• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Criticas al Marxismo
 

Criticas al Marxismo

on

  • 3,141 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,141
Views on SlideShare
3,141
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
16
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Criticas al Marxismo Criticas al Marxismo Document Transcript

    • Críticas al marxismoArtículo principal: Críticas al marxismoLa crítica liberalLos miembros de la escuela austríaca fueron los primeros economistas liberales encriticar sistemáticamente la escuela marxista, ya que trataban en forma casi opuestacuestiones como el dinero, el capital, los ciclos económicos y los procesos económicos.Entre estos se cuenta principalmente a Eugen von Böhm-Bawerk quién se dedicó arefutar la teoría del valor marxista, tanto desde la Escuela Austríaca (La teoría de laexplotación) como desde dentro de la propia teoría marxista (La conclusión del sistemamarxiano). Rudolf Hilferding hizo una contrarréplica que salteó ciertas cuestionespuntuales para rescatar la validez holística del marxismo como crítica a la "teoríaeconómica burguesa". El debate que sucedió a este fue entre Ludwig von Mises(discípulo de Böhm-Bawerk) y el economista marxista polaco Oskar Lange. Misesimpactó profundamente en los planificadores soviéticos preocupados por la pocaconsecución de sus objetivos, con una observación empírico-deductiva sobre las razonesdel creciente fracaso de los proyectos económicos del socialismo, su inminente colapsoo dependencia de países extranjeros capitalistas. Esta primer exposición sobre lanecesidad de precios para los factores de producción se volvería una obra completatitulada El socialismo. Más tarde Mises se extendió más allá de la imposibilidad delcálculo económico en el socialismo (problema observado con especial atención por sucolega Max Weber en Economía y sociedad), alcanzando su crítica a la mismametodología marxista de interpretación histórica con su análisis del polilogismo clasistaen Teoría e historia, que había sido la base de la crítica de Hilferding. Oskar Langepropugnó una economía socialista con un mercado estatal en la que los precios fuesendeterminados según un método de ensayo y error, hasta hallar un precio adecuado. Eldebate entre ambos economistas continuó durante varios años, hasta que Oskar Langeafirmó que von Mises tenía parcialmente razón, asimilando el aporte de von Mises alanálisis de la acción humana: la praxeología, pero sin explicar con ella toda la teoríaeconómica. La respuesta austríaca a los argumentos de Oskar Lange se vio completadacon el análisis no-praxeológico y evolucionista de Friedrich Hayek, cuyos escritos alrespecto fueron compilados en el libro Individualismo y orden económico. Un amigo deHayek, el epistemólogo Karl Popper, realizaría paralelamente una crítica muy conocidaa la filosofía social del marxismo, en un aspecto nuclear de dicha doctrina: elhistoricismo. Economistas austríacos como Joseph Schumpeter han revisado losorígenes del capitalismo y han rechazado la noción marxista de acumulación originariacomo una contradicción autorreferente que requiere capital inicial para la actividad deuna supuesta burguesía violenta originaria. En El capitalismo y los historiadores, Hayekjunto a T.S. Ashton, Louis Hacker y otros historiadores del progreso tecnológico,proponen una relectura no-marxista de la historia del desarrollo del capitalismo, enparticular la Revolución industrial.
    • Desde premisas económicas no tan dispares a las marxistas, el ala más liberal de lasescuelas económicas clásicas así como del mainstream neoclásico, ha entrado enconflicto con interpretaciones teóricas e históricas de los seguidores de Marx. Entreestos cabe mencionar a Gary Becker para la comprensión de la historia desde lasociología económica y James Buchanan con una visión maquiavelista de la filosofíapolítica desde la teoría de la elección racional. Thomas Sowell desde la economía yRobert Nozick desde la filosofía (en Anarquía, Estado y utopía) han reabierto el debatesobre las contradicciones gnoseológicas en el análisis económico marxista. Elinstitucionalista Douglass North en su estudio clásico El nacimiento del mundooccidental: una nueva historia económica ha ofrecido una revisión de la historia delcapitalismo que ha sido tenido muy en cuenta entre los historiadores marxistas.En contraposición a la antropología del americano Lewis H. Morgan que Marx y Engelshicieron suya en El origen de la familia y según la cual todas las economíascomunitarias primitivas habrían sido comunistas, el liberalismo se ha nutrido de laantropología de diferentes autores e historiadores como Bronisław Malinowski y Fustelde Coulanges entre otros, para elaborar una visión casi opuesta del origen de lapropiedad privada que luego sería resumida en la obra del historiador Richard PipesPropiedad y libertad. Respecto de la noción marxista de "ideología de clase", el autorliberal-conservador Kenneth Minogue fue uno de los primeros en invertirla en La teoríapura de la ideología, volviendo contra las propias doctrinas sistémico-clasistas (quetratan de "ideológico" a todo pensamiento) la acusación de reificación ideológica porparte de intereses revolucionarios en una lucha de clases cuya existencia no puede serpuesta en duda sin apelar a una instancia neutral.La crítica anarquistaTanto el anarquismo como el comunismo marxista buscaban en última instancia laabolición de la propiedad privada y la sociedad sin clases sociales ni Estado medianteuna revolución social. No obstante, anarquistas y marxistas han estado enfrentadosdesde que Pierre Joseph Proudhon, que conocía a Marx y Bakunin, afirmó que así comola tesis del capitalismo garantiza la libertad aboliendo la igualdad, la antítesis comunistasufre la contradicción opuesta; aplicando la dialéctica hegeliana en su libro Sistema delas contradicciones económicas o filosofía de la miseria (1847), señaló que sólo con lasíntesis del mutualismo se pueden resolver estas contradicciones, lo que provocó laruptura de Marx con Proudhon, expresada en su escrito crítico Miseria de la filosofía(1847).4El enfrentamiento entre marxistas y anarquistas alcanzó su clímax en la lucha entre lospartidarios de Marx y los de Mijaíl Bakunin por el control de la Primera Internacional, yque acabó con la ruptura de la misma en 1872. La base del conflicto se centraba en que,así como los marxistas creían en la necesidad transicional de un Estado bajo control delos trabajadores (la «dictadura del proletariado») y que a su vez se encargara decontrolar la economía («planificación central»), los anarquistas pensaban que el caminoal socialismo (o al comunismo) pasaba por la destrucción del Estado. Para los
    • anarquistas, un Estado socialista repetiría las características de opresión y privilegiocontra las que luchaban, al tiempo que, al extender los poderes a la organización de lavida económica, resultaría ser incluso más opresivo.5Otra confrontación se encontraba en el papel que tenían lucha económica y la luchapolítica en la emancipación de la clase obrera. Para los marxistas, como el objetivo de lalucha proletaria era la conquista del poder político, la lucha política ocupaba un lugarcentral. Para los anarquistas, la única lucha política válida era la lucha por la destrucciónrevolucionaria del Estado, que esperaban surgiera espontáneamente de la luchaeconómica. La socialdemocracia, heredera del marxismo, se inclinó hacia elparlamentarismo y la actividad legal; mientras que el anarquismo se inclinó hacia losataques a las instituciones y agentes estatales (propaganda por el hecho) y a laorganización obrera apolítica (anarcosindicalismo).La confrontación entre marxistas y anarquistas continuó luego bajo otro cariz a partir dela revolución rusa. El bolchevismo ruso, encabezado por Lenin, dio nueva vida a lateoría del Estado revolucionario. En su obra El Estado y la Revolución, Lenin explicaque el estado burgués debe ser destruido para luego instaurar un Estado revolucionario yque sería este estado quien se extinguiría conforme desaparezcan las contradicciones declase. Los anarquistas, ante las consecuencias de la dictadura bolchevique, continuaronreivindicando, con nuevo brío, la teoría bakuninista de la destrucción inmediata delEstado como objetivo de la revolución social.Actualmente, la controversia entre anarquistas y marxistas pasa más por las formas deorganización y métodos de lucha de las masas explotadas y la relación de losrevolucionarios con éstas. Mientras los herederos del marxismo (partidos leninistas dedistinto cuño) continúan reivindicando las prácticas político-partidarias con sus métodoscentralistas, los herederos del anarquismo reivindican la organización asamblearia, lafederación y la democracia directa.