Presentación de Power Point

  • 6,737 views
Uploaded on

Muy buen material.

Muy buen material.

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
6,737
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
160
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Opinión publica ¿Qué es la opinión publica?
  • 2.
    • La opinión pública es la tendencia o preferencia, real o estimulada, de una sociedad hacia hechos sociales que le reporten interés.
    • La opinión pública ha sido el concepto dominante en lo que ahora parece referirse a la comunicación política. Y es que después de muchos intentos y de una más o menos larga serie de estudios, la experiencia parece indicar que opinión pública implica muchas cosas a la vez; pero, al mismo tiempo, ninguna de ellas domina o explica el conjunto. Además, con el predominio de los medios de comunicación modernos, en una sociedad masificada el territorio de la opinión parece retomar un nuevo enfoque.
    • También es necesario considerar que la opinión pública tiene una amplia tradición como campo de estudio. Y aun cuando se relaciona estrechamente con la comunicación política, se diferencia de ésta. Es decir, la opinión pública constituye sólo un sector dentro del amplio espectro de la comunicación política.
  • 3. Historia de la opinión publica
    • En el presente el concepto esta íntimamente ligado con los "muestreos de opinión pública", aproximamiento que se basa en la necesidad y habilidad de organizaciones estatales, empresariales y educativas que comenzaron a desarrollar métodos que permitían la selección relativamente imparcial de participantes y la recogida sistemática de datos entre un amplio y variado sector del público. Esto ocurrió entre la década del 30 y el 40 del siglo XX. Entre los pioneros en este sector se encuentra el analista estadounidense George Horace Gallup , inventor del sondeo que lleva su nombre. Desde la década de los 50 comenzó el criterio estadístico, cuya mayor crítica ha sido el grado de representatividad, cuestión contenida en las teorías de estadística social.
  • 4.
    • El liberalismo progresista posterior añadió la idea de que sólo los ciudadanos activos, aquellos que participaban en política, expresaban la verdadera opinión pública, que se transmitía a través del ejercicio de libertades naturales y que sólo limitaba al Ejecutivo a través de la responsabilidad moral. Conviene recordar que en aquellos tiempos sólo se consideraban ciudadanos (con derecho a participar en asuntos políticos) las minorías gobernantes o dominantes de las naciones occidentales o colonias.
    • Se podría alegar que esa concepción correspondía a la del despotismo ilustrado y se refleja en dichos comunes en esa época: "todo para el pueblo pero por el pueblo, nada" ( José II ) "La mejor forma de gobierno es la que nos enseña a gobernarnos (en el sentido de controlarnos) a nosotros mismos" ( Goethe ) y ¡razonad tanto como queráis y sobre lo que queráis, pero obedeced! ( Kant ).
    • El liberalismo moderado, sin embargo, modificó el concepto de opinión pública relacionándola a los "ciudadanos instruidos", distinguiendo entre opinión legal (expresada por el Parlamento) y natural (derivada de los ciudadanos). Una opinión que sólo podía manifestarse a través de medios jurídicos reglados: la libertad de prensa, el derecho de petición y el sufragio. Esto, por un lado, la restringió: el numero de ciudadanos instruidos era muy bajo; y por el otro la extendió: para ser instruido no era requisito ser noble o miembro de las clases gobernantes. Esta reformulación coincide con la visión de los teóricos de la democracia liberal clásica ( Rousseau , Locke , Tocqueville )
  • 5. La espiral del silencio:
    • La Espiral del silencio es una teoría de ciencias políticas y comunicación propuesta por la politóloga alemana Elisabeth Noelle - Neumann . La teoría declara que es menos probable que un individuo dé su opinión sobre un determinado tema entre un grupo de personas si siente que es parte de la minoría, por miedo a la represión o aislamiento por parte de la mayoría
  • 6. Estructura básica
    • Los individuos utilizan lo que es descrito como una "habilidad innata" o sentido cuasi-estadístico para medir la opinión pública (Miller 2005: 278). Los medios de comunicación influyen mucho en la determinación de cuál es la opinión predominante, pues nuestra observación directa está limitada a un pequeño porcentaje de la población. Esta influencia sobre la percepción de los individuos es enorme, aun cuando los medios de comunicación den una interpretación errada de lo que es la opinión pública.(Scheufele y Moy 1999).
    • Noelle-Neumann describe a la espiral del silencio como un proceso dinámico, en el cual las predicciones sobre la opinión pública se convierten en un hecho mientras que, gracias a la cobertura de los medios de la opinión de la mayoría, ésta se convierte en el statu quo , y la minoría se vuelve menos propensa a manifestar su opinión. (Miller 2005:278). No obstante, la teoría sólo se puede aplicar a asuntos morales , y no a los temas que pueden probarse como ciertos o equivocados por medio del uso de evidencia.
    • La espiral del silencio aparece cuando por un tiempo más o menos largo una parte importante de las opiniones se esconden en el silencio por no encontrar el apoyo necesario en el espacio público informativo.
  • 7. Usos y limitaciones
    • Como sólo se aplica a asuntos morales, que tienden a causar respuestas apasionadas incluso en los individuos más reservados, la teoría puede ser utilizada para contener el descontento social sobre asuntos bastantes controvertidos. (Eckstein y Turman 2002; Gozenbach y Stevenson 1994; Gonzenbach, King, y Jablonski 1999; Moy, Domke y Stamm 2001; Shanahan, Scheufele, Fang Yang, y Hizi 2004). A pesar de que puede ayudar a mantener el orden civil, cualquier intento de emplearla conscientemente son esencialmente métodos de manipulación y coerción .
  • 8. Investigación actual
    • En la actualidad, la mayoría de las investigaciones sobre la espiral del silencio se enfocan en asuntos sociales controvertidos como el tabaquismo , y el desenlace de los Atentados del 11 de septiembre de 2001 . (Shanahan y otros. 2004; Scheufele y Moy 2005). También se enfocan en hechos recientes, y en consecuencia la teoría puede indicar cambios en las normas sociales y las estructuras de valores.
    • La teoría aparentemente es válida cuando se examinan las culturas occidentales , pero los estudios han fracasado al no tomar en consideración las diferencias interculturales que pueden incidir en la voluntad de manifestarse del individuo.
  • 9. LAS DEBILIDADES DE LA OPINIÓN PÚBLICA: Desgranando el concepto de opinión pública
    • En un estudio que hizo el profesor de la Universidad de Princeton, Harwood Childs encontró cincuenta definiciones distintas de opinión pública en la literatura existente.. No es de extrañar, por lo tanto, que Hermann Oncken dijera que el concepto de opinión pública es algo que flota y que fluye, y que por lo tanto, no es susceptible de ser encerrado en una fórmula. Aunque, de todas formas, todo el mundo sepa lo que significa.
    • De lo que no hay duda es que la opinión pública se basa en tres pilares. En primer lugar hace falta que un sujeto opine. En segundo lugar es necesaria la presencia de un tema u objeto del que se opina. Y por último, un ámbito en el que se debate.
    • El diccionario de la RAE da dos definiciones de la palabra “opinión”:
    • Dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable
    • Fama o concepto en que se tiene a alguien o algo.
    • La primera de ellas nos viene a decir que las opiniones son relativas y, por ello, susceptibles de ser discutidas. De ahí que sea más certero hablar de opiniones que no de una sola opinión. La segunda de las definiciones nos apunta que la opinión es un juicio de valor.
    • En cuanto a que la opinión sea “pública” hará falta que la misma sea una expresión (verbal o no verbal) visible, que el sujeto de la opinión sean personas o colectivos, que el tema a opinar sea una cuestión de origen público o privado (pero que por algunas circunstancias y gracias a la publicidad dada por los medios de comunicación logran llegar al público) y que el ámbito de la discusión sea público.
  • 10. Las fuentes de la opinión pública
    • Elisabeth Noelle-Neumann ha dejado escrito en su libro La espiral del silencio que “ la causa de la transformación de la suma de las opiniones individuales en opinión pública es la continua interacción entre las personas, debida a su naturaleza social ”. Pues bien, ello nos lleva a la cuestión siguiente: ¿de dónde sacamos la información para ejercer el juicio? O dicho de otra forma: ¿en qué fuentes bebemos para generar nuestra opinión particular? En primer lugar en la observación directa, la de primera mano, fuerte cualitativamente pero débil cuantitativamente, al contrario que la segunda de nuestras fuentes, la observación a través de los medios de comunicación, muy fuerte cuantitativamente pero de una calidad muy discutible.
    • En la actualidad vivimos el boom de la información, estamos atiborrados de noticias, de observaciones, y casi todas ellas suministradas por los medios de comunicación, lo que hace que nuestra independencia con respecto a estos “intermediarios” sea cada vez más escasa. Cada vez dependemos más de los mismos. Como decía Lippmann: “¡Qué pequeña es la proporción de nuestras observaciones directas en comparación con las observaciones que nos transmiten los medios! ”
    • ¿Pero qué papel juegan estos medios? ¿Son realmente unos intermediarios imparciales entre el objeto a analizar y nosotros?
    • En realidad los medios no pueden (ni quieren) proveernos de toda la información que disponen. Deben hacer una selección de lo que (bajo su criterio) es más importante. He aquí el primer filtro. Y es que lo que no se publica no existe (¿cuándo nos enteramos del genocidio habido entre hutus y tutsis en 1994 en la región de los Grandes Lagos?, ¿qué cobertura recibió?). Además, la información seleccionada tiene un tiempo de vida, se pone sobre la mesa y cuando interesa se la envía al baúl de los recuerdos (¿alguien se acuerda de Kosovo?, ¿y de Afganistán?). Tenemos de esta forma unas informaciones seleccionadas y con fecha de caducidad.
  • 11.
    • En segundo lugar, los medios de comunicación tienen dueños, y como es evidente, reflejarán lo que más se acomode a la propiedad del mismo. Existe una línea editorial, que será la que defina el marco de actuación del medio en sí. He aquí el segundo filtro.
    • Pues bien, todo esto significa que la mayoría de las observaciones que recibimos son de segunda mano y filtradas dos veces. Y aún así pensamos que de alguna manera el peso de la generación de la opinión es soportado por nosotros mismos, sin pensar en todo lo que inconscientemente absorbemos. Mezclamos nuestras percepciones directas y las filtradas, y con ello conformamos nuestra opinión. De lo que se deduce que los medios de comunicación tienen una influencia extraordinaria en la opinión pública, tanta, que la conforman.
    • Ya lo decía McLuhan: “ el medio es el mensaje ”, lo que viene a decir que, en el caso de la televisión, la atracción la generan las imágenes, independientemente de los contenidos, que satisfarán o no al televidente.
  • 12. El valor de la opinión pública
    • En la Antigüedad, Aristóteles definía la opinión pública como “la opinión de los ciudadanos”, Cicerón como “el apoyo del pueblo”, Demóstenes como “la voz pública de la patria”, Heródoto como “la opinión popular” y Tito Livio como “la opinión unánime”. En el siglo XVI para Maquiavelo era “la imagen que los súbditos tienen del príncipe”. Y en el siglo XVIII Hume la consideraba como “una fuerza política que sostiene o derriba los gobiernos”. Estas citas demuestran la gran consideración e importancia que ha merecido el concepto de opinión pública a los pensadores de todos los tiempos. Y es que si es verdad que sin la aprobación de la opinión pública no hay gobierno que mil años dure, el interés en encauzar a esta misma opinión pública por los derroteros que convenga a los grupos que controlan los medios de comunicación ha de ser inmenso. Controlar la opinión pública no deja de ser más que la forma más acabada de controlar el poder.
    • Y si echamos mano otra vez al diccionario del la RAE nos iremos enterando de que “controlar” significa ejercer el control, y que “control” significa comprobación, inspección, fiscalización, intervención, dominio, mando y preponderancia. O sea que controlar la opinión pública es intervenirla y dominarla. Y todo ello con un propósito, por lo que la opinión pública (y con ello todos los sujetos que la conforman) se convierte en un medio para conseguir un fin determinado. La masa es acrítica, nada creadora, fácilmente manipulable. Hacer de los individuos masa, he ahí el objetivo.
    • Ante la manipulación no podemos permanecer quietos, hemos de saber quién manipula, para qué manipula y cómo manipula. Pero esto excede, evidentemente, de los límites de este artículo.