Nauru: causas y consecuencias de un trágico declive

1,334 views
1,205 views

Published on

Investigación que analiza las causas y las consecuencias del crack de la República de Nauru, que lo ha convertido en un Estado fallido y un Estado mendigo cuando hace tres décadas lideradaba el ránking mundial de Renta per cápita

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,334
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nauru: causas y consecuencias de un trágico declive

  1. 1. Departamento de Derecho Internacional Público,Relaciones Internacionales e Historia del DerechoNauru. Causas y consecuencias de un trágico decliveANDER DÍEZ ARRAZURIAMayo 2010Experiencias de Integración: Asia-PacíficoPROFESOR: DR. FLORENTINO RODAOMASTER EN ESTUDIOS INTERNACIONALES
  2. 2. ÍNDICEÍNDICE.....................................................................................................................................................................21.INTRODUCCIÓN: LA SINGULARIDAD DEL CASO DE NAURU.................................................................332.EL SIGLO XX EN NAURU: COLONIALISMO, AUGE Y DECLIVE..............................................................5883.CORRUPCIÓN Y MALA GESTIÓN: LAS CLAVES DEL DESASTRE DE NAURU.....................................94.LA TRANSFORMACIÓN DEL ROL DE NAURU EN LAS RELACIONES INTERNACIONALES: UNNUEVO ‘ESTADO MENDIGO’................................................................................................................125.NAURU EN LA ACTUALIDAD Y EN EL FUTURO. ¿ESTADO FALLIDO?...............................................166.CONCLUSIONES...............................................................................................................................................217.BIBLIOGRAFÍA..................................................................................................................................................242
  3. 3. 1. INTRODUCCIÓN: LA SINGULARIDAD DEL CASO DE NAURULa historia de Nauru se caracteriza por haber atravesado en tan sólo un siglo, por variasde las situaciones a las que se puede enfrenar un Estado: colonialismo, ocupación en laSegunda Guerra Mundial, Mandato de Naciones Unidas, auge económico y consolidaciónde un Estado de bienestar muy desarrollado, mala gestión y corrupción, declive económico yfracaso del Estado de bienestar, cambio del rol en el sistema internacional, la totalestabilidad o unas constantes disputas internas.Estudiar el caso de Nauru no solo es importante desde una perspectiva politológica, yaque nos permite analizar las causas y consecuencias de una mala gestión del Estado delbienestar, del mal reparto de la riqueza entre la ciudadanía o de los errores de unaadministración estatal; sino que se trata también de un caso digno de analizar en el marcode las relaciones internacionales. E incluso desde otras disciplinas. Como afirmó NAZZAL:“Nauru es una muestra de los resultados a largo plazo de las actuales tendencias […],representa el abismo de la destrucción del medio ambiente que le espera a nuestromundo, como resultado de nuestro enfoque fundamentalmente defectuoso y nosostenible sobre los recursos”1.Otros autores también han otorgado un gran valor a la ‘parábola’ que la historia de Nauruha atravesado durante el siglo XX, como ejemplo del destino al que se pueden enfrentarmuchos otros Estados en un futuro no tan lejano. Es el caso de COX, que afirma que: “lahistoria de Nauru es de gran utilidad para los países en desarrollo que tienen puestas susesperanzas en generar los ingresos que tanto necesitan debido a sus recursos no-renovables”2.En esta misma línea se ha manifestado FAGENCE, que ha advertido de que “el dilema alque se enfrentan muchos países en desarrollo, incluyendo a Nauru, es el cómo lograr laautosuficiencia y mantener los progresos hacia la mejora del nivel de bienestar material y ala vez sustituir una forma de dependencia por otra”3, refiriéndose a los retos a los quemuchos Estados -entre ellos Nauru- deben enfrentarse cuando agotan su dependencia porsus recursos por la dependencia hacia las ayudas de la Comunidad Internacional, mientrasque han de mantener sus niveles de desarrollo -económico-.1NAZZAL, Mary, “Nauru: An environment destroyed and International Law”, lawanddevelopment.org, Abril 2005,http://www.landanddevelopment.org/articles/nauru.html, p.18 (Consultado 23-IV-2010)2COX, Jeremy, “The Money pit: an analysis of Nauru’s phosphate mining policy” en Pacific Economic Bulletin.Vol. 24, Nº 1, 2009, p. 1753FAGENCE, Michael, “Nauru: Substituting one dependency for another? A challenge to the orthodoxy ofsustainable development” en Sustainable Development, Vol. 4, 1996, p. 1563
  4. 4. También KIRPATRICK ha coincidido en que la historia de Nauru “es más que unaadvertencia para otras naciones pequeñas” a lo que ha añadido que el caso de Nauru setrata “de un nuevo concepto inquietante en la economía política internacional: el estadopost-rentista”4.En este trabajo vamos a analizar el declive de Nauru con el objetivo de establecer susconsecuencias a nivel internacional.Nuestra hipótesis principal será que ha sido la mala gestión de las autoridades políticaslocales las que han llevado a la República de Nauru al colapso económico y social. Con estahipótesis pretendemos demostrar que el declive de Nauru no es una consecuencia delsistema económico capitalista o de la globalización económica, como defienden algunosautores5.Nuestra segunda hipótesis será la siguiente: Nauru no es un Estado fallido. En estesentido, nuestra intención es dar muestras de que al contrario de lo que piensandeterminados autores6, hoy en día no podemos clasificar a Nauru como ‘Estado fallido’.Nuestros objetivos serán; principalmente dar a conocer la singular situación de Nauru;resaltar que el caso de Nauru tiene consecuencias a nivel internacional, en las relacionesinternacionales y en el sistema internacional; así como llamar la atención acerca de laposibilidad de que la situación de Nauru se repita en un futuro.4KIRPATRICK, Andrew, “Nauru: The first Post-Rentier State?”, Prepared for presentation to SouthwesternSciencie Association Annual Meeting”, New Orleans, Marzo 2005, p. 25En este sentido, destaca la reciente obra del francés Luc Folliet, autor de una obra sobre Nauru cuyo título nosda buena muestra de su posición. Véase FOLLIET, Luc, Nauru, i’île dévastée: comment la civilisation capitalistaa détruit le pays le plus riche du monde, Découverte, París, 20096Un ejemplo es John CONNELL, que afirma que “según la mayoría de teorías […] Nauru debe ser visto como unEstado fallido”. Véase CONNEL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº383, enero 2006, p. 584
  5. 5. 2. EL SIGLO XX EN NAURU: COLONIALISMO, AUGE Y DECLIVELa República de Nauru es un Estado insular independiente desde 1968 y miembro de lasNaciones Unidas desde 1999. Se encuentra situado en el Pacífico Sur. Con una superficiede 21km² y una población aproximada de 10 mil habitantes. El principal recurso natural -yeconómico- ha sido el fosfato, que ha marcado el devenir de la Isla y su población a lo largodel último siglo.En 1880 la Isla pasó a formar parte del Imperio Alemán, que procedió a iniciar lasexplotaciones del fosfato. La situación continuó así hasta el final de la Primera GuerraMundial, momento en el que la derrota de Alemania y el nacimiento de la Sociedad deNaciones llevaronn a Nauru a convertirse en un territorio bajo administración de ReinoUnido, Australia y Nueva Zelanda por mandato de la mencionada OrganizaciónInternacional7. El fosfato fue descubierto en 1896 y se trataba de un producto fertilizantemuy codiciado en el mercado internacional, lo cual explica el ‘triple mandato’ de la Sociedadde Naciones, ya que tras la derrota alemana existió un cierto grado de pelea entre losEstados vencedores por controlar la Isla8.En este periodo se firma el Acuerdo de la Isla de Nauru, que supuso un paso decisivopara la explotación indiscriminada del fosfato por parte de las tres potenciasAdministradoras, ya que establecieron la Compañía de Fosfatos del Pacífico para tal fin,asegurándose en exclusividad el acceso a dicho recurso. Este Acuerdo, la Compañía y lasexplotaciones de los tres Estados mencionados se mantuvieron hasta la ocupación japonesade la Isla en la Segunda Guerra Mundial9.Tras la Segunda Guerra Mundial, Nauru se convirtió en Territorio bajo Fideicomisomediante mandato de Naciones Unidas. Australia fue la potencia administradora del territoriohasta 1968, año en que Nauru consigue su independencia y por tanto, la exclusividad en laexplotación de los fosfatos -desde el conflicto bélico mundial bajo control de Australia-, quepasa a manos de las nuevas autoridades de la Isla, en concreto de la compañía depropiedad estatal ‘Corporación del Fosfato de Nauru’10.Durante el mandato de Australia y a pesar de los numerosos ingresos embolsados por laexplotación del preciado mineral, los nauruanos solo obtuvieron entre un 1% y un 2% de lasganancias. Comenzaron por tanto, los primeros intentos por la independencia de la Islaliderados por el Presidente fundador, DeRoburt, que se tuvieron que confrontar con la7Véase WETTENHALL, Roger y THYNNE, Ian, “Machinery of Government Innovation in Micro-States: The casesof Nauru, Niue and Norfolk Island” en Asian Journal of Public Administration, Vol. 16, Nº 1, Junio 1994, pp. 61-628KIRPATRICK, Andrew, “Nauru: The first Post-Rentier State?”, Prepared for presentation to SouthwesternSciencie Association Annual Meeting”, New Orleans, Marzo 2005, p. 49NAZZAL, Mary, “Nauru: An environment destroyed and International Law”, lawanddevelopment.org, Abril 2005,http://www.landanddevelopment.org/articles/nauru.html, p.4 (Consultado 23-IV-2010)10Véase CONNELL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº 383, Enero2006, pp. 47-485
  6. 6. negativa australiana a desprenderse del control de la Isla. Los documentos del gobiernoaustraliano declaraban que el “suministro de fosfato es vital para nuestra economía ytenemos el deber de lograr suministros adicionales con el precio más bajo posible”. Pero elproceso emancipador en Nauru era imparable y en 1968 se logró la deseada estatalidad dela Isla11, bajo la denominación de ‘República de Nauru’. En 1967 se había redactado laConstitución nacional, requisito previó del Parlamento australiano para aceptar laindependencia de su territorio administrado. Esta Constitución entró en vigor en el año de laindependencia, otorgando a Nauru un sistema político Presidencialista, en el que el PrimerMinistro es simultáneamente el Jefe de Estado -bajo control de un Parlamento unicameral-12.Un Acuerdo previo a la independencia, en 1967, transfería -como hemos comentado- laexplotación del fosfato y el control de su industria a la futura República de Nauru, a cambiode garantizar el suministro exclusivo para Nueva Zelanda y Australia13. Sin embargo,Naciones Unidas estimaba que el territorio se encontraba deteriorado y que por el tamañode la Isla y de su población, lo mejor sería la reinstalación de los ciudadanos nauruanos enotra Isla. A pesar de ello, no se encontró ningún emplazamiento idóneo para la población dela Isla y por ello, Australia ofreció su reasentamiento y asimilación dentro de sus fronteras.Los nauruanos rechazaron esta propuesta embarcados en el proyecto independentista y enel deseo por controlar su industria del fosfato14.Desde la independencia, toda la economía nacional y el desarrollo económico giraron entorno a la minería de los fosfatos y su exportación15. De hecho, el País disfrutó del segundoPIB per cápita más alto del Mundo en su primera década de independencia16. Durante laépoca dorada de la Isla, los nauruanos disfrutaban de un Estado de bienestar muydesarrollado, además de que no hacían frente a ningún tipo de impuesto17. La educación, lasanidad, el transporte, la electricidad, el agua o la vivienda eran suministrados por el Estadogratuitamente18. La siguiente descripción de COX nos transmite en cierta medida la situaciónque se vivía:“imagine un país insular, donde la típica familiar de cinco miembros tiene un ingreso de100.000 $ por año, sin trabajar, donde no hay impuestos, donde todos los médicos, lascuras o las aspirinas son dispensados sin cargo alguno”19.11Véase FRASER, Helen y NGUYEN, Minh, “View on Nauru. Between a mined-out rock and a hard place” enView on The Pacific briefing series, Uniya Jesuit Justice Centre, Julio 2008, pp. 2-312Véase WETTENHALL, Roger y THYNNE, Ian, Op. Cit, pp. 69-7013COX, Jeremy, “The Money pit: an analysis of Nauru´s phosphate mining policy” en Pacific Economic Bulletin.Vol. 24, Nº 1, 2009, p. 17614KIRPATRICK, Andrew, Op. Cit, p. 415FAGENCE, Michael, “Nauru: Substituting one dependency for another? A challenge to the orthodoxy ofsustainable development” en Sustainable Development, Vol. 4, 1996, p. 15116HUGHES, Helen, “From Riches to Rags. What are Nauru’s options and how Can Australia help?” en TheCentre for Independent Studies Issue Analysis, Nº 50, Agosto 2004, p. 117COX, Jeremy, Op. Cit, p. 17818CONNELL, John, Op. Cit, p. 4919COX, Jeremy, Op. Cit., p. 1786
  7. 7. Las dos primeras décadas tras la independencia, los setenta y los ochenta, secaracterizaron por la estabilidad política interna. Tras el declive de las explotaciones defosfato, a comienzos de los noventa, solo predominó una inestabilidad constante. Entre 1989y 2004 se dieron veintiún cambios de gobierno20.Las reservas del fertilizante están cercanas al agotamiento y, junto con las nefastasinversiones que el Gobierno nauruano llevó a cabo en el exterior, la economía ha entrado enuna situación de colapso difícil de solucionar21. A esto hay que añadir un entornodestrozado, ya que como consecuencia de las ocho décadas de explotación del fosfato, trescuartas partes del territorio de Nauru se encuentran devastadas, en las cuales cualquier tipode vegetación ha quedado eliminada22. El desempleo ronda el 90%23, el sistema educativose encuentra totalmente descuidado y no ofrece ninguna posibilidad de futuro a lajuventud24, enfermedades como diabetes, insuficiencia renal o el alcoholismo afectan aporcentajes muy altos de la sociedad25y la deuda del Estado es enorme26. El agua y laelectricidad se suministran de forma intermitente, existe escasez de combustible, déficit enlas comunicaciones marítimas y aéreas, insolvencia del Banco Nacional y la administraciónestatal ha dejado de pagar los salarios de los funcionarios27.La Isla se encuentra inmersa en numerosos programas y reformas económicas quetienden a la austeridad y una mejor gestión. En 1993, año del vigésimo quinto aniversario dela independencia, el Gobierno cambió sus prioridades en cuanto a desarrollo interno28, loque marcó un punto de inflexión y creó la conciencia de que algo debía cambiar.A pesar de ello, las deudas y la ausencia de ingresos han llevado a que las autoridadesoptaran por diversas prácticas ‘oscuras’, entre éstas la venta de pasaportes a no residenteso la promulgación de leyes fiscales que condujeron a Nauru a la categoría de ParaísoFiscal29. A los ingresos derivados de prácticas oscuras se suman las numerosas donacionesde diversos Estados, especialmente de Australia30, que garantizan una mínima viabilidad dela estructura del Estado.Llama la atención, en este sentido, el declive progresivo que ha sufrido el PIB per cápitaen Nauru, que nos muestra de una forma clara el deterioro del nivel de vida en la Isla. En20Véase ASIAN DEVELOPMENT BANK, Country Economic Report: Nauru, Noviembre 2007, p. 421HUGHES, Helen, Op. Cit, p. 922THAMAN, Randolph R., “Vegetation of Nauru and Gilbert Islands: Case Studies of Poverty, Degradation,Disturbance and Displacement” en Pacific Sciencie. Vol. 46, Nº 2, 1992, p. 14023COX, Jeremy, Op. Cit, p. 18124TOATU, Teuea, “Keeping the Nauru Economy afloat” en Pacific Economic Bulletin, Vol. 19, Nº 2, p. 12425HUGHES, Helen, Op. Cit, p. 526ASIAN DEVELOPMENT BANK, Asian Development Bank & Nauru, Abril 2009, p. 327REPUBLIC OF NAURU AND THE SECRETARIAT OF THE PACIFIC COMMUNITY, Joint Country Strategy2008-2010, Septiembre 2007, p 1728OLSSON, Julie, “Nauru” en The Contemporary Pacific, Spring 2005, p. 13529Véase FRASER, Helen y NGUYEN, Minh, Op. Cit., pp. 3-430COX, Jeremy, Op. Cit, p. 1827
  8. 8. 1975, las estimaciones situaban el PIB per cápita en 31 mil dólares. En 1999, se encontrabaen 2830 dólares31. En 2008, la cifra es similar, en concreto 2500 dólares per cápita32. Aúnmás desolador es el relato que TOATU nos traslada respecto a las consecuencias humanasdel deterioro económico:“los años de grandes ingresos […] han dado lugar a un estilo de vida marcado por el lujoy el ocio. No existía necesidad de aprender un oficio. La mayoría de nauruanos no sabepescar, algo atípico para los isleños del Pacífico. La educación y los servicios de saludse han deteriorado y sufren de escasez de personal cualificado”33.Así pues, podemos comprobar que la inconsciencia y la falta de previsión de cara alfuturo han sido algunos agravantes de la nefasta situación a la que ha llegado Nauru a lolargo del siglo XX. Un siglo XX que solo puede ser calificado como ‘catastrófico’ para la Isla.31CONNELL, John, “Op. Cit, p. 5432AUSTRALIAN GOVERNMENT, AusAID, Annual program performance report for Nauru 2007-08, Canberra,Australian Agency for International Development, Octubre 2008, p. 733TOATU, Teuea, Op. Cit, p. 1248
  9. 9. 3. CORRUPCIÓN Y MALA GESTIÓN: LAS CLAVES DEL DESASTRE DE NAURUComo ya hemos adelantado a la hora de repasar el siglo XX en Nauru, la corrupción y lamala gestión de los beneficios derivados de la explotación del fosfato han sido aspectosclave en el deterioro de la situación económica de la Isla.En el Informe del BANCO ASIÁTICO DE DESARROLLO de 2007 se señala claramenteque la mala gestión pública ha arruinado la economía estatal, ya que afirmaba que“la exportación de fosfatos de Nauru había visto acumular importantes activos, quealcanzaron aproximadamente los mil millones de dólares. Sin embargo, la disminución dela explotación del fosfato a finales de los ochenta combinada con la mala gestión de losactivos del país y el gasto público, han llevado a un gran deterioro de su situacióneconómica y fiscal”A lo que el BANCO ASIÁTICO DE DESARROLLO añade que “la proporción entre ladeuda pública externa y el PIB es extremadamente alta, del orden del 1000%”34. En estalínea se posiciona también COX, que concluyó con firmeza que“la actual crisis financiera de Nauru es una consecuencia directa de su propio malmanejo de su riqueza natural […], si el Nauru independiente no hubiera invertido sudinero especulativamente, […] el país estaría en una situación financiera favorable enlugar de estar en un colapso financiero”35.COX también diagnostica que Nauru “ha sido mal asesorado financieramente y hapuesto el dinero en empresas de propiedad estatal, lo que combinado ha dado lugar a unrendimiento negativo de los ingresos por el fosfato”36.Un repaso al uso de la riqueza otorgada por la explotación del fosfato desde el momentode la independencia de Nauru, nos pueden acercar a una visión más concreta de la malagestión gubernamental.En un inicio, el recién nacido Gobierno de Nauru realizó una serie de inversionesinmobiliarias en diversos lugares de Asia y el Pacífico -entre los que destacaba el porentonces edifico más alto de Australia en Melbourne-, así como se estableció una compañíaaérea propia y una compañía de navegación que uniera Nauru con los centros donderealizaba sus inversiones inmobiliarias. Sorprendía, en este sentido, que un Estado tan34ASIAN DEVELOPMENT BANK, Country Economic Report: Nauru, Noviembre 2007, p. I35COX, Jeremy, “The Money pit: an análisis of Nauru’s phosphate mining policy” en Pacific Economic Bulletin,Vol. 24, Nº 1, 2009, p. 17436Ibídem, p. 1769
  10. 10. pequeño se extendiese a través una gran red de empresas estatales37. También sobre elamplio tamaño de la Administración y en concreto, de las repercusiones que tuvieron lasamplias dimensiones del Sector Público, se ha manifestado el BANCO ASIÁTICO DEDESARROLLO, que concluye que fue un error dispersar el dinero público que se obtenía dela explotación del fosfato en la prestación de servicios gratuitos como agua, electricidad,vivienda, la línea aérea, o la prestación de puestos de trabajo de baja cualificación con unalto salario. Salarios elevados que no solo se perdieron por ser destinados a puestospúblicos sobrevalorados económicamente, sino porque también tuvieron “bajos niveles deproductividad” que además redujeron el “incentivo de los nauruanos a participar en otrasactividades o para desarrollar sus propias habilidades”, así como también redujeron lasposibilidades de inversión privada38. Los datos en esta línea son esclarecedores. Mientrasque en 1998, 3561 personas trabajaban para el Sector Público, tan sólo 150 trabajaban parael Sector privado39. Señala CONELL, para agravar las responsabilidades del Estado, quedurante todos estos años, Nauru no contaba con ningún plan de desarrollo y que cualquierposible estrategia no formaba nunca parte del debate político nacional40. COX coincide endescribir que el consumo y las rentas “parecen haber cegado a los gobiernos de Nauru”, porlo que ignoraron las necesidades a largo plazo, el invertir en infraestructuras o en laplanificación social41.Los casos de mala gestión de la línea aérea nacional Air Nauru y de la Nauru PacificLine, compañía de transporte marítimo, también nos dan una muestra del uso de lasinversiones en la Isla. Air Nauru acumuló pérdidas medias de 20 millones de dólares al añoentre 1975 y 1983. Por su parte, la compañía marítima también acumuló grandes pérdidasque fueron subsanadas mediante subvenciones del Estado42.A pesar de la evidencia de las malas gestiones, la desesperación y la cada vez másdramática situación de las arcas públicas de la República de Nauru llevaron a que en losúltimos años se repitieran otras erráticas inversiones. Entre ellas destacan la compra de unhotel en las Islas Marshall que jamás fue abierto, la compra de otro hotel en Fiji que cerró alpoco de su apertura y tuvo que ser vendido al Gobierno fijiano con enormes pérdidas paraNauru o la inversión de casi cuatro millones de dolares en un musical de Londres queresultó convertirse en un fracaso43.Así, la investigadora Helen HUGHES resume el origen de la situación en Nauru cuandoseñala que “los planes de inversión se convirtieron en agresivos y salvajes […], en lugar de37WETTENHALL, Roger y THYNNE, Ian, “Machinery of Government Innovation in Micro-States: The cases ofNauru, Niue and Norfolk Island” en Asian Journal of Public Administration, Vol. 16, Nº 1, Junio 1994, p. 7238Véase ASIAN DEVELOPMENT BANK, Op. Cit, Noviembre 2007, p. 539COX, Jeremy, Op. Cit, p. 17740CONNEL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº 383, Enero 2006, p.4941COX, Jeremy, Op. Cit, p. 18042Ibídem, p. 18043CONNEL, John, Op. Cit, p. 5110
  11. 11. invertir en activos seguros con retornos modestos, por lo que Nauru se convirtió en víctimade los retorcidos sistemas de banca”44.A todo ello, le debemos sumar la corrupción -frecuente en todo el Pacífico insular- de laclase política nauruana y la ineficacia de las Instituciones estatales para poner freno a dichofenómeno. TOATU indica que “el hecho de que se haya permitido a los sucesivos gobiernosapropiarse indebidamente de los recursos públicos con impunidad demuestra claramente laineficacia de las instituciones del Estado”45. Completa esta percepción CONNELL, queadvierte de que era “raro que una inversión no estuviese relacionada con la corrupción”,hechos demostrados, por ejemplo, con la imputación de varios trabajadores del Estado pormalversación de fondos públicos46.Como consecuencia de este nefasto manejo de la riqueza nacional, en el año 2006 variosacreedores comenzaron a embargar los pocos activos que el Gobierno mantenía enpropiedad. El único avión de la compañía nacional Air Nauru e incluso el Consulado enAustralia, fueron objeto de algunos de estos embargos47.El Gobierno, ante tan dramática situación, no optó en un primer momento por revertirla,sino por extender su corrupción a la escena internacional. Como señala HUGHES, cuandoel declive comenzó a ser imparable, el Gobierno comenzó a pedir préstamos en el exteriorpara mantener sus gastos de lujo. Más adelante, hipoteco su cartera de inversiones paramantener el gasto público.Cuando los ingresos eran enormemente menores a los gastos, se optó por convertir laRepública en un Paraíso fiscal. Paraíso que registró más de 450 bancos, y sirvió para ellavado de dinero, la evasión de impuestos o el mantenimiento de redes de tráfico de drogas.Incluso se descubrió que la mafia rusa había lavado aproximadamente unos 70 millones dedólares en los bancos nauruanos. Banca Off-Shorre que fue calificada como la de accesomás fácil en todo el mundo y que sirvió para que Estados Unidos prohibiera a sus bancoscualquier contacto con Nauru48. Nauru fue visto como “uno de los refugios más notorios delos fondos del terrorismo” no sólo por su irregular servicio de banca, sino también por laventa de pasaportes ilegales. En 2003, dos activistas de AlQaeda y miembros de laOrganización para la Liberación del Turkestán Oriental fueron detenidos con pasaporte deNauru49.44HUGHES, Helen, “From Riches to Rags. What are Nauru’s options and how Can Australia help?” en TheCentre for Independent Studies Issue Analysis, Nº 50, Agosto 2004, p. 945TOATU, Teuea, “Keeping the Nauru Economy afloat” en Pacific Economic Bulletin, Vol. 19, Nº 2, p. 12546CONNEL, John, Op. Cit, p. 5147COX, Jeremy, Op. Cit, p. 17648HUGHES, Helen, Op. Cit, p. 949CONNEL, John, Op. Cit, p. 5211
  12. 12. 4. LA TRANSFORMACIÓN DEL ROL DE NAURU EN LAS RELACIONESINTERNACIONALES: UN NUEVO ‘ESTADO MENDIGO’El ‘principio del final’ de las explotaciones de fosfato en Nauru trajo consigo un fenómenoacadémicamente muy interesante: el ‘uso’ de sus relaciones exteriores y del sistemainternacional como medio para sostener -económicamente- al propio Estado.El primer gran paso en esta línea fue la demanda de Nauru ante la Corte Internacional deJusticia contra la potencia administradora del territorio durante la época colonial: Australia.En 1986, Nauru se valió del Derecho Internacional para exigir compensaciones por parte deAustralia debido a las prácticas de éste último Estado desde el final de la Segunda GuerraMundial hasta la independencia de 1968. Su argumentación consistió en acusar a la antiguametrópoli de violar las obligaciones jurídicas derivadas del Mandato de Naciones Unidas ydel Acuerdo de Administración Fiduciaria; de socavar el principio de autodeterminación deNauru y su derecho a la soberanía estatal; y de no respetar los principios generales delderecho ambiental. Por ello, solicitó ante la Corte una indemnización por la explotaciónindiscriminada de su recurso más preciado -el fosfato-, por no compensar a la diminutaRepública por los ingresos no recibidos por la venta del mineral y por no rehabilitar el terrenodañado por la minería50.Finalmente, el procedimiento jurídico no llegó hasta el final, ya que el Gobierno deAustralia y el Gobierno de Nauru llegaron a un acuerdo que se plasmó en un Tratado-Convenio de Liquidación de 1992- mediante el cual, Australia se comprometía a larehabilitación de la Isla, su reforestación y al pago de cincuenta y siete millones de dólaresen el momento y de cincuenta millones de dólares en un periodo de veinte años. Por suparte, Reino Unido y Nueva Zelanda aportaron doce millones de dólares respectivamentepor los ingresos que negaron a Nauru en la venta de fosfatos51.Aunque la solución fuera percibida como ‘justa’ por las consecuencias que el colonialismotuvo en Nauru, HUGHES señala que tuvo un efecto secundario que supuso un punto deinflexión en la política exterior de Nauru, pues llegaron a la conclusión de que podíanconvertirse en un ‘Estado mendigo’ capaz de sacar réditos del sistema internacional52.Durante su época de bonanza económica, Nauru había descuidado por completo susrelaciones internacionales, por lo que se mantuvo al margen de participar en forosinternacionales y decidió no contar ni con un servicio diplomático ni con una fuerza de50NAZZAL, Mary, “Nauru: An environment destroyed and International Law”, lawanddevelopment.org, Abril 2005,http://www.landanddevelopment.org/articles/nauru.html, p.7 (Consultado 23-IV-2010)51Véase HUGHES, Helen, “From Riches to Rags. What are Nauru’s options and how Can Australia help?” enThe Centre for Independent Studies Issue Analysis, Nº 50, Agosto 2004, p. 752Ibídem, p. 712
  13. 13. defensa, cediendo su seguridad a Australia mediante un acuerdo informal53. Tuvo tan sololimitadas participaciones en foros regionales como la Comunidad del Pacífico Sur o el Forodel Pacífico, aunque se mantuvo “ausente” de los principales debates de la Región. Esteabandono de los asuntos internacionales puede verse como algo insignificante para unEstado diminuto, pero tuvo consecuencias a largo plazo, ya que su no pertenencia aOrganizaciones Internacionales como el FMI o el Banco Mundial supusieron que estos dosorganismos no guiaran las estrategias de desarrollo económico de Nauru. Pero como hemosdicho, el pleito con Australia y sus réditos económicos llevaron a que Nauru se involucraraen la política internacional y solicitara su adhesión tanto a Naciones Unidas como a laCommonwealth, ingresando en ambas en 199954.Desde entonces, dos fueron las premisas de la República insular en su política exterior.Intentar sacar beneficios de su participación internacional -es decir, como si de un negociose tratase- e involucrarse en aquellos asuntos de carácter regional y estatal que habíadescuidado hasta el momento.Como consecuencia de involucrarse en asuntos relacionados con la Región del Pacífico,Nauru se ha convertido en un gran participante en cuestiones relacionadas con “elcalentamiento global, el aumento del nivel del mar, las pruebas nucleares, las ayudas alPacífico, […] los derechos humanos y la autodeterminación de los Estados vecinos delPacífico”. Incluso ha llegado, en 2001, a ostentar la presidencia “del Grupo del Foro de Islasdel Pacífico en Nueva York”55.Sin embargo, más amplio que su involucración en los foros internacionales y en lascuestiones regionales ha sido el desarrollo de su rol como ‘Estado mendigo’. Se estima queen los últimos años, entre el 25%56y el 90% de su PIB57ha sido sufragado por los donantesinternacionales.Existen varios ejemplos de esta estrategia de ‘mendicidad’, pero los más sonados sontres. El primero de ellos, ha sido su ‘venta’ al mejor postor en el conflicto diplomático entreChina y Taiwán por el reconocimiento de los microestados del Pacífico. Nauru manteníarelaciones con Taiwán desde prácticamente su independencia -22 años de relaciones,desde 1980 a 2002- , por lo que era la ‘única China’ existente para la República insular. Sinembargo, en el año 2002, China ofreció un gran paquete de ayudas, así como el pago de la53WETTENHALL, Roger y THYNNE, Ian, “Machinery of Government Innovation in Micro-States: The cases ofNauru, Niue and Norfolk Island” en Asian Journal of Public Administration, Vol. 16, Nº 1, Junio 1994, p. 7254Véase CONNEL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº 383, enero2006, pp. 55-5655REPUBLIC OF NAURU PERMANENT MISSION TO THE UNITED NATIONS,http://www.un.int/nauru/mission.html, (Consultado en 26 – IV – 2010)56WRIGHT, Stephen, “The European Union and the Pacific Islands: Recalibratign Post-Lomé DevelopmentStrategy and Dialogue”, Paper Presented at the European Union Studies Association Conference, Los Ángeles,Abril 2009, p. 457COX, Jeremy, “The Money pit: an analysis of Nauru’s phosphate mining policy” en Pacific Economic Bulletin,Vol. 24, Nº 1, 2009, p. 17713
  14. 14. deuda externa, por lo que Nauru cambió su reconocimiento diplomático y hasta el 2005, laRepública Popular China se convirtió en la ‘única China’. Como hemos dicho, hasta el 2005,año en el que Taiwán aumentó el paquete de ‘ayudas’ que China ofrecía a la diminuta Isla,por lo que Nauru rompió relaciones con la República comunista y a cambio, restableció sureconocimiento diplomático a la China capitalista y apoyó su adhesión a la OrganizaciónMundial de la Salud58. Esto nos da una buena muestra de los ‘principios’ y los ‘valores’ queesconde la visión de las relaciones internacionales para las autoridades nauruanas: unnegocio.En segundo lugar, destaca su Acuerdo con Australia para instalar un Centro deRefugiados en la Isla. En 2002 tanto Australia como Nauru firman un Memorando deEntendimiento que suponía la creación de un Centro de procesamiento de refugiados, claroestá, a cambio de la cantidad de 20 millones de dólares anuales59. Este Acuerdo formabaparte de la llamada ‘Solución del Pacífico’ adoptada por Australia para el trato de refugiadosque solicitaban asilo en la potencia regional. Unos 400 refugiados permanecieron en Nauru,a pesar del rechazo social -disturbios civiles y rivalidad política- que generó el Acuerdo; quefue denominado por su Presidente como ‘Pesadilla del Pacífico’, pero que respondía a la“necesidad desesperada de lograr ingresos nacionales”60. En 2008, el Centro de Refugiadosfue cerrado por Australia61, lo que podría haber supuesto una grave crisis económica enNauru. Esto se evitó en cierta medida, ya que un nuevo Memorando de Entendimiento fuefirmado entre ambos países. En este nuevo Acuerdo se incluía un paquete de 22’5 millonesde dólares en ayudas, así como el envío de expertos para implementar una estrategia dedesarrollo sostenible para la Isla62.Por último, cabe mencionar el acuerdo con Estados Unidos para abandonar las prácticasde lavado de dinero y de venta fraudulenta de pasaportes que la legislación nauruanapromovía en su territorio. Estados Unidos había clasificado a Nauru como ‘Estado rebelde’por dichas prácticas y por tanto, amenazó con duras sanciones. Sin embargo, Nauruaprovechó las negociaciones para sacar beneficio del fin de sus actividades ilícitas. En elAcuerdo entre Nauru y Estados Unidos de 2003, la superpotencia se comprometió asuministrar un nuevo servicio telefónico, ayudas para la gestión medioambiental y fondospara su línea aérea63.Teniendo esto en cuenta, la estrategia de Nauru para convertirse en ‘Estado mendigo’ hatenido cierto éxito. Sus prácticas diplomáticas en búsqueda de las ‘donaciones’ de otros58FRASER, Helen y NGUYEN, Minh, “View on Nauru. Between a mined-out rock and a hard place” en View onThe Pacific briefing series, Uniya Jesuit Justice Centre, Julio 2005, p. 559ASIAN DEVELOPMENT BANK, Country Economic Report: Nauru, Noviembre 2007, p. I60Véase CONNEL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº 383, Enero2006, p. 5461COX, Jeremy, Op. Cit, p. 18262TOATU, Teuea, “Keeping the Nauru Economy afloat” en Pacific Economic Bulletin, Vol. 19, Nº 2, p. 12363CONNEL, John, Op. Cit, p. 5314
  15. 15. Estados no solo han devenido en los tres ejemplos mencionados. En la actualidad, Estadostan dispares como Cuba, Taiwán, República Checa, Alemania, Grecia, Israel o Turquía;Organizaciones Internacionales como la UNESCO, FAO o el PNUD; Organizacionesregionales como la Unión Europea o SOPAC e incluso otro tipo de estamentos como laPolicía Federal Australia, forman parte de los treinta actores que llevan a cabo proyectos decooperación y transfieren cantidades económicas a las arcas de Nauru64. Incluso sedesarrolló, en 2005, una Reunión de Donantes en Nauru, en la que participaron más deciento setenta entidades entre gobiernos, empresas y sociedad civil65. Y es más, laestrategia de mendicidad de Nauru ha llegado hasta los más altos foros diplomáticos, comosucedió en el caso del anterior Presidente de Nauru, Ludwing Scotty, que llegó a exigir antela Asamblea General de Naciones Unidas que por su extrema necesidad, los paísesdesarrollados debían “cumplir con sus responsabilidades” y hacer frente al aporte del 0’7%del PIB para la Ayuda Oficial al Desarrollo66.Sin embargo, la estrategia nauruana ha tenido también consecuencias adversas. Sin irmás lejos, algunas de las ayudas suministradas por Australia han sido otorgadas bajocondiciones que han sido calificadas como abusivas y Nauru no ha podido rechazarlas67.En su recientemente aprobada Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible, el Gobiernode Nauru mostraba su responsabilidad por sus erráticas relaciones exteriores y susincumplimientos de la legislación internacional, por lo que se marcaba el objetivo de“mantener unas buenas relaciones bilaterales, regionales e internacionales y cumplir con lasnormas internacionales”68. Esto puede constituir un primer paso para la reconducción de lasrelaciones internacionales de Nauru y la mejora de su reputación a nivel internacional.64REPUBLIC OF NAURU, Donor Sector Matrix, Marzo 201065ASIAN DEVELOPMENT BANK, Asian Development Bank & Nauru, Abril 2009, p. 366UNITED NATIONS, Statement by his Excellency Hon. Ludwing Scotty MP. President of The Republc of Nauru.High-Level Plenary Meeting of the 60thAssembly of United Nations, September 200667FRASER, Helen y NGUYEN, Minh, Op. Cit, p. 768REPUBLIC OF NAURU, National Sustainable Development Strategy 2005-2025, Development Planning andPolicy Division, p. 515
  16. 16. 5. NAURU EN LA ACTUALIDAD Y EN EL FUTURO. ¿ESTADO FALLIDO?Tras repasar brevemente la historia más reciente de Nauru, la -mala- gestión y lacorrupción de las autoridades gubernamentales, así como la transformación de su rol comoEstado en la Comunidad Internacional y la ‘peculiar’ visión de las relaciones exteriores quehoy tienen los líderes políticos nauruanos, procederemos a analizar la situación social,política y económica de Nauru en la actualidad, así como las perspectivas que se planteande cara al futuro. Todo ello con especial énfasis en la capacidad o incapacidad del Estadopara reconducir la situación y mejorar su gestión, así como para variar su erráticaproyección exterior.Como nos indica NAZZAL, tenemos que partir de una situación en la que “el agotamientode los fosfatos ha limitado las opciones políticas y económicas a disposición de losnauruanos”69.Nauru no cuenta con ningún tipo de sector privado. Como afirma TOATU, el desempleova aumentar progresivamente y ese hipotético sector privado no podrá absorber a losparados. Nauru cuenta con una serie de limitaciones para desarrollar el mercado privado,entre otras su lejanía respecto otros puntos, la falta de infraestructuras, la ausencia desuministros de agua, electricidad o agua, su propia pequeñez, su diminuto mercado deconsumidores o la estrecha base para la producción70.A todo esto hay que sumar que la pesca no es frecuente y las potenciales fuentes dealimentación están descuidadas, lo que implica la importación de todos los alimentos71.En 2004, los nauruanos eligieron un gobierno reformista que ha puesto en marcha undesesperado -y quizás tardío- programa de reformas, entre las que se incluyen los objetivosde lograr un presupuesto equilibrado, la reestructuración del sector público, recortessalariales en el funcionariado, supresión de leyes fiscales que promuevan el lavado dedinero desde el exterior y el desarrollo de una Estrategia Nacional de DesarrolloSostenible72. ¿Es tarde para aplicar estas reformas?Según COX el futuro de la Isla está hipotecado: “la triste realidad es que para Nauru elfosfato es un recurso no renovable: es posible que sea demasiado tarde para empezar denuevo”73. Coincide TOATU, que señala que “el crecimiento y el desarrollo de Nauru serán69NAZZAL, Mary, “Nauru: An environment destroyed and International Law”, lawanddevelopment.org, Abril 2005,http://www.landanddevelopment.org/articles/nauru.html, pp. 6-7 (Consultado 23-IV-2010)70Véase TOATU, Teuea, “Keeping the Nauru Economy afloat” en Pacific Economic Bulletin, Vol. 19, Nº 2, pp.124-12571COX, Jeremy, “The Money pit: an análisis of Nauru’s phosphate mining policy” en Pacific Economic Bulletin,Vol. 24, Nº 1, 2009, p. 17872ASIAN DEVELOPMENT BANK, Country Economic Report: Nauru, Noviembre 2007, p. I73COX, Jeremy, Op. Cit, p. 17516
  17. 17. siempre muy limitados y con independencia de los buenos esfuerzos que el Gobierno deNauru pueda llevar a cabo, están condenados al fracaso”74.Desde luego, los datos son abrumadores y confirman estos vaticinios. El País hadescendido al ‘nivel medio’ en el Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD75. Larelación entre el PIB y la deuda externa es del 2700% y la credibilidad del Estado en losmercados internacionales debe ser restablecida76. El Gobierno no tiene capacidad parafinanciar todo su gasto ordinario ni para prestar los servicios básicos, así como las deudascon el personal público son enormes77, ya que constituyen entre el 23% y el 28% del PIB78.Un Productor Interior Bruto que según las estimaciones de la COMISIÓN DE COMERCIO EINVERSIÓN DE LAS ISLAS DEL PACÍFICO, ha sufrido una caída del 9’2% en el año 2007 ydel 4’5% en el año 200879.El sistema educativo se ha deteriorado hasta puntos muy bajos, el personal docente noestá lo suficientemente capacitado y las oportunidades para los jóvenes disminuyen amedida que aumenta su edad80. De hecho, una estadística que muestra este futurodesesperanzador para los jóvenes es que el desempleo juvenil ha aumentado en un 35%81.Se calcula que son necesarios al menos 250 millones de dólares durante la próximadécada porque sino la Isla estará “condenada a hundirse en la ruina económica”82. Ingresosque es probable que solo se puedan obtener mediante la ayuda internacional. Otras posiblesfuentes de ingresos que son importantes para otros Estados en desarrollo no han cuajadoen Nauru, como es el caso de las remesas. Muchos nauruanos han emprendido camino alextranjero -principalmente a Australia- para buscar un mayor nivel de vida, pero muy pocosenvían remesas a casa, al contrario de lo que ocurre en otros microestados del Pacífico83.Los resultados en el sector turístico también son preocupantes. El Estado ha adoptadomedidas favorecedoras, pero los resultados no han llegado. Se entiende que Nauru no atraeel interés de los viajeros. Sus diferencias con otras Islas del Pacífico son muchas. No existeun entorno cultural llamativo, el espacio es muy reducido y las últimas perturbacionespolíticas desacreditan a Nauru como destino turístico en un futuro84.El Sector Privado, como hemos venido describiendo en todo el trabajo, está “ahogado” yse reduce exclusivamente a la restauración y la venta al por menor, aunque la disminución74TOATU, Teuea, Op. Cit, p. 12575Ibídem, p. 12476ASIAN DEVELOPMENT BANK, Op. Cit, Noviembre 2007, p. I77Ibídem, p. I78Ibídem, p. 679PACIFIC ISLANDS TRADE AND INVESTMENT COMISSION, Doing Bussines in Nauru, Sidney, 2008, p. 280UNICEF, Nauru: A Situation Analysis of Children, Women and Youth, Fiji, UNICEF Pacific Office, 2005, p. 2881TOATU, Teuea, Op. Cit, p. 12482Ibídem, p. 12783Véase CONNEL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº 383, enero2006, p. 6084FAGENCE, Michael, “Nauru: Substituting one dependency for another? A challenge to the orthodoxy ofsustainable development” en Sustainable Development, Vol. 4, 1996, p. 15417
  18. 18. del nivel de vida y del poder adquisitivo de la población amenaza la subsistencia de ambosmercados85. Como hemos dicho, no existe ninguna actividad agrícola, la pesca es casiinexistente y los recursos madereros -que podrían ser exportados al exterior-desaparecieron hace décadas como consecuencia de la estrategia de liquidación de losmismos para favorecer la explotación minera86.En materia energética, la AGENCIA AUSTRALIANA PARA EL DESARROLLOINTERNACIONAL diagnostica que la dependencia a los combustibles fósiles y alabastecimiento de agua convierten al sector energético de la Isla en vulnerable a los shocksde los precios del combustible87.Son varias las propuestas que se han hecho para reconducir el futuro de Nauru. TOATUseñala que cualquier programa de reformas requiere en primer lugar, “del fortalecimiento delas instituciones” porque sino éstas no serán “viables” ya que la historia demuestra que “hahabido una tendencia a abandonar las bases institucionales en todos los procesos dereformas”88. Esta propuesta de TOATU para reformar las instituciones nacionales no es laúnica, ya que HUGHES coincide al señalar que es necesaria una “reducción del parlamento,en proporción a la población de Nauru”. Esta autora también propone otro tipo de reformasinstitucionales para frenar la corrupción, como la reducción del funcionariado a un grupopequeño de personas cualificadas y que el cargo de Presidente sea rotatorio89. Incluso elpropio gobierno de Nauru es consciente de sus déficits institucionales y en la EstrategiaNacional de Desarrollo Sostenible apunta a la necesidad de lograr “un sistema judicialeficiente y efectivo”90.Por su parte, en materia medioambiental, FAGENCE sugiere que deben existir“soluciones innovadoras de rehabilitación” para los terrenos dañados por la minería defosfato. Sino, la única alternativa será el traslado de la población91.En materia fiscal, Helen HUGHES propone la creación de impuestos sobre la renta,-ahora inexistentes-, lo cual para la autora australiana lograría “eliminar las fortunasprivadas”92. En esta línea, el gobierno ha tomado ya medidas. Se ha declarado un impuestodel 7% en los bienes, así como un impuesto de 50 dólares australianos a todos aquellos quesalgan del País vía aérea93.85ASIAN DEVELOPMENT BANK, Op. Cit, Noviembre 2007, p. 586FAGENCE, Michael, Op. Cit, p. 15187AUSTRALIAN GOVERNMENT, AusAID, Annual program performance report for Nauru 2007-08, AustralianAgency for International Development, Canberra, Octubre 2008, p. 588TOATU, Teuea, Op. Cit, p. 12689HUGHES, Helen, “From Riches to Rags. What are Nauru’s options and how Can Australia help?” en TheCentre for Independent Studies Issue Analysis, Nº 50, Agosto 2004, p. 190REPUBLIC OF NAURU, National Sustainable Development Strategy 2005-2025, Development Planning andPolicy Division, p. 591Véase FAGENCE, Michael, Op. Cit, p. 15292HUGHES, Helen Op. Cit, p. 193PACIFIC ISLANDS TRADE AND INVESTMENT COMISSION, Op. Cit, p. 418
  19. 19. El BANCO ASIÁTICO DE DESARROLLO, por su parte, advierte de que se deben reducirgradualmente los índices de dependencia a la ayuda económica exterior mediante unacontinua racionalización del gasto y la construcción de más alternativas orientadas al largoplazo94.En materia social, TOATU alerta de que “la falta de acceso a servicios sanitarios decalidad, al agua potable y a la vivienda son las principales áreas que deben ser abordadascon urgencia”95. HUGHES propone dar un mayor énfasis a la sanidad y a la educación96. Entodo esto coincide el Presidente actual de Nauru, Marcus STEPHEN, que en la Revisión de2009 de la Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible, afirma que hay que “rescatar anuestra generación perdida” y entre las medidas para lograrlo se encuentra laimplementación de un buen sistema educativo.A estos retos relacionados con las prestaciones sociales, STEPHEN añade otros, comola crisis económica mundial que según el mandatario de la pequeña República “golpeó aNauru cuando estábamos empezando a recuperarnos de nuestra propia larga década decrisis económica nacional” o el cambio climático, que según el Presidente “puede socavarnuestra seguridad alimentaría e hídrica, erosionar nuestras costas, dañar nuestrosecosistemas”. También coincide con otros autores que hemos señalado a la hora dedeterminar que la Isla tiene que terminar con el “ciclo interminable de dependencia a laayuda exterior”97.Con todo esto y, teniendo en cuenta los adversos análisis realizados de cara al futuropara los nauruanos, también existen motivos para dar lugar a cierto optimismo. Por ejemplo,en los últimos años, la ayuda recibida desde el exterior se está gestionando de mejor forma.Ha sido utilizada para renovar las infraestructuras públicas, el servicio sanitario y algunasinstalaciones educativas98.Existen ciertas potencialidades que, acompañadas de una gestión eficiente, puedenreflotar la economía en cierta medida. La venta de licencias para faenar en el espaciomarítimo exclusivo de Nauru o los derechos del espacio aéreo pueden ser unas buenasfuentes de ingresos de cara al futuro99. De hecho, la explotación de los recursos pesquerosotorgó a las arcas estatales 6 millones de dólares en los años 2007 y 2008100.También ha constituido una puerta a la esperanza la reactivación de la minería del fosfatoen 2007, si bien es cierto, a una escala muy pequeña. Se tratan de explotaciones de94ASIAN DEVELOPMENT BANK, Asian Development Bank & Nauru, Abril 2009, p. 395TOATU, Teuea, Op. Cit, pp. 127-12496HUGHES, Helen, Op. Cit, p. 197Véase REPUBLIC OF NAURU, Nacional Sustainable Development Strategy (Revised 2009), DevelopmentPlannigdand Policy Division, 2009, pp. I-II98ASIAN DEVELOPMENT BANK, Op. Cit, Noviembre 2007, p. 1499TOATU, Teuea, Op. Cit, pp. 127-128100AUSTRALIAN GOVERNMENT, AusAID, Annual program performance report for Nauru 2007-08, AustralianAgency for International Development, Canberra, Octubre 2008, p. 719
  20. 20. carácter ‘secundario’ que -según los estudios realizados- podrían desarrollarse hasta másallá de tres décadas por un valor de mil millones de dólares101. Ahora, el reto está en“garantizar que estos ingresos se utilicen de forma productiva y no se desperdicien102”. Elprograma de extracción de fosfatos de carácter ‘secundario’ también trae esperanzas decara a establecer un posible sector agrícola, ya que en dicho programa se incluye larehabilitación de algunas tierras y esto abre la oportunidad “de aumentar la producciónnacional de alimentos, si los programas de rehabilitación de la tierra […] se aplican conéxito”103.Asimismo, el sector financiero da muestras de alguna mejoría. La banca comercial puedeser viable de nuevo en Nauru. En los últimos años se han tomado medidas orientadas a lamejora de la reputación internacional que han consistido en la elaboración de presupuestosnacionales equilibrados, responsables y viables, la reestructuración del comercio en la Isla,la promulgación de leyes para eliminar la banca extraterritorial o la implementación de unaestrategia de gestión de la deuda, lo que ha conllevado la eliminación de Nauru de la “listanegra de blanqueo de capitales del Grupo de Acción Financiera”104.101ASIAN DEVELOPMENT BANK, Op. Cit, Noviembre 2007, p. I102ASIAN DEVELOPMENT BANK, Op. Cit, Abril 2009, p. 3103AUSTRALIAN GOVERNMENT, Aus AID, Op. Cit, p. 7104Ibídem, p. 820
  21. 21. 6. CONCLUSIONESEn ningún caso se puede afirmar que la quiebra económica de Nauru se deba a laglobalización o al orden internacional. Toda la responsabilidad se debe a la mala gestión, almás absoluto despilfarro de los bienes obtenidos por las exportaciones de fosfato, a laincapacidad de los sucesivos gobiernos a mirar más allá del corto plazo, a la falta deasesoramiento y al mal de la corrupción. Si las autoridades de Nauru hubiesen gestionadobien su riqueza, la hubiesen invertido correctamente, teniendo en cuenta el futuro ybuscando el asesoramiento externo idóneo, nada de lo que ocurre ahora se hubiese dado.Si bien la posición de las potencias internacionales, especialmente Australia, durante laépoca colonial y durante la época de caos económico ha sido totalmente abusiva ydespreciable, no ha influido -al menos como una gran causa- en el declive económico de laIsla. Las devastadoras consecuencias del colonialismo en Nauru fueron compensadas porlas tres potencias administradoras del territorio durante dicho periodo, de mutuo acuerdo conNauru. Y la situación actual -que Australia haga uso de Nauru para colocar un Centro deRefugiados, que Estados Unidos presione para el cambio de la legislación interna o queChina o Taiwán compren el reconocimiento nauruano- solo se debe a la política demendicidad de Nauru y sus autoridades, que buscan esconder en el sistema internacionallas causas de sus erróneas políticas del pasado. Y aunque la política de Australia, EstadosUnidos o las ‘dos’ Chinas hacia la Isla sea criticable, también lo es la política de Nauru enlos últimos años: paraíso fiscal, centro de financiamiento del terrorismo, País que vende susreconocimientos y sus alianzas, etc.Por otra parte, no podemos concluir que Nauru sea un Estado fallido. El Estado no haperdido toda la legitimidad, ni es contestado por la población; tan sólo se exigen mayorescapacidades y resultados positivos a los sucesivos Gobiernos. Bien es cierto que existeinestabilidad, pero no podemos hablar de graves conflictos internos, ni de que el Estadohaya perdido todo su control sobre el territorio. Simplemente sus recursos se han limitado ysus capacidades han mermado a un ritmo vertiginoso. El Estado atraviesa un momento dereadaptación, a su nueva economía, a sus menores recursos, a sus disminuidascapacidades; pero es impensable que Nauru haya fracasado o fracase como Estado. Lo queha fracasado ha sido su modelo de desarrollo económico y de gestión de la riqueza.Con todo ello, son varias las consecuencias que el declive de Nauru ha tenido para lasRelaciones Internacionales. En primer lugar, nos demuestra la importancia que tiene lapolítica interna en la elaboración de la política exterior de un Estado. La transformación delrol de Nauru en las relaciones internacionales, pasando de ser un Estado totalmentedesentendido de la política internacional a convertirse en un Estado totalmente implicado en21
  22. 22. su política exterior o mejor dicho, en extraer provecho -económico- de su participación en losasuntos internacionales; es todo un ejemplo de cómo la situación interna de un país incideen su posición hacia el exterior. La época de estabilidad y prosperidad internas propició unaausencia de dependencia hacia otros miembros de la Comunidad Internacional. Laparticipación en foros internacionales se redujo a meras formalidades. Llama la atención queincluso se rechazase una posible adhesión a las Naciones Unidas durante las tres primerasdécadas de independencia. Sin embargo, la inestabilidad y la depresión económica trajeronconsigo un aumento de la dependencia y el correspondiente aumento de la vocacióninternacional de Nauru.Está transformación también nos refleja un fenómeno igualmente interesante en lasrelaciones internacionales: el del los Estados ‘mendigos’. Aquellos Estados que son capacesde romper con todos los principios, valores y ética de las relaciones internacionales a costade mantener su Aparato estatal, aunque esto suponga la aceptación de ‘acuerdos’ quecomprometen la imagen del Estado a nivel internacional. Son Estados débiles, en situaciónde desequilibrio en el contexto internacional, capaces de ‘vender’ todos los derechos que elSistema Internacional les concede.Este fenómeno también nos acerca a una compleja realidad que el caso de Nauru dejapatente: la debilidad de los microestados. Marcada por su extrema fragilidad, sudependencia hacia otros Estados, las pocas oportunidades que el orden internacional lesotorga o su posición marginal. Son actores que cumplen unas ‘funciones’ determinadas en elorden internacional -paraísos fiscales, bases militares de las potencias por su importanciageoestratégica o fuentes de riquezas naturales varias- y que difícilmente abandonaran esepapel. Los microestados conforman un estamento delimitado por las potenciasinternacionales y cada vez que intentan desarrollar otro rol -lucha contra el cambio climático,promoción del derecho de autodeterminación, exigencia de un orden internacional justo- seven abocados al fracaso, a ser ignorados por los grandes.Y este carácter extremadamente débil de algunos Estados también nos acerca a larealidad inversa del orden internacional: el exceso de poder de muchos Estados. Estadosque curiosamente, como ha ocurrido en el caso de Nauru, no se desentienden de las críticassituaciones que muchos Estados débiles y pequeños han atravesado o atraviesan; dejandomostrar un cierto sentimiento de responsabilidad, como si fueran conscientes de que elpoder que poseen es tal a costa de servirse y utilizar al más débil.Otra conclusión que podemos extraer del caso nauruano es la crítica y el cuestionamientoal modelo de desarrollo que la mayoría de los Estados adoptan. Simplemente, Nauru era elmás pequeño y el que primero ha sucumbido, pero casos como el que en la actualidad sevive en Grecia nos demuestran que ningún país es ajeno a lo que Nauru ha sufrido. Quiéngasta más de lo que tiene, quien no piensa en el largo plazo, acaba por pagar las22
  23. 23. consecuencias en algún momento. El caso de Nauru es un aviso y una lección para todosaquellos Estados que han basado su modelo de desarrollo en los beneficios que un recursonatural les otorga, pero cuyo futuro, en el momento en el que ese recurso se agota, quedaen el aire sino se piensa en el largo plazo.Para concluir, cabe decir que el futuro para Nauru se prevé sombrío, pero solo si locomparamos con el pasado. Al fin y al cabo, la situación que atraviesa Nauru la atraviesancon peores consecuencias muchos otros Estados. Tan sólo cabe esperar que losgobernantes actuales y futuros de Nauru sepan readaptar el aparato de Estado, susestrategias de desarrollo y el reparto de la riqueza a los nuevos tiempos y que, sí las nuevasexplotaciones de fosfato y otras potencialidades como la pesca o el turismo vuelven a daruna segunda oportunidad a la Isla, está vez sí sepan aprovecharla.23
  24. 24. 7. BIBLIOGRAFÍAASIAN DEVELOPMENT BANK, Asian Development Bank & Nauru, Abril 2009ASIAN DEVELOPMENT BANK, Country Economic Report: Nauru, November 2007AUSTRALIAN GOVERNMENT, AusAID, Annual program performance report for Nauru2007-08, Canberra, Australian Agency for International Development, Octubre 2008CONNELL, John, “Nauru: The First Failed Pacific State?” en The Round Table, Vol. 95, Nº383, Enero 2006, pp. 47-63COX, Jeremy, “The Money pit: an analisis of Nauru’s phosphate mining policy” en PacificEconomic Bulletin, Vol. 24, Nº 1, 2009, pp. 174-186FAGENCE, Michael, “Nauru: Substituting one dependency for another? A challenge to theorthodoxy of sustainable development” en Sustainable Development, Vol. 4, 1996, pp. 149-158FRASER, Helen y NGUYEN, Minh, “View on Nauru. Between a mined-out rock and a hardplace”, en View on The Pacific briefing series, Uniya Jesuit Justice Centre, Julio 2005HUGHES, Helen, “From Riches to Rags. What are Nauru’s options and how Can Australiahelp?” en The Centre for Independent Studies Issue Analysis, Nº 50, Agosto 2004KIRPATRICK, Andrew, Nauru: The first Post-Rentier State?, Prepared for presentation toSouthwestern Sciencie Association Annual Meeting, New Orleans, Marzo 2005NAZZAL, Mary, Nauru: An environment destroyed and International Law,lawanddevelopment.org, April 2005, http://www.lawanddevelopment.org/articles/nauru.html(Consultado 23-IV-2010)24
  25. 25. OLSSON, Julie, “Nauru” en The Contemporary Pacific, Spring 1995, pp. 134-137PACIFIC ISLANDS TRADE AND INVESTMENT COMMISSION, Doing Business in Nauru,Sydney, 2008REPUBLIC OF NAURU, Donor Sector Matrix, Marzo 2010REPUBLIC OF NAURU, National Sustainable Development Strategy (Revised 2009),Development Planning and Policy DivisionREPUBLIC OF NAURU, National Sustainable Development Strategy 2005-2025,Development Planning and Policy DivisionREPUBLIC OF NAURU AND THE SECRETARIAT OF THE PACIFIC COMMUNITY, JointCountry Strategy 2008-2010, Septiembre 2007REPUBLIC OF NAURU PERMANENT MISSION TO THE UNITED NATIONS,http://www.un.int/nauru/mission.html , (Consultado 26 - IV- 2010)THAMAN, Randolph R., “Vegetation of Nauru and the Gilbert Islands: Case Studies ofPoverty, Degradation, Disturbance, and Displacement” en Pacific Science, Vol. 46, Nº 2,1992, pp. 128-158TOATU, Teuea, “Keeping the Nauru economy afloat” en Pacific Economic Bulletin, Vol. 19,Nº 2, 1004, pp. 123-128UNICEF, Nauru: A Situation Analysis of Children, Women and Youth, Fiji, UNICEF PacificOffice, 2005UNITED NATIONS, Statement by his Excellency Hon. Ludwing Scotty MP, President of theRepublic of Nauru. Hig-level Plenary Meeting of the 60thGeneral Assembly of the UnitedNations, September 200625
  26. 26. WETTENHALL, Roger y THYNNE, Ian, “Machinery of Government Innovation un Micro-States: The cases of Nauru, Niue and Norfolk Island” en Asian Journal of PublicAdministration, Vol. 16, Nº 1, Junio 1994, pp. 60-86WRIGHT, Stephen, The European Union and the Pacific Islands: Recalibrating Post-LoméDevelopment Strategy and Dialogue, Paper Presented at the European Union StudiesAssociation Conference, Los Angeles, Abril 200926
  27. 27. 27

×