Te doy gracias

1,482 views
1,238 views

Published on

Para todas las mujeres del mundo.

Published in: Spiritual, News & Politics
3 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • ¡Qué hermoso presentación de diapositivas ! ¡Gracias Carmen Maria ! También compartí en mi blog y de la red...Saludos cariñosos desde Francia. Bernard :-))
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Nice tribute to such a true representative pope ! Thanks !
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • ...saludos y bendiciones amiga...un beso y un abrazo desde mi pedacito de tierra... delicada y muy bien seleccionada presentación. Gracias
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
1,482
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
33
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
3
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Te doy gracias

  1. 1. TE DOY GRACIAS SEGMENTOS DE CARTA DEL PAPA JUAN PABLO II A LAS MUJERES
  2. 2. El punto de partida de este diálogo ideal no es otro que dar gracias. « La Iglesia — desea dar gracias a la Santísima Trinidad por el "misterio de la mujer" y por cada mujer, por lo que constituye la medida eterna de su dignidad femenina, por las "maravillas de Dios", que en la historia de la humanidad se han realizado en ella y por ella ». A vosotras, mujeres del mundo entero, os doy mi más cordial saludo:
  3. 3. Dar gracias al Señor por su designio sobre la vocación y la misión de la mujer en el mundo se convierte en un agradecimiento concreto y directo a las mujeres, a cada mujer, por lo que representan en la vida de la humanidad.
  4. 4. Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida.
  5. 5. Te doy gracias, mujer-esposa, que unes irrevocablemente tu destino al de un hombre, mediante una relación de recíproca entrega, al servicio de la comunión y de la vida.
  6. 6. Te doy gracias, mujer-hija y mujer-hermana, que aportas al núcleo familiar y también al conjunto de la vida social las riquezas de tu sensibilidad, intuición, generosidad y constancia.
  7. 7. Te doy gracias, mujer-trabajadora, que participas en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política, mediante la indispensable aportación que das a la elaboración de una cultura capaz de conciliar razón y sentimiento, a una concepción de la vida siempre abierta al sentido del « misterio », a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas de humanidad.
  8. 8. Te doy gracias, mujer-consagrada, que a ejemplo de la más grande de las mujeres, la Madre de Cristo, Verbo encarnado, te abres con docilidad y fidelidad al amor de Dios, ayudando a la Iglesia y a toda la humanidad a vivir para Dios una respuesta « esponsal », que expresa maravillosamente la comunión que El quiere establecer con su criatura.
  9. 9. Te doy gracias, mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer! Con la intuición propia de tu femineidad enriqueces la comprensión del mundo y contribuyes a la plena verdad de las relaciones humanas.
  10. 10. Pero dar gracias no basta, lo sé. Por desgracia somos herederos de una historia de enormes condicionamientos que, en todos los tiempos y en cada lugar, han hecho difícil el camino de la mujer, despreciada en su dignidad, olvidada en sus prerrogativas, marginada frecuentemente e incluso reducida a esclavitud. Esto le ha impedido ser profundamente ella misma y ha empobrecido la humanidad entera de auténticas riquezas espirituales. No sería ciertamente fácil señalar responsabilidades precisas, considerando la fuerza de las sedimentaciones culturales que, a lo largo de los siglos, han plasmado mentalidades e instituciones.
  11. 11. Pero si en esto no han faltado, especialmente en determinados contextos históricos, responsabilidades objetivas incluso en no pocos hijos de la Iglesia, lo siento sinceramente. Que este sentimiento se convierta para toda la Iglesia en un compromiso de renovada fidelidad a la inspiración evangélica, que precisamente sobre el tema de la liberación de la mujer de toda forma de abuso y de dominio tiene un mensaje de perenne actualidad, el cual brota de la actitud misma de Cristo.
  12. 12. El, superando las normas vigentes en la cultura de su tiempo, tuvo en relación con las mujeres una actitud de apertura, de respeto, de acogida y de ternura. De este modo honraba en la mujer la dignidad que tiene desde siempre, en el proyecto y en el amor de Dios. Mirando hacia El, al final de este segundo milenio, resulta espontáneo preguntarse: ¿qué parte de su mensaje ha sido comprendido y llevado a término?
  13. 13. Que María, Reina del amor, vele sobre las mujeres y sobre su misión al servicio de la humanidad, de la paz y de la extensión del Reino de Dios. Con mi bendición, Vaticano, 29 de Junio, solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, del año 1995. SEGMENTOS DE CARTA DEL PAPA JUAN PABLO II A LAS MUJERES. Música: “Ave María” Interpreta: Ernesto Cortazar. Realización : Carmen Umaña Domingo, Mayo 1, 2011 lunes 6 de junio de 2011

×