Your SlideShare is downloading. ×
Manuel Orestes Nieto: El rostro de la barbarie
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Manuel Orestes Nieto: El rostro de la barbarie

37

Published on

El poeta Manuel Orestes Nieto reflexiona críticamente sobre política y cultura en Panamá.

El poeta Manuel Orestes Nieto reflexiona críticamente sobre política y cultura en Panamá.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
37
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL ROSTRO DE LA BARBARIE Manuel Orestes Nieto El daño fue consumado y el hecho es que no se entregará en la fecha prevista la Condecoración Rogelio Sinán como lo dice la ley. Quedó evidenciado, sencillamente lo que son. Fijar una fecha posterior no hace desaparecer lo que aconteció. Celebrar el natalicio de Sinán a medias tampoco. Un remiendo después de ensayar excusas pueriles y burlescas como las elecciones del 4 de mayo o por el luto por Gabriel García Márquez lo que hace es que el verdadero causante de este irrespeto a la cultura y al país quede feliz e impune y satisfecho de ser el más vivo, el que todo lo puede. Creo que todos los escritores vimos el rostro de la barbarie y también como usa siempre sus manos en las sombras. De modo que la “posposición” de la entrega de la Condecoración Rogelio Sinán 2014 al poeta César Young Núñez fue y es un irrespeto a la cultura y a todo el país. Es una ley de la república proceder a su entrega, en una fecha fija y con los honores correspondientes. No puede haber ninguna excusa posible para suspender y posponer un evento que enaltece cada dos años a un escritor nacional y sus aportes a la literatura panameña. Este hecho insólito e insolente viene a coronar la cadena de menosprecios sucesivos y constantes del actual régimen por nuestra literatura, las artes, la historia y la cultura. La Ministra de Educación sabe perfectamente lo que insultos como éste significan. Pero ella nunca conoce nada, somos los demás los que no conocemos de educación y, encima, nos ha querido persuadir que su gestión en el Ministerio no se mezcla con la política. O sea, que es posible una burbuja impoluta dentro pero aparte de un gobierno con médula corrupta y así debemos aceptarlo. No está en el Gabinete, parece. Se hace daño al alma nacional, al patrimonio del país y no se da por enterada. Lo que deja de herencia es una reforma educativa renga y equívoca donde lo que cambió fue para peor, donde no supo ni pudo convocar un acuerdo nacional por la educación, donde el balance fue y es favorecer la desmemoria, debilitar nuestra identidad y, en definitiva, la herramienta de la educación misma. El INAC, particularmente, está de espaldas a la misma cultura que debe promover; o, sencillamente, no está. A lo mejor se creen de verdad el ensueño de que estamos en una edad dorada de las artes, como señalan reiteradamente. Han irrespetado a los escritores panameños con esta decisión alocada. Lo han hecho estos años recientes con los libros de nuestros autores sacados de las lecturas escolares; con desaparecer la cátedra de relaciones con los Estados Unidos; con violentar el patrimonio nacional, donde más importó la Cinta Costera III -una carretera de casi 800 millones rumbo a facilitar los negocios inmobiliarios en Amador- que el Casco Antiguo; con la destrucción de edificios, como la Embajada de los Estados Unidos que bien pudieron ser museos para la memoria colectiva de lo que fue el colonialismo en Panamá; con la burla a las fechas emblemáticas de la nacionalidad como el pasado 9 de enero; con los murales borrados de la Avenida de los Mártires. Particularmente han ofendido el legado del escritor más trascendente que ha dado Panamá, a Rogelio Sinán, el alfa y omega de nuestra literatura. Han violado una ley del país, como ha sido la constante de estos últimos cinco años. Todo un mensaje ofensivo de un régimen soez que no actúa por la nación sino por sus bolsillos. Es la incultura cristalizada en presidentes de la Asamblea Nacional como ese repulsivo personaje, Chello Galvez, a un milímetro de lo gansteril y lo indescriptible; como el señor Camacho y su dantesca caravana diaria e intragable por las televisoras y las radios, maquillando al régimen y Salomón Shamá que, además de sus sombrías actividades, desfiguró la marca-país y nos pintó ante el mundo como un burdel de casinos, negocios y placer. La anticultura a todo tren. Hacia la Feria de Santo Domingo el INAC lleva una delegación de escritores y artistas. Lo mínimo que debieron hacer es darle a César Young su condecoración e incluirlo por ser portador de esa máxima distinción cultural y literaria. Pero hicieron lo inverso, darle la mala noticia, agriarle la alegría, desconocer a la poesía y que espere sentado y esperemos como si nada pasó. Sólo nos falta pedirles perdón. Uno diría que es lamentable, pero no, no con lamentos estas cosas dejarán de pasar. Tampoco aceptando hechos indignos y ofensivos. Es, en definitiva, como dije: ver el rostro de la barbarie en un mar de soberbia y prepotencia. Panamá, 25 abril 2014

×