1                               - En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a                                 los diez días d...
2              Estoy muy agradecida a la diputada Donda, se lo voy a decircuando llegue, en todo momento dijo que iba a ve...
3posmoderna se diferencia de la niñez que se constituye a partir del Estadomoderno en 1600, donde se decide que el niño ti...
4de calle es autónomo y es autosuficiente, es decir, no es niño. Aquí tenemosuna de las típicas paradojas de esta sociedad...
5               Esta es una investigación que se hizo con 80 chicos de todos losdistritos de las escuelas públicas porteña...
6debemos pensarlo en números. Yo les hablaba acerca de esta orfandadprofunda que está viviendo nuestra infancia y nuestra ...
7los excluidos de la calle, y a otros los excluyen totalmente de la infancia y estánen la calle. A unos los excluyen de la...
8complejiza y lentifica la inserción del niño en instituciones y familias. Elconsumo en el niño de calle es funcional a la...
9más fuerte, dentro de lo que tiene que ver con las problemáticas del consumo.En cuanto al consumo de paco, voy a describi...
10              El relevamiento epidemiológico evidentemente nos estámostrando datos -que surgen de índices probabilístico...
11              Ahora, al ver el impacto que tiene el consumo de sustancias en laemergencia hospitalaria, resulta que el a...
12200 por ciento”. Por eso tenemos que tener mucho cuidado en cómoanalizamos la información epidemiológica y creo que es i...
13              Es de una gran irresponsabilidad que un magistrado hable frentea los medios y diga: "A partir de ahora tod...
14Sra. Brasesco.- No tuve tiempo de mostrar todas las filminas que teníapreparadas, pero un tema es la extensión y otra es...
15repetiremos esta invitación también a la Sedronar y a aquellas institucionespúblicas nacionales, provinciales o de la Ci...
16ludopatía, etcétera, o si es conveniente tener un programa nacional deadicciones relacionadas a las drogas en particular...
17              Hay algo que tiene que ver con las adicciones y es quetrascienden el campo de la salud. Por eso no coincid...
18cambio, todos lloraban de alegría, los que cantaban, la orquesta y el públicopresente.              Miguel Vayo, que est...
19              Con anterioridad se había creado el CENARESO pero ¿de dóndeviene el CENARESO? De la incapacidad de contene...
20también Vicente López- y de San Martín –que es mucho más grande todavía ytiene tribunales federales, etcétera. Cada vez ...
21de Roma, logró un acuerdo general. En la década del 90 se discutió esto en elParlamento. Yo leía el diario “El Messagger...
22              Últimamente Gendarmería se usa para una huelga de fábricas degalletitas cuando en realidad el gendarme ha ...
23              Asimismo, trabajo en la Pastoral de Adicciones de la Diócesis deGualeguaychú –a la que pertenezco- y con l...
24              Me ha tocado ver varios casos de personas que recurrieron a laJusticia y lograron la ayuda y la internació...
25seamos pocos o muchos- estamos para colaborar, para que nos tengan encuenta y para alentarlas a que no bajen los brazos....
26              Ahora, nosotros le decimos a un chico que todavía no empezó aconsumir: “No consumas marihuana”. Y nos cont...
27               Tenemos que decir basta y ponernos de acuerdo. Yo no tengoproblema si me llaman para dar charlas en los c...
28tema del consumo. El caso de la provincia de Salta fue uno de los que mequedó muy grabado: un chico de cinco años –que i...
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Seminario sobre drogas   versión taquigráfica 10-05-2012
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Seminario sobre drogas versión taquigráfica 10-05-2012

312

Published on

El 10 de mayo de 2012, en la H. Cámara de Diputados de la Nación, realizamos el Seminario “Diagnóstico en materia de drogas en Argentina y reflexión sobre los nuevos paradigmas”.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
312
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Seminario sobre drogas versión taquigráfica 10-05-2012

  1. 1. 1 - En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los diez días del mes de mayo de 2012, a la hora 15 y 21:Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Les doy la bienvenida a todos. Si bienhay gente afuera, prefiero comenzar la reunión por respeto a los oradores quehan venido. Me alegro muchísimo que estén acá presentes y también que hoynos acompañen personas que han vivido en carne propia la problemática quequeremos abordar. Les comento por qué decidimos hacer este primer seminario. Porun lado, la realidad es que personalmente -no es una impresión- me estápreocupando esta tendencia a la narcocultura que estamos teniendo en nuestropaís, con una nueva forma de delincuencia que hace años atrás no veíamos. Por otra parte, se han presentado tanto en la Cámara deDiputados como en la de Senadores diferentes proyectos de ley relacionadoscon la despenalización de la droga para consumo personal, como ustedesdeben saber. Yo no soy una experta en esta temática y entonces realmente mequiero informar escuchando a personas que vivieron en carne propia esteproblema y a expertos que se ocupan del tema. Como la Comisión de Prevención de Adicciones y Control delNarcotráfico todavía no logró armar una audiencia pública, quizás paraempezar a producir material que le sirva tanto a esa comisión como a otras quedeberían tratar la temática, decidí armar este seminario como integrante de laComisión de Cultura. Quiero agradecer muy especialmente a mi asesora Mariana, quese esforzó mucho porque tuvimos que cambiar varias veces las fechas de esteseminario. Realmente el objetivo es poder informarnos y escuchar todas lasvoces, tal como les decía, porque yo personalmente no sé muy bien de qué setrata, he leído los proyectos pero no conozco las implicancias del mismo. Esteva a ser el primer seminario de una serie que queremos llevar a cabo. Tambiénqueremos invitar e involucrar a los periodistas, a personas del ámbito de laJusticia, etcétera. Espero poder reunirnos en este ámbito pero si por cualquier razónno podemos hacerlo, me comprometo a juntarnos en algún otro espacio perosiempre invitando, en lo posible, a todos los actores involucrados para debatirnuestras ideas. Me da mucha pena que, por lo que sabemos hasta el momento, elsenador Aníbal Fernández no se haya hecho presente o no haya confirmado suasistencia, más que nada porque es uno de los que públicamente estáimpulsando esta ley. Me hubiese gustado muchísimo poder escucharlo perotambién que él escuche otras versiones, porque lo que personalmente me estápreocupando -soy muy nueva en este Congreso- es que a veces es difícil poderescuchar activamente a personas que piensan distinto. Yo misma he aprendidomucho escuchando a personas que no pensaban como yo y en su momentodije: “No está mal lo que está pensando”, y he tomado algunas ideas de losdemás. Sabemos que es un tema que no es fácil.
  2. 2. 2 Estoy muy agradecida a la diputada Donda, se lo voy a decircuando llegue, en todo momento dijo que iba a venir, y me gustaría que puedaexplicar su proyecto. En especial deseo agradecer a los presentes que han llegadopuntualmente y me voy a permitir presentarles a quienes van a empezar atrabajar. Agradezco al presidente de la Comisión de Prevención deAdicciones, diputado Mario Fiad, que en la carta que nos escribe anunciandoque no puede venir dice: “Celebro que comprometa sus esfuerzos en estacausa que es de todos y que ciertamente no reconoce ideologías o diferenciaspartidarias, porque aquí la única ideología válida es defender la vida y en estoestoy convencido que todos estamos del mismo lado”. Es una pena que eldiputado no esté presente, posiblemente nos pueda acompañar en losdiferentes seminarios que realicemos. Vamos a comenzar con el primer panel sobre panorama actual delconsumo de drogas en la Argentina. Vamos a presentar a la primera oradora,doctora María Verónica Brasesco, directora del Doctorado de Psicología de laFacultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador,licenciada en Psicología y doctora en Investigación. Asimismo, es especialistaen Psicopatología de la Infancia y de la Juventud. La doctora Brasesco nos hablará acerca del consumo desustancias tempranas, datos epidemiológicos y contextualización en la culturaurbana actual. Agradezco muchísimo que la doctora esté hoy aquí porque mepregunto si como sociedad estamos maduros para analizar esta temática. Tiene la palabra la doctora Brasesco.Sra. Brasesco.- Voy a presentar algunos datos que recojo del Observatorio deDrogas de la Ciudad de Buenos Aires, de la Comisión Investigadora y de otrossitios, que son analizados tomando las bases de la Sedronar. Inicialmente voya dar una idea de dónde voy a leer los datos, el avance de la gran urbe o lasociedad urbana actual. Sabemos que el 80 por ciento de la población, sobre todo ennuestro sector, en Argentina, está en zonas urbanas y que entre el 20 y el 25por ciento de la población está en zonas rurales, entonces todos los datos quevamos a mostrar son de preadolescentes y adolescentes en contextos urbanos. En consecuencia, hay tres puntos en los que voy a marcar laniñez y las nuevas subjetividades de la infancia, que muestran la diferenciaentre lo que fue nuestra niñez y la niñez actual. El primer punto se refiere al mundo laboral actual. En el mundolaboral actual vemos que los chicos actualmente se crían solos debido alingreso pleno de la madre al mundo laboral. Hay una serie de sustitutosinstitucionales o privados que cuidan a los chicos y si no hay quien los cuide,los chicos están en situación de calle. En este sentido, vamos a ver tres investigaciones de niños que noestán en situación de calle y podremos observar la diferencia con el tema delconsumo del niño en situación de calle. Un mundo de reglas, no están con el adulto. Efectivamente no esla madre la gran trasmisora de las reglas ni el padre ni un adulto referente sinoque el chico asimila solo todo lo que es normativa frente a una pantalla, en unciber, ante un televisor y, si es un niño de calle, en la calle. Entonces esta niñez
  3. 3. 3posmoderna se diferencia de la niñez que se constituye a partir del Estadomoderno en 1600, donde se decide que el niño tiene que pasar por un períodode preparación, etcétera, es cuidado en escuelas, familias, a un mundo,actualmente en la niñez posmoderna, podemos decir a partir de los años 70,donde el niño prácticamente tiene una autosocialización. Entonces pongo un concepto que es el de orfandad de adultosreferentes con lazos afectivos, no hay una paternidad guía, el concepto quehaya un padre que le hable al hijo, los espacios de contacto padres-hijos-después lo vamos a ver en números- son breves, escasos, intermediados,además, por la tecnología. Entonces, tenemos que pensar que ya estamos inmersos y quelos niños se están criando de esta forma. Pascal, allá por el año 1500, decía "Dadme otras madres y lesdaré otras generaciones". Actualmente la situación cambió y no es la madrequien se ocupa de esto. Tendríamos que decir: "Denme otros adultos y tal vezles pueda dar otras generaciones", porque actualmente los adultos no están enla escena de crianza y guía del niño. El segundo punto es el mundo laboral. Éste es un puntoimportante que marca este estado de niñez que va a contribuir a la formaciónde una determinada subjetividad del niño y no otra, y la otra es la lógica delconsumo. Vimos entonces que el chico se cría con una lógica televisiva, quetal vez desautoriza alguna palabra dicha por el adulto de referencia -padre,madre o quien sea-, lógica que además utilizan los medios para ubicarproductos. Es la lógica del mercado. Las relaciones son evanescentes, dondeel factor determinante es la funcionalidad inmediata del objeto. Hay un trabajo muy lindo realizado en Corea, donde se hizo unestudio de cómo se publicitan los juguetes desde 1950 hasta ahora. En lapropaganda de la radio y las primeras televisiones, el mensaje era dirigido a lamadre: "Señora o señor: cómprele a su hijo este juguete y aprenderá a escribirmás rápido". Después tenemos un segundo período donde muestran el juguetey éste se mueve solo: "¡Mirá cómo camina la muñeca!", "¡El auto anda!” Yatiene personalidad propia. La tercera etapa se le dice al niño: "Andá, comprá,llamá, no te lo pierdas, no te puede faltar”. Así se divierte con este objeto deconsumo. Esta lógica del consumo, donde hay algo externo que va asatisfacer una necesidad de alegría, de paz o lo que sea, está constantementepresente en cada uno de los momentos de socialización y de formación de lasubjetividad de este niño. Los niños son el mercado al que ahora hay que dirigir el producto;son los que inciden y van a molestar al papá o a la mamá para que compren, yademás son los consumidores del futuro. Gran parte de la publicidad estádirigida al niño. El niño es el consumidor de hoy y va a ser el consumidor demañana. Hay un concepto de una psicóloga argentina, Eva Giberti, que meparece interesante para entender esto, que es el de legalidad transgresiva. Sonsituaciones paradojales y ambivalentes, donde la transgresión es uno de loscomponentes. Para pensar en estas legalidades transgresivas, qué mejorejemplo que la denominación “niños de calle”. Un niño es aquel que todavía noes adulto, es decir, aquel que todavía no es autónomo y autosuficiente. El niño
  4. 4. 4de calle es autónomo y es autosuficiente, es decir, no es niño. Aquí tenemosuna de las típicas paradojas de esta sociedad posmoderna, donde se creanlegalidades paralelas, donde la transgresión a la misma ley está contempladacomo normal y naturalizada para todos nosotros. No puede haber un niño decalle, porque si es autónomo y autosuficiente, no es niño. Pero esta legalidadtransgresiva ya nos ha traspasado: no la cuestionamos, ni siquiera lapercibimos. El tercer punto que me parece importante para entender los datosde consumo en la infancia es el imperativo de la tecnología. A partir de laaparición de la tecnología, que avanza a una velocidad increíble, se generaronnuevos parámetros de relación niño-adolescente-adulto. Primero, eladolescente le enseñó a usar el celular al papá. A mí me pasó que cuando mihijo cumplió tres años le regalaron un juguete que yo no sabía cómo hacerlofuncionar y él me dijo: "Así mamá", y tocó algo y lo encendió. Esa linealidad detransmisión de la tradición familiar del adulto al adolescente y del adolescenteal hermano menor, se ha perdido; no está más. Este abandono o esta deposición de las armas al decir: “No soymás capaz de criar” ya empezó en los años 60 o 70, cuando se crean lasescuelas para padres, los manuales de psicología evolutiva y todo aquello quedebe decirnos cómo ser padres. Esta lógica que venía desde 1600, esatransmisión de arriba hacia abajo, se había roto y empezábamos a transmitir entransversal, entre distintas generaciones. Y todo sucedió muy rápido. Nuestra cabeza es más lenta paraasimilar estos cambios culturales tan fuertes que se produjeron en relación conla niñez. Este cambio dejó insuficientes las categorías de educador yeducando. La escuela está en crisis. Tal vez un alumno llega más rápido a larespuesta sólo con un aparatito sentado en su banco, haciéndole pasar un malmomento al docente. Esta es otra lógica que empieza a romperse, para la cualtodavía no hemos sido capaces de adecuar sistemas educativos o de crianzade los niños. Se incorporan los conceptos de analfabeto digital -que es la genteya mayor en general, o la gente que no tiene acceso a tecnología porpertenecer a una clase socioeconómica muy baja-, migrante digital -que somostodos nosotros, los aquí presentes- y nativos digitales, que son los niñosactuales hasta los adolescentes de 20 años. Entonces, este mundo laboral cambiado, la lógica del consumo yla inclusión en la vida de las nuevas tecnologías como la forma naturalizada desocializar a los chicos ha avanzado y ha propuesto una realidad a la cual nohemos podido adecuarnos con respuestas de otro tipo. Voy a presentar una investigación que realizó recientemente elObservatorio de Drogas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde seven dibujos de chicos de 12 años, es decir, preadolescentes, a los que se lespide que se dibujen divirtiéndose ahora y también a los 16 años. Podemos ver el dibujo de un chico donde está jugando, a los 12años, y en otro dibujo, a los 16 años, está con una botella y un cigarrillo en lamano. Aquí también tenemos otro nene que se dibuja jugando a la pelota a los12 y se dibuja con un cigarrillo. Esto muestra cómo esperan divertirse, es decir,la emoción correspondiente al momento de ocio va a estar dada por elconsumo.
  5. 5. 5 Esta es una investigación que se hizo con 80 chicos de todos losdistritos de las escuelas públicas porteñas, es decir que la población es bientransversal, y lo interesante es que sobre los 80 dibujos sólo dos niños no sedibujaron divirtiéndose a los 16 años con alcohol. Aquí hay otro dibujo sobre cómo piensa divertirse a los 16 años, yestá la botella encima de la chica, y están teniendo sexo. Es decir, el alcoholasociado a la sexualidad, el alcohol como el gran bien que nos va a permitir elpaso a la adultez. Siempre hubo ritos de pasaje para que el niño dijera: "No mecrean más un niño; soy un adulto". Por muchos años ese pasaje fue elcigarrillo; ahora es el alcohol. Otra de las cosas interesantes que surgen de este trabajo es quecuando se le preguntan si toman alcohol, ellos dicen que no. Cuando se lespregunta a qué edad van a tomar, todos contestan que van a tomar entre los 14y los 16; fuertemente la media es los 15 años. Y es verdad que a los 15 todosestán tomando alcohol. Es decir, a los 12 años el chico ya está esperando seradulto, y va a ser adulto con alcohol; algunos le suman el cigarrillo, otros, sexo. Aquí hay otro dibujo donde hay otra situación también bien disparde un juego de niños a los 12, y el intercambio de alcohol a los 16. El alcoholes el tema central en todos los dibujos, lo que va a caracterizar el pasaje a laadultez. En cuanto las figuras de referencia, en general estándesdibujadas en los chicos. El consumo de alcohol da un beneficio al adulto:divierte, es lindo, alivia, despreocupa, disimula. O sea que la renuncia a lapropia capacidad subjetiva de revertir un estado emocional negativo o generaruno positivo está dada por hecho; esto se va a lograr con alcohol. No hay diferencias de género en la edad de inicio; mujeres yvarones empiezan generalmente a los 14 años, pero todavía se sanciona másel consumo de las mujeres. Si el chico está borracho, no hay problema, perouna chica borracha, toda vomitada, queda fea, decían. Es decir que la sanciónpor género todavía es más pronunciada hacia la mujer, pero no está mal vistala borrachera sino ciertos actos degradatorios de la persona que conlleva elhecho de estar borracho. Por un lado tenemos a los chicos de 12 años esperando elingreso a la adolescencia para empezar a consumir mucho alcohol. Este es un estudio que se hace partiendo de la base de laSedronar en Ciudad de Buenos Aires y se analiza cuáles son los factoresprotectores, qué está asociado a determinados consumos y qué no. Entonces, se buscaba el conocimiento de los padres, cruzar lasvariables qué consume y cuánto con si los padres conocen lo que hacen en elcolegio, si los padres conocen a los amigos, si los padres conocen losprogramas que ven en televisión. Inclusive hay preguntas como cuántas vecescomen juntos, si saben cuáles son los lugares de salida y los amigos del hijo.Estas son las variables por las que se va cruzando el estudio. Esto es interesante porque tenemos un 34 por ciento, que esmuchísimo. Pensemos que esta investigación es una muestra probabilísticabasada en los 90 mil alumnos secundarios de la Ciudad de Buenos Aires,colegios públicos y privados, como una muestra representativa. En el 34 porciento de los casos -alrededor de 25 o 26 mil chicos- los padres no sabendónde están cuando no se encuentran en casa. La cifra es grande porque
  6. 6. 6debemos pensarlo en números. Yo les hablaba acerca de esta orfandadprofunda que está viviendo nuestra infancia y nuestra adolescencia que es muygrande en números porque está dando cuenta de esta falta de relaciónafectuosa y guía en 30 mil chicos. Estamos hablando de los que teóricamente están más protegidosporque todos ellos están en la escuela secundaria. No estamos tomando todoel grupo, que no son niños trabajadores o que directamente quedan en calle. Más de la cuarta parte no controla los horarios de llegada de losestudiantes. El 60 por ciento no conoce los amigos de los hijos, el grupo depares. En este cuadro un dato importante es que el padre no sepa qué mira entelevisión o en Internet su hijo y que no sepa quiénes son sus amigos, por loque no tiene idea de cómo se está socializando y creciendo y cómo se estáconstituyendo la subjetividad de su hijo. Este otro dato es interesante: un 15 por ciento solamentecomparte la mesa familiar tres días o más a la semana. Fíjense, 15 por cientosobre 90 mil chicos. Tenemos que 15 o 16 mil chicos sobre 90 mil comen todosjuntos sentados a la mesa. Además, de esos 15 mil seguramente la mitad miraTinelli u otros programas en el momento de la cena, no importa, pero por lomenos se juntan. El resto ni siquiera se junta, come en su pieza, etcétera. Pensemos que hay que trabajar con las familias, pensemos cómoestá funcionando la familia posmoderna en la gran urbe hoy, como paraanalizar también cosas reales y posibles. Entonces, vimos factores de protección, porque después vamos acruzar estos datos con los chicos que declaran consumo en forma anónima. Claramente son factores protectores los que siguen al hijo ytienen una idea del hijo en la escuela, afuera de la escuela y en la casa. Si lospadres no están muy involucrados, esos chicos sí son los que consumen.Entonces, cuando los padres saben dónde están sus hijos, la prevalencia delconsumo de drogas legales e ilegales, alcohol e ilegales, disminuye. Alcohol: 68 por ciento -68 sobre 100- consume alcohol y estamoscon chicos de 13 a 17. Salta a 78 por ciento, 10 puntos más, cuando el padreno tiene esta cercanía. Con respecto a la cocaína, salta en forma brutal. Da 2 por cientocuando está acompañado por los padres, cuando los padres acompañan lavida de ese hijo, saben dónde está, etcétera, y 20 por ciento en los casos enque los padres no saben nunca o casi nunca dónde están. Cuando uno cruza los datos de los chicos, que son miles, quedijeron: “Yo no como en casa con mis padres, no saben quiénes son misamigos, no saben a dónde salgo de noche”, el consumo de cocaína se va del2,7 al 20 por ciento. Después tenemos otros detalles con respecto a la marihuana. Loschicos cuyos padres siguen los programas de televisión, discuten, saben conqué se están instruyendo y con qué se está nutriendo, el consumo demarihuana es del 12 por ciento y del 22 por ciento cuando no conocen.Fijémonos como son muchísimas las variables. Entonces, está la familia fragmentada, segregada, los chicoscriándose solos frente a una pantalla, porque esta sociedad a algunos losexcluye de las calles. En las calles no hay más plazas donde jugar, en lascalles hay autos y parquímetros y además en la calle no se puede estar porquees peligroso, hay que estar en casa encerrado todo el día. Ese es el grupo de
  7. 7. 7los excluidos de la calle, y a otros los excluyen totalmente de la infancia y estánen la calle. A unos los excluyen de la calle y a otros los condenan a la calle. Observen también cómo la amistad de los hijos es otra variablefuerte. Fíjense que el alcohol llega cierto momento donde se transversaliza:“nos vamos a divertir consumiendo alcohol”, entonces tengas o no cercanía contus padres más del 70 por ciento va a consumir alcohol. Pero con las ilegales sívamos a ver cómo, si el padre sabe quiénes son los amigos, tiene una relaciónafectiva o de conocimiento con los amigos, hay un consumo de marihuana decasi el 13 por ciento y si está alejado del mundo del hijo, hay un 31 por cientode consumo.Los valores también son notables y así con las otras cuestiones. Fíjense quepasta base va de 1,7 al 4,8, si bien es una población en la que estamostomando alumnos secundarios, que se llama población protegida, dondetenemos el menor consumo de paco pero igual triplica cuando hay estadesconexión. Van a ver que se repite del mismo modo con todas las preguntasque se hicieron y con todas las dimensiones; no los quiero aburrir. Ahora viene el otro gran grupo con el cual hizo el Observatorio dela Ciudad el primer estudio cuantitativo sobre el consumo, porque hasta ahorahabía estudio cualitativo sobre el consumo en los chicos. Se usó la operativaque utiliza Brasil para los estudios cuantitativos en los chicos de calle queconsumen drogas en las grandes ciudades. También vemos que los 14 años es para el chico escolarizadoque va al secundario el momento del ingreso masivo al consumo en legales eilegales, para los niños de calle el momento del ingreso masivo al consumo sonlos 10 años, 4 años por debajo. Es muchísimo. Nosotros tenemos en este gráfico 100 chiquitos de calle entre 7 y13 años, después vamos a publicarlo así ven la proporción por cada uno: el 88por ciento consumió cerveza, el 72 por ciento, marihuana, que es la droga másfuerte que se consume en calle, es barata, de fácil acceso, quita el hambre, esuna droga funcional para quien está en la calle y tiene que soportar frío,etcétera. El 64 por ciento, paco; pegamento, el 68 por ciento; solvente, 19 porciento; y los 10 años como edad de inicio. Tenemos la edad clue, la edad clave,en escolarizados a los 14 y en niños de calle a los 10. Entonces, en los niños de calle, esto es interesante porque elestudio muestra a qué edades fueron a la calle, por qué motivos, etcétera, el 72por ciento empieza a consumir. O sea que tenemos que solamente el 28 porciento consumía antes de abandonar el grupo familiar. Es más, la llegada acalle del chico es el ingreso inmediato y rápido en un consumo acelerado y muypeligroso. Esto es interesante: no piden ayuda en hospitales, etcétera, solostratan de dejar cuando quieren dejar. Y esto es interesante porque también seles preguntaba qué hace el consumo y ellos no sabían que hacía mal. Decían:“Me divierte, me relaja, me saca el hambre, me desinhibe”. El 21 por ciento diceque les hace mal porque les hace doler la cabeza o les da tos. El 29 por cientono sabía ni les importaba si les hacía mal porque era la forma de estar bien, yotros decían que consumir no afecta el cuerpo. Piensen que son chiquitos conniveles de escolarización básicos, analfabetos o pseudoanalfabetos, o sea quelos factores de protección son mínimos en todo sentido. Entonces, los chicos decían que el consumo de paco en laranchada es el que introduce las variables de mayor violencia entre ellos,
  8. 8. 8complejiza y lentifica la inserción del niño en instituciones y familias. Elconsumo en el niño de calle es funcional a la vida de calle.A esta paradoja transgresiva, como dice Eva Giberti, de ser niño de calle, queen realidad es un adulto que se autosatisface y autodetermina, con el nombrede “niño”. Los estados paradojales enferman y este es un caso claro y típico.(Aplausos.)Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Quiero agradecer la presencia de laseñora diputada Elsa Álvarez. A continuación hará su presentación el licenciado Roberto Canayy luego abrimos un espacio para preguntas o comentarios, antes de pasar alsegundo panel. Roberto Canay es licenciado en Psicología. Realizó una maestríaen Salud Mental Comunitaria y un posgrado en Gobernabilidad y GerenciaPolítica. Es miembro fundador y director del Instituto de Investigación enEpidemiología Comunitaria y Salud Mental de la Universidad del Salvador. Ensu trayectoria se encuentra ser miembro de grupos de expertos del Plan Nacer,del Ministerio de Salud de la Nación Argentina en la problemática del consumoepisódico excesivo de alcohol. Actualmente es director del Observatorio dePolíticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la CiudadAutónoma de Buenos Aires.Sr. Canay.- Voy a presentar algunos datos para poder pensar juntos lasituación epidemiológica respecto del consumo de sustancias en la Ciudad deBuenos Aires. En el año 2007, con un fuerte consenso entre el Frente para laVictoria y el PRO, se sanciona en la Ciudad de Buenos Aires la ley 2.318 queda soporte a la creación de un área que se ocupa de la problemática deadicciones en la Ciudad. El área se pone en marcha en diciembre 2007, cuando MauricioMacri asume la gestión; empieza como una coordinación y luego pasa a seruna dirección general. En ese momento nos toca armar el Observatorio de Drogas, quetiene una función muy importante en todo lo que tiene que ver con políticaspúblicas de adicciones. Allí es fundamental todo lo que tiene que ver coninformación epidemiológica, tanto cualitativa como cuantitativa, porque paradefinir políticas públicas necesitamos tener diagnósticos claros, y para poner enmarcha políticas públicas, destinar fondos y ejecutar proyectos necesitamostener herramientas para evaluar lo que vamos haciendo y lo que vamodificándose en la marcha. Empecé a trabajar con un grupo de colegas, donde tambiénestaba la doctora Brasesco. Cuando comenzamos con el Observatorio deDrogas de Nación el doctor Grimson estaba al frente del SEDRONAR. Toda Lo que tiene que ver con el consumo de sustancias lo vamos afocalizar en dos grandes problemas. El primero es el CEEA, que es el consumoepisódico excesivo de alcohol. El otro es el tema del paco. Al primero, lo vamos a considerar por su magnitud. Cuando reciénla doctora Brasesco hablaba de la infancia y la adolescencia se refirió mucho altema del alcohol, y la problemática del consumo episódico excesivo por sumagnitud y por el impacto en sistema socio sanitario, es tal vez el problema
  9. 9. 9más fuerte, dentro de lo que tiene que ver con las problemáticas del consumo.En cuanto al consumo de paco, voy a describirlo por la severidad. Magnitud y severidad son dos conceptos epidemiológicosclásicos: uno tiene que ver con el volumen y la cantidad de personas que seven afectadas por una problemática, la otra tal vez no hace referencia a grancantidad de personas pero el nivel de daño es tan fuerte que por eso elconcepto es el de severidad. Voy a empezar describiendo el problema del consumo episódicoexcesivo de alcohol. Esta definición fue una elaboración conjunta querealizamos con un grupo de profesionales con el que venimos trabajando en eltema, convocados por el Plan Nacer, que es un programa que lleva adelante elMinisterio de Salud de la Nación con fondos del Banco Mundial. Como esteprograma está extendiendo la cobertura hasta los 19 años se empieza a ocuparde la problemática del consumo episódico excesivo de alcohol. Se convocó a un grupo de personas que venimos trabajando en eltema y llegamos a consensuar esta definición que está en la transparencia, lacotejamos con la Organización Panamericana de la Salud y a partir de allíempezamos a trabajar con un material para médicos y hospitales de todo elpaís, para que se puedan incorporar en la prestación del Plan Nacer. La definición dice que el consumo episódico excesivo de alcoholes la ingestión patológica de gran cantidad de alcohol. Hay una medida quetiene consenso internacional que es el equivalente a 70 gramos de alcohol puro-para que tengamos una idea, eso es aproximadamente un litro de cerveza- enuna sola ocasión o en un período corto de tiempo, al menos una vez al mes.Esta práctica se registra con mayor frecuencia durante los fines de semana enescenarios nocturnos, por fuera del campo de la alimentación y del ámbitofamiliar, siendo su motivación principal la búsqueda del estado de embriaguez.Este tipo de consumo produce significativas alteraciones del comportamiento ydel estado de conciencia, ocasionando daños en el individuo que ingiere lasustancia, además de efectos socio-sanitarios negativos. Esta definición la vamos a tomar como referencia para pensaralgunos datos. No se asusten por la cantidad de números. Desde elObservatorio relevamos información periódicamente sobre cómo está laproblemática del consumo en la población de la Ciudad. Dentro de eserelevamiento hacemos foco en diferentes puntos. Uno de ellos tiene que vercon las modalidades y las formas respecto al consumo de alcohol. Hicimos una indagación de acuerdo con la graduación alcohólicade las bebidas, y este es un patrón que se repite en todas los países de laregión, es decir, todos miden de la misma manera. Eso es lo que nos permitepoder hacer comparaciones con otros países y otras ciudades. Preguntamos acerca del consumo de cerveza entre semana,según sexo y edad. Tomando como referencia la medida de abuso quedestacamos en la transparencia anterior, tenemos que entre semana elconsumo abusivo es marcadamente mayor entre los varones que entre lasmujeres; que el consumo abusivo está cerca del 8 por ciento y que se centrabásicamente en las franja etaria que va de los 19 a los 25 años. Estamoshablando de prevalencia de abuso entre semana, es decir, de lunes a jueves.Cuando analizamos lo que ocurre el fin de semana, vemos que lo que antesera un 8 por ciento sube a casi un 30 por ciento. Vemos también que las diferencias por género se achican, pero lomás significativo es que las franjas etarias descienden marcadamente.
  10. 10. 10 El relevamiento epidemiológico evidentemente nos estámostrando datos -que surgen de índices probabilísticos, con instrumentosvalidados- que reflejan bastante lo que estaba describiendo la doctoraBrasesco. En el año 2010 también hicimos un estudio para analizar larelación entre la accidentología de tránsito y el consumo. Antes expliqué cómo durante el fin de semana el consumoepisódico excesivo de alcohol realmente es una problemática grave. Tambiénobservamos el total de los accidentes de tránsito, hicimos un relevamiento y uncorte para analizar el tipo de vigilancia epidemiológica y censamos todos losaccidentes de tránsito en zonas delimitadas, para esto tuvimos colaboración delárea de tránsito y de AUSA, la concesionaria de las autopistas. Vimos que conalcoholemias positivas, el 21,05 por ciento del total de los accidentes detránsito presentaban algún consumo de alcohol. Esta medida en realidad tiene bastante sintonía con lo que pasaen la mayor parte de las capitales de otros países, ronda siempre entre el 20 yel 25 por ciento el total de accidentes que tienen registrado consumo dealcohol. Pero lo que nosotros destacamos acá era algo interesante paraempezar a meternos en el análisis más profundo del tema y tiene que ver conque del total de ese 21,05 por ciento casi el 90 por ciento son consumos pordebajo de lo que la ley vigente considera como punitivo en el control dealcoholemia. Acá empieza a jugar algo que es importante, el tema de lapercepción del riesgo. ¿Por qué la mayor parte de los accidentes, casi el 90 porciento, son por consumos por debajo de 0,5 miligramos de alcohol en sangre,que es cuando hay punición en el consumo de alcoholemia? Porquegeneralmente cuando uno supera los 0,5 miligramos de alcohol en sangre nomaneja o alguien maneja por uno. Siempre me decían: si un amigo está en una fiesta, tomó de más,está notablemente alcoholizado y te pide que le prestes la llave de tu auto paravolver a su casa, seguramente no se la vas a prestar porque está visiblementeen estado de ebriedad. Ahora bien, cuando tomó un poco de más, no lo registray cree que puede manejar, ahí es donde se da la mayor parte de laaccidentología. Entonces hay un tema que empieza a tener importancia que esla percepción del riesgo y las medidas de consumo que son toleradassocialmente. Esto nosotros también lo medimos todos los años con unrelevamiento en grupos de hospitales de la Ciudad de Buenos Aires y vemoscómo impacta el tema del consumo en la emergencia hospitalaria. Tenemosque el 33,6 por ciento de las consultas de emergencia está vinculado conconsumo de sustancias. Entonces, claramente volvemos a identificar las franjasetarias predominantes, cuando hay consumo, las franjas etarias se muevenentre los 16 y los 25 años, y tenemos entonces una media de relación entre lallegada a la guardia y el consumo de sustancias de cerca del 10 por ciento. Lamedia nacional es de alrededor del 8 por ciento. Con esto vemos cómo lo que analizamos en la primera filmina,con datos de importancia en cuanto al consumo episódico excesivo de alcohollos fines de semana, está claramente afectando a los sectores más jóvenes yrealmente se nota que tiene un impacto fuerte en el aparato socio sanitario.
  11. 11. 11 Ahora, al ver el impacto que tiene el consumo de sustancias en laemergencia hospitalaria, resulta que el alcohol básicamente es la sustancia quemás presencia tiene, solo o asociado con otras sustancias. Cuando indagamos los motivos de consulta, de llegada a laemergencia, vemos cómo se destacan claramente los accidentes de tránsito,confirmando lo que veíamos en el relevamiento que hicimos de asociaciónentre accidentes y consumo y las situaciones de violencia. En las situacionesde violencia es mucho más fuerte. La mayor parte de las situaciones de violencia que llegan comopolitraumatismos, heridas cortantes, que se registra en la estadísticahospitalaria, están asociadas al consumo de alcohol y, como veíamos antes,las franjas etarias más afectadas son los jóvenes entre 16 y 25 años. Hasta aquí un breve diagnóstico de lo que es el consumo dealcohol. Como dije al principio, quiero brindar algunos datos sobre el paco.Aquí están las cifras de la Ciudad de Buenos Aires, no se ve elencabezamiento pero es población general en Ciudad de Buenos Aires. Si unomira el porcentaje podría decir que el 0,8 es poco pero, como mencionabaantes, el concepto de severidad en epidemiología nos habla de que tal vez enla representación de la población no es tan grande el volumen pero el daño esmuy fuerte y la población afectada generalmente es la más vulnerable,entonces para nosotros esta es una prioridad desde la política pública. Ahora si nosotros en este 0,8 por ciento vamos haciendo foco, porejemplo si cortamos por comunas –aquí se muestra un relevamiento deestudiantes de educación media de la Ciudad de Buenos Aires-, con unamuestra probabilística representativa de todos los estudiantes de educaciónmedia de la ciudad, vemos cómo empieza a cambiar el foco y tal vez en lascomunas del sur vemos que sube el consumo pero lo que también queda claroes que afecta a todas las comunas. Por otro lado, quiero agregar un tema más. La Ciudad de BuenosAires, a partir de esa ley que mencionaba, crea la dirección y ella brindaatención y tratamientos en torno a las adicciones. Cuando se pregunta sobre ladroga que motiva el tratamiento, claramente la mayor parte refiere que es elpaco, por eso tenemos que hacer varias lecturas de ese 0,8 por ciento.Realmente creo que es importante no quedarnos con las primeras impresiones. Un dato importante: del total de las personas que llegan a laconsulta, el 75 por ciento no consumen solo una sustancia sino que consumende todo y acá hay un primer tema que voy a retomar después para ver puntosde contacto entre el consumo episódico excesivo de alcohol y el problema delpaco. Hay algo que quiero mencionar respecto del tratamiento del temapor los medios. Nosotros hacemos un relevamiento de todas las noticias queaparecen en los medios respecto de las adicciones. Durante el año 2010hicimos un relevamiento y vimos cómo el paco tiene más presencia en losmedios que en la población. Por otro lado, aparece siempre en las noticiasvinculado con temas que tienen que ver con pobreza, villas y delitos. Los medios también tienen una influencia fuerte en la opiniónpública y de esta manera pasan cosas como éstas. Este es el estudio deSedronar, a nivel nacional, el último que se hizo en población general enconsumo de paco, que da el 0,4 por ciento. Sin embargo, cuando se publicaesta nota en “Clarín” sale con el siguiente titular: “El consumo de paco creció el
  12. 12. 12200 por ciento”. Por eso tenemos que tener mucho cuidado en cómoanalizamos la información epidemiológica y creo que es importante generarinstancias de análisis y reflexión para poder, a partir de ahí, bajar a políticaspúblicas. Ahora bien, ¿qué es lo que pasa con esto? Nosotros tenemos dosproblemas. Por un lado, esto se repite en la mayor parte de los centrosurbanos. Nosotros también hemos trabajado y hecho relevamientos en elinterior del país y la situación en muchos lugares es diferente. Sí se sostiene laproblemática del consumo episódico excesivo de alcohol, eso es común a todoel país. Con el tema del consumo episódico excesivo de alcohol, elproblema más importante es la naturalización, lo cual no nos permite identificarun problema que realmente es grave, como podemos ver en los registros quemostramos. Respecto del tema del paco, el tratamiento de los medios ydeterminado tipo de lecturas hacen que se genere una alarma y se estigmaticeel problema. La problemática del paco y de las adicciones en general es muycompleja; y como sucede con todo problema complejo, tenemos que abordarloen la medida de su complejidad. El problema del paco no es solamente untema de droga. Hasta que desde la política pública no entendamos eso vamosa estar siempre, desde las diferentes áreas gubernamentales, tirando elproblema hacia otro lado. Como el tema es complejo nos exige abordajes complejos, nosólo desde el Estado. Debemos trabajar todos juntos. Un problema complejoexige diálogo, consenso y articulación. Hay un investigador del CONICET llamado Hugo Míguez, que envarios trabajos habla del problema del alcohol como droga dura. Muchas veceshabrán oído hablar de que hay drogas blandas y drogas duras. La mayor partede la gente que se dedica a trabajar desde hace años la problemática delalcohol siempre dice que hay un determinado tipo de consumo al que llaman detipo farmacológico y un consumo más vinculado a la dieta alimentaria o a unacuestión más social. Pero lo que determina ese consumo de tipo farmacológicoes la clara intención de alterar el estado de ánimo, que incluso modelaconducta en la adolescencia más temprana. A eso se refiere Hugo Míguezcuando dice que el consumo de alcohol funciona como droga dura y se vinculadespués con otro tipo de consumo. Como veíamos, el 75 por ciento de la población que recibimos entratamiento consume de todo. El consumidor de una droga sola es unaabstracción. La mayor parte de la gente que tiene problemas de adicciones sonpoliconsumidores. Como vimos anteriormente, las representaciones sociales y losmedios influyen mucho en cómo se posiciona una sociedad frente a esteproblema, y eso nos exige ser muy claros y a la vez, responsables. Analizando el rumbo que están tomando las diferentes políticas enla región, vemos que hoy en día hay consenso en que no es bueno criminalizarni penalizar al consumidor ni al adicto. En general todo el mundo está deacuerdo con eso. Pero lo importante es cómo se trata esto y cómo secomunica.
  13. 13. 13 Es de una gran irresponsabilidad que un magistrado hable frentea los medios y diga: "A partir de ahora todos podemos tener nuestra plantita".Eso tiene un impacto, porque el medio genera posicionamientos sociales. Eneso tenemos que tener mucho cuidado, y éstas son las discusiones que sevienen. Reitero, no creo que sea bueno penalizar a un consumidor ni a unadicto, pero me parece que hoy en día tenemos una gran oportunidad de tenerun debate serio y profundo sobre este tema. Aquí lo importante es encontrar losgrises, pero para eso tenemos que tener un debate realmente participativo;tiene que haber discusión y tiene que haber consenso. Creo que en muchascosas estamos todos de acuerdo: lo que nos interesa es que la gente esté bien. Espero que el tratamiento del tema no sea una cuestión debandería política, de ver quién le gana a quién. La mayoría de los diferentesproyectos de ley que andan dando vueltas tienen cosas rescatables y otras quese pueden ajustar, pero lo que debemos cuidar es que el tema se debata seriay profundamente. Cuando nos polarizamos evitamos el debate. Si uno dice queestá a favor o en contra de la despenalización es lo mismo que nada, porqueahí no hay debate, no se profundiza, no se analiza. Por eso me parece queesta es una oportunidad importante para poder debatir profundamente. Tanto en el Senado como en la Cámara de Diputadosactualmente hay muchos ex ministros de Salud, con lo cual creo que eldiscurso de la salud pública tiene que estar presente. La Comisión de AcciónSocial y Salud Pública tiene que estar muy presente en el análisis y tratamientode los diferentes proyectos de ley. Alguna vez he tenido alguna charla con algún magistrado y medecía: "La verdad es que yo a veces fumo un porro y no pasa nada". Enrealidad, el concepto de salud pública implica pensar en todos, no en laexperiencia de uno. A veces se piensa en determinadas acciones desde ciertaclase media intelectual urbana, y creo que tenemos que pensar sobre todo enlos sectores más vulnerables. Si analizamos las estadísticas del Ministerio de Salud o de laOPS, vemos que donde más impacto tiene cualquier problema de salud es enlos sectores más vulnerables, porque es donde hay mayores problemas deaccesibilidad al sistema. Por eso creo que es muy importante que el discurso de la saludpública esté presente en el debate, esa salud pública que viene del legado deRamón Carrillo, aquel ministro de Perón que sobre todo destacó el tema de laaccesibilidad y la equidad en las políticas públicas de salud. Si no ponemosestos ejes en el diálogo vamos a perder una importante oportunidad de tocar eltema en serio. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Vamos a dar lugar a las preguntas quedeseen formular a los panelistas.Sr. Gil.- Soy Darío Gil, del despacho de la diputada Bertol. En relación con el consumo de paco, llama la atención la rapidezcon que produce efectos en sus consumidores, que no son los mismos queproducen la marihuana u otras sustancias que quizás son más socialmenteaceptadas. No es lo mismo un consumidor de marihuana que uno de paco, encuanto a sus efectos y repercusión a nivel social.
  14. 14. 14Sra. Brasesco.- No tuve tiempo de mostrar todas las filminas que teníapreparadas, pero un tema es la extensión y otra es la severidad de esaextensión. En realidad, no es tan así porque, por ejemplo, cuando se cruzarepitencia con consumo de drogas llamadas blandas como marihuana, setriplica el consumo. Entre los consumidores de marihuana tenemos repetidoresde dos años y de tres años, y entre los no repetidores, el consumo bajamuchísimo. ¿Cuáles son los efectos? Las drogas son psicoactivas, producenalteraciones del psiquismo. Hasta los 15 o 16 años, momento en que sealcanza la inteligencia abstracta, los chicos están en el pleno desarrollo de susfunciones cognitivas. Entonces, la alteración de la atención sostenida, laatención simultánea, la memoria mediata e inmediata y todo lo que lassustancias psicoactivas modifican produce siempre un efecto. Por eso que estan fuerte la asociación entre consumo y repitencia, por ejemplo. El paco es una droga muy dañina, los chicos de calle queconsumen dicen: “Toso, estoy flaco, etcétera”. También el impacto es mayor-como decía recién el doctor Canay- por el nivel de accesibilidad, cobertura,alimentación, horas de sueño, etcétera, si estoy en calle hace que miorganismo se degrade más rápido y todo se complejice más rápidamente.Además, se trata de un organismo que está en crecimiento porque un chicocrece hasta los 18 años. Entonces, el doctor Roberto Canay decía que nos focalizamos enla extensión o en la severidad. Es muy complejo y no podemos perder de vistaninguna de las dos situaciones, no podemos hacer una política para el paco.Sr. Canay.- Cuando mencionaba esa ley me pareció interesante el consensoen la Ciudad de Buenos Aires y cómo trabajaron juntos los diferentes sectorespolíticos. Hay una definición de la problemática de adicciones: es complejay multidimensional, y una política pública debe contemplar esto. Nosotros nodebemos dejar a nadie afuera. Hay una gran deuda que tenemos como país: nosotroscarecemos de un plan nacional y me parece que es fundamental tener un plannacional que marque los lineamientos de una política de Estado, un planconsensuado entre los diferentes sectores políticos y entre todas lasorganizaciones, que sea bien participativo, como lo tienen muchos otrospaíses. Me parece que es importante generar el espacio para que la Argentinacuente con un plan nacional y me parece que es una tarea de todos trabajarpara eso. Creo que en este momento la nueva gestión que arrancó enSedronar –digo esto por algunos contactos- tiene la intención de poder trabajaren esto. Me parece que es tarea de todos poder hacer fuerza para querealmente sea participativo y partir de consensos a fin de que tenga fuerza depolítica pública. Si no, como todo, dura un período y después se acaba.Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Quiero aclarar que nosotros invitamos aeste seminario a funcionarios de la Sedronar de forma oficial pero no hanpodido o no han querido concurrir. Quería comentarlo porque hemos estado encontacto con ellos solicitando que vinieran. Esperamos que puedan estarpresentes en algunos de los otros seminarios que hagamos, de modo que
  15. 15. 15repetiremos esta invitación también a la Sedronar y a aquellas institucionespúblicas nacionales, provinciales o de la Ciudad de Buenos Aires que quieranvenir y participar. Digo esto porque yo había preparado preguntas en cuanto asi había algún plan nacional, quizás apalabrado o en los hechos. Ahorasabemos que no y que es realmente lo que hay que hacer.Sra. Villafañe.- Si me permite, señora presidenta, quiero informar que elMinisterio de Salud de la Nación, cuenta con la Dirección Nacional de SaludMental y Adicciones y que dentro de esa Dirección funciona el programanacional de prevención y lucha contra el consumo excesivo de alcohol. Es unprograma que comienza a funcionar a propósito de la reglamentación de la ley24.788, que reglamenta en el año 2009 la doctora Cristina Fernández deKirchner. Lo vamos a enviar y a poner a disposición de los panelistas. Desde allí estamos elaborando políticas públicas que tienen quever con el abordaje integral de esta grave problemática, no solamente elconsumo de alcohol sino también lo que tiene que ver con otras drogas. Loponemos a disposición de todos ustedes. El otro día estuvimos en la presentación del libro, la licenciadamostró un espléndido trabajo, y también pusimos a disposición todo lo quedesde allí venimos trabajando hace tres años.Sr. Canay.- Me parece muy importante comentar que cuando se reglamenta laley, el Ministerio de Salud de la Nación nos convocó a todos a opinar, a aportar,etcétera. Ello me parece un muy buen ejemplo de cómo deberíamos seguirtrabajando.Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Les agradezco la presencia y megustaría convocarlos también si hacemos otro seminario porque uno de lostemas que se tocó acá es cómo se transmite esto en los medios. Creo que ahíhay una cuestión que hay que tomar en cuenta y con la experiencia queustedes tienen en estos programas sería interesante que se puedan sumar.Sra. Villafañe.- También para aportar datos epidemiológicos de las provinciasy localidades porque nuestra tarea se desarrolla fundamentalmente enterritorio, recogiendo los datos en las comunidades y coinciden justamente conlo que están hablando los panelistas.Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Muchísimas gracias por la aclaración.Sra. Asesora.- El diputado Mario Fiad es presidente de la Comisión dePrevención de Adicciones y Control del Narcotráfico de la Cámara deDiputados y yo soy su asesora. Quiero aclarar que llegamos tarde porque justamente estábamosen la reunión de asesores…Sra. Presidenta (Schmidt-Libermann).- Leí parte de la carta.Sra. Asesora.- Justamente estábamos debatiendo en la reunión de asesores sies conveniente hacer un plan nacional de adicciones incluyendo a todas lasadicciones, por ejemplo alcoholismo, tabaquismo, drogadependencia y también
  16. 16. 16ludopatía, etcétera, o si es conveniente tener un programa nacional deadicciones relacionadas a las drogas en particular. En ese sentido nos gustaría saber cuál es su opinión.Sra. Brasesco.- Hoy en día se está hablando de las teorías de los impulsos.Entonces no está mal pensarlo así y poner en un gran paquete a la ludopatía,comer compulsivamente, tener sexo compulsivo y todas las compulsiones. Laslistas de las adicciones de hoy en día son gigantes. Sin embargo, si bien psicológicamente los mecanismos deinstalación, de confirmación y de retención de esos actos impulsivos y nocontrolados son los mismos, vale la pena pensar que son distintos cuando unopiensa un plan para adicciones a sustancias psicoactivas y un plan para todo loque es la problemática de juegos, casinos, bingos, maquinitas, etcétera ypolíticas que tengan que ver con el comer compulsivo.Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Ahora vamos a escuchar a los oradoresdel segundo panel, sobre políticas de salud en drogadependencia; percepciónde riesgo, factores de riesgo y protección ante el consumo de sustancia,integrado por el doctor Wilbur Ricardo Grimson y el doctor Dardo Caraballo. El doctor Wilbur Ricardo Grimson es médico psiquiatra, fuesecretario de la SEDRONAR desde el año 2002 hasta el 2004 y tiene un ampliocurrículum en esta materia justamente por haber estado trabajando en elSEDRONAR. El doctor Dardo Caraballo es médico de la Universidad Nacionalde La Plata, especialista en gastroenterología, realizó el curso de urgenciastoxicológicas en el uso indebido de drogas e indicaciones para el abordajepsicoterapéutico de la deshabituación de la SEDRONAR, es referente pastoralde adicciones de la Diócesis de Gualeguaychú y miembro de la ComisiónNacional de Pastoral de Adicciones. Tiene la palabra el señor Wilbur Ricardo Grimson.Sr. Grimson.- Señora presidenta: cuando a uno le dan la palabra de algunamanera hay que descubrir, como han dicho algunos autores, que nadie hablapor boca propia sino que habla con la resonancia de todos los que han habladoantes. En ese sentido, la formación que uno ha tenido, ilustra un proceso dedesarrollo progresivo de intereses. Me formé con Mauricio Goldenberg, que inauguró la psiquiatríaextraoficial en el país. Después de eso y gracias a él tuve la oportunidad deconocer a Maxwell Jones y conocer de cerca el movimiento de comunidadesterapéuticas. También tuve oportunidad de estar en contacto con lascomunidades terapéuticas de adictos del modelo americano, básicamente elDaytop en Nueva York y sus sucedáneos y con todos los experimentosdistintos, mucho más inclinados al tratamiento familiar. Por ejemplo el Chasede Roma hizo que Italia tuviera sesenta y cuatro centros con comunidadesterapéuticas. Soy un defensor de las comunidades terapéuticas y estoypreocupado porque creo que se las quiere hacer desaparecer. Luego voy ailustrar por qué. Otro referente en mi carrera, en mi trabajo, ha sido el ObispoCasaretto que se inclinó muchísimo por este tema y fue una persona queaportó lucidez desde fuera de la salud.
  17. 17. 17 Hay algo que tiene que ver con las adicciones y es quetrascienden el campo de la salud. Por eso no coincido con esta fusión que sehace salud mental con adicciones; creo que es un disparate conceptual. Cuando Raúl Carrera -creador del FLENI en Argentina- viajó aEstados Unidos trajo un modelo de los institutos de salud. Estos institutostenían uno específico de salud mental y otro de abuso de drogas porqueconsideraban que son diferentes. De hecho, hasta la salud mental es diferenteen las adicciones. En las adicciones hay una noxa externa que intoxica y en elproceso de alteración de la salud mental se trata de algo endógeno. Es decir,básicamente es psicológico sobre una base orgánica pero no incluye laincorporación voluntaria de una noxa como es la droga. Por lo tanto, creo que la separación nos venía mejor. CuandoRaúl Carrera llegó del exterior, creo que en el año 1956, creó el InstitutoNacional de Salud Mental y lo puso a cargo Goldenberg, quien empezó a hacerque la psiquiatría saliera del hospital; todavía no hemos logrado que salga deltodo, todavía nos sorprendemos cuando leemos en los diarios que lospacientes del Hospital Borda hace un año que no tienen agua caliente ni gas. Parece que todas las fuerzas del país, del gobierno de la ciudad ydel nacional, no pueden lograr que el Borda tenga gas, que sería un problemapequeño. Me pregunto, si no podemos solucionar el problema del gas en elBorda ¿cómo vamos a solucionar el destino de miles de personas que estánhoy todavía internadas con promedios de internación superiores a los diezaños? Hace bastante tiempo Raúl Caminos se llevó cuatrocientos deestos pacientes con más de diez años de internación a vivir a Villa Federal y loshizo vivir de acuerdo con un modelo de comunidad terapéutica. Allí criabanchanchos, domaban potros y hacían otro tipo de actividades. Cuando fuimos avisitarlos con el ministro Holmberg aparecieron veinte personas a caballo quese pusieron en dos filas y yo creía que era la guardia de Rosas, porque veníancon ponchos rojos y sombreros negros. Bajaron y preguntamos: ¿esto qué es?Eran pacientes psiquiátricos que llevaban seis meses de vida en la colonia, queles había restituido la lucidez que el Borda les había cortado. Entonces,Caminos me decía: “Les sacamos el Borda y mejoran.” En esa época había tres mil quinientos pacientes en el HospitalBorda, tres mil en el Hospital Moyano y en el país había treinta mil. Si bien notengo los últimos datos, en este momento estamos por encima de losveinticinco mil. ¿Cuántas casas de medio camino se han creado en los últimoscinco años? Muy pocas. ¿Cuántas instituciones intermedias que hagan que elpaciente tome contacto con la realidad? Personalmente en el Borda me pasaron dos cosas. Primero, mepidieron que me conectara con Piazzolla para que lo llevara a tocar allí.Cuando fue junto con su gente estaban bastante impactados porque no sabíancómo los iban a recibir. Una vez finalizado el show hubo un rumor entre los pacientesporque no habían cantado la “Balada para un loco”. Entonces, se acercó unpaciente y preguntó: “¿Cuándo van a cantar la balada para un loco?” CuandoAmelita Baltar cantó ese tema los pacientes la corearon todo el tiempo porqueera su himno personal. Piazzolla creía –como uno puede creer desde afuera-que los pacientes se iban a ofender porque les dijeran: “Loco, loco, loco…”. En
  18. 18. 18cambio, todos lloraban de alegría, los que cantaban, la orquesta y el públicopresente. Miguel Vayo, que estuvo a cargo de un proyecto comunitario muyinteresante en La Boca desde 1985 a 1990, cuando estuvo conmigo en Lomasde Zamora sacó pacientes del hospital que nunca habían salido de allí. Algunoshabían venido del Chaco al Borda y otros desde Santiago del Estero. Entonces,cuando llegaron al Obelisco se admiraron y decían que sólo lo habían visto enfotos. Después Miguel los llevó a la Costanera, donde comieron unachoriceada y el dueño del lugar se impactó tanto que dijo: “No les pudo cobrar.Es un milagro que estas personas estén aquí disfrutando y que me digan quenunca vieron el río.” Produjo un impacto colosal. Pero los intentos no han llegado a un plan nacional de saludmental, si bien hubo algunas aproximaciones.El tema de las adicciones surgió en el país a partir de la década del 60. Somossignatarios de la Convención de 1961, que fue la primera convencióninternacional firmada por cincuenta países y ratificada por otros ciento ochenta.Desde entonces, Viena se convirtió en sede de la Comisión Internacional deDrogas. Argentina tuvo un papel muy destacado en dicha comisión.Participó de ella el doctor García Fernández, farmacólogo de la Facultad deFarmacia y Bioquímica y profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires. La señora Oppenheimmer, era la encargada de coordinar lacomisión de drogas con todos los países presentes –ya eran ciento veinte ociento treinta- y, cuando había un alto en la discusión, se dirigía al doctorGarcía Fernández para que la ayudara a saber qué era lo que estabanhaciendo mal porque la discusión se había empantanado, y por ejemplo,García Fernández explicaba que se estaba confundiendo el artículo 4° con el8°. Fue una persona muy destacada que vino a la Argentina y dirigió la carrerade posgrado para gente de otros países y que con fondos de la OEA trajociento veinte graduados del extranjero a vivir en Buenos Aires durantedieciocho meses. Algunos hablan de cursos largos de tres y seis meses peroesta gente se quedó dieciocho meses en Buenos Aires. En la actualidad voy a Venezuela y todavía me saluda la directorade Salud Mental diciéndome: “Yo fui alumna suya en 1985.” Voy a Colombia yme sucede algo parecido. Ellos recuerdan que se formaron con quienes dabanclase en 1985, con Bialacowsky y con Calabresse en una galería que estabaen Florida y Corrientes. Toda esa gente que se capacitó en el país llegó a serdirectora o asesora de proyectos muy importantes en sus respectivos países. Mientras tanto, existía la CONATON -porque a veces quiere darsesoluciones viejas a problemas actuales-que era una comisión formada porcinco ministerios. La primera reunión era muy emotiva, se cantaba el himno, loscinco ministros saludaban y se despedían; en la segunda reunión, venía elviceministro; en la tercera, venía un director nacional y en la décima, eran losbedeles quienes se juntaban para ver qué hacía la CONATON pero ellos notenían poder de decisión. Las comisiones interministeriales por diseño, nofuncionan. Después de pasar por la Comisión de Drogas que creó RaúlAlfonsín en 1985 -de la que tuve el honor de ser asesor presidencial-, en 1989se llegó a la conclusión de que era necesario unificar las políticas de drogas enel país y se creó la SEDRONAR.
  19. 19. 19 Con anterioridad se había creado el CENARESO pero ¿de dóndeviene el CENARESO? De la incapacidad de contener dentro del Hospital Bordaa los pacientes adictos. Por eso se los llevó a otro lugar, porque estábamos enla época de la explosión del sida y un paciente sidoso amenazaba a losguardianes con una jeringa con su sangre y conseguía lo que quería, creandouna situación incontenible para el hospital psiquiátrico que se dedica asituaciones difíciles. Entonces, se creó el CENARESO porque se independizó. Yatenemos la experiencia de fusión y tenemos que tener mucho cuidado. Cuandodecimos que se debe atender al paciente adicto en todos los hospitalesgenerales, es cierto, es su derecho, pero van a poder tratarlo durante el tiempode desintoxicación porque cuando empiece el tratamiento propiamente dicho –después de dos o tres semanas- ese paciente tiene que ocuparse de cosasque otros no se ocupan: de sus valores, de su alteración de conducta, de sucaparazón delictiva y de una cantidad de cosas propias del adicto que en otropaciente –un sarampionoso, un tuberculoso o uno raquítico- no tienenimportancia. Por lo tanto, cuando se habla de tratamientos que se dicenprolongados y que se van a cortar, me pregunto: ¿Qué vamos a cortar? ¿Laposibilidad de trabajar con los valores de las personas? ¿Nos vamos a olvidardel componente espiritual que está alterado en un adicto? ¿Nos vamos a apurar a restituir adictos que no están en condiciones de volvera la sociedad? Porque sabemos que la etapa más difícil, el adicto la recorreuna vez que está de alta clínica y tiene que reinsertarse. Eso no le pasa a todoel mundo; le pasa en mayor medida al adicto. Se van a hacer muchas cosas. En este momento la SEDRONARno ha podido concurrir y lo lamento porque para mí la SEDRONAR tiene queestar acá. Desde que dejé la SEDRONAR en el año 2004, me he pasadodefendiéndola más que la misma gente de la SEDRONAR. Me he convertidoen algo así como el defensor de la SEDRONAR. Eso es así porque la idea dela SEDRONAR básicamente es buena. Reúne capacidades de múltiplesorígenes pero con una autonomía de gestión que le permite diseñar unapolítica de adicciones. Entonces, en primer lugar, hágase lo que se haga, no nosolvidemos que la SEDRONAR es una buena idea. En segundo lugar, cuando hablamos de la ley 23.737 y laqueremos cambiar, pensemos que es mucho mejor que la 20.771 que laprecedió y que durante diez años fue una ley penalizadora, del tipo “te corto lacabeza si fumas un porro”. La ley 23.737 no es así. Penaliza en tercera instancia porque creaprimero una instancia que se llama medida de seguridad educativa y espreventiva. Se crearon centros en los ministerios de Educación que se ocupande los pacientes que simplemente tienen un problema de consumo. Ademáscreó la medida de seguridad curativa, que es la indicación terapéutica que tieneque dar el juez y que me parece bien que la dé. Recién después de eso,resultaría penalizadora. Pero hasta en la penalización tenemos buenosejemplos. Porque las leyes, para ver si son buenas o no, no basta con leerlas. Desde el Centro de Prevención de Vicente López trabajamosdurante diez años prestando asesoramiento a los tribunales federales, que eranlos que se ocupaban de la ley en los distrititos de San Isidro –que comprende
  20. 20. 20también Vicente López- y de San Martín –que es mucho más grande todavía ytiene tribunales federales, etcétera. Cada vez que les llegaba un caso nosmandaban un paciente adicto para que opináramos como técnicos. Al primerome lo mandaron con esposas y con un tipo con la mano sobre la pistola.Cuando lo veo le digo: “Usted me va a esperar afuera. Puede tomar unosmates. Aquí la señora lo va a atender”. Y el guardia me dice: “No, no. Lopueden matar, doctor”. “Hasta ahora no me mató nadie y hace unos años queme dedico a esto. Además, como el paciente va a hacer dibujos hay quesacarle las esposas”. Y el guardia me dice: “Doctor, a su riesgo, eh”. Finalmente los convencí y ya les sacaban las esposas cuandollegaban. Pero creían que era no un delincuente sino un fanático impulsivo queiba a matar a alguien. Esta concepción está muy engranada en la sociedad y debemoscorregirla de alguna manera. Se pueden enunciar derechos pero el mero enunciado de losderechos no mejora las cosas. ¿Acaso logró algo los derechos de los pacientesdel Borda expresados con clarísima lucidez en las leyes de salud mental de laCiudad de Buenos Aires para que tuvieran gas? No, porque la ley no secumple. Los derechos no sólo hay que expresarlos. Lo primero que hayque hacer es acompañarlos con una práctica diferente. El paciente debe ser atendido desde el momento que llega, a micriterio por lo menos por tres personas permanentemente. No debe ser dejadosolo en ningún momento. En este momento, ustedes llevan a un paciente el jueves a lanoche al Borda y el muchacho de la guardia les dice: “Mire, usted lo va a dejary el viernes no lo ve nadie, el sábado y domingo tampoco y el lunes es feriado.A este paciente, hasta el miércoles no lo van a ver”. “¿Y qué pasa si se excita?”“Ah, eso es fácil”, contestan, “viene el enfermero y lo dopa”. “Ah, bueno, vamosbien, el paciente viene porque él se dopa”. Estamos en una confusión, ¿levamos a dar un poco más de la misma medicina? En una época, los chicos estaban muy avanzados, no por lacomputadora porque no existía pero sí sabían cómo conseguir algunas cosas.Esto pasó con el Mandrax, un remedio de última generación que se usabacomo un ansiolítico. Resultó que el Mandrax era sumamente adictivo.Entonces, los pacientes venían y decían: “Mire, a mí lo que más me ayuda esel Mandrax”. Entonces el doctor por ingenuidad o porque había visto muchosadictos, le creía. Y decía: “¡Qué buena fe, colabora conmigo! ¡Muy bien, elpaciente tiene que opinar!” El tipo iba, se drogaba con Mandrax y pensaba:“estos médicos son unos huevones”. Lo otro que hacía el paciente era ir al hospital doce y quince.Ustedes saben que la hora de terminación del servicio médico es doce menoscuarto. De doce menos cuarto a doce y cuarto los recetarios quedan sobre lasmesas de los consultorios con sello puesto y todo. Lo único que tiene quehacer una persona que padece de adicción es guardarse unos cuantosrecetarios que ya están sellados y después hacer algo que parezca una firma.Con eso la farmacia le da lo que está recetado. Para no prologar esto demasiado yo diría que, lo que se hagapuede tener necesariamente complejidad. Muchos países han solucionado esta complejidad. A mí meparece que los que mejor lo han hecho son España e Italia. Italia, con el Chase
  21. 21. 21de Roma, logró un acuerdo general. En la década del 90 se discutió esto en elParlamento. Yo leía el diario “El Messaggero” en esa época, que traía undesarrollo de las ponencias de cada uno de los diputados y yo me las guardaba–todavía las tengo- porque me sorprendían por su erudición. ¿Sabían todos deadicciones? No, se habían puesto a estudiar y opinaban con fundamento. Cuando yo leo algunas leyes en Argentina, sobre por ejemplo laaplicación de determinada ley, me sorprende que haya dos intervenciones decuatro líneas. El debate de la ley 23.737 es interesantísimo. Fernández Meijidedecía: “No debemos penalizar al consumidor”. Y todo el conjunto de diputadosdecían: “Por supuesto que no, señora diputada”. Estaban todos de acuerdo.Nadie quiso penalizar. Pero para eso hay que ir no al texto sino al contexto. El acta recoge eso perfectamente y yo creo que hoy no se tomanlas actas detalladas de lo que pasa en el Congreso. Me acuerdo que en la casade mis abuelos se compraban las actas de diputados para seguir el tema que auno le interesaba y estaban disponibles en las casas. Entonces, se haga lo que se haga, no busquemos solucionesnuevas a problemas viejos porque vamos a descubrir que ya se intentó hacer.Por ejemplo, lo de juntar todo, que recién se preguntaba, me parece que no va.Hay diferencias típicas y hay especializaciones. La gente que trabaja conadicciones no toma ludopatía. La gente que está estudiando la adiccióntecnológica tampoco está al día de lo que se está haciendo en el tema drogas.No es lo mismo una adicción que una conducta adictiva, entre comillas. El otro día Telerman preguntaba: ¿a qué es adicto usted? Lagente llamaba y contestaba: yo soy adicto al mate; yo a la telenovela; yo a lascarreras de caballo. No es lo mismo. Una cosa es un apostador compulsivo y otracosa es una persona que para despertarse y llegar lúcido a su trabajo toma tresmates. No lo podemos calificar de igual manera. Cuidemos tres cosas. Primero, el mantenimiento de laSEDRONAR, que me parece imprescindible. Hagamos los cambios que hayaque hacer porque nos pueden criticar, pero cuando yo estaba en laSEDRONAR los fiscales federales, entre ellos Stornelli, eran alumnos de laSEDRONAR en lavado de dinero. La SEDRONAR en la que yo había podido designar a FranciscoD’Albora como subsecretario de adicciones, daba clase a los fiscales federalessobre quién es el denunciante, quién tiene que denunciar, quién es el obligadoa denunciar y todo el mundo se familiarizaba con eso. Íbamos a Salta y capacitábamos a Gendarmería. Yo visité fronteranorte frente a la quebrada de Yacuiba que baja en 45 grados. Las 4x4 robadascuarenta y ocho horas antes en Buenos Aires, bajan a la carrera esa quebrada,suben del otro lado y son bolivianas. Me dan un largavista para que mire y hayun señor en un escritorio, se baja alguien de la camioneta y le ponen un sello.¿Qué dice el sello? “Vehículo legal”. ¿Cómo vehículo legal? Si acaba de entrar de un país extranjero.Pero abajo dice: “Punto de entrada al país: se desconoce”, pone el escriba.Con lo cual estamos complicándonos con una situación de las que somoscómplices, es decir con un robo evidente. ¿Por qué va a entrar una camionetaa 180 kilómetros por hora por una quebrada, esquivando a Gendarmeríacuando trata de pararla?
  22. 22. 22 Últimamente Gendarmería se usa para una huelga de fábricas degalletitas cuando en realidad el gendarme ha sido capacitado como policía defrontera. Es decir, estamos desperdiciando sus capacidades que, por ejemplo,en el screening de los camiones que ocultan droga tiene que ver conconocimientos muy específicos. No es lo mismo una persona que dirige eltránsito que otra que tiene que detectar un cargamento de cocaína dentro deun camión. Para eso están también los ecógrafos. Personalmente viajé a Misiones y observé que en su puenteinternacional hay un ecógrafo que toma una zona de un metro por un metro; esdecir, un camión tarda treinta y seis horas en ser tomado. Mientras tanto, elchofer está desesperado porque el dueño de la fábrica que espera determinadoproducto ya lo llamó cuarenta veces. Lo peor de todo esto es que el ecógrafo es prestado por unmédico que no lo usa entre las 16 y las 20 horas de los días martes y viernes.Cuando todo el mundo se entera de estos horarios, los camiones esperan aque lleguen las 20 -porque a partir de ese momento el ecógrafo no funciona-atraviesan el puente y una vez que eso sucede es imposible revisarlos. Entonces, tengamos especial cuidado con qué hacemos con laSEDRONAR. Me sorprende que ninguno de los proyectos de ley incluyaespecífica y detalladamente qué vamos a hacer en prevención. En los próximosaños la asistencia seguramente va a seguir porque tenemos un buen nivel en elpaís gracias a las comunidades terapéuticas. Un tercer aspecto es no perder a las comunidades terapéuticas,que necesitan capacitación permanente y que ya tienen reconocimiento desde1990 en cuanto a que el operador forma parte de los equipos técnicos.Debemos dar a esos operadores –como lo hicimos en la Universidad deQuilmes durante diez años- una formación muy estricta. No se pueden formaroperadores en quince días y tampoco pueden ser ex adictos que todavía noterminaron su tratamiento. Existen programas en los que pacientes casi recuperadostrabajan como operadores y ello crea una perversión institucional. Por último, quiero comentar algo que no es muy conocido. Españatiene un excelente plan nacional de adicciones y una muy buena cogestiónentre proyecto-hombre, que es una multinacional digamos del trabajo encomunidad terapéutica. Durante los primeros dos años de funcionamiento delplan nacional de España se designó como delegado del gobierno español aljuez Garzón, toda una garantía de que las cosas se iban a hacer bien. Actualmente, hasta la crisis española, es uno de los planes mejorfinanciados del mundo. Del mismo modo Italia ha desarrollado un sistema definanciamiento de comunidades terapéutica que no es penoso, no gasta enburocracia sino que es sencillo: se comunica que ha llegado un paciente y a lasemana está pagado el sostén de ese paciente en el tratamiento. Muchasgracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Muchas gracias, doctor. Quiero agradecer la presencia del secretario de Seguridad yNarcotráfico del Senado, Gustavo Colás. Asimismo, quiero dar la bienvenida aEugenio Burzaco a quien también agradecemos que esté con nosotros. Tiene la palabra el doctor Dardo Caraballo.Sr. Caraballo.- Soy médico en una ciudad del interior y mi idea es compartircon ustedes la percepción de esta problemática que seguimos de cerca.
  23. 23. 23 Asimismo, trabajo en la Pastoral de Adicciones de la Diócesis deGualeguaychú –a la que pertenezco- y con la Pastoral Nacional de laConferencia Episcopal Argentina. Desde el sector de la salud en el que participo noto que seconfirma lo que ya dijo el resto de los panelistas, es decir, que cada vez haymás consultas en las salas de emergencia vinculadas al consumo desustancias. Por supuesto, muchas veces en los registros de guardia no quedaregistrado que hubo abuso de sustancias porque la patología por la que unapersona ingresó a la guardia es mucho más llamativa, como pueden sertraumatismos, accidentes y cuestiones vinculadas a la violencia. Estamos hablando de una enfermedad muy difícil de tratar porquetiene consecuencias biológicas, mentales, sociales y espirituales que requierende un abordaje multidisciplinario coordinado y -desde ese punto de vista-muchas veces nos encontramos desamparados. Si bien existen iniciativas desde el Estado, las políticas de salud yde educación no dan una respuesta contundente a la realidad que vivimos.Algunos percibimos que estas políticas son inexistentes y las reclamamos, porsupuesto, porque necesitamos dar alguna solución a las personas quedemandan en esta problemática. En ese contexto veo con preocupación todos los proyectos dedespenalización y me pregunto cómo esta situación puede solucionarse através de la despenalización. Por otro lado, no veo chicos penalizados porconsumir en plazas, en entrada de los colegios, lugares de diversión nocturna ymucho menos por hacerlo en sus casas; creo que en este sentido la libertad estotal y no hay persecución. Observemos qué ocurre con la venta de alcohol: es una sustancialegal pero está prohibida su venta a menores. Sin embargo, cada día se vendemás. Hay muchísima libertad en ese aspecto. Esto trae como consecuenciaalgo que vemos con mucha frecuencia: cada vez son más los menores queingresan intoxicados por alcohol a las guardias, por el uso farmacológico yepisódico que se hace de él, tratando de pegar al cerebro con contundencia;las consecuencias a veces son muy graves. El control de alcoholemia también es insuficiente. En la calletratamos de colaborar con las autoridades para que se lleven a cabo controlespero es muy difícil porque hay pocos alcoholímetros, se hacen de vez encuando, en determinados horarios y las personas que consumen alcohol yconducen ya saben cómo evadirlos. Realmente es muy difícil lograr un controleficaz, que si bien es cierto existe, tiene sus dificultades. Asimismo, la sociedad no siempre acompaña este tipo deconductas porque está muy intolerante y muchas veces se queja por loscontroles. Me pregunto cómo vamos a controlar al consumidor de marihuanaque conduce. ¿Podrá conducir mientras tiene modificada su percepción deltiempo y del espacio sin estar en condiciones de igual a igual con quien noconsume? Es muy bueno luchar por la libertad quitando cadenas externaspero me pregunto si no las estaremos cambiando por otras internas alfavorecer estas cosas. Además, el adicto no tiene la posibilidad de darsecuenta de que está encadenado y de que es un esclavo. Alguien a quienpresionan desde afuera se da cuenta de que lo están limitando pero no siempresucede lo mismo con el adicto.
  24. 24. 24 Me ha tocado ver varios casos de personas que recurrieron a laJusticia y lograron la ayuda y la internación en alguna comunidad terapéutica;hoy están recuperados y trabajando después de muchos años de esfuerzo. Por otro lado, otros tantos que han sido compañeros o amigos deestos chicos, no lo lograron a pesar de tener padres con mayores posibilidadesde tratarlos, mayores vinculaciones políticas y mayor acceso a la salud. Tal vezse trate de la naturaleza negadora de esta patología en la que haydependientes y co-dependientes. Hoy las personas que estuvieron en estasituación están afectadas por un mayor deterioro y algunas incluso se hanperdido en accidentes o suicidios. Entonces también me confunde que aldespenalizarse la gente no tenga el acceso a la posibilidad de ayuda. Sin los abordajes mínimos de la educación, la prevención y eltratamiento, las medidas parciales sólo se prestan a manejos e interpretacionesambiguas. Si lo dañino no tiene pena, es interpretado como bueno o inocuo. Algunos adictos me dicen: “Yo ya no me creo este mensaje deque la marihuana no hace mal”. Pero sí tengo apoyo por esto de la libertadaunque a veces puede haber alguna discrepancia. Se hacen severas campañas contra el tabaquismo porque afectaa los que están alrededor, es decir a los fumadores pasivos, y se establecencontroles de alcoholemia y otras medidas insuficientes. Entonces ¿qué deberáhacerse para prevenir o controlar las posibles acciones de quienes se ausentano prescinden de la realidad por acción de las drogas? Yo veo con esperanza y como un desafío de los diferentessectores que se llegue a una solución positiva que nos ayude a todos y dérespuesta a personas que están atravesando este problema. Tenemos queaceptar este desafío con mucha audacia para darle respuesta. Existe una ley de educación aprobada y promulgada desde el2009 y sería muy bueno que ya estuviera implementada. Por eso cuando sedice que se va a sacar el foco de lo penal para ponerlo en el sector deeducación y de salud, no entiendo qué está pasando porque la ley ya está. Talvez, como dijo el doctor Grimson, no hace falta conocer la ley sino que lamisma esté acompañada de una práctica. Esto tiene que ser urgente y nopuede demorarse más. Cuanto mejor tengamos desarrollado el punto de la educación,vamos a necesitar menos esfuerzo en cuanto a prevención y tratamiento.Tenemos que avanzar rápidamente en este sentido. Creo que se han dicho cosas muy importantes de manera quesólo quería compartir estas cuestiones y poner el acento en que la herramientamás importante que debemos desplegar en este momento es la de laeducación. Muchas gracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Muchas gracias a usted, sobre todo porhaber venido especialmente de Gualeguaychú para esta ocasión, y muchasgracias por la labor que viene haciendo. Quería presentar en forma específica, porque creo que merecenun comentario aparte y un agradecimiento, a las personas de la Red de Madresy Familias de Víctimas de las Drogas. Sabemos que están haciendo una labor que tiene subas y bajas,que a veces los escuchan y otras no, y sabemos que hacen mucha laboranónima. Pero también quiero que sepan que las personas que estamos acá –
  25. 25. 25seamos pocos o muchos- estamos para colaborar, para que nos tengan encuenta y para alentarlas a que no bajen los brazos. Tiene la palabra la señora María Rosa González, integrante de laRed de Madres y Familias de Víctimas de las Drogas de Ciudad Oculta. Sra. González.- Señora presidenta: buenas tardes a todos. Muchos ya me conocen. Para los que no, mi nombre es MaríaRosa y pertenezco a la Red de Madres y Familiares Víctimas de las Drogas.Esta red se fundó a nivel nacional en todo el interior del país porque, quizásmuchos no lo sepan pero toda la Argentina está sufriendo el flagelo delconsumo. Aquí se habló del tema de consumo de alcohol y demás. En esesentido, nosotros –digo nosotros porque somos muchos los que trabajamos díaa día y las veinticuatro horas- sabemos que los chicos no sólo toman alcoholsino que mezclan el alcohol con distintas pastillas y con otro alcohol, porejemplo vino o cerveza con otra clase de alcohol. Así buscan el modo de salirde algo que, por el contrario, no sólo no salen de nada sino que se hundenmás. El consumo de alcohol en los barrios es mucho y se da tanto enjóvenes hombres como en jóvenes mujeres. En este momento, la cantidad dealcohol que toman las mujeres es la misma que toman los hombres. Hablosiempre de jóvenes, que son los chicos de 14 años para arriba, que consumenalcohol con otra clase de drogas. Nosotros trabajamos mucho el tema paco pero últimamenteestuvimos hablando bastante con Vivi, con Jorge y con el grupo de la Red eltema de la marihuana, que me preocupa mucho. Al plantearse el proyecto de ley que despenaliza la tenencia de lamarihuana o la plantita, los chicos con los que yo tengo contacto -de cien,cincuenta consumen marihuana- están pasando por problemas muy difíciles, yme comentan que no pueden dormir porque ven sombras que se les vienenencima o que se sienten perseguidos. A un chico de 15 años le subió la presiónpor el consumo de marihuana. Entonces, me preocupa que a raíz de una ley que supuestamenteva a ser favorable para ellos, se los esté perjudicando de esa forma. Nosotros no podemos bajar el consumo de paco, que ha subidomuchísimos, incluso en chicos muy pequeños, en Capital Federal y el interiordel país. Entonces ¿cómo hacemos? Luchamos para poder sacar a los chicosdel consumo del paco y del otro lado hay gente que dice: “Fumar marihuana noes malo; tener tu plantita en tu casa no es malo”. No podemos con el tema del paco y ya tenemos el tema de lamarihuana y de quienes dicen que no es malo fumarla. Pero no hay que ver eltema de un solo lado. Nosotros vemos el otro lado, vemos otra realidad que esla del chico que no duerme, que dejó el colegio secundario, que no puedemantenerse estable porque está continuamente nervioso o muy caído o quetiene alucinaciones de sombras que se le vienen encima y se le suben a lacabeza. Todas estas cosas las cuentan ellos y las viven ellos. Nosotros estamos las veinticuatro horas hablando con grupos dechicos, tratamos de sacarlos, de llevarlos a pescar y hacer distintasactividades, pero como se les ha puesto en su cabeza que consumir marihuanano produce daño, que no van a ser detenidos por el tema de la despenalizaciónde la marihuana, se nos ha complicado la cuestión.
  26. 26. 26 Ahora, nosotros le decimos a un chico que todavía no empezó aconsumir: “No consumas marihuana”. Y nos contestan: “No, pero si la van adespenalizar. No es mala”. Crearon toda una confusión en los jóvenes que eslamentable. Ya tenemos el paco, que está haciendo estragos y es un flagelototal. A mí no me lo pueden negar porque yo vivo esto día a día como madre.Veo chicos de nueve años consumiendo, veo el estado en que se encuentranen las calles, todos lastimados y, encima, no podemos internarlos porque conla nueva ley de salud mental que han sancionado no conseguimos internar a unmenor. Tengo el caso de un chico de catorce años que anteayer lo recibieronen una comunidad a las nueve de la noche porque él dijo: “Me quiero internar,no doy más.” Hablé con la comunidad y lo internaron, pero hay todo unproceso: el chico tiene que pasar por un juzgado y la comunidad no quierecomprometerse por la nueva ley de salud mental y los derechos del niño quehay que respetar. Entonces la comunidad dice: “No lo tengo, no lo puedotener.” Hasta hoy estuvo pero la madre tendrá que retirarlo y no sé qué va apasar con ese chico en la calle. Estos son los problemas que tenemos con los menores y se hancomplicado. En lo que se refiere a la SEDRONAR, estamos haciendointernaciones pero todavía hay mucho por hacer. Creo que en lugar de debatir sobre la despenalización debendebatir este tema de una vez por todas para ver qué hacemos y qué hacen. Nose trata de juntarse para decir “vamos a sacar una ley para despenalizar.” ¡No!Tienen que juntarse para hacer algo que favorezca a los chicos que se estánmuriendo y a las familias que se destruyen totalmente. Y digo esto como madrede dos adictos que vive una situación bastante difícil: recuperé a uno y volvió acaer, después recuperé al otro y también volvió a caer. Esto es una cadena quenunca termina. Cuando ahora llegue a mi casa no sé si voy a encontrar lassillas o la mesa. Esa es la realidad que vive la familia del adicto, más allá delproblema que tiene el adicto, porque no sabemos si ahora está vivo y a lamedia hora muerto. Se han muerto muchos chicos por adicción, por elconsumo de paco y eso mucha gente no lo sabe. Más allá de las diferencias políticas que existan, aquí no se tratade política sino de algo de lo que tiene que tomar conciencia toda la sociedad,todos, sean del partido que sean; tienen que sentarse a debatir para ver quéhacemos y analizar si abrimos más comunidades. Otro tema es el de las mujeres embarazadas consumidoras. Ayercon Beatriz vimos a una mujer que daba impresión, tenía la boca totalmentelastimada, la panza caída al punto que parecía que el bebé ya nacía y otracriatura en brazos. Sin embargo, todos pasan y miran para el otro lado. ¡Quéhagan algo! Cuando el doctor Grimson nombró al Borda, me consta lo que dijoporque he llevado cosas a los adictos que están internados. Lamentablementees como él decía, los dopan. En lugar de sacarlos de una adicción les encajanotra y les dan tantas pastillas que se los ve caminar con los pantalones bajos,con la cola al aire y sin conciencia de eso. Además, no tienen agua caliente, se bañan con agua fría y lo séporque vamos con dos personas a llevarles ropa y para que les corten el pelo ypueden acompañarlos al baño para que se bañen. Esa es la realidad que viven.
  27. 27. 27 Tenemos que decir basta y ponernos de acuerdo. Yo no tengoproblema si me llaman para dar charlas en los colegios. En un momento sehabía hablado de implementar en las escuelas la prevención como materia,que es muy importante; pero tenemos que hacer algo porque podemos hacermiles de reuniones pero mientras tanto hay muchos chicos que pierden su vidaen el camino. Discúlpenme porque seguramente lo que yo veo escapa a larealidad de muchos de los que están aquí, del mismo modo que lo que veBeatriz –que no es de Ciudad Oculta- o lo que ven Jorge, Vivi, la Red. Lo quenosotros vemos escapa seguramente a su realidad porque ustedes no lo ventan de cerca. Nosotros lo palpamos, lo vivimos en carne propia y nos superacuando se hacen reuniones y se habla de ver de acá a dos años si se puedehacer algo y abrir una comunidad. No podemos esperar, los chicos no puedenesperar.Por eso, como madre, les pido que hagan algo. Ustedes tienen el poder, yo no.Si lo tuviera ya hubiera abierto comunidades y me hubiera ocupado de que lasmamás con bebés estén internadas, haciendo un tratamiento porque ese bebéya viene enfermo, nace prematuro y con síntomas de abstinencia al paco. Tenemos que ocuparnos ahora de toda esa problemática, nopodemos esperar un año, dos o tres. ¿Hasta cuándo vamos a esperar? Hacediez años que estoy con esto y en ese tiempo es muy poco lo que visto que sehizo. Al contrario, en el último tiempo hemos tenido que defender laSEDRONAR porque se la quiso cerrar como institución. La SEDRONAR tiene que existir porque debe cumplir una funcióndentro del Estado en lo relativo a las adicciones; si bien cumple alguna función,no alcanza. Son muchos los chicos que necesitan internación, pocas lascomunidades y muchas de ellas no quieren hacerse cargo de los menores –noquieren tocarlos por el tema de los derechos del niño- y tampoco internarlosporque luego tienen problemas con la gente de derechos humanos, quedespués vienen y dicen que el menor no puede estar encerrado y un montónde cosas más; se complica mucho. En cuanto a las mujeres, si alguien sabe de algún lugar donde sepueda internarlas, embarazadas o no, con problemas de adicción, les pido queme den el dato porque he buscado y no he conseguido un lugar; hay reclamosde internación de chicas jóvenes de dieciséis o diecisiete años embarazadas. Hace una semana una chica de diecisiete años, embarazada demellizos y consumidora de paco, los perdió. Se provocó el aborto con elconsumo; llevaba tres días consumiendo paco. A veces me sorprendo frente al consumo porque compran unatiza, se fuman esa tiza de pasta base, después compran otra y otra. Es decirque durante la noche y parte del día fumaron diez tizas y estas cosas sonlamentables. Esta chica, dentro de su adicción, de su problema, estabacontenta con su embarazo pero el consumir la llevó a perderlos. ¿Y si loshubiese tenido? ¿Quién la asiste a ella y a sus bebés? Nacen prematuros conabstinencia al paco y eso es algo comprobado. En neonatología hubo chiquitosque nacieron consumidores de paco y no se sabía porqué lloraban tanto; secomprobó que era por la abstinencia a la droga, al paco. Desde ya les agradezco que me hayan invitado. Estoy hablandocomo madre y represento a muchas otras madres que están sufriendo por el
  28. 28. 28tema del consumo. El caso de la provincia de Salta fue uno de los que mequedó muy grabado: un chico de cinco años –que incluso apareció en losdiarios de esa provincia- consumidor de paco. A mí me sorprendió y la mamáme dijo que el de nueve años le prendía el paco al de cinco años. Yo pregunto:¿no hay asistentes sociales, alguien que se acerque a ver qué está pasandocon este chiquito de cinco años? Ojalá que no, pero a los seis años ese chicoya no tiene nada porque todavía no desarrolló sus sentidos. Es lamentable loque está pasando. A veces cuando escucho hablar sobre la inseguridad pienso quela sociedad debería ponerse de acuerdo y decir basta a todo esto. Todostenemos que decir basta a todo esto. De esta manera no digo que se va aterminar todo pero sí empezar a darle un fin y mejorar la salud de estos chicos.Y no hablo de la clase baja o de las villas solamente porque también tenemoscasos de clase media y alta. Acá se mezcló todo. No hay que hablar de que esun problema de la clase baja porque les falta esto y lo otro. Hay muchos quetienen todo, y no tienen nada. El adicto de clase alta no tiene nada. Es adicto, es un enfermomás. A veces veo que discuten sobre sacar una ley, que votan a favor oen contra y me pregunto: ¿por qué no votan todos a favor de una ley por lavida? Esa sería la mejor ley. Muchas gracias. (Aplausos.)Sra. Presidenta (Schmidt-Liermann).- Muchísimas gracias. Creo que a muchosnos movilizó escucharla porque como usted dice a veces estamos acá inclusocomo en una cápsula. Quería aprovechar esta oportunidad para agradecer a mi jefe deasesores, Juan José Cernusco, ya que por una iniciativa de él fui el viernespasado a visitar la unidad carcelaria 48 de San Martín y estuve reunida concuarenta reclusos. En ese momento les pedí disculpas a los reclusos porquecuando yo estudié había ido a visitar una cárcel, cuando me recibí fui otras dosveces, pero luego durante toda mi carrera no volví a ir y la cárcel es unarealidad que uno ve en los diarios pero no la vive. En esa visita a la cárcel hicimos un taller de ciudadanía en el cualyo tenía que hablar sobre el preámbulo de la Constitución. Cuando vi a loscuarenta reclusos dije: ¿qué les voy a hablar sobre el preámbulo de laConstitución? Pero hablamos de los seis objetivos básicos que tiene laConstitución. Uno de ellos es promover y procurar el bienestar común. Nosdividimos en grupos y fuimos trabajando. Fue muy interesante el trabajo –y por eso quise traerlo aquí-porque varios pusieron como una prioridad para el bienestar común que hayque hacer algo para terminar con el paco y hay que tener políticas en contra dela drogadicción. Algunos dijeron que un buen ciudadano depende de uno mismo,pero a veces depende de sustancias y se llamaba la atención en que hay quebrindar apoyo a las comunidades más vulnerables que no tienen forma decontención. En todos salía el tema de la droga. Todos sabemos cuál es lasituación de las unidades carcelarias en cuanto al tema drogas. Es unaproblemática que a veces se ve desde otro ángulo y no se buscan solucionesconcretas.

×