• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Tonatzin guadalupe
 

Tonatzin guadalupe

on

  • 1,084 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,084
Views on SlideShare
1,084
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
11
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Tonatzin guadalupe Tonatzin guadalupe Presentation Transcript

    • DIOS Y NANTZIN GUADALUPE Por Carlos León Castillo Sánchez• El original del Nican Mopohua fue escrito sobre papel hecho con pulpa de maguey, como los antiguos códices aztecas y tiene 218 versículos. Se le atribuye a Antonio Valeriano, --noble indio emparentado con Moctezuma y a quien se deben varios escritos-- entre 1540 y 1545, poco antes o poco después de la muerte de Juan Diego. Antonio Valeriano, nace en Azcapotzalco, fue alumno del Colegio de Santa María de Tlatelolco, en dónde aprendió latín, lógica, filosofía y retórica. Fue uno de los principales colaboradores indígenas de Fray Bernardino de Sahagún, quien dijo de él: “era el principal y más sabio”.
    • • Nican Mopohua • Nican Mopohua,, motecpana in • quenin yancuican • hueytlamahuizoltica monexiti in• cenquizca Ichpochtli Sancta Maria • Dios Inantzin • Tocihuapillatocatzin, in oncan• Tepeyacac, motenehua Guadalupe. • • Aquí se Narra • Aquí se narra, • se ordena, como hace poco, • milagrosamente se apareció • la perfecta Virgen Santa María • madre de Dios, nuestra reina, • allá en el tepeyac, de renombre • Guadalupe.
    • Por qué se llamó de Guadalupe• Francisco de la Maza, autor de El guadalupismo mexicano --se opone al tradicionalismo del error semántico-- cree que se nombró así, porque en los principios se colocó en la ermita una imagen de la Virgen de Guadalupe de Extremadura, Virgen tan reverenciada por los principales conquistadores. En 1574 el visitador jerónimo, Fray Diego de Santa María, vino a averiguar lo del culto – y las limosnas— de su patrona (que así lo creyeron los frailes jerónimos encargados del monasterio de Guadalupe Extremadura).
    • Antiaparicionistas• Ninguna otra parte de nuestra historia ha sido tan debatida y analizada como la Virgen de Guadalupe, si los creyentes lo admiten sin reservas, los racionalistas, argumentan su autenticidad y la someten a críticas severas y tratan de explicarla en virtud de teorías sociológicas, los antiaparicionistas y peor que ellos, los que simplemente con el silencio negaban el hecho.
    • • Motolinía en 1536 escribía: “Quedó tan destruida la tierra que quedaron muchas casas yermas del todo y ninguna hubo donde no cupiese parte del dolor y llanto, lo cual duró muchos años, y para poner remedio a tan grandes males, los frailes se encomendaron a la Santísima Virgen María, norte y guía de los perdidos y consuelos de los atribulados y juntamente con esto tomaron por capitán y caudillo al glorioso San Miguel...”
    • • “Ya no quiere el Redentor del Mundo que se hagan milagros, porque no son menester, pues está nuestra Fe tan fundada por millares de milagros como tenemos en el Testamento viejo y nuevo...” éstas palabras aparecen escritas en el libro Regla Cristiana, editado en 1547 aprobado por el Obispo de México don Fray de Zumárraga, eramista (poco favorable a los milagros) quien es el testigo principal del prodigioso ayate.
    • • En 1556 en un sermón que pronunció el provincial de los Franciscanos, Fray Francisco de Bustamante, en la Iglesia más importante del México de entonces, la Capilla de San José de los naturales del convento de San Francisco, en presencia del Virrey don Luis de Velasco. A medio sermón sobre la Inmaculada Concepción atacó abiertamente el culto que se hacía de la imagen de Guadalupe:
    • • “la devoción que de esta ciudad ha tomado en una ermita y casa de Nuestra Señora que han intitulado de Guadalupe, es en gran perjuicio de los naturales, porque les da a entender que hace milagros aquella imagen que pintó el indio Marcos...”• -Marcos Cipac de Aquino, Bernal Díaz del Castillo lo menciona como gran pintor- Añadió que los indios adoraban a la imagen llevándole limosnas y ofrendas, sobre todo de comida, cosa que le pareció idolatría.
    • • En ese mismo año Fray Alonso de Santiago, franciscano decía que “permitir el culto como estaba era escandalizar a los indios porque creerían que aquella era la verdadera “Nuestra Señora” y propone se llame “Nuestra Señora de Tepeaquilla, así como la de Guadalupe de España se llama así por el lugar”.
    • • En 1570, Fray Bernardino de Sahagún, en su Historia de las Cosas de Nueva España comenta: “De donde haya nacida esta fundación de esta Tonantzin, no se sabe de cierto, pero lo que sabemos verdaderamente es que el vocablo significa de su primera imposición aquella Tonantzin antigua y es cosa que debería de remediar porque el propio nombre de la Madre de Dios, Nuestra Señora, no es Tonantzin, sino Dios y Nantzin...
    • • ...y vienen ahora a visitar esta Tonantzin desde muy lejos, tanto como antes, la cual devoción también es sospechosa, porque en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora y no van a ellas y vienen de lejanas tierras a esta Tonantzin.
    • • Bernal Díaz del Castillo en su Historia Verdadera de la Conquista: “era una imagen devota y que hacía muchos milagros”.
    • • A pesar de los ataques de los frailes, virreyes, cronistas, de los intelectuales de entonces, el culto guadalupano crecía pujante en el pueblo de donde dimana toda fuerza y toda verdad religiosa. Crecía en los indios, como Tonantzin o como Guadalupe; en los criollos, como señal distintiva y propia; en los habitantes de la amarga ciudad de México...
    • • Se nutría del sentimiento indígena, mestizo y criollo, que comenzaba a ver algo propio, no prestado, y por eso triunfó del ambiente de negación en que creció durante el siglo XVI. La decepción de los criollos de sentirse “colonos”, es decir, de que todo viniese “de allá” y nada hubiese “de aquí”, comenzó a sentir suya esta devoción, este milagro de origen netamente indígena, pero de floración absolutamente criolla, nueva y sin raíces europeas, de México solamente.