• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Planes,  J.  Fortaleza  Mental.  El Pilar Secreto Del éXito
 

Planes, J. Fortaleza Mental. El Pilar Secreto Del éXito

on

  • 955 views

 

Statistics

Views

Total Views
955
Views on SlideShare
955
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
45
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Planes,  J.  Fortaleza  Mental.  El Pilar Secreto Del éXito Planes, J. Fortaleza Mental. El Pilar Secreto Del éXito Document Transcript

    • Juan Planes FORTALEZA MENTAL: EL PILAR SECRETO DEL ÉXITO Si nos preguntáramos qué caracterizaría al jugador de fútbol perfecto no pocos estarían dispuestos a afirmar que se trataría de un jugador con la habilidad técnica de un brasileño, la potencia física de un alemán, la solvencia táctica de un italiano y la fortaleza mental de un inglés. Pese a que la vertiente mental y emocional está recibiendo una atención creciente por parte de entrenadores y deportistas, no es menos cierto que son pocos los profesionales que emprenden programas serios y sistemáticos de mejora de la fortaleza mental y emocional. Obviar la tremenda influencia del factor mental en el rendimiento de un deportista resulta tan arriesgado como renunciar al entrenamiento de los otros tres factores. Con frecuencia la fortaleza mental y la maestría emocional son los factores “ocultos” que marcan las diferencias entre los grandes campeones y los deportistas mediocres. ¿Qué rasgos de personalidad caracterizan a los grandes campeones? ¿Qué estilos de pensamiento les son propios? Los estudiosos del rendimiento utilizan la técnica del “modelling” para identificar y replicar los factores que nos dirigen a la excelencia en cualquier faceta del conocimiento y del comportamiento humano. Partiendo de la premisa de que todas las personas compartimos la misma neurología, asumen de forma acertada que los efectos en el rendimiento y en las emociones de una forma concreta de estructurar el© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 1
    • Juan Planes pensamiento, o de una determinada técnica mental, han de ser los mismos en todas las personas que organicen su mente de igual forma. De igual modo, cualquier deportista que pusiera a trabajar su mente de la misma manera con el que los grandes campeones organizan su psicología, obtendría los mismos efectos en la mejora del rendimiento de los que éstos se benefician. Es por ello que la psicología deportiva ha analizado los factores mentales y emocionales que han ayudado a los campeones de leyenda a alcanzar rendimientos extraordinarios. Los grandes suelen utilizar, en la mayoría de los casos de forma inconsciente, muchas de las siguientes estrategias mentales: - Una tremenda motivación para ganar y un enorme nivel de compromiso y de determinación. - Aman la excelencia y el éxito y la alta exigencia les lleva a explotar todo su potencial. - Confían absolutamente en sí mismos y son optimistas y positivos - Gestionan hábilmente sus estados emocionales, tienen un perfil significativamente menos tenso, deprimido, fatigado o confuso que la media y se muestran calmados, alegres y con energía y vigor mental - Se plantean constantemente retos y objetivos tanto a largo como a medio y corto plazo - En los momentos importantes se siente llamados a asumir la responsabilidad colectiva. - Muchos practican técnicas de relajación antes de los partidos y son visualizadores de forma inconsciente.© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 2
    • Juan Planes - Siguen rutinas o utilizan gestos o anclajes mentales para entrar en estados de máximo rendimiento y concentración. ¿Los campeones nacen o se hacen? ¿Puede cualquiera alcanzar la maestría emocional? Algunos de los atletas que son fuertes mentalmente lo son, en parte, por naturaleza. Al igual que algunos deportistas nacen con una dotación genética que les dota de una potencia física sensiblemente superior a la media otros nacen con una fortaleza mental extraordinaria que les otorga una fuerte ventaja sobre el resto. No obstante, los psicólogos parecen de acuerdo en que únicamente entre el 40 y el 50% de los rasgos de personalidad de una persona son heredados. El restante 60-50% sería fruto de nuestras experiencias y de las decisiones que tomamos. En la medida en que, al igual que en cualquier otro aspecto (inteligencia racional, fortaleza física,…), únicamente un escasísimo porcentaje el nace extraordinariamente dotado y la inmensa mayoría nos encontramos en las zonas medias de lo que sería una Campana de Gauss, sólo muy pocos encuentran innato en ellos una fortaleza mental extraordinaria. O lo que sería lo mismo decir, los grandes maestros mentales y emocionales lo son porque aprendieron a dominar su mente y su espíritu. La buena noticia al respecto, y en notable contraste con la inteligencia© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 3
    • Juan Planes racional o fortaleza física, es que cualquier persona motivada que sea adecuadamente entrenada puede mejorar sus habilidades emocionales de forma significativa en unos pocos meses. Ningún yogui, fakir o maestro de las artes marciales es genéticamente superior a cualquiera de nosotros, la maestría emocional que han alcanzado es fruto de un entrenamiento cuidadosamente planificado. ¿Qué papel juegan las emociones en nuestro rendimiento? La investigación ha demostrado que las emociones negativas tienen un tremendo impacto, a veces incluso devastador, en el rendimiento, el estado de forma y la salud. La maestría emocional resulta vital para mantener la concentración en momentos de máxima presión, incrementar el rendimiento en los “momentos de la verdad”, recuperarse de las decepciones y permanecer motivado y seguro de uno mismo. El autoboicot emocional generado en el organismo por el nerviosismo que sufrimos al afrontar un momento crítico destruye, casi por completo, nuestra capacidad de rendir a nuestro nivel habitual. Al igual que todos seríamos capaces de caminar sin caernos sobre un tablero de 20 centímetros de ancho y cuatro de largo que estuviera apoyado sobre el suelo, y dudamos de que seríamos capaces de hacerlo si esté estuviera suspendido a 30 metros de altura, los futbolistas que no manejan bien sus emociones ven como su rendimiento disminuye drásticamente en los momentos en los que se la juegan. Si analizáramos los penaltis que se fallan en los momentos críticos,© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 4
    • Juan Planes que momento más crítico que una final de Champions League o un Mundial, observaríamos que el porcentaje de errores es extraordinariamente superior al que se produce en un entrenamiento o cuando se lanza un penalti sin trascendencia. En las últimas finales de Champions decididas por penaltis, en el AC Milán-Juventus se marraron la mayoría de las penas máximas, en el AC Milán-Liverpool el equipo perdedor erró también la mayoría de los lanzamientos y en el último mundial de Alemania los equipos que perdieron la eliminatoria fallaron la mayoría de los disparos. Todo un bota de oro como Andrei Sevchenko falló en su última final de Champions y con Ucrania en el mundial, ¿cuántos penaltis falla Sheva en los entrenamientos? Estos ejemplos contrastan con el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. La leyenda de Michael Jordan es más grande gracias a que ganó o empató más de 25 partidos en los últimos segundos a lo largo de su carrera. Michael demostró una y otra vez que mantenía los mismos porcentajes de acierto en el minuto 1 de partido que en jugadas decisivas en los últimos segundos. La ansiedad es un fatídico enemigo del rendimiento. Al igual que esa noche en que nos acostamos pronto a dormir puesto que el día siguiente tenemos algo muy importante que hacer muy temprano somos incapaces de “pegar ojo”, un deportista que encara con ansiedad un partido es alguien que está sembrando de minas emocionales su propio organismo.© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 5
    • Juan Planes Pero el nerviosismo y la ansiedad no solo destruyen nuestra capacidad de rendir al máximo en un momento puntual, un pobre manejo de las emociones, vivir en estados continuados de desmotivación, apatía, enfado, enojo, ansiedad o nerviosismo disminuye nuestro rendimiento, nuestra capacidad de alcanzar el estado físico óptimo y nuestra capacidad de atención y concentración. Igualmente una deficiente maestría emocional disminuye sistemáticamente la eficacia del sistema inmunológico, lo que eleva el riesgo de contraer enfermedades y padecer lesiones. Dolencias como la gastroenteritis, lumbalgias, migrañas y cefaleas y dolores musculares leve suelen ser producto de una pobre gestión de las emociones. La confianza en uno mismo y el optimismo como profecías que se auto cumplen Una profecía que se auto cumple es una predicción que por el mero hecho de ser realizada genera en nosotros mismos un comportamiento que posibilita que esa predicción se convierta en realidad. En 1979 en la prensa californiana publicó que “debido a una mala previsión de las reservas de petróleo es posible que éste se agote” lo que provocó que los ciudadanos de ese estado fueran en masa a las gasolineras no sólo a llenar sus depósitos sino a acumular bidones de gasolina. Evidentemente el efecto fue que la gasolina se acabó, posteriormente se demostró que el nivel de reservas era el adecuado. El fenómeno de las convicciones y creencias como profecías que se auto cumplen ha sido ampliamente estudiado y su influencia se ha demostrado en ámbitos tan diversos como el rendimiento escolar, el liderazgo, el deporte, la gestión de organizaciones, la recuperación de enfermedades,…© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 6
    • Juan Planes Si se analiza el fenómeno parece obvio que las personas decidamos cómo actuar en función de lo que creemos que va a suceder, y que de ese modo nuestra conducta refuerce el fenómeno que esperamos que suceda. De hecho más de 6.100 diferentes estudios han demostrado que el autoconfianza es, de entre todos los elementos que influyen en el rendimiento, el factor singular más importante. Cuando alguien cree en sí mismo toma unas decisiones y emprende una conducta con la convicción de que alcanzará el resultado deseado. Lo “qué hace uno y cómo lo hace” depende sobremanera de su nivel de convicción acerca de las posibilidades de alcanzar objetivo. ¿O es qué acaso alguien actúa igual, se implica y se esfuerza lo mismo cuando cree que puede conseguir algo que cuando no lo cree posible? La historia del atletismo nos proporciona el mejor ejemplo acerca de la fuerza con que las convicciones influyen en nuestro rendimiento. Tradicionalmente se había pensado que era imposible correr la milla en menos de 4 minutos, que esa marca constituía una barrera humana infranqueable. No fue hasta que en 1956 Roger Bannister batió rebajó ese registro que esa convicción se desvaneció de la mente de los atletas. A los pocos meses fueron varios los atletas que batieron esa barrera y en sólo tres años más de 30 corredores lo consiguieron. ¿Queda alguien que pueda dudar del efecto de las convicciones en el rendimiento? Igualmente el optimismo, la convicción de que en el futuro las cosas te van a ir bien, se ha demostrado como un elemento crítico en la consecución de objetivos deportivos. Martín Selingam realizó varios© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 7
    • Juan Planes estudios muy contundentes acerca de los efectos del optimismo tanto en deportes individuales como en colectivos con resultados tremendamente esclarecedores. La “pauta explicativa” de los equipos y de los atletas pronostica mejor cómo funcionará que lo buenos que éstos puedan ser. El optimismo y el pesimismo pronostican tanto el éxito como el fracaso y funcionan también para prever el resultado de actuaciones bajo presión. Así a la gente que está convencida de que le va a ir bien, tiende a irle bien. Incluso el optimismo tiene efectos físicos, los que creen que se van a recuperar rápidamente de una lesión tienden a recuperarse antes y mejor que los pesimistas aunque su grado de lesión sea superior al de éstos. Bajo qué circunstancias se alcanza el máximo rendimiento Mihalyi Csikzentmihalyi, psicólogo de la Universidad de Chicago e investigador del alto rendimiento, acuñó el término Fluidez para referirse a los estados cumbre en los que alcanzamos un rendimiento óptimo. Fluidez sería ese estado y momento en que estamos mentalmente tan imbuidos en aquello que estamos haciendo que parece que el tiempo desaparece, en que estamos tan concentrados en lo que hacemos que el mundo exterior no existe para nosotros, en que nuestra mente y nuestro cuerpo funcionan tan armónicamente que sin esfuerzo encontramos la creatividad, la energía y los recursos para acometer la tarea que nos ocupa. Fluidez es cuando lo que hacemos y nosotros somos la misma cosa,© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 8
    • Juan Planes cuando el ballet se hace persona en una bailarina, cuando fútbol y futbolista son lo mismo. Bajo qué circunstancias alcanzamos los momentos de rendimiento cumbre, cuándo ofrecemos lo mejor de nosotros mismos: 1. - Cuando sentimos pasión por lo que hacemos, cuando la motivación por alcanzar el objetivo es elevada, cuando disfrutamos haciendo. 2. – Cuando el objetivo a alcanzar supone un reto para nosotros. La naturaleza humana, y su tendencia lógica al ahorro de energías, hace que únicamente demos lo mejor de nosotros mismos cuando es estrictamente necesario hacerlo. 3. – Cuando disfrutamos del suficiente margen de libertad para hacerlo a nuestra manera. En la medida en que a los deportistas se les rodeara de entornos en qué concurrieran esas tres circunstancias y se les proporcionara estímulos que incrementaran su nivel de auto confianza estaríamos sentando las bases para incrementar sistemáticamente su rendimiento y resultados. La ciencia del alto rendimiento Tradicionalmente la psicología se ha ocupado de intentar mejorar la existencia de aquellos que padecían problemas y que caían en estados de ánimo negativos. La psicología deportiva, quizás debido a su origen, ha tendido a© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 9
    • Juan Planes caer en las dinámicas de la psicología clínica, es decir, a tratar problemas mentales utilizando una visión de terapia y “consejo”. Este enfoque resulta claramente inapropiado para un deportista que está triunfando o que quiere hacerlo. No se puede tratar a un “campeón” igual que a alguien con problemas mentales o emocionales. Afortunadamente, en los últimos años se ha producido una fuerte apuesta por la psicología positiva y el estudio del rendimiento y la excelencia. Armados de herramientas científicas toda una serie de psicólogos y no psicólogos estudiosos de la naturaleza humana, el funcionamiento de la mente, el equilibrio mente cuerpo y el rendimiento están encontrando una serie de técnicas y estrategias que mejoran aspectos críticos de nuestra vidas como las emociones, el desarrollo del aprendizaje conductual y la fortaleza mental. La buena noticia, como ya he comentado anteriormente y a diferencia de aspectos difícilmente mejorables como la capacidad intelectual o el límite físico de una persona, es que estas técnicas pueden provocar una mejora constante y sensiblemente acelerada de los siguientes aspectos: M aestría eMocional, la capacidad no sólo de controlar las emociones sino incluso de entrar a voluntad en los estados emocionales y mentales de máximo rendimiento. Igualmente la capacidad de rendir al máximo en los momentos de la verdad y de no venirse abajo ante las dificultades© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 10
    • Juan Planes a prendizaje conductual, mediante el modelling, la visualización activa y el coaching y autocoaching desarrollar técnicas de aprendizaje efectivo que permiten acelerar el progreso en las áreas técnicas, físicas y tácticas y consolidar los progresos en las áreas emocional y mental. F ortaleza Mental, consiguiendo desarrollar una personalidad positiva y optimista que incremente la auto confianza. Conclusión La ciencia está demostrando la poderosa influencia de la mente y las emociones sobre el rendimiento y la salud. Parece evidente que detrás de muchos grandes campeones existe una fortaleza mental y una auto confianza que les ofrece poderosas ventajas sobre sus rivales. Están perfectamente identificados los factores de éxito, los estilos de pensamiento y las estrategias mentales, que ayudan a éstos alcanzar sus extraordinarios resultados. Utilizar las mismas estrategias mentales que los campeones nos reportaría idénticas ventajas de las que éstos se benefician. Analizar perfiles de personalidad de los jóvenes talentos podría ayudarnos a identificar cuáles tienen más probabilidades de llegar a la cima. Existen, y se están descubriendo nuevas, herramientas y técnicas que se están demostrando tremendamente eficaces para dominar las emociones y poder incrementar el rendimiento.© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 11
    • Juan Planes Empresario de éxito y formador, es licenciado en Gestión y Marketing por ESIC y profesor colaborador en las escuelas de negocios de Valencia ESTEMA y EDEM. Brillante conferenciante, la agudeza de sus ideas, la frescura de su estilo de comunicación y los resultados que consigue en sus programas de formación y desarrollo directivo le están convirtiendo en una destacada autoridad y un referente nacional en las áreas del desarrollo personal y la eficacia profesional. Es autor del libro “Alto Rendimiento Personal: Camino al Éxito. Técnicas y estrategias para alcanzar el éxito personal y profesional” publicado por Deusto.© www.mcsports.es. Artículo publicado en la sección “Psicología del rendimiento”. 12