caídas en el "nivel de precios." El ciclo económico, en definitiva, es una variación aleatoria innecesaria en el nivel agregado de precios. Por lo tanto, dado que el mercado libre da lugar a este "baile" aleatorio, la cura para el ciclo económico es que el gobierno tome medidas para estabilizar el nivel de precios, para mantener ese nivel constante. Esto se convirtió en el objetivo de la Escuela de Chicago de la década de 1930, y sigue siendo objetivo de Milton Friedman también. ¿Por qué se supondría que un nivel estable de precios es una idea ética, que debe alcanzarse incluso por el uso de la coerción gubernamental? Los friedmanitas simplemente toman el objetivo como evidente por sí mismo y no existe la necesidad de argumentación razonada. Pero las bases originales de Fisher fueron un total malentendido de la naturaleza del dinero y de los nombres de distintas unidades monetarias. En realidad, como la mayoría de los economistas del siglo XIX sabían muy bien, estos nombres (dólar, libra, franco, etc) no eran de alguna manera realidades por sí mismos, sino que eran simplemente los nombres de las unidades de peso del oro o la plata. Fueron estos productos, surgidos en el mercado libre, que fueron el dinero verdadero; los nombres, el papel moneda y el dinero bancario, eran simplemente los derechos de pago en oro o plata. Pero Irving Fisher se negó a reconocer la verdadera naturaleza del dinero, el buen funcionamiento del patrón oro, o el nombre de una moneda como unidad de peso en oro. En su lugar, mantuvo que los nombres de los sustitutos del papel dinero emitidos por los distintos gobiernos eran absolutos, eran dinero. La función de este "dinero" era para "medir" los valores. Por lo tanto, Fisher consideró necesario mantener el poder adquisitivo de la moneda, o el nivel de precios constante. Este quijotesco objetivo de un nivel estable de precios contrasta con la visión económica del siglo XIX – y con la subsiguiente Escuela Austríaca. Se congratularon por los resultados del mercado sin obstáculos, del capitalismo delaissez-faire, en conseguir un nivel de precios en constante caída. Porque sin la intervención del gobierno, la productividad y la oferta de bienes tiende siempre a aumentar, provocando una disminución de los precios. Así, en la primera mitad del siglo XIX – la "revolución industrial" – los precios tendieron a caer de manera constante, lo que aumenta las tasas de los salarios reales, incluso sin un aumento de los salarios en términos monetarios. Podemos ver como esta constante caída de precios lleva a los beneficios a mejores niveles de vida para todos los consumidores, en los ejemplos, tales como televisores pasando de US$ 2000, cuando fueron puestos por primera vez en el mercado a cerca de US$ 100 para uno mucho mejor. Y esto en un período de inflación galopante.
  7. 7. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 7/11 Fue Irving Fisher, sus doctrinas, y su influencia, en gran parte responsables de las desastrosas políticas inflacionarias de la Reserva Federal durante la década de 1920, y por lo tanto para el posterior holocausto de 1929. Uno de los objetivos principales de Benjamin Strong, presidente del Banco de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York y virtual dictador de la Reserva Federal durante la década de 1920, fue, bajo la influencia de la doctrina de Fisher, mantener el nivel de precios constante. Y puesto que los precios al por mayor fueron constantes o cayendo en realidad durante la década de 1920, Fisher, Strong, y el resto del Establishment económico se negó a reconocer que existía un problema inflacionario. Así que, como consecuencia de ello, Fisher, Strong, y la Fed se reusaron a prestar atención a las advertencias de los economistas heterodoxos, tales como Ludwig von Mises y H. Parker Willis durante la década de 1920 que la inflación de crédito bancario nocivo conducía la a un colapso económico inevitable. Fueron tan testarudos estos personajes que, a más tardar en 1930, Fisher, en su canto del cisne como profeta económico, escribió que no había ninguna depresión, y que el colapso del mercado de valores era solamente temporal. Friedman sobre el Dinero Ahora, en su muy promocionado Historia monetaria de los Estados Unidos, Friedman demuestra su sesgo Fisheriano en la interpretación económica de la historia de Estados Unidos. Benjamin Strong, sin duda, la influencia más desastrosa en la economía de la década de 1920, es agasajado por Friedman, precisamente por la estabilización de la inflación y del nivel de precios durante esa década. De hecho, Friedman atribuye la crisis de 1929 no al auge de la inflación anterior, sino al fracaso de la Reserva Federal posterior a Strong para inflar la oferta monetaria suficientemente antes y durante la depresión. En resumen, mientras que Milton Friedman ha llevado a cabo un servicio en traer de vuelta a la atención de la profesión económica a la influencia predominante de dinero y la oferta monetaria en los ciclos económicos, hay que reconocer que este enfoque "puramente monetarista" es casi el contrario del sano – así como verdaderamente de libre mercado – punto de vista austríaco. Porque mientras los austriacos sostienen que la expansión monetaria de Strong hizo la posterior crisis de 1929 inevitable, la creencia de Fisher-Friedman de que lo que la Fed tenía que hacer era inyectar más dinero para compensar cualquier recesión. Al creer que no hay influencia causal que va desde auge a la quiebra, al creer en la teoría simplista de la"Danza del dólar,” los Chicagos simplemente quieren que el gobierno manipule esa danza, específicamente para aumentar la oferta monetaria para contrarrestar la recesión. Durante la década de 1930, por lo tanto, la posición Fisher-Chicago fue que, con el fin de curar la depresión, el nivel de precios debía ser "reactivado" para volver a los niveles de la década de 1920, y que la reactivación debe llevarse a cabo por: 1. La expansión de la oferta monetaria por parte de la Fed, y 2. La participación del gobierno federal en el gasto deficitario y programas de obras públicas a gran escala. En resumen, durante la década de 1930, Fisher y la Escuela de Chicago fueron "keynesianos pre-Keynes," y fueron, por este motivo, considerados bastante radicales y socialistas – y con razón. Al igual que, más tarde, los keynesianos, los Chicagos estaban a favor de una política monetaria y fiscal “compensatoria”, aunque siempre con una mayor presión sobre el brazo monetario. Algunos podrían objetar que Milton Friedman no cree tanto en una política de manipulación monetaria y fiscal como en un incremento "automático" por la Reserva Federal a una tasa de 3-4 por ciento anual. Pero esta modificación de los anteriores Chicagos es puramente técnica, derivadas de la comprensión de Friedman de que día a día, las manipulaciones a corto plazo por la Fed sufren de vez inevitables retrasos, y se ve obligada a agravar en lugar de mejorar el ciclo. Pero debemos darnos cuenta de que la política inflacionista automática de Friedman no es más que otra variante en la búsqueda del mismo objetivo del viejo enfoque Fisher-Chicago: la estabilización
  8. 8. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 8/11 del nivel de precios – en este caso, la estabilización a largo plazo. Por lo tanto, Milton Friedman es, pura y simplemente, un estatista-inflacionista, aunque sea un inflacionista más moderado que la mayoría de los keynesianos. Pero eso es poco consuelo en realidad, y difícilmente califica a Friedman como un economista pro libre mercado en esta área vital. Fisher, Friedman, y el fin del Patrón Oro Desde el principio, Irving Fisher era – correctamente – considerado como un radical monetarista y estatista por su deseo de desechar el patrón oro. Fisher se dio cuenta de que el patrón oro – en virtud del cual el dinero es una mercancía creada en el mercado libre en lugar de por el gobierno – era incompatible con su deseo irresistible de estabilizar el nivel de precios. Por lo tanto, Fisher fue uno de los primeros economistas modernos en pedir la supresión del patrón oro y su sustitución por el dinero fiduciario. En un sistema fiduciario, el nombre de la divisa – Dólar, Marco, Franco, etc. – se convierte en el patrón monetario final, y el control absoluto sobre la oferta y el uso de estas unidades es necesariamente recae en el gobierno central. En resumen, la moneda fiduciaria es inherentemente el dinero del estatismo absoluto. El dinero es el producto central, el centro neurálgico, por así decirlo, de la moderna economía de mercado, y cualquier sistema que confiere el control absoluto de esa mercancía en manos del Estado es irremediablemente incompatible con una economía de libre mercado o, en última instancia, con la libertad individual en sí misma. Sin embargo, Milton Friedman es un defensor radical de cortar todos los vínculos actuales, sin embargo débiles, con el oro, y adoptar el patrón del dólar fiduciario de forma total y absoluta, con todo el control vertido en el Sistema de la Reserva Federal. Por supuesto, Friedman entonces aconsejaría a la Fed para usar ese poder absoluto con prudencia, pero ningún libertario que se merezca el nombre puede tener otra cosa que el desprecio por la idea misma de verter el poder coercitivo en cualquier grupo y esperar que ese grupo no use su poder al máximo. La razón es que Friedman es totalmente ciego ante las implicaciones tiránicas y despóticas de que su régimen de dinero fiduciario es, una vez más, la separación arbitraria, de Chicago, entre lo micro y lo macro, con la vana y quimérica esperanza de que podemos tener el control totalitario de la esfera macro, mientras que el "mercado libre" se conserva en la micro. En este punto debería ya quedar claro que este truncado tipo de “libre mercado” de Chicago, es "libre" sólo en el sentido más burlón e irónico: es mucho más el tipo de “libertad” orwelliano de “La libertad es Esclavitud." Un retorno al Patrón Oro No hay duda sobre el hecho de que el actual sistema monetario internacional es una monstruosidad irracional y abortiva, y necesita una reforma drástica. Pero la reforma propuesta de Friedman, de cortar todos los lazos con el oro, sería hacer las cosas mucho peor, ya que dejaría a todos a la completa merced de su propio estado de emisión fiduciaria. Necesitamos movernos precisamente en la dirección opuesta: a un patrón oro internacional que restauraría el dinero-mercancía en todas partes y quitaría a todos los Estados manipuladores de dinero de las espaldas de los pueblos del mundo. Por otra parte, el oro, o alguna otra mercancía, es vital para proporcionar un dinero internacional – un dinero base en el que todas las naciones pueden negociar y liquidar sus cuentas. El absurdo filosófico del plan de Friedman en el que cada Gobierno que proporcione su dinero fiduciario propio, desprendido de todos los demás, se puede ver claramente si tenemos en cuenta lo que sucedería si cada región, cada provincia, cada estado, o mejor dicho cada condado, condado, ciudad, pueblo, cuadra, casa, o individuo pueda emitir su propio dinero, y entonces habría, como Friedman prevé, libre fluctuación de los tipos de cambio entre todos esos millones de monedas. El caos de emisión se derivaría de la destrucción del concepto mismo de dinero – la institución que sirve como un medio general para todos los intercambios en el mercado. Filosóficamente, el friedmanismo destruiría el dinero en sí, y nos reduciría al caos y el primitivismo del sistema de trueque.
  9. 9. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 9/11 Uno de los errores fundamentales de Friedman en su plan de entregar todo el poder monetario al Estado es que él no entiende que este sistema sería inherentemente inflacionario. Porque el Estado tendría, completamente en su poder la emisión de una fuente tan grande de dinero como desee. El consejo de Friedman para restringir este poder a una expansión de 3-4% al año pasa por alto el hecho crucial de que cualquier grupo, que entre en la posesión del poder absoluto para "imprimir dinero", tenderá a… ¡imprimir! Supongamos que John Jones es otorgado por el gobierno el poder absoluto, el monopolio obligatorio, sobre la máquina de imprimir, y le es permitido emitir tanto dinero como le parezca, y utilizarlo en cualquier forma que él considere conveniente. ¿No es claro que Jones usará este poder defalsificación legalizada perfecta, y por tanto, que su dominio sobre el dinero tendería a ser inflacionario? De la misma manera, el Estado desde hace mucho tiempo se arrogó el monopolio obligatorio de la falsificación legal, por lo que ha tendido a usarlo: por lo tanto, el Estado es inherentemente inflacionario, como sería cualquier otro grupo con el único poder de crear dinero. El régimen de Friedman sólo intensificaría ese poder y esa inflación. La única solución libertaria, en cambio, es hacer que el Estado devuelva sus hordas de dinero-mercancía. Franklin Roosevelt, al amparo de una "emergencia de la depresión," confiscó todo el oro que estaba en poder del pueblo de Estados Unidos en 1933, y nada se ha dicho durante casi cuatro décadas sobre devolvernos nuestro oro. A diferencia de Friedman, el verdadero libertario debe llamar al gobierno a regresar a la gente su oro robado, del que se había apoderado del gobierno a cambio de sus dólares de papel. EXTERNALIDADES Así, en los dos campos vitales de la macro, de los impuestos y el dinero, la influencia de Milton Friedman ha sido enorme – mucho mayor que en cualquier otra área – y casi siempre desastrosa desde el punto de vista de un mercado genuinamente libre. Pero incluso en el nivel micro, donde su influencia ha sido menor y por lo general más beneficiosa, Friedman ha proporcionado a los intervencionistas un vacío teórico tan ancho como una puerta de granero. Friedman sostiene que es legítimo que el gobierno de interfiera con el libre mercado siempre que los actos de cualquier persona tiene una "externalidad". Así, si A hace algo que beneficiará a B y B no tiene que pagar por ello, los Chicagos consideran esto como un "defecto" en el mercado libre, y entonces se convierte en tarea de gobierno el "corregir" esta irregularidad al gravar a B para pagar a A por este "beneficio". Es por esta razón que Friedman aprueba que el Gobierno suministre los fondos para la educación en masa, por ejemplo; desde la educación de los niños se supone que debe beneficiar a otras personas, entonces el gobierno está supuestamente justificado en gravar a estas personas a pagar por estos "beneficios." (Una vez más, en este ámbito, la influencia perniciosa de Friedman ha radicado en tratar de hacer una operación de Estado ineficiente mucho más eficiente; aquí se sugiere que se sustituya las no funcionales escuelas públicas por los pagos de bonos públicos a los padres – lo que deja intacto el concepto de fondos impositivos para la educación de masas). Además de la esfera de vital importancia de la educación, Friedman, en la práctica, limitaría el argumento de las externalidades a medidas tales como los parques urbanos. En este caso, Friedman está preocupado de que si los parques serían privados, alguien puede disfrutar viendo a otra persona desde lejos y no ser obligados a pagar por este beneficio psíquico. Por lo tanto, defiende solamente los parques públicos urbanos. Los parques rurales, siente, pueden ser privados porque pueden ser suficientemente aislados como para obligar a todos los usuarios a pagar por los servicios prestados. Es un pequeño consuelo que Friedman se limitara a confinar este argumento de externalidades a unos pocos casos, como la educación y parques urbanos. En realidad, este argumento podría ser utilizado para justificar cualquier intervención, y esquemas subsidiarios y tributarios. Yo, por ejemplo, leí La Acción Humana de Mises; por lo tanto, me empapé de mayor sabiduría y me convertí en una mejor persona; al convertirme en una mejor persona, beneficio a mi prójimo; sin embargo, ¡esperen, no se ven obligados a pagar por los beneficios! ¿No debería el gobierno gravar a estas personas y subsidiarme por ser tan digno como para leer La Acción Humana? O, por poner otro ejemplo, nos guste o no, por las mujeres promotoras de la liberación, muchos hombres de
  10. 10. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 10/11 obtienen una gran cantidad de placer viendo chicas en minifalda; sin embargo, estos hombres no están pagando por este disfrute. ¡Aquí está otra externalidad restante sin corregir! ¿No deberían los hombres de este país someterse a imposición en el fin de subsidiar a las chicas para que usen minifaldas? No tiene sentido multiplicar los ejemplos, sino que proliferan casi sin cesar, y exponer el absurdo total y la omnipresencia de las externalidades de Chicago concedidas al estatismo. La única respuesta que los Chicagos han sido capaces de hacer a esta reductio ad absurdum es que no llevarían a la intervención tan lejos, a pesar de que reconocen la lógica. Pero ¿por qué no? ¿Según qué criterio, por qué criterio, se detienen en los parques y las escuelas? El punto es que no existe tal criterio, y esto apunta sólo a la bancarrota intelectual, la falta de rigor lógico, en el centro de la mayoría de economistas y científicos sociales de la actualidad – incluidos los friedmanitas. EL IMPACTO DE FRIEDMAN Y así, al examinar las credenciales de Milton Friedman de ser el líder de la economía de libre mercado, llegamos a la escalofriante conclusión de que es difícil considerarlo, en lo absoluto, un economista de libre mercado. Incluso en el ámbito micro, las concesiones teóricas de Friedman al atroz ideal de la "competencia perfecta" permitirían que una gran cantidad de gobierno quebrantador de confianza, y su concesión de las externalidades a la intervención del gobierno podría permitir virtualmente un Estado totalitario, a pesar de que Friedman ilógicamente limita su aplicación a algunas áreas. Pero incluso en este caso, Friedman utiliza este argumento para justificar la prestación de la educación masiva por el Estado a todos. Pero es en el ámbito macro, imprudentemente separado de la micro por los economistas que siguen después de sesenta años ignorantes de progreso de Ludwig von Mises en su integración, es aquí donde la influencia de Friedman ha sido siniestra. Pues encontramos que Friedman tiene gran responsabilidad tanto para el sistema de retención de impuestos y del desastroso ingreso anual garantizado en el horizonte. Al mismo tiempo, nos encontramos con que Friedman pide el control absoluto del Estado sobre la oferta de dinero – una parte crucial de la economía de mercado. Cada vez que el gobierno, a ratos y casi por accidente, detiene el aumento de la oferta monetaria (como lo hizo Nixon durante varios meses en el segundo semestre de 1969), Milton Friedman ha estado ahí para levantar la bandera de la inflación una vez más. Y donde quiera que vemos, nos encontramos con Milton Friedman, proponiendo medidas, no a nombre de la libertad, no programas para rebajar gradualmente el Estado Leviatán, pero las medidas para hacer del poder de ese Estado más eficiente, y por lo tanto, en el fondo, más terrible. El movimiento libertario ha costeado demasiado tiempo en el camino intelectualmente perezoso de no hacer distinciones, o en su defecto para discriminar, de no hacer una búsqueda rigurosa de distinguir la verdad del error en la opinión de quienes dicen ser sus miembros o aliados. Es casi como si cualquier bufón que pase y que murmure unas palabras sobre la "libertad" es automáticamente adoptado bajo nuestro seno como miembro de la gran familia libertaria. A medida que nuestro movimiento crece en influencia, ya no podemos darnos el lujo de esta pereza intelectual. Ya es hora de identificar a Milton Friedman, por lo que realmente es. Ya es hora de llamar a las cosas por su nombre, y estatista a un estatista. (De la revista Journal of Libertarian Studies, Vol. 16, no. 4 (Otoño 2002), pp 37-54) Murray N. Rothbard (1926-1995), fundador del libertarianismo moderno y el decano de la Escuela Austríaca de Economía, fue el autor de La Etica de la Libertad y Por una Nueva Libertad y muchos otros libros y artículos. También fue vicepresidente académico del Ludwig von Mises Institute y el Centro de Estudios Libertarios, y el editor – con Lew Rockwell – De The Rothbard-Rockwell Report.
  11. 11. 31/05/13 Milton Friedman desentrañado | Instituto Ludwig von Mises Ecuador misesecuador.drupalgardens.com/content/milton-friedman-desentrañado 11/11 Traducido por: Pablo Mateus

×