Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Evaluacion metodologica de la pregunta etnico racial del censo 2011 de costa rica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Evaluacion metodologica de la pregunta etnico racial del censo 2011 de costa rica

  • 64 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
64
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. PROYECTO REGIO AL “POBLACIÓ AFRODESCE DIE TE DE AMÉRICA LATI A II” Evaluación metodológica de la pregunta étnico racial del censo 2011 de Costa Rica étnico-racial Consultor encargado: Luis Ángel López Ruiz Colaboradores: Msc. Lourdes Isabel Patiño Lic. Ricardo Vargas Amador Un documento del proyecto regional “Población afrodescendiente de América Latina II”
  • 2. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Todos los derechos reservados Ninguna parte de este documento podrá reproducirse, almacenarse en un sistema de búsqueda ni transmitirse por ningún medio, ya sea electrónico, mecánico, fotocopiado, grabado u otro sin la autorización previa del proyecto regional “Población afrodescendiente de América Latina II” del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Revisión y edición Dra. Silvia B. García Savino Coordinadora proyecto regional “Población afrodescendiente de América Latina II El uso de un lenguaje que no discrimine ni marque diferencias entre hombres y mujeres es una de las preocupaciones de nuestra organización. En tal sentido y con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supondría utilizar en castellano las desinencias “o” y “a” para marcar la existencia de ambos sexos, hemos optado por utilizar el clásico masculino genérico, en el entendido de que todas las menciones en tal género representan siempre a todos/as, hombres y mujeres, abarcando claramente ambos sexos. Los análisis y las recomendaciones que figuran en esta publicación no reflejan necesariamente las opiniones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este es un documento del proyecto regional “Población afrodescendiente de América Latina II” Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Centro Regional para América Latina y el Caribe Casa de las Naciones Unidas Ciudad del Saber, Edificio 128 Apartado 0816-1914 Panamá, República de Panamá Central telefónica: (507) 302-4500 Fax: (507) 302-4551 2
  • 3. Contenido 1. Resumen 2. Introducción 3. La visibilización de los grupos etnoraciales a través de los censos: la experiencia latinoamericana 3.1. Elementos conceptuales asociados con la identificación de los grupos etnoraciales 3.2. Criterios y recomendaciones internacionales para captar la diversidad etnoracial en los censos de población 3.3. Comparación de las definiciones operativas del concepto en los censos latinoamericanos 4. Antecedentes para el caso costarricense 4.1. El contexto histórico de los distintos grupos etnoraciales 4.2. La evolución de los criterios de clasificación en los censos de población 5. Sistematización del proceso censal 2011 en función de la pregunta etnoracial 5.1. La etapa pre-censal: el proceso de planeación y diseño de la pregunta etnoracial en el censo 2011 5.1.1. El proceso de consulta a los usuarios y actores sociales vinculados a la temática 5.1.2. Resultados de las pruebas piloto 5.1.3. El diseño de la boleta censal y la organización del empadronamiento 5.2. La etapa censal: ejecución del empadronamiento 5.2.1. El desarrollo de la campaña de información 5.2.2. Proceso de capacitación de las personas censistas 3
  • 4. 5.2.3. La aplicación de la pregunta durante el trabajo de campo 5.3. La etapa post-censal evaluación de los resultados 5.3.1. Procesamiento de la información: captura y limpieza de los datos 5.3.2. Evaluación de los datos por parte del INEC 5.3.4. Estrategia para la divulgación de los productos censales 6. Evaluación de la estrategia de consulta a usuarios y de los resultados del proceso censal 2011 asociados con la pregunta etnoracial 6.1. Evaluación por parte de los usuarios acerca del proceso desarrollado y los resultados obtenidos 6.2. Análisis de la pregunta y respuestas posibles en función de las recomendaciones internacionales y la experiencia regional 6.3. Comparabilidad de los resultados entre los censos de 2000 y 2011 y perfil sociodemográfico de los grupos etnoraciales 6.3.1. Tamaño y estructura por edad y sexo 6.3.2. Distribución territorial de la población 6.3.3. Lugar de nacimiento 6.3.4. Nivel de escolaridad 6.3.5. Perfil laboral 6.3.6. Características de las viviendas 6.3.7. Tamaño y composición de los hogares 6.5. Posibles sesgos y limitaciones de los resultados 6.6. Posibilidades de análisis para el diseño de políticas públicas e investigación científica 7. Conclusiones y recomendaciones 8. Bibliografía 9. Anexos 4
  • 5. LISTA DE SIGLAS AES Áreas de empadronamiento CCP Centro Centroamericano de Población CEA-CEPAL Conferencia Estadística de las Américas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CELADE Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía CEPAL Comisión Económica para América Latina CIPD Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo del Cairo CMA Centro de Mujeres Afrocostarricenses INAMU Instituto Nacional de Mujeres INEC Instituto Nacional de Estadística y Censos INIE Instituto de Investigación Educativa MEP Ministerio de Educación Pública OIT Organización Internacional del Trabajo PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo de Costa Rica SNU Sistema de Naciones Unidas UCR Universidad de Costa Rica UDPA Unidad de diseño, procesamiento y análisis del INEC UGM Unidad Geoestadística Mínima UNFPA Fondo de Población de las Naciones Unidas UNICEF Fondo de Naciones Unidas para la Infancia UNIFEM Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer UTSI Unidad Técnica de Sistemas de Información 5
  • 6. 1. Resumen Este documento contiene el informe final de la consultoría financiada por el proyecto regional “Población Afrodescendiente de América Latina II” denominada: “Evaluación metodológica de la pregunta étnica-racial del Censo 2011 de Costa Rica”; y cuyo objetivo consiste en: “Evaluar metodológicamente la pregunta étnico-racial del Censo 2011 de Costa Rica, las respuestas posibles según la boleta censal, y su comparabilidad con los datos obtenidos del censo realizado en el año 2000”. Entre las conclusiones más relevantes destaca que los datos de un censo y de otro no son comparables en relación con la población afrodescendiente, en el sentido que refieren a dos poblaciones distintas vistas desde el punto de vista de su composición. Asimismo, el censo aumentó considerablemente su capacidad para registrar el tamaño de la población afrodescendiente y sus patrones de distribución territorial, lo que posibilita una mayor utilidad de los datos en el diseño de políticas focalizadas. Sin embargo, deben continuarse los esfuerzos para sensibilizar a todas las personas involucradas en el proceso censal acerca de los obstáculos que imponen los prejuicios sociales al momento de empadronar y visibilizar estadísticamente a esta población. 2. Introducción Durante los últimos años, ha crecido el interés por la inclusión del enfoque étnico en los censos de población latinoamericanos. Ese interés surge en el contexto de nuevos escenarios sociopolíticos, caracterizados por un mayor reconocimiento de la diversidad cultural otorgado tanto por los Estados como por los organismos internacionales, así como por un fortalecimiento de las reivindicaciones provenientes de los movimientos indígenas y afrodescendientes, los que han logrado posicionar sus demandas en las agendas nacionales e internacionales. Esta situación constituye un reto de grandes dimensiones para los sistemas estadísticos nacionales, cuyo objetivo principal consiste en brindar información confiable y oportuna que sirva de base para la implementación de programas y políticas tendientes a cerrar las brechas de equidad entre las distintas poblaciones. En el marco de estos acontecimientos, el Instituto de Estadística y Censos de Costa Rica (INEC) ha venido desarrollando esfuerzos sistemáticos de articulación entre distintos sectores pertenecientes tanto al ámbito público como a las organizaciones civiles, con el 6
  • 7. propósito de crear mecanismos de consulta más inclusivos a lo largo de las distintas etapas que conforman la planeación, la ejecución, la evaluación y la difusión de los censos nacionales. Sin embargo, la heterogeneidad cultural que caracteriza a los distintos países de la región, unida a las dificultades de clasificación, conceptualización y operacionalización de conceptos tales como los de “raza” o “etnicidad”, hace de este tema un asunto complejo y delicado. De allí el objetivo de esta consultoría. 3. La visibilización de los grupos etnoraciales a través de los censos: la experiencia latinoamericana 3.1. Elementos conceptuales asociados con la identificación de los grupos etnoraciales La identificación de grupos humanos basada en características fenotípicas ha sido la constante a lo largo de la historia; la categorización de individuos según el grado de pigmentación de su piel y las características morfológicas de su estructura anatómica ha sido la base de lo que se ha llamado “identificación de ´grupos etnoraciales´”. A partir de la segunda mitad del siglo XIX y con el auge del evolucionismo darwinista, el interés en clasificar los distintos grupos humanos se volvió práctica común en distintos países de occidente donde se dio un desarrollo enfatizado en el área de la osteología y de las técnicas craneométricas. Con esto se pasaba al siguiente paso de la tendencia a diferenciar a los distintos grupos humanos por rangos de pigmentación y características morfológicas: la diferenciación por características antropométricas. Es entonces cuando se empieza a hablar de “distintas razas humanas” entendidas como la “raza negra”, la “raza blanca” y la “raza amarilla”, que luego llegaron a denominarse de manera menos clasista pero siempre de manera inexacta como “negroides”, “caucasoides” y “mongoloides”. A partir de la década de 1940 y producto del avance de los estudios biológicos se empezó a discutir en círculos académicos la pertinencia del uso del término “raza”. Las ciencias sociales, en su afán de omitir el uso de términos y definiciones discriminatorias y basándose más en elementos socioculturales y lingüísticos, pasaron a emplear el término “etnia” en vez del término “raza”. En un sentido amplio, “etnia” puede entenderse como “la identificación histórica con determinada comunidad cultural, la cual es consciente de su identidad” (Bozzoli et al., 1998, p. 107). Puede afirmarse que 7
  • 8. esta identificación histórica trasciende el espacio geográfico, aunque se privilegie el origen de la etnia desde determinado “territorio ancestral”; está basada más en características culturales compartidas por sus miembros –y no por características fenotípicas- y se promueve fuera de la comunidad por mecanismos de “identificación” cultural, por ejemplo, el lenguaje. La autoidentificación étnica y cultural en sociedades multiculturales depende en gran medida del sentido de pertenencia y aceptación que tengan las personas miembros del grupo con respecto a sus orígenes étnicos. En muchos casos, la “autonegación” del origen proviene del ocultamiento y el menosprecio que determinados grupos e ideologías manifiestan por sociedades y culturas milenarias en un momento histórico determinado. 3.2. Criterios y recomendaciones internacionales para captar la diversidad etnoracial en los censos de población Durante las dos últimas décadas, los estados latinoamericanos han venido ratificando una serie de acuerdos internacionales con miras al reconocimiento de los derechos de las poblaciones indígenas y afrodescendientes. Las directrices generales estipuladas en esos acuerdos brindan un marco de referencia que sirve de base para el tratamiento del tema de la población afrodescendiente en los censos de población. Entre los distintos instrumentos jurídicos internacionales promulgados para fomentar el avance del reconocimiento y la protección de los grupos étnicos destaca el “Convenio Nº 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Dependientes” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) elaborado en 1989, en cuyo texto se instruye a considerar la conciencia de la identidad indígena o tribal como el criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplicarán las disposiciones emanadas del mismo (Organización Internacional del Trabajo, 2007). Otros instrumentos, como la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas” (Naciones Unidas, 2008) y la “Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de El Cairo” (Naciones Unidas, 1995), convergen en señalar el factor identitario como clave a la hora de reconocer la pertenencia a los distintos pueblos étnicos. Aunque ya desde la Conferencia de El Cairo se apela a la necesidad de reunir datos sobre las características demográficas de los grupos indígenas para atender las 8
  • 9. necesidades de atención primaria y salud reproductiva, es en la “Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia” (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2002), realizada el año 2001 en Durban, Sudáfrica, donde se insta a los países a realizar esfuerzos para visibilizar estadísticamente a las poblaciones étnicas. En su artículo 92 se establece literalmente: “92. Insta a los Estados a que recojan, recopilen, analicen, difundan y publiquen datos estadísticos fidedignos a nivel nacional y local y a que tomen todas las demás medidas conexas necesarias para evaluar periódicamente la situación de los individuos y los grupos que son víctimas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia: a) Esos datos estadísticos deberían estar desglosados de conformidad con la legislación nacional; toda esta información se recogerá, según proceda, con el consentimiento explícito de las víctimas, teniendo en cuenta la forma en que se definan a sí mismos y de conformidad con las normas relativas a los derechos humanos y las libertades fundamentales, como las disposiciones sobre protección de datos y las garantías de la intimidad; esta información no deberá utilizarse indebidamente; b) Los datos estadísticos y la información deberían reunirse con el objetivo de vigilar la situación de los grupos marginados, y el desarrollo y la evaluación de la legislación, las políticas, las prácticas y otras medidas encaminadas a prevenir y combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, así como con el fin de determinar si algunas medidas tienen un impacto involuntario desigual sobre las víctimas; con ese fin, recomienda la elaboración de estrategias voluntarias, consensuales y participatorias en el proceso de reunión, elaboración y utilización de la información; c) La información debería tener en cuenta los indicadores económicos y sociales tales como, cuando resulte apropiado, la salud y la situación de salud, la mortalidad infantil y materna, la esperanza de vida, la tasa de 9
  • 10. alfabetización, la educación, el empleo, la vivienda, la propiedad de la tierra, los servicios de salud mental y física, el agua, el saneamiento, la energía y los servicios de comunicaciones, la pobreza y el ingreso disponible medio, a fin de elaborar políticas de desarrollo social y económico con miras a reducir las disparidades existentes en las condiciones sociales y económicas”(Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 2002, p. 60) . En el nivel regional, diversos organismos como CELADE (Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía) en CEPAL (Comisión Económica para América Latina) y UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas) han acompañado este proceso al brindar tanto una plataforma de debate internacional acerca de metodologías y conceptos, como servicios de asesoría técnica a los institutos de estadística de los distintos países. De esta forma, se desarrollaron diversos encuentros internacionales relacionados con la visibilización estadística de los pueblos indígenas y afrodescendientes tales como: el seminario internacional “Todos contamos: Los grupos étnicos en los censos” en 2000 en Colombia; el II Encuentro Internacional “Todos Contamos: Los Censos y la Inclusión Social” realizado en 2002 en Lima; el seminario internacional sobre “Pueblos Indígenas y afrodescendientes de América Latina y El Caribe: relevancia y pertinencia de la información sociodemográfica para políticas y programas” en 2005 llevado a cabo en Santiago de Chile; el seminario taller “Censos 2010 y la inclusión del enfoque étnico: hacia una construcción participativa con pueblos indígenas y afrodescendientes de América Latina”, realizado en Santiago de Chile y el más reciente, en agosto de 2011; el seminario internacional “Censos 2010 y Pueblos Indígenas en América Latina”, llevado a cabo en Cartagena. Entre las recomendaciones más generales construidas a partir de estos eventos se destacan: • “Mantener (o incluir) la pregunta de autoreconocimiento que es consistente con el enfoque de derechos y, en particular, con el derecho a la autodeterminación. 10
  • 11. • Que las categorías de respuesta se orienten más hacia el reconocimiento de la identidad étnica de las personas como pertenecientes a un pueblo que como una descripción de sus rasgos físicos. • Que la pregunta se aplique a toda la población. • Que la pregunta sea lo más neutra posible y no contenga cláusulas restrictivas. • Que se ofrezcan categorías de respuestas que identifiquen a los distintos grupos étnicos según la forma habitual de denominación en el país. • Que se identifiquen los distintos pueblos o comunidades particulares con características específicas que conforman los grupos étnicos. • Que, de ser posible, se incorporen preguntas adicionales (ancestros, idioma, territorio) para proveer mayores elementos para las políticas públicas y las propias comunidades y pueblos. • Que se institucionalice la participación de los pueblos en asuntos que tienen que ver con el diseño de las preguntas, la recopilación y análisis de los datos que les competen.” (Del Popolo et al., 2009, p. 79) En un nivel más específico, considerando los principales instrumentos internacionales al respecto, así como la experiencia censal de las últimas décadas, pueden identificarse las siguientes partes constitutivas de la dimensión étnica y afrodescendiente (Rangel y Del Popolo, 2010; Schkolnik, 2009). a. Autoreconocimiento de la identidad: Se refiere al derecho de autoidentificarse como miembro de un determinado pueblo. Constituye una derivación del enfoque de derechos, a raíz de lo cual se le atribuye actualmente preminencia sobre el resto de dimensiones. b. Origen común: Alude a la descendencia de ancestros comunes, e incluye, entre otros factores, “la memoria social y colectiva de los pueblos, la relación con su historia y la vigencia del pasado como una recreación y actualización permanente” (Schkolnik, 2009, p. 67). Sus dificultades de operacionalización a 11
  • 12. través de la metodología censal, han contribuido a que esta sea la dimensión más descuidada. c. Territorialidad: Se encuentra ligada a la herencia ancestral y la memoria colectiva de los pueblos en función de la ocupación de tierras ancestrales y el “ejercicio de la territorialidad definida a partir de la cosmovisión del pueblo” (Schkolnik, 2009, p. 67). d. Dimensión lingüístico-cultural: Asociada con el apego a la cultura de origen, la organización social y política, el idioma, la cosmovisión, los conocimientos y el modo de vida. En la práctica, actualmente se acepta que la dimensión de autoreconocimiento es el criterio adecuado para evaluar la magnitud de los pueblos indígenas. Las otras dimensiones permitirían más bien vislumbrar aspectos tales como “la heterogeneidad interna, los alcances del proceso de asimilación y las brechas que separan a los que se identifican como indígenas o afrodescendientes” (Schkolnik, 2009, p. 71). 3.3. Comparación de las definiciones operativas del concepto en los censos latinoamericanos El cuadro 3.1 muestra los criterios de clasificación de la población afrodescendiente en las boletas censales, durante las rondas censales de la década del 2000. Pueden apreciarse el predominio del autoreconocimiento de la identidad como criterio principal. Cuando los pueblos indígenas y afrodescendientes eran considerados como “objetos” de política, los criterios de clasificación eran de naturaleza indirecta, es decir, a partir de signos y rasgos externos, tales como el idioma o la vestimenta. En la medida en que las organizaciones y movimientos indígenas y afrodescendientes se han ido fortaleciendo como actores políticos, también parece haber aumentado el consenso entre los países acerca de que lo más adecuado es la utilización del criterio de autoidentificación, lo cual coincide con el reconocimiento de estos pueblos como sujetos de derecho (CEPAL, 2007; Del Popolo, 2008; Schkolnik, 2009). Para el caso de los afrodescendientes: “la experiencia censal muestra que se ha privilegiado la dimensión racial, como categoría fenotípica percibida; no obstante, en la medida en que grupos raciales adoptan una identidad étnica y la reivindican colectivamente, es posible remitirse a las dimensiones 12
  • 13. previamente propuestas, como marco de referencia para la construcción de mediciones más comprehensivas de la identidad étnica, en particular, de la afrodescendiente.” (Del Popolo, 2008, p. 16) A pesar de que la mayoría de países emplea el criterio de autoidentificación (salvo el caso de Paraguay), existen importantes diferencias relacionadas con la redacción de las preguntas y las categorías utilizadas, y que no hacen sino poner en evidencia la enorme complejidad de incluir el tema étnico en las fuentes de datos. De hecho, aún no está claro si sea posible (o incluso recomendable), proponer una pregunta estandarizada para todos los países del continente. Esto obedece no solo a los niveles de heterogeneidad cultural de la región, sino también a aspectos relacionados con la ampliación de la participación de los propios involucrados en el proceso de diseño y prueba de marcos conceptuales y definiciones operacionales (Del Popolo, 2008; Schkolnik, 2009). Cuadro 3.1. Tratamiento de la dimensión étnica-racial en las rondas censales de los años 2000 y 2010, según pregunta, categorías, criterios de clasificación y tipo de censo País Argentina Bolivia Año Pregunta 2010 ¿Ud. o alguna persona de este hogar es afrodescendiente o tiene antepasados de origen afrodescendiente o africano (padre, madre, abuelos/as, bisabuelos/as)? 2012 Como boliviana o boliviano ¿pertenece a alguna nación o pueblo indígena originario campesino o afro boliviano? Si. ¿A cuál? No pertenece No soy boliviana o boliviano Categorías Criterio de Clasificación Tipo de Censo Si No Ignorado Autoidentificación De hecho Afroboliviano Araona Aymara, Ayoreo, Baure, Canichana, Cavineño, Cayubaba, Chácobo, Chipaya, Chiquitano, Esse Ejja, Guaraní, Guarasugwe, Guarayo, Itonama, Joaquiniano, Kallawaya, Leco, Machinerí, Maropa, Mojeño, Moré, Mosetén, Movima, Murato, Pacahuara, Quechua, Sirionó, Tacana, Tapiete, Tsimane/Chiman, Urus, Weenayek, Autoidentificación De hecho 13
  • 14. País Año Pregunta Categorías 2000 Brasil Su color o raza es: 2010 2005 2000 Colombia ¿De acuerdo con su cultura, pueblo o rasgos físicos,…es o se reconoce como?: ¿Pertenece_______ a la cultura...? Costa Rica 2011 ¿(Nombre) considera…? se 2001 ¿Cómo se considera...? Ecuador 2010 ¿Cómo se identifica (...) según su cultura y costumbres? El Salvador 2007 ¿Es usted? Guatemala 2002 ¿A qué grupo étnico (pueblo) pertenece? Yaminagua, Yampara, Yuki, Yuracaré, Yuracaré - Mojeño Blanco Negro Amarillo Pardo Indígena Desconocido ¿Indígena? ¿Rom? ¿Raizal del Archipiélago de San Andrés y Providencia? ¿Palenquero de San Basilio? ¿Negro(a), mulato(a), afrocolombiano(a) o afrodescendiente? ¿Ninguno de los anteriores? No informa Indígena Afrocostarricense o negra China Ninguna de las anteriores Negro(a) o afrodescendiente Mulato(a) Chino(a) Blanco(a) o mestizo(a) Otro Ninguno Indígena Negro (afroamericano) Mestizo Mulato Blanco Otro Indígena Afroecuatoriano/aAfrodescendiente Negro/a Mulato/a Montubio/a Mestizo/a Blanco/a Otro Blanco Mestizo (mezcla de blanco con indígena) Indígena Negro (de raza) Otro Achi Akateko Criterio de Clasificación Tipo de Censo Autoidentificación De derecho Autoidentificación De derecho Autoidentificación De derecho Autoidentificación De hecho Autoidentificación De derecho Autoidentificación De 14
  • 15. País Honduras Nicaragua Año 2001 2005 Panamá 2010 Paraguay 2011 Categorías Ch’orti Chuj Itza Ixil Jakalteco Kaqchikel K’iche’ 10. Mam 11. Mopan 12. Poqomam 13. Poqomchi 14. Q’anjob’al 15. Q’eqchi’ 16. Sakapulteko 17. Sipakapense 18. Tekiteko 19. Tz’utujil 20. Uspanteko 21. Xinka 22. Garífuna 23. Ladino 24. Otro Garífuna Negro inglés Tolupán Pech (Paya) ¿A qué grupo Misquito poblacional pertenece? Lenca Tawahca (Sumo) Chortí Otro Rama Garífuna Mayangna-Sumu Miskitu Ulwa Creole (Kriol) ¿A cuál de los Mestizo de la Costa Caribe siguientes pueblos Xiu-Sutiava indígenas o etnias Nahoa-NicaraoChotoretapertenece [...]:? Nahua-Mange 10. Cacaopera-Matagalpa 11. Otro 12. No sabe 13. Ignorado 2012 Uruguay Pregunta ¿Se considera Usted…? ¿Cree ascendencia…? tener Negro(a) colonial Negro(a) antillano(a) Negro(a) Otro Ninguno Es Indígena Etnia Es afrodescendiente Afro o negra Asiática o amarilla Criterio de Clasificación Tipo de Censo derecho Autoidentificación De derecho Autoidentificación De derecho Autoidentificación De hecho Lo establece la persona censista De derecho Autoidentificación De 15
  • 16. País Año Pregunta ¿Cuál considera principal? Venezuela 2011 Criterio de Clasificación Categorías la Según sus rasgos físicos, ascendencia familiar, cultura y tradiciones se considera: Blanca Indígena Otra Ninguna Negra/Negro Afrodescendiente Morena/Moreno Blanca/Blanco Otra Tipo de Censo derecho Autoidentificación De derecho Fuente: Elaboración propia con base en Cruces et al. (2012). Sobre la base en la experiencia acumulada durante los últimos años, Schkolnik (2009) enumera algunos de los problemas que suelen identificarse con mayor frecuencia, algunos de los cuales pueden inferirse a través de la información contenida en el cuadro 3.1: a. Falta de comparabilidad entre diferentes censos dentro de un mismo país, cambios en la redacción de la pregunta y, a veces, en las categorías de respuesta. b. Aunque en apariencia se utiliza el criterio de autoidentificación en todos los censos, las diferencias en cuanto a la formulación de la pregunta en cada país incorpora elementos conceptuales heterogéneos, que pueden inducir a respuestas distintas según el contexto. En la práctica, frases como “¿Es usted descendiente de...?; ¿A qué grupo pertenece?; o ¿Es usted...?, no necesariamente equivalen a sinónimos. c. En determinados países se identifica únicamente a la población indígena o afrodescendiente, pero no necesariamente a los pueblos de pertenencia; mientras que en otros se identifica a estos pueblos con distintos niveles de detalle, ya sea mediante preguntas abiertas o cerradas. d. Existe poca claridad en que el objetivo de la pregunta consiste en la identificación de los grupos étnicos, y no a toda la población. Asimismo, en ciertos casos no se tiene claro a cuáles grupos se desea identificar. Situación que se evidencia al incluir categorías de respuesta ambiguas como “mestizo”, “mulato” o “blanco”, las cuales pueden atraer las respuestas. 16
  • 17. e. En determinados países, se incluye simultáneamente lo étnico y lo fenotípico en la misma pregunta. De hecho, si bien es cierto que en todos los casos se utiliza la dimensión del autoreconocimiento, este se realiza en muchas ocasiones sobre la base de categorías raciales, propias de una construcción social basada en el fenotipo. Aún con los diversos problemas que puedan existir en torno a la utilización de datos censales para estudiar a los pueblos indígenas y afrodescendientes, actualmente existe consenso en que esos datos constituyen la fuente más completa para abordar el tema. 4. Antecedentes para el caso costarricense 4.1. El contexto histórico de los distintos grupos etnoraciales La población actual del territorio conocido como Costa Rica con su carácter pluricultural y multilingüe tiene su origen aproximadamente hace 10.000 años con las primeras ocupaciones de población indígena (Snarskis, 1976, p. 103). La dispersión de distintos grupos autóctonos se mantuvo por todo el territorio a lo largo de miles de años hasta mediados del siglo XVI, cuando la intrusión militar española dispone del uso del territorio según sus propias políticas. En ese contexto las poblaciones indígenas quedan sujetas y condicionadas a desplazarse y migrar bajo el control de las autoridades españolas, a lo largo del período colonial. Con la independencia las poblaciones indígenas debían ocupar zonas de “relativo aislamiento”, donde han permanecido en su mayoría de una forma relativamente estable hasta la actualidad. La población de origen europeo, conocida como “blanca” y cuyo sustrato principal es de origen español, llegó a inicios del siglo XVI como consecuencia de la intrusión militar antes mencionada. La presencia de personas de distintos orígenes –africanas, españolas y europeas en general- y su constante contacto con las poblaciones indígenas produjo un nuevo elemento biológico y cultural que llegó a catalogarse posteriormente con el término genérico de “mestizo”. Este proceso de hibridación biológica y cultural se ha mantenido de manera constante hasta la actualidad con el aporte de otros grupos 17
  • 18. sociales, como por ejemplo el asiático de origen chino, cuya presencia en el país data de la segunda mitad del siglo XIX (1873) debido a la necesidad de mano de obra para la construcción del ferrocarril al Atlántico (Aguilar, 1989, p. 11). Estos grupos humanos sumados al elemento africano o “negro” conforman la base estructural de la actual población costarricense. Los primeros afrodescendientes arribaron a Costa Rica como parte de las expediciones españolas y portuguesas de ultramar durante la conquista del continente americano. Uno de los pilotos de Colón en su segundo viaje era un afrodescendiente llamado Per Alonso (Bozzoli, et al., 1998, p. 35). Este fenómeno se desarrolló en el siglo XVI, durante la consolidación de la ocupación militar española, y continuó luego en los siglos XVII y XVIII. El primer africano conocido en Costa Rica se reporta en el año 1540. Según las crónicas se llamó Pedro Gilofe, apellido al parecer derivado de Wolofe, territorio africano ubicado en la región de Gambia (Aguilar, 1997, p. 110). Gilofe fue ejecutado el 1º de setiembre de 1540 con el pretexto de haber desertado durante 20 días de la tropa; se le hizo un juicio expedito en el que el gobernador y capitán general Hernán Sánchez de Badajoz dicta la sentencia de muerte. Para el año de 1544 arriba a costas caribeñas costarricenses el nuevo gobernador Diego Gutiérrez, quien también se hacía acompañar entre su tropa de elementos de origen africano. Según las crónicas, Gutiérrez poseía dos esclavos de procedencia africana, al parecer escoltas personales del gobernador; Gutiérrez fue emboscado en diciembre de ese año por indígenas de la zona de Tayutic en el actual cantón de Turrialba; murió junto a 35 soldados españoles y sus dos acompañantes africanos fueron decapitados junto con él (Fernández Guardia, 2006, p. 120). Otro caso de la participación activa de individuos africanos en las misiones de penetración españolas fue el del esclavo llamado “Melchor”, quien siendo parte de la hueste del capitán y gobernador Juan Vázquez de Coronado en 1564 descubrió un yacimiento de oro en el río de la Estrella (Aguilar, 1997, p. 122) con lo cual se inició la participación de individuos africanos en las labores de minería en Costa Rica. Con la consolidación de la ocupación española en el territorio de lo que hoy es Costa Rica, la población africana se dispersará debido al tráfico esclavista, siendo su presencia más evidente en los sitios de mayor concentración de poder por parte de las autoridades coloniales españolas. A partir de 1872 el flujo de afrodescendientes aumenta con individuos procedentes de las Antillas. 18
  • 19. 4.2. La evolución de los criterios de clasificación en los censos de población La cuantificación de la población costarricense empieza a darse de manera más o menos sistemática a partir de la incursión española y su posterior consolidación en el poder. Fueron los frailes y los sacerdotes a partir del siglo XVI quienes llevaron el registro de bautizos en los libros parroquiales, donde se indicaba la procedencia étnica de los niños sobre la base de criterios fenotípicos. En este caso, los elementos que determinaban cómo se inscribía a los niños en el acta bautismal eran el color de la piel y el cabello. Este criterio era reforzado por la apariencia de los padres y, en muchos casos, sólo por la de la madre; este procedimiento ubicaba socialmente a la persona en un sistema de castas como el que existía en la península ibérica, cuyas autoridades consideraban de manera estricta y sobre la base del origen religioso los “datos de sangre” de los individuos. En Costa Rica inicialmente se registró a los recién nacidos en dos libros aparte: uno para descendientes de españoles y otro para indígenas y descendientes de africanos. Se cree que a partir de 1673 comenzó a registrase todos los nacimientos en un solo libro (Thiel, 1983, p. 20). A partir del año 1611 empieza a reportarse a la población por categorías fenotípicas, sobre todo en ciudades como Cartago, Esparza y Nicoya: se registra a la población por etnia y aparecen los términos “españoles”, “negros”, “mulatos”, “indios” y “mestizos”. Estos últimos también eran reportados con el calificativo de “hijos de sirvientes” (o sea, con un progenitor indígena: probablemente la madre). Puede verse entonces que la hibridación biológica es ya tan evidente en la sociedad de la época que empiezan a utilizarse los términos “mulato” y “mestizo” para diferenciar a aquellos que no eran “totalmente” españoles, negros o indígenas. A partir del siglo XVIII se incluye el término “zambo” en los registros parroquiales y muestra la persistencia de las autoridades en diferenciar a los pobladores. Esta categoría, inventada a partir de rasgos morfológicos producto de la mezcla de indígenas con afrodescendientes, fue posteriormente asociada con individuos relacionados con el pillaje y el contrabando en la costa Caribe centroamericana conocidos como los “zambos mosquitos”. Los censos coloniales fueron en realidad instrumentos elaborados por las autoridades eclesiásticas a partir de los distintos registros parroquiales, tales como bautismos, 19
  • 20. matrimonios y defunciones. Ejemplo de esto fue el establecido por la Real Orden del 10 de noviembre de 1776 (Thiel, 1977, p. 234). Con la independencia de Costa Rica del reino de España se derogan muchas de las prácticas que se arrastraban desde la colonia; por ejemplo, a partir de 1822 empieza a omitirse el origen étnico en los registros parroquiales a partir de 1822 (Castro, 1977, p. 166). De esta forma, con el ingreso a la vida republicana, el estado costarricense se vio en la necesidad de diseñar los mecanismos de contabilidad demográficos adecuados para calcular la población del país en distintos períodos. Sin embargo, no fue sino hasta el 27 de noviembre de 1864 que se realizó por orden del gobierno de la república el primer censo oficial (Thiel, 1977, p. 30) basado en la ley publicada el 2 de julio de 1861, en la que el Senado y Cámara de Representantes de Costa Rica decretaron: “Artículo 1º - El Poder Ejecutivo mandará formar cada diez años, comenzando por el presente, el censo de la población en toda la extensión de la república, así como la estadística de la riqueza agrícola, fabril y comercial, si no perfecta, lo más aproximadamente posible” (Thiel, 1977, p. 31). De esta forma, en noviembre de 1864 se contabilizaron 120.499 personas, sin considerar a los indígenas de la región de Talamanca, Bocas del Toro (en ese momento parte de Costa Rica) y Guatuso, que no fueron contados. Las variables censales consideradas se relacionaban con el estado civil de los entrevistados, si poseían alguna discapacidad, la procedencia por país de origen y la religión. En este último punto sobresale la presencia de tres judíos, un budista y tres hindúes (Thiel, 1977, p. 31). El Congreso, vía el decreto del 12 de julio de 1883, creó la Dirección General de Estadística, encargada de los censos de 1883, 1888 y 1892. En estos censos se mantuvo el criterio del censo de 1864. En 1892 aumentan considerablemente los individuos que manifiestan ser cristianos “protestantes”. Los judíos se contabilizan en treinta y cinco y los budistas en doscientos veinticuatro. Según Bernardo Augusto Thiel, quien era el obispo de Costa Rica durante aquella época, para el año 1892 el porcentaje de antillanos era de 3.9% y el de asiáticos de 3.1% de una población total de 243.205 personas (Thiel, 1977, p. 35). Asimismo, en este 20
  • 21. censo se incluyeron categorías de alfabetismo tales como “sabe solamente leer”, “sabe leer y escribir”, “no sabe leer y escribir”. Las obras asociadas con la construcción del ferrocarril al Atlántico atrajeron mano de obra procedente de China y las islas del Caribe a partir de 1872. Esto posibilitó el aumento de la población originaria de estas regiones a partir del censo de 1883. El censo de 1927 arrojó como resultado una población de 471.524 personas en territorio costarricense. La población afro se contabilizó en 19.136 individuos, de los cuales 18.003 eran vecinos de la provincia de Limón y sólo 431 residían en San José (Senior, 2011, p. 161). Este censo cuantificó también la población nacida en el extranjero y a los “mulatos”, de los cuales se reportaron 2.123 personas en el nivel nacional. Diana Senior (2011, p. 225) destaca que el mayor porcentaje de mulatos se concentraba en la provincia de Puntarenas (40,6%), seguida de Limón (19,8%), Guanacaste (9,7%) y Cartago (7,7%). En Alajuela y Heredia el porcentaje era ínfimo. Es interesante notar que la mayoría de los reportados como mulatos se concentraban en Puntarenas y, dado que esa zona nunca se ha caracterizado por poseer una gran cantidad de personas afrodescendientes, se deduce que el criterio de identificación se basó en elementos fenotípicos como el nivel de pigmentación de los entrevistados más que en aspectos culturales. En el año 1950 Costa Rica reportaba una población de 800.875 habitantes según el censo nacional, con una población afrodescendiente de 15.118 personas. Este fue el último censo que contabilizó esa población hasta el censo que tuvo lugar en el año 2000. En el censo de 1950, aparte de cuantificar a la población por “raza”, también se tomaron como criterios de clasificación la naturalización y el ser extranjero. Para el censo nacional del año 2000 se retoma el criterio de clasificación por etnia; en él se consultó al entrevistado si pertenecía a la cultura indígena, afrocostarricense o negra, china, o ninguna de las anteriores. Se omitieron las categorías “blanco” o de origen caucásico, mulato y mestizo. 21
  • 22. 5. Sistematización del proceso censal 2011 en función de la pregunta etnoracial 5.1. La etapa pre-censal: el proceso de planeación y diseño de la pregunta etnoracial en el censo 2011 La etapa pre-censal descrita a continuación hace referencia al proceso previo al censo y relaiconado con la pregunta étnico-racial. Se destacarán la forma como se realizó el proceso de consulta, el diseño de la boleta, la organización del empadronamiento y los resultados de la pruebas piloto. En el caso del diseño de la boleta se realiza una descripción del diseño de la boleta completa, pues la pregunta étnico-racial cobra mayor sentido y relevancia dentro de este conjunto. 5.1.1. El proceso de consulta a los usuarios y actores sociales vinculados con la temática El proceso de consulta a usuarios, expertos (nacionales e internacionales), y actores y grupos sociales vinculados con la temática étnico-racial, se efectúo mediante una estrategia diseñada para este propósito que contempló las siguientes actividades: a) Reuniones, conversatorios y consultas institucionales b) Asistencia a seminarios y talleres c) Consulta a expertos internacionales El procedimiento para llevar a cabo las reuniones y los conversatorios con actores sociales, representantes de instituciones y expertos en la temática étnico-racial, consistió en (a) realizar una convocatoria vía correo electrónico, (b) confirmar la asistencia de las personas que podían participar en el encuentro, y (c) enviar el documento de discusión previamente a la reunión. a) Reuniones, conversatorios y consultas institucionales A continuación se describen brevemente las principales reuniones y conversatorios realizados para llevar a cabo el proceso de consulta. 22
  • 23. Realización de conversatorio institucional, el 29 de septiembre de 2009, con representantes de la Escuela de Antropología de la Universidad de Costa Rica, Asociación Proyecto Caribe y Centro de Mujeres Afrocostarricenses. Del conversatorio se destacan los siguientes acuerdos: i) utilizar el concepto “afrodescendiente” para resumir los diferentes términos usados para designar a dicha población (INEC, 2009a; Mora Steiner, 2011), ii) se subraya la importancia de usar la autoidentificación para consultar sobre el origen étnico, y se advierte que la mejor forma de hacerlo es utilizando en la pregunta del censo la expresión “se considera…” 1 . Algunos temas pendientes fueron: buscar una definición formal de afrodescendiente, analizar la idea de introducir una pregunta que consulte sobre la cantidad de personas que pertenecen a grupos étnicos, identificar organizaciones interesadas en realizar estudios a partir de los resultados del próximo censo, contactar otras organizaciones afrodescendientes (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010f; Mora Steiner, 2011) La pregunta que propuso el INEC fue: ¿Se considera ( OMBRE)… … indígena?..………………………………………….…….….1 … afrodescendiente (Negro(a), mulato(a))? ….……….……... 2 No se considera indígena ni afrodescendiente….………….….....3 Reunión con personal del Centro de Mujeres Afrocostarricenses (CMA) el 9 de marzo de 2010, para discutir la pregunta censal propuesta por el I EC y presentar un video informativo. El CMA realizó un nuevo planteamiento del objetivo de la pregunta étnico-racial, definió algunos conceptos nuevos y presentó un video mostrando la experiencia del censo 2000 en la medición de la población afro y los desafíos a futuro. El objetivo sugerido por el CMA fue el siguiente: “El objetivo de la pregunta sobre autodefinición 1 En el conversatorio realizado el 24 de septiembre de 2009, también se había acordado utilizar la expresión “se considera…” para incorporar en la pregunta la autoidentificación de las personas (INEC, 2010b, p. 16). 23
  • 24. étnica y racial es por una parte contar con información sobre la realidad de la multiculturalidad costarricense, y por otra, para el caso que nos ocupa, tener información veraz sobre la cantidad y las condiciones sociales de los y las Afrocostarricenses”(Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010f, p. 5) . La pregunta sugerida por el CMA fue la siguiente: ¿Se considera (nombre)… Indígena?…………………………………………. Mulato(a)?………………………………………. Afrodescendiente?………………………………. Negro(a)?………………………………………… Mestizo(a)?……………………………………….. Blanco(a)?…………………………………………. Otro, ¿Cual?________________________ NS/NR…………………………………………… 1 2 3 4 5 6 7 8 En la reunión se discutió la propuesta y se encontró que la pregunta tenía problemas conceptuales y de interpretación, debido a su orientación racial. Específicamente, se abría la posibilidad de que tanto el entrevistador como el entrevistado respondieran utilizando criterios raciales, es decir, que las personas se fijaran en el color de piel antes de contestar (en el caso del entrevistado) o de registrar la pregunta (en el caso del entrevistador). El acuerdo en esta reunión fue realizar pruebas piloto con ambas preguntas (la propuesta por el CMA y la del INEC). Realización de consulta a la Escuela de Antropología de la Universidad de Costa Rica, Asociación Proyecto Caribe y Centro de Mujeres Afrocostarricenses para debatir tres propuestas de preguntas del I EC. La propuesta elaborada por el INEC se desarrolló teniendo en cuenta la experiencia de las pruebas piloto, las recomendaciones internacionales, los resultados del seminario internacional, 2 el estudio de las conferencias y los tratados internacionales, y de las discusiones sostenidas con el CMA. El documento de discusión se envió vía correo electrónico el 25 de mayo de 2010 para conocer la opinión de los diferentes grupos participantes con el propósito de que el 2 Seminario internacional “Recopilación de datos y uso de indicadores para promover y monitorear la igualdad racial y no discriminación”, realizado en Rio de Janeiro del 3 al 5 de mayo de 2010. 24
  • 25. INEC pudiera someter la boleta censal a la evaluación de su Consejo Directivo (INEC, 2010f). Las tres alternativas de preguntas propuestas por el INEC fueron las siguientes: 1. Se considera (nombre) Negro, mulato o afrodescendiente? 1. Sí… 2. No … 2. Se considera (nombre)… Negro o afrodescendiente?........................................................ 1 Mulato………………………………………………………….2 No se considera ni Negro, ni afrodescendiente ni mulato…… 3 3. Se considera (nombre) Negro o afrodescendiente? Sí… 1 No… 2 La consulta realizada sólo fue contestada por el CMA; en su respuesta esencialmente defiende la propuesta de su propia organización y enuncia los motivos por los cuales la propuesta del INEC no debería ser aplicada. La principal preocupación del CMA radica en la eliminación de la categoría “mulato(a)” propuesta por ellos originalmente. En un comunicado enviado por el CMA al INEC el 25 de mayo de 2010 (INEC, 2010f), el CMA argumenta que eliminar la categoría de “mulato(a)” sería totalmente arbitrario puesto que si utilizarla implicara una acepción racial, también lo sería entonces el utilizarlas categorías de “negro” o “blanco”; si ello fuera válido, entonces también deberían eliminarse las categorías de “negro” o “blanco”. Preocupado por esta situación, el CMA propone realizar una nueva reunión para discutir la propuesta y evaluar las consecuencias de la eliminación de la categoría de “mulato(a)”, a la vez que enfatiza que estos conceptos no refieren a lo racial, sino a construcciones históricas y culturales realizadas por el grupo etnoracial dominante. Reunión con grupos interesados en el tema afrodescendiente para definir la pregunta que se aplicará en el censo piloto de 2010. 25
  • 26. La reunión se realizó el 18 de junio de 2010 con el fin de definir la pregunta a utilizar en el censo piloto de Palmares y responder la solicitud realizada por el CMA. A la misma asistieron representantes de la oficina de Costa Rica del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Asociación Proyecto Caribe, Instituto Nacional de las Mujeres, Escuela de Antropología y la Escuela de Sociología de la Universidad de Costa Rica y el Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). En la sesión se presentó de manera sucinta el proceso de consulta e investigación por el cual había pasado la temática considerada. Además, se discutieron los resultados de las pruebas piloto, tanto desde la perspectiva del INEC como del CMA, con la participación de las demás personas asistentes. El INEC presentó la pregunta que se proponía aplicar en el Censo Piloto de Palmares 2010: Se deliberó sobre las ventajas y desventajas de la pregunta y se acordó probarla en el censo piloto de Palmares. Asimismo, se estableció que, a partir de esos resultados, se retomaría la discusión para el censo nacional (INEC, 2010f). Las principales ventajas y desventajas para el INEC y el CMA se resumen en el cuadro 5.1. Como se mencionó anteriormente, esta reunión tuvo como propósito responder la solicitud realizada por el CMA mediante una carta3 con fecha 10 junio, recibida el 18 de junio, y acompañada por la firma de 259 personas. En la reunión se le indicó al CMA que la propuesta hecha por ellos no reunía los requisitos metodológicos indispensables para un censo, pues carecía de fundamentación teórica. En este sentido debe considerarse que, al igual que otras temáticas 4 del censo, la validez y la viabilidad técnica son elementos básicos a la hora de diseñar la pregunta. También se desconocía 3 La carta es un anexo del “Informe de consulta para el censo nacional 2011” (INEC, 2010f) Como por ejemplo: Vivienda, salud pública, seguridad pública, género, emigración, inmigración, actividades agrícolas, conformación de los hogares, seguridad social, discapacidad, educación y formación, empleo (INEC, 2010f, p. 16). 4 26
  • 27. la forma en que las 259 personas habían sido informadas sobre los objetivos del censo (INEC, 2010f, p. 16). En este sentido, el INEC argumenta que los objetivos iniciales del CMA no concuerdan con el presentado en esa reunión por la misma organización: “construir un mapa de la diversidad étnica de nuestro país” (INEC, 2010f, p. 16). Desde un comienzo el INEC había expuesto que su objetivo era “medir la autoidentificación étnica de los dos grupos históricamente marginados en el país (afrodescendientes e indígenas)” (INEC, 2010f, p. 16) en el marco de las recomendaciones internacionales. Con respecto a la recomendación de la CEPAL en el sentido de incluir en los procesos de consulta a las personas afrodescendientes (CEPAL, 2006), se consultaron las siguientes organizaciones: el Proyecto Caribe, el CMA y el Instituto Nacional de Mujeres (INAMU) de Limón. Además se trabajó en la coordinación de consultas a organizaciones comunales. En cuanto a la población de descendencia asiática, el INEC organizó una reunión con representantes de esta población (Chan Wong, 2010; Delvó Gutiérrez, 2010).5 En relación con la prueba piloto realizada en Palmares, es importante señalar que se cumplió con el objetivo propuesto, el cual consistía en que los empadronadores llevaran a cabo las preguntas, y que las personas informantes, independientemente de su condición étnico-racial (afrodescendientes, indígenas, etc.) pudieran comprenderla. Asimismo, es relevante subrayar que este cantón cumplía con las características pertinentes (extensión, población, características demográficas, sociales y económicas) para la realización de la prueba piloto del Censo. 5 Al momento de contestar la carta del CMA del 10 de junio, se había acordado una reunión entre el INEC y los representantes de la etnia china en Costa Rica. Luego, la reunión se llevó a cabo el día 27 de septiembre de 2010 y se discutió sobre la inclusión de la etnia china como categoría o pregunta en el censo 2011. Posteriormente, según lo acordado en la reunión, la etnia china envió un oficio donde justificó la inclusión de esta población en el censo 2011 mediante la autoidentificación. 27
  • 28. Cuadro 5.1. Ventajas y desventajas del diseño de la pregunta propuesta por el I EC para ser incluida en el Censo Piloto de Palmares 2010, según las opiniones del CMA e I EC Descripción I EC • • Ventajas • • • Desventajas En el diseño de la pregunta se separa la población indígena • de la población afrodescendiente. En relación con la redacción de la pregunta, se usa el • concepto de auto-identificación étnica conforme las recomendaciones internacionales; en la pregunta se usa el enunciado “se considera …”, que hace referencia a la autoidentificación del informante. • No se logra medir totalmente la autoidentificación étnica • de las personas, pues en muchas ocasiones las respuestas se desvían a un asunto racial y de color de piel sin considerar sus hábitos, su pasado o sus tradiciones. El uso de la palabra “mulato” no es conveniente porque hace referencia a un término racial o biologista. El término “mulato” dificulta la comprensión de la pregunta, especialmente en zonas donde el uso del término resulta confuso, lo cual lleva a que el entrevistado conteste según su color de piel y no en términos de su etnia. Esto podría atenuarse en zonas donde existe un mayor sentido de pertenencia a los grupos aludidos en la pregunta. CMA En el diseño de la pregunta se separa la población indígena de la población afrodescendiente. En relación con la redacción de la pregunta, se usa el concepto de auto-identificación étnica conforme las recomendaciones internacionales; en la pregunta se usa el enunciado “se considera …” que hace referencia a la autoidentificación del informante. El uso de la categoría “mulato(a)” permite una mejor captación de la población afrodescendiente, la cual muchas veces no se autoidentifica con ninguna de las categorías propuestas anteriormente. No se logra medir totalmente la autoidentificación étnica de las personas, pues en muchas ocasiones las respuestas se desvían a un asunto racial y de color de piel sin considerar sus hábitos, su pasado o sus tradiciones. Fuente: Tomado del informe de evaluación del censo de Palmares 2010 (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011e), el documento consulta a expertos sobre la temática étnico-racial (INEC, 2010o), documentos propuesta de consulta a usuarios (INEC, 2010b) y el oficio de criterios técnicos (INEC, 2010l). 28
  • 29. b) Participación en un seminario internacional “Recopilación de datos y uso de indicadores para promover y monitorear la igualdad racial y no discriminación” El INEC participó en el seminario “Recopilación de datos y uso de indicadores para promover y monitorear la igualdad racial y no discriminación”, en Río de Janeiro, Brasil, del 3 al 5 de mayo de 2010, en el que se expuso la experiencia de Costa Rica en el tema étnico (INEC, 2010f). Los objetivos del seminario estaban orientados a analizar la compilación y la desagregación de información estadística para fomentar políticas en contra del racismo, e intercambiar experiencias sobre la recolección de datos y la utilización de indicadores para impulsar la igualdad de trato. En el seminario participaron institutos nacionales de estadísticas y censos, representantes gubernamentales, académicos, organizaciones no gubernamentales, organizaciones civiles y organizaciones internacionales como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Comisión Económica para América Latina (CEPAL). A continuación se presenta un resumen de las principales conclusiones y recomendaciones, según el informe de consulta del censo nacional 2011 (INEC, 2010f, p. 33). 1. Se requiere mostrar estadísticamente a las poblaciones indígenas y afrodescendientes. No obstante, se aclara que el censo es insuficiente para cumplir con los derechos y los convenios internacionales en este campo. 2. Las características que deben tener las preguntas son las siguientes: i. Elaborarse de forma conjunta con las organizaciones civiles. ii. Contar con definiciones claras y precisas, bien fundamentadas teóricamente y metodológicamente viables, para lo cual se debe trabajar con el sector académico. iii. Reflejar la situación de cada país, incluyendo un uso del lenguaje asequible que permita cumplir con el propósito de las preguntas. iv. Ser de fácil recopilación y sencillas de desagregar para ambas poblaciones. v. Se sugiere no incluir categorías raciales. 29
  • 30. vi. Protección del derecho a la autoidentificación étnica y respeto por su confidencialidad. vii. Tener en cuenta las recomendaciones internacionales. 3. La información que se compile se debe poder desglosar según características las sociodemográficas del país, ajustándose al cumplimiento de derechos humanos y convenios internacionales. Aunque hasta el momento no hay consenso entre los países sobre los conceptos, el tratamiento y los datos. 4. Los datos capturados por los diferentes países no son comparables porque utilizan algunos usan categorías raciales y otros étnicas. 5. La información colectada debe ser un buen reflejo de las condiciones sociales e históricas del país en todos los ámbitos, usando un lenguaje adecuado, previa prueba del instrumento. 6. En el nivel institucional, se sugiere que las estadísticas vitales consideren la información étnica, esto con el fin de contar con datos para monitorear las condiciones de vida de la población indígena y afrodescendiente. 7. Como parte del cumplimiento de acuerdos internacionales se recomienda que las encuestas de hogares y empleo incluyan una pregunta étnica para que los resultados contemplen a esas poblaciones. c) Consulta a expertos internacionales Consultora Odette Tacla Chamy La consultora chilena estuvo en el INEC del 26 al 20 de abril (tres días después de haberse realizado la prueba piloto en Talamanca), por lo que fue posible discutir con ella lo sucedido y escuchar sus comentarios, sugerencias y recomendaciones, de los cuales se exponen los principales. Tacla sostiene que al incorporar la pregunta étnica se espera que sea posible conocer mejor la realidad de los pueblos originarios, pues los grupos étnicos en el mundo se han convertido en verdaderos grupos de población postergados o no integrados al proceso de desarrollo que emprenden los países. De ahí la importancia de conocer la localización geográfica, su verdadero número y sus condiciones de vida. Para colectar los datos se utiliza el criterio de auto-identificación. La consultora recuerda que “en la Quinta Conferencia Estadística de las Américas de la Comisión Económica para 30
  • 31. América Latina y el Caribe (CEA/CEPAL) realizada en Bogotá, Colombia, en agosto de 2009, los países aprobaron las recomendaciones emanadas de los diferentes seminarios y talleres realizados sobre estos temas” (Tacla, 2010, p. 11). Asimismo, señala que “en la ronda 2000 solamente 8 países de la región incluyeron una pregunta o alternativa que permite su identificación (Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Honduras y Nicaragua). Guatemala incluyó, en la pregunta sobre pertenencia a pueblo indígena, a los afro-indígenas garífunas, pero no capta otros grupos afro-descendientes. Brasil y Cuba son los únicos dos países que cuentan con una larga trayectoria estadística en esta materia introduciendo en sus censos el criterio de raza o color de piel” (Tacla, 2010, p. 11). Las recomendaciones antes aludidas, estipulan lo siguiente: “Se recomienda que en la ronda 2010, se amplíe el número de países que consideren la captación de los afrodescendientes en los censos; desde una perspectiva de derechos, es irrelevante el hecho de que estas poblaciones puedan representar una minoría en el país [....] En cuanto al criterio de clasificación, al igual que en el caso indígena, se recomienda a los países que mantengan la auto identificación. Cabe señalar que la clasificación propiamente utilizada por los países responde, básicamente, a categorías étnico-raciales en el sentido de una construcción social basada en el fenotipo. A diferencia de los pueblos indígenas, el concepto de afro descendiente no se corresponde todavía en forma amplia al concepto de pueblo o de comunidad, excepto en algunos países como Colombia y Ecuador, o de algunos grupos particulares como los creoles en Nicaragua o los garífunas en Honduras, Guatemala y Nicaragua. Por el contrario, históricamente el concepto de “grupo étnico” se ha equiparado con el de “raza”, y este último se ha identificado a través del “color de la piel”, desvinculando entonces a la “etnia” de sus aspectos ancestrales, sociales y culturales. Por lo tanto, será necesario que en cada país se evalúe, en conjunto con las organizaciones afro descendientes, cual es la mejor manera de captar a esta población, acorde a las realidades nacionales” (Tacla, 2010, p. 13). Más adelante se dice: “Algunos países utilizan una denominación que se asocia a la nacionalidad, como afro ecuatorianos (en Ecuador) o afro colombianos (en Colombia), se recomienda que si se usan estas denominaciones se considere también una categoría referida a los afro descendientes que no necesariamente poseen la nacionalidad del país donde son censados. Por último cabe reiterar que si la clasificación adoptada privilegia categorías raciales vinculadas al color de la piel, la pregunta de pueblos indígenas 31
  • 32. debería hacerse de manera separada” (Tacla, 2010, p. 13). Retomando las recomendaciones señaladas anteriormente, como pregunta sugiere la siguiente: “De acuerdo a su pasado, ¿se considera…. Negro?; Mulato?; Afro-descendiente?” (Tacla, 2010, p. 13). Consultora Fabiana del Popolo La experta Fabiana del Popolo de la CEPAL fue consultada por INEC para conocer su opinión sobre los aspectos étnicos de la boleta censal propuesta por la institución. A continuación se exponen sus recomendaciones fundamentales ( INEC, 2010f): 1. La experta señala estar de acuerdo en “separar las preguntas de pueblos indígenas de las de afrodescendientes, por contener esta última, categorías raciales, con las cuales no comulgan los pueblos indígenas”(INEC, 2010f, p. 16). 2. Comparte la decisión de “identificar dos grupos históricamente discriminados… asumiendo que no han tenido demandas de otros grupos étnicos en esta situación” (INEC, 2010f, p. 16). 3. Considera que tiene sentido consultar si la persona pertenece a algún pueblo indígena, y luego preguntar a cual pueblo, pues es posible, “la existencia de personas que si bien se consideran indígenas, no están adscritas a un pueblo e incluso lo desconocen”(INEC, 2010f, p. 17). De lo contrario, todo se podría agregar en una sola pregunta. 4. Al preguntar por el pueblo al cual pertenece, sugiere “agregar en “Otro”, especificar el pueblo. Esto es relevante, para verificar si se han considerado a todos los pueblos indígenas del país y también para poder identificar a qué pueblos pertenecen los indígenas que provienen de otros países (fundamentales, por ejemplo, para los estudios de migración internacional)”(INEC, 2010f, p. 17). 5. Sobre la pregunta de afrodescendientes, sugiere “listar las categorías de respuesta en lugar de ponerlas a todas en el enunciado. Esto, porque algunas personas pueden tener rechazo por alguno de los términos y con ello rechazan la pregunta por completo. Si se listan las categorías, deberían agregarse al menos dos más: "Otro, especificar" (para captar algún término local asociado a la afrodescendiencia que no se haya considerado) y, "ninguno de los anteriores” (INEC, 2010f, p. 17). 32
  • 33. 6. Respecto al orden de las preguntas étnicas, “para países que incluyen por primera vez la medición de afrodescendientes, sugerimos hacer primero todas las referentes a pueblos indígenas, porque existe más "familiaridad" en el asunto y de alguna manera introduce el tema de la etnicidad. Si bien es cierto que en Costa Rica ya se ha hecho para ambos grupos, se sabe que la captación de la población afro han tenido más dificultad” (INEC, 2010f, p. 17). 7. Finalmente, subraya que “al no estar al tanto del proceso de construcción de las preguntas, estas apreciaciones técnicas deberían someterse a la discusión con las contrapartes (sean organizaciones indígenas y afrodescendientes, expertos, etc.)” (INEC;2010f, p. 17). La consultora considera que “la propuesta está bien encaminada y reitera que, además de una “adecuada” formulación de las preguntas, es importante hacer muy visible esta temática en las campañas comunicacionales del censo y en la capacitación a personas censistas y supervisores, mediante procesos participativos.” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010f, p. 17) 5.1.2. Resultados de las pruebas piloto6 La prueba piloto tuvo como propósito aplicar la boleta censal teniendo en cuenta el censo de población y el censo de vivienda. La prueba se aplicó a una muestra representativa de la población con el fin de mejorar el diseño y la operatividad de las preguntas del cuestionario. En la prueba se evaluaron diferentes aspectos como redacción, comprensión y duración de aplicación de la boleta completa, de manera que permitió mejorar el diseño del cuestionario censal para aplicarse en el X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda en junio de 2011. Del mismo modo, se hizo una práctica de introducción de los empadronadores en el uso de los mapas e inserción en lugares de difícil acceso como barrios en estado precario, 6 Los resultados de la prueba piloto se describen brevemente según los siguientes informes del INEC cuyos detalles bibliográficos aparecen en la sección 8. Bibliografía de este trabajo: Informe de Prueba Piloto Patarrá, Informe de Resultados de Prueba para la Boleta Censal en Talamanca, Informe de Evaluación de la Boleta Censal y Resultados en Palmares e Informe de consulta para el censo nacional 2011.Temática de población afrodescendiente. 33
  • 34. tugurios o condominios con alta seguridad. En la presente síntesis se consideran solo las pruebas piloto que prestan especial atención al tema étnico racial. Prueba Piloto de la Boleta Censal en Patarrá La prueba piloto se realizó el 22 de marzo de 2010 en el Distrito de Patarrá, ubicado en el cantón de Desamparados. La región presenta características idóneas para visualizar los diferentes escenarios que se pueden presentar en el empadronamiento censal. Entre otros aspectos se destaca la existencia de población extranjera y nacional, clase media, media-alta, zonas con viviendas en tugurio (7.4%), precarias (10.7%) y condominios. Además, según el censo del INEC del 20007, 1.69% de los residentes de Patarra se declararon como indígenas y 1.92% como afrocostarricenses. El censo también indica que el 66,2% de la población vive en zona urbana, 16,6% en zona rural dispersa, 5,4% vive en la periferia urbana y el 11,7% en rural concentrado. En Patarrá se trabajó con la boleta censal completa, y se prestó especial atención al tema étnico ya que se aplicaron de forma intercalada las dos versiones de la pregunta sobre el tema étnico-racial. La prueba tuvo como propósito probar la redacción de las preguntas, verificar su comprensión, medir la duración de la entrevista, comprobar que a través de las preguntas se pueda obtener la información que se requiere y, por último, elaborar un informe que permitiese revisar y corregir lo que era necesario para capturar mejor la información (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010g). Específicamente del tema étnico-racial se buscó evaluar dos preguntas, una propuesta por el INEC y otra sugerida por el CMA (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010g, pp. 8-9). Pregunta propuesta por el INEC: ¿Se considera ( OMBRE)… … indígena? ..………………………………………….………1 … afrodescendiente (Negro(a), mulato(a))? ….……….……....2 No se considera indígena ni afrodescendiente….………….…....3 Pregunta sugerida por el CMA ¿Se considera (nombre)… 7 Los datos del Censo 2000 sobre el distrito de Patarrá tienen información sobre Los Guido, ya que sólo a partir del año 2003 Los Guido se convierte en distrito. 34
  • 35. Indígena?…………………………………………..1 Mulato(a)?…………………………………………2 Afrodescendiente?………………………………...3 egro(a)?…………………………………………..4 Mestizo(a)?………………………………………...5 Blanco(a)?…………………………………………6 Otro, ¿Cual?________________________ S/ R………………………………………..........7 La muestra seleccionada fue de 60 boletas, 30 de la pregunta del CMA y 30 de la pregunta del INEC; se logró aplicar 56 boletas en total. De la muestra con pregunta ampliada, se aplicó al 83% de la muestra, que corresponde en promedio a 108 personas (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010g, p. 7). Los resultados de la prueba indican que existían problemas para medir la autoidentificación étnica, pues la mayor parte de las personas miraba el color de su piel para responder la pregunta (tanto la versión corta como la ampliada). Esto significa que las personas no comprendían del todo el sentido de la pregunta y, consecuentemente, no consideraban sus costumbres y/o tradiciones al momento de responderla, sino que la asociaban directamente con un asunto de color de piel, o sea, una cuestión racial. Por su ubicación en la boleta, la pregunta pareció fuera de contexto pues no concordaba con la secuencia del cuestionario. Además, la formulación de la pregunta étnico-racial provocaba risas en los informantes. En el caso de la pregunta ampliada propuesta por el CMA, al momento de responder, algunos informantes mencionaron como parte de la respuesta nuevas categorías (“morenilla”, “trigueño”). También le preguntaban al entrevistador en cuál categoría serían incluidos. Las personas parecían confundidas al tener que cuestionarse sobre su identificación étnica. En conclusión, no se logró el objetivo de preguntar por la autoidentificación étnica, pues se desvió el tema a un asunto racial o de color de piel. En general, de acuerdo con el INEC, la prueba piloto logró cumplir con los objetivos propuestos, se evaluó la boleta censal y se midió el tiempo de duración de la misma. Del mismo modo, el INEC señala que también se probaron las dos preguntas propuestas sobre el tema étnico-racial, y se encontró que no se logró la autoidentificación, por lo que se requería mayor investigación y más pruebas en terreno. Durante la prueba, fue difícil utilizar los mapas censales, por lo que se requirió que el equipo recibiera una capacitación previa sobre la forma de utilizarlos; además, fue necesario mejorar la 35
  • 36. claridad de los mapas ya que ellos todavía necesitaban de un proceso adicional, realizado por la Unidad de Cartografía “donde se colocaban los puntos de referencia y se punteaban las viviendas en las zonas rurales.” El INEC aclaró que “los mapas que pasan por el proceso completo no presentan estos inconvenientes” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010g, p. 15). El operativo de campo fue exitoso, pues se aplicó al 93% de la muestra seleccionada. Prueba Piloto de la Boleta Censal en Talamanca La segunda prueba piloto se llevó a cabo del 21 al 23 de abril de 2010 en el cantón de Talamanca, ubicado en la Provincia de Limón. La región se caracteriza por tener la mayor cantidad de población indígena (7.37%) y afrodescendiente (15.95%), según datos del censo 2000. El 52% habla una lengua indígena, aspecto que resulta valioso para la pregunta referida a este tema y para la operatividad al momento de realizar entrevistas. Se escogieron los poblados de Suretka, del Distrito Bratsi; Mojoncito y Kachabri, del Distrito Telire, y el poblado Central, del Distrito Cahuita (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010h, 2010m) . Las características de la región para la prueba piloto de la boleta censal completa fueron avaladas por la Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis (UDPA), y se aplicó la misma metodología utilizada en Patarrá para el tema étnico-racial. Los propósitos de la prueba fueron los mismos que los de la prueba piloto de Patarrá. De acuerdo con el informe de resultados de prueba de la boleta censal en Talamanca de la UDPA del INEC, la muestra seleccionada es de 50 boletas, 25 de la pregunta ampliada del CMA y 25 de la pregunta corta del INEC. Se aplicó la totalidad de las boletas (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010h, p. 8). Los resultados de la prueba indican que no se logró medir la autoidentificación étnica a cabalidad pues la pregunta captó no sólo aspectos étnicos sino también raciales. Por ejemplo, hay casos de familias compuestas por afrodescendientes y no afrodescendientes, donde los hijos se declararon mestizos, no por pertenecer a una etnia mestiza, sino por el cruce de color de piel. Según el informe de consulta para el censo nacional 2011 sobre la temática de la población afrodescendiente, ninguna persona entrevistada en Talamanca se autoidentificó como afrodescendiente, razón por la cual el equipo técnico decidió realizar la prueba piloto en el distrito de Cahuita, de amplia población negra. En ese 36
  • 37. lugar, una vez más, las personas tendían a mirar el color de su piel para dar su respuesta (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010f, p. 11). De acuerdo con el informe de resultados de prueba de la boleta censal para la temática de etnia en Talamanca, en las zonas indígenas se presentaron casos de entrevistados que decían ser mestizos o blancos en oposición a ser indígena, sin que esto los identifique con la etnia “blanca”. Según se dice en el informe del INEC: “esto pasa porque, en la jerga de los territorios indígenas se suele llamar “blanco” a las personas que no pertenecen al pueblo, ni a ningún pueblo indígena” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010f, p. 19). Es importante resaltar que ambas preguntas (la del INEC y el CMA) tuvieron mejor acogida durante esta prueba, ya que a las personas no les extrañaba la pregunta y la comprendieron con facilidad. Por su parte el CMA, en calidad de observador, realizó algunas recomendaciones importantes al momento de aplicar la prueba piloto: i) cuando se tengan dos preguntas para el mismo tema (en este caso el tema étnico-racial), hacer una pregunta a la vez y evitar mezclar ambas propuestas, es decir, que a todas las personas que pertenecen a un hogar se les hace la misma pregunta de forma completa, ii) no insistir al encuestado para que se autoidentifique por una de las categorías propuestas, iii) la pregunta de autoidentificación se debe poner a prueba en diferentes tipos de comunidades, por ejemplo, no indígenas, afrodescendientes, entre otras. (INEC, 2010f). No se planificó de la manera en que resultó la aplicación de dos tipos de boletas (una con la pregunta propuesta del INEC y la otra con la pregunta propuesta por el CMA) a un mismo hogar de más de 6 miembros en Cahuita. Esto sucedió el último día por un error de diagramación, debido a que en la sección hogar de la boleta censal aparecían las categorías de la pregunta étnica del INEC junto a la pregunta propuesta por el CMA. La prueba en Cahuita se hizo con el remanente de boletas de los dos días de prueba anteriores (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010f). Una vez analizados los resultados se decidió independizar las preguntas de temas indígenas y afrodescendiente, teniendo en cuenta el concepto de “pertenencia” para pueblos indígenas y el de “considerarse” para pueblos afrodescendientes; acogiendo de esta manera las recomendaciones internacionales para el tratamiento de la temática étnico-racial en los Censos de Población. 37
  • 38. Censo Piloto de la Boleta Censal en Palmares El censo piloto se llevo a cabo del 23 al 27 de agosto de 2010 en el cantón de Palmares en la provincia de Alajuela. El objetivo de la prueba consiste en verificar la funcionalidad técnica y operativa del plan censal, mediante una prueba integral, considerando todos los procedimientos del censo, tales como capacitación, comunicación, empadronamiento, elaboración de datos, análisis de los resultados y boleta censal. La síntesis siguiente se centra en lo referente únicamente al aspecto étnico-racial (INEC 2010c, 2010e, 2010j). Los resultados de la prueba indican que no hubo una total comprensión de la pregunta, en el sentido de lograr una autoidentificación étnica pues el informante básicamente respondió la pregunta desde el punto de vista racial y no en términos étnicos. De la población total consultada (31.350 personas), el 8.6% se autoidentificó con la etnia afrodescendiente y 91.4% restante no se identificó de este modo. La pregunta étnico-racial utilizada en la prueba piloto fue la siguiente: Por la forma de redacción de las preguntas previas a la pregunta racial, las personas entrevistadas consideraron que tenían que clasificarse o dar una respuesta afirmativa a alguna de las categorías por las cuales se preguntaba, como si fueran 3 opciones de respuesta diferente y no una sola. Además, las categorías de respuesta de la pregunta no dejaron ver que los informantes podían contestar “ninguna de las anteriores”, o “no me autoidentifico con ninguna”, entre otras. El criterio de “autoidenticación étnica” se consideró complejo y fue cuestionado hasta por el entrevistado, principalmente cuando la persona sobre la cual se estaba indagando no era el propio entrevistado. Cabe destacar aquí que la instrucción para las personas censistas era que aplicaran la pregunta siempre a todos los miembros del hogar, estuvieran o no presentes. Las personas en este caso argumentaban: “¿yo cómo voy a 38
  • 39. saber cómo se identifica él/ella?”8 (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011e, p. 85). Una dificultad parecida se presentó al aplicar el criterio de autoidentificación étnica en los niños pequeños pues ellos no se pueden autoidentificar por sí mismos. En este caso la información capturada queda a juicio del adulto que responde por ellos. Además, dado que la pregunta tiene dos categorías raciales, “negro(a)” y “mulato(a)”, estas causaron confusión, especialmente el término “mulato” pues no hay una “etnia mulata” sino “etnia negra”, lo que conlleva a que el entrevistado responda en términos de su color de piel y no en términos de su etnia propiamente dicha. Se observó, por ejemplo, que la población cuyo color de piel era moreno o trigueño, ajeno a la cultura afro, se declaró como “mulato” y en ocasiones “negro” en función de su color de piel. El término “mulato” lo relacionaban “con moreno”, lo cual cambia según el contexto geográfico del que se trate. Las soluciones sugeridas en el informe de evaluación de la boleta censal y resultados a las situaciones mencionadas consisten en (a) revisar el concepto de “mulato”; (b) no mezclar categorías étnicas con raciales, para evitar confusión y respuestas equivocadas, y (c) evitar el uso de la conjunción “o” entre las categorías de la pregunta. En relación con el orden de las preguntas, en el mismo informe también se sugiere: primero, consultar a los informantes sobre la pertenencia a la etnia indígena, 9 y en segundo lugar, preguntar sobre la pertenencia a la etnia afrodescendiente. También se recomienda mejorar la comunicación con los informantes, explicando el propósito de la pregunta y sus distintas categorías de respuesta, con el fin de ayudar al entendimiento y la captura de la información, y de este modo mejorar la calidad de la información. Asimismo, subrayar la relevancia que tiene plantear la pregunta a todos los miembros del hogar, independiente de la edad de los informantes (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011e). Adicionalmente, en el informe se señala la importancia de tener presentes las limitaciones de la pregunta y los inconvenientes que esto implica. Para atenuar esta situación y disminuir la posibilidad de una interpretación errónea o una inadecuada aplicación, se recomienda que antes de realizar la pregunta al informante, se efectúe una 8 Algunas maestras cuentan que cuando preguntaban si la persona “se identificaba”, las respuestas solían ser “ah sí, me gustan las cosas de ellos, los negros, tienen prácticas muy bonitas, sí me gustan”. 9 La pregunta sobre la etnia indígena del censo piloto es la siguiente: “¿se considera (nombre) indígena?”. Tiene dos opciones de respuesta: si o no; en caso de que sea indígena debe responder a la pregunta “¿a qué pueblo indígena pertenece (nombre)?” Luego, en la respuesta, se enumeran los pueblos indígenas. 39
  • 40. introducción sucinta sobre el tema, explicando el propósito de la pregunta y orientando la explicación de la autoidentificación en términos de las tradiciones, la cultura, y ls costumbres, y aclarar que no se trata del color de piel, sino de autoidentificarse en términos de su cultura. Una nueva versión de la pregunta fue propuesta por el personal del INEC que participó como observador y empadronador en el censo piloto: “¿( ombre) se considera de la cultura negra?”. Reunión con personal de distintas instituciones el 17 de noviembre de 2010 con el fin de definir conjuntamente la pregunta sobre la temática de etnia, su objetivo y categorías de respuesta para el censo nacional 2011 En la reunión se contó con representantes de la Escuela de Antropología de la Universidad de Costa Rica, el Centro Centroamericano de población y la Escuela de Sociología de la UCR, la Asociación Costarricense de Profesionales de origen Chino, el Centro de Mujeres Afro costarricenses, la Mesa Nacional Indígena, del Mecanismo de expertos sobre los derechos de los pueblos indígenas, y Unidad de Diseño y Procesamiento de Análisis del INEC10. La dinámica de la reunión se centró en tres aspectos: primero, realizar una breve presentación sobre las características del proceso censal, los antecedentes y el tratamiento del tema étnico en los censos nacionales; segundo, llevar a cabo una discusión sobre el objetivo de la pregunta étnica, los encabezados de la pregunta, las diversas categorías de respuesta, y la definición de la pregunta; tercero, definir acuerdos sobre los temas tratados (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010n). En relación con los acuerdos se definen los siguientes: i) conservar los datos de los informantes que se consideran indígenas, independientemente de que tengan o mencionen no tener pueblo; ii) adicionar una categoría en la pregunta “¿a qué pueblo indígena pertenece (nombre)?” que diga sea “no pertenece” o “ninguno”; iii) en relación con la pregunta étnica se acuerda conservar el criterio de autoidentificación y dirigir la pregunta a toda la población considerando la diversidad cultural y étnica, iv) extender la pregunta relacionada con el idioma indígena, respetando la pluralidad cultural y lingüística y considerando otras distintas opciones -habla lengua indígena, inglés, lengua china, español, otro(s), y v) por último, se acordó que la lista de asistencia se 10 Los representantes de la Escuela de Estadística y del Instituto de Estudios Sociales de la UCR fueron invitados pero no pudieron asistir. 40
  • 41. toma como el acuerdo de los puntos convenidos. A continuación se presenta un resumen tomado de la sesión de trabajo sobre la temática étnica. En relación con la pregunta étnica, se resolvió que el objetivo de la pregunta es identificar las principales características de la diversidad cultural y étnica del país. Según los acuerdos definidos la pregunta convenida es la siguiente: ¿Se considera (nombre)… …Negro(a) o afrodescendiente? …Mulato(a)? …Chino(a)? …Blanco(a) o mestizo(a)? ....Otro ....Ninguna de las anteriores Análisis de la pregunta realizado por el I EC El grupo de trabajo del INEC, que ha dado seguimiento a los diferentes procesos de consulta desde el año 2009 y ha participado en diversos seminarios internacionales sobre el tema censal, se reúne el 22 de noviembre para plantear su posición técnica con respecto a la forma de abordar el tema étnico en el censo 2011, según el consenso de la reunión del día 17 de noviembre de 2010. El equipo plantea algunos inconvenientes técnicos, teóricos y prácticos relacionados con la pregunta étnica a utilizar en el censo 2011 y sugiere una pregunta considerando las recomendaciones internacionales (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010n). En primera lugar, se señala que los cambios relacionados con la pregunta obedecen a razones políticas, señalando que “la modificación del objetivo y de la pregunta ha estado condicionada a presiones políticas de algunas organizaciones de la sociedad civil, que proponen una medición “étnica-racial”, obviando las recomendaciones internacionales, jurisprudencia internacional y acuerdos internacionales suscritos por Costa Rica…” (INEC, 2010l, p. 1). En el oficio se argumenta que no se está considerando la pregunta desde un punto de vista étnico, ignorando las recomendaciones de expertos internacionales, como Fabiana del Poppolo y Odette Tacla, quienes realizan sus sugerencias según las recomendaciones internacionales. También se señala que no se tiene en cuenta los resultados de las pruebas piloto. Algunos problemas presentes en la nueva pregunta, según el oficio, son los siguientes: 41
  • 42. a. “Categorías de respuesta con contenido racial, desvalidando los criterios técnicos en cuanto a que no son comprendidas por la población. b. Se ha optado plantear categorías complejas y sensibles en muchos contextos del país. c. Posibles consecuencias interpretativas en términos raciales, al existir términos fenotípicos. d. Posibles problemas operativos al tratarse de categorías ambiguas. e. Como consecuencia, se podrían presentar problemas para el análisis de la información.”(INEC, 2010l, p. 1) Del mismo modo, en el oficio se hace mención a algunas implicaciones que esto podría tener en términos de pérdida del esfuerzo realizado, dificultades metodológicas en el proceso de aplicación de la pregunta, problemas con la validez estadística y dificultad para comparar los resultados a nivel internacional, entre otros aspectos. La pregunta propuesta por el equipo del INEC considerando las enseñanzas de las pruebas piloto, el censo piloto, las recomendaciones internacionales, la experiencia de expertos internacionales y de la misma institución es la siguiente: ¿Según las tradiciones de (nombre), él/ella se considera… … chino(a)?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .O1 … negro(a) o afrodescendiente?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .O2 No se considera ni chino(a) ni afrodescendiente. . . . . . . . .O3 Sin embargo, al final esta opción se desestimó, conservándose la pregunta convenida por el INEC y las distintas organizaciones en la sesión anterior del día 17 de noviembre, que es la versión que aparece en la boleta censal 2011. 5.1.3. El diseño de la boleta censal y la organización del empadronamiento La boleta del censo 2011 fue el instrumento fundamental a través del cual se recolectó la información de la población y las viviendas del país. Se trató de una serie de preguntas con sus respectivos espacios para rellenar y anotar las respuestas. Para el diseño de la boleta del censo 2011, se requirió tener en cuenta las recomendaciones internacionales, la experiencia de censos anteriores, las demandas de las instituciones usuarias de la información censal y de los distintos actores sociales. 42
  • 43. Posteriormente, considerando estos aspectos, se lleva a cabo la definición de los temas, variables, categorías y preguntas de la boleta. La boleta censal del X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda, consta de cuatro bloques: i) Localización, ii) Características de la vivienda, iii) Características del hogar y iv) Características de la población; por último, las disposiciones legales, conceptos básicos y observaciones (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010a, p. 6). El bloque de vivienda consta de 20 preguntas; el de hogar, de 9 preguntas y el de población, de 31 preguntas (INEC, 2010a, 2010i). El bloque I, localización, hace referencia a la ubicación geográfica de la vivienda, número de vivienda y número de hogar. El bloque II de características de la vivienda comprende las preguntas que permiten obtener información sobre las características y los servicios básicos de los que disponen las viviendas del país. El bloque III de características del hogar permite registrar los nombres y apellidos de las personas de cada hogar y obtener el total de personas por sexo; así como conocer información sobre el número de hogares en la vivienda. El bloque IV de características de la población permite recoger informaciones para todos los miembros del hogar, según sus características sociodemográficas y económicas. La pregunta étnico-racial forma parte del bloque IV, donde aparecen separadas las preguntas para la población indígena y las de población afrodescendiente. Primero aparecen las preguntas de la etnia indígena (en el numeral 7) y en caso de que la persona no sea indígena, pasa al numeral 10, donde aparece la pregunta sobre las personas afrodescendientes: 43
  • 44. En relación con el tamaño de la boleta, es importante anotar que la boleta tiene capacidad para registrar la información de 12 personas en el bloque III y para seis (6) personas en el bloque IV. Si el hogar sobrepasa las seis personas se debía utilizar más de una boleta por hogar. Organización del empadronamiento El empadronamiento censal consistió en la recolección de los datos. Se realizó en todo el país de manera simultánea durante un periodo de cinco días. Para garantizar la cobertura de todo el territorio nacional, se crearon diferentes unidades territoriales que permitían distribuir el trabajo censal (INEC, 2010k). A continuación se definen algunos conceptos conforme aparece en los textos del INEC: • “Unidad Geoestadística Mínima (UGM). División territorial mínima del país desarrollada exclusivamente para fines estadísticos. Tienen forma poligonal de superficie variable y equivalen a lo que comúnmente llamamos manzanas o cuadras. Está constituido por un grupo de viviendas, edificios, predios, lotes o terrenos. • Área de empadronamiento (AE). Agrupamiento de un número determinado de viviendas que deben ser censadas por un empadronador durante la semana de realización del censo. Dichas viviendas están concentradas dentro de unidades geoestadísticas mínimas (UGM´s), de forma que se pueden presentar alguno de los siguientes tres casos: a) Una AE puede estar conformada por una UGM; b) Una AE pueden estar conformada por dos o más UGM´s; c) Una AE puede corresponder a una subdivisión o parte de una UGM. • Sección. Agrupamiento de aproximadamente cinco AE y corresponde al área de trabajo de un supervisor de sección. 44
  • 45. • Zona. Agrupamiento de cinco secciones (aproximadamente veinticinco AE) y corresponde al área de trabajo de un encargado de zona. • Distrito. Tercer nivel de la división territorial administrativa y política del país. Un distrito está compuesto por un número variable de zonas. • Región. División territorial y administrativa del Ministerio de Educación Pública (MEP), compuesta por un número variable de distritos. El territorio nacional está constituido por 27 regiones. Para efectos del empadronamiento censal cada una es responsable de una agencia censal” (INEC, 2010i, pp. 23-24). Actores del empadronamiento censal Para garantizar una adecuada cobertura durante la realización del empadronamiento censal, se diseñó una estructura organizativa donde intervinieron como actores principales los funcionarios del Ministerio de Educación Pública (MEP) y INEC, cada uno cumpliendo una función específica y clave para el éxito del proyecto (ver figura 5.1 y 5.2). Figura 5.1 Estructura organizacional del empadronamiento censal Fuente: Manual para censistas. X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda (INEC, 2010i). 45
  • 46. Figura 5.2. Actores del operativo censal y su área de responsabilidad Fuente: Manual para censistas. X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda (INEC, 2010i). Definiciones: • “Empadronador o censista: el empadronador tuvo a cargo una de las labores primordiales del censo 201l, que consistió en visitar todas y cada una de las viviendas comprendidas dentro del área de empadronamiento que se le había asignado; obteniendo de las personas residentes habituales en ellas los datos que se necesitaban, de acuerdo a las preguntas que contenía la Boleta Censal. • Supervisor de sección: veló por el cumplimiento del trabajo de los empadronadores o censistas a su cargo, organizó, controló y verificó la eficacia y la calidad de su labor diaria, según las directrices señaladas. Asimismo fue el responsable de solucionar de manera inmediata las 46
  • 47. situaciones o inconvenientes que se presentaron a los empadronadores a su cargo y que estos no podían resolver por sí mismos. • Encargado de zona: esta persona fue responsable de facilitar el proceso de capacitación para supervisores y empadronadores. Asimismo, durante el proceso de recolección de la información censal esta persona veló porque los supervisores de sección a su cargo realizaran su labor adecuadamente, además apoyó en la resolución de los problemas que se les presentaron. • Coordinador de centro operativo: esta persona fue responsable del adecuado funcionamiento del Centro Operativo del Censo en la región a su cargo. Este centro contempla las sedes de capacitación y el centro de acopio para la entrega y recepción del material censal. Asimismo, esta persona tuvo la importante labor de coordinar junto con la Agencia Censal, el reclutamiento de los funcionarios responsabilidad, quienes del MEP, dentro de su ámbito de participaron como encargados de zona, supervisores de sección y censistas o empadronadores. • Director Regional: actor de mayor rango en el MEP. Facilitó y apoyó las labores de la Agencia Censal durante los procesos previos al Censo. • Agencia Censal: conformada por un agente censal, un subagente y un asistente. Este equipo fue responsable, por parte del INEC, de velar porque la organización de la región asignada se realizara de manera adecuada, asegurando una implementación exitosa de cada uno de los procesos a desarrollados antes, durante y después del empadronamiento censal. Estas personas mantuvieron contacto directo con el director regional, el coordinador del centro operativo y el encargado de zona”.(INEC, 2010i, pp. 26-27) 5.2. La etapa censal: ejecución del empadronamiento 5.2.1. El desarrollo de la campaña de información Con el propósito de ampliar y mejorar la calidad de los datos a recolectar por medio del censo 2011 se desarrollaron campañas de divulgación de la información relacionada con el censo en el nivel nacional y en el local dirigidas a las medios de comunicación, con el fin de que las personas censadas se enteraran con anticipación de la importancia del proceso y se conocieran los conceptos y términos utilizados en el cuestionario para 47
  • 48. lograr un mejor entendimiento al momento de ser contados; de este modo, se acogieron las sugerencias realizadas en las reuniones previas al censo. Tal como lo indica la minuta 3,11 la campaña buscó en todo momento sensibilizar a la población para lograr una autoidentificación dentro de un grupo étnico (INEC, 2009b; INEC, 2011b). Además, como elemento fundamental para la difusión se utilizó personal con formación pedagógica a fin de brindar capacitación en escuelas y colegios, de forma que los estudiantes fueran un elemento multiplicador de la información acerca de la importancia del censo y el proceso que implica su desarrollo (INEC, 2011b). Campaña de información dirigida a medios de comunicación. El INEC realizó una campaña de difusión y comunicación conforme se había acordado en los distintos encuentros y reuniones institucionales. Así, de acuerdo con la información suministrada por el INEC para este trabajo (un anuncio televisivo y dos radiales): • Se elaboraron dos cuñas informativas radiales sobre el censo 2011, una en inglés y otra en castellano. En ninguna de estas cuñas se aborda directamente el tema de la afrodescendencia. • Se hizo propaganda televisiva en castellano y lenguaje de signos para sordomudos. En este caso, se hace alusión a la dimensión étnico-racial incluyendo imágenes de personas afrodescendientes en el anuncio televisivo aunque en ningún momento se puntualiza un mensaje verbal acerca del tema. • Se realizaron varias publicaciones sobre el proceso censal incluida la boleta censal (antes, durante y después del censo) en los diarios La Nación y Al día, y en internet. También se divulgó información sobre el censo en los noticieros de televisión. • Se expusieron vallas publicitarias sobre el censo y se distribuyeron distintos materiales publicitarios impresos. 11 Documento administrativo que registra la relatoría de la reunión llevada a cabo, contenida en el documento: INEC ( 2009b). Reunión para consulta a expertos y usuarios, etapa preparatoria, censo nacional 2011.Conversatorio sobre el tema población afrodescendiente, Minuta 3. San José, Costa Rica: INEC. 48
  • 49. Campaña de información a través de docentes para escuelas y colegios Se elaboró la guía didáctica “Aprendamos sobre censos” para los docentes. La guía fue coordinada por funcionarios del Área de Censos de Población y Vivienda del INEC, con la supervisión de la Dirección de Desarrollo Curricular y del Instituto Uladislao Gámez del Ministerio de Educación Pública (MEP) (INEC, 2010d). La actividad formó parte del calendario escolar en la semana del 17 al 27 de mayo. El propósito fue sensibilizar a los estudiantes de primaria y secundaria sobre la importancia del censo nacional de 2011. Se educó a los estudiantes sobre lo que significa un censo, su relevancia, el procedimiento para llevarlo a cabo, el momento en que se debe realizar, y los beneficios del censo para las familias y las comunidades. Los estudiantes desarrollaron esta actividad en las asignaturas de cívica y estudios sociales, y como una tarea extra-clase, convirtiéndose en agentes multiplicadores de la información, sensibilizando y concientizando a sus familias (INEC, 2010d). Asimismo, se elaboró una boleta censal para colegios, la cual constó de tres bloques: bloque I localización, bloque II características de la vivienda y bloque III identificación del total de personas y hogares. El bloque tercero incluye preguntas étnico-raciales sobre población indígena y población afrodescendiente. Además, se diseñaron juegos educativos para informar todo lo relacionado con el censo 2011: i. Fichas de juego: se trata de un juego compuesto de varias fichas que contienen preguntas sobre el proceso censal. ii. El tablero: juego del tablero con dados; en él se trata de contestar preguntas relacionadas con el censo conforme se camina en las diferentes casillas del tablero. iii. Cuento del reino innumerable: fabula que cuenta la importancia de ser contados para mejorar la distribución de las riquezas en un país. 5.2.2. Proceso de capacitación de las personas censistas La estrategia de capacitación fue diseñada teniendo en cuenta las características de las personas que era necesario formar. Para este propósito, el INEC contó con la colaboración del Instituto de Investigación Educativa (INIE) de la Universidad de Costa 49
  • 50. Rica, el Instituto de Desarrollo Profesional Uladislao Gámez y la Dirección de Desarrollo Curricular, ambas instancias del MEP.12 Figura 5.3. Estructura de capacitación censal Fuente: Tomado de la Guía para el facilitador. Proceso de Capacitación Censal. Nivel I y II Formando facilitador. X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda (INEC, 2011c, p. 7). Considerando el grado de complejidad del Censo, al ser un operativo nacional que requirió contar con alrededor de 35.000 personas, se implementó una metodología de “cascada o efecto multiplicador” que se desarrolló en tres niveles, de forma que las personas capacitadas en los primeros niveles se convirtieran en los facilitadores de los siguientes niveles, tal como se muestra en la figura 5.3. En la sensibilización brindada a las 35.000 personas se tuvieron en cuenta las recomendaciones de las reuniones llevadas hasta el momento (INEC, 2009b) y las limitaciones identificadas en el censo piloto y las pruebas piloto, especialmente las relacionadas con la pregunta étnica. Se hizo un 12 El desarrollo de este apartado se realiza con la ayuda del Manual para el censista, la Guía para el facilitador nivel I y II, y nivel III. 50
  • 51. esfuerzo en advertir sobre la importancia de realizar una breve introducción sobre el tema étnico antes de efectuar este tipo de consulta. Cada uno de los niveles se desarrolló en cuatro sesiones durante un mes, una sesión por semana: el primer nivel se desarrolló durante el mes de marzo, el segundo nivel en el mes abril y el tercer nivel en el mes mayo 2011. El papel desempeñado por el facilitador en la realización de la capacitación fue clave pues su actitud y buen desempeño influyó en el ánimo de los participantes y su sensibilización sobre la importancia de este trabajo. Esto fue fundamental para el buen logro de los objetivos de aprendizaje. Por tal razón fue de suma importancia que la persona que se desempeñaba como facilitador, tuviera las siguientes cualidades según la guía del facilitador: “1. Actitud abierta, siempre dispuesto a evacuar dudas. 2. Buenas relaciones humanas, capacidad para generar un ambiente propicio con buenos canales de comunicación. 3. Capacidad de gestión y flexibilidad para ajustar el proceso cuando así se requiera. 4. Dominio del tema a desarrollar. 5. Disponibilidad de tiempo para planificar las actividades a desarrollar. 6. Buen manejo de los recursos didáctico. 7. El facilitador debe mostrar en todo momento una actitud de compromiso con los objetivos del proyecto censal y por tanto de genuino interés por el adecuado desarrollo del grupo.” (INEC, 2011c, p. 8) Organización del proceso de capacitación ivel I “Equipo técnico a facilitadores del nivel II” El primer nivel de la capacitación censal se llevó a cabo en las instalaciones de la Universidad Hispanoamericana en Llorente de Tibás, durante el periodo comprendido entre el 11 de marzo y el 1 de abril 2011. En este nivel se capacitaron 100 personas, provenientes del INEC, de otras instituciones usuarias de la información censal y asesores nacionales del MEP. Los participantes 51
  • 52. fueron distribuidos en tres grupos de capacitación, cada uno a cargo de un equipo conformado por tres facilitadores: un especialista en temática censal, un especialista en cartografía del INEC y un especialista en mediación pedagógica del Ministerio de Educación Pública. ivel II “Facilitadores de nivel II a facilitadores de nivel III (Directores de centros educativos) El segundo nivel se impartió en 27 sedes ubicadas en diferentes puntos del país, en el periodo comprendido del 8 al 29 de abril 2011. En este nivel se capacitaron aproximadamente 1200 personas, distribuidas en 50 grupos de capacitación. Estas personas correspondían a los directores de centros educativos del MEP, quienes fueron los facilitadores del proceso de capacitación para censistas y supervisores de sección. Este proceso estuvo a cargo de un equipo conformado por dos facilitadores por grupo, uno del MEP y otro del INEC. ivel III formando supervisores y censistas El proceso de capacitación se llevó a cabo en aproximadamente en 164 sedes de capacitación distribuidas en distintas partes del país, entre el 5 y el 26 de mayo. En este nivel fueron capacitados aproximadamente 35.000 educación primaria. Los participantes fueron distribuidos en aproximadamente 1.200 grupos de capacitación. Contenidos generales del proceso de capacitación En los niveles I y II los contenidos desarrollados en cada una de las sesiones fueron los mismos, dado que el objetivo de ambos niveles fue el de capacitar a personas que se desempeñaron como facilitadores en los siguientes niveles. En el cuadro 5.2 se muestra el desglose general de los contenidos por sesión según el nivel de capacitación, tal como lo señala la Guía del Facilitador. Se destaca el nivel III dirigido a supervisores y censistas porque requirió un trabajo importante más allá de las clases (ver cuadro 5.3). 52
  • 53. Cuadro 5.2. Contenido general de la capacitación. iveles I y II. Censo 2011 Día 1 Día 2 Día 3 Día 4 Bienvenida Aspectos logísticos y metodológicos del proceso Actividad de Inicio Repaso del día anterior Repaso Repaso Presentación Los mapas censales y los elementos que los conforman La entrevista Censal Organización del operativo censal Procedimiento de orientación en el terreno con ayuda del mapa Estructura de la boleta censal e instrucciones el llenado Funciones de la persona Encargada de Zona El recorrido del AE y la importancia del plan de recorrido Conceptos básicos Funciones de la persona Supervisor de Sección Recorrido de acuerdo a la composición de la UGM. Funciones de la persona censista Flujos de llenado de la boleta Censo de Vivienda ALMUERZO Situaciones que se pueden presentar a la persona Censo de Vivienda censista durante el recorrido Importancia del papel del facilitador Consejos para desempeñar adecuadamente la función de facilitador Aspectos administrativos para la realización de la labor censal Formularios de Control Censo de Población Censo de Población Síntesis del Proceso de Empadronamiento Censal Procedimiento de entrega, distribución y devolución del material censal Plan de trabajo (plan de supervisión) La labor del censista Guía del facilitador Fuente: Tomado de la Guía para el facilitador. Proceso de Capacitación Censal. Nivel I y II Formando facilitadores. X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda (INEC, 2011c, p. 10). Cuadro 5.3. Contenido general de la capacitación. ivel III. Censo 2011 Día 1 Día 2 Día 3 Día 4 Bienvenida Aspectos logísticos y metodológicos del proceso Actividad de Inicio Repaso del día anterior Repaso Repaso Presentación Los mapas censales y los elementos que los conforman La entrevista Censal Importancia de la participación de los y las docentes para el éxito del Censo 2011 Procedimiento de orientación en el terreno con ayuda del mapa Estructura de la boleta censal e instrucciones el llenado El recorrido del AE y la importancia del plan de recorrido Conceptos básicos Recorrido de acuerdo a la composición de la UGM. Flujos de llenado de la boleta Censo de Vivienda Censo de Población 53
  • 54. Funciones de la persona supervisor de sección ALMUERZO Situaciones que se pueden presentar a la persona Censo de Vivienda censista durante el recorrido Funciones de la persona censista Formularios de Control Aspectos administrativos para la realización de la labor censal Entrega de mapa de AE a Censistas y mapa de Sección a Supervisores Censo de Población Síntesis del Proceso de Empadronamiento Censal Procedimiento de entrega, distribución y devolución del material censal Entrega del material censal Ajustes al plan de trabajo TRABAJO EXTRA-CLASE Reconocimiento de AE y Llenado de boleta del Sección hogar Fuente: Tomado de la Guía para el facilitador. Proceso de Capacitación Censal. Nivel III. Formando facilitadores. X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda (INEC, 2011d, p. 9). La metodología usada durante la capacitación viene descrita en el manual del censista para el Censo 2011 y de forma exhaustiva en la guía para el facilitador: Nivel I y II “Formando facilitadores” y Nivel III “Formando supervisores y censistas”. En las guías se detalla el horario, cada uno de los contenidos a desarrollar, los objetivos de aprendizaje, así como la estrategia metodológica para abordarlos, los recursos y tiempo necesario para desarrollarla (INEC, 2010i; INEC,2011c; INEC, 2011d). En general, la estrategia metodológica para los tres niveles tiene técnicas parecidas, a continuación se mencionan algunas. “• Técnica expositiva monólogo • Técnica intercambio de roles • Técnica lectura comentada • Técnica expositiva participativa • Técnica candidatura • Técnica completa el esquema • Técnica dibujo narrado • Técnica busca la pista • Técnica reafirmando lo aprendido • Técnica trabajando en grupos y trabajo con mapas censales • Técnica trabajo en grupos Recorrido del AE en la sede de capacitación • Técnica: Trabajo en grupos y lectura de los tipos de recorrido de AE • Técnica: Expositiva y participativa 54
  • 55. • Técnica: Análisis de casos de la Autoevaluación • Técnica Rompecabezas de la boleta censal • Técnica análisis de casos • Técnica trabajo en grupos para analizar preguntas del Censo de Población según nivel de dificultad de las mismas. • Técnica: Circulo de influencia y preocupación • Técnica Resolución de casos • Aplicación del instrumento de evaluación de la capacitación • Técnica video • Técnica expositiva participativa y trabajo en parejas” (INEC, 2011c, pp. 11-18; INEC, 2011d, pp. 10-17) 5.2.3. La aplicación de la pregunta durante el trabajo de campo A las personas responsables de realizar las preguntas en campo (incluida la étnico racial), se le solicitó desarrollar la entrevista en armonía, respeto y comprensión, con el propósito de crear un ambiente de confianza que facilitara la labor de censar. De acuerdo con el manual del censista, algunas normas que se debían cumplir al momento de aplicar la entrevista eran las siguientes: “1. Diríjase a la persona informante cordial y respetuosamente en todo momento. 2. Explique tantas veces como sea necesario y de diferentes maneras, el objetivo, interés y utilidad del censo, la importancia de la veracidad de la información que suministre y su carácter confidencial. 3. Realice las preguntas en el orden en que aparecen en la boleta. Es frecuente que al responder a una pregunta, el o la informante toque temas de otra pregunta y usted se sienta tentado(a) a pasar a esa pregunta. No realice esta práctica, pues puede confundirse y omitir información. Por tanto, formule las preguntas exactamente como fueron escritas en la boleta, en forma textual, si esta no ha quedado clara al informante, lea nuevamente la pregunta pero más despacio. 4. No anticipe respuestas, usted no debe guiar al informante en dirección de una determinada respuesta, sugiriendo, por ejemplo, una de las posibles opciones. 55
  • 56. 5. Por ningún motivo asuma respuestas, recuerde que usted debe hacer una a una las preguntas, según corresponda. 6. Siga cuidadosamente cualquier instrucción que contenga la pregunta. 7. No entable discusiones con el informante, mantenga en todo momento una actitud objetiva, no se comprometa tomando partido o expresando opiniones acerca de situaciones y personas del hogar. 8. Muestre sincero interés en las respuestas del informante, esto lo estimula. 9. Tenga presente que cada entrevista es diferente, ya sea por las condiciones en que se lleva a cabo, por el tipo de personas o su situación social o psicológica. Por tanto usted deberá utilizar su intuición y destreza para adaptarse a cada situación de entrevista.” (INEC, 2010i, pp. 79-80) Asimismo, se le recomienda a la persona censista presentarse cuando sea atendido en un hogar. En el caso de que la persona que atienda el llamado sea un informante menor de 15 años o alguien que no se encuentra en condiciones de contestar la entrevista, es importante saludar amablemente, explicar brevemente lo que se pretende realizar y respetuosamente preguntar por una persona que pueda suministrar la información. También se le recomienda que, cuando se encuentre frente a la persona informante, después del saludo: “identifíquese claramente, muestre su credencial y explique el motivo de su visita, la importancia de la información brindada y el carácter confidencial de la misma, con el fin de despertar el interés de la persona y su deseo de suministrar la información”(INEC, 2010i, p. 81). Es importante estar capacitado para solucionar cualquier duda del informante y obtener confianza de la persona entrevistada. “Una vez aceptada la entrevista, proceda a aplicar la boleta y recuerde en todo momento que debe evitar discusiones de tipo político, religioso o de cualquier índole. Su trabajo es delicado y por tanto es necesario que actúe con cautela para que lo realice de manera exitosa. Al finalizar la entrevista no olvide agradecer por la valiosa cooperación y reitere la confidencialidad de los datos que le fueron brindados.” (INEC, 2010i, p. 81) 56
  • 57. Características de la persona informante De acuerdo con el manual, la persona informante debe ser un miembro del hogar, mayor de 15 años y con suficiente conocimiento acerca de las características de todas las personas del hogar. No se debe aceptar como informante a las trabajadoras del hogar ni a los pensionistas, los cuales sólo podían suministrar la información que les correspondía, en el caso de que sean residentes habituales en la vivienda. Cómo proceder cuando el informante se rehúsa a contestar En el caso que el informante se negara a dar la información requerida, se debían tener presente las siguientes recomendaciones: “• Mantener una actitud cordial y conciliadora en todo momento. • Indicar que estos datos son suministrados por todos los hogares de Costa Rica y reiterar que la información era confidencial. • Tratar de iniciar la entrevista y si el informante lo permitía, continuar con las preguntas en el orden establecido en la boleta. • Si la persona mantenía resistencia, informaba de inmediato la situación a su supervisor, quien le indicaba el procedimiento a seguir.” (INEC, 2010i, p. 82) Dificultades en terreno con la pregunta étnico racial Una exposición detallada sobre las dificultades relacionadas con la pregunta étnicoracial se describe en la presentación de las tres pruebas piloto realizadas en Patarrá, Talamanca y Palmares (ver apartado 5.1.2) y en la evaluación de los datos que realizó el INEC (ver apartado 5.3.2). En general, la población entrevistada tuvo dificultades para autoidentificarse en una categoría étnica de forma correcta, lo usual fue determinar esto por el color de su piel, y no en términos de una etnia propiamente; este desafío se acrecentó, según el contexto geográfico del que se tratara o si el informante debía responder por la autoidentificación étnica de otro miembro familiar, pues en las pruebas se especificaba que la pregunta debía hacerse a todas las personas, estuvieran presentes o no. De hecho, esta instrucción no solo se dicta en el manual del Censo Piloto, sino que se mantiene en los manuales de capacitación del Censo 2011, en el cual se expresa textualmente: 57
  • 58. “Usted debe formular las preguntas para todas las personas residentes habituales del hogar, nacionales y extranjeros, estén presentes o no. Por ningún motivo debe dejar de formular esta pregunta, siempre y cuando no se hayan autoidentificado como indígenas.”(Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010i, p. 143) 5.3. La etapa post-censal evaluación de los resultados 5.3.1. Procesamiento de la información: captura y limpieza de los datos En los censos anteriores al censo 2011, la captura de datos se realizaba mediante digitación manual de los cuestionarios boleta a boleta; se ocupaba mucha gente haciendo esta labor y se incurría en muchos errores, por lo que los resultados estaban disponibles 12 meses después. En el censo 2011, se utilizó por primera vez lectoras ópticas para el procesamiento de datos, lo que permitió que se obtuvieran resultados censales de mayor calidad y seis meses antes de lo usual (datos preliminares a mediados de diciembre de 2011).13 La información de la población afrodescendiente fue difundida junto con el informe de las cifras definitivas del censo, durante el mes de junio de 2012 (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a) a pesar de algunas dificultades en la búsqueda de fondos para procesar la información del censo. El cambio de método de procesamiento de datos se llevó a cabo previa investigación y análisis de diferentes alternativas para la captura de datos censales, entre las que se encontraban la digitación numérica tradicional, la digitación alfanumérica con codificación a posteriori, escaneo y PDA.14 El método seleccionado fue la opción de escaneo (lectoras ópticas). El proceso de escaneo se caracteriza porque captura la imagen de las boletas censales por lectoras ópticas (escáner); posteriormente, las imágenes pasan por una etapa de interpretación automática con su transformación en números, caracteres y marcas. Se trata de una mezcla de lectora de marcas (OMR, por Optical Mark Recognition), y lectora de caracteres, letras y números (OCR, por Optical Character Recognition); esta combinación de técnicas (OMR y OCR) es reconocida como ICR (Intelligent Carácter 13 14 El censo se realizó del 30 de mayo al 3 de junio de 2011. Personal Digital Assistant o ayudante personal digital. 58
  • 59. Recognition) o como IMR (Intelligent Mark Recognition). Cuando hay fallos en la interpretación del cuestionario por problemas en el llenado de la boleta, el sistema automáticamente envía este dato a una estación de verificación manual para resolver la duda. Para la realización de esta labor se contrató una empresa especializada en esta tecnología, disminuyendo con ello el riesgo de uso del escáner. El trabajo se probó con el censo piloto de junio de 2010 de forma satisfactoria. La empresa contratada fue el consorcio ITS-Active Software, que propuso una solución integral, a saber: “1. Captura de los datos del censo piloto 2010 2. Metodología de la preparación y procesamiento del censo 2011 3. Diseño e impresión de la boleta censal 4. Adquisición de materiales asociados al llenado y uso de las boletas (lápices, borradores, tajador, cartapacio, cajas, etc.) 5. Armado o preparación de cartapacios con las boletas 6. Distribución y retiro del material censal en toda la nación 7. Recepción y almacenamiento del material censal 8. Captura de la información censal y entrega de la base de datos final, incluyendo codificación automática de preguntas abiertas.” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011a, p. 5) El consorcio utilizó el Sistema Integral de Procesamiento Óptico (SIPO) para realizar el seguimiento, la documentación, la conversión en datos y la visualización de las boletas censales. El sistema SIPO controla automáticamente que cada caja censal haya sido totalmente escaneada, dado que dispone de información clave sobre la caja, es decir, que conoce lo que debería tener la caja pues ésta previamente fue registrada en la recepción de cajas y sus UGM. El operador trabaja por cajas enteras. El sistema también verifica automáticamente que se hayan escaneado completamente la totalidad de las páginas de la boleta censal en el orden requerido. El escáner rechaza faltantes u hojas desordenadas. Las imágenes son en formato TIFF con alta fidelidad para la digitalización de los documentos, amplio soporte de aplicaciones para manejar 59
  • 60. imágenes y fácil comprensión sin perder calidad (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011a). Figura 5.4. Proceso de escaneo y codificación Fuente: Tomado del documento captura y procesamiento de las boletas censales por medio de escaneo. La experiencia de Costa Rica (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011a, p. 8). Fue verificado por muestreo el procedimiento de control de calidad de las imágenes y la base de datos; se comparó la calidad de la imagen con el cuestionario en papel, y la calidad de la base de datos comparando la imagen contra la base de datos. Dado que diariamente se recibieron lotes procesados, este proceso se llevó a cabo de forma paralela y continua, validando y aceptando lotes de DVD con imágenes y datos. Asimismo, es importante anotar que conforme avanzó el procesamiento se fueron realizando estimaciones preliminares, lo que permitió analizar la validez y la consistencia de los datos y evaluar la cobertura censal, garantizando con ello que los 60
  • 61. resultados se obtuvieran oportunamente. El INEC realizó supervisión directa del proceso, verificando el avance del trabajo, y controlando la eficiencia y calidad de éste, lo que demandó alta exigencia al personal de la institución. Las actividades y productos entregados por el consorcio se recibieron satisfactoriamente en los tiempos esperados. 5.3.2. Evaluación de los datos realizada por el I EC15 La Unidad Técnica de Sistemas de Información (UTSI) del INEC realizo la revisión estructural de la pregunta “étnica-racial” y encontró tres tipos de casos “atípicos”,16 los cuales fueron previamente definidos para revisar y controlar la información en áreas de empadronamiento (AES): i) 25% o más de la población se autoidentificó como afrodescendiente, ii) 50% o más se autoidentificó como mulata, y iii) 5% o más se autoidentificó como china. Según el informe sobre “revisión de la pregunta –étnica racial- de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a), estos tres tipos de casos atípicos son denominados mediante tres códigos computacionales: ERROR1004, ERROR1005 y ERROR1006, respectivamente . Después de la revisión de errores de estructura, se procedió a realizar llamadas telefónicas al 10% de las viviendas de cada AE reportada y que tuviera mayor concentración de población mulata y afrodescendiente. La muestra de las AES seleccionadas representan el 5.2% de los cinco cantones (Puntarenas, San Carlos, Santa Cruz, Liberia, Nicoya) y el 0.5% en el nivel nacional. Es importante anotar que las áreas de los cantones analizados son equiparables para entrar en el cuadro muestral. Las llamadas tenían como propósito saber si, en el momento del censo, se les había realizado la pregunta de autoidentificación étnico-racial; posteriormente, se les leía la pregunta, sin hacer alusión a la respuesta dada en la boleta censal, lo que permitía verificar la información escrita en la misma. Adicionalmente, se aprovechaba para consultar los argumentos que justificaban dicha respuesta. 15 La elaboración de este apartado constituye un resumen del informe realizado por el funcionario Eugenio Fuentes, de la Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis del INEC denominado: “Informe revisión de la pregunta “étnica-racial” de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal”. 16 Caso atípico son observaciones que se alejan mucho del promedio de los datos. Realizar el análisis de estos datos es un procedimiento normal en el análisis estadístico para verificar que no haya errores en el manejo y/o captura de los datos. 61
  • 62. Principales hallazgos de la consulta telefónica en relación con la autoidentificación étnico-racial En las 175 AES con población predominantemente mulata o afrodescendiente, se contabilizaron 632 viviendas en las AES (0.05% del total de viviendas individuales ocupadas del país). Dado que en 8 áreas no se contaba con número de teléfono, se requirió de la ayuda de pasantes para que colaboraran de modo de poder completar la consulta (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a). La consulta telefónica se llevó a cabo entre 4 y 5 meses después de haber pasado el momento de la realización del censo, trayendo como consecuencia que buena parte de los re-entrevistado hubieran olvidado lo sucedido; e hecho, el 10.7% no recordaba que se les hubiera hecho la pregunta étnico- racial. El 31% de las personas afirmaban que se les había realizado la pregunta (31.0%), y el resto de los consultados dice que no se les efectuó la pregunta (27.1%). Al analizar la misma información para los 5 cantones los resultados son similares, excepto Liberia donde únicamente el 19.7% de las personas re-entrevitadas recuerdan que se les había realizado la pregunta. Es importante anotar que en las reentrevistas la mayoría de las personas respondieron en función de su color de piel (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a). Al consultar telefónicamente a los afrodescendientes, los informantes contestaron que no recordaban si se les había realizado la pregunta étnico-racial. Al considerar las personas reportadas como afrodescendientes y consultadas telefónicamente, se encontró que 25.6% a no recordaba si se les había hecho la pregunta étnico-racial (ver cuadro 5.4), y además, la respuesta de la boleta no coincidía con lo señalado en la reentrevista telefónica; justificaron la respuesta por el color de piel. En segundo lugar, aparecen los casos de las personas a las que “no se les realizó la pregunta y la respuesta no concuerda con la que aparece en la boleta censal, por el color de piel” (19.0%). Al realizar la consulta telefónica en la AES con población predominantemente mulata, el 20.9% no recordaba que les hubieran realizado la pregunta, y la respuesta es diferente de la consignada en la boleta censal, porque las personas se fijaban en su color de piel antes que en su autoadscripción étnica (ver cuadro 5.4). 62
  • 63. Cuadro 5.4. úmero de casos donde las personas indican si se les planteó la pregunta étnico-racial al momento de realizar el censo. Cantones de Puntarenas, San Carlos, Santa Cruz, Liberia y icoya (valores absolutos y porcentuales) Afrodescendiente Mulatos Descripción % % No hay teléfonos en la AE 1 0,8 7 1,4 Se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información 0 0,0 6 1,2 de la boleta censal, dadas sus costumbres y tradiciones. No se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información de la boleta censal, dadas sus costumbres y 0 0,0 2 0,4 tradiciones. Se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información 18 14,9 87 17,0 de la boleta censal, por el color de la piel. Se realizó la pregunta, pero la respuesta no coincide con la 16 13,2 69 13,5 información de la boleta censal, por el color de la piel. No se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la 16 13,2 56 11,0 información de la boleta censal, por el color de la piel. No se realizó la pregunta y la respuesta no coincide con la 23 19,0 74 14,5 información de la boleta censal, por el color de la piel. No recuerdan si realizaron la pregunta y la respuesta coincide con 16 13,2 103 20,2 la información de la boleta censal, por el color de la piel. No recuerdan si realizaron la pregunta y la respuesta no coincide 31 25,6 107 20,9 con la información de la boleta censal, por el color de la piel. Total 121 100 511 100 otas: a. “No se realizó la pregunta”, significa que la persona no estaba presente en el hogar cuando se realizó el censo, siendo la persona entrevistada en ese momento la que respondió por ella. Fuente: Tomado del Informe Revisión de la pregunta “étnica-racial” de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a, p. 5). En general, la mayor parte de las personas consultadas no recordaban que se les hubiera hecho la pregunta, pero en la re-entrevista la respuesta dada fue contraria a la consignada en la boleta censal (21.8%) y basada en su color de piel; en número, le siguen las personas que recordaban la consulta hecha durante el censo, y su respuesta coincidía con el de la boleta censal (18.8%), por el color de piel (ver cuadro 5.5). El 97.5% (616) de la población consultada basa las argumentaciones de sus respuestas en función del color de piel y el resto 1.3% (8) argumentan en función de las tradiciones y costumbres. En el 1.3% (8) no hay teléfonos en la AE. (Ver cuadro 5.5) 63
  • 64. Cuadro 5.5. úmero de casos donde las personas indican si se les planteó la pregunta étnico-racial cuando se las censó, según cantón y grupo “étnico-racial” (valores absolutos y porcentuales) Descripción No hay teléfonos en la AE Se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información de la boleta censal, dadas sus costumbres y tradiciones. No se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información de la boleta censal, dadas sus costumbres y tradiciones. Se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información de la boleta censal, por el color de la piel. Se realizó la pregunta, pero la respuesta no coincide con la información de la boleta censal, por el color de la piel. No se realizó la pregunta y la respuesta coincide con la información de la boleta censal, por el color de la piel. No se realizó la pregunta y la respuesta no coincide con la información de la boleta censal, por el color de la piel. No recuerdan si realizaron la pregunta y la respuesta coincide con la información de la boleta censal, por el color de la piel. No recuerdan si realizaron la pregunta y la respuesta no coincide con la información de la boleta censal, por el color de la piel. Total Puntarenas MUL San Carlos AFR** MUL Santa Cruz AFR MUL AFR Liberia MUL icoya AFR MUL AFR Total Observaciones realizadas 1 (0.2) 0 2 (0.3) 1 (0.2) 2 (0.3) 0 1 (0.2) 0 1 (0.2) 0 8 (1.3) 0 0 0 0 6 0 0 0 0 0 6 (0.9) 1 (0.2) 0 0 0 1 (0.2) 0 0 0 0 0 2 (0.3) 26 (4.1) 7 (1.1) 23 (3.6) 3 (0.5) 10 (1.6) 5 (0.8) 18 (2.8) 2 (0.3) 10 (1.6) 1 (0.2) 105 Personas morenas, trigueñas, mestizas, blancas, hijos de (16.6) personas trigueñas, “por el color de la piel”. 23 (3.6) 5 (0.8) 16 (2.5) 2 (0.3) 9 (1.4) 6 (0.9) 4 (0.6) 1 (0.2) 17 (2.7) 2 (0.3) Son personas mestizas, chinas, blancas por el color de la piel, 85 mulatas por el color de la piel, con color de piel indígena o (13.4) son mulatas por costumbres y tradiciones. 24 (3.8) 10 (1.6) 10 (1.6) 0 4 (0.6) 3 (0.5) 13 (2.1) 2 (0.3) 5 (0.8) 1 (0.2) 72 Personas morenas por el color de la piel, trigueñas, mestizas, (11.4) blancas, “por el color de la piel”. 23 (3.6) 2 (0.3) 9 (1.4) 4 (0.6) 37 (5.9) 3 (0.5) 23 (3.6) 2 (0.3) 158 (25.0) 29 101 23 65 36 110 17 77 16 (4.58) (15.98) (3.64) (10.3) (5.69) (17.4) (2.68) (12.18) (2.53) 12 7 16 9 (1.9) (1.1) (2.5) (1.4) De ninguna etnia o raza, personas morenas, mestizas, de 14 1 97 piel blanca o son personas mulatas por su color de piel, (2.2) (0.2) (15.3) “por el color de la piel”. 23 5 (3.6) (0.8) 2 (0.3) 8 (1.3) 18 8 (2.8) (1.3) 19 12 (3.0) (1.9) 3 33 1 (0.5) (5.2) (0.2) 25 2 4.0) (0.3) 4 119 Personas morenas por el color de la piel, trigueñas, (0.6) (18.8) mestizas, blancas, o simplemente “por el color de la piel”. Personas morenas por el color de la piel, trigueñas, 22 7 138 mestizas, blancas, “por el color de la piel”,“una persona (3.5) (1.1) (21.8) afrodescendiente con una trigueña o mestiza”. 632 (100) Fuente: Tomado del Informe Revisión de la pregunta “étnico-racial” de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal. Entre paréntesis aparece la información porcentual (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a, p. 6 y 7). 64
  • 65. Segunda ronda de llamadas Considerando las diferencias significativas en cifras entre los censos de 2000 y 2011, se realizaron 117 llamadas a informantes que pertenecían a los distritos donde se encontraron las principales diferencias: Limón, Batán, Carrandí y El Cairo, todos en la provincia de Limón17 (ver cuadro 5.6). En la encuesta telefónica de la segunda ronda se contactó aproximadamente al 70% de los informantes del censo; no fue posible contactar al resto. De las 80 personas consultadas, 41 cambiaron su respuesta con respecto a la boleta censal, mostrándose muy inestables en la comprensión de la pregunta, en especial con respecto a la categoría “mulato”. El mismo comportamiento se observó entre quienes no fueron entrevistados durante el censo (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a). Al 31,6% se les había realizado la pregunta étnico-racial. Estas personas contestaron ser “negras” justificando su respuesta basados en el color de piel. Esa respuesta coincide con la que aparece en la boleta censal (ver cuadro 5.7). El 21.4% de los casos consultados señalan que les habían hecho la pregunta y que contestaron ser “negros” aduciendo sus costumbres y tradiciones; esta respuesta es igual a la que aparece en la boleta censal en el 21,4% de los casos (ver cuadro 5.7). Finalmente, el 18,8% de los casos afirma que se les formuló la pregunta pero la respuesta no coincide con lo señalado en la boleta; contestaron ser “negros” considerando su color de piel (ver cuadro 5.7). En conclusión, la mayoría sustentó su respuesta argumentando costumbres y tradiciones (77%) y una minoría basó sus explicaciones en el color de piel (22%), situación similar a la encontrada en la primera exploración realizada en el último trimestre de 2011. 17 La selección de estos distritos se hizo con la información disponible en el mes de febrero y según la disponibilidad de recursos humanos y de equipos para realizar las llamadas. 65
  • 66. Cuadro.5.6. Distritos con mayor diferencia de población negra o afrodescendiente según censos de población y vivienda Descripción egra o afrodescendiente Censo 2000 Diferencia Censo 2011 Costa Rica 72.784 45.228 -27.556 Limón 27.073 10.387 -16.686 Batán 6.980 322 -6.658 El Cairo 2.921 238 -2.683 Siquirres 3.721 1.368 -2.353 Carrandi 2.375 333 -2.042 Matama 1.584 302 -1.282 Río Blanco 1.082 405 -677 Río Jiménez 724 106 -618 Sixaola 747 249 -498 Guácimo 943 474 -469 Fuente: Tomado del Informe Revisión de la pregunta “étnica-racial” de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a, p. 9). Cuadro 5.7. úmero de casos donde las personas indican si se les formuló la pregunta étnico-racial y sus argumentaciones. Distritos de Limón, Batán, Carrandí y El Cairo. Censo 2011. (Valores absolutos y porcentuales) Descripción 1. Se realizó la pregunta telefónicamente y la respuesta en la boleta censal es correcta por tradiciones y costumbres. 2. No se realizó la pregunta telefónicamente y la respuesta en la boleta censal es correcta por tradiciones y costumbres. 3. Se realizó la pregunta telefónicamente y la respuesta en la boleta censal es correcta considerando el color de la piel. 4 Se realizó la pregunta telefónicamente, pero la respuesta no coincide con la información de la boleta censal, considerando el color de la piel. 5. No se realizó la pregunta telefónicamente y la respuesta en la boleta censal es correcta considerando el color de la piel. 6. No se realizó la pregunta telefónicamente, y la respuesta no coincide con la información de la boleta censal, considerando el color de la piel. 7. Al realizar la consulta telefónica no recuerda si se le realizó la pregunta; la respuesta en la boleta censal es correcta considerando el color de la piel. 8. Al realizar la consulta telefónica no recuerda si se le realizó la pregunta, pero la respuesta no coincide con la información de la boleta censal, considerando el color de la piel. N % 25 21,4 1 0,9 37 31,6 22 18,8 6 5,1 7 6,0 9 7,7 10 8,5 117 100,0 Total otas: a. “No se realizó la pregunta”, significa que la persona no estaba presente en el hogar cuando se recopiló la información, siendo la persona entrevistada en ese momento la que respondió por ella. Fuente: Tomado del Informe Revisión de la pregunta “étnica-racial” de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a, p. 5) 66
  • 67. 5.3.3. Estrategia para la divulgación de los productos censales La divulgación de los productos censales comprende básicamente la página electrónica, las publicaciones, la realización de un simposio para discutir el censo y la difusión de noticias en diferentes medios de comunicación (prensa, radio y televisión), en los niveles nacional e internacional. A continuación se describen brevemente estos aspectos. Página electrónica El principal medio de difusión oficial de los productos censales es el sitio web del INEC, el cual permite divulgar diferentes tipos de contenidos y los principales productos censales del país. En la página web se pueden descargar los datos a nivel desagregado, según el origen étnico y las variables de interés para las cuales se haya capturado información.18 Para el procesamiento en línea se utiliza el software Redatam19, programa que usa una base de datos jerárquica comprimida, desarrollado por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE/CEPAL). La particularidad fundamental de este programa es que permite construir de forma fácil y rápida frecuencias y cruces de variables de localización, vivienda, población y características socioeconómicas por provincia, cantón o distrito. Los resultados de una consulta se pueden obtener en forma de cuadros y gráficos principalmente. Asimismo, los gráficos y cálculos estimados se pueden exportar a Excel o Acrobat con extensión xlsx o pdf, respectivamente. Para usuarios expertos es posible realizar procedimientos que no están estandarizados mediante la programación según el lenguaje Redatam. En la misma página se puede acceder al manual del censista, de clasificación de actividades económicas, clasificación de ocupaciones y el propio manual de Redatam. En este sentido, la página web es amigable para personas que no estén muy familiarizadas con el uso de internet. El sitio está diseñado para los siguientes navegadores: Internet Explorer 7 o superior, Mozilla 18 Ver página web http://www.inec.go.cr/Web/Home/GeneradorPagina.aspx Actualmente, se usa la cuarta generación del software REDATAM+SP (abreviado R+SP), en honor a su creador Serge Poulard y originalmente lanzado como Redatam+G4 (R+G4). 19 67
  • 68. Firefox 3 o superior, Safari 4 o superior, Google Chrome 4 o superior y Opera 10 o superior. Si bien la página web ha permitido visibilizar y liberar la información para todos los usuarios interesados que tengan acceso a internet, el acceso a los datos sigue siendo limitado para varios segmentos de población que no cuentan con servicio de internet, computadores o recursos para desplazarse a los lugares donde esto es posible. Por esa razón, es importante utilizar recursos de divulgación alternativos. Publicaciones electrónicas y en papel En la página web también se encuentra publicaciones en línea sobre los resultados censales, en caso de que el usuario requiera algún tabulado especial se debe solicitar al INEC, y según el requerimiento se fija una tarifa por el procedimiento. Algunas publicaciones comprenden los resultados generales del Censo 2011, las características de las viviendas Tomo I y II, listado comparativo de cuadros web vs publicación, y la presentación de los resultados generales Censo 2011. También hay publicaciones disponibles a la venta. Simposio Costa Rica a la luz del Censo 2011 Con el fin de atender los requerimientos realizados por diferentes usuarios y masificar la difusión de los resultados del censo 2011 se llevó a cabo un simposio en noviembre de 2012. De acuerdo con el INEC: “Se espera que el simposio se convierta en el medio que permita unificar esfuerzos y criterios para planear, organizar y ejecutar investigaciones sobre la situación actual del país y posteriormente presentar sus resultados entre los usuarios y tomadores de decisiones” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012b). El INEC espera que los resultados de estos estudios se intercambien y haya discusiones al respecto entre investigadores, instituciones públicas y privadas, y las personas interesadas en los temas tratados; todo ello con el objetivo de “mejorar la articulación entre teoría y práctica, y avanzar más allá de las cifras, desarrollando y promoviendo políticas y estrategias que se ajusten a las necesidades de Costa Rica”. 68
  • 69. oticias en medios de comunicación A continuación se citan algunos ejemplos de noticias nacionales: González Q. (2012, 16 de enero). El censo y las proyecciones de población. La Nación, en http://www.nacion.com/2012-01-16/Opinion/el-censo-y-las-proyecciones-depoblacion.aspx Leitón, P. (2012, 6 de Junio). 385.899 extranjeros viven en Costa Rica. La Nación, en http://www.nacion.com/2012-06-06/Economia/385-899-extranjeros-viven-en-CostaRica.aspx Leitón, P.(2012, 7 de Junio). Inmigración se desploma por menor flujo de nicaragüenses. La Nación, en http://www.nacion.com/2012-06-07/Economia/Inmigracion-se-desplomapor-menor-flujo-de-nicaraguenses.aspx Leitón, P. (2012, 11 de Junio ). 91.000 hogares en el país envían o reciben dinero del exterior. La ación, en http://www.nacion.com/2012-06-11/Economia/91-000-hogaresen-el-pais-envian-o-reciben-dinero-del-exterior.aspx Leitón, P.(2012, 18 de Junio). Mayor cobertura en seguridad social pone en apuros a la Caja, en http://www.nacion.com/2012-06-18/Economia/mayor-cobertura-en-seguridadsocial-pone-en-apuros-a-la-caja.aspx López Arias, A.(2011, 21 diciembre). Censo confirma crecimiento desacelerado de población. Al Día, en http://www.aldia.cr/ad_ee/2011/diciembre/21/nacionales3015409.html López Arias, A. (2011, 24 de mayo). Nuevas preguntas en censo. Al Día, en http://www.aldia.cr/ad_ee/2011/mayo/24/noticias-del-dia2787327.html Solano, H. (2012, 7 de Junio). Censo lanza señal de alerta a población. Al Día, en http://www.aldia.cr/ad_ee/2012/junio/07/nacionales3200896.html Soto M., M.(2012, 25 de Junio). En más de medio millón de hogares se separan los residuos. La Nación, en http://www.nacion.com/2012-06-25/AldeaGlobal/En-mas-demedio-millon-de-hogares-se-separan-los-residuos.aspx 69
  • 70. 6. Evaluación de la estrategia de consulta a usuarios y de los resultados del proceso censal 2011 asociados con la pregunta étnico-racial 6.1. Evaluación del proceso desarrollado y de los resultados obtenidos, realizada por los usuarios En este apartado se expone una síntesis del proceso de consulta que se realizó a diversos sectores académicos y de la sociedad civil que participaron en la fase de pre-diseño de la pregunta “étnico-racial”. Las entrevistas fueron realizadas durante las tres primeras semanas de setiembre de 2012. Se recolectaron un total de 6 entrevistas, con representantes del Centro de Mujeres Afrocostarricenses, la Escuela de Antropología de la Universidad de Costa Rica, el Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica; la oficina de Costa Rica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y un consultor independiente. Tanto la guía como los extractos de entrevista pueden consultarse en el anexo 1. Se contactó a representantes de la comunidad china y otros de la comunidad afrodescendiente, pero al momento de entrega de este informe aún no habían devuelto las llamadas.20 Las posiciones ante las distintas preguntas tienden a variar principalmente en función de la pertenencia a los sectores académicos y organizaciones civiles. Salvo uno de los entrevistados que se desempeña como consultor privado, los representantes de ambos sectores concuerdan en que la actitud del INEC siempre fue abierta, que hubo una adecuada representación de los sectores involucrados y que sus opiniones influyeron sobre el proceso. Como muestra de ello se suele citar la inclusión de la categoría “chino” que en un principio no estaba contemplada, y que se incorporó a raíz de las peticiones realizadas por esta población. En relación con los medios de comunicación establecidos por el INEC para dar seguimiento y retroalimentar el proceso de consulta, como por ejemplo el envío de las minutas de las reuniones, la mayoría de personas se mostró conforme con los mecanismos establecidos. Al reflexionar acerca del proceso de consulta en sí mismo, dos 20 Una persona proveniente de una organización afrodescendiente y dos personas representantes de la asociación china en Costa Rica. Vale la pena aclarar que esto nos impidió conocer la opinión de las organizaciones representantes de la población china en Costa Rica. 70
  • 71. de los entrevistados pertenecientes al sector académico concordaron en que a futuro el proceso se debe aplicar en dos etapas. En una primera deberían concentrarse esfuerzos para obtener la opinión de las organizaciones civiles y los grupos políticos en un sentido amplio. La segunda etapa debería caracterizarse por una discusión de naturaleza más técnica. Asimismo, salvo la opinión de uno de los entrevistados, la mayoría expresó que hubo un importante avance conceptual en comparación con el censo del 2000, no solo en cuanto a la redacción de la pregunta y las opciones de respuesta, sino también por el hecho de haber establecido preguntas distintas para la población indígena y afrodescendiente. Sin embargo, concuerdan en que todavía queda mucho camino por recorrer con miras a afinar el instrumento. Todos opinan que debe buscarse un balance entre lo teóricamente deseable y lo técnicamente posible. Cinco de los seis entrevistados concuerdan en que debería incluirse el tema étnico-racial en las Encuestas de Hogares, ya sea mediante una pregunta o un módulo. Coinciden en que esta opción no solo ayudaría a profundizar el conocimiento que se tiene acerca de los afrodescendientes, sino que también serviría para ir afinando la pregunta durante el período intercensal. En todos los casos, la opinión es que durante este censo aún persistieron los problemas asociados con la aplicación de la pregunta durante el proceso de empadronamiento; entendiendo por esto que la persona censista muchas veces capta a la persona censada según su propia percepción y omite hacer por ejemplo la pregunta de etnicidad por temor a herir susceptibilidades.21 Para dos de las personas entrevistadas, la situación evidencia que el proceso de capacitación no fue del todo satisfactorio, en el entendido que es ahí donde esto debe corregirse. Estas mismas personas abogan también por una mayor participación de la población afrodescendiente en ese proceso ya que esto ayudaría a entender las categorías que la misma población utiliza para autoidentificarse en su vida cotidiana. Vale la pena aclarar que, ninguna de las personas entrevistadas participó 21 Esta opinión concuerda con las conclusiones obtenidas por el INEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2011e, 2012a) a partir de las pruebas de campo y el Censo Piloto de Palmares 2010, donde se advertía que esto podría suceder, de acuerdo con la forma en que había sido planteada y aprobada la pregunta luego del proceso de consulta realizado a las distintas organizaciones civiles. 71
  • 72. personalmente en las etapas posteriores al proceso de consulta (incluyendo las capacitaciones). En relación con las campañas de difusión, dos de las personas entrevistadas opinan que el gobierno costarricense debió invertir más en dichas campañas, con el propósito de promover una mayor difusión de los instrumentos a la población, pues a su juicio fue insuficiente (debería ampliarse la cantidad de espacios publicitarios en los distintos medios de comunicación locales y nacionales). Esto podría realizarse, según estas personas, asignando una mayor parte del presupuesto a esta materia, no solo al INEC, sino también a las organizaciones afrodescendientes, con el propósito de posicionar el tema étnico entre la población. A modo de síntesis, se pueden indicar las siguientes recomendaciones compartidas por los entrevistados: 1. Una mejor capacitación de los censistas en el tema étnico, enfatizando que debe efectuarse la pregunta de autoidentificación a cada uno de los miembros del grupo familiar a futuro. 2. Elaborar una campaña informativa en los medios locales acerca de la importancia de la multiculturalidad de la nación, con el propósito de sensibilizar a la población acerca del valor positivo de reivindicar su autoadscripción étnica. 3. Considerar la introducción de la pregunta en las Encuestas de Hogares, dado que estas contienen mayor cantidad de información acerca de las características socioeconómicas y se realizan con mayor periodicidad, lo que fortalecería el análisis económico de la población afrodescendiente y serviría a su vez para ir afinando diseños de pregunta a futuro. 4. Estudiar la posibilidad de plantear una categoría abierta, de manera que el encuestado pueda indicar otro grupo étnico además de los ya planteados. 5. Ampliar la participación de los grupos organizados de la población afrodescendiente en las distintas etapas del proceso censal, y no solo durante el diseño de la pregunta. 72
  • 73. 6. Para que los sectores populares tengan un mayor acceso a la información, difundir los resultados con el apoyo de las municipalidades. 7. Las distintas instituciones involucradas, en especial las del sector académico, deberían promover la utilización de los datos en la investigación de modo que ese proceso sirva como mecanismo de apoyo en la elaboración de futuros censos nacionales. 6.2. Análisis de la pregunta y las respuestas posibles según las recomendaciones internacionales y la experiencia regional En este apartado se reseñan algunas de las conclusiones extraídas del diseño y la aplicación de censos en otros países. En este sentido, vale la pena enfatizar que lo expuesto acá no se refiere a la experiencia costarricense para el año 2011 sino a la experiencia histórica regional. El criterio de autoidentificación no se encuentra exento de sesgos; en ello, el contexto sociopolítico de algunos países suele ser determinante. De acuerdo con la CEPAL (2007), los sesgos suelen provenir de la falta de autoidentificación de las pertenecientes como perteneciente a un grupo afrodescendiente o indígena en sociedades caracterizadas por altos niveles de discriminación estructural, sobre todo en el medio urbano. También podría darse la situación contraria: personas que se autodefinen como pertenecientes debido a inclinaciones ideológicas o para obtener acceso a políticas específicas (Del Popolo, 2008). Más allá de esta situación, diversos estudios en los que se ha incluido más de una variable (como la autoidentificación y la lengua hablada), muestran que las diferencias entre los distintos indicadores sociales obtenidos no eran realmente significativas, permitiendo cualquiera de ellas identificar las brechas existentes entre la población indígena y el resto de la población (CEPAL, 2007; Schkolnik, 2009). Asimismo, existe una gran cantidad de factores adicionales que pueden afectar las mediciones, como por ejemplo: la cobertura en zonas de difícil acceso, dificultad de comunicación en áreas multilingües, inadecuada o escasa capacitación de los entrevistadores, falta de participación de los propios pueblos afrodescendientes o indígenas y, finalmente, errores en el diseño, el contenido y la redacción de las preguntas. 73
  • 74. Hablando específicamente del caso costarricense, el referente más inmediato lo constituye el trabajo de Lara Elizabeth Putnam (2004), cuyo trabajo concluye que el censo del 2000 se caracterizó por un sub-registro de la población afrocostarricense fuera de la provincia de Limón, que es donde se concentra la mayoría de esta población. Literalmente, su hipótesis es la siguiente: “En áreas de poca presencia afrocostarricense, los encuestadores sencillamente tendían a no hacer la pregunta etnia (o posiblemente , a la luz de la carga negativa asociada con el “ser negro” dentro de las ideologías raciales predominantes en la sociedad paña22, prefirieron no preguntar a los encuestados si eran de etnia negra o afrodescendiente “para no ofender”). En cambio, en Limón –donde la presencia afroantillana ha sido históricamente mucho mayor; donde el ser “negro”, “jamaiquino” o “afro” no se ha asociado a un status bajo sino todo lo contrario, con cierta estabilidad socioeconómica frente al grado de pobreza e inestabilidad de los inmigrantes “paña” (sean costarricenses o nicaragüenses); y donde una mayor proporción de los encuestadores mismos fueron afrocostarricenses –se sabía que preguntar si uno es afrocostarricense no es ninguna ofensa.” (Putnam W., 2004, p. 378) En síntesis, tanto en el nivel internacional como en el caso particular de Costa Rica, se citan tres fuentes generadoras de sesgos al momento de captar a la población afrodescendiente: 1) los niveles de prejuicio estructural existentes en el país dirigidos a esta población, lo cual da como resultado que muchas de las personas entrevistadas no deseen autoidentificarse con categorías socialmente estigmatizadas; 2) los altos niveles de segregación residencial de esta población, que ocasiona una menor captación conforme el entrevistador se aleja de las zonas donde vive la mayoría de personas y 3) la falta de aplicación correcta del cuestionario que hacen los entrevistadores ya que en ocasiones no realizan la pregunta debido a sus propios prejuicios. De esta forma, dando por descontado el papel crucial del diseño de la pregunta y las categorías específicas de autoadscripción, 22 Referido a los hispanodescendientes. 74
  • 75. debe prestarse especial atención al proceso de capacitación de los censistas y, en la medida de lo posible, al desarrollo de campañas de sensibilización dirigidas tanto a la población en general como a la población objetivo. El capítulo 5 de este trabajo muestra la preocupación y los grandes esfuerzos realizados desde el INEC para incorporar oportunamente estas experiencias a la hora de diseñar y ejecutar las distintas etapas del proceso censal. 6.3. Comparabilidad de los resultados provenientes de los censos de los años 2000 y 2011 y perfil sociodemográfico de los grupos etno-raciales 6.3.1. Tamaño y estructura por edad y sexo El total de la población costarricense en el año 2000 era de 3.810.179 habitantes, y en el año 2011 era de 4.301.712 personas, lo cual representa una tasa media anual de crecimiento de 1.1% para el período 2000-2011. Al analizar los datos de la población afrodescendiente, debe considerarse la modificación experimentada en la redacción de las preguntas y categorías de respuesta entre los censos 2000 y 2011 explicada en el apartado 5.1.3. Mientras que en el año 2000 la misma pregunta incluía tanto a grupos indígenas como población afrodescendiente, en 2011 se utilizaron preguntas separadas para contabilizar ambas poblaciones. Asimismo, la categoría censal cambió de “afrocostarricense o negra” en 2000 a “negro(a) o afrodescendiente” en 2011. Si se asume que la población que captan ambas categorías en un censo y otro es la misma, tanto el tamaño de la población como la tasa de crecimiento de la población afrodescendiente deberían seguir un patrón relativamente similar al del total de la población costarricense (el índice de crecimiento es del 1,1% según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (2012c, p. 16); de no ser así, se debe considerar la existencia de fuertes corrientes migratorias o tasas de mortalidad y/o fecundidad muy elevadas. Sin embargo, los datos distan mucho de seguir este patrón. Para el año 2000, la población “afrocostarricense o negra” era de 72.784 personas. Para el año 2011, la población 75
  • 76. identificada como “negro(a) o afrodescendiente” es de 45.228 personas. Esta situación implica una tasa de crecimiento negativa de -3,4%; situación que se aleja mucho del perfil nacional. En otras palabras, la población de afrodescendientes habría pasado de representar el 1,9% del total de la población en 2000, al 1,1%. Gráfico 6.1. Superposición de las pirámides de población de los censos 2000 y 2011. Categorías “afrocostarricense o negra” y “negro(a) o afrodescendiente”, según generación (valores absolutos) Generación 1912 1916 1920 1924 1928 1932 1936 1940 1944 1948 1952 Censo 2000 1956 Censo 2011 1960 1964 1968 1972 1976 1980 1984 1988 1992 1996 2000 1200 1000 800 600 400 200 0 200 400 600 800 1000 Valores absolutos Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. Si a la categoría “negro(a) o afrodescendiente” se le suma el total de la población “mulata”, obtenemos una tasa de crecimiento media anual entre ambos censos de alrededor del 32,7%, con lo que esa población pasa de representar un 1,9% (censo año 2000) a representar un 7,8% del total poblacional (censo año 2011). Más allá del problema de si el censo de 2011 está captando mejor la población afrodescendiente, surge la pregunta de si la población captada por ambos instrumentos es exactamente la misma. 76
  • 77. Gráfico 6.2. Superposición de las pirámides de población de los censos 2000 y 2011. Categorías “afrocostarricense o negra” y “negro(a) o afrodescendiente” más mulatos”, según generación (valores absolutos) Generación 1912 1916 1920 1924 1928 1932 1936 1940 1944 Censo 2011 1948 Censo 2000 1952 1956 1960 1964 1968 1972 1976 1980 1984 1988 1992 1996 2000 4000 3000 2000 1000 0 1000 2000 3000 4000 Valores absolutos Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. Con el propósito de arrojar alguna luz sobre esta inquietud, se construyeron los gráficos 6.1 y 6.2. En ellos se muestran las pirámides de población superpuestas para ambos censos. A diferencia de las pirámides convencionales, donde se representa la distribución porcentual de la población en función de la edad y el sexo, los gráficos 6.1 y 6.2 se construyeron sobre la base de la distribución absoluta de la población afrodescendiente, en función de las edades desagregadas y la generación de pertenencia23. En el gráfico 6.1 se muestran los cálculos para la población que en el censo de 2000 se declaró como 23 La generación se define como una cohorte particular constituida por el conjunto de personas nacidas durante un período dado, generalmente el año civil. Es decir, se parte del hecho de que el grupo de personas que tenía 20 años de edad en 2000, tendrá 31 años en el censo 2011. En este caso particular, la generación a la que corresponde una persona que tenía 20 años de edad en 2000 forma parte de la generación 1980. 77
  • 78. “afrocostarricense o negra” (en azul) y la que once años después se identificó como “negro(a) o afrodescendiente” (en rojo). De esta forma, adoptando una óptica de análisis longitudinal, se aprecia con claridad la fuerte reducción ocurrida en todas las generaciones de afrodescendientes para el 2011. Al menos en el caso costarricense, este fenómeno no puede explicarse mediante algún tipo de cambio en las variables demográficas asociadas con los crecimientos o decrecimientos poblacionales (migración, mortalidad, fecundidad). En el gráfico 6.2 se recrea un ejercicio similar al anterior, solo que para el año 2011 se unieron las categorías “negro(a) o afrodescendiente” y “mulato(a)”. Se aprecia el fenómeno inverso. El abrupto incremento de la población afrodescendiente en 2011 (7,7% del total de la población), puede explicarse en función de la inclusión de la categoría “mulato”. En los gráficos 6.3 - 6.5 se presentan las pirámides de edad tradicionales (distribución porcentual de la población en función de grupos quinquenales de edad). Al comparar lo que sucede entre los censos 2000 y 2011 en términos de la población “afrocostarricense o negra” y “negro(a) o afrodescendiente” respectivamente, se aprecia un abultamiento en las edades que van de los 20 a los 34 años para este último año y un aumento en el resto de grupos superiores, signo inequívoco de que la población que se capta en el censo 2011 bajo esta categoría presenta un patrón de envejecimiento mayor. Sin embargo, al unir las categorías “negro(a) o afrodescendiente” y “mulato(a)” se aprecia que esta tendencia se atenúa, guardando más similitud con lo que acontece en el resto de la población costarricense para el 2011 (gráfico 6.6). Al ser mayor en cantidad la población de mulatos, el patrón predominante será el de esta última población. 78
  • 79. Gráfico 6.3. Distribución de la población “afrocostarricense o negra” por sexo y grupos quinquenales de edad. Censo 2000 (porc (porcentaje) Edades Afrocostarricense 2000 80-84 75-79 70-74 65-69 60-64 55-59 50-54 45-49 40-44 35-39 30-34 25-29 20-24 15-19 10-14 5-9 0-4 Mujer Hombre 8,0 6,0 4,0 2,0 0,0 2,0 4,0 6,0 8,0 % Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. Gráfico 6.4. Distribución de la población “negro(a) o afrodescendiente” por sexo y grupos quinquenales de edad. Censo 2011 (porcentaje) Edades Negro o Afrodescendiente 2011 85 y + 80-84 75-79 70-74 65-69 60-64 55-59 50-54 45-49 40-44 35-39 30-34 25-29 20-24 15-19 10-14 5-9 0-4 Mujer Hombre 6,0 4,0 2,0 0,0 2,0 4,0 6,0 % Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. 79
  • 80. Gráfico 6.5. Distribución de la población “negro(a) o afrodescendiente” más egro(a) “mulato(a)” por sexo y grupos quinquenales de edad. Censo 2011 (porcentaje) ” Edades Negro o Afrodescendiente y Mulato 2011 85 y + 80-84 75-79 70-74 65-69 60-64 55-59 50-54 45-49 40-44 Mujer 35-39 30-34 Hombre 25-29 20-24 15-19 10-14 5-9 0-4 6,0 4,0 2,0 0,0 2,0 4,0 6,0 % Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. Gráfico 6.6. Distribución de la población costarricense por sexo y grupos quinquenales de edad. Censo 2011 (porcentaje) Edades Costa Rica 2011 85 y + 80-84 75-79 70-74 65-69 60-64 55-59 50-54 45-49 40-44 35-39 30-34 25-29 20-24 15-19 10-14 5-9 0-4 Mujer Hombre 6,0 4,0 2,0 0,0 2,0 4,0 6,0 % Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. datos 80
  • 81. 6.3.2. Distribución territorial de la población Los mapas 1, 2, 3 y 4 muestran la distribución territorial de la población afrodescendiente en ambos censos. En todos los casos, los porcentajes se obtuvieron utilizando como denominador el total de esta población específica. En el primer mapa se comprueba la dificultad del censo 2000 para captar la población “afrocostarricense o negra” fuera de la provincia limonense, donde se muestran los porcentajes más altos. Putnam (2004) ya había advertido acerca de la existencia de esta tendencia hacia el sub-registro fuera de la provincia de Limón. Sin lugar a dudas, el mapa 2 muestra los avances relacionados con la captación de los patrones de distribución geográficos de la población afrodescendiente en 2011. Puede afirmarse que, aunque la categoría “negro(a) o afrodescendiente” por si sola tiende al sub-registro de la población, el instrumento capta mejor los patrones de distribución geográfica. A lo anterior debe añadirse, claro está, que esto también refleja un aumento de la capacidad del proceso censal como un todo a la hora de captar grupos poblacionales específicos. Mientras que en el mapa 1 la población “afrocostarricense o negra” se distribuía entre la provincia central de Limón y algunos de los cantones más poblados del área central como San José, Heredia, Alajuela, Desamparados y Goicoechea, en el mapa 2 aparecen algunos otros cantones como Alajuelita, Curridabat, e incluso se observan cantones fuera de la provincia limonense y de la meseta central como, por ejemplo, San Carlos, Puntarenas, Upala, Liberia, Santa Cruz y Corredores. Los mapas 3 y 4 muestran los datos obtenidos del censo 2011 según se analice la categoría “mulato” únicamente, o la unión de las categorías “negro(a) o afrodescendiente” y “mulato” respectivamente. Se aprecia una creciente captación de los patrones de distribución geográfica. De hecho, cuando se unen ambas categorías en el mapa 4, se extiende la lista a cantones tales como Nicoya, Cañas, Golfito, Turrialba y Aguirre entre otros. 81
  • 82. 82
  • 83. 83
  • 84. 6.3.3. Lugar de nacimiento Los datos del censo 2011 revelan que la población inmigrante en el país asciende a 385.899 personas (el 9% de la población total del país), de las cuales un 74,6% eran nicaragüenses, un 4,3% colombianas y un 4,1% estadounidenses (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012c, p. 17). Asimismo, del total de personas inmigrantes que se autoidentificaron como “negro(a) o afrodescendiente”, un 65,3% correspondía a nicaragüenses, mientras que un 10,4% a colombianos. En el caso de la categoría “mulato(a)”, un 89,9% eran nicaragüenses y un 2,3% eran personas colombianas.24 En el cuadro 6.1 se muestra la distribución total de la población en función de los grupos étnico-raciales contemplados en ambos censos y el lugar de nacimiento. Entre un censo y otro se muestran importantes diferencias con respecto al aumento de la población nacida en otro país. Mientras que en el censo 2000 el porcentaje de la población autoidentificada como “afrocostarricense o negra” nacida en otro país era de 6.4%, para el 2011 esta población alcanzaba el 17.5%. A esto hay que añadirle un 17.3% de la población declarada como “mulata”, que para el 2011 había nacido en otro país. Considerando que las personas nicaragüenses constituían el mayor grupo poblacional inmigrante en el país para 2011, es de suponer que una significativa parte del aumento experimentado por la población afrodescendiente y mulata para 2011 se deba a este grupo específico. Estos datos concuerdan con un estudio más amplio realizado por la Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis del INEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a, p. 11), el cual concluye, luego de un análisis de correlación lineal, que existe una fuerte correlación positiva entre ser mulato(a) y ser nicaragüense (coeficiente de Pearson de 0,804). 24 Datos obtenidos a partir de las base de datos del Censo 2011 suministrada por el INEC. 84
  • 85. Cuadro 6.1. Distribución étnico-racial de la población costarricense según lugar de nacimiento. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Población Afrodescendiente Mulato(a) Chino(a) Blanco(a) o mestizo(a) Otro Ninguna Ignorado N 72784 … 7873 … … 3568471 97175 Censo 2000 (%) Mismo Otro Otro cantón cantón país 61,5 32,2 6,4 … … … 27,7 22,9 49,4 … … … … … … 65,0 28,0 7,0 60,5 31,8 7,8 N 45228 289209 9170 3597847 36334 124641 95140 Censo 2011 (%) Mismo Otro Otro cantón cantón país 53,9 28,6 17,5 53,9 28,8 17,3 30,9 23,0 46,2 61,2 31,0 7,8 52,8 27,9 19,3 60,9 27,5 11,6 69,6 21,3 9,1 Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. 6.3.4. ivel de escolaridad Los cuadros 6.2 y 6.3 muestran los niveles de escolaridad de la población afrodescendiente en ambos censos. Se aprecia que estos niveles son significativamente mayores para la población captada en 2011 en relación con la población del 2000. Si se analiza la cantidad de años promedio de escolaridad, el promedio se eleva de 7,8 a 9,1. La población de mulatos muestra un nivel más bajo de escolaridad en 2011 (7,7 años promedio). El mismo patrón se observa cuando se analizan propiamente los niveles de instrucción. La población afrodescendiente muestra sistemáticamente una mayor proporción de población en los niveles de educación superior (secundaria completa y universitarios), si se la compara con los valores obtenidos para el 2000 y con la categoría mulato para el 2011. Esta situación podría estar indicando un sesgo al momento de captación de la población, en el sentido de que los afrodescendientes con mayor nivel educativo son los que a su vez tienen una mayor propensión a autoidentificarse como tales. Al ser la población mulata mayoritaria, se concluye que al unir las categorías “negra o afrodescendiente” y “mulata” en 2011 se obtendrá una disminución de los niveles de escolaridad para la población afrodescendiente como un todo para esta última ronda censal, como producto de un efecto de composición estructural. 85
  • 86. Cuadro 6.2. Distribución de la población afrodescendiente según años promedio de escolaridad. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Años de escolaridad Población 2000 Afrodescendiente 2011 7,8 Mulato 7,7 … China 9,1 10,2 11,2 Blanco o mestizo … 8,8 Otro … 8,2 Ninguna 7,5 8,1 Ignorado 7,4 9,7 Costa Rica 7,5 8,71 Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. Cuadro 6.3. Distribución de la población afrodescendiente según nivel de instrucción. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Nivel de instrucción Ningún grado Enseñanza especial Kinder o preparatoria Primaria incompleta Primaria completa Secundaria incompleta Secundaria completa Parauniversitaria Universitaria Total Negro(a) o afrocostarricense 2000 Total % 248446 7,2 … … 108830 3,2 959492 27,9 854915 24,9 608457 17,7 253040 7,4 50305 1,5 350110 10,2 3433595 100,0 Negro(a) o afrodescendiente 2011 Total % 1824,0 4,3 66,0 0,2 778,0 1,8 8133,0 19,0 7983,0 18,6 9601,0 22,4 6110,0 14,3 782,0 1,8 7549 17,6 42826,0 100,0 Mulato(a) Total % 13682,0 5,1 642,0 0,2 6608,0 2,5 64914,0 24,2 65046,0 24,2 63650,0 23,7 27706,0 10,3 2845,0 1,1 23206 8,6 268299,0 100,0 Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. 6.3.5. Perfil laboral En relación con la condición laboral, el cuadro 6.4 muestra que los niveles de ocupación de la población afrodescendiente mejoran si se comparan ambos censos, pasando del 44,3% en 2000 al 51,4% en 2011. Asimismo, se observa una disminución de la población inactiva que se dedica únicamente a estudiar y a los oficios domésticos. En términos de lo que sucede en 2011, la población mulata presenta un menor porcentaje de población de 86
  • 87. pensionados y rentistas, así como una mayor proporción de población inactiva dedicada a estudiar y a los oficios domésticos. En términos de su ocupación, entre uno y otro censo lo que más se destaca es un aumento de la población en los niveles profesional y científico (del 10,8% al 15,1%) y en la categoría de venta de locales y prestación de servicios (del 14,7% al 20,6%). Asimismo, se observa una disminución significativa en cuanto a las ocupaciones elementales (28,6%, 22,9%) y a nivel directivo (2,1%, 1,4%). Considerando los datos del censo 2011, se concluye que la población “negra o afrodescendiente” muestra una mejor situación comparada con la población “mulata”, pues sistemáticamente se observa un mayor porcentaje de población empleada en las ocupaciones situadas en el extremo superior de la jerarquía: niveles directivo, profesional y científico, técnicos y profesionales medios y apoyo administrativo. Cuadro 6.4. Distribución de la población afrodescendiente según condición laboral. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Condición Ocupados Desocupado buscó trabajo y había trabajado antes Desocupado buscó trabajo primera vez Inactivo pensionado o rentista Inactivo sólo estudia Inactivo se dedica a oficios domésticos Inactivo otra situación Total Negro(a) o afrocostarricense 2000 N % Negro(a) o afrodescendiente 2011 N % Mulato(a) 2011 N % 23922 44,3 19850 51,4 116905 50,5 1364 223 2554 9516 13028 3391 53998 2,5 0,4 4,7 17,6 24,1 6,3 100,0 795 120 2637 5492 5696 4043 38633 2,1 0,3 6,8 14,2 14,7 10,5 100,0 4296 670 8014 38923 43499 19408 231715 1,9 0,3 3,5 16,8 18,8 8,4 100,0 Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. 87
  • 88. Cuadro 6.5. Distribución de la población afrodescendiente según ocupación. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Condición Nivel directivo (público y privado) Nivel profesional, científico Nivel técnico y profesional medio Apoyo administrativo Venta locales y prestación servicios Agropecuarias, agrícolas y pesqueras calificadas Producción artesanal, construcción, mecánicas y manufactura Operación de instalaciones, máquinas y ensambladores Ocupaciones elementales Total Negro(a) o Afrocostarricense 2000 N % 524 2,1 2672 10,8 3232 13,1 2284 9,2 3625 14,7 Negro(a) o Afrodescendiente 2011 N % 271 1,4 3007 15,1 1864 9,4 1645 8,3 4087 20,6 Mulato(a) 2011 N % 758 0,6 8096 6,9 9527 8,1 7655 6,5 25156 21,5 834 3,4 682 3,4 4299 3,7 2377 9,6 2310 11,6 16989 14,5 2076 7072 24696 8,4 28,6 100,0 1432 4552 19850 7,2 22,9 100,0 11244 33181 116905 9,6 28,4 100,0 Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. 6.3.6. Características de las viviendas Los datos del cuadro 6.6 reflejan un deterioro en relación con el estado de la vivienda entre 2000 y 2011 Cuadro 6.6. Distribución de la población afrodescendiente según estado de la vivienda. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Estado Malo Regular Bueno Total Negro(a) o afrocostarricense 2000 N % 7764 10,7 21123 29,2 43462 60,1 72349 100,0 Negro(a) o afrodescendiente 2011 N % 4268 9,5 14355 32,1 26155 58,4 44778 100,0 Mulato(a) 2011 N % 34168 11,9 106108 37,0 146692 51,1 286968 100,0 Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. La proporción de personas que habitan viviendas de buena calidad se redujo de 60,1% a 58,4% durante el período intercensal, aumentando la cantidad de personas que habitan en 88
  • 89. condiciones de vivienda regulares. Nuevamente, para el año 2011, los patrones para la población “negra o afrodescendiente” son más favorables en comparación con las que se autoidentifican como “mulatas”, sobre todo en lo que respecta a la posesión de vivienda en buenas condiciones. 6.3.7. Tamaño y composición de los hogares La estructura de los hogares, ya sea que se analice a la población afrodescendiente del 2000, 2011 o la población mulata, presenta una estructura bastante similar en función de la tipología construida en los censos de población. Cuadro 6.7. Distribución de la población afrodescendiente según estructura de hogar. Censos 2000 y 2011 (valores absolutos y porcentuales) Estructura del hogar Negro o afrocostarricense 2000 N Hogar nuclear conyugal sin hijos Hogar nuclear conyugal con hijos Hogar nuclear monoparental Hogar extenso conyugal sin hijos y otros familiares Hogar extenso conyugal con hijos y otros familiares Hogar extenso monoparental y otros familiares Hogar extenso jefe(a) y otros familiares Hogar compuesto nuclear y no familiares Hogar compuesto extenso y no familiares Hogar compuesto jefe(a) familiares y no familiares Otros hogares unipersonales Otros hogares no familiares Hogares colectivos Servicio doméstico Total % Negro(a) o afrodescendiente 2011 N % Mulato(a) 2011 N % 3638 5,0 2964 6,6 14872 5,1 34802 47,8 16582 36,7 134810 46,6 8632 11,9 6109 13,5 31966 11,1 1160 1,6 853 1,9 4497 1,6 9115 12,5 5745 12,7 44972 15,6 6413 8,8 5139 11,4 26683 9,2 2185 3,0 1867 4,1 6527 2,3 1732 2,4 961 2,1 6111 2,1 1104 1,5 882 2,0 5733 2,0 319 0,4 277 0,6 968 0,3 2719 3,7 2837 6,3 7467 2,6 530 0,7 488 1,1 1709 0,6 435 0,6 450 1,0 2241 0,8 0,0 74 0,2 653 0,2 72784 100,0 45228 100,0 289209 100,0 …, Fuente: Elaboración propia con base en datos de los censos 2000 y 2011 proporcionados por el INEC. Vale la pena resaltar que durante el período intercensal se incrementó la cantidad de hogares monoparentales, nucleares sin hijos, unipersonales y extenso monoparental, lo 89
  • 90. que habla acerca de un aumento de personas que organizan su vida familiar bajo formas distintas del modelo clásico de hogares nucleares con hijos, aunque esta última categoría sigue predominando. En el caso de los mulatos, se aprecia una mayor proporción de la población que convive en hogares nucleares conyugales con hijos y hogares extensos con hijos y otros familiares, así como una menor proporción de hogares unipersonales, comparada con la población “negra o afrodescendiente” del 2011. 6.4. Alcance de los resultados 6.5. Posibles sesgos y limitaciones de los resultados De los resultados obtenidos en el análisis anterior, se puntualizan los siguientes aspectos referidos a los posibles sesgos y limitaciones del censo 2011 en relación con la población afrodescendiente: 1. Una primera fuente generadora de sesgos con respecto a la pregunta étnico-racial se refiere a la forma en que se aplicó la pregunta ya que en el proceso de capacitación se instruyó a los censistas para que recolectaran la información incluso en los casos en que algunos de los miembros del hogar no estuviesen presentes. Específicamente, en el manual del encuestador se establece que: “Usted debe formular las preguntas para todas las personas residentes habituales del hogar, nacionales y extranjeros, estén presentes o no. Por ningún motivo debe dejar de formular esta pregunta, siempre y cuando no se hayan autoidentificado como indígenas.”(Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2010h, p. 143). Esta situación no solo constituye una fuente generadora de sesgos, sino que contradice el principio de autoidentificación recomendado por los distintos organismos internacionales, en el sentido de que solo la propia persona puede autoidentificarse. Si no fuera ése el caso, entonces no se podría hablar de autoidentificación. 2. Otra fuente generadora de sesgos la constituye la forma en que muchas de las personas respondieron la pregunta: lo hicieron en función del color de su piel, en 90
  • 91. lugar de considerar sus orígenes étnicos o culturales. A esta conclusión ha llegado el propio INEC luego de la etapa de evaluación post-censal que incluyó una encuesta telefónica para comprobar la consistencia de las respuestas. En el informe correspondiente a este tema se concluye lo siguiente: “A modo de sinopsis, se tiene evidencia cuantitativa y cualitativa de que la mayoría de las personas entrevistadas vía telefónica, dan sus argumentaciones en función del color de piel y no así en función de las costumbres y tradiciones” (Instituto Nacional de Estadística y Censos, 2012a, p. 7). 3. El hecho de responder según el color de la piel es un indicativo de que la campaña de sensibilización no cumplió satisfactoriamente con los objetivos propuestos. Del análisis del anuncio televisivo y las dos cuñas radiofónicas suministradas puede afirmarse que, salvo la presentación de algunas imágenes de miembros de la comunidad afrodescendiente, en ningún momento se dio un mensaje verbal específico con miras a crear consciencia acerca de la importancia de autoidentificarse según las raíces étnico-culturales de cada uno. 4. La drástica disminución que sufrió la población afrodescendiente cuando se comparan únicamente las categorías “negro(a) o afrocostarricense” (censo año 2000) y “negro(a) o afrodescendiente” (censo año 2011), obedece al hecho de que mucha de la población que antes se declaraba afrocostarricense ahora se identificó utilizando otras categorías (posiblemente “mulato(a)”). En términos prácticos, esto significa que ambas categorías (“negro(a) o afrocostarricense” y “negro(a) o afrodescendiente”) no son estrictamente comparables; quienes tienden a identificarse en 2011 exclusivamente como “negros(as) o afrodescendientes” pertenecen a estratos sociales con mayores niveles de escolaridad y edades promedio, tal como ocurrió en el año 2000. 5. En términos conceptuales, para el año 2011 lo correcto sería unir las categorías “negro(a) o afrocostarricense” y “mulato(a)”, pues la primera constituiría una categoría síntesis. Sin embargo, debe tomarse en cuenta una vez más que los datos obtenidos en los censos de 2000 y 2011 no son comparables. En este sentido, mediante la inclusión de la categoría “mulato” no solo se logra captar parte de la 91
  • 92. población que antiguamente se declaraba como “negro(a) o afrocostarricense”; sino que también facilitó la captación de una significativa proporción de la población que anteriormente no se autoidentificaba como afrodescendiente. Como estos grupos poseen una composición distinta en términos de edad, educativa, y distribución territorial y laboral, podría afirmarse que estamos hablando de poblaciones distintas cuando nos referimos a los afrodescendientes del 2000 y del 2011. 6. Los resultados muestran que la población que se autoidentifica exclusivamente como “negro(a) o afrodescendiente” en el 2011 se caracteriza por una mejor situación en relación con las distintas variables analizadas, principalmente en relación con la escolaridad, situación de vivienda y perfil laboral. De esto se deduce que cuando incluimos a la población mulata como parte de la afrodescendiente, estamos hablando de una población que en términos generales posee niveles de vida relativamente más bajos, si se comparan con los afrocostarricenses del 2000. 7. A pesar de los posibles sesgos que pudieran haberse generado, debe reconocerse que el censo 2011 presenta grandes ventajas en comparación con el del año 2000 a la hora de captar a los afrodescendientes y esto se refleja en el gran aumento de esta población experimentado durante el período intercensal. Hubo una mayor eficacia para captarla fuera de la provincia de Limón. 6.6. Posibilidades de análisis para el diseño de políticas públicas e investigación científica Diseñar políticas públicas eficaces que respondan a la necesidad de grupos sociales históricamente discriminados, implica contar con un buen sistema de información estadístico que no solo sea eficaz en términos de contabilizar a esos grupos, sino que también posibilite el análisis de información agregada y la creación de indicadores sociales. En este sentido, las mejoras en la captación de la población afrodescendiente en términos de su tamaño y distribución territorial en el censo 2011 brindan un valioso insumo que no 92
  • 93. existía anteriormente para visibilizar el grado de vulnerabilidad social que aqueja a diversos sectores de esta población específica, en la medida se contabilice a la población “mulata” como parte de la categoría síntesis “negro(a) o afrodescendiente”. Conceptualizando a la población afrodescendiente de esta forma, se obtiene un panorama menos sesgado de sus condiciones de vida, lo cual indudablemente permitirá focalizar distintos tipos de política social destinadas a mejorar sus condiciones de vida y de acceso a la ciudadanía. A pesar de que los datos de 2011 posibilitan análisis más desagregados en los niveles cantonal y distrital mediante la construcción de diversos indicadores de carácter sociodemográfico en comparación con el censo de 2000, debe tenerse en cuenta que el precio que se pagó al mejorar el instrumento de captación de la información fue el de imposibilitar análisis comparativos o de tendencia histórica entre ambos censos. Sin embargo, las ventajas obtenidas fueron superiores al inconveniente mencionado debido a que ahora se cuenta con información más realista acerca de la población afrodescendiente y su grado de vulnerabilidad social. 7. Conclusiones y recomendaciones En el nivel regional existen diversas fuentes de información, tales como las estadísticas vitales, los registros continuos, las encuestas de demografía y salud, y las encuestas de hogares y de ingresos y gastos. Sin embargo, los censos nacionales de población y vivienda constituyen la única fuente de datos con cobertura universal. Esto permite estudiar grupos poblacionales específicos con un alto nivel de desagregación geográfica. Aunque existen limitaciones derivadas del número de temas abordados y el nivel de profundidad con el que se tratan, así como sesgos en la conceptualización y la redacción de preguntas asociadas con ciertos temas -como por ejemplo la cuestión etnoracial-, los beneficios derivados de utilizar los censos como fuente superan con creces los inconvenientes inherentes a su utilización. A esto se debe añadirse el hecho de que los censos constituyen prácticamente la única fuente que incluye la dimensión étnico-racial de la población en Costa Rica. 93
  • 94. Del material analizado en este documento puede concluirse que en términos generales el proceso que dio como resultado la ejecución del censo 2011 respetó los procedimientos y las recomendaciones sugeridos por Naciones Unidas, así como los distintos tratados suscritos por Costa Rica en materia de reconocimiento de los derechos de los grupos étnicos. La única excepción al caso radica en el hecho de que no se respetó en su totalidad el principio de autoidentificación, el cual conlleva la exigencia –como la misma palabra lo indica- de que nadie puede responder por otra persona. Tal y como se expuso en el apartado 6.5 y 5.3, la instrucción contenida en el manual del censista era de hacer la pregunta en todos los casos, aun cuando las personas no estuvieran presentes en el hogar. Sobre la base de la información suministrada por el INEC, debe concluirse que la campaña de sensibilización dirigida a las poblaciones minoritarias fue insuficiente. Esta deducción se realiza a partir de la propia evaluación efectuada por el INEC a través de la encuesta telefónica durante el período post-censal, donde se especifica claramente que, en gran medida, las personas suelen responder a la pregunta por su color de piel. Es muy probable que gran parte de la solución a este problema se encuentre justamente en invertir más recursos en la creación y la difusión de mensajes televisivos, radiofónicos y en prensa escrita con un contenido más directo, donde lo que prime sea la concientización acerca de la importancia del tema, pues no solo basta con mostrar imágenes de personas pertenecientes a los grupos étnico-raciales. Para este cometido, sería recomendable establecer alianzas con las organizaciones civiles que representan a esos grupos pues son las que tiene un contacto más directo con los miembros de la población afrodescendiente. Como un aspecto positivo, se observa el esfuerzo y la disposición del INEC para promover un proceso de consulta precensal lo más representativo posible de las instituciones y los actores relacionados con la temática afrodescendiente. Esto se aprecia claramente tanto en los informes y los registros administrativos del INEC como en las opiniones de las personas entrevistadas. Llama la atención la preocupación de algunos funcionarios del INEC originada en que, en ocasiones, la modificación del objetivo y de la pregunta ha estado condicionada a presiones políticas de algunas organizaciones de la sociedad civil (ver apartado 5.1.2). La legítima preocupación de estos funcionarios lleva a la recomendación de que el INEC debe establecer los mecanismos institucionales necesarios para que no ocurran situaciones semejantes en el futuro. Lo más aconsejable 94
  • 95. sería separar claramente ambos procesos: establecer una primera fase donde se realice un amplio proceso de consulta y una segunda fase donde sean los propios funcionarios del INEC quienes tomen la decisión final, buscando siempre el equilibrio entre las demandas de las organizaciones civiles y lo que es técnicamente posible. Para el logro de este cometido, sería muy beneficioso que el INEC pudiera incorporar a su plantilla, al menos durante el período censal, a funcionarios provenientes de los grupos minoritarios. Otro aspecto positivo radica en los importantes avances realizados en la formulación de la pregunta y el cuestionario en general. Esta situación obedece en gran medida al hecho de que para el censo del año 2011 se diseñaron y aplicaron preguntas separadas para las poblaciones indígenas y afrodescendientes, y a que también hubo mejoras en la redacción de la pregunta y las posibles categorías de respuesta; esta es una opinión concordante de la totalidad de las personas que se entrevistaron para realizar este estudio. A pesar de los avances mencionados, deben tenerse en cuenta dos conclusiones importantes que se derivan de esta evaluación. La primera es que los datos resultantes de un censo y de otro no son comparables porque refieren a dos poblaciones distintas según las variables analizadas en este trabajo: estructura de edad, escolaridad, lugar de nacimiento, distribución territorial, perfil laboral y características de las viviendas. La segunda conclusión es que el instrumento censal aumentó considerablemente su capacidad para registrar el tamaño de la población afrodescendiente, así como sus patrones de distribución territorial. Con esto se amplían las posibilidades de uso de la información en el diseño de políticas sociales, sobre todo en el nivel de desagregación, siempre y cuando se sumen las categorías “mulato(a) y “negro(a) o afrodescendiente”. Finalmente, se resumen algunas recomendaciones que pueden resultar útiles en la elaboración de futuros censo y encuestas: 1. Debe establecerse claramente que la pregunta por la autoidentificación étnicoracial solo puede ser contestada por la propia persona, como la palabra lo indica. Esto implica obviamente realizar los ajustes pertinentes en los manuales y los procesos de capacitación. 2. Es necesario invertir más recursos en campañas de sensibilización sobre el tema étnico-racial. Debe insistirse en que esas campañas deben ser portadoras de un 95
  • 96. mensaje específico, tendiente a concientizar a la población acerca de la importancia de ejercer su derecho a la autoidentificación, más allá de los prejuicios sociales existentes, sobre la base de la dimensión étnica y no racial. 3. Durante el proceso de diseño y consulta a usuarios es recomendable realizar más trabajo de campo cualitativo (entrevistas, grupos focales) con el propósito de conocer los términos coloquiales asociados con la dimensión identitaria según los cuales las personas suelen autoidentificarse. 4. Realizar el proceso de consulta a instituciones y organizaciones civiles en dos fases claramente delimitadas: una primera que involucre una amplia representatividad y una profunda discusión sobre las distintas ideas y propuestas, y la segunda donde sean los funcionarios del INEC los encargados de incorporar las propuestas en el ámbito de lo que es técnicamente posible pero siempre tomando en cuenta las opiniones de las organizaciones de la sociedad civil. 5. Involucrar durante las distintas fases del censo a personal calificado perteneciente a los grupos indígena y afrodescendiente como personal del INEC. 6. Durante el proceso de validación de los datos, una vez finalizado el censo, se debe evitar que pase mucho tiempo desde la fecha en que éste finaliza y el momento de la re-entrevista para confirmar las preguntas realizadas y las respuestas obtenidas; caso contrario, se corre el riesgo de que las personas ya hayan olvido cuáles temas se le consultaron, la forma en que se lo hizo y sus propias respuestas. 7. Seguir invirtiendo esfuerzos durante el proceso de capacitación a los censistas con el propósito de concientizarlos acerca de los prejuicios sociales que conllevan las categorías étnico-raciales, y los posibles sesgos en que ellos mismos pueden incurrir. 8. Evaluar la posibilidad de incluir la pregunta por la autoidentificación de la población afrodescendiente en las encuestas de hogares, con el propósito de ir perfeccionándola durante el período intercensal. 9. En el tema relacionado con el acceso a la información de población indígena y afrodescendiente, es recomendable crear una sección específica con información 96
  • 97. acerca de las minorías étnico-raciales, donde se ponga a disposición del público diversos datos desagregados. 8. Bibliografía Aguilar, O. (1989). La huelga de los tútiles. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad Estatal a Distancia. Aguilar, O. (1997). La esclavitud negra en Costa Rica. San José, Costa Rica: Progreso Editorial. Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. (2002). Declaración y Programa de Acción de Durban. Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia. ueva York: aciones Unidas. Nueva York: Naciones Unidas. Bozzoli, M. E., et al. (1998). 12 de octubre día de las culturas: Costa Rica una sociedad pluricultural. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica. Castro, N. (1977). La población de la ciudad de Cartago en los siglos XVII y XVIII Población de Costa Rica y orígenes de los costarricenses. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica. CEPAL. (2006). Pueblos indígenas y afrodescendientes de América Latina y el Caribe: Información Sociodemográfica para Políticas y Programas. Santiago de Chile: CEPAL-Naciones Unidas. CEPAL. (2007). Panorama Social de América Latina 2006. Santiago de Chile: CEPAL/Naciones Unidas. Cruces, G., et al. (2012). Visibilidad estadística. Datos sobre población afrodescendiente en censos y encuestas de hogares de América Latina. Panamá: Proyecto regional “Población afrodescendiente de América Latina II”. Chan Wong, J. (2010). Justificación por que incluir en el censo la pregunta ¿pertenece a la etnia china?, Oficio de la Asociación de profesionales costarricenses de origen chino. San José, Costa Rica: Asociación de profesionales costarricenses de origen chino. Del Popolo, F. (2008). Los pueblos indígenas y afrodescendientes en las fuentes de datos: experiencias en América Latina. Santiago de Chile: CEPAL. Del Popolo, F., et al. (2009). Censos 2010 y la inclusión del enfoque étnico: hacia una construcción participativa con pueblos indígenas y afrodescendientes de América Latina. Santiago de Chile. 97
  • 98. Delvó Gutiérrez, P. (2010). Solicitud de inclusión de la comunidad china en el censo nacional de Costa Rica. Oficio de la Asociación Colonia China en Costa Rica. San José, Costa Rica: Asociación Colonia China en Costa Rica. Fernández Guardia, R. (200. Reseña histórica de Talamanca. San José, Costa Rica: Universidad Estatal a Distancia. González Q., M. E. (2012, 16 de enero). El censo y las proyecciones de población. La ación. Retrieved from http://www.nacion.com/2012-01-16/Opinion/el-censo-ylas-proyecciones-de-poblacion.aspx Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2009a). Censos nacionales 2011: X de población y VI de vivienda, Propuesta inicial sobre el tema: población afrodescendiente. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2009b). Reunión para consulta a expertos y usuarios, etapa preparatoria, censo nacional 2011.Conversatorio sobre el tema población afrodescendiente, Minuta 3. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010a). Boleta censal 2011. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010b). Censos nacionales 2011: X de población y VI de vivienda. Propuesta de consulta a usuarios. San José, Costa Rica: Fondo de Población de las Naciones Unidas - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010c). Glosario Censal. Censo Piloto de Población y Vivienda. Cantón de Palmares. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010d). Guía didáctica para docentes "Aprendamos sobre los Censos". San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010e). Guía para el facilitador. Censo Piloto de Población y Vivienda. Palmares. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010f). Informe de Consulta para el Censo Nacional 2011. Temática de Población Afrodescendiente. San José, Costa Rica: Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis-INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010g). Informe de Prueba Piloto. Prueba General Patarrá. San José, Costa Rica: Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis. Área de Censos y Población de Vivienda-INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010h). Informe de Resultados de Prueba para la Boleta Censal. Prueba para la Temática de Etnia en Talamanca. San José, Costa 98
  • 99. Rica: Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis, Área de Censos de Población y Vivienda - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010i). Manual para censistas. X Censo acional de Población y VI de Vivienda. San José, Costa Rica: Área de Censos de Población y Vivienda - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010j). Manual para el empadronamiento. Censo Piloto de Población y Vivienda. Palmares (23 al 27 de agosto del 2010). San José, Costa Rica: Área de Censos de Población y Vivienda - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010k). Manual para el empadronamiento. Censos acionales X de Población y VI de vivienda. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010l). Oficio criterios técnicos sobre la pregunta de autoidentificación étnico-racial. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010m). Planeamiento de Pruebas Piloto para las Boletas Censales. Prueba general: Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis. Área de Censos de Población y Vivienda, INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010n). Sesión de trabajo para la temática de etnia. Censo Nacional 2011, Minuta 14. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2010o). X Censo nacional de población y VI de vivienda. Consulta a expertos sobre temática étnico-racial. San José, Costa Rica: Área de censos de población y vivienda, Unidad de diseño procesamiento y análisis - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2011a). Captura y procesamiento de las boletas censales por medio del escaneo. La experiencia de Costa Rica. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2011b). Conversatorio con organizaciones de personas afrodescendientes, seguimiento del abordaje de la temática en los censos nacionales 2011, Minuta 11. San José, Costa Rica: INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2011c). Guía para el facilitador(a). Proceso de capacitación censal. ivel I y II " Formando facilitadores(as)". X Censo acional de Población y VI de Vivienda. San José, Costa Rica: Área de Censos de Población y Vivienda - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2011d). Guía para el facilitador(a). Proceso de capacitación censal. ivel III “Formando Supervisores(as) y Censistas”. X Censo acional de Población y VI de Vivienda. San José, Costa Rica: Área de Censos de Población y Vivienda - INEC. 99
  • 100. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2011e). Informe de Evaluación de la Boleta Censal y Resultados. Censo Piloto de Palmares 2010. Costa Rica: Unidad de Diseño, Procesamiento y Análisis, Área de Censos de Población y Vivienda - INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2012a). Informe revisión de la pregunta “étnica-racial” de determinadas áreas de empadronamiento y distritos, y análisis de correlación lineal. San José, Costa Rica: Unidad de diseño, procesamiento y análisis, INEC. Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2012b). Simposio Costa Rica a la Luz del Censo 2011. Recuperado, 2012, de http://www.inec.go.cr/Web/Home/GeneradorPagina.aspx Instituto Nacional de Estadística y Censos. (2012c). X Censo acional de Población y Vivienda 2011. Resultados Generales. San José, Costa Rica: INEC. Leiton, P. (2012, 6 de Junio). 385.899 extranjeros viven en Costa Rica. La ación. Retrieved from http://www.nacion.com/2012-06-06/Economia/385-899-extranjerosviven-en-Costa-Rica.aspx Leiton, P. (2012, 7 de Junio). Inmigración se desploma por menor flujo de nicaragüenses. La ación. Retrieved from http://www.nacion.com/2012-0607/Economia/Inmigracion-se-desploma-por-menor-flujo-de-nicaraguenses.aspx Leiton, P. (2012, 11 de Junio ). 91.000 hogares en el país envían o reciben dinero del exterior. La ación. Retrieved from http://www.nacion.com/2012-0611/Economia/91-000-hogares-en-el-pais-envian-o-reciben-dinero-del-exterior.aspx Leiton, P. (2012, 18 de Junio). Mayor cobertura en seguridad social pone en apuros a la Caja. La ación. Retrieved from http://www.nacion.com/2012-0618/Economia/mayor-cobertura-en-seguridad-social-pone-en-apuros-a-la-caja.aspx López Arias, A. (2011, 21 diciembre). Censo confirma crecimiento desacelerado de población. Al Día. Retrieved from http://www.aldia.cr/ad_ee/2011/diciembre/21/nacionales3015409.html López Arias, A. (2011, 24 de mayo). Nuevas preguntas en censo. Al Día. Retrieved from http://www.aldia.cr/ad_ee/2011/mayo/24/noticias-del-dia2787327.html Mora Steiner, S. (2011). Proceso de Consulta a usuarios. Censos acionales 2011: X de Población y VI de Vivienda. San José, Costa Rica: Fondo de Población de Naciones Unidas - INEC. Naciones Unidas. (1995). Informe de la Conferencia Internacional sobre la Población y Desarrollo. El Cairo, 5 a 13 de Septiembre de 1994. Nueva York: Naciones Unidas. 100
  • 101. Naciones Unidas. (2008). Declaración de las aciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Nueva York: Naciones Unidas. Organización Internacional del Trabajo. (2007). Convenio º 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. Lima, Perú: OIT. Putnam W., L. E. (2004). La población afrocostarricense según los datos del censo del 2000. En L. Rosero Bixby (Ed.), Costa Rica a la luz del censo del 2000. San José, Costa Rica: CCP- UCR. Rangel, M., y Del Popolo, F. (2010). Juventud afrodescendiente en América Latina: realidades diversas y derechos (in)cumplidos. Santiago de Chile: CEPAL / UNFPA. Schkolnik, S. (2009). La inclusión del enfoque étnico en los censos de población de América Latina. otas de población(89), 57-100. Senior, D. (2011). Ciudadanía afrocostarricenese: el gran escenario comprendido entre 1927-1963. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica. Snarskis, M. (1976). La vertiente atlántica de Costa Rica. Vínculos, 2(1), 101-108. Solano, H. (2012, 7 de Junio). Censo lanza señal de alerta a población. Al Día. Retrieved from http://www.aldia.cr/ad_ee/2012/junio/07/nacionales3200896.html Soto M., M. (2012, 25 de Junio). En más de medio millón de hogares se separan los residuos. La ación. Retrieved from http://www.nacion.com/2012-0625/AldeaGlobal/En-mas-de-medio-millon-de-hogares-se-separan-los-residuos.aspx Tacla Chamy, O. (2010). Costa Rica X Censo Nacional de Población y VI de Vivienda 2011. Principales resultados y recomendaciones derivadas de la evaluación metodológica y operativa del cuestionario censal, de los próximos Censos Nacionales 2011, Informe Técnico. San José, Costa Rica: INEC. Thiel, B. (1977). Monografía de la población de Costa Rica en el siglo XX Población de Costa Rica y orígenes de los costarricenses. San José, Costa Rica: Editorial Costa Rica, San José. Thiel, B. (1983). Datos cronológicos para la historia eclesiástica de Costa Rica. San José, Costa Rica: Ministerio de Cultura. 101
  • 102. 9. Anexos. Anexo 1. A1. Formato de entrevista para los participantes del proceso de consulta referido a la pregunta “étnico-racial” del censo 2011. Proceso de consulta. 1. En relación con el proceso de consulta del cual usted formó parte. ¿Considera que hubo adecuada representatividad por parte de las instituciones y personas involucradas en la temática? 2. ¿Considera que se tomaron en cuenta la mayoría de las opiniones? 3. ¿Cree que las opiniones de los participantes influyeron durante el proceso? 4. ¿Fue retroalimentado a lo largo del proceso de consulta? ¿Tuvo acceso a las minutas y documentos generados? 5. ¿Tuvo algún tipo de participación durante las etapas posteriores del censo? (Pruebas piloto, trabajo de campo, etapa post-censal) 6. ¿Qué recomendaciones haría para mejorar el proceso a la hora de incluir la pregunta en futuros instrumentos? Diseño final de la pregunta. 7. ¿Podría darnos su opinión acerca de la redacción final de la pregunta? (Pregunta Nº 10 del cuestionario) 8. ¿Qué opina acerca de las categorías que fueron finalmente incluidas? 9. A nivel conceptual ¿Considera que ha habido avances o retrocesos en relación con el censo anterior? 10. ¿Considera que están incluidas las recomendaciones internacionales sugeridas por Naciones Unidas y los distintos acuerdos o tratados internacionales? 11. ¿Qué recomendaciones haría pensando en diseños futuros de la pregunta? Resultados finales. 102
  • 103. 12. ¿Ha tenido oportunidad de acceder a los datos finales puestos a disposición por el INEC recientemente? 13. ¿Cuál es su opinión en términos generales? 14. ¿Considera que ha habido avances o retrocesos en cuanto a la visibilización estadística de los afrodescendientes en relación con el censo anterior? 15. ¿Qué tan comparables podrías ser estos resultados en relación con el censo anterior? 16. ¿Considera que los mecanismos de difusión de los datos por parte del INEC son los más adecuados? 17. ¿Qué recomendaciones haría para lograr una adecuada difusión de los datos entre las instituciones y los pueblos involucrados? Políticas Públicas 18. ¿Cuáles considera usted que serían los posibles sesgos y limitaciones de los datos obtenidos? 19. ¿Qué recomendaciones le daría usted a los encargados de diseñar políticas sociales y tomar decisiones? 103
  • 104. A.2. Extracto de entrevistas. Extracto de la conversación con el informante 1 (Consultor especialista en el tema afrodescendiente): Existe en Costa Rica resistencia en abordar el tema sobre afrodescendientes, esto obedece al “racismo estructural” imperante en Costa Rica, en donde se privilegia el tema indígena por encima del resto de temas étnicos, hay una negación sistemática del tema afro. En cuanto al proceso de elaboración de la pregunta censal no hubo una representatividad adecuada por parte de la población afrocostarricense, debió existir mayor presencia de representantes indígenas y afros de manera directa. La prueba piloto desarrollada en Palmares no es representativa del tema étnico en el tanto dicha población no cuenta con elementos étnicos diferenciados que dieran validez a la prueba en dicho cantón. Con respecto a la publicación de los datos, el seguimiento que le di fue por mi cuenta por medio de internet, no recibí de manera directa los mismos, a la vez que no tuve participación en el proceso post censal de sistematización de la información colectada. La pregunta de autoidentificación enfatiza sobre pueblos indígenas, aunque existe cierto avance conceptual, la pregunta debería ser abierta y no por encasillamiento, de todas maneras se ha avanzado con respecto al censo del 2000. Debería ampliarse la discusión de los términos conceptuales “etnia “y “raza”, la palabra raza tiene connotaciones de exclusión social, en la discusión de este tópico para el caso costarricense no están incluidas todas las recomendaciones de Naciones Unidas. El cumplimiento de los tratados a los que el país se ha adscrito no se cumplió al no difundirse adecuadamente la información con respecto a las etnias y al no poder crearse indicadores confiables debido a las imprecisiones conceptuales que arrastra la pregunta, como por ejemplo el no poder autoidentificarse con más de un grupo a la vez. En Costa Rica no se investiga la migración negra hacia los Estados Unidos como sí se hace con respecto a los migrantes de la zona de Pérez Zeledón, cuando ambos grupos de migrantes aportan remesas al país. Como posibles recomendaciones puedo citar: 104
  • 105. 1. la ampliación del período de consulta y participación de los distintos sectores sociales, asegurar la participación de las organizaciones afro e indígenas en cada una de las etapas del proceso censal. 2. la necesidad de preguntas adicionales como religión e idioma. 3. crear mejores políticas de difusión aplicando tecnologías de apoyo a dicha difusión. 4. la información obtenida debe ser utilizada de manera enfocada hacia las necesidades de los pueblos. Extracto de la conversación con el el informante 2 (funcionario del P UD de Costa Rica) Considero que en el proceso de elaboración de la pregunta hubo una adecuada representación tanto académica como de grupos afrodescendientes, no hubo participación de una sola área. A raíz de las conversaciones se mejoró la pregunta, aspectos técnicos no podían satisfacer las demandas de todos, haciendo un balance se consideraron todas las opiniones. La comunicación fue fluida, el acceso directo fue el de las aplicaciones de los resultados y reuniones que hacíamos, en éstas se dieron los resultados de la primera prueba piloto por ejemplo. Medir una categoría étnica en una sola pregunta es difícil en un censo, la encuesta de hogares podría servir de instrumento de apoyo en el tema afrodescendiente a futuro. Creo que lo ideal sería que para el 2021 la pregunta sea mejorada y que el período intermedio sea usado para que la encuesta de hogares sirva para ese mejoramiento en el tema. En el tema de la participación social parece que la integración de participantes ha sido la adecuada aunque puede haber sectores que no se sientan integrados, como alguna organización en particular. El encabezado de la pregunta quedó bien, se cumplió con lo solicitado por Naciones Unidas con respecto a la autoidentificación. A nivel conceptual ha habido muchos 105
  • 106. avances con respecto al 2000, la principal recomendación que ONU hace en cuanto autoidentificación se hizo bien. He tenido acceso a los datos finales. Hay avances con respecto a la visibilización de los afrodescendientes, parece que ha habido una disminución de afrodescendientes pero si se le suma la categoría “mulatos” ha habido un aumento, aunque alguna gente no esté de acuerdo en sumar esta categoría. El próximo simposio es una oportunidad de difusión, permite a muchos tener alternativas de información, la información puede darse en forma de compendio a nivel cantonal y que sea así de acceso popular. Extracto de la conversación con el informante 3 (Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica): Estuvieron representados los sectores organizados, sobre todo afrodescendientes de San José, con diversos intereses, tanto políticos como de mejoramiento de la calidad de vida de la población en cuestión. Obtuve los documentos y minutas de manera adecuada, mi participación más fuerte fue en el diseño y consulta a usuarios. No puedo hablar mucho acerca de la experiencia de campo. Existe un avance conceptual en la elaboración de la pregunta, haber separado lo indígena, y abrir las categorías, por ejemplo “Mulato”, para los afrodescendientes sumar la categoría afrodescendiente con mulato fue exitoso. Abrir la categoría “otros” merece una discusión conceptual. Se cumplió de manera mínima con los requisitos de Naciones Unidas, sumar el tema lingüístico y cultural en general como el vestido merece una encuesta específica. No he tenido tiempo de acceder totalmente a los datos, el INEC está difundiendo los datos más generales, es importante pero no es suficiente, hacer una comparación con el censo anterior es importante y buscar la manera que la información sirva de manera didáctica, el Ministerio de Educación podría participar, los grupos específicos podrían extraer la información y hacer uso en beneficio de sus proyectos. 106
  • 107. El tema étnico y el de la discapacidad son complejos, cambian las categorías, lo mismo sucede con el tema de discapacidad. Debe plantearse si esta pregunta de etnicidad debe realizarse a nivel de un censo o si este tipo de tema debe tratarse en una encuesta más específica con un equipo mejor entrenado al efecto ya que la razón de un censo es más demográfica en general. La personas censista muchas veces influye en la toma de los datos por cuestiones aparentales omitiendo preguntar la etnia o posibles discapacidades en el entrevistado. Creo que hay opiniones encontradas con respecto a la pregunta, si embargo hay un avance con respecto al 2000. Extracto de la conversación con el informante 4 (Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica): Creo que hubo una buena representatividad, lo que no conozco es que tan completa fue por sectores, se tomaron en cuenta las distintas opiniones, aunque algunas opiniones no eran aplicables a un censo, es decir, eran técnicamente inaplicables. Las opiniones influyeron, ejemplo de esto es la inclusión de la categoría “chino”. Tuve participación en la parte post censal más que en la anterior, también creo que hay que separar dos cosas: por ejemplo la opinión de los temas indígenas en una discusión amplia preliminar y en una segunda etapa ser más específicos, hablar de dos etapas, debe existir colaboración con publicidad del censo enfocada a los distintos grupos étnicos. Hay categorías ambiguas como mulato, y blanco o mestizo, son categorías continuas, yo hubiera quitado blanco o mestizo y dejar una categoría residual. No me gustó cómo quedo al final, yo hubiera dejado una categoría residual abierta, no incluir blanco o mestizo. Las categorías para indígenas están bien y están probadas en otros contextos, la pregunta sobre negro y mulato creo que no quedó del todo bien. Las categorías múltiples no funcionan, para mí sólo funciona la autoadscripción de la persona a un solo grupo. Ha habido avance en el sentido que se amplió la pregunta y existen mayores posibilidades de análisis, no se avanzó en la parte conceptual porque se privilegió la cuestión política, 107
  • 108. no se resolvió lo conceptual porque no hubo acuerdos, esto es un tema general en América Latina. Las recomendaciones de Naciones Unidas se cumplieron bien para el tema indígena, sí se atendió la recomendación de ser lo más inclusivos y abiertos. Yo no veo que lo conceptual se vaya a resolver en el corto plazo, no es lo mismo ser negro en Chile que en Honduras o Costa Rica, de manera que hay influencias en la autoadscripción, no hay solución sólo acuerdos posibles y por país. Como recomendaciones creo que se deben aplicar varias etapas, uno es recoger la opinión política más amplia, segundo, hacer un grupo de discusión más técnico, buscar financiar pruebas pilotos orientado más a lo técnico, la opinión política a veces está muy alejado de lo técnico. Me parece que la pregunta no funciona del todo bien, básicamente el resultado no es el esperado, sobre todo en términos de comparabilidad. Se ha avanzado en el reconocimiento de la multiculturalidad y los diferentes orígenes étnicos, falta aún más avance en el análisis de para qué se están midiendo los afrodescendientes y otros. En el caso indígena está claro que la pregunta funciona mejor, en parte debido al componente de territorialidad que caracteriza a estos pueblos (territorios indígenas), lo cual probablemente influya en que posean mucha más conciencia étnica que los afros. Pertenecer a una etnia indígena tiene que ver mucho con el territorio. Los datos del censo 2010 son comparables con los del 2000 sólo en el caso de los indígenas. El INEC ha avanzado mucho en la difusión en línea de los datos, al liberar los datos en línea del censo en un período tan corto no puede argumentarse que alguien en particular no pueda accederlos. Extracto de la conversación con el informante 5 (Escuela de Antropología de la Universidad de Costa Rica): Primero quiero aclarar que mi participación fue breve en el proceso de formulación de la pregunta sobre etnicidad. El INEC consulta a los distintos sectores y luego resuelve en 108
  • 109. una serie de situaciones que no son sencillas por ejemplo la definición y uso de categorías propuestas, algunas categorías no son reconocibles por algunos sectores. Veo que hay una serie de mejoras con respecto al censo del 2000 en este tema, los términos a veces son imprecisos, las categorías para éste último censo han sido más adecuadas. Creo que la cuantificación de los individuos de origen chino está sesgada y existe una dificultad en tanto no se captan a otras etnias asiáticas. Un aspecto a mejorar es el trabajo de campo y cómo el la persona censista toma los datos, el la persona censista muchas veces capta a la persona según su percepción y omite hacer por ejemplo la pregunta de etnicidad por temor a herir susceptibilidades. El resultado de este censo recoge de manera más clara la cuantificación de los distintos grupos. El conocimiento de las cifras arrojadas debe aplicarse en políticas públicas hacia las poblaciones, aunque mucha gente se adscribe como indígena por un asunto de “orgullo indígena” y su condición no sea la misma de los indígenas que viven en las comunidades. Los datos del censo entre más precisos sean ayudan a identificar las necesidades de las comunidades indígenas más vulnerables. Mis recomendaciones serían trabajar más con las personas censistas el tema étnico, sería importante incluir el idioma o lengua como categoría por ejemplo en el caso de lenguas tradicionales, instrumentos utilizados en otros países incluyen la categoría lingüística, sería pertinente también hacer una campaña informativa para sensibilizar a la gente previo al censo. Podría pensarse en la posibilidad de utilizar la encuesta de hogares como instrumento de apoyo en la medición cuantitativa de los grupos étnicos. Podría haber una pregunta abierta para así incluir otros grupos o nacionalidades que no son visibles en este último censo, por ejemplo otros grupos asiáticos residentes en el país. 109
  • 110. Extracto de la conversación con el informante 6 (Centro de Mujeres Afrocostarricenses): A partir de setiembre del 2009 empecé a participar en la elaboración de la pregunta sobre etnicidad para el INEC. Los datos del 2001 mostraban un importante subregistro de los datos del censo 2000, se buscó que para el 2010 el INEC participara de los diálogos sobre etnicidad, lo cual se hizo. Para este censo del 2011 se hacen dos preguntas para indígenas, en América latina la tendencia es tener más sensibilidad estadística hacia los indígenas. Una discusión absurda fue debatir si existen las razas humanas y fue una parte del debate para poder definir la pregunta idónea del censo. La actitud del INEC fue abierta siempre, con un gran compromiso por parte de la institución. Nosotras propusimos que la pregunta fuera consensuada y culturalmente aceptable, que hubiera opciones de autoidentificación y una campaña de divulgación. En este censo no quisieron separar “blanco” de “mestizo” por cuestiones políticas, mestizo no es una palabra de uso común a nivel popular. El censo piloto de Palmares de agosto del 2010 arrojó un dato que INEC no quiso divulgar, y es que como un 8 % de la población se autoidentificó como negro, mulato o afrodescendiente. El censo experimental desmitificó la “blanquitud” de una zona tradicionalmente de origen blanco. Hicimos una prueba en la Universidad de Costa Rica, con buenos resultados. Los representantes chinos objetaron la pregunta en ausencia de su etnia, lograron su inclusión por presión política hacia el poder ejecutivo. Se quiso incluir el factor del multilingüismo en la pregunta pero el INEC no lo incluyó. Incluir el factor lingüístico es de suma importancia por la tendencia nacional a insertarse en los mercados internacionales. No hubo una capacitación adecuada hacia las personas censistas con respecto a este tema, no hubo ninguna campaña de información enfocada al tema etnoracial. Siempre dijimos que las categorías negro y mulato deben sumarse, sabemos que hay una cantidad muy grande de afrodescendientes que en esta sociedad racista prefieren 110
  • 111. adscribirse a la categoría mulato para no tener que dar mayores explicaciones acerca de su “negritud”. Los datos son puntos de referencia y aunque sean inexactos son oficiales, afecta el análisis objetivo de los resultados. El resultado del 2011 aún tiene subregistros, falta concientizar y trabajar más la conciencia étnica para lograr mejores resultados censales. Los debates a futuro serán complicados porque no hay ningún mundo en que los negros y negras no participen, tiene que haber un “proyecto nación” con la participación de todos y todas, dando valor al multiculturalismo, resguardando las identidades sin tener mentalidad de museo. El debate del censo contribuye al multiculturalismo. El censo no mide los grados de conciencia, yo estaría de acuerdo en eliminar la categoría mulato cuando la gente mulata se defina como afrodescendiente reconociendo que el ser afrodescendiente es un orgullo y un valor. Espero que algún día la gente en este país la gente que no es blanca no se autodefina como blanca, que se reconozca lo que se es sin tener que resguardarse en una identidad que no les toca. 111