43 años desaparicion Héctor Gallego en Panamá
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

43 años desaparicion Héctor Gallego en Panamá

  • 227 views
Uploaded on

Pormenores de la de la desaparición del sacerdote Héctor Gallego en los campos de Santa Fe de Veraguas, Panamá.

Pormenores de la de la desaparición del sacerdote Héctor Gallego en los campos de Santa Fe de Veraguas, Panamá.

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
227
On Slideshare
227
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El vía crucis de Héctor Gallego en los campos de Santa Fe LEP, domingo 8 de junio de 2014 - 12:00 a.m A Gallego lo estaban buscando, se presume que los militares, la noche del 9 de junio. http://laestrella.com.pa/panama/nacional/crucis-hector-gallego-campos-santa/23777306 Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=cWIxKcraiFE 9 de junio de 1971, Santa Fe de Veraguas. Acababa de pasar la media noche cuando Jacinto Peña escuchó un carro que se estacionaba afuera de su casa. La curiosidad lo hizo levantarse y notar que eran dos hombres, militares, los que acababan de llegar. Al rato tocaron a su puerta y gritaron: ‘¿Jacinto Peña?’. El campesino no quiso contestar. Luego de tres gritos, Héctor Gallego se aproximó a la puerta de la casa, la abrió a medias, y les preguntó a los hombres qué necesitaban. -Mira, Jacinto, nosotros estamos buscando a Héctor Gallego, ¿está aquí Gallego?–dijo uno de los militares. Gallego acababa de regresar de la montaña, donde había pasado varios días. Pernoctaba donde Jacinto Peña porque, unas semanas antes, en un incidente confuso, su rancho había sido quemado. - Pues hombre, si yo soy Héctor Gallego– dijo el colombiano, a modo de presentación.
  • 2. UN VISITANTE INCÓMODO Héctor Gallego llegó a Santa Fe, un pueblo muy apartado y prácticamente olvidado de la provincia de Veraguas, en donde no había carretera de acceso ni electricidad; pero en donde, eso sí, existía una capilla hecha de quincha y mucho analfabetismo en su población, que era mayoritariamente campesina. Gallego, un joven seminarista antioqueño, nacido en 1928, llegó a Panamá gracias a su amistad con el entonces arzobispo de Veraguas, Marcos McGrath, a quien conoció en Medellín (Colombia), por el año de 1965, antes de ser ordenado. McGrath lo invita a ter minar su seminario en Santiago, capital de la provincia. El colombiano aceptó y se trasladó con McGrath a Panamá en 1967. Como parte de la diócesis de Santiago, Héctor recorrió distintos puntos dentro de la provincia de Veraguas para realizar trabajos de evangelización. ‘Existía en ese momento un equipo de evangelización destinado específicamente para el área de Santa Fe y alrededores. Héctor profundiza su participación en ese sector’, explica el padre Conrado Sanjur.
  • 3. Tras un tiempo en Veraguas, en junio de ese mismo año el seminarista regresa a su país para terminar sus estudios religiosos. Meses después, en 1968, el ya sacerdote solicita ser trasladado a Panamá, específicamente a Santa Fe, para convertirse en el párroco oficial del pueblo. Gallego fue formado en una época– tras el Concilio Vaticano II y la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, que se realizó en Medellín (Colombia)– en la que la Iglesia reflexionaba sobre cuál era el papel que debía jugar. En homenaje a Gallego hay una estatua de él y su rancho. La placa de la estatua dice: "Si desaparezco, no me busquen; sigan la lucha". ‘América Latina, principalmente, tenía mucha efervescencia social y política. Existía también un trabajo de base en las comunidades, cuyo objetivo primordial era la justicia social. Esa fue la mentalidad con la que Héctor Gallego vino y trabajó en Santa Fe’, explica el padre Sanjur. Desde un primer instante, el prelado fue haciendo cambios en el estatus del pueblo. Y empezó por casa, en la Iglesia. –En el tema religioso, existía mucha ignorancia. Nosotros en ese momento bautizábamos a nuestros hijos para que la bruja no se los llevara, bien lejos de lo que realmente era –explica Pedro Caballero, hombre que acompañaba a Héctor Gallego en sus recorridos de evangelización en Santa Fe–. Creíamos que Dios era un viejito que se sentaba allá arriba, en el cielo, con un lápiz, apuntando y
  • 4. mirando hacia abajo todo lo que hacíamos para que al morir nos dijera si íbamos al cielo o al infierno– comenta Caballero. El recién llegado párroco les quitó esas ideas de la cabeza a la gente de Santa Fe. Comenzó a dar las misas en castellano y de frente a la gente (no en latín ni de espaldas, como se hacía hasta ese momento), les explicó qué eran los sacramentos y en qué consistían; pero, por sobre todo, rompió el mito de que los curas eran seres superiores que no hablaban con los pobres. –El primer día que nos encontramos, se presentó como el sacerdote de Santa Fe– comenta Jacinto Peña, quien cuenta que le preguntó a Héctor Gallego si era sacerdote–. ‘Sí, ¿por qué preguntas?’– le cuestionó el párroco, sorprendido-. Bueno, es que los sacerdotes no saludan a los pobres’– atinó a responder Jacinto. LARISH JULIO | LA ESTRELLA DE PANAMÁ El rancho donde Héctor Gallego vivió en Santa Fe ya no existe; sin embargo, los moradores del lugar construyeron una representación del original. LA CONVERSACIÓN Al darse cuenta de que estaban hablando con la persona que buscaban, uno de los militares le explicó a Gallego que tenían órdenes precisas de llevarlo, esa misma noche, al cuartel de Santiago.
  • 5. Héctor les dijo se encontraba muy cansado para viajar a esa hora; pero que se comprometía a estar al día siguiente, a primera hora, en el cuartel. Los hombres insistieron en que él, Héctor Gallego, debía irse con ellos en ese instante. –No lograban llegar a un entendimiento al respecto y fue, entonces, cuando uno de los militares le susurró algo al oído a Héctor– recuerda Jacinto, con la misma claridad de aquella noche–. Por su reacción, supongo que se trataba de una amenaza de hacernos daño a los que estábamos en la casa en ese momento– indica Jacinto. El padre les dijo a los hombres que se calmaran, que no quería que se le hiciera daño a nadie, que se iría con ellos. ‘Fue entonces cuando lo toqué por última vez, agarrándolo del hombro, y le dije que no saliera. Él solo me apartó’, cuenta Peña, 43 años después. UN CAMBIO RADICAL ‘Antes de que Héctor llegara, muchos de nosotros, los campesinos, éramos ignorantes. Le teníamos miedo a cualquier persona, éramos tímidos, de pocas palabras. El padre nos decía en las convivencias que quería ver un cambio social en Santa Fe; es decir, que el pobre se diera a respetar de los poderosos del lugar. Nosotros estábamos siendo exprimidos por los grandes terratenientes de Santa Fe’, comenta Hermenegildo Mendoza, de la Unión de Indígenas Campesinos (UIC). En esa época, en Santa Fe, los campesinos recibían 50 centavos por una jornada de trabajo de diez horas. En el caso de las mujeres, solo 25. Situaciones como éstas llevaron a que Gallego, en medio de su evangelización, empezara a hablarles a sus feligreses de deberes y derechos del campesinado, para que entendieran su responsabilidad y rol dentro de la sociedad. Pero este tipo de ideas no fueron del agrado de ciertas familias, como los Castrellón, los Hernández, los Palacios, los Ábrego o los Vernaza, por mencionar algunos (estos últimos eran parientes del entonces ‘hombre fuerte’ Omar Torrijos Herrera). Era sobre estos clanes que recaía el control de las tierras y de las pocas tiendas de Santa Fe, y que también eran propietarias de la mayoría de las tierras donde trabajaban los campesinos santafereños. Sin embargo, el concepto que más incomodó a las clases altas de Santa Fe fue el del cooperativismo. –Éramos 50 personas en un salón del rancho parroquial– explica Jacinto. Gallego se pone en pie y arroja una moneda de 5 centavos al piso y dice: ‘con esta moneda tenemos para comprar cinco confites. Pero como somos 50 personas, tenemos que partir estos confites en varios pedacitos’ – recuerda Jacinto que les dijo el cura colombiano–. Entonces, otro campesino puso cinco centavos más y así sucesivamente, hasta completar los cincuenta centavos para que le tocara un confite a cada uno– así recuerda Peña que el cura les explicó cómo debía funcionar una cooperativa. Los primeros en organizarse fueron los de la comunidad El Pantano, seguidos por los de El Carmen. Las primeras pequeñas tiendas de la Cooperativa Esperanza de los Campesinos empezaron vendiendo sal, jabón y fósforos. A los cooperativistas les tocaba traer los productos desde el pueblo de San Francisco, ubicado a más de 40 kilómetros, cargados en la espalda. En el camino muchas veces tuvieron que aguantar burlas e insultos de las familias ricas de Santa Fe.
  • 6. La construcción de madera y pencas de palma es fiel copia del rancho donde vivió Héctor Gallego. ¿Qué condenó a Gallego? LEP, domingo 8 de junio de 2014 - 12:00 a.m. Héctor Gallego quería cambiar la realidad de Santa Fe de Veraguas. Sin embargo, sus intenciones chocaban con las de los ricos del lugar LA BÚSQUEDA Gallego y los militares se dirigen hacia la camioneta, una Toyota Land Cruiser de 1969, cuadrada, color verde y con una capota blanca. Entonces, Jacinto escucha que el padre Gallego suelta un chillido, como si lo hubiesen golpeado, pero Peña tiene miedo y prefiere no asomarse, pues los agresores son militares. A los segundos se escucha que arrojan algo en el vagón, ‘como un costal de arroz o de papas’, relata el campesino, quien sospecha que, en realidad, se trataba del sacerdote. –Los militares en la camioneta salen a toda velocidad– relata–. Inmediatamente, Leonor Ábrego, el chofer de la cooperativa y yo, fuimos a avisar a algunas personas de que se habían llevado al padre.
  • 7. Y es ahí donde inicia la persecución: ‘Tratamos de alcanzar el carro donde llevaban a Héctor, pero fue imposible porque se nos paró el auto en medio del camino. Allí fue cuando vimos que nos habían cortado una de las mangueras del motor’, narra Jacinto. En 1971 el terreno donde estaba el rancho de Gallego era un terreno solitario, hoy en día hay alrededor de esta área se han construido más casas. EL VASO SE DERRAMÓ ‘Si teníamos café, frijoles o cualquier otro producto para vender, ellos tenían dos pesas: una para comprarnos y otra para vendernos. Ambas pesas estaban amañadas, de manera que, a la hora de comprarnos, pagaran menos y a la hora de vendernos, nos cobraban más. Ellos nunca perdían’, menciona Pedro Caballero. Al ver que el proyecto de la cooperativa iba en serio, familias dueñas de las principales tiendas de Santa Fe comenzaron a preocuparse, pues sus negocios empezaron a generar pérdidas. ‘La cooperativa tumbó las diez tiendas que habían en ese momento’, cuenta Mendoza. Pero, además de las malas finanzas de sus negocios, hubo otro gran hecho que generó la ira de los terratenientes: Los campesinos dejaron de venderle su mano de obra.
  • 8. ‘Como ellos no nos pagaban lo justo y encima no querían vendernos los productos de sus tiendas, porque teníamos nuestra cooperativa, entonces, dejamos de trabajarles para producir para nosotros mismos’, cuenta Peña. Héctor Gallego había afectado los intereses de la clase alta santafereña y, por eso, ya no era bien visto en el pueblo. En cuanto la cooperativa comenzó a funcionar, extrañas situaciones empezaron a darse en torno al religioso antioqueño. La casa de una habitación, que albergará un museo en homenaje a Gallego, fue adquirida por la cooperativa "La Esperanza de los campesinos", en los predios donde estaba el rancho vivienda del desaparecido sacerdote. Menciona Pedro Caballero que los ricos no solo tenían el control económico de Santa Fe, sino también un control político: ‘Ellos eran la autoridad y la ley, controlaban el municipio’, explica el también fundador de la Cooperativa Esperanza de los Campesinos. Quizás por eso, un mes antes del secuestro del padre Gallego, el 4 de mayo de 1971, Omar Torrijos, líder de los militares y primo de los Vernaza, citó al cura para reunirse en el cuartel de Santiago y conversar. Según los campesinos de Santa Fe, en la reunión del cura y el dictador, entre un tema y el otro, sale a relucir el de la cooperativa y el despertar de la conciencia del pueblo de Santa Fe. ‘Torrijos le plantea a Gallego que mejor se dejaba de molestar y organizar a los campesinos en cooperativas, o tendría que irse a su país’, asegura Hermegildo Mendoza, quien añade: ‘el General le
  • 9. ofreció muchas cosas: casa, carro y salario; pero Héctor lo rechazó porque dijo que no estaba dispuesto a vender su trabajo’. Relata el miembro de la UIC que Gallego, al regresar de ese encuentro, le comentó, que su determinación puso iracundo a Torrijos: ‘El General le dijo que se preparara para asumir la responsabilidad de su decisión’. No habían pasado quince días de la advertencia que hizo Torrijos a Gallego, cuando la noche del 22 de mayo, mientras el padre dormía, alguien irrumpió en su rancho y le prendió fuego. ‘La idea era matarlo, mientras dormía. Por suerte, Héctor pudo escuchar el chasquido del fuego y se levantó. Solo alcanzó a sacar su biblia’, dice Pedro Caballero. LA CRUDA VERDAD No fue hasta la mañana del 9 de junio que Jacinto Peña y Leonor Ábrego logran llegar a Santiago. Jacinto y el obispo Martín Legarra fueron al cuartel a preguntar por el estatus del padre Héctor Gallego. El capitán Heros Calb les dice: ‘Nosotros no hemos mandado a buscar a Gallego. Él no está aquí y no lo tenemos’. –En ese momento es que nosotros caemos en cuenta que Héctor había sido secuestrado– concluye Jacinto Peña.