Your SlideShare is downloading. ×
Volumen 1 Número 2 Noviembre 2011                             ISSN 2174-4068               Asociación Española de Especial...
Volumen 1. Número 2                                   ÍNDICE / CONTENTSEditorial  La despatologización de la transexualida...
DE SEXOLOGÍA                                   Revista Científica de Sexología                                           D...
Revista De Sexología 2011; 1(2): 4-6                                          EDITORIALEl debate sobre la despatologizació...
El hecho de que la transexualidad haya estado y esté, hoy por hoy, incluida en la clasificaciónde trastornos mentales tant...
BIBLIOGRAFÍA1. Hurtado Murillo, F., Gómez Balaguer, M., Donat Colomer, F. (2007). Transexualidad y saludmental. Revista de...
Revista De Sexología 2011; 1(2): 7-24                          ARTÍCULO CIENTÍFICO ORIGINALBaja tolerancia a la frustració...
También se han encontrado una presencia significativa mayor de baja tolerancia a la frustraciónen personas con problemas s...
SummaryAccording to Rational Emotive Behavior Therapy or REBT (Ellis, 1958), emotional andbehavioral disturbance is largel...
INTRODUCCIÓNMarco general: La Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC)   El objetivo de este estudio persigue principalm...
aprobados por los demás, y 3) que es horrible y catastrófico cuando fallan y/o si otras personas lesrechazan cuando ―deber...
Posteriormente, la creencia de baja tolerancia a la frustración, aumenta la tendencia a aferrarseen sus ideas y el no quer...
más afectada es la conducta sexual, la percepción de la conducta sexual (se observan demasiado ono atienden a señales pre-...
depresión y ansiedad del ego. A su vez, la persona cree que su ansiedad del ego es insoportable(BTF) lo que le lleva a sen...
Procedimiento:   Una vez corregidos los cuestionarios y realizada la entrevista se procede a elaborar undiagnóstico siguie...
El grupo con problemas de pareja puntúa más alto solamente en PERFECCIONISMO que elgrupo con Trastorno de Deseo Sexual Inh...
Condenación global al otro y Catastrofismo   Los análisis posthoc también nos han ofrecido resultados interesantes en esta...
En los problemas sexuales esta variable tiene una especial relevancia, puesto que a menudo sesuele tratar juntamente con l...
exigencias perfeccionistas. En modo de conclusión, los problemas de pareja y sexuales suelengenerar un gran estrés psicoló...
Ellis, A. (1998) How to control your anxiety before it controls you. Nueva Jersey: Caol PublishingGroup (Cómo controlar su...
Masters, W., y Johnson, V. (1970) Human sexual inadequacy. Boston: Little, Borwn.Rehm, L. P (1977) A self-control model of...
Tabla 1Categorización de los ítems del Irrational Beliefs Test (IBT) de Jones (1968) en cincocategorías de creencias irrac...
24- Me digo muy a menudo lo terribles y horrorosas que son las cosas que me suceden.27- Abandono mis proyectos cuando encu...
Tabla 3Comparaciones posthoc significativas entre los grupos en cuatro de las cinco categorías deirracionalidad como varia...
Revista De Sexología 2011; 1(2): 25-34                            ARTÍCULO CIENTÍFICO ORIGINALCalidad de vida en pacientes...
Kolmogorov-Smirnoff o de Shapiro-Wilks) no se cumplían. En las variables cualitativas, la pruebade ji al cuadrado. Resulta...
INTRODUCCIÓN   La disfunción eréctil (DE) se define como el trastorno caracterizado por la incapacidad paralograr y manten...
cultural que estimulan el miedo y la vergüenza a consultar; hecho desafortunado debido a que en lamayoría de los casos est...
_ Enfermedades concomitantes con año de inicio y fármacos (hasta 3)._ Cuestionario SHIM y DE según SHIM._ Cuestionario LIS...
En lo que concierne a las enfermedades asociadas a estas tres patologías no se encuentra unarelación significativa (p< 0,4...
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Volumen 1 nº2
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Volumen 1 nº2

1,748

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,748
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Volumen 1 nº2"

  1. 1. Volumen 1 Número 2 Noviembre 2011 ISSN 2174-4068 Asociación Española de Especialistas en Sexología (AEES) Academia Española de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual (AESMES) Instituto ESPILL de Psicología, Sexología y Medicina Sexual UNEDFederación Latinoamericana Universidad Nacional Asociación Mundialde Sociedades de Sexología y de Educación a Distancia de SexologíaEducación Sexual (FLASSES) Artículos científicos 1
  2. 2. Volumen 1. Número 2 ÍNDICE / CONTENTSEditorial La despatologización de la transexualidad 4 The debate over depathologization of transsexuality F. Hurtado MurilloArtículos científicos originales Baja tolerancia a la frustración y perfeccionismo 7 en los problemas sexuales y de pareja Low tolerance for frustration and perfectionism in sexual and relationship problems F. Sorribes, L. Lega, M, Calvo, J.L. Trujillo. Calidad de vida en pacientes con disfunción eréctil 25 Quality of life patients with erectile dysfunction A. Celada Rodríguez, P.J. Tárraga López, J.A. Rodríguez Montes, J. Solera Albero, M.A. López Cara, E. Arjona LabordaCasos clínicos Abuso sexual intrafamiliar 35 Intra-familial sexual abuse F. Hurtado MurilloReflexiones en sexología Neurosexualidad en perspectiva compleja 42 Complex perspective Neuro sexuality O. Fernández GalíndezAgenda 60Normas de publicación / Authors guidelines 61Boletín de suscripción 91 Revista De Sexología 2011; 1(2) 2
  3. 3. DE SEXOLOGÍA Revista Científica de Sexología DIRECTOR Felipe Hurtado Murillo DIRECTOR ASOCIADO Carlos San Martín Blanco CONSEJO DE REDACCIÓNMaría Pérez Conchillo (Valencia) María Lameiras Fernández (Ourense)Antonio Casaubón Alcaráz (Granada) Andrés López de la Llave (Madrid) COMITÉ EDITORIALMarta Arasanz Roche (Barcelona) Rosemary Coates (Australia)José Díaz Morfa (Madrid) Rubén Hernández Serrano (Venezuela)Félix López Sánchez (Salamanca) Cristina Tania Fridman (Argentina)José Luis Arrondo Arrondo (Navarra) Eusebio Rubio Aurioles (México)Carmen Pérez-Llantada Rueda (Madrid) Antonio Pacheco Palha (Oporto, Portugal)Manuel Más García (Tenerife) Teresita Blanco Lanzillotti (Uruguay)José Bustamante Bellmunt (Alicante) Beverly Whipple (New Jersey, EE.UU.)Ignacio Moncada Iribarren (Madrid) Eli Coleman (Minnesota, EE.UU.)Aldara Martos Palomeque (Alicante) José Cáceres Carrasco (Navarra)Felipe Navarro Cremades (Alicante) Francisco Donat Colomer (Valencia)Marcelino Gómez Balaguer (Valencia) Olatz Gómez Llorens (Valencia)Antonio Martín Morales (Málaga) Ángel Luis Montejo González (Salamanca)Manuel Lucas Matheu (Almería) Ramón González Correales (Ciudad Real)Ana Puigvert Martínez (Barcelona) Gemma Pons Salvador (Valencia)Ana Rosa Jurado López ( Málaga) M. José Tijeras Úbeda ( Almería )Froilán Sánchez Sánchez (Valencia) Inmaculada Bayo ( Barcelona )Rafael Prieto Castro ( Córdoba ) Isbelia Segnini ( Venezuela )Carolina Villalba ( Uruguay Kevan Wyle ( UK )Rosa María Montaña ( Valladolid ) Carlos De La Cruz ( Madrid )Silverio Saenz Sesma ( Zaragoza ) Natalia Rubio ( Madrid )Koldo Seco ( Bilbao ) Concepción San Luis Costas (Madrid)Antonio Sánchez Ramos (Toledo) Artículos científicos 3
  4. 4. Revista De Sexología 2011; 1(2): 4-6 EDITORIALEl debate sobre la despatologización de la transexualidadFelipe Hurtado MurilloDoctor en Psicología y Especialista en Psicología Clínica y Sexología. Facultativo Especialista deÁrea de la Agencia Valenciana de Salud. Centro de Salud Sexual y Reproductiva y UnidadMultidisciplinar de Atención a la Transexualidad de Valencia. Centro de Salud ―Fuente San Luis‖de Valencia.Presidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología - AEESCorrespondencia:Felipe Hurtado MurilloCentro de Salud ―Fuente San Luis‖Centro de Salud Sexual y ReproductivaCalle Arabista Ambrosio Huici, 3046013 –ValenciaTelef: 96 197 28 16E mail: felipehurtadomurillo@gmail.comINTRODUCCIÓN Y ESTADO ACTUAL En la actualidad hay un debate abierto sobre si la transexualidad debería ser considerada untrastorno mental y si debería, por consiguiente, estar incluida en los manuales al uso de lostrastornos mentales (1): manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, texto revisadoDSM-IV-TR (2) y la clasificación internacional de enfermedades CIE-10 (3). La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera, que la transexualidad es un trastornomental, en la medida en que la manifestación produce un sufrimiento significativo y unadesventaja desadaptativa importante. Este debate creciente sobre la despatologización de la transexualidad se viene realizando desdediferentes sectores sanitarios y sociales como las asociaciones de personas transexuales,homosexuales y bixexuales, que plantean la salida del trastorno de identidad de género de lasclasificaciones psiquiátricas. Recientemente, en febrero del 2010, el Ministerio de Sanidad francés dio un paso en ese sentidoy eliminó la transexualidad de la categoría de enfermedades mentales pasando al grupo de"enfermedades de causa indeterminada". En España, unos meses después, en mayo del 2010, elConsejo de Ministros aprobó un acuerdo en el que el Gobierno español se comprometía a solicitara la Organización Mundial de la Salud (OMS) la eliminación de la transexualidad comoenfermedad mental de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10).VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA PATOLOGIZACIÓN Revista De Sexología 2011; 1(2) 4
  5. 5. El hecho de que la transexualidad haya estado y esté, hoy por hoy, incluida en la clasificaciónde trastornos mentales tanto del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales(DSM-IV-TR) de la Asociación Psiquiátrica Americana (2) como en la Clasificación Internacionalde Enfermedades (CIE-10) de la Organización Mundial de la Salud (3), ha tenido numerosasventajas, pero también inconvenientes, para las personas transexuales. Revisando algunas de estas ventajas encontramos que contribuyó a que la sociedad dejara deconsiderar a las personas transexuales como degeneradas o viciosas y aumentara su aceptación,aunque todavía queda un importante camino por recorrer tanto para disminuir la estigmatizacióncomo mejorar la atención sanitaria. Nuestra sociedad ha colocado con frecuencia a las personastransexuales en una situación de vulnerabilidad ejerciendo en ocasiones la violencia contra ellas,discriminándolas durante la escolarización, en el trabajo y en otros sectores sociales. (4) La patologización sirvió también para el reconocimiento de derechos sanitarios, evitar auto-tratamientos y posibilitar la investigación sanitaria, así como el aumento del conocimiento y de lacomunicación entre los profesionales de todos los países que abordan el proceso transexualizador ysu atención sanitaria. Sin embargo, también ha tenido inconvenientes ya que ha patologizadoidentidades no normativas, ha impedido que se visibilicen y legitimen identidades y roles degénero que no se adecuan a normas sociales hegemónicas y ha imposibilitado que las personastransexuales pudieran participar de forma activa en el proceso de decisión de acceso a tratamientossanitarios. Aunque definir una posición única en esta cuestión resulta de gran complejidad dados losdiferentes puntos de vista y razonamientos que se plantean en relación al tema, después de larevisión bibliográfica realizada aparecen argumentos razonables que justifican la salida deltrastorno de identidad de género y la transexualidad, de las clasificaciones psiquiátricas tal y comoestá definido en la actualidad. En este sentido diversos profesionales pertenecientes a Unidades deTrastornos de Identidad de Género de España, coinciden en que las clasificaciones internacionales,tanto la DSM-IV como la CIE-10, resultan muy generales y presentan importantes carencias, porlo que en muchos casos resultan insuficientes tanto para establecer el diagnóstico detransexualidad, como para llevar a cabo los diagnósticos diferenciales (1,5). Desde otras perspectivas también se ha criticado que los protocolos clínicos actuales estánbasados en la hegemonía de un sistema binario que no se corresponde con la pluralidad deexpresiones e identidades de género presentes en la práctica clínica (6). Por otra parte, los criteriosclínicos que se utilizan en los protocolos se basan en una concepción muy rígida y cerrada de laidentidad de género como algo esencial y estable. De acuerdo con esta línea de pensamiento, laadecuación y correspondencia entre la corporalidad, especialmente la genital, y el género percibidopor la persona es un elemento imprescindible de normalización según las teorías clásicas, pero noes necesariamente un elemento de salud mental (7). El mismo razonamiento clásico, hoy superado,se empleó para la patologización de las orientaciones sexuales diferentes de la heterosexual (8). En relación a las críticas de que la despatologización del trastorno de identidad de génerosignifique dejar sin financiación y acceso a los tratamientos médicos, se han argumentado distintosmotivos para justificar la atención sanitaria manteniendo la despatologización (9). Estos apelan alconcepto de salud que mantiene la OMS que no se guía por la ausencia de enfermedad sino por lapresencia de bienestar físico, psíquico y social. Dentro del futuro DSM-V podría incluirse en―otros problemas que son objeto de atención clínica‖ (incluyen problemas que son de interésclínico por causar dolor o sufrimiento psicosocial, pero que no conforman trastornos). De igualmanera el CIE incluye procesos de atención sanitarios no basados en enfermedades donde podríanincluirse las personas que solicitan este tipo de tratamientos. El Sistema Nacional de Salud estaríaobligado a ofrecerlo de la misma forma que puede estar obligado a hacer otras cirugías reparadorasque, sin significar el tratamiento para una enfermedad como la entiende el modelo médico clásico,suponen un menoscabo para la salud psicosocial de la persona (10). Artículos científicos 5
  6. 6. BIBLIOGRAFÍA1. Hurtado Murillo, F., Gómez Balaguer, M., Donat Colomer, F. (2007). Transexualidad y saludmental. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 12 (1), 43-57.2. American Psychiatric Association. (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los TrastornosMentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson.3. Organización Mundial de la Salud (OMS) (1992). Trastornos mentales y del comportamiento.Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico. Madrid: Meditor.4. Baird, V. Sexo, amor y homofobia. Vidas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero. AmnistíaInternacional. Egales. Madrid, 2006.5. Bergero T., Cano G. El proceso diagnóstico. En: Ser transexual. Ed: Esther Gómez Gil y IsabelEsteba de Antonio. Glosa. Barcelona, 2006. Pág. 129-130.6. Bergero T. Asiain S, Gorneman Is. Giraldo F., Lara J., Esteva I., Gómez M. Una reflexión sobreel concepto de género alrededor de la transexualidad. Revista de la Asociación Española deNeuropsiquiatría 2008; 18(101):211-226.7. Garaizabal C.Transexualidad, identidades y feminismos. En: El género desordenado. Ed: MiquelMissé y Gerard Coll-Planas. Egales. Barcelona, 2010. Pág. 125-140.8. Adam Donat, A.La psiquiatría ante la desmedicalización de la homosexualidad: el ejemploamericano. En: Martínez-Pérez, J., Porras Gallo, I., Sambla Tilve, P., Del Cura González, M.(coord.) La medicina ante el nuevo milenio: una perspectiva histórica. Ediciones de la Universidadde Castilla-La Mancha. Cuenca, 2004. Pág. 921-935.9. Fernández S. Derechos sanitarios desde el reconocimiento de la diversidad. Alternativas a laviolencia de la psiquiatrización de las identidades trans. En: El género desordenado. Ed: MiquelMissé y Gerard Coll-Planas. Egales. Barcelona, 2010. Pág. 177-194.10. Adam A, Bergero T, Bravo MF, Garaizabal C, De la Hermosa M, Irazábal E, et al.Aportaciones al protocolo de atención a la transexualidad en el sistema nacional de salud. Grupode trabajo sobre Transexualidad de la sección de Derechos Humanos de la Asociación Española deNeuropsiquiatría (AEN). 2011. Revista De Sexología 2011; 1(2) 6
  7. 7. Revista De Sexología 2011; 1(2): 7-24 ARTÍCULO CIENTÍFICO ORIGINALBaja tolerancia a la frustración y perfeccionismo en los problemas sexuales y deparejaLow tolerance for frustration and perfectionism in sexual and relationship problemsSorribes, F.; Lega, L.; Calvo, M.; Trujillo, J. L.Institut RET (Barcelona)Saint Peter’s College of New JerseyCorrespondenciaFrancesc Sorribes VallInstitut RET - Rational Emotive TherapyCalle Aragó 224, 4º 2ª08011 - BarcelonaTelf. 93 454 14 24Email: francesc@institutret.comweb: www.institutret.comFecha de recepción: 20 de abril de 2011. Fecha de aceptación: 17 de septiembre de 2011ResumenSegún la Terapia Racional Emotiva Conductual o TREC (Ellis, 1958), la perturbación emocional yconductual depende en gran parte al mantenimiento de creencias irracionales.Objetivo: Explorar las relaciones entre diferentes tipos de creencias irracionales (aprobación,perfeccionismo, baja tolerancia a la frustración, condenación global a la persona, catastrofismo) ylos problemas sexuales y de relación de pareja. Emplazamiento: Centro de psicología y sexologíaen el noreste de España. Participantes: Hemos estudiado una muestra de 146 pacientes condistintos diagnósticos clínicos: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno depresivo mayor,problemas de pareja, trastorno del deseo sexual inhibido, disfunción eréctil y eyaculación precoz.Mediciones principales: Los instrumentos incluyen: el cuestionario de información biográfica(Dryden y Ellis, 1987) y el inventario de creencias irracionales o IBT (Jones, 1968), además de unaentrevista clínica no estructurada Procedimiento: Una vez corregidos los cuestionarios y realizadala entrevista se procedió a elaborar un diagnóstico siguiendo los criterios marcados por el Manualde trastornos psicológicos DSM-IV (1994). Resultados: Los datos indican una presenciasignificativa mayor de perfeccionismo en las personas con problemas de pareja que en aquelloscon trastornos de ansiedad generalizada, trastornos depresivos y trastorno de deseo sexualinhibido. La baja tolerancia a la frustración es también significativamente más alta en personascon problemas de pareja más que en individuos con trastornos de ansiedad generalizada ytrastornos depresivos. Artículos científicos 7
  8. 8. También se han encontrado una presencia significativa mayor de baja tolerancia a la frustraciónen personas con problemas sexuales incluyendo: trastorno de deseo sexual inhibido, eyaculaciónprecoz y disfunción eréctil, que en aquellos con trastorno de ansiedad generalizada, y en personascon trastornos sexuales de eyaculación precoz y disfunción eréctil en comparación con individuoscon trastornos depresivos. Conclusión: Estos resultados son consistentes con la teoría de TREC ysus posibles implicaciones para futuras investigaciones y la intervención terapéutica sonampliamente discutidas.Palabras clave: Baja tolerancia a la frustración, perfeccionismo, sexualidad, pareja, irracionalidad,Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC), ansiedad del ego, ansiedad situacional. Revista De Sexología 2011; 1(2) 8
  9. 9. SummaryAccording to Rational Emotive Behavior Therapy or REBT (Ellis, 1958), emotional andbehavioral disturbance is largely dependent on the maintenance of irrational beliefs.Objective: Explore relationships between different types of irrational beliefs (approval,perfectionism, low frustration tolerance, global condemnation of the person, catastrophizing) andsexual and relationship problems.Emplacement: Psychology and sexology center in northeasternSpain. Participants: We studied a sample of 146 patients with various clinical diagnoses:generalized anxiety disorder, major depressive disorder, relationship problems, inhibited sexualdesire disorder, erectile dysfunction and premature ejaculation. Principal measurements: Theinstruments include the biographical information questionnaire (Dryden & Ellis, 1987) and theirrational beliefs inventory or IBT (Jones, 1968), plus an unstructured clinical interview.Procedure: After correcting the questionnaires and conducted the interview proceeded to make adiagnosis using the criteria set by the Manual DSM-IV psychological disorders (1994). Results:The data indicate a more significant presence of perfectionism in people with marital problemsthan those with generalized anxiety disorders, depressive disorders and inhibited sexual desiredisorder. Low tolerance for frustration is also significantly higher in people with relationshipproblems rather than individuals with generalized anxiety disorders and depressive disorders.Also found a significantly higher presence of low frustration tolerance in people with sexualproblems including: inhibited sexual desire disorder, premature ejaculation and erectiledysfunction than in those with generalized anxiety disorder, and people with sexual disorders ofejaculation ejaculation and erectile dysfunction compared with individuals with depressivedisorders. Conclusion: These results are consistent with the theory of REBT and its possibleimplications for future research. The therapeutic intervention is widely discussed.Key words: Low tolerance for frustration, perfectionism, sexuality, couple, irrationality, RationalEmotive Behavior Therapy (REBT), ego anxiety, situational anxiety. Artículos científicos 9
  10. 10. INTRODUCCIÓNMarco general: La Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) El objetivo de este estudio persigue principalmente investigar el tipo de creencias irracionalespresentes en los problemas sexuales y de pareja, y hacer comparaciones con otros grupos clínicoscomo los pacientes con trastornos de ansiedad y depresión, utilizando el marco de referencia de laTerapia Racional Emotiva Conductual (TREC), fundada por Albert Ellis (1958). La Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) se basa principalmente en la premisa estoicade Epícteto, quien en el siglo I a. de C. dijo: ―No son las cosas las que nos perturban sino la visiónque tenemos de ellas (Epicteto. Disertaciones por Arriano. Madrid: Gredos, 1993). Concretamente, el modelo ABC de laTREC dice que nuestra perturbación emocional y conductual depende en gran parte de la creacióny mantenimiento de creencias irracionales sobre nosotros mismos, otras personas y/o el mundo engeneral (Ellis, 1958). Las creencias irracionales se caracterizan por ser 1) dogmáticas, 2) ilógicas o incoherentes, y 3)disfuncionales porque no ayudan al logro de las metas significativas personales a largo plazo(Ellis, 1962). Específicamente el núcleo central de la irracionalidad humana son las exigenciasabsolutistas o ―la tiranía de los deberías‖ que el mismo Ellis reconoce están basadas en el modelopsicoanalítico de Karen Horney (1950). No debemos olvidar que este fue un modelo importante ensu entrenamiento psicoterapéutico inicial. Las exigencias dogmáticas o absolutistas (los ―deberías‖) es la tendencia a tener normas rígidas,inflexibles, sobre uno mismo, los demás y/o las condiciones de la vida: “Tengo que serabsolutamente perfecto y conseguir la aprobación de los demás; Debes tratarme bien y ser justoconmigo; Mi vida tiene que ser cómoda, fácil y sin problemas” (Ellis, 1977). Como varios autoreshan señalado, el contenido de estas exigencias absolutistas puede manifestarse en tres aéreasgenerales (Campbell, 1985; Walen, S.; Diguiseppe,R.; Dryden, W., 1992; Lega, 1992): · Aprobación: Debo ser aprobado y amado por las personas significativas para mí. · Éxito/Perfeccionismo: Debo hacerlo bien y ser perfectamente competente en todo lo quehaga. · Comodidad: Los otros y las cosas deben ir como yo quiero, cómodamente y sin problemas. - Y las inferencias irracionales derivadas de tales exigencias son: · Baja Tolerancia a la Frustración (BTF): Tendencia a considerar las dificultades de la vida olos contratiempos como demasiado difíciles o insoportables. “No lo puedo soportar, no debería deser tan difícil...” · Catastrofismo: Tendencia a evaluar las cosas como ―horribles‖ ―terribles‖ en vez de malas,desagradables o desafortunadas. “Es horroroso, es terrible...” · Condenación global de la persona: Tendencia a valorar globalmente la persona en funciónde un rasgo de personalidad o conducta concreta, y tanto puede ser una auto condenación (―No loconseguí, soy imbécil”) como una condenación al otro (“No me ayudó; es un egoísta y unestúpido”). Según el modelo TREC, en la mayor parte de los trastornos psicológicos están presentes una ovarias de estas creencias irracionales. Ser consciente de las creencias irracionales responsables denuestra infelicidad, aumentar nuestra capacidad para poder discernir entre éstas y otras racionalescapaces de hacernos sentir menos perturbados y aprender métodos cognitivos, emocionales yconductuales que nos ayuden a sentirnos y a estar mejor, son los objetivos de la TREC (Ellis yBecker, 1982). Así mismo, la TREC distingue también dos tipos de ansiedad básica en los trastornospsicológicos y que pueden estar presentes en todos los trastornos psicológicos en mayor o menormedida: la ansiedad del ego y la ansiedad situacional (Ellis y Grieger, 1986). La ansiedad del egose define cómo la tensión emocional que resulta cuando las personas piensan: 1) que su valor comopersonas está siendo amenazado, 2) que siempre ―deben‖ comportarse perfectamente y/o ser Revista De Sexología 2011; 1(2) 10
  11. 11. aprobados por los demás, y 3) que es horrible y catastrófico cuando fallan y/o si otras personas lesrechazan cuando ―deberían‖ aceptarlas. La ansiedad situacional suele ser específica a ciertassituaciones de ―incomodidad‖ o ―peligro‖ y se define como la tensión emocional que tiene lugarcuando las personas piensan 1) que su comodidad (o su vida) está amenazada, 2) que debenconseguir lo que quieren (y no deben tener lo que no quieren), y 3) que es horrible y catastrófico(más que incómodo) cuando no consiguen lo que creen que deben. Ellis (1980) relaciona laansiedad del ego o auto condena con las exigencias de aprobación y perfeccionismo, y la ansiedadsituacional o baja tolerancia a la frustración, con las exigencias de comodidad. La ansiedad del ego es un sentimiento más dramático e intenso y conduce a sentimientos gravesde depresión, culpa y vergüenza; la ansiedad situacional es generalmente menos dramática peroquizá más común y puede conducir a fobias o sentimientos de ansiedad, depresión y vergüenza. Laansiedad situacional puede ser un síntoma primario (p.ej. ansiedad ante la situación sexual) o unsíntoma secundario (p.ej. ansiedad ante los sentimientos de ansiedad ante la situación sexual).Como síntoma secundario esta ansiedad puede tener un efecto de generalización a otras situaciones(Ellis y Grieger, 1986). La ansiedad situacional ayuda a explicar diferentes fenómenos de la perturbación emocional.Por ejemplo, Sutton-Simon (1979) descubrió diferencias en puntuación de irracionalidad entresujetos con fobia a las alturas y sujetos con ansiedad social; observó que los que tenían fobiasalturas presentaban menos irracionalidades significativas que los sujetos con ansiedad social,sugiriendo que los sujetos con ansiedad social tienen más ansiedad del ego, y los fóbicos a lasalturas más ansiedad situacional. La ansiedad del ego puede estar más relacionada con unacualidad de la persona y ser intersituacional (se da a través de diversas situaciones), mientras quela ansiedad situacional puede ser específica a ciertas situaciones, a ciertas señales de una situaciónpero no necesariamente relacionarse directamente con cualidades especificas del individuo(Sutton-Simon, 1979).Modelos explicativos de los problemas de pareja, de los trastornos sexuales, de la ansiedadgeneralizada y de los trastornos depresivosModelo explicativo de los problemas de pareja De acuerdo a Ellis y Harper (1961), la causa principal y más sobresaliente de los problemas depareja son las expectativas muy poco realistas que los miembros tienden a tener, no solamenteacerca de sí mismos y de los demás sino también de la relación misma. Esta importancia en lasexpectativas ha sido subrayada por numerosos autores (Beck, 1988) y es uno de los elementosclaves en el tratamiento cognitivo-conductual de los problemas de pareja. A diferencia de otras terapias, la TREC distingue claramente entre la insatisfacción en la pareja,producto de deseos, frustraciones y expectativas no cumplidas y que pueden resolverseaceptándolas o bien mediante habilidades comunicativas y de solución de problemas; y laperturbación en la pareja, producto de perturbaciones personales derivadas de sus filosofíasdogmáticas y exigentes a sí mismos, a los demás y a la situación de la relación (Ellis y Dryden,1987; Ellis y Crawford, 2000). La ira es probablemente la razón más importante por la cual se mantiene una perturbación. Deacuerdo a Ellis (1977), la interacción matrimonial perturbada surge cuando un compañeroreacciona mal, tanto a las frustraciones normales como a las exigencias raras y poco realistas delotro y, a la vez, ayuda a acentuar estas frustraciones y exigencias. La pareja, por su parte,reacciona también deficientemente a las peticiones sensatas y a las exigencias irracionales. Comoresultado, aumenta la baja tolerancia a la frustración causando en ambos los arranques deirritabilidad. Cada miembro exige irracionalmente que el otro se comporte como cree que ―debe‖ yes ―necesario‖ que lo haga y condena al otro por su manera de actuar. Artículos científicos 11
  12. 12. Posteriormente, la creencia de baja tolerancia a la frustración, aumenta la tendencia a aferrarseen sus ideas y el no querer trabajar ni esforzarse en eliminar sus creencias auto derrotistas quecausan y mantienen su perturbación. Las creencias irracionales más relevantes en las dificultades de relación son: 1) necesidadesapremiantes de amor y aprobación; 2) exigencias de perfeccionismo de uno mismo, el otro y larelación en general; 3) una filosofía de culpabilidad y castigo; 4) creencias que la frustración y/omalestar son catastróficas; y 5) creencias de que las emociones son causadas externamente y por lotanto incontrolables (Ellis y Harper, 1961). Las parejas disfuncionales empiezan entonces a actuarde una forma irracional que va creando un círculo vicioso de perturbación de pareja, en que laconducta de uno sirve de trampolín para las creencias irracionales del otro. Si bien, las distorsionescognitivas (Beck, 1967) pueden ejercer un factor de mantenimiento de los problemas, la TREC secentra en el núcleo filosófico dogmático que subyace en los pensamientos (Ellis y Dryden, 1987).Modelo explicativo de los trastornos sexuales Wolfe y Walen (1986) sugieren que nuestras cogniciones pueden aumentar o disminuir el ciclode respuesta sexual. Concretamente, se centran en dos cogniciones: la percepción de los estímulosy conductas sexuales así como las evaluaciones de los mismos. La percepción la definen como lacapacidad de discriminar los estímulos, etiquetarlos correctamente y de atribuirlos adecuadamente.Los errores cognitivos o distorsiones cognitivas (Beck, 1976) pueden alterar el proceso del ciclo derespuesta sexual positiva. Las evaluaciones consisten en definir los hechos como buenos o malos, y su papel fundamentalha sido ampliamente remarcado por Ellis (1960). Si hacemos una evaluación racional, elfuncionamiento sexual se verá incrementado, y sucederá lo contrario si nuestra evaluación esirracional. Walen & Roth (1987) describen en detalle la respuesta sexual positiva de la siguiente forma: larespuesta sexual positiva empieza con la percepción del estímulo sexual (―me ha dado un beso enel cuello‖). Una vez percibido el estímulo, si se evalúa como positivo (―me gusta; quiero‖)entonces producirá excitación y se darán en el cuerpo las respuestas fisiológicas del mismo(erección, lubricación, ruborización, etc.). Una vez dadas estas reacciones, uno las percibecorrectamente (―me estoy excitando‖) y las evalúa como buenas (―¡es emocionante!‖) y da comoresultado una conducta sexual (―besos y caricias mutuas‖) y un aumento de la excitación. Lapersona observa y percibe la conducta sexual (―nos estamos excitando‖), y luego evalúa suconducta (―nos está gustando mucho‖), lo que a su vez influye en la excitación y en la conductasexual. Como vemos el ciclo se va influyendo recíprocamente, creando así un círculo virtuoso derespuestas sexuales. La TREC distingue entre la disfunción sexual o y la perturbación sexual, pues esta última estádeterminada por las creencias evaluativas irracionales, o más concretamente, por la presencia deuna filosofía exigente, dogmática, acerca de uno mismo, los demás y de la propia sexualidad (Ellis,2003; y Calvo, 2008). Así pues, definen los trastornos sexuales en un alto nivel de angustiaemocional inducido por errores cognitivos de evaluación, a menudo acompañados con errorescognitivos de percepción (Wolfe y Walen, 1986). En función de qué momento del ciclo se veafectado producirá un trastorno u otro (Walen-Roth, 1987; Lega, 2008): De acuerdo a Lega (2010),los casos de trastorno de deseo sexual (como el trastorno de deseo sexual inhibido y el trastornopor aversión sexual), la fase que se ve afectada es en la percepción del estímulo sexual (nodiscriminan adecuadamente o les faltan estímulos) y la evaluación positiva del misma (suelen verel sexo de manera peyorativa). En los casos de trastorno de la excitación sexual (como el trastornode la erección y el trastorno de la excitación en la mujer), la fase que se ve afectada es en laexcitación, percepción de la excitación (no se dan cuenta que se excitan o atienden mal a señales) yla evaluación de la misma (la ven como inadecuada). Y por último, en los casos de trastornosorgásmicos (como la eyaculación precoz, eyaculación retardada, y anorgasmia femenina), la fase Revista De Sexología 2011; 1(2) 12
  13. 13. más afectada es la conducta sexual, la percepción de la conducta sexual (se observan demasiado ono atienden a señales pre-orgásmicas) y la evaluación de la misma (―soy frígida‖). A pesar de la relevancia en los factores psicológicos que inciden en las disfunciones sexuales, laTREC remarca también la importancia de factores orgánicos en su etiología y mantenimiento.Modelo explicativo de los trastornos de ansiedad generalizada Los pacientes ansiosos se caracterizan por: a) interpretar la información ambigua comoamenazadora, b) sobrestimar la probabilidad de la ocurrencia de sucesos potencialmente peligrososy c) valorar los sucesos temidos como más aversivos o costosos (Butler y Mathews, 1983). SegúnEllis (1962, 1988, 1998) los pacientes ansiosos se preocupan en exceso ante problemas osituaciones incontrolables e impredecibles porque creen que ―si algo es o puede ser peligroso otemible se deberá sentir terriblemente inquieto por ello y deberá pensar constantemente en laposibilidad que esto ocurra‖ y que ―ciertos problemas no deben ocurrir y sería terrible einsoportable que se produjeran‖. La tendencia a catastrofizar de los pacientes ansiosos viene de una filosofía exigente de tener elcontrol y certeza sobre sus vidas, lo que les lleva a tener fuertes exigencias hacia sí mismos y haciala situación. La incapacidad para manejar tales problemas y creencias consideran que es la prueba de que lapropia persona dispone de escaso valor (auto condenación o ansiedad del ego), lo que puedeconducir a sentimientos de depresión (Warren y Zgourides,1991). La intolerancia a laincertidumbre y a la propia ansiedad les conduce a diferentes conductas de evitación mental parano pensar en ello, lo que a su vez aumenta el malestar (Dugas y Ladouceur, 1997; Borkovec,1991). En resumen, la persona ansiosa percibe una posible amenaza y cree que si no estáconstantemente preocupada sucederá algo horrible y catastrófico, lo que le conduce a sentimientosde mucha ansiedad e hipervigilancia. Como da cuenta que no puede controlar absolutamente lasituación, suele condenarse por ello (―no soy capaz; no tengo valor‖), lo que le genera másansiedad (ansiedad del ego, estrechamente relacionada con depresión). A esta ansiedad, puedeañadirse otra, cuando la persona piensa que ―no puede soportar esta incomodidad y estaincertidumbre‖ (ansiedad situacional), lo que acabo llevándole a diversas estrategias de evitación(conductuales o mentales) que alivian o disminuyen temporalmente su problema (ansiedad―extrema‖). A pesar del papel importante de las creencias irracionales, la teoría de la TREC supone quefactores biológicos como un sistema nervioso autónomo hiperactivo o lábil son factores devulnerabilidad en el desarrollo del TAG y otros trastornos de ansiedad (Warren, 1997).Modelo explicativo de los trastornos depresivos El principio central del modelo cognitivo es que las creencias idiosincráticas y distorsionadas delos pacientes deprimidos son importantísimas en el desarrollo y mantenimiento de lasintomatología depresiva, especialmente la ―tríada cognitiva‖ (Beck 1967) que consiste en unaconsideración negativa de sí mismo, del mundo exterior y del futuro. (Beck y Shaw, 1977). Comoseñala Beck (1967), los individuos deprimidos por una parte son auto derrotistas, se culpan a símismos y se ven como incapaces de ayudarse; pero por otra parte exigen que deben asegurar ycontrolar los acontecimientos de sus vidas, y se deprimen cuando no tienen este tipo de controlabsoluto. Esta paradoja puede explicarse con los constructos de la ansiedad del ego y la ansiedadsituacional (Ellis y Grieger, 1986). A menudo, las personas deprimidas tanto tienen exigencias deaprobación y perfeccionismo (ansiedad del ego), como exigencias de comodidad (ansiedadsituacional). Ambos tipos de ansiedad pueden estar entremezcladas y reforzarse mutuamente (Ellis,1987; Lega, 2010). Por ejemplo, si la persona deprimida falla en la tarea suele reforzarse eincrementar la auto condenación (―Soy un fracasado‖), lo que le conduce a sentimientos de Artículos científicos 13
  14. 14. depresión y ansiedad del ego. A su vez, la persona cree que su ansiedad del ego es insoportable(BTF) lo que le lleva a sentirse más deprimido y a la ansiedad situacional. Ante esto, suele pensar:―no puedo con esto; es demasiado difícil‖ lo que incrementa la depresión al reforzar la autocondenación y la desesperanza. Cuando en un paciente hay una mezcla de los dos, la depresión es mucho más grave y menosprobable que cambie o se beneficie de la terapia. Como señala Beck (1967, 1976) y Ellis (1962), la depresión está generalmente vinculada con laansiedad del ego, pero probablemente también con la ansiedad situacional (Ellis, 1987; Lega,2010), donde estos pacientes ven sus frustraciones y su ansiedad del ego como demasiado―horribles e insoportables”, lo que a su vez incrementa sus sentimientos de auto devaluación ydesesperanza. Las distorsiones cognitivas de Beck (1967), las bajas dosis de auto refuerzo positivo versus lasaltas dosis de autocastigo de Rehm (1981), la carencia de refuerzos contingentes positivos deLewinsohn (1974) y la indefensión aprendida de Seligman (1975, 1981), suelen llevar al individuoa la tristeza y a la decepción, pero no a la depresión, a menos que estén acompañados de unafilosofía exigente, dogmática, exagerada, absolutista y grandiosa, descrita por la TREC (Lega,Caballo, Ellis, 2009). Es importante tener en cuenta que existen casos con depresión endógena ydonde el elemento irracional es secundario, es decir, deprimirse por estar deprimido y/o estaransioso por estar ansioso.Planteamiento del problema e hipótesis Algunos estudios previos sugieren que los problemas de pareja y sexuales son dos de los temasmás relevantes en clínica y que cada vez son más las investigaciones referentes a estaproblemática: Bertacco, Sorribes y Mas-Bagà (2008) reportaron evidencia de patrones decorrelaciones específicas entre pensamientos irracionales y problemas sexuales; Ellis (2003)identifico la presencia de las exigencias perfeccionistas y la baja tolerancia a la frustración en losconflictos de pareja; Harrington (2005) encontró que las dimensiones de intolerancia a lafrustración tienen relación con problemas de autocontrol, con independencia de creencias deautovaloración, mientras que (Hamamci (2005) encontró que creencias irracionales sobre lasrelaciones estaban altamente correlacionadas con la frecuencia de conflictos maritales y estrés. Sinembargo, continua existiendo la necesidad de investigar el tipo de creencias irracionales presentesen los problemas sexuales y de pareja, y hacer comparaciones con otros grupos clínicos―neuróticos‖ como aquellos con trastornos de ansiedad y depresión, es decir, identificar creenciasirracionales especificas muy presentes en determinados problemas sexuales y de pareja, adiferencia de otros pacientes con diferentes motivos de consulta. El objetivo de la presente investigación es explorar si los grupos clínicos de pacientes conproblemas sexuales y de pareja tienen mayor presencia de creencias irracionales comoperfeccionismo y la baja tolerancia a la frustración que los otros grupos clínicos ―neuróticos‖ comolos trastornos de ansiedad generalizada o de depresión.METODOLOGÍAMuestra: Se utiliza una muestra de 146 pacientes provenientes de un centro de psicología y sexología enel noreste de España con distintos diagnósticos clínicos: trastorno de ansiedad generalizada,trastorno depresivo mayor, problemas de pareja, trastorno del deseo sexual inhibido, disfuncióneréctil y eyaculación precoz.Instrumentos: Los instrumentos incluyen: el cuestionario de información biográfica (Dryden y Ellis, 1987) yel inventario de creencias irracionales o IBT (Jones, 1968), además de una entrevista clínica noestructurada Revista De Sexología 2011; 1(2) 14
  15. 15. Procedimiento: Una vez corregidos los cuestionarios y realizada la entrevista se procede a elaborar undiagnóstico siguiendo los criterios marcados por el Manual de trastornos psicológicos DSM-IV(1994). Hecho el diagnóstico la muestra (N = 146) queda dividida en: • Trastorno de ansiedad generalizada o TAG= 18 • Trastorno depresivo = 13 • Problemas de relación de pareja = 49 • Trastorno de deseo sexual inhibido o TDSI = 21 • Eyaculación precoz o EP = 25 • Disfunción eréctil o DE = 20 Con respecto a la evaluación de las creencias irracionales según el IBT (Jones, 1968), seprocede a seleccionar y categorizar los 100 ítems originales en cinco categorías congruentes con elmarco teórico actual de la TREC (Ellis, 1977, 1994; Campbell, 1985; Walen, S.; Diguiseppe, R.;Dryden, W., 1992;Lega, 2008): · Aprobación: Debo ser aprobado y amado por las personas significativas para mí. · Éxito/Perfeccionismo: Debo hacerlo bien y ser perfectamente competente en todo lo quehaga. · Comodidad: Los otros y las cosas deben ir como yo quiero, cómodamente y sin problemas. Yque está muy relacionada con la Baja Tolerancia a la Frustración (BTF): Tendencia a considerarlas dificultades de la vida o los contratiempos como demasiado difíciles o insoportables. “No lopuedo soportar, no tendría que ser tan difícil...” · Catastrofismo: Tendencia a evaluar las cosas como ―horribles‖ ―terribles‖ en vez de malas,desagradables o desafortunadas. “Es horroroso, es terrible...” · Condenación global de la persona: Tendencia a valorar globalmente la persona en funciónde un rasgo de personalidad o conducta concreta. “No me ayudó; es un egoísta y un estúpido; Nolo conseguí, soy imbécil...”______________________________________________________________Ver Tabla 1RESULTADOS Los resultados de un MANOVA de un factor con las cinco categorías de irracionalidad comovariables dependientes indican diferencias significativas en los puntajes de perfeccionismo (p=.036) y baja tolerancia a la frustración (p=.003) entre los grupos clínicos de pacientes conproblemas sexuales y de pareja y los otros grupos clínicos ―neuróticos‖ como los trastornos deansiedad generalizada o de depresión.______________________________________________________________Ver Tabla 2_______________________________________________________________ Comparaciones Posthoc (LSD) indican diferencias significativas (p<.05) en perfeccionismo,comodidad, catastrofismo y condenación entre los pacientes con problemas sexuales (4-trastornode deseo sexual inhibido, 12- eyaculación precoz, 13- disfunción eréctil) y de pareja, versuspacientes con trastorno de ansiedad generalizada y trastorno depresivo mayor de la siguienteforma:______________________________________________________________Ver Tabla 3_______________________________________________________________ El grupo con problemas de pareja puntúa más alto tanto en PERFECCIONISMO, BTF,CONDENACIÓN AL OTRO y en CATASTROFISMO que los grupos con Trastorno de AnsiedadGeneralizada y Trastorno depresivo. Artículos científicos 15
  16. 16. El grupo con problemas de pareja puntúa más alto solamente en PERFECCIONISMO que elgrupo con Trastorno de Deseo Sexual Inhibido. El grupo con Trastorno de Deseo Sexual Inhibido puntúa más alto en BTF que el grupo conTrastorno de Ansiedad Generalizada El grupo Eyaculación Precoz y el de Disfunción Eréctil puntúan más alto en BTF que el grupocon Trastorno de Ansiedad Generalizada y que el grupo con Trastorno depresivo. El grupo Eyaculación Precoz y el de Trastorno de deseo sexual inhibido puntúan más alto enCONDENACIÓN AL OTRO que el grupo Trastorno depresivo. El grupo Eyaculación Precoz puntúa más alto en CATASTROFISMO que el grupo conTrastorno de Ansiedad GeneralizadaDISCUSIÓN A la luz de estos resultados, podemos afirmar la importancia significativa de la creenciairracional de la baja tolerancia a la frustración tanto en los problemas sexuales como de pareja asícomo de la creencia irracional de perfeccionismo en los problemas de pareja. Estos resultados notan solo reflejan dicha importancia sino que tiene claras implicaciones en el campo clínico y deinvestigación que serán ampliamente comentados en la conclusión. Perfeccionismo (ansiedad el ego) y problemas de pareja En nuestro estudio realizado se ha podido comprobar como la variable perfeccionismo formadapor la creencia irracional ―Para considerarse a uno mismo valioso debe ser muy competente,suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles‖ (Ellis, 1962) es muyrelevante a la hora de abordar los conflictos de pareja. Se ha mostrado incluso más significativacomparada con otros grupos clínicos como el de los trastornos de ansiedad generalizada, trastornosdepresivos o trastornos de deseo sexual inhibido. Estos resultados podrían explicarse por la hipótesis que los miembros que acuden a terapia depareja tienen fuertes exigencias perfeccionistas hacia sí mismo (Ellis y Harper, 1961; Ellis yCrawford, 2000), creen que deben hacer las cosas de una determinada manera y exigen esa mismaperfección a sus parejas. Como suele ocurrir con sus demandas imperiosas, se ven frustradas susexigencias irracionales y les conducen a sentimientos auto-derrotistas como ansiedad, depresión,ira, que acaban llevando más frustraciones y decepciones, lo que incrementa el círculo vicioso dela relación perturbada (Dryden y Ellis, 1987). La explicación de las diferencias con otros gruposclínicos, podría basarse en que los trastornos de ansiedad generalizada la variable más saliente esel catastrofismo (Warren, R., 1997), en la depresión la auto condenación (Beck, 1967) y en lostrastornos de deseo sexual inhibido la baja tolerancia a la frustración (Ellis, 2003; Calvo, 2008). Baja tolerancia a la frustración (ansiedad situacional) y problemas de pareja Los resultados muestran que la creencia irracional ―Es tremendo y catastrófico el hecho quelas cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría‖ y ―Es más fácil evitar que afrontarciertas responsabilidades‖ (Ellis, 1962) se ha mostrado muy significativa en los problemas depareja. Con los grupos clínicos comparados, como el trastorno de ansiedad generalizada ytrastornos depresivos, se ha visto como una variable más relevante. La explicación que le podríamos dar a estos resultados es las personas que consultan porproblemas de pareja exigen a menudo que su relación debe ser como ellos quieren y que nosoportan que no sea así. Exigen que el amor no debe tener tantos problemas y dificultades, y quedebe ser fácil sin uno tener que esforzarse mucho lo que les conduce a la rabia, al abandono y lapostergación (Ellis, 1986). Como ha mencionado Ellis (1977), la baja tolerancia a la frustración esun factor muy relevante en el origen y mantenimiento de las relaciones de pareja perturbadas,causante de muchos arranques de irritabilidad y de la negativa a la hora de hacer esfuerzos paracambiar. La explicación de las diferencias con otros grupos clínicos, podría basarse en que en lostrastornos de ansiedad generalizada la variable más saliente es el catastrofismo (Warren, R., 1997),y en la depresión la auto condenación (Beck, 1967). Revista De Sexología 2011; 1(2) 16
  17. 17. Condenación global al otro y Catastrofismo Los análisis posthoc también nos han ofrecido resultados interesantes en estas variables. Laprimera de ella, la condenación global al otro, parece estar de acuerdo con la teoría que en losproblemas de pareja suele aparecer la ira como causa y factor de mantenimiento (Ellis, 1977), yque está relacionada con la exigencia ―debes tratarme bien y ser justo conmigo, sino, eresdespreciable‖ (Ellis, 1977) y la baja tolerancia a la frustración. Por tanto, en el trastorno deansiedad generalizada, como en la depresión, la condenación parece ser más dirigida a uno mismopor no controlar la situación (Warren y Zgourides, 1991) o bien por haber fracasado (Beck, 1967).En cambio, el catastrofismo podría explicarse con que los problemas de pareja suelen ser vistocomo muy catastróficos y son específicos de la situación (situación de crisis y posible ruptura deun vínculo afectivo) lo que conducen a una elevada activación emocional, mientras que en el TAGla preocupación suele ser ante problemas ―menores‖, generales, o que aún no han ocurrido, y nosuele haber tanta activación emocional (Dugas y Ladouceur, 1997). Baja tolerancia a la frustración en los trastornos sexuales En nuestro estudio, hemos podido comprobar cómo la variable baja tolerancia a la frustraciónestaba muy presente de manera significativa en los problemas sexuales, concretamente, en lostrastornos de deseo sexual inhibido, eyaculación precoz y disfunción eréctil. La baja tolerancia a lafrustración se ha relacionado con la creencia irracional ―Es terrible y catastrófico el hecho que lascosas no vayan por el camino que a uno le gustaría‖ y ―Es más fácil evitar que afrontar ciertasresponsabilidades‖(Ellis, 1962). En función en que parte este factor incide de la repuesta sexual,podría dar a la diferente sintomatología. Así por ejemplo, el paciente con trastorno de deseo sexualinhibido puede percibir y evaluar los estímulos sexuales como demasiado incómodos o pesados yeso conducirle a una ausencia o disminución de la excitación y un aumento del malestar y deconductas evasivas. También mediante este factor podría explicarse la ansiedad ante la incomodidad de estarexcitado y de su rendimiento sexual que podría conducir a problemas en la erección y en laeyaculación precoz. Estos problemas conducirían a un descenso de la satisfacción sexual y a unaumento del malestar, que crea y mantiene el problema. A su vez, la ansiedad situacional podríaexplicar el deseo sexual inhibido secundario a estos problemas y el por qué los pacientes tardan ensolicitar ayuda esperando ―soluciones mágicas‖ a sus problemas sexuales. La explicación de lasdiferencias con otros grupos clínicos, podría basarse en que los trastornos de ansiedad generalizadala variable más saliente es el catastrofismo (Warren, R., 1997), y en la depresión la autocondenación (Beck, 1967). Condenación global al otro y Catastrofismo Del mismo modo que en los problemas de pareja, los análisis posthoc también nos han ofrecidoresultados interesantes en estas variables. La primera de ella, la condenación global al otro, pareceestar de acuerdo con la teoría que en los problemas de eyaculación precoz y de deseo sexualinhibido pueda haber diferencias significativas con los pacientes depresivos puesto que estosúltimos la variable condenación a uno mismo suele ser más influyente (Beck, 1967). Por otro lado, el catastrofismo en el grupo EP podría explicarse como en el caso de losproblemas de pareja en que suele ser visto como muy catastrófico y es específico de la situaciónsexual generando una gran activación emocional, mientras que en el TAG la preocupación sueleser ante problemas ―menores‖, generales, o que aún no han ocurrido, y no suele generar tantaactivación emocional (Dugas y Ladouceur, 1997).CONCLUSIONES GENERALES Consideraciones para la clínica y futuras investigaciones Como hemos venido diciendo, la baja tolerancia a la frustración o ansiedad situacional se hayapresente en la mayoría de trastornos emocionales y se halla a menudo entremezclada einterrelacionada con la ansiedad del ego. Artículos científicos 17
  18. 18. En los problemas sexuales esta variable tiene una especial relevancia, puesto que a menudo sesuele tratar juntamente con la ansiedad del ego como un mismo problema. Ellis (1980, 1986)reflejó la importancia de separar ambas ansiedades y no confundirlas para la elaboración de untratamiento más adecuado y con beneficios a largo plazo. La mayoría de tratamientos para los problemas sexuales se basan en métodos conductuales derelajación (Jacobson, 1934), técnicas sexuales (Master y Johnsons, 1970; Kaplan, 1974) y dedesesibilización sistemática (Wolpe, 1973), que tienen sus beneficios a corto plazo por su alivio dela ansiedad situacional o baja tolerancia a la frustración. Estas técnicas suelen conducir al pacientea sentirse mejor porque ayudan a aliviar su malestar temporalmente. Pero el hecho de no trabajarciertas creencias irracionales como la baja tolerancia a la frustración puede ocasionar algunasdificultades y problemas en terapia. Concretamente, estos pacientes una vez han mejorado en susproblemas, pueden volver a recaer con sus viejos síntomas, puesto que les ―es muy duro‖ seguirtrabajando en ello, lo que ocurre también a menudo en sus parejas. Por otro lado, también puedeexplicar el porqué ciertos pacientes que ―saben‖ cuál es su problema y su solución no hacen nadapara resolverlo y se resisten a ello, ya que temen exponerse a la propia incomodidad. Es importante recalcar que no es que los tratamientos de D.S. sistemática o técnicasconductuales aplicada por la mayoría de terapeutas sexuales no funcione, sino que trabajarconcretamente la ansiedad situacional podría ayudar a los pacientes no tan solo a sentirse mejor,sino a estar mejor y seguir estando mejor en un futuro (Ellis, 2001). Así, por ejemplo, la personasque padece un trastorno de deseo sexual inhibido, eyaculación precoz o disfunción eréctil, podríaresolver mejor su problema si trabajara primero su tolerancia a la frustración ya que esto lepermitiría centrarse más en sus conductas más que en sus incomodidades. A su vez, también lepermitiría trabajar con más claridad sus sentimientos de auto condena o ansiedad del ego y lesayudaría a no confundirla con ansiedad situacional. Por tanto, este artículo no pretende quitar larelevancia de la ansiedad del ego en los trastornos sexuales ni de las técnicas conductuales, sinoque trata de poner en relevancia otro factor cognitivo importante en el tratamiento que es laansiedad situacional y que a menudo es olvidada o ignorada por el terapeuta. Este constructo podráayudar a explicar muchos fenómenos que surgen en la terapia sexual y aplicar métodos máseficaces en el futuro. En relación a los problemas de pareja también se ha visto la importancia de la baja tolerancia ala frustración como causa y factor de mantenimiento de los conflictos de relación. Así como lasexigencias perfeccionistas de los miembros de la relación como un factor relevante en losproblemas de pareja. Esta distinción puede resultarnos muy útil a la hora de abordar la terapia de pareja. Puesto que amenudo, se hallan entremezclados y se influyen mutuamente. Es decir, suele ocurrir a menudo quela pareja llega a terapia con un estado de ira o apatía producida por una baja tolerancia a lafrustración y que les impide trabajar y esforzarse para mejorar su relación, mediante habilidadescomunicativas y de resolución de problemas (Feliu y Güell, 1992). La TREC, como bien comenta, es un aspecto importante a trabajar primero para poder seguir laterapia. Esto consiste en aumentar la tolerancia a la incomodidad y frustración de la pareja parapoder trabajar sus perturbaciones emocionales particulares. Así, pues, en segundo lugar, una veztrabajado su BTF y consecuentemente disminuido sus sentimientos de ira y abatimiento de larelación, poder trabajar sus exigencias perfeccionistas y a menudo grandiosas sobre lo que ―debeser‖ uno mismo, el otro y la relación. Esta flexibilidad mental no tan solo les conduce a una menorfrustración y autocontrol sino que les permite poder desarrollar habilidades comunicativas y denegociación. Podemos entonces ver que los resultados de la presente investigación concuerdan con lospresupuestos básicos de la TREC en el trabajo de los problemas de relación y una clara distinciónde ambos problemas o variables puede conducirnos a un mejor tratamiento de dichos problemas yexplicar distintos fenómenos que ocurren en la terapia de pareja como es la no flexibilidad de susposiciones y su negativa a trabajar sus problemas por tener una baja tolerancia a la frustración y Revista De Sexología 2011; 1(2) 18
  19. 19. exigencias perfeccionistas. En modo de conclusión, los problemas de pareja y sexuales suelengenerar un gran estrés psicológico y perturbación emocional, mucho más significativo que otrostrastornos neuróticos como los de ansiedad o depresión, y por tanto, tiene una incidencia muchomayor en la calidad de vida de las personas. Estos resultados nos abren la puerta a seguirinvestigando sobre la importancia de las creencias irracionales de perfeccionismo y baja toleranciaa la frustración en los problemas sexuales y de pareja, y poder abrir nuevas perspectivasterapéuticas.REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASAmerican Psychiatric Association (1994). Diagnostic and statistical manual of mental disorders -4ª edition (DSM-IV). Washington: APA (DSM-IV. Barcelona: Masson, 1995).Beck, A. T. (1967) Depression. New York: Hoeber-Harper.Beck, A. T. (1976) Cognitive therapy and the emotional disorders. New York: InternationalUniversities Press.Beck, A. T. y Shaw, B. F (1977). Enfoques cognitivos de la depresión. En Ellis, A., y Grieger, R.Handbook of rational emotive therapy, vol.1. Nueva York: Springer (Manual de terapia racional-emotiva, vol.1.Bilbao: Desclée de Brouswer, 1981).Beck. A.T. (1988) Love is never enough. New York: Harper and Row Publishers (Con el amor nobasta. Barcelona: Paidós, 1998).Bertacco, M.; Sorribes, F.; Mas-Bagà, M. (2008) Sexualidad, adicciones y creencias irracionales,Presentado en el Congreso Nacional de Sexología celebrado en León, España.Borkovec, T. D., Shadick, R. N. y Hopkins, M. (1991). The nature of normal and pathologicalworry. En R. M. Rapee y D. H. Barlow (dirs.), Chronic anxiety: generalized anxiety disorder andmixed anxiety-depression. Nueva York: Guilford.Butler, G. y Mathews, A. (1983). Cognitive processes in anxiety. Advances in Behavior Researchand Therapy. 5, 51-62.Calvo, M. (2008) Sexualidad atlética o erotismo. Barcelona: Icaria.Campbell, I. M. (1985). La psicología de la homosexualidad. En Ellis, A. y Bernard, M. Clinicalapplications of rational-emotive Therapy. New York: Institute for Rational.Emotive Therapy.(Aplicaciones clínicas de la Terapia Racional Emotiva. Bilbao: Desclée de Brouwer).Dugas, M.J., y Ladouceur, R. (1997). Análisis y tratamiento del trastorno por ansiedadgeneralizada. En Caballo, V. (dir). Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de lostrastornos psicológicos. Vol.1. Madrid: siglo XXI.Ellis, A. (1958) Rational Psychotherapy. Journal of General Psychology, 59, 35-49.Ellis, A. (1960) The art and science of love. New York: Lyle Stuart.Ellis, A. (1962) Reason and emotion in psychotherapy. Nueva York: Birch Lane. (Razón yemoción en psicoterapia. Bilbao: Desclée de Brouswer, 1980).Ellis, A. (1976) Conquering low frustration tolerance (cassette recording). New York: Institute forRational.Emotive Therapy.Ellis, A. (1980) Discomfort anxiety: A new cognitive behavioral construct. Rational Living, 15,25-30.Ellis. A. (1987) A sadly neglected element in depression, Cognitive Therapy & Research, 11, 121-146.Ellis, A. (1988). How to stubbornly refuse to make yourself miserable about anything – yes,anything! Secaucus, Nj: Lyle Stuart. (Usted puede ser feliz. Barcelona: Paidós, 2000).Ellis, A. (1994) Reason and emotion in psychotherapy: revised and updated. Nueva York: BirchLane.Ellis, A. (1997) How to control your anger before it controls you. Nueva Jersey: Caol PublishingGroup (Controle su ira antes de que ella le controle a usted. Barcelona: Paidós, 1999). Artículos científicos 19
  20. 20. Ellis, A. (1998) How to control your anxiety before it controls you. Nueva Jersey: Caol PublishingGroup (Cómo controlar su ansiedad antes que ella le controle a usted. Barcelona: Paidós, 2000).Ellis, A. (2001) Feeling better, Getting better, Staying better. Profound Self-Help Therapy for youremotions. California: Impact Publishers. (Sentirse mejor, estar mejor y seguir mejorando. Bilbao:Mensajero, 2005).Ellis, A. (2003) The nature of Disturbed Marital Interaction (La naturaleza de la interacciónmarital perturbada), Journal of Rational-Emotive and Cognitive-Behavior Therapy, 21, No. ¾,pp.147-153.Ellis, A. (2003) Sex without guilt in the 21st century. Nueva York: Albert Ellis Institute. (Sexo sinculpa en el siglo XXI. Madrid: Libros del comienzo, 2005).Ellis, A. y Becker, I. (1982). A guide to personal happiness. North Hollywood. Ca: Wilkshire(Guía para la felicidad personal. Bilbao: Deusto, 1990).Ellis, A. y Bernard, M. (1985). Clinical applications of rational-emotive Therapy. New York:Institute for Rational.Emotive Therapy. (Aplicaciones clínicas de la Terapia Racional Emotiva.Bilbao: Desclée de Brouwer, 1990).Ellis, A. y Crawford, T. (2000). Making intimate connections: seven guidelines for greatrelationships and better communication. California: Impact Publishers, Inc. (Cómo mejorar lasrelaciones íntimas. Barcelona: Obelisco, 2003).Ellis, A. y Dryden, W. (1987). The practice of Rational-Emotive Therapy (RET). New York:Springer (Práctica de la terapia racional emotiva. Bibao: Desclée de Brouwer, 1989).Ellis, A., y Grieger, R. (1977) Handbook of rational emotive therapy, vol.1. Nueva York: Springer(Manual de terapia racional-emotiva, vol.1.Bilbao: Desclée de Brouswer, 1981).Elis, A., y Grieger, R. (1986) Handbook of rational emotive therapy, vol.2. Nueva York: Springer.(Manual de terapia racional-emotiva, vol.2.Bilbao: Desclée de Brouswer, 1990).Ellis, A. y Harper, R. A. (1961). A guide to successful marriage. North Hollywood, CA: WilshireBooks.Epicteto. (1993) Disertaciones por Arriano. Madrid: Gredos.Feliu, M. H. y Güell, M. A. (1992) Relación de pareja. Técnicas para la convivencia. Barcelona:Martínez Roca.Hamamci, Z. (2005) Dysfunctional Relationship Beliefs in Marital Conflict‖ (Las creenciasirracionales sobre la relación en los conflictos maritales), Journal of Rational-Emotive &Cognitive-Behavior Therapy, 23(3),Horney, K. (1950). Neurosis and human growth. Nueva York: Norton. Harrington, N. (2005)Dimensions of Frustration Intolerance and their Relationship to self-control problems(Dimensiones de Intolerancia a la frustración y sus relaciones con los problemas de autocontrol),Journal of Rational-Emotive Cognitive-Behavior Therapy, 23, No.1, pp. 1-20.Jacobson, E. (1934) You must relax. New York: Whittlesey House.Jones, R. G. (1968) A factored measure of Ellis’ irrational belief system, with personality andmaladjustment correlates. Unpublished Ph. D. Thesis, Texas Technological University.Kaplan, H.S. (1974) The new sex therapy: Active Treatment of sexual dysfunction. New York:Brunner/Mazel (La nueva terapia sexual. Vol.1 y 2. Madrid: alianza editorial, 1978)Lega, L.I. (1992). La terapia racional-emotiva: Una conversación con Albert Ellis. In V.E. Caballo(Ed.), Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. Madrid: Siglo XXI.Lega, L. (2008) Apuntes sobre el Seminario sobre teoría y práctica de la Terapia RacionalEmotiva Conductual. Institut RET, Barcelona.Lega. L. (2010) Apuntes sobre el Seminario sobre la baja tolerancia a la frustración:conceptualización e intervención en clínica. Institut RET, Barcelona.Lega, L., Caballo, V. y Ellis, A. (2009) Teoría y práctica de la Terapia Racional Emotivo-conductual. Madrid: Siglo XXI.Lewinsohn, P. M. (1974). A behavioral approach to depression. En R. M. Friedman y M. M. Katz(dirs.). The Psychology of depression: Contemporary theory and research. Nueva York: Wiley. Revista De Sexología 2011; 1(2) 20
  21. 21. Masters, W., y Johnson, V. (1970) Human sexual inadequacy. Boston: Little, Borwn.Rehm, L. P (1977) A self-control model of depression. Behavior Therapy, 8, 787-804.Seligman, M. E. P. (1975) Helplessness. San Francisco: W. H. Freeman.Seligman, M. E. P. (1981). A learned helplessness point of view. En L. P. Rehm (Dir.), Behaviortherapy for depression. Nueva York: Academic Press.Sutton-Simon, K. (1979) A study of irrational ideas of individuals with fears of heights, with socialanxiety, and with fear of heights plus social anxieties. Cognitive Therapy and Research, 3 (2), 193-204.Walen, S. R., y Roth, D. (1987). A cognitive approach. In J. H. Geer y W. T. ODonohue (Eds.).Theories of Human Sexuality (pp.335-362). New York: Plenum Press.Walen, S.; Diguiseppe, R.; Dryden, W. (1992) A Practitioners Guide to Rational-EmotiveTherapy. Oxford University Press.Warren, R., y Zgourides, G.D. (1991). Anxiety Disorders: A Rational- Emotive Perspective. NewYork: Pergamon Press.Warren, R. (1997). REBT y trastorno de ansiedad generalizada. En Yankura, J., Dryden, W. UsingREBT with common psychological problems and special applications of REBT. New York:Springer. (Terapia Conductual Racional Emotiva (REBT). Casos ilustrativos. Bilbao: Desclée deBrouswer,2000).Wolfe, J. y Walen, S. (1986) Factores cognitivos en la conducta sexual. Cap.11. En Elis, A., yGrieger, R. Handbook of rational emotive therapy, vol.2. Nueva York: Springer. (Manual deterapia racional-emotiva, vol.2.Bilbao: Desclée de Brouswer, 1990).Wolpe, J. (1973) The practice of behavior therapy. New York: Pergamon.Yankura, J., Dryden, W. (1997). Using REBT with common psychological problems and specialapplications of REBT. New York: Springer. (Terapia Conductual Racional Emotiva (REBT).Casos ilustrativos. Bilbao: Desclée de Brouswer, 2000). Artículos científicos 21
  22. 22. Tabla 1Categorización de los ítems del Irrational Beliefs Test (IBT) de Jones (1968) en cincocategorías de creencias irracionales:Creencia Irracional 1: AprobaciónDebo ser aprobado y amado por las personas significativas para mí.Ítems del IBT1- Para mí es muy importante recibir la aprobación de los demás.11- Necesito que los demás me respeten para sentirme bien.21- Quiero gustarle a todo el mundo.31- Puedo gustarme a mí mismo/a aun cuando no guste a los demás.41- De las peores cosas que pueden pasarme en la vida es que hablen mal de mí.51- Más vale no ir en contra de lo que piensen los demás.61- Necesito que los demás aprueben mi forma de ser.71- Me preocupa mucho que la gente me acepte.81- Me perturbo si sé que me critican.91- Pienso que es demasiado duro ir en contra de lo que piensan los demás.Creencia Irracional 2: Éxito/PerfeccionismoDebo hacerlo bien y ser perfectamente competente en todo lo que haga.Ítems del IBT2- Odio equivocarme en algo.12- Evito las cosas que no puedo hacer bien.22- Me molesta competir en aquellas actividades en las que los demás son mejores que yo.32- Necesito triunfar en algo y me sentiré frustrado si no lo logro.42- Para mí es muy importante alcanzar el éxito en todo lo que hago.52- Disfruto de las actividades recreativas al margen de lo hábil que sea en ellas.62- Me fastidia que los demás sean mejores que yo en algo.72- Debemos exigirnos siempre al máximo.82- Siempre hay que tener una respuesta adecuada para cada ocasión.92- Me asusta hacer aquellas cosas que no hago del todo bien.Creencia Irracional 3: Condenación global de la personaTendencia a valorar globalmente la persona en función de un rasgo de personalidad o conductaconcreta. ―No me ayudó; es un egoísta y un estúpido; No lo conseguí, soy imbécil...‖Ítems del IBT3- Hay demasiadas personas malas que escapan al castigo merecido.13- Aquellos/as que se equivocan deben sentirse culpables por sus errores .23- Quien se equivoca merece cargar con su culpa.33- Las personas inmorales deberían ser castigadas de forma muy severa.43- El mundo sería una balsa de aceite si la gente buena estuviera preservada de la gente mala.53- El miedo al castigo hace que la gente sea buena.63- Todas las personas tienen algo bueno.73- Me fastidia pensar que las malas personas tengan la misma suerte que las buenas.83- Suelo dar una segunda oportunidad a quien me la ha jugado.93- Nadie es malo en sí a pesar de que sus actos lo sean.Creencia Irracional 4: Baja Tolerancia a la Frustración (BTF):Tendencia a considerar las dificultades de la vida o los contratiempos como demasiado difíciles oinsoportables. “No lo puedo soportar, no tendría que ser tan difícil...”Ítems del IBT4- Me siento fatal si las cosas me salen mal7- Prefiero aplazar las decisiones importantes.14- Para que fuéramos felices del todo, muchas cosas deberían ser distintas de cómo son.17- Evito, en lo posible, enfrentarme a los problemas. Revista De Sexología 2011; 1(2) 22
  23. 23. 24- Me digo muy a menudo lo terribles y horrorosas que son las cosas que me suceden.27- Abandono mis proyectos cuando encuentro oposición para realizarlos.34- A menudo me siento trastornado/a por acontecimientos que no me gustan.37- Compensa llevar una vida fácil y sin problemas.44- Normalmente acepto las cosas como vienen, aunque no me gusten.47- La vida es demasiado corta para andar haciendo cosas que a uno/a no le gustan.54- Si las cosas me desagradan, opto por ignorarlas.57- Me irrita hacer las tareas que no me agradan.64- Generalmente disfruto de la vida tal como es.67- Prefiero evitar responsabilidades.74- La mayor felicidad sería que todo sucediese bajo nuestro control.77- Me retiro ante las dificultades.84- Me descontrolan los errores de los demás.87- Frecuentemente ando ocupado/a en proyectos que no llego a sacarme de encima.94- En general, me consuelo pronto tras las frustraciones.97- Normalmente tomo mis decisiones tan pronto como puedoCreencia Irracional 5 : Catastrofismo:Tendencia a evaluar las cosas como ―horribles‖ ―terribles‖ en vez de malas, desagradables odesafortunadas. “Es horroroso, es terrible...”Ítems del IBT6- Temo las contrariedades o contratiempos.16- Me cuesta quitarme las preocupaciones de la cabeza.26- Me asustan los peligros del futuro.36- Me parece terrible que ocurran tantas cosas que no puedo evitar.46- No puedo soportar correr riesgos.56- Pienso en el futuro sin ansiedad.66- Muchas veces me sorprendo planeando lo que haría en determinadas ocasiones de peligro.76- Bastantes veces me cuesta apartar de mi mente el miedo a algo.86- Con frecuencia pienso cosas negras, como la muerte o la guerra.96- Se debe evitar asumir riesgos.Tabla 2MANOVA de un factor con las cinco categorías de irracionalidad como variablesdependientes Suma de Media cuadrados gl cuadrática F Sig.APROB1 Inter-grupos 33.707 5 6.741 1.208 .309 Intra-grupos 786.905 141 5.581 Total 820.612 146PERFECT2 Inter-grupos 58.307 5 11.661 2.464 .036 Intra-grupos 638.942 135 4.733 Total 697.248 140DEVOTRO3 Inter-grupos 17.834 5 3.567 1.622 .159 Intra-grupos 263.880 120 2.199 Total 281.714 125BTF4 Inter-grupos 163.598 5 32.720 3.814 .003 Intra-grupos 1081.030 126 8.580 Total 1244.629 131CATAST5 Inter-grupos 35.878 5 7.176 1.531 .184 Intra-grupos 613.845 131 4.686 Total 649.723 136 Artículos científicos 23
  24. 24. Tabla 3Comparaciones posthoc significativas entre los grupos en cuatro de las cinco categorías deirracionalidad como variables dependientes PERFECCIONISMO PAREJA TAG + 0.004 PAREJA DEPRESION + 0.043 PAREJA DSI + 0.25 BTFPAREJA TAG + 0.00PAREJA DEPRESION + 0.11DSI TAG + 0.10EP TAG + 0.03EP DEPRESION + 0.42DE DEPRESION + 0.03DE TAG + 0.42 CONDENACIÓN DEL OTROPAREJA DEPRESIÓN + 0.43DSI DEPRESION + .025EP DEPRESIÓN + 0.17 CATASTOFISMOPAREJA TAG + .038EP TAG + .039+ La media del primer grupo es superior a la del segundo.La diferencia entre las medias es significativa al nivel .05PAREJA: Problemas de parejaTAG: Trastorno de Ansiedad GeneralizadaDepresión: Trastorno depresivoDSI: Trastorno de Deseo Sexual InhibidoEP: Eyaculación PrecozDE: Disfunción Eréctil Revista De Sexología 2011; 1(2) 24
  25. 25. Revista De Sexología 2011; 1(2): 25-34 ARTÍCULO CIENTÍFICO ORIGINALCalidad de vida en pacientes con disfunción eréctilQuality of life patients with erectile dysfunctionÁngel Celada Rodríguez1. Pedro Juan Tárraga López2. José Antonio Rodríguez Montes3. JuanSolera Albero2. Mateo A. López Cara1. Enrique Arjona Laborda1.1 Médico de Familia de Albacete. 2Profesor de Sexología Médica de la Universidad de Castilla la Mancha. 3Catedráticode Cirugía de la universidad Autónoma de Madrid.Correspondencia:Pedro J. Tárraga López.- C/Ángel 53.1E. CP 02002 Albacete. Tel 967505263. Fax 967225533,Email: pedrojuan.tarraga@uclm.esFecha de recepción: 15 de mayo de 2011. Fecha de aceptación: 2 de septiembre de 2011Resumen:Objetivos: Valorar la Calidad de vida de pacientes diagnosticados de disfunción eréctil enAtención Primaria.MetodologíaPacientes: Los participantes se captaron en los Centros de Salud incluidos en el estudio. Según lapoblación de más de 18 años en las Zonas Básicas de Salud del estudio se calculó el tamaño de lamuestra con un nivel de confianza del 95% y un error alfa del 0,005, resultando una muestra den=210 personas, de las cuales 30 no pudieron concluir el estudio por diversos motivos (cambio dedomicilio, fallecimiento, negación a realizar al cuestionario etc.).Se hizo una completa campaña de sensibilización y divulgación con charlas, trípticos dedivulgación, Cartas: Se daba una carta tipo a los pacientes, en la que se le explicaba la importanciade la salud sexual, y se le pedía que acudiera a la cita con la DUE encuestadora. La encuesta fuediseñada por el grupo investigador y realizada por una DUE adecuadamente adiestrada,previamente, se contacta con todos los Centros de Salud, médicos y enfermería, dándoles unacharla-coloquio sobre Disfunción Eréctil y calidad de vida e informándoles a su vez del trabajo quese va a realizar en dicha Zona de Salud.A los pacientes que fallaban o no acudían a la cita, se les llamaba expresamente por teléfono parainsistir en la importancia de acudir a la cita y realizar la encuesta. Análisis de variables: Seanalizaron: Edad, Nivel de estudios, Estado civil, Talla, Peso e índice de masa corporal (IMC),Consumo de tabaco, número de cigarrillos/día, año comienzo, exfumador, año retirada, Consumode alcohol, gramos/semana de alcohol. Consumo de otras drogas, frecuencia de consumo y tipo.Diabetes con año de inicio y fármacos prescritos para su tratamiento. Hipertensión arterial con añode inicio y fármacos prescritos para su tratamiento. Dislipemia (hipercolesterolemia) con año deinicio y fármacos prescritos para su tratamiento. Enfermedades concomitantes con año de inicio yfármacos (hasta 3) Cuestionario SHIM y DE según SHIM. Cuestionario Lissat 8 validado paraevaluar la calidad de vida en pacientes con DE. Análisis estadístico: Se trata de un estudio deobservación, descriptivo y analítico, de sección transversal. Las variables cualitativas se exponencomo valor exacto y en porcentaje, las cualitativas como media y desviación estándar (DE).La comparación entre medias se realizó a través de la prueba t de Student para gruposindependientes o la U de Mann-Whitney si las condiciones de normalidad (aplicación del test de Artículos científicos 25
  26. 26. Kolmogorov-Smirnoff o de Shapiro-Wilks) no se cumplían. En las variables cualitativas, la pruebade ji al cuadrado. Resultados: De las 210 personas seleccionadas, completaron correctamente laencuesta 179, el 85,2%. La edad media fue de 64,5 ± 11,6 años.Al analizar todas las variables del estudio con respecto a la variable principal de presencia oausencia de disfunción eréctil, se observa que la edad juega un papel importante en la aparición deésta, viéndose que con el incremento de los años aumenta la incidencia de DE.En cuanto a los hábitos tóxicos, ni el consumo de cigarrillos ni el consumo de alcohol parecentener influencia en la presencia de DE. Tampoco variables de tipo sociológico, como el estado civily el nivel de estudios, mostraron relación significativa.En la presencia de las enfermedades diabetes, HTA y dislipemia no se encontró, en nuestroestudio, relación significativa con respecto a la presencia de DE para cada enfermedad, pero si sepuede observar que en la asociación de estas enfermedades hay una relación estadísticamentesignificativa al aumentar el riesgo cardiovascular, según las tablas de Framinghan. La duración decada enfermedad tampoco tiene relación significativa al respecto, pero en lo referente a losfármacos utilizados para el tratamiento de estas tres patologías el estudio estadístico no mostródiferencias significativas.El riesgo coronario calculado según las tablas de Framinghan99, mostró un resultado significativoestadísticamente, del mismo modo que el exceso de riesgo (diferencia entre riesgo coronario yriesgo promedio asignado para cada edad) para la presencia de DE.Los fármacos empleados para tratamiento de enfermedades de RCV nos muestran una relacióncercana a la significación estadística (p< 0,07).En nuestro estudio, el test suministrado LISSAT 8 demostró que la DE afecta la CDVAS, siendoestadísticamente significativo en dos ítems el de la vida sexual y el de la situación económica, ypróximo a la relación significativa en los ítems de vida general y de vida laboral.Conclusiones: Existe un claro deterioro de la Calidad de vida en pacientes afectos de DE.Palabras clave: Disfunción eréctil, calidad de vida, LISSAT 8, hipertensión, diabetes.Summary:Objectives: To Value quality of life in patients with erectile dysfunction.MethodologyPatients: enrolled participants came to the Health Centres in the study area. A full awareness anddiffusion campaign was organised with talks and leaflets.Variables analysis: Age, Level of education, Civil status, Height, Weight and Body mass index(BMI), SBP, DBP, Smoking habit, No. cigarettes/day, year smoking began, ex-smoker, yearsmoking stopped, Alcohol consumption, grams alcohol/week. SHIM questionnaire and EDaccording to SHIM and completed test Lissat 8 for quality of life.Statistical analysis: An observational, descriptive, analytical, cross-sectional study. Results: Ofthe 210 selected people, 179 completed the questionnaire (85.2%). The mean age was 64.5 ± 11.6years.When analysing all the study variables in relation to the main variable, presence or absence of ED,age is seen to play an important role in ED appearing as ED incidence rises with age.In this study, the test supplying LISSAT 8 suggested that ED affected health-associated quality oflife, and was statistically significant in two items of sex life and economic situation, and cameclose to statistical significance in the general life and working life items.Conclusions: Erectile dysfunction significantly affects quality of life of our patients.Key words: Erectile dysfunction, quality of life, LISSAT 8. hypertension, diabetes. Revista De Sexología 2011; 1(2) 26
  27. 27. INTRODUCCIÓN La disfunción eréctil (DE) se define como el trastorno caracterizado por la incapacidad paralograr y mantener una erección suficiente que permita una relación sexual satisfactoria y es,después de la eyaculación precoz, la alteración más común de disfunción sexual en los hombres.Se ha recomendado el uso del término ―disfunción eréctil‖ en lugar de ―impotencia‖, porque defineel problema con más precisión y tiene menos connotaciones sociales.(1-3) La mayoría de los casos tienen un origen orgánico, que comúnmente se debe a enfermedadesvasculares que disminuyen el flujo sanguíneo peneano, pero también puede ser el resultado defactores psicológicos, neurológicos, hormonales, alteraciones cavernosas, la combinación de éstose incluso factores de tipo cultural.(2-4) Los primeros datos poblacionales fiables de los que se tiene constancia son los del informeKinsey, del año 1948, realizado con la participación de 15.781 varones de 10 a 80 añosestratificados por edad, educación y residencia, de los que sólo se evaluaron 4.108 adultos(mayores de 25 años), con la mitad de ellos mayores de 35 años y sólo 356 mayores de 55 años.Sus conclusiones, por tanto, son representativas de varones hasta 55 años, pero se deben tomar conprecaución para poblaciones de más edad. Según el informe Kinsey, menos del 1% de la poblaciónpor debajo de los 30 años está afecta de DE; menos del 35% hasta los 45 años; el 6,7% entre 45 y55 años; el 25% en mayores de 65 años, y hasta el 75% en varones de 80 años.(3-6) En 1994, se publica el Massachussets Male Aging Study (MMAS), que estudia una poblaciónde 1.270 varones americanos de 40 a 70 años. Entre sus resultados cabe destacar una prevalenciadel 52 ± 1,23% de DE (9,6% completa, 25,2% moderada, 17,2% mínima) con un riesgo de padecerla enfermedad del 5% a los 40 años que se triplica hasta el 15% a los 70 años.(6) En 1996, se lleva a cabo el primer estudio epidemiológico con base poblacional sobre DErealizado en España, denominado EDEM (Estudio de Disfunción Eréctil Masculina). Abarca 2.476varones de edades comprendidas entre 25 y 70 años y utiliza para categorizar al sujeto condisfunción eréctil una pregunta simple de autovaloración global y además el dominio funcióneréctil del Índice Internacional de la Función eréctil (IIEF). La tasa de prevalencia de DE ennuestro país es de un 12,1% según la pregunta simple y de un 19% según el dominio funcióneréctil del IIEF. Haciendo estimaciones poblacionales según corrección del censo de 1991, elnúmero de varones españoles con algún grado de DE oscila entre un millón y millón y medio, delos que aproximadamente 850.000 estarían afectados de DE moderada o grave/completa. (6) En 2002, apareció un estudio realizado en Atención Primaria en nuestro país (Guirao Sánchez-estudio APLAUDE)7, sobre una muestra de 125 pacientes y se encontró que dos de cada trespacientes con DE presentaban enfermedades asociadas y uno de cada tres desconocía su problemade salud. Mejoró significativamente el control de enfermedades crónicas, y finalmente, tres decada cuatro pacientes respondieron al sildenafilo. La disfunción eréctil (DE) es un problema de salud importante que afecta la calidad de vida demillones de personas. Está ampliamente documentada la relación proporcional entre la edad y laprobabilidad de experimentar DE y su magnitud. En los últimos 10 años, la evaluación de lacalidad de vida asociada con la salud (CDV-AS) adquirió importancia en el estudio de la salud deindividuos y poblaciones, calidad de la atención médica y eficacia de las intervenciones al nivel desalud pública. En la actualidad, no sólo importan los aspectos tradicionales de la enfermedad, sinotambién otras dimensiones que tienen que ver con el funcionamiento físico, social y emocional,que consideran la satisfacción y bienestar del paciente en relación con su CDV-AS. La presenteexperiencia se llevó a cabo en el contexto del proyecto Epidemiología de la Disfunción EréctilMasculina (EDEM) que investiga la prevalencia y los factores independientes de DE en España,cuyo objetivo es el establecimiento de los elementos de la CDV-AS asociados con la patología. A pesar de su alta prevalencia y el impacto indiscutible que tiene sobre la autoestima y lacalidad de vida de los hombres, la DE sigue siendo infradiagnosticada, debido al entorno social y Artículos científicos 27
  28. 28. cultural que estimulan el miedo y la vergüenza a consultar; hecho desafortunado debido a que en lamayoría de los casos esta entidad tiene un manejo médico exitoso.METODO Se trata de un estudio de observación, descriptivo y analítico, de sección transversal. Los participantes se captaron en los Centros de Salud incluidos en el estudio. Según la población en las Zonas Básicas de Salud del estudio (36) se calculó el tamaño de lamuestra con un nivel de confianza del 95% y un error alfa del 0,005, resultando una muestra den=210 personas, de las cuales 30 no pudieron concluir el estudio por diversos motivos (cambio dedomicilio, fallecimiento, negación a realizar al cuestionario etc.). Se seleccionó la muestra entre lapoblación con enfermedades de riesgo cardiovascular de las Zonas Básicas de Salud. Se hizo una sensibilización y difusión adecuadas en las poblaciones de estudio a través: 1.- Charlas de sensibilización. Se dieron tres charlas de sensibilización sobre disfunción eréctil a la población de Albacete: 2.- Trípticos de divulgación: 3.- Cartas: Se daba una carta tipo a los pacientes, en la que se le explicaba la importancia de lasalud sexual, y se le pedía que acudiera a la cita con la DUE encuestadora. La encuesta fue diseñada por el grupo investigador y realizada por una DUE adecuadamenteadiestrada. Se envió una carta de presentación del equipo de investigación informando del proyecto detrabajo que se va a realizar en las provincias de Albacete y Cuenca. En una segunda entrega postal se envía una cita en su respectivo Centro de Salud con día yhora. Se reúnen el equipo investigador y los encuestadores (DUE) en varias ocasiones para concretary planificar el trabajo. Se estimó el tiempo para realizar el trabajo de campo en seis meses. Previamente, se contacta con todos los Centros de Salud, médicos y enfermería, dándoles unacharla-coloquio sobre Disfunción Eréctil y factores de riesgo cardiovascular e informándoles a suvez del trabajo que se va a realizar en dicha Zona de Salud. A los pacientes que fallaban o no acudían a la cita, se les llamaba expresamente por teléfonopara insistir en la importancia de acudir a la cita y realizar la encuesta. La entrega de las encuestas se realiza en el tiempo y forma acordados para su análisis. La lectura de los resultados de las encuestas es realizada por el equipo de investigación,evitando así el sesgo de lectura.Análisis de variables._ Edad._ Nivel de estudios._ Estado civil._ Talla, Peso e índice de masa corporal (IMC)._ TAS Y TAD._ Consumo de tabaco, número de cigarrillos/día, año comienzo, exfumador, año retirada._ Consumo de alcohol, gramos/semana de alcohol._ Consumo de otras drogas, frecuencia de consumo y tipo._ Bioquímica hemática: glucosa, hemoglobina glicada, colesterol total, LDL-colesterol,HDL-colesterol, triglicéridos, índice aterogénico, creatinina, urea, GOT, GPT,gamma-GT y PSA._ Bioquímica urinaria: MAU, proteinuría y aclaramiento de creatinina._ Electrocardiograma (ECG)._ Diabetes con año de inicio y fármacos prescritos para su tratamiento._ Hipertensión arterial con año de inicio y fármacos prescritos para su tratamiento._ Dislipemia (hipercolesterolemia) con año de inicio y fármacos prescritos para su tratamiento. Revista De Sexología 2011; 1(2) 28
  29. 29. _ Enfermedades concomitantes con año de inicio y fármacos (hasta 3)._ Cuestionario SHIM y DE según SHIM._ Cuestionario LISAT-8 desglosado por ítems:_ Variable Test LISAT-8: A todos los encuestados se les suministró un test de calidad de vida, el LISAT-8. Elcuestionario de Satisfacción con la Vida de Fugl-Meyer et al o LISAT-8 es un listado o inventarioque evalúa la satisfacción con la vida de la población adulta sometida a programas derehabilitación y que, posteriormente, ha sido estudiado en pacientes con DE. El listado ha sidovalidado en varias lenguas, incluida la española, en población masculina con DE. Estecuestionario, autoadministrado, tiene 8 ítems que se puntúan en una escala tipo Likert (31-35) _ 1) Muy insatisfactoria; 2) insatisfactoria; 3) un poco insatisfactoria; 4) un poco satisfactoria;5) satisfactoria y 6) muy satisfactoria, que miden la satisfacción con 8 diferentes facetas de la vidadel paciente: vida en general, vida sexual, relaciones de pareja, vida familiar, relación con amigosy conocidos, ocio, situación laboral y situación económica. Análisis estadístico. Se trata de un estudio de observación, descriptivo y analítico, de sección transversal. Las variables cualitativas se exponen como valor exacto y en porcentaje, las cualitativas comomedia y desviación estándar (DE). La comparación entre medias se realizó a través de la prueba t de Student para gruposindependientes o la U de Mann-Whitney si las condiciones de normalidad (aplicación del test deKolmogorov-Smirnoff o de Shapiro-Wilks) no se cumplían. En las variables cualitativas, laprueba de Chi cuadrado.RESULTADOS De las 210 personas seleccionadas, completaron correctamente la encuesta 179, el 85,2%. Laedad media fue de 64,5 ± 11,6 años. Al analizar todas las variables del estudio con respecto a la variable principal de presencia oausencia de disfunción eréctil, se observa que la edad juega un papel importante en la aparición deésta, viéndose que con el incremento de los años aumenta la incidencia de DE llegando al 95% enla franja etaria de 71 a 86 años, frente al 5% que estaba ausente de la misma. En cuanto a loshábitos tóxicos, ni el consumo de cigarrillos ni el consumo de alcohol parecen tener influencia enla presencia de DE. Tampoco variables de tipo sociológico, como el estado civil y el nivel deestudios, mostraron relación significativa. En lo referente a las variables bioquímicas recogidas de los análisis sanguíneos se encontró unarelación significativa con el índice aterogénico y su variable recodificada en riesgo aterogénicoalto y bajo (p< 0,04). En el perfil hepático hay que destacar las transaminasas GPT y gammaGTtienen relación estadística significativa con la presencia de DE. En el resto de los parámetros no seencontraron resultados significativos. En la presencia de las enfermedades diabetes, HTA y dislipemia no se encontró, en nuestroestudio, relación significativa con respecto a la presencia de DE para cada enfermedad, pero si sepuede observar que en la asociación de estas enfermedades hay una relación estadísticamentesignificativa al aumentar el riesgo cardiovascular, según las tablas de Framinghan. La duración decada enfermedad tampoco tiene relación significativa al respecto, pero en lo referente a losfármacos utilizados para el tratamiento de estas tres patologías el estudio estadístico no mostródiferencias significativas. (37-39) El riesgo coronario calculado según las tablas de Framinghan, mostró un resultado significativoestadísticamente, del mismo modo que el exceso de riesgo (diferencia entre riesgo coronario yriesgo promedio asignado para cada edad) para la presencia de DE. Artículos científicos 29
  30. 30. En lo que concierne a las enfermedades asociadas a estas tres patologías no se encuentra unarelación significativa (p< 0,46), pero los fármacos empleados para su tratamiento nos muestran unarelación cercana a la significación estadística (p< 0,07).(40-48) En nuestro estudio, el test suministrado LISAT 8 demostró que la DE afecta la CDVAS, siendoestadísticamente significativo en dos ítems el de la vida sexual y el de la situación económica, ypróximo a la relación significativa en los ítems de vida general y de vida laboral. También seencontró una relación significativa en la puntuación del test LISAT, siendo ésta significativamentemenor en individuos con DE, así como cuando se agruparon los 8 ítems en 3 dimensiones o escalasque hubo relación estadística en la satisfacción con la vida afectiva y emocional, y una relacióncercana a la significación en la dimensión de satisfacción con la vida laboral o económica, y sintener relación en la dimensión satisfacción con la vida social.(31-35)DISCUSIÓN La disfunción eréctil se define como la incapacidad de obtener y mantener une erección delpene suficiente para realizar un acto sexual satisfactorio.(1-6) En el pasado, tanto los médicos como la población general consideraban la DE como unaconsecuencia inevitable de la edad. Sin embargo, los conocimientos de la función y disfunciónsexual masculina son cada vez mayores y hay disponible un arsenal terapéutico importante que esnecesario conocer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido la salud sexual comoun derecho humano básico que incluye la capacidad para disfrutar y controlar la conducta sexual,la libertad para que no se inhiba la respuesta sexual ni se perjudique la relación sexual por temor,vergüenza, sentido de culpa, falsas creencias u otros factores, así como la libertad para que lasenfermedades orgánicas y otras deficiencias no interfieran con la función sexual ni reproductiva.La OMS reconoce la DE como un problema de salud con el mismo grado de discapacidad ygravedad que la artritis reumatoide118 y el angor cardíaco.(8-30) Sin ser una patología de riesgo vital, al afectar en grado tan importante a la calidad de vida ypoder ser la primera señal de una enfermedad subyacente grave, es de interés en los pacientes queacuden a la consulta de Atención Primaria por esta patología.(31-35) La DE es un problema de salud, y a diferencia del concepto tradicional que hacía de ésta unamera consecuencia de la edad, hoy es considerada como una patología muy prevalente. Así,además de los factores psicológicos a los que se les dio mucha importancia en los años 50 a 70 delsiglo pasado, son de especial interés en la población valorada por Atención Primaria (AP) lascausas orgánicas, asumiéndose en la conferencia de consenso del NIH de 1993 que la mayoría delos casos de DE orgánica está asociada a factores de riesgo vascular: diabetes, hipercolesterolemia,hipertensión y tabaquismo. (9-17) La enfermedad ateroesclerótica es causa del 40% de los casos de trastornos eréctiles en hombresmayores de 50 años. La ateroesclerosis produce un daño en el endotelio y músculo liso de lassinusoides de los cuerpos cavernosos que dificultan la relajación de arterias y del músculo lisosinusoidal en hombres. Esta deficiente relajación del músculo liso es el factor patogénico másimportante de la DE.(3) La isquemia cardíaca, la HTA, la diabetes mellitus (DM), la hiperlipidemia y el tabaco sonprocesos patológicos que indirectamente se asocian a DE por su implicación en la formación deplacas ateroscleróticas..(48-54) En lo referente a la DM la prevalencia de DE varía entre el 20 y el 50%. En España un estudioreciente sitúa la prevalencia en un 15,6% para diabéticos tipo 1 y en 29,6% para diabéticos tipo 2.La aparición de DE suele ser antes de los 10 primeros años del diagnóstico de la DM; la ocurrenciade la DE es 10 a 15 años más temprano que en la población general; un 12% de los pacientestienen DE como primer síntoma de diabetes. Estudios realizados en Italia y en España handemostrado que la DE en pacientes con DM tipo 2 puede ser indicador de una cardiopatíaisquémica silente (44-47). Revista De Sexología 2011; 1(2) 30

×