Uploaded on

 

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
253
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. María Camila Pereira Santos 9-1 J.T
    Un tema inspirado en : Jiddu Krishnamurti
  • 2. El orden y la libertad
    El orden es la acción de lo nuevo, o sea de la inteligenciaLa libertad es orden absoluto; ni la libertad ni el orden son relativos. Uno o bien es libre o no lo es. O bien existe un orden total en uno mismo o hay desorden. El orden es armonía. Al parecer a los seres humanos les gusta vivir en desorden tanto por fuera como en su interior. Esto se ve en la política. Todos los gobiernos son corruptos, unos más y otros menos. Están liderados por gente que en sí es desordenada, ambiciosa, engañosa, aquejada de antagonismos y vanidades personales. Por eso hay guerras económicas, los muy ricos y los muy pobres, y todas las desdichas que se derivan de las tribulaciones de la miseria.
  • 3.
  • 4. En la muerte esta la inmortalidad
    Por cierto, en el morir hay renovación, ¿no es así? Sólo en la muerte algo nuevo surge a la existencia. No le estoy brindando consuelo. Esto no es algo en lo que pueda creer o pensar, o que pueda examinar y aceptar intelectualmente, porque entonces lo convertirá en otro consuelo, tal como ahora cree en la reencarnación o en la continuidad en el más allá, etcétera. Pero lo real es que, para aquello que continúa, no hay renacimiento, no hay renovación.
    Por lo tanto, la renovación, el renacimiento está en el morir de cada día. Eso es la inmortalidad. En la muerte está la inmortalidad; no en la muerte que usted teme, sino en la muerte de las conclusiones previas, de los recuerdos, de las experiencias, con todo lo cual usted se ha identificado como el «yo». En el morir del «yo» a cada instante hay eternidad, hay inmortalidad, hay algo que ha de experimentarse; no es para que se especule o se diserte al respecto, como hacen ustedes con la reencarnación y toda esa clase de cosas [...].
  • 5.
  • 6. ¿Puede la mente ser libre en el sentido mas profundo ?
    Hay varios temas sobre los que deberíamos conversar juntos, y uno de ellos es la libertad. Es un tema sumamente importante y que necesita ser explorado en detalle, con paciencia y dedicación, para averiguar si es posible que la mente sea libre o si está sentenciada a permanecer para siempre bajo el yugo del tiempo. O lo que es lo mismo: ¿es irremediable que la mente viva limitada por el pasado? ¿Puede la mente, nuestra mente, que vive en este mundo y funciona como corresponde a la situación —agobiada por los problemas cotidianos, los deseos enfrentados, las influencias opuestas y todas las contradicciones en las que uno vive, los sacrificios, los tormentos, agraciada con alguna alegría pasajera—, puede esa mente ser libre, no sólo en la superficie sino en lo más profundo, en las raíces mismas de su existencia? Creo que la pregunta está clara; queremos saber si la gente que vive en esta sociedad tan extremadamente compleja, que tiene que ganarse la vida, quizá mantener a una familia, competir, demostrar ambición, puede ir más allá de todo eso; no como abstracción, como hipótesis, ni como idea, fórmula o concepto de la libertad: preguntamos si verdaderamente puede ser libre. Si les parece, esto es lo que me gustaría que investigáramos.
  • 7.
  • 8. ¿Cómo podemos conocernos a nosotros mismos?
     Es una buena pregunta. Escuche con atención. ¿Cómo conoce usted el aspecto que tiene? ¿Comprende mi pregunta? Usted se mira al espejo por primera vez, y después de unos pocos días, o unas pocas semanas, vuelve a mirarse y dice: «Ese soy yo nuevamente». ¿De acuerdo? Así es que, mediante el mirarse cada día al espejo, usted empieza a conocer su cara y dice: «Ese soy yo». Bien, ¿puede, de igual manera, conocer lo que usted es mediante el observarse a sí mismo? ¿Puede observar sus gestos, la manera en que camina, cómo habla, cómo se comporta; si es duro, cruel, grosero, paciente? Entonces empieza a conocerse. Usted se conoce a sí mismo observándose en el espejo de lo que hace, de lo que piensa, de lo que siente. Ése es el espejo: el sentir, el hacer, el pensar; y en ese espejo, usted comienza a observarse. Ahora bien, si el espejo dice: «Éste es el hecho» pero a usted no le agrada el hecho y quiere modificarlo, empezará usted a deformar el hecho y no lo verá tal como es.
  • 9. La responsabilidad
    Un ser humano es la humanidad entera
    La palabra responsabilidad debe ser comprendida en toda su significación. Proviene de ‘responder’, responder no de forma parcial sino íntegramente. La palabra también supone responder apelando al propio acervo, o sea remitiéndose al condicionamiento personal. Tal como se entiende generalmente, la responsabilidad es la acción del propio condicionamiento humano. Es natural que nuestra cultura, la sociedad en que vivimos, condicione la mente, ya se trate de una cultura autóctona o foránea. Uno responde a partir de ese condicionamiento y dicha respuesta limita nuestra responsabilidad. Si uno ha nacido en la India, en Europa, en América o donde fuere, su respuesta se corresponderá con la superstición religiosa —todas las religiones son estructuras supersticiosas— , con el nacionalismo o con las teorías científicas.
  • 10. ALGO PARA TOMAR EN CUENTA…