Texto: F. Ulibarri Presentación:B.Areskurrinaga HC
Os recuerdo que estamos en Adviento. Alzad la vista, restregaos los ojos, otead el horizonte.  Daos cuenta del momento.  A...
Estamos en Adviento, y una vez más renace la esperanza en el horizonte.  Al fondo, clareando ya,  la Navidad.
Una Navidad sosegada, íntima, pacífica,  fraternal, solidaria, encarnada, también superficial, desgarrada, violenta...; ma...
Es Adviento esa niña esperanza que todos llevamos, sin saber cómo, en las entrañas;  una llama temblorosa, imposible de ap...
…  un camino de solidaridad bien recorrido; la alegría contenida en cada trayecto; unas huellas que no engañan; una gestac...
Estad alerta y escuchad. Lleno de esperanza grita Isaías: «Caminemos  a la luz del Señor».
Con esperanza pregona Juan Bautista:  «Convertíos, porque ya llega el reino de Dios».
Con la esperanza de todos los pobres de Israel,  de todos los pobres del mundo, susurra María su palabra de acogida:  «Hág...
Alegraos, saltad de júbilo. Poneos vuestro mejor traje. Perfumaos con perfumes caros.  ¡Que se note!
Viene Dios.  Avivad alegría, paz y esperanza.  Preparad el camino. Ya llega nuestro Salvador.
Viene Dios... y está a la puerta. ¡Despertad a la vida!
PREGON DE ADVIENTO   Os anuncio que comienza el Adviento. Alzad la vista, restregaos los ojos, otead el orizonte.  Daos cu...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Pregón de adviento 2011

799 views

Published on

religión

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
799
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
236
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Pregón de adviento 2011

  1. 1. Texto: F. Ulibarri Presentación:B.Areskurrinaga HC
  2. 2. Os recuerdo que estamos en Adviento. Alzad la vista, restregaos los ojos, otead el horizonte. Daos cuenta del momento. Aguzad el oído.
  3. 3. Estamos en Adviento, y una vez más renace la esperanza en el horizonte. Al fondo, clareando ya, la Navidad.
  4. 4. Una Navidad sosegada, íntima, pacífica, fraternal, solidaria, encarnada, también superficial, desgarrada, violenta...; mas siempre esposada con la esperanza.
  5. 5. Es Adviento esa niña esperanza que todos llevamos, sin saber cómo, en las entrañas; una llama temblorosa, imposible de apagar, que atraviesa el espesor de los tiempos;
  6. 6. … un camino de solidaridad bien recorrido; la alegría contenida en cada trayecto; unas huellas que no engañan; una gestación llena de vida; anuncio contenido de buena nueva; una ternura que se desborda…
  7. 7. Estad alerta y escuchad. Lleno de esperanza grita Isaías: «Caminemos a la luz del Señor».
  8. 8. Con esperanza pregona Juan Bautista: «Convertíos, porque ya llega el reino de Dios».
  9. 9. Con la esperanza de todos los pobres de Israel, de todos los pobres del mundo, susurra María su palabra de acogida: «Hágase en mí según tu palabra».
  10. 10. Alegraos, saltad de júbilo. Poneos vuestro mejor traje. Perfumaos con perfumes caros. ¡Que se note!
  11. 11. Viene Dios. Avivad alegría, paz y esperanza. Preparad el camino. Ya llega nuestro Salvador.
  12. 12. Viene Dios... y está a la puerta. ¡Despertad a la vida!
  13. 13. PREGON DE ADVIENTO   Os anuncio que comienza el Adviento. Alzad la vista, restregaos los ojos, otead el orizonte. Daos cuenta del momento. Aguzad el oído. Captad los gritos y susurros, el viento, la vida...   Empezamos el Adviento, y una vez más renace la esperanza en el horizonte. Al fondo, clareando ya, la Navidad. Una Navidad sosegada, íntima, pacífica, fraternal, solidaria, encarnada, también superficial, desgarrada, violenta...; mas siempre esposada con la esperanza.   Es Adviento esa niña esperanza que todos llevamos, sin saber cómo, en las entrañas; una llama temblorosa, imposible de apagar, que atraviesa el espesor de los tiempos; un camino de solidaridad bien recorrido; la alegría contenida en cada trayecto; unas huellas que no engañan; una gestación llena de vida; anuncio contenido de buena nueva; una ternura que se desborda... Estad alerta y escuchad. Lleno de esperanza grita Isaías: «Caminemos a la luz del Señor» . Con esperanza pregona Juan Bautista: «Convertíos, porque ya llega el reino de Dios». Con la esperanza de todos los pobres de Israel, de todos los pobres del mundo, susurra María su palabra de acogida: «Hágase en mí según tu palabra» . Alegraos, saltad de júbilo. Poneos vuestro mejor traje. Perfumaos con perfumes caros. ¡Que se note! Viene Dios. Avivad alegría, paz y esperanza. Preparad el camino. Ya llega nuestro Salvador. Viene Dios... y está a la puerta. ¡Despertad a la vida!  Ulibarri, Fl

×