• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Plan de manejo integrado. argentina 2010, chile 2011
 

Plan de manejo integrado. argentina 2010, chile 2011

on

  • 760 views

 

Statistics

Views

Total Views
760
Views on SlideShare
760
Embed Views
0

Actions

Likes
2
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Plan de manejo integrado. argentina 2010, chile 2011 Plan de manejo integrado. argentina 2010, chile 2011 Document Transcript

    • PLAN DE MANEJO INTEGRADO PARA LA PREVENCIÓN Y EL CONTROL DE LAS ENFERMEDADES QUE AFECTAN A LA ABEJA MELÍFERA EN CUBADra. Mayda Verde Jiménez1 y Dr. Tomás Gómez Bernia21. IntroducciónA partir de 1959 para Cuba cambió el enfoque productivo de la apicultura. Su prácticahoy, dista mucho de aquella que trabajaran nuestros abuelos, como otro también es elparadigma productivo agrícola, con fuertes retos productivos para cubrir la crecientedemanda de alimentos que, al igual que el desarrollo urbano, provocan importantescambios en los ecosistemas, en su mayoría impactados por los efectos antrópico y elcambio climático.La apicultura adquiere interés económico y se inserta como rama agropecuaria incluidadentro de los Planes de Desarrollo del Ministerio de la Agricultura, considerando el papelde la abeja en la polinización y equilibrio de los ecosistemas, asociada a la demanda yevolución que a escala global alcanza la comercialización de la miel –destinada en sumayoría para clientes de Europa-, la cera y otros productos de la colmena, tanto con finesnutricionales, industriales o farmacéuticos,Servicio Veterinario Estatal tiene la misión de: “preservar la salud animal con elobjetivo de aumentar la disponibilidad de alimentos zoógenos inocuos para el hombre,así como, satisfacer otras necesidades veterinarias de la sociedad.” (Infomed, 2008). Demodo, que la apicultura es una actividad que genera alimentos de origen animal paraconsumo directo y como resultado del propio desarrollo, se hizo necesario incluir a laespecie dentro de las ramas de atención de la Medicina Veterinaria, con regulacionessanitarias encaminadas a asegurar una apicultura sostenible y redituable con colmenassanas, disminuyendo los riesgos por residuos o contaminaciones, favoreciendo elequilibrio de los ecosistemas y el comercio seguro. (Verde, Mayda. y Demedio, J. 2010).Los cambios socio-políticos ocurridos en el país condujeron a la promoción y el fomentode nuevas áreas melíferas a cubrir, con incremento de apiarios y apicultores, generandoeste auge fuentes de empleo en las áreas rurales y diversificación en la oferta de lasproducciones. Por su impacto económico y social, la apicultura dejó de ser un1 Médico Veterinario. Especialista en Apicultura. Sociedad de Higiene de los Alimentos delConsejo Científico Veterinario de Cuba. E-mail: maydaverde@infomed.sld.cu Teléfono: (537)-6401418.2 Master en Ciencias Veterinarias. Especialista Principal en Control Sanitario del Instituto deMedicina Veterinaria, del Ministerio de la Agricultura de Cuba. E-mail:tgomezb@infomed.sld.cu. Teléfono: (537)- 6443848.
    • “patrimonio individual”, para convertirse en “patrimonio de la sociedad”, enfocada haciaun sistema empresarial moderno, trashumante e intensivo. (Verde, Mayda. 2009).Pero este desarrollo, como señalara Kouba, V. (1987), entraña riesgos sanitarios, pues enla misma medida que un sistema de producción sea más intensivo y moderno, laspoblaciones animales se encuentran más vulnerables, abundando Tor, C. (2007), que ladependencia abeja - medio ambiente, determina los mecanismos de defensa y la saludanimal, tanto de la colonia de abejas (unidad básica funcional), como del apiario (unidadepizootiológica), tema poco abordado desde el punto de vista Veterinario en esta especie,donde se acentúa el protagonismo del apicultor como intermediario entre los ecosistemasy las familias de abejas, determinando, con las buenas prácticas de producción, el estadosanitario de las poblaciones que maneja.De hecho, el incremento de colmenas y las nuevas formas de producción iniciadas en ladécada de los sesenta, propiciaron el desarrollo de enfermedades bacterianas (loques) ymicóticas (ascosferosis), las que motivaron, a partir de 1981, un trabajo veterinarioencaminado a controlar las población de abejas involucradas en los focos para proyectarel saneamiento sanitario de la masa afectada, conllevando esto a un proceso demodernización y adecuación de la carga de colmenas a los potenciales melíferosdisponibles en los radios de vuelo económicos de cada emplazamiento, concebido porVerde, Mayda. y Álvarez, C. (1989), en cuatro etapas de trabajo: I ETAPA. Censo y mapificación de toda la apicultura presente en un territorio (por estructura de Municipio), tarea que, aún después de concluida, requiere continuar su actualización de forma periódica, teniendo en cuenta que siempre surgen nuevos propietarios de colmenas. II ETAPA. Discriminación de cada apiario censado y mapificado, apoyada en criterios de empirismo rural, analizando la ubicación y el número de colmenas pertenecientes a propietarios privados individuales, Unidades Básicas de Producción Cooperada (UBPC), Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA) y otros estatales en relación con el potencial melífero disponible en el radio de vuelo económico del apiario objeto de análisis. Una vez concluida, queda confeccionado el Registro de apicultores del municipio, amparados por la Licencia Zootécnico - Veterinaria. (Anexo 1). III ETAPA. Saneamiento y reordenamiento apícola, en correspondencia con las medidas propuestas y derivadas del análisis efectuado en la II ETAPA. IV ETAPA. Análisis de posibles áreas de fomento apícola, como consecuencia del resultado de la ejecución de la III ETAPA. Perfeccionar el conocimiento acerca de la distribución del potencial melífero existente y solapar la distribución de este potencial (reflejado en mapas de igual escala), con la carga de colmenas ubicadas en cada emplazamiento durante la II ETAPA. Mantener y actualizar el trabajo ejecutado, incorporar o dar baja a los apiarios de productores estatales o privados individuales y controlar la producción por apiarios con el apoyo de un programa computarizado.
    • Surge así un método para el reordenamiento y la modernización de la apicultura (Verde,Mayda. y Álvarez, C., 1989), iniciado y consolidado con los objetivos Veterinariossiguientes: mantener el control epizootiológico de la especie, definiendo una estructura de atención veterinaria racional, capaz de brindar una vigilancia sanitaria que permita detectar y cubrir las brechas sanitarias o posibles focos de enfermedades. en poblaciones enfermas, proponer de forma objetiva las tareas contraepizoóticas y las campañas de recuperación, logrando programas eficientes y el control sanitario del proceso productivo en cada punto de la cadena productiva. proyectar el desarrollo sostenible de la especie con soportes científicos, contribuyendo a mantener el equilibrio animal (colmena) – ecosistema, de modo que las colonias se mantengan sanas y con ello lograr producciones inocuas y trazables.Creada esta herramienta, quedan sentadas las bases para desarrollar lo que podemosllamar un plan de manejo integrado para la prevención y el control de las enfermedadesque afectan a la abeja melífera, cuya estrategia y fundamento Veterinario seargumentan.2. Manejo integrado para el control de la varroosis.A partir de la introducción del ácaro Varroa destructor, reportado en abril de 1996(González, A., 1998; citada por Puentes, Teresa., et al., 1998), se instauró y extendió unproceso epizoótico parasitario considerado en el mundo como el de mayor impactoeconómico para Apis melífera, por su diseminación vertiginosa y por ser la enfermedadque más recursos demanda para su control, en particular, para aquellos países quepractican una apicultura intensiva. (Cajero, 2000; Vandame et al., 2002; González, AnaR., et al,. 2005).Enfrentar esta parasitosis llevó a tomar en cuenta el conjunto de estrategias contraepizoóticas que, de manera concensuada existían en el mundo para evitar la propagacióno para frenar su impacto económico y tomar en cuenta, comparar e incorporar a lasestrategias de lucha conocidas, otras tareas contrepizooticas generales seguidas paraenfrentar las enfermedades en diversas especies animales (fiebre porcina africana, fiebreaftosa, influenza o gripe aviar, etc.), notando que en todas ellas se incluía actuar demanera integrada sobre la masa animal comprometida y sobre los factores quedeterminan la salud, resaltando en estos Programas Sanitarios la inclusión del productorcomo elemento imprescindible para lograr los propósitos del trabajo veterinario, incluso,de ser necesario, hasta la inclusión de todos los ciudadanos. Verde, Mayda. 2006.Considerando los argumentos antes señalados, se asume que para establecer la conductacontre epizoótica para el control de las enfermedades en las abejas y en particular lavarroosis bajo Programas Específicos eficaces, al igual que sucede con las demásespecies, resulta necesario valorar aquellos factores que condicionan la instauración, eldesarrollo y la extinción del proceso morboso, estudiando las poblaciones animalesinvolucradas en él (o los) focos de enfermedad y el universo de aspectos que,
    • relacionados con la interacción del animal en los ecosistemas donde vive, puedanvulnerar las barreras de protección y con ello la resistencia de las colmenas.Verde, Mayda. 2006. refirió que valorando los Programas de Lucha propuestos endiversos países para el control de las enfermedades que afectan a las abejas y enparticular la varroosis, salta a la vista como los especialistas e instituciones dejan aelección a los apicultores o de los dueños de las colmenas el peso de la “decisiónsanitaria que asumirán con sus colonias”, centrando la atención en brindarcapacitación, el acceso a la tecnología y la recomendación de los medicamentos oprácticas más eficaces y en el mejor de los casos, ponen en manos de las Asociaciones deapicultores las tareas veterinarias. Dicho de otra manera: el apicultor “como dueñoabsoluto” puede decidir (y decide), por citar algunos ejemplos sobre: el medicamento que emplea para un tratamiento antiparasitario o para curar enfermedades infectocontagiosas graves; el momento; la dosis y la estrategia de los tratamientos de su elección; dónde situar sus colmenas, estén o no sanas y la cuantía, con o sin respaldo de alimentos en su radio de acción; el momento y hacia donde trasladar sus colonias; si remplazan o no a la abeja reina y determinar el origen de la nueva reina que introducirá en sus colonias; elegir y organizar bajo criterios empíricos y muchas veces guiado por tradiciones, las acciones a ejecutar para recuperar la salud de las colonias enfermas, aún desconociendo la situación sanitaria que puedan tener algunas colmenas vecinas, tan próximas en ocasiones, que les permite convivir con las abejas propias; entre otros.Estas conductas sanitarias entran en contradicción con la misión de los ServiciosVeterinarios antes referida y en particular, para la estrategia sanitaria fijada por elInstituto de Medicina Veterinaria, obligando a rediseñar un plan sanitario adecuado a lascondiciones sociopolíticas y económicas y propias de la Isla, enfocado hacia un manejointegrado para la prevención y el control de las enfermedades reportadas en la especie, elque abarca la varroosis.3. Principales enfermedades de la abeja melífera. Fundamentos y enfoque del plande manejo integrado para el control de las enfermedades invasivas einfectocontagiosas reportadas.La Oficina Internacional de Epizootias (OIE), integrada por 166 países constituye elCentro de Referencia Internacional para el reporte y control de las enfermedades demayor interés que afectan a las diferentes especies animales y, como organismo mundialde la salud animal, ha tomado un papel protagónico para las relaciones interorganizacionales e institucionales para establecer medidas zoosanitarias y resolucionesque coadyuvan a los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio. Estas
    • regulaciones abarcan aquellas enfermedades que se consideran importantes desde elpunto de vista sanitario y económico con repercusión significativa en el comerciointernacional de animales, productos y subproductos, señalando para la abeja melífera: lavarroosis, loque americana, loque europea, acarapisosis, nosemosis y la parasitosisproducida por el ácaro externo Tropilaelaps clareae. (Cuba. 2006).Enfermedades infectocontagiosas cosmopolitas y de impacto económico como las loques,micosis, virosis; las invasivas como nosemosis, varroosis, acarapisosis u otras parasitariasque afectan la integridad de las colmenas como las toxicosis o aquellas provocadas pordepredadores (sapos, aves, polillas, etc.), han sido diagnosticadas en la apicultura cubana,motivando el empleo de antibióticos (no autorizados) y antiparasitarios que, de ser malmanejados por el apicultor, dejan residuos en la miel y la cera y desvirtúan, encarecen oentorpecen los objetivos del sector productivo. (Castillo, R. 2005; Rojas, C. 2005 yFuenzalida, C. et. al. 2008).Llorente, J. (2003) y Eguaras, M. y Ruffinengo, S. (2006), coinciden en señalar que lasprincipales enfermedades de las abejas para las que se indican los antibióticos, son lasloques, causadas por bacterias, las que se agravan cuando cursan asociadas a parasitariascomo la varroosis. Los apicultores utilizan medicamentos con el fin de prevenir orecuperar las colonias enfermas, señalando Gómez, T, et al. (2004) y Gómez, T. (2008),como causas potenciales de la presencia de antibióticos, no declarar el uso delmedicamento; incumplir la castra de limpieza; insuficiente control técnico y malasprácticas sanitarias y de manejo durante el proceso productivo o de manufactura.Para enfrentar la varroosis CONASA (2003) y Eguaras, M. et al. (1999), señalaron queexisten muchas opciones en el mundo, pero sugirieron la necesidad de diseñar estrategiasadecuadas a cada región ó país, ya que tanto el ácaro como las característicasclimatológicas íntimamente vinculadas a su reproducción, son propias de cada lugar,centrando la atención en el uso, forma y momento de tratamientos de sustanciasquímicas, en correspondencia con las tasas de infestación evaluadas y la rotación de losprincipios activos para evitar el fenómeno de resistencia a los acaricidas, proponiendo eltratamiento zonal coordinado entre apicultores para evitar la re infestación entre apiarioscercanos.Otras recomendaciones de control para esta parasitosis dadas por Verde, Mayda, (2002);Panettieri, V. (2005) y CONASA (2004), incluyen: el uso de cuadros zánganeros; pisostrampas para Varroas y otras medidas biotécnicas que en su mayoría coinciden con lassugeridas por Calis et al., (1999); Herrera, S. (1999); Verde, M. (2002) y Verde, M. yChan, S. (2005) autores que propusieron además: seleccionar y mejorar la abeja en buscade tolerancia a Varroa, tomando en cuenta la conducta higiénica por métodos como puedeser el pinchado de la cría (Sanabria, J. L, 2007); perfeccionar el trabajo de camporelacionado con las buenas prácticas de manejo; efectuar controles epizootiológicos queimpidan la propagación del parásito y que contribuyan a bajar las tasas de infestación, asícomo asociar y capacitar a los productores sin excluir el uso de químicos u orgánicos almenos una vez por año, hasta tanto sea posible alargar los intervalos de tratamientos.Patrón, E. (2004) propuso para Uruguay realizar un ordenamiento del sector apícola eimplementar un Plan Regional y/o Nacional Sanitario Patrón, Elena. 2007., registro
    • establecido por SENASA en Argentina a partir de 2004, para revertir la pérdida deconfiabilidad del mercado por detección de antibióticos en sus envíos de miel hacia elReino Unido, fortaleciendo el programa de control de residuos e implementando, enforma acelerada, un sistema de trazabilidad de mieles para garantizar el origen y laproducción de sus embarques. Larraín, Jeannette. (S/A).En Chile se creó, por la División de Protección Pecuaria, del Servicio Agrícola yGanadero del Ministerio de la Agricultura (División de Protección Pecuaria, SAG. 2005),el Registro de Apicultores de Miel de Exportación RAMEX/MP, con el propósitos decertificar la inocuidad de la producción apícola destinada a la exportación, asegurar latrazabilidad ante posibles riesgos de contaminación, así como, ubicar en el tiempo y en elespacio un eventual problema en los lotes de producción, aislando los lotes problemas.Éste responsabiliza al apicultor con el cumplimiento de las indicaciones sanitariasseñaladas por esta normativa y establece que el apicultor cumpla también con losrequisitos señalados para las Salas de Extracción.Difieren la estrategia de Registros de Apicultores establecida por Argentina y Chile conrelación a Cuba, los que, aún con igual propósito de trazabilidad, en el caso de Cuba seresponsabiliza al Servicio Veterinario del Estado con censar a todos los tenedores decolmenas, sean apicultores que producen para la exportación o aquellos consideradoscomo hobbistas o pequeños apicultores, inventariando, desde la instancia municipal(menor estructura de la base productiva) y mapíficando el total de apiarios existentes(Durán, O. et al. 1993), con el propósito de implementar un plan de manejo integrado,capaz de prevenir y control las enfermedades endémicas (invasivas o infectocontagiosas),considerando la epizootiología de cada entidad, la interrelación de las áreas focos con lassanas, los factores sociales y los factores ambientales de los ecosistemas, para trazarmedidas de recuperación sin el uso de antibióticos, apoyados con programas genéticosencaminados a mejorar la conducta higiénica de las familias (Sanabria, J. L. y DemedioJ., 2009), priorizando medidas biotécnicas y tratamientos varroicidas orgánicos, entreotras. (Cuba, 1999; Demedio, J. 2001 y Verde, M. y Chan, S. 2005).En poblaciones de abejas con las que hoy se trabaja una apicultura moderna e intensiva,es necesario considerar la interrelación de los radios de vuelo entre los apiarios y lascolmenas, donde circulan diversos agentes etiológicos que solo manifiestan sus efectosmorbosos cuando existen factores bióticos o abióticos que rompen el equilibrio (interno oexterno) de las colmenas o poblaciones, por lo que se consideran sanas cuando hayausencia de signos y síntomas clínicos de enfermedad, aún en presencia de los agentes.Verde, M. (2009), señaló, que esta interrelación constituye la piedra angular de cualquierplan o estrategia sanitaria en la apicultura para prevenir o recuperar las enfermedadesinvasivas o infectocontagiosas de esta especie, estableciéndose como radio de vueloeconómico 3 Km., distancia que coincide con la referida por Del Cura, F. 1993 y con laestablecida por Italia para la importación de miel procedente de apiarios que hayanpadecido loque para asegurarse de que no existen riesgos de poseer contaminantes.Campos, M. 2007En Cuba se utiliza con este fin el Sistema de Vigilancia por Cuadrante Geográfico(SIVE), establecido por la Oficina Internacional de Epizootias vinculado al Sistema deReordenamiento ya descrito, el que permite solapar los potenciales melíferos y las
    • densidades de colmenas presentes en cada territorio del país, presentando Mena, C. et. al.(2008), en Chile, una base de datos digital georreferenciada de las formaciones vegetalesde importancia apícola para la macrozona Vilches – Curepto, valorando la capacidad decarga apícola de cada zona de estudio, a partir de la georreferenciación de estasformaciones, con el fin de optimizar la utilización de los recursos y diseñar una estrategiade gestión apícola tomando en consideración la interrelación de los radios de vuelo,estimando mayores riesgos sanitarios para aquellos apiarios ubicados en las áreas dondese concentraron superiores intercepciones por existir una mayor densidad poblacional.Álvarez, R. et al. (2008) implementaron un Sistema de Información Geográfico (SIG)digitalizado para obtener la ubicación exacta de cada uno de los apiarios perteneciente enun municipio de Cuba y los puntos de trashumancia, como elemento de soportecomplementario para el trabajo de reordenamiento apícola y el trabajo sanitario encorrespondencia con el Sistema de Cuadrantes (SIVE), establecido por el IMV,incorporando a esta información digital la cantidad de colmenas, propietarios y otrasinformaciones de interés para la producción apícola y el trabajo Veterinario, empleado elsoftware ILWIS (Sistema de Información Integrada Tierra Agua) apoyados por elSistema de Geoposesionamiento Global (GPS), resaltando que la cartografía digitalbrindó además información sobre las vías de acceso a los emplazamientos apícolas,floraciones predominante y el radio de vuelo económico en que acciona cada apiario,permitiendo conocer la procedencia de los productos (cera, miel, propóleos), ayudando acertificar su origen geográfico, visualizando de manera rápida las relaciones entre loscolmenares, para un preciso control de las posibles trasmisiones de plagas yenfermedades.Verde, Mayda (2006) y Verde, Mayda et., al. (2006), mostraron resultados concluyentessobre las ventajas productivas y sanitarias al identificada y ubicar geográficamente lacuantía de colmenas que interactúan en un mismo territorio, señalando que ello permite:definir la estructura sanitaria; organizar las tareas de prevención o recuperación de lasalud, entre ellas el pesquizaje parasitológico y otras relacionadas con la protección de laespecie para la aplicación de plaguicidas a cultivos; conocer las áreas sub-explotadas osobre-explotadas y proponer acciones para incrementar la producción apícola comopueden ser la reforestación, la apertura de nuevas vías de acceso (viales), o la fusión decolmenas para adecuar las existencias al potencial melífero disponible, etc.; calcular losvolúmenes de producción posibles, en un período dado; controlar la trashumancia decolmenas o el ingreso de material biológico sin riesgos epizootiológicos; planificar lasnecesidades de recursos a insumir en el proceso productivo incluyendo las abejas reinas;sustentar la producción de miel orgánica o mieles específicas y la trazabilidad de laproducción desde el campo, asegurando la inocuidad desde su origen (Vit, Patricia.2005).Otros estudios realizados por Verde, Mayda et al. (2006) entre 1981 y 1989, apoyados dela mapificación, permitieron concluir que en los casos de enfermedades bacterianas ymicóticas de la cría, la mayor incidencia y prevalencia focal se mantuvo en los territoriossobre-explotados, con hacinamiento de colonias o en aquellos de menos recursosmelíferos y con colmenas que mantenían reinas no renovadas por otras procedentes decentros genéticos o trabajada con malas prácticas (Concepción, R. et al., 2008), mientras
    • que las recidivas de estas patologías, en todos los casos, se presentó en colmenasubicadas en áreas donde, por no estar definida la estructura sanitaria de la población, semantenían reservorios de los agentes etiológicos, refiriendo Verde, Mayda y Chan, S.(2005), que el conjunto de propuestas evaluadas de manera individual sentaron las basespara, a partir de 1996, organizar y agrupar todos estos elementos en un plan de manejointegrado para el control de Varroa destructor, válido y aplicable para todas lasenfermedades presentes en esta especie e instrumentado en un programa único nacional.(González, Ana R, 2010.Comunicación personal).4. Plan de manejo integrado para la prevención y el control de las enfermedades queafectan a la abeja melífera.Considerando el concepto de salud animal señalado por Astudillo y Rosenberg (citadospor Kouba, V., 1987) como: “...aquel estado de la población animal en que alcanza unaoptimización de sus funciones productivas”, los indicador de salud tomados en cuentapara evaluar de los resultados territoriales de esta estrategia sanitaria han sido: incremento (o decrecimiento) de la masa de colmenas. niveles de producción de miel obtenida, comparándola con años anteriores y los rendimientos alcanzados, expresados en kilogramos de miel por colmena (kg/col); caterísticas de calidad, inocuidad y trazabilidad de las producciones que se acopian y que cumplen con los parámetros establecidos para el consumo humano y la comercialización. Como indicador nacional, se consideran los niveles de residuos en la miel, monitoreados por el Plan de Vigilancia para Residuos Químicos y Sustancias Prohibidas, establecidos desde 1996 para cumplir la Directiva 96/23/CE de la Unión Europea, principal destino comercial de la producción cubana. (Gómez, T. 2008).Esta estrategia contraepizoótica preserva la condición de apicultura intensiva ysostenible, aún en presencia de los agentes etiológicos, centrando la atención enmedidas que permiten: 1. Mantener e incrementar de forma sostenida la masa apícola bajo control Veterinario, cubrir los potenciales melíferos de los territorios y alcanzar producciones apícolas inocuas. 2. Mantener en abejas adultas, tasas de infestación por Varroa inferiores a 5 %. 3. Disminuir la incidencia y prevalencia de las enfermedades infectocontagiosas e invasivas sin el uso de antibióticos y reducir, a corto plazo, el uso de sustancias químicas para el control de Varroa, sustituyendo estas por productos orgánicos menos contaminantes, efectivos y con opciones para alternar. 4. Disminuir los costos de control sanitario sin deprimir su eficacia. 5. Impedir la aparición de resistencia del ácaro Varroa a los ingredientes activos seleccionados. 6. Mejorar la calidad genética de la abeja, con líneas locales adaptadas a las condiciones de los ecosistemas donde producen.
    • El plan de manejo integrado, abarca el universo de colmenas que conforman lapoblación apícola del país, establecido para cumplir por todos los actores involucrados(apicultores, técnicos, directivos e instituciones), con el respaldo de instrumentos legales(Anexo 2) y de una infraestructura de atención veterinaria a la especie (Anexo 3).Contempla las tareas Veterinarias siguientes:1. Control de las poblaciones de abejas a partir de un cuidadoso censo ymapificación de la apicultura presente según la metodología establecida por elReordenamiento Apícola y el SIVE como base para:1.1. Eliminar la apicultura no apta para modernizar, por ser artesanal y por encontrarsemal atendida, resultando focos permanentes de los agentes etiológicos; con colmenas enmanos de apicultores aficionados y sin perspectivas de mejorar el manejo zootécnico nide cumplir con las regulaciones sanitarias establecidas para la especie por los ServiciosVeterinarios estatales.1.2. Adecuar el número de colmenas al potencial melífero disponible en el radio de vueloeconómico del apiario, paso esencial en el equilibrio alimentario y sanitario de laapicultura intensiva en su interrelación con el medio ambiente.1.3. Controlar la estructura epizootiológica de las poblaciones de abejas y, a partir de ello,trazar las medidas contra epizoóticas específicas adecuadas a las condiciones puntualesde cada ecosistema.1.4. Mantener actualizado el Registro de Apicultores, herramienta quegarantiza la trazabilidad de las producciones apícolas.2. Asegurar las buenas prácticas de manejo, dando prioridad a:2.1. Reemplazar la abeja reina de las colmenas en producción con una periodicidad nomayor a los 18 meses.2.2. Renovar 6 panales (como mínimo) de la cámara de cría, introduciendo para elloláminas de cera estampadas con calidad sanitaria controlada por el Servicio Veterinario.2.3. Realizar el crecimiento vertical acorde con la población de abejas presentes en lacolonia.2.4. Ofertar alimentación suplementaria con calidad, cantidad y en el momento oportuno,incluyendo el agua de bebida.2.5. Mantener la higiene interior de la colonia y la del apiario.2.6. Respetar las dimensiones constructivas de los elementos de colmenas; cumplir elespacio de abejas e impedir las piqueras adicionales.3. Mejorar genéticamente la abeja mediante la selección de líneas tolerantes aVarroa y con hábitos higiénicos marcados bajo un Programa Nacional rectorado demanera centralizada por el Ministerio de la Agricultura.3.1. Capacitar a los criadores de abejas reinas.3.2. Crear centros especializados para la producción de abejas reinas obtenidas porselección genética, con conducta higiénica y sanitariamente certificadas.
    • 3.3. Identificar las colonias de producción, con el fin de registrar los parámetros deproducción que permitan seleccionar los pies de crías (maternas y paternas), multiplicarlas mejores familias y fijar los caracteres deseados.4. Aplicar medidas biotécnicas y contra epizoóticas para disminuir las tasas deinfestación parasitaria o impedir la multiplicación y propagación de los agentesetiológicos de enfermedades infectocontagiosas sin aplicar antibióticos u otrosquímicos de síntesis.4.1. Sistematizar el uso de un panal trampa para la cría de zánganos en colmenas dondese garantice por el apicultor retirarlos antes de su nacimiento, sólo en épocas de entradade néctar y sin presencia de varroicidas.4.2. Sanear la colonia afectada por enfermedades sobreañadidas, eliminar las recidivas ócon tasas altas por el “método de sacudimiento” ó de “enjambre desnudo” y cremar loscadáveres, de modo que sea posible disminuir el tenor de agente etiológicos cohabitandocon la familia de abejas.4.3. Donde sea posible, utilizar el piso sanitario deslizante o colector de desechos.4.4. Impedir el pillaje y la deriva.4.5. Controlar los traslados e introducción de material biológico y la trashumancia decolmenas4.6. Asegurar la desinfección sistemática con sosa cáustica (1%) y formol (4 ó 6%), delos elementos de colmena, naves apícolas y otros materiales que estén en contacto con laabeja o sus producciones.5. Una vez cumplido los aspectos comprendidos en los puntos del 1 al 4, para losfocos de Varroa aplicar medicamentos respetando las dosis y modo de empleoseñalados por el fabricante.5.1. Utilizar un químico (producto de impacto) o un orgánico (producto tampón), endependencia de las tasas de infestación (> 5 %: químico y < 5 %: orgánico). Medir lastasas de infestación en abejas adultas antes y después de los tratamientos varroicidas,utilizando el método de De Jong, D. (1986), corroborados (de manera eventual) con eldiagnóstico de laboratorio de la Red Diagnóstica Veterinaria.5.2. Medicar a manera de campaña diseñada, dirigida y adecuada por el ServicioVeterinario de cada territorio, con medicamentos seleccionados y distribuidos porpersonal veteinario y en coordinación con las asociaciones de productores, hasta alcanzartasas de infestación territoriales que permitan reducir la frecuencia de los tratamientos,como máximo, a uno por año, desplazando los antiparasitarios de síntesis por orgánicoseficaces.5.3. Medicar las colonias comprendidas en las áreas focales y perifocales, sin dejar nichosno tratados que propicien la reinfestación o se creen mosaicos epizootiológicos.Todo este plan se complementa con las acciones siguientes:1. Capacitación y extensionismo dirigido a cada uno de los actores de la cadena productiva.
    • 2. Evaluación periódica de la ejecución, con mecanismos de retroalimentación por los resultados de producción registrados por la Dirección Nacional de la Empresa de Apicultura, el SIVE, por el monitoreo de los residuos por el Plan de Vigilancia para Residuos Químicos y Sustancias Prohibidas, a tenor de la Directiva 96/23 CE, entre otras.3. Apoyo material y de gestión financiera para el productor y las instituciones estatales responsabilizadas con la ejecución del programa de manejo integrado.4. Inspección técnica de campo o visitas veterinarias asistenciales.5. Apertura de centros de producción especializados en la crianza de abejas reinas de calidad genética certificada, con la venta a los productores de más de 50 000 unidades por año.6. Medidas punitivas a los infractores de las disposiciones Veterinarias contempladas en el plan de manejo integrado.En Cuba, desde que se reportó Varroa hasta la fecha, se alterna BAYVAROL(ingrediente activo el piretroide flumetrina), con el orgánico APILIFE-VAR (timol,mentol, eucalipto y alcanfor), este último, a partir de 1998, coincidiendo esta eleccióncon las sugerencias hechas por investigadores como Koeniger y Fuchs; 1995; Calis et al.,1999 y Eguaras et al., 1999; los que propusieron alternar los tratamientos químicos conaceites esenciales, ácidos orgánicos o sustancias hormonales de eficacia variable, peromenos contaminantes. Los tratamientos adquiridos, por razones económicas cada año hanresultado inferiores a la población de colmenas registradas, hecho que si bien es cierto haimpedido materializar de forma cabal la estrategia propugnada para este punto afectandolos resultados de control parasitario esperados, el solo hecho de no disponer de esterecurso, ha contribuido como consecuencia colateral a: Eliminar las colmenas menos resistentes a Varroa. Tengan los apicultores que prestar más atención a las medidas biotécnicas de control y a las buenas prácticas de manejo, manteniendo de esta forma bajas tasas de infestación. Se observe una tendencia marcada a mantenerse las tasas de infestación en abejas adultas por debajo del 5%, alargándose la medicación en determinadas zonas del país a intervalos mayores a 2 años (o más) para colmenas productoras de miel orgánica. Se haya alargado la vida útil del piretroide sin presencia de residuos del producto en la miel y la cera estudiada.El Gráfico 1 recoge los resultados de las muestras investigadas para plaguicidas por elPlan de Vigilancia para Residuos Químicos (1999-2007) y corrobora la manera en que seha preservado el riesgo de contaminación de la miel por varroicidas, no apareciendoresiduos del piretroide flumetrina, a pesar de utilizarse solo este químico por más de 8años, producto que mantiene una eficacia de control de 98 % en la mayoría de los casos.Los resultados de las muestras investigadas con igual fin para determinar residuos deantibióticos se muestran en el Gráfico 2 (1999-2007). Estudios realizados Gómez, T.(2008), concluyeron que la oxitretaciclina fue el antibiótico detectado con mayor
    • frecuencia durante los primeros años de implantado el programa de monitoreo (1998)para el Plan de Vigilancia, coincidiendo el período de establecido el plan de manejointegrado (pos Varroa), alcanzando concentración hasta de 120 µmg/kg. La mielproducida en la región central del país tributaria a la Planta de Beneficio de Sacti Spíritus,representó la más frecuentemente contaminada, atribuido por ser el territorio donde selocaliza la mayor densidad de colmenas manejadas de manera moderna e intensiva,relacionado con las violaciones de las buenas prácticas de producción y manejo yadecuadas prácticas de manofactura, comprobando una tendencia hacia la disminución dela presencia de residuos de sustancias químicas desde los primeros años de implantadaslas medidas sanitarias contempladas en este plan de manejo integrado, de conjunto conlas medidas punitivas impuesta a los infractores del Plan de Monitoreo para cumplir laDirectiva 96/23 CE. (Gráfico 3).
    • Gráfico 1. Residuos de piretroides 1999-2007* 12 10 8 6 4 2 0 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Fosforados Clorados Piretroides Carbamatos Cipermetrina* Plan de Monitoreo para cumplir la Directiva 96/23 CE. (Gómez, T. 2008).
    • Gráfico 2. Residuos de antibióticos 1999-2007* 30 25 20 15 10 5 0 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Estreptomicina 0 0 17 0 0 0 0 0 1 Tet raciclina 26 2 22 7 0 0 0 0 0 Sulfonamidas 1 0 4 0 0 0 0 0 1 Cloranfenicol 0 0 0 0 0 0 0 0 0 Nitrofuranos 0 0 0 0 0 0 0 0 3 Tylosin 0 0 0 0 0 0 0 0 0 Estreptomicina Tetraciclina Sulfonamidas Cloranfenicol Nitrofuranos Tylosin* Plan de Monitoreo para cumplir la Directiva 96/23 CE. (Gómez, T. 2008).
    • Gráfico 3. Muestras positivas con antibióticos por regiones 1999-2007** Plan de Monitoreo para cumplir la Directiva 96/23 CE. (Gómez, T. 2008).
    • Bibliografía.1. Álvarez, R.; Aguilera, O. y Bruno, L. 2008. Geoprocesamiento y automatización de los procesos. Cartográficos aplicados a la apicultura espirituana. En Memorias. II Encuentro Latinoamericano de Apicultores. III Congreso Cubano de Apicultura. Cuba. (Digital).2. Cajero, A. S. 2000. Epizootiología de la varroasis en México. En: Memorias del I Congreso Internacional de Epidemiología. México. pp. 29-35.3. Calis, J. N. M., W. J. Boot, J. Beetsma, J. H. P. M. Van Den Eijnde, A. de Ruijter y J. J. M. Van Den Oteen. 1999. Effective biotechnical control of Varroa: Applying knowledge on brood cell invasion to trap honeybee parasites in drone brood. J. Apic. Res. 38(1-2): 49-61.4. Campos, M. 2007. Nuevos requerimientos de certificación de miel para la Unión Europea. División de Protección Pecuaria. Servicio Agrícola y Ganadero. VII Encuentro Apícola Regional. Presentación. Universidad de “Santo Tomás”. Ososrno, 29 y 30 de junio. Chile.5. Castillo, R.. 2005. Situación sanitaria en Chile. Revista Campo y Abejas. Edición Especial. Año VIII. Mayo. Argentina. P. 82. www.apiculturaonline.com6. CONASA (Comisión Nacional de Sanidad Apícola). 2003. Recomendaciones para el Control de Varroa. Dirección de Industria Alimentaria. Revista Campo y Abejas. Argentina. www.apiculturaonline.com7. CONASA (Comisión Nacional de Sanidad Apícola). 2004. Recomendaciones para el Control de Varroa. Revista Actualidad Apícola. Uruguay. No. 84, pp. 62 – 63.8. Concepción, R.; Martínez, J. M. y González, A. R. 2008. Influencia de las buenas prácticas de manejo en la prevención de enfermedades en la especie apícola. En Memorias. II Encuentro Latinoamericano de Apicultores. III Congreso Cubano de Apicultura. Cuba. (Digital).9. Cuba. 1999. Resolución Conjunta 1/99 del Instituto de Medicina Veterinaria y la Empresa Cubana de Apicultura. Documento. En: Archivo de la Dirección Nacional de Apicultura. Grupo Empresarial de Agricultura de Montaña. Ministerio de la Agricultura. Cuba.10. Cuba. 2006. Sistema de salud en la especie apícola. Informe para el Consejo Técnico Asesor del Ministerio de la Agricultura. Instituto de Medicina Veterinaria (IMV); Laboratorio de Referencia para Investigaciones y Salud Apícola (LARISA); Grupo Empresarial Apicultura de Montaña (GEAM) y Centro de Investigaciones Apícolas (CIAPI). Cuba. P 1 – 13.11. De Jong, D. 1986. Informe sobre biología, diagnóstico y evaluación de infestaciones de Varroa jacobsoni en abejas melíferas. Depto, de Genética. Universiodad de Ribeirao Preto, Brasil.
    • 12. Del Cura, F. 1993. Hacia una geografía apícola del Estado Mérida. 1. Presentación del Proyecto. Revista del MUNAPIH. Venezuela. 1 (1): 19-22.13. Demedio, J. 2001. La varroosis de las abejas en una zona de la provincia de La Habana. Agente etiológico, índices de infestación y control biotécnico y químico. Tesis en opción al Grado de Doctor en Ciencias Veterinarias. Universidad Agraria de La Habana. Cuba.14. División de Protección Pecuaria, SAG. 2005. Registro de apicultores de miel de exportación. RAMEX/MP. Manual de Procedimiento de Ingreso y Mantención en el Registro de Apicultores de Miel de Exportación. Chile. P. 2-16.15. Durán, Odil; Verde, Mayda y Martínez, J. M. 1993. Reordenamiento apícola en Cuba. Fundamentos metodológicos y aplicaciones. En: Memorias. VII Seminario Americano de Apicultura. México.16. Eguaras, M. y Ruffinengo, S. 2006. Estrategia para el control de Varroa. Ed. Martín. ISBN 897-543-143-5. Argentina. P. 11 – 17.17. Eguaras, M.; Del Hoyo, M. y Ruffinengo, S. 1999. Varroasis en la Argentina. Serie de Actualización PROAPI. No. 6. Argentina.18. Fuenzalida, Carolina; Bahamonde, Patricia; Neira, Miguel; Manquian, Nimia; Vera, Marcelo; Silvestre, Leticia. 2008. Estatus sanitario de Varroa (Varroa destructor Anderson & Trueman), piojo de la abeja (Braula coeca Nitzsch), ácaro de las tráqueas (Acarapis woodi Rennie) y cría tiza Ascosphaera apis Olive& Spiltoir) en cuatro áreas geográficas de Chile: Avances en antecedentes de sanidad, temporada 2007. En: Memorias del IX Congreso Iberolatinoamericano de Apicultura. “Calidad y Sanidad, desafíos para el desarrollo de una apicultura sustentable”. 9-13 de julio de 2008. Chile. P. 51.19. Gómez, T. 2008. Tesis de Maestría. Los residuos químicos en la miel de bejas de Cuba. Universidad Agraria de La Habana. Instituto de Medicina Veterinaria. Centro Nacional de Higiene de los Alimentos. Trabajo de Tesis para optar por el grado de Master en Higiene Veterinaria de los Alimentos. Cuba. P. 1 – 83.20. Gómez, T.; Toraño, María. y Verde, Mayda. 2004. Plan de Vigilancia para el control de residuos químicos en la miel. Informe al Comité Técnico Asesor del Ministerio de la Agricultura. Documento. En: Archivo del Centro Nacional de Higiene de los Alimentos. Instituto de Medicina Veterinaria. Ministerio de la Agricultura. Cuba. P 1 – 1121. González, Ana R. 2010. Laboratorio de Referencia para Investigaciones y Salud Apícola. Instituto de Medicina Veterinaria. Ministerio de la Agricultura. (Comunicación personal). Cuba.22. González, Ana R; Bernal, R. Verde, Mayda y Pérez, A. 2005. Sistema de salud en la especie apícola. Informe al Consejo Técnico Asesor del Ministerio de la Agricultura. En: Archivo del Instituto de Medicina Veterinaria. Ministerio de la Agricultura. Cuba.
    • 23. Herrera, S. 1999. Control de Varroa. En: Memórias del II Congreso Nacional de Apicultura. Santo Domingo. República Dominicana. P. 1 – 8.24. Infomed. 2008. http://www.infomed.sld.cu/sitios/med-veterinaria/ Cuba. Junio 8, 10:34 PM.25. Koeniger, N. y S. Fuchs. 1995. Bayvarol-Streeps para diagnóstico y tratamiento de la varroasis. Registro Sanitario de Bayvarol en Alemania. Separata del Deutsches Bienen Journal. Alemania.26. Kouba, V. 1987. Epizootiología General. Cap. 4. Salud y enfermedad de los animales. Ed. Pueblo y Educación. Cuba. p. 68.27. Larraín, Jeannette. (S/A). Situación y perspectivas del mercado de la miel. Departamento de Política Agrária. Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA). Ministerio de Agricultura. Chile. www.odepa.gob.cl28. Llorente, J. 2003. Principales enfermedades de las abejas. Ed. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 3ra. Edición. IBSN: 84-491-0582-X. España. P. 77-97.29. Mena, C.; Manríquez, R.; Gallardo, M.; Villlobos, P.; Rodríguez, M. y Ormazábel, Y.. 2008. Diseño de una estrategia de gestión apícola para la macrozona Vilches – Curepto, Provincia de Talca. En: Memorias del IX Congreso Iberolatinoamericano de Apicultura. “Calidad y Sanidad, desafíos para el desarrollo de una apicultura sustentable”. 9-13 de julio de 2008. Chile. P. 5.30. Panettieri, V. 2005. Diplomado de Apicultura. Programa de Desarrollo Humano Cuba. PENUD. UNOPS. UNIFEM. PDL Granma y Facultad de Medicina Veterinaria. Universidad de Granma, Cuba. Conferencia (www.apau.it).31. Patron, Elena. 2004. CHDA Sub-Comisión Registros. Ordenamiento del Sector Apícola a través de un Sistema de Registros. Revista Actualidad Apícola. Uruguay. No. 84, pp. 27 – 28.32. Patrón, Elena. 2007. “La apicultura del litoral enfrenta nuevos desafíos”. Revista Actualidad Apícola. Nº. 88. ISSN: 0797-8227. Uruguay. P: 5 - 8.33. Puentes, Teresa; Verde, Mayda y Fregel, Nilda. 1998. Análisis de los factores de riesgo asociados a la varroasis en la República de Cuba. México. En: Memorias del VI Congreso Ibero-Latinoamericano de Apicultura.34. Rojas, C. 2005. Sanidad Apícola. Enfoque al Manejo Integral. ODADI. Cahrlas en Cabrero. Presentación. Agosto 2005. Chile. (Comunicación personal).35. Sanabria J. L. y Demedio, J. 2009. Evaluación de la conducta higiénica por el método del pinchado en colmenas de abejas Apis mellifera L. Conferencia. Facultad de Medicina Veterinaria. Universidad Agraria de La Habana (UNAH). Ministerio de
    • Educación Superior. Trabajo incluido en la Tesis para la opción de Doctor en Ciencias Veterinarias. Cuba. Comunicación personal.36. Sanabria, J. L. 2007. Índices de infestación, estatus racial y expresión de mecanismos de resistencia en colmenas sin control antivarroa. Tesis presentada en Opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias. Universidad Agraria de la Habana (UNAH). Cuba.37. Tor, Cristina. 2007. “Manejo integrado de los recursos apícolas”. Revista Actualidad Apícola. Nº. 88. ISSN: 0797-8227. Uruguay. P: 11.38. Vandame, R.; Colin, M. y Otero, G. 2002. Abejas europeas y africanizadas en México: la tolerancia a Varroa jacobsoni. Primera parte: Biología de Varroa. México. www.apiservices.com/articulos/vandame/vandame .39. Verde Mayda; Zayas, A.; Bande, J. M.y Giral, Teresa. 2006. Evaluación del método de reordenamiento apícola aplicado en la provincia Granma, Cuba y su impacto territorial para el desarrollo de una apicultura sostenible. En: Memorias. VIII Congreso Iberoamericano de Apicultura. 9 – 12 de marzo. Fundación Feria Apícola de Castilla- La Mancha. Pastrana, Guadalajara. España.40. Verde, Mayda y Chan, S. 2005. Estrategia de lucha integrada para el control de Varroa: Resultados y experiencia cubana. Revista electrónica de Veterinaria. REDVET. Vol. VI, Nº 10, Octubre/2005. ISSN 1695-750. España. htpp://www.veterinaria.org/revistas/redvet.41. Verde, Mayda. 2002. Acciones complementarias a los tratamientos contra la Varroa. Estrategias propuestas por la Dirección de Apicultura Cubana. Tema II Varroasis. Medidas de Lucha y Control. El Uso del Panal Trampa. Revista Espacio Apícola. Argentina. Año XII, No. 55, p. 4 – 11.42. Verde, Mayda. 2006. Servicios Veterinarios Estatales: Sus retos en la apicultura moderna e intensiva. Revista Espacio Apícola. Año XVI. Nº 75 – Noviembre – Diciembre. ISSN 1850-0757. Argentina. P 32 – 38.43. Verde, Mayda. 2009. Apicultura. Curso de Actualización. Apicultura intensiva y colmenas sanas. Instituto de Medicina Veterinaria – Consejo Científico Veterinario. Conferencia. Tomo II. Cuba. (Digital).44. Verde, Mayda. y Álvarez, C. 1989. Control Zootécnico y Sanitario de la Apicultura. Método Práctico. Revista Ciencia y Técnica en la Agricultura. Veterinaria, V.11. No. 2. Cuba. P. 24 - 48.45. Verde, Mayda. y Demedio, J. 2010. Origen e importancia de la apicultura en el contexto agrícola actual. Ecosistemas, cambio climático, abejas y plantas. Primera parte. Revista ACPA. 1-2010. Año 29 Nº 1. Enero – marzo 2010. ISSN 0138-6247. Cuba. (En imprenta).
    • 46. Vit, Patricia. 2005. La calidad de los productos apícolas comienza en el campo. Apiterapia y Bioactividad. Departamento Ciencia de los Alimentos. Facultad de Farmacia y Bioanálisis. Universidad de los Andes, Mérida. vit@ula.ve Venezuela. Impreso.
    • ANEXO 1 MODELO DE LICENCIA VETERINARIA MINISTERIO DE LA AGRICULTURA INSTITUTO DE MEDICINA VETERINARIA LICENCIA VETERINARIA PARA LA ESPECIE APÍCOLAEl Dr.(a): _______________________________ Médico Veterinario del Instituto de Medicina Veterinaria en elmunicipio ____________________________, de la provincia ___________________________________ yfacultado(a) para emitir LICENCIA VETERINARIA por esta dependencia del Ministerio de la Agricultura, lo cualconsta asentado en Registro Oficial con folio No.__________, en uso de las facultades así conferidas, extiendela LICENCIA VETERINARIA NO._____________para la tenencia de colmenas, a nombre del productor _______________________________, vecinode_________________________________________________________________________________,Propietario de ______________ colmenas, ubicadas en el (los) apiario(s) siguientes:APIARIO COLMENAS** Cuadrante de Máximo No.* Nombre del apiario Reales ubicación autorizado* El número se corresponde con el Registro de Apicultores que obra en poder del IMV municipal.** Consignar el número máximo de colmenas que se autorizan para ese emplazamiento y también las colmenas que, en el momento en que se extiende la LICENCIA, se encuentran físicamente en ese apiario. En los casos de más apiarios, anexar relación.Se CERTIFICA que las colmenas fueron sometidas a inspección veterinaria, están libres de enfermedadesinfecto-contagiosas que prohíban su tenencia, se mantienen bajo vigilancia sanitaria con la periodicidad queestablece el IMV para la explotación de abejas en el país; que el propietario cumple con las buenas prácticas demanejo previstas para la especie y que, el lugar donde se autoriza el emplazamiento, fue analizado previamentepor la Comisión de Salud del Municipio, de acuerdo con la Dirección Provincial de Apicultura del Ministerio de laAgricultura.A los _______ días de ____________ del año _______, debiendo ser renovada en el mes de____________________________________, del año _________. ___________________ Médico Veterinario 1. Renovado el día____ de__________del año________. Médico Veterinario CUÑO __________________________________ Firma y cuño 2. Renovado el día____ de__________del año________. Médico Veterinario __________________________________ Firma y cuño
    • OBSERVACIONESSe prohíbe la tenencia y explotación de abejas, cualquiera que sea su propietario, sinel amparo de la Licencia Veterinaria la que abarca toda la apicultura que posea enel municipio que la expide, constituyendo un documento personal e intransferible.Esta Licencia Veterinaria tiene vigencia por un (1) año. Es responsabilidad delpropietario su renovación, mostrándola al inspector estatal que la solicite, según se regulapor el Decreto-Ley No. 137, el Decreto No. 181 y el Decreto No. 176, así como paracumplir con las disposiciones sanitarias previstas por el Plan de Vigilancia para ResiduosQuímicos vigente en el país, en correspondencia a la Directiva 96/23 del Consejo de laUE.Esta Licencia Veterinaria se extiende, cobra y controla por los funcionarios de laDirección Municipal del IMV donde se encuentran ubicadas las colonias. En aquelloscasos de productores con apiarios ubicados en varios municipios de una misma provinciao de otra provincia del país, tendrá tantas Licencias como municipios y provinciasabarquen su apicultura.El propietario queda comprometido a: Mantener y cumplir las normas zootécnico-veterinarias establecidas para la especie por el Ministerio de la Agricultura, las que, de ser violadas, pueden motivar la suspensión de la presente Licencia Veterinaria. Ubicar en el emplazamiento apícola tan solo hasta el número máximo de colmenas que se fijan en la presente Licencia. Solicitar a la Dirección Municipal del IMV que la emite, la autorización para trasladar las colmenas de emplazamiento, enjambres, materiales apícolas o producciones, traspasar su propiedad, fomentar o incrementar colmenas, modificándose la Licencia si fuera objeto de variación por cualquiera de las causas aquí señaladas. Solicitar a la Dirección Municipal del IMV que emite esta Licencia, la autorización para introducir abejas reinas o material genético procedente de otras provincias o municipios. No utilizar antibióticos u otros medicamentos incluyendo varroicidas sin que haya sido prescripto por el Médico Veterinario del Servicio Veterinario del IMV o de la Dirección de Apicultura, cumpliendo las indicaciones de uso que se señalen e identificar la miel, cera y otros productos de la colmena que procedan de las colmenas tratadas. Permitir y colaborar con el muestreo sanitario de las familias de abejas que oriente el IMV, tanto para la vigilancia epizootiológica, como para la confirmación diagnóstica. Ante la presencia de enfermedades exóticas graves u otras patologías endémicas que por su cuadro clínico comprometa la especie, someter a las familias de abejas a sacrificio sanitario si así se considerara y prescribiera por el especialista del Servicio Veterinario del IMV facultado. Notificar a la Dirección Municipal del IMV donde se ubican las familias de abejas, cualquier sospecha de enfermedad en las abejas y sus crías, así como la muerte masiva de abejas adultas por causas desconocidas.
    • Anexo 2 RELACIÓN DE LAS PRINCIPALES REGULACIONES LEGALES QUE EN CUBA RESPALDAN EL DESARROLLO APÍCOLA SOSTENIBLE1. Ley No. 41 de la Salud Pública, del 13 de julio de 1983.2. Ley No. 81 Ley del Medio Ambiente, del 11 de julio de 1997.3. Decreto-Ley No. 54 relativo a las Disposiciones Sanitarias Básicas, del 23 de abril de 1982.4. Decreto-Ley No. 137 de la Medicina Veterinaria, del 19 de abril de 1993.5. Decreto No. 139 Reglamento de la Ley de la Salud Pública, del 22 de febrero de 1988.6. Decreto No. 176 Protección a la Apicultura y a los Recursos Melíferos y sus Contravenciones, del 22 de octubre de 1992.7. Decreto No. 181 sobre las Contravenciones de las Regulaciones sobre Medicina Veterinaria, del 17 de abril de 1993.8. Resolución Conjunta No. 1/99, del 25 de mayo de 1999.9. Resoluciones Nos. 222/84 y 223/84 del Ministerio de la Agricultura que crea el Registro General de Medicamentos de Uso Veterinario Nacionales y de Importación, y dicta sus Reglamentos respectivos, del 20 de octubre de 1984.10. Resolución Conjunta del MINSAP-MINAG (Ministerio de Salud Pública y Ministerio de la Agricultura), del 23 de marzo de 1987.11. Resolución No. 887/89 del Ministerio de la Agricultura.12. Norma Cubana 29-04:1985. Plaguicidas. Registro de Plaguicidas.13. Resolución No. 3/92 del Instituto de Medicina Veterinaria.14. Manual de Salud Apícola. 1992. Instituto de Medicina Veterinaria. MINAG. Cuba.15. Manual de Apicultura. Edición electrónica. (Estación Experimental Apícola).
    • Anexo 3. ESTRUCTURA DE ATENCIÓN VETERINARIA A LA APICULTURA Ministerio de la Agricultura INSTITUTO DE MEDICINA GRUPO EMPRESARIAL (GEAM) VETERINARIA (IMV) EMPRESA DE APICULTURA Con un Médico Veterinario Principal Dirige y controla el trabajo que a través de la Dirección de la veterinario a través de la Estación de Investigaciones Apícola, subdirección de Epizootiología y vinculada a su vez con la Dirección el “Centro de Referencia para las Nacional de Apicultura, cumple y Enfermedades de las Abejas”, hace cumplir el trabajo veterinario adscrito a la Dirección General con la especie, apoyándose para ello del IMV, apoyándose para ello en: en: La red nacional de laboratorios de diagnóstico y bromatológicos. Un Médico Veterinario especialista para Un Médico Veterinario en la atención a la apicultura en cada cada una de las dirección provincial. Organizaciones Económicas Estatales provinciales Un especialista apícola para la asistencia veterinaria municipal Técnicos veterinarios u obreros calificados que a instancia de las Técnicos veterinarios que en los UBPC, Centros de Crianza de Consejos Populares dan cobertura Abejas Reinas y de producción de de asistencia a la especie. Jalea Real, dan cobertura de asistencia veterinaria a la especie.