UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉSFACULTAD DE MEDICINA,ENFERMERÍA, NUTRICIÓN Y TECNOLOGÍA MÉDICACARRERA DE MEDICINAPSICOSIS M...
La característica esencial del trastorno bipolar I es un curso clínico caracterizado por uno omás episodios maníacos o epi...
La característica esencial del trastorno bipolar II es un curso clínico caracterizado por laaparición de uno o más episodi...
episodios tiende a acortarse a medida que aumenta la edad. Aproximadamente el 5-15 %de los sujetos con un trastorno bipola...
uno o más episodios maníacos o mixtos en el segundo. Cuando un sujeto previamentediagnosticado de trastorno bipolar II pre...
con síntomas fluctuantes de dos episodios independientes. Por lo que respecta a estemanual, se considera que ha terminado ...
los sujetos con determinadas enfermedades médicas (p. ej., diabetes, infarto de miocardio,carcinomas, accidentes vasculare...
gentilmente hace que el paciente tome conciencia de que existen otras opciones,así no sean ideales.Obtención de apoyo El m...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Psicosis maníaco depresiva o trastorno bipolar

4,069

Published on

2 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
4,069
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
2
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Psicosis maníaco depresiva o trastorno bipolar

  1. 1. UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉSFACULTAD DE MEDICINA,ENFERMERÍA, NUTRICIÓN Y TECNOLOGÍA MÉDICACARRERA DE MEDICINAPSICOSIS MANÍACO-DEPRESIVA O TRASTORNO BIPOLAR"Se trata de un trastorno caracterizado por la presencia de episodios reiterados (es decir almenos dos) en los que el estado de ánimo y los niveles de actividad del enfermo estánprofundamente alterados, de forma que en ocasiones la alteración consiste en unaexaltación del estado de ánimo y un aumento de la vitalidad y del nivel de actividad (maníao hipomanía) y en otras, en una disminución del estado de ánimo y un descenso de lavitalidad y de la actividad (depresión). El paciente oscila exageradamente de un polo(maníaco) a otro (depresivo) de modo irregular que no le permite integrar ambos extremos.Se clasificó en bipolares I y bipolares II, en función de la gravedad e importancia de lasfases maníacas. Los bipolares 1 serían aquellos pacientes que presentaban cuadros demanía franca; mientras que los bipolares II sólo cuadros de hipomanía. Esta distincióncomo otras, ha sido criticada al basarse de forma casi exclusiva en un criterio cuantitativode gravedad.Los síntomas de la enfermedad maniaco depresiva o trastorno bipolar están clasificadosde acuerdo a los episodios, dependiendo que estos sean maniacos o depresivos. Losestados maniaco depresivos se diagnostican de la siguiente manera:• Episodio maniaco: Un episodio maniaco se diagnostica si un elevado estado deánimo ocurre con tres o más de otros síntomas, la mayor parte del día, casi todoslos días o por una semana o más. Si el estado de ánimo es irritable, cuatrosíntomas adicionales deben estar presentes.• Episodio depresivo: Se diagnostica un episodio depresivo si cinco o más de estossíntomas duran la mayor parte del día, casi todos los días o por un período de dossemanas o más.• Episodio mixto bipolar: Sin embargo, en algunas personas, los síntomas de maníay depresión pueden ocurrir juntos en un estado mixto bipolar. Una persona podríatener un estado de ánimo muy triste y sin esperanza, mientras se sienteenergizado al mismo tiempo.TRANSTORNO BIPOLAR IHay seis criterios para el trastorno bipolar I: episodio maníaco único, episodio más recientehipomaníaco, episodio más reciente maníaco, episodio más reciente mixto, episodio másreciente depresivo y episodio más reciente no especificado. El trastorno bipolar I, episodiomaníaco único, se utiliza para describir a los sujetos que están presentando un primerepisodio de manía. Los demás criterios son empleados para especificar la naturaleza delepisodio actual (o más reciente) en los sujetos que han tenido episodios afectivosrecidivantes.
  2. 2. La característica esencial del trastorno bipolar I es un curso clínico caracterizado por uno omás episodios maníacos o episodios mixtos. Es frecuente que los sujetos también hayanpresentado uno o más episodios depresivos mayores. Los episodios de trastorno delestado de ánimo inducidos por sustancias (debido a los efectos directos de unmedicamento) otros tratamientos somáticos de la depresión, una droga o la exposición aun tóxico, o los trastornos del estado de ánimo debidos a enfermedad médica no se tienenen cuenta para establecer el diagnóstico de trastorno bipolar I. Además, los episodios nopueden explicarse mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no estánsuperpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante oun trastorno psicótico no especificado. El trastorno bipolar I se subclasifica en el tercerdígito del código según se trate de un primer episodio (p. ej., episodio maníaco único) o eltrastorno sea recidivante. La recidiva viene indicada por un cambio en la polaridad delepisodio o por un intervalo entre los episodios de al menos 2 meses sin síntomasmaníacos. Un cambio en la polaridad se define como un curso clínico en el que unepisodio depresivo mayor evoluciona hasta un episodio maníaco o un episodio mixto, o enel que un episodio maníaco o un episodio mixto evolucionan hasta un episodio depresivomayor. Por el contrario, un episodio hipomaníaco que evolucione hasta un episodiomaníaco o un episodio mixto, o un episodio maníaco que evolucione hasta un episodiomixto (o viceversa), se considera que sólo es un episodio único. En los trastornos bipolaresrecidivantes la naturaleza de los episodios actuales (o del más reciente) puede serespecificada como sigue: episodio más reciente hipomaníaco, episodio más recientemaníaco, episodio más reciente mixto, episodio más reciente depresivo y episodio másreciente no especificado.Síntomas y trastornos asociadosCaracterísticas descriptivas y trastornos mentales asociados.El suicido consumado se produce en el 10-15 % de los sujetos con trastorno bipolar I.Durante los episodios maníacos graves o con síntomas psicóticos pueden producirseagresiones a los hijos o al cónyuge y otros comportamientos violentos. Otros problemasasociados son ausencias escolares, fracaso escolar, fracaso laboral, divorcio ycomportamiento antisocial episódico. Otros trastornos mentales asociados incluyenanorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por déficit de atención con hiperactividad,trastorno de angustia, fobia social y trastornos relacionados con sustancias. Hallazgos delaboratorio. No parece que existan datos de laboratorio que diferencien los episodiosdepresivos mayores propios del trastorno depresivo mayor de los propios del trastornobipolar I.Hallazgos de la exploración física y enfermedades médicas asociadas.Una edad de inicio de un primer episodio maníaco después de los 40 años debe alertar alclínico sobre la posibilidad de que los síntomas se deban a enfermedad médica o alconsumo de una sustancia. Hay algunos indicios de que la enfermedad tiroidea no tratadaempeora el pronóstico del trastorno bipolar I.TRANSTORNO BIPOLAR IICaracterísticas diagnósticas
  3. 3. La característica esencial del trastorno bipolar II es un curso clínico caracterizado por laaparición de uno o más episodios depresivos mayores (Criterio A) acompañados por almenos un episodio hipomaníaco (Criterio B). Los episodios hipomaníacos no se tienen queconfundir con los días de eutimia que pueden seguir a la remisión de un episodiodepresivo mayor. La presencia de un episodio maníaco o mixto impide que se realice eldiagnóstico de trastorno bipolar II (Criterio C). Los episodios de trastorno del estado deánimo inducido por sustancias (debido a los efectos fisiológicos directos de unmedicamento, a otros tratamientos somáticos para la depresión, drogas o a exposición atóxicos) o los trastornos del estado de ánimo debidos a enfermedad médica no seconsideran válidos para establecer el diagnóstico de trastorno bipolar II. Además, losepisodios no deben explicarse mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y nohan de estar superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, untrastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado (Criterio D). Los síntomasdeben provocar un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o deotras áreas importantes de la actividad del individuo (Criterio E). En algunos casos losepisodios hipomaníacos no causan deterioro por sí mismos. En su lugar, el deterioropuede ser consecuencia de los episodios depresivos mayores o de un patrón crónico deepisodios afectivos impredecibles y de una actividad interpersonal o laboral confluctuaciones. Los sujetos con un trastorno bipolar II puede que no consideren patológicoslos episodios hipomaníacos, a pesar de que los demás se vean afectados por sucomportamiento cambiante. Con frecuencia los sujetos, especialmente cuando seencuentran en pleno episodio depresivo mayor, no recuerdan los períodos de hipomanía, ano ser por mediación de los amigos o los familiares. La información de otras personassuele ser crucial para establecer el diagnóstico de un trastorno bipolar II.Síntomas y trastornos asociadosCaracterísticas descriptivas y trastornos mentales asociados. El suicidio consumado(normalmente durante los episodios depresivos mayores) es un riesgo importante, ya quese da en el 10-15 % de las personas con trastorno bipolar II. Las ausencias escolares, elfracaso escolar o laboral y el divorcio pueden asociarse con el trastorno bipolar II. Lostrastornos mentales asociados incluyen el abuso o la dependencia de sustancias, anorexianerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno deangustia, fobia social y trastorno límite de la personalidad.Hallazgos de laboratorio. No parece que haya datos de laboratorio capaces de distinguirlos episodios depresivos mayores de un trastorno depresivo mayor de los de un trastornobipolar II.Síntomas dependientes del sexo. El trastorno bipolar II parece ser más frecuente en lasmujeres que en los varones. Las mujeres con un trastorno bipolar II parecen tener unmayor riesgo de presentar episodios posteriores en el período inmediato al posparto.Prevalencia. Los estudios en la población general sugieren que la prevalencia deltrastorno bipolar II es aproximadamente del 0,5 %.Curso. Aproximadamente el 60-70 % de los episodios hipomaníacos de un trastornobipolar II se presentan inmediatamente antes o después de un episodio depresivo mayor.Los episodios hipomaníacos suelen preceder o seguir a los episodios depresivos mayorescon un patrón característico en cada persona. El número de episodios a lo largo de la vida(tanto episodios hipomaníacos como episodios depresivos mayores) tiende a ser superioren el trastorno bipolar II que en el trastorno depresivo mayor recidivante. El intervalo entre
  4. 4. episodios tiende a acortarse a medida que aumenta la edad. Aproximadamente el 5-15 %de los sujetos con un trastorno bipolar II presentan múltiples (cuatro o más) episodiosafectivos (hipomaníacos o depresivos mayores) que se producen dentro del mismo año. Sise da este patrón, se señala con la especificación con ciclos rápidos. El patrón de ciclosrápidos se asocia a un peor pronóstico. Aunque la mayoría de los sujetos con un trastornobipolar II vuelven a la normalidad total entre los episodios, aproximadamente el 15 % siguemostrando labilidad del estado de ánimo y problemas interpersonales y laborales. Lossíntomas psicóticos no se presentan en los episodios hipomaníacos, y en los episodiosdepresivos mayores del trastorno bipolar II parecen ser menos frecuentes que los deltrastorno bipolar I. Algunos datos apoyan la idea de que los cambios acusados del patrónde sueño-vigilia, como los que se dan en los viajes a zonas horarias distintas o ladeprivación de sueño, exacerban o precipitan los episodios hipomaníacos o depresivosmayores. Si se presenta un episodio maníaco o mixto en el curso de un trastorno bipolar II,se cambia el diagnóstico por el de trastorno bipolar I. A lo largo de 5 años, entre el 5 y el15 % de los sujetos con un trastorno bipolar II presentarán un episodio maníaco.Patrón familiar. Algunos estudios han indicado que los familiares biológicos de primergrado de los sujetos con un trastorno bipolar II tienen unas tasas aumentadas de trastornobipolar II, trastorno bipolar I y trastorno depresivo mayor en comparación con la poblacióngeneral.Diagnóstico diferencialLos episodios hipomaníacos y depresivos mayores de un trastorno bipolar I se debendiferenciar de los episodios de un trastorno del estado de ánimo debido a enfermedadmédica. El diagnóstico de trastorno del estado de ánimo debido a enfermedad médicaimplica que los episodios se consideran una consecuencia fisiológica directa de unaenfermedad médica específica (p. ej., esclerosis múltiple, accidente vascular cerebral,hipotiroidismo). Esta decisión se basa en la historia clínica, los hallazgos de laboratorio y laexploración física. Un trastorno del estado de ánimo inducido por sustancias se distinguede los episodios depresivos mayores que se dan en un trastorno bipolar II por el hecho deque una sustancia (una droga, un medicamento o la exposición a un tóxico) se considerarelacionada etiológicamente con la alteración del estado de ánimo. Síntomas como los quese presentan en un episodio hipomaníaco pueden ser parte de una intoxicación o de unaabstinencia de una droga y han de ser diagnosticados como un trastorno del estado deánimo inducido por sustancias (p. ej., un episodio similar a un episodio depresivo mayorque sólo se da en el contexto de la abstinencia de cocaína será diagnosticado comotrastorno del estado de ánimo inducido por cocaína, con síntomas depresivos, de iniciodurante la abstinencia). Síntomas parecidos a los de un episodio hipomaníaco tambiénpueden ser provocados por un tratamiento antidepresivo como un medicamento,terapéutica electroconvulsiva o terapéutica lumínica. Estos episodios puedendiagnosticarse como trastornos del estado de ánimo inducido por sustancias (p. ej.,trastorno del estado de ánimo inducido por amitriptilina, con síntomas maníacos; trastornodel estado de ánimo inducido por terapéutica electroconvulsiva, con síntomas maníacos) yno se atribuirían a un trastorno bipolar II. Sin embargo, el episodio será válido para eldiagnóstico de un trastorno bipolar II, cuando se considere que el consumo de la sustanciao el medicamento no justifica completamente el episodio (p. ej., el episodio continúadurante un período considerable de tiempo de manera autónoma, tras haberseabandonado el consumo de la sustancia). El trastorno bipolar II se distingue del trastornodepresivo mayor y del trastorno distímico por la historia anterior de al menos un episodiohipomaníaco. El trastorno bipolar II se diferencia del trastorno bipolar I por la presencia de
  5. 5. uno o más episodios maníacos o mixtos en el segundo. Cuando un sujeto previamentediagnosticado de trastorno bipolar II presenta un episodio maníaco o mixto, se cambia eldiagnóstico por el de trastorno bipolar I. En el trastorno ciclotímico hay numerososperíodos de síntomas hipomaníacos y numerosos períodos de síntomas depresivos que nocumplen los criterios de síntomas o duración para un episodio depresivo mayor. Eltrastorno bipolar II se distingue del trastorno ciclotímico por la presencia de uno o másepisodios depresivos mayores. Si se da un episodio depresivo mayor después de losprimeros 2 años de un trastorno ciclotímico, se puede realizar el diagnóstico adicional detrastorno bipolar II. El trastorno bipolar II debe distinguirse de los trastornos psicóticos (p.ej., trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia y trastorno delirante). Tanto la esquizofreniacomo el trastorno esquizoafectivo y el trastorno delirante están caracterizados porsíntomas psicóticos que se presentan en ausencia de síntomas afectivos importantes.Otras consideraciones útiles son los síntomas asocia dos, el curso previo y la historiafamiliar.TRATAMIENTOLa enfermedad maniaco depresiva tiene un patrón recurrente y se requiere tratamientocontinuo. Una cantidad adecuada de sueño y horas regulares de sueño, son de vitalimportancia en el tratamiento del trastorno bipolar. Conocer los detonantes personalescomo hábitos de sueño y los eventos de la vida, ayudan a un tratamiento adecuado de laenfermedad.Los psicofármacos suministrados a estos pacientes son: Estabilizadores del ánimo(carbonato de litio, carbamacepina, olanzapina). Antipsicóticos, en caso de algún brotemaníaco o una tendencia eufórica predominante, alucinaciones y delirios (haloperidol,risperidona) Antidepresivos, en caso de algún episodio depresivo (fluoxetina, paroxetina)Ansiolíticos (benziodiazepinas).Monitoreo de la función tiroidea: La gente con trastorno bipolar, a menudo tiene unafunción tiroidea anormal. Los niveles tiroideos deben ser monitoreados cuidadosamente,pues ellos afectan el estado de ánimo y los niveles de energía.Aprender a detectar las recaídas: Para una persona con enfermedad maniaco depresiva,entender la enfermedad y aprender a detectar las recaídas, es vital para el éxito deltratamiento. Esto aplica, tanto para la persona que padece la enfermedad, como para losmiembros de la familia que buscan tratamiento.TRASTORNO DEPRESIVO MAYORCaracterísticas diagnósticas. La característica esencial de un trastorno depresivo mayores un curso clínico caracterizado por uno o más episodios depresivos mayores (v. pág.326) sin historia de episodios maníacos, mixtos o hipomaníacos (Criterios A y C). Pararealizar el diagnóstico de un trastorno depresivo mayor no se tienen en cuenta losepisodios de trastorno del estado de ánimo inducido por sustancias (debidos a los efectosfisiológicos directos de una droga, un medicamento o la exposición a un tóxico) ni lostrastornos del estado de ánimo debidos a enfermedad médica. Además, los episodios nose explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no estánsuperpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante oun trastorno psicótico no especificado (Criterio B). El tercer dígito en el código diagnósticodel trastorno depresivo mayor indica si se trata de un episodio único (utilizado sólo para losprimeros episodios) o si es recidivante. Algunas veces es difícil distinguir un episodio único
  6. 6. con síntomas fluctuantes de dos episodios independientes. Por lo que respecta a estemanual, se considera que ha terminado un episodio cuando no se han cumplido loscriterios completos para un episodio depresivo mayor al menos durante 2 meses seguidos.Durante este período de 2 meses hay una resolución completa de los síntomas opresencia de síntomas depresivos que ya han dejado de cumplir los criterios completospara un episodio depresivo mayor (en remisión parcial). El cuarto dígito en el códigodiagnóstico del trastorno depresivo mayor indica el estado actual de la alteración. Si secumplen los criterios para un episodio depresivo mayor, se indica la gravedad del episodiocomo leve, moderado, grave sin síntomas psicóticos o grave con síntomas psicóticos. Sien aquel momento no se cumplen los criterios para un episodio depresivo mayor, el cuartodígito se emplea para indicar si el trastorno está en remisión parcial o en remisión total. Sise presenta un episodio maníaco, mixto o hipomaníaco en el curso de un trastornodepresivo mayor, se cambia el diagnóstico por el de trastorno bipolar. Sin embargo, si lossíntomas maníacos o hipomaníacos aparecen como efecto directo de un tratamientoantidepresivo, del consumo de otros medicamentos, del consumo de sustancias o de laexposición a tóxicos, sigue siendo apropiado el diagnóstico de trastorno depresivo mayor ydebe anotarse un diagnóstico adicional de trastorno del estado de ánimo inducido porsustancias, con síntomas maníacos (o con síntomas mixtos). Del mismo modo, si lossíntomas maníacos o hipomaníacos se producen como efecto directo de una enfermedadmédica, sigue siendo apropiado el diagnóstico de trastorno depresivo mayor y debeanotarse el diagnóstico adicional de trastorno del estado de ánimo debido a enfermedadmédica, con síntomas maníacos (o con síntomas mixtos).Síntomas y trastornos asociadosCaracterísticas descriptivas y trastornos mentales asociados. El trastorno depresivo mayorestá asociado a una mortalidad alta. Los sujetos con trastorno depresivo mayor quemueren por suicidio llegan al 15 %. Los datos epidemiológicos también sugieren que lastasas de muerte en los sujetos con trastorno depresivo mayor de más de 55 añosaumentan hasta llegar a cuadruplicarse. Los sujetos con trastorno depresivo mayoringresados en residencias geriátricas pueden tener un mayor riesgo de muerte en el primeraño. De los sujetos visitados en consultas de medicina general, los que presentan untrastorno depresivo mayor tienen más dolor y más enfermedades físicas y una peoractividad física, social y personal. El trastorno depresivo mayor puede ir precedido por untrastorno distímico (en un 10 % en estudios epidemiológicos y en un 15-25 % en poblaciónclínica). También se estima que cada año aproximadamente el 10 % de los sujetos con untrastorno distímico iniciarán un primer episodio depresivo mayor. Otros trastornos mentalesse presentan con frecuencia al mismo tiempo que el trastorno depresivo mayor (p. ej.,trastornos relacionados con sustancias, trastorno de angustia, trastorno obsesivo-compulsivo, anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno límite de la personalidad).Hallazgos de laboratorio. Las anormalidades de laboratorio asociadas con el trastornodepresivo mayor son las que se asocian con los episodios depresivos mayores. Ningunode estos hallazgos es diagnóstico de un trastorno depresivo mayor, pero se ha visto queson anormales en grupos de sujetos con trastorno depresivo mayor si se comparan con loscontroles. La mayoría de las anormalidades de laboratorio son dependientes del estado (p.ej., sólo aparecen cuando hay síntomas depresivos). No obstante, hay datos que sugierenque algunas alteraciones del EEG del sueño persisten durante la remisión clínica o puedenpreceder al inicio del episodio depresivo mayor.Hallazgos de la exploración física y enfermedades médicas asociadas. El trastornodepresivo mayor puede asociarse a enfermedades médicas crónicas. Hasta un 20-25 % de
  7. 7. los sujetos con determinadas enfermedades médicas (p. ej., diabetes, infarto de miocardio,carcinomas, accidentes vasculares cerebrales) presentarán un trastorno depresivo mayora lo largo del curso de su enfermedad médica. Si hay un trastorno depresivo mayor, eltratamiento de la enfermedad médica es más complejo y el pronóstico, menos favorable.Obteniendo ayuda. La mayoría de los pacientes con depresión recibe la ayuda necesariade su médico de cabecera. Entre él y usted decidirán que tipo de ayuda será necesariapara su caso. En las depresiones leves, el consejo o la psicoterapia de apoyo pueden sersuficientes. En el caso de las depresiones moderadas, serán necesarias la psicoterapiasmás específicas y/o los fármacos antidepresivos. En las depresiones graves, losantidepresivos serán imprescindibles antes de que la psicoterapia pueda ser útil, ygeneralmente se precisará de la colaboración de un médico especialista en este tipo detrastornos, el psiquiatra. Tan sólo un pequeño número de pacientes depresivos necesitaser ingresado para su tratamiento en un hospital. El ingreso suele ser necesario enaquellos pacientes cuya enfermedad supone una amenaza para sus vidas o bien enaquellos que no mejoran a pesar del tratamiento pautado. Si la depresión no se trata, éstapuede empeorar hasta el punto que al paciente puede parecerle que no merece la penarvivir, llegando a pensar que la única forma de acabar con ese sufrimiento es suicidarse. Sise encuentra a sí mismo pensando este tipo de cosas, debería solicitar ayudacontándoselo, lo antes posible, a un amigo o a un profesional. Esta es una experiencia porla que pasan muchas personas con depresión antes de mejorar -es importante querecuerde que mejorará.Psicoterapia. Existen muchos tipos diferentes de psicoterapia. Todas ellas son formasdistintas de ayudar a las personas a superar el estrés, los problemas emocionales, losproblemas en las relaciones con los demás o los hábitos problemáticos (tabaquismo,alcoholismo, juego patológico,..). Todas las psicoterapias tienen en común el hecho de sertratamientos que se basan en dialogar con otra persona, y en ocasiones desarrollar tareas.Su médico de cabecera podrá remitirle a su psiquiatra o psicólogo de su equipo de saludmental de referencia para que valoren la necesidad de psicoterapia en su caso.MANEJO DE PACIENTES SUICIDASSi un paciente está perturbado emocionalmente, con pensamientos suicidas vagos, laoportunidad de ventilar sus pensamientos y sentimientos ante un médico que demuestreinterés, puede ser suficiente. No obstante, la oportunidad de un seguimiento posterior debedejarse abierta, especialmente si el paciente tiene un inadecuado apoyo social. Sinimportar el problema, los sentimientos de una persona suicida son usualmente una tríadade desamparo, desesperanza y desespero. Los tres estados más comunes son:1. Ambivalencia. La mayoría de los pacientes son ambivalentes hasta el puro final.Ésta es una batalla de vaivén entre el deseo de vivir y el de morir. Si estaambivalencia es usada por el médico para aumentar el deseo de vivir, el riesgopuede reducirse.2. Impulsividad. El suicidio es un fenómeno impulsivo y el impulso por su mismanaturaleza es transitorio. Si se proporciona apoyo al momento del impulso, la crisispuede disolverse.3. Rigidez. Las personas suicidas son rígidas en su pensamiento, su humor y suactuar y sus razonamientos sufren dicotomía en términos de uno u otro. Al explorarvarias posibles alternativas para tratar con el paciente suicida, el médico
  8. 8. gentilmente hace que el paciente tome conciencia de que existen otras opciones,así no sean ideales.Obtención de apoyo El médico deberá evaluar los sistemas de apoyo disponibles,identificar un pariente, amigo, conocido u otra persona que pueda apoyar al paciente, ysolicitar su ayuda.Contratación. Entrar en un contrato de “no suicidio” es una técnica útil en la prevencióndel suicidio. Otras personas cercanas al paciente pueden incluirse al negociar el contrato.La negociación puede promover discusiones sobre varios temas importantes. En lamayoría de los casos, los pacientes respetan las promesas que hacen a su médico. Lacontratación es apropiada solo cuando los pacientes tienen control sobre sus actos. Enausencia de un trastorno psiquiátrico severo o un intento de suicidio, el médico puedeiniciar y disponer tratamiento farmacológico, generalmente con antidepresivos, y terapiapsicológica (comportamiento cognitivo). La mayoría de las personas se benefician alcontinuar en contacto con el médico; este contacto deberá organizarse para satisfacer lasnecesidades individuales. Exceptuando el caso de tratamiento de enfermedadessubyacentes, pocas personas requieren apoyo por más de dos o tres meses y este apoyodeberá centrarse en dar esperanza, estimular la independencia y ayudar al paciente aaprender diferentes formas de enfrentar los acontecimientos estresantes.Remisión al Especialista¿Cuándo remitir un paciente? Los pacientes deberán remitirse a un psiquiatra cuandopresenten: • Trastorno psiquiátrico; • Historia de intento de suicidio previo; • Historiafamiliar de suicidio, alcoholismo o trastorno psiquiátrico; • Mala salud física • Ningún apoyosocial.¿Cómo remitirlo? • Tomarse tiempo para explicar al paciente el motivo de la remisión; •Calmar su ansiedad sobre el estigma y la medicación psicotrópica; • Aclararle que lasterapias farmacológica y psicológica son efectivas; • Enfatizar que la remisión no significa“abandono”; • Concertar una cita con el psiquiatra; • Asignarle tiempo al paciente paradespués de su cita con el psiquiatra; • Asegurarse que la relación con el paciente continúe:Bibliografía.Belloch,A. y Sandín,B.(1996).Manual de psicopatología.McGraw-Hill.Interamericana.OMS. PREVENCION DEL SUICIDIO UN INSTRUMENTO PARA MÉDICOS GENERALISTAS. Ginebra2000.

×