Your SlideShare is downloading. ×

Entrenador de futbol de menores

1,838

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,838
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
126
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 2011ENTRENADOR DE FÚTBOL DE MENORES MÓDULO X – Semana 4 ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO X MÓDULO  ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO PARA MEJORAR LA CAPACIDAD DE RENDIMIENTO DEPORTIVO  REALIZACIÓN FISIOLÓGICOS  FUNDAMENTOS FISIOLÓGICOS DOCUMENTO OFICIAL  AUTOEVALUACIÓN “CURSO VIRTUAL ENTRENADOR DE FUTBOL DE MENORES”
  • 2. MODULO X1) ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO PARA MEJORAR LA CAPACIDAD DE RENDIMIENTO DEPORTIVOEl deporte de alto rendimiento, por las elevadas exigencias que plantea a la capacidad decarga psicofísica del deportista, necesita contar, para optimizar el proceso deentrenamiento, con medidas que favorezcan la capacidad de rendimiento deportivo y losprocesos de regeneración posteriores a la carga.En este sentido, los métodos de entrenamiento tradicionales disponen actualmente de uneficaz complemento ofrecido por diversos métodos de entrenamiento psicológico.Los métodos de entrenamiento psicológico se pueden subdividir en tres gruposprincipales:1. Métodos psicológicos para mejorar la regeneración y aumentar la capacidad derendimiento físico.2. Métodos psicológicos para mejorar el aprendizaje de la técnica.3. Métodos psicológicos para eliminar factores de distorsión psíquicos que influyen sobrela capacidad de rendimiento deportivo.1.1. ENTRENAMIENTO AUTÓGENOEl entrenamiento autógeno fue desarrollado a principios del siglo XX por I. H. Schulz, apartir de la hipnosis. En contraposición con la hipnosis, no se trata aquí de una relajacióninducida desde fuera, sino de una autorrelajación mediante concentración, mediante laautosugestión provoca un estado similar al del sueño: un estado de disminución de laconciencia con relajación muscular óptima (Rosa, 1973).  Ámbito de aplicaciónEn el ámbito deportivo, el entrenamiento autógeno desempeña sobre todo un papelimportante en cuanto a la recuperación y la regeneración de las potencialidades físicas y 2
  • 3. psíquicas del deportista que ha estado sometido a situaciones de carga extrema en lacompetición y que se ve obligado a superar lo antes posible los estados de agotamientofísico y de hiperexcitación psíquica.  Realización y fundamentos fisiológicosEl punto de vista de la psicología del aprendizaje supone un gran apoyo para asegurar eléxito. El acceso al nivel inferior del entrenamiento autógeno, es de una importanciafundamental en el ámbito deportivo, se consigue mediante fórmulas de autosugestióncomo “estoy muy tranquilo”, etc. A continuación describiremos los ejercicios del nivelinferior:  Ejercicio de la pesadez:  Fórmula: “el brazo derecho es muy pesado”.  Procesos fisiológicos. En este ejercicio se da prioridad de forma consciente al brazo derecho, la mayoría de las personas son diestras, pues en la corteza cerebral de la zona precentral (que contiene las áreas motoras) la mano derecha está especialmente representada y de su área puede partir una irradiación extensa hacia otras áreas corticales. La sensación de pesadez se explica por el descenso del tono muscular y se constata de forma objetiva mediante registros electromiográficos.  Ejercicio del calor:  Fórmula: “el brazo derecho está muy caliente”.  Procesos fisiológicos. Al descenso del tono muscular va asociado el descenso del tono vascular. De esta forma se produce una dilatación de los vasos, con el consiguiente aumento de la temperatura de la piel, que provoca la sensación de calor. En paralelo a este proceso tiene lugar un descenso de la frecuencia cardíaca y de la presión sanguínea, que influye también favorablemente sobre la capacidad de relajación y de recuperación.  Ejercicio del corazón y el pulso:  Fórmula: “la pulsación del corazón es tranquila y vigorosa”. 3
  • 4.  Procesos fisiológicos. Con este ejercicio se continúa y profundiza la relajación el corazón, inducida ya en el ejercicio del calor. La tendencia al descenso de la frecuencia cardíaca se encuentra en relación positiva con el proceso de la relajación completa, con la ayuda del entrenamiento autógeno, el sujeto sometido al ejercicio tiene que liberarse por completo de esquemas mentales de rendimiento y distanciarse, concentrándose en la autorrelajación, de las condiciones del entorno. Por ello el aprendizaje del entrenamiento autógeno debería tener lugar en un momento de tranquilidad interior y de ausencia de conflictos psíquicos, y no en un momento de gran tensión interna. El entrenamiento autógeno exige un ejercicio sistemático y rítmico, planificado con rigor en la secuencia diaria y convertido por tanto en una costumbre. Rosa (1973) habla de la formación de un “estereotipo temporal en el transcurso del paso a una situación de reacción trofotrópica. Ejercicio de la respiración: Fórmula: “la respiración es tranquila y regular”. Procesos fisiológicos. En este ejercicio la prolongación de la espiración mejora también la relajación, pues el aire espirado induce una relajación muscular, sobre todo en la musculatura de las extremidades (Strohmeier 1981). Ejercicio de los órganos del vientre: Fórmula: “El calor fluye por el plexo solar”. Procesos fisiológicos. El aumento del riego sanguíneo en los órganos abdominales, debido a la autorregulación, provoca una nueva relajación psicovegetativa, con una regulación simultánea de la producción de jugos gástricos. La consecuencia es una mayor movilidad del intestino y un transcurso de la digestión sin alteraciones. Además, el ejercicio del plexo solar se caracteriza por una descarga de sangre en la cavidad abdominal (Hoffmann, 1982). Ejercicio de la frente: Fórmula: “Frescor agradable en la frente”. 4
  • 5.  El ejercicio de la frente, con su fórmula de “frescor agradable en la frente”, contrasta con el estado general del cuerpo durante el entrenamiento autógeno, que se caracteriza por una experiencia de calor (Schultz, 1979).  Procesos fisiológicos.Para la autorregulación de estados psíquicos y vegetativos se utiliza la palabra, la fórmulade sugestión. De esta manera se puede activar o amortiguar determinadas funciones delorganismo mediante el segundo sistema de señales, influyendo así sobre loscorrespondientes estados psíquicos (Cernikova/Daskevic, 1972, Eberspächer, 1982).El nivel inferior tiene como objetivos principales relajar la musculatura y paralelamente,amortiguar la excitabilidad de las estructuras nerviosas; como consecuencia del ejerciciomejora en general la regeneración psíquica y se acelera la regeneración psicofísica. Alnivel inferior le sucede normalmente el nivel superior, en el que se plantean tareas demeditación: vivencias de colores, formas, otras personas o el inconsciente. El nivelsuperior, con su objetivo de regeneración óptima en un tiempo mínimo, apenas resultapracticable en el ámbito del deporte.El tiempo de aprendizaje del entrenamiento autógeno se sitúa entre 2 y 3 meses y eltiempo de ejercicio diario no debe superar al principio los 10 minutos. Hasta que no seconsiga realmente el objetivo de un ejercicio, por ejemplo, la sensación de pesadez, no sedebería pasar al siguiente ejercicio. Al final de cada sesión de entrenamiento autógeno seproduce la “retirada”, esto es, la desconexión del estado de relajación pasando al estadode vigilia habitual, con fórmulas como: “brazos firmes”; dicha desconexión vaacompañada de breves ejercicios.1.2. VENTAJAS Y LÍMITES DEL ENTRENAMIENTO AUTÓGENOEl dominio del entrenamiento autógeno permite en poco tiempo eliminar o reducir lafatiga corporal y disolver tensiones emocionales. 5
  • 6. Los 5 minutos de recuperación mediante el entrenamiento autógeno ejercen, segúnGenova (1971), una influencia mayor sobre la regeneración de las funciones psíquicas queuna hora de recuperación sin entrenamiento autógeno.El entrenamiento autógeno puede ser muy útil también en los momentos previos a lacompetición, en la situación previa a la salida; si esperamos durante mucho tiempo unasalida importante, la tensión emocional prolongada puede originar una fatiga nerviosapronunciada, que “acidifica” al deportista ya antes del inicio de la competiciónpropiamente dicho.El entrenamiento autógeno nos ayuda a evitar esta situación.No obstante, la práctica del entrenamiento autógeno no resulta idónea en todos los casos.Cernikova/Daskevic (1972) señalan la inadecuación del uso deportivo de los textos delentrenamiento autógeno elaborados para la práctica médica, cuyo objetivo es unarelajación y tranquilidad profundas sin consecuencias; dichos textos pueden provocarincluso una pérdida de la capacidad de rendimiento en la competición, pues la relajacióntotal previa se mantiene durante un tiempo largo y origina en determinadascircunstancias una laxitud física y psíquica.Así pues, después del entrenamiento autógeno se necesita la correspondiente activacióndel deportista. El entrenamiento autógeno no consigue un éxito rápido en todos losdeportistas, pues el tiempo de aprendizaje puede ser relativamente largo dependiendo delas particularidades individuales.Si el entrenamiento autógeno se domina de forma incompleta, se aprende bajo la presióndel rendimiento y se practica de forma esporádica suele ser ineficaz, pues la facilitación yla automatización de los reflejos condicionados y el influjo mutuo de ejercicio y fórmulano se encuentran consolidados aún o se han perdido ya. 6
  • 7. 1.3. FORMAS EMPARENTADAS CON EL ENTRENAMIENTO AUTÓGENO  Relajación muscular profundaLa relajación muscular profunda es conocida como relajación neuromuscular, comoentrenamiento de relajación y como relajación muscular progresiva, y fue desarrollada porE. Jacobson. En sus efectos, la relajación muscular profunda es similar al entrenamientoautógeno, pero sus objetivos no son tan elevados como los planteados en el nivel superiorde este último método. El influjo de la relajación muscular profunda mejora laregeneración psíquica y elimina factores de distorsión psíquicos (por ejemplo, el miedo);por ello, dentro de los métodos de entrenamiento psicológico mencionados, podemosclasificarla tanto en el primer grupo: esternón, diafragma, plexo solar, arteria aorta,ombligo; como en el tercero. En contraposición con el entrenamiento autógeno, larelajación muscular profunda se aprende con relativa velocidad; para explicar losconocimientos básicos no necesitamos más de 2 horas; posteriormente basta con variasrepeticiones breves.La duración de la relajación muscular profunda se sitúa en unos 10 minutos.El entrenamiento de la relajación muscular profunda produce los siguientes efectos en losámbitos físico y psíquico (Buchmann, 1974):  Eliminación o atenuación de los trastornos del sueño.  Alivio o eliminación de dolores existentes por elevación del umbral del dolor.  Alivio o eliminación de estados anímicos desagradables (miedo, etc.).  Aumento general de la tolerancia frente al estrés.  Normalización de diferentes funciones corporales (descenso de la tensión arterial y de la frecuencia cardíaca, sedación nerviosa, etc., igual que con el entrenamiento autógeno).  Aumento del riego sanguíneo de la musculatura en su conjunto. 7
  • 8.  RealizaciónLa toma de contacto con la relajación muscular profunda tiene lugar medianteinspiraciones y espiraciones tranquilas y prolongadas.A continuación se tensan sucesivamente, de forma consciente, lenta pero intensa, todoslos grupos musculares del Tono en reposo* “Estoy completamente, Tranquilidad generaltranquilo” de cuerpo y psique.1. Ejercicio de pesadez “El brazo derecho (izquierdo) Relajación muscular, Pueden ocurrirdescargas está muy pesado” tranquilidad general autógenas de todo tipo, reaccionesdebidas a la reducción de la carga.2. Ejercicio de calor “El brazo derecho (izquierdo) Vasodilatación, Descargas autógenasestá muy caliente” tranquilidad.3. Ejercicio del corazón “El corazón late de forma Normalización del trabajo Descargaautógena muy tranquila y regular” del corazón, (fin de la sensación de tranquilidadaprensión y expectativa).4. Ejercicio respiratorio “Respiración totalmente Armonización de la (como arriba)tranquila (y regular)” respiración, tranquilidad.5. Ejercicio del abdomen “El calor fluye por el plexo Relajación y armonización (comoarriba), (plexo solar) solar (abdomen)” de todos los órganos abdominales, tranquilidad.6. Ejercicio de la cabeza “Frescor agradable Cabeza fresca, clara, Descargas autógenas, enla frente” relajación vascular ocasionalmente dolor en la cabeza, de cabeza y vértigo,tranquilidad* El tono en reposo sólo puede obtenerse en determinadas condiciones, por ejemplo,durante ejercicios autónomos; según Schultz, este tono vale como “indicador” paraorientar el entrenamiento. 8
  • 9. 1.4. TIPO Y FÓRMULA DE EJERCICIO, EFECTOS Y SÍNTOMAS DEL NIVEL INFERIOR DEL ENTRENAMIENTO AUTÓGENO (LINDEMANN, 1974,):El cuerpo se relaja de nuevo. La sucesión que conviene mantener, grosso modo, es lasiguiente: nuca, manos, brazos, piernas, pelvis y musculatura de la parte inferior de laespalda, nalgas y rostro.  Fundamentos fisiológicosLa respiración profunda que precede al ejercicio y la relajación de la musculatura en suconjunto, que provoca un descenso de la frecuencia cardíaca, aumenta la tendencia alsueño. Posteriormente, después de la marcada tensión y relajación muscular, desciendetambién la actividad eléctrica en los diferentes fascículos musculares y en suscorrespondientes nervios, y las interacciones de músculos, nervios y cerebro provocan unadisminución de las actividades cerebrales, lo que constituye un requisito previo para lacapacidad de relajación.El incremento del riego sanguíneo tiene que ver con la fuerte tensión muscular y con laposterior relajación, debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. La amortiguación delos estados dolorosos se basa en el hecho de que el organismo normalmente despierto, entensión, que reacciona normalmente con gran velocidad e intensidad ante los estímulosdolorosos, no percibe en el estado de relajación profunda el mismo dolor con la mismaintensidad.Los estados de miedo, etc., se reducen o desaparecen por el efecto de una inhibicióncondicionada; la posterior terapia del comportamiento parte del hecho de que lastendencias reactivas indeseadas, basadas en su mayoría en el miedo, no puedenmantenerse en presencia de una relajación profunda. La relajación muscular profundaproduce una relajación de este tipo y permite por tanto limitar y eliminar el miedo. Elproceso discurre, según Buchmann (1974), de la siguiente manera: el acoplamiento,repetido con frecuencia, de relajación fisiológica y excitación psíquica produce la 9
  • 10. reducción o la desaparición de las formas de reacción indeseadas. La ventaja de larelajación muscular profunda frente al entrenamiento autógeno radica no sólo en lafacilidad de su aprendizaje, sino sobre todo en la posibilidad de aprender esta forma deentrenamiento también en un momento de tensión psíquica.Con la tensión muscular aplicada al principio se eliminan los excedentes de energía y deadrenalina y con la posterior relajación se crean, como consecuencia del descenso de lafrecuencia cardíaca y de la tensión arterial, las condiciones para una tranquilidad psíquica.En determinadas circunstancias, la intención de “estar muy tranquilo”, formulada por elentrenamiento autógeno, no resulta suficiente para una amortiguación real.Otra ventaja de la relajación muscular profunda se basa en el hecho de que el aprendizajedel contraste “tensión-relajación” contribuye a una mejora de la percepciónpropioceptiva, e influye por tanto positivamente sobre el proceso del entrenamiento(Stützle, 1981).Dependiendo de las características individuales en los momentos previos al arranque de lacompetición, Kemmler (1973) propone como límite para la práctica de la relajaciónmuscular profunda un tiempo de entre 60 y 20 minutos antes de dicho arranque. Noconviene superar dicho límite por debajo, pues un margen demasiado corto entre larelajación y el arranque de la competición es un factor de disminución del rendimiento.  ENTRENAMIENTO PSICORREGULADOREl entrenamiento psicorregulador según Gissen se deriva igualmente del entrenamientoautógeno. Figura entre los procedimientos de relajación, movilización y consta por tantode una parte de sedación y otra de activación, cuyo contenido básico depende de losrasgos de la personalidad del deportista y de la tarea que le espera. En principio, elrelajación muscular profunda intenta aprovechar de forma óptima el paso a la inmersión 10
  • 11. autógena, provocada por el descenso del flujo de información y por la consolidación deuna relajación muscular, garantizando así la mejor disposición posible al rendimiento porparte del deportista (Gissen, 1973). Además del entrenamiento autógeno, en elentrenamiento psicorregulador se utiliza también la forma de entrenamiento ideomotor.2. REALIZACIÓN FISIOLÓGICOSEl entrenamiento psicorregulador, que se practica de modo preferente en la postura delcochero (Gissen, 1973), se basa en su primera parte en los principios elementales delentrenamiento autógeno, si bien no se utilizan los ejercicios de la pesadez y del frescor enla frente.El estado de inmersión se consigue mediante cinco grupos de diez fórmulas cada uno, quepor la claridad de sus representaciones visuales producen los siguientes efectos (Gissen,1973):  1er grupo de fórmulas: tranquilidad y concentración sobre sí mismo.  2o grupo de fórmulas: relajación de los brazos.  3er grupo de fórmulas: relajación de las piernas.  4o grupo de fórmulas: relajación del tronco.  5o grupo de fórmulas: regulación respiratoria y cardíaca.Dentro de los grupos de fórmulas, la atención se dirige en un primer momento hacia laparte del cuerpo en cuestión, después al proceso que se inicia, y finalmente se constata laconclusión del proceso con la tranquilidad que se irradia.Después de la parte de relajación, la continuación del entrenamiento psicorreguladordepende del efecto deseado del ejercicio.Si se busca una regeneración rápida del organismo después de una carga física, seprolongan los ejercicios de sedación. 11
  • 12. Si el deportista tiene que llegar a un nivel de tensión óptimo para dominar las exigenciasinminentes de entrenamiento o de competición, se pasa a la segunda parte propiamentedicha del entrenamiento psicorregulador, la movilización. Además de la aplicación sencilladel entrenamiento psicorregulador, Gissen (1973), plantea un método cíclico, que suponeuna continuación de las fases de sedación y movilización en el sentido de un ejerciciodoble. La ventaja de dicho método consiste, según Gissen, en la mayor eficaciaconseguida, sobre todo, en la segunda fase de sedación. Varios estudios de las reaccionespsicogalvánicas de la piel demuestran el intenso grado de relajación al que se llega en estafase.Durante la fase de relajación del entrenamiento psicorregulador se producen reaccionessimilares a las originadas por el entrenamiento autógeno, esto es, el paso a una fasetrofotrópica (enfocada hacia la recuperación), junto con un descenso de la frecuenciacardíaca, de la tensión arterial y del tono muscular. En la fase de movilizaciónencontramos un aumento de la simpaticotonía y por tanto, una mayor disposición alrendimiento (cf. Gissen, 1973).La eficacia del entrenamiento psicorregulador en el ámbito deportivo se basa en lossiguientes puntos (Gissen, 1973):  Aceleración de los procesos de regeneración después de las cargas deportivas.  Reducción de la caída del rendimiento con carga estática y dinámica por utilización del entrenamiento psicorregulador.  Mejora de la capacidad de rendimiento psíquico, descenso del número de errores y mantenimiento de la atención.  Efecto desensibilizador en relación con factores de distorsión psíquicos.  Eliminación de trastornos del sueño.  Eliminación de estados de sobreexcitación y de apatía antes y después de la competición.  Seguridad de un rendimiento estable en la competición. 12
  • 13. Así pues el entrenamiento psicorregulador, con sus numerosas variaciones, es un métodoaplicable de múltiples maneras en el deporte.2.1. ENTRENAMIENTO PSICOTÓNICOEl entrenamiento psicotónico es una forma de entrenamiento que sirve, según Thierry(1972), para incrementar la disposición al rendimiento deportivo. Para ello se influyesobre el tono muscular con la ayuda de ejercicios del nivel inferior del entrenamientoautógeno. Con el descenso del tono muscular se debe conseguir una amortiguación delnivel de excitación psicofísica; el ahorro de energía muscular y nerviosa que se obtienebeneficiaría la capacidad de rendimiento deportivo.Se puede ver que esta forma no presenta diferencias sustanciales con el entrenamientoautógeno y que se basa en los mismos mecanismos fisiológicos, si bien se concentra en lainfluencia selectiva sobre el tono muscular.  MÉTODO DE RELAJACIÓN-ACTIVACIÓN Y TERAPIA ACTIVACon el método de relajación-activación se trata, según Schmidt (citado en Kemmler,1973), de un enfoque psicorregulativo que ayuda al deportista a liberarse del exceso deestrés originado por cargas psíquicas, sin sufrir no obstante pérdidas en su dinámica derendimiento.El método consta de una combinación de ejercicios de relajación y ejercicios de tensión,dosificados con vistas a la competición. El programa de ejercicio discurre en tres fases:  Relajación y distensión de la musculatura (ejercicios del nivel inferior del entrenamiento autógeno).  Reposo y regeneración de las fuerzas.  Estimulación y activación mediante formulación de una serie de intenciones. 13
  • 14. Con la terapia activa estamos, según Frester (citado en Kemmler, 1973), ante un métodomuy próximo al método de relajación-activación, y vinculado también estrechamente alentrenamiento autógeno. El programa de ejercicios discurre asimismo en tres fases:  Relajación (nivel inferior del entrenamiento autógeno)  Transición y activación mediante formulación de intenciones.  Gimnasia de impulsos. (animación, estimulación).Después del ejercicio global predominan los síntomas de un nivel reducido de los máximosde excitación. Así se consigue una forma de trabajo más económica del Sistema NerviosoCentral y un mejor comportamiento de los circuitos reguladores (Frester, citado enKremmler, 1973).2.2. ENTRENAMIENTO MENTALKunze (1971) clasifica los métodos de entrenamiento mental en función del tipo derecepción y procesamiento de la información y distingue al entrenamiento mental de losentrenamientos de observación, verbal y práctico.Subdivide el entrenamiento mental, en entrenamiento subvocal, entrenamiento depercepción de la información poco perceptible y el entrenamiento ideomotor.El entrenamiento subvocal y el entrenamiento de percepción de la información pocoperceptible se pueden regular desde fuera en mayor o menor medida (mediante fórmulaso imágenes determinadas relacionadas con la secuencia motora óptima) y constituyen unarealización del valor ideal; en cambio, con el entrenamiento ideomotor disponemos deuna indicación de valor ideal y otra de valor real. La realización del valor real se producesiempre que la representación motora se asocia a un modelo motor disponible. Por suparte, la realización del valor ideal en el entrenamiento ideomotor aparece con el modelode entrenamiento mental. 14
  • 15. Por entrenamiento mental entendemos el aprendizaje o la mejora de una secuenciamotora mediante representación mental intensiva, sin el acompañamiento del ejercicioreal (Volkamer, 1972).  Formas del entrenamiento mentalEl entrenamiento mental se encuentra, según Fetz (1979), en el mismo nivel que elentrenamiento práctico, y se divide en las llamadas “formas de ejercicio mental”, elentrenamiento de información verbal, el entrenamiento ideomotor y el entrenamiento deobservación.  Ejercicio motor (entrenamiento)Ejercicio práctico (entrenamiento), Ejercicio mental (entrenamiento), Ejercicio deinformación verbal, Ejercicio ideomotor Ejercicio de observación, Información escrita,Información verbal, Demostración del movimiento, Imágenes Símbolos (abstracciones).Sin movimiento no está consolidado plenamente (cf. Fetz, 1979). De esta manera, larealización del valor real en este tipo de entrenamiento sirve para estabilizar unmovimiento, mientras que la realización del valor ideal incluye siempre un componente deaprendizaje, mejora o reaprendizaje (cf. Kremer, 1985).  RealizaciónComo en todos los métodos de entrenamiento, las condiciones de aprendizaje óptimas enel entrenamiento mental optimizan los efectos del entrenamiento. Así, la eficacia delentrenamiento mental depende en gran medida de factores internos y externos.  Condiciones internasComo condiciones importantes para el éxito del entrenamiento mental, podemos señalarla actitud positiva, el fomento de la motivación y la actitud del deportista frente a losprocesos mentales concentrados que le aguardan (Frester, 1972), propone apoyar lamotivación informando sobre los fundamentos del entrenamiento mental y sobreejemplos felices de su aplicación.Se debe desactivar la ambición excesiva y todo tipo de compulsión. La disposición a larepresentación mental, y por tanto el éxito del ejercicio, aumenta en estados de 15
  • 16. relajación. La relajación puede inducirse mediante procedimientos psicorreguladorescomo el entrenamiento autógeno y la relajación muscular progresiva y también mediantemúsica tranquila (Frester, 1984).Knab (1989,) propone, entre otras medidas, gimnasia respiratoria y de impulsos(estiramiento dinámico) como intervención relajante antes del entrenamiento mentalpropiamente dicho, mientras que Porter/Forster (1987) mencionan además la meditación,el masaje y el baño de flotación. El resultado de los experimentos de Kemmler (1973)demuestra la especial eficacia, ya mencionada, del entrenamiento mental asociado a unarelajación previa. En estado de relajación el deportista dispone de mayor facilidad paraorganizar una representación mental fiel a la realidad; los tiempos de carrera en elentrenamiento mental se corresponden en mayor medida con los tiempos concretos.Otro requisito para el éxito del entrenamiento mental es la representación exacta delvalor ideal óptimo en el deportista (Fetz, 1988). Ésta puede crearse mediante descripciónverbal, series de imágenes, grabaciones de vídeo, etc. Dado que el entrenador no puedeintervenir en la secuencia del ejercicio en el sentido de su regulación, el deportista tieneque acostumbrarse, según Volkamer (1972), al trabajo autónomo para asegurar el éxitodel ejercicio.  Condiciones externasLas condiciones externas del entrenamiento mental están determinadas sobre todo por elcriterio de la limitación de estímulos externos.El sujeto que lo practica tiene que estar protegido frente al ruido, la luz agresiva, el calor oel frío excesivos, etc. (Volpert, 1976).2.3. ENTRENAMIENTO IDEOMOTOR(Ejecutado por uno mismo en la imaginación). Como muestran los estudios de Ratov ycols. (1981), la postura corporal adoptada es un criterio decisivo para la eficacia del 16
  • 17. entrenamiento mental; la imagen electromiografía de la musculatura en cuestión durantela representación mental sólo se corresponde con la imagen de la ejecución real enpostura de bipedestación, no en postura de decúbito.En el entrenamiento mental, el control de la realización correcta a cargo del entrenadorsólo es eficaz en un grado limitado; por ello deben adoptarse medidas que favorezcan elcontrol propio en el deportista. Este objetivo puede lograrse mediante una elaboración encomún del programa de entrenamiento mental (Frester, 1984).El entrenamiento mental, propiamente dicho debería ir precedido, como ya hemosindicado– de una fase de relajación, para facilitar la inmersión y aumentar la capacidad deconcentración.Para ello se puede utilizar el entrenamiento autógeno y otras técnicas de relajación. Paraque su práctica resulte eficaz, el aprendizaje del entrenamiento mental debe transcurrirde acuerdo con unas pautas. Por ello un buen programa de entrenamiento mental ocupanecesariamente un cierto período de tiempo.En relación con el entrenamiento mental, Frester (1984) propone un procedimiento encinco fases:1. Entrenamiento autógeno.2. Actualización del valor ideal mediante demostración óptica.3. Entrenamiento ideomotor.4. Imitación práctica de la secuencia motora.5. Realización práctica de la secuencia motora en su conjunto.El esquema de Frester debe efectuarse en un solo día; en cambio, la propuesta de Steiner(1985, 229) consiste en un esquema de varios días. 17
  • 18. El entrenamiento psicorregulador básico debe mejorar las condiciones psicofisiológicasque potencian la eficacia del entrenamiento mental. Se practica durante un mínimo de 6semanas antes de comenzar con el entrenamiento mental básico (Steiner, 1985). En lafase de la integración se acoplan ambos procedimientos y sólo después de una clararepresentación del movimiento.Si no disponemos de una representación mental del movimiento como resultado deexperiencias motoras anteriores del deportista, podemos establecer un valor ideal con laayuda de la información verbal y/o la percepción visual; asimismo, la realización propia delmovimiento nos proporciona una representación motora clara y extensa (Tiwald, 1972).Para elegir las formas de ejercicio mental y sus contenidos conviene distinguir si elentrenamiento mental se practica para una adquisición nueva, para la consolidación opara el mantenimiento de una secuencia motora o para la corrección de un movimientoerróneo, esto es, si el deportista dispone o no de una cierta representación mental delmovimiento y si existen ya enfoques erróneos de dicha representación mental. Existenademás otros factores que desempeñan un papel importante, como el estadio deldesarrollo, el nivel actual del aprendizaje, la capacidad de asimilación, los recursosverbales, etc.Esta fase se inicia la fase de la adaptación situacional. La unidad formada por losentrenamientos psicorregulador y mental se integra aquí en el proceso de entrenamientopráctico. Finalmente, la aplicación en la competición constituye la última etapa de esteesquema (Steiner, 1985) recomienda para el entrenamiento mental un esquemacompacto en tres bloques.En primer lugar debe aplicarse una técnica de relajación; a continuación se practica,mediante representaciones mentales motoras, el entrenamiento propiamente dicho yfinalmente se pone en práctica el movimiento, para garantizar un análisis y una evaluaciónde su ejecución. 18
  • 19. 2.4. EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO DE KARLSRUHEParece tener en cuenta todos los resultados de la investigación sobre el entrenamientomental.El entrenamiento psicológico de Karlsrube se efectúa también durante varias semanas. Enel programa básico el deportista aprende tres procedimientos de psicorregulación. Laversión breve no se utiliza hasta que no se han estabilizado las reacciones psicofísicas conla ayuda del programa largo (Förster, 1990).En el programa elegido, el deportista se decide por el procedimiento que, de formasubjetiva, percibe como más eficaz en relación con la psicorregulación. Para elentrenamiento mental propiamente dicho se le proporcionan herramientas auxiliaresescritas, como instrucciones precisas sobre el ejercicio y textos sobre el movimiento.Finalmente, el entrenamiento mental se aplica en la forma de programas cortos.Como ocurre con el método de Steiner, también aquí se integra primero en elentrenamiento y después en competiciones preparatorias antes de incluirlo encompeticiones normales (Förster, 1990).Dependiendo de la forma de entrenamiento mental utilizada, el deportista comienza arepresentarse la secuencia de movimientos de una tarea. Las indicaciones específicas delentrenador deberían darse antes del inicio del entrenamiento mental, pues lasinformaciones sobre la secuencia motora que se facilitan durante el entrenamientomental tienen un efecto más bien perjudicial respecto a su eficacia (Frester, 1984).Durante la realización del entrenamiento mental es importante que la secuencia mentaldiscurra con fluidez, sin aferrarse a una parte determinada del movimiento. Si aparecenrepresentaciones motoras poco claras o erróneas, se ha de interrumpir el entrenamientomental, pues de no ser así puede estabilizarse una imagen errónea del movimiento. 19
  • 20. La inmersión en el entrenamiento mental puede facilitarse con el programa en tres etapasde Kemmler (1973):  Verbalización de la secuencia motora en su conjunto.  Observación de una demostración tomada como modelo (película, etc.).Preparación del programa:  Análisis de tareas, de problemas.  Elaboración de programas: Referidos a la persona.Referidos a la situación:  Motivación/actitud.Realización del programa:A. Entrenamiento básico:  Entrenamiento psicorregulador básico.  Entrenamiento mental básico.B. Fase de la integración:  Acoplamiento sistemático de entrenamiento psicorregulador.Entrenamiento mental:C. Fase de la adecuación situacional en:  Entrenamiento  Competición  Realización de la secuencia motora coherente y conforme a la representación mental, teniendo en cuenta especialmente las sensaciones corporales que acompañan dicha secuencia (sensaciones cinestésicas) y las dificultades técnicas específicas que existen en la estructura del movimiento.3. FUNDAMENTOS FISIOLÓGICOSEl efecto Carpenter desempeña un papel especialmente importante en el entrenamientomental; la representación mental intensa del movimiento produce una excitación centraldel área cortical motora del cerebro y por tanto, una serie de microcontracciones de losmúsculos (Kohl/Krüger, 1972). 20
  • 21. Por ello no es de extrañar que durante la representación mental de movimientos seconstate una intensificación del metabolismo gaseoso, una aceleración de la respiración yla frecuencia cardíaca, un aumento de la tensión arterial, una mayor sensibilidad de lavisión periférica y una mayor excitabilidad de los nervios periféricos.Como muestran varios estudios electroencefalográficos, durante la representación mentalde movimientos se produce un incremento de las interacciones intercerebrales; durante elentrenamiento mental aumentan en el adulto en un 20-30 % y en el deportista joven,sólo en un 10-15 %. En el no deportista o en el principiante aparecen bastantes menosinteracciones en el electroencefalográficos (Smieskol, 1973).En una comparación con el entrenamiento de percepción de informaciones pocoperceptibles se pudo ver que la representación mental del propio movimiento generabauna mayor actividad de las áreas motoras, mientras que la representación mental delmovimiento de otra persona estimulaba más el área óptica.Por ello, en el entrenamiento de percepción de informaciones poco perceptibles hemosde contar con una mayor importancia del analizador óptico.La observación repetida de vídeos, series de imágenes, demostraciones de losmovimientos, etc., provoca en el Sistema Nervioso Central la formación de “huellas” queaceleran la facilitación de modelos de coordinación motora. En la práctica delentrenamiento se debería tener en cuenta que las fases iniciales y final del movimientomostrado, así como las fases de tensión máxima, consiguen el efecto de inducciónmáximo (Kohl/Krüger, 1972).Dado el estrecho acoplamiento entre la ejecución real y la representación ideomotora deun movimiento, el objetivo del entrenamiento debe ser maximizar los procesos de 21
  • 22. desarrollo técnico y estabilización mediante una alternancia óptima entre entrenamientopráctico y mental.Importante. Por lo general, el ritmo de la visualización en el entrenamiento mental debecoincidir con la velocidad en el entrenamiento activo. En este sentido, la eliminación deerrores técnicos automatizados constituye una excepción: aquí se recomienda ejecutar elmovimiento “a cámara lenta”.Lo mismo se aplica para secuencias motoras muy complicadas.3.1. MOMENTO ÓPTIMO DE REALIZACIÓN Y DE APLICACIÓN DEL ENTRENAMIENTO MENTALNo se puede indicar valores unitarios para el tiempo de ejercicio ni para el número derepeticiones. Sólo existe unanimidad entre los diferentes autores cuando indican laconveniencia de practicar el entrenamiento mental con la máxima regularidad posiblepara que éste resulte eficaz (Loehr, 1988).El entrenamiento mental se debería practicar, según Syer/Connolly (1987), diariamente ysiempre en el mismo momento, siendo la duración aconsejada de entre 5 y 10 minutos.Debido a la fatiga intensa que producen las elevadas exigencias del entrenamiento mentalen cuanto a concentración y a capacidad de representación, la duración de unentrenamiento de este tipo no debería superar, según Ter-Ovanesian (1971), un tiempode entre 2 y 3 minutos. En el transcurso de un día, en su opinión, puede entrenarse variasveces de forma mental, centrándose el ejercicio, sobre todo el de tipo ideomotor, endetalles del movimiento difíciles de registrar (Ter-Ovanesian, 1971).El número de repeticiones depende del estado momentáneo del aprendizaje deldeportista y del grado en que se domine la tarea. Además, la duración y el número derepeticiones dependen en gran medida de la madurez, del interés y de la capacidad deconcentración del deportista (Frester, 1984). 22
  • 23. 3.2. FACTORES INTRAPERSONALES QUE INFLUYEN SOBRE LA EFICACIA DEL ENTRENAMIENTO MENTAL:  EdadComo se sabe, la eficacia del entrenamiento mental aumenta con la edad.No obstante, el aumento de la capacidad de rendimiento en el entrenamiento mental nopresenta una trayectoria lineal. La mayor tasa de crecimiento se sitúa entre los 11,9 y los13,9 años (Walther, 1972). Así pues, el entrenamiento mental parece ser escasamenteviable como sustituto del entrenamiento práctico hasta los 13 años de vida.Frente a este punto de vista, Rapp y Schoder ven posible la práctica del entrenamientomental en la edad preescolar. Los resultados experimentales de Förster (1990)demuestran igualmente que un programa de entrenamiento psicológico se puedeplantear con éxito también a atletas jóvenes. Los sujetos jóvenes del experimentopracticaron, en general, el entrenamiento mental con mayor frecuencia que los de másedad.  InteligenciaSegún los estudios de Jessen (1972), la capacidad para entrenar de forma mental pareceestar en correlación positiva con la inteligencia. En cambio, Stark (citado en Volkamer,1972) y Buchmeier (1975, 135) piensan que sólo se necesita un cierto grado deinteligencia para analizar correctamente un movimiento y por tanto, para reproducirlomentalmente de manera parecida a la realidad.  Experiencia motoraLos estudios de Clark (citado en Volkamer, 1972), acerca del entrenamiento mental comofactor de mejora del rendimiento en habilidades motoras muestran que, en atletasavanzados y experimentados, este método es casi tan eficaz como el entrenamientopráctico, mientras que en principiantes el éxito del ejercicio se debe sobre todo al 23
  • 24. entrenamiento práctico. A modo de resumen se hace una valoración de las ventajas einconvenientes del entrenamiento mental.  Ventajas del entrenamiento mental:  El entrenamiento mental acorta los tiempos de aprendizaje para la adquisición de técnicas deportivas.  El ejercicio mental de una secuencia motora aumenta la estabilidad de una habilidad motora.  El entrenamiento mental entrenamiento mental aumenta la precisión y por tanto, también la velocidad de ejecución de un movimiento.  El entrenamiento mental permite frecuencias de repetición relativamente elevadas por unidad de tiempo, favoreciendo así el ahorro de energía.  En modalidades cuyo entrenamiento requiere un gasto elevado o una organización compleja, el entrenamiento mental ofrece una posibilidad de economización.  La utilización del entrenamiento mental ha demostrado su utilidad sobre todo en los descansos por lesión, pues se mantiene la representación mental del movimiento y se limitan los procesos de atrofia.  El entrenamiento mental se puede utilizar para simular situaciones previas al arranque y situaciones de competición; de esta manera el atleta afronta la competición con menos carga, pues en su representación mental ya ha recorrido varias veces la secuencia.  El entrenamiento mental se pude utilizar como medida complementaria del calentamiento, lo que acorta los tiempos de éste (ahorro de energía).  El entrenamiento mental ha demostrado su eficacia en modalidades con tiempo de entrenamiento limitado (ocupación de polideportivos o instalaciones).  El entrenamiento mental permite estudios “mentales” a cámara lenta, permitiendo así mejorar la representación mental, sobre todo de las secuencias motoras técnicamente difíciles. 24
  • 25.  El entrenamiento mental se puede utilizar con provecho en modalidades con riesgo elevado de lesiones. El entrenamiento mental reduce el miedo en modalidades arriesgadas desde el punto de vista de las lesiones, pues la representación mental intensa del movimiento permite reconocer y por tanto practicar mejor, elementos motores no registrados aún con seguridad. El entrenamiento mental favorece la corrección de técnicas motoras aprendidas de forma errónea, pues con su representación mental repetida los esquemas motores antiguos se relajan y se pueden programar otros nuevos. Límites del entrenamiento mental: El efecto del entrenamiento mental depende de la experiencia motora y de la intuición clara del movimiento, de modo que antes de los 12 años de vida apenas resulta aplicable. El entrenamiento mental no es apropiado en la misma medida para todas las modalidades; parece especialmente apropiado para disciplinas con exigencias técnicas elevadas. Debido a la intensa fatiga provocada por la concentración, el entrenamiento mental sólo se puede utilizar en períodos de tiempo limitados (en torno a 2 o 3 minutos por sesión de entrenamiento). El entrenamiento mental no incluye el movimiento de los músculos y extremidades ni los controles, dependientes de dicho movimiento (mediante los correspondientes mecanismos de retroalimentación), que verifican la corrección de la ejecución del movimiento. Si el entrenamiento mental se practica durante demasiado tiempo o de forma exclusiva, pueden desarrollarse y asentarse secuencias motoras erróneas por falta de control ejercido en condiciones de realidad. 25
  • 26.  Formas emparentadas con el entrenamiento mental:  Entrenamiento de observaciónInervación muscular más acentuada con el entrenamiento de observación que con elentrenamiento mental.  RealizaciónComo métodos de exposición en el entrenamiento de observación tenemos lademostración (a cargo del profesor o de otros alumnos), vídeos, series de imágenes,dibujos, etc.Como se deduce de los estudios de Leirich (1973), la utilización de series de imágenesparece ser más eficaz que la proyección de una película circular (de repetición continua).Esto se explica, entre otros motivos, por la posibilidad de una observación másprolongada; los tiempos de observación mayores están en correlación directa con lamejora de los rendimientos motores. Los rendimientos peores con tiempos deobservación menores se explican por la ausencia de procesos de facilitación en el cerebro,de modo que los centros motores no disponen de informaciones suficientes sobre lasecuencia motora (Mester, 1980).  Principios básicos metodológicos sobre el entrenamiento de observación:  La demostración tiene que corresponder a la secuencia motora técnicamente correcta.  La demostración debe tener en cuenta el grado esperable de ejecución del movimiento por parte del alumno.  En principio, la demostración debe repetirse varias veces y la observación del alumno debe dirigirse de forma sucesiva hacia los desplazamientos esenciales de las partes del cuerpo (demostración analítica). 26
  • 27.  La densidad informativa, momentáneamente muy elevada en el caso de movimientos de transcurso muy rápido, debería reducirse mediante prolongación temporal, en la medida en que la ejecución del movimiento lo permita.  Los desplazamientos esenciales de las partes del cuerpo se pueden destacar mediante una demostración especialmente exagerada.  La posición del alumno debe elegirse de tal modo que perciba en buenas condiciones visuales todos los desplazamientos de las partes del cuerpo y el movimiento en su conjunto (distancia), y de tal modo que el eje óptico se encuentre en perpendicular o inclinado respecto del plano del movimiento.Hemos de tener en cuenta, además, que la dirección de la atención mediante tareas deobservación, las explicaciones sobre la estructura y la biomecánica del movimiento y lasposteriores descripciones y esquemas del movimiento –para examinar la capacidadperceptiva del alumno– aumentan considerablemente el efecto de la demostración delmovimiento.El entrenamiento de observación incluye la observación selectiva, planificada y repetidadel ejercicio de otras personas (Ulich, 1973).Así pues, una observación o contemplación casual, sin intención de ejercicio, no suponeun entrenamiento de observación (Fuhrer, 1984).La importancia del entrenamiento de observación radica sobre todo en que apoya elproceso de aprendizaje motor. En el estadio de principiantes ayuda a formar larepresentación mental del movimiento, y en deportistas avanzados precisa o consolidadicha representación. No obstante, como en la mayoría de los casos, el entrenamiento deobservación supone una indicación de valor ideal; el interés de este método deentrenamiento radica menos en la estabilización que en la adquisición y la mejora dehabilidades motoras. 27
  • 28. El entrenamiento de observación reviste una especial importancia sobre todo al inicio deun proceso de aprendizaje, pues el analizador óptico sólo interviene de forma destacadaen las primeras fases del proceso de aprendizaje, y al avanzar dicho proceso lasinformaciones visuales pierden importancia. El éxito del entrenamiento de observación esmás probable con niños en la mejor edad de aprendizaje motor, esto es, entre 9 y 11 añosde edad, utilizando la combinación de demostración/imitación.Desde el punto de vista epistemológico, el efecto del entrenamiento de observación seexplica por la vinculación del reflejo no condicionado y del reflejo condicionado originadapor la observación de un movimiento; dicha vinculación provoca a su vez determinadasreacciones, de forma que el observador está en condiciones de aprovechar para su propioproceso de aprendizaje las experiencias motoras del observado, junto con lasconsecuencias que de ellas se derivan (Volpert, 1976).El entrenamiento de observación provoca una inervación en la musculatura en la que secentra la tarea de observación; la inervación se corresponde con el ritmo de trabajo de lapersona observada. Al comparar la actividad muscular con la producida por elentrenamiento mental encontramos una Así pues, la optimización del comportamientovisual o de observación tiene lugar con el aumento de los conocimientos, lo cualcontribuye a su vez a una mayor eficacia del entrenamiento de observación.  Entrenamiento verbal (EV)Otra forma de entrenamiento aplicable sin trabajo práctico es el entrenamiento verbal.Cada demostración debe ir precedida de una información verbal para no dejar al azar lapercepción, sino para provocarla en los alumnos con la mayor intensidad sensorial(Leirich, 1973).El entrenamiento verbal es una comunicación verbal planificada, repetida y selectivaacerca del transcurso de las habilidades sensomotoras que se quieren aprender Esta 28
  • 29. pretensión da idea del alto grado de eficacia del entrenamiento de observación (Ulich,1973).Con la utilización simultánea y compleja de estrategias del entrenamiento verbal, tal comose refleja, por ejemplo, en los medios audiovisuales (película educativa).Se puede distinguir, según Ulich (1974), tres formas:1. Comunicación con otras personas.2. Comentarios durante la preparación y la ejecución del movimiento.3. Conversación consigo mismo.Estas posibilidades de entrenamiento verbal se utilizan dependiendo de la situación y delas capacidades disponibles; se atribuye una especial importancia a la tercera forma, quese expresa en órdenes dirigidas a uno mismo.  Realización y fundamentos fisiológicosLa indicación verbal del valor ideal tiene lugar fundamentalmente con métodos comodescripción, explicación, instrucción y corrección del movimiento, así como programa deaprendizaje y similares (Kremer, 1985).La explicación de los rasgos esenciales produce mejores resultados que una descripciónextensa del movimiento (Leirich, 1973).Para el entrenamiento verbal, Puni (1961) propone, teniendo en cuenta sus diferentesformas, el siguiente procedimiento:1. Exposición verbal exacta del ejercicio a cargo del profesor o entrenador (primero sedefinen los conceptos y después se amplía y se precisa su contenido).2. Creación de una primera representación mental gruesa de la técnica del ejercicio; acontinuación dicha técnica se precisa de forma constante. 29
  • 30. 3. Formulación exacta de la tarea concreta a cargo del entrenador, destacando losmomentos más importantes e intentando provocar la sensación de los movimientos.4. Repetición verbal exacta de la tarea a cargo del deportista.5. Representación mental del ejercicio mediante “comentario mental” de su ejecución,utilizando las “órdenes a uno mismo”.6. Los entrenadores informan después sobre el ejercicio.7. Realización del propio ejercicio a cargo del deportista.8. Evaluación del propio ejercicio a cargo del deportista.9. El entrenador dictamina sobre la autoevaluación indicando errores y carencias con lamayor exactitud posible, destaca los aspectos positivos y evalúa la ejecución del ejercicio yla autoevaluación del que lo ha efectuado.Los efectos del entrenamiento verbal muestran un estrecho parentesco con elentrenamiento mental. Con el entrenamiento verbal se puede constatar tambiénalteraciones de los valores del EEG e intensificaciones de los potenciales musculares en elEMG debidas al análisis y a la descripción del movimiento (Puni, 1973). Al mismo tiempo,hemos de suponer procesos comparables, orientados hacia la movilización del organismo,que se reflejan en un aumento de las frecuencias cardíaca y respiratoria y de la tensiónarterial.  Principios metodológicos básicos acerca del entrenamiento verbal:  En el entrenamiento verbal se han de tomar en consideración las capacidades lingüística y de asimilación del alumno para garantizar un entendimiento óptimo entre éste y el pedagogo. En este sentido resulta útil un repertorio léxico común en forma de expresiones especializadas, de modo que la comunicación sea rápida y clara.  En la elección de la información verbal y del número de desplazamientos (del cuerpo y de sus partes) que se quiere enseñar, hemos de tener en cuenta el estadio de desarrollo y de formación del alumno, así como el grado de 30
  • 31. complicación del movimiento. Como directrices para el número de desplazamientos (Leirich, 1973), se recomiendan dos o tres desplazamientos para las edades entre 10 y 14 años, cuatro o cinco para las edades entre 15 y 18 años, y entre seis y ocho para los estudiantes de educación física y para los deportistas.  Para elucidar la estructura dinámica del movimiento se recomienda una repetición de las informaciones verbales en forma de un discurso rítmico, que acompaña al movimiento (Fetz, 1979).  Al aumentar el nivel de las capacidades, la cantidad de información verbal se puede reducir hasta un mínimo, pues el experto, sobre la base de su propia experiencia motora, está en condiciones de indicarse a sí mismo el valor ideal de un movimiento (Mitterbauer, 1976).  Con el progreso del ejercicio puede efectuarse un cambio en el tono del discurso, pasando de un volumen alto a uno bajo y llegando finalmente a una expresión en forma de “impulsos lingüísticos interiores” (Wunderli, 1976).  HipnosisEste procedimiento no es aplicable a todas las personas, pues depende de unasensibilidad específica para la sugestión externa que aquí tiene lugar.  RealizaciónEl hipnotizador lleva al deportista a un estado próximo al sueño. A continuación se lesugieren a estas últimas instrucciones que pondrá en práctica bajo el influjo de la hipnosiso en el posterior estado de vigilia.  Posibilidades y límites en la práctica deportiva:Las medidas de sugestión hipnótica pueden influir sobre el rendimiento deportivo, sobretodo en el ámbito psíquico: en casos de miedo injustificado al fracaso, miedo ante uncontrario supuestamente más preparado, etc. 31
  • 32. En cambio, el aumento del rendimiento físico sólo resulta posible en la medida en que lahipnosis elimine en el ámbito psíquico factores de distorsión o inhibiciones que influyansobre un rendimiento potencial. La orientación consciente y la concentración sobre lacompetición no resultan posibles, pues el autocontrol está en gran medida desconectadodurante la hipnosis.Dadas las dificultades técnicas que presenta la hipnosis, sobre todo en el ámbito de lapreparación para la competición, los límites de su aplicación en el ámbito deportivosuelen ser bastante estrechos (Kemmler, 1973).  Desensibilización: Modificación sistemática del comportamiento:En el entrenamiento de desensibilización se elaboran, después de un trabajo sistemáticocon los contenidos de la competición inmediata, los factores traumatizantes individuales,hasta que vayan perdiendo poco a poco importancia en este ámbito mental y se superenlos trastornos en el ámbito de los mecanismos de regulación nerviosa (Hahn, 1972).La desensibilización fue desarrollada por Wolpe (1958), como método de terapia delcomportamiento. Sirve para eliminar o reducir las formas de comportamiento neuróticas,como, por ejemplo, el miedo como síntoma de realizaciones inadaptadas debidas aprocesos de aprendizaje “erróneos” (Kemmler, 1973).Finalmente, en el caso de la modificación sistemática del comportamiento, los ejerciciosde relajación se repiten hasta que la representación mental de la situación no provoca ya,por el efecto de habituación, reacciones de inhibición.AUTOEVALUACIÓN 1. Investigue si la desconcentración en el fútbol es por desgaste físico o deterioro mental. 32

×