Ideología y ciencia

17,515 views

Published on

Algunos fragmentos de un buen artículo

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
17,515
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2,962
Actions
Shares
0
Downloads
95
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ideología y ciencia

  1. 1. TEXTO CONSTRUIDO SOBRE LA BASE DE LA CONFERENCIA DICTADAEN MEDELLÍN, EL 26 DE FEBRERO DE 1974, EN LA ESCUELA DEADMINISTRACIÓN Y FINANZAS Y TECNOLOGÍAS, EAFIT.Estanislao Zuleta Libro: Elogio de la Dificultad IDEOLOGÍA Y CIENCIA FRAGMENTOS
  2. 2. 1. DISTINCIÓN ENTRE IDEOLOGÍA Y CIENCIAPara tener una primera idea del asunto es necesario entonces comenzar por construir una oposición entre la ideología y la ciencia. Una definición aproximada sería muy vaga mientras no se desarrolle esta distinción con criterios claros.En el Georgias Platón establece un primer criterio esencial para la construcción de la diferencia entre la ideología y la ciencia: La única “autoridad” que la ciencia admite es la demostración; una proposición científica es válida sólo con este respaldo.
  3. 3.  La tradición, en sus diversas formas, es una referencia autoritaria. También puede serlo una autoridad establecida o la presión de la opinión general. Pueden incluso combinarse, pero con relación a la ciencia, carecen de validez. Nadie puede proponer en términos científicos la teoría de que la mayoría tiene la razón. En este sentido la ciencia no es democrática. La ciencia, en la medida en que se funda en una demostración, escapa a la propiedad de un autor y se convierte en un patrimonio común. En este sentido es completamente secundario que conozcamos el origen de una determinada formulación científica.
  4. 4.  Tenemos así una característica típica de la ideología: se funda siempre en las tradiciones, en los modos de vida, en una autoridad de cualquier tipo que sea, y deja de lado la demostración como fundamento de su validez. Platón, sin embargo, en su afán por diferenciar la opinión de la ciencia, no se limita a este criterio. En El Sofista (al igual que en El Filebo) no presenta un nuevo criterio aún más agudo: nos ofrece, en una forma muy interesante, una teoría de la ignorancia. Y llega a una conclusión: La Ignorancia no es un estado de carencia como se lo imagina el sentido común. Si fuese así nada habría más fácil que la enseñanza, que sería como dar de comer a un hambriento. Introducir algo allí donde hay una ausencia sería supremamente sencillo. Pero desgraciadamente la ignorancia no es un estado de carencia, no es una falta, sino – y esa es la fórmula de Platón – un estado de llenura; es un conjunto inmenso de opiniones en las que tenemos una confianza loca.
  5. 5.  La conciencia de saber que no se sabe es propia de la ciencia; no es en absoluto un atributo de la ideología. La ideología, como la naturaleza, tiene horror al vacío y en tal sentido ofrece para todo una respuesta. Está sumergido en la ideología aquel que no sabe en absoluto que hay muchas cosas que ignora. La fórmula “sólo sé que nada sé”, que aparece de manera tan frecuente en los diálogos socráticos, no es un rasgo de falsa humildad, sino una muy interesante observación: el primer conocimiento efectivo es un saber negativo; es entender que la opinión que teníamos sobre algo no era más que una opinión y no constituye un verdadero conocimiento.
  6. 6.  la ideología se caracteriza por tener horror al vacío, por ser un estado de opinión generalizada que tiende a dar cuenta de todo. La ciencia es un paso hacia el no saber a partir de una apariencia de saber. El ingreso en la ciencia, como ya lo había visto Platón, es un paso hacia el no saber, pero hacia un no saber riguroso, que sabe que no sabe, y que a partir de la crítica a una apariencia de saber (una opinión), es consciente de su búsqueda. La ideología excluye la autocrítica mientras la ciencia es un movimiento esencialmente crítico.
  7. 7.  De manera similar Gastón Bachelard, un teórico moderno, nos expone el proceso de construcción de la ciencia, no como la acumulación pasiva de informaciones nuevas, sino como un procedimiento de ruptura crítica con un saber anterior. La ciencia avanza poco a poco en un mundo de incógnitas. Para llegar a aceptarla es necesario aprender a vivir en un mundo de preguntas abiertas que todavía no tienen una respuesta. La ideología, por el contrario, responde a todo y en tal sentido es mucho más cómoda, completa y sobre todo tranquilizadora.
  8. 8.  Una ideología que permita consolarse con una respuesta a cualquier planteamiento, aunque no esté demostrada y sea muy misteriosa y muy vaga, es mucho más tranquilizadora que una ciencia en la que gran parte de las preguntas carece aún de respuesta y se formulan como hipótesis en proceso de investigación. La ciencia es siempre un conocimiento demostrable, parcial e indefinido, porque de lo contrario sería una opinión. El descubrimiento del átomo resuelve una serie de problemas muy importantes en química y en física, pero crea una cantidad inmensa de interrogantes que hasta entonces no existían. Y así ocurre con el desarrollo de todo tipo de conocimientos.
  9. 9.  El conocimiento requiere por tanto de una disposición distinta a la que impone la ideología: exige romper con la actitud de satisfacción y descanso en la apariencia de un saber probado y asumir la valoración del gusto por la búsqueda misma de un saber cuyos resultados no se conocen de antemano. Conlleva además una distinta imagen de la felicidad, como dice Nietzsche en el prefacio de La gaya ciencia: no la felicidad concebida como reposo, droga, sueño, cielo o muerte, es decir, como un estado definitivo y acabado, sino la felicidad concebida como lucha, como conquista, como búsqueda y como trabajo.

×