• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Camille Claudel
 

Camille Claudel

on

  • 1,169 views

Recreación poética de la vida de Camille Claudel

Recreación poética de la vida de Camille Claudel

Statistics

Views

Total Views
1,169
Views on SlideShare
1,169
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Camille Claudel Camille Claudel Presentation Transcript

    • Camille Claudel
    • Manitas angeladas juegan con el barro inerte amasan su desnudez en figuras humanas… Ojitos inocentes capturan la vida y la plasman ¡Réplicas perfectas ! Camille Claudel
    • Haciendo equilibrio en su propio desafío Más allá de los límites del mundo y de la vida Amarrada a sus propias convicciones Arremetió contra los cánones y voló hacia horizontes inauditos…
    • Un cierto misterio encierra inagotable inspiración detrás de una mirada lejana … indiferente … Tanto candor acurrucado , adormilado… yace en esos ojos vírgenes de mundo . ¿De qué manera extraña se entrecruzan las coordenadas? Tanta palabra por decir… Tantas imágenes presas en el Alma Tantas noches por venir, impensadas… preñadas de figuras.
    • Ser mujer y vislumbrarse genio está prohibido. Belleza y juventud - Talento y rebeldía ¿Quién puede resistirse a esta humana criatura? ¿A quién le importa violar la voluntad cuando transita senderos tan deseados?
    • Pura desnudez entre arrebatos y caricias. Algo se enciende en el límite de ese territorio donde nada se refleja en los gestos… Y todo. Musa… fémina tibieza y piel inspiradoras.
    • Pueden callar los pájaros, todos. Enmudecer sopranos y tenores. Pero nunca sus manos hábiles habrán de callar sus expresiones
    • Hay un rincón de trampa luminosa donde no existen límites precisos… Se confunden las formas de la musa con los contornos del mineral inanimado.. Es tibia la piel, tan tibia… que arrebata el frío de la roca.
    • Quisieron que el amor dijera todo… desde el frío mutismo de la piedra. Pero ellos, sólo ellos, podían susurrar con las manos, las formas del amado…
    • Cuando cesan los ruidos, se aplaca el polvo y se cierran las ventanas que se abren al mundo… Cuando la noche roba la arena de todos los relojes Resucitan los amantes, se enciende el deseo, entonces se avivan las caricias sobre las formas conocidas…
    • ¡Tanta criatura parida por sus manos! Nada ha de salvarla del naufragio… Arrebatada le fue la vida de su obra magna… Vacío… Vacío el vientre, el Alma es vuelo de fantasmas. Corre un aliento gélido en las venas de la noche. Un designio tormentoso lo arrebata todo…
    • Misterioso es el adiós… que inspira domina. Y, transforma el tiempo de los besos que unen … en pasos que abandonan ¿De qué manera podrá darse vuelta la ausencia hasta borrarla?
    • Si cae toda la pasión detrás de la mirada Si el amor se ahoga en un mar de ausencia y se vuelve reclamo mudo una caricia… … tal vez trepándose a la audacia explore otros senderos que seducen y prometen deshacer tanta añoranza.
    • Embriagar la soledad , y dueña ella de las emociones todas Arrasar su inspiración, hacerla añicos en furia de abandono. Cortar las alas de esas manos que en vuelos de caricias creadoras dieron forma, movimiento, vida y Alma a la inercia….toda Martillear el olvido Deshacerse del abandono…
    • Los recuerdos, nada son quedaron amasados en el barro. Condenada con azotes de silencio sólo resta marchitarse lentamente como una flor que fue arrancada y espera su anunciada muerte …
    • Silvia – Enero 2011 Camille… Dominio del misterio… Inocente candor rehén de su propia irreverencia. Un día, la caída. Todo el talento, la pasión, la entrega -presos- Abandono, soledad, y esos ojos mustios clavados en la nada… clamando libertad. Y llegará la muerte… cual ave quemada en su nostalgia.
    • "Mi feroz amiga, Mi pobre cabeza está muy enferma y ya no puedo levantarme por la mañana. Esta tarde he recorrido (horas) sin encontrarte nuestros lugares. ¡qué dulce me resultaría la muerte! Y qué larga es mi agonía. Por qué no me has esperado en el taller. ¿Dónde vas? cuánto dolor me estaba destinado. Tengo momentos de amnesia en los que sufro menos, pero hoy el dolor permanece implacable. Camille mi bien amada a pesar de todo, a pesar de la locura que siento acercarse y que será obra tuya, si esto continúa. ¿Por qué no me crees? Abandono mi Salón, la escultura. Si pudiera irme a cualquier parte, a un país en el que olvidara, pero no existe. Hay momentos en que francamente creo que te olvidaría. Pero de repente, siento tu terrible poder. Ten piedad malvada. Ya no puedo más, no puedo pasar otro día sin verte. De lo contrario la locura atroz. Se acabó, ya no trabajo, divinidad maléfica, y sin embargo te quiero con furor. Mi Camille ten la seguridad de que no tengo ninguna amiga, y de que toda mi alma te pertenece". Fragmento (Carta enviada por Auguste Rodin a Camille Claudel. Museo Rodin de París)
    • "Mi hermana Camille ... Ah, es un asunto terriblemente triste, del que me resulta difícil hablar ... La naturaleza se había mostrado pródiga con ella; mi hermana Camille tenía una belleza extraordinaria, y además una gran energía, una imaginación y una voluntad completamente excepcionales. Y todos estos maravillosos dones no han servido para nada: Tras una vida extremadamente dolorosa, ha terminado en un total fracaso (...) Yo he llegado a algo. Ella, absolutamente a nada. Todos esos maravillosos dones que la naturaleza le había concedido no han servido sino para su desgracia y finalmente ella ha terminado en un asilo psiquiátrico donde pasó, en tinieblas, los 30 años últimos de su existencia ...“ Paul Claudel
    • ¿Dónde dejamos las palabras que una vez levantamos con barro y madera? ¿Quién puede quebrarlas ahora que el otoño revienta en los campos y se oxidan los ríos y los árboles con otro fuego más profundo?  Hay algo de ese fuego en los muros del manicomio. Hay mucha tristeza en esa fuente que mana El agua del olvido, No la fuente que vi en tus ojos cuando me besaste y yo me ahogaba. No creo que otro monólogo pueda decirlo, No esa misma soledad embriagando el delirio de estos colores.  Dejo el cielo junto a los jardines de Francia, en aquellos ojos tristes que me ven cuando quiebro el horror que te hizo bello. ¡Oh Rondín! La muchacha en llamas se está despidiendo! ¿Cómo sabías que había gente dentro de esa gran piedra blanca?, me preguntó un niño que me vio llorar con su lindo gato en los brazos. No sé lo que ocurrirá después, No conozco otro infierno donde pueda esculpir tu rostro sin que tu ambigua mente de piedra me haga daño de Camille Claudel a Rondín