La novela española tras la Guerra Civil: Lo santos inocentes.

1,770 views
1,679 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,770
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La novela española tras la Guerra Civil: Lo santos inocentes.

  1. 1. La novela española tras la guerra civil. Los Santos inocentes, Miguel Delibes1. PANORÁMICA DE LA NOVELA ESPAÑOLATras la guerra civil, la narrativa seguirá tres direcciones: • La novela existencial, que se da a conocer a partir de 1940 y da testimonio de la existencia del hombre contemporáneo en situaciones extremas que lo ponen a prueba. • La novela social, surgida alrededor de los años 50 y que da cuenta del vivir de la colectividad en estados de crisis y en los que es necesaria una solución. • La novela experimental o estructural que incluye las obras de escritores en los años 60 y 70, en las que se llega al conocimiento de la persona mediante el estudio de su conciencia y su contexto social 1. 1. Narrativa tras la guerra civil Desde el punto de vista literario, el final de la guerra civil española estuvocaracterizado por una doble tendencia en el mundo de la narrativa: por un lado, la quemarcaba una preferencia por la evasión y, por otro, la del testimonio. La primera deestas tendencias era condescendiente con el régimen de Franco y, en cierto sentido,permanecía alejada de los problemas de la sociedad y del hombre. La tendenciatestimonial, en cambio, suponía una reacción anticonformista; la literatura de losautores adscritos a esta segunda tendencia proponían un tipo de literatura violento enel que predominaban los ambientes sórdidos, los personajes anormales, las conductasiracundas, los espacios asfixiantes y los lenguajes. A pesar de que estas obras no teníancomo objetivo denunciar una situación política concreta, el ambiente de degradaciónque reflejaban sí constituía una especie de denuncia implícita. a) La aparición de La familia de Pascual Duarte. Aparecida en 1942, es la primera obra de Camilo José Cela. Se desarrolla en laExtremadura rural antes de la Guerra Civil y durante ella, su protagonista narra concrudeza y crueldad la historia de su vida condenada a muerte, en la que se presenta laviolencia más cruda como única respuesta a su miserable existencia. Se trata de unaproducción que hoy se considera como una manifestación de incalculable valorhistórico y documental, pues sorprende el hecho de que durante aquellos años tancomplicados, se pudiera editar una novela que no se limitara a cantar las excelenciasde los vencedores de la contienda civil, sino que, por el contrario, narrara con explícitopesimismo, violencia y dureza la historia de un hombre de extracción miserable,acercando la novela a la crítica social. Sus páginas están llenas de sangre, situacionesde odio, primitivismo, pobreza, incultura y bajos instintos; características éstas queinauguraron un nuevo estilo narrativo llamado el “tremendismo”, y destacando a Celacomo su mejor representante. 1
  2. 2. b) Una novela irrepetible: Nada, de Carmen Laforet. La novela de Carmen Laforet retrata el desengaño de la protagonista cuando seinstala cuando unos familiares en Barcelona y ofrece el desmoronamiento físico ymoral de parte de la sociedad española en los primeros años de la posguerra.Considerada como precursora del realismo social de los años 50. Como ocurre en La familia de Pascual Duarte, la atmósfera también se haceirrespirable. Ambas novelas pertenecen a la tendencia más importante de los añoscuarenta: la novela realista existencial, en la que se distinguirán tres grandesnovelistas: el ya mencionado Cela, Gonzalo Torrente Ballester y Miguel Delibes. Esteúltimo se dio a conocer cuando ganó el premio Nadal con La sombra del ciprés esalargada: narración llena de angustia, reflejada en temas como la muerte y lainfelicidad, en un mundo de miseria moral y material.1.2 La novela de los años 50: el realismo social. A partir de las anteriores novelas, una serie de autores, inspirados por lanecesidad de proclamar que el arte debe ser útil, defienden que éste debe cumplir unafunción ética y casi política. El espíritu de crítica de la injusticia y de la desigualdadentre clases va a determinar que los escritores del realismo social contemplencríticamente el vacío cultural de la sociedad española de la época, así como el retrasode un pueblo que se pierde en el anonimato de las grandes ciudades o en la abulia delmarco rural, caldo de cultivo de la pobreza y de la opresión. Con el fin de concienciar,convertirán en tema y protagonista de sus novelas a la sociedad española,caracterizada por la soledad individual y colectiva. Componen el grupo de los novelistas del 50 una serie de escritores que orientansus mensajes hacia el compromiso social, vinculados por ello a dos tendencias: a) los que practican el realismo testimonial: sus novelas se caracterizan por lasencillez estilística y la objetividad perspectivista. Las historias se presentan sin que seescuche la voz del narrador (practica una “literatura magnetofónica”, según Díaz-Plaja)y sin que el estilo entorpezca el desarrollo de la acción. Novelas sobresalientes de esteestilo resultan en primer lugar La Colmena (1951) de Cela que nos cuenta a través deretazos la vida de múltiples personajes de Madrid durante los primeros años delfranquismo; y, en segundo lugar El Jarama (1955) de Sánchez Ferlosio, libro que iniciael llamado objetivismo presentando la realidad sin emitir juicios de valor niexpresiones sentimentales o emotivas. Pertenecen a este grupo de novelistas Ignacio Aldecoa, Rafael Sánchez Ferlosio,Juan García Hortelano y Carmen Martín Gaite, entre otros. b) los que practican un realismo crítico: sus novelas relatan la vida del obrero, delcampesino y, en general, las historias del proletariado oprimido. Esta tendenciaprocede de las ideas de la estética marxista, que subordina la creación literaria a lapropaganda y al didactismo social. Son componentes de este grupo Jesús LópezPacheco, Armando López Salinas, Juan Goytisolo y Alfonso Grosso. En esta época Delibes escribe el libro que le llevó a la fama, El camino (1950), conel que inauguró un acercamiento a la vida rural, tema clave de toda su producción.Poco después, en 1962, publicará Las ratas, para algunos críticos su obra maestra. Enella combina el realismo crudo con lo poético del mundo rural, mundo que se presenta 2
  3. 3. como el único lugar en que es posible la plena comunión del hombre consigo mismopara eliminar sus frustraciones.1.3 La novela de los años 60 y 70: la renovación estética. El realismo social comienza a agotarse desde el momento en que se empieza aechar de menos un lenguaje más rico y más imaginativo, se hace necesario buscarnuevas formas de expresión y nuevas técnicas narrativas, prevaleciendo laexperimentación en lo que se refiere a técnicas narrativas. Sin embargo, no terminapor desaparecer el inconformismo de la etapa anterior, pues se continúa con unaactitud de denuncia social, aunque, eso sí, atenuada por el culto a la forma artística. La novela que marca el nuevo rumbo de la narrativa española es Tiempo desilencio (1962), de Luís Martín Santos. De 1966 son tres novelas claves para laconsolidación de la corriente: Cinco horas con Mario, del propio Delibes; Señas deidentidad de Juan Goytisolo; y las Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé. La grandiferencia entre los autores de esta corriente, experimentalistas, y los de la décadaprevia, pertenecientes al realismo social, es la concepción ideológica de la literatura.La literatura ya no es concebida como una herramienta de conciencia social en la quela palabra está al servicio de la idea; ahora el ejercicio literario, la literatura se justificaen sí misma, lo que no impide es transmita una visión pesimista y escéptica de lo quenarre, aunque su fin último sea la renovación de la prosa española. Las características fundamentales de la novela experimental de estos añosincluirán, entre otras características, la diversidad de enfoques, el manejo del lenguajecon absoluta libertad, la estructura compleja, la abundancia de monólogos interiores,digresiones del autor que proporcionan a la obra una ausente lógica conexióngramatical y/o estructural… Pero Delibes, pronto abandonó esta experimentación lingüística volviendo haciael intimismo y el realismo de sus novelas anteriores ubicando sus novelas enambientes urbanos y de nuevo, rurales. La crítica política aparece especialmente,aunque en clave alegórica en la Parábola del naúfrago (1969), alegato contra losregímenes dictatoriales que anulan la voluntad del ser humano; también una miradacrítica, en el campo de la educación, en El príncipe destronado (1974). La narrativa a partir de la muerte de Franco (1975) volverá a la concepción clásicadel relato, recuperando el interés por el argumento, el personaje individual y unlenguaje más sencillo y natural. Delibes publica varias novelas durante este últimocuarto del XX. En El disputado voto del señor Cayo (1978) y en Los santos inocentes(1981) vuelve a reivindicar los valores del mundo rural. Será en esta última e donde elautor formalice ya de una manera explícita de denuncia la injusticia social en la que losdesheredados y explotados que protagonizan la novela viven, convirtiéndoles ensímbolos de los humillados de los parias de La Internacional, pero desde unaperspectiva cristiana, tal y como manifiesta el mismo título. 2. MIGUEL DELIBES: Los santos inocentes. 3
  4. 4. 2.1. El autor y su obra. Hijo de un catedrático de la Escuela de Comercio de Valladolid, nació en estaciudad en 1920. Durante la guerra civil, estudiaba Comercio y modelado y escultura enla Escuela de Artes y Oficios. Al terminar la contienda, se matricula en la facultad deDerecho, reanuda los estudios de Comercio y comienza a trabajar como caricaturistaen El Norte de Castilla. En 1944 se convierte en redactor de dicho diario y un año mástarde gana la cátedra de Derecho Mercantil, sustituyendo a su padre en la Escuela deComercio. Durante la preparación de las oposiciones, se dio un hecho que habríatenido poca trascendencia, si no hubiera sido porque el propio escritor alude a él,desde siempre, como definitivo en su carrera de escritor: el manual en el queestudiaba le contagió ese estilo que todos los lectores admiran en su prosa: «Yoaprendí a escribir leyendo el Manual de Derecho Mercantil, de Garrigues», hadeclarado en más de una ocasión. En 1946 se casó con Ángeles de Castro. En 1947 escribe su primera novela, con la que consigue al año siguiente el PremioNadal. Se trata de La sombra del ciprés es alargada. Pero la consagración del narradorse manifiesta con El camino (1950), una novela de amplísima aceptación y enormeéxito. Todavía se siguen leyendo en numerosos institutos y colegios las peripeciastoscas y angelicales de tres muchachos (Daniel el Mochuelo, Roque el Moñigo yGermán el Tiñoso). La acción de la novela transcurre en el recuerdo del primero deestos personajes, la noche antes de su marcha a la ciudad. Se hace muy difícil hacer una selección de las mejores obras de Delibes, perodestacan aquellas en las que la acción transcurre en el campo, en plena naturaleza: Elcamino –anteriormente citada-, Las ratas (1962) y Los santos inocentes (1981). Otros títulos son Mi idolatrado hijo Sisí (1953), La hoja roja (1959), Cinco horas conMario (1966), Parábola del náufrago (1969), Las guerras de nuestros antepasados(1975), etc. Delibes se ha definido a sí mismo en alguna ocasión como “un cazador queescribe”. Pues bien, muchas de sus obras tienen que ver con el mundo de la caza. Asílos propios títulos son, en ocasiones, marcas testimoniales de esta afición arraigada:Diario de un cazador (1955), Diario de un emigrante (1958), El libro de la caza menor(1964), Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1979), etc. Ademásdel Nadal, ha recibido el Premio de la Crítica (1953), el Premio Príncipe de Asturias(1982), el Premio Nacional de las Letras Españolas (1991) y el Premio Cervantes(1994).2.2 Título y origen de la novela. El título contiene una clara alusión evangélica, que entraña ya una postura, unatoma de posición implícita de parte del autor acerca de la historia que va a referir. Nosremite a la matanza de todos los niños menores de dos años ordenada por Herodes.Esto está en consonancia con las convicciones profundamente cristianas de Delibes ysugiere que es a partir de ellas que se sitúa frente al tema. 4
  5. 5. Los santos inocentes son aquí Azarías y los suyos que, en lugar de ser asesinadospor la espada, son muertos cada día mediante la degradación a que sus opresores lossometen. El suyo no es martirio de una hora, sino de toda una vida. Esta equiparaciónresulta especialmente significativa porque da a estos pobres seres, cotidianamenteultrajados, una jerarquía moral que sus amos les niegan en el transcurso de la novela,sirva de ejemplo como cuando se burlan de las ansias de Nieves por comulgar. La novela es desde el mismo título, por lo tanto, y por parte del novelista, un actode justicia, una reparación, un desagravio, sobriamente respetuoso. El final de lanovela es, en este sentido, sintomático. Los santos inocentes, obra social, fue empezada en 1963, al menos en susprimeros capítulos que publicó en el cuento denominado “La milana” en dondeaparecen ya los personajes de la novela. Pero esta no salió hasta 1981, cuandoestábamos en plena transición política, en libertad absoluta. La preocupación por lospobres existía, la denuncia de la injusticia también, pero, como hemos señalado antes,el autor parte del sentimiento católico. La novela permaneció veinte años dormidahasta que la consumó. Un novelista social tardío, podíamos indicar, en un momento enque la corriente social estaba superada. Incluso también la corriente estructural de lossesenta ya estaba superada. Sin embargo hay elementos de ambas modalidades enLos santos inocentes. (No hay guión para empezar los diálogos, estilo híbrido)2.3. Intención y tema del libro. Su una intención es marcadamente social, aunque sin abandonar el tono lírico yemotivo, por su marcada intención estética. La lealtad sin límites y la obediencia ciegade los trabajadores, santos inocentes, de la finca en que se desarrolla la historiacontrastan con la arrogancia, la chulería y el egoísmo del señorito, un personaje aquien nada interesa más que la caza y su propia satisfacción. Por eso la novela llega acausar rabia y dolor. Por eso la reacción del lector es de intensa irritación frente a lasarbitrariedades del cacique y de cariño incondicional hacia Azarías y su familia. Así,pues, la finalidad de Los santos inocentes es denunciar los abusos de los caciquesfrente a los humildes campesinos. En consecuencia, el tema de la novela sería el desamparo social que sufren loscampesinos ante las injusticias del mundo latifundista. Así, la obra se nos presentacomo una novela que inspira compasión hacia los humildes, los explotados (sobre todoAzarías y Paco el Bajo), mientras que los señores son los explotadores. Los personajesse convierten en símbolos de la injusticia: por un lado el señorito Ivan de la crueldad yel egoismo; y por otro, el viejo Azarías de la marginación, la inconsciencia, la debilidady el primitivismo.2.4. Argumento y estructura. Argumento: 5
  6. 6. Azarías es un campesino, deficiente mental, que lleva a cabo sencillas tareasrurales en la Jara, un cortijo enorme. Cuando el dueño lo expulsa, se va a vivir con suhermana, la Régula, casada con Paco, el Bajo, y madre de dos hijos y dos hijas, una delas cuales, la Niña Chica, es una muchacha que lleva una vida vegetativa, debido a unaparálisis cerebral. De cuando en cuando, emite unos alaridos sobrecogedores, y Azaríasla calma diciéndole las mismas palabras que dice al búho o a la grajeta amaestrados:«Milana bonita». Azarías ama apasionadamente a su sobrina y sus pájaros. Por otraparte, su cuñado, Paco el Bajo, insustituible ayudante del señorito Iván en sus cacerías,se quiebra una pierna al caer de un árbol mientras ayudaba a éste. La nulaconsideración del cacique hace que Paco se lesione por segunda vez, ya que aquél nole ha permitido guardar el descanso prescrito por el médico. Como el señorito sequeda sin “secretario” y no quiere ni puede prescindir de la caza, pide que loacompañe Azarías. En una ocasión en que no consigue abatir ningún pájaro, Ivánobserva cómo cruza el cielo una bandada de grajos. En esa bandada va la “milana” deAzarías. Éste, inocentemente, emite el «quiá» con que suele llamar a su grajeta, y,cuando ésta baja a posarse sobre el hombro de su dueño, cae abatida por un disparode Iván. Azarías queda desconsolado: «La Niña Chica llora porque el señorito me hamatado la milana», dice Azarías al escuchar uno de los alaridos de su sobrina. Cuandovuelve a salir por la tarde, se lleva cabo la terrible venganza del inocente: la muerte deIván a manos de Azarías. Estructura: Los santos inocentes es una novela que consta de seis largos párrafos queconstituyen cada uno una secuencia o capítulo, a los que el autor llama “libros”. Larazón de esta denominación responde a que cada uno de ellos presenta independenciaargumental. Cada unidad textual funciona como una narración autónoma, que nonecesita de las otras cinco para cobrar sentido pleno, pero que, sin embargo, adquiereuna más cumplida significación como parte integrante de la totalidad. La obra responde al esquema tradicional de la novela: planteamiento, nudo ydesenlace. Desde el punto de vista del desarrollo lineal de los hechos, la estructuraexterna de la obra es la siguiente:-En los tres primeros libros o capítulos («Azarías», «Paco, el Bajo», «La milana») sonpresentados los personajes humildes (y también “humillados”), sobre todo los dosprincipales, Azarías y Paco el Bajo, desde una doble perspectiva: a) Social, a través de la cual resalta la miseria en que transcurre la vida de los oprimidos en el injusto contexto social del latifundio y marcada por una especie de determinismo biológico (subnormalidad) o histórico (pobreza) que les induce a la sumisión. b) Existencial, que resalta la hombría de bien que, sin embargo, preside el comportamiento de los oprimidos, los cuales se afanan en la búsqueda de calor humano (Azarías), o en intentar la redención para sus hijos (Paco y su mujer, Régula, quieren que su hija reciba una educación, único modo de escapar de su 6
  7. 7. vida mísera en el cortijo). Sus ilusiones fracasan en un cuadro marcado por la frustración.El libro tercero dota de coherencia a las historias contadas en los dos primeros libros através de un engarce múltiple: entre personajes (Azarías se integra en la familia dePaco, el Bajo), temático (el amor al prójimo entre los humildes), espacial (convivenciaen un mismo cortijo), etc.- El cuarto libro («El secretario») es el de la presentación en escena del señorito Iván,que se sitúa en las antípodas de los personajes humildes. Iván, que sería el antagonistade la novela, es la representación de la tiranía, de la arrogancia y del paternalismoegoísta y campechano.-Los dos últimos libros («El accidente» y «El crimen») vuelven a tratar asuntos yacontados. Toma especial relevancia el enfrentamiento entre la pasión irracional por lacaza de Iván y el amor infinito que Azarías siente por la vida de su milana quedesemboca en la tragedia con que concluye el capítulo final. Respecto a la estructura interna, el propio Delibes señala los tres elementosimprescindibles en todo relato: un hombre, un paisaje, una pasión. En este sentido, elautor pretende poner de relieve:- El perfil humano de los personajes, y especialmente del Azarías, eje sobre el que girael relato. Pero el autor muestra también su maestría al dibujar los caracteres de Paco,el Bajo, y del señorito Iván a los que también cabe considerar como personajes deprimer plano.- El marco en el que sitúa los hechos. El cortijo es el universo espacial en el que ubica lahistoria. Es un paisaje rico en matices que revela una estructura social semifeudal yarcaica, y también una vinculación estrecha entre el ámbito y las vidas de los hombresque lo pueblan. El paisaje es distinto para cada personaje, según sea amo o siervo. Elcortijo pone de relieve una situación injusta en la que “los inocentes” se llevan la peorparte. Para ello, el autor se detiene en los elementos que lo conforman y en la relaciónde los personajes con aquél.- El enfrentamiento de pasiones. Delibes enfrenta dos concepciones del mundo: la delos señoritos, basada en el desprecio por la naturaleza y por los hombres, y la de loshumildes, fundada en la integración en el medio en que viven y en la nobleza de susactitudes. Pero el elemento vertebral de la historia es, como antes hemos apuntado, eldramático enfrentamiento entre pasiones (pasión por la caza / pasión por la milana)que concluye en el crimen final.2.5. Personajes 7
  8. 8. Se trata de una novela de personaje, pues, tras la atención dedicada alpersonaje central, el autor no desatiende en ningún momento el diseño de los demáspersonajes, sean del nivel secundario o terciario. Nos encontramos en esta novela conla situación de una familia formada por el matrimonio, Paco y Régula, los hijos Quirce,Nieves y la niña chica, hija pequeña con subnormalidad profunda y el tío deficienteAzarías. Todos ellos trabajan para el señorito Iván, al igual que el capataz D. Pedro y sumujer Pura. Los retratos de los personajes están perfectamente caracterizados.Pueden distinguirse: - personajes de primer plano: Azarías, Paco el Bajo y el señorito Iván; - personajes de segundo plano: la familia de Paco, la del señorito Iván y los encargados del cortijo; - personajes de tercer plano: el resto de los sirvientes, el señorito de La Jara, los invitados de los dueños, Manolo el médico.Los personajes están organizados de la siguiente manera: LOS SEÑORES Y LA CLASE LOS CAMPESINOS LAS AVES DOMESTICADAS MEDIA• Señorito Iván • Azarías. • “Milana”-1(Gran Duque,• Señora marquesa. • Paco, el Bajo, el búho)• Señorita Miriam • La Régula (mujer de • “Milana”-2 (la grajeta)• señoritos Lucas y Gabriel Paco) ________________(profesores de la ciudad) • Rogelio, Quirce, Nieves y En cierto modo, Azarías y la Niña• Don Pedro, el “Périto” y la Niña Chica (hermanos Chica comparten reacciones y afectos con los seres de estedoña Purita, su mujer. entre sí, hijos de Paco y grupo. El primero es como uno• Carlos Alberto, el Régula) de sus milanas; éstas, por su niño • Dámaso, el pastor. parte, se humanizan al estarcomulgante. • Lupe, la porquera domesticadas.• El Obispo. (la de ____________________ (El cárabo es otro pájaro, pero• Ministro, embajador y la de Dacio). no forma parte del escenario deseñorito René. • Dacio, el porquero. la novela ni es un ave• El médico. • Crespo, el guarda mayor. domesticada; se trata de una • Facundo, el porquero. especie de lechuza que vive en • Maxi, el chófer. el monte: su presencia en la • Leticia, la de Cordobilla. obra depende de Azarías) • Antonio Abad, el pastor (está fuera) • Remedios. • Pepa. • Abundio. • Ceferino, el porquero. • El Ireneo (sólo aparece en los sueños de Azarías) 8
  9. 9. AZARÍAS: mano justiciera. (La INOCENCIA). El tonto, el inocente, el primitivo,el marginado, el débil, paradójicamente el instrumento de la justicia. Hermano deRégula, a sus 61 años ha sido echado del cortijo de La Jara por su inutilidad y falta dehigiene. Su hermana le acoge y le cuida. Destaca por su extraña relación con la milanay por su trato cariñoso con la niña subnormal, únicos seres con los que se relaciona demanera cariñosa, tal vez sintiendo el desprecio de las personas que le rodean. Sólo elanimal le aporta una comprensión, aunque sea de tipo primario, que no le dan laspersonas. Azarías es el único que se atreve a desafiar al señorito Iván hasta el punto deacabar con él por su falta de sentimientos. La prosopografía o descripción física del personaje gira en torno a su aparienciapor condición económica y social, a su aspecto y aseo. Lleva la ropa rota y remendada,anda descalzo y sucio, orina en sus manos, tiene piojos y hace sus necesidades encualquier lado. La etopeya o descripción psíquica tiene en cuenta la conducta instintiva ymecánica del personaje, que siempre hace lo mismo, repitiendo con regularidadmatemática sus labores en el cortijo por ejemplo el cómputo de las válvulas del coche.Simple y primario se mantiene al margen de todo lo que suponga aprendizaje a travésde una preparación consciente y disciplinada. Su perturbación le hace sufriralucinaciones que le llevan a ver a su hermano muerto por Franco en la guerra civil.Acumula todos los rasgos que caracterizan a los marginados. Se constituye enverdadero protagonista. PACO EL BAJO: (La RESIGNACIÓN) el padre, está totalmente sometido alseñorito Iván. Acepta sin pestañear todas las humillaciones y ante él parece que dejade ser persona y se convierte en un perro faldero (“ni el perro más fino te haría mejorservicio”, tú eres el amo de la burra”). Sufre un proceso de cosificación: “se infla comoun globo” “cayó al suelo como un fardo”. No es esperpéntico porque el autor conectacon los personaje. No se ríe de ellos, antes bien se pone de parte de ellos. Y así es, puesto que termina haciendo el trabajo del perro de caza(animalización y degradación presente en todos los personajes) lo cual le lleva aquedarse cojo por un accidente y por la falta de humanidad del dueño del cortijo. Pacono tiene personalidad ante él. Antepone incluso el bienestar de su familia, acepta suaislamiento durante cinco años en La Raya y priva a Nieves de la posibilidad deestudiar por complacerle. Pretende que también se someta su hijo Quirce pero él nolo hace y muestra una rebeldía incontrolable. Sin embargo, hay que destacar que pesea todos estos rasgos, Paco es un hombre inteligente. Es un superviviente nato que seadapta a las circunstancias por muy negativas que sean. Percibe la conveniencia deestudiar, y lo hace de forma autodidacta y rudimentaria, pero no llega a rebelarsecontra el señorito. 9
  10. 10. El SEÑORITO IVÁN: (La OPRESIÓN), El que mata, ciega a los palomos, le quita lamujer a Pedro y malogra la salud de Paco. Habla con desprecio “Cachomaricón,mariconada”. Se presenta como la personificación de la crueldad, el egoísmo, lainconsciencia y la sensualidad desbordada, el cacique caprichoso, arbitrario y egoista,capaz de anteponer su afición por la caza a la salud de Paco, quien, por ello, quedacojo. No le importa la vida de sus empleados y dispone de ellos a su antojo. Unapersona manipuladora que fomenta la vanidad de su sirviente para abusar de élconvirtiéndolo en un perro de caza. Ni siquiera puede ser noble con el capataz, puesllega a acostarse con su mujer e incluso se fuga con ella. Es el antagonista, el personajeen el que confluyen los rasgos negativos: desprecio por la naturaleza, por los demás,etc. La Régula representa el amor a los demás y su disposición a servir. Le afecta lacosificación: no tiene huellas dactilares porque hacía pleita. La Niña Chica es un personaje extraordinario. Subnormalidad profunda, es laimagen de la degradación humana. Sin embargo, va a ser objeto de afecto por parte deAzarías, que le regalará con la expresión más dulce destinada a las milanas. Lo que mássobrecoge de ella es su berrido lastimero que paraliza las acciones amatorias de Paco.Cuadro lírico y poético con Azarías. Don Pedro el Périto. Hombre esclavo de los celos y de la impotencia.Representa la bisagra de quien se siente oprimido por el señor y, al mismo tiempo, seve obligado a oprimir a los que están un escalón más abajo. Doña Pura es ejemplo de frivolidad absoluta, representa la vaciedad ysuperficialidad de quien encuentra en la captura del buen partido la única salida a suspropia realización personal. La señorita Miriam es la figura que encarna la conciencia social de losacomodados. La Marquesa representa el lado femenino de Iván con una actitud refrenadapor su condición femenina pero con un paternalismo semejante (limosna anual,cabrito para comer). El Quirce simboliza la insumisión de los humildes. A Delibes se le ha achacado cierto maniqueísmo en la pintura de lospersonajes, pues los rasgos que denotan bondad se atribuyen a los personajeshumildes, mientras que los que denotan maldad se atribuyen a los amos. Pero el autoresquiva la oposición frontal entre buenos y malos con la inclusión de otros personajesmás complejos como: - Don Pedro, el Périto, concentra la doble condición de opresor y víctima. Oprime a Nieves pero es víctima de su esposa y del señorito Iván. 10
  11. 11. - La señorita Miriam posee conciencia social. Pregunta si no se puede preparar a Nieves para hacer la comunión, justifica ante su madre la presencia de Azarías en el cortijo y se horroriza del aspecto y la vida de la Niña Chica. - René, el Francés, también posee su conciencia social. No vuelve al cortijo después de la trifulca que se armó por su opinión sobre la cultura de los humildes. - Quirce es el único que manifiesta una voluntad de ruptura con la situación de sumisión y no se doblega ante el señorito Iván.2.6. Tiempo y espacio. Tiempo: No existe una fecha explícita que indique el año en que transcurre la novela,pero hay una referencia al concilio Vaticano II (1962-65) y también sabemos que es elinicio de la mecanización y la migración masiva a las ciudades. Se alude al plan Badajozy a los regadíos del Guadiana y el Zújar(Abendújar) del año 1952 así como al uso deltractor para labores agrícolas. Todos estos hechos sitúan la acción en torno a losprimeros años de los sesenta. Los primeros capítulos se relatan con una evidente libertad en el uso del tiempo.Se trata de hechos lejanos aunque imprescindibles para justificar los sucesos finales.Su ritmo narrativo es muy pausado porque lo que resalta es una serie de anécdotasque se inscriben en un conjunto de hechos repetidos. Los dos accidentes de Paco, susustitución por Azarías como secretario, la muerte de la segunda milana y el asesinatode Iván, sucesos que ocupan los libros quinto y sexto, se desarrollan en tres semanasaproximadamente. Es el tiempo que dura "la pasa de palomas", fechas en las que elseñorito se instala por dos semanas en el cortijo. Esos son los hechos memorables del"último año" de la vida en el cortijo, pero el libro también pretende hacer un recorridopor la vida de los personajes. y para ello muchas veces suele haber desordencronológico o retrocesos temporales, pues lo importante es acomodar el tiempo a lasvivencias y peripecias de los personajes. Es muy amplia la proporción de tiempo que sededica a Azarías y más reducido, pero no menos relevante, es el tiempo dedicado aPaco, el Bajo. En otros personajes, el tiempo se concentra en hechos puntuales, comoen la huida de la mujer de Pedro. En verdad, desde el punto de vista de la organización de la novela, destaca el usosubjetivo del tiempo: -La novela está estructura en tres partes: las dos primera presentan unaconfiguración episódica (vida rutinaria de los personajes) y la tercera presenta unaconfiguración dramática (relato de los sucesos más importantes en los dos últimoslibros o capítulos, donde sí se relata de manera lineal y siguiendo el orden lógico-temporal de los acontecimientos). -Se emplea la repetición y la variación de los sucesos. 11
  12. 12. -Es una novela de personaje y el autor no escatima recursos narrativos paracompletar el perfil humano de sus criaturas. Por ello, si procede, no le importa romperconscientemente la linealidad del relato, jugando con el tiempo al reiterar sucesos,hacer retrocesos temporales o contar anécdotas fugaces. Así ocurre en los cuatroprimeros capítulos, pues importa más el dibujo del personaje que los hechos queprotagoniza. Espacio: Si bien no se dice de modo exacto el lugar donde transcurre la novela, podemosdeterminar que no parece sobrepasar los límites de Castilla, región en la que sitúa lagran mayoría de sus narraciones. La razón estriba en el deseo de dibujar la realidad dellatifundio, profundizando en su organización social (amos y siervos). En la novela senombra varias veces el cortijo, espacio más característicos de otras regionesespañolas: Andalucía y Extremadura. Por ciertos topónimos, aunque algunos soninventados, y por la a detallada flora y fauna descritas profusamente en la novela, seha dicho que el lugar de la novela coincide con la del campo extremeño, cercano aPortugal. En cualquier caso, la novela responde a un claro concepto de realismo. Los dos cortijos que aparecen en la novela, el de La Jara (en el que sirve Azariasdurante muchos años de su vida) y el del Pilón (propiedad de la señora Marquesa,madre de Iván, y en el que se desarrolla gran parte de la acción), estánminuciosamente descritos, mediante un léxico de gran precisión y profusión dedetalles. El autor presta atención, selectivamente, a aquellos elementos quepermiten . expresar mejor la condición social de las personas o muestran los vínculosentre los hombres y la naturaleza. El cortijo de la madre del señorito Iván presenta doszonas claramente diferenciadas: un gran espacio natural y, dentro de él, una zona deviviendas. El primero se dedica a la agricultura, al pasto del ganado y,fundamentalmente, al gran escenario de la caza. La zona de viviendas es una zonacerrada, protegida por una tapia y un portón que debe abrir Régula; por esta razón hayque suponer que la vivienda de Paco se halla muy cercana a la entrada. Junto a la tapiahay unos arriates con geranios que abona Azarias. Cerca de la casa de Paco están losaseladeros (para las gallinas) y el tabuco para las milanas. También hay en el cortijouna corralada (espacio abierto) en la que se reúnen los sirvientes para celebras lallegada de la señora Marquesa y que está rodeada por las casas de pastores, gañanes,porqueros, guardas, apaleadores, etc. En el interior del cortijo se hallan los tres edificios principales: la Casa Grande,vivienda de los propietarios; la Casa de Arriba, en la que viven el encargado, donPedro, y su esposa, doña Purita; y una pequeña capilla en la que el obispo celebra lamisa de la Primera Comunión. La casa junto a la verja, que recibe este nombre porquelas veces de portería, casa en la que habita la familia de Paco, que está situada junto alportón principal del cortijo y que Régula debe abrir cada vez que llega un coche. Endefinitiva, el espacio tiene una gran importancia en la novela porque, aparte de ser un 12
  13. 13. elemento que dota de cohesión a los distintos episodios, y de transmitir una fuerteimpresión de realidad, revela la estructura jerárquica del latifundio. Por ejemplo, lasviviendas de los señoritos y del encargado del cortijo con- trastan vivamente con lasencillez de la vivienda de Paco, el Bajo; y más aún con la que tenia antes en la Raya,un chamizo blanco con emparrado y somero cobertizo". Por último, hay que resaltar que el paisaje tiene una gran importancia porqueexpresa una doble actitud del hombre ante la naturaleza: los inocentes se hallanintegrados en él, mientras que los señoritos lo degradas con sus abusos.2.7. Narrador La presentación gráfica de las voces del narrador y los personajes obligó aDelibes a resolver un problema técnico: tuvo que transcribir el habla de los personajesen estilo directo pero incorporándolo al discurso del narrador. Para distinguirgráficamente uno de otro determinó introducir un salto de línea en cada parlamentodirecto y un sangrado de la primera línea del mismo, manteniendo el discurso delnarrador al margen izquierdo. Todo ello afectaba a la puntuación: la de suprimir elpunto en el cuerpo textual de los libros y reservarlo para el cierre, sustituyéndolo porla coma y por el punto y coma. En la novela existe un narrador que está fuera de la acción (narrador testigo)pero demuestra una gran cercanía al mundo que narra y un conocimiento detalladodel marco en el que sitúa los hechos. Se presenta como un observador directo queposee una completa documentación. No es sólo un narrador omnisciente sino unnarrador testigo cuyos rasgos son: - utilización de la tercera persona narrativa - minuciosidad y detallismo - constante presencia de elementos valorativos Además el narrador no se limita a contar objetivamente los hechos, sino que sesitúa en una posición de simpatía (narrador acorde) que le hace identificarse con elpersonaje protagonista (humilde y desfavorecido), es decir, que se produce unaasunción por parte del narrador de los pensamientos y modos de hablar de algunosde sus personajes. La presencia del narrador acorde es perceptible en: - el título, - en que su simpatía hacia los desheredados exige la adopción del mismo registro con el que ellos se comunican. Por ello, el lenguaje adquiere el tono de oralidad constante. - En su lirismo, plasmación del mundo de los sentimientos. En último lugar también hay que señalar como punto de vista narrativo laparticular perspectiva de los personajes, expresando éstos con su propia lengua, suspropias voces, las vivencias en la realidad en la que se encuentran con el uso 13
  14. 14. particular y coloquial del lenguaje que realizan.2.8. Técnicas narrativas y estilo. Dentro de las técnicas narrativas y estilísticas del autor, analizaremos en concretotres: su uso particular del lenguaje, el modo en el que el narrador ofrece su relato allector (señalado anteriormente) y los usos literarios que manifiestan su estilo. Estostres recursos, básicamente se asientan en el uso del habla coloquial, contagiado alnarrador, y en un empleo acertado del diálogo como técnica narrativa y a los queademás, en el caso de Delibes, hay que añadir: - el empleo singular de los signos de puntuación (mencionado en el apartado de narrador), puesto que solo aparece un punto al final de cada libro. No utiliza nunca las reglas convencionales ortográficas, es decir, no utiliza nunca una entrada con guión, ni utiliza comillas y tampoco siempre transcribe indirectamente mediante fórmula de verbos dicendi (dijo, respondió…) - la mezcla del estilo indirecto libre con el directo libre. Hay fragmentos que no son “directo” porque el texto carece de las marcas ortográficas adecuadas; tampoco es puramente “indirecto” porque carece de la conjunción introductora que. Tampoco puede considerarse totalmente “indirecto libre” porque presenta verbos en dicendi que fijan las intervenciones; pero en determinadas intervenciones dialogadas, los personajes introducen sus palabras mediante la postración de una acción que es llevada a cabo por el personaje a quine se concede la palabra sin más mediación que la simple yuxtaposición del diálogo: […] ¿otra vez por aquí? […] y tantas veces le preguntaban, y el Azarías ¿Qué tiempo te tienes tú, Azarías? ¿Y los muchachos? otras tantas respondía, y ella, cabalmente un año más que el se- en la escuela están, […] ñorito […] El uso libre de los dos estilos contribuye a la identificación delnarrador/personaje citada antes, que actuará así de modo directo como testigo de ladenuncia social, objeto último de la novela. El éxito y la efectividad de la denuncia social radica, por una parte, en la decisiónde adoptar un punto de vista omnisciente en tercera persona para la formalización delrelato, y, a su vez, el desdoblamiento en dos subnarradores, subjetivo y objetivo, a losque hay que añadir la voz directa de los personajes. Por otra, en la búsqueda de loliterario a partir del empleo de registros orales y coloquiales, lo que sitúa en un mismoplano y uniformiza las diferentes voces de los narradores en un estilo único. 14
  15. 15. Usos literarios: Aunque en la obra predomina el lenguaje de base oral (de carácter rural), ennumerosos fragmentos de la novela el autor utiliza la lengua culta, elaborando eldiscurso y dando un tratamiento literario al lenguaje. • La utilización de una variadísima gama de verbos para introducir el diálogo, señalando sutiles matices: Musitar, dar el parte, plañir, añadir, avenirse, desbarrar, exultar, apelar, abrir la boca, balbucir, terciar, asentir, lamentarse, murmurar, escupir, reconvenir, porfiar, afelpar la voz, sentenciar, mascar palabras, rezongar, refunfuñar, suspirar, dispararse, falfullar, apremiar, echar pestes por la boca, bramar, desahogarse, ratificar, puntualizar, entreabrir los labios, gritar, chillar, sollozar, mascullar, etc. • La gran elaboración que presentan ciertos fragmentos, presidida por la intención de precisión y claridad. La precisión, sobre todo, es uno de los aspectos que Delibes más aprecia en sus textos. El siguiente párrafo es una muy buena muestra de ese afán de precisión: “... pero el Azarías ya había tomado entre sus brazos a la criatura y, mascullando palabras ininteligibles, se sentó en el taburete, afianzó la cabecita de la niña en su axila y agarrando la grajilla con la mano izquierda y el dedo índice de la Niña Chica con la derecha, lo fue aproximando lentamente al entrecejo del animal, y una vez que le rozó, apartó el dedo de repente, rió, oprimió a la niña contra sí y dijo suavemente, con voz acentuadamente nasal…” • La presencia de fragmentos descriptivos, intercalados en el curso de un episodio narrativo. Las descripciones van unidas, con mucha frecuencia, al paisaje, pintado a menudo siguiendo un criterio realista: “... y con los años, se le iba tomando ley a la Raya de lo de Abendújar, y al chamizo blanco con el emparrado, y al somero cobertizo, y al pozo, y al gigantesco alcornoque sombreándolo, y al rebaño de canchos grises desparramados por las primeras estribaciones, y al arroyo de aguas tibias con los galápagos emperezados en las orillas...” • Son también muy numerosos los fragmentos en que el autor utiliza la descripción para retratar a los personajes, tanto de su físico como de su conducta. El retrato más completo y representativo quizás sea éste de la Niña Chica: “... y ante su insistencia, la Régula se incorporó y regresó con la Charito, cuyo cuerpo no abultaba lo que una liebre y cuyas piernecitas se doblaban como las de una muñeca de trapo, como si estuvieran deshuesadas, pero el Azarías [...] sujetó delicadamente su cabecita desarticulada contra su brazo fornido...” • La forma externa del texto: un poema en versículos: La ausencia de los signos que señalan la pausa larga (punto y seguido, punto y aparte, dos puntos) produce en el lector la sensación de que, como pretendió Miguel Delibes, está 15
  16. 16. ante un largo poema en versículos, en el que las formas de expresión – narración, diálogo, descripción- parecen distribuirse con un ritmo ordenado, cadencioso, sobrio. • El estribillo: La repetición de la frase “milana bonita”, condensación de toda la ternura que destila lo narrado, aparece como un estribillo que convierte al resto de la narración en una glosa para explicar su contenido lírico. Estilo: Desde el punto de vista de la historia narrada, del tratamiento argumental y dela exposición social y existencial, la obra discurre por unas vías muy normales y nogenera ningún tipo de confusión, consignándose como una novela de corte tradicional.La complejidad radica en la disposición formal de la superficie. Combina perfectamente la oralidad de los personajes y el uso literario de lalengua en un discurso continuo sin las pausas de los puntos ortográficos, salvo lasexistentes al final de cada uno de los capítulos. El autor, motivado por razones de tipoestilístico, evita el punto en toda la obra, permitiendo solo cinco puntos y aparte comodelimitadores de los bloques narrativos y un punto final conclusivo. Lejos de laexigencia ortográfica será solo una imposición lógico-estructural la que determine laexcepción de la puntuación. Esta licencia o ejercicio experimental se justifica en todomomento por la inercia del relato, progresiva y lineal. El narrador renuncia a la objetividad para colocarse en una posición cercana a lospersonajes inocentes. Su compasión por los desheredados hace que el libro adopte untono lírico. Todos los elementos se subordinan al ritmo de la compasión, de formagradual, pero intensa, lo que justifica que la novela tenga la forma de un largo poemaen versículos. Suprimió los puntos porque al adoptar la forma de poema, “el punto queen medio de la narración da cadencia y ritmo me parecía que esta vez iba a romper elritmo que yo perseguía”. 16

×