• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Ideas
 

Ideas

on

  • 215 views

 

Statistics

Views

Total Views
215
Views on SlideShare
215
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Ideas Ideas Document Transcript

    • LA IDEADE CHÁVEZAnotaciones para su estudio democracia-poder-historia-economía-ética-estado-socialismo-revolución
    • 2 LA IDEA DE CHÁVEZ IHacia finales de los 80 y principios de los 90, palabras como democracia, izquierda, partido, revolución, pueblo, etc. habían perdido su significa- do más elemental. Aun más, iban desapareciendo poco a poco del voca- bulario habitual de las gentes y con esas ausencias, que no fueron sólo semánticas, la esperanza de un cambio real se postergó en dilatados estudios, más nostálgicos que propositivos, sobre la fallida experiencia del socialismo real y el triunfo indiscutible de la derecha a escala plane- taria. A nivel global, la despolitización de la vida individual y colectiva constituyó un episodio importante de la posthegemonía liberal creando referencias culturales de impacto masivo fundamentadas no sólo en la propaganda de la ideología capitalista sino en la negación absoluta de cualquier otro modelo político y social. Son los años del fin de la histo- ria, del nihilismo orgánico, de la tristeza colectiva, prósperos años para el resurgimiento de lo que Estanislao Zuleta llama la razón cínica. Los años 90 fueron prolijos para la restauración del liberalismo, aho- ra armado de tecnología comunicacional y bélica suficiente como para hacer realidad su utopía totalitaria: un sistema mundial viable de mer- cado, que constituya un Supra-Estado capaz de sostenerse en términos de legalidad bajo los consensos de la democracia formal. Para entonces la izquierda tradicional no había sido capaz de respon- der ni política ni culturalmente al modo de vida propagado desde la Guerra Fría, y aplicado secularmente a los mercados del mundo: el re- nascente esclavista y colonial de las potencias militares y corporativas. El estado de bienestar para las economías fuertes del norte significó un adormecimiento del movimiento socialista y en especial para los partidos progresistas que, lejos de elaborar un referente crítico, se fue- ron acomodando a las reivindicaciones parciales que redundaban en un sospechoso bienestar inmediato para las clases obreras y medias. Fue Latinoamérica la que tuvo que pagar la factura del lujo y el confort de estos modelos de desarrollo y del adormecimiento de las otroras lum- breras del socialismo. La ruptura, estaba ya dibujado por la historia, si se daba, vendría entonces de este lado del mundo. II1989: Venezuela es el segundo país de América donde se aplica el mo- delo neoliberal —nos antecedía la Chile de Pinochet— y el primero en levantarse de modo espontáneo contra la restauración del capital. Esto marca, ya se ha dicho de muchas maneras, el desmoronamiento del puntofijismo, pero de ninguna manera propone el surgimiento de una alternativa a la crisis política de la democracia representativa. Los partidos y las fuerzas de izquierda en Venezuela, como en el resto del mundo, se encontraban sin ideas actuales y sin el vigor necesario para encarar los nuevos desafíos que supone una reinvención de sí mismos y de nuevos referentes sociales y políticos. El poder insurgente, la organi- zación, la transformación concreta de la sociedad, si algo requería, era un acto de creación ante el dogmatismo melancólico, el vacío ideológi- co y la precariedad de lo real. En este contexto surge un movimiento y un líder cuya singularidad impide una automática clasificación dentro de las corrientes del pen- samiento tradicional –de derechas o de izquierdas– y lo postula como una alternativa auténticamente política. Hugo Chávez y los boinas rojas desde el punto de vista conceptual vendrían a inaugurar un proceso dialéctico con nuestra propia historia en la revisita al pensamiento boli- variano, y en general, al ideario y las luchas fundacionales del siglo XIX y XX venezolano, y en su reatroalimentación con los demás procesos libertarios de otros pueblos, épocas y realidades. Como buen alumno y asiduo visitante de la biblioteca del viejo José Esteban Ruiz Guevara, el pensamiento de Hugo Rafael Chávez Frías se iba a forjar un espíritu apasionado por el saber científico, la búsqueda de la identidad y el arte, que lo vacunaría contra todo dogmatismo, contra todo sistema cerrado e impracticable. Espíritu que lo ha acompañado a lo largo de esta épica fundacional contra el nihilismo mundial y las fuerzas reactivas que rei- nan desde invisibles tronos. A partir de 1999, con el primer triunfo elec- toral del presidente Chávez, se inaugura, sin lugar a dudas, una nueva cultura política que ya en sus primeros años innovaría desde el punto de vista teórico y procedimental de cara a la reinvención de un ideario emancipador para el aquí y el ahora. IIIEn este compendio de textos se propone una lectura integral de la idea de Chávez, vale decir, una interpretación fuerte sobre los postulados que desde el comienzo se afianzaron en nuestra historia desde una mi- rada actual, multidialéctica y resemantizadora para encontrarse con las corrientes críticas del pensamiento occidental: Marx, Lenin, Gramsci, la Escuela de Frankfurt y los postmarxistas actuales Mészáros, Dusell, etc. EL propósito de estas anotaciones es abrir la discusión sobre el Cha- vismo como referencia ideológica, como teoría política en sí misma. El lector encontrará los temas frecuentes del discurso de Chávez donde su idea se va cristalizando en alocuciones, diálogo con las masas, entrevis- tas y programas televisivos o radiales, desde el ejercicio de una oralidad reflexiva se conjuga su idea de la historia, el poder, el hombre, la socie- dad, la política, el Estado, la identidad, la economía y, en suma, el pensa- miento revolucionario ante los nuevos desafíos de la historia. Nosotros creemos que, del mismo modo en que Lenin resignificó el marxismo, Hugo Chávez introdujo nuevos elementos edificadores de una idea pro- pia de la revolución y de la nueva sociedad que es, a fin de cuentas, el propósito de nuestras luchas. Introducción Ideas de Chávez, anotaciones para su estudio es publicado por la Alcaldía Bolivariana del Municipio Libertador Compilador: Luis Lira / Caracas-Venezuela / Marzo de 2013
    • LA IDEA DE CHÁVEZ 3 1 El Chavismo como parte de la doctrina política socialista Una primera aproximación a una definición de chavismo debe ubicarlo con un movimiento en diversos planos: político, cívico-militar, militar- comunitarista, popular y revolucionario, democrático y participativo A partir de esas dimensiones, el concepto “Chavismo” ha crecido en los años de Revolución Bolivariana. Según el filósofo Fernando Buen Abad, tal evolución se ha dado “apurando condiciones para convertirse en justicia social sin exclusiones (…). Se ha convertido hoy en síntesis teórico práctica que conjuga la tesis de la lucha social más profunda en Venezuela (…). Hoy el “Chavismo” es una interpretación dinámica de la tesis de Bolívar, tanto como una lectura social de la doctrina cris- tiana, como una lectura singular de Marx”. Además, en la maduración del concepto de “Chavismo” predomina la noción de socialismo, que como movimiento político está transformando radicalmente la historia de Venezuela. La expresión del “Chavismo” la encontramos en varias dimensiones del discurso de Hugo Chávez que nos llevan a la esencia de sus ideas. Son las dimensiones histórica, filósofica, política, táctica y de gobierno. 2 La dimensión histórica i Venezuela antes de 1492 era una sociedad humana, organizada con desarrollo de hombres y mujeres fraternos y solidarios. i La llegada de los invasores implicó la instauración del despojo, apropiación y exterminio. i Aparición de la sociedad de clases, de violencia y de expropiación. i El pueblo venezolano ve surgir la pobreza como consecuencia del despojo y la agresión. i Se impone una clase por el sometimiento y apropiación-usurpa- ción; se impone por la fuerza y por el pensamiento ideológico. i Esta visión histórico-historiográfica se empeña en la acción y visión del individuo liberal y deja de lado la participación del colectivo. i Chávez obliga a cambiar esa visión y obliga a revisar lo actuado por el colectivo, por el pueblo pobre. i Esta visión analiza lo que es capaz de hacer un hombre o una mu- jer en determinadas circunstancias en que le toca vivir. i Con Chávez la sociedad se pone en movimiento en busca de res- puesta a la crisis que la atenaza. Dice Hugo Chávez: i Creo que la historia es producto del ser colectivo de los pueblos. i Me gusta mucho la historia como ciencia, como referencia de lo que fue para ver lo que es y posiblemente será. i Considero que los hombres podemos ubicarnos en un momento determinado, en puestos protagónicos que aceleran, retardan, le dan un pequeño toque personal (…) pero creo que la historia es producto del ser colectivo de los pueblos. i Creo que la historia es una ciencia con leyes, causas, efectos y que requiere estudiarla con mucha determinación. i Estamos ante el reto de escribir la otra historia. Escribir la historia actual, más allá de la historia oficial. i Creo que nuestro movimiento ha tratado de ir a las raíces, de qui- tarle la telaraña y polvo a una historia que está sepultada. i La historia no se divide en compartimientos, en un año se acabó y empezó otra de nuevo. La historia es la historia de todos los días como cuando uno nació. La matemática es filosofía; también el es- tudio de la historia. i Nuestra historia nos obliga. Nuestros libertadores iluminan nuestros pasos por esos caminos de la hermandad, de la justicia y de la libertad. i Somos hijos de una historia volcánica. i Los hombres individuales muy poco podemos hacer cuando se tra- ta de la historia. i La historia es un arma para la conciencia. i Soy un convencido de que en la historia están las claves del presen- te y las fórmulas para construir un futuro mejor. i La historia se va desarrollando, dice una corriente teórica, como una sucesión de situaciones: una tras la otra. Ahora, la historia se puede y se debe planificar; lo que viene hay que planificarlo, hay que preverlo. i Antes la historia no nos pertenecía, otros la tramaban y nosotros solo la padecíamos. Éramos simples peones de un macabro ajedrez dispuesto por el imperio y sus cipayos apátridas. i La historia nos llama a la unión y a la lucha. Si el capitalismo se re- siste, nosotros estamos obligados a dar la batalla contra él y a abrir los caminos de la salvación de la especie humana. i No hay historia militar sin historia política, sin historia económica. i Para entender plenamente la historia venezolana, hay que estu- diar la historia petrolera venezolana y del mundo. No se puede entender la historia venezolana de los últimos cien años si no se estudia el petróleo. i Estamos haciendo historia, estamos escribiendo páginas que no se borrarán más nunca de la historia venezolana, quedarán eterna- mente selladas en las páginas de nuestra historia. i Las luchas se van agudizando, y la historia va tomando su verdade- ro curso. RESUMEN DE LA DIMENSIÓN HISTÓRICA La historia debe ser producto del ser colectivo y no sólo de protago- nistas individuales. Debe entenderse como una sola historia, donde el presente está vinculado al pasado, donde no hay historia por par- tes, sino una sola historia. Es un flujo continuo que debe estudiarse de forma integral para entender qué somos y qué queremos ser, para poder planificar sobre ella.
    • 4 LA IDEA DE CHÁVEZ 3 La dimensión filosófica Algunas de las fuentes filosóficas de Hugo Chávez pueden hallarse en: Cristo, el marxismo, el socialismo, el guevarismo, el leninismo, el boli- varianismo, el neomarxismo, el cristianismo, José Martí, el comunitaris- mo, Antonio Gramsci, Mao Tse-tung y Carlos Mariátegui. Jesús Gamarra Luna, miembro de la Corriente Bolivariano Gueva- rista, ha resumido en un escrito, Chavismo: nuevo sistema de pensa- miento, una visión del “Chavismo” como cuerpo de ideas. Lo que sigue son conclusiones a las que llega, que ahí tomamos como refe- rencia y anotamos sus conclusiones: i Ha nacido el Chavismo como hilo conductor del proceso revolucio- nario bolivariano. i Es un nuevo sistema de pensamiento filosófico que involucra una concepción política, económica e ideológica que trasciende lo na- cional, regional (…). i Echa raíces en las naciones excluidas, empobrecidas y reinaugura con ímpetu el espíritu libertario y de justicia. i El sistema chavista se fundamenta en la corriente emancipadora de Bolívar. i Se fundamenta también en la teoría marxista, vista desde el pueblo cubano que hizo viva la teoría. i El pensamiento latinoamericanista que alimentó la corriente revo- lucionaria dentro de la FANB es libertario y no invasor. Otras concepciones de Hugo Chávez que se suman: i Ejército con sentido de Patria y Nación. i Ejército como parte del estamento popular. i Asumir el neomarxismo para reivindicar la participación de nue- vos actores sociales en la lucha de clases. i La teología de la liberación. i El socialismo para el desarrollo de las raíces autónomas de los pue- blos originarios y los afrodescendientes. i Las ideas del Che y de Fidel con relación a la lucha y a la batalla de ideas. i La síntesis ideológica a través del planteamiento del Árbol de las Tres Raíces con Bolívar, Rodríguez y Zamora. i Los elementos de la organización política de Maneiro y Jorge Ro- dríguez. Dice Hugo Chávez: i Las ideas circulan junto con la historia, y las exigencias de los pue- blos avanzan. i Sin ideas revolucionarias, no hay revolución. i La idea bolivariana es la ideología primigenia del nacimiento de las repúblicas que nos precedieron. Esa idea es acompañada, por supuesto, de otras muchas ideas y planteamientos, pero Bolívar es el eje central de la ideología venezolana y también de muchos pue- blos latinoamericanos. i Lo importante no es un hombre, es que la idea revolucionaria pren- da en el pueblo, en los jóvenes, en los hombres, en las mujeres, en todo el colectivo. Un hombre no es indispensable. i Esa es la ideología, el eje central, cada quien adórnela con su estilo, cada quién póngale un matiz, pero ese es el eje central del esfuerzo ideológico que mueve al pueblo, porque sabemos que una ideolo- gía, para que sea política y más aun, para que sea revolucionaria, debe mover a un pueblo. i La ideología revolucionaria que impulsa esta Revolución Bolivaria- na no es importada de otras latitudes, no es una ideología extraña a nuestra propia naturaleza, no; nuestra ideología es autóctona; nuestra ideología es criolla como la sabana; nuestra ideología es producto de nuestra propia historia, de nuestro propio barro, de nuestras propias leyendas y de nuestros propios sueños. i La ideología nuestra se alimenta de muchas corrientes. Una de ellas es la corriente zamorana; la otra, la bolivariana; y la otra, la ro- binsoniana. He allí las tres raíces que inspiran y que alimentan la ideología del proyecto bolivariano de hoy. i Ideología, ideología y más ideología es la superestructura. Una de las bases más fuertes de la superestructura, que cuesta más para ir cambiando las costumbres, el sentido común, es la ideología en todos sus niveles. i Recuerden que cuando hablamos de ideología bolivariana, como ustedes saben –lo venimos pregonando desde hace años–, habla- mos del árbol de las tres raíces: la idea bolivariana, la idea robinso- niana y la idea zamorana. i EL PSUV, las milicias, la clase obrera, las juventudes bolivarianas, la Fuerza Armada Bolivariana, la clase campesina, los frentes es- tudiantiles… ¡Todo debe ser fortalecido al máximo! Y la ideología patria, bolivariana, socialista, que sea el combustible que nos en- cienda, el cemento que nos cohesione, la poesía que nos enamore. i Venezuela tiene una tradición educativa anclada en el alma de no- sotros los adultos. Todos, ricos y pobres, blancos y negros, indios y zambos, recordamos nuestros años escolares, recordamos el sabor de los recreos, recordamos la mano firme que guiaba nuestras pri- meras letras, la incursión en el mundo del conocimiento, que no es otra cosa que el descubrimiento maravilloso de la verdad, de la confrontación de las ideas. i La estructura ideológica es la más dura, porque es cultural, es edu- cativa. Las estructuras políticas pueden ser cambiadas en un lapso, pero la ideológica requiere un tiempo mayor, largo. i Hay un planteamiento que pretende señalar el fin de las ideologías, y que sería llegar a una era a la que llamaríamos tecnotrónica, ro- bótica, donde no hay ideas. No, eso jamás ocurrirá, siempre habrá ideas que motoricen los movimientos, la vida y la voluntad de los pueblos. i Cada día hay que estar más organizado, ideas y milicias, ideas y partido, ideas y organización, proyectos, moral, mística revolucio- naria, pueblo y ejército, Fuerza Armada y su pueblo.
    • LA IDEA DE CHÁVEZ 5 i Construyamos lo que haya que construir, hay que darle, buscarle, construirle viabilidad a las ideas, a los proyectos, con objetivos, con metas, los recursos, las estrategias. i Nuestras tareas deben ser la ideología, el debate de todos los días, la batalla de las ideas, la artillería del pensamiento, el trabajo volun- tario, la incorporación a la praxis, a la solución de problemas, a la atención de los más débiles, la creación de la sociedad del amor, de una nueva espiritualidad, de una nueva base moral, ética. RESUMEN DE LA DIMENSIÓN FILOSÓFICA La filosofía política tiene que estar basada en la emancipación del hombre y la mujer, en tener al ser humano y a los pueblos como centro. De allí el acercamiento con la Teología de la Liberación y con el marxismo y sus intérpretes latinoamericanos y venezolanos, y el estudio constante para dar respuesta a nuestro tiempo. 4 La dimensión política i Rechaza el sistema de dominación partidista. i Fortalece la estructura del Estado. i Lucha por alcanzar la unidad interna de todos los venezolanos, en especial del pueblo pobre. i Desarrollo de la conciencia histórica y patria. i Mayor protagonismo y participación popular. i Desarrollo de programas para la economía. i Control del Estado sobre los recursos naturales. i Desarrollo de políticas para el rescate de la educación, salud y se- guridad social. i Protección de la comunidad indígena. i Desarrollo político sobre alimentación y soberanía alimentaria. i No a los transgénicos. i Política para eliminación de pobreza extrema. i Integración de la Fuerza Armada al proceso de transformación social. i Intensificación de las relaciones con América Latina. i Fortalecimiento de la presencia de Venezuela en la OPEP i Lanzamiento de la ALBA. i Lanzamiento de la Celac. Una revisión histórico-política obliga a evaluar el pensamiento de Chávez en relación con: i El movimiento político-militar. i La idea Militar Nacionalista. i La idea Gran Nacionalista e Integradora. i Agenda Alternativa para Venezuela. i Asamblea Nacional Constituyente. i Movimiento Bolivariano 200, MVR el partido necesario. i Democracia protagónica y participativa. i Nuevo partido que trascienda el aparato electoral PSUV, Congreso fundacional y extraordinario. i Unidad Nacional como un proyecto y una corriente histórica. i El proyecto del socialismo del siglo XXI. i El desarrollo del Poder Popular y el Poder Comunal. i El Socialismo Bolivariano del Siglo XXI. i El nuevo tiempo de Chávez es el tiempo socialista. Dice Hugo Chávez: i El poder no se toma como un vaso de agua, el poder no se impro- visa de la noche a la mañana, el poder, así como las montañas, así como los grandes bosques se va haciendo a mediano y largo plazos. i Debe existir un liderazgo colectivo. i Hay que construir un campo amplio de alianzas. Una verdadera ecuación de poder. i El modelo socialista nuestro no excluye la propiedad privada (…) incluso quiere dignificarla. Es un sistema mixto que tiende a buscar el equilibrio social, económico, político y, más allá, el equilibrio territorial. El desarrollo armónico del territorio. i Hay que ejercer el poder con humildad. i El poder es un entramado complicado. i Formo parte de una especie de contrapoder para no solo debilitar, desmontar el poder clásico, el poder concentrado en las minorías, el Estado burgués y luego transformar ese entramado en un poder que redistribuya en el pueblo. i Fui aprendiendo en la realidad (…) sobre todo después del golpe de abril del año 2002, después de la arremetida imperialista con aquella salvaje acción del sabotaje económico, terrorismo, me di cuenta que el único camino para nosotros ser libres, para que Venezuela sea li- bre, independiente, el único estado en el cual el pueblo pueda gozar del beneficio de la igualdad y la justicia social es el socialismo. i Hay que saber que no hay pacto posible; lo que sí hay es un debate abierto y una batalla de ideas. i El impulso de esta Revolución ya está dado. i Es tiempo de avanzar y desarrollar el Poder Comunal, construir el Estado comunal. La idea de comuna como idea política i Dondequiera que el Gobierno Revolucionario esté dándole vida a un proyecto nuevo de corte socialista, ese proyecto debe incluir el impulso y la conformación de la comuna o las comunas en su alre- dedor, en su cercanía, en su ámbito. i La comuna debe ser el espacio sobre el cual vamos a parir el so- cialismo. El socialismo, desde donde tiene que surgir es desde las bases, no se decreta esto; hay que crearlo. Es una creación popular, de las masas, de la nación. i La comuna es el espacio donde vamos a engendrar y a parir el socia- lismo desde lo pequeño… Una comuna sin fábrica, sin tierras para la siembra, sin comercio socialista, no es comuna. i La comuna es un nuevo modelo de organización social absoluta- mente democrático”. i Eso tiene que ser una tarea de la comuna: la cultura.
    • 6 LA IDEA DE CHÁVEZ RESUMEN DE LA DIMENSIÓN POLÍTICA De raíz robinsoniana, bolivariana y zamorana, el ideal político de Chávez propugna la igualdad material y política que se alcanza por vía de la participación popular, cívica y militar, la emancipación, el ejercicio de la soberanía económica y el socialismo, y que tiene como eje de desarrollo social la comuna. A la vez, es una política antiimperialista e integradora de los pueblos. 5 La dimensión táctica Una serie de decisiones y posturas asumidas por Hugo Chávez a lo largo de su trayectoria deben verse como movimientos tácticos tendentes a hacer la Revolución. i El ingreso a la Academia Militar. i Identificación de la nueva situación militar. i Construcción de un movimiento militar nacional. i El Movimiento Militar Bolivariano MBR 200. Alzamiento militar el 4-F, el “por ahora”. i Vinculación con militares nacionalista-desarrollistas identificados con Marcos Pérez Jiménez. i Conexión con el mundo universitario civil, la agenda alternativa para Venezuela. i Conversaciones con PRV, Douglas Bravo y Alí Rodríguez Araque. i Acercamiento a movimientos de izquierda, La Caura R, Liga Socia- lista, Bandera Roja, MAS y el PCV. i Conversaciones con Luis Miquilena, Rafael Núñez Tenorio y José Vi- cente Rangel. i Lectura del momento electoral de 1998, el MBR da paso al MVR. i El MVR como plataforma de acumulación adicional y electoral de fuerzas. i Intentos para superar el partido maquinaria-electoral por un parti- do de masas. i El movimiento Constituyente. i Concentración de poder y diferenciación de otros líderes, lo que coloca a Chávez como único capaz de unir y medir. i Ruptura con el MAS, PPT y Arias Cárdenas. i Movimiento a Fuerte Tiuna en el Golpe de Estado de 2002 / depura- ción de la FFAA. i Manejo del Gobierno y el país durante el paro petrolero. i Depuración de Pdvsa. i Creación del PSUV – partido de masas. i La organización militar del partido en su accionar electoral. i Alianza con movimientos culturales y colectivos. i Alianza con Comités de Tierra. i Incorporación de todos al trabajo, el pueblo trabajador. i Protagonismo de la mujer en el Gobierno, protección de la mujer por la Revolución. i El cambio hacia un gobierno socialista, el socialismo del siglo XXI. i Llamado a conformarse en un único partido de la Revolución. i Negociación con PPT y PCV, los cuales desean mantener su identidad. i La reforma, una derrota. i La ruptura con Podemos y Baduel. i Las misiones sociales. i Nuevo triunfo electoral. i La Enmienda. i El avance del Poder Popular. i Los consejos comunales, La contraloría social. i Giro de la política internacional más fuerte hacia América Latina, La ALBA, Petrocaribe. i Consolidación de Relaciones con El Caribe, Cuba, Argentina, Boli- via, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Nicaragua. i Relaciones estratégicas con China, Rusia, Belarús, Irán. i Retiro del embajador de EE UU. i El Estado comunal, aproximación por etapas y desde distintos espa- cios geográficos, a través de la construcción de comunas. RESUMEN DE LA DIMENSIÓN TÁCTICA En lo político la creación de un movimiento cívico-militar y un par- tido de masas. En lo social, la creación de misiones, consejos co- munales y comunas. En lo internacional, la creación de alianzas multipolares contra el imperialismo. 6 La dimensión de gobierno Dice Hugo Chávez: Sobre el Estado i El Estado es el motor de la nación. i Cada hombre, cada institución, cada pequeño engranaje de la ma- quinaria del Estado debe palpitar solo y únicamente en función de la justicia para un pueblo, de la igualdad, del trabajo, de la vivienda, de la educación, de la salud, de la libertad, de las ciencias y de las artes; para eso tiene que ser el Estado, si no, sería mejor no tenerlo”. “He allí otro concepto fundamental de la ideología bolivariana en contra del dogma neoliberal: queremos y necesitamos un Estado, suficientemente fuerte, suficientemente capaz, suficientemente moral, suficientemente virtuoso para impulsar la república, para impulsar al pueblo y para impulsar a la nación, asegurando la igual- dad, la justicia y el desarrollo del pueblo. i El Estado tiene que estar por encima del mercado; lo político debe ser la caballería. Lo demás viene atrás. El capitalismo invierte los términos, debilita los estados, los subordina a la tecnocracia, etc. i Los modelos de desarrollo dependen en buena medida de la estabi-
    • LA IDEA DE CHÁVEZ 7 lidad política de un país, de la existencia de un Estado eficaz, de un liderazgo claro, de un rumbo bien definido. i El Estado venezolano, los poderes del Estado que se deben a los in- tereses del pueblo plasmado en la Constitución, son un mandato del pueblo. i Si estamos hablando de un Estado de justicia, el Poder Judicial sería la columna vertebral de los poderes del Estado para que sea un Es- tado de justicia. Sobre el Estado socialista i Somos un Estado socialista y liberador de la clase obrera, de las tra- bajadoras y los trabajadores. i No puede haber un solo alcalde socialista, del PSUV, gobernador o gobernadora, alcaldesa, presidente, ministro o alto funcionario, que llegue a un cargo para fortalecer el viejo Estado, la vieja forma de hacer política o a dejar intactas las redes a través de las cuales la burguesía desde hace muchos años se vino asegurando la captura, la expropiación, más bien, de la riqueza nacional para su beneficio”. i Tenemos que acrecentarnos en conciencia revolucionaria y en ejer- cicio realmente socialista, si queremos que una institución como la Asamblea cumpla, a cabalidad, con el desmontaje del viejo Estado burgués y contribuya a abrirle las puertas al Estado socialista. Se trata de legislar respondiendo a la praxis socialista y obedeciendo al pueblo. Quien no lo entienda, debe elegir otro camino. i La mejor y la más radicalmente democrática de las opciones para derrotar el burocratismo y la corrupción es la construcción de un Estado comunal, que sea capaz de ensayar un esquema institucional alternativo en la misma medida en que se reinventa permanente- mente. Sobre el gobierno y los gobernantes i Yo no tengo glorias, lo que tengo son ganas de ser útil. i Los gobernantes tenemos que dar ejemplo de sacrificio, y si al final tenemos que quedar como Bolívar, que cuando nos vayan a enterrar tengan que buscar cuatro tablas para hacernos una caja, ¡ese debe ser el verdadero gobernante! i Si el gobernante tiene que salir después de que termine su período a buscar un caballo viejo por ahí, porque es lo único que consigue, un Rocinante, y a vivir en un rancho a la orilla del Santo Domingo, ¡ese debe ser el verdadero líder, que dio todo, sin pedir nada a cambio, por su pueblo! Ese es el verdadero liderazgo, eso es lo que hace falta aquí; nos hace falta verdadero liderazgo. i Gobernar no es otra cosa que tomar decisiones que afectan al colectivo. i Un gobierno democrático tiene su primer compromiso con el pue- blo que lo eligió y, en primer lugar, con los más necesitados de ese pueblo: los pobres, los más pobres, las clases medias. i El Gobierno Bolivariano es solo uno de los cinco dedos de la mano del Estado. i Debemos ser un gobierno real y verdaderamente obrerista, un go- bierno de los trabajadoras y trabajadores, en las palabras y en los he- chos: no pueden haber prácticas institucionales, gubernamentales, que contradigan nuestra definición obrerista. i El Gobierno socialista tiene un carácter de clase, pero con la salve- dad de que la clase media no es enemiga de este proyecto. El enemi- go histórico de este proyecto es la burguesía. i El cumplimiento de las promesas del Gobierno es sagrado. i La dinámica institucional tiene que encarnar plenamente el cambio de espíritu que el pueblo ha hecho suyo. Sobre el modo de gestión pública (El deber ser según el Libro Rojo del PSUV) i Reflexión moral y ética que reconoce la dignidad, integridad y li- bertad del otro y la otra, mediada por un enfoque comunicacional, cognitivo y afectivo dirigido a la recomposición armoniosa de la subjetividad. i Cultura organizacional como proyecto social estratégico de trans- formación institucional, orientada a expresar y contribuir a la trans- formación del Estado. i Promover la cohesión interna del colectivo y su unidad de acción complementaria y solidaria como actividad consciente, cognitiva y afectiva. i Promover el debate y el contenido ético de la política como funda- mento de la innovación en la gestión pública y social. i Promoción de la formación de talento humano desde un enfoque humanista integral a través de la formación sociopolítica-cultural, científico-tecnológica y profesional. i Construcción colectiva a través de la participación en condiciones de igualdad. Aprendizajes colectivos a partir de la complementa- riedad de saberes, experiencias, vivencias y visiones comunitarias en procesos abiertos, no solamente al interior de la empresa, sino también entre la empresa y las comunidades. i Eficiencia, honestidad, responsabilidad (individual y colectiva) para la elaboración de presupuestos participativos y rendición de cuen- tas como ejercicio de la contraloría social. i Promover acciones a partir del reconocimiento de las diferentes vi- siones, intereses y demandas particulares. i Procesos de construcción colectiva de indicadores de gestión como juicios de valor ético a través de diversas metodologías. i Construir una nueva concepción y ética del servidor social que susti- tuya la concepción de funcionario público, como base de una nueva cultura organizacional basada en el desarrollo de las potencialida- des humanas del servidor social a través del principio de solidaridad y transformación social. RESUMEN DE LA DIMENSIÓN DE GOBIERNO El Estado es grande y fuerte, socialista, con visión humanista, so- lidaria, contrario al Estado liberal que deja en la inacción y en el mercado la suerte de los ciudadanos. A la vez promueve la partici- pación y la construcción de comunas para alcanzar la eficiencia en su gestión y eliminar el burocratismo y culminar la construcción del Estado comunal.
    • En este compendio de textos se propone una lectura integral de la idea de Chávez, vale decir, una interpretación fuerte sobre HKO LKOPQH=@KO MQA @AO@A AH ?KIEAJVK OA =ł=JV=NKJ AJ JQAO PN= DEOPKNE= @AO@A QJ= IEN=@= =?PQ=H IQHPE@E=HÀ?PE?= U NAOA mantizadora para encontrarse con las corrientes críticas del pensamiento occidental: Marx, Lenin, Gramsci, la Escuela de Frankfurt y los postmarxistas actuales Mészáros, Dusell, etc. EL propósito de estas anotaciones es abrir la discusión sobre el Chavismo como referencia ideológica, como teoría política en OÄ IEOI= "H HA?PKN AJ?KJPN=N¹ HKO PAI=O BNA?QAJPAO @AH @EO?QN so de Chávez donde su idea se va cristalizando en alocuciones, @E¹HKCK ?KJ H=O I=O=O AJPNAREOP=O U LNKCN=I=O PAHAREOERKO K N= @E=HAO @AO@AAHAFAN?E?EK@AQJ=KN=HE@=@NAŃATER=OA?KJFQC=OQ idea de la historia, el poder, el hombre, la sociedad, la política, el Estado, la identidad, la economía y, en suma, el pensamiento revolucionario ante los nuevos desafíos de la historia. Nosotros ?NAAIKO MQA @AH IEOIK IK@K AJ MQA )AJEJ NAOECJEł?É AH I=N TEOIK %QCK D¹RAV EJPNK@QFK JQARKO AHAIAJPKO A@Eł?=@KNAO de una idea propia de la revolución y de la nueva sociedad que AO = łJ @A ?QAJP=O AH LNKLÉOEPK @A JQAOPN=O HQ?D=O