Uruguay: Protesta contra el acuerdo por el proyecto
minero de Aratirí

12 Febrero 2014.Escrito por EFE e HispanTV
Centenar...
En un primer momento, el acuerdo se iba a cerrar en 2011, pero
presiones ambientalistas y políticas obligaron al Gobierno ...
contra el artículo 47 de nuestra Constitución artículo que tuvo su
génesis en la lucha popular-, y contra los preceptos co...
Denunciamos que la Ley de Minería de Gran Porte, sostén legal del
tratado de inversión con Aratirí , es inconstitucional. ...
La explotación de mineral de hierro en determinados territorios no
puede verse como una actividad aislada: a ella se enlaz...
nacional y, en tanto, el bienestar de nuestra población. Demasiado
futuro en juego para cambiar por espejitos de colores.
...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Uruguay: Protesta contra el acuerdo por el proyecto minero de Aratirí

182 views
94 views

Published on

Centenares de vecinos y activistas ambientales protestaron hoy en Montevideo contra la inminente firma de un acuerdo entre el Gobierno uruguayo y la empresa minera Zamin Ferrous que habilitará el proyecto minero de Aratirí, una gigantesca mina de hierro a cielo abierto que se ubicará en el corazón del país.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
182
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
32
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Uruguay: Protesta contra el acuerdo por el proyecto minero de Aratirí

  1. 1. Uruguay: Protesta contra el acuerdo por el proyecto minero de Aratirí 12 Febrero 2014.Escrito por EFE e HispanTV Centenares de vecinos y activistas ambientales protestaron hoy en Montevideo contra la inminente firma de un acuerdo entre el Gobierno uruguayo y la empresa minera Zamin Ferrous que habilitará el proyecto minero de Aratirí, una gigantesca mina de hierro a cielo abierto que se ubicará en el corazón del país. Ante unas inusuales medidas de seguridad, que acordonaron una cuadra entorno a la sede de la Presidencia de la República, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, expresaron su rechazo tanto al proyecto como a las formas en las que se está desarrollando la firma del mismo y alertaron sobre el daño medioambiental y la falta de beneficios reales para los uruguayos que tendrá su puesta en marcha. "Pedimos que no se firme el contrato, que se ampara en una ley inconstitucional, aprobada en el Parlamento solo con votos oficialistas y de urgencia porque la empresa minera tenía urgencia", dijo a Efe Germán Parula, de la Asamblea Pachamama Uruguay, una de las convocantes a la movilización. Según apuntó Parula, el proyecto Aratirí pretende desarrollarse en una zona "fértil y productiva" y generará unos daños "inaceptables" sin que haya nada que pueda compensar si finalmente se pone en marcha. El proyecto minero pretende invertir más de 1.000 millones de dólares en un complejo minero de 6.210 hectáreas, un mineroducto de 212 kilómetros y una terminal portuaria en el océano Atlántico para exportar 18 millones de toneladas de hierro al año.
  2. 2. En un primer momento, el acuerdo se iba a cerrar en 2011, pero presiones ambientalistas y políticas obligaron al Gobierno a modificar las leyes mineras para acomodarlas a un proyecto de una envergadura sin precedentes en el país. La nueva norma, aprobada el año pasado, establece nuevas normas de gestión ambiental y social y el aprovechamiento fiscal de las rentas obtenidas por la venta del mineral. Según el Gobierno y la empresa, el proyecto generará grandes beneficios económicos y empleo de calidad en la zona, hoy dedicada a la ganadería, y podría derivar en un incremento de la industria en el país. Sin embargo, para Parula esta capacidad de desarrollar una industria local aprovechando el mineral "no existe", ya que el país no cuenta con capacidad para hacerlo en el corto plazo, mientras que dudó de los planes gubernamentales que dicen que Aratirí dejará el 50 % de sus beneficios en el país a través de impuestos y cánones. "Es una ilusión. Las mineras en América Latina no dejan más del 20 % de sus ganancias en cánones y aquí dicen que dejará la mitad. Es sorprendente", añadió. Asimismo, también dudó de la creación de puestos de trabajo, ya que otras grandes inversiones en el país, como la planta papelera de UPM, también prometían mucho y "hoy emplean a menos de 200 personas". "No creemos en este tipo de crecimiento, y la historia de América en este sentido nos ha aleccionado bastante bien", indicó Parula. Precisamente hoy mismo el directorio del opositor Partido Nacional (conservador), se pronunció contra la firma del convenio por Aratirí, y exigió al gobierno respetar la ley y los procedimientos antes de hacer nada parecido. Documento leído en la manifestación La Asamblea Nacional Permanente expresa su categórico rechazo a la inminente firma del contrato de inversión entre la empresa Zamin Ferrous (Aratirí) y el Poder Ejecutivo. Este contrato de inversión implica la entrega lisa y llana de nuestros bienes naturales y nuestra soberanía. Representa un paso más en la consolidación de un modelo que hipoteca nuestras posibilidades de un desarrollo regional soberano. Señalamos el carácter inconstitucional de la Ley de Minería en la que este contrato de inversión se ampara, ley que atenta directamente
  3. 3. contra el artículo 47 de nuestra Constitución artículo que tuvo su génesis en la lucha popular-, y contra los preceptos constitucionales de soberanía e igualdad ante la ley. El Proyecto Megaminero, junto a la Planta Regasificadora de Puntas de Sayago y al Puerto de Aguas Profundas en Rocha, configuran una trilogía interdependiente que forma parte de un modelo continental basado en una lógica depredatoria y contaminante, que antepone los intereses del capital a las necesidades de nuestros pueblos. Nos solidarizamos con la lucha que a través de toda Latinoamérica levanta la bandera de la dignidad contra el atropello extractivista. Entendemos que no existe norma jurídica ni permiso gubernamental que pueda convertir a Aratirí en un emprendimiento aceptable. El pueblo uruguayo va a resistirlo, como históricamente resistió otros atropellos a su dignidad, aunque este proyecto obtenga para sus carpetas los más variados y coloridos sellos burocráticos. Alentamos la movilización social y popular autónoma, como forma legítima de defender nuestros bienes naturales, y llamamos a redoblar la lucha para superar de una vez el carácter dependiente de nuestros pueblos y a construir una alternativa soberana y ambientalmente sustentable. La tierra no se vende, ¡LA TIERRA SE DEFIENDE! Asamblea Nacional Permanente en Defensa de la Tierra y los Bienes Naturales Uruguay: NO a la gran minería transnacional: NO a Aratirí REDES – Amigos de la Tierra Uruguay rechaza la minería transnacional de gran escala y específicamente el contrato de inversión entre la empresa india Zamin Ferrous (Aratirí en Uruguay) y el Poder Ejecutivo, fijado para ser firmado este mes. Ese acuerdo implicaría la profundización de un modelo de transnacionalización de las principales cadenas productivas del país. 10 de febrero de 2014 Demasiado futuro en juego para cambiar por espejitos de colores. REDES – Amigos de la Tierra Uruguay rechaza la minería transnacional de gran escala y específicamente el contrato de inversión entre la empresa india Zamin Ferrous (Aratirí en Uruguay) y el Poder Ejecutivo, fijado para ser firmado este mes. Ese acuerdo implicaría la profundización de un modelo de transnacionalización de las principales cadenas productivas del país.
  4. 4. Denunciamos que la Ley de Minería de Gran Porte, sostén legal del tratado de inversión con Aratirí , es inconstitucional. Esa normativa atenta directamente contra el artículo 47 de nuestra Carta Magna. Desde la Reforma Constitucional aprobada en el plebiscito del agua hace una década con amplio apoyo popular, ese artículo establece la prioridad del uso humano del recurso agua y la gestión participativa de las cuencas hídricas, así como criterios también de participación ciudadana en materia de ordenamiento territorial. Rechazamos la minería transnacional de gran escala porque significa una grave amenaza ambiental y social para Uruguay, por sus impactos sobre suelos y agua, y el desplazamiento que conlleva de pequeños productores familiares, ya severamente afectados por el modelo del agronegocio instalado en el país. Particularmente, el proyecto de Aratirí es una apuesta inconsulta, sin dar lugar al debate nacional que requiere, y no cuenta con el aval de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA). Con la firma del acuerdo, el país daría un paso más en la primarización de su economía, al tiempo que pondría en peligro nuevamente su soberanía si a la rúbrica del contrato de inversión le sigue la ratificación parlamentaria del Tratado de Protección de Inversiones (TPI) firmado entre Uruguay e India en 2008. (Ver más información sobre este punto al final del texto). Como organización basada en los principios de la ecología social, REDES – AT lamenta que desde las autoridades del gobierno uruguayo se decida recorrer el camino de la minería transnacional de gran porte, con proyectos en manos de empresas extranjeras cuyo objetivo es sólo el lucro, con uso de químicos, abuso del agua, su consecuente contaminación y el destrozo del suelo. Asimismo, la información pública, tanto de fuentes oficiales como de medios de prensa nacionales de los últimos meses, ha dado cuenta de numerosísimos casos de pequeños productores ganaderos hostigados por la compañía Aratirí, que ha seguido la misma lógica de presión de variadas corporaciones alrededor del mundo: “divide y reinarás”. Los productores familiares que no quieren que sus tierras sean usadas para la minería ven cómo operarios de Aratirí entran por la fuerza, trabajan por las noches, perforan sus campos, generan divisiones entre los vecinos de la zona y compran apoyo. La gran explotación minera amenaza con agravar el mapa productivo de Uruguay, ya caracterizado por la extranjerización, latifundización, primarización de la economía, además de un fuerte componente extractivista (ganadería extensiva, forestación y soja). Sobran los ejemplos en América Latina de los destrozos de la minería transnacional, con corporaciones que privatizan las ganancias económicas (Uruguay agrega exoneraciones impositivas millonarias) y socializan las pérdidas ambientales y sociales.
  5. 5. La explotación de mineral de hierro en determinados territorios no puede verse como una actividad aislada: a ella se enlazan aspectos de logística (mineroducto, puerto de aguas profundas) y un gran consumo de energía, que acarrean un conjunto de impactos ambientales, territoriales y estratégicos para Uruguay. Dista de haber un debate suficientemente participativo, amplio y exhaustivo sobre estos asuntos. El pueblo uruguayo tiene derecho a ser informado y luego dar su opinión. Al tratarse de un proyecto de impacto nacional, la población tiene que ser consultada, como se estipula legalmente para los directamente afectados, en un proceso que garantice que se atiendan los aportes y preocupaciones de la gente y en el que se apueste además al intercambio de ideas a nivel nacional. No se puede exhortar a ese debate al mismo tiempo que se anuncia la firma este mes de un contrato de inversión con Aratirí, del cual se desconoce absolutamente su contenido. No es serio. Más bien se parece a un insulto a la inteligencia y el sentido común. Tampoco se puede afirmar, como se ha hecho, que el proyecto de Aratirí se realizará siguiendo estándares ambientales, cuando hasta ahora sus informes no dan ninguna garantía de ello. Por el contrario, la DINAMA ha pedido varias veces mayores y mejores estudios a Aratirí, que ha demostrado escasa seriedad a la hora de dar garantías. Lamentamos que el gobierno nacional habilite una “lógica de los hechos consumados”, con el anuncio de la firma de un contrato de inversión cuando la empresa ni siquiera terminó de presentar los estudios solicitados por la DINAMA. Reclamamos, al igual que la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), que se dejen sin efecto las instancias proyectadas para la instalación de Aratirí y se convoque sin dilaciones a un amplio y profundo debate nacional sobre las implicancias de la minería de gran porte para un proyecto de desarrollo nacional soberano e integrado regionalmente. Ese debate nos permitiría interrogarnos si esos son los cambios a la matriz productiva nacional que queremos y necesitamos para alcanzar la justicia social y ambiental. Para REDES – AT varios son los aspectos que nos llevan a rechazar la gran minería transnacional en general y el proyecto de Aratirí en particular: los impactos ambientales, sociales, el predominio en el sector de grandes corporaciones que buscan hacer negocios con escasos o nulos criterios ambientales, una economía que acentúa su producción de materias primas sin valor agregado, la lógica de especulación financiera inherente al proyecto Aratirí y una base de protección de las inversiones de privados que amenaza la soberanía
  6. 6. nacional y, en tanto, el bienestar de nuestra población. Demasiado futuro en juego para cambiar por espejitos de colores. REDES – Amigos de la Tierra Uruguay María Selva Ortiz REDES – Amigos de la Tierra Uruguay

×