Escritores costeños

  • 5,446 views
Uploaded on

biografias

biografias

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
5,446
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
10
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. AUTORES REPRESENTATIVOS DE LA LITERATURA COSTEÑA HÉCTOR ROJAS HERAZONació en Tolú un 12 de agosto de 1922, una noche a las doce en punto, cayendoun torrencial aguacero que impidió que la partera estuviera allí; por lo tanto, sumadre lo dio a luz sola ayudada por la madre de ella, que más tarde sería “Celia”en todas sus novelas. Vio la luz y casi lo ciega para siempre el líquido amnióticoque le cayó en los ojos. Gracias a Dios el Doctor se dio cuenta de ello debido a sullanto y le puso una solución que le salvó la vista que fue perfecta hasta sus 75años, ya después sí usó lentes. El recordaba con un terror retroactivo ese terriblesuceso.Cuando se levantaba casi siempre lo hacía cantando, dando gracias a la vida porel sol y un día más de energía. Era un ser angelical por lo regular, y a veces turbioy azufrado en muchas facetas.Dejó un acento personalísimo en todo lo que construyó ya fuera pintura, literaturao periodismo. Donde más se identificaba era con la pintura. A los 8 años una vezque su abuela le rompió unos dibujos, le dijo: “Mamá, no me rompas lo que pintoporque me rompes el alma”. Y así fue para todo: sensible, trágico, pero un creadorque ha dejado una huella imborrable en la historia de Colombia. Estudió enCartagena y Barranquilla (Colombia). En lo demás fue autodidacta, practicó elyoga durante 30 años, estuvo casado con Rosa Barboza Carazo, “la niña Rochi”,su compañera y colaboradora inseparable. En su soñado Tolú recordaba, "Lascasas tenían grandes patios de bahareque y de palma". Siempre dijo "Soy unhombre de patio porque el patio fue el escenario donde estrené mis sentidos, micapacidad de asombro, entonces el lugar se fue mitificando...".Vivió 10 años en España, gran conversador y aficionado al buen cine. "Porque elcine no es otra cosa que pintura en movimiento"
  • 2. OBRAS PUBLICADAS:  Rostro en la Soledad (Poemas, 1951)  Tránsito de Caín (Poemas, 1952)  Desde la luz preguntan por nosotros (Poemas, 1961)  Respirando el Verano (Novela, 1962) RAÚL GÓMEZ JATTINRaúl Gómez Jattin había nacido en Cartagena, el 31 de mayo de 1945, aunquetodo el mundo lo tiene por cereteano, porque de ahí, de Cereté, en el Córdoba,junto al río Sinú, era su familia y allí pasó su infancia.Su padre fue Joaquín Pablo Gómez Reynero. Su madre, Lola Jattin, nacida enColombia de padre libanés y madre siria. Raúl Gómez Jattin fue educado en variaspoblaciones de la costa norte colombiana.Llegó a Bogotá en 1965 a estudiar Derecho en la Universidad Nacional deColombia. Era un muchacho de provincias tímido, respetuoso, inteligente y buenestudiante. Pero sin vocación: sabía que el Derecho no era lo suyo y lo estudiabapor imposición paterna. En el teatro, tan en boga en la universidad por esos años,encontró su sitio. Entró pronto a trabajar con el Grupo de Teatro Experimental desu universidad, bajo la dirección de Carlos José Reyes, y participó durante añosen un montaje tras otro.Quienes tuvieron oportunidad de verlo actuar lo recuerdan como un excelenteactor, muchos dicen que de los mejores que tenía el país. Un actor inmenso convozarrón grave y profundo y ademán aristocrático que vivía para el teatro yparecía destinado a no hacer otra cosa.
  • 3. Hasta que, alrededor del 72, presentó en el Festival de Manizales un montajepropio, Las nupcias de su excelencia, que el público recibió con una tremendapitada, dicen que porque no representaba lo que los grupos comunistas delmomento esperaban de una obra de teatro. Porque Raúl despreciaba el teatropanfletario: si el arte se vuelve propaganda, decía, pierde todo su valor. A él, queera orgulloso, que le silbaran en su primer montaje lo hundió; y salió huyendo.Dejó todo atrás y se volvió Cereté, a vivir en un terrenito que había comprado supadre muy cerca de la casa familiar y al que puso por nombre Mozambique, comolas canciones de Bob Dylan y de sus admirados Richie Ray y Bobby Cruz.Aunque regresó todavía a Bogotá y siguió haciendo teatro, no volvió nunca aescribir otra obra y se limitó a hacer adaptaciones. Muchos recuerdan aún sumontaje de Los Acarnienses, una selección de algunos pedazos del texto deAristófanes. El estudio a fondo de la pieza derivó en una obsesión por la culturagriega que le duraría toda la vida y que, con el tiempo, marcará su poesía.Fue en Cereté, durante uno de esos continuos ires y venires a lo largo de losúltimos 70s, cuando comenzó su locura, esos ataques que le daban de tanto envez y que lo fueron metiendo en una vorágine de hospitales, drogas psiquiátricas eidas y vueltas de la normalidad a la locura.Esa locura de Raúl era locura de enfermo. No se volvió loco por las drogas ni porsu vida excesiva. Era loco porque era loco, por esas cosas de la vida que loenferman a uno y contra las que no hay casi qué hacer.Y como Raúl era excesivo en todo, fue excesivo también en su locura. Losataques que le daban eran tremebundos, asustadores, frenéticos. Cuentan losamigos que en esos momentos se volvía intratable, insoportable, inaguantable.Que no veían la hora de devolverlo para Cereté o de mandarlo para unpsiquiátrico. Hospitales conoció muchos, aunque a menudo los directores seempeñaban en darle el alta, quién sabe si porque no terminaban de verle la locurao por quitárselo de encima. Él sabía también cómo manipular el mundo a su gustocon el cuento de que era loco.
  • 4. Fue ahí, en esos años de vuelta en Cereté, cuando empezó también a escribirpoesía. Poema tras poema que guardaba o que enviaba a los amigos sin máspretensiones. Hasta que uno de ellos, el más cercano toda su vida, se dio cuentade que esos poemas de Raúl eran buenos y merecían ser publicados. Él mismo seencargó de la edición. Ese libro, el primero de Raúl Gómez Jattin, Poemas (1980),es hoy casi inencontrable.Años después vendrá Tríptico ceretano (1988), la trilogía integrada por Retratos,Amanecer en el valle del Sinú y Del Amor, la cumbre de su obra. Ahí estánalgunos de los temas más escabrosos, tal vez los que más lo identifican entrequienes apenas lo conocen: drogas, amores prohibidos, escarceos de niño conempleadas domésticas rebosantes de lujuria, iniciaciones zoofílicas con terneras,con gallinas…Pero están también la amistad, los recuerdos de infancia, el amor descrito enocasiones con belleza conmovedora:“Dibujo tu perfil del faro a las murallas/ Luz de alucinación son tus ojos de hierro/El mar salta en las piedras y mi alma se equivoca/ El sol se hunde en el agua y elagua es puro fuego/ Eres casi de sueño. Eres casi de piedra con el vaivén deltiempo”En 1989 publicará Hijos del tiempo, una obra madura, más serena que el Tríptico,donde el protagonista ya no es él mismo sino otros: Micerino, Teseo, Medea,Homero, Penélope y Odiseo, Scherezada, Li-Po, El rey moro, Moctezuma, Elcacique Zenú, Antínoo… Uno siente como si esos poemas sin Raúl no fueransuyos. Aunque ahí está el estremecedor poema final a su madre, Lola Jattin, querecupera la belleza y la fuerza de los mejores del Tríptico.La edición en 1994 de la antología Poesía 1980-1989, que recoge buena parte desus tres primeros libros, lo dio a conocer a un público amplio. Es una antología deautor, que incluye sólo los poemas que Raúl quiso y que hasta cambia algunos.
  • 5. Su última publicación, Esplendor de la mariposa (1995), ya no es, en cambio, unbuen libro: esos poemas de manicomio y encierro apenas merecen la pena.A Raúl lo recuerdan los amigos como un hombre elegante, de manerasaristocráticas, digno, culto, siempre cantando a Serrat y hablando de los griegos,preocupado por ser bien visto y porque se apreciara su poesía. Un hombre quesabía de su condición de enfermo y de drogadicto y que quería curarse.Murió el 22 de mayo de 1997 en Cartagena de Indias. Muchos dijeron que sehabía suicidado, que se había “mandado” a una buseta. Pero no, Raúl no sehabría suicidado. Tirarse a una buseta no sería propio de sus manerasaristocráticas. Y era, además, un hombre cobardón. Debió de ser un accidente, unatropello a esas horas de la mañana en que los buses bajan a todo meter por lacuesta de la India Catalina. Nadie quiso decir nada y así quedaron las cosas. Perono, los amigos saben muy bien que Raúl no se habría suicidado, que Raúl no sesuicidó.Cuando apenas era todavía conocido, en 1983, el gran poeta Jaime JaramilloEscobar le escribió en una carta lo que sigue siendo el mejor homenaje que se hahecho a Raúl, “eres el viento, eres un potrillo, eres el río que arrasa, no limitas connada, no tienes cuñados en el cielo, no tienes participación en la bolsa de valores,eres un bruto, eres Atila, eres el mismísimo Adán, Dios en persona completamenteloco deshojando los bosques y tirando las hojas al aire, eres el ciclón, la barrigapelada, el escándalo furioso, todo lo que yo no soy ni hay aquí poeta que lo sea,eres el fauno, el unicornio, el centauro, el volcán, eres el putas...”OBRAS PUBLICADAS:  Es autor de los siguientes libros de poemas:  Poemas (1981)  Retratos (1980-1989)
  • 6.  Amanecer en el valle del Sinú (1983-1989)  Del Amor (1982-1987)  Hijos del tiempo  Esplendor de la mariposa (1993).  Los poetas, amor mío... (2000) -Libro póstumo- DAVID SÁNCHEZ JULIAODavid Sánchez Juliao, es colombiano nacido el 24 de noviembre de 1945 enLorica, departamento de Córdoba, Colombia. Tiene formación en literatura,comunicaciones y sociología, con doctorados en la Universidad Simón Bolívar y laUniversidad de Córdoba, y con estudios en CIDOC, Cuernavaca, México, endonde luego se desempeñó como profesor. Ha publicado novelas, cuentos,fábulas, historias para niños y testimonios escritos y grabados de viva voz conprestigiosas editoriales de Colombia y otros países. Ha sido varias veces premionacional de cuento, lo mismo que de libro de cuentos y Premio Nacional de NovelaPlaza y Janés con Pero sigo siendo el rey. De esta novela, como de otras de susobras, se ha hecho una versión para televisión difundida ampliamente en muchaslenguas. Sus historias grabadas han merecido 5 galardones de Disco de PlatinoSonolux y Disco de Oro M.T.M y las adaptaciones de sus obras para cine ytelevisión han merecido 17 Premios India Catalina en el Festival de Cine deCartagena. Sánchez Juliao ha sido traducido a doce idiomas y ha residido, porrazones académicas y diplomáticas, en cuatro continentes. Ha sido profesorinvitado en universidades de Norte y Sur América, Europa, Asia, África y Oceanía,continentes en los cuales ha residido por años.Fue embajador de Colombia en la India y en Egipto entre 1991 y 1995, países enlos que, mientras ejercía sus funciones de Jefe de Misión Diplomática, sedesempeñó como profesor universitario ad honorem. Obtuvo el Premio
  • 7. Internacional Dulcinea 2000 otorgado por la Asociación Cervantina de Barcelona.La Fundación Libros y Letras le otorgó el Premio Nacional de Literatura 2003 porVida y Obra. En la actualidad prepara un nuevo libro sobre viajes, un primer librode poemas y una nueva novela.OBRAS PUBLICADAS:  Por qué me llevas al hospital en canoa, papá? (1973)  Historias de Racamandaca (1974)  El arca de Noé (1976)  Cachaco, palomo y gato (1977)  El Flecha  Pero sigo siendo el rey (1983)  Mi sangre aunque plebeya (1986)  Buenos días, América (1988)  El país más hermoso del mundo  Dulce Veneno Moreno  Fosforito  La cucarachita Martínez  El Flecha II  En Chimá nace un Santo GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZGabriel García Márquez nació en Aracataca (Magdalena), el 6 de marzo de 1927.Creció como niño único entre sus abuelos maternos y sus tías, pues sus padres, eltelegrafista Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez, se fueron a vivir,cuando Gabriel sólo contaba con cinco años, a la población de Sucre, donde donGabriel Eligio montó una farmacia y donde tuvieron a la mayoría de sus once hijos.Los abuelos eran dos personajes bien particulares y marcaron el periplo literariodel futuro Nobel: el coronel Nicolás Márquez, veterano de la guerra de los Mil
  • 8. Días, le contaba al pequeño Gabriel infinidad de historias de su juventud y de lasguerras civiles del siglo XIX, lo llevaba al circo y al cine, y fue su cordón umbilicalcon la historia y con la realidad. Doña Tranquilina Iguarán, su cegatona abuela, sela pasaba siempre contando fábulas y leyendas familiares, mientras organizaba lavida de los miembros de la casa de acuerdo con los mensajes que recibía ensueños: ella fue la fuente de la visión mágica, supersticiosa y sobrenatural de larealidad. Entre sus tías la que más lo marcó fue Francisca, quien tejió su propiosudario para dar fin a su vida.Gabriel García Márquez aprendió a escribir a los cinco años, en el colegioMontessori de Aracataca, con la joven y bella profesora Rosa Elena Fergusson, dequien se enamoró: fue la primera mujer que lo perturbó. Cada vez que se leacercaba, le daban ganas de besarla: le inculcó el gusto de ir a la escuela, sólopor verla, además de la puntualidad y de escribir una cuartilla sin borrador.En ese colegio permaneció hasta 1936, cuando murió el abuelo y tuvo que irse avivir con sus padres al sabanero y fluvial puerto de Sucre, de donde salió paraestudiar interno en el colegio San José, de Barranquilla, donde a la edad de diezaños ya escribía versos humorísticos. En 1940, gracias a una beca, ingresó en elinternado del Liceo Nacional de Zipaquirá, una experiencia realmente traumática:el frío del internado de la Ciudad de la Sal lo ponía melancólico, triste. Permaneciósiempre con un enorme saco de lana, y nunca sacaba las manos por fuera de susmangas, pues le tenía pánico al frío.Sin embargo, a las historias, fábulas y leyendas que le contaron sus abuelos,sumó una experiencia vital que años más tarde sería temática de la novela escritadespués de recibir el premio Nobel: el recorrido del río Magdalena en barco devapor. En Zipaquirá tuvo como profesor de literatura, entre 1944 y 1946, a CarlosJulio Calderón Hermida, a quien en 1955, cuando publicó La hojarasca, leobsequió con la siguiente dedicatoria: "A mi profesor Carlos Julio CalderónHermida, a quien se le metió en la cabeza esa vaina de que yo escribiera". Ochomeses antes de la entrega del Nobel, en la columna que publicaba en quince
  • 9. periódicos de todo el mundo, García Márquez declaró que Calderón Hermida era"el profesor ideal de Literatura".En los años de estudiante en Zipaquirá, Gabriel García Márquez se dedicaba apintar gatos, burros y rosas, y a hacer caricaturas del rector y demás compañerosde curso. En 1945 escribió unos sonetos y poemas octosílabos inspirados en unanovia que tenía: son uno de los pocos intentos del escritor por versificar. En 1946terminó sus estudios secundarios con magníficas calificaciones. ESTUDIANTE DE LEYESEn 1947, presionado por sus padres, se trasladó a Bogotá a estudiar derecho enla Universidad Nacional, donde tuvo como profesor a Alfonso López Michelsen ydonde se hizo amigo de Camilo Torres Restrepo. La capital del país fue paraGarcía Márquez la ciudad del mundo (y las conoce casi todas) que más loimpresionó, pues era una ciudad gris, fría, donde todo el mundo se vestía con ropamuy abrigada y negra. Al igual que en Zipaquirá, García Márquez se llegó a sentircomo un extraño, en un país distinto al suyo: Bogotá era entonces "una ciudadcolonial, (...) de gentes introvertidas y silenciosas, todo lo contrario al Caribe, endonde la gente sentía la presencia de otros seres fenomenales aunque éstos noestuvieran allí".El estudio de leyes no era propiamente su pasión, pero logró consolidar suvocación de escritor, pues el 13 de septiembre de 1947 se publicó su primercuento, La tercera resignación, en el suplemento Fin de Semana, nº 80, de ElEspectador, dirigido por Eduardo Zalamea Borda (Ulises), quien en lapresentación del relato escribió que García Márquez era el nuevo genio de laliteratura colombiana; las ilustraciones del cuento estuvieron a cargo de HernánMerino. A las pocas semanas apareció un segundo cuento: Eva está dentro de ungato.
  • 10. En la Universidad Nacional permaneció sólo hasta el 9 de abril de 1948, pues, aconsecuencia del "Bogotazo", la Universidad se cerró indefinidamente. GarcíaMárquez perdió muchos libros y manuscritos en el incendio de la pensión dondevivía y se vio obligado a pedir traslado a la Universidad de Cartagena, dondesiguió siendo un alumno irregular. Nunca se graduó, pero inició una de susprincipales actividades periodísticas: la de columnista. Manuel Zapata Olivella leconsiguió una columna diaria en el recién fundado periódico El Universal. EL GRUPO DE BARRANQUILLAA principios de los años cuarenta comenzó a gestarse en Barranquilla una especiede asociación de amigos de la literatura que se llamó el Grupo de Barranquilla; sucabeza rectora era don Ramón Vinyes. El "sabio catalán", dueño de una librería enla que se vendía lo mejor de la literatura española, italiana, francesa e inglesa,orientaba al grupo en las lecturas, analizaba autores, desmontaba obras y lasvolvía a armar, lo que permitía descubrir los trucos de que se servían losnovelistas. La otra cabeza era José Félix Fuenmayor, que proponía los temas yenseñaba a los jóvenes escritores en ciernes (Álvaro Cepeda Samudio, AlfonsoFuenmayor y Germán Vargas, entre otros) la manera de no caer en lo folclórico.Gabriel García Márquez se vinculó a ese grupo. Al principio viajaba desdeCartagena a Barranquilla cada vez que podía. Luego, gracias a una neumonía quele obligó a recluirse en Sucre, cambió su trabajo en El Universal por una columnadiaria en El Heraldo de Barranquilla, que apareció a partir de enero de 1950 bajoel encabezado de "La girafa" y firmada por "Septimus".En el periódico barranquillero trabajaban Cepeda Samudio, Vargas y Fuenmayor.García Márquez escribía, leía y discutía todos los días con los tres redactores; elinseparable cuarteto se reunía a diario en la librería del "sabio catalán" o se iba a
  • 11. los cafés a beber cerveza y ron hasta altas horas de la madrugada. Polemizaban agrito herido sobre literatura, o sobre sus propios trabajos, que los cuatro leían.Hacían la disección de las obras de Defoe, Dos Passos, Camus, Virginia Woolf yWilliam Faulkner, escritor este último de gran influencia en la literatura de ficciónde América Latina y muy especialmente en la de García Márquez, como él mismoreconoció en su famoso discurso "La soledad de América Latina", que pronunciócon motivo de la entrega del premio Nobel en 1982: William Faulkner había sidosu maestro. Sin embargo, García Márquez nunca fue un crítico, ni un teóricoliterario, actividades que, además, no son de su predilección: él prefirió y prefierecontar historias.En esa época del Grupo de Barranquilla, García Márquez leyó a los grandesescritores rusos, ingleses y norteamericanos, y perfeccionó su estilo directo deperiodista, pero también, en compañía de sus tres inseparables amigos, analizócon cuidado el nuevo periodismo norteamericano. La vida de esos años fue decompleto desenfreno y locura. Fueron los tiempos de La Cueva, un bar quepertenecía al dentista Eduardo Vila Fuenmayor y que se convirtió en un sitiomitológico en el que se reunían los miembros del Grupo de Barranquilla a hacerlocuras: todo era posible allí, hasta las trompadas entre ellos mismos.También fue la época en que vivía en pensiones de mala muerte, como ElRascacielos, edificio de cuatro pisos, ubicado en la calle del Crimen, que alojabatambién un prostíbulo. Muchas veces no tenía el peso con cincuenta para pasar lanoche; entonces le daba al encargado sus mamotretos, los borradores de Lahojarasca, y le decía: "Quédate con estos mamotretos, que valen más que la vidamía. Por la mañana te traigo plata y me los devuelves".Los miembros del Grupo de Barranquilla fundaron un periódico de vida muy fugaz,Crónica, que según ellos sirvió para dar rienda suelta a sus inquietudesintelectuales. El director era Alfonso Fuenmayor, el jefe de redacción GabrielGarcía Márquez, el ilustrador Alejandro Obregón, y sus colaboradores fueron,
  • 12. entre otros, Julio Mario Santo domingo, Meira del Mar, Benjamín Sarta, Juan B.Fernández y Gonzalo González. PERIODISMO Y LITERATURAA principios de 1950, cuando ya tenía muy adelantada su primera novela, tituladaentonces La casa, acompañó a doña Luisa Santiaga al pequeño, caliente ypolvoriento Aracataca, con el fin de vender la vieja casa en donde él se habíacriado. Comprendió entonces que estaba escribiendo una novela falsa, pues supueblo no era siquiera una sombra de lo que había conocido en su niñez; a la obraen curso le cambió el título por La hojarasca, y el pueblo ya no fue Aracataca, sinoMacondo, en honor de los corpulentos árboles de la familia de las bombáceas,comunes en la región y semejantes a las ceibas, que alcanzan una altura de entretreinta y cuarenta metros.En febrero de 1954 García Márquez se integró en la redacción de El Espectador,donde inicialmente se convirtió en el primer columnista de cine del periodismocolombiano, y luego en brillante cronista y reportero. El año siguiente apareció enBogotá el primer número de la revista Mito, bajo la dirección de Jorge GaitánDurán.Duró sólo siete años, pero fueron suficientes, por la profunda influencia que ejercióen la vida cultural colombiana, para considerar que Mito señala el momento de laaparición de la modernidad en la historia intelectual del país, pues jugó un papeldefinitivo en la sociedad y cultura colombianas: desde un principio se ubicó en lacontemporaneidad y en la cultura crítica. Gabriel García Márquez publicó dostrabajos en la revista: un capítulo de La hojarasca, el Monólogo de Isabel viendollover en Macondo (1955), y El coronel no tiene quien le escriba (1958). Enrealidad, el escritor siempre ha considerado que Mito fue trascendental; en algunaocasión dijo a Pedro Gómez Valderrama: "En Mito comenzaron las cosas".
  • 13. En ese año de 1955, García Márquez ganó el primer premio en el concurso de laAsociación de Escritores y Artistas; publicó La hojarasca y un extenso reportaje,por entregas, Relato de un náufrago, el cual fue censurado por el régimen delgeneral Gustavo Rojas Pinilla, por lo que las directivas de El Espectadordecidieron que Gabriel García Márquez saliera del país rumbo a Ginebra, paracubrir la conferencia de los Cuatro Grandes, y luego a Roma, donde el papa PíoXII aparentemente agonizaba. En la capital italiana asistió, por unas semanas, alCentro Sperimentale di Cinema. RONDANDO POR EL MUNDOCuatro años estuvo ausente de Colombia. Vivió una larga temporada en París, yrecorrió Polonia y Hungría, la República Democrática Alemana, Checoslovaquia yla Unión Soviética. Continuó como corresponsal de El Espectador, aunque enprecarias condiciones, pues si bien escribió dos novelas, El coronel no tiene quienle escriba y La mala hora, vivía pobre a morir, esperando el giro mensual que ElEspectador debía enviar pero que demoraba debido a las dificultades del diariocon el régimen de Rojas Pinilla. Esta situación se refleja en El coronel, donde serelata la desesperanza de un viejo oficial de la guerra de los Mil Días aguardandola carta oficial que había de anunciarle la pensión de retiro a que tiene derecho.Además, fue corresponsal de El Independiente, cuando El Espectador fueclausurado por la dictadura, y colaboró también con la revista venezolana Élite y lacolombianísima Cromos.Su estancia en Europa le permitió a García Márquez ver América Latina desdeotra perspectiva. Le señaló las diferencias entre los distintos paíseslatinoamericanos, y tomó además mucho material para escribir cuentos acerca de
  • 14. los latinos que vivían en la ciudad luz. Aprendió a desconfiar de los intelectualesfranceses, de sus abstracciones y esquemáticos juegos mentales, y se dio cuentade que Europa era un continente viejo, en decadencia, mientras que América, y enespecial Latinoamérica, era lo nuevo, la renovación, lo vivo.A finales de 1957 fue vinculado a la revista Momento y viajó a Venezuela, dondepudo ser testigo de los últimos momentos de la dictadura del general MarcosPérez Jiménez. En marzo de 1958, contrajo matrimonio en Barranquilla conMercedes Barcha, unión de la que nacieron dos hijos: Rodrigo (1959), bautizadoen la Clínica Palermo de Bogotá por Camilo Torres Restrepo, y Gonzalo (1962). Alpoco tiempo de su matrimonio, de regreso a Venezuela, tuvo que dejar su cargoen Momento y asumir un extenuante trabajo en Venezuela Gráfica, sin dejar decolaborar ocasionalmente en Élite.Pese a tener poco tiempo para escribir, su cuento Un día después del sábado fuepremiado. En 1959 fue nombrado director de la recién creada agencia de noticiascubana Prensa Latina. En 1960 vivió seis meses en Cuba y al año siguiente fuetrasladado a Nueva York, pero tuvo grandes problemas con los cubanos exiliadosy finalmente renunció. Después de recorrer el sur de Estados Unidos se fue a vivira México. No sobra decir que, luego de esa estadía en Estados Unidos, elgobierno de ese país le denegó el visado de entrada, porque, según lasautoridades, García Márquez estaba afiliado al partido comunista. Sólo en 1971,cuando la Universidad de Columbia le otorgó el título de doctor honoris causa, ledieron un visado, aunque condicionado.Recién llegado a México, donde García Márquez ha vivido muchos años de suvida, se dedicó a escribir guiones de cine y durante dos años (1961-1963) publicóen las revistas La Familia y Sucesos, de las cuales fue director. De sus intentoscinematográficos el más exitoso fue El gallo de oro (1963), basado en un cuentodel mismo nombre escrito por Juan Rulfo, y que García Márquez adaptó con eltambién escritor Carlos Fuentes. El año anterior había obtenido el premio Esso deNovela Colombiana con La mala hora.
  • 15. LA CONSAGRACIÓNUn día de 1966 en que se dirigía desde Ciudad de México al balneario deAcapulco, Gabriel García Márquez tuvo la repentina visión de la novela quedurante 17 años venía rumiando: consideró que ya la tenía madura, se sentó a lamáquina y durante 18 meses seguidos trabajó ocho y más horas diarias, mientrasque su esposa se ocupaba del sostenimiento de la casa.En 1967 apareció Cien años de soledad, novela cuyo universo es el tiempo cíclico,en el que suceden historias fantásticas: pestes de insomnio, diluvios, fertilidaddesmedida, levitaciones... Es una gran metáfora en la que, a la vez que se narra lahistoria de las generaciones de los Buendía en el mundo mágico de Macondo,desde la fundación del pueblo hasta la completa extinción de la estirpe, se cuentade manera insuperable la historia colombiana desde después del Libertador hastalos años treinta del presente siglo. De ese libro Pablo Neruda, el gran poetachileno, opinó: "Es la mejor novela que se ha escrito en castellano después delQuijote". Con tan calificado concepto se ha dicho todo: el libro no sólo es la opusmagnum de García Márquez, sino que constituye un hito en Latinoamérica, comouno de los libros que más traducciones tiene, treinta idiomas por lo menos, y quemayores ventas ha logrado, convirtiéndose en un verdadero bestseller mundial.Después del éxito de Cien años de soledad, García Márquez se estableció enBarcelona y pasó temporadas en Bogotá, México, Cartagena y La Habana.Durante las tres décadas transcurridas, ha escrito cuatro novelas más, se hanpublicado tres volúmenes de cuentos y dos relatos, así como importantesrecopilaciones de su producción periodística y narrativa.Varios elementos marcan ese periplo: se profesionalizó como escritor literario, ysólo después de casi 23 años reanudó sus colaboraciones en El Espectador. En1985 cambió la máquina de escribir por el computador. Su esposa MercedesBarcha siempre ha colocado un ramo de rosas amarillas en su mesa de trabajo,
  • 16. flores que García Márquez considera de buena suerte. Un vigilante autorretrato deAlejandro Obregón, que el pintor le regaló y que quiso matar en una noche delocos con cinco tiros del calibre 38, preside su estudio. Finalmente, dos de suscompañeros periodísticos, Álvaro Cepeda Samudio y Germán Vargas Cantillo,murieron, cumpliendo cierta predicción escrita en Cien años de soledad. PREMIO NOBEL DE LITERATURAEn la madrugada del 21 de octubre de 1982, García Márquez recibió en Méxicouna noticia que hacía ya mucho tiempo esperaba por esas fechas: la AcademiaSueca le otorgó el ansiado premio Nobel de Literatura. Por ese entonces sehallaba exiliado en México, pues el 26 de marzo de 1981 había tenido que salir deColombia, ya que el ejército colombiano quería detenerlo por una supuestavinculación con el movimiento M-19 y porque durante cinco años había mantenidola revista Alternativa, de corte socialista.La concesión del Nobel fue todo un acontecimiento cultural en Colombia yLatinoamérica. El escritor Juan Rulfo opinó: "Por primera vez después de muchosaños se ha dado un premio de literatura justo". La ceremonia de entrega del Nobelse celebró en Estocolmo, los días 8, 9 y 10 de diciembre; según se supo después,disputó el galardón con Graham Greene y Gunther Grass.Dos actos confirmaron el profundo sentimiento latinoamericano de GarcíaMárquez: a la entrega del premio fue vestido con un clásico e impecable liquiliquide lino blanco, por ser el traje que usó su abuelo y que usaban los coroneles delas guerras civiles, y que seguía siendo de etiqueta en el Caribe continental. Conel discurso "La soledad de América Latina" (que leyó el miércoles 8 de diciembrede 1982 ante la Academia Sueca en pleno y ante cuatrocientos invitados y que fuetraducido simultáneamente a ocho idiomas), intentó romper los moldes o frasesgastadas con que tradicionalmente Europa se ha referido a Latinoamérica, ydenunció la falta de atención de las superpotencias por el continente. Dio a
  • 17. entender cómo los europeos se han equivocado en su posición frente a lasAméricas, y se han quedado tan sólo con la carga de maravilla y magia que se haasociado siempre a esta parte del mundo. Sugirió cambiar ese punto de vistamediante la creación de una nueva y gran utopía, la vida, que es a su vez larespuesta de Latinoamérica a su propia trayectoria de muerte.El discurso es una auténtica pieza literaria de gran estilo y de hondo contenidoamericanista, una hermosa manifestación de personalidad nacionalista, de fe enlos destinos del continente y de sus pueblos. Confirmó asimismo su compromisocon Latinoamérica, convencido desde siempre de que el subdesarrollo total,integral, afecta todos los elementos de la vida latinoamericana. Por lo tanto, losescritores de esta parte del mundo deben estar comprometidos con la realidadsocial total.Con motivo de la entrega del Nobel, el gobierno colombiano, presidido porBelisario Betancur, programó una vistosa presentación folclórica en Estocolmo.Además, adelantó una emisión de sellos con la efigie de García Márquez dibujadapor el pintor Juan Antonio Roda, con diseño de Dickens Castro y texto deGuillermo Angulo, a propósito de la cual el Nobel colombiano expresó: "El sueñode mi vida es que esta estampilla sólo lleve cartas de amor".Desde que se conoció la noticia de la obtención del ambicionado premio, el asediode periodistas y medios de comunicación fue permanente y los compromisos semultiplicaron. Sin embargo, en marzo de 1983 Gabo regresó a Colombia. EnCartagena lo esperaban doña Luisa Santiaga Márquez de García, en su casa delCallejón de Santa Clara, en el tradicional barrio de Manga, con un suculentosancocho de tres carnes (salada, cerdo y gallina) y abundante dulce de guayaba.Después del Nobel, García Márquez se ratificó como figura rectora de la culturanacional, latinoamericana y mundial. Sus conceptos sobre diferentes temasejercieron fuerte influencia. Durante el gobierno de César Gaviria Trujillo (1990-1994), junto con otros sabios como Manuel Elkin Patarroyo, Rodolfo Llinás y elhistoriador Marco Palacios, formó parte de la comisión encargada de diseñar una
  • 18. estrategia nacional para la ciencia, la investigación y la cultura. Pero, quizás, unade sus más valientes actitudes ha sido el apoyo permanente a la revolucióncubana y a Fidel Castro, la defensa del régimen socialista impuesto en la isla y surechazo al bloqueo norteamericano, que ha servido para que otros países apoyende alguna manera a Cuba y que ha evitado mayores intervenciones de losestadounidenses.Tras años de silencio, en 2002 García Márquez presentó la primera parte de susmemorias, Vivir para contarla, en la que repasa los primeros treinta años de suvida. La publicación de esta obra supuso un acontecimiento editorial, con ellanzamiento simultáneo de la primera edición (un millón de ejemplares) en todoslos países hispanohablantes. En 2004 vio la luz su novela Memorias de mis putastristes.OBRAS PUBLICADAS:  Yo no vengo a decir un discurso 2010  Memoria de mis putas tristes 2004  Vivir para contarla 2002  Por la libre (1974-1995) 1999  Noticia de un secuestro 1996  Del amor y otros demonios 1994  Doce cuentos peregrinos 1994  Extraños peregrinos: doce cuentos 1992  El general en su laberinto 1989  Las aventuras de Miguel Littín clandestino en Chile 1986  El amor en los tiempos del cólera 1985  El asalto: el operativo con el que el FSLN se lanzó al mundo 1983  Erendira 1983  El olor de la guayaba 1982  El secuestro 1982  Viva Sandino 1982
  • 19.  Crónica de una muerte anunciada 1981 (2003)  El otoño del patriarca 1975  Chile, el golpe y los gringos 1974  Ojos de perro azul 1974  Cuando era feliz e indocumentado 1973  La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada 1972  Relato de un náufrago 1970  Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo 1968  Cien años de soledad 1967 (2007)  La mala hora 1962  Los funerales de la Mamá Grande 1962  El coronel no tiene quien le escriba 1961  Un día después del sábado 1955  La hojarasca 1954http://www.davidsanchezjuliao.com/biografia.asphttp://maicaoaldia.blogspot.com/2011/02/biografia-de-david-sanchez-juliao.htmlhttp://www.biografiasyvidas.com/reportaje/garcia_marquez/http://es.wikipedia.org/wiki/Ra%C3%BAl_G%C3%B3mez_Jattinhttp://www.lecturalia.com/autor/5/gabriel-garcia-marquez