Stella Díaz Varín. Tesis de pregrado "Desde el silencio al nido de la acústica".
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Stella Díaz Varín. Tesis de pregrado "Desde el silencio al nido de la acústica".

on

  • 1,615 views

Tesis sobre dos obras de la poeta chilena Stella Díaz Varín

Tesis sobre dos obras de la poeta chilena Stella Díaz Varín

Statistics

Views

Total Views
1,615
Views on SlideShare
1,611
Embed Views
4

Actions

Likes
0
Downloads
19
Comments
0

1 Embed 4

https://twitter.com 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Stella Díaz Varín. Tesis de pregrado "Desde el silencio al nido de la acústica". Stella Díaz Varín. Tesis de pregrado "Desde el silencio al nido de la acústica". Document Transcript

  • Universidad de Concepción Facultad de Educación Desde el silencio al nido de la acústica. Asociación circular de sonido-vida y silencio-muerte en dos obras de Stella Díaz Varín(Seminario para optar al Grado de Licenciado en Educación, mención Español) Alumna: Carla Marcela Barrera Poblete Prof. guía: Sr. Mauricio Ostria González
  • Enero, 2012 Estoy regresando de uno de mis últimos viajes. ¿Desde cuándo existo? Debió haberme crecido otro cabello, pero no. 2 Son los mismos. Ven tú, el último de mis espectros ven, tú el último.Ya que puedes mirar desde tus interiores lo que dice mi voz ven a palpar la extraña flor de hueso que me ha nacido en medio de la espalda. Hubo una lluvia pálida de esqueletos indecisos y he aquí una flor de hueso…
  • Índice 4• Introducción…………………………………………………….…………... 7I. Stella Díaz Varín y la crítica precedente…………………………………… 19II. Marco Conceptual……………………………………………………. ……. 27III. La figura de Stella Díaz Varín en la literatura chilena y su personalidad literaria…………………………………………………………………….. 3IV. El espacio de la muerte: desde el silencio al nido de la 35 acústica………………………….…………………………………….... 65• Conclusiones……………………………………………….……………….. 67• Referencias bibliográficas…………………………………………………...
  • Introducción En la presente investigación, propondremos una lectura sobre la poesía deStella Díaz Varín, en la cual la relación muerte/vida se asocia a la desilencio/sonido, de manera compleja y dialéctica, en una dinámica circular dondela muerte no es el fin definitivo sino un renacer y donde el silencio cobra sentidoen tanto palabra inefable. Este trabajo supone una lectura paralela de los textos poéticos y de lostextos biográficos, de modo que nos permitan reconocer las mutuas influencias,según lo que afirma Enrique Lihn, (137). Nuestra propuesta, sin embargo, encontraposición a la mayoría de los textos críticos disponibles sobre la obra de DíazVarín, se desliga de las interpretaciones apegadas a la leyenda que surge comoconsecuencia de su llamativa historia, y que privilegian el aspecto biográfico. Porel contrario, aquí se procurará centrar la reflexión crítica en el objeto poético y 4sólo para su mejor y más cabal comprensión se usará de los aspectos biográficos,en tanto contexto y complemento de sentido. En esta investigación hemos considerado la lectura de todas las obraspublicadas de la poeta, tarea difícil dada la dificultad de acceder a ellas; sinembargo, hemos considerado sólo los textos más pertinentes para la elaboración dela propuesta. En la primera parte, “Stella Díaz Varín y la crítica precedente”, sehará una revisión y reflexión sobre los textos críticos que se refieren a la obra ovida de la poeta. Debido a los escasos trabajos críticos sobre su obra, se handebido considerar apreciaciones que algunos autores hacen de manera breve y casisiempre impresionista pero que no dejan de ser acertadas. Estas apreciaciones seencuentran en reportajes, entrevista, artículos e incluso, documentales fílmicos. Se revisará además, una tesis desarrollada por Rosa Alcayaga de laUniversidad de Chile, donde se investiga la obra de Díaz Varín desde elmodernismo y la perspectiva de género. Asimismo, un artículo de Rodríguez
  • Arratia de la Universidad de Playa Ancha, quién realizó una interpretación de Losdones previsibles, apoyado en la obra Ser y tiempo de Heiddegger, y deteniéndoseen las alusiones acuáticas advertidas en la poesía de Díaz Varín. La segunda parte, el “Marco conceptual”, se construirá sobre la base de trestextos: El silencio primordial de Santiago Kovadloff, “Gonzalo Rojas. Poesía ysilencio” de Mauricio Ostria y un capítulo de El espacio literario de MauriceBlanchot. Estos textos entregan importantes apreciaciones sobre el silencio, lamuerte y la poesía, conceptos primordiales en este trabajo. A pesar de que elmarco teórico alude, especialmente, a la palabra como silencio, para justificar lahipótesis, seleccionaremos las afirmaciones que permiten conectar el silencio a lamuerte. Un sector que se podría pensar como “redundante” dentro del contenidode la tesis, es la asociación silencio poesía, puesto que es un tema zanjado pordiversos autores, entre ellos, Octavio Paz en El arco y la lira. Es decir, haysectores tautológicos en el desarrollo de esta investigación que no representan loobvio simplemente, sino que también, permiten llenar espacios de conexión entre 5lo obvio y la lectura que se propone. En una tercera parte, “La figura de Stella Díaz Varín en la literaturachilena y su personalidad literaria “, se construirá una biografía de la autora apartir de datos recogidos del documental La Colorina estrenado en 2008, ademásde diversas entrevistas a diarios nacionales donde la poeta habla de su vida, visióndel hombre y la sociedad. Se hará una revisión de la biografía de la autora endiálogo con su poesía. Adicional a esto, situaremos la obra de Díaz Varín dentrodel contexto de la poesía chilena, los poetas y corrientes que la influenciaron. En una cuarta parte, “El espacio de la muerte: desde el silencio al nido de laacústica.”, nos aproximaremos al análisis textual utilizando los recursos que seannecesarios de la retórica y la poética. Se procurará reconocer la concepción de lamuerte que se desprende de su poesía, vinculada a su filosofía de vida. Para ello seseleccionarán poemas en donde se manifiesta la asociación: silencio/muerte ysonido/vida, con el apoyo de los conceptos fundamentales de las obras utilizadas
  • como marco teórico. El análisis se basará en dos obras de la autora seleccionadasentre las cuatro que ha publicado, Razón de mí ser (1949) y Los dones previsibles(1984). Creemos que en la poesía de Stella Díaz se expresa claramente una visiónsobre la muerte que coincide con las concepciones filosóficas de la autora, de suslecturas de Darío, Sartre y Subercaseaux, entre otros. La poesía de Stella Díaz nosólo habla de su vida, sino también de su muerte, ante la cual, no se observa unaposición de resistencia, sino más bien, un renacer hacia la memoria colectiva y a lainmortalidad que ésta conlleva. En concordancia con lo expuesto es posible establecer el objetivo generalde esta investigación: • Analizar seis poemas, pertenecientes a dos obras de Stella Díaz Varín, a partir de la concepción de la muerte como dualidad circular entre sonido/vida y silencio/muerte. 6 Este objetivo general permite organizar los objetivos específicos de estainvestigación, de la siguiente manera: • Entender la poesía de Stella Díaz desde una personalidad literaria particular que entrega experiencias de vida y muerte a través de un “canto poético” trascendente a la palabra escrita. • Reconocer la presencia del sonido, generalmente, como un signo de vida en la poesía de Díaz Varín y las alusiones al silencio con un estado de muerte latente o de imposibilidad de decir. • Reconocer asociaciones circulares entre las imágenes de vida y muerte en la poesía de Díaz Varín.
  • I Stella Díaz Varín y la crítica precedente. En esta tesis realizaremos un estudio destinado a comprobar que la poesíade Díaz Varín es la expresión poética de su visión de la relación vida/muerte.Partiremos de la base de que su ejercicio poético está íntimamente relacionadocon ciertos elementos de su vida1, por lo que, la visión vida/muerte que sepresente en su poesía será un reflejo de la concepción de la misma, explicitada enla biografía de la poeta. Nuestra lectura de la poesía de Díaz Varín propone unaasociación de la muerte y lo trascendente con el silencio en contraste con lasvariadas manifestaciones vitales asociadas a los sonidos, todo esto, en unadinámica circular donde la muerte es renacer. Se presentaran a continuación, lasapreciaciones de otros estudiosos, críticos y periodistas sobre la obra de la autoraque sentarán las bases sobre las cuales construiremos esta tesis. Existe una cantidad reducida de crítica especializada sobre la obra de la 7poeta, así como una escasa difusión de la misma, lo que acota la panorámica delestado de la cuestión. La mayor cantidad de registros sobre la poeta son artículosy entrevistas disponibles en la Web como parte de la colección de la BibliotecaNacional, de Memoria Chilena y Proyecto Patrimonio. Una de las pocas investigaciones literarias, es la tesis de Rosa AlcayagaToro con la obtuvo su grado de magister en la Universidad Católica deValparaíso. Podemos añadir a la tesis citada, el artículo “Stella Díaz Varin: lapoesía como gesto autobiográfico (escritura y experiencia interior)” de RodríguezArratia, que explora específicamente en la obra Los dones previsibles. Las apreciaciones que han servido como base para estas lecturas, son lasque hace Enrique Lihn en el prólogo a Los dones previsibles. Por eso,ordenaremos la revisión de la crítica precedente a partir del mencionado prólogo;seguiremos luego con los trabajos que pueden considerarse propiamente estudios1 Véase el concepto de “personalidad literaria” en Gómez, página 20.
  • críticos, las entrevistas publicadas en diarios y concluiremos con la presentación yprólogo a la Obra reunida publicada recientemente. En el prólogo a Los dones previsibles, Enrique Lihn comienza “AunqueStella me pida que no escriba sobre ella sino sobre su poesía, haré las dos cosas enuna, ante la imposibilidad de separarlas” (137) La poesía “autorreferencial” deDíaz Varín, configuraría “adornos de la propia persona retorizada, que es lamáscara del poeta” (138), podemos afirmar, entonces, que existe un sistema decorrespondencia e influencias mutuas entre la obra/vida de la poeta. Lihn marca una línea interpretativa que ha encausado los estudios inicialessobre la poeta y que igualmente incluyen la oralidad como sello distintivo “La vozde Stella es fiel a sí misma. Subrayo esa palabra para agregar que la mayor partede los poetas de mi generación entendíamos la poesía como canto, en primer lugary sólo en segundo como escritura” (137) El poeta debía ser, en consecuencia, unantipoeta y mago como Huidobro, heroico y multitudinario como De Rokha yuna leyenda, como Neruda. (Lihn, 20112) Igualmente, el prologuista señala que 8Stella Díaz reconocía la necesidad de tener una voz propia y es con violencia quese presenta en su primer libro, Razón de mí ser, sobreponiendo su yo al de losdemás. El autor del prólogo a Los dones previsibles, finaliza su reflexión citando aOctavio Paz quién afirma que la poesía es imagen y ritmo, vida y muerte en unsolo decir, el decir poético sería, así, una “afirmación simultánea de la vida y lamuerte”. (138) En “Stella Díaz Varín <Sola contra el mundo > (Una poeta inscrita dentrode la vanguardia surrealista que despierta ecos neorrománticos)”, Rosa Alcayagahace referencia al carácter rupturista de la poeta. Una sola palabra puede configurar su perfil tanto en su obra como en su vida: disidencia. Ella es una mujer-poeta disidente requisito fundamental para los que aspiran a conformar el cuadro de honor representativo de la poesía moderna. (10)2 Citamos por la edición de la Obra reunida. Ver bibliografía.
  • Como se ve, Alcayaga vincula la poesía de Díaz Varín a la poesía modernay, en consecuencia, a las formas de ruptura que pueden darse desde la palabra, elpensamiento y el gesto. Pues este movimiento es, además de literario, una formade acción social que busca la libertad de toda posible forma de esclavitud humana,ya sea económica, física o espiritual. Es desde ahí donde se instala, segúnAlcayaga, la disidencia de Díaz Varín y la voluntad diferente de su obra, pues sedesenvuelve no sólo como poeta, sino como mujer transgresora de la sociedad quela circunda. Para avalar ésta visión, Alcayaga cita a Maurice Blanchot, quien señala quela escritura moderna, y en especial el surrealismo, es “una pura poética deexistencia”, una “teoría práctica” de “proyecto existencial”. Desde esta perspectivacobra sentido la imagen de la mujer-poeta y su relación con el mundo, que seexpresa en una poética conectada con su propia cosmogonía y su visión sagradadel universo. 9 Stella Díaz Varín fue una continuadora creadora de la gran tradiciónrupturista de las vanguardias. Su poética de juventud adscribe al surrealismo que,con los años, deriva en una poética de la austeridad siempre en la misma línea.(Alcayaga, 2010) Desde esa perspectiva, Stella Díaz Varín recrearía una visióncósmica del mundo por el camino de la analogía expresada a través de lascorrespondencias: una forma sagrada de ver el universo y el cosmos en búsquedade un nuevo sagrado en rebelión frente a las religiones oficiales (Alcayaga, 2010).La autora parafrasea a Nelly Richard quien señala que toda escritura, a través dellenguaje disruptivo de los poetas, es un quiebre al sistema lógico-racional, burla elorden dominante (Alcayaga, 2010) La investigadora enfatiza en el rasgofundamental de la modernidad, cual es la actitud crítica opuesta a las instituciones,a las normas y a las convenciones. Posteriormente, según Alcayaga, el rupturismo de la poesía moderna, tantoen la palabra como en el gesto del poeta, están desplegados en la obra y vida de
  • Stella Díaz. Alcayaga, analiza la obra de Díaz Varín a partir de una perspectiva degénero en la línea del feminismo deconstructivo que posee como eje central ladisidencia que marca su obra. Este análisis deberá desarrollar un método de aproximación fenomenológica que, en primer lugar, describa y registre las constantes detectadas en el corpus poético de Stella Díaz Varín traducido en el uso reiterado de vocablos, conceptos e imágenes bíblicas y mitológicas del ideario cristiano, a partir de los cuales la poeta configura otro discurso cuyo eje central está marcado por la disidencia. (121) Al clasificar las tenencias de la poesía chilena contemporánea, Alcayaga,basada en Eddy Morales, sitúa a Stella Díaz en la poesía metafísica, religiosa yexistencial. (Alcayaga, 2010). Pero advierte que, además, podría tener cabida enun grupo que atraviesa estas tendencias. Desde la perspectiva de Alegría, en tanto, en la Generación del 10 50 coexiste un grupo transversal de poetas (…) que <expresan un compromiso ya sea independiente o militante, al enfrentar la crisis del mundo contemporáneo> grupo que perfectamente puede albergar a una poeta como Stella Díaz Varín. (133) La autora confirma esto citando a Michael Foucault, quién señala que elpoeta rupturista es alguien que se coloca en otro lugar asumiendo losprocedimientos de exclusión y confirmando la figura del poeta como un sermarginal. (Alcayaga, 2010) Alcayaga concluye señalando que tanto la tradición dela ruptura3, mantenida por autores chilenos vanguardistas, como el concepto degénero, inducen la lectura hermenéutica que hará de la obra de Díaz Varín, puestoque ambas perspectivas en cruce otorgan el sello a la palabra y su forma. La perspectiva de Rodríguez Arratia es diferente. En su artículo estudia elgénero de la autobiografía como una búsqueda de la identidad, una experiencia3 Para profundizar en el concepto tradición de la ruptura, véase Paz, 1998.
  • interior y la asignación de sentidos a partir de la autopercepción del Yo, losacontecimientos y el tiempo. En nuestra época, la cuestión biográfica se encuentra en la tensión de ser un éxito comercial (pues revelaría los hechos y elementos que estimulan una lectura apegada a los hechos, registro de fechas que disienten del mismo sentido del biografiado) y, por otra parte, de ser una escritura que ahonda en el sentido del tiempo, en la cuestión de por qué los hechos, el registro, hacen posible que una vida pueda ser mirada en la profundidad de su existencia, de su experiencia interior. Quizás sea esta la exclusiva relación que se establece entre poesía, autobiografía y experiencia interior, relación que en la poeta Stella Díaz Varin se establece por medio de la escritura que es fiel a su voz, es fiel a su experiencia, que vive des-viviendo, como una leyenda turbulenta. ( s.p.) Al finalizar la cita, el autor identifica la poesía de Díaz Varín como lamanifestación de una conciencia con historia, una percepción particular deltiempo, desde lo más íntimo de la experiencia vital. Para desarrollar este último 11punto, el autor se basa en Ser y tiempo, de Heidegger, concluyendo que la poesíaes la escritura autobiográfica más auténtica, pues pretende acercarse, de una formadirecta, a la identidad vital y espiritual de una conciencia individual. El autorseñala: Un verso nos devuelve el sentido de nuestro asirnos. Una poesía nos devuelve el canto, nuestra vida, nuestra biografía. De este modo, se va configurando un círculo, un círculo comprensivo, un círculo de intriga. En definitiva, el círculo en el que por negación o afirmación descubrimos que somos. Entre el dolor y la muerte que somos. (s.p) El crítico analiza algunos poemas de Los dones previsibles. A través deello afirma que la poeta comprende su vida desde su muerte, es decir, viviendodescubre su muerte. Este artículo contribuye enormemente a esta tesis, puesto que
  • otorga las bases para hacer una lectura sobre la significación que Díaz Varín leotorga a la muerte en su vida y en su obra. De este modo, podemos asumir que los once poemas de la obra son once dones descritos de un modo particular por la poeta. En este sentido, los dones de Stella Díaz Varin son previsibles. Por esta razón no son dados por la gracia de algún dios, sino, son los dones que la misma existencia descubre en el vivir y que se convierten en dones en la medida en que estos son puestos en la escritura. Por otro lado, el hecho de que sean previsibles sugieren la mirada a la vida, a la historia personal, mirada que se fija en lo vivido, en lo de pasado y muerte que tiene nuestro existir contemporáneo. (s.p.) Un artículo influido por el prólogo de Enrique Lihn a Los donesprevisibles, que se acerca al concepto de poesía oral en Díaz Varín, es el deFelipe Lagos titulado “Stella Díaz Varín: escribir para recitar”. En él se habla delsonido, de sinfonías de la voz propia y no influenciada; se afirma que la poesía deDíaz Varín es para ser escuchada. Por otro lado, el crítico hace una lectura de la 12poesía de Stella Díaz como una construcción circular entre vida y muerte, cicloque la poeta percibe como algo natural. Este artículo contribuye a reafirmar laidentidad de poesía y sonido. Primero, la poesía de Díaz Varin es para ser escuchada, por lo tanto, la modalidad temática queda en segundo plano. Ya Lihn lo dijo: Díaz Varin “… se apoya en la gesticulación más que en el sentido”. Y en segundo lugar, en tanto materialización de la palabra en la voz, en cualquier tiempo y lugar la poesía puede ser sentida. (s.p.) En el artículo “No y la esperanza oculta en Stella Díaz Varín”, de AndrésMorales, publicado en 2006, el autor se refiere a la poesía metafísica/existencialde la poeta y a la profundidad del ser que en ella se visualiza, describiendo el pasodel dolor a la esperanza en su obra, para, finalmente, situarla dentro de lageneración del 50`.
  • En la vastísima categoría de la llamada "poesía metafísica o existencial", la obra de Stella Díaz Varín ocupa un lugar de privilegio dentro de toda la gran poesía chilena. Y no hablo de la poesía femenina, ni de la poesía escrita por mujeres, ni menos de la poesía feminista(2). Aquí, no hay un problema de género de géneros o de istmos. Aquí sólo vale la palabra que en realidad es verdaderamente poesía: sola ella, desnuda ella, con todo lo bueno, lo peligroso y lo deslumbrante que puede acarrear para el lector y, qué duda cabe, para la poeta. (s.p.) En relación a las entrevistas y artículos, publicados en diarios nacionales,citaremos, ordenados por importancia, los que despiertan algún interés para eldesarrollo de esta tesis. En 1998 se publica en El Mercurio una entrevista de José MiguelIzquierdo llamada: “Stella Díaz Varín emblemática y señera”, donde la poetaentrega apreciaciones sobre la poesía y su obra vinculadas a un cierto idealismoexistencialista; es decir, la poesía relacionada con la manifestación de la verdad y 13la honestidad, trascendiendo su cualidad artística. Otra entrevista que sigue esta línea es “Estella Díaz, la Bukowski chilena”,realizada por Sergio Gómez, y publicada en El Mercurio en 1994. “ÉramosDarinianos, de Rubén Darío. Leíamos al Neruda de Residencia en la tierra. Laexplosión total fue la aparición de Jean Paul Sartre. Quedó la escoba, todos noshicimos existencialistas.” (sp.) Estas declaraciones van configurando a la poesíade la autora como un fuerte compromiso con la propia existencia y a su poesíacomo una emanación de ese compromiso. Como dice Sartre en El existencialismo es un humanismo, el ser humanoes libre en tanto fue “lanzado” a este mundo con la facultad de decidir lo quequiere ser sin estar sujeto a un propósito predeterminado, en esa elección el serhumano también elige a la humanidad. Es decir, los deseos para sí mismo,representan los deseos para la humanidad entera, al elegirse, elige al mundo.(Sartre, 2007)
  • En 2006 se publica, también en El Mercurio, “Fiel a sí misma. Recordandouna conversación sostenida con Stella Díaz Varín”, por María Teresa Cárdenas,donde la escritora entrega su visión de los poetas como constructores de cosaselevadas más allá de la muerte, pero que terminan muriendo de forma indigna.Además, entrega una visión del hombre como ser artístico por antonomasia y nospasea por episodios de su vida durante la dictadura, episodios que la marcaron yreforzaron su convicción de considerar la poesía como símbolo de resistencia ymanifestación del Yo. Stella Díaz afirma que “La poesía no tiene nada qué ver con la utopía. Yocreo que la poesía es la verdadera encarnación del espíritu del hombre. La utopíaes lo que, por último, el hombre intuye o imagina. Pero la poesía es algo inherenteal hombre.” (s.p) Además, podemos encontrar una concepción de la muerte comoel paso a la inmortalidad en la memoria en la siguiente declaración: “Cuando tútienes 80 años y te encuentras con esta gente maravillosa, de 17, 18 años, que tehablan como si tuvieras su misma edad, yo creo que no me voy a morir. Mientras 14yo viva con esta gente no me voy a morir nunca. (s.p). En esta entrevista seadvierte el sentido circular que la poeta da a la existencia, en la medida en quevive comprendiendo su muerte como el paso a la inmortalidad en la memoria de lagente, de los jóvenes. El olvido es la muerte de la muerte, la extinción del cuerpoes la inmortalidad en el recuerdo. Los trabajos revisados sirven para construir una poética de la autora dondeel arte no es parte de la vida, sino la vida misma. En este sentido, tenemos la basepara trasladar la lectura de su poesía desde el reflejo de una visión de la vida alreflejo de una visión de la muerte que para la autora parecen ser inseparables. La periodista e íntima amiga de Díaz Varín, Claudia Donoso, publica enrevista Paula el 2000, “Entrevista a Stella Díaz Varín”, que recopila una serie deconversaciones donde la poeta nos cuenta episodios de su vida, entrega su visiónsobre los jóvenes actuales y manifiesta rasgos de su ética/estética en torno a lapoesía. Por otro lado, Díaz Varín expresa sus concepciones metafísicas afirmando
  • que cree “en el espíritu del hombre y también en el de las piedras y para entendereso hay que leerse La santa materia, de Subercaseaux” (sp). En el prólogo a La santa materia, el autor rechaza los preceptos religiososque condenan la exaltación de lo material por sobre lo espiritual, puesto que, lamateria es la única parte de nuestro ser que, perteneciéndonos y constituyéndonos,no se ve carcomida por la mentira y la mala fe. Esto en contraste a la fealdad denuestras almas que muestran pudor y vergüenza ante la franqueza de la materiaexpuesta a las miradas. Según el autor, el ser humano reacciona ante esta grandezaocultándose bajo un sospechoso pudor, se apresura a cubrir el cuerpo dosificandola materia, administrándola con avaricia y malicia tal como si se explotara a uninocente (Subercaseaux, 1964) En concordancia con esto, para el autor la materia tiene movimiento, no esestática, pues si lo fuera, sería el fin de todo lo existente en el universo. Asímismo, las piedras tienen movimiento, no existe el reposo en el mundo queconocemos. Esta lección demostraría que la muerte misma no es aniquilamiento, 15el no-ser es la muerte de la muerte; algo que no conocemos y que noconoceremos, ya que donde nada existe, nada queda por conocer. (Subercaseaux,1964). Las piedras ocuparían un lugar sagrado dentro de la creación ya que noparten jamás, nos dan la idea de pertenencia y eternidad ya que parecieran estarahí desde siempre esclavizadas a una aparente quietud. Según el autor, al tocaruna piedra estamos rozando la eternidad, levemente, cogiendo la mano de Dios. Atendiendo a la declaración de Díaz Varín en la entrevista con Donoso,creer en el espíritu de las piedras es creer en el misterio que se esconde en susilencio; la muerte existe y no, es, siempre ha sido por lo que no existe un avanzarhacia la muerte, sino un estar en ella. Podemos concluir en relación a lasapreciaciones de Subercaseaux, que mientras exista movimiento existirá un almaen la materia, en los seres humanos, si el sonido es vibración, movimiento, existevida mientras exista sonido. Y existe muerte en el silencio, algo que nuncaconoceremos puesto que el universo está en constante vibración.
  • Existe otra entrevista de Donoso publicada en 2006 por revista Paula,titulada “Stella Díaz Varín extragaláctica”, donde sostiene una conversacióninformal con la poeta. Aquí Stella Díaz entrega secretos caseros, conocimientosculinarios y propiedades de las hierbas medicinales, además de apreciacionessobre el cuerpo, que entregan luces sobre la concepción del amor que tiene lapoeta. Se refleja allí una valoración del amor espiritual (mencionando a losángeles) por sobre el puramente físico. En esta entrevista, Díaz Varín afirma queel cuerpo no es importante para ella porque gusta de las cosas duraderas. –¿Eras la única mujer en esos trotes legendarios de Teófilo4? –La única. –O sea que contigo Teófilo hizo una excepción. A lo mejor estaba enamorado de ti... –Platónicamente. En eso también éramos iguales: a mí nunca me gustaron los hombres, siempre me gustaron los ángeles y me basta con su angelitura. –Nada con el cuerpo, dices tú. –No, con el cuerpo nunca he querido saber nada porque a mí me 16 gusta que las cosas duren para siempre. (56)________________________________________________________________________ Existen otras entrevistas y artículos que son meros elogios a la autora,sustentados en los mitos que se tejen en torno a ella, y no presentan un comentariocrítico o interpretativo de su obra. Algunos de estos artículos surgen a raíz de sumuerte como un lamento por la pérdida de “La Colorina” y entregan datosbiográficos generales que no buscan una interpretación de su obra, sino más bien,darla a conocer. En la presentación de la Obra reunida de Stella Díaz, Eugenia Brito, apropósito del libro Sinfonía del hombre fósil, establece una conexión entre el títuloy la cultura latinoamericana afirmando que “fósil” apela a una especie de museocultural de la misma. La investigadora señala que “Lo que subyace a ladenominación de “fósil”, es lo pétreo e inamovible de una misma tragedia4 De esta amistad surge el rumor de que la poeta Stella Díaz habría formado parte, anónimamente,del grupo “La mandrágora”, generación del 38´.
  • existencial, que dejaría a ese aspecto “humano” como efecto de una colonizaciónolvidada” (9) Esto se relaciona con una visión crítica hacia la sociedad, según lainvestigadora, la voz de la poeta se instala como una vigía que ataca a losburgueses y desvela “el buen sentido o sentido común”. Es decir, la poesía deStella Díaz sería una especie de cura para una fiebre de malestar cultural. (Brito,2011) En el prólogo de la edición citada, “Stella Díaz Varín, poesía religiosa”,Cristián Gómez realiza un análisis de Razón de mi ser, deteniéndose en el poemahomónimo para conectarlo con las apreciaciones de Enrique Lihn en Los donesprevisibles. Los poemas de Razón de mi ser “anticipan esa postura que ladistinguiría radicalmente, esa actitud beligerante (…)” (15) El autor del prólogoseñala que el concepto de agonía en la poesía de Díaz Varín no significa un estadosufrido que precede a la muerte, sino, un “lucha y contienda, como una forma deenfrentarse al mundo (…) Así, tanto el poema Razón de mi ser como en el libro alque se le da título, la dimensión del dolor de la hablante es asimilado a niveles 17cósmicos y religiosos”. (15) El prologuista se refiere al poema “El poeta”, dedicado a Pablo Neruda,para comentar que Stella Díaz se vale de la figura de Neruda utilizándolo comoarquetipo, “un sujeto capaz de interpretar el mundo de manera tal que logra unareconciliación entre aquellos polos opuestos y/o distantes para la percepciónnormal,” (21) En este poema, el crítico advierte la asociación del poeta conJesucristo, puesto que, se presenta una imagen del mismo caminando sobre lasaguas, imagen que remarcaría las dimensiones religiosas de la poesía de DíazVarín. Gómez se refiere a la poesía autobiográfica, objetando el artículo deRodríguez Arratia: Nos parece que tanta transparencia se salta con demasiada ligereza la opacidad de ese lenguaje literario que media entre uno y otro polo, entre vida y obra (…). Este callejón sin salida en el que la obra se reduce en su totalidad a la biografía de la
  • autora, oscureciendo la multiplicidad de significados que el texto pudiera desplegar con vuelos propios. (31) Para referirse a la mutuas influencias entre poesía y vida, Gómez cita aSvetlana Boym, quién introduce el concepto de “personalidad literaria” la cual nocoincide ni con la personalidad del autor ni con su personaje lírico (C. Gómez,2011) Califica como “vano” el intento de leer la poesía de Díaz Varín desde subiografía, puesto que se presenta la obra de la autora como si fuera un receptáculode vivencias, eludiendo su valor literario. 18
  • II Marco conceptual. En “La palabra en el abismo: poesía y silencio”, título del primer capítulode El silencio primordial de Kovadloff, se señala que el silencio es el punto dondeel ser humano llega al no poder expresar con palabras un acontecimientoperturbador. El silencio es la reacción humana ante lo que la palabra no abarca. Por lo tanto, el silencio no es un objeto, donde no hay objeto, no hayenfoques que detenten un conocimiento de ese silencio de más calidad u honduraque otros consagrados al mismo asunto (Kovadloff, 1991) De modo que, según elautor, las variaciones interdisciplinarias que abordan el concepto están justificadasen cuanto atañen al repertorio simbólico y analógico para remitir con igualprofundidad e impotencia, al silencio primordial. Dios, amor, movimiento, cero, 19real, metáfora (poesía) o melodía son manifestaciones igualmente contundentes delsilencio extremo, conceptos que señalan una emoción compartida: la de loinconcebible (Kovadloff, 1991) De acuerdo con Kovadloff, el ser puede presentir la amplitud de su libertadcuando consigue comprender que las raíces de su particularidad se arraigan alsilencio. Es en él donde el ser puede rozar su propia esencia y saberse comoinabarcable, sin embargo, por obra de la conciencia receptora de ese silencio, lasubjetividad puede llegar a reconocerse como indicio de una verdad que latrasciende (Kovadloff, 1991). Junto con la subjetividad se manifiesta, asimismo, la verdad como algo queha sido intuido, y por ende, como algo que se apodera de la consciencia y lacondiciona según factores propios. No obstante, el silencio en su plenitud esindicio de que la subjetividad encuentra siempre en él su consuelo original y es eneste refugio, donde nace la palabra para negar aquello que está fuera de laconciencia subjetiva de cada ser.
  • Por su parte, el lenguaje parece adquirir vida propia y, con esto, posee lacapacidad de extralimitarse y oscilar con diversos grados de constancia, entre loreal y lo que es nombrado, rebelándose a lo que el hombre desea hacer con él. Eneste sentido, todo lo que es designado mediante la palabra está sujeto a lainconstancia de la misma; la subjetividad propia de la verdad se mezcla con la dellenguaje y torna razonamiento o idea aquello que puede ser pura percepción. Enconsecuencia, la muerte se configuraría entonces, y a partir de estas afirmacionesdel autor, como una verdad subjetiva, pura percepción, percepción que deviene ensilencio. El razonamiento se empeña en reducir el porte de lo real a la estatura de sus posibilidades. El pensamiento, más hondo y más independiente que la razón, se abre al encuentro con todo aquello que lo sobrepasa y recoge en sus enunciados la intensidad de ese contacto. (14) El silencio puede ser un exceso de lucidez y, a la vez, un espacio insalvable 20donde se gesta la necesidad de articular experiencias que ayuden a dejar atrás loprevisible y codificado. Kovadloff señala que el poema posee un trayecto queradica en ir de silencio en silencio; desde un silencio que lo origina a otro silencioque lo mata. Como poema es fruto de un lenguaje, pero como sonido, es el espacioinsalvable entre dos ausencias. El poema no es, por ende, un silencio que ha sidoforzado a someterse a la irrelevancia de la palabra, sino el silencio de lo queencubierto no inquieta ni perturba. Esto origina el silencio de lo altivo, un recursoque escapa de la lógica usual, para centrarse en la epifanía de aquello que pareceinnombrable. Ligado a esto está la noción del silencio como fracaso, donde seseñala que el silencio no significa un final o término del lenguaje, sino, la llegadaal punto culmine de éste. Así, el silencio de la epifanía deja de insinuar la realidadcon palabras y adopta un lenguaje privilegiado que enfatiza la insinuación sobre laexistencia. Esto es la poesía para Kovadloff:
  • Fuera del hombre, más allá de las fronteras de su entendimiento, está la nada, lo real irreductible, según Kant, a las facultades interpretativas de nuestra percepción; lo real no homologable al mundo objetivo; aquello que se resiste al entendimiento bajo el nombre de lo indesignable. (26) El poeta, para captar lo que proviene de él, debe abrirse a lo que vienehacia él sin ser él mismo: la inspiración, la alteridad, las voces. Escribir constituyeentonces un mensaje no claramente descifrado por el poeta, sino, un llamado deatención a su presencia que la atrae y lo hace arrebatar el susurro del silencio.Poeta es, entonces, no quien utiliza un idioma como instrumento, sino aquel, quese predispone y exige desarraigarse de ese idioma para dejar sentir y poderexpresar el contenido de las voces cristalizadas. La escritura es, pues, para Kovadloff, convergencia, punto de enlace entreel arrebatamiento liberador y la comprensión organizadora. En este punto deconvergencia el instante de inspiración permite oír el silencio primordial, silencioque posibilita la interpretación creadora y el pronunciamiento de las voces, que en 21sí mismas, son inconcebibles. El poeta nunca dirá lo que ha oído, y el silencio que le fue concedido seextenderá en sus palabras como un pacto decisivo, donde la frontera de laexistencia se roza con el silencio absoluto. La poesía no ha dejado de ocupar, enningún momento, el sitio que desde siempre fue suyo: el que la induce a enfrentaral hombre a su carencia de imagen. (Kovadloff, 1991) En relación al objetivo de esta tesis, la asociación que se propone delsilencio con la muerte aparece como una expresión más de lo inabarcable, de loindecible, de lo inexplicable por medio de la palabra. La muerte es silencio cuandoaceptamos que no podemos evitar la llegada de un espacio vacío, un abismodesconcertante que relega al lenguaje al sitio donde habitan todos los intentosfallidos del ser humano de explicarse la realidad. Concordando con Lihn, Lagos y Kovadloff, Ostria nos entrega esta lecturareferente a la poesía desde la oralidad en sus orígenes:
  • En todas las formas escritas de la poesía, el signo gráfico está siempre en función del oral. El lector advertido oye siempre, detrás del trazo, las palabras del texto, su música verbal (Paz 1990: 122). Lo que convierte en imagen poética a una frase, no es el significado, sino el ritmo, es decir, la unión inseparable de significado y sonido. (3) La poesía entendida desde su oralidad permite concebirla como un artesonoro que es manifestación vital en sí misma, algo que vibra y late porque tienevida al ser proclamada. En este sentido la poesía se aproxima a la música: lamúsica no dice nada pero lo dice todo, entonces tenemos la ecuación palabra-música-silencio. El silencio al que nos hemos referido es el silencio que conlleva toda poesía. Pero hay otro silencio, equivalente a la oscuridad de la noche, a la inmensidad del cielo, del mar, del cosmos, de las inconmensurables ansias humanas de perfección. Es el silencio de lo indeterminado y por indeterminado, de lo infinito, lo profundo, lo indecible, lo inefable: la palabra capaz de 22 decirlo todo, de sugerirlo todo, de profundizar en lo innombrable, en lo indescifrable e incognocible: el misterio. (10) Por un lado, el poema trae silencio en cuanto es rítmico y no existe ritmosin silencio pero, por otro lado, la poesía esconde el silencio de lo que no se puedenombrar pues representa un espacio en negro, inaccesible para la palabra. Al igualque Rodríguez en su artículo sobre la poesía de Díaz Varín, Ostria incluyeapreciaciones de Heidegger: Es mediante el silencio del poeta que habla algo sagrado: la naturaleza como proceso, como temporalidad vivida. La temporalidad vivida, tal como aparece, especialmente, en Ser y tiempo, está profundamente marcada por el ser-para-la-muerte. Se delinea así un nexo entre lo sagrado, la naturaleza, el tiempo viviente, el ser y el ser-para-la-muerte. Es desde esta perspectiva que debe entenderse el problema de la relación entre lenguaje y silencio (Vattimo 79). (13)
  • En “El silencio musical”, título del segundo capítulo de su libro, Kovadloffseñala que lo decisivo no es conocer, sino volver a desconocer. Lo infranqueable,que representa lo desconocido, carece de forma y fondo, no obstante, su existenciaresulta tan contundente como inabarcable. Esto no requiere ningún saber pero si laconsubstanciación que nos ligue con su plenitud indescifrada, en la cual semanifiesta su fatalidad: La música5 nos ofrenda lo desconocido y nos ofrenda aello (Kovadloff, 1991) Y extiende en el espíritu del oyente, la vibración quepermite oír lo que no ha sido descifrado. Las ideas de Kovadloff se conectan perfectamente con el pensamientopoético de Stella Díaz Varín, en el sentido de que, para ella, la poesía no essimplemente palabra impresa, sino que un canto (recuérdese lo que dice Lihn), unamelodía emergente del poeta: melodía silenciosa o silencio que habla. En estesentido, el poema expresa vida en tanto habla (aunque sea evocado por laescritura) y muerte en tanto calla cuando concluye; al mismo tiempo el poema 23expresa música en sus versos, ritmo e imágenes, que intenta expresar loinabarcable de la realidad a través del silencio. Por otra parte, Kovadloff señala que el silencio extremo no constituye uncontenido, sino el espacio que hay entre dos contenidos, lo que hace que la palabrasea una recreación del silencio, eco de un eco, es decir, la música no designa elsilencio: lo prolonga (Kovadloff, 1991)6 Liberado de su propia imagen, el sentidoen la música fluye, con esto se permite oír a quien reconozca lo desconocido como5 Por momentos el autor utiliza el concepto de música como un sinónimo de sonido y encontraposición al ruido. El “canto” poético, en cuanto es una melodía y no ruido, por lo tanto,adquiere propiedades musicales que el autor describe en su texto, es decir, canto, sonido y músicase unifican en un sólo significado.6 “Al igual que en el monoteísmo judío, el hombre en la música aflora como oyente. En ambosuniversos, entrar en comunión equivale a oír. (…) “Tenía noción de que la esencia del mundo esmusical”, anota Murena. “En el principio fue el verbo. Dios crea nombrando, con ondas sonoras.En las Upanishads se afirma que quien medite sobre el sonido de la sílaba Om llegará a saberlotodo, porque en ella está todo. Tampoco ignoramos que el primer contacto de un humano con elmundo, es la voz de la madre oída en el vientre y que el oído es el último sentido que el agonizantepierde” (62)
  • tal. La música entrega al ser el espejo necesario para reconocerse invisible, lo quele permite saberse animal y aceptarse como necesidad insaciable de fundamento. El espíritu tiene la facultad de hacer del misterio una realidad audible(Kovadloff, 1991) Peculiar contradicción que encadena a la fatalidad la libertaddel ser. Yo fui uno una vez, se oye decir al hombre en la melodía que se despliega. Descentrado por la muerte, sujeto a la más alta legalidad, la del Destino, un día, acaso no lejano, ya no diré, ya no oiré y, sin embargo, formaré parte de un latido desencadenado por otra instancia del ser que ésta de la que ahora soy parte y que, en hombres venideros, repercutirá impulsándolos acaso a la creación. […] Se ha demostrado aquí cómo la música, lenguaje del devenir, era también el lenguaje de los recuerdos. (65) Presencia palpable y en todo momento desconocida, la música penetra en elsilencio absorbiéndolo, asimilándolo y transformándolo para luego devolverlo. La 24música es la melodía de lo innombrable, donde el hombre reconoce su esenciairreductible que lo sitúa en el devenir y lo hace realidad de un instante. Es lo quesucede con la relación circular entre vida/sonido y muerte/silencio, que se da en lapoesía de Díaz Varín. El ser humano se desplaza hacia el silencio y por ende a lapresencia de un sentido que escapa a nuestra comprensión, por lo que, la músicapuede ser expresión transitoria de silencio, de manera que hacer música es, en loprofundo, guardar silencio. Tiempo y silencio serían, en la música –segúnKovadloff- forma en movimiento, presencia de lo que siendo indescifrable resultavivencial. En el capítulo “La obra y el espacio de la muerte”, del libro de Blanchot,El espacio literario, se observa que la experiencia es necesaria para generarrecuerdos, estos a su vez son imprescindibles para ser olvidados y es en este olvidodonde se produce la metamorfosis necesaria para que nazca la palabra. Por lotanto, los versos son experiencias vinculadas a un enfoque esencial, a unmovimiento que se realiza en vida, para escribir un solo verso hay que agotar la
  • vida (Blanchot, 1992) Y para agotarla, se debe agotar el arte, tal como señala elautor citando a Rilke. El arte en vinculación con la vida conlleva la determinaciónde la indeterminación. Dentro de las indeterminaciones irrenunciables del ser, estála muerte, la cual solamente se puede abarcar cuando se enfrenta. Sólo se puede escribir cuando se es dueño de sí frente a la muerte y cuando se establecen con ella relaciones de soberanía. Pero si frente a la muerte se pierde la compostura, si ella es algo incontenible, entonces corta la palabra, no se puede escribir; el escritor ya no escribe, grita, un grito torpe, confuso, que nadie oye o que no emociona a nadie. (83) Según lo anterior, quien dispone de la muerte dispone completamente de síy está vinculado a la esencia de su espíritu. Para que el ser logre vincularse con elmovimiento original, debe anular formas que le impiden volver a él, el escritor esquién escribe para poder morir y que obtiene su poder de escribir desde unarelación anticipada con la muerte (Blanchot, 1992) 25 La contradicción aparente de esta cita se aclara cuando se comprende queel poeta vive y existe solamente frente al poema pero no luego de él. Aunque seanecesario un poeta para que exista un poema, la posibilidad de morir por medio dela obra significa que la escritura es una experiencia de la muerte y que, por ende,hay que disponer de la muerte para generar esta experiencia. Es decir, escribir parapoder morir y, al mismo tiempo, morir para poder escribir. (Blanchot, 1992) Pensar la muerte es introducir en el razonamiento lo absolutamente dudoso,el quiebre de lo seguro. El ser sólo cuando es capaz de replegarse en la certeza desu mortalidad, desarrolla la preocupación de hacer factible la muerte. Al serhumano ya no le basta ser temporalmente mortal, sino que necesita volverseespiritualmente mortal, soberanamente mortal; esto es, tener soberanía sobre suvida y su muerte. Esta es la vocación humana; la decisión de ser sin ser es laposibilidad misma de la muerte.
  • El hombre muere, y eso no es nada, pero el hombre es a partir de su muerte, se une fuertemente a su muerte mediante un vínculo del cual es juez, hace su muerte, se hace mortal y así adquiere el poder de hacer y da a aquello que hace sentido y verdad. (88) Es lo que hace Stella Díaz a través de su poesía que, desde la perspectivaabordada en este trabajo, representa una reflexión sobre la muerte y la vida, demanera que la poeta se apodera de su mortalidad a través de su arte y le da a ésteun sentido trascendente, lo transforma en su razón de vivir. 26
  • III La figura de Stella Díaz Varín en la literatura chilena y su personalidad literaria. Como señala Rodríguez Arratia: la poesía autobiográfica de Díaz Varínconstituiría una manifestación de una conciencia con historia. Una manifestaciónque pretende acercarse a la identidad espiritual y vital de una concienciaindividual, a una particular forma de percepción temporal y conceptual. Siconsideramos las apreciaciones de Cristian Gómez, citando a Boym, en su prólogoa la Obra reunida, esta manifestación individual sería igualmente, unaconstrucción cultural. La individualidad del autor no es un sistema estático; la personalidad literaria es tan dinámica como el período literario en el que y con el cual cambia. No es un espacio cerrado que encarna o revela algo. Es, más bien, una línea rota, rota y 27 dirigida por el período literario. (Tynyanov, citado en Boym 22) (35) En la introducción a Death in Quotation Marks, Svetlana Boym, establecelos conceptos clave de su trabajo para entender la voz poética desde unamultiplicidad de factores, no solo desde una autoconcepción: “I will try to developalternative strategies of reading “life”, “text”, and “culture” together, withoutsubordinating one to another” (2) Lo que comúnmente se podría denominar´poesía autobiográfica´, adquiere en este caso, un sentido unitario entre vida, textoy cultura que deviene una imagen retorizada del sujeto, producto tanto de suautoconcepción y experiencia, como del mito que construye/n: “The biography of a poet, like the biography of any “great man”, was regarded not as “personal” but rather as mythical, communal, and almost archetypal. It had a certain cultural iconography that guaranteed both fame and anonymity to the author” (4)
  • Es por esto, que el concepto de personalidad literaria entrega un sentidomenos categórico y mecanicista en torno a las mutuas influencias entrevida/poesía. Dicho concepto concordaría con lo expuesto por Lihn en su prólogo,los versos de Díaz Varín constituyen una máscara, la propia persona retorizada. La poeta Stella Díaz Varín nace en La Serena el 11 de agosto de 1926 7dentro de una familia acaudalada, cuyas riquezas provenían de las tierras y bienesde su madre, su padre fue un abogado anarquista que inculcó en la escritora suideal político. Esto sumado a sus apasionadas lecturas, provocan que desdepequeña publique artículos y poemas en los diarios locales. En 1946 lee un poemafrente al presidente Gabriel Gonzáles Videla, dedicado a él, en un acto público desu colegio, producto de esto el presidente electo la ayudará a instalarse enSantiago, deseo que se había exacerbado por la muerte de su padre. En 1947 viajaa pesar de la oposición de su madre y su hermano mayor, para seguir estudios desiquiatría convencida de poder escudriñar en el cerebro humano para conocer lossueños del hombre. 28 Muy niña sentí en las puertas de la casa las pedradas que lanzaban los momios conservadores de La Serena. Mi infancia, encantada y feliz, se acabó cuando murió mi padre. Yo tenía siete años. ¿Qué pasó entonces? -Todo se acabó. Fue la desaparición del ser que más quería. Yo había pasado junto a él la mayor parte de mi niñez, conversando de igual a igual, escuchando sus cuentos, sus opiniones políticas y sus sueños. Más tarde, hojeando los libros de su gran biblioteca y leyéndolos sin limitaciones cuando supe hacerlo. Mi madre, joven y bella, se enfundó en un mantón negro y nunca más miró a un hombre. La vida se hizo oscura. (s.p) Diarios como El siglo, La Opinión (dónde conoce a Huidobro) El Extra,(donde reporteaba crímenes en los barrios marginales) y La hora, publican sus7 No existe concordancia entre la fecha de nacimiento señalada en algunos artículos, el documentaly el testimonio de la autora. En el documental se menciona que nace en el 26` al igual que enalgunos artículos, salvo en uno Stella Diaz, la Bukowski chilena, donde se señala 1929 como sufecha de nacimiento, lo que concuerda con su testimonio de que a los 17 o 18 años salió de LaSerena a Santiago, en 1947. Sin embargo, se conservará la fecha que se considera en la mayoría delos textos sobre la poeta.
  • escritos. De este último fue despedida por publicar un artículo relacionado con latala de árboles en La Alameda ordenada por el alcalde de ese entonces. Deberenunciar a la carrera de medicina por problemas económicos tras el cierre de losdiarios en que trabajaba y es perseguida por el gobierno de González Videla comotodos los pertenecientes al PC de la época. Un profundo odio por el estado la unea Enrique Lafourcade y Enrique Linh, por lo que juntos se tatúan una calavera enel brazo, un pacto de sangre que consistía en dar muerte al dictador. Como señalaStella en el documental La Colorina estrenado el 2008 “…estábamos más allá dela muerte. Era la muerte de la muerte.” Pertenece al Partido Comunista por uncorto tiempo ya que es acusada de espía, de informante y amiga de GonzálezVidela, lo que es desmentido por Neruda, quién reconoce lo absurdo de laacusación. La misma Stella años más tarde se refiere a esto en una entrevista conlas siguientes palabras: Odio a la gente hipócrita, maligna y jodida. Soy marxista, lúcida y lógica. Es que no se puede ser de otro modo. 29 Pero nada que ver con puestos y dirigencias de partidos. No sirven para nada. Hablan de utopías. Yo prefiero hablar de convencimiento profundo. Yo creía... Pensaba que entre escribir -para mí la razón de vivir- y la política no había ninguna diferencia. Tan vital es trabajar por una causa como escribir. Lo sigo creyendo porque verdaderamente creo en el hombre. 8 (s.p) Es el editor Domingo Morales en 1949 quién la impulsa a publicar suprimer libro, Razón de mi ser, que se agota en tres meses. La escritora vive con suhermano menor, quién también emigra a Santiago, en una pensión cerca delantiguo pedagógico. Como cuenta la escritora en variadas entrevistas, los de laépoca, eran lectores asiduos de Rubén Darío, Pablo Neruda y Jean Paul Sartre, este8 “Comando soldados/y les he dicho acerca del peligro/de esconder las armas/bajo las orejas/ellosno están de acuerdo/y como están todo el tiempo discutiendo/siempre traen perdida la batalla.”(112)
  • último autor es fundamental dada las características existencialistas 9 de la poesíade Díaz Varín. En el periodo universitario inicial, la poeta vive una relación (según loinsinuado en el documental “La colorina”) con Nicanor Parra quién le dedica elpoema “La víbora”10. Stella se refiere a él de la siguiente manera: “para mi Parraes un fracaso, Parra es un plagiador de lo que pasa día a día, si eso es un mérito…macanudo!” Posteriormente conoce a Alejandro Jodorowsky con quién vive unaintensa relación11, un amor frustrado según lo que señala Claudia Donoso en eldocumental citado. Stella Díaz se refiere a esto con las siguientes palabras: “él (…)tiene, tiene un aura naranja (…) Nosotros andábamos y éramos LOS queandábamos, los demás no significaban nada. Entonces, la gente que caminaba allado de nosotros se nutria de esta, de esta especie de… de energía (…)” Duranteesta misma época, Claudia Donoso, señala que Stella fue insistentemente acosada 12por un hombre mayor, lo que desemboca en el nacimiento de su único hijoproducto de un abuso. Se casa en 1950 para proteger a su hijo recién nacido y a 30ella misma de los constantes acosos de los que era víctima. Este primer y único9 “Yo, que era la misma muerte/y fui yo quien decreté mi angustia/sobre la enredadera de misangre;/fui yo quien horadó la roca durante tanto tiempo,/para cavar mi fosa… y ahora,/he aquí misdedos, deshilachados tentáculos,/raíz de cardo muerto.” (62)10 “Durante largos años/estuve condenado/a amar a una mujer despreciable/sacrificarme porella/sufrir humillaciones y burlas sin cuento/trabajar día y noche para alimentarla/y vestirla/a la luzde la luna/realizar pequeños robos/so pena de caer en descrédito/ante sus ojos fascinantes.”11 “Cómo es que pretendes poseer mi pensamiento/y mi mirada de estremecida fiera,/cómo es quepretendes poseer mi soledad/a través de la raquítica arquitectura del sonido/cómo es que pretendesencontrar el origen/de mi violento mandato, más allá/de la séptima agonía de tu pecho.” (56) Esimportante para el análisis posterior, entender este poema como un autoconcepto manifestado antelas figuras masculinas y el amor.12 Nótese la intertextualidad con el poema de La víbora de Parra: “Dejaban mi cabellera colgandodesde el tronco de la puerta como/trofeo./ […] Una víbora encerrada en la jaula,/destinada acualquier pájaro,/y una piedra caída temporalmente desde la cima,/[…]Qué queréis que haga conestos materiales./Nada. Sino escribir poesía melancólica (...)No haya sino un alud de hijos depiedra,/de hijas de agua/de hijos de árboles./Entonces escribiré mi biografía/al uso de los poetasindecisos.” (115)
  • matrimonio tuvo como fruto tres hijos que mueren a las pocas semanas denacidos13, lo que ocasionó posteriormente la ruptura definitiva de la pareja. En 1953 publica Sinfonía del hombre fósil, autoeditado y en 1959 Tiempo,medida imaginaria, editado por El Grupo Fuego, dónde dedica un poema 14 a PabloNeruda que escribió años antes para la celebración de los 50 años del poeta. En1973 la poeta se enfrenta a la segunda dictadura de su vida con el golpe militar y laascensión al poder de Augusto Pinochet, durante este tiempo la escritora vocifera afavor del PC desde su ventana a la calle y exhibe fotografías de Ernesto ChéGuevara. Estos actos provocan que sea allanada, detenida y torturada, además deotros incidentes entre los que es arrollada por un vehículo que vigilaba su casa.Durante este periodo participa activamente en la SECH. En el diario El Mercurio se publican innumerables artículos dónde esincrepada duramente por el compañero de su juventud, Enrique Lafourcade, quiéna través de ellos se burla de la poeta y la denuncia frente a la dictadura. En ese 31tiempo: “...ser un delator, era ser un asesino…”, como ella misma señalarefiriéndose al escritor en el documental La Colorina. Producto de esto, se diceque Stella habría golpeado a Lafourcade y habría expulsado de la sala a loscarabineros que acudieron a los llamados del agredido15. La periodista y amiga,Claudia Donoso, en el citado documental la define como “…un ser muy delicado,que sólo podía reaccionar con brutalidad ante la brutalidad de la realidad.” Rasgofundamental y transversal en su poesía plasmada en una de sus máximas másrecordadas, ´La vida es una bestia estúpida´.13 “Desciende, hijo, de la luz/avisora el espacio/avisora el horizonte…Seremos/tú y yovenidos/irremisiblemente/unidos como dos tallos jóvenes aún/queriendo apenas lo que no se nosdio...” (117)14 “Un hombre caminando sobre el mar/sobre su corazón/camina cielo adentro/sobrecogiendo al solcon su mirada…Ah, si encontrarais otros ojos/con más lejanía/de inconclusa oscuridad.” (143)15 una de las tantas historias que se tejen en torno a la leyenda de Stella, la poetiza que practicabakarate y judo.
  • Los recorridos por el Santiago nocturno y bohemio devinieron en versoscomplejos producto de las marcas que esa experiencia dejó en la poeta. Fueconocida por su aspecto llamativo y su fuerte carácter, el que se manifestaba enconstantes riñas a golpes con hombres que la acosaban en el café El Bosco. Esconsiderada la primera poeta Punk/anarquista de su época, recorrió los bares16 ycalles de Santiago deslumbrando con su poesía, aspecto y carácter. Su naturaleza iconoclasta y contestataria se refleja en una escriturainterpeladora, que exige conciencia social, ética y estética al lector, de la mismaforma que lo exigió en vida a quienes la rodeaban, “Ahora respóndanme/ con unamano enguantada/ a flor de corazón/ cuál es la fecha exacta/ entre Aldebarán yAndrómeda/ el día en que los cuervos/ cosechen lo suyo/ entre la más grandeestampida/ de todos los tiempos. Amén” (Díaz:141) De esta forma la poesía deDíaz Varín manifiesta su faz ideológica e irreverente tal como lo mencionaEnrique Lihn en el prólogo a Los dones previsibles “….La voz que quizá se haceoír en versos largos y acumulativos, es imperiosa, arbitraria y con la palabra amén, 32el sujeto de una cierta profanación…” (157) La poesía de Díaz Varín forma parte del modernismo, de la tradición de laruptura17. Según Octavio Paz en Los hijos del Limo, no existe una poesía moderna,sino que lo moderno es ya una tradición en tanto ha perdurado como un ciclo: (…) no sólo es lo diferente sino lo que se opone a los gustos tradicionales: extrañeza polémica, oposición activa. Lo nuevo nos seduce no por nuevo, sino por distinto; y lo distinto es la negación, el cuchillo que parte en dos al tiempo: antes y ahora. Lo viejo de milenios también puede acceder a la modernidad: basta con que se presente como una negación de la tradición y que nos proponga otra (20)16 Es aquí donde se vislumbra el futuro alcoholismo de la poetiza, lo que le costará el PremioNacional de Literatura al igual que a la escritora María Luisa Bombal, según testimonios deamistades en el documental La colorina.17 Véase Rosa Alcayaga, 2010.
  • En la poesía de Díaz Varín, podemos advertir temáticas tradicionales quese abordan desde la ruptura, la negación del amor romántico, la religiosidad hereje,la supremacía y totalidad del ser humano pero desde su miseria existencial, entreotras. Octavio Paz agrega que quien se sabe perteneciente a una tradición, se “sabeya implícitamente distinto a ella, y ese saber lo lleva, tarde o temprano, ainterrogarla y, a veces, negarla. La crítica de la tradición se inicia como concienciade pertenecer a una tradición” (27) Stella Díaz luchó durante toda su vida contra la autoridad represora,primero revelándose contra la madre, luego contra la alta sociedad de La Serenaque la condenaba por vivir sola en la capital y finalmente contra los organismos depoder que coartaban la libertad ideológica. Fue una poeta de la calle, decidida, quelevantaba la voz como un canto poético, principal y predominante atributo de lapoesía para los poetas de la época del 50`que consideraban la oralidad como unaspecto fundamental. 33 El poeta existencialista vive en la angustia porque al elegirse y construir suética, elige a la humanidad entera de esta forma el poeta se hace responsable de suética como una manifestación de sus deseos para el resto de la humanidad. Talcomo Sartre expone en su manifiesto, los seres lúcidos se dan cuenta del sinsentido de la vida y de la inexistencia de otra y eligen vivirla en exhaustivocompromiso con la moral propia, pues es aquí en la tierra dónde vemos el efectode nuestra forma de vida. (Sartre, 2007) Es inevitable, en consecuencia, referirse alconcepto de la muerte. Así como la poesía de Díaz Varín es un reflejo deconcepciones vitales, lo es igualmente de una relación y reflexión profunda sobrela muerte. Es así como la poeta comprende su vida desde su muerte y viceversa. En 1987 publica en Ediciones Villaquince, “La arenera” 18, poema largo enun tríptico. Este poema fue incluido en su Obra reunida, anterior a esto, era18 “Cuarenta y mil siglos la Arenera/Con sólo diez uñas y el silencio./Flor se llamaba. Nada másque una crónica/Un suelto de noticia cotidiana./Flor María Beltrán/Y dieciséis años/En los brazosde Julio/Vivientes/En la población “Lo amor”/Que coincidencia” (128)
  • prácticamente imposible acceder a él. En 1992 publica Los dones previsibles,editado por Cuarto Propio, con el que gana el primer premio “Pedro de Oña” antesde su publicación y el premio del Consejo Nacional del Libro en 1993. Invitadapor el ministerio de educación cubano viaja a la isla y presenta, en La Casa de lasAméricas, un ensayo sobre la poesía chilena desde 1898 hasta la poesía joven. Allíes homenajeada con una Antología de sus poemas editada en 1994, con el títuloStella Díaz Varín: poesía. En 1999 gana un FONDART con De cuerpo presente,que hasta la fecha no ha sido publicado. Se le diagnostica un tumor cancerígeno en las cuerdas vocales y diez añosdespués, en el invierno de 2006 mientras se filmaba el documental sobre su vida,muere tras ser hospitalizada. En toda su obra la poeta manifiesta un profundo compromiso con la ética yla estética de su vida-poesía, tal como ella lo ha declarado en diversas entrevistas.En este sentido no se puede concebir una linealidad en su experiencia/expresión 34poética, pues existe una simultaneidad y fusión entre su vida y poesía. Tal comoseñala Octavio Paz en el capítulo “La inspiración” de El arco y la Lira, expresióny experiencia poética son una cosa y lo mismo, teniendo como núcleo la palabra.
  • IV El espacio de la muerte: desde el silencio al nido de la acústica.IV. i.- Razón De mi ser (1949). Esta obra es la primera publicada por la autora, dos años después dehaber llegado a la capital. En este periodo, Díaz Varín, puede ser incluida en elproceso de gestación de lo que sería la llamada “generación del 50”. Estascircunstancias son fundamentales en cuanto a los influjos que se observan en supoesía, especialmente porque esta generación estuvo marcada por la fuertepresencia de las ideas del existencialismo de posguerra (Sartre, Camus, etc.) queprivilegia la existencia sobre la esencia y en las que la figura del ser humanodesvalido, cercano a la muerte, es muy intensa. La generación del 50´ se opone al neorrealismo de la generación anterior,la del 38´ que buscaba recuperar una visión vinculada a las circunstancias chilenas. 35En esa misma medida, esta generación a la que pertenece Díaz Varín, busca unacierta universalidad, razón por la que, como hemos dicho, se vincula alexistencialismo y a diversas corrientes de la literatura contemporánea, europea ynorteamericana. Las imágenes y la visión de mundo en la poesía de Díaz Varín, enconsecuencia, van evidentemente más allá de lo local y lo nacional. En Razón de mi ser, se aprecia un estado de cansancio desde la voz poéticaque se expresa en conciencia de su fragilidad existencial y en deseos de perdurar através del espíritu que relaciona su poesía a un cierto neorromanticismo inspiradoen el simbolismo francés: “Quiero, aunque herida y azotada y breve/ Un descansode flores en la cripta/ Sin el último hedor de una osamenta/ Y con la fuente abiertadel espíritu (48)”19; “se ha detenido todo,/se ha suicidado mi alma” (66) El poemaoscila entre el verso libre y el verso medido. Hay una cierta preferencia por elverso de arte mayor, especialmente el alejandrino, aunque no faltan, comocontrapunto los heptasílabos. La neta musicalidad de los versos es perceptible a19 Citamos por la edición de Obra reunida (ver bibliografía).
  • través del ritmo que tiende a cierta regularidad a pesar del uso del verso libre. Setrata de una sonoridad en la que se agrupan sonidos vibrantes (‘quiero’, ‘breve’,‘abrupta’, ‘cripta’) alrededor de vocales acentuadas. Esto es perceptible a lo largode todo el libro en cuyos poemas se suelen agrupar sílabas abruptas, sonidosríspidos con vocales fuertes o débiles acentuadas. Continuamente se alude a la relación de sonido y silencio como expresiónde las diferentes situaciones o condiciones de la hablante, llegando incluso aloxímoron “De la sonora eternidad del níquel,/ llega la vibración de mi silencio/ yoestoy conmigo/ y me recuesto en ella”20(52); “cómo es posible entonces el sonidodel alba” (54); “yo cantaré en la noche para romper la calma;/quebraré los sonidosde los rayos de luna” (66) Según se aprecia en estos versos la autora va mezclandocomo en una danza circular las imágenes-conceptos de sonido y silencio en unaespecie de contraposición complementaria y confusa en sus límites. Esa relaciónpermite entrever un vínculo esencial entre el ser humano y lo inerte 21, ese vínculopuede, incluso, producir resonancias afectivas entre la materia inanimada, la roca, 36y el ser humano, “Por último,/ la roca ¿no es feliz en su engranaje solitario y verde[…] Y ella ¿no está llorando sabias lágrimas?/¿alguien la ha visto darse a laespuma? Nadie” (49) La concepción cósmica que se manifiesta en el libro permite descubrirestrechos lazos y correspondencias entre los distintos componentes de lanaturaleza (mineral, vegetal, animal, humana), que no se debe sólo a un simplejuego metafórico, “En aludes de níveas claridades lunares/ desparramadas al ritmode sonoras/ lentejuelas vibrantes como carne viviente” (60) ; “El no saber dóndeestoy, me pone triste,/ porque pienso por las alas de cualquier cuervo,/ por lasastillas de los crucifijos,/ por el cajón de uno que ha muerto de lujuria,/ por elbastón de un ciego” (71), por ejemplo.20 Las cursivas son mías.21 Esto se relaciona con las nociones que entrega Subercaseaux en La santa materia como se haexplicado anteriormente, y a lo que Díaz Varín no deja de aludir en sus descripciones de la muertey la materia.
  • Así como la naturaleza aparece como doliente, expresando conmiseracióncon el ser humano, en otros casos se presenta destructora “…el mar: en su deleitede coger mariposas,/ en su entraña de cripta de ignoradas noctilucas,/ con suterrible espasmo de asesino despierto (…)¿acaso no crees/que la tierra le envía lasalmas secuestradas?/ Hordas de golondrinas atadas de las alas/para el deleitemágico de sus mil torbellinos” (54) Este primer libro contiene las nociones poéticas fundamentales quemarcarán su poesía posterior, imágenes sobre la condición del ser humano, lamuerte, las relaciones con la naturaleza, la materia, la palabra, el sonido y elsilencio. La relación de la hablante con lo masculino es permanentementeconflictiva. Por una parte se puede apreciar la condición de superioridad de lasujeto, lo que la hace proclive a menospreciar y disminuir la figura del amante:“Cómo es que pretendes poseer mi pensamiento/y mi mirada de estremecida 37fiera/cómo es que pretendes poseer mi soledad/a través de la raquítica arquitecturadel sonido” (56); por otra, su búsqueda espiritual la lleva a querer superar supropia condición física o material y a hacerla sentir permanentemente insatisfechae infeliz con las eventuales parejas: “Ya lo sé que pulsaba mi lira en tus rodillas/ yardí de soles en tu boca/y no fui feliz/En la estructura gris de tus milenios/ noexistió la remota eucaristía,/ ni en el soberbio impulso de tu mano/ radicaba midicha.”(52) Su posición de supremacía frente a la humanidad ´común y corriente´,construye una voz poética más allá de lo concebible, una voz poética que habladesde una sabiduría nocturna vinculada al ocultismo. Características queconvierten a su primera obra en una especie de carta de presentación o unautorretrato de luces y sombras que muestra y oculta, que, en suma se configuracomo enigma, como lo indescifrable. Se advierten dos formas de la hablante para plantear su propia imagenretorizada: una, lo eterno femenino, lo inmortal y otra en que se muestra débil,frágil. En la primera imagen ella se identifica con la muerte, como eternidad, como
  • invencible y en la segunda, su imagen se separa de la muerte, es vencida por ella.Así, en los poemas, se configura una hablante de doble faz, una cara absoluta yuna relativa. En “Origen de soledad”, la mujer es absoluta; parece no necesitar denadie para hacer y decir lo que quiera; en cambio, en “Advenimiento”, ella se haceconsciente de sus limitaciones y precariedad, de la inminencia de la muerte. Por lotanto, a partir de la imagen de mujer Diosa podemos construir la relación palabra-silencio, y desde la imagen precaria, la relación palabra-silencio-muerte. En Razón de mi ser, en concordancia con lo anterior, podemos advertir tresmomentos significativos, que marcan estados de ser y existir sucesivos de lahablante. Primero, en “Origen de soledad” cuyo título devela lo inalcanzable, através de su palabra profunda que la vuelve inaccesible y solitaria, la hablante sepresenta como diosa absoluta, poseedora de una soledad invariable, invicta. En unsegundo momento –momento de transición- la figura de la hablante adquiereconciencia de sus limitaciones existenciales. Esta segunda instancia laejemplificamos con el poema “Advenimiento”, en el que la figura de la hablante 38reconoce su condición perecedera. Por último, el tercer momento representa el findel proceso de precarización de la hablante: el poema “Desolación y vínculo”encarna este tercer momento. Examinaremos a continuación los tres momentos de la existencia del yofigurados en el libro. Primer momento. Como hemos dicho esta instancia se revela en elsiguiente poema:
  • Origen de soledadCómo es que pretendes poseer mi pensamientoy mi mirada de estremecida fieracómo es que pretendes poseer mi soledada través de la raquítica arquitectura del sonidocómo es que pretendes encontrar el origende mi violento mandato más alláde la séptima agonía de tu pecho.Soy y seré después de los advenimientosy de las cicatrices imborrables de tus párpados.Ay, noche, a ti te digo de mis estertores,desparrama tu pomo de fragancias.Aunque de opacos soles venga tu reinado de aguasy los peces invadan mi velamen,yo te diré del purificado peregrinoy de la hondura de sus lágrimas.Desde la cripta donde habita el ansiate hablaré de mi noche y de sus astros,del vasallaje estéril de los dioses, 39y de la inútil senectud del alma.Dices que presentía mi vertientecuando aún no venía,del remoto cataclismo de amapolas,que era grande la dicha de sabermey era honda amargura mi llegada,o te diré, después del primer y últimotitilar de la lágrima,que es inmensa amargura no tenerme.No quieras que me encuentreen el confuso panorama de algas,ni busques en la cuenca de las olasmi escondida palabra.Yo estaré lejos, lejos, solamentedonde la luz no hiera mi pupila de estanque;estaré lejos, lejos, lejos, lejos,mis dedos convertidos en puñales,hurgando en los cabellos de una virgen-raíz semi escondida de la llama-Mis propias actitudes.Amada infiel, mi soledad, ¿me dejas?
  • Vuelve a la noche. Espera, calla.Es que quiero adorarte. El poema se estructura como apóstrofe lírico. En él podemos apreciar sieteestrofas irregulares en versos de arte mayor, predominantemente, combinados conversos de arte menor (casi siempre heptasílabos) El apóstrofe se construye como un diálogo entre una mujer y sumenoscabado pretendiente. El dominio casi absoluto que ejerce la hablante sobresu interlocutor se expresa en un discurso peyorativo: “Cómo es que pretendes”,“raquítica arquitectura del sonido” (de la voz) “Aunque de opacos soles venga tureinado de aguas”, por ejemplo. Esta misma relación se puede observar en otrosversos de Razón de mi ser: “desde el límite/de tu absurda presencia,/desparramóla ausencia de mis huecas palabras” (50); “no pretendas buscarme en la redoma demi sed interior;/(…)/En la estructura gris de tus milenios/no existió la remotaeucaristía/(…)/ni en el soberbio impulso de tu mano/radicaba mi dicha” (52); 40“Dímelo tú, que tienes un cristal por océano/y un galeote dormido sobre tus ojosmuertos/(…)/no me dirías nada, pirata en tierra firme,/yo sí, diría mucho de tusviajes de invierno” (55), por ejemplo. La hablante aparece a los ojos del tú, pretendiente, en tanto Diosa solitaria.Autoconcepto que podemos relacionar con la imagen de la madre en “Razón de miser”: “de la mujer que se envolvió en si misma/dentro de una madrépora en sumundo de algas (…) de la mujer que supo antes que Dios del clavo y el silicio.(…) de ella la vencedora, la cercana,/de esa mujer soy hija.” (47) La hablanteposee una soledad heredada. Ante la imposibilidad de poseerla, el pretendiente, moribundo de amor(“más allá/de la séptima agonía de tu pecho”) se resigna a adorarla. Sin embargo, apesar de su actitud gesticulante y soberbia, la hablante parece requerir la presenciadel otro como interlocutor de su desmesura y sus hondos vínculos con el cosmos:
  • “Desde la cripta donde habita el ansia/te hablaré de mi noche y sus astros,/ delvasallaje estéril de los dioses,/y de la inútil senectud del alma.” Podemos advertiruna interpelación al ‘atrevimiento’ del pretendiente por querer poseerla más allá desu cuerpo, con palabras (sonidos): la soledad (de ella) consiste, precisamente en noser alcanzada por el pensamiento, por la comprensión del otro. Se percibe unaafirmación de existencia trascendente, más allá de las circunstancias: el ser mirada.El pensamiento conlleva soledad por lo que no puede ser poseído. El hombre laconvierte en Diosa, porque ella encarna la eternidad, el hombre busca eternidadpero es demasiado insignificante para poseerla, sólo puede admirarla. La voz se define desde su soledad, desde su imposibilidad de entregarse aun amor sujeto a conceptos románticos, desde la negación de la figura femeninaromántica. La hablante se identifica con una ´estremecida fiera´ inabarcable quedomina las situaciones. La imposibilidad del amor marca este poema o laimposibilidad de prolongarlo por más de un instante, una necesidad de afirmarsemás allá de lo eventual del amor-pasión. 41 La soledad de la hablante respira desde la noche, habla desde la noche perono se deja atrapar desde la palabra. La soledad habla desde un estado omnipresenteque sobrepasa cualquier concepto, “yo te diré del purificado peregrino y de lahondura de su lágrima”, se encuentra en espacios inabarcables como ella misma.Ella es y será después de la historia. La imagen del hombre presente en este poema es la del anti poeta o poetadesmejorado, la hablante toma posición dominante, se identifica con un barco,poseedora del mástil, elemento acorde al imaginario masculino (“y los pecesinvadan mi velamen”22) El hombre pretende a través del sonido, pero ella tiene laúltima palabra, posee las palabras profundas porque es silencio a la vez, de estaforma calla al pretendiente para poder expresar lo verdaderamente eterno. Expresa22 Esto se refleja en un verso de “Corazón anclado”: “Pero si yo dijera de hoy en adelante/de misviajes fantasmas en mi barco pirata,/y en mi vieja bitácora de marinero rubio/atrapara tu estrellarutilante de sales (…)” (55)
  • desde la noche, el cosmos, no se humilla ante los dioses pues no cree en elvasallaje estéril, ni en la vejes del alma, ella provoca a los dioses. Esta vozsoberbia, no servil, se aprecia también en “Somnolencia inaudita”: “El sacrificiode mi mundo triangular, motivó la ira de los hombres, mas, los dioses bendijeronmi osadía” (52) Este es un poema exigente, se plantea desde la metafísica abstracta. Seconstruye en su presencia, no con cosas, la voz poética es trascendente, una vozque reflexiona sobre sí misma para transformarse en otra, esto es perceptible enotros poemas: “Cómo se desperezan mis serpientes,/ay, mi selva interior, cómo mellama” (48); “no pretendas buscarme en la redoma de mi ser interior/(…)anduve yfui a mis reinos interiores/para verificar mi pensamiento” (52) La hablante quiere protegerse (“donde la luz no hiera mi pupila deestanque”), el estanque es lo puro y calmo, lo eterno, el silencio y la soledad. Encontraposición a las algas que ensucian esa transparencia (“No quieras que me 42encuentre en el confuso panorama de algas”.) Ella estará cuatro veces lejos, susdedos como puñales representan la fiereza con la que comienza el poema. Ella esel fuego “mis dedos convertidos en puñales,/hurgando los cabellos de una virgen/-raíz semiescondida de la llama-mis propias actitudes.” La sujeto se identifica conuna virgen en cuanto no ha sido poseída por la palabra del sujeto masculino que lapretende. La identificación con el fuego se encuentra en otros poemas de esta obra:“El Alfarero vino, tomó un trozo de fuego y modeló mi entraña” (59), “si el fuegome circunda” (60), por ejemplo. La voz femenina se encuentra en relación con el concepto de la noche, latiniebla es su casa y establecen una relación armónica, la noche entiende lo que elamante no, “Desde la cripta donde habita el ansia/ te hablaré de mi noche y de susastros”. La noche representa, precisamente, lo inabarcable, lo indeterminado,también la soledad radical. La voz masculina se encontraba a la espera de lallegada de la mujer solitaria y es abandonado por ella, “Amada infiel, mi soledad,
  • ¿me dejas?/vuelve a la noche. Espera, calla. Es que quiero adorarte”. Esta voz, seintroduce como estrofa final al poema, lo que permite entenderlo como un diálogo. Como conclusión, podemos señalar que la soledad -así como la muerte,Dios, amor- es un acontecimiento furioso en la vida de los hombres, aquello quese resiste al entendimiento bajo el nombre de lo indesignable (Kovadloff, 1991)Es por eso que la soledad es silencio, la hablante lo manifiesta así. Segundo momento. Este momento se caracteriza por unautoreconocimiento de la precariedad existencial, la sujeto se enfrenta a suspropias limitaciones y a la inminencia de la muerte. Esto se observa en el poemasiguiente: AdvenimientoUna cruz dibujada con perfiles de sombras.Está mi cabellera ligeramente absortacubriéndole el estiércol a los ojos del mundo.Está mi arquitectura de raíces informes 43ahuyentando a los cuervos, dominando el silencioy esperando su hora.Ay hombre de los ojos y de las manos raras,me gusta tu demencia más que tu reflexiones.Dime que soy la hembra de un búho alucinado,que de contar estrellas dormidas, quedó ciego.¿Qué quieres de mi pobre manantial escurrido?¿Qué quieres, si ya sabes repetir mi palabra?Un gesto de mi mano sabe cantar tu angustia:un gesto de mi mano sabe domar tus ansias.Hombre de las inquietas pupilas de aceituna,capitán de las rojas carabelas del alba,sabes que el Alfarero me hizo triste, ¿qué quieres?Yo no sabía entonces que iba a tener un alma.Llegó una luna roja con sus ojos hundidosa besar a los cardos.Murió un cuervo esa noche,y empezó mi jornada.Ya ves qué de repente puede haber una noche,puede morirse un cuervo.
  • Ya ves qué de repente puedes contar las larvasQue beben en las cuencas vacías de tus ojos.Llegó una luna roja con sus ojos hundidosa fabricar los peces.Yo estaba en ese instante en la madera. El leñocrepitaba de rabia porque estaba conmigoyo estaba en la maderay era el leño mi amante.El Alfarero vino, tomó un trozo de fuegoy modeló mi entraña,después, apasionada y silenciosamentedibujó mi sonrisa,que es esta mueca absurda que me forma la cara.¿Qué quieres pues?Ya estoy como yo lo quería…Ah, me olvidaba, ¿sabes?De la primera nota de la flauta del vientofue modelada mi alma. 44 Ahora, la hablante se muestra disconforme con su situación: aquí no es ladiosa; aquí es la mujer incomoda en su estructura, con su cuerpo. Ella es fuego yaire. Adquiere una arquitectura menor, negativa. Aquí se presenta una dialécticaentre un sujeto trascendente eterno y uno mortal histórico. El ser humano victima;disconforme con el cuerpo en el que fue encerrado, (“El Alfarero vino, tomó untrozo de fuego/y modelo mi entraña”) Se confirma aquí la vocación trascendentede la sujeto, su sentido religioso de la existencia, más allá de una profesión de feconcreta. “Advenimiento” se estructura, mayoritariamente, en estrofas de cuatroversos alejandrinos. Se trata, como en la totalidad de los textos de este libro, deuna estructuración sonora sólida, que se manifiesta, no sólo, en “versos largos yacumulativos” (Lihn:137) o en la combinación notoriamente rítmica de sonidosvocálicos, consonantes sonoras y vibrantes, sino también, en la evidente cadenciade sus versos y en la tendencia a utilizar un discurso ´conversacional´,
  • “preeminencia de la voz y de la imagen en el canto poético” (Lihn:137) Es decir,una “música verbal (…) Lo que convierte en imagen poética a una frase, no es elsignificado, sino el ritmo” (Ostria:3) En la primera estrofa se introduce una primera persona, como en la clásicacanción lírica, que sin embargo, deviene un yo ´narrado´ o descrito, por lo tantomanifestado como enunciación lírica. A partir de la segunda estrofa, sin embargo,el poema introduce un tú que irradia a la totalidad del poema. La voz de la poeta sedirige a una figura masculina, (“Ay hombre de los ojos y de las manos raras”).Pero a pesar de la clave en segunda persona, la voz imperiosa de la hablantetransforma el sentido del diálogo en enunciación. La sujeto se autodefine a partirde un estar melancólico y frustrante, manifestado en versos como, “sabes que elAlfarero me hizo triste, ¿qué quieres?/ Yo no sabía entonces que iba a tener unalma” El ´advenimiento´ del ser humano en el poema significa la toma de 45conciencia de las limitaciones existenciales, de la angustiosa y permanentepresencia de la muerte. La hablante describe sus tributos corporalesdepresivamente, “raíces informes”, “mueca absurda que me forma la cara”, en estepoema desaparece el carácter absoluto del ser que veíamos en el texto anterior:sólo queda el existir precario y frágil que tiene poco que ofrecer: “¿qué quieres demi pobre manantial escurrido?” Lo que se advierte, de igual manera, en versos delpoema “Del pecado su símbolo”: “Si he bebido el veneno de mi celeste arteria,/¿qué podría ofrecerte? (…) No. Ya no podría serte./¿No ves que la muralla, y elabismo y la hoguera/me separan del alma?” (51) La llegada de un acontecimiento importante, tal como lo señala el título, esel nacimiento de la hablante como una explicación a un estado actual, depresivo,de la voz femenina. El nacimiento que se imagina se basa en concepcionesexistenciales puesto que se expresa que en el nacer se autodescubre la noexistencia de propósito y finalidades vitales, lo que se condice con una concepción
  • religiosa negativista.23 Una “luna roja con sus ojos hundidos” es una luna que esimagen de la muerte. Inversamente al nacimiento de Jesús que es precedido poruna estrella y anunciado por ángeles, este está marcado por signos negativos. Ellanace crucificada: Una cruz dibujada con perfiles de sombras. Está mi cabellera ligeramente absorta cubriéndole el estiércol a los ojos del mundo. Está mi arquitectura de raíces informes ahuyentando a los cuervos, dominando el silencio y esperando su hora. (58) Lo que se advierte, también, en otros poemas como: “Crujiente, errante enmedio del camino,/con la cruz abatida de mis brazos/caídos del altar de micostado” (48); “(…)que desde los comienzos/del fin, ha sido errante/la maldicióndel hombre sobre los crucifijos” (54). El nacimiento de la sujeto significa, pues, su encierro en un cuerpo que la 46limita, que pone en evidencia su precariedad. Ella poetisa su nacimiento comotragedia, desmesurada y dolorosa. La hablante construye su enunciación desde lafragilidad de su condición mortal, de un nacer para la muerte. Siente que sus ansiasno caben en su cuerpo, lo que significa que su nacimiento implica una limitación,un estado infeliz que la hace ser consciente de esos límites, que pone en evidenciael Alfarero modelador. En la primera estrofa se observa además que la voz femenina nos habla deun estado antes del nacimiento; es un estado en el que se carece de forma y secompara al de un árbol, “Está mi arquitectura de raíces informes/ ahuyentando alos cuervos, dominando el silencio/ y esperando su hora”. Así como se espera lahora de la muerte se espera la hora de la vida, ambas son un solo advenimiento,23 En este sentido, se puede decir que la poesía de Díaz Varín en general refleja un profundocompromiso ético a través de la poesía, tal como señala en una entrevista, entre la política y lapoesía no hay diferencia. En el momento en que la poeta se compromete moralmente con unavisión de la realidad, se compromete a manifestarla a través de la poesía y encuentra un sentido asu existencia, su razón de vivir
  • inseparable. Como se ha dicho anteriormente, el silencio de una piedra(recordando las apreciaciones de Subercaseaux), es un silencio de muerte/vida, asícomo el silencio del árbol: Mientras las oprimidas raíces lamentaban si encarecida muerte, yo esperaba mi muerte, y entonces las inmensas boqueras de la noche me llevaban al sueño Era tu nacimiento… Yo sé que soy igual. Y es que en ti me he quedado como aquel nido triste de golondrinas muertas que habitaba en el hueco donde aún no crecía tu corazón. Era tu nacimiento. (70) En la segunda estrofa de “Advenimiento, se establece una oposición entrela vehemencia y el arrebato, por un lado, y la actitud reflexiva por otro, “Ayhombre de los ojos y de las manos raras,/ me gusta tu demencia más que tusreflexiones”. La sujeto expresa su deseo de ser conquistada por el ´loco amor´, porla palabra pletórica, entusiasta del amante. Es la euforia del decir apasionado, 47“Dime que soy la hembra de un búho alucinado/ que de contar estrellas dormidas,quedó ciego.” En la tercera y cuarta estrofa, hay una contraposición entre los afanes delamante y la imposibilidad de amar de la sujeto, su tristeza esencial. La hablantecarga con una soledad profunda, con una disconformidad arraigada a la concienciade la muerte y del cuerpo; su reflexión sobre la muerte la ha posicionado en unlugar inalcanzable. Reflexión que se observa en otros poemas de Razón de mi sercomo: “Amor,/no repitas la plegaria del árbol/ni me digas amante" (50); “elgaleote anclado,-mi vida en mar afuera-,/se hundió junto a mis playas como yosolitarias” (54); “Nada tengo de ti, nada ha quedado./Las prematuras muertes nonos unen” (67). En la quinta y sexta estrofa, a las que ya nos hemos referido anteriormente,se enuncia un presagio que alude a la llegada de la vida (advenimiento),
  • estrechamente vinculada o atada a la muerte: “Llegó una luna roja con sus ojoshundidos/ a besar los cardos./ Murió un cuervo esa noche,/ y empezó mi jornada”.Todos los signos de estos presagios son signos de muerte, (luna roja, cuervos,larvas, cuencas vacías) que aminoran y precarizan la existencia. Es la muerteenclavada en el mismo acto de nacer. En las estrofas octava y novena, se explica poéticamente la frustración delexistir a través del fuego modelado, es decir, del fuego dominado, domesticado,hecho greda, “Yo estaba en ese instante en la madera. El leño/ crepitaba de rabiaporque estaba conmigo,/ yo estaba en la madera,/ y era el leño mi amante.” Finalmente, en la última estrofa, la sujeto revela su origen en el que seidentifican la música, la palabra y el alma: ”De la primera nota de la flauta delviento/ fue modelada mi alma”. El impulso vital es musical, la música nos entregalo desconocido y nos entrega a lo desconocido, (Kovadloff, 1991), el nacimientoque se imagina en este poema es vibración que en el fondo siempre existió, es un 48silencio prolongado, una melodía prolongada. La música es una voz que nos hablade lo indecible, un puente, el instante de creación, en este caso, siempre frustrado,inalcanzable, inaccesible. De allí, la identificación permanente entre música ysilencio; palabra y silencio, vida y muerte. En un tercer momento, con “Desolación y vínculo”, podemos reconocerque la soledad le duele a la hablante y que necesita romperla en unidad con el otro,el hermano, “Hermano mío, ven, está llorando/es nuestro cuarto oscuro unapágina en blanco./Ven antes que el maldito esqueleto me quebrante las/sienes.” Loque podemos advertir también en “Somnolencia inaudita”, por ejemplo: “Cómodeseo, hermano/tu estadía en mi hora suprema” (53). Esta es su búsqueda, pero larelación con el otro no ha sido fecunda, ni feliz, sino de frustración.
  • Desolación y vínculoUn esqueleto se ha sentado en mis pupilasy me oprime las sienes.Tiene dos cinerarias en sus cuencas vacíasy entre sus dientes me está mordiendo el alma.,Yo, que era la misma muerte,y fui yo quién decreté mi angustiasobre la enredadera de mi sangre;fui yo quien horadó la roca durante tanto tiempopara cavar mi fosa….y ahora,he aquí mis dedos, deshilachados tentáculos,raíz de cardo muerto.He aquí sobre mis ojos, otros ojosmirando la vacía, la ausente risa tuya,he aquí mi pezón florecido como almendro dulce,he aquí mi actitud, mi modo de beberlo.La noche, se tendió en sus cerrazonesy el único latido es de mis sienes.Una bandada negra me oscureció los párpadosy me tejió el silencio.Como una campanada se retuercen tus pasos,cómo me están mintiendo, 49me pregunto si vienen caminando tus piernasY sólo está el silencio.Ah, como los olores no hacen ruidomurió mi cabellera,y el olor es a incienso, a moho, a azufre,nauseabundo olor a flores secas,a sal quemada,a crisantemos haciéndose el amor,olor a huesos calcinados,a diluida nieve hecha cenizas,olor a novia, a mar, olor a muertos.Hermano mío, ven, está llorandoen nuestro cuarto oscuro una página en blanco.Ven antes que el maldito esqueleto me quebrante las sienes.Sus ojos cinerarios son tan pálidos,que mi alma está riendo entre sus dientes,y ahora quiere penetrar en miPara saber qué pienso, para decir después:Ah, tú, la indómita, rebelde bestia,danza, mientras recuerdocómo era el antiguo color de tus pupilas,
  • danza al son de mi música de huesosy dame tu corazón, íntegramenteasí intacto, para morder tu hueco y escupir tus semillasy morirán los trigos y nacerán tristezas;porque tú no has de serla que me de del vientre su cosecha de almendras,ni tú la de las manos en actitud de virgen,ni tú la del misterio de los amaneceres,porque a cada mirada de la noche, te esfumas,y apareces a cada mirada de la noche.Mariposa nocturna, dame tu cabellera,dame tu corazón, tu incertidumbre, dame,dame tu cabellera.Hermano mío.En el dintel del huerto de mi angustia,hace mil años que se murió en tus manosmi corazón. Este poema se construye como un soliloquio, un hablar consigo mismo en 50soledad. La muerte se sienta en las pupilas de la hablante: “y me oprime la sienes. /Tiene dos cinerarias en sus cuencas vacías / y entre sus dientes me está mordiendoel alma”. La muerte se unimisma con la hablante y la hace presa de su voracidad. La segunda estrofa se construye en pretérito imperfecto, como una especiede ‘ubi sunt’: “yo que era la propia muerte”, de pronto ´sentí sobre los míos, otrosojos, más poderosos´: “Fui yo quien horado la roca durante tanto tiempo/paracavar mi fosa…y ahora, / he aquí mis dedos, deshilachados tentáculos, / raíz decardo muerto” Una muerte más poderosa se yergue sobre la figura de la hablante yla hace víctima del proceso de destrucción total: la última desolación, ladesolación definitiva, vinculada a la muerte: “La noche, se extendió en suscerrazones (…) una bandada negra me oscureció los párpados / y me tejió elsilencio” La muerte escapa a las reflexiones previas de la hablantesobrepasándola, destruyendo las concepciones anteriores que la sujeto interiorizó
  • para sentirse ´en la muerte´ y trascenderla. La hablante admite su derrota frente aun ser más poderoso. El decir de la muerte como palabra que convoca al silencio convierte alsonido (las campanadas) en mentira, en ruido de falsos pasos, porque “sólo está elsilencio” (tercera estrofa). El motivo de la muerte como silencio domina tambiénla siguiente estrofa: “Ah, como los olores no hacen ruido”, que pareceenseñorearse, casi burlonamente de lo más preciado de la sujeto: su cabellera,símbolo de su belleza y juventud:Murió mi cabellera,y el olor a incienso, moho, a azufre,nauseabundo olor a flores secas,a sal quemada,a crisantemos haciéndose el amor,olor a huesos calcinados,a diluida nieve hecha cenizas,olor a novia, a mar, olor a muertos. (63) 51 Como en las ‘residencias nerudianas’, todo muere aún lo más puro (lanieve), aún lo cambiante (el mar), aún el amor (la novia, “los crisantemoshaciéndose el amor”). En la quinta estrofa, se introduce la figura del “hermano”configurando un apóstrofe lírico: “Hermano mío, ven, está llorando/en nuestrocuarto oscuro una página en blanco. Ven antes que el maldito esqueleto mequebrante las sienes”. La petición final de la hablante ad portas de la muerte es queotro siga escribiendo, que llene esa página en blanco que llora por estar vacía, laescritura debe perdurar. En la séptima estrofa se expresa la voracidad de la muerte hablando desdesu impiedad: “Ah, tú, la indómita, rebelde bestia,/danza, mientras recuerdo/cómoera el antiguo color de tus pupilas (…)y dame tu corazón, íntegramente (…)porque tú no has de ser la que me dé del vientre su cosecha de almendras, ni tú lade las manos en actitud de virgen (…) Mariposa nocturna, dame tu cabellera” Eneste poema, la hablante es poseída por la muerte, ya no es la virgen que escapa a la
  • palabra del pretendiente, la muerte si sabe de lo indecible y logra lo que la figuramasculina no logra en “Origen de soledad”. La estrofa final continúa evocando la figura de la muerte absoluta que secierne sobre la muerte personal que se acaece en el dintel, es decir, en lasvísperas, en lo inacabado del ser, en el conato y la pura frustración ancestral (“hacemiles de años que se murió en tus manos / mi corazón”) que es final del proceso deprecarización de la sujeto, es un último canto antes de la muerte que derrota laspretensiones del ser humano. 52
  • IV. ii.- Los dones previsibles, 1992). Esta obra es el trabajo poético culmine de Stella Díaz. Prologada porEnrique Lihn, se transforma en el libro base que da inicio a los estudiosdesarrollados sobre su poesía. El libro está organizado en dos partes, la primeraconsta de trece poemas; la segunda que se titula como el libro, está compuesta deonce poemas breves. En el libro se observa un estado de contemplación de la sujeto (recordemosque fue escrito a sus 64 años) que se manifiesta, por un lado, en una profundareflexión sobre la existencia humana y la función del poeta: “La vertiente/Dondeabreva el hombre/Para encontrar su origen (…) Nostalgia de la luz/Círculo/Parafustigar el corazón del hombre/La luz/Fija en nuestra soledad consciente” (154)Por otro lado, se observa una reflexión sobre las precariedades del ser humano, lafalta de una conciencia sobre sí mismo: “Yo soy la vigilia,/ustedes/son loshombres castigados” (141); “Veo la ausencia/Doblando por la esquina (…) muy de 53tarde en tarde/Algún aprendiz de hombre/Vestido de domingo” (157); “Al filo dela media noche/Cuando los vivos al borde del insomnio/Juegan a los dados/Yenhebran su amargura” (151). El hombre que no es poeta, que no está despierto,olvida, no está más allá de las cosas: Uncido al gran anillo Olvidará su trayectoria astral su fecundidad perecedera Ocurrió que cerró sus pupilas ante la luz Y no estuvo más allá de las cosas presentes Ni creó una analogía superior (…) Ni escuchó el soberano mandamiento De crear un hombre verdadero. Olvidado en el tiempo Aún persistirá en creer Que fue un símil de su conciencia. (148)
  • Parece contraponerse la imagen del ´poeta´ con la de ´los hombres´(¿herencia huidobriana?) de manera que el primero se transforma en un visionario,una especie de Jesucristo, un ser en constante vigilia, siempre un mártir, mientrasque el segundo no trasciende su condición precaria: “Así avanza/paso a paso,sobre el agua/siempre despierto mientras el sueño/vive en los ojos/Del resto delmundo” (144); “Nada se nos ha dado/Poeta-duende-mártir/Ni el latido/Queaprendemos a palpar/Desde la infancia” (159) Atendiendo al estado de contemplación mencionado, se puede advertir quela hablante se sitúa desde una ´ventana´ a observar los aconteceres: “De tarde entarde/Suelo asomarme a la ventana/Para disipar el estío interior/En el reverberoconocido/Quiero explicarme…(…)” (152); “Estoy mirando desde una ventanaajena/Tras la luz de este rincón desconocido/Desde esta ventana hacia ningúnpaisaje/Hueco sin distancias” (157). A la actitud, predominantemente contemplativa, se añade una voluntad 54retrospectiva, que permite a la hablante recordar y hacer una especie de balance desu vida pasada. Naturalmente, la clave verbal predominante en estos versos es lade pretérito: “De niña nunca leí a Neruda./Antes de conocerlo me creía dueña dellenguaje” (158); “Seguro que Teófilo Cid/Ensayaría una sonrisa/La más hermosasonrisa/Que haya visto” (159). En ese recuento, parece ser en la niñez, donde la poeta 24 pudiera encontrarla palabra perdida: Una sola será mi lucha y mi triunfo Encontrar la palabra escondida Aquella vez de nuestro pacto secreto A pocos días de terminar la infancia (…) Hoja por hoja mi casa, de pies a cabeza. Y mi huerto, forado permanente24 La niñez se presenta también en “Cuando la recién desposada”, “Promesa”, “Datos para undibujo”, “Edades, principios y finales” y “Los dones previsibles VII”, poema que da nombre allibro y que se divide a la vez, en XI poemas cortos.
  • Y mis libros como mi huerto, Hojeado hasta el deshilache Sin dar con la palabra. Debes recordar Mira como está mi casa, desarmada. Se termina la búsqueda y el tiempo. Vencida y condenada Por no hallar la palabra que escondiste.(142) En la tradición occidental, la palabra creadora de mundo puede rastrearseen los libros fundacionales como La Biblia. En el Evangelio según San Juan,leemos: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres (c. I, 1-4) De esta concepción se deriva la idea de la poesía como palabra creadora. 55Por eso, es que la poeta busca denodadamente la palabra perdida que le permitaactualizar su pasado: “Encontrar la palabra escondida/aquella vez de nuestro pactosecreto/a pocos días de terminar la infancia” (142) Al no poder nombrar la palabra–palabra mágica- el mundo de la plenitud se hace imposible. El secreto de la infancia se vuelve silencio, la palabra huye y la hablantepasa su vida entera buscándola, lo que significa desgaste y fracaso ante laproximidad de la muerte: “Se termina la búsqueda y el tiempo/Vencida ycondenada/Por no hallar la palabra que escondiste”. La posibilidad de “nombrar”un momento de la infancia es un tesoro que la poeta busca hasta el fin. No falta sin embargo la intención de proyectarse, procurando superar lovivido: “Me preguntas/El pasado/Yo respondo/Mi esperanza(…)Si alguien seatreviera/A llegar hasta mi puerta/La certidumbre/Rompería en sollozos/Y ya novendría nadie/Nadie desde el pasado” (154).
  • Los dones, son algo dado por Dios, por lo que es un modo de vivir enconstante exigencia de perfección, pero en la poesía de Stella Díaz, aquellos noprovienen de un Dios, sino de la propia existencia (Rodríguez, 2004) SegúnRodríguez, los XI textos que conforman el poema final de Los dones previsibles,que lleva el mismo nombre, son los XI dones que la existencia le permitiódescubrir: “Eran los dones previsibles./El espacio habitable/En una tierra/Donde apoco de hurgar/Nos entrega la cosecha/En las manos germinadas de arándanos”(163). Uno de los dones es, precisamente, el de la muerte: “A la sombra de unamirada oscura/Escucho los timbales desde los campos muertos” (168); “Gestoreconocido/Para el cazador que somos/Para el descubridor que fuimos/Para elseguro titular que seremos/En el obituario provinciano (…)” (155). Los versosevocan, de algún modo, el famoso poema de Rubén Darío, “Lo fatal” 25; sedistancian sin embargo, de él, por asumir una actitud más reflexiva y resignada. 56 Se advierte igualmente, el don previsible de la soledad (que nos retrotrae alprimer libro de la autora): “Soledad vertical de cada espiga/Tiempo en el airepoblado de gestos/Por el don previsible” (164). La verticalidad estática de cadaespiga representa una espera que detiene el tiempo, una soledad esencial: “Hevuelto desde la noche de mis huesos/Al previsible don de la mañana/(…)/Al donprevisible de mi lecho/Donde la ausencia tiene su cobija/(…)/Es el donprevisible/Del que ha sembrado los vientos…”(165) Los poemas seleccionados para el análisis de esta obra son: “Ella”, “Losdones previsibles V” y “Dos de noviembre”. Podemos advertir tres formas deentender la vida y la muerte en estos poemas. En el primer poema, se muestra unnacimiento marcado por la soledad y la tristeza, lo que deviene en un silencioesencial que trasciende la muerte, un silencio voluntario. En el segundo,contrariamente, se musicaliza la existencia del ser humano desde una confluencia25 “la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,/y no saber a dónde vamos,/¡Ni de dóndevenimos!” (113)
  • de voces que lo conectan al otro. Finalmente, en el tercer poema, ambasperspectivas dialogan, silencio/sonido, estableciendo relaciones circulares con lavida y la muerte.Ella26 Ella estaba parida tristementesobre una ola, también recién parida.Y era su sustancia, el amortiguado rostro redivivo,como la mano empuñada de rojoy perennemente sola como el signo de su frente. Ella, y el viento azul, meciéndola como un padre,con algo de brutal y algo de amoroso. Ella tenía asida a su cinturala acordonada mano del amigo.Tanta enramada para tanta sangre. Ella estaba paracomo un pequeño invierno sedentarioy en los ojos le bailaba la muerte. 57 Para existir después de tanta primavera,ella debió tener un silencio estatuarioen su única arruga frontal. Este poema está encabezado por una estrofa de cinco versos a la que lesigue un dístico y tres tercetos27. Corresponde a una enunciación lirica, una tercerapersona que, en este caso, es utilizada como ´máscara´ para referirse a la sujeto, loque permite una imagen aparentemente externa de sí misma: la propia imagenretorizada, recordando palabras de Lihn. Ella es igual al yo pero en tercerapersona.26 Publicado por primera vez en Sinfonía del hombre fósil, 1953, dentro de “Introducción alvértigo”, sin un título específico, solamente identificado con un número romano, V.27 En la versión original el segundo terceto es un dístico.
  • El poema imagina el nacimiento de una mujer marcada por elementosdepresivos: tristeza (Ella estaba parida tristemente), soledad (Y perennemente solacomo el signo de su frente), silencio (Ella debió tener un silencio estatuario), frío(Ella estaba parada como un pequeño invierno sedentario) y muerte (Y en los ojosle bailaba la muerte). La soledad y tristeza marcan este poema: “Ella estaba parida tristementesobre una ola”, parida ¿por quién?, sólo se nos dice que su padre es como elviento, no se sabe quién o qué la lanzó al mundo. El nacimiento de Ella, es comoel nacimiento de Afrodita, a modo de intertextualidad, nace al mismo tiempo queuna ola parida por el mar. Un silencio primordial permanece en el instante decreación como en el instante de muerte (“Ella debió tener un silencio estatuario”).Pero es una afrodita inversa: triste, solitaria, sin amor. Este nacimiento en la orfandad se asocia a la soledad eterna de quienes hanagotado la vida en la vida (recuérdese a Blanchot): “y perennemente sola como el 58signo de su frente”, el signo de la frente representaría una especie de tercer ojo,una marca de aquellos que han trascendido a pesar de las condiciones adversas.Para ello, “para sobrevivir después de tanta primavera”, se ha debido sumir lapalabra en el silencio: Para existir después de tanta primavera, Ella debió tener un silencio estatuario en su única arruga frontal (150) Mediante imágenes de orfandad, “Ella estaba parada/ como un pequeñoinvierno sedentario28/y en los ojos le bailaba la muerte”, (un invierno inmóvil), lahablante construye una vida en que habita la muerte: la muerte danza en laspupilas de la nacida como un reflejo-signo-, espejo de un recuerdo, un estadoprimario desde el que el ser humano es lanzado a la vida. Lo mismo se puedeobservar en otros versos: “Uncido al gran anillo/olvidará su trayectoria astral”28 La concepción del poeta que revela este texto es semejante a la Rubén Darío en los cuentos Azul.Véase, por ejemplo, “El rey burgués”, “El sátiro sordo” o “El pájaro azul”.
  • (148). Así como en el poema “Advenimiento”, fuimos testigos del renacimientode una mujer de fuego, este poema, narra el nacimiento de una mujer de agua. Aunque las circunstancias le son adversas (Las tantas primaveras), laprotagonista, alter ego de la hablante, se refugia en el silencio y lo asume comouna forma de sobrevivencia y libertad: “ella debió tener un silencio estatuario/ ensu única arruga frontal.” Este silencio es libertario, el ser puede comprender laamplitud de su libertad cuando es capaz de comprender las raíces que lo atan alsilencio, el espacio que permite razonar la propia esencia. (Kovadloff, 1991) En los versos: “ella debió tener un silencio estatuario/ en su única arrugafrontal” podemos advertir que el ser roza su propia esencia cuando se dejaenvolver por el silencio, el silencio es la intuición de la verdad, al ser intuición essubjetiva y condicionada por factores propios (Rodriguez, 2004). Así mismo, eneste poema existe un silencio original, el silencio de los nacidos, su soledad, lapalabra que poetiza el contexto es un consuelo que niega lo que está fuera de la 59conciencia subjetiva. (Kovadloff, 1991) El poema quinto de la sección “Los dones previsibles”, encarna ladimensión opuesta al silencio, cual es el sonido, la música. Los dones previsibles V La voluntad de latir está en el sonido La multitud del tambor Es la voz de la muchedumbre. La voz del tambor Es un corazón que late a herida abierta Es una sola instancia.
  • La hablante siente que la música de un tambor se asemeja al ruido de lamultitud, se exaltan las voces de la humanidad en una confluencia generada por undolor común. Esto se advierte, también, en otro de los once dones…: “Todo elritmo nos pertenece/Nuestro don previsible/Este signo/Que es un extrañosigno/Entre dos signos”.(169) La música se configura como un espejo para que lossujetos se reconozcan invisibles en la multitud de voces, lo que permite reconocerla necesidad insaciable de fundamento. (Kovadloff, 1991). La voz de la humanidad se expresa en la música; en el ser humano existeesa voluntad de latir, momento exacto de confluencia que trasciende ideologías opatrias. Tal como se aprecia en otro de los dones, la separación territorial conllevahechos de sangre que separan esa unidad antes mencionada: “Tú llevas unabandera me han dicho/ (…)/Que la bandera es de un rojo profundo/Toda banderaes un rio de sangre” (166). Todas las voces son una, una voz “que late a heridaabierta.” Se advierte igualmente un sentido circular, existe el latido del tambor yel latido del corazón, uno no existe sin el otro y existe gracias al otro, entre límites 60difusos en su origen y existencia. Mientras se tiene el deseo de vivir se es vibración, música, y la existenciade la música manifiesta la existencia de ese deseo: “La voluntad de latir está en elsonido” Existe una equivalencia entre la voz de la humanidad y la voz del tambor,la música es creación humana por lo que habla en su nombre: “La multitud deltambor/Es la voz de la muchedumbre”. La secuencia de sonidos del tambor corresponde a los latidos de lahumanidad, una “herida” que nos une en una sola voz, “En una sola instancia”.Según Kovadloff, escuchamos música para reconstruir nuestra imponderabilidad,otorgándole a la vida propia más verdad y complejidad. La voz del tambor habla,la voz de la humanidad habla, es la musicalización del silencio, es suprolongación.
  • Encontramos, pues, en este poema connotaciones y sentidos bastanteexplícitos que corroboran lo expuesto, a lo largo de este trabajo, sobre la relaciónsonido/vida, la otra cara de la relación dialéctica (silencio/muerte). El texto hacepresente la virtualidad musical de lo humano. El sonido (palabra y música),caracteriza a la humanidad. Dos de noviembre No quiero Que mis muertos descansen en paz Tienen la obligación De estar presentes Vivientes en cada flor que me robo A escondidas Al filo de la medianoche Cuando los vivos a1 borde del insomnio Juegan a los dados Y enhebran su amargura 61 Los conmino a estar presentes En cada pensamiento que desvelo. No quiero que los míos Se me olviden bajo la tierra Los que allí los acostaron No resolvieron la eternidad. No quiero Que a mis muertos me los hundan Me los ignoren Me los hagan olvidar Aquí o a11á En cualquier hemisferio Los obligo a mis muertos En su día. Los descubro, los trasplanto Los desnudo Los llevo a la superficie A flor de tierra Donde está esperándolos el nido de la acústica.
  • En este poema, de estrofas y versos irregulares, estos últimos casi siemprebreves, la sujeto reflexiona develando su rebeldía contra el Requiescat in pace,como deseo para los muertos. Esa rebeldía se expresa mediante la reiteración del“No quiero” (“No quiero/Que mis muertos descansen en paz/(…)/No quiero/Quelos míos se me olviden bajo tierra/(…)/No quiero/Que a mi muertos me loshundan”), como un ángel rebelde que se niega a morir en sus muertos. El 2 de noviembre29, día en que el mundo cristiano “recuerda” a losmuertos, la poeta rompe con esa tradición, la hablante no deja flores en las tumbasde los muertos, transforma a sus muertos en flor. Los muertos perduran en lanaturaleza: “Tienen la obligación/De estar presentes/Vivientes en cada flor querobo.” Se observa claramente una concepción vitalista del cosmos que permiteobservar la relación entre la naturaleza y los seres vivos, como ciclos de muerte yresurrección. Los vivos se sumen en la amargura porque no han logrado resolver la 62eternidad como los muertos: “Los que allí los acostaron/No resolvieron laeternidad”. Los muertos son eternos porque viven en la memoria y en lanaturaleza. Visión filosófica que puede observarse también en otros poemas de laautora: “Todo lo que en el aire vibra/o huele o fulge o agoniza/Me nutre y se filtray acentúa” (170); “Es así/Que la vida es en su muerte/(…)/Un germinar muriendo”(171). Así, la vida adquiere un sentido circular en estrecha relación con la muerte. Si los muertos no hablan, si no se escucha el bullicio, no se cumple elpropósito de la vida: “No quiero/Que a mis muertos me los hundan/Me losignoren/Me los hagan olvidar”. El recuerdo debe ser mutuo, el muerto vive porquehabla en la memoria y no olvida la vida, si el muerto olvida, es la muerte de lamuerte, y al mismo tiempo, el muerto sólo vive si es recordado. Se sostiene, enconsecuencia, una relación dialéctica entre vida, memoria y muerte. El poetapuede escribir cuando es capaz de morir contento, de otra forma su obra29 La poeta restaura el 2 de noviembre como día de difuntos que la tradición chilena ha trasladadoal 1º de noviembre.
  • transmutaría en un grito desesperado y confuso que no emocionaría a nadie. Laexperiencia genera recuerdos y estos son imprescindibles para ser olvidados puestoque de ese olvido nace la palabra. (Blanchot, 1992) En el poema se pueden constatar elementos de la metafísica de la autora, suexplicación de la relación del ser con el cosmos y la negación del paraíso comodestino final. La hablante no se incluye entre los vivos, habla desde un conocimientoúnico, no siente amargura por su muerte y sus muertos, no los llora porque conocela verdad, está más allá de la muerte y la vida: “Cuando los vivos a1 borde delinsomnio/Juegan a los dados/Y enhebran su amargura/Los conmino a estarpresentes/En cada pensamiento que desvelo.” Se puede establecer aquí, un vínculointertextual con “…yo vengo a hablar por vuestra boca muerta...”(39) de Neruda(es sabido que fue un gran referente para la autora 30). El poeta, en el caso deNeruda, habla ´por` los muertos, mientras la hablante de “Dos de noviembre” 63habla `con` los muertos. El poeta funge, pues, como un médium, un puente entre lavida y la muerte, entre la memoria y el olvido, entre la palabra y el silencio. La hablante es quién trasciende los límites entre el mundo de los vivos y elde los muertos, ella oscila entre uno y otro, transita tanto entre los vivos comoentre los muertos: “Aquí o allá/En cualquier hemisferio/Los obligo a mismuertos/En su día.” La sujeto descubre a los/las muertos/flores, los trasplanta, losdesnuda/poda, de esta forma se comparan los cuidados de una flor con el cuidadode los muertos: “Los descubro,/los trasplanto/Los desnudo.” El cuerpo del muertose transforma en una semilla que da vida31, desde el silencio de la tumba, bajotierra, nace la flor al sonido del mundo: “A flor de tierra/Donde estáesperándolos/el nido de la acústica.” El sonido es un nido, el lugar dónde se cuidala vida, donde se escucha la conciencia de los muertos. La eternidad no se percibe30 Véase el poema “El poeta” dedicado a Pablo Neruda, en esta obra.31 Sugestiva resonancia de la poesía de Miguel Hernández. Véase su famosa “Elegía”, dedicada asu amigo Ramón Sijé.
  • al estar vivo ni a través del sonido, la palabra no abarca un estado inconcebible, espor eso que los muertos hablan desde su silencio, el silencio que provoca loinabarcable (Kovadloff, 1991) Para la poeta, un volver a nacer físico no tiene sentido porque significaríael destierro del mundo de los muertos: ´Si volviera a nacer sería un despropósito´(La colorina) no formaría parte de la conciencia colectiva que es la memoria; elrenacer se asocia más bien a uno panteísta, ecológico o metafísico. Lo que muestraque en los sentidos del poema examinado se contactan los conceptos másrelevantes abordados en esta investigación. 64
  • Conclusiones A través de esta investigación, hemos trabajado con los conceptos demúsica y silencio, de Kovadloff; con la oralidad en la poesía, de Ostria y Lihn; conlos conceptos de muerte/poesía, de Blanchot; con algunas ideas delexistencialismo de Sartre y las apreciaciones metafísicas de Subercaseaux, comoapoyo conceptual para entender la poesía y para efectuar las interpretaciones dealgunos poemas de Stella Díaz Varín. Tales conceptos y las lecturas que hemoshecho de los textos nos han permitido corroborar que la producción poética deStella Díaz contiene sentidos irrevocablemente en diálogo con los textos teóricosen que nos hemos apoyado. Un diálogo circular, muchas veces difuso ycontradictorio que configura una metafísica particular muy conectada a la realidad´material´, a la naturaleza y a la conciencia de ser/existir. A través de esta investigación, hemos podido observar una multitud de 65voces en los versos; la hablante solitaria y precaria, la empoderada, la melancólica,la que desafía a la muerte, la que es derrotada por ella, la imagen de la mujersiempre reflexiva y ensimismada que reniega del romanticismo y el cuerpo. StellaDíaz, construye su obra desde un compromiso profundo con la realidad e ideologíapersonal, estableciendo límites difusos entre su vida y la escritura; busca poetizarlo indecible y a través de esa búsqueda, manifiesta una personalidad literariaabsolutamente personal. Por otra parte, la poesía de Stella Díaz adquiere un sentido completo y totalcuando es proclamada; está hecha para ser leída, para vibrar y adquirir vidarompiendo el silencio inherente a la palabra escrita. Una conciencia musical de lavida marca la poesía de Stella Díaz, en el sentido rítmico de sus versos, que seasocia a un impulso vital vibrante. De manera que el sonido adquiere una doblefunción en la poesía de la autora, abarcando forma y fondo.
  • El lector u oyente, en cierto modo, queda ubicado en una posicióndesventajosa ante un hablante/cantante poético exigente, que ataca la concienciade lo humano, cuestiona la capacidad reflexiva de los hombres de formadespiadada, violenta y absolutista en sus juicios. Poemas como “Origen desoledad”, “Albedrío” o “Dos de noviembre”, nos muestran un contacto con loinnombrable que trasciende lo humano, conectando la voz de la hablante con otraque la supera, que se apodera de su palabra de manera introspectiva. En definitiva, la poesía de Stella Díaz Varín se configura en sus sentidos,como una estructura que funciona gracias a una red de relaciones que incluye nosólo la intratextualidad de cada poemario, sino también el contexto más amplio deintertextualidades que, incluso, trasciende lo puramente literario para vincularsecon el contexto biográfico y sociocultural: el silencio, la palabra, la vida, lamuerte, la música, el poema, el canto, la propia sujeto y sus máscaras se unen enuna danza expresivo-reflexiva, danza que poco a poco ensombrece, hace fluidoslos límites entre un decir y otro, entre un concepto y otro, entre un poema y otro, 66entre la palabra y el silencio, para expresar una subjetividad trágica, compleja einestable, dolorida y desafiante, en su condición de poeta que se enfrenta conlucidez implacable a las experiencias límites del ser humano.
  • Referencias Bibliográficas • Primaria-Darío, Rubén. 2007. Cuentos de vida y esperanza. Barcelona: Linkgua EdicionesS.L.-Díaz Varín, Stella.1949. Razón de mi ser. Santiago: Cuarto propio.-----------------------1953. Sinfonía del hombre fósil. Santiago: Auto editado.-----------------------1959.Tiempo, medida imaginaria. Santiago: Ediciones delgrupo fuego.-----------------------1984. Los dones previsibles. Santiago: Cuarto propio-----------------------2011. Obra reunida. Santiago: Cuarto propio.-(…). 1965. “Evangelio según San Juan”, Sagrada Biblia. Barcelona: EditorialHerder. (versión digital). 67-Neruda, Pablo. 1955. “Alturas de Machu Pichu”. Canto general. Buenos Aires:Editorial Losada. • Secundaria-Alcayaga, Rosa.2009."Reflexiones acerca de la obra de Stella Díaz Varín".Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago: […]--------------------- 2010. “Stella Díaz Varín <sola contra el mundo> (Una poetainscrita dentro de la vanguardia surrealista que despierta ecos neorománticos)” (sinpublicar)-Brito, Eugenia. 2011. “El imaginario de Stella Díaz Varín”. Presentación a laObra reunida. Santiago: Editorial Cuarto propio.-Cárdenas, María Teresa. 2006. “Fiel a sí misma. Recordando una conversaciónsostenida con Stella Díaz Varín el 8 de junio de 1999.”, El Mercurio.Revista de Libros (23 jun): p, […]<http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>
  • -Donoso, Claudia.2000. “Entrevista a Stella Díaz Varín”, Paula. (abril): […]<http://descontexto.blogspot.com/2009/10/entrevista-stella-diaz-varin-de-claudia.html>-------------------------2006. “Stella Díaz Varin: Extragaláctica”, Paula Nº 947.(mar): […] <http://www.paula.cl/reportajes/index_nano.php?id=18>-Gómez, Cristian. 2011. “Stella Díaz Varín, poesía religiosa”, prólogo a la Obrareunida. Santiago: Editorial Cuarto propio.-Lagos, Felipe.2008. “Stella Díaz Varín: Escribir para recitar”, ProyectoPatrimonio. […]<http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>-Lihn, Enrique. 2011. “Stella Díaz Varín”, prólogo a Los dones previsibles.Santiago: Cuarto Propio.-Ostria, Mauricio. s.a. “Poesía y silencio en Gonzalo Rojas”. Kipus. Revista andinade letras, U. Andina S. Bolívar] (en prensa).-Rodríguez Arratia, Nelson. 2004. “Stella Díaz Varin: la poesía como gestoautobiográfico (escritura y experiencia interior)”. En Scielo, Literatura yLingüítica N° 15: 91-106. 68 • Complementaria (artículos breves y notas de prensa)-Anónimo. 1993. “Labor del poeta, eminentemente solitaria”. En El Día. (LaSerena): 1 mar.<http://www.memoriachilena.cl/temas/documentos.asp?id_ut=stelladiazvarin(1926 )&pag=1>-Burgueño, Carolina. 1999. “En este país sobra la estupidez”, El Mercurio.Valparaíso, 25 mar.-Cuevas, José Ángel.2006. “Stella Díaz Varín poeta de moral surrealista”,Proyecto Patrimonio. […]<http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>-España, Aristóteles.2004. “Stella Díaz Varín, La leyenda”, Proyecto Patrimonio.(Septiembre): […] <http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>----------------------------2006. “Adiós a Stella Díaz Varín”, Proyecto Patrimonio.(jun) […] <http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>-Gómez, Andrés. 1998. “No me arrepiento de mis locuras”, La Hora: 6 ago.-Gómez, Sergio. 1994. “Estella Díaz, la Bukowski chilena”, El Mercurio: 19 ago.-Izquierdo, José Miguel. 1998. “Emblemática y señera”, El Mercurio: 9 ago.
  • -Kraton, James.1996. “De cuerpo presente”, El Día. La Serena: 3 sep.-Morales, Andrés.2006.”No y la esperanza oculta en Stella Díaz Varín”, ProyectoPatrimonio. (14 jun) […] <http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>-Navarro, Esteban.1992. “Stella Díaz Varín, a trancas y barrancas”, Simpson 7 /Sociedad de Escritores de Chile. Santiago: vol. II, (segundo semestre: 191-209.-Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, vigésima terceraedición, versión online disponible en: http://www.rae.es-Ulibarri, Luisa. 1987. “Los dones de una poetisa pugilista”, La Época: 13 abril.-Varas, José Miguel.1998. “¿Quién es Stella Díaz Varín?, Arte Viva Nº 1 (abril):[…] <http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>---------------------------1999. “Stella Díaz Varín”, Rocinante: marzo:<http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>-Vergara, Verónica. 1995. “Stella, la verruga social”, en Las Ultimas noticias:18jun.-Vidal, Virginia. 2004. “Stella Díaz Varín, Reina de los Sirlos”, 69Punto Final: 26 de noviembre.-Volantines, Arturo. 2006. “La colorina del Elqui, Estella Díaz Varín”. ProyectoPatrimonio. […] <http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>-Zondek, Verónica. 2005. “Stella: Geografía de una voz que cae en oído sordo”.Proyecto Patrimonio. […]<http://www.letras.s5.com/archivodiazvarin.htm>• Teórica-Blanchot, Maurice.1992. La obra y el espacio de la muerte. El espacio literario.Barcelona: Paidós.-Boym, Svetlala. 1991. Introducción. Death in Quotation Marks. HarvardUniversity Press: Cambridge, London.-Kovaldloff, Santiago.1991. “La palabra en el abismo: poesía y silencio”. Elsilencio primordial. Buenos Aires: Emecé Editores.-----------------------------1991. “El silencio musical. El silencio primordial”.Buenos Aires: Emecé Editores.
  • -Paz, Octavio. 1999. El arco y la lira, México, Fondo de Cultura Económica.-------------------1998. Los hijos del limo. Barcelona: Editorial Seix Barral. S.A.-Sartre, Jean Paul. 2007. El existencialismo es un humanismo. Barcelona:Ediciones Folio, S.A-Subercaseaux, Benjamín. 1964. La santa materia. Santiago: Editorial Ercilla. Filmografía-Guzzoni, Fernando y Geissen, Werner. 2008. La colorina. Rodrigo Flores y PazUrrutia productores. Documental. 70