Entrevista a kirk bloodsworth
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Entrevista a kirk bloodsworth

on

  • 135 views

 

Statistics

Views

Total Views
135
Views on SlideShare
135
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Entrevista a kirk bloodsworth Document Transcript

  • 1. Entrevista a Kirk Bloodsworth Kirk Bloodsworth tenía 23 años cuando fue detenido en 1984 por la violación y asesinato de Dawn Hamilton, una niña de tan solo nueve años de edad. Él siempre defendió su inocencia, pero la confesión de varios testigos y la decisión final del juez le llevaron al corredor de la muerte. Allí estuvo dos años más tras haber pasado seis en prisión. La verdad llegó en 1993, cuando una prueba de ADN le dio la razón y le convirtió en el primer exonerado por pruebas de ADN en Estados Unidos. Usted firmaba su correspondencia desde la cárcel como “Kirk Noble Bloodsworth, A.I.M – An innocent man” (un hombre inocente). ¿Qué se siente al saberse inocente pero no poder demostrarlo? Sufrí mucho porque la gente creía firmemente que yo era el asesino y nada de lo que dijese o hiciese servía para convencerlos de lo contrario. Yo sabía que no había cometido la violación y asesinato de Dawn Hamilton, sabía que era inocente, pero no querían creeerme. Era como darme contra un muro... Una prueba de ADN le salvó del corredor de la muerte... Sí, cuando terminé de leer el libro de Joseph Wambaugh The Blooding, supe que mi salvación estaba ahí. El libro cuenta cómo se usó una nueva técnica llamada ADN para atrapar al asesino de unas adolescentes inglesas. Era mi única esperanza, pues comprendí que si el ADN puede demostrar tu culpabilidad, también puede demostrar tu inocencia. Mi abogado y yo emprendimos este camino, pero pronto surgieron los primeros obstáculos. El fiscal nos dijo que las extracciones de ADN del esperma efectuadas a Dawn Hamilton habían sido destruidas por un descuido. Doy gracias a mi abogado y a un funcionario que siguieron luchando hasta conseguir una muestra que demostró mi inocencia. El 28 de junio de 1993 — nueve años después de ser encarcelado por un crimen que no cometí—, salí de prisión siendo un hombre libre. Usted compartió espacio en la prisión con el autor de la violación y muerte de Dawn Hamilton. ¿Qué sintió cuando lo supo? Su celda estaba un piso por debajo de la mía. Compartí con él libros de la biblioteca e incluso hicimos pesas juntos. No sabría explicar con palabras lo que sentí cuando supe que él era el autor de la violación y muerte de Dawn Hamilton... Es demasiado doloroso. Todo entorno a este asunto ha sido para mí una pesadilla de principio a fin. Desde que salió de prisión ha hecho campaña por la abolición de la pena de muerte. Háblenos de la organización Witness to Innocence Witness To Innocence es la única organización de Estados Unidos compuesta por exonerados, es decir, personas que han salido del corredor de la muerte tras demostrarse su inocencia. Utilizamos la educación, la acción directa, el trabajo legislativo y la comunicación pública para evidenciar un sistema de justicia penal defectuoso que puede condenar a muerte a personas inocentes. Todos nosotros hemos hecho campaña en cada uno de los seis últimos estados que han abolido la pena de muerte en Estados Unidos. Hemos expuesto nuestros casos como muestra evidente de los errores que se pueden cometer. En su opinión, ¿la pena de muerte es un acto de justicia o un acto de barbarie? La pena de muerte es un contrasentido. No se puede matar a alguien como castigo y acto seguido decir que matar está mal.
  • 2. La ejecución de Troy Davis marcó un momento crucial. Instituciones como la Unión Europea, organizaciones como Amnistía Internacional y políticos como el ex presidente estadounidense Jimmy Carter pidieron en vano que le conmutaran la sentencia. ¿Qué supuso para usted la ejecución de Troy? Todavía me resulta difícil creer que Troy Davis fuera ejecutado a pesar de las múltiples dudas que ofrecía su caso y de la campaña mundial en apoyo de su causa. Fuimos miles y miles las personas que trabajamos y nos manifestamos contra su ejecución. Pero, a pesar de la inmensa y dolorosa decepción, seguimos adelante y nadie detendrá nuestra lucha por defender a todos los Troy Davis del mundo y por lograr la abolición total de la pena de muerte. Davis pidió a su familia, a sus amistades y abogados que siguieran investigando después de su muerte hasta probar su inocencia. Si esto se lograra, ¿habría un antes y un después en la aplicación de la pena de muerte en Estados Unidos? Sí, pero no solo con el caso de Troy. No olvidemos que son muchas las personas que han sido ejecutadas a pesar de las serias dudas existentes sobre su culpabilidad: Ruben Cantu, Carlos de Luna, Larry Griffin y tantos otros... Estados Unidos ha indultado a 142 presos condenados a la pena capital desde 1976, pero ¿cuántos han muerto siendo inocentes? Cameron Todd Willingham es el último caso conocido de un inocente ejecutado. Le ofrecieron la perpetua, pero él la rechazó convencido de que se demostraría su inocencia. Lamentablemente, la verdad no llegó a tiempo. Su ejecución se produjo el 17 de febrero de 2004 en el estado de Texas. En Estados Unidos, alrededor del 42% de las personas que están en el corredor de la muerte son de raza negra (pese a representar solo el 12% de la población del país). ¿Sigue habiendo una aplicación discriminatoria de la pena capital? Sí, en Estados Unidos el racismo sigue estando a la orden del día. Cuando el autor del crimen es blanco, existen posibilidades de que no le apliquen la pena capital. Pero es prácticamente impensable que esto ocurra si la persona asesinada es blanca y el autor del crimen es negro. ¿La pena de muerte es para personas sin recursos económicos? Cuando fui arrestado por el asesinato de Dawn Hamilton, mi rostro y mi nombre salieron en todas las cadenas de televisión del país. Me convertí en el hombre más odiado de Maryland. Mi familia no tenía dinero para buscarme un buen abogado y eso es lo peor que te puede pasar porque, cuando uno es pobre en Estados Unidos, es como cuando uno es negro, las posibilidades de escapar a la pena capital desaparecen. El "ojo por ojo" tiene muchos seguidores en los Estados Unidos, personas que creen que la venganza es lo que único que trae reparación y consuelo. A pesar de ello, ¿cree que llegará el día en que la pena de muerte deje de aplicarse en su país? Confío en que sí, en que algún día podamos ver y celebrar el fin de la pena de muerte. Pero cuanto más tiempo tarde en llegar, más nos iremos muriendo por dentro cada uno de nosotros. Hay personas en Estados Unidos que piensan que hay que ser especialmente duros con los criminales, y cuanto más duro mejor para la sociedad, pero se equivocan. El ojo por ojo no funciona. Nunca lo ha hecho.