Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Balance politica publicajuventud
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Balance politica publicajuventud

  • 368 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
368
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. BALANCE DE LA POLITICA PÚBLICA DE JUVENTUD DE MEDELLIN OCTUBRE 4 y 5 de 2007 Comentarios al balance y recomendaciones a la política Camilo E. Peña Porras Consultor Noviembre 2007
  • 2. Tabla de contenidos. Introducción. ................................................................................................................ 3 1. Políticas públicas: referencias básicas ................................................................. 3 2. Un poco de historia ............................................................................................... 5 3. Análisis preliminares. ............................................................................................ 6 a. Un balance sobre el enfoque ............................................................................ 7 b. Un balance de los componentes temáticos....................................................... 8 c. Un balance a nivel estructural: la política. ....................................................... 10 4. Retos y recomendaciones .................................................................................. 12 a. Frente al enfoque: ........................................................................................... 12 b. Frente a los componentes temáticos:.............................................................. 12 c. Frente a lo estructural: la política. ................................................................... 13
  • 3. Introducción.El pasado 4 y 5 de octubre se realizo el evento: Balance de la política pública dejuventud de Medellín. Dicho evento fue la síntesis de un proceso iniciado semanasatrás mediante el cual se buscaba indagar entre las organizaciones de jóvenes, lasorganizaciones sociales y las entidades gubernamentales su percepción y análisissobre los avances y dificultades de la política de juventud del municipio durante losúltimos siete años principalmente.El encuentro permitió conocer la opinión y posiciones particulares de cada uno de losactores referidos y facilito un espacio de diálogo y debate sobre los adelantosrealizados y los asuntos pendientes. El análisis adelantado tanto en las actividadespreliminares al encuentro como las realizadas durante los dos días están basadas en elconocimiento, la percepción y las emociones de cada uno de los convocados, en estesentido el balance se da a partir de un intercambio subjetivo de “saberes” y “sentires”cuyo resultado es la identificación inicial de los puntos críticos de la política pública dejuventud de Medellín.Con este documento se pretende recoger de manera estructurada dichos puntoscríticos y plantear una serie de retos y recomendaciones a la política de juventud. Coneste documento se contribuye a la sistematización de las discusiones realizadas en elevento y se deja un insumo para continuar en el futuro ejercicios de evaluación yseguimiento de la política.En una primera instancia se hace una breve referencia conceptual al tema de políticaspúblicas con el fin de ubicar el ejercicio de balance dentro del ciclo que ellasrepresentan. Se continúa con una reseña sobre la historia que sirve para contextualizarel ejercicio de balance adelantado. En tercer lugar se abordan las principalesconclusiones derivadas de las ponencias y los grupos de trabajo. Y para finalizar seplantean los retos y recomendaciones a la política.1. Políticas públicas: referencias básicasHablando del balance de las políticas públicas de juventud en Medellín, bien vale lapena iniciar realizando una breve reseña sobre su significado e implicaciones para eltema de juventud no solo en la capital de Antioquia sino a nivel nacional.Según Carlos Salazar por políticas públicas puede entenderse “el conjunto de sucesivasrespuestas del Estado frente a situaciones consideradas socialmente problemáticas” 1 .Esta definición implica en primer término que las políticas constituyen una complejaestructura de proyecciones, estrategias y acciones a través de las cuales se hace frentea realidades sociales problemáticas, entendidas estas como aquellas que resultan1 Salazar, C. Las Políticas Públicas. Bogotá: Universidad Javeriana. 1999.
  • 4. amenazantes para una población en particular o aquellas que son estratégicas para sudesarrollo razón por la cual intervenir en torno a ellas es fundamental.Las políticas contienen tres elementos claves para su comprensión, el primero se refierea su carácter “predictivo” el cual implica que tras la decisión tomada y evidenciada en lapolítica, existe una idea de futuro deseado y al que se esta apostando llegar. Elsegundo es la decisión misma, elemento central pues esta encierra la toma de posición(ética y política) de un Estado frente a una situación particular. El tercero y últimocorresponde a la acción que se refiere concretamente a los dispositivos que sedespliegan para materializar las decisiones tomadas. 2De acuerdo con lo anterior, las políticas públicas suponen desde las apuestas éticas deun Estado hasta las tareas concretas que deben realizarse para alcanzar unos objetivosplanteados.Las políticas públicas tienen un origen y un ciclo de construcción: Problema Situaciones Presión al Respuestas Actores socialmente social Estado estatales problemáticas Situación Situación Política subjetiva objetiva públicaEn su origen las políticas parten de una problemática o necesidad de desarrollo de unapoblación determinada que por su significancia y valor generan presión sobre el Estadolo cual provoca que la temática ingrese a la agenda pública del territorio y derive en elconjunto de respuestas que configuran la política pública.2 Salazar, C. 1995. Op cit.
  • 5. Definición de Origen la agenda Redefinición de Análisis de la política alternativas Evaluación Decisión ImplementaciónEl ciclo de las políticas públicas tiene un origen en la problemática socialmenterelevante y su presión sobre los estamentos del Estado, lo cual permite que la agendaincluya el tema como prioritario dentro los intereses de la sociedad. Ante la situación ysus posibles abordajes se realiza un análisis de alternativas que permite determinar elcamino a seguir con el fin de tomar las decisiones respectivas en términos de losobjetivos y actividades que se deben realizar para transformar la problemática. Le sigueuno de los procesos de mayor dificultad como es el de la implementación ya que através de este se concreta en la acción los supuestos y planteamientos realizados en lafase de planeación. Con el fin de valorar los avances y logros se continúa con laevaluación de la política la cual permitirá tomar decisiones en términos de la redefiniciónde la política.2. Un poco de historiaLa población joven de una u otra forma ha venido haciendo parte de las políticaspúblicas del país desde hace varias décadas, sin embargo podría decirse que laConstitución Política de 1991 marco un hito para la visibilidad de esta población en laagenda política de Colombia. Antes de la Constitución -como antecedente importanteen relación con la juventud- y durante la década de los 80 se comenzaron a percibir lasconsecuencias del debilitamiento del modelo de desarrollo asociado a laindustrialización, consecuencias asociadas a lo que Rodrigo Parra Sandoval denomino“Ausencia de Futuro” y que motivo a Naciones Unidas a celebrar el año internacional dela juventud. Durante la segunda parte de esta década iniciaron los programas contra elconsumo de drogas y los y las jóvenes comenzaron a ser visibles por su vinculación asituaciones de violencia urbana y conflicto armado. En conclusión, esta población ganaprotagonismo en la agenda a partir de una imagen negativa producida por elseñalamiento de la sociedad y el prejuicio sobre sus acciones.Medellín en el anterior sentido se erige en esos años como uno de los territorios dondese visibiliza a la juventud a partir de su relación con el conflicto y la noción de “peligro
  • 6. social”. Casi podría afirmarse que la juventud gana un lugar dentro de la agenda públicadel país a raíz de las problemáticas evidenciadas en Medellín a finales de la década delochenta y comienzos de la década del noventa.De acuerdo con lo anterior, la historia de las políticas de juventud en Medellín comienzaun poco antes de lo sucedido en el resto de país. Inicia antes de la Constitución de1991 y se convierte en uno de los argumentos para que el tema adquiera relevancia anivel nacional.De acuerdo con la Subsecretaría de Juventud – MetroJuventud de la Alcaldía deMedellín esta es la línea de tiempo que resume la evolución de la política de juventuden el municipio: POLITICA PUBLICA MUNICIPAL DE JUVENTUD Línea del Tiempo 1988 1991 1994 1995 1998- 2000 2002 -2003 2004 -2007 Visibilización Intervención Creación de Posicionam Concertación Consolidación La juventud negativa de la con enfoque institucionalid iento del Política del tema de como población asistencial ad en temas tema de Intersectorial e juventud en la protagonista de juvenil de juventud. juventud en interinstitucional ciudad la asociado al la ciudad. frente a la Transformación Enfoque conflicto población juvenil de la ciudad participativo Enfoque integral Creación de la Acciones Programa de Subsecretaria multisectoriales Comité Consejería Oficina de la Clubes Juveniles Metrojuventud de juventud Convivencia Interinstitucional Presidencial Juventud Formulación de Ciudadana BID – Formulación del Concertación de Juventud Para CMJ Planes Zonales de ALCALDIA DE Plan de interinstitucional Medellín: Desarrollo Juvenil Medellín Desarrollo de juventud PAISAJOVEN Casas de la juvenil. Programa VIDA Acuerdo 02 del Amplia Juventud PARA TODOS 2000 Política Implementación participación Mesa de Pública de de la política social juvenil Juventud JuventudTomado de la presentación de la Subsecretaría de Juventud3. Análisis preliminares.Transcurridos 19 años después del Comité Interinstitucional de Juventud de 1988 ysiete años del Acuerdo 02 del 2000 a través del cual se adopto la política de juventuddel municipio, se plantea un ejercicio de balance de la política pública de Medellín.Con este ejercicio –como otros que se habrán realizado en el pasado- se transita por elciclo de las políticas públicas graficado páginas atrás, se cierra de una forma u otra elcírculo con la idea de iniciarlo nuevamente con la ilusión y el propósito de avanzar demanera ascendente, como en un espiral, hacia el progreso permanente de la política.
  • 7. Los balances o evaluaciones deben ser vistos como un mecanismo a través del cual sepuede contrastar los objetivos planteados en un momento dado con los resultadosalcanzados. A partir de aquí saber el grado de avance conseguido, los insumosinvertidos y los efectos provocados a partir de la intervención. Dicho análisis debepermitir reflexionar sobre las razones que explican y permiten comprender los procesosque llevaron a alcanzar las transformaciones o cambios finalmente obtenidos. Desdeesta comprensión se facilita la toma de decisiones en relación con la continuidad,modificación o eliminación de programas y proyectos y por ende la re-creación de lapolítica pública que implica dichas acciones.El balance de la política pública de Medellín propuesto en el evento del 4 y 5 de octubreesta basada en percepciones cognitivas y sensacionales sobre los diferentesacontecimientos que han rodeado su historia. Recoge voces diversas correspondientesa la población joven, las organizaciones y el aparato gubernamental, que se encargaronde hacer análisis desde su perspectiva sobre las debilidades y fortalezas del proceso.No es un balance que parta exactamente de una línea de base construida al comienzodel proceso y unos objetivos claramente establecidos y traducidos en un plan de trabajodetallado, en este sentido el balance tiene un carácter inicial y se constituye en uninsumo fundamental para estructurar evaluaciones mas sistemáticas hacia el futuro. a. Un balance sobre el enfoque Los años transcurridos desde la sanción de la Constitución Política de Colombia y el abordaje puntual del tema de juventud desde la perspectiva poblacional han permitido transformaciones en la concepción y los propósitos de las políticas dirigidas a este grupo. En términos positivos se ha logrado paulatinamente una incorporación de la perspectiva de derechos como enfoque de la política en el lenguaje institucional. Esto va de la mano con la superación –también gradual- de la percepción que sobre los y las jóvenes ha predominado en ciertos círculos institucionales como “sujetos de riesgo social”. La visión “peligrosista” de la juventud por su relación con fenómenos como el pandillismo y el consumo de sustancias psicoactivas o por sus actitudes de rebeldía y desobediencia ha venido disminuyendo dando paso al reconocimiento como sujetos de derechos con un potencial de aporte social importante. Sin poder afirmar que el cambio es absoluto en este sentido, se valora la evolución que ha tenido el lenguaje y actitud institucional frente a los y las jóvenes. El acercamiento al enfoque de derechos como lente para abordar las problemáticas de la juventud implica de igual forma un cambio en el sentido de los programas y proyectos dirigidos a esta población. Se pasa de concebir a los y las jóvenes como receptores de bienes y servicios, asociado a su condición de vulnerabilidad o riesgo social, a ciudadanos activos con capacidades frente a los cuales el Estado debe garantizar el cumplimiento de sus derechos. Otro de los aspectos en relación con el enfoque tiene que ver con la inclusión de la visión de la población joven en la definición de las políticas dirigidas a ellos y en la imagen de la ciudad. Las políticas no se construyen con la perspectiva
  • 8. exclusiva del mundo adulto sino que consulta la opinión de la poblacióndirectamente implicada, lo cual amplia la posibilidad para alcanzar mayor impactocon las intervenciones y se hace mas democrática la construcción de futuros.A pesar de los avances logrados, es necesario visibilizar las dificultadesidentificadas en cuanto al enfoque se refiere. En primer término es importantemencionar que si bien existe mayor conciencia sobre la perspectiva de derechosaplicado al tema de las políticas de juventud, aun es heterogénea la concepcióny aproximación de las instituciones a la población joven. No existe al interior delaparato gubernamental del municipio un enfoque unificado y compartido respectoa la noción de juventud y las apuestas en torno a ella, lo cual hace que elcompromiso institucional entre las entidades sea dispar y por momentoscontradictorio.En segundo término, la posición adultocentrica sigue primando a la hora deimplementar políticas y acciones dirigidas a la población joven. Aunque elpanorama provisto desde la Constitución Política de 1991 facilito elreconocimiento de otras voces para la definición de políticas, en este caso de lajuventud, es real que el nivel de involucramiento de la voz de los y las jóvenes enla mayoría de las ocasiones se restringe a un nivel consultivo que bien puede ono ser tenido en cuenta a la hora de definir las acciones. Existe asociado a estouna dificultad transversal que se abordara mas adelante y es lo relacionado conel lenguaje y la comunicación establecida entre el mundo adulto y el mundo delos jóvenes.En tercer término, la historia y los desencuentros entre el mundo de los y lasjóvenes y el mundo adulto hace que la relación esté cruzada por sentimientos deincredulidad y desconfianza mutuos, los cuales se encuentran acompañados porimágenes estereotipadas y prejuiciosas que distorsionan y dificultan la posibilidadde construir visiones compartidas de ciudad y de un futuro concertado para lajuventud. Los estereotipos de la juventud hacia los adultos impiden elacercamiento a un lenguaje institucional que predomina y los prejuicios delmundo adulto institucional hacia los y las jóvenes conducen al establecimiento deprogramas y proyectos desconectados frecuentemente de la realidad de losjóvenes e incapaces de afectar su vida adecuadamente.b. Un balance de los componentes temáticosCon el protagonismo ganado por el tema de juventud en la agenda política ypública de Medellín durante el transcurso de esta década y la pasada es evidentehoy día la presencia de programas y proyectos dirigidos a esta población. Sudiversidad y alcance han permitido que se atiendan diferentes esferas de la vidade la juventud logrando conciente o inconscientemente acercarse en algún gradoa la garantía de sus derechos. Se resalta en este sentido la existencia de unespectro mayor de acciones lideradas por entidades y organizaciones dediferentes índole. En la medida en la que existe un mayor número de programasy la institucionalidad responsable de hacer rectoría sobre la política de juventud a
  • 9. nivel municipal ha adquirido estatus y relevancia en el andamiaje institucional, seha logrado que las entidades se sientan parte de la política mismaindependientemente de que sus acciones dirigidas a la población joven tenga unsello sectorial. Este asunto favorece la cohesión y visión integral de la política dejuventud.En este mismo sentido, las organizaciones sociales que trabajan con poblaciónjoven plantean reflexiones en torno a la política y llevan a cabo acciones que deuna manera u otra contribuyen al logro de los propósitos generales establecidospor esta.A pesar de que no existe una línea de base que de cuenta de las condicionesiniciales de la población joven en términos de su situación en salud, educación,participación política, social y cultural, entre otros aspectos, que pueda sercomparada con su situación actual, se percibe un aumento de la calidad de vidaentre esta población. En tanto percepción no se puede establecer una medidaque de cuenta de la magnitud del cambio, sin embargo es significativo que existaen el imaginario de la gente transformaciones positivas en relación con la vida delos y las jóvenes en la ciudad.Otro aspecto relevante tiene que ver con el valor del tema de la participación delos jóvenes al interior de la política. Si algo distingue a las políticas públicas dejuventud en el país -y no es la excepción Medellín- es la relevancia de losasuntos asociados con la participación, los logros del municipio alcanzados entérminos del Consejo Municipal de juventud y la importancia reconocida de lasorganizaciones juveniles evidencia el acento que se le da al hecho de que los ylas jóvenes ocupen un lugar visible y protagónico en las políticas de la ciudad.En contraste con los avances en términos de los componentes, existendebilidades en cuanto al nivel de comunicación y diálogo de lo sectorial con lopoblacional. Si bien existe un reconocimiento inicial de parte de los sectorestradicionales por la perspectiva poblacional, esta no logra posicionarsesuficientemente como criterio para orientar las acciones institucionales lo cualpuede derivar en el clásico paralelismo y competencia entre las actividades decorte poblacional y las de carácter sectorial. Este fenómeno sucede con algunasdiferencias pero de manera similar entre las entidades públicas y organizacionessociales. En el caso de las últimas, la falta de identidad no solo es por el carácterpoblacional sino por el carácter gubernamental que se le otorga a las políticaspúblicas de juventud.La anterior dificultad se relaciona igualmente con la resistencia –conciente oinconsciente- de algunas instituciones para entender sus acciones dirigidas a lapoblación joven como parte integral de la política de juventud del municipio. En elanterior aspecto como ya se señalaba existen avances pero no los suficientescomo para pensar en la existencia de una política de juventud sólida que crucetransversalmente a las políticas sectoriales.
  • 10. Otro de los aspectos relevantes a mejorar tiene que ver con la ausencia deciertos temas emergentes como parte integral de la política de juventud. Si bien,la estructura de la política cada vez más reconoce a los temas sectoriales comosus factores constituyentes, quedan por fuera aun temas relevantes que no sehan sabido integrar en la configuración establecida, algunos de estos temas sonlos emprendimientos productivos, el tema de conflicto armado en el país, entreotros.Así como se identifican debilidades en la presencia de temas dentro de lapolítica, existen vacíos sobre la presencia de la voz de los y las jóvenes en ladefinición de programas y proyectos sectoriales. El camino logrado en términosdel valor reconocido a la participación juvenil no logra aún trascender del nivelconsultivo hacia el de incidencia real en la definición y participación en laimplementación de programas y proyectos.Por último, es importante mencionar las debilidades manifiestas por losdiferentes grupos participantes en el balance en relación con el grado deinformación que le llega a los y las jóvenes respecto a la oferta institucionaldirigida a ellos. Pareciera que la información es deficiente y no circula de manerafluida.En la misma perspectiva de la información, es necesario visibilizar algomencionado anteriormente, la ausencia de una línea de base que de cuenta delestado de la población joven en términos de los diferentes sectores que sirvacomo parámetro para medir en el futuro cuanto a contribuido la política dejuventud para el mejoramiento de la calidad de vida de su grupo objetivo.c. Un balance a nivel estructural: la política.Como ya se mencionó anteriormente, el proceso de construcción de la políticapública de juventud de Medellín es el ejercicio que cuenta con más años entrelos procesos de esta índole desarrollados por ciudades y departamentos delpaís. No gratuitamente podría decirse que es uno de los de mayor evolución yalcance, lo cual se demuestra en los logros normativos, la formalización de lapolítica en la agenda pública de la ciudad, el plan estratégico de juventud, lapermanencia y protagonismo del Consejo Municipal de la Juventud y sobre todoel reconocimiento histórico que administración tras administración hace a unproceso que se acerca a los 20 años de existencia.En el anterior sentido es necesario resaltar el hecho de que tanto la política dejuventud como el plan estratégico se han elevado a Acuerdos del Concejo lo cualle brinda al proceso una sostenibilidad importante por lo menos en lo legal ypolítico. El camino de la negociación entre el aparato gubernamental, los cuerposcolegiados de representación ciudadana como el Concejo y las organizacionesha permitido establecer unos mínimos que hoy le permiten al tema no solosubsistir a los embates de las transiciones gubernamentales sino proyectarsehacia los objetivos de desarrollo pensados para la población joven.
  • 11. En relación con el Consejo de Juventud, después de varias elecciones existenmúltiples aprendizajes –positivos y negativos- que hacen a este escenario departicipación un espacio potencial de formación de liderazgos políticosimportantes para la ciudad. A partir de las experiencias del CMJ se cuenta conevidencias de los que se debe o no hacer con este tipo de instancias departicipación y en este sentido la vivencia de Medellín no solo sirve como espejopara otros municipios y ciudades del país sino tan bien como parámetro paraespacios de participación de otras poblaciones o sectores.Gracias a la formalización de la política a través de los Acuerdos pero también ala conciencia ganada por parte de los diferentes actores sobre su importancia,puede verse como los últimos gobiernos han respetado e impulsado –a sumanera- la política de juventud. Es claro como de manera tendencial cada unode los gobiernos entrantes ha retomado lo que el anterior ha dejado nutriéndolodesde sus particularidades pero en todo caso realizando un aporte para laevolución del tema. De lo anterior se puede concluir que existe un relativorespeto y reconocimiento de la historia lo cual garantiza no solo elaprovechamiento racional de los recursos –tiempo y dinero- invertidos por cadaadministración, organizaciones juveniles y organizaciones sociales, sino que lamaduración del tema se hace más ágil y productiva.Consecuencia de la historia y de la relevancia sostenida del tema es la voluntadpolítica de la actual administración y el compromiso de las organizacionessociales y juveniles con el proceso, quienes desde ya hace varios añoscontribuyen activamente en la construcción de la política.En contraste con los avances también existen aspectos por mejorar con el fin deque la estructura de la política adquiera solidez. En este sentido vale la penareferirse a la distancia que existe entre la teoría y la práctica. Es claro, como yase mencionó, los innegables avances en términos de lo normativo, sin embargotambién es relativamente claro que la puesta en marcha de lo planteado en lanorma se ha tomado un tiempo significativo, mayor seguramente al que lapoblación joven, las organizaciones y las mismas instituciones hubieran querido ypensado. Al tema de tiempos se suma el hecho de que aun no se interioriza demanera consistente el carácter de corresponsabilidad de la política pública dejuventud. Es decir que, si bien los actores se juntan para pensar la política ycontribuir a su estructuración, a la hora de implementarla existe cierta dispersióny un énfasis sobre la responsabilidad del aparato gubernamental sobre la misma.En este punto resulta necesario traer nuevamente a la discusión ladesarticulación entre las lógicas de planeación de lo sectorial con lo poblacional.Además de ser un problema de estatus –de lo sectorial sobre lo poblacional-existen dificultades de tiempos: la discusión de lo poblacional llega cuando losectorial ya ha definido sus acciones, de manera tal que se pierde la oportunidadde que la visión integral de la juventud cruce las acciones sectoriales.
  • 12. 4. Retos y recomendaciones a. Frente al enfoque: i. Consolidar la perspectiva de derechos como enfoque y visión de la población joven en la política de juventud. Esto supone que los diferentes actores estén de acuerdo e incluyan en su lenguaje técnico e institucional un discurso coherente y que demuestre unidad de criterio. ii. Explorar y complementar la perspectiva de derechos desde enfoques de capacidades y oportunidades y analizar nociones como los de ciudadanía juvenil. iii. Cambiar el enfoque de entrada a los problemas que viven la juventud (desempleo, educación y salud) para verlo como derechos y desarrollo de capacidades. iv. Revitalizar un debate público sobre los y las jóvenes (representaciones, roles sociales, apuestas frente al proyecto individual y colectivo). Este es de los temas que se creen usualmente resueltos pero que hoy día presenta vacíos frente a los cuales es necesario actuar ya que de su definición depende la certeza de las acciones y en consecuencia el alcance lo los logros esperados. v. Vincular de mejor manera la palabra de los y las jóvenes en la definición de este enfoque y su imagen en la ciudad. Aun los rasgos adultocentristas de nuestra sociedad no permiten que la palabra de los y las jóvenes ocupe un lugar determinante en las decisiones políticas que se adoptan, razón por la cual debe mantenerse el esfuerzo por vincular su palabra de una manera clara y fuerte. b. Frente a los componentes temáticos: i. Lograr una visión desde la política de los sujetos jóvenes totalizante, equilibrada e integradora de sus diferentes dimensiones. Los y las jóvenes son salud, educación, cultura, recreación, proyecto de vida, conflicto, emprendimiento, etc., el reto de la política de juventud es reconocer esa propiedad multidimensional de la juventud y proyectarla de acuerdo con los propósitos sociales concertados para ella. ii. Dimensionar claramente el carácter poblacional de la política para generar las sinergias adecuadas con lo sectorial: las políticas de juventud como ordenadoras de la acción gubernamental y social.
  • 13. iii. Que los y las jóvenes reconozcan con claridad los proyectos que articula la política de juventud lo cual implica mejorar procesos de comunicación e información. Es recurrente la queja u observación por la información y comunicación, la condición para que los y las jóvenes se vinculen con el proyecto de la política de juventud haciendo parte de ella no solo como beneficiarios sino como autores es que la conozcan en sus diferentes facetas. iv. Afianzar el acercamiento institucional a la población con el fin de mejorar la traducción de sus intereses y necesidades (Desplegar mecanismos de consulta, aprovechar el CMJ, trabajo con operadores directos, entre otros). v. Validar las líneas estratégicas de actuación del plan estratégico como marco comprensivo de las acciones que se dirigen a la población joven. Existe un camino adelantado con el plan estratégico, es conveniente validar y actualizar sus apuestas con el fin de darle mayor organicidad y que se convierta realmente en la carta de navegación de las acciones derivadas de la política.c. Frente a lo estructural: la política. i. Ajustar el Plan Estratégico de Desarrollo con respecto al análisis de la política y la oferta sectorial. 1. La caracterización como línea de base: es conveniente aprovechar un ejercicio de caracterización como fuente para establecer una línea de base que permita en el corto, mediano y largo plazo valorar los avances que se van obteniendo. 2. El Estado del arte como criterio para identificar aprendizajes y vacíos. Resulta importante que a partir del estado del arte se puedan reconocer énfasis, tendencias y ausencias que permitan hacer ajustes al plan estratégico y a la política misma. ii. Proceso paralelo de reformulación de la política y su implementación. La construcción de una política pública es un proceso cíclico permanente de tal forma que no es necesario terminar de formular para avanzar en la acción. Nuestros tiempos y nuestras necesidades exigen versatilidad de pensamiento y actuación de tal manera que se pueda pensar e internvenir al mismo tiempo. Para ello deben generarse los mecanismos que permitan reflexionar sobre la acción y actuar lo que se piensa. iii. Lograr un balance entre una política que institucionaliza y una que facilita y reconoce expresiones alternativas a nivel organizativo y juvenil. La política de juventud además de ser un ordenador de la acción debe ser un “espíritu” que matice los deseos y quereres de
  • 14. jóvenes e instituciones. En este sentido no todo puede ser traducido en un acto administrativo que legisle sobre cada uno de los aspectos de la vida de los y las jóvenes, no puede ser solo lo que realice el gobierno, sea una norma o este inscrito en el banco de proyectos del municipio.iv. Armonizar la política de juventud con otras políticas poblacionales y con las políticas de juventud departamental y nacional. El dialogo horizontal con otras políticas poblacionales es clave para que la de juventud adquiera sentido real, así mismo la interacción con las políticas de otros niveles territoriales permite que todo el movimiento sea sólido y adquiera relevancia en la agenda política del país. v. Definir acciones con adultos para alcanzar los objetivos de la política de juventud. Definitivamente la política de juventud no se resuelve de manera exclusiva a través de acciones dirigidas a la población joven, debe abrirse una línea de trabajo con el “mundo adulto” a través de la cual se faciliten las condiciones necesarias para que los propósitos de desarrollo de la juventud venzan obstáculos y cuenten con aliados.vi. Generar esquemas de visibilización de la política y las acciones que la integran para movilizar la información y tener la oportunidad de recibir retroalimentación permanente por parte de la población joven y las organizaciones sociales.vii. Construir un sistema de evaluación que permita medir y valorar los alcances de la política y el plan estratégico en el corto, mediano y largo plazo. Es clave como último punto estructurar una estrategia de evaluación que permita medir o valorar los logros, solo así se sabrá cuanto y cuales acciones están siendo realmente efectivas frente a los problemas y el impulso de los y las jóvenes. Solo así la política de juventud tendrá argumentos para posicionarse en la gestión pública como un eje articulador de objetivos de desarrollo.