Trabajo

541 views
421 views

Published on

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
541
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Trabajo

  1. 1. Trabajo: “Un viejo que leía novelas de amor” Nombre: Bairon Jelvez Muñoz Sector : Lenguaje
  2. 2. Narrador <ul><li>Narrador en Tercera Persona </li></ul>Cita Textual : ``El cielo era una inflada panza de burro colgando amenazante a escasos palmos de las cabezas ´´
  3. 3. Personajes <ul><li>Rubicundo Loachamin: era un dentista que iba dos veces al año a El Idilio, a arreglar la dentadura de los indígenas, es un hombre que odiaba al Gobierno, tenia un trato muy poco amable con sus pacientes. Era el único amigo de José Bolívar Proaño, el era el que le traía los libros cada vez que podía. </li></ul><ul><li>Alcalde: era un hombre gordo, que le decían “Babosa”, porque desde que había llegado al pueblo no paraba de sudar. Todo el pueblo lo odiaba porque desde que había llegado no hacia otra cosa mas que cobrar impuestos, y vender permisos de pesca y caza. </li></ul><ul><li>Antonio José Bolívar Proaño: era un viejo, que sabia leer, pero no escribir, estaba casado con Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo. Luego los dos deciden irse a vivir a El Idilio, como colonos, ya que les ofrecían tierras para poder trabajarlas. Allí conocen a Los Shuar, un grupo indígena que a lo largo del tiempo le enseñaría, los secretos de la selva, y como se vivía allí. Al segundo año, la mujer muere a consecuencia de una fiebre muy alta, y a la malaria que había en el lugar. Mas tarde Antonio José Bolívar Proaño, fue expulsado de Los Shuar, por un hecho penoso que había pasado con uno de ellos. Debido a la soledad que sufría, se dedica a leer novelas de amor, hasta aprendérselas de memoria. Era un viejo solitario, que amaba las novelas de amor, pero a la vez valiente por animarse a vivir solo en la selva. </li></ul><ul><li>Los Shuar: eran la Tribu indígena de la selva, eran excelentes cazadores, tomaban aguardiente, y fumaban cigarrillos de hoja dura. Conocían todos los secretos de la selva, no eran agresivos con la gente. Y solo mataban a los animales para alimentarse. </li></ul>
  4. 4. Espacio Físico <ul><li>Espacio Físico : El desarrollo de esta historia se produjo en El Idilio, que era un pueblo pequeño habitado por una veintena de casas, al final del pueblo se destacaba una casa con un rotulo amarillo que decía alcaldía allí era donde habitaba el alcalde. Por enfrente del pueblo pasaba un río llamado Nagaritza. Otra parte de la historia también se produjo en la selva, en la cual habitaban muchos animales salvajes, y tenia grandes secretos. </li></ul>
  5. 5. Sintesis <ul><li>`` Un viejo que leia novelas de amor ´´ presenta la historia de la familia de una casa de campo, que sufre la &quot;muerte&quot; de Angélica, la hija de la dueña de casa, quien supuestamente ha muerto ahogada al caer en el remanso del río, sólo tres días después del casamiento con Martín, el hombre de la casa. La tristeza inunda el hogar a partir de este suceso, pues la madre, hundida en su dolor y en la imposibilidad de tener un lugar en la tierra donde llorar a su hija, prohíbe a los demás niños acercarse al río, salir y hasta hablar en voz fuerte. Luego de cuatro años, se produce la llegada de una Peregrina a la casa, quien pide lugar para reposar y recuperar fuerzas. Los niños quedan atrapados con ella, mientras que Martín, desafiando al mal tiempo imperante esa noche, parte a la feria de ganado montando un salvaje potro. La Peregrina juega con los niños, se cansa y se queda dormida, no sin antes pedirle a los niños que la despieten antes de las nueve. El abuelo, mientras tanto, sospecha de ella, cree que ya la conoce. Cuando cae en la cuenta de que la Peregrina es la Muerte, la despierta desesperado, cuando las nueve ya han pasado de largo, por lo cual no puede cumplir su misión: llevarse a Martín. Este regresa al poco tiempo de haber partido, trayendo consigo en brazos a una muchacha que vio caer al río. A partir de este momento, Adela, la muchacha, comienza a ocupar lentamente el lugar de Angélica en la casa, mientras que la Peregrina, en un diálogo emotivo con el abuelo, anuncia que volverá después de que hayan pasado siete lunas. Finalmente, Adela ocupa también el lugar del corazón de Martín, quien le confiesa la verdad, su verdad. Angélica no está muerta, ha huído persiguiendo a un hombre, pero él lo ha callado respetando su memoria. Es la noche de San Juan y la Peregrina regresa, pues tiene alguien a quien buscar. Ese alguien es Angélica, que retorna, vejada como ser humano, perdida en sus actos, a buscar un poco de paz en su casa, con su familia. La Peregrina, persuasivamente, la convence de que ya nada tiene que hacer allí, que su lugar ya está ocupado. Se lleva entonces a Angélica hasta el río, y la obra concluye cuando traen su cadáver, limpio, puro, ante su madre, quien se arrodilla ante ella al grito de milagro </li></ul><ul><li>La historia que relata el autor, es realista , nos muestra lo difícil de la vida en la selva, y nos enseña que a pesar de algunos desencuentros, al momento de defender la verdad, es lo primero que valoramos, tal como lo hizo el viejo con los Shuar. </li></ul>
  6. 6. Bibliografía <ul><li>Bibliografía: </li></ul><ul><li>“Un viejo que leía Novelas de Amor” de Luis Sepúlveda - 1992 </li></ul><ul><li>Diccionario Ilustrado Larousse 2002 </li></ul><ul><li>Diccionario de Sinónimos y Antónimos - Editorial Océano - 1990 </li></ul><ul><li>Enciclopedia Encarta 2001 </li></ul>
  7. 7. Tiempo <ul><li>Tiempo : Esta obra se desarrolla en el Siglo XX </li></ul>
  8. 8. Introducción <ul><li>En el Siguiente informe de lectura se dará a conocer como un hombre que es muy pobre pero a su vez tiene algo deseado por muchos, la libertad, pero no esa falsa libertad que tenemos nosotros, en donde tenemos que seguir reglas obedecer y trabajar, sino vivir sin preocupaciones, reglas ni exigencias, o sea vivir en la selva, lejos de los ruidos de autos, la contaminación etc. Por lo menos así vivió Antonio José Bolívar Proaño durante su amistad con los shuar </li></ul>
  9. 9. Trama <ul><li>Antonio José Bolívar Proaño, después de ser expulsado por los Shuar, de los cuales aprende muchísimas cosas sobre como vivir en la selva, se queda viviendo en el Idilio, zona poco poblada de la selva, en donde esperaba ansiosamente poder leer novelas de amor y de las mas tristes. Cuando el alcalde y los shuar encuentran un cazador muerto que provenía del río, el alcalde opina que los shuar lo mataron pero Antonio José Bolívar tras una fundamentada opinión convence a todos los presentes que había sido muerto por una tigrilla puesto que el cazador traía en su bolso pieles de los cachorros de la madre y esta por supuesto estaba enfurecida y comenzaría a matar a todos los hombres que se encontrara. </li></ul>
  10. 10. Desenlace <ul><li>Se organiza un grupo de búsqueda dispuesto a matar e esa tigrilla. El alcalde es muy torpe y comete errores muy graves que le podrían costar la muerte. Siguen internándose cada vez mas en la selva hasta que oscurece y deciden acampar en un lugar, al sentir un ruido el alcalde prende se linterna y despierta a los cientos de monos que dormían en la copas de los árboles que responden bañándolos en excremento, se van rápidamente gracias a la lluvia se limpian un poco la cabeza por que si no se la estarían devorando los mosquitos y continúan la búsqueda. Al final el alcalde cansado humillado, por su ignorancia, decide que le pagaría una buena cantidad de dinero a Antonio José Bolívar Proaño por quedarse y matar a esa tigrilla, el acepta por que cree que es capaz, corre hacia un campamento de los cazadores y se enfrenta nuevamente con la tigrilla pero esta vez no atacaba solo movía su cola, Antonio José Bolívar Proaño se percato de que había un tigrillo bastante mal herido y lo acaricia se compadece y le da dos tiros los cuales le quitan la vida inmediatamente, que eran lo que buscaba la tigrilla. Se queda bajo una de esas canoas mal construidas por los cazadores pensando mas asustado que de costumbre, el miedo se empieza a apoderar de el hasta una garra casi lo alcanza, se corre hacia el otro extremo y dispara hacia la garra, su disparo es certero ve a la tigrilla lamiéndose la pata ensangrentada pero siente un dolor en su pie, no calculo bien y vario de los perdigones disparados se encuentran en su pie, ahora están en las mismas condiciones. La escucho alejarse y levanto un poco la canoa para poder disparar y ahí estaba la hembra en posición de ataque, espero hasta que saltara y en su punto máximo de altura disparo perforando el abdomen de la tigrilla, al verla tirada en el piso aprecio su gran belleza color y tamaño y sintió un odio inmensamente grande por las estupideces hechas por los cazadores. </li></ul>
  11. 11. Autor <ul><li>Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile, en 1949. Era muy joven cuando decidió ser viajero como quien decide ser oficinista: de Punta Arenas a Oslo, de Barcelona a Quito, de la selva amazónica al desierto de los saharauis, de las celdas de Pinochet al barco de Greenpeace, recorrió casi todos los territorios posibles de la geografía y las utopías. </li></ul><ul><li>Y, mientras viajaba, escribía. Publicó el primero de sus 11 libros a los veinte años. Ha recibido entre otros, el Premio Gabriela Mistral de poesía 1976 y el Premio Rómulo Gallegos de novela 1978. </li></ul><ul><li>Y, después de “Un viejo que leía novelas de amor”, Premio Tigre Juan (Oviedo, 1989), traducida a 14 lenguas, merecedora de varios otros premios internacionales, convertida en best-seller y vendidos sus derechos para el cine a Jean-Jacques Annaud, nadie puede ignorar ya a este autor. </li></ul><ul><li>Cuando el Luis fue exiliado viajó por toda América del sur, y después se fue a Europa, donde reside en la actualidad. </li></ul><ul><li>Luis Sepúlveda es un trotamundo Impertinente y eso lo impulsa a desdeñar la famosa aldea global que tanto se habla. Él piensa que estamos a años luz de la aldea global puesto que en zonas como África y América subsisten etnias, tribus, conglomerados de personas que no saben de ellas, que viven subalimentados y subculturizados. Entonces, hablar de aldea global es un engaño. La aldea global existe solo en la informática y es un cuento de intereses, IBM incluida. </li></ul>

×