Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional  para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud.

on

  • 4,470 views

Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y Seguridad Ocupacional (SGSySO) para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de ...

Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y Seguridad Ocupacional (SGSySO) para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta.

Statistics

Views

Total Views
4,470
Views on SlideShare
4,470
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
75
Comments
1

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

11 of 1

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional  para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Document Transcript

    • UNIVERSIDAD NACIONAL DE SALTA FACULTAD DE CIENCIAS NATURALES INGENIERÍA EN RECURSOS NATURALES Y MEDIO AMBIENTE Tesina de Grado Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y Seguridad Ocupacional (SGSySO) para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Aimar, Carolina : Ing. Qco. Pedro Dilmar VillagránDirector : Ing. RN y MA. Marcelina del Valle Picón MatorrasCo-Directora 2011
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar Las hojas usadas para la impresión de la presente tesina son de papel 100% reciclado y de fibras de caña de azúcar, elaborado por PAPELERA TUCUMÁN SA, provincia de Tucumán, Argentina.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar AGRADECIMIENTOS Hay una frase que dice: “la gratitud en silencio no sirve a nadie”…es por ello que, también de forma escrita, quiero expresar un ENORME y SINCERO ¡GRACIAS! a todas aquellas personas excelentes que contribuyeron con su tiempo, conocimiento, humildad, interés y ciertamente muy buena onda, para que este trabajo se haga realidad. ¡Fue y es un honor compartir momentos con ustedes!  A mi familia: Má, Vero, Pá, Lucas, Habi, Fil y Río.  A mi amor Martín.  Al personal del Hospital Joaquín Corbalán: Dr. Alejandro Tapia, Dr. Hugo Pereyra Morales, Dras. Odontólogas, Dra. Sandra Ramirez, Doctor y técnicos del Laboratorio de Análisis Clínicos, Dra. Gallardo, enfermeras Ángela Suárez e Irma Lemos, personal de Servicios Generales (Sr. Walter Gonzalez, Sra. Noemí Chauque, Sra. Estela, Doña Cristina y Doña María, Sr. Nicolás), Sr. Marcelo Espinoza y Carlos Balmaceda, Sra. Celia, Sr. Ramón Burgos, Sra. Carmen Lamas; a todos y todas los que me ayudaron enormemente con su aporte e interés para esta tesina.  Al Sr. Mario Liendro y Sra. Sara Andrea Gerez del Consejo Deliberante de la ciudad de Rosario de Lerma y al Sr. Teté (taxista de R. de Lerma).  A profesionales de la Universidad Nacional de Salta: Ing. Qco. Pedro Dilmar Villagrán, Ing. en RNyMA Marcelina del Valle Picón Matorras, Ing. en RNyMA José Aramayo, Lic. en RNyMA Mónica Pasculli, Ing. Qca. Gloria Plaza, Ing. Qca. Viviana Liberal y Dr. Diego Mendez Macías.  A mis compañeros y amigos: Anita Zelarayán, Dieguito Farfán, Emilse Arias, Darío Vaca, Cristian Salinas, Pato Soria, Nati Rangeon, Ro Garzón.  Al Programa de Registros Ambientales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta: Ing. Mónica Morey, Ing. Sergio Tapia, Srta. Florencia Arnal.  Al Programa de Tecnologías de Procesos y Economía Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta: Ing. Graciela Ayala, Ing. Constanza Pelleschi, Ing. Darío Vaca.  Al Programa de Tecnología Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta: Ing. Nelson Díaz.  A la Aseguradora de Riesgos de Trabajo ASOCIART ART: Sr. Miguel Cheverría.  Al PROFICCSSA (Programa de Fiscalización y Control de Calidad de los Servicios de Salud del Ministerio de Salud Pública de la provincia): Arq. Lorena Simo. A mi: por bancarme y finalmente creer que lo bueno todavía está por llegar…
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar Índice de contenidos AGRADECIMIENTOS CAPITULO I. PRESENTACIÓN................................................................................. 1 1.1. Introducción............................................................................................................................. 1 1.2. Fundamentación del tema de tesina....................................................................................... 2 1.3. Antecedentes........................................................................................................................... 3 1.4. Objetivo General...................................................................................................................... 4 1.5. Objetivos específicos ............................................................................................................... 5 CAPITULO II. MARCO TEÓRICO............................................................................. 6 2.1. Definición de Sistemas de Gestión .......................................................................................... 6 2.2. Breve historia de las Normas Internacionales ISO 14.001 “Sistemas de Gestión Ambiental” y OHSAS 18.001 “Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud Ocupacional”........................... 6 2.3. Situación en Argentina: Instituto Argentino de Racionalización de Materiales (IRAM) ......... 9 2.4. Introducción a los Sistemas de Gestión Ambiental (SGA) ....................................................... 9 2.5. Introducción a los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud Ocupacional (SGSySO) ......... 11 2.6. Ventajas que resultan de la implementación y mantenimiento de ambos sistemas ........... 15 2.7. Establecimientos de Salud..................................................................................................... 19 2.7.1.Definición............................................................................................................................. 19 2.7.2.Funciones............................................................................................................................. 19 2.7.3.Habilitación.......................................................................................................................... 19 2.7.4.Acreditación......................................................................................................................... 20 2.7.5.Categorización..................................................................................................................... 21 2.8. Residuos de Establecimientos de Salud (RES) ....................................................................... 21 2.8.1.Definición de conceptos relevantes relacionados a los RES ............................................... 21 2.8.2.Definición de RES y de la terminología existente en referencia a la fracción peligrosa .... 25 2.8.3.Clasificación de Residuos de Establecimientos de Salud .................................................... 43 2.8.3.1. Clasificación del Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria (CEPIS).................... 43 2.8.3.2. Clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)..................................... 45 2.8.3.3. Clasificación Alemana ................................................................................................ 46 2.8.3.4. Clasificación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos........ 47
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 2.8.3.5. Clasificación de las Normas Técnicas Nacionales sobre el Manejo de Residuos Biopatológicos de Unidades de Atención de la Salud................................................ 48 2.8.3.6. Clasificación del Manual Oficial de Gestión de Residuos Patogénicos para pequeños laboratorios generadores del Colegio de Bioquímicos de Salta................................ 48 2.8.3.7. Clasificación de la Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación................................ 49 2.8.4. Residuos líquidos de Establecimientos de Salud.………………………………………………………… 53 2.9. Gestión de Residuos de Establecimientos de Salud .............................................................. 54 2.9.1.Responsabilidades a cumplir por los generadores.............................................................. 56 2.9.2.Generación y segregación en origen................................................................................... 57 2.9.3.Recolección y transporte interno........................................................................................ 66 2.9.4.Almacenamiento temporal final interno............................................................................. 69 2.9.5.Medidas de limpieza y desinfección en relación al manejo de RES.................................... 73 2.9.6.Medidas de salud y seguridad ocupacional en relación al manejo de RES......................... 77 2.9.7.Tratamientos y disposición final para residuos biocontaminados, químicos peligrosos y radiactivos......................................................................................................................... 89 2.9.7.1. Ventajas y Desventajas de algunos tipos de tratamientos...................................... 113 2.9.7.2. La importancia de las “3R” (Reducir, Reusar y Reciclar) en los RES ........................ 114 2.9.8.Resumen de la situación nacional y provincial de la gestión de RES ................................ 116 2.10. Etapa de Planificación de un Sistema Integrado de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional ........................................................................................................ 122 2.10.1.Alcance del Sistema de Gestión Integrado ..................................................................... 123 2.10.2.Revisión Inicial Ambiental, de Salud y Seguridad Ocupacional ...................................... 123 2.10.3.Política Ambiental, de Salud y Seguridad Ocupacional .................................................. 124 2.10.4.Identificación y determinación de significancia de aspectos ambientales y de peligros de salud y seguridad ocupacional................................................................................... 126 2.10.5.Requisitos legales y otros requisitos para el Sistema de Gestión Integrado.................. 131 2.10.6.Objetivos, metas y programas ambientales, de salud y seguridad ocupacional............ 132 CAPITULO III. PROPUESTA DE LA ETAPA DE PLANIFICACIÓN DE UN SGA Y SGSYSO INTEGRADO PARA EL HOSPITAL JOAQUÍN CORBALÁN ...............................135 3.1. Metodología......................................................................................................................... 135 3.2. Alcance del Sistema de Gestión Integrado.......................................................................... 136
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 3.3. Requisitos legales, otros requisitos aplicables y de referencia........................................... 136 3.4. Revisión inicial ambiental, de seguridad y salud ocupacional............................................. 145 3.4.1.Ubicación, vías de acceso y características generales del departamento de Rosario de Lerma............................................................................................................................... 145 3.4.2.Vías de acceso.................................................................................................................... 146 3.4.3.Sistema Socio-Económico.................................................................................................. 147 3.4.4.Población, educación e infraestructura ............................................................................ 148 3.4.5.Climae Hidrología.............................................................................................................. 151 3.4.6.Historia y descripción general del Hospital Joaquín Corbalán.......................................... 152 3.4.7.Actual gestión de residuos ................................................................................................ 157 3.4.7.1. Situación global de la generación y segregación en origen de los residuos............ 157 3.4.7.2. Situación global de la recolección y transporte interno de los residuos................ 162 3.4.7.3. Situación global del pretratamiento y almacenamiento temporal final interno de residuos.................................................................................................................... 163 3.4.7.4. Situación global del retiro de residuos sólidos ........................................................ 166 3.4.7.5. Situación global de la limpieza-desinfección, medidas de SySO y capacitaciones.. 167 3.5. Identificación y determinación de significancia de aspectos ambientales y de peligros de SySO ..................................................................................................................................... 171 3.6. Política para el SGA y SGSySO Integrado............................................................................. 182 3.7. Objetivos, metas, programas e indicadores ambientales y de SySO .................................. 183 CAPITULO IV. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES .......................................194 CAPITULO V. BIBLIOGRAFÍA...............................................................................199 ANEXOS ANEXO I. Encuesta de Autodiagnóstico para el conocimiento de la gestión de residuos del Hospital Joaquín Corbalán..............................................................................................................205 ANEXO II. Requisitos legales y otros requisitos de cumplimiento obligatorio para el Hospital Joaquín Corbalán............................................................................................................................210 ANEXO III. Áreas físicas identificadas del Hospital Joaquín Corbalán. Descripción del manejo de residuos .....................................................................................................................................245 ANEXO IV. Croquis del Hospital Joaquín Corbalán. Identificación de áreas físicas y rutas de transporte interno de residuos sólidos generados........................................................................303 ANEXO V. Matrices de identificación y valoración de aspectos/peligros e impactos/riesgos.....304
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar ANEXO VI. Listado de residuos por categoría para el Hospital Joaquín Corbalán........................347 ÍNDICE DE TABLAS Tabla 1: Características peligrosas del Anexo II de la Ley N° 24.051...............................................31 Tabla 2: Selección de infecciones causadas por exposición a residuos de Establecimientos de Salud, vías de transmisión y agentes. .............................................................................................40 Tabla 3: generación en Kg/cama/día de RES en el mundo..............................................................57 Tabla 4: diluciones de lavandina concentrada.................................................................................75 Tabla 5: distintos tipos de tratamientos existentes para residuos peligrosos ................................91 Tabla 6: productos químicos desinfectantes y sus propiedades. ..................................................104 Tabla 7: Ventajas y desventajas de algunos tipos de tratamientos existentes .............................113 Tabla 8: Ejemplos de Aspectos e Impactos Ambientales...............................................................126 Tabla 9: Ejemplos de Peligros y Riesgos de SySO. .........................................................................129 Tabla 10: Normativa de referencia u obligatoria para el Hospital Joaquín Corbalán. ..................137 Tabla 11: dotación y especialidad/ocupación del personal del Hospital Joaquín Corbalán..........154 ÍNDICE DE FIGURAS Figura 1: modelo conceptual del Sistema de Gestión Ambiental, PHVA....................................... 15 Figura 2: clasificación de los residuos radiactivos, tiempo de aislamiento y disposición ............. 52 Figura 3: placas para residuos comunes (húmedos y secos), residuos biocontaminados, residuos químicos peligrosos y residuos radiactivos. ..................................................................... 60 Figura 4: pictogramas para las cuatro categorías de residuos. ..................................................... 60 Figura 5: placa para generación de conciencia en la separación correcta de residuos................. 61 Figura 6: modelo de etiquetas adhesivas para la identificación de recipientes y contenedores correspondientes a cada categoría................................................................................................. 64 Figura 7: modelos de etiquetas adhesivas para la identificación de los distintos residuos líquidos químicos peligrosos. .......................................................................................................... 65 Figura 8: señalética para los sectores de almacenamiento final de residuos. .............................. 73 Figura 9: ejemplos de señalética de seguridad, avisos de riesgos y EPP necesarios para los locales de residuos biocontaminados y peligrosos......................................................................... 73 Figura 10: remoción correcta de guantes descartables................................................................. 85 Figura 11: remoción correcta del camisolín................................................................................... 86 Figura 12: modelo de señalética de uso de EPP ............................................................................ 87 Figura 13: modelo de señalética de procedimientos de seguridad............................................... 88
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar Figura 14: matriz A de incompatibilidades de almacenamiento de sustancias químicas peligrosas......................................................................................................................................... 88 Figura 15: matriz B de incompatibilidades de almacenamiento de sustancias peligrosas............ 89 Figura 16: modelos de placas para sectores de acceso restringido. ............................................. 89 Figura 17: esquema de un autoclave tipo Chamberland............................................................... 96 Figura 18: ubicación del departamento de Rosario de Lerma dentro de la provincia de Salta. . 146 Figura 19: vías de acceso al departamento de Rosario de Lerma desde la ciudad de Salta. ...... 147 Figura 20: ubicación del predio utilizado para el basural a cielo abierto, la planta compactadora y embolsadora de residuos domiciliarios y la laguna de tratamiento de líquidos cloacales........ 149 Figura 21: vista sur-este de la laguna de tratamiento de líquidos cloacales .............................. 150 Figura 22: vista nor-este de la laguna de tratamiento de líquidos cloacales. ............................. 150 Figura 23: vista de un sector del basural a cielo abierto.. ........................................................... 151 Figura 24: vista de la actividad de recuperación y separación de plásticos por parte de las familias que habitan en el predio del basural, para la posterior venta........................................ 151 Figura 25: plano de la ciudad de Rosario de Lerma, con ampliación de la zona céntrica y las principales referencias. ................................................................................................................. 153 Figura 26: vista de una de las bolsas rojas para residuos biocontaminados y detalle de la inscripción identificatoria, con el símbolo universal de residuo infeccioso (peligroso)............... 159 Figura 27: ejemplos de recipientes con bolsa negra u otro color para residuos comunes......... 161 Figura 28: transporte de bolsa roja por el personal de limpieza, por el pasillo D. ..................... 163 Figura 29: ejemplos de reuso y reciclado de residuos................................................................. 164 Figura 30: personal recolector del servicio municipal de recolección de residuos, en el momento de retiro de los residuos comunes................................................................................................ 167 Figura 31: lista de los residuos que se deben separar en origen en bolsa roja y bolsa negra..... 170 Figura 32: señalética de bioseguridad e higiene de manos......................................................... 171 Figura 33: elementos de higiene y desinfección usados por el personal de limpieza................. 171
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 1 CAPITULO I PRESENTACIÓN 1.1. Introducción La creciente preocupación por las cuestiones ambientales, se convirtió en un asunto cotidiano y se encuentra presente en distintos ámbitos sociales, económicos e institucionales, generando una fuerte atención referida al uso racional de los recursos naturales, la prevención de la contaminación, la búsqueda de alternativas tecnológicas “amigables” con el ambiente, el ordenamiento territorial, la preservación de la biodiversidad y la concientización traducida en un mejoramiento de la calidad de vida. Dentro del espectro de temas que engloba la contaminación del ambiente, existe uno en particular que cada día tiene más importancia a nivel mundial y que su aumento es directamente proporcional al crecimiento demográfico: la generación de residuos. En la mayoría de los municipios de Argentina, el manejo de los residuos sólidos se limita a la recolección y disposición final, cumpliendo con solo dos de las etapas de una correcta gestión de los mismos. Además, la disposición final se realiza por lo general, en basurales a cielo abierto, y los pocos rellenos sanitarios que existen no cumplen totalmente con las condiciones de ubicación, diseño y operación necesarias para esas obras, generando problemas de contaminación de aguas superficiales y subterráneas, suelo, aire, deterioro del paisaje y consecuencias sobre la salud de la población. En este gran grupo de residuos resultantes de las diversas actividades de una población, se encuentra una parte relativamente pequeña, pero no menos importante, constituida por los residuos hospitalarios o de establecimientos de salud que se generan en cualquier centro urbano o rural. Una parte de estos residuos no sólo reviste características infecciosas sino también otras características de peligrosidad como la inflamabilidad, corrosividad, toxicidad en sus distintas formas, etc. Es por ello que al hablar de residuos de establecimientos de salud se debe tener en cuenta que los residuos patogénicos son sólo parte de un universo de residuos que deben ser segregados y tratados adecuadamente. En el ámbito sanitario, a partir de la aparición del SIDA en la década de los 80’, la cuestión de los residuos hospitalarios comenzó a ser visto como un potencial problema de salud pública, lo que llevó en muchos países, a la creación de normativas y guías específicas o al fortalecimiento de las ya existentes, a la toma de mayor conciencia por parte de los trabajadores de la salud y al abordaje de una planificación más acertada en la gestión eficiente de dichos residuos. Al contrario de lo que piensa un gran porcentaje de la sociedad, no es suficiente que existan microorganismos patógenos en el ambiente para que se presenten riesgos de infecciones, sino que además es necesario que una dosis infecciosa se ponga en contacto con un huésped susceptible. Es muy poco probable que estos agentes se introduzcan en el huésped (a través de diferentes vías), si se mantienen las prácticas de higiene básicas y se tiene conocimiento en la
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 2 manipulación de los residuos; de allí que es importante la creación y puesta en práctica de procedimientos específicos para la gestión adecuada de dichos residuos, atendiendo aspectos no sólo ambientales sino también de protección personal para quienes los manipulan. 1.2. Fundamentación del tema de tesina A partir de lo expresado en la introducción, la propuesta de elaborar la etapa de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Seguridad y Salud Ocupacional (SGSySO) para el manejo de residuos hospitalarios en establecimientos de salud, persigue el interés en alcanzar y demostrar la necesidad de lograr un sólido desempeño ambiental, de seguridad y salud ocupacional de la institución en lo que refiere al manejo interno de sus residuos sólidos y líquidos. Para ello es imprescindible el reconocimiento y posterior acción para controlar los impactos y riesgos críticos sobre el ambiente y las personas, además de tener en cuenta la necesidad de desarrollar una política integrada, objetivos, metas y programas ambientales y de seguridad y salud ocupacional; en el contexto de una legislación aplicable vigente y de una creciente preocupación del personal del establecimiento por mejorar en forma continua su desempeño en relación al manejo de sus residuos. Los residuos generados en establecimientos de salud presentan riesgos y dificultades particulares en su manejo debido, fundamentalmente, a dos cuestiones: por un lado, una parte de esos residuos son peligrosos o especiales por presentar características como toxicidad, explosividad, radiactividad, inflamabilidad, etc.; y por otro lado, existe una segunda parte de residuos que son peligrosos por su característica de infecciosidad o patogenicidad. Estos riesgos y dificultades aumentan cuando la masa de residuos es heterogénea, existiendo por ejemplo material cortopunzante y una eventual presencia de cantidades de sustancias tóxicas, inflamables y radiactivas. Si el manejo de dichos residuos es deficiente, no sólo se pueden generar situaciones de riesgo para la población hospitalaria (personal y pacientes), sino que también puede causar situaciones de deterioro ambiental que van más allá de los límites físicos del establecimiento, provocando molestias y pérdida de bienestar a la población aledaña, y sometiendo a riesgo la salud de aquellos sectores de la población que, directa o indirectamente puedan entrar en contacto con material contaminado, cuando los residuos son transportados y almacenados internamente o trasladados fuera de los establecimientos de salud para su tratamiento o disposición final. Es por ello que es de vital importancia contar con un plan de gestión de residuos correctamente elaborado e implementado, teniendo en cuenta, entre otros, aspectos de reducción en origen, valorización de material recuperable, prestar especial atención al material cortopunzante y la fracción infecciosa, almacenamiento, transporte interno mediante uso de recipientes específicos, utilización de elementos de protección personal, planes de actuación en caso de emergencias por manipulación de dichos residuos y procedimientos de transporte externo, alternativas de tratamiento y disposición final según la normativa vigente. Todo esto tomando conciencia de que el cumplimiento de recomendaciones para el manejo de desechos puede ser complejo y costoso en un país con recursos limitados, por lo que cualquier recomendación, procedimiento exigencia
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 3 debe imponerse con un claro conocimiento científico, epidemiológico, técnico, legal, cultural y de costo-beneficio. Como estudio de caso y experiencia piloto para el diagnóstico y elaboración de la etapa de planificación del Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional, se optó por el Hospital Joaquín Corbalán de la ciudad de Rosario de Lerma (provincia de Salta), por las siguientes razones: ser un hospital público, por atender las demandas sanitarias no sólo de la ciudad en donde se encuentra sino de localidades aledañas como Campo Quijano y Cerrillos y por brindar un variado número de servicios que genera una diversa cantidad de residuos sólidos y líquidos. 1.3. Antecedentes Hasta la fecha de realización del presente Plan de Tesina, no se encontraron antecedentes de Sistemas de Gestión Integrado Ambiental y de Seguridad y Salud Ocupacional según normas internacionales, para el manejo de residuos de establecimientos de salud, pero sí se relevó una gran cantidad de información existente acerca del manejo de residuos hospitalarios, residuos peligrosos, alternativas de tratamiento, riesgos y bioseguridad, etc. Entre los trabajos más importantes, cabe mencionar los siguientes:  “Alternativas a la Gestión de los Residuos Hospitalarios de la Zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires”, elaborado como Proyecto Final de la Carrera de Ingeniería en Ecología de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Flores, Buenos Aires, en el año 2.004.  Proyecto FUNCIONES ESENCIALES Y PROGRAMAS DE SALUD PUBLICA (FESP), del Ministerio de Salud de la Nación, siendo una de sus actividades principales la asistencia técnica a hospitales provinciales (uno por provincia) para la adecuación de la gestión de sus residuos. El objetivo de esta línea de trabajo es promover, asesorar y ayudar a que los establecimientos de salud gestionen de forma ambientalmente racional sus residuos, realizando estudios y capacitaciones sobre la gestión de residuos hospitalarios.  “Guía de señalética para la gestión de residuos en establecimientos de salud”. FESP. Proyecto Funciones Esenciales y Programas de Salud Pública. Ministerio de Salud de la Nación. Argentina.  “Directrices Nacionales sobre los Sistemas de Gestión de la Seguridad y la Salud en el Trabajo”. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Superintendencia de Riesgos del Trabajo. Subgerencia de Prevención Grupo de Trabajo Proyecto SRT – ILO OSH 2001.  “Curso de manejo Seguro de Productos Químicos y de Residuos Tóxicos”, realizado por la Universidad de Concepción (Chile), dentro del Sistema de Gestión para el Manejo de Sustancias Químicas y Residuos Tóxicos.  “Disposición de desechos hospitalarios infectantes”, trabajo realizado por la Sociedad Chilena de Infectología y el Control de Infecciones y Epidemiología Hospitalaria.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 4  “Manual Oficial de Gestión de Residuos Patogénicos para Pequeños Laboratorios Generadores”, elaborado en el año 2.005 por el Colegio de Bioquímicos de Salta.  “Manual de Residuos Peligrosos”, realizado por el Departamento Técnico de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico, Buenos Aires, Argentina.  “La Gestión de los Residuos de Establecimientos de Salud”, realizado por la Asociación para el Estudio de los Residuos Sólidos (ARS), Buenos Aires, Argentina.  “Administración de Residuos Sólidos Hospitalarios. Programa de Fortalecimiento de Servicios de Salud”, por el Ministerio de Salud de Perú.  “Tratamiento de Residuos Hospitalarios y tecnologías de tratamiento”, Dirección General de Salud Ambiental, Programa de Fortalecimiento de Servicios de Salud. Perú.  “Guía para el Manejo de los residuos peligrosos biológico – infecciosos en unidades de salud”, realizado por la Secretaría de Salud del Gobierno de México.  “Manejo de Desechos Sólidos Hospitalarios”, elaborado por la Organización Panamericana de la Salud – Organización Mundial de la Salud, en Guatemala.  “Salud y Seguridad de los trabajadores del sector salud: Manual para gerentes y administradores”, elaborado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).  “Norma técnica de Manejo de Residuos Sólidos Hospitalarios”. Ministerio de Salud de Perú.  “Consideraciones sobre el Manejo de Residuos de Hospitales en América Latina”, realizado por el Ing. J. Monreal, consultor de la OPS/OMS.  “Guía básica de gestión de Residuos en centros sanitarios”, realizado por la Consejería de Sanidad y Consumo de la Junta de Extremadura, España.  “Gestión de Residuos de Establecimientos de Salud”, elaborado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, en el año 2.009. 1.4. Objetivo General Se planteó como objetivo general, elaborar una propuesta de la etapa de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA), de Salud y Seguridad Ocupacional (SGSySO) para el manejo de Residuos Hospitalarios (sólidos y líquidos) en Establecimientos de Salud, haciendo referencia a la teoría planteada en la Norma ISO 14.001: “Sistema de Gestión Ambiental – Requisitos con orientación para su uso”, Norma ISO 14.004: “Guía sobre los principios, sistemas y técnicas de apoyo de los sistemas de gestión medioambientales”, Norma OHSAS 18.001: “Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo” y Norma OHSAS 18.002: “Directrices para la implementación de OHSAS 18001:2007”. Para poder aplicar el trabajo de tesina se eligió como estudio de caso y experiencia piloto al Hospital Público Joaquín Corbalán de Rosario de Lerma. El objetivo general del trabajo de tesina también persigue brindar al hospital las herramientas necesarias para que pueda mejorar
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 5 gradualmente su actual desempeño en cuanto al manejo de sus residuos sólidos y líquidos. Cabe aclarar que el objetivo de este trabajo de tesina no es obtener la certificación internacional del establecimiento de salud, sino tomar el esquema teórico de las normas para poder elaborar la primera etapa del Sistema de Gestión, en forma integrada entre ambiente y salud y seguridad ocupacional. 1.5. Objetivos específicos Es necesaria la consecución de objetivos específicos que en su conjunto permitan el logro del objetivo general. Entre ellos, se busca:  Realizar un relevo de la legislación vigente aplicable al manejo de residuos del Hospital Joaquín Corbalán (temática ambiental y de seguridad y salud ocupacional), que sea obligatoria de cumplimiento o que sirva como marco de referencia para la mejora; incluyendo legislación internacional (adoptada por leyes nacionales), nacional, provincial y municipal. Además, relevar cualquier procedimiento, norma o requisito que el hospital suscriba.  Realizar un diagnóstico o revisión inicial ambiental y de salud y seguridad ocupacional del hospital para analizar el actual accionar del mismo en cuanto al manejo de sus residuos hospitalarios sólidos y líquidos, incluyendo el relevo de datos como ser: áreas físicas de generación, cantidad generada y categorías, uso de bolsas de colores para distinguir las categorías de residuos, procedimientos de limpieza y transporte interno, condiciones y estructura edilicia para el almacenamiento temporal, uso de elementos de protección personal y recipientes adecuados, etc.  Identificar los aspectos ambientales y los peligros de salud y seguridad que se presentan en el manejo interno de los residuos sólidos y líquidos del hospital (desde la generación hasta la disposición temporal), para poder determinar mediante metodologías aquellos que son críticos o significativos y sobre los cuáles es necesario actuar.  Elaborar la política ambiental y de salud y seguridad ocupacional del Sistema de Gestión Integrado para el hospital Joaquín Corbalán.  Determinar los principios generales de los objetivos, metas y programas a implementar para el control de los aspectos (ambientales) y peligros (salud y seguridad ocupacional) significativos identificados.  Describir la gestión o manejo correcto que deben realizar los establecimientos de salud para sus residuos, en las etapas de generación, segregación, recolección y transporte interno, tratamientos y almacenamiento temporal interno, incluyendo la toma de medidas de bioseguridad y protección personal y la necesidad de capacitación permanente de los actores involucrados en la gestión de estos residuos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 6 CAPITULO II MARCO TEÓRICO 2.1. Definición de Sistemas de Gestión Proveniente del latín gestîo, la palabra gestión hace referencia a la acción y efecto de gestionar o administrar. Gestionar significa realizar diligencias conducentes al logro de un objetivo cualquiera. Administrar, por otra parte, consiste en gobernar, dirigir, ordenar, disponer u organizar. Por lo tanto, un Sistema de Gestión es el conjunto de acciones que se llevan a cabo para resolver un asunto. Según los términos y definiciones de las Normas ISO y OHSAS, un sistema de gestión es un conjunto interrelacionado de elementos usados para establecer en una organización, políticas y objetivos y para lograr dichos objetivos. Incluye la estructura organizacional, planificación de actividades, responsabilidades, prácticas, procedimientos, procesos y recursos. En una organización, los sistemas de gestión pueden especificarse a diferentes temáticas, como ser “sistema de gestión de la calidad”, sistema de gestión ambiental”, “sistema de gestión de seguridad y salud ocupacional”. Las organizaciones del siglo XXI, sobre todo las empresas, se enfrentan a muchos retos significativos, como ser de rentabilidad, competitividad, crecimiento, capacidad de adaptación, etc. Equilibrar estos y otros requisitos empresariales puede constituir un proceso difícil y desalentador. Es aquí donde entran en juego los sistemas de gestión, al permitir aprovechar y desarrollar el potencial existente en la organización. El uso de un sistema de gestión correctamente planificado, implementado y verificado le permite a una organización entre otras cosas, renovar constantemente su objetivo, sus estrategias, sus operaciones y niveles de servicio. 2.2. Breve historia de las Normas Internacionales ISO 14.001 “Sistemas de Gestión Ambiental” y OHSAS 18.001 “Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud Ocupacional” La Organización Internacional de Normalización (en inglés sus siglas: ISO) es una federación mundial de organismos nacionales de normalización, con sede en Ginebra (Suiza) y creada en 1.947. Fue fundada con el objetivo de “promover el desarrollo de la normalización, facilitar el intercambio internacional de bienes y servicios y fomentar la cooperación entre las actividades intelectuales, científicas, tecnológicas y económicas”. El trabajo de preparación de las normas internacionales normalmente se realiza a través de comités técnicos de ISO y cada organismo miembro interesado en una materia para la cual se haya establecido un comité técnico, tiene derecho de estar representado en dicho comité. La tarea principal de cada comité técnico es formular las Normas Internacionales. Los proyectos de éstas que son adoptados por los Comités se envían a los organismos que son miembros para que puedan votarlos; si el proyecto recibe el 75% de los votos de aprobación de los organismos, la Norma se publica.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 7 Dentro de dicha Organización Internacional, se constituyó en 1.991 un grupo llamado SAGE (Asesor estratégico sobre el medio ambiente), para comenzar a estudiar la normalización de medidas que tengan como fin proteger al ambiente para asegurar el futuro de la humanidad (y ya no de la empresa como pretende la familia ISO 9.000), preservando la atmósfera, la tierra, el agua (elementos vitales para la vida humana), a la vez que se toma en cuenta dentro de los conceptos de contaminación elementos tales como el ruido o el uso de materiales que no son biodegradables. Como precursora de la serie de Normas ISO 14.000, se reconoce a la Norma British Standard 7.750/92, que fue creada por el Instituto Británico de Normas (BSI en inglés) y es reconocida como el primer instrumento válido para la implementación de Sistemas de Gestión Ambiental. Además, sentó las bases para el Reglamento 1.836/93 de la Comunidad Económica Europea, por el cual se permite que las empresas del sector industrial se adhieran con carácter voluntario a un sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales. En 1.993, dentro de la Organización ISO se constituyó el Comité Técnico ISO/TC 207, Gestión Ambiental, Subcomité SC1, Sistemas de Gestión Ambiental, con el objetivo de normalizar internacionalmente el tema de gestión medioambiental, elaborando los elementos necesarios, reglamentando procesos y especialmente creando un instrumento de aceptación universal. Los documentos preliminares de las ISO 14.000 son analizados detalladamente en las reuniones de éste Comité, que es presidido por Canadá. Está dividido en seis Subcomités (Sistemas de Gestión Medioambiental, Auditorías Medioambientales, Ecoetiquetado, Evaluación del Desempeño Ambiental, Análisis del Ciclo de Vida y Terminología Medioambiental) y dos Grupos de Trabajo, a cargo de distintos países. A partir de esa formación del Comité, la Unión Europea fundó las comisiones para estudiar el tema medioambiental participando al mismo tiempo en forma activa en los Subcomités de ISO/TC 207. En Julio de 1.993 se publicó en el diario oficial de la Unión Europea el Reglamento CEE 1.836/93 referido a los requisitos de las políticas, programas y sistemas de gestión en relación al ambiente, más conocido como el “Reglamento EMAS” (en castellano sus siglas significan “Sistema Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría”). Distintos países de la comunidad fueron elaborando normas individuales pero que perseguían el mismo objetivo: proteger la vida en el planeta. El EMAS fue originalmente previsto para ser aplicado sólo al sector industrial, pero debido a su gran eficacia adquirida, se amplió el alcance del sistema a todo tipo de organizaciones sin referirse a ningún sector en concreto, que se propongan mejorar su rendimiento ambiental. En el mes de Septiembre de 1.996 se publicaron las normas ISO 14.001 y 14.004 (Directrices generales sobre principios, sistemas y técnicas de apoyo para sistemas de gestión ambiental), comprometiéndose los países asociados a adoptarlas como normas nacionales en reemplazo de las que hubiera anteriormente, por lo que ahora los países de la Unión Europea se encuentran con dos reglamentaciones: ISO y EMAS. La EMAS aplica sólo al sector industrial mientras que la norma ISO es más amplia, a la vez que ensambla perfectamente con la norma ISO 9.000 (Gestión de la Calidad) y OHSAS 18.000 (Gestión de la Salud y Seguridad Ocupacional).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 8 Actualmente la Norma cuenta con varias actualizaciones de sus textos, siendo la última la del año 2.004, con la que se trabajó en la presente tesina. La norma OHSAS 18.001 fue creada por el “OHSAS Project Group”, un grupo de equipos líderes mundiales de normalización, equipos de certificación y consultores especialistas, entre los que se encuentran: British Standards Institution, National Standars Authority of Ireland, Standards Australia, South African Bureau of Standards, Bureau Veritas Quality International (Francia), Det Norske Veritas (Noruega), Lloyds Register Quality Assurance (USA), SFS Certification, SGS Yarsley International Certification Services, Asociación Española de Normalización y Certificación, International Safety Management Organization Ltd., Standards and Industry Research Institute of Malaysia-Quality Assurance Services, International Certificaction Services. El OHSAS Project Group tendrá a su cargo la elaboración y revisión de documentos internacionales en el área de Seguridad y Salud Ocupacional, hasta tanto la Organización Internacional de Normalización (ISO) decida encarar la elaboración de Normas Internacionales sobre Gestión de la Seguridad y la Salud Ocupacional. La historia de la norma se remonta al año 1.996, en el cual AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) publica las normas UNE 81900:1996 EX. Las normas de la familia UNE 81900 describen los elementos que debería componer un sistema de gestión para la prevención de riesgos laborales. Surgieron con carácter experimental por un período de tres años, por lo cual AENOR escogió a varias organizaciones de los sectores químico, construcción y metal-mecánico para comprobar su acogida. En el mismo año, el BSI (Instituto Británico de Normas), lanza la Guía BS 8800:1996 como una recopilación de recomendaciones o directrices respecto a la gestión de la seguridad y salud. La guía incluye 6 anexos referidas a los aspectos de “enlaces con la Norma ISO 9.001:2004”, “la organización”, “la planificación e implementación”, “la evaluación de riesgos” y “la medición del desempeño”. La especificación OHSAS 18.001, que es la certificable dentro de la serie, fue publicada en el año 1.999 por el BSI. En el año 2.000 se publica OHSAS 18.002, referida a las directrices para la implementación de OHSAS 18.001 y en el año 2.001 la OIT (Organización Internacional del Trabajo) publica las directrices relativas a los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo “ILO-OSH”. Cuatro años después, en el 2.005, se publica el documento ANSI/AIHA Z10, un documento sobre gestión del riesgo en la Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos. Finalmente, en el año 2.006 el OHSAS Project Group, evalúa la primera edición de ISO 18.001 para ser modificada, aprobándose su segunda edición en el año 2.007. Con esta última versión se trabajó en la presente tesina.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 9 2.3. Situación en Argentina: Instituto Argentino de Racionalización de Materiales (IRAM) En Argentina funciona el IRAM, “Instituto Argentino de Normalización y Certificación” (originalmente llamado “Instituto Argentino de Racionalización de Materiales”); es el instituto encargado de la normalización y certificación en Argentina. Se trata de una asociación civil sin fines de lucro cuyos orígenes se remontan al 2 de mayo de 1.935 (previo a ISO) y fue el primer organismo de normalización en América Latina. En el campo de la normalización, IRAM es el único representante argentino ante las organizaciones regionales de normalización AMN – Asociación MERCOSUR de Normalización y COPANT – Comisión Panamericana de Normas Técnicas, y ante las organizaciones internacionales ISO e IEC – International Electrontechnical Comission – en este caso en conjunto con AEA – Asociación Electrotécnica Argentina -. IRAM lidera los comités técnicos nacionales que analizan los documentos de normalización en estudio, canaliza las propuestas nacionales, fija la posición de Argentina ante estos organismos y está presente en la conducción de varios de los comités técnicos internacionales. En el campo de la certificación, representa a la Argentina ante las redes: IQNET – The International Certification Network – e IECEE - Worldwide Systems for Conformity Testing and Certification of Electrotechnical Equipment and Components -. La actividad de IRAM en estos organismos excede lo técnico ya que participa de las instancias políticas de decisión de la mayoría de las organizaciones nombradas. 2.4. Introducción a los Sistemas de Gestión Ambiental (SGA) Tal como lo establece el texto de la ISO 14.001, las Normas Internacionales que tratan sobre gestión ambiental, tienen como finalidad proporcionar a las organizaciones los elementos de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) eficaz que puedan ser integrados con otros requisitos de gestión y ayudar a las organizaciones a lograr metas ambientales y económicas. Se crearon para apoyar la protección ambiental y la prevención de la contaminación en equilibrio con las necesidades socioeconómicas, teniendo en cuenta el marco legal ambiental en el que se desenvuelve la organización. Estas normas, al igual que otras Normas Internacionales, no tienen como fin ser usadas para crear barreras comerciales o arancelarias, o para incrementar o cambiar las obligaciones legales de una organización; simplemente son una muy buena ayuda teórica para que la organización (cualquiera sea, independiente de su tamaño, ubicación geográfica o carácter público o privado), pueda con éxito formular, planificar, implementar, mejorar y monitorear su Sistema de Gestión Ambiental, acorde a una política y objetivos ambientales y otros requisitos necesarios. De esta forma, la organización será capaz de reconocer todos aquellos aspectos ambientales que provoquen algún tipo de impacto sobre el ambiente, tanto interno como externo a la misma. Además será capaz de controlar aquellos impactos que fueran negativos y maximizar los impactos positivos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 10 El éxito del sistema depende del compromiso de todos los niveles y funciones, especialmente de la alta dirección (ejemplo: la gerencia de una empresa, el director de una compañía, el nivel de autoridad más alto en una escuela, la dirección o gerencia de un hospital, etc.). Permite establecer y evaluar la eficacia de los procedimientos para desarrollar una política y unos objetivos ambientales, lograr conformidad con ellos y demostrar tal conformidad a terceros. Si bien la ISO 14.001 es una sola y establece iguales reglas de juego para cualquier tamaño de organización y país de ubicación, la forma en que se la interpreta y se la aplica en cada una es diferente, ya que se desarrolla sobre la base de objetivos y metas que se fijan en cada lugar, teniendo en cuenta que su implementación tiene que ser coherente con los requerimientos y disposiciones legales ambientales que rijan en cada jurisdicción. Además, para que el SGA tenga éxito continuo, la organización debe hacer una revisión periódica del sistema para chequear su validez y mejora continua, necesarias para demostrar la responsabilidad ambiental asumida en la misma organización y con la comunidad en la que está inserta. Esta Norma no incluye requisitos específicos para otros sistemas de gestión, tales como los referidos a gestión de la calidad, seguridad y salud ocupacional, gestión financiera o gestión de riesgos, pero sus elementos pueden ponerse en línea con los de otros sistemas de gestión. Existen los sistemas de gestión implementados para el desempeño ambiental en forma independiente, o bien los sistemas integrados en donde se combina la gestión ambiental con la gestión de la calidad, o la gestión ambiental con la gestión de la salud y seguridad ocupacional. Previo a continuar describiendo en qué consiste un SGA, es necesario definir algunos conceptos importantes con los que la Norma se maneja, para poder interpretarla de mejor manera. Dichas definiciones son proporcionadas en el mismo texto de la Norma. Desempeño ambiental: Resultados medibles de la gestión que hace una organización de sus aspectos ambientales. En el contexto de los sistemas de gestión ambiental, los resultados se pueden medir respecto a la política ambiental, los objetivos ambientales y las metas ambientales de la organización y otros requisitos de desempeño ambiental. Política ambiental: Intenciones y dirección generales de una organización relacionadas con su desempeño ambiental, como las ha expresado formalmente la alta dirección. La política ambiental proporciona una estructura para la acción y para el establecimiento de los objetivos ambientales y las metas ambientales. Objetivo ambiental: Fin ambiental de carácter general coherente con la política ambiental que una organización se establece.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 11 Meta ambiental: Requisito de desempeño detallado aplicable a la organización o a partes de ella, que tiene su origen en los objetivos ambientales y que es necesario establecer y cumplir para alcanzar dichos objetivos. Aspecto ambiental: Elemento de las actividades, productos o servicios de una organización que puede interactuar con el medio ambiente. Un aspecto ambiental significativo tiene o puede tener un impacto ambiental significativo. Impacto ambiental: Cualquier cambio en el medio ambiente, ya sea adverso o beneficioso, como resultado total o parcial de los aspectos ambientales de una organización. Sistema de Gestión Ambiental (SGA): Parte del sistema de gestión de una organización empleada para desarrollar e implementar su política ambiental y gestionar sus aspectos ambientales. Mejora continua: Proceso recurrente de optimización del sistema de gestión ambiental para lograr mejoras en el desempeño ambiental global de forma coherente con la política ambiental de la organización. Organización: Compañía, corporación, firma, empresa, autoridad o institución, o parte o combinación de ellas, sean o no sociedades, pública o privada, que tiene sus propias funciones y administración. Para organizaciones con más de una unidad operativa, una unidad operativa por sí sola puede definirse como una organización. Prevención de la contaminación: Uso de procesos, prácticas, técnicas, materiales, productos o energía, para evitar, reducir o controlar la generación, emisión o descarga de cualquier tipo de contaminante o residuo, con el fin de reducir los impactos ambientales (puede incluir reducción o eliminación en la fuente, cambios de procesos, productos o servicio, uso eficiente de recursos, sustitución de materiales o energía, reutilización, reciclaje, recuperación, aprovechamiento y tratamiento.) 2.5. Introducción a los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud Ocupacional (SGSySO) Las Normas OHSAS, entre las que se incluyen la 18.001 y la 18.002 (Guía para la implementación de la Norma OHSAS 18.001), han sido desarrolladas en respuesta a la demanda de los clientes por una norma que se ocupe de un sistema de gestión de seguridad y salud ocupacional.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 12 OHSAS 18.001 ha sido elaborada para ser compatible con las normas de gestión ISO 9.001:2000 (Calidad) e ISO 14.001:2004, con el propósito de facilitar la integración de los sistemas de gestión de la calidad, ambiental y de la seguridad y salud ocupacional, en las organizaciones que lo deseen hacer. Citando el texto de la Norma en su bloque “Introducción”, las organizaciones de todo tipo están cada vez más interesadas en alcanzar y demostrar un sólido desempeño en seguridad y salud ocupacional (SySO) mediante el control de los riesgos en SySO, acorde con su política y objetivos; dentro de un contexto legal cada vez más exigente, en equilibrio con las necesidades socioeconómicas y otras medidas para fomentar buenas prácticas en materia de SySO. En forma análoga a la ISO 14.001, la OHSAS 18.001 tiene como finalidad proporcionar a las organizaciones los elementos de un sistema de gestión de SySO eficaz que puedan ser integrados con otros requisitos de gestión, de tal manera que la organización pueda desarrollar e implementar una política y unos objetivos que tengan en cuenta los requisitos legales y la información sobre los riesgos en SySO. Es su intención que sea aplicable a todos los tipos y tamaños de organizaciones y para ajustarse a diversas condiciones geográficas, culturales y sociales. Así también como lo establece la ISO 14.001, esta Norma afirma que el éxito del sistema depende del compromiso de todos los niveles y funciones de la organización y especialmente de la alta dirección. Esta Norma OHSAS no incluye requisitos específicos para otros sistemas de gestión, tales como los relativos a gestión de calidad, gestión ambiental o gestión financiera, aunque sus elementos pueden alinearse o integrarse con los de otros sistemas de gestión. Es posible que una organización que cuente con sistemas de gestión SySO implementados, los adapte para establecer un SGA que sea acorde con los requisitos de la Norma OHSAS. Para poder entender mejor lo que la Norma establece, es necesario definir algunos conceptos importantes con los que la misma se maneja. Dichas definiciones son proporcionadas en el mismo texto de la Norma. Salud y Seguridad Ocupacional (SySO): Condiciones y factores que afectan, o pueden afectar, la salud y seguridad de los empleados u otros trabajadores (incluyendo empleados temporarios y personal contratado), visitas o cualquier otra persona en el sitio de trabajo. Sistema de gestión de SySO: Parte del sistema de gestión de una organización usado para desarrollar e implementar su política de SySO y gestionar sus riesgos de SySO. Política de SySO: Intenciones y dirección generales de una organización en relación con su desempeño en SySO, formalmente expresados por la alta dirección. Provee un marco para la acción y para el establecimiento de objetivos de SySO.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 13 Objetivo de SySO: Propósitos o fines de SySO, en términos de desempeño de SySO, que una organización establece para cumplir. Los objetivos deben ser consistentes con la política de SySO y deberían cuantificarse cuando sea posible1 . Desempeño de SySO: Resultados medibles de una organización con referencia a la gestión de sus riesgos de SySO. La medición del desempeño de SySO incluye la medición de la eficacia de los controles de la organización. En el contexto de sistemas de gestión de SySO, los resultados también pueden ser medidos con referencia a la política de SySO, los objetivos de SySO y otros requisitos del desempeño de la organización. Organización: Compañía, operación, firma, empresa, autoridad o institución, o parte o combinación de ellas, constituida legalmente o no, pública o privada, que tiene sus propias funciones y administración. Para organizaciones con más de una unidad operativa, una unidad operativa por sí sola puede definirse como una organización. Peligro: Fuente, situación o acto con potencial de daño en términos de lesión o enfermedad, o una combinación de éstos. Riesgo: Combinación de probabilidad de ocurrencia de un evento peligroso o exposición peligrosa, y la severidad de la lesión o enfermedad que puede ser causada por el evento o la exposición. Identificación de peligros: Proceso mediante el cual se reconoce que existe un peligro y se definen sus características. Riesgo aceptable: Riesgo que ha sido reducido a un nivel que la organización puede tolerar, teniendo en cuenta sus obligaciones legales y su propia política de SySO. Mejora continua: Actividad recurrente para mejorar el sistema de gestión de SySO, con el fin de lograr mejoras en el desempeño global de SySO consistente con la política de SySO de la organización. Tanto la Norma ISO 14.001 como la OHSAS 18.001, se implementan en cualquier organización siguiendo una metodología específica, llamada CICLO DEMMING o CICLO PHVA o en inglés CICLO 1 La Norma OHSAS 18.001 no define “meta de SySO”, por lo que se induce que un objetivo cuantificable corresponde a una meta de SySO. 2 De Wikipedia, la enciclopedia libre. 3 De Wikipedia, la enciclopedia libre.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 14 PDCA (Plan, Do, Check, Act). Es un ciclo constante e iterativo que permite que una organización desarrolle e implemente su política ambiental y de seguridad y salud ocupacional, con base en el liderazgo y el compromiso de la alta dirección con el SGA). Básicamente consiste en las siguientes etapas: - Planificar: Establecer los objetivos y procesos necesarios para conseguir resultados de acuerdo con la política ambiental y de SySO. La organización en esta etapa puede identificar sus aspectos ambientales y los impactos ambientales asociados, sus peligros y riesgos de SySO, identificar y hacer seguimiento de los requisitos legales y otros requisitos que la organización suscriba, establecer criterios internos de desempeño cuando sea apropiado; establecer objetivos y metas ambientales y de SySO y formular programas para lograrlos, desarrollando y usando indicadores de desempeño. - Hacer: Implementar y operar el sistema de gestión ambiental y de SySO, mediante la creación de estructuras de gestión, asignación de funciones y responsabilidades con suficiente autoridad; el suministro de recursos adecuados; la formación del personal (asegurar la toma de conciencia y competencia); el establecimiento de procesos para comunicación interna y externa; el desarrollo y mantenimiento de la documentación; el establecimiento y la implementación de controles a los documentos; el establecimiento y mantenimiento de los controles operacionales y la preparación y capacidad de respuesta ante emergencias. - Verificar: Realizar el seguimiento y la medición de los procesos respecto a la política ambiental y de SySO, los objetivos, las metas y los requisitos legales u otros requisitos, e informar sobre los resultados. Es decir, evaluar los procesos del sistema de gestión ambiental y de SySO, mediante un seguimiento y medición continuos; la evaluación el estado de cumplimiento; la identificación de las no conformidades y la toma de acciones correctivas y preventivas; la gestión de registros y la realización periódica de auditorías internas. - Actuar: Tomar acciones para mejorar continuamente el desempeño del Sistema de Gestión Ambiental y de SySO. Se deben hacer revisiones por la dirección de su SGA y SGSySO a intervalos apropiados e identificar áreas de mejora. En forma gráfica, el ciclo para ambas normas es el que se muestra a continuación, con la diferencia que la política que impulsa todas las etapas en ISO 14.001 es ambiental, mientras que en OHSAS 18.001 es de seguridad y salud ocupacional (no quitando la posibilidad de que puedan estar integradas en el mismo sistema de gestión):
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 15 Figura 1: Modelo conceptual del Sistema de Gestión Ambiental, PHVA. En el punto 2.10. y el capítulo III, se profundizó sobre la parte de PLANIFICAR del Ciclo PHVA, ya que se trata de la etapa que se elaboró para diseñar el SGA y el SGSySO en el manejo de Residuos Hospitalarios del Hospital Joaquín Corbalán. 2.6. Ventajas que resultan de la implementación y mantenimiento de ambos sistemas Elaborar, implementar, mantener y mejorar cualquier forma de sistema de gestión estructurado, disciplinado y bien documentado, tiene sus ventajas. A continuación, se exponen las más comunes que reporta un SGA y un SGSySO:  La principal ventaja de tener un SGA es que siempre la organización está preparada para una inspección y auditoría, tanto desde entidades reguladoras como desde el mismo personal que la conforma; analizando un aspecto en particular como puede ser el vertido de efluentes a la red de cloacas, o algo más generalizado como el funcionamiento del SGA en su conjunto y su adecuación a la legislación vigente. El hecho de estar preparado para una inspección, brinda además la ventaja de estar en contacto y realizar un “feedback” con todo el personal y usuarios de la organización.  Conformidad con las exigencias de los usuarios, afectados indirectos y requerimientos legales: es muy ventajoso cumplir con estas exigencias, no sólo las relacionadas a la calidad demandada para el servicio que se presta o el producto que se ofrece, sino también para cumplir con las exigencias medioambientales, que pueden surgir de los mismos usuarios, como también de la legislación, los entes reguladores, de la comunidad en general, e inclusive de la misma organización.  La imagen de la organización se ve más favorecida: una institución que cuente con un Sistema de Gestión Ambiental, tendrá una ventaja comercial, competitiva y dará mucha más confianza a los usuarios y a la comunidad, no sólo comprobable a través de la prestación del
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 16 servicio, sino también por toda la documentación probatoria que se lleve con el SGA y que sea información de acceso público.  Mejor utilización de los recursos e insumos, mejor control de impactos ambientales, reducción de residuos: un buen SGA también servirá como sistema de conservación, específicamente la conservación de los recursos e insumos, como los productos que se utilizan, las personas que se emplean, el dinero necesario para funcionar, el tiempo destinado a la prestación de servicios; la utilización de energía, agua, o el entorno físico de la institución, la reducción o reemplazo de sustancias tóxicas, la disminución de la cantidad de residuos generados, etc. Como dos piezas de un rompecabezas que encajan perfectamente, una eficiente utilización de recursos traerá siempre aparejada una disminución de costos y una maximización de ganancias, al mismo tiempo de que los costos relacionados al cumplimiento de las regulaciones medioambientales, disminuyen.  Mejor comunicación entre los niveles del organigrama de la institución: un SGA cuenta con políticas, procedimientos, instrucciones de trabajo, objetivos y metas desarrollados por escrito, y que se espera que cada persona, departamento y área consigan. Cuando el sistema está correctamente documentado, las personas pueden referirse fácilmente a las instrucciones y a otras directrices, traduciéndose en una mejor comunicación entre la dirección, las distintas jefaturas de servicios y las personas que trabajan en cada jefatura o área. De nada sirve que se implemente por ejemplo, una técnica nueva de tratamiento interno de residuos, si no todas las personas involucradas en el manejo de los mismos conoce el procedimiento que se quiere aplicar y no hay comunicación interna. La interconexión entre los niveles organizativos también servirá para intercambiar recomendaciones, evacuar dudas, aceptar sugerencias y otras cuestiones que difícilmente salgan a la luz sin un sistema de ida y vuelta entre todos los que componen la organización. Las situaciones que requieren solución de problemáticas, se pueden solucionar mucho más rápido cuando la comunicación es fluida y está bien instalada en la institución; de igual manera se aprovechan en mayor medida las recomendaciones que surjan para mejorar algún procedimiento, arreglar desperfectos, implementar nuevos cambios, o simplemente, ayudar al contacto entre personas, desde los niveles más altos a los niveles inferiores.  Calidad superior: siempre hay oportunidades de mejorar la calidad de prestación de los servicios, la calidad de elaboración de productos, la calidad en el resguardo y registro de la información, entre otros. En el caso de un establecimiento de salud, se podrá aumentar la calidad en el manejo de los productos que se adquieren para la atención médica, la calidad del servicio que se presta o el servicio derivado de la atención médica, como puede ser el almacenamiento y transporte interno de residuos. Por ejemplo, separar en diferentes categorías y bolsas identificatorias los residuos sólidos resultantes de todas las áreas operativas del hospital, realizar la recogida y transporte en lo posible en horarios no críticos y en contenedores apropiados, cerrados y con los elementos de seguridad necesarios para la protección del personal.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 17  Facilita el trabajo de cada director o las autoridades máximas dentro de la organización: uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los niveles máximos es la constante necesidad de “luchar en frentes”. Se espera que las “cabezas” cumplan con varias tareas al mismo tiempo, que formen y preparen a la gente que tengan a su cargo, planifiquen y organice actividades, mejoren los niveles de calidad, etc. Si a todo esto se le suma la responsabilidad de ser consciente de los temas ambientales, se corre el riesgo de desbordar la capacidad intelectual y física de las personas. Un SGA bien desarrollado formará parte de un sistema de gestión general bien redactado. Las metas y objetivos junto con los procedimientos e instrucciones de trabajo por escrito, estarán a disposición de todo el mundo. Ello permitirá que los directores o gerentes puedan planificar, coordinar, controlar y mejorar constantemente varios procesos al mismo tiempo. Es posible porque se puede combinar cuestiones relativas al ambiente, a la salud, a la seguridad, a la formación; de igual manera dentro de cada procedimiento. Al ocuparse de todas las cuestiones mediante el desarrollo de procedimientos e instrucciones de trabajo por escrito, podrán formar a su equipo mucho más rápido y podrán conceder mayor autoridad para tomar decisiones independientemente.  Aumenta la confianza en los gestores de la empresa: las decisiones de un SGA tienen que ser tomadas basándose en hechos, además de operar bajo determinadas condiciones controladas. Un equipo directivo planifica dichas condiciones y posteriormente las implementa. Como el equipo directivo debe establecer este sistema y posteriormente coordinar su difusión a todos los empleados, los directivos ganan en confianza por parte del resto de los trabajadores. Esta confianza procede de la comprensión de los objetivos que está promoviendo la institución.  Organización y satisfacción personal: actualmente, las personas son cada vez más conscientes de las problemáticas ambientales y tienen instalado un interés por solucionarlas. Por lo tanto, formar parte activa de un SGA bien planificado y desarrollado conduce a niveles superiores de satisfacción personal. Como se responsabiliza a la gente de la preservación del ambiente, la organización también alcanza niveles superiores de satisfacción.  Consistencia de las relaciones con los servicios externos contratados: en la situación de establecimientos de salud, generalmente lo que sucede es que el tratamiento y disposición final de residuos peligrosos esté a cargo de una empresa externa. En estos casos, es fundamental que las condiciones de operación y relación con las instituciones sean consistentes, claras y a la vez flexibles.  Seguros, permisos y otras autorizaciones: si el SGA está bien documentado, la institución podrá justificar y demostrar sus objetivos y políticas medioambientales actuales a los representantes y jefes de gobierno, agilizando la obtención de seguros, permisos y otras autorizaciones.  Transferencia de tecnología, métodos y experiencia: a través de un SGA, la organización podrá desarrollar tecnologías, procedimientos de operación, eficiencia en el uso de recursos y otros aspectos que pueden ser tomados como ejemplo para ser usados por otras
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 18 instituciones en la búsqueda de la conformidad ambiental. Por lo tanto, se estará desarrollando un “paquete” transferible para beneficiar a otras organizaciones; debido a que, el esqueleto en donde se apoyan todas las cuestiones referidas a un SGA debería ser totalmente aplicable a otras instituciones, ajustándose a las diferentes variables que se presenten en cada caso.  Acceso a fuentes crediticias: una organización que demuestre un sólido SGA implementado, tendrá mayores posibilidades de acceder a ayudas económicas de entidades bancarias o bien de instituciones estatales o privadas de las cuales depende directamente.  Compatibilización con otros sistemas de gestión: los requisitos de un SGA pueden complementarse y ser ampliamente compatibles con los requisitos de otros sistemas de gestión, como por ejemplo los de gestión de calidad y salud y seguridad ocupacional.  Niveles de seguridad superiores: aumentar y mejorar el desempeño de salud y seguridad dentro de la institución es uno de los principales objetivos que persiguen los SGSySO. Los procedimientos adecuados para manipular y tratar sustancias químicas peligrosas son un ejemplo en donde se aplican las cuestiones de seguridad y además de medio ambiente.  Proporciona herramientas para disminuir los incidentes laborales, y como consecuencia de esto, reducir los gastos que éstos ocasionan.  Evita las sanciones o paralizaciones de la actividad, causadas por el incumplimiento de la legislación en materia de prevención de riesgos laborales (muchas veces desconocida por los empresarios o directivos).  Reduce los accidentes, costos, ausencias y/o reclamos: existen por lo tanto, razones económicas bien fundadas para reducir los accidentes y enfermedades ocupacionales afines con el trabajo, como así también razones éticas y legales. Además de reducir costos, la gestión efectiva de Seguridad y Salud Ocupacional promueve la eficiencia de los negocios.  Aporta una mejora continua en la gestión, mediante la integración de la prevención en todos los niveles jerárquicos y organizativos, y la utilización de metodologías, herramientas y actividades de mejora.  Refuerza la motivación de los trabajadores, a través de la creación de un lugar y un ambiente de trabajo más ordenado, más propicio y más seguro. También influye en su participación en los temas relacionados con la prevención, mediante el fomento de la cultura preventiva.  Proporciona una potenciación de la imagen de la empresa de cara a los clientes, la sociedad y la administración, demostrando el compromiso de la organización (establecido por la Gerencia) con la seguridad y salud de los trabajadores, en los casos en que la organización opte por la certificación de su sistema.  Permite obtener reducciones en las primas de algunos seguros relacionados, como por ejemplo, los seguros contra incendios.  Al momento de realizar auditorías internas y externas, si es que se posee un sistema de gestión integrado, se aprovecha la misma auditoría para revisar los puntos de todas las
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 19 temáticas que se integran, provocando un uso eficiente del tiempo, recursos humanos y costos. 2.7. Establecimientos de Salud En la provincia de Salta, rige desde el Ministerio de Salud Pública, la Resolución N° 1.979/96, que trata sobre el Programa de Habilitación, Acreditación y Categorización de Establecimientos Asistenciales para el Desarrollo de la Calidad en Servicios de Salud. A continuación, se citan las partes que se consideran más importantes en relación a la tesina: 2.7.1. Definición Se entiende por Establecimiento de Salud o Establecimiento Asistencial al destinado a la realización de acciones de promoción, protección, recuperación y/o rehabilitación de la Salud; albergue y amparo social de personas, para el cuidado y/o recreación de las mismas. 2.7.2. Funciones Todo establecimiento, de acuerdo a sus características deberá:  Prevenir y preservar la seguridad de los pacientes, visitantes y personal, debiendo cumplir con la legislación vigente en los aspectos que le fueren aplicables.  Contar con un Director Médico Titular y Suplente, con Título de Especialista reconocidos por el Colegio de Médicos de la Provincia de Salta (a excepción de consultorio, policlínicos odontológicos, laboratorios de análisis bioquímicos), quienes son los responsables ante las autoridades sanitarias por el cumplimiento de las Leyes, Decretos, Resoluciones, etc. vigentes en la materia. Los establecimientos de Atención Ambulatoria, que no brinden Asistencia Médica, deben poseer un Director Responsable habilitado por el Colegio Profesional correspondiente a la actividad profesional que desempeñen.  Los responsables deberán asegurar el buen mantenimiento de equipamiento, aparatología e instrumental, como así también garantizar las condiciones de limpieza, aseo, confort y conservación de todas las dependencias.  Denunciar por escrito ante las autoridades de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública todo hecho confirmado o sospechoso de enfermedad de carácter infectocontagioso. 2.7.3. Habilitación Es un procedimiento que desarrolla el Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Salta, verificando las condiciones mínimas estructurales y funcionales que deben poseer los establecimientos asistenciales y los distintos servicios que lo integran, para su funcionamiento.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 20 Esta habilitación será obligatoria para todo tipo de Establecimientos Asistenciales y/o Servicio/s de Salud, previo a la puesta en funcionamiento, y será otorgada con carácter temporario y renovada periódicamente siempre y cuando se hayan satisfechos los requerimientos mínimos exigibles. El Ministerio de Salud Pública como único organismo competente, otorgará las habilitaciones sanitarias y ejercerá, a través de su dependencia específica PRO.FI.C.C.S.SA (Programa de Fiscalización y Control de Calidad de los Servicios de Salud) conjuntamente con el Colegio de Médicos de la Provincia de Salta, de manera periódica la fiscalización sobre la estructura edilicia, equipamientos, aparatología, recursos humanos y normas de funcionamiento de los establecimientos en todo el territorio de la Provincia de Salta. La habilitación sanitaria de los establecimientos, su ampliación, modificación o cambios de categoría; o cambio de propiedad, de edificios, o instalaciones o la incorporación de nuevos servicios; será aprobada por PRO.FI.C.C.SA. conjuntamente con el Colegio de Médicos de la Provincia de Salta, cuando reúnan las condiciones que establece la reglamentación. Entre los requisitos a cumplir que exige la Resolución, se especifica que todo edificio donde funcione un establecimiento Asistencial Sanitario, deberá cumplir con:  Código de Edificación Municipal del lugar de emplazamiento.  Reglamentaciones de: AGAS, Obras Sanitarias, Dirección de Energía de Salta, Gas del Estado, Telecomunicaciones – Telecom (actualizado a las empresas y organismos existentes en la actualidad).  Reglamentación antisísmica nacional y local.  Reglamentación de Medio Ambiente (agua, bromatología, radiofísica).  Seguridad y Protección contra incendios (División de Bomberos de la Policía Provincial) y otros siniestros.  Reglamento interno de funciones. Las inspecciones de habilitación, son efectuadas por PRO.FI.C.C.S.SA y el Colegio de Médicos de la Provincia de Salta. Todo establecimiento asistencial y/o Servicio habilitado, debe tener expuesto en lugar visible, en el ingreso al establecimiento, la Resolución Ministerial de Habilitación, actualizada. 2.7.4. Acreditación Se define como Acreditación al procedimiento de evaluación de los recursos institucionales, de carácter obligatorio y periódico, que tienden a garantizar la calidad de la atención a través de estándares previamente establecidos. El estándar es la expresión medible de una exigencia o requisito.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 21 2.7.5. Categorización Es la clasificación de los Servicios Asistenciales que permite definir categorías, concentrando actividades, clasificando las prestaciones de acuerdo con la viabilidad de su realización según tipo de establecimiento. El agrupamiento proyectado tiene en cuenta el tipo de medicina a desarrollar traducida en una concentración de recursos desde lo más simple y general a los más complejos o intensivos. Este procedimiento es de carácter voluntario. Según la Resolución, los Establecimientos de Salud o Asistenciales se clasifican en: A. Ambulatorios (sin internación), que a su vez se clasifican en consultorios, establecimientos de diagnóstico y tratamiento de baja y mediana complejidad, salas de primeros auxilios o puestos de salud, servicio de atención médica de emergencia (móvil), hogar de día, centro asistencial de día y servicios de enfermería. B. Con Internación, que a su vez se clasifican en: polivalentes (varias especialidades) con internación y prestación quirúrgica (se dividen en 4 niveles, según criterios de complejidad y riesgo) y monovalentes (una sola especialidad) con internación (que a su vez se dividen en monovalentes con prestación quirúrgica y sin prestación quirúrgica). 2.8. Residuos de Establecimientos de Salud (RES) 2.8.1. Definición de conceptos relevantes relacionados a los RES Por orden alfabético, se expone a continuación una serie de definiciones de conceptos relacionados a residuos hospitalarios que ayudarán a entender con mayor claridad la clasificación de los mismos en el punto 2.8.3. y los conceptos de la fracción peligrosa de los residuos hospitalarios del punto 2.8.2. Agentes quimioterápicos Son fármacos que se emplean en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Estas enfermedades las producen ciertas especies de metazoos, protozoos, hongos, bacterias, ricketsias y virus. El término quimioterapia literalmente significa “terapia química” o “tratamiento químico”. Una definición más completa es “el empleo de fármacos que dañan al organismo invasor sin causar daño en el huésped”. Los agentes quimioterápicos tienen toxicidad selectiva y son tan peligrosos como sea posible para el organismo invasor, pero inocuos para el huésped. Bioseguridad hospitalaria La bioseguridad es la aplicación de conocimientos, actitudes, prácticas, técnicas y equipamientos para prevenir a personas y al medio ambiente de la exposición a agentes potencialmente infecciosos o considerados de riesgo biológico.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 22 La bioseguridad hospitalaria2 a través de medidas científicas organizativas, define las condiciones de contención bajos las cuales los agentes infecciosos deben ser manipulados con el objetivo de confinar el riesgo biológico y reducir la exposición potencial de personal de laboratorio y/o áreas hospitalarias críticas, personal de áreas no críticas, pacientes y público general y medio ambiente, de potenciales agentes infecciosos. Los principios de la bioseguridad se pueden resumir en: a. Precauciones universales: son medidas para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades infectocontagiosas relacionadas con el trabajo del equipo de salud. Estas precauciones deben ser agregadas a las Técnicas de Barrera apropiadas para disminuir la probabilidad de exposición a sangre, otros líquidos corporales o tejidos que pueden contener microorganismos patógenos transmitidos por la sangre. Son bidireccionales ya que brindan protección al personal sanitario y auxiliar y a los pacientes. Reducen y eliminan los riesgos de colonización con microorganismos provenientes de fuentes conocidas o desconocidas. Un ejemplo de este tipo de precauciones es el lavado de manos del personal médico y la correcta segregación de residuos. b. Técnica de barreras: Comprende el concepto de evitar la exposición directa a sangre y a otros fluidos orgánicos potencialmente contaminantes, mediante la utilización de materiales adecuados que se interpongan al contacto de los mismos. Estos materiales pueden ser gorros, anteojos de seguridad, barbijos, guantes, blusones, delantales y botas, con el objeto de impedir la contaminación con microorganismos eliminados por los enfermos, y en otros casos que microorganismos del personal sanitario sean transmitidos a los pacientes. c. Procedimientos de baja complejidad: técnicas o prácticas tanto diagnósticas como terapéuticas que se realizan en la atención básica del paciente por parte de enfermeros auxiliares, técnicos, instrumentistas, médicos u otros profesionales de la salud. Enfermedad La enfermedad es un proceso y el estatus consecuente de afección de un ser vivo, caracterizado por una alteración de su estado ontológico de salud. El estado o proceso de enfermedad puede ser provocado por diversos factores, tanto intrínsecos como extrínsecos al organismo enfermo: estos factores se denominan noxas (del griego nósos: «enfermedad», «afección de la salud»). Una noxa es todo factor capaz de provocar una enfermedad, sea por exceso, carencia o defecto dentro del organismo3 . Una enfermedad sobreviene cuando no se logra vencer la influencia de las noxas. Si alguno de los tres aspectos (físico, mental y social) que gobiernan la salud sufre un desequilibrio provoca un condicionamiento sobre el resto, ocasionando una enfermedad. 2 De Wikipedia, la enciclopedia libre. 3 De Wikipedia, la enciclopedia libre.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 23 La salud y la enfermedad son parte integral de la vida, del proceso biológico y de las interacciones medioambientales y sociales. Generalmente, se entiende a la enfermedad como una entidad opuesta a la salud, cuyo efecto negativo es consecuencia de una alteración o desarmonización de un sistema a cualquier nivel. Infección Es la presencia en el organismo humano o animal de gérmenes patógenos (bacterias, virus, hongos, etc.) con o sin aparición de manifestación clínica. Según la procedencia del germen, la infección puede ser exógena (fuera) y endógena (dentro). La presencia de agentes patógenos vivos sobre la superficie exterior del cuerpo o sobre vestimentas o sobre artículos sucios, no constituye en sí una infección, pero sí representan una contaminación de tales superficies o artículos. Infección Intrahospitalaria (IIH) Se define a las Infecciones Intrahospitalarias como aquellos procesos infecciosos que ocurren durante la hospitalización de un paciente (48-72 horas post-ingreso) o después del egreso, que no se encontraban presentes ni en incubación en el momento de la admisión, cualquiera sea la causa que motivó la hospitalización. Ese período incluye 30 días en caso de cirugía limpia, o hasta un año en caso de prótesis valvular u ortopédica siempre y cuando el agente causal sea compatible. Los factores de riesgo de IIH están relacionados al huésped, al ambiente físico y a la atención hospitalaria. Respecto al huésped, es decir, el paciente, los factores son importantes, pero difícilmente modificables y tienen que ver con condiciones como la edad, género, el estado nutricional, el estado inmune, nivel socioeconómico, peso al nacer, estilo de vida, etc. Respecto al ambiente, son importantes como fuentes potenciales de IIH: el aire, el agua, superficies (muros, suelos, cielos), los objetos (jabones, ropa, juguetes) y los desechos hospitalarios, entre otros. El ambiente tiene importancia en la medida que se ponga en contacto con la puerta de entrada de un hospedero susceptible y a diferencia de las condiciones del paciente, el ambiente puede y debe modificarse según las recomendaciones vigentes en cada caso. Es así, como por ejemplo en el caso del aire, existen recomendaciones claras de uso de aire filtrado en áreas de pabellones quirúrgicos, uso de campana de flujo laminar en preparación de soluciones estériles como nutrición parenteral, o drogas de quimioterapia y uso de presión negativa en caso de aislamientos respiratorios en el caso de manejar pacientes con tuberculosis pulmonar bacilífera. Respecto a la atención hospitalaria, es donde existe la mayor posibilidad de intervenir, dado que es de responsabilidad directa del personal de salud. Existen diversas medidas dependientes del tipo de infección, pero las comunes y más importantes tienen que ver con el lavado de manos y el uso de técnica aséptica cuando se requiere.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 24 Salud 4 Salud (del latín "salus, -ūtis") es el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades, según la definición de la Organización Mundial de la Salud realizada en su constitución de 1.946. También puede definirse como el nivel de eficacia funcional o metabólica de un organismo tanto a nivel micro (celular) como en el macro (social). El concepto salud abarca el estado biopsicosocial, los aspectos que un individuo desempeña. En 1.992 un investigador agregó a la definición de la OMS: "y en armonía con el medio ambiente", ampliando así el concepto. Patogenia La patogenia es el conjunto de mecanismos biológicos, físicos o químicos que llevan a la producción de una enfermedad. El estudio de la patogenia de las enfermedades y síndromes esclarece la forma en la que una causa (la etiología del proceso) lleva finalmente a producir una serie de signos y síntomas. Es un término muy similar al de fisiopatología, si bien este último hace referencia al funcionamiento del organismo (fisiología) en las condiciones de enfermedad. Patógeno Patógeno significa que produce enfermedad, tanto en especies vegetales como animales. En este sentido, la salud y la enfermedad tienen múltiples concepciones. Desde la biología, se denomina agente biológico patógeno o nekeneos (del griego pathos, enfermedad y genein, engendrar) a toda aquella entidad biológica capaz de producir enfermedad o daño en la biología de un huésped (humano, animal, vegetal, etc.) sensiblemente predispuesto. El mecanismo de la patogenicidad ha sido muy estudiado y tiene varios factores, algunos de los cuales son dependientes del agente patógeno y otros del huésped. En algunas circunstancias, una cepa definida como no patógena puede comportarse como patógeno oportunista por baja en las defensas del hospedero. El concepto de patógeno también se aplica a plásmidos, virus y viroides. Por otro lado, se ha definido como “no patógenos” las bacterias probióticas, que además de ser inocuas para el hospedero que las cobija, le aportan algún tipo de beneficio5 . Patología La patología, del griego estudio del sufrimiento o daño, es la parte de la medicina encargada del estudio de las enfermedades en su más amplio sentido, es decir, como procesos o estados anormales de causas conocidas o desconocidas. Investiga las características propias de cada entidad, sus componentes y el proceso que desarrollan, en relación con la evidencia morfo- fisiológica que se imprime en la biología del organismo enfermo. 4 De Wikipedia, la enciclopedia libre. 5 Manual de Normas de Bioseguridad. 2.008. Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. Gobierno de Chile.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 25 Sin embargo, es la Nosología la disciplina encargada de gobernar la definición y clasificación de las diversas enfermedades según una normativa basada en la caracterización e identificación de los componentes y funciones que definen cada entidad nosológica como algo único y discernible del resto. Así, son estudiadas en un contexto más amplio, comparativo, y sistemático, dentro de un esquema global de la patología. Las pruebas que mejor demuestran la existencia de una enfermedad se basan principalmente en el examen de una lesión en todos sus niveles estructurales, la evidencia de la presencia de un microorganismo (bacteria, parásito, hongo o virus) cuando se trata de una enfermedad infecciosa o la alteración de algún o algunos componentes del organismo (por ejemplo la glucosa en la diabetes mellitus, o la hemoglobina, en la anemia). 2.8.2. Definición de RES y de la terminología existente en referencia a la fracción peligrosa Como se hizo mención en la introducción de la tesina, dentro de los residuos que se generan en establecimientos de salud, existe una porción de ellos que revisten características de infecciosidad y otras características de peligrosidad como la inflamabilidad, corrosividad, toxicidad en sus distintas formas, radiactividad, etc. Es por ello que al hablar de residuos de establecimientos de salud u hospitalarios, y haciendo particular hincapié en dicha fracción de residuos “peligrosos”, existe a nivel de legislación, manuales de procedimientos y otros documentos que emplean una gran diversidad de términos para referirse a esta fracción. Antes de abordar la clasificación de los residuos hospitalarios y facilitar su entendimiento, se creyó conveniente presentar los distintos términos que se manejan actualmente en relación a la fracción peligrosa, según legislación nacional y provincial y según documentos que son usados para la gestión de estos residuos. Residuos de establecimientos de salud u hospitalarios Los términos “residuos hospitalarios”, “residuos de establecimientos de salud” o “residuos sanitarios” son considerados dentro de un mismo grupo. Estos residuos incluyen la totalidad de desechos generados en un establecimiento de asistencia médica humana o animal, durante la realización de sus actividades. Pueden clasificarse en diferentes tipos de acuerdo a su origen y otras características. Dado la diversidad de intereses, estudios e investigaciones alrededor del mundo, de parte de médicos, científicos, ambientalistas, abogados, técnicos, ONG’s, etc., que se encuentran en el ámbito de los residuos hospitalarios, son totalmente esperables las diferencias que se suelen presentar en las definiciones.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 26 Residuo Peligroso Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS): Cualquier residuo o combinación de residuos que represente un peligro inmediato o potencial para la salud humana o para otros organismos vivos por ser dichos residuos no degradables o persistentes en la naturaleza porque pueden magnificarse biológicamente, o pueden ser letales o por cualquier otra forma puedan causar o tender a causar efectos acumulativos perjudiciales. Según Ley Nacional N° 24.051 y D.R. N° 831/93: Todo residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general. En particular serán considerados peligrosos los residuos indicados en el Anexo I o que posean alguna de las características enumeradas en el Anexo II de esta ley”. Las corrientes del Anexo I que se generan o pueden llegar a generarse en establecimientos de salud, son las siguientes: Y1 Desechos clínicos resultantes de la atención médica prestada en hospitales, centros médicos y clínicas para salud humana y animal. Es decir, desechos generados en la práctica médica, en hospitales, clínicas, centros de cuidados médicos y maternidades, como también los provenientes de laboratorios de análisis clínicos, odontología, enfermerías tanto para la salud humana como animal6 . Y2 Desechos resultantes de la producción (e importación); y de la preparación de productos farmacéuticos, para su venta y almacenamiento. Y3 Desechos de medicamentos, drogas y productos farmacéuticos para la salud humana y animal. Esta categoría, normalmente generada en los establecimientos de salud, donde se administran los medicamentos, también puede ser generada en las propias plantas elaboradoras, por lo cual no penetra en el circuito comercial, sino que retorna del circuito externo en carácter de devoluciones. Y4 Desechos resultantes de la producción, la preparación y utilización de biocidas y productos fitosanitarios: residuos generados por la producción e importación de productos químicos incluyendo germicidas, funguicidas, insecticidas, raticidas herbicidas y otros productos químicos para la prevención del desarrollo y/o para la exterminación de animales, plantas y virus, y productos químicos promotores del crecimiento, control de la germinación, y otros productos químicos promotores o supresores de la actividad fisiológica de las plantas (generalmente llamados "biocidas",etc.). Y6 Desechos resultantes de la producción, preparación y uso de disolventes orgánicos (solventes orgánicos de laboratorio, formol, líquidos conservantes, etc.). Y8 Desechos de aceites minerales no aptos para el uso a que estaban destinados. 6 Se puede entender que son los residuos que se generan de la atención directa de la salud humana o animal.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 27 Y9 Mezclas y emulsiones de desecho de aceite y agua o de hidrocarburos y agua. Y12 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de tintas, colorantes, pigmentos, pinturas, lacas o barnices. Y13 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de resinas, látex, plastificantes o colas y adhesivos. Y15 Desechos de carácter explosivo que no estén sometidos a una legislación diferente. Y16 Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de productos químicos y materiales para fines fotográficos. Más específicamente, residuos generados en la producción e importación de emulsiones sensitivas, soluciones de revelados, soluciones fijadoras, soluciones de lavado y otras sustancias y materiales químicos para fotografía; residuos generados por la formulación, fraccionamiento o venta de productos químicos fotográficos; residuos generados en la venta o por el uso de productos químicos para fines fotográficos. Desechos que tengan como constituyente: Y19 Metales carbonilos: residuos conteniendo 0,1% o más en peso de los siguientes metales carbonilos: Iron- pentacarbonyl; Nickel-tetracarbonyl; Metyl-cyclopentadienylmanganese- tricarbonyl; y residuos conteniendo 0,1 % o más en peso de otros metales carbonilos. Y23 Residuos conteniendo compuestos de zinc, listados de la siguiente forma: 23.a) Residuos conteniendo 0.1% o más en peso; de los siguientes compuestos de zinc: Zinc dithionite; Zinc arsenite; Zinc chloride; Zinc cyanide; Zinc arsenate. 23.b) Residuos conteniendo 1% o más en peso de los siguientes compuestos: Zinc chlorate; Zinc peroxide; Zinc permanganate; Zinc chromate; Zinc fluorosilicate; Zinc acetate; Diethyl zinc; 2,5-Diethoxy-4-morpholinobenzenediazonium zinc chloride; Dimethyl zinc; 4-Dimethylamino-6(2-dimethyaminoethoxy) toluene-2-diazonium zinc chloride; Zinc oxalate; Zinc bromate; Zinc nitrate; Zinc thiocyanate; 3-(2-Hydroxyethoxy)- 4-pyrrolidin-1-ylbenzenediazonium zinc chloride; Zinc pyrophosphate; Zinc Fluoride; 4- [Benzyl(ethyl) aminol-3-ethoxybenzenediazonium zinc chloride 4 tBenzyl(methyl)amino]-3 ethoxybenzenediazonium zinc chloride; Zinc methylthiocarbamate; Zinc sulfate; Zinc phosphide; Zinc phosphate. 23.c) Residuos conteniendo 0,1 % o más en peso de otros compuestos de zinc que no se hallan listados en a) o b). Y26 Cadmio, compuestos de cadmio, listados de la siguiente forma: 26.a) Residuos conteniendo 0.1% o más en peso de los siguientes cadmios y/o compuestos de cadmio: Cadmium;Cadmium Chloride; Cadmium acetate; dihydrate; Cadmium oxide; Cadmium cyanide; Dimethyl cadmium; Cadmium bromide; Cadmium nitrate; Cadmium hydroxide; Cadmium stearate; Cadmium carbonate; Cadmium iodide; Cadmium laurate; Cadmium sulfate; Cadmium yellow; Cadmium red.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 28 26.b) Residuos conteniendo cadmio y/o compuestos de cadmio diferentes a los listados en a). Y29 Mercurio, compuestos de mercurio, listado de la siguiente forma: 29.a) Residuos conteniendo 0.1% o más en peso de los siguientes compuestos de mercurio: Mercury benzoate; Ethylmercury chloride; Mercurous chloride; Mercuric chloride; Mercury ammonium chloride; Methylrmercuric chloride; Mercuric oxycyanide; Mercury oleate; Mercury gluconate; Mercury acetate; Mercury salicylate; Mercuric oxide; Mercury cyanide; Mercuric potassium cyanide; Diethylmercury; Dimethylmercury; Mercury (II) bromide; Mercurous nitrate; Mercuric nitrate; Phenylmercuric hydroxide; Mercuric thiocyanate; Mercuricarsenate; Mercury (II) iodide; Mercuric potasio iodide; Mercury fulminate; Mercury sulphide; Mercurous sulfate; Mercuric sulfate. 29.b) Residuos conteniendo 1% o más en peso de los siguientes mercurios y/o compuestos de mercurio: Mercury nucleate; Mercurous acetate; Phenylmercury acetate; Phenylmercuric nitrate; Thimerosal. 29.c) Residuos conteniendo 0,1% en peso o más de mercurio y/o compuestos de mercurio que no se hallen en los listados a) o b). Y31 Plomo, compuestos de plomo, listado de la siguiente forma: 31.a) Residuos conteniendo 0.1% o más en peso de los siguientes compuestos de plomo: Lead; Lead azide; Lead arsenite; Lead monoxide; Lead chloride; Basic lead silicate; Lead perchlorate; Lead chrromate; Lead silicate; Lead acetate; Tribasic lead sulfate; Lead cyanamide; Tetraalkyllead. Lead cyanide; Lead tetraoxide; Lead niltrate; Lead hydroxide; Lead styphnate; Lead stearate; Lead carbonate; Lead naphtenate; Calclum plumbate; Dibasic lead sulfite; Dibasic lead phosphite; Lead stearate dibasic; Basic lead phthalate; Lead dioxide; Lead arsenate; Lead fluoride; Lead metaborate; Lead fluoroborate solution; Lead phosphite dibasic; Lead methanesulphonate; Lead iodide; Lead sulfate; Lead chromate molybdate sulfate. 31.b) Desechos conteniendo 0,1 % en peso o más de compuestos de Plomo que no se hallen listados en a). Y34 Soluciones ácidas o ácidos en forma sólida de acuerdo a las siguientes consideraciones: las soluciones ácidas con los valores de pH determinados en la reglamentación o en los casos en que se debiera determinar sobre residuos sólidos, el valor del pH de la solución acuosa de la sustancia será determinado con la misma metodología que la que se usa para barros. Y35 Soluciones básicas o bases en forma sólida de acuerdo a las siguientes consideraciones: las soluciones básicas con los valores de pH determinados en la reglamentación o en los casos en que se debiera determinar sobre residuos sólidos, el valor del pH de la solución acuosa de la sustancia será determinado con la misma metodología que la que se usa para barros. Y39 Fenoles, compuestos fenólicos con inclusión de clorofenoles listado de la siguiente forma:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 29 39.a) Residuos conteniendo 0.1% o más en peso de alguno de los siguientes fenoles o compuestos fenólicos: 2-Aminoanthraquinon; 7-Amino-4-hydroxy-2-naphthalene sulfonic acid; p-t-Butylphenol; Carbolic oil; Chlorophenols; Coal tar; Cresols; Cyclohexylaminophenol; Dichlorophenols; 2,4-Dichloro-3-methylphenol; 1,4 -Dihydro- 9,10-dihydroxyanthracene; 2,4-Dinitro-6-secbuthylphenoldimethyl acrylate; 4,6-Dinitro-o – cresol; 2,4-Dinitrophenol; Dinoseb; Dinosebacetate; Dinoterb; Dinoterbacetate; Dodecylphenol; o-Ethylpheno Heptyl-1[2,5 dimethyl-4(2-methylphenylazo)] phenylazo2- naphtol; Hydroxybenzene; Isoamylsalycylate; Medinoterb; Methyl salicylate; Nitrocresols; Nitrophenols; Nonylphenol; Nonylphenol poly (4-12) ethoxylates; Pentachlorophenols; 4- Phenoxyphenol; Picric acid; Sodium pentachlorophenate; Trichlorophenols; 2- (Thiocyanatomethylthio) benzothiasol; Xylenols. 39.b) Residuos conteniendo 1% o más en peso de alguno de los siguientes fenoles y/o compuestos fenólicos: 2-Amino-4-chlorophenol; Aminophenols; Ammonium dinitro-o- cresolate; Ammonium picrate; Chlorocresols; Diazodinitrophenol; 2,4-Dinitro-6 cyclohexylphenol; 2,4-Dinitro-6-(1 -methylpropyl)-phenol; Dinitrophenolate; Alkali metals; Dinitroresorcinol; Dyes; Hydroquinone; 4-Hydroxysulfonic acid; N-Methylcarbamyl-2- chlorophenol (CPMC); (Beta)-Naphtol; Resorcinol; Sodium-2,4-dichloro-6-nitrophenolate (DNCP); Sodiumdinitro-o-cresolate; 2,4,6-Tri(dimethyl-aminomethyl)hydroxibenzene; 2,4,6 Trinitro-m-cresol; 2,4,6-Trinitroresorcinol. 39.c) Residuos conteniendo 0,1% en peso o más de fenoles o compuestos fenolicos que no se hallen listados en a) o b). Y40 Éteres, listados de la siguiente forma: 40.a) Residuos conteniendo 0.1% o más en peso de alguno de los siguientes éteres: O- Anisidine; 2-(2-aminoethoxy) ethanol; 2-Amino-dimethoxypirimidine; a- {l-[(Allyloxy) methyl]-2-(nonylphenoxy) ethyl}-w-hydroxypoli (n=1-100) (oxyethylene); Allylglycidylether; Alkaryl polyether (C9-C20 Alcohol(C6-CI7) sec-poly (3-12) ethoxylates; Alcohol (C12-C15) poly (1 11) ethoxylates; Alcohol (C13-C15) polyethoxylates; 100 1,2- Butylene oxide; Butyl glycidyl ether; Butyl hydroxy anisol; 2-t-Butyl-6-nitro-5-[p-(1,1,3,3- tetramethylbutyl) phenoxy] benzoxazole; Carbofran; 4-Chlorobenzyl-4-ethoxyphenyl ether; p-(2-Chloroethyl) anisol; m-Chloromethylanisol; Coumafuryl; p-Cresidine; Endothal sodium; 2,3-Epoxy-1-propanol; 2,3-Epoxypropyl acetate; 2-(2,3-Epoxypropyl)-6- methoxyphenyl-acetate; a-2,3-Epoxypropoxyphenyl-w-hydropoli(n=1-7)[2- (2,3epoxypropoxy) benzylidene-2,3- epoxypropoxyphenylene]; Ethyleneglycol isopropyl ether; Ethyleneglycol phenyl ether, Ethyleneglycol methylbutyl ether; Ethyleneglycol monoacrylate; Ethyleneglycol monobutyl ether; Ethyleneglycol monobutyl ether acetate; Ethyleneglycol monoethyl ether; Ethyleneglycol monoethyl ether acetate; Ethyleneglycol monomethyl ether; Ethyleneglycol monomethyl ether acetate; Ethyleneglycol mono-n- propyl ether; Ethyl 3-ethoxypropionate; Safrole, Propylen oxide; Di-(2-chloro-iso-propyl) ether; á,á'-Dichloroethyl ether; 3,3'-Dichloro-4,4' diaminodiphenyl ether; 1,3-Dichloro-2- methoxy-5-nitrobenzene; Disodium=6-(4-amino-2,5-dimethoxyphenylazo)-3-[4-(4amino-
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 30 sulfonatephenylazo)-2,5- dimethoxyphenylazo]-4hydroxy-2-naphthalenesulfonate; Diphenyl ether; Dipropyleneglycol monobutyl ether; Dipropyleneglycol monomethyl ether; Din-pentyl ether; Styreneoxide; Petroleum ether; Tetrahydrofuran; Dodecylphenoxybenzene disulphonate(solns.); Drazoxolan; Triethyleneglycol monoethyl ether; Triethyleneglycol monomethyl ether; 2,4,6-Tris(chloromethyl)-1,3,5-trioxane; 3,3,3- Trifluoro-1,2-epoxypropane; Tripropyleneglycol monomethyl ether; Trimethylolpropane polyethoxylate; 5-[N,N-Bis(2-acetoxyethyl)amino] -2-(2-bromo-4,6-dini torphenylazo)-4- methoxyacetanilide; 1,6-Bis(2,3-epoxypropoxy) naphtalene; 4,4'-Bis(2,3-epoxypropoxy) bipenyl,1,1-Bis[p-(2,3-epoxypropoxy) phenyl] ethane; 1,1-Bis[p-(3-chloro-2- Hydroxypropoxy)phenyl] ethane; Bis(chloromethyl) ether; 4,6-Bis(difluoromethoxy)-2 methylthiopyrimidine; Tributyltin oxide; Bisphenol A diglycidyl ether; Diglycidyl ether of Bisphenol F; Ethyl vinyl ether; Phenylglycidylether(RS)-1-(4-Phenoxyphenoxy)-2- propanol; Dihydro-2(3H)-furanone; Butoxyl; Brucine; Furfural; Furfuryalcol; á-Propiolactone; 2,3- Epoxypropyl-propyonate; Propyleneglycol monoalkyl ether; Propyleneglycol monomethyl ether acetate; Propoxur; 1-Bromo-4-(2,2-dimethoxyethoxy)-2,3-dimethylbenzene, 1,1' (Oxybis(methylene)bis(benzene)); Polyethyleneglicol monoalkyl ether; Methyl chloromethyl ether; 2-Methoxy-2-methylpropane; 4-Methoxy-2,2',4'- trimethyldiphenylamine; 1-(4-Methoxyphenoxy)-2-(2-methylphenoxy) ethane; Morpholine; Resorcinol diglycidyl ether; Rotenone. 40.b) Residuos conteniendo 1% o más en peso de algunos de los siguientes eteres: Acetal; Anisol; N-Aminopropylmorpholine; Allilethylether; Ethylpropyl ether; Ethyleneglycol diethyl ether; Ethyleneglycol diglycidyl ether; Ethyleneglycol dimethyl ether; 3- Ethoxypropylamine; 1,2-Epoxy-3-ethoxypropane; Glycidol; Chloroethyl vinyl ether; Chloromethyl ethyl ether; Diallil ether; Diethyleneglycol dimethyl ether; Diethyleneglycol monobutyl ether; Di-2-ethoxyethylperoxydicarbonate; 3,3 Diethoxypropene; Diethoxymethane; 2,5-Diethoxy-4-morpholinobenzenediazonium zinc chloride; 1,3- Dioxane; Dioxolan; 2,3-Dihydropylae, Diphenylsulphide; Dibutyl ether; Dipropyl ether; 4- Dimethylamino-6-(2-dimethylaminoethoxy) toluene-2-diazonium zinc chloride; Dimethyldiethoxysilane; Dimethyldioxane; Di methoxyisopropylperoxydicarbonate; 1,1- Dimethoxyethane; Di-methoxybutylperoxydicarbonate; 2,2-Dimethoxypropane, Tetrahydrofurfurylamine; Triglycol dichloride; Trinitroanisole; Trinitrophenetole; Nitroanisol; Neopentylglycol diglycidyl ether; 3-(2-Hydroxyethoxy)-4-pyrrolidin-1-ylbenzenediazonium zinc chloride; Isobuthyl vinyl ether; Phenetidines; Phenetole; Phenoxyethylacrylate; Ethylbutyl ether; n-Butyl methyl ether; Furan; Furfurylamine; Furfurylmercaptan; 2-Bromoethylethylether; 4-[Benzyl (ethyl) amino]-3-ethoxybenzenediazonium zinc chloride-[Benzyl(methyl)amino]-3- ethoxybenzenediazonium zinc chloride; Benfuracarb; Tetrahydrofurfuryl metacrylate; Methylal; Methyltetrahydrofuran; 2-Methylfuran; Methylpropyl ether; 3-Methyl-3- methoxybutanol; N-Methylmorpholine; 4 Methoxy-4-methylpentane-2-one. 40.c) Residuos conteniendo 0,1% en peso o más de otros éteres que no se hallan listados en a) o b).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 31 Y45 Compuestos organohalogenados, que no sean sustancias mencionadas en el Anexo I (por ejemplo Y39, Y41, Y42, Y43, Y44). En esta corriente se incluye al bromuro de etidio usado como marcador de ácidos nucleicos en laboratorios de biología molecular. Dicho compuesto puede resultar cancerígeno o teratógeno. Y48 Materiales y/o elementos diversos contaminados con alguno o algunos de los residuos peligrosos identificados en el Anexo I o que presenten alguna o algunas de las características peligrosas enumeradas en el Anexo II. Se considerarán materiales diversos contaminados a los envases, contenedores y/o recipientes en general, tanques, silos, trapos, tierras, filtros, artículos y/o prendas de vestir de uso sanitario y/o industrial y/o de hotelería hospitalaria destinadas a descontaminación para su reutilización, entre otros. También una fracción de los residuos hospitalarios puede presentar algunas o todas las características físicas, químicas o biológicas para ser considerada peligrosa, según lo citado en el Anexo II de la Ley y en el Anexo IV de su Decreto Reglamentario: Tabla 1: Características peligrosas del Anexo II de la Ley N° 24.051 Clase de Naciones Unidas Código Características 1 H1 Explosivos: por sustancia explosiva o desecho se entiende toda sustancia o desecho sólido o líquido (o mezcla de sustancias o desechos) que por sí misma es capaz, mediante reacción química, de emitir un gas a una temperatura, presión y velocidad tales que puedan ocasionar daño a la zona circundante. 3 H3 Líquidos inflamables: se entiende aquellos líquidos o mezcla de líquidos o líquidos con sólidos en solución o suspensión (pinturas, barnices lacas, etcétera, pero sin incluir sustancias o desechos clasificados de otra manera debido a sus características peligrosas) que emiten vapores inflamables a temperaturas no mayores de 60,5 ºC en ensayos con cubeta cerrada, o no más de 65,6 ºC en cubeta abierta (parámetros modificables en cada caso a criterio de la Autoridad de Aplicación). Característica de INFLAMABILIDAD según D.R. N° 831/93: se identifican residuos que presenten riesgo de ignición, siendo inflamable bajo las condiciones normales de almacenaje, transporte, manipuleo, y disposición, o bien que sean capaces de agravar severamente una combustión una vez iniciada, o que sean capaces de originar fuegos durante tareas rutinarias de manejo que puedan producir humos tóxicos y crear corrientes convectivas que puedan transportar tóxicos a áreas circundantes. El D.R. enumera las condiciones que tiene que tener una muestra representativa del residuo líquido inflamable para tener tal característica. 4.1 H4.1 Sólidos inflamables: se trata de sólidos o desechos sólidos, distintos a los clasificados como explosivos, que en las condiciones prevalecientes durante el transporte son fácilmente combustibles o pueden causar un incendio o contribuir al mismo, debido a la fricción. La característica de Inflamabilidad es la misma que para la descripta en líquidos inflamables. 4.2 H 4.2 Sustancias o desechos susceptibles de combustión espontánea: se trata de sustancias
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 32 o desechos susceptibles de calentamiento espontáneo en las condiciones normales del transporte, o de calentamiento en contacto con el aire y que pueden entonces encenderse. 4.3 H 4.3 Sustancias o desechos que, en contacto con el agua, emiten gases inflamables: sustancias o desechos que, por reacción con el agua, son susceptibles de inflamación espontánea o de emisión de gases inflamables en cantidades peligrosas. 5.1 H 5.1 Oxidantes: sustancias o desechos que, sin ser necesariamente combustibles, pueden, en general, al ceder oxígeno causar o favorecer la combustión de otros materiales. 5.2 H 5.2 Peróxidos orgánicos: las sustancias o los desechos orgánicos que contienen la estructura bivalente -O-O- son sustancias inestables térmicamente que pueden sufrir una descomposición autoacelarada exotérmica. 6.1 H 6.1 Tóxicos (venenos) agudos: sustancias o desechos que pueden causar la muerte o lesiones graves o daños a la salud humana, si se ingieren o inhalan o entran en contacto con la piel. Característica de TOXICIDAD según D.R. N° 831/93: esta característica identifica a aquellos residuos o a sus productos metabólicos que poseen la capacidad de, a determinadas dosis, provocar por acción química o químico-física un daño en la salud, funcional u orgánico, reversible o irreversible, luego de estar en contacto con la piel o las mucosas o de haber penetrado en el organismo por cualquier vía. Comprende a lo mencionado en el Anexo II de la Ley N° 24.051, Código H6.1, H11 y H12. 6.2 H 6.2 Sustancias infecciosas: sustancias o desechos que contienen microorganismos viables o sus toxinas, agentes conocidos o supuestos de enfermedades en los animales o en el hombre. Característica de INFECCIOSIDAD del D.R. N° 831/93: identifica a aquellos residuos capaces de provocar una enfermedad infecciosa. Un residuo se considerará infeccioso si contiene microbios patógenos con suficiente virulencia y en tal cantidad, que la exposición al residuo por parte de un huésped sensible puede derivar en una enfermedad infecciosa. Independientemente de los mencionados en el Anexo I de la Ley N° 24.051, categorías Y1, Y2, Y3, en la Tabla 2 correspondiente al presente D.R., se mencionan diferentes categorías de residuos infecciosos: TABLA 2: DIFERENTES CATEGORÍAS DE RESIDUOS INFECCIOSOS - Residuos provenientes de situaciones de aislamiento (pacientes hospitalizados en situación de aislamiento). - Cultivos y cepas de agentes infecciosos (provenientes de laboratorios de investigación académicos e industriales; de la producción de vacunas y productos biológicos). - Sangre humana y productos sanguíneos (suero, plasma y otros). - Residuos Patológicos. Consisten en: tejidos biológicos, órganos, partes del cuerpo y fluidos corporales removidos durante cirugías y autopsias. - Elementos punzo-cortantes contaminados: agujas hipodérmicas, jeringas, recipientes de vidrio rotos, bisturíes, los cuales han tomado contacto con agentes infecciosos durante la atención de pacientes o durante su empleo en laboratorios de investigación. - Cadáveres de animales contaminados: Se refiere a animales intencionalmente
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 33 expuestos a microbios patógenos durante investigaciones biológica, o durante pruebas “in vivo” de fármacos. - Alimentos contaminados: restos de comidas provenientes de áreas de pacientes hospitalizados en situación de aislamiento. 8 H 8 Corrosivos: sustancias o desechos que, por acción química, causan daños graves en los tejidos vivos que tocan o que en caso de fuga pueden dañar gravemente o destruir otras mercaderías o medios de transporte; o pueden provocar otros peligros. La característica de CORROSIVIDAD descripta en el D.R. 831/93 identifica a aquellos residuos que presenten un riesgo para la salud y el ambiente debido a que: a) En caso de ser depositados directamente en un relleno de seguridad y al entrar en contacto con otros residuos, pueden movilizar metales tóxicos. b) Requieren un equipamiento especial (recipientes, contenedores, dispositivos de conducción) para su manejo, almacenamiento y transporte, lo cual exige materiales resistentes seleccionados. c) Pueden destruir el tejido vivo en caso de un contacto. El código H8 también es considerado por el D.R. 831/93 como REACTIVO, que lo define como aquellos residuos que debido a su extrema inestabilidad y tendencia a reaccionar violentamente o explotar, plantean un problema para todas las etapas del proceso de gestión de residuos peligrosos. El D.R. enumera las condiciones que un residuo debe tener para ser considerado reactivo. 9 H10 Liberación de gases tóxicos en contacto con el aire o el agua: sustancias o desechos que por reacción con el aire o el agua, pueden emitir gases tóxicos en cantidades peligrosas. 9 H 11 Sustancias toxicas (con efectos retardados o crónicos): sustancias o desechos que de ser aspirados o ingeridos, o de penetrar en la piel pueden entrañar efectos retardados o crónicos, incluso la carcinogenia. Característica de TOXICIDAD según D.R. 831/93: esta característica identifica a aquellos residuos o a sus productos metabólicos que poseen la capacidad de, a determinadas dosis, provocar por acción química o químico-física un daño en la salud, funcional u orgánico, reversible o irreversible, luego de estar en contacto con la piel o las mucosas o de haber penetrado en el organismo por cualquier vía. Comprende a lo mencionado en el Anexo II de la Ley N° 24.051, Código H6.1, H11 y H12. 9 H 12 Ecotóxicos: sustancias o desechos que si se liberan, tienen o pueden tener efectos adversos inmediatos o retardados en el medio ambiente debido a la bioacumulación o los efectos tóxicos en los sistemas bióticos. Característica de TOXICIDAD según D.R. 831/93: Esta característica identifica a aquellos residuos o a sus productos metabólicos que poseen la capacidad de, a determinadas dosis, provocar por acción química o químico-física un daño en la salud, funcional u orgánico, reversible o irreversible, luego de estar en contacto con la piel o las mucosas o de haber penetrado en el organismo por cualquier vía. Comprende a lo mencionado en el Anexo II de la Ley N° 24.051, Código H6.1, H11 y H12. 9 H 13 Sustancias que pueden por algún medio, después de su eliminación, dan origen a
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 34 otra sustancia (por ejemplo, un producto de lixiviación que posee alguna de las características arriba expuestas). El Decreto Reglamentario menciona además otras características de peligrosidad de los residuos, que son: Lixiviabilidad: Con esta característica se identifican aquellos residuos que, en caso de ser dispuestos en condiciones no apropiadas, pueden originar lixiviados donde los constituyentes nocivos de dichos residuos alcancen concentraciones tóxicas. Se determina la concentración de algunos parámetros, como ser: Arsénico, Bario, Cadmio, Cinc, Cobre, Cromo total, Mercurio, Níquel, Plata, Plomo, Selenio, Bifelinos policlorados, Compuestos fenólicos, Hidrocarburos aromáticos polinucleares. Teratogenicidad: Esta característica identifica a aquellos residuos que por su composición producen efectos adversos sobre el feto, pudiendo provocar la muerte del embrión u ocasionar deformaciones, o conducir a una merma del desarrollo intelectual o corporal. Mutagenicidad: Esta característica de riesgo, identifica a aquellos residuos que en base a las sustancias que contienen provocan mutaciones en el material genético de las células somáticas o de las células germinales. Las mutaciones en las células corporales pueden ser causantes de cáncer, mientras que las mutaciones en las células germinales (embrionarias y esperma) se pueden transmitir hereditariamente. Carcinogenicidad: Con esta característica se identifica a aquellos residuos capaces de originar cáncer. Radiactividad (ver definición de residuo radiactivo) Según Ley provincial N° 7.070/00 y D.R. N° 3.097/00: Toda sustancia biológica o no, que pueda causar daño ambiental grave, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general. Serán considerados peligrosos para la presente Ley, los residuos indicados en el Anexo I, o que posean algunas de las características enumeradas en el Anexo II de la Ley Nacional nº 24.051, sin perjuicio de aquellos que la Autoridad de Aplicación amplíe por vía reglamentaria. Residuo Patológico y/o Patogénico Según la definición vista de patogenia, un residuo patogénico es aquél que tiene la capacidad de producir enfermedad, ya que contiene microorganismos llamados agentes biológicos patógenos que tienen la capacidad de producir enfermedad o daño en la biología de un huésped (humano, animal, vegetal, etc.) sensiblemente predispuesto. Si los microorganismos pueden producir en un huésped sensible, una enfermedad infecciosa, entonces los residuos que los contienen se denominan residuos infecciosos. El término de residuo patológico normalmente se usa para referirse únicamente a aquellos residuos sujetos a putrefacción (restos anatómicos, tejidos, sangre, fluidos corporales, etc.), y
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 35 que también pueden presentar la posibilidad de provocar una enfermedad. Este término deja afuera los residuos inorgánicos como ser agujas, jeringas, bisturíes, etc., que pueden o no ser patogénicos. Los residuos patológicos (putrescibles) necesitan de un manejo especial por dos razones: la posibilidad de que presenten una infección desconocida del paciente o del cadáver y por otra parte por consideraciones estéticas. Según el artículo 19 de la Ley N° 24.051: Residuo patológico7 : a) Residuos provenientes de cultivos de laboratorio (muestras de cultivos de laboratorios, cultivos y cepas de agentes patógenos provenientes de investigación y laboratorio. También las cápsulas de cultivo y aparatos empleados para transmitir, inocular y mezclar cultivos); b) Restos de sangre y de sus derivados (suero, plasma, y otros compuestos); c) Residuos orgánicos provenientes del quirófano; d) Restos de animales producto de la investigación médica; e) Algodones, gasas, vendas usadas, ampollas, jeringas, objetos cortantes o punzantes, materiales descartables, elementos impregnados con sangre u otras sustancias putrescibles que no se esterilizan. f) Agentes quimioterápicos. En el artículo 20 de la misma Ley, se hace referencia a cuáles son los generadores de esta corriente de residuos:  Hospitales, clínicas de atención médica, clínicas de atención odontológica, laboratorio de análisis clínicos, maternidades, laboratorios de investigaciones biológicas y clínicas veterinarias. Ahora bien, los residuos patológicos (es decir putrescibles) tales como tejido y sangre humana, son usualmente incluidos como residuos bajo control por una cuestión ética y estética concerniente al público más que por constituir un real peligro infeccioso o patogénico. No hay razón para tener que descartar un algodón con sangre de un paciente como residuo patológico, cuando diariamente se generan en una ciudad, incalculables cantidades de apósitos femeninos o pañales descartables que son dispuestos como residuos domiciliarios (Laprovitta, M. L., 2.005). Según Ley provincial N° 7.070/00 y D.R. N° 3.097/00: Residuos patológicos son fluidos y sólidos orgánicos de origen humano y animal, que por su naturaleza biológica son considerados peligrosos. Provienen de establecimientos para el tratamiento de la salud, laboratorios clínicos y de investigación, tanto públicos como privados, incluyendo otros generadores que producen desechos de similares características. 7 Aplicando correctamente los términos, se entiende residuo patogénico en vez de patológico.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 36 Según el artículo N° 171 del D.R., se consideran residuos patológicos a los mismos puntos que el artículo 19 de la Ley N° 24.051). Tanto en la Ley nacional como la Ley provincial, se incluyen a los agentes quimioterápicos como residuos patológicos (si se aplica correctamente la terminología, sería patogénicos). En el ámbito de la medicina, los agentes quimioterápicos son fármacos que se emplean para el tratamiento de enfermedades infecciosas, por lo que puede prestarse a duda el hecho de considerar a los agentes quimioterápicos como residuo patológico. Según Res. Nacional N° 349/94 “Normas Técnicas Nacionales sobre el Manejo de Residuos Biopatológicos de Unidades de Atención de la Salud”: Residuos Biopatogénicos de las Unidades de Atención de Salud son TODOS aquellos desechos o elementos materiales orgánicos o inorgánicos en estado sólido y/o semisólido, que presentan cualquier característica de actividad biológica que pueda afectar directa o indirectamente a los seres vivos o causar contaminación del suelo, del agua o la atmósfera, que sean generados con motivo de brindar servicios de atención de salud humano o animal con fines de prevención, control, tratamiento y rehabilitación, así como también en la investigación y/o producción comercial de elementos biológicos. Serán aquellos residuos con actividad biológica que provengan de áreas de internación, de emergencias, de tratamientos quirúrgicos y obstétricos y traumatológicos, laboratorios clínicos de Investigación y farmacológicos, de hemoterapia, consultorios odontológicos y cuerpos de animales de experimentación y sus excrementos, anatomía patológica, morgue, autopsias, farmacia, etc., incluyendo los desechos alimentarios de áreas de infecto contagiosos. Según Manual Oficial de Gestión de Residuos Patogénicos para Laboratorios de Salta: Dicho Manual toma los conceptos de la Ley N° 11.347 (ley de Residuos patogénicos de Buenos Aires), definiendo a los residuos patogénicos como residuos generados en los Establecimientos de atención de la salud humana y animal con fines de prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación, estudio, docencia, investigación o producción comercial de elementos biológicos. Podría llegar a entenderse que esta definición engloba la totalidad de residuos que se generan en un establecimiento de salud. Es erróneo considerar a la totalidad de residuos generados en un establecimiento de salud en la palabra “patogénico”, ya que existen tipos de residuos que no presentan características de patogenicidad y no deben ser tratados o manejados como tales. A modo de resumen, los residuos que presentan la característica de peligrosidad de actividad biológica, reciben diferentes denominaciones según distinta normativa, como ser “biopatogénicos”, “biopatológicos”, “patogénicos”, “infecciosos”. En informes de la Unidad de Residuos Peligrosos de la Secretaría de Ambiente de la Nación y otros documentos en circulación que sirven como material de referencia, se considera a la categoría Y1 de la Ley N° 24.051 como
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 37 residuos patológicos (si se aplican correctamente los términos, correspondería llamarse residuos patogénicos). Residuo Infeccioso Según Ley nacional N° 24.051 y D.R. N° 831/93: Sustancias o desechos que contienen microorganismos viables o sus toxinas, agentes conocidos o supuestos de enfermedades en los animales o en el hombre. La característica de INFECCIOSIDAD del D.R. N° 831/93: identifica a aquellos residuos capaces de provocar una enfermedad infecciosa. Un residuo se considerará infeccioso si contiene microbios patógenos con suficiente virulencia y en tal cantidad, que la exposición al residuo por parte de un huésped sensible puede derivar en una enfermedad infecciosa. Independientemente de los mencionados en el Anexo I de la Ley N° 24.051, categorías Y1, Y2, Y3, en la Tabla 2 correspondiente al D.R., se mencionan diferentes categorías de residuos infecciosos: - Residuos provenientes de situaciones de aislamiento (pacientes hospitalizados en situación de aislamiento). - Cultivos y cepas de agentes infecciosos (provenientes de laboratorios de investigación académicos e industriales; de la producción de vacunas y productos biológicos). - Sangre humana y productos sanguíneos (suero, plasma y otros). - Residuos Patológicos. Consisten en: tejidos biológicos, órganos, partes del cuerpo y fluidos corporales removidos durante cirugías y autopsias. - Elementos punzo-cortantes contaminados: agujas hipodérmicas, jeringas, recipientes de vidrio rotos, bisturíes, los cuales han tomado contacto con agentes infecciosos durante la atención de pacientes o durante su empleo en laboratorios de investigación. - Cadáveres de animales contaminados: Se refiere a animales intencionalmente expuestos a microbios patógenos durante investigaciones biológica, o durante pruebas "in vivo" de fármacos. - Alimentos contaminados: restos de comidas provenientes de áreas de pacientes hospitalizados en situación de aislamiento. Nótese que los residuos patológicos (es decir los putrescibles) y el resto de residuos orgánicos o contaminados con microorganismos, que se consideran en el listado precedente, pueden ser infecciosos, siempre y cuando contengan microbios patógenos con suficiente virulencia y en tal cantidad, que la exposición al residuo por parte de un huésped sensible puede derivar en una enfermedad infecciosa.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 38 Sustancia infecciosa Según el Reglamento Técnico del Mercosur para el Transporte en el Mercosur de Sustancias Infecciosas y muestras para diagnóstico: Una sustancia infecciosa es definida como una sustancia que contiene un microorganismo viable, tal como bacteria, virus, rickettsia, parásito, hongo o microorganismo recombinante, híbrido o mutante que se sabe o se cree en forma razonable que causa enfermedad en humanos o animales. (Esta definición está tomada de las Recomendaciones de NU vigentes sobre el Transporte de Artículos Peligrosos. Los "priones" no se incluyen en esta definición, a pesar de ser considerados agentes infecciosos). Entonces, para aclarar el panorama de qué residuos son considerados infecciosos, se debe tener en cuenta lo siguiente: la característica de peligrosidad “infecciosidad”, no siempre es objetivamente identificada como tal en un 100%. Como no se dispone de ninguna prueba para identificar objetivamente la infecciosidad de un residuo (Laprovitta, M. L., op. cit.), es condición suficiente cuando se “sospecha” que contiene un número suficiente de agentes patógenos como para causar una enfermedad en un huésped susceptible. La posibilidad de presencia de los agentes patógenos es real o potencial. Además, cabe destacar lo siguiente:  La infecciosidad no es una característica de peligrosidad intrínseca de los residuos, es una propiedad inherentemente inestable y variable que depende de cualidades biológicas.  En diferentes momentos pueden obtenerse resultados distintos en las mismas condiciones de ensayo, de manera que no puede evaluarse de forma fiable y consistente.  La calidad esencial de infecciosidad la exhiben los propios microorganismos, que le confieren a los residuos.  A menudo se considera que esa propiedad está presente sin realizar un análisis de confirmación, usando un enfoque basado en el riesgo.  El tiempo es un factor importante que influye en la probabilidad de que un desecho potencialmente infeccioso exhiba esa propiedad. Comparando con otras características de peligrosidad del Anexo II de la Ley N° 24.051, un disolvente inflamable sigue siendo inflamable o un ácido sigue siendo corrosivo, porque esas propiedades son cualidades intrínsecas de su composición química. La infecciosidad de un residuo puede variar.  La concentración de microorganismos varía en consecuencia del tiempo, de varias formas: pueden perder su viabilidad, con lo que disminuye su infecciosidad; pueden multiplicarse o pueden quedar en estado de letargo pero manteniendo la capacidad de reactivarse en condiciones ambientales más favorables. Esa variación depende de factores tales como tipos de organismos, disponibilidad de nutrientes, condiciones ambientales (temperatura, humedad, etc).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 39  La sangre y sus derivados representan el aspecto más controvertido con relación a su tratamiento desde el punto de vista de residuo infeccioso (Calafell Caranza, 2.004). Por un lado la sangre líquida es, en reglas generales para varios especialistas8 , considerada como un residuo que debe ser objeto de recaudos especiales en su manipulación y que debe recibir tratamiento como residuo infeccioso. Pero al referirse “a la sangre y productos derivados de la sangre”, se alude a la medicina transfusional y no a la mera presencia de los mismos en elementos no punzo-cortantes. Esto significa que materiales que estuvieran manchados con sangre visible u otros fluidos orgánicos provenientes de áreas asistenciales de internación o ambulatorias (incluyendo salas de cirugía, quirófanos u otros sectores de procedimientos) están excluidos de la clasificación de residuos infecciosos. Esta postura, de no considerar a estos últimos como residuos infecciosos, se sustenta en la evidencia científica de que la mayor parte de los microorganismos patógenos de origen sanguíneo tienen una capacidad limitada para multiplicarse y seguir siendo viables en sangre seca (de algunas horas a pocos días). Teniendo en cuenta, que el tiempo normal de coagulación es de 5 a 15 minutos, la probabilidad de que una persona ajena al personal de salud entre en contacto con material manchado con sangre (en estado líquido) y que desarrolle a raíz de este hecho una enfermedad infecciosa, es realmente baja. Además, los agentes infecciosos pueden ingresar a un huésped susceptible a través de diferentes vías: membranas mucosas, lesiones o cortes en la piel, inhalación, ingestión. Sumado a ello, la posibilidad de que una infección ocurra depende de una serie de pasos: 1. Presencia del agente patógeno, con suficiente virulencia y concetración para causar una infección. 2. Existencia de una puerta de entrada para el agente patógeno. 3. Existencia de un huésped susceptible. Frente a estos condicionamientos, se resalta que no hay demasiada evidencia concluyente que respalde que los residuos más críticos de establecimientos de salud hayan causado o puedan causar alguna enfermedad en la comunidad interna y externa de los establecimientos de salud. Probablemente, dentro del grupo de residuos más “peligrosos”, los residuos que crean los riesgos potenciales más agudos para la salud, son los cultivos concentrados de agentes patógenos, los elementos punzo-cortantes contaminados (agujas, bisturíes, etc.) y la materia fecal. Los elementos cortantes no sólo pueden causar cortes y punciones sino que pueden infectar las heridas por medio de los agentes de contaminación. Debido a este doble riesgo de herida y transmisión de enfermedades, los elementos cortantes son considerados residuos altamente peligrosos. 8 Según el CDC (Control Disease Center de los Estados Unidos), EPA, OMS y Programa VIGI-A (Programa de Vigilancia de la Salud y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud de la Nación).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 40 Dos infecciones de interés particular, de las que existen evidencias concluyentes de transmisión por medio de los residuos de establecimientos de salud, son la Hepatitis B o C, y el HIV (Sida), fundamentalmente por accidentes en el manejo de elementos cortopunzantes. En la siguiente tabla se observa una serie de patolologías que se pueden adquirir a través de distintos orígenes: Tabla 2: Selección de infecciones causadas por exposición a residuos de Establecimientos de Salud, vías de transmisión y agentes. Fuente: Laprovitta, M. L., 2.005. Patología Patógeno (agente causal) Orígenes Infecciones gastroentéricas Enterobacterias: Salmonellas Shigella, vibrio cholera Heces / vómitos Infecciones intestinales y extraintestinales Escherichia coli Materia fecal Infecciones respiratorias Mycobacteria tuberculosis Pneumococo Secreciones nasales y bucales Infecciones dérmicas Herpes Secreciones oculares Infecciones dérmicas Herpes, gonococo Secreciones genitales Infecciones epidérmicas Estreptococo Pus Antrax Bacillus anthracis Secreciones epidérmicas Meningitis Meningococo Fluido céfalo-raquídeo SIDA HIV Sangre, secreciones sexuales Fiebres hemorrágicas Virus Junín, ébola, marburg Todas las secreciones y productos sanguíneos Septicemias Estafilococos Sangre Bacteremias Cándida albicans Sangre Hepatitis A HAV Heces Hepatitis B y C HBV y HCV Sangre y fluidos Residuo Sanitario Según Decreto Provincial N° 972/06: Los residuos sanitarios son todos los desechos clínicos resultantes de la atención médica prestada en hospitales, centros médicos y clínicas para la salud humana y animal. Quedan excluidos de la reglamentación los residuos que contengan materiales radiactivos o contaminados con radioisótopos, cuya gestión está regida por normas específicas y son controlados por la Comisión Nacional de Energía Atómica. Se consideran generadores a todos los establecimientos que generen residuos comprendidos dentro de la categoría Y1 del Anexo I de la Ley 24.051 o que posean la característica de peligrosidad H 6.2 de Anexo II de la misma ley.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 41 Así como muchos autores consideran a la corriente Y1 de la Ley N° 24.051 como residuos patogénicos, la provincia de Salta reconoce a esta corriente como Residuo Sanitario9 . En consultas realizadas al personal del Programa de Registros Ambientales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta, informó que por ahora se está sometiendo a control y gestión a los incisos a) y e) del artículo N° 171 del D.R. de la Ley N° 7.070 (residuos provenientes de cultivos de laboratorio y algodones, gasas, vendas usadas, ampollas, jeringas, objetos cortantes o punzantes, materiales descartables, elementos impregnados con sangre u otras sustancias putrescibles que no se esterilizan) como residuos sanitarios. Habiendo repasado los términos y definiciones que usualmente se manejan en la normativa nacional y provincial, para designar a los residuos con características de actividad biológica, cabe destacar además que, la cantidad de agentes patógenos en estos residuos no suele ser muy grande a excepción de los residuos que contienen cultivos de microorganismos o excrementos de pacientes. Esto, sumado al hecho de que en los establecimientos de salud el alto nivel de antisépticos (en su gran mayoría), no parece favorecer la superviviencia de los mismos. Por otra parte, para los residuos domésticos o domiciliarios, se ha demostrado que contienen 100 veces más microorganismos con potencial patógeno para el ser humano, que los provenientes de los establecimientos de salud (Laprovitta, M.L, op.cit.). No obstante estas consideraciones, es necesario entender que en dichos establecimientos, la probabilidad de infección siempre existe. Corresponde cumplimentar, en consecuencia, una adecuada segregación de los residuos que sean real o potencialmente infecciosos, que no pueden ser segregados como residuos comunes o domiciliarios, dado que este medio sin dudas es propicio para que la tasa poblacional de agentes infecciosos crezca significativamente. Cuando exista duda sobre la peligrosidad de un residuo patogénico, y teniendo en cuenta que la característica de peligrosidad de los residuos patogénicos es la infecciosidad, es fundamental la aplicación de uno de los principios ambientales clave: el principio precautorio (Laprovitta, M.L, op.cit.). Este principio determina que cuando cierto riesgo no es lo suficientemente conocido, debe suponerse que será significativo, y esta suposición debería guiar el diseño de las medidas de protección de la salud y la seguridad. Si bien este principio tiene una buena lógica, es necesario entender que su aplicación no debe llevar a sobreestimar el procentaje de residuos segregados como infecciosos, segregando corrientes de residuos que pueden disponerse por ejemplo para procesos de reciclado, como son los papeles, cartones, plásticos; lo cual disminuiría los costos operativos específicos de los residuos con característica de peligrosidad. Se debe destacar además, la prioridad de minimizar la cantidad de residuos patogénicos que se generan, verificando la necesidad de los productos descartables que ya se estén usando. En un principio, productos descartables como instrumentos cortantes, ropa de cama, instrumentos y equipos (escalpelos, tijeras, fórceps, recipientes), deben 9 La Resolución provincial N° 517/06 establece en su introducción lo siguiente: “…Que la categoría Y1 (…) se corresponde con la definición de Residuos Sanitarios que incluyen los residuos patológicos indicados en el Decreto Nº 972/06”.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 42 ser sustituidos por productos reutilizables o alternativas de larga vida (siempre y cuando se cumplan las condiciones exigidas de asepsia). Residuo Radiactivo Según el Anexo II de la Ley N° 24.051: Un residuo presenta la característica de peligrosidad “radiactividad”, si una muestra representativa del mismo emite espontáneamente radiaciones a un nivel mayor que el de base. Radiación significa la emisión de alguno o algunos de los siguientes elementos: neutrones alfa, beta, gamma, o rayos X; y electrones de alta energía, protones u otras partículas atómicas; exceptuando ondas de sonido o de radio y de luz visible infrarroja o ultravioleta. Los residuos con esta característica, escapan al ámbito de la Ley N° 24.051 conforme su artículo 2, párrafo 3, estando a cargo de la Comisión Nacional de Energía Atómica la normatización y fiscalización de su manejo. Según la ley nacional N° 25.018: Define al residuo radiactivo como todo material radiactivo, combinado o no con material no radiactivo, que haya sido utilizado en procesos productivos o aplicaciones, para los cuales no se prevean usos inmediatos posteriores en la misma instalación, y que, por sus características radiológicas puedan ser dispersados en el ambiente de acuerdo con los limites establecido por la Autoridad Regulatoria Nuclear. En Argentina, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) es la organización gubernamental responsable de la gestión de los residuos radiactivos. Las radiaciones tienen aplicación en la atención a la salud, en aquellos establecimientos que posean unidades de tratamiento con radioterapia, medicina nuclear y en ciertos laboratorios. Son todas aquellas materias radiactivas que se desechan al no ser utilizables, así como los productos contaminados con este material radiactivo. Dentro de estos residuos radiactivos hospitalarios puede haber residuos sólidos, líquidos y de baja intensidad. La Medicina Nuclear10 emplea pequeñísimas cantidades de radiofármacos para diagnosticar y tratar enfermedades. Los radiofármacos son sustancias que se atraen hacia órganos, hueso o tejido específico. La cantidad de radiación a la que se está expuesto en las exploraciones de Medicina Nuclear es comparable y frecuentemente inferior a la recibida en exploraciones radiológicas de rutina (Ver Resolución n° 295/03 del Anexo II de la presente tesina). No es invasiva porque a diferencia de otras técnicas de diagnóstico que exigen cirugía o introducción de aparatos en el cuerpo, en medicina nuclear en la mayoría de los casos basta con una inyección endovenosa. Otras formas de administrar los radiofármacos son por vía oral, inhalatoria o intracavitaria. Hoy en día, la Medicina Nuclear ofrece procedimientos útiles en todas las 10 Comisión Nacional de Energía Atómica. http://www.cnea.gov.ar/xxi/notas/medicinanuclear/1-08.asp. Consultada en Abril 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 43 especialidades médicas, desde cardiología a neuropsiquiatría. Existen casi 100 evaluaciones distintas de Medicina Nuclear y no hay órgano que no pueda ser explorado mediante esta especialidad de la medicina moderna. 2.8.3. Clasificación de Residuos de Establecimientos de Salud No existe una clasificación única y universal. Existen variadas clasificaciones de residuos hospitalarios o residuos de establecimientos de salud, algunas más detalladas que otras, de origen nacional o internacional. Los factores que influyen en la clasificación, son la característica de peligrosidad intrínseca de los residuos, el estado físico, el origen de generación, el tipo de tratamiento y/o disposición final que deben recibir los residuos, entre otros. Cada país adopta una clasificación específica, pero en términos generales, todas son similares. La cantidad generada resultante dependerá, entre otros factores, de la cantidad de servicios médicos ofrecidos en el establecimiento, del grado de complejidad de la atención prestada, del tamaño del establecimiento de salud, del número de camas de internación y de la proporción de pacientes externos atendidos. Se repasan a continuación dentro de las que existen, las que se aplican generalmente o mayormente. 2.8.3.1. Clasificación del Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria (CEPIS) Esta clasificación divide a los residuos hospitalarios o de establecimientos de salud en tres tipos o categorías, que a su vez se dividen en otras subcategorías: a) Residuos Infecciosos: son aquellos generados durante las etapas de atención de salud (diagnóstico, tratamiento, inmunizaciones, investigaciones, etc.) y que por tanto han entrado en contacto con pacientes humanos o animales. Representan diferentes niveles de peligro potencial, de acuerdo al grado de exposición que hayan tenido con los agentes infecciosos que provocan las enfermedades. i. Materiales de salas de aislamiento de pacientes: entre estos materiales pueden considerarse a los residuos biológicos, excreciones, exudados, o materiales de desecho provenientes de salas de aislamiento de pacientes (se incluyen animales) con enfermedades altamente transmisibles. ii. Materiales biológicos: cultivos; muestras almacenadas de agentes infecciosos; medios de cultivo, placas de Petri, instrumentos usados para manipular, mezclar o inocular microorganismos, vacunas vencidas o inutilizadas, filtros de áreas altamente contaminadas, etc. iii. Sangre humana y productos derivados: sangre de pacientes, bolsas de sangre con plazo de utilización vencida o serología positiva, muestras de sangre para análisis, suero, plasma, y otros subproductos. También se incluyen los materiales empacados o saturados con sangre, materiales como los anteriores, aun cuando se hayan
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 44 secado, incluyendo el plasma, el suero y otros, así como recipientes que los contienen, o contaminaron como las bolsas plásticas, mangueras intravenosas, etc. iv. Residuos anatómicos, patológicos y quirúrgicos: residuos patológicos humanos, incluyendo tejidos, órganos, partes y fluidos corporales, que se remueven durante las autopsias, la cirugía u otros, incluyendo las muestras para análisis. v. Residuos punzo-cortantes: elementos punzo cortantes, que estuvieron en contacto con pacientes o agentes infecciosos, incluyen agujas hipodérmicas, jeringas, pipetas de Pasteur, agujas, bisturís, mangueras, placas de cultivos, cristalería entera o rota etc. Se considera también cualquier punzo cortante desechado, aun cuando no haya sido usado. vi. Residuos de animales: cadáveres o partes de animales infectados, así como las camas o pajas usadas, provenientes de los laboratorios de investigación médica o veterinaria. b) Residuos Especiales: son aquellos generados durante las actividades auxiliares de los Establecimientos de atención de salud que no hayan entrado en contacto con pacientes ni con los agentes infecciosos. Constituyen un peligro para la salud por sus características agresivas tales como corrosividad, reactividad, inflamabilidad, toxicidad, explosividad y radiactividad. i. Residuos químicos peligrosos: sustancias o productos químicos con características tóxicas, corrosivas, inflamables, explosivas, reactivas, genotóxicas o mutagénicas, tales como quimioterapéuticos, antineoplásicos, productos químicos no utilizados, plaguicidas fuera de especificación, solventes, ácido crómico (usado para limpieza de vidrios de laboratorio), mercurio de termómetro, soluciones para revelados de radiografías, baterías usadas, aceites lubricantes usados, etc. ii. Residuos farmacéuticos: medicamentos vencidos contaminados, desactualizados, no utilizados, etc. iii. Residuos radiactivos: materiales radiactivos o contaminados con radio nucleídos con baja actividad, provenientes de laboratorios de investigación química y biológica, de laboratorios de análisis clínicos, y servicios de medicina nuclear. Estos materiales son normalmente sólidos o líquidos (jeringas, papel absorbente, frascos líquidos derramados, orina, heces, etc.). Los residuos radiactivos, con actividades medias o altas deben ser acondicionados en depósitos de decaimiento, hasta que sus actividades se encuentren dentro de los límites permitidos para su eliminación. c) Residuos Comunes: son generados por las actividades administrativas, auxiliares, y generales, que no correspondan a ninguna de las categorías anteriores; no representan peligro para la salud y sus características son similares a las que presentan los residuos domésticos comunes. Se incluye en esta categoría a los papeles, cartones, plásticos, cajas, restos de alimentos y materiales de limpieza de patios y jardines entre otros.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 45 2.8.3.2. Clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Divide la clasificación en siete tipos: a) Residuos infecciosos: desechos que contienen patógenos en cantidad suficiente como para representar una amenaza seria, tales como cultivos de laboratorios de agentes contaminantes, residuos de cirugía y autopsias de pacientes con enfermedades infecciosas, desechos de pacientes de salas de aislamiento o de la unidad de diálisis y residuos asociados con animales infectados. b) Residuos químicos: constan de sólidos descartados, líquidos, y químicos gaseosos, por ejemplo del diagnósticos y trabajos experimentales, procedimientos de limpieza y desinfección. Los residuos sólidos procedentes del cuidado de la salud pueden ser peligrosos o no peligrosos; en el contexto de protección de la salud, es considerado como peligroso si tiene una de las siguientes características: tóxico, corrosivo (ácidos de pH < 2 o pH > 12), inflamable, reactivo (explosivo, reactivo al agua, sensible a los golpes), genotóxico (drogas citotóxicas, capaces de causar daños a nivel celular). Los químicos no peligrosos son los químicos con ninguna de las anteriores propiedades, tales como: azúcar, aminoácidos, ciertos ácidos orgánicos y sales inorgánicas). Los tipos de químicos peligrosos mayormente usados en Establecimientos de Salud y usualmente hallados en los residuos son: - Formaldehído: es un químico que es usado para la limpieza y desinfección de equipos y materiales (hemodiálisis, cirugía) para preservar especímenes, para desinfectar residuos líquidos infecciosos, en patología, autopsias, diálisis, embalsamados, etc. - Químicos fotográficos: estos compuestos son usualmente usados en el departamento de Rayos X, el fijador usado generalmente contiene 5 -10% de hidroxiquinona, 1-5% de KOH, y menos del 1% de plata, también el revelador contiene ácido acético, y glutaraldehído. - Solventes: los residuos que contienen solvente son generados en varios departamentos de un hospital, incluyendo laboratorios de patología e histología, también en la ingeniería. Los solventes usados generalmente contienen compuestos halogenados. - Químicos orgánicos: Incluyen soluciones de desinfección y limpieza usado en talleres y lavanderías. - Químicos inorgánicos: usualmente contienen ácidos y álcalis, así como también agentes oxidantes y reductores. c) Residuos radiactivos: incluyen sólidos, líquidos y gases contaminados con radio nucleídos. Esto es producido como resultado de procedimientos de análisis in-vitro, análisis de tejidos del cuerpo y fluidos, también para el tratamiento de tumores y varias terapias terapéuticas.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 46 d) Residuos farmacéuticos: residuos de la industria farmacéutica; incluye medicamentos derramados, vencidos o contaminados, vacunas vencidas, etc. e) Residuos punzo-cortantes: cualquier artículo que podría causar corte o punción (agujas, navajas, bisturís, materiales de infusión, sierras, vidrios rotos, puntas). No siempre pueden estar infectados pero se los considera como residuos altamente peligrosos por su posibilidad de crear cortes y heridas que sirvan de entrada de agentes infecciosos. f) Residuos patológicos: tejidos, órganos, partes del cuerpo, fetos humanos y cadáveres de animales así como sangre y fluidos corporales. También se denominan residuos anatómicos. Puede ser considerada como una subcategoría de residuos infecciosos, pero los restos de cuerpo animal o humano pueden ser perfectamente saludables. g) Residuos genéricos: residuos no peligrosos similares por su naturaleza a los residuos domésticos. h) Residuos con alto contenido de metales pesados: esta categoría incluye a los materiales con contenidos de metales pesados que por lo general son altamente tóxicos, residuos con mercurio son típicamente generados por caída y ruptura de instrumental médico. i) Contenedores presurizados: muchos tipos de gases son usados en un Establecimiento de Salud y son usualmente obtenidos en un cilindro presurizado, cartuchos y cilindros de aerosol, muchos de ellos una vez vacíos, siempre contienen un remanente en su interior, mientras que el algunos casos se puede rellenar el recipiente, en otros casos esto no es posible de hacerlo. Los principales gases usados en un Establecimiento de salud son: - Anestésicos: Compuesto por Óxido nitroso, hidrocarburos halogenados volátiles, éter y cloroformo. - Óxido de etileno: Aplicaciones para esterilización de equipos médicos y quirúrgicos. - Oxigeno: es normalmente usado para la inhalación de los pacientes. - Aire comprimido: El aire comprimido es usado en trabajo de laboratorio, equipo de mantenimiento, y sistemas de control ambiental. 2.8.3.3. Clasificación Alemana La propuesta de Alemania consiste en cinco categorías o tipos: a) Desechos Comunes (Tipo A): provenientes de la administración, limpieza general, elaboración de alimentos, áreas de hospitalización, siempre que estén separados en el punto de origen de los desechos clasificados como potencialmente infecciosos, infecto- contagiosos, orgánicos humanos y peligrosos. Son similares a los domiciliarios y no requieren manejo especial. Están compuestos por entre otros: restos de alimentos, envases desechables de aluminio, plástico, cartón, vidrio, papeles sanitarios, papeles de oficina, desechos esterilizados en el hospital.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 47 b) Desechos Potencialmente infecciosos (Tipo B): provenientes de áreas de hospitalización general, consulta externa, emergencia, quirófano, etc. Generados en la aplicación de tratamiento o cura del paciente, requieren manejo especial dentro y fuera del hospital, están compuestos por algodones, gasas, vendas, jeringas, botellas de suero, sondas, sábanas desechables, toallas sanitarias desechables, pañales, gorros, tapabocas, batas y guantes. c) Desechos Infecto-Contagiosos (Tipo C): desechos provenientes de pacientes con enfermedades infecto contagiosas, como VIH, hepatitis, TBC, diarreas infecciosas, tifus, etc. Desechos de laboratorios con excepción de los de radiología y medicina nuclear. Requieren manejo especial dentro y fuera del hospital. Están compuestos por materiales impregnados con sangre, excrementos y secreciones provenientes de áreas de aislamiento de pacientes con enfermedades infectocontagiosas y residuos de laboratorio. También incluye a los materiales punzo cortantes (agujas, bisturís, etc.) colocados previamente en recipientes rígidos. d) Desechos Orgánicos humanos (Tipo D): provenientes de salas de cirugía, parto, amputaciones, necropsia, y anatomía patológica. Están compuestos por: amputaciones, restos de tejidos, residuos de necropsia, biopsias, fetos, placentas, etc. e) Desechos peligrosos (Tipo E): aquellos que requieren por razones legales o por características físico-químicas, un manejo especial. Están compuestos por: material radiactivo, desechos químicos, envases de aerosoles, indumentarias de tratamiento de radio y quimioterapia, desechos de laboratorio de radiología y medicina nuclear y otros descritos en las normas de desechos peligrosos. 2.8.3.4. Clasificación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos La EPA divide a los residuos hospitalarios en siete tipos: a) Cultivos y muestras almacenadas: desechos de cultivos y muestras almacenadas de agentes infecciosos; incluye a los de laboratorios médicos patológicos, de investigación y de la industria. Se consideran también los desechos de la producción de vacunas, placas de cultivo y los utensilios usados para su manipulación. b) Residuos patológicos: desechos patológicos humanos; incluye muestras de análisis, tejidos, órganos, partes y fluidos corporales que se remueven durante las autopsias, la cirugía u otros. c) Residuos de sangre y productos derivados: incluyen a la sangre, productos derivados de la sangre, plasma, suero, materiales empapados o saturados con sangre, materiales como los anteriores aun cuando se hayan secado, así como los recipientes que los contienen o contuvieron, como las bolsas plásticas y mangueras intravenosas, etc. d) Residuos punzo-cortantes: elementos punzo-cortantes que estuvieron en contacto con pacientes humanos o animales durante el diagnóstico, tratamiento, investigación o
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 48 producción industrial, incluyendo agujas hipodérmicas, jeringas, pipetas de Pasteur, agujas, bisturís, mangueras, placas de cultivos, cristalería entera o rota, etc., que hayan estado en contacto con agentes infecciosos. e) Residuos de animales: cadáveres o partes de animales infectados, así como las camas o pajas usadas provenientes de los laboratorios de investigación médica, veterinaria o industrial. f) Residuos de aislamiento: residuos biológicos, excreciones, exudados o materiales de desecho provenientes de las salas de aislamiento de pacientes con enfermedades altamente transmisibles. Se incluyen también a los animales aislados. g) Residuos punzo-cortantes no utilizados: cualquier objeto punzo-cortante desechado aun cuando no haya sido usado. 2.8.3.5. Clasificación de las Normas Técnicas Nacionales sobre el Manejo de Residuos Biopatológicos de Unidades de Atención de la Salud Dichas Normas Técnicas de la Resolución Nacional N° 349/94 se aplican en forma obligatoria en el ámbito de la Capital Federal y extensivo a todas aquellas Unidades inscriptas en el Registro Nacional de Hospitales Públicos de Autogestión del país. La clasificación se divide en: A) Residuos Comunes: son los producidos en dependencias administrativas, áreas sin restricción, depósitos, talleres y sitios de preparación de alimentos o embalajes. B) Residuos Biopatogénicos: serán aquellos residuos con actividad biológica que provengan de áreas de internación, de emergencias, de tratamientos quirúrgicos y obstétricos y traumatológicos, laboratorios clínicos de investigación y farmacológicos, de hemoterapia, consultorios odontológicos y cuerpos de animales de experimentación y sus excrementos, anatomía patológica, morgue, autopsias, farmacia, etc., incluyendo los desechos alimentarios de áreas de infecto contagiosos. C) Residuos Especiales C.1.) Radiactivos: son todos aquellos residuos sólidos provenientes de los servicios de radiología, radioterapia, bomba de cobalto y otros emisores de radiación. C.2) Químicos: son los residuos tóxicos farmacéuticos, sustancias inflamables, diluyentes, corrosivos, reactivo, etc. 2.8.3.6. Clasificación del Manual Oficial de Gestión de Residuos Patogénicos para pequeños laboratorios generadores del Colegio de Bioquímicos de Salta Dicho Manual toma los conceptos de la Ley N° 11.347 (Ley de Residuos Patogénicos de Buenos Aires). Divide a los residuos patogénicos en tres tipos que se detallan a continuación:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 49 Tipo A: Provenientes de tareas de administración, o de limpieza general de los establecimientos asistenciales, depósitos, talleres, de la preparación de alimentos, embalajes y cenizas. Se asemejan a los residuos domiciliarios y se eliminan en bolsas negras. Tipo B11 : desechos o elementos materiales en estado sólido, líquido o gaseoso, que presentan características de toxicidad y/o actividad biológica, que pueden afectar directa o indirectamente a los seres vivos y/o causar contaminación del suelo, agua o atmósfera. Se eliminan en bolsas rojas y son: - Cultivos de laboratorio, fluidos biológicos, restos de sangre y sus derivados. - Restos orgánicos del quirófano, de hemodiálisis, hemoterapia, anatomía patológica y morgue. - Restos, cuerpos y excrementos de animales de experimentación biomédica, de clínicas veterinarias y centros de investigación y docencia. - Algodones usados, gasas usadas, vendas usadas, jeringas, objetos cortopunzantes, materiales descartables, y otros elementos que hayan estado en contacto con agentes patógenos y que no se esterilicen. - Todos los residuos cualquiera sea su característica, que se generen en áreas de alto riesgo infecto-contagioso. Tipo C: residuos radiactivos, provenientes de radiología y radioterapia. Requieren en función de la legislación vigente y por sus características físico-químicas de un manejo especial. Esta clasificación deja de lado a los residuos con características de toxicidad, inflamabilidad, corrosividad (como ser aceites minerales, pinturas, pilas y baterías, etc.) que también se generan en un establecimiento de salud. 2.8.3.7. Clasificación de la Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación La propuesta de clasificación de UnIDA se propone para Argentina teniendo en cuenta su realidad sanitaria en cuanto a sus sistemas de recolección y disposición final de residuos sólidos urbanos y al manejo de residuos por clases sociales de bajos recursos que encuentran en los mismos un medio de subsistencia. Se divide en 4 grandes grupos: 1. Residuos Comunes o asimilables a domésticos: Son los residuos que por sus características no presentan ningún riesgo para la salud humana o animal y son comparables a la mayoría de los residuos que se generan en las viviendas. Son los residuos generados por las actividades administrativas, de cocina, de 11 Los residuos tipo B serían los patogénicos propiamente dichos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 50 limpieza de jardines, etc. Por ejemplo: papeles, cartones, plásticos, restos de alimentos y de su preparación, maderas, tierra, etc. Estos residuos pueden contar con una sub-clasificación que permita su reuso y/o reciclado, en dos subcategorías: a) Residuos húmedos: residuos de cocina, residuos de comida, residuos de jardines, etc. b) Residuos secos: vidrio, plásticos, papel, cartón, etc. 2. Residuos Biocontaminados: Agrupa a los residuos comúnmente identificados como patogénicos, patológicos, biopatogénicos, infecciosos. Son los residuos orgánicos o inorgánicos con potencial o real capacidad de producir una enfermedad infecciosa, debido a su contaminación con material y/o agentes biológicos en diferentes grados, sin distinción del estado físico de esos residuos. Puede afectar perjudicialmente en forma directa o indirecta, mediata o inmediata, a la salud humana, animal o vegetal y/o causar contaminación del suelo, agua o la atmósfera. Se subdividen en: a) Biológicos: cultivos, inóculos, mezcla de microorganismos y medios de cultivo inoculados provenientes del laboratorio clínico o de investigación, vacunas a virus vivo o atenuado vencidas o inutilizadas, filtro de gases aspiradores de áreas contaminadas por agentes infecciosos y cualquier residuo contaminado por estos materiales. b) Bolsas conteniendo sangre humana y hemoderivados: materiales o bolsas con contenido de sangre humana de pacientes, con plazo de utilización vencida, serología positiva, muestras de sangre para análisis, suero, plasma y otros subproductos o hemoderivado. c) Residuos Quirúrgicos y Anátomo-Patológicos: tejidos, órganos, piezas anatómicas y residuos sólidos contaminados con sangre resultantes de una cirugía, autopsia u otros. d) Punzo-cortantes: elementos punzo-cortantes que estuvieron en contacto con pacientes o agentes infecciosos, incluyen agujas hipodérmicas, jeringas, pipetas, bisturís, placas de cultivo, agujas de sutura, catéteres con aguja y otros objetos de vidrio enteros o rotos u objetos cortopunzantes desechados. e) Animales contaminados: Los cadáveres o partes de animales inoculados, expuestos a microorganismos patógenos o portadores de enfermedades infectocontagiosas; así como sus lechos o residuos que hayan tenido contacto con éste.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 51 f) De atención al Paciente: Residuos sólidos contaminados con secreciones, excreciones y demás líquidos orgánicos12 provenientes de la atención de pacientes, incluyéndose los restos de alimentos de pacientes infectocontagiosos. La subclasificación de biocontaminados es muy similar a la de la EPA. Esta clasificación permite incluir todos los residuos con algún riesgo biológico en un mismo componente, bajo el término “biocontaminados”. 3. Residuos químicos peligrosos: Son los residuos químicos reactivos, corrosivos, inflamables, oxidantes o tóxicos, generados en áreas particulares o generales de los establecimientos de salud como laboratorios, servicio de anatomía patológica, citología, mantenimiento, farmacia, terapia oncológica, odontología, radiología, diagnóstico por imágenes, mantenimiento, etc. y sectores donde se utilizan equipos o instrumental con contenido de metales pesados. Se subdividen a su vez en: a) Residuos de productos químicos y sus envases: ej. formol, metanol, xileno, fenol, benceno, ácidos, soluciones básicas, reactivos de laboratorio, líquidos reveladores y fijadores de placas radiográficas, etc. b) Desechos de biocidas y sus envases: plaguicidas, fungicidas, germicidas, etc. c) Restos de medicamentos y medicamentos vencidos y sus envases. d) Desechos con contenido de metales pesados y sus envases. e) Residuos genotóxicos. Restos de sustancias y sus envases que presenten riesgos de carcinogenicidad, mutagenicidad o teratogenicidad y todo otro material que haya estado en contacto con ellas. f) Todo otro residuo que tenga características de peligrosidad según el Código de Naciones sobre sustancias y residuos, a excepción de la característica de infecciosidad (H6.2). 4. Residuos radiactivos (según Ley N° 25.018): Residuo radiactivo es “todo material, radiactivo, combinado o no con material no radiactivo, que haya sido utilizado en procesos productivos o aplicaciones, para los cuales no se prevean usos inmediatos posteriores en la misma instalación, y que, por sus características radiológicas no puedan ser dispersados en el ambiente de acuerdo con los límites establecidos por la Autoridad Regulatoria Nuclear”. La CNEA debe asumir la responsabilidad de la gestión de estos residuos mientras que los generadores son responsables por el acondicionamiento y almacenamiento seguro según las condiciones que establezca ésta hasta su transferencia. Son residuos sólidos y líquidos de escaso volumen, de muy baja actividad que contienen radionucleidos de período de 12 La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la sangre y los líquidos corporales de todos los pacientes deben ser considerados "potencialmente infectantes".
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 52 semidesintegración muy cortos. Las fuentes de radiación usualmente encapsuladas, utilizadas en diferentes prácticas, contienen radionucleidos de períodos mayores y actividades variadas, que van desde las consideradas de baja actividad hasta algunas otras con actividades significativas. Estas fuentes de radiación sólo son consideradas residuo cuando su uso posterior no es recomendado. Estos residuos se generan en áreas de terapia radiante y diagnóstico. Según la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina, los residuos radiactivos son todos aquellos materiales para los cuales no se prevé ningún uso ulterior y que contienen sustancias radiactivas con valores de actividad tales que exceden las restricciones establecidas para su descarga en el ambiente. Los residuos radiactivos pueden contener distintos tipos de elementos inestables. La natural tendencia a la estabilidad provoca la emisión de energía, en forma de partículas (alfa, beta, etc.) o de ondas electromagnéticas (radiación gamma, equis). A medida que los elementos liberan energía, disminuye su radiactividad. Por eso, la caracterización de los residuos radiactivos refiere a los elementos que contienen, al tipo de radiación que producen, y al tiempo de decaimiento necesario para que su liberación no implique riesgos para las personas ni para el ambiente. En Argentina se ha optado por la siguiente clasificación general de los residuos radiactivos: Figura 2: Clasificación de los residuos radiactivos, tiempo de aislamiento, confinamiento y disposición. Fuente: CNEA. Los residuos de nivel bajo y medio se generan en la operación y mantenimiento de los reactores y de otras instalaciones nucleares. También -en menor medida- a partir de las aplicaciones de los radioisótopos en el campo de la medicina, la industria y la
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 53 investigación. La mayor parte de los residuos de nivel alto se producen dentro del elemento combustible en los reactores nucleares, como consecuencia de los procesos de fisión nuclear. En el campo de las aplicaciones médicas, usos industriales y actividades de investigación y desarrollo, se producen residuos sólidos, líquidos y biológicos, de escaso volumen, muy baja actividad y radionucleídos de período de semidesintegración muy cortos. Sin embargo, las fuentes de radiación usualmente encapsuladas, utilizadas en diferentes prácticas, contienen radionucleídos de períodos mayores y actividades variadas, que van desde las consideradas de baja actividad hasta algunas otras con actividades significativas. Estas fuentes de radiación sólo son consideradas residuo cuando se descarta su uso ulterior. A partir de la clasificación de residuos de establecimientos de salud que propone UnIDA, también se ha diseñado y desarrollado señalética que pueda servir de marco de referencia en todo el país. La misma incluye no sólo lo referente a la adecuada segregación de residuos sino también las observaciones de riesgo, los sectores de acceso restringido, las precauciones, el uso de elementos de protección personal, la forma en que deben ser segregados los residuos químicos, etc. Debido a que, la propuesta de clasificación y segregación de UnIDA es la que más se ajusta a la realidad nacional y provincial no sólo desde el punto de vista de la generación de residuos sino también de la practicidad que reviste para su posterior tratamiento y disposición final, es la que se eligió para aplicar en la elaboración de la etapa de Planificación del Sistema de Gestión Integrado para el Hospital Joaquín Corbalán, con mínimas modificaciones. 2.8.4. Residuos líquidos de Establecimientos de Salud Un establecimiento de salud, además de generar residuos sólidos, genera residuos líquidos que están formados por varias fuentes: materia orgánica, antibióticos, antisépticos, detergentes, solventes, medicamentos a los que se suman excretas y secreciones humanas contaminadas por diferentes tipos de patógenos. En general estos residuos líquidos se vierten sin tratamiento previo a la red cloacal urbana. Si bien, por lo general las aguas cloacales reciben un tratamiento previo a su disposición final (ya sea en una planta de tratamiento, lagunas, reactores, etc.), los productos eliminados por hospitales representan un riesgo potencial para el ser humano y el ambiente lo que se traduce en un impacto para la salud pública (Núñez, L., 2.010). Los líquidos residuales no tratados provenientes de centros de salud pueden vehiculizar sustancias químicas con efectos tóxicos y genotóxicos sobre los organismos presentes en los ecosistemas acuáticos. La composición de estos líquidos presenta fluctuaciones más o menos evidentes en su descarga a la red cloacal debido a la gran diversidad de compuestos químicos y de secreciones humanas contaminadas con microorganismos patógenos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 54 De acuerdo a las diversas actividades que se realizan en un hospital, se generarán tres tipos de efluentes (Nuñez, L., op. cit.):  Los desechos de naturaleza doméstica: que provienen de la cocina, baños y lavandería con alta concentración de materia orgánica, grasas y detergentes.  Los desechos industriales que provienen de servicios de mantenimiento como garajes, talleres que contienen alta concentración de aceites y detergentes.  Los desechos generados en la práctica hospitalaria, análisis e investigación que son específicos de un centro de salud. Pueden contener productos químicos y radiactivos, líquidos biológicos. Esta categoría es la responsable de la singularidad de los efluentes hospitalarios. Los residuos líquidos específicos de la actividad médica comprenden principalmente:  Laboratorio de análisis: En los laboratorios se trabaja con diferentes productos químicos que van desde solventes, ácidos y bases, y diferentes reactivos, y además líquidos biológicos (sangre, orina, heces, expectoraciones) que pueden vehiculizar agentes patógenos. Aunque existen protocolos para la disposición de estas sustancias, una parte de los mismos puede aparecer en las cloacas.  Hemodiálisis: los equipos de hemodiálisis producen residuos líquidos residuales que contienen residuos de medicamentos y microorganismos. Además dichos equipos requieren limpieza y desinfección lo que implica eliminación de residuos de desinfectantes.  Radiología: En los líquidos generados por este servicio se pueden encontrar restos de reveladores, fijadores, sales de plata, y productos de contraste iodados.  Centros quirúrgicos: se eliminan líquidos residuales con alta concentración de residuos biológicos como sangre, líquido gástrico, secreciones traqueobronquiales, líquidos pleurales.  Efluentes provenientes de la limpieza de los diferentes ambientes hospitalarios y de materiales médicos: contienen alto contenido en detergentes y desinfectantes con trazas de materia orgánica y medicamentos.  Efluentes del laboratorio de anatomía patológica: contienen ácidos, bases, colorantes, solventes, desinfectantes.  Desechos de medicina nuclear. 2.9. Gestión de Residuos de Establecimientos de Salud Los residuos hospitalarios o de establecimientos de salud (RES) deben ser una importante preocupación en la gestión integral de la salud. Una adecuada e integral gestión de residuos hospitalarios permite comprometer al establecimiento con políticas de gestión que van más allá
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 55 de la atención de la salud, con la seguridad de la prestación médica minimizando los riesgos en el ámbito intrahospitalario y con la responsabilidad correspondiente como actividad generadora de impactos sobre el ambiente. La necesidad de una gestión integral de residuos hospitalarios responde a la seguridad sanitaria, laboral y ambiental, en un todo interrelacionadas y a las que se debe dar respuesta de forma conjunta. En este sentido es necesario que los directores de los establecimientos incorporen a sus agendas de gestión, la propia de residuos del establecimiento. Al hablar de residuos de establecimientos de salud se debe tener en cuenta que los residuos de riesgo biológico son sólo parte de un universo de residuos que deben ser segregados y tratados adecuadamente. La gestión de RES presenta diferentes realidades según el país que se trate. En el caso de Argentina, se presentan distintos escenarios desde la parte de regulación normativa hasta la realidad de cada establecimiento, y esto a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Los residuos generados en establecimientos de salud, a excepción de los asimilables a domiciliarios y radiactivos, son considerados residuos peligrosos según la Ley Nacional nº 24.051. Los residuos radiactivos se rigen por la Ley 25.018, régimen de gestión de los residuos radiactivos. Todas las provincias cuentan con normativa respecto a los residuos peligrosos, sea por leyes independientes para residuos biocontaminados (patogénicos, patológicos, biopatogénicos) y residuos peligrosos o mediante la adhesión a la ley nacional 24.051. La gestión de residuos en un establecimiento de salud implica “Un conjunto de acciones destinadas al manejo y disposición segura de los residuos del establecimiento”. Ello significa contar con un procedimiento para cada una de estas acciones como también el registro de los residuos generados, avalado por la documentación en cumplimiento de la normativa vigente. La gestión interna de residuos comprende la clasificación de los residuos, la segregación diferenciada, la planificación de sectores de almacenamiento primario de residuos, el empleo de contenedores seguros e identificados, la utilización de bolsas reglamentarias, el establecimiento de rutas de recolección determinadas, la identificación de zonas de riesgo, la utilización de señalética recordatoria, el cumplimiento de las características específicas del local para el almacenamiento transitorio de residuos peligrosos, la realización de auditorías internas de gestión de residuos, transporte y tratamiento de residuos por empresas autorizadas por el organismo competente, visita a las empresas que prestan el servicio de tratamiento, registro de generación de residuos, capacitación del personal, entre otras. Otra de las cuestiones importantes a destacar de por qué es necesaria una buena gestión de residuos hospitalarios es que según lo establece la Ley Nacional N° 24.051 en su artículo 22, “todo generador de residuos peligrosos es responsable en calidad de dueño de los mismos, de todo daño producido por éstos…”. En este sentido, los generadores deben cumplir una adecuada gestión y contar con los instrumentos legales que avalen a la misma, como los manifiestos de transporte y los certificados de destrucción y disposición final. Tales documentos son prioritarios a efectos de respaldar el necesario conocimiento de la trazabilidad de los residuos, desde su generación hasta el tratamiento y disposición final de los mismos. En términos generales, se puede afirmar que los Establecimientos de Salud, humana y animal, son ética y legalmente
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 56 responsables del manejo de sus residuos peligrosos y tienen una obligación de control para el cuidado de la salud y del medio ambiente, particularmente en relación a los residuos que ellos mismos generan. Efectuar una adecuada segregación de los residuos peligrosos generados como consecuencia de la actividad desarrollada en los Establecimientos de Salud, es la clave para un eficaz manejo de los mismos, ya que garantiza la utilización de vías de eliminación apropiadas, el mantenimiento de la seguridad del personal y la minimización de los perjuicios para el ambiente. 2.9.1. Responsabilidades a cumplir por los generadores La legislación a nivel nacional y provincial exige que los generadores de residuos peligrosos (biocontaminados, químicos y radiactivos), cumplan con una serie de responsabilidades. Entre las que se citan en los textos legales y manuales de procedimientos, existen:  Inscribirse como generadores de residuos peligrosos en los Registros que estén habilitados en el sector gubernamental que corresponda. Para el caso de Salta, los grandes generadores de Residuos Sanitarios (más de 200 Kg de residuos biocontaminados) como es el caso del Hospital Joaquín Corbalán, deberán inscribirse en el “Registro de Generadores, Transportistas y Operadores de Residuos Peligrosos” cumpliendo los requisitos y las especificaciones de la Resolución Nº 224/06.  Realizar la segregación de los residuos según la clasificación determinada, a partir de los lugares de generación. La Resolución del Ministerio de Salud Pública de Salta, N° 1.979/96, establece que todo establecimiento, de acuerdo a sus características, debe asegurar el tratamiento adecuado de los residuos sólidos hospitalarios, patológicos y no patológicos, a través de servicios internos y externos, que aseguren el traslado de los mismos en condiciones de seguridad salubridad e higiene del personal y de la población. En todos los casos se deberá dar cumplimiento a las exigencias de las Normas Técnicas Nacionales sobre el manejo de Residuos Biopatológicos de Unidades de Atención de la Salud, N° 349/94 del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, para su aplicación en la Provincia de Salta (para la realización de esta tesina sólo se toman algunos conceptos de dicha Resolución Nacional).  Capacitar al personal afectado al manejo de residuos hospitalarios, desde los operarios hasta los técnicos y profesionales, especialmente aquellos que mantengan contacto habitual con los residuos.  Responder por el daño directo o indirecto que puedan generar los mismos.  Realizar la limpieza y desinfección de las instalaciones, equipos y medios que se utilicen con los residuos generados en el Establecimiento Asistencial.  Proveer el equipo de protección necesario al personal afectado en el manejo de residuos peligrosos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 57  Proveer los elementos de limpieza e higiene necesarios para la segregación y retiro de residuos y para la limpieza del establecimiento de salud.  Deberán tener en sus establecimientos la documentación que acredite el almacenamiento, transporte y disposición final de los residuos que producen. 2.9.2. Generación y segregación en origen La generación de residuos depende de numerosos factores, como ser: el tipo de establecimiento de atención de salud, el grado de complejidad y especialización del mismo, la proporción de elementos re utilizables, la cantidad diaria de pacientes atendidos, la cantidad de camas de internación, las metodologías implementadas de gestión interna de residuos. Los hospitales con alto nivel de complejidad y con laboratorios especializados, como por ejemplo los hospitales de universidades generan muchos más residuos que un hospital común con un bajo nivel de complejidad. Dentro de la búsqueda de relaciones significativas entre la cantidad de residuos producidos con algún parámetro del hospital para así obtener valores unitarios, existe un índice que relaciona la cantidad de residuos generados (en kg) con la cantidad de camas de internación del hospital, en forma diaria. Este índice se expresa en Kg/cama/día. También se puede aplicar este índice a los consultorios (en donde no hay internación), estableciendo el índice Kg/paciente/día; dividiendo la producción diaria de consulta externa para el número de pacientes atendidos en el día. En algunos casos bastará con establecer el índice: Kg/consultorio/día, para lo cual se divide la producción del área para el número de consultorios. La generación de RES en el mundo se puede observar en la siguiente tabla: Tabla 3: generación en Kg/cama/día de RES en el mundo Región Kg/cama/día América del Norte 7-10 América Latina 1-4,5 Europa Occidental 3-6 Europa Oriental 1,4-2 Asia Oriental (ingresos altos) 2,5-4 Asia Oriental (ingresos medios) 1,8-2,2 Fuente: Teacher’s Guide, Management of Wastes from health-care activities. WHO (World Health Organization). 1.998. Para países en desarrollo, se pueden utilizar las siguientes cifras para estimación preliminar (Brion, J.R. 2.009). Del 100% de los residuos generados en un hospital:  80 % pueden gestionarse como residuos comunes o domiciliarios.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 58  Entre un 10 a un 16% corresponde a residuos biocontaminados, de los cuales un 1% son elementos punzo-cortantes.  4 % corresponde a residuos químicos o farmacéuticos, radiactivos, citotóxicos, envases presurizados, termómetros rotos, pilas/baterías descartadas. En la práctica, el porcentaje de residuos no riesgosos (domiciliarios o comunes), varía entre el 70 y 90% y el de los riesgosos (peligrosos), entre el 10 y el 30%. Las ventajas de practicar la segregación en el origen son:  Reducir los riesgos para la salud y el ambiente, impidiendo que los residuos infecciosos o especiales, que generalmente son fracciones pequeñas, contaminen los otros residuos generados en el hospital.  Disminuir costos, ya que sólo se dará tratamiento especial a una fracción y no a todos los residuos generados.  Recuperar algunos residuos que no requieren tratamiento ni acondicionamiento previos, para reuso o reciclaje. Continuando con la clasificación propuesta por UnIDA del punto 2.8.3.7, se elaboró desde la misma Unidad de Investigación una guía de señalética13 para la adecuada segregación de los residuos, la identificación de zonas de riesgo, de zonas de almacenamiento final, el uso de procedimientos, etc. Identificar mediante cartelería, simbología y textos, es una instancia importante en la gestión que permite recordar tanto al personal del establecimiento como al público de tránsito el cuidado que debe observarse en el manejo de residuos de un establecimiento de salud. Señalética a utilizar para la segregación correcta de residuos en origen: La señalética está formada por placas de atención para ser dispuesta en paredes, puertas de armarios, de gabinetes, de acceso a sectores, etc. En este caso se adapta perfectamente a los residuos generados en un hospital, y por lo tanto se puede aplicar perfectamente al hospital Joaquín Corbalán, con los ajustes correspondientes al caso. Placas Grupo 1: Estas placas se han desarrollado con la intención que se conozcan en conjunto y en detalle, los residuos generados en un establecimiento de salud tanto por el personal como por el público que asiste al servicio. Es importante que se dispongan en los siguientes lugares:  Paredes visibles del hall de entrada del establecimiento para conocimiento del público. 13 Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Guía de Señalética para la gestión de residuos en establecimientos de salud. Secretaría de Ambiente de la Nación.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 59  Lugares claves del establecimiento como las oficinas de jefes de servicios, oficina del gerente o director, administración y compras, laboratorio, almacenamiento final de residuos peligrosos, etc.  En paredes por sobremesadas o en paredes libres. Es recomendable que estas placas se ubiquen en la pared, por encima de los contenedores de residuos específicos, lo que permite frente a alguna duda discernir en que contenedor debe segregarse el residuo. En muchos sectores y de acuerdo al estudio de clasificación y generación de residuos que se realice en el establecimiento, se dispondrán sólo placas de residuos comunes, de residuos comunes y residuos bicontaminados (en la mayoría de los casos), y en casos especiales, las opciones de comunes, biocontaminados y químicos peligrosos en laboratorios, oncología, biología molecular, anatomía patológica, etc. En otros casos se utilizará la placa de biocontaminados y la de radiactivos (en los sectores de terapia radiante o diagnósticos específicos).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 60 Figura 3: placas para residuos comunes (húmedos y secos), residuos biocontaminados, residuos químicos peligrosos y residuos radiactivos. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. Placas Grupo 2: Este grupo corresponde a los pictogramas de cada categoría. Figura 4: pictogramas para las cuatro categorías de residuos. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 61 Placas Grupo 3: Dentro de este grupo se encuentra una placa que ha sido diseñada para crear la conciencia en personal y público. Debido al tipo de residuos que se generan en un establecimiento de salud, existe una responsabilidad compartida para separar adecuadamente los residuos. También debe incorporarse al hall de entrada de un establecimiento de salud con el fin de advertir la conducta que debe respetar el público que ingresa. Asimismo, esta placa puede colocarse en boxes de enfermería, algunos pasillos del establecimiento, laboratorios y servicios. Figura 5: placa para generación de conciencia en la separación correcta de residuos. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. Bolsas y recipientes para la contención de las categorías: En cuanto a los recipientes y contenedores, su capacidad no podrá exceder de los 50 litros y deberán estar construidos de material inerte al contacto con agentes químicos y a la abrasión, fáciles de higienizar, poseer, tapa y asas, ser preferentemente troncocónicos sin bordes filosos. Se demarcarán los lugares donde se colocarán los recipientes, que deberán ser fácil acceso y permitir la perfecta limpieza del área. El tiempo de residencia de los residuos biocontaminados en los contenedores transitorios para almacenamiento de residuos en sectores de generación deberá ser menor mientras mayor sea el porcentaje de residuos con alto contenido de humedad (restos de tejidos, fluidos, etc.), y mayor sea la temperatura y humedad del ambiente. Los residuos constituidos por elementos cortantes o punzantes tales como vidrios, hojas de bisturí o agujas descartables que hayan estado en contacto con sangre o fluidos corporales, se acumularán en envases llamados descartadores para cortopunzantes, realizados con materiales rígidos de espesores tales que no puedan ser atravesados por los residuos. No se deben manipular las agujas tratando de doblarlas, re-encapucharlas14 o romperlas con las manos. La boca de estos recipientes impedirá que el contenido se vuelque cualquiera sea su posición y se 14 Sin embargo, algunas publicaciones nacionales como internacionales, permiten el re-encapuchado usado la técnica de una sola mano, volviendo a colocar la aguja dentro de su protector original.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 62 ubicarán en el sitio donde se originen este tipo de residuos y al alcance de personal que los produce. Una vez acondicionados los elementos cortantes o punzantes hasta el 75% de la capacidad del descartador y habiéndolo cerrado herméticamente, podrán ser dispuestos dentro de las bolsas o contenedores para residuos biocontaminados. Los recipientes utilizados para el almacenamiento de este tipo de residuos deberán ser diseñados para este fin; debiéndose evitar el uso de envases “reciclados”, es decir envases cuyo uso primario corresponde a otro tipo de producto (botellas de bebidas por ejemplo). En cuanto a las bolsas, según la categoría de residuo a acumular, tendrán los siguientes colores:  Residuos comunes o domiciliarios: color negro (tanto para húmedos como para secos),  Residuos biocontaminados: color rojo,  Residuos químicos: color amarillo. Las características de las bolsas rojas deberán reunir las siguientes condiciones: a) De plástico grueso (polietileno o polipropileno), resistentes y de alta densidad, b) Ser impermeables y de color opaco, c) Llevar el símbolo internacional de residuo biológico (peligroso), d) Espesor mínimo de 80 micrones, e) Resistentes al peso que deban almacenar, f) Ser de distinto tamaño según el volumen de residuos biocontaminados generado en cada área, pero no inferiores a 30-40 cm de largo, g) Permitir el fácil cerrado hermético y transporte. Las bolsas rojas se colocarán en los recipientes con los bordes doblados hacia afuera cubriendo la parte superior del recipiente y se llenarán hasta las ¾ partes de su capacidad total. Una vez que el personal de limpieza retire las bolsas, se sellarán o cerrarán con un doble nudo o con un precinto tipo cola de ratón, permitiendo su manipuleo por la parte superior minimizando el riesgo de accidentes. Siempre se deberán cerrar las bolsas en el lugar de generación de los residuos. Una vez cerradas las bolsas, se deberá a éstas y a cualquier otro recipiente que contenga residuos biocontaminados para ser trasladado, realizarles la identificación o rotulación, debiendo indicar: hora y área física de generación, fecha, nombre del establecimiento generador; como mínimo. Los residuos biocontaminados de alto contenido de humedad deberán ser introducidos en las bolsas rojas con material absorbente en cantidad suficiente o en doble bolsa para evitar derrames. Se deberá evitar la combinación de los residuos biocontaminados, químicos y radiactivos con los residuos comunes o domiciliarios. Las características de las bolsas negras deberán reunir las siguientes condiciones:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 63 a) Al no contener residuos peligrosos, las bolsas pueden ser de polietileno, no necesariamente de gran espesor, pero lo suficientemente resistentes como para soportar el peso de residuos contenidos, b) Ser de distinto tamaño según el volumen de residuos generado en cada área, c) Permitir el fácil cerrado y transporte. Las características de las bolsas amarillas deberán reunir las siguientes condiciones: a) Por contener residuos peligrosos, ser de polietileno con un espesor suficiente (mínimo de 80 micrones) para evitar roturas de la bolsa por los propios residuos, b) Ser de distinto tamaño según el volumen de residuos generado en cada área, c) Permitir el fácil cerrado y transporte. El material radiactivo se deberá colocar en recipientes de plomo o de alguna aislación especial, según lo estipulado por la CNEA. Deberán ser almacenados en contenedores que prevengan su dispersión. Los residuos que están siendo almacenados durante su decaimiento radiactivo, deberán ser etiquetados con el tipo de radionucleído, la fecha, y detalles de condiciones de almacenamiento requerido. Algunos procedimientos fundamentales para la contención y embalaje de estos residuos son:  Acondicionar los residuos radioactivos en embalajes debidamente señalizados con el símbolo internacional de presencia de radiación ionizante, rotulados con las palabras RESIDUO RADIOACTIVO. En la mayoría de los casos, se acondicionan en los mismos recipientes que los contenían al comprarse.  Mantener en cada unidad generadora el número suficiente de embalajes/recipientes para cada tipo de residuo.  Acondicionar las agujas y objetos cortantes usados en medicina nuclear en recipientes rígidos, reforzados y herméticos. No mezclar las jeringas contaminadas con material radioactivo con aquellas contaminadas con material no radioactivo. Señalética adhesiva correspondiente a la identificación de recipientes de residuos: Las bolsas para residuos sólidos, bidones para residuos líquidos, recipientes, carros, etc. deben estar siempre identificados. Puede tomarse como patrón de identificación para las bolsas, el color correspondiente a cada categoría, para evitar pegar en cada bolsa una etiqueta adhesiva. Se reserva la colocación de etiquetas a los recipientes que contienen dichas bolsas y que se ubican en cada lugar de generación. No se incluyen los residuos radiactivos, dado que los mismos deben contar con identificación y acondicionamiento especial, de acuerdo con lo que establezca la autoridad regulatoria nuclear (ARN) en cada caso.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 64 Esta identificación de contenedores es de carácter general, la misma debe estar acompañada por otros requisitos según lo determine la normativa local o los requisitos propios del establecimiento de salud. Figura 6: modelo de etiquetas adhesivas para la identificación de recipientes y contenedores correspondientes a cada categoría. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. Señalética adhesiva para la identificación de residuos químicos: Los residuos químicos peligrosos pueden llevar la identificación del adhesivo anterior (residuos químicos peligrosos) en forma general en el caso de sólidos o materiales contaminados cuya compatibilidad química permita almacenarlos en un mismo contenedor. En el caso de los residuos químicos líquidos que se generan en laboratorios, anatomía patológica, citología, biología molecular, etc., se hace necesario tener muy en cuenta la segregación de los mismos según sus incompatibilidades químicas. Por ello se diseñaron adhesivos que permiten identificar los grandes grupos de químicos que pueden generarse en estas áreas y ser clasificados según sus riesgos. Nunca se debe olvidar consultar las tablas de incompatibilidades químicas y las hojas de seguridad de la sustancia que generó el residuo previo a tomar la decisión de incluir un químico en un determinado grupo. En el caso de los químicos peligrosos, el almacenamiento intermedio hasta tanto se retiren para su almacenamiento final, puede realizarse en un bajomesada del laboratorio donde se encuentran los contenedores para la segregación según incompatibilidad química y para el sector de radiología en un área del cuarto oscuro.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 65 Figura 7: modelos de etiquetas adhesivas para la identificación de los distintos residuos líquidos químicos peligrosos. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. En el caso de los productos líquidos para el proceso de revelado y fijado de placas radiográficas, sean usados, no usados y soluciones concentradas, deben ser sometidos a un proceso de recuperación o ser acondicionados en frascos de hasta dos litros o en recipientes de mayor capacidad, con las siguientes características:  Fabricados en material compatible con el líquido a ser almacenado,  Resistentes, rígidos y herméticos,  Con tapa rosca y sellada. Normalmente, cuando se adquiere un producto químico, este tiene una ficha técnica con instrucciones sobre su acondicionamiento, tratamiento y destino final, por eso se debe tomar en cuenta las recomendaciones que se desprenden de ellas. Es muy importante respetar y seguir las orientaciones del fabricante para cada caso específico.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 66 2.9.3. Recolección y transporte interno Las bolsas y/o recipientes conteniendo residuos hospitalarios, deberán ser retiradas con la frecuencia que sea necesaria según la categoría y el volumen de residuo que contengan. Por ejemplo, en áreas administrativas, consultorios, laboratorios de análisis clínicos, hemoterapia, etc., se puede hacer el retiro una o dos veces por día. En áreas de internación, quirófano, sala de partos, guardia, se debe hacer de dos a tres veces por día y/o según necesidad. La manipulación de las distintas categorías de residuos es bastante similar en todas, con algunas consideraciones especiales para el caso de residuos biocontaminados y químicos peligrosos. Para las bolsas de residuos comunes o domiciliarios solamente se debe cuidar de cerrar las bolsas en el área de generación (con un nudo es suficiente) y en caso de rotura, colocarlas dentro de otra bolsa. Luego se colocarán en los contenedores para transporte destinados a residuos comunes y se depositarán en el área de almacenamiento correspondiente. En el caso de las bolsas de residuos biocontaminados, no deberán permanecer en el área de generación más de 24 horas, debiendo ser llevadas al área de tratamiento y/o almacenamiento interno. El personal de limpieza que retira las bolsas, deberá cerrarlas con un doble nudo o con un precinto tipo cola de ratón, permitiendo su manipuleo por la parte superior minimizando el riesgo de accidentes (bolsa llena hasta las ¾ partes). Siempre se deberán cerrar las bolsas en el lugar de generación de los residuos. Una vez cerradas las bolsas, se deberá a éstas y a cualquier otro recipiente que contenga residuos biocontaminados, realizarles la identificación o rotulación, debiendo indicar: Hora y área física de generación, fecha, nombre del generador; como mínimo. Queda prohibido la reutilización de bolsas y el trasvasado de los residuos. Para el caso de las bolsas de residuos químicos peligrosos, se podrá proceder de igual manera que para las bolsas de residuos biocontaminados. De existir recipientes para la contención de residuos químicos líquidos, se cuidará antes de transportarlos que no presenten ninguna pérdida y que estén perfectamente tapados e identificados. El transporte de los residuos biocontaminados, químicos y radiactivos deberá realizarse en condiciones de máxima seguridad. Para ellos, deberá definirse y diagramarse la ruta sanitaria, que es la vía por donde se recolectan y transportan los residuos (de todas las categorías), desde cada punto de generación o almacenamiento intermedio hasta el depósito de almacenamiento final temporal. Al diseñarse la ruta, no deben dejarse fuera de consideración los siguientes aspectos:  Establecer rutas independientes para peligrosos y no peligrosos, siempre que sea posible.  Realizar el recorrido de la ruta en horarios de menor circulación de pacientes, empleados o visitas, y no en el horario en que se reparten las comidas.  Cubrir la totalidad de la institución por la vía más corta (especialmente para los residuos peligrosos).  Publicar en forma visible el esquema de ruta sanitaria definido.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 67  Definir la frecuencia de retiro de las categorías de residuos de cada lugar de generación. El transporte de los residuos se puede realizar de dos maneras: En forma manual, que se utiliza en unidades médicas de menor complejidad, tales como: consultorios médicos, odontológicos, laboratorios clínicos, de patología, etc. Se usarán recipientes pequeños para facilitar su manejo, evitar derrames y para prevenir que el exceso de peso pueda provocar accidentes y enfermedades laborales en el personal de limpieza. Por medio de carros transportadores, que trasladan los residuos en forma segura y rápida, desde las fuentes de generación y hasta el lugar destinado para su almacenamiento temporal y final. Deben tener un tamaño adecuado con la cantidad de residuos a recolectar y con las condiciones del establecimiento. Los carros que se utilicen para el transporte desde el lugar de origen de los residuos hasta la zona de acopio o tratamiento deberán ser destinados exclusivamente a ese fin y ser correspondientes al tipo de residuo retirado. No es conveniente fumar, comer o beber cuando se realiza tanto el transporte como la recolección de residuos. Para los residuos biocontaminados, se utilizarán carros cerrados dentro de los cuales se colocarán las bolsas y/o recipientes con los residuos generados. El transporte de estos residuos hasta el sitio de tratamiento y/o almacenamiento interno se realizará preferentemente en el momento de menor movimiento de personal propio y público en general. Las características mínimas que deben tener los carros son: a) Ser en lo posible, del mismo color de la categoría de residuos que transporta, es decir rojo. Si no es posible, utilizar carros de color blanco o colores claros. b) Material: plástico rígido o metal inoxidable. c) Livianos, de superficie lisa en su interior, lavables, con ruedas de goma o similar, resistentes a la abrasión y a golpes, con tapa rebatible y asas, bordes redondeados, cierre hermético, d) Ser estables para evitar accidentes o derrames, ser cómodos para el manejo realizando el mínimo esfuerzo. e) Tamaño: de acuerdo al volumen y frecuencia de residuos generados. Nunca se deben llenar los carros hasta el tope de manera tal de que no se pueda cerrar su tapa. f) Estar identificados con la leyenda “Residuos Biocontaminados” en letra lo suficientemente grande para ser legible fácilmente, y con el símbolo internacional de residuo biocontaminado. g) Contarán con un equipo para controlar derrames: material absorbente, pala, equipo de limpieza y desinfección y equipo de protección personal.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 68 No podrán dejarse almacenadas en los carros las bolsas conteniendo residuos sólidos biocontaminados. Tampoco se podrá compactar los residuos dentro de los carros para reducir volúmenes a almacenar o a transportar fuera del predio de generación. Se deberá proceder a la desinfección diaria de los carros transportadores, con una solución de hipoclorito de sodio de 200 ppm durante 10 minutos. El carro recolector no entrará a las áreas de diagnóstico y tratamiento de pacientes, se estacionará en un pasillo cercano o en un lugar en donde no interfiera en la circulación. Los carros de transporte de ropa usada deben ser exclusivos para este propósito, transportando la ropa contaminada con sangre u otros fluidos de la que no lo está. Para los residuos químicos peligrosos, se usarán carros cerrados dentro de los cuales se colocarán las bolsas y/o recipientes con los residuos generados. El transporte de estos residuos hasta el sitio de tratamiento y/o almacenamiento interno se realizará preferentemente en el momento de menor movimiento de personal propio y público en general. Las características mínimas que deben tener los carros son: a) Ser en lo posible, del mismo color de la categoría de residuos que transporta, es decir amarillo. Si no es posible, utilizar carros de color blanco o colores claros. b) Material: plástico rígido o metal inoxidable. c) Livianos, de superficie lisa en su interior, lavables, con ruedas de goma o similar, resistentes a la abrasión y a golpes, con tapa rebatible y asas, bordes redondeados, cierre hermético. d) Ser estables para evitar accidentes o derrames y ser cómodos para el manejo. e) Tamaño: de acuerdo al volumen y frecuencia de residuos generados. Nunca se deben llenar los carros hasta el tope de manera tal de que no se pueda cerrar su tapa. f) Estar identificados con la leyenda “Residuos Químicos Peligrosos” en letra lo suficientemente grande para ser legible fácilmente. g) Contarán con un equipo para controlar derrames: material absorbente, pala, equipo de limpieza y desinfección y equipo de protección personal. Para los residuos radiactivos, una vez que fueron correctamente envasados, segregados y rotulados, se introducirán en bolsas etiquetadas indicando la naturaleza del contenido y la fecha. El conjunto se introducirá en un pequeño contenedor blindado para ser llevado al almacén de residuos radiactivos para el decaimiento de su actividad radiactiva (Elías Castells, X., 2.005). Es fundamental que la persona encargada de la recolección y transporte interno esté capacitada y habilitada para hacerlo. Para los residuos comunes o domiciliarios, al no presentar características de peligrosidad, no es necesaria la adopción de medidas especiales, pero igualmente para facilitar el transporte interno
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 69 y tender a una buena higiene hospitalaria, se usarán carros cerrados dentro de los cuales se colocarán las bolsas y/o recipientes con los residuos generados. Es recomendable que el transporte de estos residuos hasta el sitio de tratamiento y/o almacenamiento interno se realice por una ruta distinta a la designada para los residuos biocontaminados y químicos, en la medida de lo posible. Las características que deben tener los carros son: a) Ser en lo posible, del mismo color de la categoría de residuos que transporta, es decir negro. Si no es posible, utilizar carros de color blanco o colores claros. b) Material: plástico rígido. c) Livianos, de superficie lisa en su interior, lavables, con ruedas de goma o similar, resistentes a la abrasión y a golpes, con tapa rebatible y asas, bordes redondeados. d) Ser estables para evitar accidentes o derrames y ser cómodos para el manejo. e) Tamaño: de acuerdo al volumen y frecuencia de residuos generados. f) Estar identificados con la leyenda “Residuos Comunes o Urbanos” en letra lo suficientemente grande para ser legible fácilmente. 2.9.4. Almacenamiento temporal final interno Se deberán establecer áreas exclusivas de almacenamiento o acopio temporal final interno de la totalidad de categorías o tipos de residuos generados en el establecimiento, prestando mucha atención a los lugares destinados para la categoría de biocontaminados, químicos y radiactivos. Los residuos radiactivos no se deben almacenar en el mismo lugar que los demás residuos. Para los residuos biocontaminados: la permanencia en el área de almacenamiento no podrá ser mayor de 24 horas desde su generación. Dicha área deberá cumplir con las siguientes características: El local o depósito deberá: a) Ser de uso exclusivo para acopio de este tipo de residuos y estar aislado del resto de las dependencias. b) Permitir el acceso rápido, fácil y seguro de los carros. c) Estar techado, correctamente iluminado y ventilado, evitando que las bolsas con residuos queden expuestas a los rayos solares, precipitaciones y vientos. d) Los espacios de ventilación deberán contar con tela mosquitera o similar para evitar el ingreso de insectos, roedores y otros animales pequeños. e) Ambientado a temperatura adecuada para evitar la descomposición de los residuos almacenados. f) Poseer paredes lisas e impermeables y fáciles de higienizar o desinfectar.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 70 g) Poseer piso de zócalo sanitario con inclinación o pendiente mínima del 0,5% para facilitar su limpieza y desinfección y posterior drenado de líquidos a una cámara de retención como paso previo a su destino final o a sistema cloacal. El agua resultante del lavado y desinfectado debería ser tratada con algún agente desinfectante, para asegurar la eliminación de patógenos. h) Contar con elementos de limpieza en cantidad y condiciones adecuadas y provisión de agua suficiente para la desinfección del mismo. Instalaciones sanitarias con vestidor para la higiene del personal afuera del depósito, equipadas con: duchas, vestidores y lavamanos con jabón antiséptico. i) Deberá estar ubicado en las adyacencias del sitio de carga de los vehículos que los transporten15,16 a la Unidad de Tratamiento. j) Ser de acceso restringido, debidamente señalizado y amplio para permitir fácilmente las operaciones de carga, descarga y acopio de los materiales a tratar. Su superficie será tal que permita acumular el doble de la cantidad de residuos de una recolección diaria y completa del Establecimiento. Tendrá contenedores en cantidad suficiente y pintados según los colores exigidos por la legislación vigente. Los contenedores estarán provistos de tapa y manija de empuje, montados sobre ruedas, ser de superficie lisa en su interior, fácilmente lavables, resistentes a la abrasión y los golpes y estar correctamente identificados. Se depositarán en ellos las bolsas y/o recipientes con los residuos biocontaminados, que no se abrirán por ningún motivo. k) No está permitido estibar directamente sobre el suelo bolsas o cajas con residuos biocontaminados. l) El tiempo de residencia de los residuos biocontaminados en los contenedores de depósitos externos deberá ser menor mientras mayor sea el porcentaje de residuos con alto contenido de humedad (restos de tejidos, fluidos, etc.), y mayor sea la temperatura y humedad del ambiente. 15 Según Res. Provincial N° 517/06, la recolección y traslado de los residuos biocontaminados desde el depósito del generador o almacenador hasta la unidad de transporte es responsabilidad del transportista y deberá realizarse utilizando los medios adecuados (carros, contenedores, etc.) para evitar derrames de líquidos o de residuos durante el traslado. La recolección deberá realizarse evitando el paso de los residuos o contenedores por los departamentos operativos del establecimiento y en los horarios en los que la actividad del establecimiento generador o almacenador sea más baja. 16 Los pequeños generadores de Residuos Sanitarios podrán, de acuerdo a la Resolución provincial nº 374/06, realizar por sus propios medios, el transporte de los residuos por ellos generados. En este caso las bolsas rojas conteniendo los residuos biocontaminados, cerradas y precintadas con la identificación correspondiente (fecha, hora y nombre del establecimiento generador), deberán ser introducidas dentro de recipientes con las siguientes características: color claro, de material plástico en perfectas condiciones de higiene, con tapa que asegure un cierre correcto para el transporte e identificados con la leyenda: “Residuos Biocontaminados”. Una vez utilizados, estos recipientes deberán ser lavados y desinfectados con solución bactericida, pudiendo ser utilizados para otro transporte.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 71 Queda prohibido sacar bolsas o contenedores con residuos biocontaminados a la vía pública para su recolección. Las bolsas o contenedores deberán ser retirados de los establecimientos o depósitos de propiedad del generador por un transportista habilitado. Para los residuos químicos peligrosos, el local o depósito que se destine para este tipo de residuos deberá cumplir con los siguientes requisitos: a) Ser de uso exclusivo para acopio de este tipo de residuos y estar aislado del resto de las dependencias y de circulación del público, alejado de posibles fuentes de calor, con cartelería indicativa correspondiente. Ser de acceso sólo para personal autorizado. b) Permitir el acceso rápido, fácil y seguro de los carros. c) Contar con piso o pavimento y paredes anticorrosivas impermeables, fácilmente lavables; ser techado. d) Contar con sistemas de protección contra incendios, ventilación y extintores de incendio según el riesgo. Además, contar con elementos absorbentes o de contención para posibles derrames de residuos. e) Disponer canaleta ciega de colección de líquidos u un sistema colector semejante. De no contar con canaleta de colección de líquidos, cada recipiente de residuos líquidos deberá contar con bateas de contención o similares, para poder albergar la totalidad del volumen almacenado en los recipientes, más un margen del 10% del volumen. f) Deberá existir para cada tipo de residuos peligroso almacenado un plan de contingencias por accidentes y derrames, y estar a la vista y con conocimiento de todo el personal interviniente en las tareas de gestión de los residuos. g) Los residuos con diferentes características de peligrosidad no podrán ser mezclados, esto hace que se puedan generar incendios o reacción química incontrolable, o que produzcan descargas nocivas al medio ambiente. A los residuos líquidos peligrosos se los deberá almacenar en recipientes adecuados teniendo en cuenta las características del desecho (corrosivo, cáustico, etc.) En general se puede utilizar como elementos de contención bidones adecuados de polipropileno rígido, resistentes a la abrasión y a los golpes con tapa de cierre hermético y de capacidad no mayor a 20 litros, en cantidad suficiente que garanticen el almacenamiento y transporte seguros. h) Los residuos peligrosos deberán segregarse en contenedores de materiales inertes, de adecuada resistencia física y con sistema anti-vuelco cuando corresponda, según las características del residuo. i) Los contenedores, bolsas o los recipientes que se usen nunca ser apilados, para evitar la rotura y derrame consecuente, recomendando la colocación de estantería adecuada para tal fin. Se deberán reemplazar los que presenten filtraciones o pérdidas. j) Se deberá guardar un estricto control de las cantidades recibidas, almacenadas y despachadas por tipo de residuo.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 72 k) Los contenedores deben ser identificados con la categoría de control de los residuos peligrosos contenidos, de acuerdo con el Anexo I y II de la ley 24.051. Para los residuos radiactivos, a diferencia de los otros desechos peligrosos, éstos no pueden ser tratados con métodos químicos o físicos y tienen que ser aislados por el tiempo necesario para alcanzar el decaimiento de su actividad. Se deberán almacenar en una sala de decaimiento que asegure comodidad y espacio suficiente para su almacenaje. Deberán permanecer acondicionados en recipientes adecuados y etiquetados con fecha en el lugar destinado al almacenamiento provisional de residuos radioactivos para futura liberación, de conformidad con las normas de radioprotección nacional. En todos los casos de establecimientos que presten el servicio de medicina nuclear, la desactivación de los residuos debe ser manejada bajo planes de contingencia debidamente establecidos por los profesionales del área, director del establecimiento y responsables a cargo del servicio de higiene y seguridad. El local o depósito que se destine para los residuos radiactivos deberá cumplir con los siguientes requisitos:  Debe ser exclusivo para esta finalidad.  El área y el depósito se deben identificar con el símbolo internacional de radiación en la puerta y la clasificación del área.  Las superficies internas deben ser lisas y recubiertas con pintura plástica impermeable para facilitar la descontaminación, de ser necesario.  Paredes con pintura impermeable y esquinas redondas, pisos impermeables y con un mínimo de juntura, paredes y puertas blindadas o con cofres blindados.  Debe poseer un rígido control de acceso, restringido a los profesionales autorizados. Señalética a utilizar para el almacenamiento temporal interno final de residuos: Las placas de almacenamiento final son exclusivas para el local donde se acopian los residuos hasta su recolección por el transportista autorizado. Los locales de almacenamiento final deben ser únicos de acuerdo al tipo de residuo a depositar transitoriamente y deberán llevar la placa correspondiente. En caso de imposibilidad de contar con locales exclusivos, el almacenamiento final deberá contar en su puerta de acceso con las placas que identifican los residuos almacenados transitoriamente y en su interior deberá contar con sectores restringidos con la correspondiente placa, según el tipo de residuos almacenado en el sector. El sector destinado al almacenamiento de residuos comunes o urbanos, si bien no presenta riesgos, es recomendable que esté señalizado para una mejor ubicación de los sectores. También es necesario que para los locales de residuos biocontaminados y químicos peligrosos, se disponga de cartelería de seguridad, aviso de riesgos y elementos de protección personal a usar por el personal involucrado en la manipulación.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 73 Figura 8: señalética para los sectores de almacenamiento final de residuos. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. Figura 9: ejemplos de señalética de seguridad, avisos de riesgos y EPP necesarios para los locales de residuos biocontaminados y peligrosos. Fuente: www.estrucplan.com.ar 2.9.5. Medidas de limpieza y desinfección en relación al manejo de RES Las condiciones de higiene que debe presentar un establecimiento de salud incluyen tanto la actividad de atención de pacientes, la higiene de cualquier superficie que pueda entrar en contacto con agentes patógenos, como también las etapas presentes en el manejo de residuos (específicamente de los biocontaminados). Dependiendo de los niveles de asepsia que se requieran, existen tres pasos para descontaminar material médico, instrumental, superficies y/o residuos: limpieza, desinfección y esterilización.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 74 La limpieza en un establecimiento de salud es un proceso de remoción superficial de contaminantes como polvo, grasa y materia orgánica que son los que facilitan la multiplicación de los microorganismos. Es un paso previo y esencial para la desinfección y esterilización y por lo tanto uno de los aspectos fundamentales en el control de infecciones. El medio ambiente hospitalario cumple un rol importante en la transmisión de enfermedades y se ha podido relacionar, en algunas oportunidades, como causa directa de la infección de los pacientes, y ha sido responsable de grandes brotes epidémicos (Ej.: jaboneras, piletas, mesadas de procedimientos contaminadas, etc.). Las superficies sucias, húmedas o secas, los recipientes de residuos y los detritus orgánicos favorecen la proliferación de patógenos, constituyéndose en posibles reservorios y fuentes de infección. Además del medio ambiente inanimado, otra de las superficies en donde se pueden acumular y diseminar microorganismos es en las manos del personal médico y de limpieza. Es por ello que para evitar en primera instancia complicaciones al paciente hospitalizado, todo lo que lo rodea debe ser sometido a una limpieza y desinfección rigurosa. La desinfección puede decirse que es un proceso que mata o destruye casi todos los microorganismos que producen enfermedad, con excepción de las esporas bacterianas. Los desinfectantes se clasifican de acuerdo al nivel de acción desinfectante (ver punto 2.10.7. de la presente tesina para más información). El nivel más alto, la esterilización, es una operación que comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y químicos empleados para eliminar o destruir todos los microorganismos, incluyendo esporas. Para determinar la eficiencia de la esterilización, se utilizan indicadores biológicos que son muestras de gérmenes que deberían ser destruidos durante el proceso. Factores que afectan la actividad de un desinfectante  Su concentración.  El tipo de microorganismos presentes.  La limpieza de la superficie.  El tiempo de contacto.  Los factores físicos y químicos del medio ambiente. Recomendaciones para el correcto almacenamiento y uso del agua lavandina La actividad bactericida del hipoclorito de sodio (lavandina, NaOCl) se debe al ácido hipocloroso (HClO) y al Cl2 que se forman cuando el hipoclorito es diluido en agua. La actividad germicida del ion hipocloroso es muy reducida debido a que por su carga no puede penetrar fácilmente en la célula a través de la membrana citoplasmática. En cambio, el ácido hipocloroso es neutro y penetra fácilmente en la célula, mientras que el Cl2 ingresa como gas.  El hipoclorito de sodio se comercializa en soluciones concentradas (50-100 g/l de Cloro activo), a pH alcalino y en envases oscuros que favorecen su estabilidad, pero es inactivo
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 75 como desinfectante. A causa de esto, es que deben utilizarse soluciones diluidas en agua corriente (que tiene un pH ligeramente ácido), con el objeto de obtener ácido hipocloroso.  La calidad del agua lavandina concentrada (hipoclorito de sodio) que se adquiera estará dada por tener una concentración de cloro activo no menor a 50 g/l ni mayor a 80 g/l y el pH deberá ser entre 6 y 8. Estas características deben controlarse cada dos o tres semanas.  Es muy importante partir de un agua lavandina de buena marca y calidad y que sea un producto comercial proveniente de una empresa inscripta en el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).  El almacenamiento de la lavandina concentrada debe efectuarse en un lugar fresco (temperatura inferior a los 25°C) y oscuro, en envases opacos (con la luz se descompone) y el tiempo de almacenamiento no podrá superar los 120 días, ya que la concentración inicial de cloro disminuye con el tiempo.  Para realizar las diluciones de la lavandina concentrada, proceder de la siguiente manera17 : Tabla 4: diluciones de lavandina concentrada. Concentración lavandina Dilución a obtener Uso y tiempo de acción 60 ó 70 g/l 1 g/l: diluir 20 ml de la lavandina concentrada en 1 l de agua Pisos y mesadas: 10 a 30 minutos 5 g/l: diluir 100 ml de la lavandina concentrada en 1 l de agua Desinfección de salpicaduras de sangre, agujas, etc.: 30 a 60 minutos 80 ó 90 g/l 1 g/l: diluir 15 ml de la lavandina concentrada en 1 l de agua Pisos y mesadas: 10 a 30 minutos 5 g/l: diluir 70 ml de la lavandina concentrada en 1 l de agua Desinfección de salpicaduras de sangre, agujas, etc.: 30 a 60 minutos 100 g/l 1 g/l: diluir 10 ml de la lavandina concentrada en 1 l de agua Pisos y mesadas: 10 a 30 minutos 5 g/l: diluir 50 ml de la lavandina concentrada en 1 l de agua Desinfección de salpicaduras de sangre, agujas, etc.: 30 a 60 minutos  Las diluciones no deben guardarse por más de 24 horas pues se descomponen. Nunca mezclarlas con detergentes u otros desinfectantes, nunca utilizar agua caliente para prepararlas. Rotular el envase que la contiene indicando concentración. 17 Hospital José María Ramos Mejía, Buenos Aires, Argentina. http://www.ramosmejia.org.ar/s/inf/recomend/lavand.html. Consultada en el mes de Marzo del 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 76  Nunca utilizar lavandina concentrada como desinfectante o descontaminante, ya que es totalmente ineficaz. Utilizar las diluciones especificadas, no aumentar la concentración ya que es inútil por eficacia y costo.  La lavandina ataca el acero inoxidable, ya que reacciona con el cromo presente en ellos. Por esto, no se recomienda usar una concentración no más de 1 g/L sobre instrumental de este material, y en caso de ser absolutamente necesario manejarlo de tal manera que no permanezca sumergido más de 30 minutos. Luego deberá realizarse un cuidadoso y abundante enjuague y lavado posterior, a fin de eliminar cualquier resto de Hipoclorito que pudiera quedar en juntas y superficies. Las diluciones no se deben preparar en recipientes metálicos ya que estos se corroen rápidamente. Otro agente de limpieza que se utiliza es el detergente. Se aplica sobre superficies mojadas y reduce la tensión superficial, conteniendo un factor activo de limpieza y suspendiendo la suciedad. A la hora de elegir un detergente, se tiene que tener en cuenta las recomendaciones del fabricante en relación al tipo de suciedad para la que es efectivo, el equipo o superficie para los cuales va a ser usado, el equipo de limpieza que se va a utilizar y la dureza del agua. Se dividen en tres grupos: aniónicos, catiónicos y no iónicos. Principios de limpieza y desinfección:  Deben usarse métodos de limpieza efectivos y el personal que lo lleve a cabo debe ser instruido para tal fin.  Los productos de limpieza y desinfección deben seleccionarse en base a su uso, eficacia, aceptabilidad, seguridad y costo. Por lo general, los agentes desinfectantes usados son lavandina (hipoclorito de sodio) diluida entre el 10% y el 1% y detergentes desinfectantes (productos de doble acción).  La limpieza requiere de tres tiempos diferentes: el tiempo de lavado/fregado con agua jabonosa o detergente, el tiempo de enjuagado/secado y el tiempo de desinfección con lavandina. Si se utilizan para la limpieza detergentes desinfectantes, no es necesario el proceso de desinfección posterior. Para su uso y dilución se deben seguir las instrucciones del fabricante.  No se debe mezclar lavandina con detergente, ya que además de inactivarla como desinfectante, la mezcla resulta tóxica para el personal que la usa.  La higiene de los recipientes de residuos se efectuará posteriormente a la recolección y cada vez que sea necesario. Se puede eliminar la solución líquida resultante del lavado en los inodoros o en los desagües cloacales.  Durante la limpieza debe minimizarse la turbulencia para prevenir la dispersión del polvo que puede contener microorganismos, pero no deben utilizarse métodos secos (escobas, escobillones, plumeros, rejillas) que movilicen el polvo ambiental.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 77  La clave de la limpieza y desinfección es usar la fricción para remover microorganismos y detritus.  Los métodos de limpieza varían de acuerdo a los sectores del hospital.  Debe existir normas para la limpieza escritas y a disposición del personal encargado.  Realizar la limpieza empezando desde las zonas menos sucias, progresando a las más sucias y del mismo modo desde zonas más altas progresando a las más bajas.  Nunca compartir el mismo trapo para distintas superficies (por ejemplo, trapo para piso y para mesadas).  En las habitaciones de pacientes en aislamiento crítico se usa la misma metodología de higiene, sin embargo debe destacarse la importancia de limpiar siempre y exhaustivamente los elementos de la Unidad Crítica, además de disponer los elementos de limpieza necesarios únicamente para ser usados en esa área.  Las cortinas deben cambiarse y limpiarse regularmente y cada vez que se manchen.  Los baños de las salas de internación, quirófano, sala de partos, y otros lugares críticos deben limpiarse por lo menos una vez por día e higienizarse adecuadamente los sanitarios y otros elementos adheridos a las paredes. No deben haber hongos en uniones de azulejos, baldosas, bañeras, etc.  La ropa manchada, debe ser manipulada sin ser agitada para evitar la contaminación del aire. Debe ser embolsada en la habitación, rotulada si está contaminada y luego transportada para su limpieza.  Los elementos usados para la limpieza deben estar limpios y en buen estado, sino deben descartarse. Deben renovarse rutinariamente (por ejemplo luego de limpiar 4 ó 5 habitaciones) y luego de ser usados para limpiar manchas de sangre o áreas contaminadas como habitaciones de aislamiento o quirófanos.  Los trapos de piso, paños para limpieza y lampazos deben ser higienizados luego de su uso con agua caliente en solución detergente desinfectante y deben secarse convenientemente. Debe disponerse de un área exclusiva para el lavado de los elementos de limpieza. 2.9.6. Medidas de salud y seguridad ocupacional en relación al manejo de RES La seguridad hospitalaria se aplica en la gran mayoría en las áreas físicas para poder controlar los riesgos biológicos y químicos. La seguridad que se debe aplicar al manejo de residuos propiamente dichos, está íntimamente ligada con las medidas de seguridad que se aplican en el manejo de pacientes, desinfección de instrumental médico, curaciones, etc. El riesgo biológico persiste durante todas las etapas de la gestión de residuos: segregación, recolección, movimiento interno, almacenamiento, tratamiento “in-situ” o bien transporte externo para tratamiento y disposición final; principalmente al efectuar el manipuleo de los residuos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 78 Desde el enfoque de la bioseguridad, el objetivo en el manejo de residuos hospitalarios es minimizar el riesgo potencial de accidentes laborales. Es por ello que es totalmente necesario aplicar un conjunto de técnicas y procedimientos destinados a proteger al personal que conforma el equipo de salud de posibles infecciones. Para las personas que descartan los residuos, hasta las personas que se encargan de su transporte y manipuleo posterior, están presentes los riesgos biológicos y químicos. Si se siguen las recomendaciones que se presentan a continuación, esos riesgos pueden ser llevados a su mínimo nivel. Lavado de manos: Se define al lavado de manos como la fricción vigorosa con jabón antiséptico de toda la superficie de ambas manos, seguida del enjuague con agua. El lavado de manos es la técnica más sencilla y económica para disminuir el traspaso de material infectante de un individuo a otro, previniendo gran parte de las infecciones intrahospitalarias, aún las relacionadas con el manejo de los residuos. Todo el personal médico y de mantenimiento y limpieza del establecimiento de salud debe aplicar una buena técnica de lavado de manos, es decir siempre que el personal entre con contacto con el paciente, cuando culmine sus tareas, luego de hacer la recolección de residuos, lavado de recipientes, antes de ingerir alimentos, antes y después de ir al baño, entre otras actividades. Manejo de los desechos líquidos (fluidos corporales) Los residuos líquidos que se sepa fehacientemente que no son biológicamente peligrosos (sangre, heces, vómitos, orina, secreciones y otros líquidos corporales) pueden desecharse por el inodoro, chatero o equipo sanitario similar, siempre y cuando los efluentes sean vertidos a la red cloacal con posterior tratamiento externo. Si el establecimiento no cuenta con conexión a la red sanitaria deben ser tratados previamente. El personal del servicio de limpieza con las precauciones del caso, procederá a la desinfección posterior de los inodoros o chateros y de sus manos. Los desechos líquidos no deben arrojarse en las piletas o lavabos; tampoco deben arrojarse dentro de las bolsas de plástico rojas, porque se corre el riesgo de que se rompan y pierdan su contenido. Descarte de vidrios rotos contaminados con sangre Los vidrios rotos se juntan con palas o elementos adecuados que impidan cortes en el operador y se colocan en una caja de cartón rígido con bolsa roja en su interior. La caja de cartón se cierra en forma hermética y se coloca dentro de una bolsa roja que será precintada y rotulada “Precaución vidrios rotos”. Los líquidos contenidos en los envases o recipientes de vidrio que se han roto y han quedado sobre la superficie se absorberán con papeles (Ej. toallitas descartables) que se desecharán luego como residuo biocontaminado. Las superficies afectadas se desinfectan.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 79 Descarte de agujas y otros residuos punzo-cortantes Las agujas se separan de las jeringas a través del accesorio (ranura de enganche) indicado en la tapa del descartador rígido, dejándolos caer en su interior. Esta práctica no será necesaria si en la unidad de atención al paciente se cuenta con descartadores que permitan el descarte conjunto de jeringa y con su aguja. Las jeringas conteniendo sangre u otros fluidos corporales que no tengan agujas, pueden también descartarse dentro de cestos con bolsa roja en su interior. De igual modo, otros elementos punzo-cortantes (hojas de bisturí, mandriles de catéteres, etc.) tanto si se hayan visiblemente contaminados con fluidos orgánicos o no deben desecharse en los descartadores; nunca deben arrojarse en los cestos de residuos ni patológicos ni comunes. El descarte de residuos punzo-cortantes directamente en los cestos de residuos provoca accidentes en el personal que debe cerrar las bolsas y / o manipularlas hasta su destino final. “Una aguja olvidada o arrojada en un lugar incorrecto (mesadas, piletas, pisos, colchones) puede ser la causa de un accidente para aquél cuya función sea la recolección y/ o el transporte interno de residuos o la limpieza de áreas de atención de pacientes”. Conducta frente a manchas de sangre (en mesadas u otras superficies) Cuando se produzcan manchas o salpicaduras de sangre en mesadas, pisos u otras superficies se procederá de la siguiente forma:  El operador utilizará guantes no estériles, de examinación, los que pueden colocarse sobre guantes de uso doméstico.  Las manchas de sangre se absorberán con toallas de papel. Estas se descartarán en recipientes de residuos con bolsa roja en su interior. Luego se limpian con agua y solución jabonosa las superficies afectadas aplicándose una solución desinfectante final. Se puede utilizar también soluciones que limpien y desinfecten en forma simultánea.  Descartar los guantes de examinación usados, retirar los de uso doméstico y lavar exhaus- tivamente las manos. Normas para el servicio de lavandería La ropa usada por los pacientes y el personal de salud, las sábanas y los retazos de tela usados en cirugía, odontología, sala de partos, etc., contienen en mayor o menor cantidad, gérmenes que contaminan tanto los recipientes de almacenamiento y transporte, como el ambiente de la lavandería y pueden persistir incluso en los desechos líquidos del proceso de lavado. Para evitar esta contaminación es preciso seguir normas de protección que tomen en cuenta además los riesgos asociados al uso de los detergentes y desinfectantes. El personal encargado del lavado de la ropa debe usar equipo de protección que incluya guantes, mascarilla o barbijo, anteojos de seguridad, botas de goma, cofia y delantal. Tanto hombres como mujeres deben usar el pelo recogido.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 80 La ropa utilizada se puede clasificar en sucia y contaminada. La ropa sucia es la que se encuentra libre de secreciones orgánicas; en cambio la ropa contaminada es ropa utilizada por el enfermo que se encuentra húmeda y/o con secreciones biológicas (vómitos, orina, materia fecal, sudor, sangre, bilis, pus, expectoración, loquios, líquidos de drenaje, etc.) Las normas de protección son las siguientes:  La ropa utilizada debe ser almacenada primariamente, en el mismo sitio de generación, discriminándola por ropa sucia y ropa contaminada.  La ropa contaminada debe ser manejada en igual forma que los desechos infecciosos, por tanto irá en bolsa roja rotulada y se transportará en forma separada.  Los recipientes de almacenamiento, contenedores o bolsas plásticas deberían ser impermeables para evitar la fuga de líquidos, y a la hora de transportarlos, deben estar cerrados para evitar pérdidas de líquidos. Si son recipientes re-utilizables necesitan tener paredes lisas y ser fácilmente lavables. Los materiales utilizados deben ser preferentemente plástico o metal. Las bolsas de tela pueden usarse en caso de ropa no contaminada con desechos líquidos.  Cada servicio determinará los horarios y frecuencia para la recolección de la ropa sucia y para la entrega de la ropa limpia.  Cuando existen armarios, preferiblemente se coloca la ropa limpia en la parte superior y la sucia en la parte inferior.  No se debe lavar, sacudir ni arreglar la ropa utilizada dentro de las mismas áreas de generación.  No debe mezclarse ropa sucia y ropa contaminada. En caso de no separarse, toda la ropa deberá manejarse como contaminada.  Si se utilizan carros para transportar la ropa, deben ser lavados periódicamente, especialmente cuando han transportado ropa contaminada.  Es necesario identificar las áreas contaminadas en la lavandería, como por ejemplo las de recepción y lavado de la ropa infectada, para establecer normas de protección. Preferentemente el lavadero debe estar sectorizado en dos áreas perfectamente diferenciadas e independientes entre sí, (área sucia y área limpia). Estas áreas deben estar separadas por una barrera sanitaria física y fija de techo a piso y que intercale las lavadoras de doble puerta o boca. Deberá tener una puerta de ingreso de ropa sucia y contaminada (desde el área sucia) y otra puerta de salida de ropa limpia (al área limpia). El área limpia se debería destinar a la salida de ropa limpia de la lavadora, proceso de secado, proceso de planchado, depósito de ropa limpia y expedición o egreso de ropa limpia. Aquellas lavanderías que no cuenten con barrera sanitaria física, deberán respetar obligatoriamente las normas funcionales de aislamiento, adoptando con eficacia métodos de circulación y trabajo que suplanten los aislamientos físicos antedichos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 81  El tratamiento de desinfección se realiza mediante detergentes, agua, temperatura y productos como el hipoclorito de sodio.  La ropa que necesita altas condiciones de esterilización, como compresas, uniformes del quirófano, telas para uso en sala de partos, deben ser esterilizadas por estufas de calor seco (por ejemplo) antes de ser redistribuidas a las áreas correspondientes y posterior a su lavado.  Es necesario secar la ropa al sol o un secarropa lo más rápidamente posible para evitar la multiplicación bacteriana que se produce en los ambientes húmedos.  Los colchones y almohadas con cubiertas plásticas deben ser limpiados con un detergente neutro.  Los colchones y almohadas sin cubiertas plásticas deben ser limpiados a través de vapor caliente si fueron contaminados con fluidos corporales. Si esto no es posible, la contaminación debe ser removida con limpieza manual, asegurando la protección personal y ambiental adecuada. Normas para el personal de mantenimiento (plomeros, cloaquistas)18 Los operadores que trabajan en mantenimiento de Instituciones Sanitarias están expuestos a contraer infecciones siendo considerable el riesgo profesional de esta actividad. Por esto es fundamental el establecimiento de Normativas de protección biológica. Entre los elementos de protección personal, se recomiendan:  Traje impermeable en Cloruro de Polivinilo (P.V.C.) con base de nylon compuesto de saco y pantalón pescador.  Botas de goma de media caña y suelas antideslizantes.  Antiparras panorámicas de ventilación indirecta.  Si el trabajo a realizar presupone aumento de presión en los conductos cloacales se colocará además una máscara industrial con filtro de carbón activado que cubra la nariz y boca.  Guantes de látex y sobre estos guantes anticortes.  Gorro impermeable de P.V.C. que abarque hasta el cuello. Entre los elementos de trabajo para cloacas, se recomiendan:  Aspirador para polvo y líquidos (con potencia, capacidad de succión y de almacenamiento adecuados).  Cañería de P.V.C: destapar con sonda de teflón.  Cañería de Hierro Fundido: destapar con sonda de acero. 18 ART Asociart. Manual de bioseguridad para instituciones de salud pública y privada.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 82 Para poder desobstruir las cloacas, el procedimiento es el siguiente:  Retirar de la sonda los residuos gruesamente visibles extraídos de la cloaca.  Transportar, hasta el Servicio de Mantenimiento, la sonda y los otros elementos en un contenedor de paredes rígidas, de tapa hermética y de tamaño adecuado.  Lavar con agua y detergente la sonda en la pileta del sector limpieza del Servicio de Mantenimiento, luego desinfección final con hipoclorito de sodio 10% v/v.  Retirarse los guantes anticorte, lavarlos con agua y detergente y desinfección final con hipoclorito de sodio al 2% v/v.  Retirar el traje, lavarlo con agua y detergente y desinfección final con hipoclorito de sodio al 2% v/v.  Sacarse los guantes de látex y desecharlos como residuo biocontaminado.  Lavarse y desinfectarse las manos finalmente. Normas generales de seguridad y protección personal  Es recomendable que en los servicios del hospital cuenten con todas las hojas de seguridad de los productos utilizados, debiendo estar éstas a disposición de los trabajadores para que puedan consultarlas.  Etiquetar todo recipiente no original, informando de los riesgos del producto.  Aplicar la normativa vigente sobre almacenamiento de productos químicos.  Disponer y conocer el plan de contingencia en caso de emergencia química (incendio, fuga o derrame).  De efectuar operaciones que entrañen riesgo, (trasvases, mantenimiento, limpieza), se analizarán los métodos de trabajo, las situaciones de riesgo que se pueden ocasionar y se implantará un procedimiento de trabajo seguro.  Utilizar los equipos de protección personal necesarios en función de los productos y ope- raciones a efectuar.  Comunicar cualquier incidencia que pueda afectar a las condiciones de seguridad del al- macenamiento.  Los líquidos pueden representar mayores riesgos que los sólidos, puesto que en caso de derrame o fuga fluyen, pudiendo alcanzar más fácilmente a otros recipientes, desagües u otras dependencias. Tener presente este factor a la hora de definir un sector de almace- namiento.  Si el almacenamiento es en bidones/botellas debe preferentemente utilizarse estanterías, dedicando a ser posible una estantería a cada tipo de contenido. El espacio entre estante- rías debe permanecer libre tanto para facilitar el paso como para permitir las
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 83 inspecciones. Si se disponen de bidones sobre pallets, es recomendable garantizar la estabilidad sobre el mismo.  El personal que se encarga de la limpieza y de la recolección de residuos, debe estar instruido y tener normas estrictas en relación a los riesgos laborales y a la necesidad de usar vestimenta adecuada.  Al terminar la limpieza el personal se quitará los elementos de protección personal, los desinfectará con hipoclorito de sodio y luego se lavará las manos con jabón antiséptico, procurando fregar bien la superficie de las manos, los espacios interdigitales y debajo de las uñas.  En el proceso de embalaje de los residuos peligrosos, evitar desgarros o roturas de los recipientes o elementos de envoltura, evitar contacto físico con los residuos, utilizar los EPP necesarios.  Minimizar las ocasiones de manipuleo de los residuos, tanto como sea posible y limitar el número de personas bajo exposición potencial por manipuleo. Vestimenta y elementos de protección personal (EPP) El personal involucrado en el manejo de residuos, desde su generación hasta su almacenamiento, deberá comenzar su trabajo con los elementos de protección necesarios ya que los riesgos biológicos y químicos están siempre presentes. El uso de barreras protectoras dependerá del riesgo asociado al manejo de los residuos. Antes de la implantación de un EPP frente a una determinada situación de riesgo, deben tenerse en cuenta una serie de aspectos para que la utilización de dicha protección sea lo más acertada posible. Así deberán contemplarse: la necesidad de uso, la elección del equipo adecuado, la adquisición, la normalización interna de uso, la distribución y la supervisión. Todos los EPP como lo dice la palabra, son de uso personal, no deben ser compartidos con otra persona y cada dueño debe hacerse responsable de su cuidado y correcto uso. No es conveniente que la vestimenta y los EPP salgan del ámbito del establecimiento, debiendo ser guardados con previo lavado y desinfección o esterilizado según corresponda. Para el caso de los residuos biocontaminados, la vestimenta y los EPP varían un poco de acuerdo a la etapa del manejo de residuos. Uso de Guantes Los guantes son una protección para el personal que tiene que:  Tocar sangre, líquidos corporales, mucosas o piel no intacta de todos los pacientes.  Manipular sustancias o superficies contaminadas con sangre o líquidos corporales.  Manipular residuos biocontaminados y químicos peligrosos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 84 De acuerdo al uso los guantes pueden ser estériles o no, y se deberá seleccionar uno u otro según necesidad. Los guantes estériles de látex deben utilizare en todo procedimiento invasivo, para evitar la transmisión de microorganismos del operador al paciente y viceversa. Podrán utilizarse guantes de látex no estériles en los procedimientos que no franqueen las barreras cutáneo-mucosas del paciente, como por ejemplo en la movilización y traslado del mismo, higienes parciales, o baños en cama, preparación y administración de inyectables, lavado y preparado del material sucio o contaminado. Los guantes de polietileno no estériles (manoplas) no deben utilizarse en procedimientos que impliquen contacto con líquidos o secreciones porque no cubren adecuadamente el antebrazo y por el riesgo de penetración de los líquidos a nivel de la costura, además se deslizan fácilmente lo que desprotege al operador. Los guantes de nitrilo pueden ser utilizados en las siguientes tareas: movilización y traslado de pacientes, baño o higiene del enfermo, lavado y preparación del material sucio o contaminando, limpieza de espacios físicos, mobiliario y equipamiento. Estos guantes no son esterilizables y sólo permiten la descontaminación. Los guantes de cloruro de polivinilo (PVC) pueden usarse como alternativa a los guantes de látex estériles y no estériles. Las recomendaciones para el correcto uso de los guantes incluyen:  De acuerdo a las características del paciente o indicaciones de las técnicas (ej. hemocul- tivo, curación de catéter venoso central) será necesario el uso de guantes estériles.  Los guantes usados de acuerdo al nivel de riesgo, se descartan en cesto de residuos con bolsas rojas o negras.  Después de retirarse los guantes, siempre debe procederse a efectuar un nuevo lavado de las manos.  El personal de limpieza utilizará guantes resistentes de goma/ PVC para la realización de sus tareas.  Finalizada la atención del paciente no se debe continuar con los guantes puestos, ya que las superficies que se contacten con ellos resultarán contaminadas.  No tocarse la cara o ajustarse el EPP con los guantes contaminados.  Cambiar los guantes cuando se han roto y para el caso del personal de limpieza, después de cada jornada, descontaminarlos en solución de lavandina al 1%.  Los guantes son el último EPP que debe colocarse.  Si se usan en conjunto con un camisolín, extender los guantes sobre las mangas del mismo.  Para remover los guantes descartables, tomar desde el borde de la parte externa cerca de la muñeca, desmontar sobre la mano enrollando el guante hacia afuera con la mano enguantada opuesta. Con la mano enguantada, sostener el guante ya retirado e introducir el dedo índice dentro de la muñeca del guante que aún resta retirar; desmontar enrollando hacia adelante, formar una bolsa que contendrá los dos guantes y descartar.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 85 Figura 10: remoción correcta de guantes descartables. Fuente: Manual de Inducción para el personal de salud. Hospital Garrahan. Uso de barbijo Su uso es requerido en procedimientos que pueden generar la proyección de aerosoles o gotas de sangre u otros líquidos corporales, para prevenir la transmisión de microorganismos que se propagan a través del aire. El objetivo es prevenir la exposición de la mucosa y la nariz del ope- rador. Debe cubrir nariz y boca, carecer de costura central para evitar el paso de gérmenes; ser de uso personal y descartable. Debe tener doble o triple barrera de protección y con filtro para enfermedades transmitidas por gotas pequeñas. Uso de protección ocular Los anteojos o antiparras además de permitir una correcta visión, deben tener protección lateral y frontal, ventilación indirecta, visor de poli carbonato, sistema antirayaduras y antiempañantes, permitir el uso simultáneo de anteojos correctores y ser de uso personal. Dependiendo del grado de contaminación, se lavarán con agua, jabón y detergente o se desinfectarán con algún tipo de sustancia desinfectante. Uso de camisolines o delantales Están especialmente indicados en procedimientos en los que sea necesario proteger de salpi- caduras tanto los brazos como otras superficies corporales o bien para prevenir la contamina- ción de uniformes frente a fluidos corporales o sangre de pacientes con situaciones especiales de aislamiento. La selección del camisolín a usar dependerá de la naturaleza de la interacción entre personal y paciente y de las probabilidades de contacto corporal con material infeccioso: la elección del tipo de camisolín a utilizar se realizará en concordancia con este último aspecto. En determinadas circunstancias puede ser necesario el uso de camisolines resistentes a la penetración de fluidos y ser estériles en los procedimientos quirúrgicos o médicos invasivos. Pueden ser descartables o reutilizables (por ejemplo, de tela). Los camisolines de tela deben ser de buena calidad (trama cerrada, sin roturas), contar con doble pechera y buen ajuste en los puños. Se colocan en la bolsa de ropa sucia (nunca mezclándolos con ropa no contaminada) y los descartables en bolsas de residuos rojas, y cada vez que se deterioren o rompan deben ser reemplazados o reparados según el caso.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 86 Para ambos tipos de camisolines, se recomienda el “modelo envolvente” ya que minimiza los riesgos del operador frente a salpicaduras de fluidos corporales. Las recomendaciones generales para el uso del camisolín son:  Utilizar un camisolín del tipo y tamaño adecuados.  Debe tener apertura en la espalda.  Asegurar primero en el cuello y luego en la cintura.  Para la remoción del camisolín, desatar las tiras de ajuste, retirar desmontando desde el cuello y hombros, envolver al retirarlo de modo que la parte externa (contaminada) quede hacia adentro, enrollar sobre sí mismo y descartar o, si el camisolín fuera reusable (de tela), colocar en recipiente con bolsa plástica interna para enviar a lavado. Por último, lavar las manos. Figura 11: remoción correcta del camisolín. Fuente: Manual de Inducción para el personal de salud. Hospital Garrahan. Uso de gorro o cofia Se usa principalmente para el área de quirófano, con el objetivo de reducir la contaminación del campo quirúrgico por la caída de cabello y de caspa del cuero cabelludo. El gorro o cofia puede ser descartable o de tela de algodón (lavable) que cubra el cuero cabelludo y todo el cabello recogido, debiéndose colocar antes de vestir la ropa del quirófano para evitar que caiga cabello o caspa sobre el resto de la vestimenta. Uso de botas El objeto de esta barrera consiste solamente en proteger el pie del operador de fluidos corporales o líquidos de lavado que puedan salpicarlo. En este caso, deben ser impermeables a los líquidos (por ejemplo, de goma) y adecuadamente ajustadas al tercio inferior de la pierna. También existen las botas de tela que tienen como objetivo evitar el uso del calzado particular en áreas restringidas y que exigen condiciones de asepsia, como el quirófano o la sala de partos. Estas botas son de uso exclusivo del área, no deben ser sacados del área restringida salvo para su lavado y esterilización. En la etapa de generación de residuos biocontaminados, se recomienda usar:  Gorro,
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 87  Antiparras,  Barbijo descartable con doble tira de ajuste e hidrorrepelente,  Camisolín descartable,  Guantes de látex descartables,  Botas de goma o de tela (descartables o no). Según el área de generación de residuos que se trate, se usarán más o menos elementos y vestimenta; por ejemplo en un quirófano se deberán usar más elementos que en un consultorio de enfermería o guardia. Para la etapa de recolección y transporte de residuos y lavado de recipientes/contenedores, se recomienda usar:  Antiparras,  Barbijo descartable con doble tira de ajuste e hidrorrepelente,  Ambo y/o uniforme o camisa y pantalón de uso industrial para el transporte de residuos,  Delantal impermeable para el lavado de recipientes o contenedores,  Guantes de uso doméstico con manga larga o para mayor seguridad guantes resistentes reforzados en palmas y dedos, cubriendo el antebrazo.  Botas de goma de media caña calzadas por encima del pantalón. Señalética en relación a los EPP y medidas de seguridad El uso de protección personal para el manejo de residuos peligrosos debe ser siempre respetado; las placas de señalética deben colocarse en el sector de lavado de carros, contenedores de residuos del establecimiento y en los locales de almacenamiento transitorio y final de residuos. Un ejemplo de modelo de señalética puede ser el siguiente: Figura 12: modelo de señalética de uso de EPP. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 88 La siguiente placa debe disponerse en paredes de todos los servicios. Respetar los procedimientos escritos para cada actividad permite minimizar los riesgos asociados. Figura 13: modelo de señalética de procedimientos de seguridad. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. Las placas de incompatibilidad química deben disponerse en las paredes de laboratorios y todo otro sector donde se manipulen sustancias químicas. Estas matrices permiten rápidamente discernir qué sustancias pueden mezclarse y cuáles no para su almacenamiento y posterior tratamiento, además de conocer el riesgo existente (generación de calor, explosión, etc.) en caso de mezclar determinadas sustancias: Figura 14: matriz A de incompatibilidades de almacenamiento de sustancias químicas peligrosas. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. + Se pueden almacenar conjuntamente. o Solamente podrán almacenarse juntas, si no se adoptan medidas específicas de prevención. - No deben almacenarse juntas.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 89 Figura 15: matriz B de incompatibilidades de almacenamiento de sustancias peligrosas. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. Las placas que se presentan a continuación, han sido diseñadas en particular para los laboratorios y los sectores de acceso restringido, donde no está permitido el paso de pacientes o público en general. Deben colocarse en las puertas de los sectores en donde no está permitido el acceso. De acuerdo al tipo de riesgo existente en el sector, se colocará la placa correspondiente. Figura 16: modelos de placas para sectores de acceso restringido. Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Secretaría de Ambiente de la Nación. 2.9.7. Tratamientos y disposición final para residuos biocontaminados, químicos peligrosos y radiactivos Desde el punto de vista técnico-normativo, el glosario del Decreto Reglamentario N° 831/93 de la Ley Nacional N° 24.051, define el término TRATAMIENTO como “cualquier método, técnica o proceso físico, térmico o biológico, diseñado para: 1 Oxidantes Ácidos minerales 1 E 2 Cáusticos C 2 F 3 Hidrocarburos aromáticos C, F 3 GI 4 Orgánicos halogenados C, F, GT 4 GT 5 Metales GI, C, F C, F 5 C 6 Metales tóxicos S S 6 S 7 Hidrocarburos alifáticos C, F 7 8 Fenoles y cresoles C, F 8 9 Agentes oxidantes fuertes C C, F C, F C C 9 10 Agentes reductores fuertes C, F, GT C, GT GI, C C, F, E 10 11 Agua y mezclas que la contienen C C, E S GI, GT 11 12 Sustancias reactivas en agua 12 Extremadamente reactivas, no mezclar con ningún producto químico o material de desecho Gas Inflamable Fuego Explosivos Gas Tóxico Generación de calor Solubilización de toxinas
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 90  Cambiar la composición de cualquier residuo peligroso,  Modificar sus propiedad físicas, químicas-biológicas de modo de:  Transformarlo en no peligroso, o menos peligroso o hacerlo seguro para el transporte, almacenamiento y disposición final;  Recuperar energía o materiales o bien hacerlo adecuado para almacenamiento, y/o reducir su volumen”. Una cuestión muy importante a destacar es que el Decreto Reglamentario (Glosario del Anexo I, artículo n° 29) no considera a la dilución como un método de tratamiento de residuos peligrosos líquidos. Factores a tener en cuenta para la elección del tratamiento a aplicar: Por lo general, para el tratamiento de residuos peligrosos se diseña y establece un sistema de tratamiento, en donde puede existir más de una posibilidad en forma simultánea para disminuir o anular la peligrosidad de los residuos. Para ello, entre los factores a tener en cuenta para la elección del sistema más apropiado, se encuentran:  Eficiencia para la desinfección / esterilización,  Consideraciones ambientales (impactos negativos del tratamiento, recursos posibles a ser afectados),  Reducción de volumen y masa de los residuos,  Salud y seguridad ocupacional,  Cantidad de residuos a tratar,  Capacidad del sistema,  Tipo de residuos a tratar,  Requerimientos de infraestructura,  Minimización de emisiones o subproductos peligrosos,  Requerimientos de capacitación para la operación,  Consideraciones de mantenimiento, complejidad de la operación,  Espacio disponible,  Fácil adecuación al medio en que se genera el residuo (debe ser posible adaptar el tratamiento a la situación socioeconómica de la región),  Costos de inversión, operación y mantenimiento,  Aceptación pública,  Requerimientos regulatorios,  Impactos ambientales.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 91 El o los tratamientos pueden ser aplicados dentro del mismo establecimiento de salud en donde se generaron los residuos, o bien ser aplicados fuera del establecimiento, a través de una empresa habilitada para tal fin. En forma genérica, se puede agrupar los distintos tipos de tratamiento existentes para residuos peligrosos, en la siguiente tabla: Tabla 5: distintos tipos de tratamientos existentes para residuos peligrosos Térmicos secos y húmedos Incineración, autoclavado, estufas de calor seco. Químicos Cloro, derivados del cloro, desinfectantes diversos, estufas de óxido de etileno, hidrólisis alcalina. Radiación Rayos gamma (irradiación con 60 Co), rayos X, haz de electrones, microondas, rayos infrarrojos, rayos UV. Los tratamientos se pueden clasificar también según el grado de destrucción de micoorganismos patógenos (para el caso de residuos biocontaminados, no así para residuos químicos peligrosos), siendo tratamientos de esterilización o desinfección. La esterilización, como ha sido definida en el punto 2.10.5., es la completa eliminación o destrucción de todas las formas de vida microbiológica, incluyendo las altamente resistentes endosporas bacterianas. Sin embargo, la completa eliminación o destrucción es difícil de demostrar. La esterilización se expresa como una función de probabilidad en términos del número de microorganismos sobrevivientes a un particular proceso de tratamiento. Esta función se expresa como "6 Log 10 reducción", lo que significa una reducción de seis órdenes logarítmicos o una probabilidad de supervivencia de 1 en 1 millón de una población microbiana, es decir una reducción del 99,9999 %. Un producto se considera estéril cuando la probabilidad de encontrar unidades contaminadas es menor o igual a 10-6 , esto es una unidad contaminada cada millón de unidades idénticas procesadas. Como tratamientos de esterilización se encuentran: la incineración, la esterilización por calor seco y húmedo, la esterilización por óxido de etileno, la esterilización por radiación. La desinfección, también como ha sido vista, es una forma de tratamiento que mata o destruye casi todos los microorganismos que producen enfermedad, con excepción de las esporas bacterianas. Es decir, permite reducir el número de microorganismos a niveles menos peligrosos. Dentro de este grupo se encuentra la desinfección química, en donde los desinfectantes se clasifican de acuerdo al nivel de acción desinfectante. Cada alternativa de tratamiento, posee ventajas y desventajas, adoptándose al que más se ajusta a las necesidades particulares de cada establecimiento generador y en consonancia con el “principio de proximidad”, el cual recomienda que el tratamiento y disposición final de los residuos peligrosos, se realice en el lugar más cercano posible a su fuente de generación, con el objetivo de minimizar los riesgos relativos al transporte. Es prioritario en los Establecimientos de Salud, tener conocimiento de la tecnología adoptada para el tratamiento de los residuos
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 92 generados y efectuar una buena segregación de los mismos, a efectos de asegurar la eficacia de la operación posterior (Bauleo, M. F., 2.005). Dentro de los tratamientos por esterilización, se encuentran: Incineración El método más difundido y que presenta más versatilidad en el tratamiento de residuos peligrosos en general, es la incineración. La ley N° 24.051 lo define como: “un proceso para la eliminación de residuos peligrosos que no pueden ser reciclados, reutilizados o dispuestos por otra tecnología. Es un proceso de oxidación térmica a alta temperatura en el cual los residuos son convertidos, en presencia de oxígeno, en gases y en residuo sólido incombustible”. Destruye cualquier material conteniendo carbono orgánico, incluyendo por tanto a los microorganismos patógenos. La incineración, a diferencia de las tecnologías de autoclavado y microondas, permite la posibilidad de ampliar el campo de categorías de residuos peligrosos a tratar (incluyendo los fármacos citotóxicos), con ventajas y desventajas en cuanto a las condiciones operativas específicas, como también su potencial condición de afectar el ambiente, lo que lleva a exigir operaciones de control más estrictas (en particular en relación a las emisiones gaseosas). Los microorganismos patógenos presentes en los residuos son destruidos a relativamente bajas temperaturas, pero los productos originados en la combustión incompleta deben ser llevados a altas temperaturas para su segura destrucción. Respecto de piezas anatómicas, como miembros amputados, por ejemplo, deben ser cremados para asegurar el tratamiento y anular el reconocimiento de tales piezas, inclusive por razones éticas y estéticas. Dada la diversidad cualitativa de los residuos, el incinerador más adecuado para su tratamiento es el de doble cámara. Existen en el mercado dos modelos que se adecuan al tratamiento de este tipo de residuos: el horno rotativo y el horno pirolítico. A continuación se realiza una breve descripción de los equipos:  Hornos rotativos: en estos sistemas residuos sólidos y líquidos son alimentados a un horno cilíndrico recubierto interiormente con material refractario. El cilindro está inclinado alrededor de 5° y rota muy lentamente de manera que el tiempo de residencia es alto. El mismo pude variar desde 30 minutos hasta 1 hora y media. Los productos gaseosos no combustionados pasan a una segunda cámara de combustión. Las temperaturas que se alcanzan en estos sistemas son de alrededor de 1.300°C.  Hornos Pirolíticos: estos sistemas, también llamados deficientes en aire, son de pequeña capacidad y normalmente empleados para incinerar residuos domiciliarios de pequeñas comunidades incluyendo residuos biocontaminados. Estos sistemas consisten en un proceso de dos etapas: en una primera, se combustionan los residuos con solamente el 50% del aire
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 93 requerido para la combustión total. Bajo estas condiciones se produce la pirólisis de las sustancias procesadas. Los productos generados, que incluyen metano y otros hidrocarburos, son destruidos en una segunda cámara de combustión donde se incorpora exceso de aire. En estos sistemas se alcanzan temperaturas de alrededor de 1.600°C y resultan muy eficientes para el manejo de pequeñas cantidades de residuos. En ambos equipos, en la primera cámara o cámara de combustión, los residuos son destruidos térmicamente a través de un proceso de combustión lenta que se mantiene entre los 800 y los 900° C y que minimiza la eliminación de material particulado con los gases. En esta etapa, se combustiona el carbono fijo del residuo, se volatiliza la fracción orgánica y se vaporiza la humedad. Las características del equipamiento y las condiciones de operación (temperatura, suministro de oxígeno y el tiempo de residencia), deberán ser tales que la eficiencia de la incineración de una sustancia en particular sea en todos los casos superior al 99,99%, lográndose a través de que la operación sea continua por un período tal que asegure la combustión completa. La agitación y la turbulencia deben ser suficientes como para alcanzar ese porcentaje de eficiencia de destrucción. Los gases producidos por la combustión en la primera cámara, pasan a la segunda cámara o cámara de post-combustión donde son quemados a alta temperatura (900 a 1.200 °C) con exceso de oxígeno (exceso de aire superando el oxígeno teórico estequiométrico). Este excedente de oxígeno, junto con una adecuada turbulencia de los gases generados en la primera cámara y un tiempo de residencia de los mismos superior a 2 segundos, garantizan su combustión completa. Este procedimiento evita la formación de compuestos contaminantes gaseosos típicos de una combustión incompleta, aunque resulta insuficiente para eliminar la totalidad de los gases tóxicos. Las emisiones gaseosas que se generan en el proceso de incineración dependen de la composición química de los residuos y de los procesos que se generan en las cámaras de combustión y dentro de los equipos de tratamiento de los gases, vapores y partículas. Entre otros, se producen: óxidos de carbono, vapor de agua, óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, ácido clorhídrico, cloro y compuestos halogenados. Existen tecnologías para el control de las emisiones, como ser: equipos para el control de la combustión, equipos para el control del material particulado, equipos para el control de los gases y/o vapores ácidos, equipos para el control de los NOx (óxidos de nitrógeno), equipos para el control de los microcontaminantes. Luego de la cámara de post-combustión, y antes de cualquier otro equipo de control, existe siempre una sección de enfriamiento de los gases, ya que estos salen a temperaturas superiores a los 950 °C. Con el fin de reducir la formación de dioxinas y furanos y para acceder a los equipos montados que continúan, la temperatura se debe encontrar entre 200 y 400 °C. Esto se puede lograr introduciendo una caldera para recuperar el calor o un enfriador a agua (quencher) o una sección de mezcla con aire. No sólo los gases emitidos pueden generar impactos sobre la salud y el ambiente que deben ser evitados con su tratamiento; las cenizas y los efluentes líquidos producidos también deben ser
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 94 tratados (Tangri, N. 2.005). Los aspectos más importantes de estas dos corrientes de residuos son: la presencia de una alta concentración de metales pesados y la posible presencia de compuestos que provoquen valores de pH muy bajos (carácter ácido) o muy altos (carácter básico o alcalino). Para disponer las cenizas de incineración en un relleno sanitario o en algún relleno de seguridad, éstas deben ajustarse a los parámetros de las normas de barros impuestas por el Decreto Nacional N° 831, reglamentario de la Ley de Residuos Peligrosos N° 24.051. Por su lado, las características de los efluentes líquidos deben cumplir con la reglamentación de vuelco dependiendo de la jurisdicción. A pesar de tener una alta eficacia y versatilidad en el tratamiento de residuos peligrosos, este tipo de tratamiento no suele ser actualmente apoyado o bien acogido por la comunidad en general, a pesar de que durante mucho tiempo ha sido muy promocionado y ha recibido grandes inversiones y subsidios de parte de los gobiernos para la contrucción de hornos pirolíticos. La ambientalista estadounidense Annie Leonard, autora del libro “La historia de las cosas (año 2.010)”, expone diez razones por las cuales se explica por qué la incineración es una opción errónea para el tratamiento de los residuos (peligrosos o en general), entre las cuales se encuentran que los incineradores contaminan, no eliminan la necesidad de rellenos sanitarios, violan los principios de justicia ambiental, son una moda vieja, al convertir desechos en energía se provoca un derroche de energía, drenan la economía local y crean pocos puestos de trabajo, son la alternativa más costosa para gestionar residuos, fomentan los desechos y socavan las soluciones reales y creativas para el tratamiento de residuos. Con respecto a la realidad argentina, en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, por ejemplo, ha sido prohibido como método de tratamiento para residuos peligrosos; sin embargo, sigue utilizándose para la cremación de cadáveres en los cementerios, procedimiento arraigado desde tiempos inmemoriales y que también ha sido usado para la prevención de contagios de enfermedades infecciosas en tiempos de epidemias. En la ciudad de Salta, existe un horno pirolítico para quemar los residuos peligrosos especiales que se generan sobre todo de las empresas e instituciones inscriptas como generadoras de residuos peligrosos en el Registro del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia. En el año 2.001, se hizo en nuestro país el primer inventario nacional de dioxinas y furanos con referencia a las fuentes de emisión. Los resultados arrojaron que, las liberaciones al ambiente correspondientes a la categoría de procesos de combustión no controlados, corresponden al 79,5% del total de procesos de combustión (a su vez representa el 82% del total liberado a la atmósfera). Las liberaciones generadas por quemas incontroladas, constituidas por quemas de biomasa, quemas no controladas de residuos y quemas accidentales son cuantitavamente las más relevantes en Argentina. Y dentro de éstas, es de suma importancia el aporte de las quemas a cielo abierto de basurales19 . 19 Para seguir leyendo sobre este tema, se recomienda el documento « Liberación de Dioxinas y Furanos”, del Lic. Qco. Luis A. Tournier. Informe sobre el movimiento interjurisdiccional de residuos peligrosos durante el año 2.005 e
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 95 Autoclavado Es un método de esterilización termal húmedo eficiente y rápido, basado en la exposición de residuos infecciosos a vapor de alta temperatura y alta presión. En general, se inyecta vapor saturado a una presión de entre 30 y 150 lb/pulg2 y a temperaturas del orden de 120 °C, y a un tiempo variable que depende de la tecnología que se use. Los parámetros que se controlan en el autoclavado son el tiempo de exposición y la temperatura. Ambos dependen de varios factores tales como el contenido de humedad del residuo, facilidad de penetración a la masa de residuos, etc. Este método es efectivo en la destrucción de flora y fauna microbiana a través de la humedad y el calor, causando la coagulación de las proteínas de los microorganismos y por ende convirtiéndolos en organismo no viables. Desactiva la mayoría de las clases de los microorganismos si la temperatura y el tiempo de contacto son óptimos. Se debe evaluar la capacidad del sistema para inactivar esporas bacterianas, resistentes a germicidas y/o a calor, durante el proceso normal del tratamiento de los residuos, por medio de inóculos microbianos significativos y materia orgánica, en cargas de desechos tratados. Para bacterias esporuladas (las más resistentes), se requiere una temperatura mínima de 121°C, un tiempo de exposición de 60 minutos y presión de 1 bario para una carga de residuos de 5-8 kg. El autoclavado es ideal para esterilizar equipos y materiales reusables, la fracción cortopunzante, pero no trata eficazmente residuos químicos y farmacéuticos, ni restos anatómicos o de animales (es decir residuos de díficil penetración del calor). Sin embargo, desactiva alrededor del 99,9999% de los microorganismos en adecuadas condiciones de operación, siendo un método de reducción de carga microbiana que depende de la carga inicial. Es apropiado solamente para residuos infecciosos, actuando el vapor a presión a nivel de las proteínas de los microorganismos. Debe existir un monitoreo continuo con registro para una carga de prueba a tratar, que se hará en las condiciones más severas de penetración. Con ello se asegurará que las condiciones del proceso de las cargas a tratar serán superiores a las necesarias (umbral de seguridad). Los equipos donde se hace el proceso de autoclavado, se llaman autoclaves, y deben controlarse para asegurar que los métodos utilizados logren la esterilización de los materiales. Existen métodos de control químico y biológico. Se usan diariamente los métodos químicos como control de rutina, aunque no son considerados una prueba definitiva. Controlar un autoclave con un indicador biológico es el método de prueba más aceptado actualmente. Se realiza con esporas, comúnmente con el bacilo Stearothemorphilus, que puede sobrevivir hasta 13 minutos a una temperatura de 121°C. Estos micoorganismos son los más resistentes a la temperatura y así proveen un margen adecuado de seguridad cuando se validan los procedimientos de esterilización. Informes Provinciales. Unidad de Residuos Peligrosos, Dirección Nacional de Gestión Ambiental, SAyDS, Jefatura de Gabinete de Ministros.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 96 En los establecimientos de salud existen autoclaves de muchos tipos, tamaños y antigüedades, por lo que no se puede establecer recomendaciones válidas para todos. Generalmente, el modelo más usado es el de Chamberland. Este equipo esteriliza a 120 ºC a una atmósfera de presión (estas condiciones pueden variar) y se debe dejar el material durante 20 a 30 minutos. En sí, el equipo consta de una caldera de cobre, sostenida por una camisa externa metálica, que en la parte inferior recibe calor por combustión de gas o por una resistencia eléctrica. La caldera se cierra en la parte superior por una tapa de bronce sujetada por bulones, mariposas o charnelas. Esta tapa posee tres orificios, uno para el manómetro, otro para el escape de vapor en forma de robinete (también llamado espita) y el tercero, para una válvula de seguridad que funciona por contrapeso o a resorte. Figura 17: esquema de un autoclave tipo Chamberland. Fuente: www.quiminet.com Para su operación y funcionamiento correcto, se coloca agua en la caldera, procurando que su nivel no alcance a los objetos que se disponen sobre una rejilla o canasta de metal. Se cierra asegurando la tapa, ajustando los bulones y se da calor, dejando abierta la válvula de escape hasta que todo el aire se desaloje y comience la salida de vapor en forma de chorro continuo y abundante. Se cierra la espita de vapor y se espera hasta que llegue a la temperatura adecuada. A partir de allí se cuenta el tiempo de esterilización, luego del cual se debe esperar al descenso de la temperatura y presión para abrir la espita de purga y la tapa del autoclave nuevamente. La correspondencia entre la presión en atmósferas y los grados centígrados de temperatura se resumen en la siguiente tabla: Atmósferas Grados Centígrados 0 100 ½ 112 1 121 1 y ½ 128 2 135
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 97 Tiempos de esterilización en autoclave Del tiempo, temperatura y presión usados en la esterilización depende el éxito alcanzado. Generalmente los datos de presión y temperatura son fijados, y el único factor que se varía es el tiempo. Los materiales necesitan diferentes tiempos de esterilización dependiendo de su textura, porosidad, y otras características propias de cada material. Algunos materiales como el hule, necesitan poco tiempo, mientras otros como el metal quirúrgico necesitan más. Los siguientes datos han sido tomados para una temperatura de esterilización de 250 ºF (121 ºC) a 15 -20 PSI: • Guantes de Caucho (Hule): 15 minutos • Sondas (base tejida): 15 minutos • Sondas (látex): 15 minutos • Frascos de Vidrio, cristalería en general: 20 minutos • Agua en frascos: 20 minutos • Jeringas de Vidrio: 20 minutos • Bandeja: 30 minutos • Equipo de transfusión: 30 minutos • Paquetes de maternidad: 30 minutos • Ropa: 30 minutos • Torundas: 30 minutos • Paquete quirúrgico: 45 minutos • Instrumental de acero inoxidable: 45 minutos Cuando se esteriliza se deben hacer paquetes bien cerrados y bien ordenados, para que haya buena penetración de vapor en el material. No se debe incluir dentro del mismo paquete material con diferentes tiempos de esterilización. Ej.: guantes de hule y vidrio. El método utilizado para envolver los paquetes deberá garantizar el mantenimiento de las condiciones de esterilidad de los materiales durante su almacenamiento. Cómo cargar el autoclave a. Se deben acomodar los bultos o paquetes de tal forma que haya una libre circulación de vapor entre ellos (no tratar de llenar el autoclave hasta sobrecargarlo). b. Colocar de lado las botellas, frascos y cualquier clase de recipiente no poroso de material seco. Esto permite un pronto desplazamiento del aire y un rápido contacto del vapor con las superficies de las vasijas y su contenido. También facilita el secado. c. Esterilizar los líquidos separándolos de otros materiales. d. Cuando se esterilizan líquidos, debe hacerse con los recipientes destapados.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 98 e. La cristalería deberá esterilizarse colocando los recipientes boca abajo u horizontales (nunca con la boca hacia arriba). Al finalizar el tratamiento, pueden ser considerados como desechos domésticos y ser sometidos a compactación, con lo cual se reduce el volumen en un 60%. Estufas de calor seco Las estufas de esterilización por calor seco destruyen patógenos mediante desecación de la célula, efectos tóxicos por niveles elevados de electrolitos, procesos oxidativos y fusión de membranas. Los parámentros de trabajo son temperatura y tiempo. Por lo general, para una temperatura de 160 °C se necesitan 120’ más el tiempo de calentamiento de carga; mientras que para 170 °C se necesitan 60’ más el tiempo de calentamiento de carga. En caso que el responsable del servicio de esterilización no cuente con los instrumentos necesarios para determinar el tiempo de calentamiento de carga, se podrá optar por la siguiente alternativa: Temperatura Tiempo 160 °C 200’ (3 hs y 20’) 170 °C 120’ (2 hs) El tiempo de esterilización debe considerarse a partir del momento en que el termómetro de la estufa alcance la temperatura de trabajo. Las precauciones que se deben considerar son las siguientes:  Cargar la estufa en forma homogénea (tamaño y calidad de materiales).  No sobrecargar, dejar espacio para la libre circulación de agente esterilizante (aire caliente).  No encimar ni superponer la puerta de la estufa durante el proceso de esterilización.  Retirar el material frío del esterilizador a fin de evitar cambios bruscos de temperatura que tiene el material. Los polvos (ej. Talco) y soluciones oleosas (aceites, grasas, vaselinas) deben colocarse en pequeños recipientes de vidrio o paquetitos de papel.  Las instrucciones del fabricante deben ser estrictamente respetadas y aplicadas, la puerta de la estufa no debe ser abierta durante el proceso de esterilización. Estufas de esterilización por óxido de etileno Este método usa el gas óxido de etileno para destruir todos los organismos y microorganismos conocidos, incluso esporas y virus. Esteriliza sin deterioro artículos de goma, plástico, metal, madera, lana, piel, papel, productos farmacéuticos, equipos electrónicos, bombas cardiorrespiratorias. Si se esterilizan paquetes de plástico, el gas penetra sustancias como polietileno, nylon, celofán, etc.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 99 El óxido de etileno es bactericida, esporicida, con gran poder de penetración, efectivo a bajas temperaturas y penetra sustancias porosas. El gas se adquiere en botellas metálicas o cartuchos que se vaporizan, cambian de líquido a gas a 10º C. El tiempo de esterilización que requiere el material depende de múltiples variables: el vacío que se produce, la humedad, la concentración del gas expresado en gs./l y la temperatura, es decir que reduciendo la temperatura aumenta el tiempo de exposición requerido. Todos los artículos deberán airearse por 6 horas después de una esterilización. El óxido de etileno es un gas, que a temperaturas mayores a 10,7º centígrados, es más denso que el aire y soluble en agua. En concentraciones mayores a 700 partes por millón (ppm) en aire, se evidencia como olor a éter. Es muy peligroso por ser altamente inflamable y explosivo, y además cancerígeno. Los trabajadores que se desempeñan en los lugares de esterilización por óxido de etileno durante su jornada laboral están expuestos a éste fundamentalmente cuando se abre el equipo, e inmediatamente después de concluido el proceso, que es considerado el momento más crítico. Por su toxicidad, se deben evitar al máximo las exposiciones no sólo de los trabajadores de la salud, sino también de los pacientes. La Resolución 295/03 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, y la ley 19.587 de Higiene y Seguridad del Trabajo, establece como concentración máxima permisible (CMP) en ambientes laborales 1 ppm (para jornadas de ocho horas). Además, el agente en cuestión figura entre los asociados a enfermedades profesionales, en el Decreto 658/96 de la Ley 24.557/96. En la Resolución 415/02 de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), anexo 1, Listado de Agentes, Mezclas y Circunstancias de Exposición, el óxido de etileno aparece como “cancerígeno para los humanos” (IARC-Grupo I). Los efectos de toxicidad aguda por inhalación incluyen irritación de ojos, piel y tracto respiratorio, vómitos, diarrea, decaimiento y dolor de cabeza. La exposición continua disminuye el sentido del olfato, puede producir alteraciones en el comportamiento y anemia. Por contacto dérmico puede causar quemaduras y por exposiciones repetidas, dermatitis. Exposiciones a altas concentraciones pueden causar edema pulmonar. Los efectos crónicos evidenciados están asociados a carcinogénesis, efectos reproductivos, neurotóxicos, mutagénicos y sensibilización alérgica. Los efectos adversos que pueden surgir por el uso de materiales biomédicos con residuos importantes de óxido de etileno son lesiones cutáneas, hemólisis y trastornos en la coagulación. Para prevenir accidentes laborales, respecto de la circulación del personal en el lugar de trabajo, se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:  Marcar zonas de acceso restringido. Prohibir el ingreso cuando el esterilizador está funcionando. Una vez terminado el ciclo, abrir la puerta del esterilizador y esperar 15 minutos afuera. El material a esterilizar no debe ser almacenado en la zona de esterilización, donde deben hacerse 10 recambios de aire por hora.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 100  Los trabajadores no deben comer, beber ni guardar alimentos en la unidad de esterilización. Tampoco pueden usar fósforos, encendedores ni ninguna otra fuente de ignición en la zona, para lo cual es preciso que recuerden que el óxido de etileno es un gas inflamable y explosivo. Además, hay que señalar en forma destacada la prohibición de fumar y disponer de extintores a base de dióxido de carbono o polvo químico seco. Guardapolvo o mameluco y guantes, constituyen la indumentaria adecuada para el personal, que debe además usar elementos de protección ocular. En cuanto a las máscaras para gases, se aconsejan para situaciones de emergencia, de reparaciones o de alta exposición, como en el momento de apertura de la cámara, donde se recomienda un sistema autónomo.  Debe efectuarse un programa de mantenimiento periódico de los equipos de esterilización en los sectores donde se utilice óxido de etileno, que registre procedimientos, inspecciones de pérdidas y anomalías en los equipos y reparaciones.  Se requieren programas de monitoreo ambiental y la realización de chequeos periódicos al personal involucrado.  Por la peligrosidad de las actividades llevadas a cabo en un ámbito donde se opera con un gas tóxico, inflamable y explosivo, es necesario trazar un plan de emergencias y procedimientos para el caso de incendios, que incluya primeros auxilios. En conclusión, la esterilización por óxido de etileno es un método eficaz, pero se debe aplicar sólo cuando no es posible reemplazarlo por otro más inocuo como la esterilización por vapor o calor seco. Hidrólisis alcalina Los residuos patológicos y de quimioterapia pueden ser tratados usando tecnología de hidrólisis alcalina que combina esterilización por vapor y digestión tisular utilizando hidróxido de sodio o potasio. Estas tecnologías fueron diseñadas para destruir partes anatómicas, órganos, tejidos y cuerpos de animales, transformando materia orgánica en aminoácidos básicos, azúcares, grasas, sales, etc. y dejando atrás una “sombra de huesos” de calcio. En un principio, la hidrólisis alcalina puede también destruir diversos agentes quimioterapéuticos o citotóxicos, y aldehídos (como formaldehído y glutarladehído) comúnmente usados en los hospitales. Esterilización por radiación La esterilización que utiliza la radiación para la eliminación de agentes patógenos, puede ser ionizante, como es el caso de los rayos X y Gamma; o no ionizantes, como las radiaciones ultravioleta (UV), las radiaciones infrarrojas, el haz de electrones y las microondas. En general, las radiaciones ionizantes son procesos de alta tecnología con alto grado de efectividad (los residuos esterilizados pueden tratarse como residuos domésticos), contaminación mínima y menor costo que la desinfección química o la esterilización térmica. Sin embargo, requiere máxima seguridad ante el peligro de radiaciones y ante lo complejo de la tecnología.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 101 Esterilización por radiación ultravioleta La radiación ultravioleta o radiación UV es la radiación electromagnética cuya longitud de onda está comprendida aproximadamente entre los 400 nm (4x10-7 m) y los 15 nm (1,5x10-8 m). Es una radiación de corta distancia y poco penetrante y que sirve para esterilizar principalmente agua, ambiente atmosférico y la superficie biológicamente contaminada de algún espacio como por ejemplo laboratorios medicinales, quirófanos, cabinas de seguridad microbiológica. Sin embargo, al actuar básicamente sobre superficies, aquellas que no son irradiadas directamente no quedan esterilizadas, lo que implica que cualquier grieta o hendidura, sombra o polvo servirá de protección a los microorganismos. El mecanismo de acción a través de lámparas emisoras de rayos UV, es el ataque sobre el ADN celular, creando secuencias de ADN no codificadas, con inhibición de su replicación. Al utilizar lámparas, es muy importante que sean limpiadas periódicamente con alcohol y se verifique su efectividad con cierta frecuencia. Para la aplicación de luz ultravioleta es necesaria una adecuada protección personal en particular la de los ojos y la piel. Esterilización por radiación infrarroja La radiación infrarroja es la parte del espectro de radiación no ionizante comprendida entre las microondas y la luz visible (Matthes, R. 2.005). Se usa para esterilizar material quirúrgico como jeringas a las cuales se somete a una temperatura de 190°C durante 10 minutos. Microondas Al igual que en autoclave, es efectivo para residuos infecciosos únicamente, debiéndose evitar los materiales de metal que puedan afectar a los generadores de microondas. Está basado en someter los desechos a destrucción a través de calor húmedo e irradiación con microondas a una frecuencia de 2450Mhz y una longitud de onda de 12,24 cm, lo que produce una elevación de la temperatura y destrucción de las sustancias que contienen agua en su estructura. Este sistema de tratamiento por esterilización fue creado en Europa; el primer equipo fue instalado en un hospital alemán en al año 1.987 y actualmente también es usado en Estados Unidos, no así en la Argentina, en donde aún no existen equipos instalados. Una de las marcas conocidas en el mercado de los equipos de microondas es de la firma ABB Sanitec de los Estados Unidos. En el uso de este equipo, el residuo es primero triturado y transformado en pequeñas partículas, para luego ser humedecido homogéneamente con vapor saturado y sometido a una batería de generadores de microondas, que produce la desinfección del mismo homogéneamente, para posteriormente ser enviado a relleno sanitario. El equipo puede ser fijo o móvil. Se instala en contenedores de 80 m3 y 9 toneladas de peso que procesa entre 100 y 250 Kgs/hora de residuos, según la capacidad operativa del modelo. Tiene una instalación sencilla, necesita conexión eléctrica y de agua, no genera emisiones gaseosas y no utiliza productos químicos. Posee un sistema de alimentación automática, a través de un ascensor hidráulica, que eleva un carro con los residuos, hasta la entrada de carga del
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 102 contenedor. Los residuos son triturados e ingresan a la cámara de procesamiento donde las partes son homogéneamente humedecidas y precalentadas con vapor a alta temperatura (130°C). La mezcla pasa por varios generadores de microondas, que calientan entre 95 a 100°C y mantienen esta temperatura por un tiempo mínimo de 30 minutos. Esterilización por irradiación con haz de electrones20 Es un proceso de destrucción de los patógenos por disociación química y ruptura de sus células causadas por el flujo de electrones. En esta tecnología los electrones son generados por un acelerador similar a aquellos usados para administrar radioterapia. El sistema consiste en una fuente de alto voltaje, con modulador de radio frecuencia controlado por un procesador que opera el acelerador de electrones enfriado por agua y encapsulado en paredes de concreto para contener la radiación. Un sistema de transporte mecanizado conduce los residuos biocontaminados debajo de los haces de electrones a un ritmo de 180 kg/hora aproximadamente. Los residuos biocontaminados, incluyendo plásticos, vidrios, papel, látex (guantes, vendas), van dentro de contenedores conteniendo cada uno aproximadamente 5 kg. de residuos que se transportan a la cámara de irradiación a través de un sistema motorizado. El flujo de electrones emitidos por un filamento y acelerado por un campo eléctrico de alto voltaje, destruye los microorganismos (patógenos) al ocasionar una disociación química y ruptura de la pared celular de los microorganismos. Durante el proceso de irradiación, la temperatura de los residuos sólo sube unos 15°C, permitiendo que los desperdicios irradiados puedan ser manejados inmediatamente después de haber sido esterilizados. Irradiación con 60 Co (rayos Gamma) El objetivo es la reducción de 6 órdenes de magnitud en la carga microbiana de las cepas más resistentes, con una dosis aproximada de 15 kGy producido por el isótopo 60 Co (rayos Gamma). Este elemento se produce en Argentina, en la central nuclear de Embalse, Córdoba. La radiación de la fuente de Cobalto 60 puede penetrar un material hasta dos metros de profundidad, por lo que no es necesaria la trituración del residuo antes del tratamiento. La vida media de la fuente radioactiva es de 5,2 años. Pero como al bajar la actividad radioactiva se aumenta el tiempo de residencia del residuo en la cámara de tratamiento, se recomienda el cambio de la fuente cada dos años. Esta tecnología se utiliza desde hace años, para esterilización de dispositivos biomédicos y material descartable, vacunas, antibióticos, preservación de alimentos, desinsectazión, inhibición de brotes. No es muy usada en el mundo, dado que pocos países son productores de este isótopo. 20 Ministerio de Salud de Perú. 1.998. Tecnologías de Tratamiento de Residuos Sólidos de Establecimientos de Salud.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 103 Rayos X Los rayos X son una radiación electromagnética y, en ese sentido, son idénticos a los rayos gamma (Cherry, R. N. 2.005). La distinción entre rayos X y rayos gamma radica en su origen. Mientras que los rayos gamma se originan en el núcleo atómico, los rayos X resultan de interacciones entre electrones. Aunque a menudo los rayos X tienen energía inferior a la de los rayos gamma, éste no es el criterio que los diferencia. Se pueden producir rayos X con energías mucho más elevadas que las de los rayos gamma procedentes de la desintegración radiactiva. Dentro de los tratamientos por desinfección, existe la desinfección química. Este tipo de tratamiento es usado generalmente, en el ámbito de la salud para la limpieza y desinfección de instrumentos, equipos, pisos y paredes y también es conveniente para tratar residuos líquidos tales como sangre, orina, etc. Los residuos biocontaminados son desinfectados por medio de la adición de químicos que matan o desactivan los microorganismos patógenos contenidos en los residuos. Los residuos altamente peligrosos como los cultivos de laboratorio, pueden ser desinfectados químicamente pero con limitaciones, ya que en algunos casos se requiere desmenuzamiento previo, el uso de químicos riesgosos de alto potencial desinfectante u otras técnicas. Las condiciones operativas de las que depende la eficiacia del método son:  Tipo y cantidad del químico usado,  Tiempo y grado de contacto entre el desinfectante y el residuo,  Qué tipo de residuo se quiere desinfectar,  Otras condiciones tales como temperatura, humedad, vida útil del producto y pH. Tipos de desinfectantes Según el nivel de acción de los desinfectantes, se clasifican en:  Desinfectantes de alto nivel (D.A.N.): matan bacterias vegetativas, bacilo de tuberculosis, hongos, virus lipídicos y no lipídicos, pero no necesariamente un alto número de esporas bacterianas. Ejemplos: formaldehído, glutaraldehído, peróxido de hidrógeno, ácido peracético.  Desinfectantes de nivel intermedio (D.N.I.): matan bacterias vegetativas, algunos hongos, bacilo de tuberculosis y la mayor parte de los virus. No eliminan las esporas bacterianas resistentes. Ejemplos: Alcohol etílico e isopropílico, cloro y compuestos del cloro, iodóforos.  Desinfectantes de bajo nivel (D.B.N.): matan las bacterias vegetativas, algunos hongos y algunos virus, pero no actúan sobre bacilo de tuberculosis y esporas bacterianas. Ejemplos: compuestos de amonio cuaternario.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 104 En la siguiente tabla elaborada por la “Fundación Natura” (1.997) de Ecuador, se exponen los diferentes desinfectantes químicos que existen, con sus propiedades: Tabla 6: productos químicos desinfectantes y sus propiedades. Producto Activo para Vida útil Indicaciones Riesgos Precauciones Alcohol (al 70%) Bacterias y hongos Años Contacto mínimo: 3 minutos. Material de riesgo bajo y medio. Desinfección de piel intacta. Inflamable No diluir en agua, no usar en heridas, daña el material plástico. Aldehídos (glutaraldehí -do al 2-5% y formol al 30- 56 %) Bacterias, virus, esporas, hongos, huevos de parásitos 14 días luego de la preparación Contacto mínimo: 15-60 minutos. Esterilización: 10 horas. Material de riesgo medio y alto. Endoscopios, instrumentos de diálisis y de cirugía, frascos de succión, broncoscopias, instrumental de oído, nariz, y garganta; y equipo no resistente al calor. Explosivo, irritante respiratorio y de la piel. Posible cancerígeno. Con ácido clorhídrico produce bicloro metilóxido (cancerígeno). Se inactiva por material orgánico. Si se colocan instrumentos de metales diversos producen corrosión electrolítica. Residuos se neutralizan con amoníaco. Usar EPP. Clorhexidina al 0,5-4 % y Cetrimide al 15% Bacterias gram+ y hongos 24 horas: en contacto con luz y aire. 3 meses: diluido. 12 meses: solución original Contacto mínimo: 2-30 minutos. Material de riesgo bajo y medio. Desinfección de piel, heridas, manos. Irritación de tejidos internos. Alergia. No usar en endoscopios e instrumental delicado. Se inactiva por jabones, sangre y material orgánico. Cloro Hipoclorito de sodio (lavandina). Al 10% para contamina- ción alta, al 1% para contamina- ción baja Bacterias, virus y hongos 24 horas en contacto con la luz y el aire (dilución). 6 meses sellado y protegido de la luz. Contacto mínimo: 20 minutos. Material de riesgo bajo y medio. Ropa blanca. Mediana actividad para secreciones, sangre y heces. Agua y alimentos (1 ppm) Irritante de la piel y ojos. En contacto con ácidos produce gases tóxicos. Corroe metales y materiales. Daña pisos y paredes. Fotosensible. Se inactiva por material orgánico. Detergentes Grasa, materia orgánica y partículas Años Limpieza de material de riesgo bajo y medio. Limpieza de pisos y paredes. Paso previo a cualquier desinfección. Alergia. Inactiva a los surfactantes catiónicos y clorhexidina. Fenoles Cresol al 3- 6% y Hexaclorofe- Bacterias, hongos y virus. 6-12 meses. 5 años sellado y protegido de Contacto mínimo: 10 minutos. Desinfección del ambiente y de los Se absorbe por la piel de niños y por las heridas. Puede Daña el plástico y el caucho. Se inactiva con la sangre. Fotosensible.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 105 nol al 0,2-3% la luz. equipos. causar convulsio-nes y daño neurológico. Yodo al 2- 10% o 2% en alcohol, y polivinilpirri- lidona (yodóforos) Bacterias, hongos y virus. 6-12 meses. Desinfección de piel y manos. Alergia. Se inactiva por material orgánico. Fotosensible. Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) Bacterias, virus, esporas y hongos. 24 horas diluido, 2 años sellado. Contacto mínimo: 10 minutos. Desinfección de equipos de hemodiálisis. Oxidante y explosivo en calor. Irritante de piel, mucosa y aparato respiratorio. Diluir al 3% colocando primero el concentrado y después el agua. No mezclar con otros desinfectantes. Las secreciones y excretas de los pacientes con enfermedades infectocontagiosas graves pueden ser desinfectadas con hipoclorito de sodio o formol antes de ser evacuadas por el inodoro. El mismo procedimiento se aplica a los residuos de alimentos en las salas de aislamiento. Los volúmenes del desinfectante deben ser superiores al del desecho contaminado, para compensar la pérdida de actividad que sufren estos productos al estar en contacto con material orgánico. El tiempo mínimo de contacto es de 15 minutos para el formol y 20 para el hipoclorito de sodio. Para la desinfección de cortopunzantes se usa hipoclorito de sodio al 10%. Esta solución se debe colocar al final en el recipiente de almacenamiento de estos desechos, cubriéndolos completamente. La solución debe ser fresca, es decir con menos de 24 horas de preparación, y debe permanecer en contacto con los objetos a desinfectar por lo menos 20 minutos. Existen equipos construidos especialmente para tratar volúmenes mayores de desechos. Poseen un recipiente conocido como reactor, en el que los desechos entran en contacto con desinfectantes como: formol, glutaraldehído, cloro, ozono, óxido de etileno, alcohol, durante un período no menor de 30 minutos. Los desechos deber ser previamente triturados para mejorar el contacto con los desinfectantes. Tratamiento de desechos radiactivos21 La gestión de los residuos radiactivos generados en todo el territorio nacional ha estado a cargo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) desde su creación, en 1.950. En febrero de 2.003, en cumplimiento de la Ley Nº 25.018 de "Régimen de Gestión de Residuos Radiactivos", se creó en el ámbito de la CNEA el Programa Nacional de Gestión de Residuos Radiactivos (PNGRR), cuya principal responsabilidad es precisamente, la gestión de los residuos radiactivos provenientes de la actividad nuclear nacional, sea ésta de carácter estatal o privada. El objetivo final de la gestión de los residuos radiactivos, es el confinamiento y aislamiento de los residuos, por un período de tiempo y en condiciones tales que cualquier liberación de los 21 Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 106 radionúclidos contenidos en ellos no suponga un riesgo radiológico inaceptable, ni para las personas ni para el ambiente, ni en el presente ni para las generaciones futuras. Los residuos radiactivos están compuestos por elementos que liberan energía, es decir que emiten radiación. Así, su peligrosidad decae, o sea que disminuye a medida que pasa el tiempo; dado que emiten radiación en forma continua, cada vez son “menos” radiactivos. Pero en algunos casos esos períodos son muy prolongados. Los desechos radiactivos deber ser sometidos a tratamiento específicos para ser dispuestos en rellenos de seguridad y confinamiento. A diferencia de los otros desechos peligrosos, éstos no pueden ser tratados con métodos químicos o físicos, y tienen que ser aislados por el tiempo necesario para alcanzar el decaimiento de su radiactividad. El proceso de gestión comprende el conjunto de actividades relativas al manejo administrativo y operativo de los residuos radiactivos. Incluye la caracterización, el registro, la clasificación, la segregación, el tratamiento, el acondicionamiento, el almacenamiento, el transporte y la disposición final. Registro, clasificación y segregación: Se trata de caracterizar los residuos y elaborar la documentación necesaria para un adecuado seguimiento. Otro de los objetivos es reducir el volumen de los residuos tanto como sea posible. Para ello, resulta imprescindible conocer con precisión sus propiedades físicas, radiológicas y químicas. La segregación es la instancia en la que se discriminan, por ejemplo, los residuos líquidos de los sólidos, y los compactables de los no compactables. Tratamiento y acondicionamiento: El acondicionamiento de los residuos radiactivos para su disposición final implica el cumplimiento de los requisitos de aceptación de esos residuos en el repositorio correspondiente. Para ello, se lleva a cabo la compactación, que reduce el volumen de los residuos sólidos compactables; y la inmovilización, por medio de la inclusión los residuos líquidos y los sólidos no-compactables en una matriz estable. Esto constituye la primera barrera en el sistema de disposición final. Almacenamiento y transporte: Tanto el transporte como el almacenamiento interino de los residuos se realizan bajo los parámetros establecidos internacionalmente y de acuerdo con la normativa que rige en nuestro país, a fin de garantizar la seguridad del proceso. Disposición final: La estrategia para la disposición final consiste en instalar los residuos radiactivos en instalaciones de confinamiento –repositorios- que interpongan un sistema de barreras entre los residuos y el medio ambiente. Los criterios de seguridad establecidos requieren la existencia de barreras múltiples, redundantes e independientes para aislar los residuos del ambiente accesible al hombre. El PNGRR cuenta con oficinas en la sede central de la CNEA, en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, y con instalaciones en el Centro Atómico Ezeiza. Los residuos de baja actividad, tanto los sólidos (como papeles, ropa, piezas metálicas, filtros, etc.), como los líquidos (concentrados del evaporador en centrales nucleares, líquidos de lavado, etc.) han sido confinados en las trincheras del área de Gestión de Ezeiza (AGE),en donde la procedencia de los mismos corresponde a centros médicos e instalaciones industriales de distintas provincias del país. Cada una de las trincheras tiene 20 metros de largo, 10 de ancho y 3 de profundidad. Una de ellas, ya clausurada,
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 107 contiene 3.500 tambores de 200 litros cada uno, en los que se han compactado o cementado los residuos. La otra, fue diseñada para contener 5.600 tambores y ha tenido clausuras parciales mientras estuvo en uso. Actualmente, los tambores están siendo almacenados en forma interina en las Centrales Nucleares o en el área de Gestión, hasta tanto se implemente la estrategia de gestión prevista para los próximos años. Además el área de Gestión Ezeiza dispone de dos silos de hormigón de 4 metros de diámetro y 10 metros de profundidad, con un espesor de pared de 0,30 metros, donde se han dispuesto partes estructurales contaminadas y algunas fuentes de irradiación en desuso. Con cada operación de disposición se ha agregado una capa de cemento para minimizar la dosis en la boca de acceso. Dado que las instalaciones para la disposición final de residuos del AGE han cumplido su ciclo de vida útil y están en proceso de cierre definitivo, el Programa Nacional de Gestión de Residuos Radiactivos se encuentra abocado a la implementación de una estrategia de disposición final para los residuos de nivel bajo y medio. El plan prevé la construcción de un repositorio monolítico cercano a la superficie en un lugar del país que cumpla con las exigencias geológicas y con los requisitos ambientales y sociales establecidos. Tratamiento de desechos farmacéuticos Los desechos farmacéuticos constituyen una proporción menor del volumen total de los desechos de hospital. Sin embargo, ciertos grupos de medicamentos requieren precauciones especiales en las etapas de manejo y disposición final. Los volúmenes de drogas son generalmente pequeños, pero pueden ser potencialmente letales ya que causan irritación, sensibilización, resistencia a antibióticos, mutaciones y cáncer. Dentro de este grupo se encuentran los residuos de medicamentos citotóxicos o citostáticos, que son peligrosos por ser toxicológicos. Para ellos, se debe controlar estrictamente el manejo, en lugares cerrados, disponiendo los residuos en contenedores cubiertos, impermeables, sólidos para su recolección, recomendándose contenedores codificados para su disposición. Por razones de seguridad ocupacional, los desechos farmacéuticos citotóxicos deben recogerse en forma separada del resto de los desechos farmacéuticos y ser enviados a tratamiento por un operador autorizado. Los métodos de tratamiento y disposición recomendados por la Environmental Protection Agency, EPA, de los E.U.A. y la Environmental Protection Authority for Victoria Australia, para los residuos farmacéuticos, considerando sus propiedades tóxicas son (Hernández Barrios, C. P., Fernandez G. y J. Sanchez, 1.995):  Tratamientos físicos, químicos y biológicos  Solidificación  Disposición en relleno sanitario normal  Confinamiento  Incineración.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 108 El objetivo de buscar un tratamiento para los medicamentos caducos es el de acelerar las reacciones de degradación que se dan en forma natural dentro del sitio de disposición. Las características que cualquier tratamiento debe tener para considerarse adecuado son: 1. Bajo costo 2. Requerimientos mínimos de equipo reactivos y personal 3. Debe realizarse en tiempos cortos 4. Ser un proceso sencillo, de preferencia dentro de las instalaciones de la empresa generadora. Normas a seguir para residuos farmacéuticos:  Los fármacos que ya no se utilizan en los servicios deben retornar a la farmacia. Los medicamentos caducados deberán ser almacenados temporalmente en una zona restringida y entregados a los fabricantes o proveedores para su disposición final y en caso de ser tratados en un incinerador especial, debe alcanzar temperaturas mínimas de 1.000 C°. Para el tratamiento de los residuos farmacéuticos citotóxicos altamente peligrosos, la destrucción completa de los mismos, requiere de temperaturas de hasta 1.200 °C (en caso de efectuarse en los hornos pirolíticos de doble cámara), con permaencia de dicha temperatura en la cámara secundaria, con un mínimo de tiempo de retención de los gases de dos segundos. En Argentina, la tecnología existente considerada como la mejor práctica para el tratamiento de los residuos de la industria farmacéutica es la incineración. Otra posibilidad es el encapsulamiento y posterior disposición en rellenos de seguridad, alternativa ejecutada en menor proporción.  El reuso de los sobrantes de medicamentos inyectables no debe permitirse por el riesgo de contaminación bacteriana o el deterioro de la solución.  Los frascos y otros recipientes de vidrio vacíos pueden ser separados para reciclaje, pero un personal debidamente entrenado deberá proceder al lavado y dilución con volúmenes grandes de agua antes de almacenarlos en el recipiente de reciclajes. La separación de estos materiales en el lugar de origen, reduce el riesgo de heridas y los daños que pueden causar a las paredes refractarias del incinerador.  Los recipientes de medicamentos envasados a presión en contenedores de metal, no deben ir al incinerador ya que existe el peligro de explosión. Deben colocarse en bolsas con la etiqueta de residuos químicos peligrosos y ser llevados a celdas especiales en el relleno sanitario.  Ampollas rotas y jeringuillas con medicamentos deben ser depositadas en el recipiente destinado a objetos corto-punzantes.  Todos los hospitales que usan citotóxicos deben tener protocolos claramente definidos para un manejo seguro y para la eliminación adecuada de estos agentes y de los desechos asociados.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 109 Tratamiento de residuos líquidos del procesado fotográfico de Rayos X Los líquidos usados en el revelado y procesado fotográfico de rayos X son considerados como un residuo peligroso según Ley nacional N° 24.051, corriente Y16. En el proceso de revelado y fijado de las placas, dependiendo de la imagen, ésta sólo ocupa una parte de la película o placa radiográfica, utilizándose una parte de la plata presente en la emulsión. La plata que no se expone a la luz, es removida de la película en un baño o solución fijadora, para evitar que se altere la imagen original. Tanto la plata contenida en las placas como en la solución fijadora y en la solución de enjuague, se puede recuperar para su reuso o reciclaje por ser un recurso valioso y con valor en el mercado, además de representar una buena práctica ambiental al no descartar las soluciones por la red cloacal. Hay varias técnicas disponibles para remover la plata de soluciones22 , ricas en plata, usadas en el procesamiento fotográfico, que son:  Electrólisis,  Substitución metálica,  Precipitación,  Tecnología de intercambio de iones,  Osmosis invertida,  Destilación y evaporación. Si no es posible por cuestiones técnicas, económicas, operativas u otras, la recuperación de la plata de las soluciones usadas en el proceso de revelado y fijado, éstas una vez agotada su vida útil deben ser entregadas a un operador habilitado que se encargue de su tratamiento y/o recuperación, evitando arrojarlas por el desagüe cloacal. Es responsabilidad del establecimiento que genere estos residuos, recolectarlos y almacenarlos con las correspondientes medidas de seguridad y comunicar los riesgos (si los hubiera) a la empresa de gestión de residuos para que puedan transportarlos y tratarlos con seguridad23 . En caso de no ser posible la recuperación de la plata o el tratamiento de los líquidos como residuos peligrosos por operador habilitado, como última opción se considera, por un lado realizar un precipitado de la plata, obteniendo un barro que se envasa y se trata como residuo peligroso, y por otro lado a los líquidos restantes (ya sin plata) diluirlos en un volumen 1:10, neutralizarlos a pH 7 y recién descartarlos por cloaca. 22 Empresa Kodak. 1.999. La Tecnología de la Recuperación de la Plata en las Plantas de Procesamiento Fotográfico. Servicios para el medio ambiente. Estados Unidos. http://www.suministros.com.co/images/pdf/1107070507TecnologiasRecuperacion.pdf. Consultada en Mayo 2.011. 23 Información de la página web de la empresa KODAK. http://www.kodak.com/eknec/PageQuerier.jhtml?pq- path=4235&pq-locale=es_ES. Consultada en Mayo 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 110 Las placas o películas radiográficas de poliéster también pueden ser sometidas a un proceso de recuperación de la plata24 , a través de lixiviación con ozono en un medio de ácido sulfúrico diluido, como se muestra a continuación: La solución debe recircularse varias veces a la etapa de lixiviación con el fin de aumentar la concentración de plata en solución y con esto hacer más efectiva su recuperación. Para obtener un poliéster puro final, apropiado para el proceso de reciclaje, es necesario eliminar la gelatina residual que no reacciona con el O3. Por este motivo, el tratamiento final para el poliéster de las placas atacadas, es un lavado con una solución de hipoclorito comercial, de 25 gramos de cloro activo por litro, a temperatura ambiente y durante unos 15 minutos. Después de este tratamiento, se obtiene un poliéster libre de gelatina, con una superficie muy lisa en la que apenas se observan partículas. El hipoclorito es un agente muy agresivo, su acción destruye totalmente la capa gelatinosa en la que las partículas de plata se hallan atrapadas, quedando el soporte de poliéster completamente limpio. Contrariamente, el ozono únicamente ataca esta capa parcialmente, permitiendo su acceso a las partículas de plata y quedando en la superficie restos de la matriz gelatinosa. 24 Corporación ambiental empresarial de Bogotá, Colombia. Recuperación de plata de residuos del proceso de revelado de radiografías. http://www.corporacionambientalempresarial.org.co/documentos/Acar_recuperacion_plata_rx.pdf. Consultada en Marzo del 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 111 Tratamiento de residuos líquidos de laboratorio En el propio Laboratorio, algunas corrientes químicas teniendo en cuenta las pequeñas magnitudes generadas en comparación con volúmenes industriales, pueden eliminarse directamente a la colectora cloacal (Laprovitta, Ma. L., op. cit.) después de un sencillo tratamiento. Otras corrientes, sin embargo, deberán ser dispuestas para ser tratadas por un operador externo de residuos peligrosos, conforme los términos de la normativa local. A pesar de que el decreto reglamentario de la Ley N° 24.051 no considera a la dilución como un método de tratamiento, para algunos compuestos químicos es posible la aplicación de procedimientos de neutralización y dilución, a efectos de su descarga directa a la red cloacal (lo que no elimina la posibilidad de una consecuente degradación significativa durante el pasaje por los conductos cloacales). Los compuestos químicos son los siguientes:  Ácidos Inorgánicos: salvo roturas o accidentales, no suele ser frecuente tener que eliminar ácidos concentrados, aunque sí soluciones diluidas de los mismos. Como norma general, no debe eliminarse directamente aquellas soluciones cuya concentración sea superior a 1 N. Los ácidos más concentrados, se diluyen en agua al 1:5 (precaución con el ácido sulfúrico), se neutralizan a pH 6-8 con soluciones de hidróxido sódico y se vuelven a diluir al 1:10 en agua, para poder ser eliminados por el desagüe. Las soluciones más diluidas, se neutralizan con sosa y se diluyen en agua antes de eliminarse.  Bases inorgánicas, sales básicas: su gestión es parecida a la aplicada en los ácidos. Las bases y sales básicas, se neutralizan con ácido sulfúrico diluido. Si son muy concentradas, se diluyen previamente en agua al 1:5. Una vez neutralizadas, se vuelven a diluir en agua (1:10) y se eliminan.  Fenoles: el fenol y sus derivados, no deben eliminarse a través de los desagües, ni tan siquiera diluidos. Deberán ser tratados por operador autorizado.  Aldehídos, cetonas y disolventes orgánicos: el formaldehído es, dentro de este grupo, el residuo más comúnmente generado en el Laboratorio. No debe ser eliminado directamente por el desagüe. La destrucción con permanganato es compleja, corresponde su tratamiento en consecuencia por operador autorizado, como también para los diversos disolventes orgánicos: acetona, cloroformo, xileno y otros derivados bencénicos.  Bromuro de etidio: es un poderoso agente mutagénico de efecto acumulativo, utilizado en técnicas de biología molecular para detectar la presencia de ADN y ARN. Las soluciones tampón de electroforesis que contienen este compuesto, no deben ser eliminadas por el desagüe directamente. Se recomienda su descontaminación, en cuyo caso se procede de la siguiente manera: - Degradación química: para soluciones que contienen una concentración mayor a 0,5mg/ml, agregar suficiente agua para reducir la concentración de bromuro de etidio, para reducir la concentración, menores a 0,5 mg/ml. A la solución resultante, agregar 0,2 volúmenes de ácido hipofosforoso al 5% recién preparado y 0,2
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 112 volúmenes de solución fresca de Nitrito de Sodio 0,5 M. Mezclar con sumo cuidado, controlando el valor del pH de la solución resultante (pH 3). Después de incubar por 24 hs a temperatura ambiente, agregar un ligero exceso de bicarbonato de sodio 1 M. - Extracción /adsorción con carbón activo: para Laboratorios que trabajan con soluciones diluidas de bromuro de etidio, se recomienda 100 mg. de carbón activo, por cada 100 ml de solución. La solución filtrada puede ser eliminada y el carbón activo filtrado, deberá ser segregado como residuo peligroso, para su incineración. De no ser posible estos procedimientos, se deberá segregar en bidones identificados como residuo peligroso.  Colorantes: no deberían ser eliminados directamente por los desagües. Se recomienda efectuar las tinciones en cubetas que drenen sobre botellas o bidones que se entregarán, una vez llenos, al operador de residuos autorizado. Estas medidas deben ser seguidas de manera rigurosa en el caso de la tinción con auramina y naranja de acridina, que son carcinogénicos. El eslabón siguiente al tratamiento de cualquier residuo peligroso, sea biocontaminado, radiactivo o químico peligroso, es la disposición final. La disposición final implica la colocación de un material residual en un lugar perfectamente individualizado, aislado convenientemente del medio que lo rodea mediante barreras de ingeniería y controlado a través de la implementación de medidas de monitoreo. La disposición final lleva implícito los conceptos de concentración, inmovilización, confinamiento y control. El residuo tratado que ya no posee ningún riesgo asociado, puede ser manejado como un residuo sólido común. Cuando un residuo infeccioso ha sido tratado de manera adecuada y efectiva, el residuo no es más infeccioso. No obstante, hay dos excepciones a esta generalización: 1. Para ciertos tipos de residuos tales como los punzo-cortantes y los patológicos además del tratamiento que elimine su carácter de infeccioso se requiere de un procesamiento adicional previo a la disposición. A los primeros hay que eliminarles su posibilidad de provocar heridas o la posibilidad de ser reusados, mediante por ejemplo trituración, encapsulamiento en plástico, compactación. A los segundos por cuestiones estéticas hay que transformarlos en irreconocibles, a través de opciones como derivación a un servicio fúnebre para ser enterrados o ser cremados, derivación a un horno incinerador de patológicos, o ser triturados y descargados a la red de desagüe cloacal (si se cumplen las condiciones locales de descarga).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 113 2. Si además del carácter de infeccioso, hay otro riesgo presente (por ejemplo toxicidad química o radiactividad) debe efectuarse un tratamiento adicional previo a la disposición final. Existen dos opciones de eliminación para los residuos peligrosos tratados: Disposición final en Rellenos Sanitarios El confinamiento en un relleno sanitario es considerada la mejor opción para la disposición final de los residuos sólidos (no infecciosos). Los rellenos sanitarios se emplean para la disposición final de residuos sólidos tratados (por ejemplo por autoclave) y de materiales residuales del tratamiento (por ejemplo cenizas de incineración siempre y cuando no sean tóxicas ni radiactivas y residuos triturados durante o después del tratamiento). Los residuos líquidos no deben ser recepcionados en rellenos sanitarios, dichos líquidos una vez tratados (cumpliendo con las condiciones de vuelco según la normativa local) son correctamente eliminados al ser descargados a una red de desagüe cloacal. Descarga en la red de desagüe cloacal: Los residuos líquidos no pueden enviarse a relleno sanitario. Por otra parte la incineración de residuos acuosos es antieconómica por el consumo intensivo de combustible. Por tanto, a los residuos líquidos o semilíquidos tratados (por desinfección química, inactivación térmica, etc.) es mejor disponerlos descargándolos en un sistema de desagüe cloacal, siempre y cuando tales descargas cumplan con los requerimientos vigentes para su vuelco en colectora. Estos requerimientos pueden incluir, entre otros requisitos, límites para: pH, temperatura, DBO, sólidos suspendidos totales, etc. Los residuos líquidos como sangre, heces, vómitos, orina, secreciones y otros líquidos corporales, que se sepa fehacientemente que no son biológicamente peligrosos, pueden desecharse por el inodoro, chatero o equipo sanitario similar, siempre y cuando los efluentes sean vertidos a la red cloacal con posterior tratamiento externo. Si el establecimiento no cuenta con conexión a la red sanitaria deben ser tratados previamente. Sin embargo, la instalación de plantas de tratamiento de efluentes a la salida de los establecimientos, disminuiría la carga infecciosa de los efluentes, pero aportaría una importante contaminación química (cloro u otros desinfectantes) que resulta difícil de tratar y representa un riesgo ambiental mayor que el que se procura evitar (Micucci, H. A. y M. C. Munitis, 2.002). 2.9.7.1. Ventajas y Desventajas de algunos tipos de tratamientos Tabla 7: Ventajas y desventajas de algunos tipos de tratamientos existentes Tipo de tratamiento Ventajas Desventajas Incineración No requiere tratamiento adicional. Reduce hasta Contaminación ambiental (emisiones
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 114 un 75% en peso y 90% de volumen de los residuos. Apto para residuos biocontaminados y químicos peligrosos. Adecuado para residuos voluminosos. Destrucción de plásticos, elementos punzo-cortantes y fármacos. Posibilidad de recuperar calor. gaseosas tóxicas y cenizas peligrosas), producción de dioxinas y furanos. Costos de instalación y operación de medianos a altos. Oposición pública. Estrictas medidas y controles de calidad y seguridad ambiental. No recomendable para plásticos con PVC ni residuos con metales pesados. Autoclave Escaso riesgo de contaminación. Reducción del 60% del volumen de los residuos (con compactación). Bajo requerimiento de espacio. Fácil de implementar y operar. Aumento del peso por adición de agua. Capacidad limitada. No apto para todos los residuos biocontaminados, ni residuos farmaceúticos y citotóxicos. Se deben manipular las bolsas y asegurar una buena penetración del vapor, cuidando la homogeneidad de los paquetes. Costos de instalación altos, costos de operación medianos. Estufas de calor seco Fácil de implementar y operar. Escaso riesgo de contaminación. Bajo requerimento de espacio. No es corrosivo para metales e instrumentos. Permite la esterilización de sustancias en polvo y no acuosas, y de sustancias viscosas no volátiles. Capacidad limitada. No apto para todos los residuos biocontaminados. Requiere mayor tiempo de esterilización, respecto al calor húmedo, debido a la baja penetración del calor. Estufas de esterilización por óxido de etileno Alto poder de esterilización. Apto para amplia variedad de residuos y equipos. Alto poder penetrante del gas. El gas es altamente inflamable y explosivo, y además cancerígeno. Necesita de controles estrictos de seguridad personal y ambiental. Costos de instalación altos. Radiación ionizante Alto grado de efectividad. Proceso limpio y contaminación mínima. Menos costosa que la desinfección química o la esterilización térmica. Requiere máxima seguridad ante el peligro de las radiaciones. Tecnología compleja y problemas de mantenimiento. Personal de operación altamente capacitado y estructuras físicas adecuadas. La fuente de radiación se convierte en desecho peligroso al terminar su vida útil. Desinfección química Reducción del 60% del volumen de los residuos (con compactación). Adecuado para una amplia variedad de residuos biocontaminados, especialmente los líquidos. Apto para limpieza y desinfección de instrumentos, equipos, pisos y paredes y también para tratar residuos líquidos tales como sangre, orina, etc. Desinfecta, no esteriliza. Se usan productos químicos tóxicos (irritantes y cancerígenos). Contaminación ambiental. Contacto manual con los residuos. Costos de instalación altos y costos de operación medianos a altos. 2.9.7.2. La importancia de las “3R” (Reducir, Reusar y Reciclar) en los RES No todos los residuos que se generan en un establecimiento de salud revisten características de peligrosidad, siempre y cuando sean segregados correctamente y mediante acciones adecuadas dentro del hospital puedan recuperarse. En una buena gestión de residuos, existen prioridades a aplicar según la etapa en que se encuentre (generación, tratamiento o disposición final), para evitar al máximo la generación de residuos o bien recuperar la mayor parte posible de ellos. Estas prioridades se conocen como las “3 R” y son:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 115  REDUCIR (o minimizar): significa disminuir la cantidad de residuos que se generan, optando por utilizar productos reusables, disminuir la peligrosidad de los productos que se fabrican, sustituir materias primas, realizar cambios de tecnología, desarrollar procesos más eficientes en el uso de energía, agua; fabricar productos con mayor vida útil, etc. Los hospitales como consumidores de diversos productos, a la hora de adquirirlos pueden por ejemplo, optar aquellos que tengan el mínimo de embalaje para evitar generar residuos posteriores, o elegir productos reusables (tanto para uso médico como para uso en otras funciones). También pueden optar por utilizar productos de limpieza y desinfectantes biodegradables que sean más amigables con el ambiente, usar productos que necesiten repuestos para seguir siendo útiles y no cambiar la totalidad del producto, etc. Las industrias por su parte, pueden reemplazar algunos componentes de sus productos por componentes de fácil degradación, para que al momento de ser dispuestos en un relleno sanitario o basural, tarden menos tiempo en descomponerse. Siempre hay que recordar que el residuo mejor gestionado, es aquel que nunca existió. Es decir, es necesario evitar al máximo la generación de residuos.  REUSAR o REUTILIZAR: se entiende por reusar o reutilizar un residuo, volver a usarlo como producto, en lugar de destinarlo a las corrientes de residuos. Puede suceder tanto en las mismas plantas productoras o a través de los mismos generadores de residuos, usando el residuo para el mismo fin para el que fue diseñado originalmente. Por ejemplo, una botella plástica de agua, en vez de tirarla a la basura, se puede seguir usándola para contener agua potable. Algunos objetos como tubos, guantes, sondas, etc. pueden ser reusados luego de una esterilización adecuada, siempre que se establezca los niveles de seguridad efectiva para los pacientes y el personal. Los frascos de vidrio de los laboratorios se pueden reusar después de la desinfección y limpieza.  RECICLAR: consiste en recuperar parcialmente o totalmente los componentes de los residuos para fabricar un nuevo producto, pero generando cambios físicos o químicos en dichos residuos (es decir, reingresándolos en un proceso productivo). Por ejemplo, gran parte de los residuos plásticos se pueden transformar para fabricar mantas polares y alfombras. Los ciudadanos pueden hacer reciclaje, por ejemplo de la materia orgánica (hojas, restos de verdura y fruta, etc.), transformándola en compost (abono orgánico). Pero quizás la mayor participación de la sociedad para el reciclaje se basa en la separación en origen de los residuos, en diferentes clases que se pueden reciclar, como el cartón, el papel, el plástico, el vidrio y los metales. De los residuos que se generan en los centros de atención de salud los más fáciles de recuperar para reuso o reciclaje, tanto interno o externo al establecimiento, son los que se descartan como residuos comunes o domiciliarios. Los establecimientos de salud pueden idear una metodología para recolectar materiales potencialmente reusables y reciclables, considerando que esta práctica no represente riesgo alguno para las personas que los manipulen ni para las que los convierten en productos útiles, además de asegurarse que el personal tanto que genera como
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 116 quien recoge y dispone residuos, sea mínimamente capacitado y concientizado. Para ello, se debe tomar en cuenta los siguientes puntos:  La recuperación de residuos para reuso y reciclaje trae aparejado beneficios económicos, reducción de costos y conciencia ambiental tanto del personal intra como extra hospitalario.  Los materiales que se recuperen deben ser recolectados al inicio para evitar que entren en contacto con material infeccioso. Es por ello que se segregan en bolsas o recipientes distintos.  En cada uno de los servicios que componen un centro de atención de salud deberán asumirse acciones orientadas a prevenir la mezcla de los residuos. Debe evitarse la alteración de la composición de un determinado tipo de residuo por otro u otros residuos generados en el mismo servicio, porque dificultará su recuperación.  Se debe establecer un sitio especial para el almacenamiento de los recuperables que puede ser en el mismo lugar del almacenamiento final, pero cumpliendo con normas de aislamiento y seguridad.  Pueden reciclarse: papel, cartón, plástico, vidrio, metal. Algunos plásticos no son reciclables, como por ejemplo el PVC o policloruro de vinilo, por lo que se debe evitar la compra de insumos con este tipo de material y si existiera, no incluirlo en la corriente de reciclables.  Los residuos alimenticios que se generan en la cocina y en otras áreas sin peligro de infecciosidad, tienen un alto contenido orgánico por lo que pueden ser convertidos en abono para uso del hospital o para la venta.  El nitrato de plata de las placas radiográficas se puede volver a obtener mediante reciclaje, pero bajo ciertos requisitos. Si se opta por el reciclaje, la venta de la fracción de los residuos recuperables puede constituir un ingreso adicional al establecimiento que puede ayudar a cubrir los gastos que demanda el manejo adecuado de los desechos. 2.9.8. Resumen de la situación nacional y provincial de la gestión de RES En Argentina, según los estudios realizados por diferentes organismos gubernamentales e internacionales25 , la gestión de RES presenta diferentes realidades a lo largo de todo el territorio nacional, desde su manejo interno hasta el transporte y tratamiento. 25 Estudios oficiales del Banco Mundial y la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable de la Presidencia de Argentina en el año 1.998, Estudio realizado en el año 2.005 por el Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación a través del Programa Materno Infantil y los estudios que desde el año 2.005 vienen realizando la Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 117 Las deficiencias que se presentan en general, se resumen a continuación:  Los residuos peligrosos no son correctamente gestionados, observándose problemas desde la segregación y clasificación hasta el almacenamiento interno.  Una gran mayoría de establecimientos son reconocidos (por organismos gubernamentales del área de ambiente y salud) como generadores de residuos biocontaminados (aquellos llamados patogénicos, patológicos, biopatogénicos), pero por lo general, no se tiene en cuenta que también son generadores de otros residuos peligrosos, como son los químicos peligrosos o los residuos radiactivos.  Existe en general una conciencia del riesgo asociado a los residuos biocontaminados y la necesidad de manejo diferencial de los mismos; sin embargo quedan relegados los químicos peligrosos y radiactivos de los cuales debe realizarse una gestión integral.  Se detecta una considerable falta de capacitación y concientización respecto a los riesgos de las partes críticas de los residuos hospitalarios, no sólo en el personal que se dedica a la limpieza y mantenimiento de las instalaciones en un establecimiento de salud, sino también del personal médico.  Se presentan diferentes realidades en los establecimientos públicos y los establecimientos privados, en estos últimos el control es mayor tanto en el orden interno como externo, a pesar de que en varios casos se presentan deficiencias en el manejo de RES. Sobre todo en los establecimientos públicos, el correcto manejo de residuos no es un tema que esté muy presente en la agenda de los directivos o sea prioridad mejorar.  La gestión de RES presenta diferentes realidades a lo largo de todo el territorio nacional, desde su manejo interno hasta el transporte y tratamiento. En general en las provincias con mayor desarrollo industrial, como Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, existe mayor capacidad de tratamiento de residuos, mientras que las provincias menos desarrolladas aún no cuentan con tratamiento de residuos peligrosos.  Los tratamientos más usados para la fracción peligrosa de los RES son la incineración (presentando problemas operativos y de mantenimiento, en su mayoría), el autoclavado y la esterilización por estufas de calor.  La prohibición de ingreso de residuos peligrosos existente por Constitución o ley de diversas provincias, impide que los residuos peligrosos sean tratados interjurisdiccionalmente.  La capacidad de fiscalización de las autoridades provinciales sigue la misma lógica que el tratamiento de residuos, en las provincias con mayor desarrollo económico existe mayor capacidad de control mientras que en las provincias más pequeñas y de menor desarrollo existe una deficiencia importante. Estas deficiencias refieren a escaso personal, personal con poca capacitación específica y los recursos destinados a estas áreas son insuficientes. la Salvaguarda Ambiental del Proyecto FUNCIONES ESENCIALES Y PROGRAMAS DE SALUD PUBLICA (FESP) del Ministerio de Salud.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 118  Las mayores deficiencias se encuentran en la gestión externa, en la necesidad de contar con plantas de tratamiento de mayor capacidad y con la exigencia de un mejor y mayor control.  Otro aspecto a considerar que debe instalarse como una prioridad y materia pendiente para el estado nacional es la propuesta de un proyecto de ley de presupuestos mínimos de residuos de establecimientos de salud, teniendo en cuenta que la gestión de estos residuos es diferencial y específica tanto interna como externamente, y que atiende realidades totalmente diferentes a la gestión de residuos peligrosos industriales.  Son escasas las políticas y las iniciativas de recuperación de residuos potencialmente reciclables y/o reusables. En la provincia de Salta, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable a través del Programa de Registros Ambientales, es la autoridad encargada del control de las actividades relacionadas con la generación, almacenamiento, manipulación, transporte, tratamiento y/o disposición final de residuos peligrosos, incluidos los residuos biocontaminados de los establecimientos de salud y el resto de residuos peligrosos considerados en la normativa nacional y provincial. En cuanto a la situación de la gestión y control de residuos biocontaminados (o para la legislación provincial, residuos sanitarios), al mes de Abril del 2.011, se presentan las siguientes realidades:  La situación en general de los establecimientos de salud en cuanto a manejo de residuos hospitalarios es muy similar a lo que sucede en la Nación.  Casi la totalidad de los establecimientos de salud dependientes del Ministerio de Salud Pública (más de 100), ha presentado los papeles correspondientes a la Resolución provincial N° 238/09 con el nuevo modelo de declaración jurada para los residuos peligrosos que generan, pero en la mayoría de los casos las DDJJ tienen falencias en el llenado y falta de información sobre sus residuos peligrosos (generación, manipulación, corrientes, etc.), por lo que no se ha hecho efectiva aún la renovación de la inscripción en el Registro de Residuos Peligrosos del Ministerio, hasta tanto desde dicha autoridad se releven todos los establecimientos para realización de inspecciones, capacitaciones y generación de compromiso por parte de los establecimientos de contar con un adecuado manejo de residuos hospitalarios. Una vez realizado esto, se podrá efectivizar la renovación de la inscripción de los establecimientos ya inscriptos e inscribir por primera vez a aquellos que no lo hicieron.  Según el PROFICCSSA (Programa de Fiscalización y Control de Calidad de Servicios de Salud del Ministerio de Salud Pública), los hospitales del interior NO poseen habilitación ministerial para funcionar. Desde esta autoridad de gobierno lo que por ahora se exige (sobre todo a los establecimientos más grandes y que generan más cantidad y variedad de residuos hospitalarios) es la existencia de un depósito para el almacenamiento temporal de los residuos peligrosos (sobre todo biocontaminados), cumpliendo los requisitos exigidos por ley y además los comprobantes de recolección y retiro de residuos
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 119 biocontaminados por parte de una empresa habilitada, la habilitación de bomberos y la habilitación municipal.  Los establecimientos de salud que cuentan con servicio externo de recolección y tratamiento de residuos peligrosos, entregan sus residuos biocontaminados a la única empresa en la provincia de Salta habilitada para tratarlos (Hábitat Ecológico SA26 , a través de autoclavado). A pesar de que dicha empresa también está habilitada para tratar varias corrientes (Y2, Y3, Y4, Y8, Y9, Y16, Y31, Y48 entre otras) de residuos considerados peligrosos (a través de horno pirolítico), son muy pocos los casos de establecimientos de salud que segregan correctamente estas corrientes y entregan a la empresa. En el Registro de Generadores, Transportistas y Operadores de residuos peligrosos del Ministerio de Ambiente27 , existen inscriptos 233 generadores, 126 pequeños generadores, 5 transportistas (entre los cuales se encuentran Hábitat Ecológico, Salta Petrol y Transporte Silva), y 8 operadores entre fijos e intermedios (figurando Hábitat Ecológico, Unilab, Salta Petrol, Soil Keeper, Bioambiental SRL). En relación a los líquidos residuales del proceso de revelado y fijado de las placas radiográficas, actualmente la forma más común de desecharlos es a través de la red cloacal, sin tratamiento previo. En las declaraciones juradas de los establecimientos de salud en cuanto a generación de residuos, muchos no reconocen estos líquidos y sus envases (donde se almacenaba el producto) como residuos peligrosos, algunos otros reconocen los recipientes vacíos de los líquidos de revelador y fijador como residuos peligrosos pero a los líquidos residuales no, e inclusive otros establecimientos directamente ni siquiera reconocen los líquidos ni los envases como residuos peligrosos que se generan en las salas de RX. Con respecto a los hospitales del interior, la situación empeora, no sólo el manejo de residuos sólidos sino también de efluentes cloacales, que es muy común que desagüen en cauces de ríos o arroyos, de donde después se extrae agua para consumo humano o animal. Con respecto a tratamiento de tubos fluorescentes, recientemente se inscribió en el Registro de Operadores de residuos peligrosos de la provincia, una empresa unipersonal que se encargará del tratamiento de estos residuos mediante un equipo transportable, en el cual el proceso de acumulación de la fracción peligrosa de los tubos tiene una vida útil de 5 años, antes de ser dispuesta en un relleno de seguridad fuera de la provincia de Salta (porque no existe por ahora en la provincia). En cuanto a las pilas, la provincia adoptó la decisión del gobierno nacional en cuanto a pilas comunes (alcalinas): que sean arrojadas a la basura domiciliaria de a una por vez. Lamentablemente, pese a las variadas campañas de recolección de pilas y concientización a nivel 26 Al menos hasta fines del 2.011, según los resultados de la licitación nueva para tratamiento de residuos biocontaminados. 27 Programa de Registros Ambientales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta. http://ministeriodeambiente.salta.gov.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=107&Itemid=142&limits tart=1. Fecha de los datos: septiembre del 2.010.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 120 nacional y también a nivel local, no existen aún políticas firmes ni convincentes de gestión de estos residuos; sin embargo, a fines del año 2.010, las compañías Duracell y Energizer firmaron un convenio con el Gobierno de Buenos Aires para que dichas empresas se hagan responsables (aplicando el principio de responsabilidad extendida del productor28 ) de las 10 toneladas de pilas comunes recolectadas por el gobierno porteño en el año 2.008. La gestión a aplicar será exportar esa cantidad de pilas al exterior, donde existen tratamientos adecuados (que en Argentina aún no) para las pilas en desuso29 . A pesar de que esta es una iniciativa interesante, la realidad nacional y local demuestra que todavía no hay prácticas sólidas y eficientes para resolver este problema, desde antes de fabricar el producto hasta que se convierte en residuo. En cuanto a los RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos), la situación es muy parecida a la del párrafo anterior, pero con el aliciente de que tanto para estos residuos como para las pilas y baterías, a nivel nacional se ha aprobado con media sanción (Cámara de Senadores) la Ley Nacional de Basura Electrónica, a mayo del 2.011. Esta ley establece la responsabilidad de los productores de pilas y aparatos electrónicos del reciclado de sus productos. Si esta ley logra la aprobación por Cámara de Diputados, se tendrá en Argentina la primera reglamentación que regule la gestión de los RAEE, desde la responsabilidad extendida del productor hasta los tratamientos correspondientes. Más allá de esta iniciativa, en el territorio nacional no hay operadores que se hagan cargo de la recuperación/reciclaje de sus partes valiosas (solamente se acopian, se clasifican y se exportan para su tratamiento en otros países) y en la provincia de Salta sólo existen proyectos de ley o ideas por llevar a cabo, que aún no han sido ejecutadas y se encuentran en fase de revisión o desarrollo. Actualmente lo que se hace con este tipo de residuos una vez que entran en desuso (no se consideran residuos peligrosos mientras estén cerrados y contenidos sus componentes) es almacenarlos en el hogar hasta saber qué hacer con ellos, donarlos o venderlos a instituciones o técnicos reparadores que puedan volver a ponerlos en funcionamiento o recuperar sus componentes valiosos, o arrojarlos junto a la basura domiciliaria. El camión recolector no los traslada (la empresa no puede recoger este tipo de residuos porque no está contemplado en el contrato), la provincia no se hace cargo y el municipio deslinda responsabilidades. Con las baterías de automotores (corriente Y31 e Y34 de la ley N° 24.051), existe una resolución a nivel nacional (N° 544/94) que establece que las baterías de plomo-ácido agotadas pueden ser entregadas al comerciante a cambio de nuevas, quien está obligado a recibirlas y disponerlas adecuadamente. En la provincia de Salta, desde el Ministerio de Ambiente se está por sacar una 28 La Responsabilidad Extendida del Productor (REP) se trata de un principio político para promover mejoras ambientales para ciclos de vida completos de los sistemas de los productos al extender las responsabilidades de los fabricantes del producto a varias fases del ciclo total de su vida útil, y especialmente a su recuperación, reciclaje y disposición final. Un principio político es la base para elegir la combinación de instrumentos normativos a ser implementados en cada caso en particular. La REP es implementada a través de instrumentos políticos administrativos, económicos e informativos y es una de las tendencias que está tomando mayor fuerza en el marco de la sustentabilidad ambiental de las empresas. Integra el fenómeno crítico de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) y su proyección en el Desarrollo Sustentable. 29 http://www.greenpeace.org/argentina/es/prensa/Comunicados-de-prensa/Duracell-y-Energizer-firmaron-con-la- Ciudad-el-Convenio-para-hacerse-cargo-de-las-10-toneladas-de-pilas/. Consultada en Marzo del 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 121 resolución para regularizar a nivel provincial lo que establece la resolución nacional, para que todos los generadores de baterías usadas entreguen a los vendedores y éstos a los fabricantes, para su correspondiente tratamiento. En referencia a los residuos sólidos domiciliarios o urbanos o también llamados comunes, el promedio de generación per cápita diario en la provincia de Salta es de 0,937 Kg/hab/día. Además, del total de residuos generados y recolectados por los servicios de Higiene Urbana, se estima que el 12,7% sería material potencialmente reciclable, que representan aproximadamente más de 85 Toneladas por día (oscilando entre 68 a 103 toneladas diarias); y se estima que el 32,4% sería material potencialmente compostable, que representan aproximadamente más de 211 Toneladas por día (oscilando entre 169 a 253 toneladas diarias)30 . Si bien es responsabilidad de cada municipio la gestión de los mismos y en la actualidad las deficiencias dentro de dicha gestión son bastantes y algunas ciertamente críticas, existen varios proyectos a nivel provincial y municipal para intentar mejorar la situación. Algunos de ellos son:  Desde el Programa de Ingeniería Ambiental del Ministerio de Ambiente de la provincia, se llevan a cabo acciones como el relevamiento del estado de situación de cada municipio, diseño y ejecución del Plan Provincial de Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos, diseños e implementación de planes de fortalecimiento y capacitación al personal asignados dentro de las tareas de higiene urbana en los municipios; gestión de financiamiento provincial, nacional e internacional para la ejecución de planes de asistencia en infraestructura y logística hacia los municipios. También se ha desarrollado un Manual de Operaciones para rellenos sanitarios que permite a los actores involucrados introducir conceptos básicos para desarrollar planes de acción, planes de operación y sobre todo desarrollar planes de buenas prácticas ambientales en el manejo de residuos.  A partir de Junio del 2.011, lanzado por la municipalidad de Salta y la empresa Agrotécnica Fueguina SA (la actual encargada de la recolección de RSU de la ciudad de Salta), se puso en funcionamiento una experiencia piloto de separación de residuos llamada “Separemos Juntos”. Consiste básicamente en la separación de los RSU en categorías de residuos secos y húmedos, en cuatro barrios de la ciudad (Ciudad del Milagro y predio de la UNSa, Villa Belgrano, San Carlos, zona turística y corredor de la Balcarce); la fracción de residuos secos se recoge según una determinada frecuencia por los barrios, es llevada a un galpón construido al lado del relleno sanitario de San Javier III y los residuos son seleccionados, clasificados y acondicionados por los actuales trabajadores informales del relleno para su posterior comercialización. Antes del inicio de la recolección diferenciada, se dieron charlas y capacitaciones in situ para involucrar a los actores. 30 IATASA INGENIERIA. 2.009. Revisión y complementación del Plan Provincial de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos para la provincia de Salta. Informe Final. Proyecto Nacional para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos. BIRF 7362-AR.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 122  En el municipio de Rosario de Lerma, en el mismo predio actualmente utilizado como lugar para la disposición final de los residuos domiciliarios (basural a cielo abierto), se realizó recientemente la instalación de una planta de separación y compactación de los RSU, que tendrá como objetivo separar la fracción recuperable de los residuos (reciclables) para su comercialización y compactar en bolsas de polietileno la fracción orgánica, para ser semienterrada en el mismo predio. Al cabo de unos años, dicha fracción orgánica podrá ser usada para abono. 2.10. Etapa de Planificación de un Sistema Integrado de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional La planificación es crítica para el cumplimiento de la política ambiental y de SySO de una organización y para el establecimiento, implementación y mantenimiento de su sistema de gestión integrado. Una organización debe tener un proceso de planificación que incluya los siguientes elementos: a) La identificación de aspectos ambientales (gestión ambiental) y peligros-riesgos (gestión de SySO) y poder determinar los que son significativos; b) La identificación de requisitos legales y otros requisitos que la organización suscriba; c) El establecimiento de criterios de desempeño ambiental y de SySO, cuando sea apropiado; d) El establecimiento de objetivos y metas y formulación de programas para cumplirlos, para el desempeño ambiental y de SySO de la organización. La planificación es un proceso continuo. Se usa tanto para establecer como para implementar elementos del sistema de gestión, mantenerlos y mejorarlos, con base en las circunstancias cambiantes y en los elementos de entrada y resultados del propio sistema de gestión. Como parte del proceso de planificación, la organización debe considerar cómo medir y evaluar su desempeño en cuanto al cumplimiento de sus compromisos con la política, sus objetivos y metas y otros criterios de desempeño. Un enfoque que puede ser útil es establecer indicadores de desempeño durante el proceso de planificación. Para asegurarse del éxito, un paso previo en el establecimiento o mejora de un sistema de gestión ambiental y de salud y seguridad ocupacional, implica obtener el compromiso de la alta dirección de la organización, para mejorar el desempeño ambiental y de SySO. El compromiso y el liderazgo continuo de la alta dirección son decisivos. La identificación de los beneficios que el sistema de gestión integrado puede proporcionar, así como los problemas que puede evitar, ayudan a asegurar el compromiso y el liderazgo de la alta dirección.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 123 2.10.1. Alcance del Sistema de Gestión Integrado Las Normas ISO 14.001 y OHSAS 18.001 exigen que la organización defina y documente el alcance de ambos sistemas de gestión. Una organización posee la libertad y flexibilidad para definir sus límites y puede elegir implementar un sistema de gestión ambiental y de SySO para toda la organización, o para una subdivisión de la organización, con tal de que esto sea coherente con su definición de lugar de trabajo (cualquier locación física en la cual se realizan actividades relacionadas con el trabajo bajo el control de la organización). Una vez que se haya definido el alcance, todas las actividades, productos y servicios de la organización que se encuentren dentro de ese alcance se deben incluir en el sistema de gestión ambiental y de SySO. 2.10.2. Revisión Inicial Ambiental, de Salud y Seguridad Ocupacional Una organización que no cuente con un sistema de gestión ambiental ni de SySO debería evaluar su situación actual con relación al medio ambiente y a sus condiciones de SySO, por medio de una revisión. El objetivo de esta revisión debería ser el considerar, por un lado, los aspectos ambientales de las actividades, productos o servicios de la organización, como base para establecer la parte del sistema correspondiente a la gestión ambiental; y por el otro, considerar todos los riesgos de SySO (derivados de peligros) a los que la organización se enfrenta, como base para establecer la parte del sistema correspondiente a la gestión de SySO. La revisión de ambas partes debería abarcar las áreas fundamentales siguientes: a) La identificación de los aspectos ambientales, incluidos aquellos asociados con la operación en condiciones normales, condiciones anormales, incluyendo arranque y parada, y situaciones de emergencia y accidentes; b) La identificación de los peligros de SySO y evaluación de los riesgos a los que la organización se enfrenta; c) La identificación de los requisitos legales aplicables y otros requisitos que la organización suscriba; d) El examen de las prácticas y procedimientos de gestión ambiental y de SySO existentes, incluidos los asociados con actividades de compras y contrataciones; e) La evaluación de situaciones de emergencia, deterioro de la salud relacionado con el trabajo y accidentes previos. Un enfoque adecuado para la revisión inicial puede incluir el uso de:  Listas de verificación, entrevistas, inspección y medición directa actual y pasada;  Los resultados de auditorías previas del sistema de gestión (si es que las hubiere) u otras revisiones, dependiendo de la naturaleza de las actividades de la organización;
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 124  Los resultados de las consultas a los trabajadores, contratistas u otras partes interesadas externas pertinentes.  Criterios internos, normas externas, reglamentos, códigos de buenas prácticas y conjuntos de principios y directrices aplicables;  Recopilación de información relacionada con prácticas de gestión actuales;  Oportunidades de ventajas competitivas, incluidas oportunidades de reducción de costos;  Opiniones de las partes interesadas incluyendo quejas, aspectos relacionados con requisitos legales u otros requisitos que la organización suscriba, la trayectoria ambiental o los incidentes y accidentes ambientales relacionados;  Otros sistemas de organización que pueden posibilitar o impedir el desempeño ambiental y de SySO. Los resultados de la revisión se pueden usar para ayudar a la organización a establecer el alcance de su sistema de gestión integrado, desarrollar o mejorar su política ambiental y de SySO, establecer sus objetivos y metas y determinar la eficacia de su enfoque para continuar cumpliendo los requisitos legales aplicables y otros requisitos que la organización suscriba; siendo preferible que se documenten. 2.10.3. Política Ambiental, de Salud y Seguridad Ocupacional Política Ambiental de un SGA La Norma ISO 14.001 define a la política ambiental como “las intenciones y dirección generales de una organización relacionadas con su desempeño ambiental, como las ha expresado formalmente la alta dirección. Proporciona una estructura para la acción y para el establecimiento de los objetivos ambientales y las metas ambientales.” La política ambiental es la que impulsa la implementación y la mejora del sistema de gestión ambiental de una organización, de tal forma que puede mantener y potencialmente mejorar su desempeño ambiental. Demuestra el nivel de responsabilidad ambiental a la que la organización pretende alcanzar, debiendo reflejar el compromiso de la alta dirección (quien es la responsable de establecer la política) de cumplir con los requisitos legales aplicables y otros requisitos, de prevenir la contaminación, y de mejorar continuamente. Constituye la base sobre la cual la organización establece sus objetivos y metas; y debe ser lo suficientemente clara de manera que pueda ser entendida por las partes interesadas tanto internas como externas, y se debe evaluar y revisar de forma periódica para reflejar los cambios en las condiciones y en la información. Su área de aplicación debe ser claramente identificable y reflejar la naturaleza única, la escala y los impactos ambientales de las actividades, productos y servicios que se encuentran dentro del alcance definido del sistema de gestión ambiental. Puede incluir compromisos tales como minimizar cualquier impacto ambiental adverso de nuevos desarrollos, a través del uso de procedimientos integrados de gestión ambiental y planificación; diseñar productos teniendo en
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 125 cuenta aspectos ambientales; y establecer un ejemplo de liderazgo en el campo de la gestión ambiental. La política ambiental debe comunicarse a todas las personas que trabajan para la organización o en nombre de ésta, incluyendo contratistas que trabajen en las instalaciones de la organización. Las comunicaciones a los contratistas pueden tener una forma diferente a la declaración de la política propiamente dicha, como por ejemplo reglamentos, directivas, procedimientos, y pueden, por lo tanto, incluir solamente las secciones pertinentes de la política. Política de Salud y Seguridad Ocupacional La Norma OHSAS 18.001 define a la política de Salud y Seguridad Ocupacional como “las intenciones y dirección generales de una organización, relacionadas con su desempeño de la Salud y Seguridad Ocupacional, como las ha expresado formalmente la alta dirección. La política de SySO proporciona una estructura para la acción y para el establecimiento de los objetivos de SySO”. Una política de SySO establece la dirección global a seguir y es el elemento conductor para la implementación y mejora del sistema de gestión de la SySO de una organización, de manera que pueda mantener y mejorar potencialmente el desempeño de su SySO. Si bien la política debe permitir entender a las personas bajo el control de la organización el compromiso global de la misma y la manera en que esto puede afectar a sus responsabilidades individuales, la responsabilidad de definir y autorizar una política de SySO reside en la alta dirección de la organización, quien debe asegurarse que dicha política, dentro del alcance definido de su sistema de gestión es apropiada a la naturaleza y magnitud de los riesgos de la SySO de la organización; incluye un compromiso de prevención de los daños y el deterioro de la salud, y de mejora continua de la gestión de la SySO y del desempeño de la SySO; incluye un compromiso de cumplir al menos con los requisitos legales apliclables y con otros requisitos que la organización suscriba relacionados con sus peligros para la SySO; proporciona el marco de referencia para establecer y revisar los objetivos de SySO; se documenta, implementa y mantiene; se comunica a todas las personas que trabajan para la organización, con el propósito de hacerles conscientes de sus obligaciones individuales en materia de SySO; está a disposición de partes interesadas y se revisa periódicamente para asegurar que sigue siendo pertinente y apropiada para la organización. El cambio es inevitable a medida que la legislación y las expectativas sociales evolucionan; en consecuencia, es necesario revisar regularmente la política de SySO de la organización y su sistema de gestión para asegurar su continua adecuación y eficacia. Si se hacen cambios a la política, debe ser comunicada a todas las personas que trabajan bajo el control de la organización. La política de SySO puede vincularse a otros documentos de política de la organización y debe ser coherente con sus políticas globales de negocio y sus políticas para otras disciplinas de gestión, por ejemplo, gestión de la calidad o gestión ambiental.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 126 2.10.4. Identificación y determinación de significancia de aspectos ambientales y de peligros de salud y seguridad ocupacional Para planificar un Sistema de Gestión Integrado, que incluya el área ambiental y de salud y seguridad ocupacional para una organización, parte de ella o sus actividades (totales o parciales), es requisito excluyente identificar tanto los aspectos ambientales como los peligros de SySO dentro del alcance de su sistema de gestión integrado. Aspectos Ambientales en un SGA Un sistema de gestión ambiental eficaz comienza con el entendimiento de cómo una organización puede interactuar con el medio ambiente. Como se ha definido en el capítulo II (punto 2.4.), los elementos de las actividades, productos y servicios de una organización que pueden interactuar con el medio ambiente se denominan aspectos ambientales. El proceso de identificación de aspectos ambientales debería considerar las condiciones de operación normales y anormales, condiciones de parada y de arranque, al igual que cualquier situación razonablemente previsible de emergencia, tiempo presente, pasado y futuro. Además, identificar los aspectos ambientales que puede controlar y aquellos sobre los que puede influir. Las organizaciones no tienen que considerar cada entrada de producto, componente o materia prima de manera individual. Pueden seleccionar categorías de actividades, productos y servicios para identificar sus aspectos ambientales, dentro del alcance definido de su sistema de gestión ambiental y pueden considerar útil agruparlos para la identificación y evaluación de los aspectos ambientales. El agrupamiento o clasificación de actividades, productos o servicios le puede ayudar a una organización a identificar aspectos ambientales comunes o similares. Un grupo o categoría se podría basar en características comunes, como por ejemplo unidades de la organización, lugares geográficos, flujo de trabajo de las operaciones, uso de energía o materiales en los grupos de productos, o medio ambiente afectado (por ejemplo: aire, agua, suelo). Para que sean útiles, las categorías deberían ser lo suficientemente amplias para un examen significativo, y al mismo tiempo lo bastante pequeñas para ser claramente entendidas. El proceso de identificación de aspectos ambientales se beneficiará de la participación de aquellas personas que están familiarizadas con las actividades, productos o servicios de la organización. Los cambios en el medio ambiente, ya sean adversos o beneficiosos, que son el resultado total o parcial de aspectos ambientales, se denominan impactos ambientales, siendo relaciones de causa-efecto. Considerando la totalidad de actividades y procesos de una organización, los ejemplos de aspectos e impactos ambientales asociados pueden ser, entre otros, los siguientes: Tabla 8: Ejemplos de Aspectos e Impactos Ambientales. Aspecto Ambiental (elemento de actividad, producto y/o servicio) Impacto Ambiental (cambios en el ambiente, resultado de los aspectos ambientales) Emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera Contaminación del aire y contribución al calentamiento global Generación de residuos peligrosos Contaminación del agua y suelo
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 127 Uso de papel resma para tareas administrativas Agotamiento de recursos naturales renovables y no renovables Parquizado con árboles nativos Mejora de la calidad del suelo Generación de líquidos residuales cloacales e industriales Contaminación del agua Uso de energía eléctrica para iluminación Agotamiento de recurso natural no renovable Uso de combustible líquido para movilización de vehículos Agotamiento de recurso natural no renovable Aplicación de pesticidas en suelo Contaminación del suelo Bioacumulación de sustancias tóxicas en fauna o humanos Ya que una organización puede tener muchos aspectos ambientales e impactos asociados, debería establecer criterios y un método para determinar aquellos que considerará significativos, según el enfoque que se ajuste mejor a sus necesidades. El carácter significativo es un concepto relativo; no se puede definir en términos absolutos. Lo que es importante para una organización puede no serlo para otra. La evaluación del carácter significativo implica aplicar a la vez técnicas de análisis y el criterio de la organización. El establecimiento y aplicación de estos criterios debería proporcionar coherencia y reproducibilidad en la evaluación del carácter significativo. Cuando se establecen criterios para determinar la importancia, una organización debe considerar lo siguiente:  Criterios ambientales, es decir niveles de cambio a producir en los recursos naturales y ambiente (tales como escala, severidad y duración del impacto, o tipo, tamaño y frecuencia de un aspecto ambiental);  Exigencias legales aplicables (tales como los límites de emisión y descarga en los permisos y reglamentaciones, etc.);  Otros requisitos de la organización;  Requisitos de partes interesadas (como las relacionadas con valores de la organización, imagen pública, ruido, olor o degradación visual);  Ubicación geográfica, herencia cultural, desarrollo social. Puesto que no hay un solo enfoque para identificar los aspectos e impactos ambientales y determinar el carácter significativo que convendrá a todas las organizaciones, cada organización deberá escoger un enfoque que sea apropiado a su alcance, naturaleza y dimensión, y que cumpla sus necesidades en términos de detalle, complejidad, tiempo, costo y disponibilidad de datos fiables. El uso de uno o varios procedimientos para aplicar el enfoque seleccionado puede ayudar a lograr coherencia. Los criterios ambientales pueden aplicarse a los aspectos y a los impactos ambientales, pero en la mayoría de las situaciones aplican a los impactos ambientales. Al aplicar criterios, una organización puede establecer niveles (o valores) de significancia asociados con cada criterio, por ejemplo, basados en una combinación de posibilidad
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 128 (probabilidad/frecuencia) de que ocurra un suceso y sus consecuencias (severidad/intensidad). Algún tipo de escala o jerarquización puede ser útil en la asignación del carácter significativo, por ejemplo, cuantitativamente en términos de un valor numérico o cualitativamente en términos de niveles tales como alto, medio, bajo o insignificante. Una organización puede decidir evaluar el carácter significativo de un aspecto ambiental y los impactos asociados y puede considerar útil combinar los resultados de los criterios. Debe decidir qué aspectos ambientales son significativos, por ejemplo, mediante el uso de un valor límite. Para algunas organizaciones puede ser adecuado contar con información fácilmente disponible sobre los tipos de impacto ambiental asociados con los aspectos ambientales de la organización; otras organizaciones pueden escoger los diagramas de causa y efecto o los diagramas de flujo que ilustran las entradas, resultados o balances de masa/energía u otros enfoques, tales como las evaluaciones de impacto ambiental (la metodología de Conesa Fernandez Vítora es altamente usada) o análisis del ciclo de vida. Sin embargo, la Norma ISO 14.004:2004 (Directrices generales sobre principios, sistemas y técnicas de apoyo de Sistemas de Gestión Ambiental), especifica que para el proceso de identificación de aspectos ambientales y la determinación de cuáles son significativos, no requiere una evaluación de impacto ambiental (EIA); por lo que queda a criterio de la organización, realizar un Estudio de Impacto Ambiental en esta fase de la planificación del SGA. La significancia de aspectos ambientales e impactos asociados ayuda a determinar cuándo se necesita control o mejora y también para establecer prioridades para acciones de gestión, de tal manera de aumentar la comprensión de la relación organización-ambiente y apuntar a la mejora de su desempeño ambiental. La información recopilada luego de la identificación y significancia de los aspectos y sus impactos asociados, se debería revisar y actualizar periódicamente y cuando las circunstancias cambien, para asegurarse de que mantiene su vigencia. Para estos propósitos, puede ser útil tener una recopilación de los mismos en una lista, registro, base de datos o alguna otra forma. Peligros en un SGSySO De la misma manera que las actividades, productos o servicios que desarrolla y/o brinda cualquier organización, y que producen en mayor o menor medidas impactos sobre el ambiente, éstos también producen o pueden producir “impactos” en la salud y seguridad de los trabajadores de la organización y las personas relacionadas a ella. Traducidos a un Sistema de Gestión de Salud y Seguridad Ocupacional, estos “impactos” se denominan riesgos de SySO, que son o pueden ser el resultado de los peligros de SySO de una organización. Tales peligros con sus consecuentes riesgos, conforman una relación de causa- efecto, como ocurre con los aspectos-impactos. En comparación con la ISO 14.001, que no solicita una evaluación de impacto ambiental (EIA) en la fase de planificación, la OHSAS 18.001 además de requerir la identificación de los peligros, solicita la evaluación de sus riesgos asociados y la determinación de sus controles necesarios, en esta etapa de planificación del SGSySO.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 129 La identificación de peligros debería tener como propósito determinar de manera proactiva todas las fuentes, situaciones o actos (o combinaciones de los mismos), que puedan surgir de las actividades de la organización, y que sean potencialmente dañinos en términos de daño o deterioro de la salud de las personas. Considerando la totalidad de actividades y procesos de una organización, los ejemplos de peligros y riesgos asociados pueden ser, entre otros, los siguientes: Tabla 9: Ejemplos de Peligros y Riesgos de SySO. Peligro (fuente, situación o acto con potencial de daño) Riesgo (probabilidad de ocurrencia de un peligro y severidad del daño) Amoladora en movimiento Lesiones y heridas en la piel Emisión de radiación calórica Stress térmico Levantamiento manual de cargas pesadas Distensión muscular Manipulación de residuos infecciosos Adquisición de enfermedad infecciosa Presencia de gas tóxico en el ambiente de trabajo Intoxicación, mareos, desmayos Caída de objetos de altura Lesiones, contusiones, traumatismos Exposición a polvos y particulados Problemas en el sistema respiratorio Generación de ruido excesivo Lesiones en el oído El propósito global del proceso de evaluación de riesgos es reconocer y entender los peligros que podrían surgir en el transcurso de las actividades de la organización y asegurarse de que los riesgos para las personas que surjan de estos peligros se evalúan, priorizan y controlan a un nivel que sea aceptable. Este nivel de aceptación se refiere a que el riesgo existente se redujo a un nivel que la organización puede tolerar, teniendo en cuenta sus obligaciones legales y su propia política de SySO. El procedimiento o procedimientos para la identificación de peligros y la evaluación de riesgos, dependiendo del alcance definido para el sistema de gestión, debe tener en cuenta las actividades rutinarias y no rutinarias (condiciones normales, anormales y de emergencia); las actividades de todas las personas que tengan acceso al lugar de trabajo (incluyendo clientes, contratistas y visitantes); el comportamiento humano, las capacidades y otros factores humanos; los peligros originados en las inmediaciones del lugar de trabajo por actividades relacionadas con el trabajo bajo el control de la organización; los peligros identificados originados fuera del lugar de trabajo, capaces de afectar adversamente a la salud y seguridad de las personas bajo el control de la organización en el lugar de trabajo, como así también la organización podría verse obligada a tener en consideración los peligros creados fuera de los límites del lugar de trabajo, en particular cuando haya una obligación legal o deber de encargarse de tales peligros; la infraestructura, el equipamiento y los materiales en el lugar de trabajo, tanto si los proporciona la organización como otros; los cambios o propuestas de cambios en la organización, sus actividades o materiales; las modificaciones en el sistema de gestión de la SySO (si es que las hubiere); cualquier obligación legal aplicable relativa a la evaluación de riesgos y la
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 130 implementación de los controles necesarios; registro de incidentes31 ; informes de auditorías, evaluaciones o revisiones previas; información de otros sistemas de gestión (por ejemplo, de gestión de la calidad o gestión ambiental). Las metodologías de identificación de peligros y evaluación de riesgos varían enormemente entre las distintas organizaciones, abarcando desde evaluaciones sencillas hasta complejos análisis cuantitativos con extensa documentación. Cada organización debe elegir los enfoques que sean apropiados a su alcance, naturaleza y tamaño, y que cumplan con sus necesidades en términos de nivel de detalle, complejidad, tiempo, coste y disponibilidad de datos fiables. En combinación, los enfoques elegidos deberían tener como resultado una metodología propia para la evaluación que se está llevando a cabo de todos los riesgos de SySO de la organización. La metodología de la organización para la identificación de peligros y la evaluación de riesgos debe:  estar definida con respecto a su alcance, naturaleza y momento en el tiempo, para asegurarse de que es más proactiva que reactiva, y  prever la identificación, priorización y documentación de los peligros y riesgos, y la aplicación de controles, según sea apropiado. La evaluación de riesgos32 tiene en cuenta la idoneidad de los controles existentes, y decidiendo si el riesgo es aceptable (es decir, se evalúa la condición de probabilidad del riesgo con los controles existentes al momento de la evaluación, de tal manera de determinar si el nivel originalmente detectado baja a la condición de “aceptable”). Un riesgo aceptable es un riesgo que se ha reducido a un nivel que la organización está dispuesta a asumir con respecto a sus obligaciones legales, su política de SySO y sus objetivos de SySO. Una organización puede utilizar diferentes métodos de evaluación de riesgos como parte de una estrategia global para abordar diferentes áreas o actividades. A la hora de establecer la probabilidad del daño, debería tenerse en cuenta la adecuación de las medidas de control existentes. En muchas circunstancias, los riesgos de SySO pueden tratarse utilizando métodos simples y pueden ser cualitativos. Estos enfoques generalmente implican un mayor grado de juicio, puesto que se confía en menor medida en datos cuantificables. En algunos casos, estos métodos servirán como herramientas de chequeo iniciales para determinar dónde se necesita una evaluación más detallada. La organización debería considerar las limitaciones en la calidad y precisión de los 31 Incidente, según la Norma, es un evento relacionado con el trabajo, que generó o pudo haber generado una lesión o enfermedad o una muerte. Se incluyen a los accidentes (dio lugar), un “cuasi accidente” (no llega a ser accidente, pero pudo haberlo sido en diferentes circunstancias) y las situaciones de emergencia. 32 Algunos documentos de referencia utilizan el término “evaluación de riesgos” para abarcar el proceso completo de identificación de peligros, evaluación de riesgos y determinación de controles; OHSAS 18.001 y OHSAS 18.002 hacen referencia a los elementos individuales de este proceso por separado y usan el término “evaluación de riesgos” para referirse explícitamente a la segunda etapa de este proceso.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 131 datos usados en la evaluación de riesgos, y los posibles efectos que esto podría tener en el cálculo de riesgos resultante. Cuanto mayor sea el nivel de incertidumbre en los datos, mayor será la necesidad de determinar con precaución si el riesgo es aceptable. Cuando el método de evaluación de riesgos de la organización use categorías descriptivas para evaluar la severidad o probabilidad de daños, éstas deberían estar claramente definidas, por ejemplo, se necesitan definiciones claras de términos como “probable” e “improbable” para asegurar que personas distintas las interpretan de forma coherente. La organización debería valorar cómo la evaluación de riesgos tendrá en cuenta el número de personas que podrían estar expuestas a un peligro determinado. Los peligros que podrían causar daño a un número elevado de personas deberían considerarse cuidadosamente, incluso cuando sea mucho menos probable que sucedan tales consecuencias severas. La evaluación de riesgos que vaya a valorar el daño causado por la exposición a agentes físicos, químicos, y biológicos podría requerir medir las concentraciones de exposición con instrumentos y métodos de muestreo apropiados. Estas concentraciones deberían compararse con los límites de exposición o estándares aplicables en el trabajo. La organización debería asegurarse de que la evaluación de riesgos tiene en cuenta las consecuencias de la exposición tanto a corto como a largo plazo y los efectos aditivos de múltiples agentes y exposiciones. Los resultados de la evaluación de riesgos permiten a la organización comparar las opciones de reducción de riesgos y priorizar los recursos para una gestión de riesgos eficaz. La organización debe documentar, revisar continuamente y mantener actualizados los resultados de la identificación de peligros, la evaluación de riesgos y los controles determinados, sobre todo cuando las circunstancias cambien (por ejemplo cambios en la estructura, personal, sistema de gestión, procesos, actividades, uso de materiales, proveedores, etc.), para asegurarse de que mantienen su vigencia. 2.10.5. Requisitos legales y otros requisitos para el Sistema de Gestión Integrado Una organización debe establecer, implementar y mantener procedimientos para identificar y tener acceso a los requisitos legales aplicables y otros requisitos que la organización suscriba, que estén relacionados con los aspectos-impactos ambientales y los peligros-riesgos de SySO de una organización, emitidos por una autoridad gubernamental (incluidas autoridades internacionales, nacionales, estatales/provinciales y locales) y que tengan carácter legal. Los requisitos legales pueden tener varias formas, tales como: a) Legislación, incluidos estatutos, reglamentos y códigos de prácticas; b) Decretos y directivas; c) Permisos, licencias u otras formas de autorización; d) Ordenes emitidas por entidades reguladoras;
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 132 e) Dictámenes emitidos por cortes o tribunales administrativos; f) Leyes consuetudinarias o indígenas; y g) Tratados, convenciones y protocolos. El propósito de estos procedimientos es permitir a la organización tomar compromiso y ser consciente de los diferentes requisitos y determinar cómo se aplican a los aspectos-impactos ambientales y peligros-riesgos de SySO de las actividades, productos y servicios de la organización. Una organización debe asegurarse de que la información apropiada acerca de los requisitos legales aplicables y otros requisitos que la organización suscriba se comuniquen a todas las personas en la organización y a las que actúan en su nombre, tales como contratistas o proveedores cuyas responsabilidades se relacionan con el cumplimiento de estos requisitos por parte de la organización, o cuyas acciones pueden afectar dicho cumplimiento. Una organización debe tener establecido un proceso para prever y prepararse (boletines oficiales, páginas webs, suscripciones a actualización de legislación en páginas webs, consultas periódicas con abogados, asociaciones comerciales, fabricantes, clientes, etc.) para requisitos nuevos o modificados, de manera que se puedan realizar las acciones apropiadas para seguirlos cumpliendo. También debe considerar cómo los requisitos legales aplicables y otros requisitos que la organización suscriba, podrían aplicarse o afectar a actividades, productos o servicios nuevos o modificados. Una organización puede considerar también ir más allá del cumplimiento de los requisitos legales existentes. Una mejor reputación, ventajas competitivas, anticipación o influencia de nuevos requisitos legales, un mejor desempeño ambiental y de SySO, mejores relaciones con el público y las autoridades pueden compensar el costo agregado potencial. 2.10.6. Objetivos, metas y programas ambientales, de salud y seguridad ocupacional Objetivos, metas y programas de SGA En el proceso de planificación, una organización establece objetivos y metas para cumplir los compromisos establecidos en su política ambiental y lograr otros objetivos de la organización. El proceso de establecimiento y revisión de objetivos y la implementación de programas para lograrlos proporciona una base sistemática para que la organización mejore su desempeño ambiental en algunas áreas, mientras mantiene su nivel de desempeño ambiental en otras. Tanto el desempeño de la gestión como el operacional se pueden canalizar a través del establecimiento de objetivos. Los objetivos deben establecerse al nivel más alto de la organización y a otros niveles y funciones en donde se llevan a cabo actividades importantes para cumplir los compromisos de la política ambiental de la organización.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 133 Un objetivo se puede expresar directamente como un nivel de desempeño específico, o de manera general y posteriormente definirlo mediante una o más metas. Cuando se establecen metas, deben ser niveles de desempeño medibles que necesitan cumplirse para asegurar el logro de los objetivos relacionados. Puede ser necesario incluir plazos de cumplimiento del programa. Los objetivos y metas pueden ser aplicables en toda la organización o de forma más limitada a localizaciones específicas o actividades individuales. Por ejemplo, una empresa manufacturera puede tener un objetivo global de reducción de energía que se puede lograr mediante actividades de conservación en un departamento individual. Sin embargo, en otras situaciones, todas las partes de una organización pueden tener que contribuir de alguna manera al logro del objetivo global de la organización. También es posible que diferentes partes de una organización que persiguen el mismo objetivo global, puedan necesitar implementar diferentes acciones para lograr los objetivos de sus departamentos. Una organización debe identificar las contribuciones de los diferentes niveles y funciones para lograr los objetivos y hacer que sus miembros individuales tomen conciencia de sus responsabilidades. La documentación y comunicación de los objetivos y metas mejora la capacidad de una organización para su consecución. Se debería suministrar información sobre los objetivos y metas, a los responsables de alcanzarlos y a las personas que necesitan esta información para realizar sus funciones relacionadas, como por ejemplo control operacional. Parte del procedimiento de planificación debe incluir la elaboración de un programa para lograr los objetivos y metas de la organización. El programa debe tener en cuenta las funciones, responsabilidades, procesos, recursos, plazos, prioridades y las acciones necesarias para lograr los objetivos y metas ambientales. Las organizaciones pueden integrar programas para lograr objetivos y metas ambientales con otros programas dentro de su proceso de planificación estratégica. Los programas deberían ser dinámicos y cuando ocurren cambios en los procesos, actividades, servicios y productos dentro del alcance del sistema de gestión ambiental, deberían (al igual que los objetivos y metas) actualizarse según sea necesario. Se pueden usar indicadores de desempeño para realizar el seguimiento del progreso en el logro de los objetivos y metas, que deben ser objetivos, verificables y reproducibles. Deberían ser apropiados para las actividades, productos y servicios de la organización, coherentes con su política ambiental, prácticos, eficaces en cuanto a costos y tecnológicamente viables. También se pueden usar para otros propósitos, por ejemplo como parte de un proceso global para la evaluación y mejora del desempeño ambiental. La organización debe considerar tanto el uso de indicadores desempeño ambiental, como el uso de indicadores operacionales apropiados para sus aspectos ambientales significativos. Objetivos, metas y programas de SGSySO La organización debe establecer, implementar y mantener objetivos de SySO documentados, en los niveles y funciones pertinentes dentro de la misma.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 134 Los objetivos deben ser medibles cuando sea factible (metas33 ) y deben ser coherentes con la política de SySO, incluidos los compromisos de prevención de los daños y deterioro de la salud, de cumplimiento con los requisitos legales aplicables y otros requisitos que la organización suscriba, y de mejora continua. Los objetivos de SySO pueden desglosarse en tareas, dependiendo del tamaño de la organización, la complejidad del objetivo de SySO y su escala temporal. Deberían existir conexiones claras entre los distintos niveles de las tareas y los objetivos de SySO. Pueden establecerse objetivos específicos de SySO desde funciones distintas y niveles diferentes dentro de la organización. La alta dirección puede establecer determinados objetivos, aplicables a la organización en su conjunto. Otros objetivos pueden establecerse por, o para, departamentos o funciones individuales relevantes. La organización debe establecer, implementar y mantener uno o varios programas para alcanzar sus objetivos. Un programa es un plan de acción para lograr todos los objetivos y metas de SySO, u objetivos individuales de SySO. Estos programas deben incluir al menos: a) La asignación de responsabilidades y autoridad para lograr los objetivos en las funciones y niveles pertinentes de la organización; b) Los medios o recursos (financieros, humanos, de infraestructura) y plazos para lograr estos objetivos; c) Las tareas a desempeñar. Se deben revisar los programas a intervalos de tiempo regulares y planificados, y se deben ajustar según sea necesario, para asegurarse de que se alcanzan los objetivos. Los objetivos y programas de SySO deben comunicarse (por ejemplo, mediante formación y/o sesiones informativas de grupo, etc.) al personal pertinente. 33 La Norma OHSAS considera a las metas como un subconjunto de objetivos, pero para favorecer la integración de la planificación del SGA y SGSySO, en ambos casos emplearé el significado de meta como se plantea en el SGA.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 135 CAPITULO III PROPUESTA DE LA ETAPA DE PLANIFICACIÓN DE UN SGA Y SGSySO INTEGRADO PARA EL HOSPITAL JOAQUÍN CORBALÁN 3.1. Metodología La metodología aplicada se divide en dos grupos:  De campo: - Recopilación de información primaria a través de entrevistas personales y encuestas a actores claves dentro del hospital que estuvieron conformados por representantes de la Gerencia General, Gerencia Administrativa, Gerencia Sanitaria; personal médico y enfermeras y personal de servicios generales (limpieza, mantenimiento, cocina y lavadero). Se recopiló información sobre historia del hospital, servicios brindados, actual manejo de residuos, medidas de bioseguridad, medidas de limpieza y desinfección, capacitaciones efectuadas y registro de accidentes, entre otros. Las consultas fueron realizadas a través de entrevistas personales tomando de base una encuesta de autodiagnóstico (ver Anexo I de la presente tesina). - Recopilación de información primaria a través de entrevistas personales a actores claves fuera del hospital, entre los que se incluyen los representantes de las siguientes instituciones: Consejo Deliberante y Obras Públicas de la Municipalidad de Rosario de Lerma; Programa de Fiscalización y Control de Calidad de Servicios de Salud (PROFICCSSA) del Ministerio de Salud Pública de Salta; Programa de Registros Ambientales, Programa de Ingeniería Ambiental y Programa de Tecnología de Procesos y Economía Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta; y ART ASOCIART. También se consultó a un abogado especialista en temática ambiental, para la parte de normativa legal aplicable. - Visitas, inspecciones oculares y relevamiento fotográfico del hospital: identificación de las áreas físicas generadoras de residuos, segregación en origen, recipientes y contenedores usados, forma de transporte interno de residuos, almacenamiento temporal interno, uso de elementos de protección personal, aplicación de medidas y prácticas de bioseguridad, métodos de limpieza y desinfección. Las entrevistas a actores claves, inspecciones oculares y relevamiento fotográfico se realizaron entre los meses de Diciembre del 2.010 y Mayo del 2.011.  De gabinete: - Relevo de requisitos legales y otros requisitos aplicables y de referencia al manejo de residuos de establecimientos de salud, bioseguridad, medidas de protección personal, etc. - Determinación del alcance contemplado para aplicar el Sistema de Gestión Integrado.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 136 - Identificación de aspectos ambientales y peligros de seguridad y salud ocupacional y determinación de criticidad o significancia, en relación al manejo de los residuos sólidos y líquidos generados, a partir del procesamiento de datos obtenidos en el trabajo de campo. - Formulación de política integrada de ambiente y salud y seguridad ocupacional. - Delineamiento de objetivos, metas y programas ambientales y de seguridad y salud ocupacional para el control de los aspectos y peligros críticos identificados. - Obtención de conclusiones y formulación de recomendaciones. 3.2. Alcance del Sistema de Gestión Integrado Para el Hospital Joaquín Corbalán del Municipio de Rosario de Lerma, el alcance del Sistema Integrado de Gestión Ambiental y Salud y Seguridad Ocupacional, se limita a la actividad de manejo interno de sus residuos hospitalarios, desde su generación en cada área física hasta su disposición temporal final interna. En forma detallada, abarca lo siguiente:  Generación, clasificación y separación de residuos sólidos y líquidos.  Cierre, recolección y transporte interno de las bolsas y/o recipientes con residuos clasificados.  Pretratamiento de una fracción de residuos.  Disposición de los residuos clasificados en las áreas de almacenamiento final interno temporal.  Medidas de limpieza, desinfección y seguridad en todas las etapas del manejo interno de residuos. 3.3. Requisitos legales, otros requisitos aplicables y de referencia Existe una diversidad de situaciones en cuanto al marco institucional bajo el cual quedan regulados los residuos de establecimientos de salud, estando a cargo su fiscalización a través de los organismos provinciales de salud o de ambiente, siendo en la mayoría de los casos éste último la autoridad de aplicación. Por ello se presenta a continuación, un sondeo de toda la normativa aplicable al presente proyecto de tesina, en relación al manejo y gestión de los residuos hospitalarios generados en un establecimiento de salud. Cabe aclarar que dicha normativa puede actuar de marco de referencia para la toma de conceptos, puntos de mejora a desarrollar, o como normativa de cumplimiento obligatorio para el Hospital Joaquín Corbalán. Se presenta la normativa de temática ambiental y de salud y seguridad ocupacional, empezando por el nivel nacional, siguiendo por el nivel provincial y terminando con el nivel municipal. En
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 137 cada nivel, se presenta la normativa en orden numérico, según sea una ley, una resolución o un decreto. Para una mayor facilidad en la lectura de este punto, se presenta la normativa en forma de resumen en una tabla; el detalle de la normativa de cumplimiento obligatorio para el Hospital Corbalán se encuentra en el Anexo II de la presente tesina. Tabla 10: Normativa de referencia u obligatoria para el Hospital Joaquín Corbalán. Normativa Temática tratada Institución Año Normativa Nacional Constitución Nacional: artículo N° 41 Marco de referencia Derecho a un ambiente sano, desarrollo sustentable, deber de preservación del ambiente, recomposición del daño ambiental, utilización racional de recursos naturales, normas de presupuestos mínimos de protección, prohibición de ingreso de residuos peligrosos y radiactivos. - 1.994 Agenda 21: Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo o también conocida como Cumbre de la Tierra. Marco de referencia Dentro de sus 40 capítulos, se destacan aquellos que tratan temas como “Protección y fomento de la salud humana”, “Desarrollo de políticas, planificación y gestión ambiental”, “Productos químicos tóxicos”, “Desechos peligrosos”, “Desechos sólidos” y “Desechos radiactivos”. - 1.992 Ley Nacional N° 23.922: Convenio de Basilea Marco de referencia Control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, suscripto en la ciudad de Basilea, Suiza. Honorable Congreso de la Nación Argentina 1.991 Ley N° 25.278: Convenio de Rotterdam Marco de referencia Apruébese el Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de consentimiento fundamentado previo, aplicable a ciertos plaguicidas y productos químicos peligrosos objeto de comercio internacional. Honorable Congreso de la Nación Argentina 2.000 Ley N° 26.011: Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes Marco de referencia Apruébese el Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes. Honorable Congreso de la Nación Argentina 2.005 Resolución N° 145/03: Reglamento Técnico Mercosur para el Transporte de Sustancias Infecciosas y Muestras para Diagnóstico. Marco de referencia Apruébese el reglamento técnico del Mercosur para el transporte de sustancias infecciosas y muestras para diagnóstico, incorporándolo a la normativa jurídica nacional vigente. Ministerio de Salud Pública 2.003
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 138 Ley N° 19.587 y D.R. N° 351/79: Medicina, Higiene y Seguridad en el trabajo Cumplimiento obligatorio Quedan establecidas las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo en todo el territorio de la República Argentina / Reglamentación de la ley nº 19.587 PEN 1.972 - 1.979 Ley Nacional N° 21.663: Convenio sobre la prevención y el control de los riesgos profesionales causados por las sustancias o agentes cancerígenos Cumplimiento obligatorio Apruébese el Convenio sobre la prevención y control de los riesgos profesionales causados por las sustancias o agentes cancerígenos. PEN 1.977 Ley N° 23.798 y D. R. N° 1.244/91: Lucha contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) Cumplimiento obligatorio Declárese de interés nacional la lucha contra el S.I.D.A. / Reglamentación de la ley N° 23.798 Honorable Congreso de la Nación Argentina 1.990 - 1.991 Ley Nº 24.051: Residuos Peligrosos y D.R. Nº 831/93 Cumplimiento obligatorio Ámbito de aplicación y disposiciones generales. Registro de Generadores, Transportistas y Operadores. Infracciones, Régimen Penal. Autoridad de Aplicación. Disposiciones Complementarias. Prohíbase su importación / Reglamentación de la ley N° 24.051 Honorable Congreso de la Nación Argentina / PEN 1.992 - 1.993 Ley N° 24.557 y D.R. N° 170/96: Riesgos del Trabajo Cumplimiento obligatorio Objetivos y ámbito de aplicación. Prevención de los riesgos del trabajo. Contingencia y situaciones cubiertas. Prestaciones dinerarias y en especie. Determinación y revisión de las incapacidades. Régimen financiero. Gestión de las prestaciones. Derechos, deberes y prohibiciones. Fondos de garantía y reserva. Entes de regulación y supervisión. Responsabilidad civil del empleador. Órgano tripartito de participación / Reglamentación de la ley N° 24.557 Honorable Congreso de la Nación Argentina / PEN 1.995 - 1.996 Ley N° 25.018: Régimen de Gestión de Residuos Radiactivos y Decreto N° 1.222/98 Marco de referencia Disposiciones generales. Responsabilidad y transferencia. Programa nacional de gestión de residuos radiactivos. Financiación. Honorable Congreso de la Nación Argentina / PEN 1.998 Ley N° 25.675: Ley General del Ambiente y Decreto N° 2.413/02 Cumplimiento obligatorio Presupuestos mínimos para una gestión sustentable y adecuada del ambiente, la preservación y protección de la diversidad biológica y la implementación del desarrollo sustentable. Principios de la política Ambiental. Presupuesto mínimo. Competencia judicial. Instrumentos de política y gestión. Honorable Congreso de la Nación Argentina / PEN 2.002
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 139 Ordenamiento ambiental. Evaluación de Impacto Ambiental. Educación e información. Participación ciudadana. Seguro Ambiental y fondo de restauración. Sistema federal ambiental. Ratificación de acuerdos federales. Autogestión. Daño Ambiental. Fondo de compensación ambiental. Ley de Presupuestos Mínimos nº 25.612: Gestión Integral de Residuos Industriales y Actividades de Servicios y Decreto N° 1.343/02 Marco de referencia Presupuestos mínimos de protección ambiental sobre la gestión integral de residuos de origen industrial y de actividades de servicio, que sean generados en todo el territorio nacional y derivados de procesos industriales o de actividades de servicios. Niveles de riesgo. Generadores. Tecnologías. Registros. Manifiesto. Transportistas. Plantas de tratamiento y disposición final. Responsabilidad Civil. Responsabilidad Administrativa. Jurisdicción. Autoridad de aplicación. Disposiciones complementarias. Honorable Congreso de la Nación Argentina / PEN 2.002 Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.916: Gestión de Residuos Domiciliarios y Decreto N° 1.158/04 Cumplimiento obligatorio Presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión integral de residuos domiciliarios. Disposiciones generales. Autoridades competentes. Generación y disposición inicial. Recolección y transporte. Tratamiento, transferencia y disposición final. Coordinación interjurisdiccional. Autoridad de aplicación. Infracciones y sanciones. Disposiciones complementarias. Honorable Congreso de la Nación Argentina / PEN 2.004 Decreto N° 658/96: Listado de Enfermedades Profesionales y Decreto N° 1.167/03 Cumplimiento obligatorio Listado de enfermedades profesionales / Incorporación al listado de dos nuevos agentes causantes de enfermedades (Trypanosoma cruzi y Hantavirus). PEN 1.996 - 2.003 Decreto N° 181/92: Prohibición de Transporte, Introducción e Importación de Desechos Peligrosos Marco de referencia Se prohíbe el transporte, la introducción y la importación definitiva o temporal al Territorio Nacional, al Área Aduanera Especial y a las Áreas Francas creadas o por crearse incluidos sus espacios aéreos y marítimos, de todo tipo de residuo, desecho o desperdicio procedente de otros países, cuya nómina de carácter no taxativo se indica en el Anexo I del Decreto. PEN 1.992 Resolución Nº 224/94 Marco de referencia Parámetros y normas técnicas tendientes a definir los residuos de alta y baja peligrosidad. Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano 1.994 Resolución N° 349/94: Normas Técnicas Normas Técnicas Nacionales sobre el Manejo de Residuos Biopatológicos de Unidades de Atención de Secretaría de Salud de 1.994
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 140 Nacionales sobre el Manejo de Residuos Biopatológicos de Unidades de Atención de la Salud Marco de referencia la Salud. El marco de aplicación y fiscalización corresponde a las Unidades Prestadoras de Servicios para la Atención de la Salud, compuesto por el Sector Oficial, Seguridad Social y Entes Privados, ya sean, individuales, colectivos o privados, y los inscriptos en el Registro Nacional de Hospitales Públicos de Autogestión, y en el Registro de Habilitaciones de la Dirección Nacional de Regulación y Control de la Secretaria de Salud del Ministerio de Salud y Acción Social. la Nación Resolución N° 544/94 Marco de referencia y parcialmente cumplimiento obligatorio Obligación a la que se ajustarán los vendedores de acumuladores eléctricos en la operación de venta Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano 1.994 Resolución N° 355/99: Normas de prevención y control de la infección hospitalaria Marco de referencia Normas de Higiene Hospitalaria, recomendaciones para el manejo de residuos hospitalarios. Ministerio de Salud de la Nación 1.999 Resolución N° 1.221/00 Marco de referencia Definición de los conceptos "actividad" y "actividad que genera residuos peligrosos”. Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente 2.000 Resolución N° 415 Cumplimiento obligatorio Funcionamiento del Registro de sustancias y agentes cancerígenos. Listado de dichas sustancias. Inscripción de los empleadores por medio de las ART o directa en caso de los empleadores autoasegurados. Super Intendencia de Riesgos de Trabajo 2.002 Resolución N° 310 Cumplimiento obligatorio Modificación del Anexo I de Resolución N° 415. Super Intendencia de Riesgos de Trabajo 2.003 Resolución N° 295/03 Cumplimiento obligatorio (radiaciones ionizantes) Esta Resolución trata en su Anexo II, sobre las especificaciones técnicas de las radiaciones ionizantes (entre las que se encuentran los rayos X) y las no ionizantes, haciendo mención de la protección contra la radiación. En su Anexo IV, establece la concentración máxima del gas óxido de etileno en el ambiente laboral. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación 2.003 Resolución N° 177/07 Marco de referencia Normas operativas para la contratación de seguros ambientales previstos por el artículo 22 de la Ley nº 25.675. Secretaría de Ambiente y 2.007
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 141 Desarrollo Sustentable Resolución N° 303/07, nº 1.639/07 y 1.398/08 Marco de referencia Modificación de la Resolución Nº 177/07, sustituye el ANEXO I (actividades riesgosas) de la Resolución SAyDS Nº 177/07 / Formulario para la categorización de Nivel de Inclusión / Montos mínimos asegurables de entidad suficiente, en función de lo previsto en el artículo 22 de la ley N° 25.675 y en el artículo 3 de la Resolución de la SAyDS Nº 177/07. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.007 - 2.008 Resolución N° 523/07 Marco de referencia Directrices Nacionales sobre los Sistemas de Gestión de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Super Intendencia de Riesgos de Trabajo 2.007 Resolución N° 1.547/07 Cumplimiento obligatorio Guía de Procedimientos y Métodos de Esterilización y Desinfección para Establecimientos de Salud Públicos y Privados, la que se incorpora al programa nacional de garantía de calidad a la atención médica. Ministerio Salud Nación 2.007 Resolución Nº 139/09: Cumplimiento obligatorio El Ministerio de Salud de la Nación adopta la política de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de definir un plan de minimización de exposición y reemplazo del mercurio en el sector salud. Ministerio Salud Nación 2.009 Normativa Provincial Constitución Provincial Marco de referencia Artículos N° 30, 80 y 176 (protección del medio ambiente, defensa de la calidad de vida, protección de los procesos ecológicos esenciales, competencias municipales). - 1.986 - 1.998 Ley Nº 6.660/92 Cumplimiento obligatorio Control y Prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual y SIDA Ministerio de Salud Pública 1.992 Ley N° 7.070/00 y Decretos Reglamentarios N° 3.097/00 y 1.587/03: Protección del Medio Ambiente Cumplimiento obligatorio y Marco de referencia Capítulos de “Evaluación de Impacto Ambiental y Social”, “Residuos en General” y “De los instrumentos de la política ambiental”. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.000 - 2.003 Licitación Pública N° 120/10 Marco de referencia Nuevo contrato para servicio de recolección, transporte, tratamiento y disposición final de residuos patogénicos de establecimientos de salud dependientes del Ministerio de Salud Pública de Salta. Ministerio de Salud Pública / Poder Ejecutivo Provincial 2.010 Decreto N° 1.365/10: Plan Provincial de Lograr un cambio cultural en la comunidad en general y en los municipios en particular, en el manejo de los Ministerio de 2.010
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 142 Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos para la Provincia de Salta Marco de referencia residuos sólidos urbanos en busca de la preservación del ambiente, la salud de la población y el patrimonio de la provincia. Ambiente y Desarrollo Sustentable Decreto N° 3.652/10 Marco de referencia y Cumplimiento obligatorio Con este Decreto se aprueba el nuevo marco regulatorio para la prestación de los servicios sanitarios de agua potable y desagües cloacales en la Provincia de Salta, dejando sin efecto el anterior Decreto N° 2837/96, cuyos servicios estaban siendo brindados mediante contrato de concesión por la empresa Aguas de Salta S.A. La nueva concesión se otorgó en el año 2.009 a la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento S.A. (CO.S.A.ySa.). Ministerio de Desarrollo Económico 2.010 Resolución Nº 1.979/96: Programa de Habilitación, Acreditación y Categorización de Establecimientos Asistenciales para el Desarrollo de la Calidad en Servicios de Salud Cumplimiento obligatorio Las normas incluidas en esta Resolución del Ministerio de Salud Pública de la provincia de Salta son consideradas mínimas y básicas para la habilitación y funcionamiento de los establecimientos asistenciales. Ministerio de Salud Pública 1.996 Resolución Nº 224/06 Cumplimiento obligatorio Establece la habilitación del Registro de Generadores, Transportistas y Operadores de Residuos Peligros de la Provincia de Salta en el ámbito de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (actualmente Ministerio), el cual constará de tres secciones: 1) Generadores de Residuos Peligrosos 2) Transportistas de Residuos Peligrosos y 3) Operadores de Residuos Peligrosos. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 1.996 Decreto N° 972/06 Marco de referencia Disposición de que sea competencia de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia la efectiva coordinación, gestión y fiscalización de todo lo atinente a residuos patológicos generados por establecimientos públicos y privados de la Provincia, debiendo cumplir y hacer cumplir las leyes pertinentes en la materia. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.006 Resolución Nº 517/06 Marco de referencia y Cumplimiento obligatorio Incorpora la categoría Y1 (Residuos Sanitarios que incluyen los residuos patológicos indicados en el Decreto Nº 972/06;) como una categoría más de Residuos Peligrosos en base al Decreto Nº 972/06; establece que los grandes generadores de residuos sanitarios deberán cumplir con la Resolución Nº Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.006
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 143 224/06 para su inscripción en el Registro de residuos peligrosos de la provincia de Salta; determina que los pequeños generadores de residuos sanitarios realizarán su inscripción en el Registro de Residuos Peligrosos de la Provincia de Salta en el marco de la Resolución nº 374/06; aprueba el “Manual de Gestión de residuos sanitarios” que figura como Anexo I de esta Resolución, en el cual se establecen las normas de buenas prácticas para la manipulación, almacenamiento, transporte y operación de residuos sanitarios. Resolución Nº 349/07 Marco de referencia Aprueba en todos sus términos el Convenio firmado entre la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y el Colegio de Bioquímicos de la provincia de Salta. Los laboratorios bioquímicos que categoricen como “Pequeños Generadores” de acuerdo a la Resolución nº 374/06, podrán realizar su inscripción en el Registro de generadores de residuos peligrosos a través del Colegio de Bioquímicos de Salta. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.007 Resolución Nº 549/07 Cumplimiento obligatorio Exime del pago de la tasa de inscripción en el Registro de generadores, operadores y transportistas de residuos peligrosos a todos los establecimientos asistenciales dependientes del Ministerio de Salud Pública de la provincia. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.007 Resolución Nº 097/09 Cumplimiento obligatorio Reemplaza el Manifiesto de Transporte aprobado en su momento por Resolución Nº 224/06, que constaba de un original y cinco copias, por uno de mayor facilidad de manejo, que está formado por un cuerpo y tres troqueles; aprueba el “Circuito del Manifiesto de transporte de residuos peligrosos”, correspondiente al manifiesto original. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.009 Resolución Nº 238/09 Cumplimiento obligatorio Aprueba el Formulario de Declaración Jurada para los establecimientos asistenciales pertenecientes al Ministerio de Salud Pública de Salta. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.009 Resolución N° 528/09: Registro de Actividades Ambientalmente Riesgosas Marco de referencia (con futuro cumplimiento obligatorio) Modificada por la Resolución N° 568/09, habilita el Registro de Actividades Ambientalmente Riesgosas en el ámbito del Programa de Registros Ambientales de la Secretaría de Política Ambiental dependiente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable 2.009 Resolución N° 182/10 y 568/09 Categorías de rubros / Anexo I “Declaración Jurada para la categorización de Industrias y actividades de Ministerio de 2.010 - 2.009
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 144 Marco de referencia (con futuro cumplimiento obligatorio) servicios según su nivel de complejidad ambiental” Ambiente y Desarrollo Sustentable Manual Oficial de Gestión de residuos patogénicos para pequeños laboratorios generadores, Colegio de Bioquímicos de Salta Cumplimiento obligatorio Define y clasifica los residuos generados en establecimientos de salud, cómo debe hacerse el manejo de dichos residuos, temática relacionada a la bioseguridad y las cuestiones a tener en cuenta en las capacitaciones brindadas al personal involucrado en el manejo de los residuos. En los laboratorios de análisis clínicos, es obligación contar con este Manual y aplicar lo dispuesto en cuanto a manejo de residuos generados. Colegio de Bioquímicos de Salta 2.005 Normativa Municipal Ley N° 6.563/89: Carta Orgánica de la Municipalidad de Rosario de Lerma Cumplimiento obligatorio En varios de sus artículos hace mención del cuidado del ambiente, la prevención de la contaminación y la higiene pública. Municipalid ad de Rosario de Lerma 1.989 Ordenanza Municipal N° 510/93: Código de Protección del Medio Ambiente de Rosario de Lerma Cumplimiento obligatorio Tiene por objeto establecer los principios rectores para la protección, defensa y mejoramiento del ambiente en el ejido de la Municipalidad de la Ciudad de Rosario de Lerma, en beneficio de la óptima calidad de vida de sus habitantes. Consejo Deliberante de la Ciudad de Rosario de Lerma 1.993 Ordenanza Municipal N° 1.072/99 Marco de referencia Establece en sus artículos la erradicación de la jurisdicción del municipio de Rosario de Lerma, todo micro y macro basural existente con la característica de cielo abierto; establecer en el predio que el Municipio usa como macro basural de la población, el preventivo y correcto proceso de disposición final de los residuos e instalar en lugares estratégicos de la ciudad, contenedores y/o recipientes para residuos que resulten necesarios. Consejo Deliberante de la Ciudad de Rosario de Lerma 1.999 Ordenanza Municipal N° 1.688/06 Marco de referencia En forma similar a la anterior, establece la limpieza y erradicación de basurales localizados en las orillas de los ríos de la ciudad. Se reconoce que el establecimiento de estos basurales provoca contaminación visual, genera focos de infección y no posibilita el uso de estos lugares por parte de la comunidad como sitios alternativos de esparcimiento. Además mediante dicha Ordenanza, se invita a la Secretaría de Ambiente de la provincia a acompañar al municipio en la iniciativa de limpieza de los ríos, al igual que a instituciones no gubernamentales de la ciudad de Rosario de Lerma. Consejo Deliberante de la Ciudad de Rosario de Lerma 2.006
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 145 Proyectos a nivel Nacional y Provincial Desde el año 2.006, la Salvaguarda Ambiental de la Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y FUNCIONES ESENCIALES Y PROGRAMAS DE SALUD PUBLICA (FESP - Ministerio de Salud), quien realiza asistencia técnica a hospitales provinciales (uno por provincia) para la adecuación de la gestión de sus residuos, instando a que se identifiquen como referentes provinciales en el tema, con el objeto de lograr progresivamente la adecuación en gestión de residuos de todos los establecimientos de salud. El objetivo de esta línea de trabajo es promover, asesorar y ayudar a que los establecimientos de salud gestionen de forma ambientalmente racional sus residuos, realizando estudios y capacitaciones sobre la gestión de residuos hospitalarios. Marco de referencia Desde el año 2.008, los ejes de acción de Producción Más Limpia y Sello Salteño de Gestión Ecoeficiente, del Programa de Tecnologías de Procesos de Procesos y Economía Ambiental. Marco de referencia 3.4. Revisión inicial ambiental, de seguridad y salud ocupacional El marco temporal de la revisión de la situación del hospital en cuanto a su manejo de residuos hospitalarios se desarrolló durante los meses de diciembre del 2.010 a mayo del 2.011 (incluyendo la inspección ocular del sitio, las entrevistas y la recopilación de información primaria). 3.4.1. Ubicación, vías de acceso y características generales del departamento de Rosario de Lerma El departamento de Rosario de Lerma se ubica al noroeste de la provincia de Salta, entre los 65° 34’ 49’’ de longitud oeste y los 24° 58’ 32‘’ de latitud sur de coordenadas geográficas, y a una altitud de 1.325 m.s.n.m. Limita al norte con el departamento de La Poma y con la provincia de Jujuy, al oeste con los departamentos de Cachi y el departamento La Poma, al sur con los departamentos Cachi y Chicoana y al este con los departamentos de La Caldera, Capital y Cerrillos (Figura N° 18). Forma parte del Valle de Lerma, el cual se emplaza entre las Sierras Subandinas y la Cordillera Oriental. Se trata de un valle abierto, ubicado a la salida del relieve montañoso, continuación topográfica de la Quebrada del Toro, que se ensancha y desarrolla en una amplia llanura aluvial. La superficie total del departamento es de 5.110 km2 , formado por dos municipios: Rosario de Lerma con 402 km2 y Campo Quijano con 4.708 km2 . La ciudad de Rosario de Lerma es la cabecera del departamento homónimo, y se encuentra a 33 km de la Ciudad de Salta, capital de la provincia.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 146 Figura 18: Ubicación del departamento de Rosario de Lerma dentro de la provincia de Salta. Fuente: www.kalipedia.com 3.4.2. Vías de acceso Se puede acceder a la ciudad de Rosario de Lerma a través de la Ruta Nacional N° 68 desde la ciudad de Salta pasando por la localidad de Cerrillos, desde donde se accede a la ciudad a través de la Ruta Provincial N° 23 (a 13 km de Cerrillos); además se puede acceder a través de la Ruta Nacional N° 51 desde la ciudad de Salta hasta la localidad de Campo Quijano y luego desde ahí, por la Ruta Provincial N° 36. Ya sea desde la RN 68 o la RN 51, se puede tomar la Circunvalación Oeste para acceder a Cerrillos y desde allí continuar hasta Rosario de Lerma (Figura N° 19).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 147 Figura 19: Vías de acceso al departamento de Rosario de Lerma desde la ciudad de Salta. Fuente: Grupo Mountain Bike Salta. 3.4.3. Sistema Socio-Económico La actividad económica más importante es el cultivo de tabaco, en especial la variedad Virginia. La producción tabacalera es una actividad tradicional, las explotaciones son principalmente medianas y la característica principal es la elevada mano de obra. El Fondo Especial del Tabaco a través del sistema de compensación de precios, apoya a los productores locales, cuya organización homogeneizó las condiciones de trabajo respecto de salarios y coberturas sociales. Sin embargo, las condiciones de vida en las finas siguen siendo bastante precarias. La alta demanda de mano de obra que requiere la actividad tabacalera genera una alta cobertura en salud, por la afiliación a la obra social de sus empleados, y también se refleja en un alto nivel de salarios en actividades privadas asociadas. Otro cultivo de importancia es el poroto y las especies forrajeras alfalfa y avena. Estas últimas son destinadas tradicionalmente como insumo para la actividad ganadera local de tambo, la que se desarrolla óptimamente por las buenas condiciones agroclimáticas del lugar. Dentro de otras actividades realizadas en la zona pueden mencionarse la producción láctea, molinos cerealeros, acopio y envase de especias, extracción de áridos, curtido de cueros, talabartería y calzados, que constituyen una importante fuente de mano de obra y valor agregado local. Otro rubro destacado en cuanto al empleo de mano de obra es la “minería no metálica”, tratándose de empresas que se dedican principalmente a producir boratos y sales, radicadas en el departamento de Rosario de Lerma.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 148 3.4.4. Población, educación e infraestructura La población del departamento de Rosario de Lerma cuenta con 38.460 habitantes, según los datos preliminares del INDEC del Censo Nacional realizado en Octubre del 2.010. Departamento Total Viviendas Total Población Varones Mujeres R. de Lerma 10.322 38.460 19.165 19.295 Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010. En cuanto a la educación, se le atribuye un papel importante en la distribución de ventajas comparativas de acceso al trabajo o a la capacidad de subsistencia para responder a problemáticas de la vida cotidiana y para el ejercicio de las capacidades políticas que permitan articular derechos y necesidades. La enseñanza está cubierta en todos sus niveles, desde el inicial hasta el terciario por instituciones públicas y privadas. El nivel inicial cuenta con 2 núcleos, el EGB 1 y EGB 2 con 6 establecimientos, el EGB 3 con 3 establecimientos, el nivel polimodal con 4 establecimientos y el nivel Terciario con 1 establecimiento. En referencia a la infraestructura de la ciudad, las vías de acceso al municipio se encuentran pavimentadas y en buen estado. El área urbana cuenta en su mayoría con calles pavimentadas; las principales arterias son 9 de Julio, Sarmiento, Leandro Alem, Avenida Cecilio Rodriguez, Hipólito Yrigoyen, Julio A. Roca, Rivadavia, B. Mitre. Existen 32 barrios, dotados de sus respectivos centros vecinales. El área céntrica del municipio cuenta con diferentes organismos tanto nacionales como provinciales: Municipalidad de Rosario de Lerma, Intendencia, Casa de la Cultura, Consejo Consultivo, Consejo Deliberante, Rentas Municipales, Tránsito y Complejo Deportivo Municipal, Registro Civil, Instituto Provincial de Salud, Hospital Regional Joaquín Corbalán, entidades bancarias: Banco Macro, Banco de la Nación Argentina; Policía de la Provincia Comisaría 14, Sindicato de Obreros del Tabaco, Sindicatos del Cuero. La ciudad cuenta con servicios de red de distribución de agua potable, de energía eléctrica, de conducción de líquidos cloacales, de gas natural y de recolección de residuos domiciliarios. En cuanto a los servicios de comunicación, existe telefonía e internet. Los servicios de líneas de colectivos existentes son intra e interurbana (desde y hacia la ciudad de Salta), existiendo además servicio de taxis y remises. La red de conducción de líquidos cloacales desemboca en una laguna de tratamiento, ubicada al suroeste de la ciudad, a unos metros del sitio de disposición final de los residuos domiciliarios generados en la ciudad, conformado por un basural a cielo abierto (Figuras N° 20 a 24). Esta zona se encuentra aledaña a la margen izquierda del río Rosario y se accede a ella a través de un camino rural interno, a unos 5 km aproximadamente desde el centro de la ciudad.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 149 El funcionamiento y mantenimiento de la laguna de tratamiento está a cargo de la empresa Aguas del Norte, pero se encuentra actualmente colapsada y los efluentes líquidos no son eficientemente tratados antes de ser volcados al río Rosario. El sitio destinado a la disposición final de residuos domiciliarios está conformado por un basural a cielo abierto, con mínimas labores de mantenimiento y acondicionamiento de la basura, siendo la basura simplemente depositada por los camiones recolectores y cada determinada frecuencia es desplazada en forma de montículos hacia el perímetro del predio. Dentro de la zona habitan seis familias en condiciones de pobreza, que consiguen su sustento económico diario a través de la recuperación de residuos reciclables del basural, como ser plástico, cartón y metal. Se realiza quema de residuos al aire libre. Dentro del predio destinado al basural a cielo abierto, recientemente se instaló una planta compactadora-embolsadora de residuos domiciliarios, impulsada por la Municipalidad de Rosario, que consiste básicamente en la separación de la fracción recuperable de residuos para reciclaje y el embolsado y compactación en grandes bolsas de polipropileno de la fracción orgánica de los residuos, para ser posteriormente semienterradas en el terreno del predio, por un período de aproximadamente tres años. Pasado ese tiempo, las bolsas deben ser vaciadas del material orgánico ya compostado anaeróbicamente, pudiendo ser utilizado como abono orgánico34 . Los integrantes de las seis familias serán capacitados para ingresar a trabajar al predio, luego de que éste cuente con todas las máquinas correspondientes. Figura 20: Ubicación del predio utilizado para el basural a cielo abierto, la planta compactadora y embolsadora de residuos domiciliarios y la laguna de tratamiento de líquidos cloacales. Fuente: Google Earth. 34 Estudio de Impacto Ambiental y Social para la disposición final de los RSU, departamento de Rosario de Lerma. Consultora JEMA (Salta), octubre del 2.009. / http://www.eltribuno.info/salta/4980-Ya-funciona-la-planta- compactadora-de-residuos.note.aspx
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 150 Figura 21: vista sur-este de la laguna de tratamiento de líquidos cloacales. Al fondo, se observa parte del terraplén de áridos debido a la actividad de extracción de los mismos de las márgenes del río Rosario. (Fotografía sacada en mayo del 2.010). Figura 22: en la imagen de la izquierda, vista nor-este de la laguna de tratamiento de líquidos cloacales. En la imagen de la derecha, vista en detalle del colapsamiento de la laguna, exceso de sedimentos y presencia de residuos plásticos. (Fotografías sacadas en mayo del 2.010).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 151 Figura 23: vista de un sector del basural a cielo abierto. (Fotografía sacada en mayo del 2.010). Figura 24: vista de la actividad de recuperación y separación de plásticos por parte de las familias que habitan en el predio del basural, para la posterior venta. (Fotografía sacada en mayo del 2.010). 3.4.5. Clima35 e Hidrología36 El clima es del tipo subtropical con estación seca a subtropical serrano, caracterizado por veranos cálidos y húmedos con abundantes precipitaciones y por inviernos fríos y secos. La temperatura media anual es de 16,3 °C con un máximo de 21,4 °C en enero y una mínima de 10°C en Julio. En verano, durante el día, la temperatura asciende frecuentemente a más de 25°C 35 Estudio de Impacto Ambiental y Social para la disposición final de los RSU, departamento de Rosario de Lerma. Consultora JEMA (Salta), octubre del 2.009. 36 Paoli H., Elena H., Mosciaro J., Ledesma F., Noé Y. 2.009. Caracterización de las cuencas hídricas de las provincias de Salta y Jujuy. Cuencas Hidrográficas de la provincia de Salta: su relación con el uso de agua para riego. Salta, Argentina. EEA Salta.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 152 y por las noches desciende significativamente entre 15°C y 20°C. En Julio la máxima diaria llega a 20°C y la mínima a alrededor de los 5°C. El régimen de precipitaciones responde al tipo monzónico. El régimen de lluvia es irregular y se concentra entre los meses de octubre hasta abril, con picos desde diciembre a marzo. La precipitación media está comprendida entre los 700 y 800 mm anuales, siendo específicamente de 730 mm. El curso hidrológico más importante es el río Toro o Rosario que recorre el departamento de norte a sur. Nace en las serranías del Co. Chañi y Muñano, y desde las nacientes hasta su unión con el río Arias, cubre un recorrido de aproximadamente 210 Km. Hasta su desembocadura en el río Arias, la superficie de la subcuenca Rosario-Toro, alcanza los 4.779,9 Km2. El escurrimiento anual generado en su área de influencia, representa uno de los aportes de caudales más importantes ingresados anualmente al Dique Embalse Cabra Corral. Desde aguas arriba hacia su desembocadura sus principales afluentes son las quebradas de Tastil o Las Cuevas, de Las Capillas, el río Blanco, el arroyo Zanjón, el río Manzano, el río Agua Chuya y otros cursos de menor importancia. Aguas abajo, luego de recibir el río Agua Chuya por su margen derecha, el río Toro pasa a llamarse río Rosario, hasta su conexión con el río Arias. Durante el período lluvioso, presenta un régimen torrencial con estiaje definido entre los meses de agosto a noviembre. Básicamente, son ríos de origen pluvial, en donde la infiltración retardada de la lámina de agua precipitada en el período de lluvias forma parte de los caudales decrecientes presentados en el cauce durante el período de estiaje. 3.4.6. Historia y descripción general del Hospital Joaquín Corbalán El hospital se ubica sobre la calle Mariano Moreno N° 19 y 31, dentro del ejido municipal de la ciudad de Rosario de Lerma, que está conformado en la manzana donde se encuentra el hospital y las manzanas colindantes, por viviendas particulares, comercios menores, espacios dependientes del gobierno municipal y consultorios médicos (Figura N° 25). Si se observa de frente a sus entradas, limita al norte con un terreno baldío, al sur con la calle Mariano Moreno, al oeste con el destacamento policial del municipio y al este con una vivienda particular.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 153 Figura 25: plano de la ciudad de Rosario de Lerma, con ampliación de la zona céntrica y las principales referencias. Fuente: Dirección General de Estadísticas, Gobierno de la provincia de Salta. La historia de creación del hospital se remonta hacia aproximadamente el año 1.930, año en el que existía solamente una estación de enfermería, con un enfermero que habitaba en el mismo predio. Luego de unos cuantos años, recibía la visita de un médico proveniente desde la ciudad de Salta, que viajaba una vez por semana. Con el correr del tiempo el médico estaba en forma permanente y se fue ampliando la construcción edilicia, las instalaciones y agregando servicios para la atención de la salud de la población, hasta llegar a conformar lo que es en la actualidad el hospital. El hospital depende del Ministerio de Salud de la provincia de Salta, fue declarado “Hospital amigo de la madre y el niño”, es un hospital de Comunidad, pertenece a la región sanitaria N° 32 (“regiones sanitarias y redes de atención de la provincia de Salta, Decreto N° 2.411/98”) y dentro de las categorías de establecimientos de salud (según la resolución ministerial N° 1.979/96) actualmente funciona como establecimiento polivalente de nivel 2 (con internación). Su organigrama está formado por las siguientes figuras: - Gerencia General, - Gerencia Sanitaria, - Gerencia Administrativa, - Epidemiología,
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 154 - Recursos Humanos, - Arancelamiento y Estadísticas, - Servicios Generales (Mantenimiento, Limpieza, Cocina, Lavadero y Servicio de Ambulancias), - Servicios de atención médica: Laboratorio Central de Análisis Clínicos, Quirófano, Internación con 26 camas disponibles37 (Sala de hombres, mujeres, maternidad u obstetricia, niños y Sala de unidad de cuidados intensivos), Sala de Partos, Rayos X (Servicio de Diagnóstico por Imágenes), Odontología, Nutrición, Psicología, Psiquiatría, Servicio Social, Clínica Médica (guardia y consultorios), Pediatría, Ginecología, Ecografía (ginecológica y abdominal), Traumatología y Farmacia. No posee terapia intensiva ni intermedia; la internación se considera de bajo riesgo. Tiene a su cargo dos centros de salud, tres puestos sanitarios y tres puestos fijos. En el predio del hospital existe un edificio de APS (Atención Primaria de la Salud), en donde se hace atención de bebés y niños para medición de peso, altura y colocación de vacunas. En promedio, se atienden por mes, casi 900 consultas médicas, alrededor de 1.000 consultas pediátricas, 320 consultas ginecológicas, casi 2.700 consultas de guardia y se realizan 8 cirugías menores (quistes, muñeros, hernioplastias, etc.) y mayores (cesáreas). En los establecimientos de primer nivel (es decir puestos sanitarios, y centros de salud) se atiende un promedio de 1.040 consultas mensuales. El pico de atención anual se presenta en el período invernal, en donde las bajas temperaturas son propicias para generar afecciones respiratorias (resfríos, gripes, anginas, etc.). La dotación total del personal hospitalario, bajo figura de trabajo permanente o temporal (contratada), está formada por 143 personas distribuidas de la siguiente manera: Tabla 11: dotación y especialidad/ocupación del personal del Hospital Joaquín Corbalán. Especialidad / Ocupación Cantidad de personas Asistente Social 1 Agentes Sanitarios 41 Auxiliar de enfermería 12 Auxiliares de Laboratorio 2 Bioquímico 3 Nutricionista 1 Enfermero/a universitario/a 4 Enfermera/o profesional 20 Médico 21 Odontólogo 4 Auxiliares dentales 2 37 Las camas disponibles representan el número de camas realmente instaladas en el establecimiento en condiciones de uso para la atención de pacientes internados, independientemente de que estén o no ocupadas.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 155 Psicólogo 1 Personal de Servicios Generales 16 Jefe: 1 Mucamas: 7 Lavanderas: 2 Cocineras: 2 Choferes de Ambulancias: 4 Personal Administrativo 12 Técnicos de RX 3 El personal está cubierto a través de la ART ASOCIART, desde octubre del año 2.008. Esta aseguradora brinda una cobertura mediante una póliza que abarca la provincia de Salta, en las unidades de salud, policía, educación y el Poder Ejecutivo. Al ser tan amplia la cobertura y contar con muchos establecimientos cubiertos, las denuncias de accidentes laborales que se reportan desde los mismos, son muchas y con una enorme variedad en las causas y la forma de redacción del accidente según cada empleador o establecimiento, por lo que llegar a diferenciar accidentes causados por manejo de residuos hospitalarios es bastante complejo; sin embargo sí se registran a nivel general casos de accidentes por pinchazos con agujas por reencapuchar la misma una vez que se termina de usar y se procede al descarte, pinchazos o heridas por manipulación de residuos entre el personal de limpieza (mucamas) y el personal encargado de la recolección de las bolsas desde el establecimiento, entre los casos más comunes. La investigación de los accidentes ocurridos se empieza desde el establecimiento en donde suceden, a cargo de los responsables de higiene y seguridad en el trabajo. La ART realiza en forma conjunta la investigación de accidentes solamente para casos graves, es decir cuando existen “patologías trazadoras”, o sea casos de fractura expuesta, pérdida de conocimiento, muerte, desprendimiento de masa encefálica, etc. La aseguradora dicta capacitaciones y charlas a nivel general en los establecimientos que cubre, entre ellos los establecimientos de salud en donde se tratan temas de prevención de accidentes, algunos puntos de bioseguridad, etc., pero la temática per se de manejo de residuos hospitalarios ya corre por cuenta de cada establecimiento desde el área principalmente de higiene y seguridad, según las políticas, normas, procedimientos y medidas gerenciales existentes. Entre el material informativo que brinda la ART, existe una cartilla de elaboración propia, titulada “manual de bioseguridad para instituciones de salud pública y privada”. Este manual incluye temas como precauciones universales, procedimientos para preparación de soluciones para limpieza, lavado de manos, higiene de espacios físicos, puntos de manejo de residuos patogénicos y hospitalarios, normas para control de infecciones en quirófano, etc. Puntualmente para el Hospital Joaquín Corbalán, se realizó una visita a fines del año 2.008 en donde se detectaron algunos incumplimientos. La ART indica que en general, coordinar las visitas y que los responsables máximos del establecimiento estén disponibles para recibir a la ART es un poco complicado, y aún falta hacer visitas en varios establecimientos que son cubiertos por la aseguradora.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 156 En cuanto a los servicios de agua potable y red cloacal, no se cuenta con medidor de agua, excepto para el edificio de Atención Primaria de la Salud (APS) que se encuentra en el mismo predio del hospital. Se realiza un consumo diario de aproximadamente 6.000 litros de agua potable de red (capacidad total de cisterna, cargada mediante tanques). Esa agua es empleada para consumo y para la limpieza general, para uso en el lavadero, laboratorio, guardia, cocina, entre otros. En muchas oportunidades el hospital se queda sin provisión de agua, debido a cortes de la empresa distribuidora. Posee instalaciones cloacales mediante cañerías y cámaras de inspección que desembocan a la red cloacal municipal. Con respecto a las habilitaciones y permisos para el funcionamiento del hospital, la situación es la siguiente:  Habilitación del Ministerio de Salud Pública: según el PROFICCSSA (Programa de Fiscalización y Control de Calidad de Servicios de Salud del Ministerio de Salud Pública), los hospitales del interior NO poseen habilitación ministerial. Sin embargo, lo que por ahora se exige desde el PROFICCSSA, y sobre todo a los establecimientos más grandes y que generan más cantidad y variedad de residuos hospitalarios, es la existencia de un depósito para el almacenamiento temporal de los residuos peligrosos (sobre todo biocontaminados), cumpliendo los requisitos exigidos por ley y además los comprobantes de recolección y retiro de residuos biocontaminados por parte de una empresa habilitada (la única en la provincia de Salta es la empresa Hábitat Ecológico S.A.).  Para poder otorgar la habilitación ministerial, el PROFICCSSA exige a los Establecimientos de Salud la habilitación por bomberos y la habilitación municipal. El Hospital Joaquín Corbalán no las posee.  La cocina que posee el hospital no se encuentra habilitada por la Dirección de Bromatología del Ministerio de Salud Pública de Salta (Resolución del Ministerio de Salud Pública N° 1.979/96), pero cada determinada frecuencia recibe inspecciones desde el PROFICCSSA.  El hospital se encuentra registrado como generador de residuos peligrosos desde el año 2.007 en el Registro de Generadores, Transportistas y Operadores de Residuos Peligrosos de la provincia de Salta, controlado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, pero desde que entró en vigencia la Resolución provincial N° 238/09 con el nuevo modelo de declaración jurada para establecimientos de salud del Ministerio de Salud Pública, el hospital ha presentado los papeles correspondientes, pero con falta de información sobre sus residuos peligrosos y falencias en el llenado (como sucedió con la mayoría de los establecimientos de salud que presentaron la DDJJ), por lo que no se ha hecho efectiva aún la renovación de la inscripción en el Registro, hasta tanto desde el Ministerio de Ambiente se releven todos los establecimientos para realización de inspecciones, capacitaciones y generación de compromiso por parte de los establecimientos de contar con un adecuado manejo de residuos hospitalarios.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 157 3.4.7. Actual gestión de residuos La gestión implementada actualmente en el Hospital Joaquín Corbalán está formada por las siguientes etapas: generación y segregación en origen, recolección y transporte interno, pretratamiento y almacenamiento temporal final interno; involucrando en mayor o menor grado, algunas medidas de protección personal y de limpieza y desinfección. Para un mejor ordenamiento y análisis de la información, se optó por incluir en este punto, la descripción de la situación actual global de las etapas de la gestión del hospital, es decir en forma general describir cómo se desarrollan cada una de las etapas en el establecimiento. En el Anexo III de la presente tesina, se encuentra la descripción de cada unidad física reconocida en el hospital, con el detalle de la generación de residuos, cómo se hace la separación inicial, qué recipientes se usan y qué medidas de protección personal y de limpieza/desinfección se aplican. 3.4.7.1. Situación global de la generación y segregación en origen de los residuos El hospital Joaquín Corbalán genera, como establecimiento de salud de nivel 2, residuos sólidos hospitalarios que se pueden diferenciar fácilmente en tres categorías o tipos: residuos biocontaminados (patogénicos), residuos comunes (domiciliarios) y residuos peligrosos especiales (el resto de los residuos peligrosos aparte de los biocontaminados). Se podría diferenciar una cuarta categoría a partir de los residuos comunes o domiciliarios, que son los residuos comunes RECUPERABLES, para ser reusados o reciclados. Por otro lado, genera residuos líquidos cloacales típicos de instalaciones de baños, cocina y limpieza de pisos; y residuos químicos peligrosos procedentes del laboratorio de análisis clínicos, del consultorio de odontología y del cuarto oscuro de la sala de Rayos X, siendo arrojados a la red cloacal con y sin tratamiento previo. De las cuatro categorías de residuos sólidos, solamente en el hospital se segregan e identifican dos: residuos biocontaminados (identificados en el hospital como patogénicos o patógenos) y residuos comunes o domiciliarios. Estas dos categorías presentan una serie de falencias dentro de las etapas del manejo interno, principalmente desde la separación en origen, uso de bolsas y recipientes correspondientes, la recolección y transporte interno y el almacenamiento temporal interno. Los residuos biocontaminados (patogénicos) que se generan y separan38 como tales en las instalaciones del hospital y del edificio de APS, son:  Apósitos, vendas, compresas y algodones manchados con sangre u otros fluidos humanos;  Telas en general, manchadas con sangre u otros fluidos humanos;  Pañuelos descartables y toallas de papel descartables manchados con sangre u otros fluidos humanos; 38 Según inspecciones oculares, entrevistas a personal médico y de limpieza, declaración jurada para la renovación en el Registro de Generadores de residuos peligrosos del Ministerio de Ambiente de Salta y listas de separación de residuos pegadas en paredes de algunos sectores.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 158  Bajalenguas y guantes descartables usados;  Agujas, bisturíes, ampollas vacías y cualquier otro residuo cortopunzante manchados o no, resultantes de la atención directa de pacientes (previamente separados en descartadores rígidos);  Catéteres, sondas, tubos de drenaje, perfus, recipientes para drenajes, sachets vacíos de suero, pañales descartables usados de pacientes, jeringas sin agujas;  Tejidos y órganos de origen humano;  Residuos orgánicos o productos provenientes de laboratorio (orina, materia fecal, sangre, cultivos, material usado para bacteriología, recipientes de muestras);  Vacunas no usadas y medicamentos vencidos;  Restos alimenticios de pacientes infecto-contagiosos;  Papel higiénico usado y pañales descartables de pacientes;  Recipientes plásticos chicos con restos de mercurio líquido (para armado de amalgamas dentales);  Cualquier residuo sea plástico, de papel, cartón, de vidrio o de tela que se sospecha está contaminado con agentes patógenos o infecciosos, es decir que son peligrosos. Para los residuos biocontaminados, se utilizan bolsas de polietileno de alto micronaje, de color rojo y que son provistas por la empresa que realiza el retiro y tratamiento de estos residuos, Hábitat Ecológico. Se utilizan de tres tamaños distintos (chica: 33 cm x 69 cm, mediana: 41 cm x 83.5 cm, grande: 53 cm x 110 cm) según los volúmenes generados en cada área física y son colocadas en recipientes plásticos en su gran mayoría, también de distintos tamaños. La gran mayoría de los recipientes no poseen tapa ni identificación de que deben ser usados para residuos bicontaminados (salvo por su bolsa roja). En casi todas las áreas físicas en donde se generan residuos biocontaminados existen recipientes con bolsa roja, al alcance no sólo del personal médico y de limpieza sino también del público en general del hospital (pacientes y visitas). Se detectan recipientes con bolsas rojas en lugares donde en teoría no se generan residuos biocontaminados, como ser en el pasillo de circulación (E) de personas de la planta baja sobre calle M. Moreno N° 19 y el Hall Central sobre calle M. Moreno N° 31 (ver croquis del Anexo IV de la presente tesina). Con respecto a los residuos biocontaminados punzo-cortantes, se utilizan descartadores rígidos de plástico (PEAD), con tapa y posterior cierre hermético, pero también se utilizan botellas plásticas gruesas con tapa para descartar agujas y ampollas. En el consultorio de odontología, se realizan amalgamas dentales como producto odontológico de restauración en piezas dentales, conformadas por aleación de mercurio (aproximadamente un 50%) con otros metales como plata, estaño, cobre, zinc. El proceso mediante el cual se unen los metales sólidos con el mercurio se denomina amalgamación, a través de un aparato llamado
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 159 amalgamador, pero antes de realizar este proceso es necesario conformar las aleaciones en proporciones justas. La amalgama dental es considerada un material de relleno durable y versátil que ha estado en uso por más de 150 años y ha restaurado dientes de un gran número de personas alrededor del mundo. Además, es un producto muy noble, económico y muy ventajoso por la eficacia que posee en el arreglo y prevención de caries. Las opiniones de expertos en salud, toxicología y ambiente son extensas y diversas39 sobre los efectos del mercurio en la salud de los pacientes, los trabajadores que manipulan las aleaciones y sobre el ambiente: existe un grupo que afirma que el mercurio de las amalgamas no produce efectos perjudiciales sobre la salud y por el otro lado un grupo que sostiene que tanto la manipulación previa del mercurio para las aleaciones, como el uso del mismo en las amalgamas y la extracción de las mismas, tienen repercusión negativa sobre la salud de las personas y es una fuente de impacto al ambiente. El problema también se agudiza al considerar qué hacer con los restos de mercurio líquido que se pueden llegar a descartar, los envases en donde se almacenan y que se descartan o la cremación de cadáveres que poseen amalgamas dentales (incineración del mercurio). Por ahora en el hospital se seguirán usando amalgamas a base de mercurio hasta tanto surjan eficazmente alternativas para su reemplazo y directivas obligatorias por parte del gobierno nacional y provincial; entre tanto se están realizando reuniones a nivel nacional y provincial con representantes de los colegios de odontólogos y Ministerios de Salud para decidir los próximos pasos a seguir (eliminación completa pero gradual del mercurio usado en salud, como ser los termómetros de mercurio, los tubos fluorescentes y los productos odontológicos). Figura 26: vista de una de las bolsas rojas para residuos biocontaminados y detalle de la inscripción identificatoria, con el símbolo universal de residuo infeccioso (peligroso). 39 Sitio web “Salud Dental para Todos”: http://www.sdpt.net/amalgamadental.htm, “Mercuriados”: http://www.mercuriados.org/es/pag117; “Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente”: http://unep.org/civil_society/GCSF8/pdfs/mercury_ass_rep_esp.pdf; “Salud sin Daño”: http://www.sertox.com.ar/img/item_full/Mercurio%20-%20presentacion%20y%20generalidades-00%5B1%5D.pdf. Fecha de consulta: Abril 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 160 La generación de residuos biocontaminados es diaria, en una cantidad que varía según la época del año y el momento del día. A pesar de que no se realiza pesaje de los residuos, en forma aproximada se generan entre 70 y 90 kg de residuos biocontaminados (residuos de bolsa roja), diariamente. Según la DDJJ presentada al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta, para la renovación de la inscripción en el Registro de Residuos Peligrosos, período 2.009, el hospital declara la generación de 4.800 kg de residuos biocontaminados (residuos sanitarios de bolsa roja, corriente Y01). Sin embargo, según los manifiestos de destrucción entregados por la empresa Hábitat Ecológico, el hospital generó un estimado de 6.093,80 kg de residuos biocontaminados. Tomando como válida la información de Hábitat Ecológico, la generación de residuos biocontaminados por día y cama en el año 2.009 fue de 0,64 kg/día/cama. Los residuos comunes o domiciliarios que se generan y separan como tales40 en las instalaciones del hospital y del edificio de APS, son:  Envases de vidrio y plástico descartables (de bebidas u otros);  Vasos descartables;  Bolsas de plástico;  Papeles y cartones no manchados con sangre u otros fluidos humanos;  Yerba, restos de golosinas, restos de alimentos de pacientes no infectocontagiosos;  Residuos orgánicos (frutas, verduras, otros) provenientes de la cocina;  Latas de alimentos o conservas o bebidas;  Toallas descartables no manchadas con sangre u otros fluidos humanos;  Tubos fluorescentes y focos usados;  Pilas;  Aerosoles de desodorantes de ambiente o para eliminación de insectos;  Restos de muebles de madera y metal en desuso;  Telas y trapos viejos;  Aparatos eléctricos y electrónicos en desuso;  Radiografías viejas o en desuso. Los residuos comunes o domiciliarios son arrojados a recipientes en su mayoría plásticos de distinto tamaño, que tienen bolsas plásticas de distinto micronaje y no siempre del mismo color (negro, transparente, blanco, etc.). Como sucede para los residuos biocontaminados, los recipientes para residuos comunes no poseen tapa ni cartel o etiqueta identificatoria como recipientes de uso exclusivo para residuos comunes. En todas las áreas físicas donde se realizan actividades en forma permanente o cada determinada frecuencia, existen recipientes para estos residuos, pero se detectan al menos dos lugares (pasillo E y Hall Central), en donde los 40 Según inspecciones oculares, entrevistas a personal médico y de limpieza y listas de separación de residuos pegadas en paredes de algunos sectores.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 161 recipientes supuestamente para residuos comunes poseen bolsa roja y también se presenta el caso contrario: en sectores de generación de residuos biocontaminados, como la guardia, algunos recipientes para ser usados para residuos biocontaminados, poseen bolsa negra u otro color distinto de rojo y de menor tamaño que las bolsas rojas usadas. Por lo general, el personal de limpieza cuando retira los residuos, coloca la bolsa negra u otra que contiene residuos biocontaminados, en una bolsa más grande, de color rojo. No se realiza un pesaje de los residuos comunes generados, y por lo tanto no se lleva un control estadístico de la generación, pero se generan residuos comunes todos los días. Figura 27: ejemplos de recipientes con bolsa negra u otro color para residuos comunes. La última imagen es de un recipiente con bolsa negra para residuos biocontaminados que luego es colocada en bolsa roja. La separación de residuos no se hace 100% en forma correcta y no existe una categoría diferenciada para residuos peligrosos especiales como ser pilas, baterías, tubos fluorescentes, recipientes de los productos químicos usados en rayos X, odontología y laboratorio, aerosoles, etc. Los residuos de mayor tamaño que no entran en los recipientes, como ser los tubos fluorescentes, restos de chatarra metálica, restos de madera, etc., son arrojados directamente al contenedor externo para residuos comunes. Los tubos fluorescentes que se recambian de las áreas físicas, previamente son rotos en pedazos y puestos en cajas de cartón cerradas. Con menor frecuencia, aparatos eléctricos y electrónicos (como ser cafeteras eléctricas, impresoras, monitores de computadoras) quedan en desuso por desperfectos técnicos o por falta de uso, siendo generalmente acumulados en algún sector del hospital (depósito general o galería del edificio de APS). Las baterías de las ambulancias que necesitan recambio o mantenimiento son entregadas al Ministerio de Salud Pública para su reemplazo o mantenimiento, no se descartan como residuo en el hospital. Los trabajos de pintura, reparaciones de estructura edilicia o instalaciones, cambio de aceite del grupo electrógeno, arreglo de muebles y otros trabajos de mantenimiento, son realizados por personas contratadas externas al hospital (mecánicos, carpinteros, electricistas, pintores, etc.).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 162 Los trabajos se realizan en sus respectivos talleres o en el propio hospital, pero los residuos generados por los trabajos (tachos de pintura, de pegamentos, aceites de recambio, etc.) son retirados por el personal contratado para que éste se haga cargo; no permanecen en el hospital. Los residuos líquidos generados están formados por los efluentes de baños y lavatorios, los efluentes de la cocina, los efluentes de piletas y piletones existentes (como ser del quirófano, del patio interno anexo al comedor del personal), efluentes de limpieza de pisos, efluentes del laboratorio, efluentes de odontología y efluentes del cuarto oscuro de la sala de rayos X. Todos los efluentes generados son arrojados hacia la red cloacal interna, conformada por una serie de cañerías y cámaras de inspección. El diseño de la red cloacal no fue planificado, simplemente se fue ampliando a medida que se iba agregando infraestructura edilicia en el hospital. Existen 6 cámaras distribuidas en el hospital, de la siguiente manera: una en el patio interno anexo al comedor del personal, dos en el patio interno donde se guardan las bicicletas del personal (frente a los baños para el personal hospitalario), una sobre el pasillo D a la altura de la sala “Sagrado Corazón de Jesús”, una en el Hall Central (presenta su tapa hundida) y una en patio interno del Hall Central, frente a la guardia. Todas estas cámaras conducen a una cámara general de recolección ubicada en la calle interna de ingreso/egreso de vehículos sobre calle M. Moreno N° 19, antes de unirse, mediante cañería de PVC Ø110, a la red cloacal municipal. Esta cámara general presenta a veces obstrucciones y/o pérdidas, pero no se conoce en detalle o en profundidad el recorrido exacto de las cañerías de conducción para solucionar el problema. Existe otra cámara de inspección independiente que reúne los efluentes del edificio de APS y se ubica detrás del kiosco, para unirse también a la red cloacal municipal. Existen rejillas en los pisos que no conducen a la red cloacal interna, como por ejemplo en el piso del Hall Central y la Guardia que reúnen los efluentes generados por la limpieza de los pisos y desembocan a través de cañerías a la calle M. Moreno o a la superficie no cubierta del hospital. 3.4.7.2. Situación global de la recolección y transporte interno de los residuos La recolección y transporte interno de los residuos, tanto comunes como biocontaminados es realizada por el personal de limpieza a cargo. Una vez que las bolsas están llenas o necesitan ser retiradas desde los lugares de generación, el personal de limpieza, utilizando guantes de goma, extrae las bolsas rojas y de residuos comunes de los recipientes correspondientes. Es frecuente la introducción de las bolsas de ambas categorías en bolsas rojas y negras (respectivamente) de mayor tamaño que el personal de limpieza lleva consigo en el recorrido área por área. Por lo general, las bolsas rojas son cerradas con precintos plásticos tipo cola de ratón (que son entregados junto con las bolsas por Hábitat Ecológico) en el mismo lugar de generación y luego transportadas, pero también se da el caso de que las bolsas son recién cerradas casi al final del recorrido hecho en el transporte interno, antes de ser depositadas en el contenedor correspondiente. Las bolsas para residuos comunes son cerradas con un nudo y luego transportadas hacia el contenedor correspondiente. El retiro de bolsas rojas se realiza de una a dos veces por turno de limpieza y cada vez que se presenta la necesidad.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 163 No se utilizan carros transportadores o cualquier otro recipiente con ruedas para transportar las bolsas de ambas categorías (uno para cada categoría) desde el lugar de generación hasta el sitio de almacenamiento temporal interno; el personal de limpieza las transporta agarrándolas desde su extremo superior, por los pasillos internos del hospital (ver plano de Anexo IV de la presente tesina). Los pasillos D y D’ son los más usados para transportar los residuos, ya que conducen hacia el sector de almacenamiento temporal interno, donde se encuentran los contenedores para ambas categorías. Las bolsas que contienen ropa manchada con sangre u otros fluidos u otro tipo de suciedad y que necesitan ser lavadas, son llevadas desde los lugares de generación directamente hacia el lavadero o se depositan temporalmente en el armario de madera que existe en el patio interno anexo al comedor del personal, para ser retiradas luego por el personal del lavadero. Figura 28: transporte de bolsa roja por el personal de limpieza, por el pasillo D, sin carro de transporte. Al momento de la toma de la imagen, la bolsa no estaba precintada. 3.4.7.3. Situación global del pretratamiento y almacenamiento temporal final interno de residuos El hospital cuenta con dos métodos de tratamiento para una fracción de los residuos biocontaminados que genera y para el material que se usa en la atención médica: tratamiento esterilizador térmico a través de calor húmedo (autoclave) y calor seco (estufa) y tratamiento por desinfección química (lavandina). El tratamiento por autoclave y estufas se aplica en la sala de esterilización y laboratorio para el instrumental metálico quirúrgico, el material de tela como apósitos, algodones, compresas; para los residuos y material usado para las determinaciones de bacteriología. La desinfección química con lavandina se utiliza en el laboratorio y en el quirófano para la reducción de la cantidad de microorganismos patógenos que pueden estar presentes en el material metálico quirúrgico como así también en el material de laboratorio que entra en contacto con fluidos corporales. También se utiliza la desinfección química con lavandina para superficies del hospital como ser pisos, paredes de azulejos, mesadas e instalaciones sanitarias.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 164 Algunos de los residuos generados no peligrosos, se recuperan para ser reutilizados o reciclados internamente, para los siguientes usos:  Las botellas de plástico de bebida de medio litro son reusadas para almacenar detergente y solución de agua y lavandina para las tareas de limpieza y desinfección, tanto por el personal de limpieza como por el personal de enfermería en las estaciones de enfermería de las salas de internación.  Las botellas de plástico de bebida de litro o litro y medio, con sus tapas, son reusadas como descartadores de agujas y ampollas, para luego ser arrojadas a las bolsas rojas. También son cortadas por la mitad y la parte inferior es usada como recipientes para guardar medicamentos en las estaciones de enfermería o en la guardia.  Algunas placas radiográficas en desuso se lavan con agua y lavandina para eliminar la tinta de la imagen radiográfica y son usadas para armar separadores de carpetas. También se entregan a jardines de infantes para ser usadas en artesanías/adornos y son reusadas por los técnicos de la sala de rayos X en cursos de instrucción sobre rayos X.  Parte del papel de resma descartado y escrito de un solo lado, se usa como papel borrador o para armado de recetarios.  Algunos envases de los productos químicos para el revelado de radiografías son transformados (previo lavado) en recipientes para residuos, para uso interno del hospital. Figura 29: ejemplos de reuso y reciclado de residuos (recipientes para almacenaje de lavandina, detergente, medicamentos y recipientes usados como descartadores de residuos cortopuzantes). Para la eliminación de información confidencial impresa en papeles, se queman los mismos dentro de un recipiente al aire libre, en la porción de terreno que se encuentra a la vuelta del hogar del señor Pipí (casilla de bloques de hormigón y techo de chapa donde habita un señor mayor discapacitado conocido como “Sr. Pipí”).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 165 En cuanto al almacenamiento temporal final interno de los residuos sólidos generados (ver punto “zona de almacenamiento temporal final interno” del Anexo III de la presente tesina), se realiza en forma bastante precaria y deficiente en cuanto a las condiciones de infraestructura mínima reglamentaria y medidas de seguridad que deben tener el o los sitios destinados al acopio o almacenamiento final de residuos, sobre todo de la fracción peligrosa. En un sector de la superficie del terreno no cubierto del hospital, a metros del estacionamiento de vehículos particulares y del área usada para tender la ropa al sol del lavadero, se encuentran dos contenedores usados para el almacenamiento temporal de los residuos sólidos; uno de plástico utilizado para las bolsas rojas de residuos biocontaminados (patogénicos) y uno metálico para las bolsas y otros recipientes de residuos comunes o domiciliarios. En ambos contenedores se deposita la totalidad de residuos biocontaminados y comunes generados en todas las áreas físicas del hospital (incluyendo el edificio de APS y el kiosco). Ambos contenedores se encuentran al aire libre, apoyados directamente sobre el suelo del terreno, en zona de importante circulación de personas y realización de actividades diversas, sin restricción de acceso y presentando deterioros de su condición estructural y funcional. Debido a estas condiciones en las que se encuentran los contenedores, se genera una situación que a simple vista es riesgosa para no sólo el personal hospitalario sino también para personas del público que transitan la zona, y que además presenta un grado de impacto sobre el ambiente. En general se puede resumir la situación en los siguientes puntos:  El contenedor de residuos biocontaminados presenta deterioros en su tapa, ruedas y base, por oxidación de partes metálicas, roturas en bordes y base y cierre no hermético de la tapa.  Se encuentra totalmente a la intemperie, afectado por la humedad, lluvias, viento y luz solar.  Al no estar aislado, protegido y con restricción de acceso, cualquier persona, animal e insectos tienen libre alcance a las bolsas contenidas.  Con frecuencia se generan roturas en las bolsas por acción de roedores y gatos.  Debido a estas condiciones precedentes, el suelo perimetral al contenedor permanentemente está semicubierto por restos de residuos que se caen desde las bolsas o desde las roturas existentes en la base del contenedor.  El contenedor metálico de residuos comunes presenta deterioros en su estructura por oxidación, debido a que se encuentra totalmente a la intemperie, afectado por la humedad, lluvias, viento y luz solar.  Al igual que el contenedor de residuos biocontaminados, cualquier persona, animal e insectos tienen libre alcance de los residuos contenidos.  Además de ser usado para residuos comunes, se usa para disponer residuos peligrosos como tubos fluorescentes (en su mayoría rotos), pilas y envases vacíos de productos químicos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 166  Gran parte de los residuos se colocan a granel, sin contención en bolsas, cajas de cartón u otros recipientes.  Con frecuencia, el contenedor no sólo recibe los residuos generados del hospital sino también de los vecinos más próximos.  El suelo perimetral al contenedor permanentemente está semicubierto por restos de residuos que se caen o que quedan luego del retiro por parte del camión recolector de la municipalidad. 3.4.7.4. Situación global del retiro de residuos sólidos El retiro de las bolsas rojas con residuos biocontaminados está a cargo de la empresa Hábitat Ecológico, quien las retira entre dos a tres veces por semana, desde el año 2.005 (en ese entonces la empresa se llamaba Agrotécnica Fueguina). Al momento de retirarlas, no se hace pesaje de las mismas (según lo declarado por el personal de limpieza del hospital) pero si se entrega en cada retiro un remito de retiro en donde figura la fecha, el establecimiento de salud, la cantidad y tamaño de bolsas retiradas y el peso aproximado total. Mensualmente se entrega al hospital el certificado de retiro, tratamiento o destrucción (por autoclave) y disposición final de los residuos biocontaminados, con el peso exacto de lo retirado en ese mes; sin embargo desde el hospital se declara que las entregas no son siempre a tiempo y que deben reclamar a la empresa los certificados correspondientes. También en forma mensual la empresa recolectora entrega al hospital la dotación de bolsas rojas, consistente en 100 unidades de bolsas grandes, 200 unidades de bolsas medianas y 150 unidades de bolsas chicas, con sus respectivos precintos. En caso de que el hospital se quede sin bolsas, se le hace un pedido extra a la empresa. El retiro de los residuos comunes (en bolsas, recipientes varios o sueltos), es realizado por el servicio de recolección municipal, generalmente tres veces por semana. El camión recolector ingresa por el portón ubicado sobre calle M. Moreno N° 19, hasta el sector donde se ubica el contenedor metálico. El personal recolector comienza extrayendo los residuos que se encuentran en la superficie y luego deben inclinar hacia el suelo el contenedor para tener acceso a los residuos del fondo. Muchos de los residuos están sueltos, sin ningún tipo de contención, por lo que al finalizar el retiro quedan residuos sueltos en el fondo del contenedor y desparramados sobre el suelo alrededor del mismo. El personal recolector utiliza guantes de vaqueta o de descarne y faja lumbar para el retiro de residuos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 167 Figura 30: personal recolector del servicio municipal de recolección de residuos, en el momento de retiro de los residuos comunes. En la imagen de la izquierda, se observa cómo se inclina el contenedor para acceder a los residuos del fondo; en la imagen de la derecha se observan los residuos desparramados sobre el suelo luego de efectuado el retiro. 3.4.7.5. Situación global de la limpieza-desinfección, medidas de SySO y capacitaciones El personal de limpieza, además de retirar los residuos y reponer las bolsas, se encarga de la limpieza y desinfección de la mayoría de las áreas físicas del hospital y de la limpieza de recipientes para residuos y vajilla usada por los pacientes. Se divide en dos turnos (mañana y tarde, no hay turno noche) y se realiza la limpieza y desinfección normalmente dos veces al día y según necesidad (baños públicos por ejemplo). En general, para las áreas en donde se producen residuos biocontaminados, se realiza la desinfección de pisos, mesadas y baños con lavandina además de utilizar agua, baldes, trapos y haraganes. Para las áreas que no se consideran críticas por generarse residuos biocontaminados como ser las áreas administrativas y oficinas generales, no se utiliza lavandina, pero si detergente para la limpieza. Es frecuente el uso de desodorante para pisos luego de la desinfección con lavandina o en pisos de pasillos, oficinas o consultorios en donde no es necesaria la desinfección con lavandina. Los elementos usados para la limpieza y desinfección son agua, lavandina común (se prepara una solución de 100 cc en 5 litros de agua aproximadamente (resultando una solución al casi 2%, pero sin medir con dosificadores, sino mediante estimación) detergente, desodorante para pisos, baldes plásticos, trapos, haraganes y esponjas. Se comparten los trapos para pisos, para mesadas, baldes y haraganes para áreas como pasillos de circulación, hall central, salas de internación, consultorios, guardia, etc. Sólo para el área de quirófano se utilizan elementos de limpieza exclusivos del lugar, sin ser utilizados en otra área y son lavados en la pileta del área del quirófano. Los demás elementos de limpieza son lavados y/o desinfectados por lo general en la pileta del patio interno anexo al comedor del personal. El personal de limpieza declara que existe faltante no sólo de elementos de limpieza sino también de EPP.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 168 Los elementos de protección usados por el personal médico y técnicos que generan los residuos biocontaminados y peligrosos, son básicamente guantes de látex descartables y uniforme (ya sea delantal o camisa y pantalón). Para áreas críticas como el quirófano, toda persona que ingresa debe hacerlo con ambo, botas de tela, cofia, barbijo y guantes. En forma menos frecuente se utilizan antiparras para protección ocular y barbijos. Los elementos de protección usados por el personal de limpieza son normalmente guantes de goma de manga larga, botas de goma y uniforme. Para áreas críticas como quirófano se agrega barbijo, cofia, ambo y botas de tela. Para la sala de cuidados intensivos se debe usar además, barbijo. El recambio de las botas de goma se hace normalmente cada año, los guantes y barbijos cuando se rompen o gastan. Los uniformes de trabajo en general son dejados en el hospital al terminar el turno para ser usados nuevamente el día siguiente. Algunas veces son lavados en los hogares del personal de limpieza. La higiene de manos y antebrazos tanto para el personal de limpieza que manipula residuos biocontaminados como para el personal médico se realiza con jabón neutro; para las actividades a realizar en el quirófano y sala de partos se utiliza una solución de pervinox al 5%. En áreas no críticas como los consultorios del Pasillo E, en los lavatorios existentes se utiliza jabón de tocador para la higiene de manos. En relación al control de plagas que se puedan presentar (cucarachas, ratas, arañas, etc.), se realizó una fumigación por parte de la Municipalidad de Rosario hace aproximadamente tres años, para lo cual se cerró el hospital por un día (trasladando los servicios de guardia a los centros de salud). Aún no se hizo por parte de la Municipalidad o del Ministerio de Salud una nueva fumigación, pero cuando se presenta la necesidad de controlar una plaga de cucarachas o de ratas por ejemplo (estas últimas provienen del baldío ubicado en el terreno trasero colindante), el hospital se encarga de comprar algunos productos y elementos para su aplicación desde una agroquímica y los coloca en lugares estratégicos de no presencia humana (como ser resumideros, canaletas, techos, esquinas del edificio, etc.). Los residuos de envases y otros insumos que se usan para las fumigaciones que realiza la Municipalidad son retirados por la misma, y los residuos como guantes, frascos de veneno líquido u otros generados en el control de plagas hecho por el hospital son arrojados a las bolsas rojas que luego retira Hábitat Ecológico. Como medidas de SySO que se aplican en el hospital, se mencionan las siguientes:  Nunca se limpia o desinfecta un área sin los EPP correspondientes, al menos sin los EPP básicos (guantes, botas, uniforme).  A la sala de quirófano siempre se ingresa con ambo, cofia, botas de tela y guantes.  En el lavado de utensilios, se utiliza lavandina para aquellos que son usados por pacientes infectocontagiosos y se los guarda en forma separada del resto y son de uso exclusivo para esos pacientes.  El personal médico utiliza guantes de látex descartables al momento de manipular residuos biocontaminados.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 169  Se procura no usar los mismos elementos de limpieza para distintos usos y para áreas con diferente criticidad.  No se mezcla lavandina con detergente por los gases irritantes que libera y por ser totalmente ineficaz para la desinfección.  Cuando ingresan pacientes con enfermedades contagiosas o críticas, se da aviso a la cocina inmediatamente y a la gente de limpieza para que tomen las precauciones necesarias para separar los utensilios y vajilla, usar los EPP, realizar una buena limpieza y desinfección, etc. También el personal médico extrema los cuidados en la manipulación de elementos corto-punzantes que entren en contacto con el paciente. Con respecto a capacitaciones o charlas sobre bioseguridad, manejo correcto de residuos y metodologías de limpieza y desinfección, no existe un programa de capacitación activo ni registro de las mismas dictadas sobre todo al personal de limpieza y mantenimiento. Hubo una charla dirigida al personal de limpieza y mantenimiento hace más de tres años, dictada por Agrotécnica Fueguina y en forma aislada el personal médico daba recomendaciones sobre estos temas. Desde el hospital se declara que la empresa Hábitat Ecológico había planificado el dictado de una capacitación a principios del año 2.010, pero que finalmente no se hizo, reprogramándose para este año y dirigida a todo el personal que trabaja en el hospital (médicos, enfermeras, técnicos, personal de mantenimiento, limpieza, cocina y choferes de ambulancias). A pesar de que no se registran accidentes por mal manejo de residuos peligrosos (como puede ser pinchazos con agujas) o contagio de enfermedades infecciosas intrahospitalarias, tanto el personal de limpieza como el personal médico reconoce que se aplican pocas medidas de salud y seguridad ocupacional y existen falencias en las que sí se aplican. Además, se reconoce que la separación en origen de residuos no es del todo correcta, las bolsas no son usadas adecuadamente, la recolección y transporte interno presenta algunos errores y el almacenamiento temporal interno de residuos es deficiente. La gestión que se realiza una vez que las bolsas (rojas sobre todo) son retiradas del establecimiento, es poco conocida por las autoridades y personal médico del hospital. Se reconoce también tanto desde el personal médico (sobre todo las enfermeras) y desde el personal de limpieza, la falta de trabajo en equipo, soporte y colaboración entre todos los niveles del personal hospitalario. El nivel gerencial comenta que en general, la temática de bioseguridad y uso de EPP es completa en la teoría pero deficiente una vez que es llevado a la práctica. El presupuesto ministerial asignado a cada establecimiento de salud es bastante limitado, con trabas burocráticas y demoras en la asignación de recursos, compra de materiales, mantenimiento de infraestructura, instalaciones, aprovisionamiento de equipos y materiales médicos, etc. No sólo se detectan faltantes de insumos y materiales, sino también de personal que se designe para tareas de mantenimiento y limpieza. Se reconoce que el Estado tiene la obligación de cumplir con su rol de asesorar a los establecimientos de salud en temáticas que abarcan no sólo la rama de la medicina sino también de la arquitectura, ingeniería, legislación, entre otras; además de garantizar una
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 170 cobertura de insumos, materiales, capacitaciones, prevención de accidentes, equipamiento médico, etc., necesarios para una buena atención médica. También se comenta que en la gran mayoría de los establecimientos de salud dependientes del Ministerio de Salud Pública se presentan falencias y falta de políticas definidas y bien gestionadas de salud ambiental, bioseguridad, etc. En el hospital no existe un comité de prevención e investigación de accidentes o enfermedades intrahospitalarias, ni comités de bioseguridad, por lo que son inexistentes normas escritas, actualizadas y disponibles para el personal hospitalario sobre bioseguridad. Se lleva una estadística de accidentes intrahospitalarios pero no sucedió nunca nada en relación al manejo de residuos hospitalarios. En relación a otros eventos que sean de emergencia no hay planes de emergencia, evacuación y actuación en caso de catástrofes. La señalética y cartelería de seguridad, separación en origen de residuos y áreas críticas es deficiente. Son muy pocos los sectores (como la sala de niños, sala de partos, sala de maternidad) en donde existen listas pegadas en las paredes sobre cómo separar en origen los residuos. Los recipientes para residuos no tienen identificación, muchos de ellos usados para residuos biocontaminados están al alcance de los pacientes o visitas, hay muy poca cartelería de seguridad (matafuegos, qué hacer en caso de emergencias, información al público sobre manejo de residuos, por mencionar algunos ejemplos), la zona de almacenamiento final temporal de residuos presenta una serie de riesgos para la salud e impactos ambientales. Figura 31: lista de los residuos que se deben separar en origen en bolsa roja y bolsa negra.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 171 Figura 32: señalética de bioseguridad (manejo de elementos corto-punzantes) e higiene de manos. Figura 33: elementos de higiene y desinfección usados por el personal de limpieza: baldes con agua, botellas con detergente y lavandina, precintos plásticos tipo cola de ratón y bolsas de residuos rojas y negras. 3.5. Identificación y determinación de significancia de aspectos ambientales y de peligros de SySO La metodología usada para identificar los aspectos ambientales y peligros de SySO de una organización, es determinante para garantizar que el proceso de análisis de éstos no sea “inmanejable” en el futuro y termine generando más confusión que claridad dentro de la operación de un SGA y SGSySO. Es por eso, que antes de cometer dicha identificación, se deben delimitar algunos elementos, tales como los límites de los aspectos y peligros a identificar y el nivel de detalle con que se evaluarán las actividades, productos o servicios contenidos dentro de estos límites (adaptado de Márquez, R. L., 2.010).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 172 La identificación y determinación de significancia de aspectos y peligros del hospital en relación al manejo de sus residuos, se inició con el conocimiento de todas las actividades que se llevan a cabo que pueden derivar en un impacto ambiental y/o un riesgo para la salud y seguridad tanto de los trabajadores como el público en general. A través de este procedimiento se puede generar y mantener actualizado un registro que lista todos los aspectos ambientales y peligros de SySO e identifica aquellos que son considerados como significativos o críticos (dado que derivan en impactos y/o riesgos significativos). A partir de esta información, se pudieron delinear los objetivos, metas, programas e indicadores para el control de los aspectos y peligros identificados. Se eligió una metodología que se basa en el siguiente esquema de trabajo: La etapa de Planificación tuvo como objetivo preparar el material que fue necesario en el proceso de identificación de aspectos y peligros, como ser una encuesta de autodiagnóstico y preguntas relevantes que se hicieron a los actores claves, listados de chequeo, la información de las actividades que se llevan a cabo, el historial de accidentes y estadísticas, etc. También se identificaron todas las áreas físicas del hospital sobre las que se buscaron los aspectos y peligros, contando con un plano o croquis del establecimiento para una mejor ubicación y descripción de las áreas. En la segunda etapa, de inspección visual y recopilación de información, se recorrió cada una de las áreas físicas identificadas para recabar suficiente información que permitió determinar los elementos que consituyen un aspecto ambiental y/o un peligro de SySO. Aquí fue de gran utilidad la encuesta de “autodiagnóstico para el conocimento de la gestión de residuos del Hospital Joaquín Corbalán”, realizada en base a la “guía de autodiagnóstico de gestión de residuos de establecimientos de salud (GARES)” del FESP del Ministerio de Salud (ver Anexo I de la presente tesina). Se recogieron datos como: descripción de la actividad llevada a cabo, segregación de residuos, recipientes de residuos usados, EPP usados, etc., además de realizar un relevamiento fotográfico. Esta etapa es lo que constituyó la revisión ambiental y de SySO del hospital en relación al manejo de residuos. La tercera etapa de elaboración del listado de aspectos y peligros e impactos y riesgos asociados, consistió en ordenar, agrupar y describir en matrices (ver Anexo V de la presente tesina) las actividades o procesos de cada área física de las cuales se desprendían aspectos ambientales y peligrosos de SySO, que a su vez generaban o podían generar un impacto ambiental y/o un riesgo de SySO (relación de causa-efecto), teniendo en cuenta qué factores ambientales son suceptibles de impacto y qué daños pueden ocasionarse sobre las personas. Sobre las mismas matrices, se completaron datos tomando los siguientes criterios de evaluación:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 173  Clase: si el aspecto/peligro causa un impacto/riesgo asociado benéfico (+) o adverso (-).  Incidencia: el tipo de control que tiene el hospital sobre los aspectos y peligros que generan impactos y riesgos. Es de incidencia directa (D) cuando el hospital tienen control y puede tomar una acción concreta dentro del establecimiento para mejorar su desempeño ambiental y de SySO. Es de incidencia indirecta (I) cuando el hospital no tiene control, pero se puede ayudar a revertir el potencial de impacto o riesgo ejerciendo algún tipo de influencia sobre los pacientes, público en general, contratistas, etc.  Temporalidad: se refiere a si los impactos/riesgos derivados de los aspectos/peligros son de actividades realizadas en el pasado (Pa), presente (Pr) o de actividades que se realizarán en un futuro (F).  Condición: pudiendo ser Normal (N), Anormal (A) o de Emergencia (E). Es Normal si los aspectos o peligros derivan de actividades, tareas o situaciones que se desarrollan respetando procedimientos de trabajo existentes, requisitos legales y/o propios del hospital y normas de prevención de accidentes. Es Anormal cuando los aspectos o peligros derivan de actividades, tareas o situaciones que se realizan sin respetar completamente procedimientos de trabajo existentes, requisitos legales y/o propios del hospital y normas de prevención de accidentes. Es de Emergencia cuando los aspectos o peligros son los resultantes de tareas, actividades o situaciones que pone en riesgo la salud o seguridad de las personas y el ambiente, ocurriendo de manera imprevista, como por ejemplo un incendio, inundaciones, cortes de energía y de agua, derrames de productos químicos, fuga de gases tóxicos, etc. Finalmente en la cuarta etapa, una vez identificados los aspectos/peligros y sus correspondientes impactos/riesgos, se procedió a asignar el nivel de criticidad o significancia a los aspectos y peligros. Las normas ISO 14.001 y OHSAS 18.001 no ofrecen ninguna guía detallada de cómo evaluar la significancia de aspectos y peligros; sólo es un estándar generalizado (Whitelaw, K., 2.004). Por ejemplo, según la Norma ISO 14.004 y como fue mencionado en el punto 2.10.4. de la presente tesina, los criterios del carácter significativo pueden aplicarse a los aspectos y a los impactos ambientales. Se puede establecer niveles (o valores) de significancia asociados con cada criterio, por ejemplo, basados en una combinación de posibilidad (probabilidad/frecuencia) de que ocurra un suceso y sus consecuencias (severidad/intensidad). Algún tipo de escala o jerarquización puede ser útil en la asignación del carácter significativo, por ejemplo, cuantitativamente en términos de un valor numérico o cualitativamente en términos de niveles tales como alto, medio, bajo o insignificante. Por lo tanto, cada organización puede emplear la metodología que prefiera, siempre que se la utilice de forma rigurosa, transparente, sistemática y posea criterios de evaluación justificados y apropiados para la organización. La determinación de significancia de aspectos y peligros, no tiene por qué ser complicada en exceso, pero se debe tratar de incluir la escala, severidad, probabilidad de ocurrencia y la duración de los impactos y riesgos derivados de aspectos y
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 174 peligros. Sin embargo, no evaluar específicamente la escala, severidad, probabilidad y duración del impacto/riesgo, no quiere decir que no se haya tenido en cuenta; en la argumentación se explica por cuál de estos elementos es que se dio la calificación asignada (Márquez, R. L., op. cit.). Si se presenta una falta o carencia de información para poder realizar una evaluación satisfactoria, entonces el asunto debe automáticamente convertirse en un impacto/riesgo significativo, permaneciendo de esa manera hasta contar con la información adecuada para reajustar la valoración (adaptado de Whitelaw, K., op. cit.). Para la determinación de significancia de aspectos y peligros del Hospital Joaquín Corbalán, se tomaron en consideración las siguientes variables41 :  Exposición (E): señala con qué frecuencia se presenta o puede presentar un aspecto/peligro que produzca un impacto/riesgo, es decir el acontecimiento indeseado que iniciaría la secuencia del impacto o riesgo. La escala de exposición es la siguiente: Puntaje Categoría Condición 1 Muy frecuente Se realiza o presenta diariamente 0.8 Frecuente Se realiza o presenta una o dos veces por semana 0.6 Moderada Se realiza o presenta una vez por mes 0.4 Baja Se realiza o presenta una vez por trimestre 0.2 Remota Se realiza o presenta una vez al año o en mayor tiempo  Probabilidad (P): indica la ocurrencia de un impacto/riesgo, una vez presentada la situación de un aspecto/peligro. Si un impacto/riesgo es cierto o probable que ocurra, entonces ¿qué tan a menudo eso pasa o puede pasar? ¿A diario, mensualmente, una vez al año…?. La escala de probabilidad es la siguiente: Puntaje Categoría Condición 1 Continuo Ocurrencia de tres veces por semana o más 0.8 Repetido Ocurrencia de una o dos veces por semana 0.6 Regular Ocurrencia de una vez por mes 0.4 Intermitente Ocurrencia de una vez cada tres meses 0.2 Rara vez Ocurrencia de una vez al año o en mayor tiempo  Control (C): corresponde al grado de control que se tiene actualmente sobre los impactos/riesgos (ciertos o potenciales) generados por aspectos/peligros. La escala de control es la siguiente: 41 En base a procedimientos existentes de identificación y evaluación de aspectos y peligros de empresas establecidas y que obtuvieron certificaciones internacionales; a la norma UNE 150008 EX 2000 (Norma española de “Análisis y evaluación del riesgo medioambiental”) y al método de William T. Fine para la evaluación de riesgos. Cabe aclarar que para la parte ambiental, la metodología usada no representa un EsIAS propiamente dicho, debido a que no es multidisciplinaria y representa una aproximación o estimación de la significancia para elaborar los lineamientos de los objetivos, metas, programas e indicadores.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 175 Puntaje Categoría Condición 5 Incontrolable No existe o no se conoce forma alguna de control 4 No controlado Existiendo o conociendo alguna forma de control, no ha sido implementada 3 Control Parcial Los dispositivos actuales de control son insuficientes o están deficientemente implementados 2 Controlado Dispositivos actuales de control son efectivos la mayoría de las veces 1 Control Total Los dispositivos actuales de control son siempre efectivos  Severidad (Se): está referido al grado con que el impacto afecta o puede afectar factores ambientales del hospital o sus alrededores, incluidos el aire, agua y suelo; o al grado de daño o perjuicio sobre la salud y seguridad de las personas del hospital o de sus alrededores. La escala de severidad está definida de la siguiente manera: Puntaje Categoría Condición 5 Severo Catastrófico, muy dañino o potencialmente irreparable, gran esfuerzo necesario para corregir y recuperar / Muerte o incapacidad laboral permanente superior o igual al 66% 42 . 4 Serio Dañino y potencialmente reparable, dificultad para corregir pero reparable / Lesión o enfermedad grave que resulte en una incapacidad laboral temporaria mayor a 6 meses, o permanente menor al 66%. 3 Moderado Algo dañino, corregible / Lesión o enfermedad que resulte en una pérdida mayor a 2 semanas. 2 Leve Alteración mínima del factor o característica ambiental considerada, fácilmente corregible / Lesión o enfermedad que resulte en una pérdida menor a 2 semanas. 1 Inofensivo Sin impacto significativo para el ambiente / Lesión que requiera sólo de primeros auxilios, sin pérdida de días ni necesidad de hospitalización. El nivel de significancia está dado por la multiplicación de las variables anteriores, representado por la siguiente fórmula: S = E x P x C x Se Los niveles o categorías de significancia son fijados a través de la siguiente tabla: 42 Según el art. 8 de la Ley 24.557 sobre Riesgos del Trabajo, existe situación de Incapacidad Laboral Permanente (ILP) cuando el daño sufrido por el trabajador le ocasione una disminución permanente de su capacidad laborativa. La Incapacidad Laboral Permanente (ILP) será total, cuando la disminución de la capacidad laborativa permanente fuere igual o superior al 66%, y parcial, cuando fuere inferior a este porcentaje.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 176 Valor Significancia Descripción 11,01 a 25 (56% del total) Alta (A) No se debe continuar o comenzar la tarea o actividad hasta que el impacto/riesgo haya sido eliminado, reducido y controlado. Las medidas a tomar para controlar los impactos/riesgos deben ser inmediatas. 3,01 a 11 (32% del total) Media (M) No es una emergencia pero debe corregirse en el corto a mediano plazo, mientras los recursos lo permitan y las inversiones sean precisas. 1 a 3 (12% del total) Baja (B) No se necesitan mejorar las acciones preventivas o las medidas de control son adecuadas o no se requiere acción específica. Sin embargo, es necesaria la comprobación periódica para asegurar que se mantiene la eficacia de las medidas de control. Según la tabla precedente, son impactos/riesgos significativos (y por lo tanto, derivan de aspectos/peligros también significativos), aquellos de valor mayor a 11. Además, aquellos impactos/riesgos que estén asociados a requisitos legales u otros propios del Hospital y que no se cumpla con los mismos, en forma total o parcial (ya sea en el momento de realización de la actividad/tarea o en la generación del aspecto/peligro que derive en un impacto/riesgo), automáticamente se vuelven significativos (quedando marcados en las matrices con color rojo, en la celda correspondiente a cumplimiento de requisitos legales y/o propios), aún si el resultado de la valoración haya dado menor o igual a 11. Para aquellos que estén relacionados con requisitos legales o propios del hospital, y que se sospecha que existe incumplimiento de los mismos, quedarán marcados de color amarillo en la celda correspondiente a cumplimiento, hasta tanto se verifique mediante las medidas correspondientes, el cumplimiento o no de requisitos. Una vez completadas las matrices de cada área física, para poder visualizar mejor qué impactos y riesgos derivan de aspectos y peligros significativos, se decidió listar los mismos según cada etapa de la gestión actual de residuos llevada en el Hospital Corbalán (incluidas las acciones de limpieza y desinfección) siendo las siguientes: Etapa de generación de residuos: Impacto/Riesgo Aspecto/Peligro Valora- ción Cumpli- miento requisitos legales Área física Contaminación del suelo en basural municipal por incremento de residuos Generación y descarte de residuos comunes X Todas Generación de residuos peligrosos (descarte como residuos comunes o biocontaminados): tubos fluorescentes, pilas, envases de mercurio, envases de reactivos, envases de aerosoles e insecticidas, baterías usadas, aceites y filtros usados, cartuchos de impresoras, medicamentos vencidos X Tubos fluorescentes, pilas y envases de aerosoles e insecticidas: mayoría de áreas. Envases de mercurio: odontología. Envases de reactivos: laboratorio. Baterías usadas: ambulancias. Aceites y filtros usados:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 177 Grupo electrógeno. Cartuchos de impresoras: Of. Arancelamiento y RRHH Medicamentos vencidos: farmacia. Contaminación del agua Generación y descarte de residuos líquidos con restos de mercurio a la red cloacal interna X Odontología Dilución con agua y descarte por cloaca de reactivos Laboratorio Generación, manipulación y descarte de líquidos residuales del revelador, fijador y de enjuague por la red cloacal interna Rayos X Riesgo biológico y heridas por material cortopunzante Generación, manipulación y descarte de residuos biocontaminados / Uso de botellas plásticas de bebida para descarte de punzo-cortantes / Lavado y desinfección de instrumental médico X Guardia, quirófano, sala de partos, laboratorio, salas de internación (incluida UTC), lavadero, consultorios (mayoría), APS, ambulancias. Riesgo biológico Existencia de bolsas abiertas con residuos biocontaminados en pasillos de circulación X Quirófano Manipulación de ropa contaminada Lavadero Riesgo químico Manipulación de mercurio líquido, generación de vapores de mercurio X Odontología Derrame de reactivos y descarte de envases vacíos Laboratorio Almacenamiento de envases vacíos de productos de revelado y fijado / Contacto con soluciones de revelado y fijado / Generación de vapores del revelado y fijado Rayos X La generación de efluentes líquidos cloacales provenientes de los baños públicos y del personal hospitalario, la cocina, las piletas de lavado de manos y de utensilios; las piletas del laboratorio, quirófano y de la sala esterilización, si bien generan un aporte de contaminantes orgánicos e inorgánicos a la red cloacal, es necesaria la realización de análisis químicos para comprobar si las descargas cumplen con los límites máximos de los parámetros del contrato de concesión para desagües cloacales de la empresa prestadora. Etapa de recolección y transporte interno de residuos / circulación de personas: Impacto/Riesgo Aspecto/Peligro Valora- ción Cumpli- miento requisitos legales Área física Caídas, golpes, torceduras, heridas, traumatismos Acumulación sobre el piso de residuos de equipos y elementos en desuso, sin señalización o protección / Existencia de desnivel por tapa hundida de cámara de inspección cloacal / Almacenamiento en estanterías, X Estacionamiento cubierto de ambulancias / Hall principal de distribución / Depósito general
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 178 cajas y sobre el piso de elementos, productos y equipos en uso y desuso Riesgo biológico: contacto con residuos biocontaminados, potencialmente infecciosos Manipulación de bolsas de residuos biocontaminados para recolección. X Guardia, quirófano, sala de partos, laboratorio, salas de internación (incluida UTC), lavadero, consultorios (mayoría), APS, ambulancias. Cierre y precintado de bolsas rojas extraídas de las áreas físicas Patio Interno anexo al comedor Riesgo ergonómico: lesiones musculares por transporte de cargas pesadas Transporte manual de bolsas de residuos biocontaminados y comunes de las áreas de generación; por lo general sin cerrar o precintar X Hall principal de distribución, pasillos de distribución Exposición a riesgo biológico a pacientes y público en general Transporte manual de bolsas de residuos biocontaminados de las áreas de generación; por lo general sin cerrar o precintar / Circulación de personas y realización de tareas en forma anexa a la sala de UTC X Hall principal de distribución, pasillos de distribución / Sala de UTC Etapa de almacenamiento temporal final interno (contenedores de residuos y terreno anexo): Impacto/Riesgo Aspecto/Peligro Valora- ción Cumpli- miento requisitos legales Área física Riesgo biológico: potencial dispersión de agentes infecciosos y contacto manual con bolsas rojas rotas Circulación no restringida y exposición a corta distancia del contenedor de residuos biocontaminados X X Hogar del Sr. Pipí, tendedero de ropa lavada, zona estacionamiento vehículos particulares y ambulancia, terreno circundante Riesgo biológico: potencial dispersión de agentes infecciosos hacia la comunidad intra y extra hospitalaria. Foco de proliferación de ratas, mosquitos, moscas y cucarachas. Ruptura de bolsas rojas por ratas y gatos; existencia de moscas sobre bolsas y residuos X X Contenedor de residuos biocontaminados Riesgo biológico: contacto con residuos potencialmente infecciosos y heridas por manipulación de residuos cortopunzantes. Extracción de residuos desparramados por ruptura de bolsas X X Contenedor de residuos biocontaminados Contaminación focalizada del suelo del predio hospitalario Pérdida o derrame de residuos biocontaminados sobre el suelo. Infiltración del agua de lluvia en los residuos y X Porción de suelo donde se encuentra el contenedor de R. biocontaminados
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 179 posterior descarga sobre el suelo Generación y descarte sobre el pasto de residuos líquidos con lavandina por desinfección del contenedor de residuos biocontaminados y por desinfección de ambulancias X Porción de suelo donde se encuentra el contenedor de R. biocontaminados / Sector de estacionamiento ambulancias Acumulación sobre el suelo y al aire libre de residuos: chapas, bolsas plásticas, cajones de madera, recipientes metálicos, escombros, etc. X Porción de terreno anexa al hogar del Sr. Pipí Pérdida o derrame de residuos comunes y peligrosos sobre el suelo X Contenedor de residuos comunes y porción de suelo anexo Intensificación de malos olores Aceleración de la putrefacción de residuos biocontaminados por exposición a radiación solar, viento y lluvia / Aceleración de la putrefacción de residuos orgánicos putrescibles X Contenedor de residuos biocontaminados / Contenedor de residuos comunes Contaminación del aire Generación de gases de combustión por quema de papeles al aire libre X Porción de terreno anexa al hogar del Sr. Pipí Proliferación de ratas, mosquitos, moscas y cucarachas. Ruptura de bolsas por ratas y gatos; existencia de moscas sobre bolsas y residuos X Contenedor de residuos comunes Caídas, golpes, torceduras, cortes Acumulación sobre el suelo y al aire libre de residuos: chapas, bolsas plásticas, cajones de madera, recipientes metálicos, escombros, etc. X Porción de terreno anexa al hogar del Sr. Pipí Acciones de limpieza y desinfección (superficie hospitalaria, instrumental, elementos varios): Impacto/Riesgo Aspecto/Peligro Valora- ción Cumpli- miento requisitos legales Área física Irritación ocular y cutánea Salpicaduras de agua con lavandina por manipulación de baldes, trapos, haraganes para limpieza y desinfección de superficies / Fraccionamiento de productos químicos de limpieza en envases más pequeños X Todas excepto áreas que no necesitan eliminación de microorganismos (Depósito General, Sala de Reuniones, Of. Administrativas y gerenciales) / Depósito General Irritación ocular y cutánea Contacto con lavandina por desinfección de instrumental médico, instrumentos de laboratorio, ropa contaminada. X Quirófano, Sala de Esterilización, Laboratorio, Lavadero. Riesgo ergonómico: lesiones Realización de movimientos repetitivos, postura inadecuada de limpieza X Todas
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 180 musculoesquelé- ticas, dolor lumbar La generación de efluentes líquidos cloacales provenientes de la limpieza y desinfección de pisos y otras superficies, si bien generan un aporte de contaminantes orgánicos e inorgánicos a la red cloacal, es necesaria la realización de análisis químicos para comprobar si las descargas cumplen con los límites máximos de los parámetros del contrato de concesión para desagües cloacales de la empresa prestadora. Según las tablas precedentes, puede observarse que en las etapas de Generación, Recolección/ Transporte y las acciones de limpieza y desinfección, la significancia de aspectos/peligros está dada por el incumplimiento parcial o total de los requisitos legales aplicables a una Gestión de Residuos. En la etapa de Almacenamiento temporal final interno, la significancia además de estar regida por algún tipo de incumplimiento de requisitos, está asociada a una valoración alta, específicamente en el riesgo biológico que se presenta por la ubicación y estado de conservación actual del contenedor de residuos biocontaminados. A pesar de que la metodología utilizada para la valoración de aspectos/peligros (con sus consecuentes impactos/riesgos), toma factores susceptibles de impacto ambiental (suelo, agua, aire) y factores susceptibles de riesgo en la salud y seguridad de las personas, no toma en consideración los problemas que pueden resultar por una mala gestión interna de residuos, como ser de costo, técnicos, de infraestructura, de eficiencia en el uso de insumos, etc. Por ello, se listan a continuación, los problemas que pudieron ser detectados en la revisión inicial del Hospital (ya mencionados en los puntos 3.4.7.1., 3.4.7.2., 3.4.7.3, 3.4.7.4 y 3.4.7.5. de la presente tesina):  Para las dos categorías que actualmente se manejan en el hospital (residuos comunes y residuos biocontaminados), la cantidad y calidad de recipientes es insuficiente en la mayoría de las áreas.  Los recipientes no están señalizados o identificados según categoría, ya sea mediante identificación sobre el mismo recipiente o por identificación en paredes o mesadas  Las bolsas usadas para residuos comunes no siempre son de color negro, de un micronaje adecuado y de un tamaño concordante con los recipientes existentes. De igual manera, se presenta en algunos casos para residuos biocontaminados, el uso de bolsas distintas a las correctas (menor grosor, distinto color); estas bolsas en la etapa de recolección se colocan dentro de bolsas rojas para biocontaminados. Se detectó la presencia de bolsas rojas en recipientes para residuos comunes en los pasillos de mayor circulación de pacientes y público en general.  Se detectó la mezcla de residuos de distinta clase o categoría, tanto en áreas de circulación de pacientes y público en general, como en las áreas específicas de atención médica.  Sólo en algunos lugares como en la sala de partos, sala de niños y sala de maternidad, existen listas especificando qué residuos se deben arrojar en cada bolsa (roja y negra).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 181  No se hace etiquetado ni pesaje de residuos biocontaminados y comunes, por lo que no se lleva una estadística interna de generación de residuos (solamente se cuenta con el dato de generación en cantidad y peso de residuos de bolsa roja en los remitos y manifiestos de recolección que entrega Hábitat Ecológico. Cabe mencionar que para el llenado del remito en cada recolección, la empresa recolectora estima el peso).  La falta de señalización, cartelería y avisos de importancia es generalizada, tanto para el personal propio del hospital como para pacientes y público en general. Esto incluye: horarios y ruta de transporte de residuos, limpieza de espacios, existencia de riesgos químicos, físicos y biológicos; qué hacer en caso de emergencias, etc.  El transporte de residuos tanto de bolsa negra como de bolsa roja desde las áreas de generación hasta el sitio de almacenamiento final, es totalmente manual, es decir sin el uso de ningún carro transportador que evite el contacto directo de la bolsa con las manos del personal de limpieza. Además, se suele extraer las bolsas rojas desde las áreas de generación sin cerrarlas o precintarlas, para hacerlo recién en el patio interno anexo al comedor del personal que se encuentra sobre el pasillo D.  A la hora de realizar limpieza y desinfección hospitalaria, las superficies de paredes en muchos casos no son fáciles de desinfección (cemento) y son propensas a la acumulación de microorganismos y suciedad.  No se cuenta en todas las áreas físicas con las hojas MSDS (hojas de seguridad) de productos químicos utilizados, como por ejemplo en la sala de Rayos X.  Los elementos de protección personal (EPP) necesarios en cada etapa de la gestión de residuos, suele ser insuficiente o no adecuado, sobre todo para el personal que se dedica a la limpieza y recolección de residuos.  La misma situación ocurre con los elementos de limpieza y desinfección usados por el personal de limpieza. La solución al 2% actualmente usada en forma general para todas las áreas puede que no sea suficientemente efectiva para áreas de mayor concentración y diversidad de organismos patógenos.  La pileta del patio interno anexo al comedor del personal es usada para el lavado y desinfección de elementos de limpieza como trapos y guantes, pero también para el lavado de los utensilios como bandejas, tazas y cubiertos usados por los pacientes en internación.  No se realiza una recuperación de los residuos orgánicos putrescibles (especialmente restos de fruta y verdura, cáscaras, etc.) que se generan en la cocina, comedor del personal o de la comida de pacientes no infecto-contagiosos, a pesar de que el Hospital cuenta con un buen espacio de terreno sin superficie construida para destinar una parte a producir compost.  No se mantiene un programa activo de capacitación y entrenamiento al personal del hospital (servicios generales, médicos, técnicos, enfermeras y administrativos) sobre gestión de residuos, actuación en caso de emergencias, etc. Tampoco existe un Comité de Salud, Seguridad y Ambiente.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 182  En caso de que el propio personal de servicios generales del hospital tenga que realizar control de plagas, los residuos resultantes de productos químicos son descartados como residuos biocontaminados.  Se detectó deterioro parcial de la estructura de la pileta usada en el proceso de revelado de placas en la Sala de Rayos X. Se presume que, como los líquidos descartados del producto revelador, fijador y enjuague son eliminados hacia las cañerías de la red cloacal, éstas presentan también cierto grado de deterioro. El desarrollo y análisis de esta cuarta etapa de la metodología, permitió diseñar los lineamientos generales de los objetivos, metas, programas e indicadores ambientales y de SySO (punto 3.7.) para aquellos aspectos/peligros y sus consecuentes impactos/riesgos valorados como significativos (valor mayor a 11) y para aquellos que:  Son de significancia media (valor entre 3 y 11),  Se sospecha incumplimiento de requisitos legales. 3.6. Política para el SGA y SGSySO Integrado Identificados y jerarquizados los Aspectos Ambientales y los Peligros de SySO significativos, se pudo plantear una propuesta de Política Ambiental para el establecimiento, la que se elaboró bajo el conocimiento de la autoridad máxima del mismo. Política Integrada de Ambiente, Salud y Seguridad Hospital Joaquín Corbalán La Gerencia General del Hospital Joaquín Corbalán, hospital público de la ciudad de Rosario de Lerma (Salta), se compromete a: 1. Incluir de forma gradual en su gestión general, un Sistema Integrado de Ambiente, Salud y Seguridad Ocupacional, para el manejo interno de los residuos sólidos y líquidos que genera como resultado de sus actividades de salud. 2. Dar cumplimiento a los requisitos legales ambientales, de salud y de seguridad ocupacional vigentes y aplicables; requisitos propios del establecimiento y otros que éste suscriba. 3. Identificar los aspectos - peligros y sus impactos - riesgos asociados del establecimiento que más relevancia tienen sobre el ambiente y sobre los trabajadores del hospital, los pacientes, las visitas y el público en general. 4. Minimizar a través de actividades y controles las posibilidades de generar impacto sobre el ambiente y riesgos a la salud y seguridad que surgen por el manejo de los residuos hospitalarios.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 183 5. Revisar regularmente, las actividades del manejo de residuos para aplicar las medidas tendientes a mejorar continuamente el desempeño ambiental, de salud y seguridad ocupacional del establecimiento. La Gerencia General del Hospital se compromete a asegurar continuamente la comunicación y entendimiento de esta Política Integrada a todos los trabajadores del establecimiento y público en general, manteniendo una adecuada estructura organizacional, asignando recursos apropiados, estableciendo objetivos, planes de acción y todo elemento de gestión necesario para demostrar un sólido desempeño ambiental, de salud y seguridad ocupacional en la gestión de sus residuos. Todos los trabajadores del Hospital deberán estar comprometidos en cumplir y fortalecer esta política, cuya aplicación les será obligatoria. Gerencia General Hospital Joaquín Corbalán 3.7. Objetivos, metas, programas e indicadores ambientales y de SySO A partir de la política integrada de ambiente, salud y seguridad ocupacional y de la identificación y valorización de los aspectos y peligros, se proponen los lineamientos generales de los objetivos, metas, programas e indicadores que asumiría el establecimiento para mejorar su actual desempeño ambiental y de SySO, dirigidos a aquellos aspectos/peligros e impactos/riesgos significativos (valor mayor a 11), de significancia media (valor entre 3 y 11) y los que se sospecha incumplimiento de requisitos legales. Estos objetivos, metas, programas e indicadores se formulan para esta primera etapa del Sistema de Gestión Integrado (etapa de Planificación); por lo que deberán ser revisados y modificados cada determinada frecuencia (al menos una vez por año), al igual que la política ambiental, ante el avance de las etapas posteriores al Sistema Integrado, los cambios en la gestión organizacional, la modificación de actividades y el surgimiento de nuevos aspectos y peligros. Los objetivos se plantearon de la siguiente manera: un objetivo general que será el marco global de acción y objetivos específicos que serán el marco particular de acción. El objetivo general apunta al cumplimiento gradual de los requisitos legales que actualmente se omiten total o parcialmente en el Hospital; y los objetivos específicos se desprenden del objetivo general para atacar cada situación con falencias u oportunidades de mejora del desempeño ambiental y de SySO. Cada objetivo tiene asociado una meta, un programa e indicadores para el monitoreo de cada objetivo. El nivel de desempeño medible de las metas en esta etapa de Planificación, es tomando el tiempo como parámetro, designándose a corto (dentro de los 6 meses), mediano (dentro del año) o largo plazo (más de un año). Los programas son tareas o actividades a cumplir, la asignación de recursos y responsabilidades para poder cumplir con éxito los objetivos que se
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 184 plantean. Los indicadores, son parámetros que sirven para realizar el seguimiento del progreso en el logro de los objetivos y las metas; también sirven para analizar y mejorar el desempeño ambiental y de SySO. OBJETIVO GENERAL META PLAZO INDICADORES Dar cumplimiento a los requisitos legales aplicables y otros que suscriba el hospital A corto y largo plazo 6 meses a 2 años - Número de denuncias/quejas recibidas de partes interesadas. - Porcentaje de cumplimiento legal. Los problemas detectados en el manejo de residuos del Hospital Corbalán, se deben principalmente a que no se está cumpliendo con los requisitos legales aplicables a la gestión de residuos hospitalarios. Esta situación se genera por varios factores: cierto grado de desconocimiento de la legislación aplicable, cierto grado de desconocimiento de la responsabilidad que debe cumplir el Hospital como institución generadora de residuos hospitalarios, falta de presupuesto público, falta de asesoramiento legal y técnico por parte de las autoridades de control, escasez de toma de decisiones internas a nivel gerencial, entre otros. Como se estableció en la política integrada que se propone para el Hospital, existiría por parte de éste el compromiso de dar cumplimiento a los requisitos legales aplicables y cualquier otro requisito que suscriba en el futuro. Dicho cumplimiento debe poder ser realizado a través del principio de progresividad, es decir que todas las actividades, cambios, modificaciones, etc. en pos de la mejora actual del desempeño ambiental y de SySO para el manejo de residuos del hospital que tenga asociado un cumplimiento legal, tienen que poder hacerse paso a paso, en forma gradual, proyectados en un cronograma temporal que facilite la adecuación correspondiente de actividades, insumos, paradigmas, tecnologías, presupuesto, recursos. Además, las Normas internacionales ISO y OHSAS exigen como uno de los requisitos, el cumplimiento legal, por ende se deberán asignar todos los recursos necesarios en forma progresiva, para no omitir este punto. Los puntos de los requisitos legales aplicables que deben cumplirse son: - Ley N° 19.587/72 y D.R. N° 351/79 “Medicina, Higiene y Seguridad en el trabajo”: artículos correspondientes a EPP, capacitaciones, exámenes médicos preocupacionales y periódicos. - Resolución Nacional N° 1.547 “Guía de Procedimientos y Métodos de Esterilización y Desinfección para Establecimientos de Salud Públicos y Privados”: puntos correspondientes a prelavado y lavado de productos de uso médico. - Resolución Nacional Nº 139/09 “Plan de minimización de exposición y reemplazo del mercurio en el sector salud”. - Decreto Provincial N° 3.652/10 “Nuevo marco regulatorio para la prestación de los servicios sanitarios de la provincia de Salta”: parámetros de volcamiento a red cloacal de los efluentes cloacales.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 185 - Resolución Provincial Nº 224/06 “Habilitación del Registro de Generadores, Transportistas y Operadores de Residuos Peligrosos de la provincia de Salta”: inscripción como generadores de otros residuos peligrosos. - Resolución Provincial Nº 517/06: Manual de Gestión de residuos sanitarios. - Resolución Provincial Nº 238/09: llenado correcto del formulario de DDJJ. - Manual Oficial de Gestión de residuos patogénicos para pequeños laboratorios generadores, Colegio de Bioquímicos de Salta: puntos de desinfección de material médico para análisis, desinfección de muestras, EPP, bioseguridad, tratamiento por autoclave y estufas. Tareas del Programa de cumplimiento de requisitos:  Mantener actualizado el listado de requisitos aplicables obligatorios en relación al manejo de residuos hospitalarios. Se utilizará como fuentes de consulta para la actualización, boletines legales, internet, consultas con abogados, consultas con el Ministerio de Salud, Ministerio de Ambiente, Colegio de Bioquímicos, ART, etc.  Dar a conocer a los responsables clave de cada área física o actividad, los puntos de cumplimiento obligatorio. Para poder cumplir el objetivo general, se desprenden de él objetivos específicos, que se listan a continuación: OBJETIVO ESPECÍFICO N° 1 META PLAZO INDICADORES Formular y dictar un plan de capacitación ambiental y de SySO para todo el personal hospitalario A corto plazo 4 meses - Número de capacitaciones dictadas anualmente. - Número de horas de capacitación. - Porcentaje de personal hospitalario capacitado. - Porcentaje de asistencia. - Número de consultas realizadas por el personal. La sensibilización, entrenamiento y capacitación de los trabajadores de todos los niveles del Hospital es la columna vertebral de cualquier gestión de residuos. Un trabajador capacitado e informado es activamente responsable en la prevención de accidentes por mal manejo de residuos y los impactos sobre el ambiente que esto produce, formando parte del sistema junto a sus compañeros de trabajo. Es importante recordar que el personal de limpieza, que suele tener acceso a todas las secciones del Hospital, debe sentirse parte importante del equipo de salud y que su labor requiere sentido del deber y responsabilidad de servicio, aspectos que deberán fomentarse. La capacitación a todo el personal no sólo debe ser continua, sino también exhaustiva, global, integrada y estructurada. En lo posible, es conveniente generar un espacio de discusión y evacuación de dudas posterior a la capacitación y que se evalúe a través de cuestionarios o actividades simples al personal que recibe la misma (dejando registro).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 186 Tareas del Programa de capacitación:  Armar el temario a incluir en la capacitación, incluyendo los siguientes puntos: propósitos y beneficios de un adecuado manejo; peligros de los desechos hospitalarios; categorías de segregación en origen adoptadas por el hospital; recolección y transporte interno; pretratamiento y almacenamiento temporal interno; señalética; uso de contenedores, bolsas, descartadores para punzo-cortantes, carros transportadores; medidas de protección personal y de bioseguridad para cada etapa del manejo; levantamiento manual de cargas y postura adecuada de trabajo; buenas prácticas de limpieza/desinfección/esterilización; prácticas de reducción/reuso/reciclaje; actuación en situaciones de emergencia o anormalidad (accidentes, derrames de productos químicos peligrosos, pérdidas, fugas); responsabilidades de cada actor involucrado; aspectos relevantes de la reglamentación aplicable.  Elaborar el material impreso (afiches, folletos, boletines) y digital (presentaciones en power point, videos, etc.) a utilizar y repartir a los asistentes, teniendo en cuenta el uso de un lenguaje adecuado y comprensible para todos los niveles del hospital.  Identificar los destinatarios de la capacitación, en todos los niveles de jerarquía del Hospital.  Designar los responsables internos (médicos, enfermeras, técnicos) y/o externos (Ministerio de Salud, Ministerio de Ambiente, ART) de dictado de la capacitación.  Definir el cronograma de capacitación, teniendo en cuenta recursos disponibles (tiempo, material didáctico, espacio físico, etc.). OBJETIVO ESPECÍFICO N° 2 META PLAZO INDICADORES Crear el Comité de Salud, Seguridad y Ambiente (SSA) A mediano plazo 6 meses - Número de reuniones del Comité. - Número de temas tratados. - Número de accidentes intrahospitalarios causados por el manejo de residuos (anual). - Número de días perdidos por accidentes intrahospitalarios causados por el manejo de residuos (anual). - Número de incidentes y accidentes ambientales (anual). El Hospital debe contar con un Comité de Salud, Seguridad y Ambiente conformado por personal hospitalario representante de los distintos servicios brindados y profesionales del área de Higiene y Seguridad y ambiental. El Comité podrá asesorar a todo el personal hospitalario (incluida la gerencia) en cuestiones relacionadas al manejo de residuos, bioseguridad, actuación en caso de emergencias, políticas de minimización, reuso y reciclaje, capacitación del personal, comunicación, etc.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 187 Tareas del Programa del Comité de SSA:  Definir los representantes que conformarán el Comité, incluyendo en la medida de lo posible, los siguientes puestos: Gerencia General, Gerencia Sanitaria, Personal Médico, Personal de Enfermería, Personal Técnico (Laboratorio, Rayos X, Odontología), Personal de Servicios Generales, profesional de Higiene y Seguridad en el Trabajo y profesional de carrera ambiental.  Designar un coordinador titular y uno suplente en el Comité.  Definir la frecuencia y duración de reuniones ordinarias y extraordinarias.  Tratar las siguientes temáticas: capacitaciones internas, manejo de residuos, bioseguridad, medidas y productos adecuados de limpieza y desinfección, prevención e investigación de accidentes e infecciones intrahospitalarias, planes de actuación en caso de emergencias (derrames de productos químicos, fuga de gases, incendios, etc.), exámenes médicos preocupacionales y periódicos; estadística de capacitaciones y accidentes; formulación de normas y procedimientos internos, control de plagas (equipos y productos más adecuados, lugares a tratar, horario de las aplicaciones), formulación de políticas de minimización de productos químicos peligrosos, modificación y/o surgimiento de nuevos requisitos legales aplicables, sensibilización y educación a pacientes y público en general, resolución de conflictos y consultas internas y externas, etc.  Designar las responsabilidades y roles de cada puesto en cuanto al manejo de residuos.  Conformar el mecanismo de archivo de documentos y actas de reuniones. OBJETIVO ESPECÍFICO N° 3 META PLAZO INDICADORES Iniciar la segregación correcta en origen de residuos A corto plazo 6 meses - Número de recipientes/contenedores reemplazados o agregados en cada área física según categoría - Porcentaje de áreas físicas con listas de segregación en origen - Inversión en la mejora de la segregación La segregación en origen de los residuos en el Hospital Joaquín Corbalán es la clave de todo el proceso de gestión debido a que en esta etapa se separan los desechos y una clasificación incorrecta puede ocasionar problemas posteriores. Durante esta etapa interviene un gran número de personas, en su mayoría encargadas de la atención del paciente, muchas veces en condiciones de urgencia y bajo presión. A menos que haya recibido una buena capacitación, dicho personal podría considerar el manejo de los residuos que genera como un asunto de poca importancia, desconociendo lo que ocurre con ellos una vez retirados del lugar de generación. La separación de los desechos es de suma importancia ya que se centra en las cantidades relativamente pequeñas que necesitan ser separadas. Una separación inadecuada puede no sólo exponer a riesgos al personal y al público sino que también eleva considerablemente los costos
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 188 del manejo de residuos ya que se estaría dando un tratamiento especial a grandes cantidades cuando sólo una pequeña cantidad debiera recibirlo. Tareas del Programa de segregación en origen:  Adoptar las categorías de segregación en origen que se proponen en el Anexo VI de la presente tesina, adaptado de lo formulado por UnIDA.  Disponer según las categorías de segregación, las bolsas, contenedores y recipientes correspondientes en cantidad, calidad y tamaño, en preferencia con tapa para los sectores más críticos de residuos biocontaminados y peligrosos, para cada área de generación. Sobre todo para las bolsas, cuidar en lo posible que sean del mismo color que las categorías de residuo definidas (negro, rojo, amarillo).  Para poder conocer la cantidad necesaria de bolsas, recipientes y contenedores, realizar un pesaje de muestreo (con registro) de residuos de cada categoría en cada área física de generación por lo menos durante una semana, preferentemente en el momento de mayor concurrencia de pacientes.  Confeccionar las etiquetas adhesivas, carteles y listas de categorías para ser colocadas en recipientes, contenedores de residuos y en paredes o cualquier lugar estratégico para la señalización y consulta.  Reemplazar la totalidad de botellas de bebidas reusadas para el descarte de material punzo-cortante por recipientes rígidos y resistentes indicados por la legislación. OBJETIVO ESPECÍFICO N° 4 META PLAZO INDICADORES Mejorar la recolección y transporte interno de residuos A corto plazo 6 meses - Número de carros transportadores adquiridos para cada categoría - Inversión en la mejora de la recolección y transporte interno Actualmente la recolección y transporte interno de residuos en el hospital se realiza con algunas falencias que son factibles de corregir, para poder contruibir al correcto manejo de los residuos. De nada sirve que se segreguen cuidadosamente los residuos en cada área si en las etapas posteriores no se toman las medidas pertinentes para evitar daños a la SySO o impactos al ambiente. Tareas del Programa de recolección y transporte interno:  Dejar correctamente establecida la frecuencia de retiro de residuos de cada área de generación.  Para las bolsas de residuos biocontaminados y químicos peligrosos (rojas y amarillas respectivamente), CERRARLAS en el lugar de generación, mediante precinto tipo cola de ratón. De ninguna manera retirar abiertas las bolsas de estas categorías ni tampoco realizar el trasvase de residuos de bolsa a bolsa o mezclar las categorías.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 189  Disponer según las categorías de segregación, los carros necesarios en cantidad y calidad (al menos un carro por categoría).  Confeccionar las etiquetas adhesivas o carteles para ser colocados en los carros de transporte de cada categoría.  Confeccionar y colocar en cada área de generación, planillas tipo check list para control de limpieza y retiro de residuos.  Comunicar a todo el personal hospitalario y al público en general, los horarios y ruta de transporte de residuos. Diseñar la señalética y plano de recorridos correspondientes. OBJETIVO ESPECÍFICO N° 5 META PLAZO INDICADORES Optimizar el sitio de almacenamiento temporal final interno de residuos A mediano plazo 8 meses - Inversión en la mejora del sitio de disposición final Las condiciones actuales de almacenamiento interno de residuos biocontaminados y comunes no son óptimas. Los tres principales problemas son la ubicación actual de los contenedores, la falta de condiciones estructurales mínimas y la inexistencia de un sitio para residuos peligrosos. Para poder optimizar y mejorar la situación de forma tal de cumplir con los requisitos legales y minimizar los riesgos de SySO y los impactos sobre el ambiente, es necesario desarrollar un conjunto de tareas conducentes a revertir la situación. Tareas del Programa de optimización del sitio de almacenamiento interno:  Analizar dentro del predio del Hospital, cuál sería el mejor espacio para ser usado como sitio de almacenamiento temporal final de residuos, alejado del edificio del Hospital pero lo suficientemente cómodo para realizar la disposición y retiro de residuos, que no haya circulación continua de personas y que se exclusivo para este fin.  Construir un depósito para cada categoría, con las mínimas condiciones de estructura y protección exigido por ley para las categorías de biocontaminados y químicos peligrosos: techo, paredes lavables, ventilación, acceso restringido, señalética y elementos de lucha contra incendios y derrames, canaletas y tanques de contención de derrames, estanterías, piletas con agua potable para lavado de manos, etc. Para la categoría de residuos comunes, asegurar la protección contra condiciones climáticas adversas, el ingreso no permitido de personas ajenas y animales e insectos.  Reemplazar los contenedores actuales por nuevos y adecuados.  Frenar la quema de papeles en el terreno detrás del hogar del Sr. Pipí.  Realizar orden y limpieza de la porción de terreno detrás del hogar del Sr. Pipí que es utilizada para acumulación de chapas, restos de equipos, etc.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 190 OBJETIVO ESPECÍFICO N° 6 (para la generación, transporte, almacenamiento y limpieza) META PLAZO INDICADORES Cubrir la necesidad real de EPP y mejorar su uso A corto plazo 6 meses - Número de personal cubierto - Frecuencia y motivos de recambio de EPP - Inversión en EPP El Hospital debe proveer a todos los trabajadores involucrados en las etapas de manejo de residuos y que implique riesgo de accidente o peligro para su salud, el equipo y la ropa protectora que sea necesaria para darles una protección razonable contra dichos riesgos o peligros. La ropa o los elementos de protección personal deben ser considerados como la última opción cuando los controles de ingeniería o de la gestión no pueden eliminar o aislar completamente el riesgo en la fuente. Las inspecciones regulares y el mantenimiento o reposición de ropa o equipo defectuoso son necesarios, y el adecuado almacenamiento ayudará a asegurar la higiene y accesibilidad permanente. Tareas del Programa de EPP:  Confeccionar una matriz o planilla de EPP necesarios en cada área física del Hospital, considerando todas las etapas del manejo de residuos.  Disponer la señalética correspondiente en cada área física según el EPP necesario de uso.  Proveer los EPP adecuados en cantidad y calidad a todo el personal hospitalario involucrado en el manejo de residuos.  Determinar y comunicar la frecuencia de reposición de EPP según uso.  Identificar un sitio exclusivo de lavado y almacenamiento de EPP. OBJETIVO ESPECÍFICO N° 7 META PLAZO INDICADORES Iniciar el registro y pesaje de residuos generados A corto plazo 2 meses - Cantidad de kg de residuos por categoría según área física o en total, por día/mes/año. - Cantidad de residuos generados por cama y por día. - Cantidad de residuos recuperables para reuso o reciclaje en relación al total generado. - Ahorro en los costos de disposición final de residuos peligrosos. El conocimiento de la cantidad de residuos generados es básico para determinar la cantidad y capacidad de recipientes, contenedores y carros de residuos, disponer de una base de datos
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 191 confiable para trámites de renovación en el Registro de Generadores de Residuos Peligrosos, identificar oportunidades de implementar programas de reuso, reciclaje y minimización, fijar metas orientadas a reducir los costos del manejo, entre otros fines. Tareas del Programa de registro y pesaje de residuos:  Adquirir una balanza portátil, de dimensiones y rango de pesaje adecuados para los residuos generados.  Realizar el pesaje y registro de residuos (de todas las categorías) en el sitio de almacenamiento interno temporal en cada retiro. Mediante la identificación de cada bolsa generada en cada área física, se podrá discriminar la cantidad y tipo de residuos generados en c/u. Con estos datos será posible determinar cuáles son las áreas que más residuos generan y poder formular políticas de reducción.  Para los residuos líquidos contenidos en envases que no puedan ser pesados, registrar la cantidad generada en volumen (litros o m3 ). OBJETIVO ESPECÍFICO N° 8 META PLAZO INDICADORES Realizar la caracterización de los efluentes cloacales A corto plazo 6 meses - Áreas físicas críticas de generación de efluentes. - Cantidad y tipo de parámetros que superan el máximo permitido. - Caudal (litros/día) máximo, mínimo y medio de efluentes generados. - Número de muestras extraídas y analizadas. - Cambio en la cantidad de contaminantes descargados por año en relación a inversiones en mejora de instalaciones y tecnología. Los efluentes líquidos generados en el Hospital son efluentes cloacales que contienen contaminantes orgánicos e inorgánicos, pero para poder verificar si cumplen con los parámetros de descarga del contrato de concesión, es necesario extraer muestras y someterlas a análisis. Tareas del Programa de caracterización de efluentes:  Contar con un plano actualizado de las instalaciones de agua y red cloacal del Hospital para determinar correctamente los sitios de vuelco de los efluentes y de esa manera poder extraer muestras representativas.  Realizar un balance de agua y desagües.  Identificar las materias primas y productos usados en cada área física que forman parte del efluente generado.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 192  Medir los caudales generados y la composición de los efluentes en las áreas físicas más críticas (como ser laboratorio de análisis, habitación de revelado de la sala de rayos X, odontología, lavadero, quirófano, cocina, baños) y las características del efluente final.  Diseñar un plan de muestreo adecuado, teniendo en cuenta áreas más contaminantes, caudal aforado, variación del caudal según picos de generación, variación estacional, etc.  Una vez realizados los análisis y obtenidos los resultados de los parámetros de vuelco, si hay incumplimiento de los efluentes generados en la sala de rayos X, laboratorio y odontología, se deberá interrumpir la descarga por cloaca, realizar su envasado en recipientes cerrados y entregar a Hábitat Ecológico para su posterior tratamiento como residuos químicos peligrosos. Si bien la dilución no es considerada como una forma de tratamiento de residuos peligrosos por el Decreto Reglamentario de la ley N° 24.051, es frecuente el uso de la dilución en diversos establecimientos de salud de Argentina, en donde se diluyen los productos químicos peligrosos generalmente en un volumen de 1:10, se neutraliza el pH al valor 7 y se descarta por cloaca. Podría considerarse en este caso a la dilución como un pretratamiento, pero no como un tratamiento propiamente dicho. OBJETIVO ESPECÍFICO N° 9 META PLAZO INDICADORES Incentivar la minimización y recuperación de residuos A mediano plazo 1 año - Cantidad de productos reemplazables por productos “ecoamigables”. - Porcentaje de reducción de residuos generados. - Cantidad de residuos recuperables para reuso o reciclaje en relación al total generado. - Ahorro (en pesos) por minimización de residuos. Implementar prácticas de minimización y recuperación de residuos en el Hospital Corbalán es algo muy factible de realizar, y que sólo demandaría una mínima planificación, capacitación y difusión tanto al personal hospitalario como al público en general. La fracción húmeda compuesta por los residuos orgánicos putrescibles provenientes de la cocina, comedor, restos de alimentos de pacientes no infecto-contagiosos y restos de comida del público en general, se puede destinar a la elaboración de compost orgánico. La fracción seca de los residuos comunes conformada por residuos recuperables para reuso o reciclaje pueden tener distintos caminos: ser utilizada por el mismo hospital mediante el reuso de botellas de bebidas, radiografías, papeles, etc.; realizar venta o donación a terceros interesados o bien disponerla como residuo domiciliario para ser enviada a la planta de separación y recuperación de residuos ubicada en el predio del basural de la ciudad de Rosario de Lerma. Tareas del Programa de minimización y recuperación de residuos:  A partir del pesaje y registro de residuos generados, determinar la cantidad de la fracción húmeda orgánica disponible para reciclaje.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 193  En caso de optar por reciclaje de la fracción húmeda a través del compostaje, evaluar el mejor lugar de terreno para ser usado como sitio de compostaje y elaborar un “plan de compostaje” que incluya los requerimientos del proceso, el personal destinado a su control y mantenimiento y los recursos necesarios a disponer.  Analizar qué otras posibilidades de reuso interno de residuos se pueden aplicar dentro del Hospital además de las que se realizan actualmente.  Formular, entre el Comité de SSA y el departamento de compras, políticas de compra y adquisición de productos que contengan menor cantidad de componentes tóxicos y contaminantes (entre ellos, los productos médicos que contienen mercurio, los productos de limpieza y control de plagas), que tengan menos embalaje, que sean productos certificados y avalados, que puedan reutilizarse sin riesgos, que declaren ser productos elaborados bajo pautas de eficiencia en el uso de energía, agua, minimización de residuos; que tengan envases más seguros, etc.  Reducir, en la medida de lo posible, la cantidad de inyecciones que resultan innecesarias. Siempre que exista un tratamiento equivalente por vía oral, éste debe ser el método elegido en primer término para disminuir la cantidad de agujas como residuo punzo- cortante.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 194 CAPITULO IV CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES CONCLUSIONES Sobre definiciones, clasificaciones de RES y marco normativo existente  Habiendo realizado un repaso por la normativa nacional, provincial, municipal y las clasificaciones internacionales, se concluye que a la hora de definir qué son los residuos hospitalarios o RES, cómo se clasifican y qué se entiende por la fracción peligrosa de éstos, la variedad y diferencia de conceptos y criterios es bastante amplia. Esto se vuelve particularmente visible cuando se analizan las distintas definiciones de los residuos que reportan actividad biológica, etiquetándose como “residuos infecciosos, residuos patogénicos, residuos patológicos, residuos biocontaminados”. Lo que sí es cierto, es que la cantidad de agentes biológicos patogénicos presente en estos residuos de “peligrosidad biológica” no suele ser muy grande, salvo la de los residuos de cultivos de microorganismos, de objetos cortpounzantes o de excrementos de pacientes. Además, para que un agente biológico pueda causar una infección o enfermedad en un ser vivo, se necesitan tres condiciones básicas (presencia en suficiente virulencia y concentración del agente, existencia de una vía de entrada en el ser vivo y un huésped susceptible), a las que se les puede sumar el hecho de que en la gran mayoría de los establecimientos de salud, el nivel de limpieza y desinfección suele ser lo suficientemente alto como para evitar la supervivencia de estos agentes.  Ante la duda sobre un residuo con características de peligrosidad biológica, siempre es recomendable para su segregación y posterior tratamiento, aplicar el principio precautorio que determina que cuando cierto riesgo no es lo suficientemente conocido, debe suponerse que será significativo, y esta suposición debería guiar el diseño de las medidas de protección de la salud, la seguridad y el ambiente.  La normativa nacional, provincial y municipal (en este caso, de Rosario de Lerma) en materia de residuos presenta puntos débiles como ser:  Falta de claridad y en algunos casos incoherencia en relación con las definiciones (especialmente de peligrosos e industriales) y las competencias en materia de residuos.  Escasez de aplicación de las normas y de control por parte de las autoridades de aplicación o competentes de la normativa en materia de residuos peligrosos.  Existencia de legislación municipal anticuada, obsoleta y contradictoria en materia de protección ambiental, manejo de residuos, definiciones básicas.  Incumplimiento municipal en cuanto a sus responsabilidades frente a la gestión de residuos sólidos urbanos o domiciliarios.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 195 Sobre realidades de la gestión o manejo de residuos hospitalarios  A pesar de las bajas probabilidades existentes de contraer enfermedades a través del manejo de residuos hospitalarios, es menester entender que en los establecimientos de salud corresponde diseñar, cumplir y mantener una adecuada segregación de los residuos que sean real o potencialmente infecciosos, que no pueden ser descartados como residuos comunes o domiciliarios, dado que este medio sin dudas es propicio para que la tasa poblacional de agentes infecciosos crezca significativamente.  La mayoría de los establecimientos asume que la fracción peligrosa de sus residuos generados solamente está compuesta por los residuos infecciosos (biocontaminados), dejando afuera o como aspecto secundario otros residuos de naturaleza peligrosa que también implican riesgos para la salud y el ambiente (residuos químicos y radiactivos). Por ende, desde los informes remitidos a las autoridades de control, hasta el manejo mismo dentro de los establecimientos, este resto de residuos peligrosos no se gestiona adecuadamente. También se presenta el caso de que se segregan los residuos químicos y radiactivos en bolsa roja, cuando en realidad sólo los residuos con real o potencial riesgo biológico deberían ir allí.  La carencia de registros y estadística de generación de residuos de todas las categorías, no permite realizar estudios y tomar demasiadas acciones para mejorar el desempeño ambiental y de SySO de un establecimiento de salud.  La gestión de los RES no sólo demanda consideraciones técnicas. Existen factores económicos (la falta de fondos o presupuesto es determinante), políticos, culturales y sociales que tienen influencia, requiriéndose una política adecuada y sostenible que cuente con el apoyo del componente legislativo.  La gestión inadecuada de los RES causa impactos ambientales negativos en referencia al aire, agua y suelo, pudiéndose presentar en las etapas de generación, manejo, tratamiento y disposición final. A nivel de salud y seguridad, un manejo inadecuado conduce a acciones inseguras, como el manipuleo de residuos sin elementos de protección personal, almacenamiento precario, transporte manual de bolsas, uso de recipientes sin tapa, etc.  En Argentina, así como en otros países de Latinoamérica, en general el manejo de los residuos hospitalarios no recibe la prioridad y seriedad que merece. En un gran porcentaje de hospitales del sector público y también del privado, suele haber nula o poca decisión gerencial, ausencia de normas escritas para la higiene hospitalaria, sistemas de control de calidad de las tareas de higiene y desinfección, falta o escasa capacitación del personal de limpieza y mantenimiento, falta de control de calidad de los productos usados, conservación inadecuada de los productos usados para la higiene y desinfección, utilización inadecuada de las diluciones indicadas para los desinfectantes, mezcla de productos como detergente y lavandina.  Una adecuada y responsable gestión de RES significa beneficios como incremento en los niveles de seguridad de los propios trabajadores, de los pacientes, visitas, contratistas y
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 196 personal externo; reducción del impacto ambiental, mejora de las condiciones ambientales y estéticas del establecimiento de salud, compromiso integral con el ambiente y con la comunidad, optimización de costos en el manejo de los residuos, entre otros.  Desde el punto de vista ambiental, siempre es más adecuado reducir al mínimo el número de traslados y la distancia de traslado de residuos peligrosos desde su fuente de generación hasta los sitios de tratamiento y disposición final, ya que se minimizan los riesgos e impactos potenciales. Sin embargo, en muchas jurisdicciones por razones de índole económica, política y de escala, se torna difícil concretar que cada una posea la diversidad de infraestructura de tratamiento y disposición final acorde con la variedad y cantidad de residuos generados. Sobre el Hospital Público Joaquín Corbalán  El manejo actual de los residuos generados en el Hospital, como ya ha sido mencionado en los capítulos anteriores, presenta falencias de bajas a graves, especialmente en las etapas de segregación en origen, transporte interno y almacenamiento temporal interno. También existen algunos incumplimientos en referencia al uso de elementos de protección personal, dictado de capacitaciones, aplicación de medidas de bioseguridad, elaboración de planes de actuación en caso de emergencias, registro y estadísticas, existencia de señalética y formación de comité de SSA.  Mencionado lo anterior, incorporar un Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional para el manejo de los residuos en el Hospital Corbalán es totalmente asequible. Cabe destacar que la decisión de mejorar el desempeño ambiental y de seguridad personal en el Hospital, partirá desde los niveles gerenciales y desde la relación que se tenga con el Ministerio de Salud de la provincia. Sin un fuerte compromiso gerencial, sin conciencia, sin definición de responsabilidades y sin la aplicación de cambios graduales, realistas y con los recursos adecuados, el camino hacia la mejora será prácticamente imposible. RECOMENDACIONES  Se recomienda para el Hospital Joaquín Corbalán, adoptar lo planteado en el punto de objetivos, metas y programas para la mejora de su manejo actual de residuos hospitalarios.  En cuanto a tipos de residuos que pueden considerarse en una zona “gris” entre residuos comunes y biocontaminados, como son los pañales usados, toallitas femeninas usadas y todo otro residuo que se encuentre manchado con sangre o fluidos humanos y que se generen en zonas de no atención médica (baños públicos y baños del personal, pasillos), se recomienda analizar con la asistencia de especialistas en medicina y salud y seguridad ocupacional, la segregación adecuada de los mismos.  Sería conveniente revisar si la actual solución de agua y lavandina utilizada (al 2%) en todas las áreas donde se realiza desinfección por parte del personal de limpieza, es efectiva para aquellas áreas críticas en donde se puede presentar mayor cantidad y variedad de
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 197 microorganismos patógenos. Además, se recomienda evaluar la adquisición de un producto existente en el mercado llamado “ADOX”43 (en sus distintas versiones como limpiador, desinfectante, bactericidas, lavado de manos) para reemplazar a la lavandina. Dicho producto puede ser aplicado en superficies y equipos para limpiar y desinfectar en un solo paso, es seguro y fácil de usar, libre de aldehídos, no posee riesgos de afecciones en el operador por contaminación con glutaraldehido, posee poderosa acción contra todas las familias de virus, no modifica el medio ambiente, no emite gases, es atóxico, no es corrosivo y es totalmente biodegradable.  En el laboratorio de análisis clínicos, analizar si es conveniente disponer los residuos que se esterilizan por autoclave y que no se reutilizan, en las bolsas rojas (para después ser tratados por Hábitat Ecológico). La justificación de esta recomendación se basa en que en el Manual del Colegio de Bioquímicos para gestión de residuos patogénicos, se establece que lo tratado en autoclave de desechos de microbiología, se puede arrojar a bolsa negra (como residuos comunes).  Exigir a la ART ASOCIART (ART contratada), el cumplimiento de sus obligaciones para con el hospital, en cuanto a capacitaciones, inspecciones y recomendaciones. Lo mismo se recomienda hacer con el PROFICCSSA del Ministerio de Salud Pública.  Exigir a la empresa Hábitat Ecológico SA, el cumplimiento de sus obligaciones como empresa prestadora del servicio de recolección y tratamiento de residuos patogénicos (bolsas rojas), que figuran en el texto de la licitación pública, como ser: respetar la frecuencia de recolección establecida (tres veces por semana), brindar cajas para contener a las bolsas con elementos cortopunzantes tales como vidrios, hojas de bisturí o agujas descartables; rótulos adhesivos y resistentes al agua; reemplazar el contenedor plástico deteriorado y proveer al menos uno más; el dictado de la capacitación pertinente al personal de limpieza y personal médico del hospital (conteniendo aspectos de clasificación de los residuos, segregación en origen, bioseguridad en el transporte, manipuleo y almacenamiento de residuos patogénicos). La licitación pública además establece que en la forma de prestación del servicio, se recolecta aparte de los residuos hospitalarios, los residuos farmacéuticos y peligrosos, por lo que una vez que el Hospital regularice la gestión de sus otros residuos peligrosos, deberá entregárselos a Hábitat para su retiro y posterior tratamiento y disposición final.  Si el Hospital decide incorporar un Sistema de Gestión Ambiental y de Salud y Seguridad Ocupacional para el manejo de sus residuos hospitalarios, es necesario que se cumpla eficientemente con la primera etapa del sistema (etapa de planificación), para continuar exitosamente con las tres etapas posteriores. Para esto, será necesario la elaboración de documentos, la revisación de la política ambiental, las matrices de aspectos y peligros con sus consecuentes impactos y riesgos; la definición de nuevos objetivos, metas y programas y la realización de monitoreos y correcciones sobre la marcha. 43 Empresa ADOX S.A., elaboración de productos de desinfección hospitalaria. http://www.adox-sa.com.ar/. Consultada en Junio del 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 198  El Hospital Corbalán, como muchos otros hospitales, no está motivado para aumentar los recursos económicos destinados al manejo de sus residuos. Por esta razón, se recomienda que al menos en los primeros pasos hacia un cambio, se optimice cien por ciento su uso hasta que la concientización general de todo el personal hospitalario (sobre todo de la gerencia) y de las autoridades ministeriales respectivas, posibilite un incremento de la asignación del presupuesto para una buena gestión de los residuos.  Una vez implementado con éxito el Sistema Integrado, se podrá hacerlo extensivo a todo el desempeño ambiental y de SySO del Hospital, incluyendo cuestiones como almacenamiento de productos químicos, ergonomía de trabajo, condiciones de luz de trabajo, condiciones mayores de bioseguridad hospitalaria, ahorro de energía y materias primas, cambio tecnológico, reemplazo de estructuras/equipos viejas y obsoletas, armado de brigadas de actuación en caso de emergencias (derrames de productos químicos peligrosos, primeros auxilios, combate de incendios) compuestas por el mismo personal hospitalario, etc.  Se recomienda fuertemente iniciar el camino hacia la obtención del Sello de Gestión Ecoeficiente Salteña, lanzado por el programa de Producción Más Limpia del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia de Salta. Mediante este camino, la obtención de la certificación internacional de la Norma ISO 14.001 se simplifica y facilita enormemente, además de recibir el apoyo y asistencia necesaria del Ministerio, la distinción del Hospital por su responsabilidad social y ambiental, entre otros beneficios.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 199 CAPITULO V BIBLIOGRAFÍA  Asociación para el Estudio de los Residuos Sólidos (ARS). La Gestión de los Residuos de Establecimientos de Salud. Buenos Aires, Argentina.  ASOCIART (Aseguradora de Riesgos del Trabajo). Manual de Bioseguridad para Instituciones de Salud Pública y Privada. Argentina.  Audero, M., Mehlich, A., Maset, E., Bevilacqua, A y P. Haluska. 2.001. Gestión de Residuos Radiactivos en Argentina. Simposio sobre energía nuclear, desafíos y realidades en Latinoamérica. Unidad de Coordinación de Proyectos de Residuos Radiactivos y Unidad de Gestión de Residuos Radiactivos. Comisión Nacional de Energía Atómica. Buenos Aires, Argentina.  Bauleo, Ma. F. 2.005. Tratamiento de los residuos infecciosos en Argentina. Informe sobre el Movimiento Interjurisdiccional de Residuos Peligrosos e Informes Provinciales del Año 2.005. Unidad de Residuos Peligrosos. Dirección Nacional de Gestión Ambiental. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Jefatura de Gabinete de Ministros. Argentina.  Bec, E. y H. J. Franco. Análisis crítico de la ley de presupuestos mínimos de residuos industriales N° 25.612. Estudio BEC, Abogados. Buenos Aires, Argentina.  Botta, R. 2.004. Métodos de esterilización en Laboratorios. http://www.monografias.com/trabajos24/esterilizacion-laboratorio/esterilizacion- laboratorio.shtml  Calafell Caranza, R. 2.004. Alternativas a la Gestión de los Residuos Hospitalarios de la Zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires. Proyecto Final de la Carrera de Ingeniería en Ecología de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Flores, Buenos Aires.  Cherry, R. N. 2.005. Radiaciones ionizantes: riesgos generales. Cap. 48. Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo. Organización Internacional del Trabajo (OIT).  Colegio Bioquímicos de Salta. 2.005. Manual oficial de gestión de residuos patogénicos para pequeños laboratorios generadores.  Comisión Nacional de Energía Atómica. http://www.cnea.gov.ar/xxi/notas/medicinanuclear/1-08.asp. Consultada en Abril 2.011.  Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. 2.008. Manual de Normas de Bioseguridad. Gobierno de Chile.  Consultora Estrucplan. Colores y señales de seguridad según la norma IRAM 10005 - 1º Parte. http://www.estrucplan.com.ar/producciones/entrega.asp?identrega=23. Consultada en Abril del 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 200  Corporación ambiental empresarial de Bogotá, Colombia. Recuperación de plata de residuos del proceso de revelado de radiografías. http://www.corporacionambientalempresarial.org.co/documentos/Acar_recuperacion_plata_ rx.pdf. Consultada en Marzo del 2.011.  Datos preliminares del Censo 2.010, provincia de Salta. http://www.censo2010.indec.gov.ar/preliminares/cuadro_salta.asp  Dirección General de Estadísticas. Plano de la Ciudad de Rosario de Lerma. Gobierno de la provincia de Salta.  Duarte, M. Residuos de Establecimientos de Salud. Hospital J. P. Garrahan, Buenos Aires. http://www.funlarguia.org.ar/Herramientas/Guia-de-Prevencion-de-Infecciones-Intra- Hospitalarias/Residuos-de-Establecimientos-de-Salud  Departamento Técnico de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico. Manual de Residuos Peligrosos. Buenos Aires, Argentina.  Elías Castells, X. 2.005. Tratamiento y valorización energética de residuos. Fundación Universitaria Iberoamericana. España.  Empresa ADOX S.A. Elaboración de productos de desinfección hospitalaria. http://www.adox- sa.com.ar/  Empresa KODAK. 1.999. La Tecnología de la Recuperación de la Plata en las Plantas de Procesamiento Fotográfico. Servicios para el medio ambiente. Estados Unidos. http://www.suministros.com.co/images/pdf/1107070507TecnologiasRecuperacion.pdf / http://www.kodak.com/eknec/PageQuerier.jhtml?pq-path=4235&pq-locale=es_ES. Consultada en Mayo del 2.011.  Fine, W. 1.971. Evaluación matemática para el control de Riesgos Laborales. Tomado de Google Books: http://books.google.es/books?hl=es&lr=lang_es&id=DK9aB3LK3EgC&oi=fnd&pg=PA41&dq=W illiam+T+Fine&ots=nX-vWoA- xQ&sig=iSa11Q8b3g4HKZFmBpvoTs4DYbc#v=onepage&q=William%20T%20Fine&f=false. Consultada en Junio del 2.011.  Google Earth. Imagen satelital del predio del basural a cielo abierto de la ciudad de Rosario de Lerma.  Greenpeace (ONG). http://www.greenpeace.org/argentina/es/prensa/Comunicados-de- prensa/Duracell-y-Energizer-firmaron-con-la-Ciudad-el-Convenio-para-hacerse-cargo-de-las- 10-toneladas-de-pilas/. Consultada en Marzo del 2.011.  Grupo Mountain Bike de Salta. Plano de vías de acceso a la ciudad de Rosario de Lerma. http://mountainbikesalta.blogspot.com/2010_07_20_archive.html. Consultada en Marzo del 2.011.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 201  Hernández Barrios, C. P., Fernandez G., Sanchez, J. 1.995. Manual para el tratamiento y disposición final de medicamentos y fármacos caducos. Centro Nacional de Prevención de Desastres e Instituto Nacional de Ecología, México.  Hospital de Pediatría Dr. Garrahan. 2.010. Manual de Inducción para el personal de salud. Área de Medicina, Higiene y Seguridad en el Trabajo. Buenos Aires, Argentina.  Hospital de Ramos Mejía. Normas de Higiene Hospitalaria. http://www.ramosmejia.org.ar/s/inf/recomend/hihospi.html. Consultada en Marzo del 2.011.  IATASA INGENIERIA. 2.009. Revisión y complementación del Plan Provincial de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos para la provincia de Salta. Informe Final. Proyecto Nacional para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos. BIRF 7362-AR.  InfoLEG (Información Legislativa). Área Información Legislativa y Documental. Centro de Documentación e Información del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la República Argentina. http://www.infoleg.gov.ar/. Consultada en Febrero del 2.011.  JEMA, Consultora. 2.009. Estudio de Impacto Ambiental y Social para la disposición final de los RSU, departamento de Rosario de Lerma, Salta.  Johannessen, L., Dijkman, M., Bartone, C., Hanrahan, D., Boyer, M. y C. Chandra. 2.000. Health Care Waste Management Guidance Note. Health, Nutrition and Population (HNP) Discussion Paper, International Bank for Reconstruction and Development, United States.  Kalipedia, enciclopedia online. Mapa departamental de la provincia de Salta. http://bo.kalipedia.com/geografia-argentina/tema/graficos-division- departamental.html?x1=20080609klpgeogar_11.Ees&x=20080609klpgeogar_89.Kes. Consultada en Febrero del 2.011.  Laprovitta, Ma. L. 2.005. Residuos con características de infecciosidad. Su gestión en origen. Informe sobre el Movimiento Interjurisdiccional de Residuos Peligrosos e Informes Provinciales, Unidad de Residuos Peligrosos, Dirección Nacional de Gestión Ambiental, SAyDS, Jefatura de Gabinete de Ministros.  Leonard, A. 2.010. La historia de las cosas. De cómo nuestra obsesión por las cosas está destruyendo el planeta, nuestras comunidades y nuestra salud, y una visión del cambio. Estados Unidos (traducido al español).  Mansilla, E. Prevención de riesgos laborales: ¿es la especificación OHSAS 18.001 la solución?. SGS –ICS. www.infocalidad.net/rl.../PRL050211_OHSAS18001_SGS.doc. Consultada en Enero del 2.011.  Marquez, R. 2.010. Análisis de los aspectos ambientales de una organización. Centro Nacional de Producción Más limpia, Medellín, Colombia.  Matthes, R. 2.005. Radiaciones no ionizantes: riesgos generales. Cap. 49. Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo. Organización Internacional del Trabajo (OIT).
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 202  Mercuriados (Sitio Web). 2.011. http://www.mercuriados.org/es/pag117. Consultada en Abril del 2.011.  Micucci, H. A. y M. C. Munitis, 2.002. Efluentes líquidos de establecimientos de salud: Estado actual y propuesta de gestión. Programa de Bioseguridad, Seguridad en Instituciones de Salud y Gestión Ambiental. Fundación Bioquímica Argentina.  Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia de Salta. 2.010. Manual de Operaciones para rellenos sanitarios. Programa de Ingeniería Ambiental.  Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia de Salta - IRAM. 2.010. Guía IRAM 009-V.1 “Requisitos para la Obtención de los distintos niveles de la distinción Gestión Salteña Ecoeficiente. Plan provincial de Producción Más Limpia de Salta.  Ministerio de Salud de Perú. 1.998. Tecnologías de Tratamiento de Residuos Sólidos de Establecimientos de Salud. Programa de Fortalecimiento de Servicios de Salud.  Ministerio de Salud de Perú. 2.004. Norma técnica de Manejo de Residuos Sólidos Hospitalarios.  Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. 2.007. Directrices Nacionales sobre los Sistemas de Gestión de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Superintendencia de Riesgos del Trabajo. Subgerencia de Prevención Grupo de Trabajo Proyecto SRT – ILO OSH 2001.  Municipalidad de Rosario de Lerma, Salta. http://www.rosariodelerma.com/index.php/la- ciudad/datos-de-interes. Consultada en Febrero del 2.011.  Norma Internacional ISO 14.001:2004 Sistema de Gestión Ambiental – Requisitos con orientación para su uso.  Norma Internacional ISO 14.004:2004 Guía sobre los principios, sistemas y técnicas de apoyo de los sistemas de gestión medioambientales.  Norma OHSAS 18.001:2007 Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo.  Norma OHSAS 18.002:2008 Directrices para la implementación de OHSAS 18001:2007.  Norma UNE 150008 EX 2000. Análisis y evaluación del riesgo medioambiental. España.  Nuñez, L. 2.010. Efluentes hospitalarios: características y riesgos sanitarios. Cátedra de Higiene y Sanidad. Facultad de Farmacia y Bioquímica. Universidad de Buenos Aires.  Organización Mundial de la Salud (OPS). www.who.int  Organización Panamericana de la Salud (OPS). 2.005. Salud y Seguridad de los trabajadores del sector salud: Manual para gerentes y administradores. Estados Unidos.  Paoli H., Elena H., Mosciaro J., Ledesma F., Noé Y. 2.009. Caracterización de las cuencas hídricas de las provincias de Salta y Jujuy. Cuencas Hidrográficas de la provincia de Salta: su relación con el uso de agua para riego. Salta, Argentina. EEA Salta.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 203  Petraitis, E.J.; Siraky, G. y Novo, R.G. 1.998. Autoridad regulatoria nuclear argentina y la disposición final de residuos radiactivos. Cuarto Congreso Regional en Seguridad Radiológica y Nuclear. La Habana, Cuba.  Plan provincial de Producción más limpia de Salta. 2.010. GUIA IRAM 009-V.1 “Requisitos para la Obtención de los distintos niveles de la distinción GESTION SALTEÑA ECOEFICIENTE”. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta.  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). 2.011. Evaluación Mundial sobre el mercurio. http://unep.org/civil_society/GCSF8/pdfs/mercury_ass_rep_esp.pdf. Consultada en Abril del 2.011.  QuimiNet. Portal para la Industria Química. ¿Cómo funciona un autoclave?. http://www.quiminet.com/ar0/ar_aasdzgtadddsa-como-funciona-el-autoclave.htm. Consultada en Marzo del 2.011.  Salud Dental para Todos (Sitio web). 2.011. La amalgama dental. http://www.sdpt.net/amalgamadental.htm. Consultada en Abril del 2.011.  Salud sin Daño. 2.007. Cartilla de Información del mercurio. http://www.sertox.com.ar/img/item_full/Mercurio%20- %20presentacion%20y%20generalidades-00%5B1%5D.pdf. Consultada en Abril del 2.011.  Salud sin Daño. 2.007. Residuos Hospitalarios: Guía para reducir su impacto sobre la salud y el ambiente.  Tangri, N. 2.005. Incineración de residuos: una tecnología muriendo. GAIA, Alianza Global para Alternativas a la Incineración. Estados Unidos.  Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA) y Funciones Esenciales de Salud Pública (FESP). Clasificación de Residuos de Establecimientos de Salud. Secretaria Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Ministerio de Salud de la Nación. Argentina.  Unidad de Investigación y Desarrollo Ambiental (UnIDA). Guía de Señalética para la gestión de residuos en establecimientos de salud. Secretaría de Ambiente de la Nación.  Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo. 2.005. Agentes de riesgos químicos, Exposición Laboral a Cancerígenos.  Wikipedia, la Enciclopedia libre. Conceptos de bioseguridad hospitalaria, enfermedad y salud. www.wikipedia.org. Consultada en Marzo del 2.011.  Whitelaw, K., 2.004. ISO 14001: Environmental Systems Handbook. Second edition. Inglaterra.  Zabala, M. 1.997. Manual para el Manejo de Desechos en Establecimientos de Salud. Comité Interinstitucional para el Manejo de Desechos Hospitalarios, Fundación Natura. Quito, Ecuador.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 204 ENTREVISTAS PERSONALES  Miguel Cheverría. Área Prevención de ART ASOCIART.  Dr. Diego Mendez Macías. Abogado ambiental. Universidad Nacional de Salta.  Ing. Mónica Morey y Florencia Arnal. Programa de Registros Ambientales. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta.  Sr. Mario Liendro. Presidente de la Comisión de Salud Pública, Higiene, Ecología y Medio Ambiente. Consejo Deliberante de la ciudad de Rosario de Lerma.  Arq. Lorena Simo. PROFICCSSA (Programa de Fiscalización y Control de Calidad de Servicios de Salud). Dirección General de Infraestructura, Ministerio de Salud Pública de la Provincia.  Personal médico, enfermeras, técnicos/as y personal de servicios generales del Hospital Joaquín Corbalán.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 205 ANEXO I ENCUESTA DE AUTODIAGNÓSTICO PARA EL CONOCIMIENTO DE LA GESTIÓN DE RESIDUOS DEL HOSPITAL JOAQUÍN CORBALÁN.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 206 La presente encuesta es una versión adaptada de la “Guía de autodiagnóstico de gestión de residuos de establecimientos de salud (GARES)”, FESP, Ministerio de Salud de la Nación. Fecha: 1. Datos del establecimiento  Establecimiento:  Dirección:  Teléfono:  Tipo y/o especialidad:  Nivel de complejidad:  N° de camas habilitadas:  N° de pisos:  Servicios (indicar todos los servicios médicos y otros prestados por el establecimiento):  N° de consultas médicas mensuales:  Nº de intervenciones quirúrgicas mensuales:  Nº de partos mensuales:  Nº de placas radiográficas mensuales:  ¿Cuenta con servicio de ambulancia propio? 1.1. ¿Existe un comité de salud, seguridad y ambiente (control de infecciones, epidemiología, investigación de accidentes, prevención y capacitación, etc.)? En caso afirmativo, indique qué departamentos o áreas lo integran. 1.2. Indique el porcentaje promedio de infecciones intrahospitalarias mensuales. 2. Sobre la generación de residuos 2.1. ¿Cómo se clasifican los residuos en el establecimiento? Considere todos los residuos generados, tenga en cuenta también los residuos de las áreas de mantenimiento (depósitos, cocina, lavadero, talleres, etc.). Tenga en cuenta residuos sólidos y líquidos. 2.2. En base a la clasificación detallada arriba se solicita indicar la generación (cantidad) diaria promedio por categoría y la promedio mensual. Se solicita tener en cuenta residuos sólidos y líquidos. 2.3. ¿Existe alguna generación de residuos gaseosos que sea considerada? En caso afirmativo por favor indique cuál. 2.4. ¿Realiza el establecimiento el registro escrito diario de la generación de residuos patogénicos y/u otros residuos? ¿Lleva y mantiene actualizada una estadística?
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 207 3. Segregación La segregación de residuos es la separación diferenciada de los residuos en el lugar de generación para proceder luego a su correcto tratamiento. Indique en el siguiente cuadro el tipo de residuo generado (patogénico, común, químico, etc.), el lugar donde se genera (servicios, mantenimiento, laboratorio, cocina, etc.) y la forma en que se segregan para su destino final. Tipo de residuo Lugar de generación Forma de Segregación 3.1. Características de los elementos de contención y contenedores de disposición primaria (bolsas, descartadores, recipientes, cestos, etc.). Especifique el tipo de contenedores, bolsas u otros elementos que se utilicen para almacenar residuos, indique materiales y colores de acuerdo con el tipo de residuo. 3.2. ¿Cuenta el establecimiento con cartelería identificatoria (señalética) en contenedores de generación y en las zonas de generación? En caso afirmativo realice una breve descripción. 3.3. ¿Existe algún tipo de segregación de residuos para reciclado? 4. Sobre la recolección y transporte de residuos 4.1. ¿Cuenta el establecimiento con rutas de recolección de residuos predeterminadas? 4.2. ¿La recolección de residuos comunes y peligrosos se realiza de forma independiente o por un mismo operario en un mismo viaje? 4.3. ¿Qué movilidad se utiliza para el transporte de los residuos dentro del establecimiento? Indique las características del transporte. 4.4. ¿En qué horarios se realiza la recolección de residuos? 5. Del almacenamiento final El almacenamiento final es el lugar donde se realiza la acumulación de los residuos en el establecimiento de salud, a la espera de ser retirados por el transportista. 5.1. ¿El almacenamiento de los residuos domiciliarios y peligrosos se realiza en un mismo local o en locales independientes? Realice los comentarios necesarios. 5.2. Indique las características edilicias de los locales de almacenamiento final haciendo mención a los residuos que se almacenan. 5.3. ¿Cuenta/n el/los local/es con balanza para pesar los residuos?. 6. Del tratamiento de residuos
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 208 6.1. ¿Cuenta el establecimiento con algún tratamiento “in situ” de residuos? En caso afirmativo, indique de cuáles y qué tipo de tratamiento. Tenga en cuenta residuos sólidos y líquidos. 6.2. Indique, en caso de conocerlo, el tipo de tratamiento que reciben los residuos cuando son retirados del establecimiento. Tipo de residuo Físico químico (p/líquidos) Desinfección química Autoclave Radiación no ionizante Incineración Relleno sanitario Otros Indicar cuál 6.3. ¿Podría indicar qué destino se da a los residuos de generación eventual tales como metales pesados de instrumental médico (termómetros, manómetros, pilas, baterías, etc.)? 6.4. Si existen otros residuos de generación eventual por favor indíquelos informando su destino. 7. Del transporte de residuos 7.1. Indique la empresa transportista de los residuos de acuerdo con la clasificación realizada. 7.2. ¿Cuál es la frecuencia de retiro de residuos de acuerdo con su clasificación?. 8. De la organización administrativa en cuanto a gestión ambiental en el establecimiento de salud 8.1. ¿Cuenta el establecimiento con responsable encargado del manejo de los residuos? Realice las consideraciones necesarias. 8.2. ¿Cuenta el establecimiento con procedimientos internos escritos de gestión de residuos? 8.3. ¿Qué personal está encargado del manejo interno de residuos? Indique a qué servicio dentro del hospital pertenece. Contratado Cantidad: Propio Cantidad: 8.4. ¿Se realizan seminarios internos de capacitación del personal? En caso afirmativo, marque con una cruz el personal que recibe capacitación Médicos: Técnicos: Enfermeras:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 209 Personal de limpieza: Operarios que realizan la recolección: 8.5. ¿Se utilizan elementos de protección personal para el manejo de los residuos? Realice las consideraciones necesarias, indique qué elementos se utilizan. 8.6. ¿Cuenta el establecimiento con Libro de Registro de generación, transporte y tratamiento de residuos? 8.7. ¿Utiliza el establecimiento manifiestos oficiales de acuerdo con la legislación provincial o nacional? En caso afirmativo indique si los mismos se confeccionan de acuerdo al tipo y cantidad de residuo. 8.8. ¿Recibe el establecimiento los certificados de tratamiento (mensuales) confeccionados por tipo de residuos tratado y cantidad de los mismos? 8.9. ¿Se realiza una confrontación de los manifiestos y certificados de destrucción con los registros internos? 8.10. ¿Se realizan auditorías internas a los fines de evaluar el desempeño del establecimiento en cuanto a la gestión de sus residuos? 9. De la normativa aplicable 9.1. Indique bajo que legislación ambiental y de salud y seguridad ocupacional se rige el establecimiento (residuos sólidos, emisiones gaseosas, efluentes líquidos, protección contra riesgos laborales, etc.). 9.2. ¿Se encuentra el establecimiento registrado como generador de residuos patogénicos y/o peligrosos ante la autoridad ambiental competente? 10. Incidentes asociados a residuos 10.1. ¿Se ha registrado en el establecimiento algún incidente/accidente asociado al manejo de residuos? En caso afirmativo especifique con qué tipo de residuos. 11. Desinfecciones y control de plagas 11.1. ¿Cuenta el establecimiento con procedimientos de desinfección y de control de plagas? 11.2. ¿Qué productos químicos utiliza para la desinfección y para el control de plagas? 11.3. Informe el destino de los envases de productos químicos utilizados. Muchas gracias por su colaboración
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 210 ANEXO II REQUISITOS LEGALES Y OTROS REQUISITOS DE CUMPLIMIENTO OBLIGATORIO PARA EL HOSPITAL JOAQUÍN CORBALÁN
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 211 NORMATIVA NACIONAL Ley N° 19.587/72 y D.R. N° 351/79: Medicina, Higiene y Seguridad en el trabajo Esta Ley, sancionada en el año 1.972, con su Decreto Reglamentario N° 351/79 y modificada por varios decretos, los temas que trata a lo largo de su texto son: trabajo, higiene y seguridad del trabajo, ambiente de trabajo, obligaciones del empleador, examen preocupacional, obligaciones del trabajador, exámenes médicos periódicos. La ley se debe aplicar en todo el territorio de Argentina, para todos los establecimientos y explotaciones, que persigan o no fines de lucro, cualquiera sea la naturaleza económica de sus actividades, el medio donde ellas se ejecuten, el carácter de los centros y puestos de trabajo y la índole de las maquinarias, elementos, dispositivos o procedimientos que se utilicen o adopten. Las condiciones de higiene y seguridad laboral que engloba la ley, comprende las normas técnicas y medidas sanitarias, precautorias, de tutela o de cualquier índole, teniendo por objeto: 1. proteger la vida, preservar y mantener la integridad sicofísica de los trabajadores; 2. prevenir, reducir, eliminar o aislar los riesgos de los distintos centros o puestos de trabajo; 3. estimular y desarrollar una actitud positiva respecto de la prevención de los accidentes o enfermedades que puedan derivarse dela actividad laboral. Lo que realmente tiene peso en relación a la ley, es su Decreto Reglamentario, ya que la ley posee sólo 13 artículos y deja librado a la reglamentación, la profundización y detalle de los temas tratados. Algunos artículos que se pueden que tienen relación con esta tesina, son:  Artículo 59, capítulo 7, Desagües Industriales: Los establecimientos darán cumplimiento a lo siguiente: 1. Los efluentes industriales deberán ser recogidos y canalizados impidiendo su libre escurrimiento por los pisos y conducidos a un lugar de captación y alejamiento para su posterior evacuación. Los desagües serán canalizados por conductos cerrados cuando exista riesgo de contaminación. 2. Deberá evitarse poner en contacto líquidos que puedan reaccionar produciendo vapores, gases tóxicos o desprendimiento de calor, los que deberán canalizarse por separado. 3. Los conductos o canalizaciones deberán ser sólidamente construidos y de materiales acordes con la naturaleza físico-química de los líquidos conducidos. 4. Los efluentes deberán ser evacuados a plantas de tratamiento según la legislación vigente en la zona de ubicación del establecimiento, de manera que no se conviertan en un riesgo para la salud de los trabajadores y en un factor de contaminación ambiental.  Artículos 189, 190,191, 193, 197, 199, 202: Elementos de protección personal (EPP): los equipos y elementos de protección personal, serán de uso individual y no intercambiables cuando razones de higiene y practicidad así lo aconsejen. Queda prohibida la comercialización de equipos y elementos recuperados o usados, los que deberán ser destruidos al término de su vida útil. Una vez determinada la necesidad del uso de equipos y elementos de protección personal, su utilización será obligatoria. Los equipos y elementos de protección personal, deberán ser proporcionados a los trabajadores y utilizados por éstos, mientras se agotan todas las instancias científicas y técnicas tendientes a la aislación o eliminación de los riesgos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 212 La ropa de trabajo cumplirá lo siguiente: será de tela flexible, que permita una fácil limpieza y desinfección y adecuada a las condiciones del puesto de trabajo; ajustará bien al cuerpo del trabajador, sin perjuicio de su comodidad y facilidad de movimientos; siempre que las circunstancias lo permitan, las mangas serán cortas y cuando sean largas, ajustarán adecuadamente; se eliminarán o reducirán en lo posible, elementos adicionales como bolsillos, bocamangas, botones, partes vueltas hacia arriba, cordones y otros, por razones higiénicas y para evitar enganches; se prohibirá el uso de elementos que puedan originar un riesgo adicional de accidente como ser: corbatas, bufandas, tirantes, pulseras, cadenas, collares, anillos y otros; en casos especiales la ropa de trabajo será de tela impermeable, incombustible, de abrigo resistente a sustancias agresivas, y siempre que sea necesario, se dotará al trabajador de delantales, mandiles, petos, chalecos, fajas, cinturones anchos y otros elementos que puedan ser necesarios. Las pantallas contra la proyección de objetos deberán ser de material transparente, libres de estrías, rayas o deformaciones o de malla metálica fina, provistas de visor con cristal inastillable. La protección de la vista se efectuará mediante el empleo de anteojos, pantallas transparentes y otros elementos que cumplan tal finalidad, los cuales deberán reunir las siguientes condiciones: sus armaduras serán livianas, indeformables al calor, ininflamables, cómodas, de diseño anatómico y de probada resistencia y eficacia. Para la protección de las extremidades inferiores, se proveerá al trabajador de zapatos, botines, polainas o botas de seguridad adaptadas a los riesgos a prevenir. Los equipos protectores del aparato respiratorio cumplirán lo siguiente: serán de tipo apropiado al riesgo; ajustarán completamente para evitar filtraciones; se vigilará su conservación y funcionamiento con la necesaria frecuencia y como mínimo una vez al mes; se limpiarán y desinfectarán después de su empleo, almacenándolos en compartimentos amplios y secos; las partes en contacto con la piel deberán ser de goma especialmente tratada o de material similar, para evitar la irritación de la epidermis. Los trabajadores expuestos a sustancias tóxicas, irritantes o infectantes, estarán provistos de ropas de trabajo y elementos de protección personal adecuados al riesgo a prevenir. Se cumplirá lo siguiente: serán de uso obligatorio con indicaciones concretas y claras sobre forma y tiempo de utilización; al abandonar el local en que sea obligatorio su uso, por cualquier motivo, el trabajador deberá quitarse toda ropa de trabajo y elemento de protección personal; se conservarán en buen estado y se lavarán con la frecuencia necesaria, según el riesgo. Queda prohibido retirar estos elementos del establecimiento, debiéndoselos guardar en el lugar indicado.  Art. 203: Cuando exista riesgo de exposición a sustancias irritantes, tóxicas o infectantes, estará prohibido introducir, preparar o consumir alimentos, bebidas y tabaco. Los trabajadores expuestos, serán instruidos sobre la necesidad de un cuidadoso lavado de manos, cara y ojos, antes de ingerir alimentos, bebidas o fumar y al abandonar sus lugares de trabajo, para ello dispondrán dentro de la jornada laboral de un período lo suficientemente amplio como para efectuar la higiene personal sin dificultades. Los trabajadores serán capacitados de acuerdo a lo establecido en el capítulo 21, acerca de los riesgos inherentes a su actividad y condiciones para una adecuada protección personal.  Art. 204: La selección e ingreso de personal en relación con los riesgos de las respectivas tareas, operaciones y manualidades profesionales, deberá efectuarse por intermedio de los Servicios de
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 213 Medicina, Higiene y Seguridad y otras dependencias relacionadas, que actuarán en forma conjunta y coordinada.  Art. 207: El trabajador o postulante estará obligado a someterse a los exámenes preocupacionales y periódicos que disponga el servicio médico de la empresa.  Art. 208: Todo establecimiento estará obligado a capacitar a su personal en materia de higiene y seguridad, en prevención de enfermedades profesionales y de accidentes del trabajo, de acuerdo a las características y riesgos propios, generales y específicos de las tareas que desempeña.  Art. 209: La capacitación del personal deberá efectuarse por medio de conferencias, cursos, seminarios, clases y se complementarán con material educativo gráfico, medios audiovisuales, avisos y carteles que indiquen medidas de higiene y seguridad.  Art. 210: Recibirán capacitación en materia de higiene y seguridad y medicina del trabajo, todos los sectores del establecimiento en sus distintos niveles: 1. Nivel superior (dirección, gerencias y jefaturas); 2. Nivel intermedio (supervisión de líneas y encargados); 3. Nivel operativo (trabajadores de producción y administrativos).  Art. 211: Todo establecimiento planificará en forma anual programas de capacitación para los distintos niveles, los cuales deberán ser presentados a la autoridad de aplicación, a su solicitud.  Art. 213: Todo establecimiento deberá entregar, por escrito a su personal, las medidas preventivas tendientes a evitar las enfermedades profesionales y accidentes del trabajo. Ley Nacional N° 21.663: Convenio sobre la prevención y el control de los riesgos profesionales causados por las sustancias o agentes cancerígenos Argentina mediante esta ley adopta en el año 1.977, el “Convenio sobre la prevención y el control de los riesgos profesionales causados por las substancias o agentes cancerígenos” (Convenio 139), habiéndose celebrado el 24 de junio de 1.974 en la quincuagésima novena reunión de la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo en la ciudad de Ginebra. Se entiende por cancerígeno a aquella sustancia o agente capaz de producir degeneraciones malignas, incluso en dosis muy pequeñas, normalmente varios años después del comienzo de su acción sobre el organismo; hay substancias o agentes cuya acción cancerígena para el hombre está demostrada, mientras que muchos otros deben considerarse sospechosos porque pueden provocar cánceres en animales en condiciones experimentales, con una frecuencia, para concentraciones y en plazos muy diferentes. El Convenio 139 establece algunos puntos de interés, en los que todo país que sea miembro del mismo, debe:  Procurar por todos los medios que se substituyan las substancias y agentes cancerígenos a que puedan estar expuestos los trabajadores durante su trabajo por substancias o agentes no cancerígenos, o por substancias o agentes menos nocivos. En la elección de las substancias o agentes de substitución se deberán tener en cuenta sus propiedades cancerígenas, tóxicas y otras.  El número de trabajadores expuestos a las substancias o agentes cancerígenos y la duración y los niveles de dicha exposición deberán reducirse al mínimo compatible con la seguridad.  Prescribir las medidas que deban tomarse para proteger a los trabajadores contra los riesgos de exposición a las substancias o agentes cancerígenos y deberá asegurar el establecimiento de un sistema apropiado de registros.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 214  Adoptar medidas para que los trabajadores que han estado, están o corren el riesgo de estar expuestos a substancias o agentes cancerígenos reciban toda la información disponible sobre los peligros que presentan tales substancias y sobre las medidas que hayan de aplicarse.  Adoptar medidas para asegurar que se proporcionen a los trabajadores los exámenes médicos o los exámenes o investigaciones de orden biológico o de otro tipo, durante el empleo o después del mismo, que sean necesarios para evaluar la exposición o el estado de su salud en relación con los riesgos profesionales. Las diferentes formas de clasificación de las sustancias cancerígenas por los países o instituciones líderes en la materia, consiguen que los listados de sustancias reconocidamente cancerígenas, no sean iguales. De esta forma, existen sustancias que para un referente son carcinógenas y para otro no. En nuestro país, en principio, la Super Intendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) estableció un listado de agentes, mezclas y circunstancias de exposición, basado en la clasificación de la IARC (International Agency for Research on Cancer). Según las Resoluciones 415/02 (Registro de Sustancias y Agentes Cancerígenos. Listado de dichas sustancias) y 310/03 (modificación de la Resolución 415/02, sustituyendo el anexo 1), se reconocen 26 de los 88 cancerígenos enumerados por la IARC (Grupo 1), tal como se describen en el siguiente cuadro: LISTADO DE AGENTES, MEZCLAS Y CIRCUNSTANCIAS DE LA EXPOSICIÓN (Res SRT 415 y 310) Los agentes, mezclas y circunstancias de exposición que se detallan a continuación son carcinógenas para los humanos (IARC – Grupo 1): Agentes y grupos de agentes 1. 4 amino bifenilo 2. Arsénico y compuestos del arsénico 3. Amianto 4. Benceno 5. Bencidina 6. Berilio y sus compuestos 7. Bis cloro metil eter y cloro metil eter 8. Cadmio y compuestos 9. Cloruro de Vinilo 10. Compuestos del Cromo hexavalente 11. 2-naftilamina 12. Oxido de Etileno 13. Gas mostaza 14. Compuestos del Níquel 15. Radón-222 y sus productos de decaimiento 16. Sílice (inhalado en forma de cuarzo o cristobalita de origen ocupacional) 17. - Talco conteniendo fibras de amianto Mezclas 1. Alquitranes 2. Asfaltos 3. Hollines 4. Aceites minerales sin tratar y ligeramente tratados Circunstancias de exposición 1. Manufactura de Auramina 2. Minería de hematita de profundidad con exposición a radón 3. Manufactura de isopropanol por el método de ácidos fuertes 4. Manufactura de Magenta
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 215 Ley N° 23.798/90 y D. R. N° 1.244/91: Lucha contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) De esta Ley sancionada en el año 1.990, se rescata lo correspondiente al artículo 12, que establece que el Ministerio de Salud y Acción Social establecerá las normas de bioseguridad a las que estará sujeto el uso de material calificado o no como descartable. El incumplimiento de esas normas será considerado falta gravísima y la responsabilidad de dicha falta recaerá sobre el personal que las manipule, como también sobre los propietarios y la dirección técnica de los establecimientos. El personal que manipule el material a que alude dicha nota será adiestrado mediante programas continuos y de cumplimiento obligatorio, y se le entregará constancia escrita de haber sido instruidos sobre las normas a aplicar. En el año 1.998, el Ministerio de Salud Pública de la Nación aprueba la Resolución N° 19, de Normas de Notificación y Atención de Accidente Laboral del Personal de la Salud con Riesgo de Infección por Patógenos Sanguíneos. Posteriormente en el año 2.000, es modificada por la Resolución N° 18. Ley Nº 24.051: Residuos Peligrosos En diciembre de 1.991 se sancionó la Ley Nº 24.051, primera norma a nivel nacional de residuos peligrosos, la que fue reglamentada por el Decreto Nº 831/93. Considero pertinente destacar que esta ley fue sancionada unos meses después de haber sido sancionada la ley N° 23.922 (Convenio de Basilea), tomando muchos conceptos y definiciones del Convenio para el texto de la misma. También es importante destacar que esta ley es anterior a la reforma Constitucional de 1.994 y no constituye una ley de presupuestos mínimos, sino una ley de adhesión. Las jurisdicciones provinciales en muchos casos han adherido a esta ley pero en otros casos cuentan con normativa propia. De acuerdo a estas observaciones se tiene en consideración la normativa provincial vigente o la ley nacional según corresponda. A lo largo de todo su texto, trata los siguientes temas: ámbito de aplicación y disposiciones generales, registro de generadores y operadores, manifiesto, generadores, transportistas, plantas de tratamiento y disposición final, responsabilidades, infracciones y sanciones, régimen penal, autoridad de aplicación y disposiciones complementarias. En su artículo 1 define el ámbito de aplicación de la ley para la generación, manipulación, transporte, tratamiento y disposición final de residuos peligrosos, aplicable a: 1) Residuos generados o ubicados en lugares sometidos a jurisdicción nacional. 2) Residuos ubicados en territorio de una provincia pero estuvieren destinados al transporte fuera de ella. 3) A criterio de la autoridad de aplicación los residuos pudieren afectar a las personas o el ambiente más allá de la frontera de la provincia en que se hubiesen generado. 4) Las medidas higiénicas o de seguridad que se deban disponer tengan una repercusión económica sensible tal que tornare aconsejable uniformarlas en todo el territorio de la Nación. En su artículo 2, define el concepto de residuo peligroso de la siguiente manera: “todo residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general”. Al ser tan amplia esta definición, el mismo artículo continúa describiendo a los residuos peligrosos, diciendo que “en particular serán considerados peligrosos los residuos indicados en el Anexo I o que posean alguna de las características enumeradas en el Anexo II de esta ley”. Quedan excluidos del alcance de esta ley, los residuos domiciliarios, radiactivos y los derivados de las operaciones normales de los buques; que estarán regidos por leyes específicas en dichos temas.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 216 Dentro del Anexo I, existen 48 corrientes de residuos caratulados como peligrosos, de los cuales para el caso de los establecimientos de salud, pueden presentarse todas las corrientes o un conjunto de ellas, dependiendo de las actividades realizadas dentro del hospital, servicios brindados, envergadura, cantidad de pacientes, etc. En el Anexo II de la Ley y en el Anexo IV de su Decreto Reglamentario, se mencionan aquellas características físicas, químicas o biológicas que puede tener un residuo para considerarlo peligroso:  Residuo inflamable, Residuo corrosivo, Residuo reactivo, Residuo lixiviable, Residuo explosivo, Residuo tóxico y ecotóxico, Residuo infeccioso, Residuo teratogénico, Residuo mutagénico, Residuo carcinógeno, Residuo radiactivo, Residuo de combustión espontánea, Residuo oxidante y Residuo peróxido orgánico. En el Artículo 3 se prohíbe la importación, introducción y transporte de todo tipo de residuos peligrosos provenientes de otros países al territorio nacional y sus espacios aéreo y marítimo, incluido los residuos nucleares. La ley exige la inscripción de los generadores, transportistas y operadores de residuos peligrosos en un Registro Nacional habilitado para tal fin, y/o en los registros habilitados a nivel provincial. Ley N° 24.557/95 y DR N° 170/96: Riesgos del Trabajo Sancionada en el año 1.995, a lo largo de su texto trata sobre los siguientes temas: Objetivos y ámbito de aplicación, Prevención de los riesgos del trabajo, Contingencias y situaciones cubiertas, Prestaciones dinerarias y en especie, Determinación y revisión de las incapacidades, Régimen financiero, Gestión de las prestaciones, Derechos, deberes y prohibiciones, Fondos de Garantía y de Reserva, Entes de Regulación y Supervisión, Responsabilidad Civil del Empleador, Órgano Tripartito de Participación, Normas Generales y Complementarias, Disposiciones Finales. La prevención de los riesgos y la reparación de los daños derivados del trabajo se regirán por esta LRT y sus normas reglamentarias. Entre sus objetivos, se encuentran: a) Reducir la siniestralidad laboral a través de la prevención de los riesgos derivados del trabajo; b) Reparar los daños derivados de accidentes de trabajo y de enfermedades profesionales, incluyendo la rehabilitación del trabajador damnificado; c) Promover la recalificación y la recolocación de los trabajadores damnificados; d) Promover la negociación colectiva laboral para la mejora de las medidas de prevención y de las prestaciones reparadoras. Las obligaciones de las partes (empleadores y ART) están designadas en el artículo 4 (modificado por el Decreto N° 1.278/00), siendo que dichas partes deberán asumir compromisos concretos de cumplir con las normas sobre higiene y seguridad en el trabajo. Estos compromisos podrán adoptarse en forma unilateral, formar parte de la negociación colectiva, o incluirse dentro del contrato entre la ART y el empleador. Los contratos entre la ART y los empleadores deberán incorporar un Plan de Mejoramiento de las condiciones de higiene y seguridad, que indicará las medidas y modificaciones que los empleadores deban adoptar en cada uno de sus establecimientos para adecuarlos a la normativa vigente, fijándose en veinticuatro (24) meses el plazo máximo para su ejecución. Algunas definiciones importantes de la Ley son:
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 217 (Artículo N° 6): se considera accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho o en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo. El trabajador podrá declarar por escrito ante el empleador, y éste dentro de las setenta y dos (72) horas ante el asegurador, que el itinere se modifica por razones de estudio, concurrencia a otro empleo o atención de familiar directo enfermo y no conviviente, debiendo presentar el pertinente certificado a requerimiento del empleador dentro de los tres (3) días hábiles de requerido. Se consideran enfermedades profesionales aquellas que se encuentran incluidas en el listado de enfermedades profesionales que elaborará y revisará el Poder Ejecutivo anualmente, conforme al procedimiento del artículo 40 apartado 3 de esta ley. El listado identificará agente de riesgo, cuadros clínicos, exposición y actividades en capacidad de determinar la enfermedad profesional. Entre los derechos, deberes y prohibiciones para las ART, los empleadores y los trabajadores, el artículo 31 cita los siguientes: Las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo: a) Denunciarán ante la SRT los incumplimientos de sus afiliados de las normas de higiene y seguridad en el trabajo, incluido el Plan de Mejoramiento; b) Tendrán acceso a la información necesaria para cumplir con las prestaciones de la LRT; c) Promoverán la prevención, informando a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo acerca de los planes y programas exigidos a las empresas; d) Mantendrán un registro de siniestralidad por establecimiento. Los empleadores: a) Recibirán información de la ART respecto del régimen de alícuotas y de las prestaciones, así como asesoramiento en materia de prevención de riesgos; b) Notificarán a los trabajadores acerca de la identidad de la ART a la que se encuentren afiliados; c) Denunciarán a la ART y a la SRT los accidentes y enfermedades profesionales que se produzcan en sus establecimientos; d) Cumplirán con las normas de higiene y seguridad, incluido el plan de mejoramiento; e) Mantendrán un registro de siniestralidad por establecimiento. Los trabajadores: a) Recibirán de su empleador información y capacitación en materia de prevención de riesgos del trabajo, debiendo participar en las acciones preventivas; b) Cumplirán con las normas de higiene y seguridad, incluido el plan de mejoramiento, así como con las medidas de recalificación profesional; c) Informaran al empleador los hechos que conozcan relacionados con los riesgos del trabajo; d) Se someterán a los exámenes médicos y a los tratamientos de rehabilitación; e) Denunciarán ante el empleador los accidentes y enfermedades profesionales que sufran.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 218 Ley N° 25.675: Ley General del Ambiente Esta ley de presupuestos mínimos, sancionada el 11 de Noviembre del 2.002 y promulgada parcialmente (DR N° 2.413/02) 16 días después, establece el piso mínimo a cumplir (presupuesto mínimo) para el logro de una gestión sustentable y adecuada del ambiente, la preservación y protección de la diversidad biológica y la implementación del desarrollo sustentable. Es una ley de orden público, rige en todo el territorio de Argentina, la autoridad de aplicación es la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, sus disposiciones se utilizan para la interpretación y aplicación de la legislación específica y la legislación específica sobre la materia no puede oponerse a los principios y las disposiciones de esta ley. Los principios de política ambiental de la ley se deben incluir en las legislaciones específicas y cumplirse en los distintos niveles de gobierno, siendo integrados en todas sus decisiones y actividades. Los principios son: • Congruencia, Prevención, Precautorio, Equidad intergeneracional, Progresividad, Responsabilidad, Subsidiariedad, Sustentabilidad, Solidaridad, Cooperación. Además de los principios, la ley establece instrumentos de política ambiental, que son:  Ordenamiento ambiental territorial  Evaluación de Impacto Ambiental  Sistema de control sobre el desarrollo de las actividades antrópicas  Educación ambiental  Sistema de diagnóstico e información ambiental  Régimen económico de promoción del desarrollo sustentable En su artículo N° 26, establece que las autoridades competentes implantarán medidas tendientes a la instrumentación de sistemas de protección de la calidad ambiental que estén elaborados por los responsables de actividades productivas riesgosas; la implementación de compromisos voluntarios y la autorregulación que se ejecuta a través de políticas y programas de gestión ambiental; y la adopción de medidas de promoción e incentivos. Es decir, se incentiva mediante esta ley, a que las organizaciones implementen sistemas de gestión ambiental. Además, establece que se deberán tener en cuenta los mecanismos de certificación (por ejemplo de Normas Internacionales voluntarias) realizados por organismos independientes, debidamente acreditados y autorizados. Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.612: Gestión Integral de Residuos Industriales y Actividades de Servicios Sancionada el 3 de Julio del 2.002, surge a partir de la idea de dar continuidad al régimen jurídico creado con la ley 24.051 (sancionada en 1.991), es decir corregir errores e inconvenientes pero sin establecer nuevas reglas de juego, sino transformar las existentes en más realistas, dinámicas y homogéneas en su aplicación. Mientras la ley 24.051 es una ley focal, nacional y de derecho común, la ley 25.612 es una ley madre o de presupuestos mínimos, es decir establece las bases de protección ambiental sobre la gestión integral de residuos de origen industrial y de actividades de servicio, que sean generados en todo el territorio nacional, y sean derivados de procesos industriales o de actividades de servicios. Los generadores de dichos residuos deben estar identificados, presentar informes periódicos y se hacen responsables del tratamiento y disposición final de los mismos.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 219 Entre ambas leyes se genera una especie de “caos” normativo: en la actualidad, la ley 25.612 no se encuentra prácticamente operativa, a pesar de haberse creado en forma posterior a la ley 24.051. Al ser la primera ley de presupuestos mínimos (PM), presenta una serie de errores44 : a) Los residuos industriales pueden ser peligrosos o no peligrosos. Esta ley no aclara si los residuos industriales no peligrosos se encuentran o no incluidos dentro de su régimen. b) La ley se autotitula como de gestión “integral” de residuos industriales, lo cual hace pensar que abarcaría tanto los peligrosos como los no peligrosos. c) En su Artículo 40 establece que todos los residuos industriales deben ser considerados “cosa riesgosa”, y su Artículo 11 obliga a sus generadores a tratarlos adecuadamente “con el fin de lograr la reducción o eliminación de sus características de peligrosidad”. d) Su Artículo 5 excluye del régimen de la Ley a los “residuos domiciliarios”, pero no aclara si los residuos industriales no peligrosos deben asimilarse a los residuos domiciliarios. Los residuos industriales peligrosos deben ser objeto de una reglamentación diferenciada y distinta de los residuos industriales no peligrosos. e) Varios de los Artículos de la Ley se limitan a indicar que la Autoridad de Aplicación nacional “determinará las obligaciones, plazos y criterios mínimos a las que deberán ajustarse los generadores y operadores de residuos peligrosos”. Al reenviar al futuro la obligación de reglamentar, se crean vacíos legales que hoy no existen y se genera incertidumbre e inseguridad jurídica. Muchos de los temas tratados en la 25.612 (niveles de riesgo, generadores, transportistas, operadores, manifiestos, etc), son prácticamente los mismos que en la 24.051. Con respecto a los niveles de riesgo de los residuos peligrosos, mencionados en el artículo 7 de la ley de PM, se establece al riesgo como característica intrínseca de los residuos, mientras que en la 24.051 se habla de la peligrosidad como característica intrínseca. El riesgo no es una característica intrínseca de los residuos sino la peligrosidad, ya que existen una serie de factores que deben entrar en juego (como concentraciones, condiciones climáticas, condiciones de almacenamiento, formas de manipulación, etc) para que un residuo que por naturaleza es peligroso, sea más o menos riesgoso para la salud humana, animal y para el ambiente en general. De esta manera, no es posible entonces establecer técnicamente los niveles de riesgo para cada uno de los residuos considerados peligrosos, y al no haberse establecido dichos niveles, la ley 25.612 no resulta operativa, sumando el hecho de que aún no ha sido reglamentada. Por lo tanto, y pese a la coexistencia normativa de ambas regulaciones, se considera operativa y activamente vigente a la Ley 24.051. Ley de Presupuestos Mínimos nº 25.916: Gestión de Residuos Domiciliarios Sancionada en agosto del año 2.004, es otra de las leyes de presupuestos mínimos de la Nación; establece el umbral de protección ambiental para la gestión integral de los residuos domiciliarios, sean éstos de origen residencial, urbano, comercial, asistencial, sanitario, industrial o institucional, con excepción de aquellos que se encuentren regulados por normas específicas (como los peligrosos, regulados por la ley N° 24.051). 44 Eugenia Bec y Horacio Franco. Análisis crítico de la ley de Presupuestos mínimos de residuos industriales N° 25.612. Estudio BEC (Abogados, Consultores en Legislación Ambiental): Buenos Aires, Argentina.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 220 Entiende como residuos domiciliarios a aquellos elementos, objetos o sustancias que como consecuencia de los procesos de consumo y desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados, sean éstos de origen residencial, urbano, comercial, asistencial, sanitario, industrial o institucional, con excepción de aquellos que se encuentren regulados por normas específicas. Define las etapas de la gestión integral de residuos domiciliarios: generación, disposición inicial, recolección, transferencia, transporte, tratamiento y disposición final. La disposición final comprende al conjunto de operaciones destinadas a lograr el depósito permanente de los residuos domiciliarios, así como de las fracciones de rechazo inevitables resultantes de los métodos de tratamiento adoptados. Asimismo, quedan comprendidas en esta etapa las actividades propias de la clausura y postclausura de los centros de disposición final. Las autoridades competentes de la ley son los organismos que determinan cada una de las jurisdicciones locales, siendo responsables de la gestión integral de los residuos domiciliarios producidos en su jurisdicción (los municipios son responsables del manejo de residuos generados en ellos), estableciendo las normas complementarias necesarias para el cumplimiento efectivo de la presente ley. Además, se establecen sistemas de gestión de residuos adaptados a las características y particularidades de su jurisdicción, los que deberán prevenir y minimizar los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población. Los objetivos definidos por la ley son:  Lograr un adecuado y racional manejo de los residuos domiciliarios mediante su gestión integral, a fin de proteger el ambiente y la calidad de vida de la población;  Promover la valorización de los residuos domiciliarios, a través de la implementación de métodos y procesos adecuados;  Minimizar los impactos negativos que estos residuos puedan producir sobre el ambiente;  Lograr la minimización de los residuos con destino a disposición final. Resolución N° 544/94: Obligación a la que se ajustarán los vendedores de acumuladores eléctricos en la operación de venta Esta Resolución de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano de la Nación considera que los desechos generados por la fabricación de acumuladores (baterías de plomo) están claramente tipificados como peligrosos (Anexo I, corriente Y 31 de la Ley 24.051), que los acumuladores usados no son aptos para el uso al que se los había destinado originalmente, transformándose automáticamente en desechos peligrosos sean éstos empleados o no como insumo de otras actividades, que resulta conveniente el seguimiento estricto de los desechos que se generan hasta su disposición final, efectuando el adecuado control de los mismos; por ello se establece que los vendedores de acumuladores eléctricos en la operación de venta están obligados a recibir el acumulador usado y deberán contar con un registro en el que se asentará la identificación de los usuarios que han entregado los acumuladores en desuso y se manejará un manifiesto de circuito. Decreto Nacional N° 658/96: Listado de Enfermedades Profesionales Mediante este Decreto se aprueba en el año 1.996, el Listado de Enfermedades Profesionales, previsto en el artículo 6º, inciso 2, de la Ley Nº 24.557 que, como ANEXO I, forma parte integrante del Decreto.
    • Propuesta de Planificación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) y de Salud y de Seguridad Ocupacional (SGSySO), para el manejo de Residuos Hospitalarios en Establecimientos de Salud. Estudio de Caso: Hospital Joaquín Corbalán. Rosario de Lerma, Salta. Carolina Aimar 221 Mediante el Decreto N° 1.167/03, se incorpora al listado, dos nuevos agentes causantes de enfermedades (Trypanosoma cruzi y Hantavirus). A modo de ejemplo, menciono algunos de los agentes que provocan ciertas enfermedades profesionales listadas en dicho Decreto y que se relacionan con los establecimientos de salud: Agente Enfermedad Actividades laborales que pueden generar exposición Virus del Herpes Simple Herpes simple, forma cutánea Trabajadores de la salud, especialmente expuestos a secreciones bucales. Virus de la Inmunodefi- ciencia Humana (HIV) Grupo I: Infección aguda. Grupo II: Infección asintomática. Grupo III: Adenopatías generalizadas persistentes. Grupo IV: otras enfermedades. Subgrupo A: fiebre, diarreas, pérdidas de peso. Subgrupo B: trastornos neurológicos, demencias, mielopatía o neuropatía periférica. Subgrupo C: Enfermedades infecciosas asociadas al VIH-1 Categoría C-1: Incluye las especificadas en la definición del SIDA del CDC (Center for Disease Control) Categoría C-2: Incluye: Leucoplasia oral vellosa, muget, herpes zóster multidermotómico, bacteriemia recurrente por Salmonella, nocardosis y TBC pulmonar. Subgrupo D: neoplasia asociada al VIH-1 Sarcom