Habitat y Territorio. El caso de Colchagua, Chile.

0 views
928 views

Published on

La idea de constatar la efectividad del enfoque planifi cador de abajo hacia arriba, valoriza la participación de los actores y sus características con los territorios en que se desarrollan, tanto privados como públicos. Esto se llevó a cabo en Colchagua, y ha permitido lograr un ordenamiento territorial sustentable, aún careciendo de un marco normativo, y sólo gracias a intervenciones sectoriales con perspectiva territorial. Para validar lo señalado hemos revisado ejemplos
interesantes por sus fortalezas, dado que reconocen las características, las identidades y los actores de los territorios, como lo han sido los programas
“Smartland” y “Leader+”, los cuales de cierta manera nos hacen comprender lo que se ha producido en el ordenamiento del valle de Colchagua

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
0
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Habitat y Territorio. El caso de Colchagua, Chile.

  1. 1. HÁBITAT Y TERRITORIO: HABITAT AND TERRITORY: COHERENCIA PARA EL COHERENT TOWN ORDENAMIENTO TERRITORIAL. PLANNING. El caso de la provincia de The case of Colchagua Colchagua, Chile province, Chile Carlos Muñoz Parra1 Carlos Muñoz Parra1 Matías Antonio Dzieko ski Rüchardt2 Matías Antonio Dzieko ski Rüchardt2 Gabriela Soto Villalón3 Gabriela Soto Villalón3 Ninoska Lamilla4 Ninoska Lamilla4 Resumen Abstract Requiriéndose en Chile de un ordenamiento territo- There is no land planning intended to harmonize rial que armonice los distintos usos del territorio, ca- the different land use in Chile. The political- recemos de éste. La división político – administrativa administrative division does not contribute to this no contribuye en esta tarea, y los Instrumentos de subject and the Instruments for Spatial Planning Planificación Territorial (IPT) llevados a cabo respon- (ISP) are oriented towards sectoral demands. den fundamentalmente a requerimientos sectoriales. In order to regulate land use, an element designed Se extraña un eje conductor de los diferentes instru- to control the different sectoral instruments is mentos sectoriales que regule los usos del territorio. needed. However, before adopting a sustainable Esto aunque en la actualidad, para hacer una aproxi- approach, it is suggested that territories and not mación sustentable, se sugiere que son los territorios products compete in the markets. y no los productos los que compiten en los mercados. La idea de constatar la efectividad del enfoque plani- The idea of verifying the effectiveness of a bottom- ficador de abajo hacia arriba, valoriza la participación up planning approach values the participation de los actores y sus características con los territorios of actors and their characteristics in public and Nº 70 / Noviembre 2010 / Volume Nº 25: 119-149 1195189 Invi 70 Interior.indb 119 22-11-2010 14:35:51
  2. 2. en que se desarrollan, tanto privados como públicos. private territories. This task was carried out in Esto se llevó a cabo en Colchagua, y ha permitido Colchagua, and, through territorial-oriented lograr un ordenamiento territorial sustentable, aún sectoral interventions, and despite lacking a careciendo de un marco normativo, y sólo gracias a regulatory framework, it was possible to achieve intervenciones sectoriales con perspectiva territorial. a sustainable town planning. Para validar lo señalado hemos revisado ejemplos In order to validate the aforementioned result, interesantes por sus fortalezas, dado que recono- this article examines the “Smartland” and cen las características, las identidades y los actores “Leader+” software, as these initiatives know the de los territorios, como lo han sido los programas characteristics, identities and the people these “Smartland” y “Leader+”, los cuales de cierta ma- projects benefited. “Smartland” and “Leader+” are nera nos hacen comprender lo que se ha producido useful to understand the town planning process in en el ordenamiento del valle de Colchagua. the Colchagua Valley. PALABRAS CLAVES: TERRITORIOS SUSTENTABLES, KEYWORDS: SUSTAINABLE TERRITORIES, ORDENAMIENTO TERRITORIAL INTEGRADO, VALLE INTEGRATED TOWN PLANNING, COLCHAGUA DE COLCHAGUA. VALLEY Fecha de recepción: 15.06.2010. Received: 15.06.2010. Fecha de aceptación: 30.10.2010. Accepted: 30.10.2010. 1 Chile. Arquitecto. Doctor en Arquitectura en la Escuela Técnica 1 Chilean, Architect. Ph.D. in Architecture, Higher Technical Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Ma- School of Architecture, Universidad Politécnica de Madrid. drid. Profesor Titular Escuela de Arquitectura Universidad de Professor, School of Architecture, Universidad de Santiago de Santiago de Chile. Chile. Correo electrónico: cmparquitecto@yahoo.es Email: cmparquitecto@yahoo.es 2 Chile. Arquitecto. Magíster Universidad de Santiago de Chile. 2 Chilean, Architect. Master, Universidad de Santiago de Chile. Académico Escuela de Arquitectura Universidad de Santiago de Professor, School of Architecture, Universidad de Santiago de Chile. Chile. Correo electrónico: matias.dziekonski@usach.cl Email: matias.dziekonski@usach.cl 3 Chile. Arquitecto. Ayudante de Investigación Escuela de Arqui- 3 Chilean, Architect. Assistant Researcher, School of Architectu- tectura Universidad de Santiago de Chile. re, Universidad de Santiago de Chile. Correo electrónico: gsotov@dualarquitectos.cl Email: gsotov@dualarquitectos.cl 4 Chile. Arquitecto. Magíster. Ayudante de Investigación Escuela 4 Chilean, Architect. Master, Assistant Researcher, School of Ar- de Arquitectura Universidad de Santiago de Chile. chitecture, Universidad de Santiago de Chile. Correo electrónico: ninoska.lamilla@gmail.com Email: ninoska.lamilla@gmail.com 120 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTICLE: Habitat and Territory: Coherent town planning. The case of Colchagua province, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 120 22-11-2010 14:35:51
  3. 3. Introducción El terremoto del 27 de febrero inevitablemente nos estuviera bailando a ritmos diversos, normalmente hace interrogarnos respecto de nuestra visión y inaudibles, pero que se hacen sentir súbita y dra- conceptos en relación con la geografía y el terri- máticamente de manera intermitente en el tiempo. torio. Nada será igual para muchos a partir de esa En un Seminario de ICARE5 (Instituto Chileno de fecha, y las preguntas que han surgido tanto en Administración Racional de Empresas) uno de los nuestras conciencias como en la prensa respecto expositores hacía ver, a una apretada audiencia de cómo hemos de ocupar el borde marítimo no empresarial y a una incómoda ministra, que dado dejan de enfrentarnos a una suerte de vacío. que en el caso de Chaitén6, habríamos fallado en ¿Hemos de rehacer lo existente? ¿Hemos de tras- resolverlo –era una localidad y 1.500 viviendas–, ladar los asentamientos humanos involucrados? ¿cómo haremos con 900 localidades de tamaño di- ¿Cuánto protagonismo ha de tener la comunidad verso y 190.000 viviendas? local? ¿Ha de tener alguno o esto es un tema de Poduje (2010) definió el problema planteado en expertos y técnicos en materias complejas? ¿Esto cuatro puntos: fue simplemente un desastre u ofrece realmente oportunidades en materia de planificación territo- rial como señalan algunos con cierto optimismo? • La reconstrucción será lenta, compleja y toma- ¿Cuáles son éstas? ¿Qué lecciones podemos sacar rá como mínimo 10 años y 3 gobiernos. de todo esto? ¿Qué hemos de hacer con la laguna sísmica del norte grande que sabemos nos amena- • Los plazos y las expectativas de cambio deben za pero no sabemos cuándo nos golpeará? ¿Cómo aterrizarse: ¿Nuevas ciudades o reponer casas? hemos de enfrentarnos a este territorio? –que de • La Malla institucional impedirá abordar este estático nada tiene– que se estira, encoge y con- mega-desafío pues agregará plazos y costos, tornea de este a oeste y de arriba abajo como si por lo tanto debe reformarse. 5 Foro Empresarial Ciudad y Desarrollo Inmobiliario “Terremoto: Consecuencias, Aprendizajes, Correcciones”, viernes 14 de mayo de 2010 en Casa Piedra, Vitacura. 6 Se refiere al caso de la localidad de Chaitén en la Región de Los Lagos en el sur de Chile, afectada en mayo del 2008 producto de la erupción del volcán del mismo nombre. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 121 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 121 22-11-2010 14:35:51
  4. 4. • De no haber cambios en la manera de proceder Ahora bien, no pretendemos opinar sobre la co- de los organismos de Estado existe un riesgo de yuntura. Otros pueden y deben hacerlo. Queremos repetir Transantiago7 o Nueva Chaitén8. ayudar en la reflexión a mediano plazo –y dicho en los términos del expositor en comento de ICA- Terminó su intervención definiendo cuatro claves RE– al menos a diez años. Estamos pensando en la para enfrentar el mega desafío: “reconstrucción mejorada10” pues los “ires y veni- res” de la coyuntura, sus urgencias, no permitirán • La verdadera innovación hoy pasa por recons- hacer grandes modificaciones. Todo lo contrario. truir barrios, generar empleo y reducir la vul- Quizá entorpezcan lo que es dable hacer con los nerabilidad social existente. instrumentos y mecanismos existentes. • La descentralización es fundamental: el Go- bierno Nacional no puede liderar el proceso y El artículo que se presenta a continuación es par- los actores claves son las Intendencias, las Al- te de una investigación denominada “La Planifi- caldías y las comunidades afectadas, tal como cación Territorial Integrada en Chile, un análisis se efectuó en Kobe, Japón9. de las experiencias de aproximación sectorial en la región de O’Higgins durante el período 2001 • Es necesario desarrollar la Inter - sectorialidad: al 2006, para generar las bases de un futuro ins- las obras y viviendas son insuficientes, y deben trumento normativo de planificación territorial complementarse con fomento productivo y tra- sustentable integralmente”, la que se lleva a cabo bajo social coordinadamente. por el Programa DICYT de investigaciones de la • La Participación Ciudadana es un proceso fun- Universidad de Santiago de Chile. Así se pretende damental y de alta complejidad de manejo –y si aportar en ese sentido y lo que se quiere es invitar- se quiere ser exitoso– no es posible evitarla. los a reflexionar, por el momento, sobre el ordena- 7 Transantiago es un proyecto que buscaba mejorar la cobertura 10 El expositor señaló que, de acuerdo a estudios realizados sobre del transporte público de Santiago, puesto en marcha en febrero procesos de recuperación de zonas siniestradas, existe la llama- del 2007. da Ley de Kates & Colten que incluye cuatro etapas: Emergen- 8 Proyecto no concretado de relocalización de la antigua localidad cia, Restauración, Reconstrucción y Reconstrucción Mejorada. de Chaitén. La experiencia indicaría que si la Emergencia duró un tiempo T, 9 Se refiere al caso de reconstrucción post terremoto efectuado las etapas siguientes duran 10 veces T, 100 veces T y un T Varia- en Kobe, Japón. El terremoto fue en 1995, tuvo una intensidad de ble, respectivamente. 7,2° Escala de Richter, 6.434 muertos, 108.000 viviendas destrui- das, 300.000 viviendas dañadas y pérdidas estimadas en U.S. $ 102.000 millones. 122 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 122 22-11-2010 14:35:52
  5. 5. miento territorial con la experiencia de lo pasado ecológica. Cuando hablamos de “hábitat” hoy ha- en Chile con Colchagua, a la luz de la experiencia blamos –de hecho– del territorio en su conjunto. de algunos países que tienen más “camino recorri- Según Ferreira Méndez, la organización de la vida do” en esta materia que nosotros. A futuro se pre- social de un habitante moderno del medio rural tende profundizar en algunas experiencias que se deberá señalarse por tres elementos: la estructura, han desarrollado en nuestro país y que presentan la función y la cultura. Esto nos da lineamientos una asombrosa convergencia y parecido a lo que base para acercarnos a ciertas características que creemos necesario y que se están desarrollando en de considerarse, pueden ser de relevancia para es- otras latitudes. Vamos por parte. tablecer parámetros de ordenamiento del hábitat rural contemporáneo, las que se explicitan como: ¿Políticas de ordenamiento • La estructura es un término utilizado para de- territorial en Chile? finir cómo un grupo se constituye. • La función se designa a los efectos de las ac- Cuando nos referimos a los contextos espaciales tividades del grupo sobre sí mismo, sobre sus que están más allá de los límites urbanos, el con- miembros individualmente o sobre la sociedad cepto del “hábitat” no debe ceñirse sólo al espacio en su conjunto. habitado de las poblaciones localizadas en aquellas • La cultura para designar la herencia material y comunas de preeminencia rural. Se debe abarcar global de una colectividad dada, es decir, sus sobre todo el espacio que la sociedad ha organi- creencias, sus ideales, sus tradiciones, sus co- zado para vivir y ejercer las actividades necesarias nocimientos, sus costumbres, su folclore, sus para el conjunto de sus requerimientos espiritua- técnicas y su patrimonio histórico-cultural. les y materiales, para el desarrollo sustentable de su comunidad. Dicho de otro modo, difícilmente Estos componentes de organización de los actores es posible hoy pensar que el concepto de “hábi- del hábitat en el contexto territorial rural, quedan tat” se refiere a aquellas áreas del territorio donde plenamente integrados a la declaración de Río de se localiza vivienda o actividad humana dada la Janeiro (junio de 1992) cuando se sostiene que “La interdependencia de los diferentes sistemas, sobre paz, el desarrollo y la protección del medio ambien- todo si miramos el territorio desde una perspectiva te son interdependientes e inseparables.”11 11 Naciones Unidas, 1992. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 123 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 123 22-11-2010 14:35:52
  6. 6. En el concepto de lo rural, desde la perspectiva agua potable, electricidad, sistema de elimina- tradicional con que se ha observado, es posible se- ción de excretas, equipamiento doméstico. ñalar que contiene una serie de características muy • Vialidad, conectividad y acceso. Los asenta- vinculadas entre sí. Estas son: mientos humanos de localidades rurales, requie- ren de una estructura vial eficiente, evitando el • aspectos demográficos, aislamiento en el contexto nacional, que permi- tan la conectividad a lo largo de todo el año. • actividad productiva predominante, y • Derechos y servicios básicos e infraestructura. • patrones culturales distintivos. Los habitantes de los asentamientos humanos ru- La primera característica revela la baja densidad rales, deben tener facilidad de acceso a servicios poblacional que es propia de estos sectores. La se- tales como salud, educación, seguridad ciudada- gunda, está vinculada al predominio de lo silvoa- na y cuidado de sus derechos civiles y penales. gropecuario y otras actividades primarias. Y la ter- • Medioambiente rural y calidad de vida. Se hace cera, simplificando, alude a una serie de patrones imprescindible que cualquier localización de un socio culturales que diferencian a los habitantes de asentamiento humano rural nuevo, contemple la ruralidad con los de los centros urbanos.12 la sustentabilidad del entorno, respetando la Desde esta perspectiva, y a partir de un trabajo de biodiversidad existente y recuperando zonas campo desarrollado a fines de los años 90, se iden- degradadas, protegiendo así el patrimonio rural. tificaron aspectos desde la base de los actores rura- • Participación, organización y gestión. Un últi- les, donde se detectó que los requerimientos míni- mo factor a considerar –que si bien no es una mos a considerar para el ordenamiento territorial intervención física, incide en éstas– es la capa- en el ámbito rural, deben contar al menos con los cidad de organización del habitante rural, que siguientes factores que constituyen lo esencial para permite una gestión coherente con las aspira- una calidad de vida satisfactoria: ciones de obtener un mejor hábitat en su pro- pio medio y una mejor calidad de vida al tener • Habitabilidad. El hábitat rural requiere estar control sobre sus territorios y sus decisiones en dotado de todos los servicios básicos como cuanto al tipo de desarrollo que desean.13 12 Cárcamo, 2005, p. 4. 13 Muñoz, 2000, p. 66, 67. 124 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 124 22-11-2010 14:35:52
  7. 7. Sin embargo, tenemos que la ordenación del terri- territorios, que se personificó en la aprobación de torio, como instrumento para armonizar distintos la central termoeléctrica Barrancones en las in- usos, no existe en Chile. En la práctica tenemos mediaciones de una zona plena de biodiversidad que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MIN- como lo es la localidad de Punta de Choros en la VU), que lleva a cabo la elaboración de sus Instru- Región de Coquimbo. Afortunadamente y dada la mentos de Planificación Territorial (IPT), donde se reacción de diferentes sectores de la comunidad, reconocen únicamente a los asentamientos urba- finalmente una decisión Presidencial frenó este nos como segmentos planificables de un sistema desacierto. Como si fuera poco, nos damos un tiro regional, siendo también el mismo componente en los pies al aprobar otra central de este tipo, Cas- percibido como planificable en el sistema nacio- tilla, la cual aumentará en un 8% la producción nal. Es de esta manera que se intenta actualmente nacional de CO2, lo que deja con una pesada carga resolver los requerimientos de planificación del te- negativa al país. rritorio, es decir, sólo desde un sector ministerial –sin coordinación con sus otros pares– y sólo des- de lo urbano14. ¿Qué está ocurriendo?... simple, se está cobrando la factura de no contar con un sistema de Planifica- Por otra parte, si pensamos el ordenamiento del te- ción Territorial Integrado de carácter normativo.15 rritorio como una puesta en escena integralmente Esto se corrobora cuando el propio Presidente de sustentable, donde al menos se conjugan los aspec- la República a propósito de su decisión de que se tos medioambientales, de producción de energía y cambiara de localización la central de Barranco- de eficiencia energética, los socioculturales y los nes en Punta de Choros, declara: “demuestra que económicos productivos, se nos presenta una de- nuestra legislación ambiental requiere perfecciona- bilidad. miento y por eso he instruido a la ministra de Bie- Tenemos el caso de una reciente decisión con de- nes Nacionales para hacer un proceso de planifica- sastre medioambiental a la vista, y por tanto, de ción territorial, de manera de establecer las áreas no poder garantizar la sustentabilidad de nuestros aptas para las centrales eléctricas y las áreas que 14 Gastó, 2002, p. 40. 15 Extracto de un artículo publicado por Carlos Muñoz P. en su Blog “Hábitat Integrado” (http://carlosmunozparra.blogspot.com/), el 24 de agosto del 2010. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 125 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 125 22-11-2010 14:35:52
  8. 8. deben ser protegidas para que sean santuario de la naturaleza”16. El principio del uso múltiple Esto hace referencia a una de las carencias que se sostenido puede constatar en la enseñanza de las teorías eco- Esta toma de conciencia no es algo reciente en el nómicas en los centros de educación superior de concierto globalizado de la gestión del hábitat en el nuestro país, que es su falta de referente territo- territorio. En junio de 1960, en EEUU, se promul- rial17. Es decir, existe una suerte de “burbuja” me- gó la Ley de Uso Múltiple Sostenido18, como un tafísica donde opera el estudio de la disciplina en mecanismo que permitiera hacer la mejor combi- un nivel de abstracción tal que el territorio –como nación de uso de las tierras y satisfacer plenamente hecho físico-geográfico con todos sus componen- las necesidades de la población. Esto sin que nece- tes– parece ser un mero insumo o variable de lo sariamente el valor de los recursos fuese menosca- estudiado y no el soporte donde el fenómeno eco- bado por la mayor rentabilidad a obtener de ellos. nómico sucede y es posible. Desde esta perspectiva se tiene que el principio del Esta situación contrasta, sin embargo, con la expe- uso múltiple está basado en dos postulados funda- riencia actual, la cual sugiere que son los territorios mentales: –y no solamente las empresas– los que compiten en los mercados, esto en el contexto de la denominada • Existe un gran número de tipos de ámbitos y competitividad estructural o también denominada ecosistemas agrícolas, y cada uno de ellos es competitividad sistémica. Esto ha generado un nue- diferente a los otros en sus distintas limitacio- vo interés por incorporar los aspectos vinculados a nes y potencialidades. los territorios en la búsqueda de los fundamentos • Hay variados requerimientos de la población para el desarrollo y la generación de competitividad que pueden ser atendidos por intermedio de la de los países, donde se destaca la función protagó- utilización y capacidad de producción de la tie- nica de sus municipios y regiones. rra. 16 Declaraciones a la prensa emitidas por S.E. el Presidente de la 18 Gastó, 2002, p. 28. República el 26 de agosto del 2010 con motivo de su decisión respecto a la relocalización de la central termoeléctrica Ba- rrancones. (http://www.cooperativa.cl/prontus_nots/site/ar- tic/20100826/pags/20100826112734.html?comentpage=18&ts_ artic=20100826112734#inicio_lista). 17 Durán, 2002, p. 816. 126 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 126 22-11-2010 14:35:52
  9. 9. La visión que plantea estos principios, se ha ido • Regulación del Bosque (Ley 4.363, D.L. 701); desarrollando desde su introducción, lo que ha • Cambio de Uso del Suelo (Ley 3.516; Ley 18.693); implicado la incorporación de técnicas y metodo- • Borde Costero (D.S. 296 Y D.S. 884); logías científicas para resolver aspectos no solucio- nados en un comienzo. Esto ha implicado invo- • Fomento Obras de Riego (Ley 18.459); lucrar la eficiencia y la equidad en lo económico; • Tierras Indígenas (Ley 19.253); integrar los sistemas de pensamientos; incorporar • Áreas Silvestres Protegidas (Ley 18.362); los aspectos medioambientales; establecer las ne- • Áreas de Humedales (D.S. 971); cesidades sociales básicas y ajustar los aspectos • Regulación de Actividad Agrícola (Ley 18.378); culturales implícitos en las sociedades. • Ley Orgánica Municipal (Ley 18.695); Dada esta perspectiva, resulta difícil pensar que • Protección del Patrimonio Arqueológico (Ley una nación moderna tenga las capacidades para 17.288); lograr su pleno desarrollo sin integrar esta dimen- sión de la ordenación de sus territorios. • Protección del Paisaje Rural (D.S. 660 y D.S. 439); • Saneamiento de Títulos (Ley 1.939); No obstante, a pesar del estadio de desarrollo en que se encuentra el país, tenemos que el concepto • Desarrollo Territorial Armónico y Equitativo de uso múltiple sostenido en el territorio, más allá de (Constitución Política); sus límites urbanos y su hábitat, ha estado ausente • Medio Ambiente (Ley 19.300); del debate. Se tiene que en la actualidad predomi- • División de Predios Rústicos (D.L. 3.516, D.S. na la especialización del uso de la tierra, la globali- 718 y D.L. 1.305) y zación, la economía agraria y el negocio agrícola e • Áreas de Importancia Turística (D.S. 718). inmobiliario. La multifuncionalidad está ausente, y los municipios no intervienen en la ordenación del Esta aplicación del concepto del uso múltiple, es espacio que está más allá de sus límites urbanos. más bien reciente en la cultura occidental, y se En este contexto de funcionalidad simple o sec- funda en dos postulados básicos: la diversidad de torialista, podemos revisar que existen en el país ámbitos y ecosistemas que existen en el espacio algunas normas relevantes que están disponibles no urbano y las múltiples necesidades y expecta- para su utilización, como lo son: tivas de los actores humanos en su hábitat19. Bajo 19 Gastó, 2002, p. 445. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 127 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 127 22-11-2010 14:35:52
  10. 10. la perspectiva de utilización del concepto del uso • Ejes estratégicos característicos de sus Habi- múltiple, en la toma de decisiones para la planifi- tantes: cación del territorio, en primer lugar, se requiere a. composición estructural de los habitantes, establecer el estado - meta que se desea alcanzar. b. imagen de los comportamientos y aspiracio- La meta es el fin último al que se dirigen el o los nes de los habitantes y actores de una sociedad. c. las instalaciones de hábitat humanos en ese Teniendo en cuenta que esto es el producto de una territorio. sistematización de la puesta en valor de las opor- tunidades y el contexto, a partir de la utilización • Ejes estratégicos característicos de sus Poten- de tecnologías disponibles para este efecto –como cialidades y Vocaciones: las bases de datos, sensores remotos, la fotografía a. componentes tecnológico - estructurales, aérea y las imágenes satelitales– es también nece- b. estado del arte de la economía del territorio, e sario comprender que el estado final de un sistema c. institucionalidad vigente en el territorio20. puede alcanzarse en forma natural o espontánea, sin que necesariamente se produzca una interven- La representación que se haga de un territorio debe ción planificada para lograrlo. ser tal que contenga la información, modelación La herramienta esencial para dar curso a un orde- y estructuración de bases de datos que permitan namiento espacio-temporal de los territorios, es el eventualmente determinar la meta y lograr llevar uso múltiple del mismo. Este considera una serie a cabo las etapas para alcanzar el estado de uso de ejes estratégicos y de propuestas que es necesa- múltiple del territorio. Para esto se señala que se rio tener en consideración para elegir los posibles deben cumplir al menos cuatro aspectos relevan- escenarios de desarrollo a futuro, los que se pue- tes21, a saber: den agrupar en tres tipos e identificar como: • Aspectos físicos del territorio, en que se inclu- • Ejes estratégicos característicos del Territorio: yen la superficie y capacidad de incorporación a. recursos del territorio, de tecnología. b. uso vigente y potencialidades del territorio, y • Capacidad de raciocinio de las autoridades y c. administración y gestión del territorio. de la sociedad, a partir de la capacidad de per- 20 Gastó, 2002, p. 474. 21 Aránguiz, 2002, p. 441. 128 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 128 22-11-2010 14:35:52
  11. 11. cibir sus necesidades, funciones y aspiraciones coyunturales. La división político – • Aplicación de tecnologías, condicionada por administrativa en el valle de los dos aspectos anteriores. Colchagua • Capacidad de desarrollar las actividades que Hay autores que ya han visto que no necesariamen- conduzcan a la aproximación del estado-meta te –en el caso de Colchagua– se ha dado una coin- que se intenta alcanzar. cidencia en los territorios diseñados por el aparato público22 y lo que objetivamente se ha ido desarro- Al establecerse la meta y los objetivos relativos llando en el contexto del proceso de armonizar el al ordenamiento territorial se debe, por lo tan- desarrollo productivo y los asentamientos humanos to, considerar que el espacio es heterogéneo y en el territorio. Fundamentalmente podemos ha- que existe una multiplicidad de necesidades de blar que se genera una suerte de dicotomía entre la población. Sin embargo, los primeros proble- el territorio predefinido administrativamente como mas para obtener una planificación territorial Provincia de Colchagua y lo que en la práctica se ha consistente con las metas establecidas –que pue- ido conformando a partir del involucramiento de los dan surgir a partir de las consideraciones de in- actores en el buen uso, en el entendido del bien co- tegración de sus diferentes aspectos, sean estos mún, de los territorios que los acogen. (Ver figura 1). morfológicos, productivos, sociales, medioam- bientales y fenomenológicos– están en la recu- Así, el proceso de consolidación de la industria rrente discordancia de las divisiones político– vitivinícola, seguido a continuación por la indus- administrativas con los contextos objetivos de tria del enoturismo, fue configurando un mapa identidad de esos territorios. Para explicitar de territorial que se extiende más allá de los límites una manera práctica la concordancia o no de la administrativos y que, como se ha señalado, invo- identidad territorial con la división política admi- lucra comunas y sectores de las provincias aleda- nistrativa, revisaremos el caso de Colchagua en ñas, como las de Cardenal Caro y Cachapoal. En la perspectiva de un territorio con intervención la práctica, han sido más relevantes las coherencias participativa de sus actores. productivas –a partir de la cuenca del Río Tingui- 22 Muñoz, 2010, p. 3. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 129 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 129 22-11-2010 14:35:52
  12. 12. FIGURA 1. Límites político-administrativos de la Región de O’Higgins y de sus provincias –Cardenal Caro, Cachapoal y Colchagua– confronta- dos a la cuenca hidrográfica del Rapel. Se aprecia el que esteros tributarios de la cuenca del Rapel provienen de la Región Metropolitana y que el Estero Zamorano, originado en la Provincia de Colchagua, deriva a la Provincia de Cachapoal. Fuente: Gobierno Regional, Región de O’Higgins. 130 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 130 22-11-2010 14:35:52
  13. 13. ririca–, las que se han extendido en el territorio comprensibles dado que seguramente arrastran di- produciendo, además, una identidad con el habi- visiones administrativo territoriales heredadas de tante y empoderándose de un espacio económico, tiempos pretéritos y actualmente obsoletas dados ambiental y social donde discurre el hábitat. O sea, todos los cambios generados en las últimas déca- por un proceso de involucramiento empírico de los das. Esto, efectivamente lo podemos visualizar con actores con el entorno físico que los acoge y que a el caso de la denominada Provincia de Colchagua, partir de la acción cotidiana, van generando más en relación con la cuenca hidrográfica y los proce- que límites, áreas de interacción. sos productivos encadenados que en este territorio se desarrollan (Ver figura 2). Así, con las jerarquías Estas situaciones ya las identifica Fabricio Zanzzi, en la división impuesta, podrían aparecer inequi- quien señala que cuando una nación ya no puede dades en la redistribución de la riqueza e ingresos operar de manera coherente con su territorio a par- nacionales, puesto que se segregan las posibilida- tir de la división política administrativa que deten- des de acceder a estos recursos. ta, se hace conveniente hacer un análisis profun- do a fin de proponer alternativas de solución a sus En términos prácticos, no se generan economías de posibles causas de estancamiento en el desarrollo, escala ni sinergias entre las áreas que conforman el vinculados a su desconcentración y descentraliza- territorio reconocido por los actores y el legalmen- ción23. Esto, ya que finalmente son los ciudadanos te establecido, ya que para algún proyecto espe- los que pueden validar de manera efectiva la demar- cífico que demande financiamiento, por ejemplo, cación administrativa a partir de sus propios intere- del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, éste ses y aspiraciones. Si bien Zanzzi (op. cit.) hace un debería presentarse simultáneamente para dos o paralelo con la situación que implica lo que aconte- tres provincias, segmentándolo proporcionalmen- ce en su país, Ecuador, no deja de ser válida su hi- te al área de cobertura en cada una de ellas, y así pótesis al trasladar la reinterpretación del problema de este modo obtener una financiación integral a a lo que acontece en nuestras propias regiones. los requerimientos del proyecto. Es así como señala, que la división Político Admi- Todo esto es desgastante, y además, de sumo engo- nistrativa no obedece a patrones contemporáneos rroso, y los procesos clásicos de negociación entre 23 Los aparatos públicos desconcentrados son parte de la cen- tralización administrativa cuyas atribuciones o competencia la ejercen en forma regional, fuera del lugar en que tiene su sede el poder ejecutivo. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 131 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 131 22-11-2010 14:35:54
  14. 14. FIGURA 2. La Provincia de Colchagua, dentro de límites político administrativos de la Región de O´Higgins, y se puede apreciar de qué manera la “Zona Colchagua Tierra Premium” y el Área Enoturística, generada en la subcuenca del Río Tinguiririca, ha sido desarrollada por sus actores. Fuente: Sistema de Gestión Territorial Integrada de O’Higgins y Plan de Manejo de Cuencas, CONAMA O’Higgins. 132 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 132 22-11-2010 14:35:54
  15. 15. los integrantes de los Consejos Regionales –que les– desde el nivel superior hacia la comunidad, son en definitiva quienes aprueban estos recur- no es posible mantenerla en el largo plazo en un sos contra la presentación de proyectos– devienen proceso de desarrollo local sostenido. Dichas po- prácticamente inconducentes. líticas de administración de recursos, son fi nal- mente menos eficaces que las que se detienen a La sensibilidad del financiamiento con externali- detectar las verdaderas necesidades de los actores dades no deseadas surge a partir de los mecanis- de un territorio dado, y así, la generación de ini- mos de aprobación del mismo, el cual está íntima- ciativas sube desde la base territorializada hacia mente ligado a decisiones colegiadas por entes de los niveles superiores de la estructura de la organi- origen no técnico –que con representación indi- zación pública. El desarrollo económico del país, recta24, como es el caso de los Concejos Regiona- es la consecuencia lógica del desarrollo económico les– toman las decisiones de su validez o no, como local sostenido25. regulación de la aplicabilidad de recursos a una porción específica del territorio. ¿Y si el territorio Este desarrollo de carácter local –en el caso del en cuestión no obedece a los patrones clásicos de Valle de Colchagua– se ha ido gestando desde la la administración? Ya podremos imaginar enton- acción por los propios actores de este territorio, ces los problemas que esto generará. donde tenemos el caso del Programa Territorial Esta inequidad en los procesos de financiamiento Integrado (PTI) “Colchagua Tierra Premium”, pro- de proyectos para ciertos territorios, podrá redun- puesto por la Corporación de Fomento de la Pro- dar en que, en muchos casos, se está financiando ducción (CORFO) al sector privado y público, cuyo en exceso a territorios que cuentan, por ejemplo, fin era desarrollar los potenciales vitivinícolas y con menos población que otros, en desmedro de turísticos de esta zona. El área de aplicación del los habitantes que quedan atrapados en esta ma- programa estaba vinculado a aspectos productivos raña administrativa del territorio, generándose en del vino y de potenciales turísticos relacionados, lo los hechos una gestión no integrada de los recursos cual no era coincidente con el área de la Provincia públicos. de Colchagua. La supuesta redistribución de recursos –realizada Hubo otra propuesta similar para el tema horto- en los actuales marcos político-administrativos no frutícola por parte de CORFO, entidad mencio- vinculados a las realidades geográfico-ambienta- nada previamente, que se instalaba bajo similares 24 Ley 19.175, artículo 25. 25 Ferreira, 1971, p. 23. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 133 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 133 22-11-2010 14:35:55
  16. 16. FIGURA 3. La cuenca hidrográfica del Rapel, la “Zona Colchagua Tierra Premium” y “Zona Hortofrutícola”. Se aprecia la “intersección” de estas dos últimas. Se constata que ninguna de estas tres entidades es coherente con la actual división político–administrativa. Fuente: Sistema de Gestión Territorial Integrada de O’Higgins y Plan de Manejo de Cuencas, CONAMA O’Higgins. 134 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 134 22-11-2010 14:35:55
  17. 17. fundamentos que el PTI vitivinícola, pero asocia- línea que dibuje el trazado de nuestros territorios do fundamentalmente a la producción de frutas y urbanos, periurbanos y rurales. hortalizas de exportación, área que se extendía por La actual división surgió del ODEPLAN26 de los parte de la Provincia de Cachapoal y la de Colcha- años 60 en el marco de un proceso y modelo de de- gua. Asimismo, se tiene la cuenca del Río Rapel, sarrollo de sustitución de importaciones y que fue que se extiende más allá de los límites de la Región impuesta luego del golpe del 73, antes incluso de de O’Higgins, ingresando en la Región Metropoli- que se implementara el actual modelo de economía tana. Es decir, ni las áreas configuradas por el in- social de mercado, donde las regiones deben desa- terés del desarrollo productivo, ni las configuradas rrollar sus ventajas comparativas. Como ejemplo por la propia naturaleza geográfica, coinciden con está lo que pasa con la gobernación de la provincia las divisiones político administrativas en vigencia de Santiago que no se nombra y no tiene ni siquie- (Ver figura 3). ra una oficina pues puede opacar al intendente. Nadie mejor que los propios actores de un territo- rio conoce sus problemas, por lo tanto, lo lógico Lamentablemente, este fenómeno de sensación de es proceder a encausarlos para buscar atenderlos. pérdida del control por parte de los profesionales No procede por tanto entregar soluciones desde y ciudadanos sobre la configuración de los lími- la cumbre de la pirámide organizacional sin tener tes administrativos del territorio, con una base de el sustento real de los requerimientos de la base, sustentabilidad en diferentes ámbitos –como lo donde lo más probable es que se comience a tener ambiental, energético, social, cultural y económico intervenciones descontextualizadas en todos los que configura una planificación territorial integra- ámbitos de la realidad del medio. da que soporta los valores del bien común–, se re- plica en otras latitudes. Entonces, ¿qué ocurre con la división político ad- ministrativa? Pues que, desafortunadamente, no Tenemos el caso de lo señalado en México por está siendo planificada bajo la cabal protección Daniel González respecto a esta situación: “Ultra- del bien común, con antecedentes técnicos que modernidad que revela sin embargo el creciente contengan las suficientes fortalezas como para en- hincapié en el impacto económico de la conserva- frentar sin claudicaciones las arremetidas de los ción del patrimonio, en criterios de rentabilidad denominados poderes fácticos, evitando así que directa o indirecta en el seno de una esfera antaño la negociación de mirada corta y mezquina, sea la animada por el culto a la Nación y al espíritu de 26 Oficina de Planificación Nacional. ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 135 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 135 22-11-2010 14:35:56
  18. 18. la utilidad pública. La consagración de calles y el nómicamente viables en el largo plazo, ambiental- levantamiento de estatuas han sido reemplazados mente coherentes y socialmente equitativos28. Por por conmemoraciones explotadas por empresas”27. ejemplo, para tal aspiración deben converger de manera expedita las visiones técnicas de las po- Esto se expresa en definitiva en que la globalización, tenciales vocaciones y de las debilidades territoria- al potenciar, fomentar y promover el desarrollo de les en conjunto con la expresión ciudadana más las “ventajas comparativas” de cada territorio, lo que directa y amplia posible respecto a estas materias hace es que al producirse dicho fenómeno realmen- en beneficio del bien común. te, este proceso entra a chocar con el cascarón ad- ministrativo concebido en otro tiempo y bajo otras condiciones y visiones de desarrollo y del territorio. Ordenando el territorio, Recién se están dando algunos pasos en la bús- queda de validación de las decisiones en torno a la ¿enfoque ascendente o configuración del territorio urbano, recogiendo la descendente? visión del ciudadano que vive en estos territorios. Es así como el MINVU encargó el proyecto “For- Estos instrumentos normativos por sí solos no son mulación de un Inventario de Metodologías para la suficientes como para poder llevar a cabo una polí- Participación Ciudadana en el Desarrollo Urbano” a tica de ordenación territorial. Para tal efecto, como un centro de Educación Superior de Santiago, y en nos señala Juan Gastó29, se requiere al menos de cuyo marco se desarrolló un seminario en marzo de los siguientes objetivos: 2008. Esto es un signo tácito del reconocimiento del • Generación de bases de datos con georeferen- grave problema que aqueja a nuestros Instrumen- ciación, permitiendo establecer una imagen te- tos de Planificación Territorial que no consagran de rritorial que compile todas las intervenciones manera decisiva la participación directa de la pobla- que en él se lleven a cabo. ción involucrada en la ordenación de sus territorios. • Permitir la articulación de la información levanta- Se hace necesario, entonces, encontrar mecanis- da en una base de datos compartida con el Instru- mos que aseguren la generación de territorios eco- mento de Planificación Territorial concordante. 27 González, 2008. p. 7. 28 Que sean socialmente equitativos es que impere en ellos la equi- dad. Equidad: Disposición del ánimo que mueve a dar a cada uno lo que merece (RAE). 29 Gastó, 2002, p. 44. 136 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 136 22-11-2010 14:35:56
  19. 19. • Permitir la participación de los actores del terri- tipo de vinculación con la tierra, sus productos, torio en el contexto analizado para que expresen mercados de destino, disponibilidad de explota- de manera vinculante sus opciones de las inter- ción del territorio, intensidad de uso del territorio, venciones que en este ámbito se desarrollen. tecnologías utilizadas y disponibilidad de capital. • Generación de planes de ordenación territorial Por otra parte, está la identificación realizada a con cobertura comunal, estableciéndose las zo- partir de cinco estudios de caso que hace Douro- nas con aptitud de uso múltiple en el contexto jeanni (1993), donde los actores se clasifican por rural del territorio. su grado de receptividad e interés para llevar a cabo prácticas productivas, por la capacidad e in- • Realizar programas de formación y capacita- terés de incorporación en proyectos, por sus nive- ción que involucren a los habitantes del territo- les socioeconómicos, por su capacidad de partici- rio y los funcionarios relacionados con éste. pación comunal y por su poder de intervención en Esta visión nos está permitiendo observar una los procesos de gestión del hábitat o la producción. puesta en valor de un sistema ordenador desde Los problemas que se presentan con el uso del te- abajo hacia arriba, conocido como “bottom-up” rritorio y la coherencia con el hábitat, tienen que (enfoque ascendente, método de abajo hacia arri- ver con la creciente importancia del concepto del ba). Dicha perspectiva empodera a los actores y uso múltiple en el desarrollo de los espacios que las funcionalidades de los territorios de una forma están fuera de los límites urbanos y, consecuente- absolutamente distinta del clásico sombrero de re- mente, con la ordenación territorial. gulaciones puesto desde las autoridades centrales, que no contemplan la voluntad de los actores so- ciales ni sus contextos, también conocida como el El caso de los programas clásico sistema “top-down” (enfoque descendente, europeos con visión territorial perspectiva de arriba-abajo). LOS TERRITORIOS INTELIGENTES Los actores sociales son fundamentales a la hora de establecer lineamientos de ordenamiento sus- Ahora bien, ¿y cómo serían esos territorios desde tentable en sus ámbitos físicos de acción, los cuales la perspectiva de sus actores? De alguna manera pueden ser identificados por diferentes vías según esto ya ha sido visualizado empíricamente en el lo señalan algunos autores, como los criterios ele- análisis de lo llevado a cabo en Colchagua. Sin gidos por Gutman (1985), que están referidos al embargo, para entenderlo de una forma más siste- ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 137 provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 137 22-11-2010 14:35:56
  20. 20. mática desde el ámbito del desarrollo turístico, se negativos, asumiendo una postura más ambi- puede revisar una perspectiva interesante, que es ciosa al poner en valor el territorio: pro-activi- la denominada “Territorios Inteligentes” y que de dad en el cuidado, restauración de ecosistemas manera muy comprensible es expuesta por Fran- naturales y, fundamentalmente, recuperación cisco Torres Ruiz, cuando plantea un plan de de- de áreas físicas deterioradas, social y econó- sarrollo turístico para Jaén, en España. micamente. Esto no sólo con el fi n de mejorar la calidad del entorno de la población involu- Con este concepto se hace referencia a los “Smart- crada, sino de propiciar aspectos competitivos lands”, que se han estudiado en profundidad par- en estas áreas, generando singularidades, todo ticularmente en Europa. Así, estos denominados esto cohesionado con lo social, a partir de que territorios y/o ciudades inteligentes, son aquellos la calidad ambiental del territorio intervenido que buscan de manera activa un equilibrio entre beneficia al contexto de sus habitantes. Todo los aspectos de la competitividad en la actividad ello se podría resumir como la creación de un económica, sustentabilidad medioambiental y cul- legado a las futuras generaciones, con un pro- tural y cohesión social, y su desarrollo, de tal ma- fundo compromiso de las presentes. nera de generar las bases para el progreso de una industria moderna como lo es el turismo. Las ca- • Capaces de crear ventajas competitivas: Se racterísticas que se identifican en esta perspectiva, asume que el atractivo de un territorio no sólo son aquellas que direccionan sus aspiraciones, de- es dado por sus características, sino que además seos y motivaciones, conjuntamente consensuados por la capacidad de generar de manera inteligen- con los actores de estas ciudades y territorios, las te un proyecto para el devenir. En la actualidad cuales se resumen a continuación30: el desarrollo de cualquier territorio depende fun- damentalmente de sus actores, de sus capacida- • Sensibilidad y Responsabilidad Ambiental: des innovativas, de emprendimiento y de auto- Los territorios inteligentes asumen una nueva confianza en las potencialidades que contempla filosofía con respecto al medio ambiente, que su entorno físico, social, ambiental y económico. intenta compatibilizar el modelo urbano y te- • Cohesión y desarrollo social: Para el desarro- rritorial con su propia preservación. Esto cons- llo de los territorios inteligentes, son claves la tituye un avance más en la importancia exten- cohesión, el desarrollo y el equilibrio social. Se dida de cómo evitar impactos ambientalmente busca la participación activa y la inclusión de 30 Ayuntamiento de Granada, 2002. 138 Nº 70 / Noviembre 2010 / Volumen Nº 25: 119-149 ARTÍCULO: Hábitat y territorio: Coherencia para el ordenamiento territorial. El caso de la provincia de Colchagua, Chile / Carlos Muñoz P., Matías Antonio Dzieko ski R., Gabriela Soto V., Ninoska Lamilla.5189 Invi 70 Interior.indb 138 22-11-2010 14:35:57

×