• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
106
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ¡SER MUJER! “Capacitarnos a nosotras mismas para usar todo nuestro poder es lo mejor que podemos hacer por el planeta. Si vivimos reprimidas, todo el mundo pierde. Si ganamos, todos ganan.” L. HayAyer se celebraba el día internacional de la mujer y me sientoagradecida por haber recibido innumerables felicitaciones de amigasmuy queridas y también de amigos que saben reconocer que lasmujeres somos una parte esencial en sus vidas, como ellos son en lasnuestras.Realmente ser mujer no ha sido nada fácil, se ha hablado sobre losderechos de la mujer, su supuesta igualdad con el hombre o de su rolen la sociedad moderna. Y, aunque parezca increíble, en laactualidad se sigue frente a modelos estereotipados de mujer.Todavía existen personas que alaban a una mujer por su físico, másque por su competencia, profesionalidad, capacidad intelectual,riqueza de su sensibilidad y dignidad de su ser. O sea, que se havalorado más la modelo que el modelo. Sin embargo tambiéndebemos reconocer que ahora, al igual que el hombre, la mujerestudia, trabaja, construye y contribuye al desarrollo de la sociedad.Al igual que el hombre, las mujeres tenemos aspiraciones, deseos,metas y sueños por realizar. Al igual que el hombre merecemos unlugar digno y respetuoso, no solo dentro del ámbito familiar o laboral,sino en cualquier lugar o situación. Y cuando digo igual que elhombre, pretendo que se entienda literalmente, porque creofirmemente que también los hombres merecen de nosotras eserespeto y admiración. No se trata de una guerra de sexos, se tratade complementarnos y formar una Unidad.La vida es demasiado compleja para desperdiciarla en luchas sinsentido; además, la propia vida siempre está creciendo,expandiéndose, haciéndose más vida. La vida son avalanchas deexperiencias de aprendizaje y períodos de evolución. Pero el cambioya se inició, ya nos encontramos en este proceso de cambio, ahoraestamos en un período de maravillosa evolución, en donde hombres ymujeres debemos trabajar y convivir en armonía.Vigorizar a las mujeres no significa tener que debilitar a los hombres.El maltrato es tan malo de una parte como de la otra. Y créanme queexisten muchos hombres maltratados y mujeres maltratadoras. Nonos conviene caer en eso. Ese tipo de conducta nos mantiene a todosbloqueados, y creo que ya hemos tenido suficiente bloqueo porahora. Culparnos a nosotras mismas o culpar a los hombres o a lasociedad no nos ayudará a mejorar la situación; sólo nos mantendrá
  • 2. impotentes, ya que culpar es siempre un acto estéril. Así pues, lomejor que podemos hacer por los hombres de nuestro mundo esdejar de ser mártires, tener claros nuestros actos, organizarnos ycuidar de nosotras mismas. Todo el mundo respeta a quien serespeta a sí mismo.En lo personal, siento una enorme comprensión y compasión por loshombres y por las dificultades con que se enfrentan a lo largo de susvidas. Ellos también están bloqueados en sus papeles y soportaninmensas cargas y enormes agobios. Desde que son pequeños se lesenseña que no han de llorar para expresar sus emociones. Se lesenseña a guardarse sus sentimientos. En mi opinión, esa es unaforma de maltratar y torturar a los niños.A todas las mujeres, entre ellas tú y yo, las han hecho sentirseavergonzadas o culpables. La sociedad nos ha programado parapensar y comportarnos de cierta manera; para ser mujeres, contodas las normas, reglamentos y frustraciones que eso conlleva.Algunas mujeres se sienten muy contentas desempeñando ese papel.Pero muchas no. Yo misma tardé muchísimo tiempo en comprenderque esa conducta no era normal, y que tampoco era lo que yo memerecía como mujer. Por eso, a medida que fui cambiandolentamente mi sistema de creencias (mi conciencia) comencé aadquirir dignidad y autoestima. La conciencia de su dignidad, suvalor y su autoestima son las cosas más importantes quepuede poseer una mujer. Cuando nuestro sentido de la dignidadestá fortalecido, no aceptamos que nos maltraten o abusen denosotras. Sólo nos sometemos al dominio de otras personas cuandoaceptamos y creemos que no valemos nada o que somos indignas. Osea que la solución está en nosotras mismas.Culturalmente a las mujeres se nos ha lavado el cerebro haciéndonoscreer que para ser «buenas» tenemos que anteponer las necesidadesde todos los demás a las nuestras. Muchas hemos vivido cumpliendolas obligaciones impuestas por lo que «deberíamos» ser en lugar delo que realmente «somos». Hay muchísimas mujeres que van por lavida con un profundo resentimiento porque se sienten «obligadas aservir» a los demás. Con razón tantas mujeres están agotadas. Perono tenemos por qué ponernos enfermas para conseguir un poco dedescanso. En mi opinión, muchas de las enfermedades que aquejan alas mujeres son una manera de conseguir una tregua. La enfermedades la única excusa que se permiten para tener un poco de tiempolibre, la mujer tiene que estar enferma en cama para poder decir no.El alma no entiende de sexos. Hemos de aprender a valorar nuestrasvidas y nuestras capacidades igual como hemos aprendido a valorarlas de los demás. Ha llegado el momento de dejar atrás la rabia y las
  • 3. acusaciones, la actitud de víctimas y de la impotencia. Ya es hora deque las mujeres reconozcamos y recuperemos nuestro poder, pero elpoder en el buen sentido de la palabra, el poder para ser nosotrasmismas y luchar por nuestro ser. Es el momento de que noshagamos cargo de nuestros pensamientos y comencemos a crear unmundo de igualdad. Cuando aprendamos a cuidar de nosotrasmismas de modo positivo, a respetarnos y a valorarnos, la vida detodos los seres humanos, (incluidos los hombres) habrá dado un saltoen la dirección correcta. Habrá respeto y amor entre los sexos, yhombres y mujeres nos honraremos unos a otros. Creo que podemoscrear un mundo seguro donde reine el Amor y la Paz; y donde todospodamos ser felices. Todos, hombres y mujeres poseemos el deberde cooperar el uno con el otro en el proceso de transformación delmundo. Nuestra mayor conquista es y debe seguir siendo elsabernos individuos con mente y alma, y no solo cuerpo, somos partede una unidad divina, hombres y mujeres nos complementamos yjuntos debemos emprender un camino de dignidad, respeto,cooperación y sobretodo de Amor.Carola Estrada “luz en tu mente, fuego en tu alma” www.carolaestrada.blogspot.com www.facebook.com/CarolaEstrada