Conciencia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Conciencia

on

  • 35,787 views

Documento sobre la Conciencia, trabajo de Psicología

Documento sobre la Conciencia, trabajo de Psicología

Statistics

Views

Total Views
35,787
Views on SlideShare
35,787
Embed Views
0

Actions

Likes
2
Downloads
256
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Conciencia Conciencia Document Transcript

    • CONCIENCIA Titulo: Conciencia Del Yo De La Personalidad Humana Nombre del alumno: LLontop Baldera Yessenia Anataly. Institución: Universidad Católica Santo Toribio De Mogrovejo. Chiclayo _ Perú
    • Resumen El trabajo elaborado se inicia con una breve ubicación. Que es la conciencia como punto de partida de la presentación de sus referentes conceptuales principales. A continuación ofrecemos la conciencia del yo de la personalidad humana, conciencia y verdad, conciencia humana, también tipos de conciencia en la cual tenemos la conciencia moral y la conciencia psicológica. Palabras claves: la conciencia personal es reclama como un derecho fundamental del hombre, y la conciencia como fuente de la misma, cada cual tiene su propia conciencia, La conciencia no obliga por si mismo si no por que refleja la verdad. Abstract The work produced begins with a brief location. That is the consciousness as the starting point of presenting their concept concerning major. Here are the conscience of the self of the human personality, consciousness and truth, human conscience, also kinds of consciousness in which we have the moral and psychological. Key words: the personal conscience is claimed as a fundamental human right, and consciousness as the source of it, everyone has their own conscience, consciousness does not obligate himself if not for that reflects the truth.
    • 2 INTRODUCCIÓN La presente investigación sobre la “CONCIENCIA” ha sido elegido con la filosofía con el conocimiento de conciencia humana, esta dirigida a brindar información, la conciencia del yo de la personalidad humana es importante también tipos de conciencia de manera que la conciencia psicológica nos permite saber a conocer tomar conciencia de si mismo, del propio actuar que tiene cada persona. Además la conciencia no obliga por si mismo si no por que refleja la verdad, porque es instrumento de la verdad. Ahora bien, la verdad no es algo que se crea si no algo que se descubre, mientras que la persona moral; tiene conocimiento de si mismo. es el estado de madurez suficiente que le permite darse cuenta de su existencia y lo que hace o deja de hacer .Por lo tanto la conciencia es un juicio sobre el bien y el mal de nuestras acciones , conocimientos que el espíritu humano tiene su propia existencia. Así mismo puedo afirmar; según Sayis J. (1997); cada cual tiene su propia conciencia; por eso la conciencia es el lugar del dialogo del hombre de Dios; es por eso que la conciencia consiste en servir y hacer la verdad.
    • 3 Como idea principal, ser conciencia es ser capaz de conocer según el ser, el ser de las cosas. La primera afirmación “SOY CONCIENCIA” significa ser “soy ser”. Dar a conocer, el conocimiento que se Adquiere por los sentidos y la conciencia de nosotros mismos. Es por este motivo este trabajo me sirve mucho para mi porque da a saber a conocer que hay cosas reales independiente de la conciencia con sus contenidos. La conciencia es obviamente una de las maravillas del ser humano y es lo que realmente nos permite darnos cuanta de lo que somos realmente, criaturas especiales, resultado de una mente inteligente. Además se espera que este trabajo sirva como ayuda o guía para otros y les sirva a los profesionales de la psicología que se interesan por este tema.
    • 4 Sumario Introducción CAPITULO I: Conciencia 1.1 Que es la conciencia. 1.2 Conciencia y verdad. 1.3 Conciencia humana. 1.4 Conciencia católica y conciencia protestante. CAPITULO II: Tipos de conciencia 2.1 La conciencia moral 2.1.1 Modalidad de la conciencia moral. 2.1.2 Pruebas de la existencia de la conciencia moral. 2.2 La conciencia psicológica 2.2.1 Caracteres fundamentales de la conciencia Psicológica. 2.2.2 Psicología diferencial de la conciencia psicológica. Conclusión Bibliografía Anexos
    • 5 CONCIENCIA 1.1 QUÉ ES LA CONCIENCIA. Según el autor Monge, À (1991); afirma que la conciencia del hombre está compuesta por todo aquello que él conoce con lo que estado en contacto a través de las experiencias adquiridas durante su vida. De manera que la conciencia es propiedad única de cada corriente de vida individual, y es la única actividad que no puede ser robada o destruida. Por lo tanto, aquello que el hombre construye en su conciencia mediante la contemplación y esfuerzo, le pertenece para toda la eternidad. Afirma de una persona que actúa éticamente se puede decir igualmente que está actuando en conciencia. Es la conciencia en al que juzga si un determinado acto es bueno o malo. Así que todos distinguimos a una persona de buena conciencia de otra de mala conciencia. Sin embrago ala conciencia es, pues, una realidad de experiencia. Cada hombre cuando actúa, juzga si esta obrando bien o mal. La conciencia la aprueba cuando hace el bien, le recrimina cuando hace mal. Esto es así porque la inteligencia humana tiene un conocimiento practico de lo que suelen llamar los primeros principios del orden moral, hay que hacer el bien, hay que
    • 6 evitar el mal. También a la luz de estos principios, la conciencia juzga sobre los actos concretos que se van a realizar. Puede decirse que la conciencia establece un juicio en el que se aplican esos principios a los actos concretos. Sucede si embargo que esos primeros principios son todavía demasiado genéricos; la misma razón humana debe ir desarrollando los para saber más en concreto donde está el bien y el mal. Ahí entronca la ley natural, pues la conciencia no determina arbitrariamente lo que es bueno o malo sino que juzga como bueno o malo de acuerdo con la norma de moral que le viene dada, y esa norma es la ley natural. Así que el autor Gormac, B (1276); pues si se puede definir la conciencia como una facultad o juicio moral que distingue entre el bien o mal, evidentemente, tiene que juzgar de acuerdo con alguna norma, criterio o criterios. Sin embargo Ayllón Ramón (2002); nos dice que la conciencia como un simple movimiento cultural o religioso que se transmite de padres a hijos por su indudable valor educativo. Sin embargo, la conciencia no es un invento, un elemento real de nuestra estructura psicológica, con la
    • 7 misma realidad que la inteligencia, la voluntad o la memoria. De tal manera De Torre, J (1990); como ya hemos visto, el hombre puede conocer la ley moral mediante el uso de la mera razón natural. En general, la conciencia es en darse cuenta lo que sabemos, por ello la concia en su sentido primario es una conciencia psicológica. Entonces Ayllón, R (2002); la conciencia es un instrumento de medida que pertenece al hombre, pero la realidad medida que no pertenece al hombre, sino que tiene existencia de leyes propias. Además Sayes, J (2002); la conciencia no obliga por si misma si no por que refleja la verdad, por que es instrumento de la verdad. En primer lugar Gay, Bochaca (1998); en realidad hoy en día la referencia al respecto de la conciencia persona es reclamada como un derecho fundamental del hombre. Finalmente la conciencia como fuente de la misma, cada cual tiene su propia conciencia.
    • 8 1.2 CONCIENCIA Y VERDAD. Así que Gormac B. (1276); la verdad es independiente de la conciencia. Pero la conciencia no es independiente de la verdad. En las elecciones que realmente sean de conciencia, uno no elige la verdad como si fuera una verdad de entre otras posibles verdades. Una verdadera, y una sola, se presentan a la mente como real y verdadera, y esta o se acepta o se rechaza. Pero incluso una vez rechazada sigue presentándosenos como verdad. Además el hombre no puede deshacerse de ella. Por mucho que intente someterla a su mente, fracasa. Por esta razón, porque la verdad es más fuerte que la mente del hombre. Es decir frente a su fuerza, uno solo puede esquivarla, apartando su mente de ella, declarándola fuera de juego, serrada a cualquier consideración mental posterior. Pero, si lo ase así, la que, de hecho, queda descalificada y, sobre todo, dañada es su propia mente. Por esta razón no se puede manipular la verdad. Un hombre no puede ir creando sus propias verdades. Esto solo lo puede hacer con el error. Desde luego, son, muchos los hombres que fabrican sus propios errores y los
    • 9 llaman verdades. Además porque el error si que se puede manipular. El error es totalmente maleable. Es fácil subordinarlo ala mente humana, porque es producto de la mente humana. Pero la verdad esta por encima del hombre. La verdad esta ligada al ser y obrar de Dios. La verdad, por lo tanto, la verdad autentica, siempre es algo más grande que la mente humana. Debe ser respetada y buscada con humildad. Para verla, hay que mirar hacia arriba. Un hombre, de echo, actúa según su conciencia solamente cuando esta mirando”hacia arriba” en sus acciones, cuando esta siguiendo una norma de verdad que esta por enzima de el, y que intenta respetar y alcanzar. Finalmente; si la conciencia hay a de conservar su autentica naturaleza como facultada para buscarla y alcanzar la verdad, sobre todo la verdad moral, debe conservar esta actitud de humildad. La soberbia siempre esta intentando imponerse. Si se le permite, tendera a adoptar una actitud de dominio hacia la verdad. Y es entonces cuando emerge la conciencia con pretensiones de “facultad creadora de verdad”
    • 10 1.3 CONCIENCIA HUMANA. Así mismo puedo afirmar; según el autor Sayes, J (2002); el hombre toma conciencia de que existen realidades entorno a el y, al mismo tiempo, es el único ser que se ase auto presente, es decir, que puede volver sobre si mismo diciendo “yo”. Es lo que algunos filósofos han dado en llamar ensimismamiento. Por lo tanto la subjetividad humana aparece vinculada a la objetividad que pone al hombre en relación con las realidades distintas de la suya. Esta dimensión de la conciencia humana le ase al hombre un ser de realidades, bien en cuanto que conoce todo lo que le rodea en cuanto realidades distintas de su yo, bien en cuanto que conoce su propio yo como una realidad. Por esta razón su conciencia, el hombre es el único ser de este mundo que puede aunar en si el pasado y el futuro por medio de su memoria y su imaginación. Así que el hombre, por el contrario, puede hacer presente el pasado como vivido y hacerlo así vivo en su memoria.
    • 11 Así descubre su historia vivida y al traerla al hoy de su vida, puede descubrir en ella potencialidades de futuro, en cuanto que son potencialidades aun no realizadas. Sea distinguido acertadamente entre el tiempo como mera sucesión de instantes, en el que solo se da el presente (puesto que el pasado ya fue y el futuro todavía no es), del tiempo vivido pero el hombre pues el hombre puede revivir el pasado en su memoria y presentir el futuro. De este modo, el pasado aparece así no solo como algo almacenado en el recuerdo, sino como virtualidad del presente, de modo que el pasado y el futuro si viven como en función del futuro. El futuro, propiciado cada ves mas por la técnica moderna que abre posibilidades nuevas, aparece como una posibilidad misma para el hombre, el cual tiende a su perfección en cuanto que, siendo consiente de su fenitud, busca de la plena autorrealización de si mismo. Esta es la dimensión histórica del hombre, el tiempo vivido desde la conciencia. De manera que el hombre realiza su historia por medio de la libertad, posibilitada por el hecho de su autonciencia le distancia de las cosas conocidas como realidades distintas de su yo y que, por tanto, puede elegir en orden a sus fines. El hombre es capas de decidir por si mismo y aparece como dueño de sus actos. Cada hombre
    • 12 vive y proyecta en cuanto que espera. El hombre esta, pues, esencialmente proyectado así el futuro. Pero el hombre no vive su autoconciencia en una desnuda realidad de puro espíritu. Mas bien el hombre, en todo caso, es un espíritu encarnado, un espíritu hecho cuerpo. Y el cuerpo no es simplemente la posesión de un espacio de materia, sino una relación con el mundo y con los demás. Finalmente el hombre toma conciencia de las cosas en cuantas realidades, comenzando el contacto con ellas por medio de los sentidos corporales, al tiempo que las capta con su conciencia espiritual con realidades distintas de si. Todo conocimiento humano comienza por la relación sensorial. Su espíritu se mantiene, pues, aquí, por una relación con el mundo por su condición misma de espíritu encarnado. 1.4 CONCIENCIA CATÓLICA Y CONCIENCIA PROTESTANTE Sin embargo Gormac, B (1276); nos afirma esta idea que existe una verdad superior a las leyes hechas por los hombres o a las voluntades de los individuos (y que debe ser respetadas por ellas), fue universalmente aceptada en el mundo cristiano hasta el siglo XVI. El protestantismo,
    • 13 en un principio, no parecía rechazar esta afirmación cristiana de la existencia de una verdadera objetiva y ultima, fuera de la mente humana, que está por encima de ella, y que existe aun cuando muchos hombres no la vean o no la respeten. De manera que podrían distinguirse como dos modos, uno católico y otro protestante, de enfocar la cuestión; venían a existir, en la esfera de la moralidad de la conciencia católica y la conciencia protestante. En primer lugar la conciencia católica: Para complementar sus esfuerzos íntimos en distinguir el bien y el mal, se atenía a unas normas que venían del exterior de la voluntad humana, es decir, que venían de la realidad misma de las cosas, y, por tanto, en definitiva, de Dios a través de su creación (revelación natural) y de su redención (revelación sobre natural); normas que por proceder del mismo Dios (que habla, con autoridad, no solo en su encarnación, sino también en esa prolongación de su vida que es la iglesia), aceptada como infaliblemente verdaderas. En segundo lugar la conciencia protestante: En su sensibilidad a la verdad moral, reconocía aparentemente la
    • 14 ayuda y garantía de una norma externa, objetiva, la de las enseñanzas divinas de las sagradas escrituras. Pero, en la practica, esto iba a tener cada vez menos valor porque la norma “objetiva” del evangelio fue subordinada al principio protestante del llamado “libre examen” (al menos en la mayoría de los grupos o sectas protestantes). A pesar de este principio, se puede afirmar que en el momento de la rebelión protestante, y por largo tiempo después, la ética de las diversas sectas no pretendía negar la existencia de la verdad objetiva de las normas de la moralidad, sino que se limitaba a decir que el conocimiento de estas normas se puede alcanzar por una interpretación personal o privada y, por tanto, y en ultima instancia, por una interpretación subjetiva de la doctrina de Cristo. Nos hallamos, por tanto, ante dos conceptos contrapuestos de la conciencia y de la relación entre la conciencia y la verdad. Dos conciencias que contrastan entre si. Cada una se presenta como norma de la verdad. La conciencia católica, que tiende a carear cualquier juicio que se alce desde adentro como voz de la verdad con una autoridad externa y objetiva; y la conciencia protestante, que tiende (en ultima instancia) a carear a cualquier voz
    • 15 que le hable con autoridad desde afuera (la sagrada escritura, la tradición) con su interpretación interior y personal. La concia católica, con una tendencia mantenido por garantía divina; y la conciencia protestante, con una tendencia, en definitiva, a mirar solo Asia dentro, donde, en última instancia, la voz de Dios habla en lo más profundo de cada alma individual. Es enorme la diferencia entre estos dos conceptos de conciencia. Sin embargo, coincidían en un tiempo importantísimo, en la medida en q ambos no solamente reconocían la existencia de una verdad objetiva, sino que miraban la conciencia como una facultad capaz de alcanzarla esta verdad. Ambos conceptos en otras palabras, consideraban la conciencia como una facultad hecha para buscar la verdad (y hecha, naturalmente, para hallarla). Es un terreno de acuerdo verdaderamente importante. Quizá no nos damos cuenta de su importancia hasta observar la situación que se crea cuando desaparece, cuando la filosofía, del “libré examen” (de la total “independencia” del juicio privado) llega a un punto (al que tiende
    • 16 inevitablemente) en el que toda creencia en la existencia de una verdad objetiva ha desaparecido. En otras palabras simplificando y tratando de resumir los puntos opuestos, el católico creía que la norma última y suprema por la que la conciencia individual se puede orientar, en su afán de interpretar y seguir el evangelio y la ley natural, reside en una autoridad y una tradición externas y garantizadas por Dios; mientras que el protestante, o la mayoría de ellos, creía que era norma suprema reside en la conciencia misma. TIPOS DE CONCIENCIA 2.1 LA CONCIENCIA MORAL. Según el autor Jolivet, Regis; (1982); nos dice que la palabra conciencia significa saber conjunto; comprende junto con los principios morales de la ley natural el conocimiento de las circunstancia determinadas, de hecho, a las que hay que aplicar aquellos principios. Sin embargo la ley moral es un conjunto de verdades a las que debe conformarse el obrar humano; pero como las acciones del hombre son siempre singulares y concretas, el hombre necesita aplicar la ley moral a cada acción concreta.
    • 17 En este sentido, la aplicación de la ciencia al acto se llama conciencia moral. La conciencia no es una facultad distinta del entendimiento; pues de lo contrario los juicios morales serian irracionales. Por eso, la conciencia no es otra cosa que el intelecto en la función especifica de juzgar acerca de la bondad o malicia de nuestros propios actos. Por ello, definimos la conciencia como el juicio del intelecto práctico, que a partir de la ley natural juzga acerca de la bondad o malicia de un acto singular. Así mismo según el autor Ayllón J. Ramón (2002); nos afirma que necesita una reanimación de la conciencia moral, es así que la conciencia moral, es decir, el sentido del bien o del mal, de justo o de lo injusto, es uno de los atributos fundamentales del ser humano y se encuentra, bajo modalidades y con ocasiones muy diversas, en todos los individuos (excepto en los idiotas) y en todas las sociedades. Es por eso que la conciencia moral se manifiesta cada día con una violencia que aleja cualquier idea de adormecimiento o de reanimación. En conclusión, la conciencia moral es un instrumento tan sólido como difícil de regular: jamás esta fuera de uso y casi siempre se encuentra estropeada.
    • 18 Mientras que el autor Rodriguez, A. (19891); dice que la conciencia moral tiene un carácter prevalentemente, aunque no exclusivamente congnocitivo. La conciencia moral es un acto; no un habito. La conciencia es un juicio de la razón que se puede realizar en diversos momentos. La conciencia moral esta se puede definir como la presencia de si mismo a si mismo, es una forma de conocimiento; la conciencia moral expresa un juicio de valor. Además el autor Gorman, B (1276); la conciencia moral puede ayudarnos a comprender mejor su naturaleza y su funcionamiento. Y también se ha considerado la conciencia moral como una expresión de la ley divina. La conciencia moral al ser humano para que pueda reconocer la ley natural, que es el desarrollo de la ley de Dios en este mundo. Finalmente la conciencia moral es una función de la persona humana. 2.1.1 MODALIDADES DE LA CONCIENCIA MORAL. Según Jolivet, Regis (1982); la conciencia presenta diferentes modalidades según a lo que se refiere. Estudiaremos ahora los tres casos más comunes.
    • 19 a) Por su relación al acto: Antecedentes: Es la que juzga sobre un acto que se va a realizar mandándolo o prohibiéndolo y otras veces, aconsejándolo o discutiéndolo. Consecuente: Es la que aprueba o desaprueba un acto ya realizado produciendo auto probación o remordimiento. Concomitante: Es lo que acompaña a la realización del acto, es decir, el darse cuenta, de que se realiza. b) Por la conformidad con la ley moral: Verdadera: Es aquella que juzga como bueno a aquello que es realmente bueno, o como malo a aquello que es realmente malo; es decir, juzga conforme a la ley moral. Errónea o falsa: Es aquella que juzga como bueno lo que es en realidad malo y como malo lo que en realidad es bueno. Es decir juzga con desacuerdo a la ley moral. c) Por el tipo de asentimiento: Cierta: Es la que juzga sin temor a la que la posibilidad de la contraria pueda ser verdad. Es decir juzga con firmeza.
    • 20 Dudosa: Es aquella que suspende el juicio de la conciencia por que la inteligencia no ve motivos entre las dos posibilidades de actuar. Cuando admite con probabilidad una de ambas probabilidades, admitiendo que la opuesta sea cierta, se llama conciencia probable. d) Por relación a la formación o deformación: Conciencia laxa: Es aquella que quita razón de pecado a cualquier acción que realmente la tiene, sin fundamento alguno. Esta a su ves se puede dividir es cauterizada y farisaica. Se llama cauterizada cuando por la frecuente repetición de un cierto tipo de pecado no llega a advertir su maldad. La farisaica es aquella que sensibiliza a la persona ante algunos actos externos, pero peca sin escrúpulo es materia de gran importancia. Conciencia escrupulosa: Es aquella que teme cometer pecado en ocasiones sin ningún tipo de motivo fundado. La conciencia escrupulosa atormenta al que la posee suscitando dudas que ya fueron eliminadas anteriormente. Y esta escrupulosidad llega a la ansiedad neurótica que constituye más un estado enfermizo que ético.
    • 21 Recta o delicada: Es la que juzga rectamente con verdad o certeza. Esta conciencia se puede adquirir con una cuidada formación de la misma. 2.1.2 PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE LA CONCIENCIA MORAL. Según Gay Bochaca; (1998); nos dice que la conciencia que la existencia de la conciencia moral es algo experimentable por cada uno de nosotros, además de darse en todas las religiones y culturas. No obstante lo más evidente es que cada hombre puede reflexionar y ser consciente de la actividad que realiza. En un primer estadio se puede afirmar que el animal siente, pero no siente. Es decir, no tiene conciencia de las propias sensaciones. En cambio el hombre. Por ejemplo, si se enfría y se siente enfriado, lo vive. En otro estadio, nos damos cuenta de que el ser humano tiene también conciencia intelectual, racional, es decir, la reflexión se da, además, en el nivel intelectual. Es el caer en la cuenta, cuyo significado es mas intima que la mera sensación. En un ultimo estadio el ser humano reflexiona sobre lo que realiza y emite un juicio practico al que denominamos conciencia moral, y así al hombre le recrimina su conciencia, si a hecho mal o le alaba, si a hecho bien.
    • 22 2.2 LA CONCIENCIA PSICOLÓGICA. Además Jolivet, Regis; (1982); la conciencia psicológica se ha considerado como una cualidad del ser vivo que distingue el orden de lo sensorial del perteneciente a los procesos vegetativos o biológicos. La conciencia exige una diferencia orgánica en los animales, pero como los órganos de los sentidos varían en numero y capacidad funcional revela que el conocimiento no depende de exclusivamente del objeto. Lo que esta fuera del individuo se incorpora sin que este sufra una transformación esencial. Lo percibido se hace conciencia psicológica no es un mero espejo de la realidad, si no una operación realizada por la propia naturaleza del individuo, y el común denominador de esta operación en su originalidad creadora y su carácter unitario. Por eso se distingue entre contorno (el conjunto de lo que forma parte del espacio vital del individuo) y mundo circundante (la parte del contorno capaz de ser experimentado íntimamente). La conciencia ha de concebirse como la relación que se establece entre el sujeto y el objeto. Psicológicamente, no puede haber sin sujeto capaz de conocerlo, ni sujeto sin referencia real significativa.
    • 23 Así que De Torre, J. M; (1990); la conciencia psicológica es un darse cuenta de la presencia de si mismo; de las cosas y de los hechos que se encuentran fuera del yo, y de la reflexión resultante de los propios actos y de las realidades existentes en el mundo que le rodea. De este aspecto psicológico resulta la concientizaciòn. Mediante proceso de enseñanza o de sensibilidad, las personas se dan cuenta de lo que acontece en el mundo natural y social. Sin embargo según Castellote, J. (2002); con el fin de aclarar el concepto de la conciencia psicológica nos serviremos de nuestra experiencia diaria. Observados, por ejemplo, una puesta del sol, una serie de sensaciones, de percepción, de imágenes, de recuerdo, de afecto nos invaden. Nos sentimos felices. Todo esto constituye en ese momento nuestra conciencia psicológica. Podemos, pues, legítimamente, decir que la conciencia psicológica es un conjunto de experiencias psíquicas inmediatas y actuales que en un cierto momento aprendemos de nuestro yo. Mediante la conciencia psicológica no solo nos damos cuenta de lo que pasa dentro de nosotros en un momento dado, si no que también nos damos cuenta de nuestra propia experiencia. La conciencia psicológica nos permite captar los fenómenos psicológicos como nuestros; a la vez dichos
    • 24 fenómenos psicológicos constituyen una unidad que forma el yo de cada uno de nosotros. 2.2.1. CARACTERES FUNDAMENTALES DE LA CONCIENCIA PSICOLÓGICA. Según el autor Jolivet, Regis; (1982); los caracteres fundamentales de la conciencia psicológica son: Dinamismo: Como acción de lo anímico hacia la realidad. Totalidad: Como creación de conjuntos dotados de unidad. Subjetividad: Como operación perteneciente a un yo concreto. Intencionalidad: Como función reveladora del sentido de la realidad. 2.2.2. PSICOLOGÍA DIFERENCIAL DE LA CONCIENCIA PSICOLÓGICA. Por lo tanto según Jolivet. Règis; (1982); la conciencia se muestra tanto como un hecho vital como una operación de la mente. Como hecho vital, hablamos de la conciencia de los animales y de los hombres. Como operación de la mente tiene un aspecto exclusivo del hombre. Al darse
    • 25 cuenta, que atribuimos a todos los animales, el hombre agrega la reflexión. La reflexión agrupa a la imagen externa en un centro que contrapone al mundo exterior (ese centro se llama espacio interior). A ese espacio interior es a lo que se conoce como conciencia psicológica.
    • 26 Conclusiones 1. El ser humano, en su condición actual está espiritualmente "dormido" e "inconsciente", por lo que es el causante de la situación tan lamentable a la que se enfrenta la humanidad. 2. Creer que estamos conscientes y mentir son los dos grandes obstáculos a los que se enfrenta todo ser humano que inicia este proceso de "despertar" y "conocerse a sí mismo". 3. La meditación y reflexión en la palabra sagrada revelada por Dios a través de sus Profetas, permite limpiar el corazón y la mente a fin de captar las realidades espirituales, adquirir conocimiento de sí mismo y lograr la autenticidad con la cual el creador dotó a cada uno de los seres humanos. 4. El creer que sabemos y conocemos la verdad o sea creer que estamos conscientes, el mentir (hablar de cosas que no conocemos), hablar mucho, etc. son obstáculos que hay que superar para lograr "despertar" y elevar el estado de conciencia.
    • 27 5. Para escapar de la prisión necesita la influencia de pensamientos de mentes superiores. La palabra sagrada de Dios a través de sus Profetas tiene el poder de despertar al ser humano y hacerlo consciente a su realidad espiritual. La reflexión y la meditación contribuyen a liberarlo. 6. La conciencia es obviamente unas de las maravillas del ser humano y es lo que realmente nos permite darnos cuenta de lo que somos realmente, criaturas especiales, resultado de una mente inteligente. 7. la conciencia moral es un instrumento tan sólido como difícil de regular: jamás esta fuera de uso y casi siempre se encuentra estropeada.
    • 28 REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS 1.- Castellote, cubelles, salvador (2002); comprendido de ética filosófica e Historia de la ética; Valencia; Edicep. 2.-Gay Bochaca, José; (1998); curso básico de ética cristiana; Madrid; Ediciones; Rialps, S.A. 3.- Sayes J. (2002); antropología y moral de la “nueva moral” a la Veritatis Splendor ; Madrid; editorial Palabra. 4.-Jolivet, Règis; (1982); curso de filosofía (tratado Completo); buenos aires; editorial; club de lectores. 5.-Monge Miguel Ángel (1991); Ética, salud y enfermedad, Madrid, editorial; Palabra. 6.-Gorman, B (1276); conciencia y libertad. Traduc, Bañares; Madrid ediciones rialps S.A. 7.-Ayllón José Ramón (2002); entorno al hombre “Introducción a la filosofía; Madrid, editorial; Ediciones es rialp. 8.- Rodriguez, LLuño, Ángel; (1991); ética, (1era ed.) España; Edición, Universidad de Navarra. 9.- De torre, José María; (1990); Filosofía cristiana: Madrid; editorial: ediciones palabra.
    • 29 Índice. Introducción 2 Sumario 4 CAPITULO I: Conciencia 5 1.5 Que es la conciencia. 5 1.6 Conciencia y verdad. 8 1.7 Conciencia humana. 10 1.8 Conciencia católica y conciencia protestante. 12 CAPITULO II: Tipos de conciencia 16 2.1 La conciencia moral 16 2.1.1 Modalidad de la conciencia moral. 18 2.1.2 Pruebas de la existencia de la conciencia Moral. 21 2.2 La conciencia psicológica 21 2.2.1 Caracteres fundamentales de la conciencia Psicológica. 24 2.2.2 Psicología diferencial de la conciencia psicológica. 24 Conclusión 26 Bibliografía 28 Índice 33 Anexos 34
    • 30 Cronograma Elección del tema, fundamentación 26 de debidamente. Agosto. Presentación de fichas bibliográficas en (APA), y material bibliográfico necesario. 2–9 Sept. Identificación de las ideas principales en el material bibliográfico presentado. 16–23 Sept. Elaboración de un esquema del trabajo con 30 Sept. – secuencia lógica, (organizar la información 07 Oct. en capítulos, temas sub temas). Elaboración del plan de investigación 14-21 Oct. Presentación del borrador (todo a mano). 28 Oct.- 11 Novi. Presentación final del trabajo concluido y 18–16 Dic. correcciones. Sustentación final del trabajo de 2_16 Dic. investigación.
    • 31 Instrumento para evaluar el informe final de la investigación. PUNTA Aspecto INDICADOR CALIFICATIVO JE Contiene las verdades elementales del 1 tema tratado. Sumario Esta estructurado en capitulo y sub 1 capítulos. Tienes un Orden lógico es su 1 estructuración. Señala de qué trata el trabajo de 1 investigación. Introducc ión Señala la importancia o relevancia del 1 trabajo de investigación. Precisa el propósito del trabajo de 1 investigación. La redacción de las ideas es clara, 2 Desarroll inteligible, y ordenada. o Hace uso de una buena ortografía. 1 Sustenta los temas con suficientes 2 citas textuales, haciendo la referencia bibliográfica en forma adecuada.
    • 32 Considera conceptos o ideas esenciales y 1 fundamentales en el trabajo. Elabora comentarios personales a cada 1 cita textuales. Son enunciados que derivan en forma 1 consecuente del desarrollo del trabajo Conclusio de investigación. nes Son claras, coherentes e inteligibles. 1 Son suficientes. 1 Las referencias bibliográficas estas 1 técnicamente elaboradas. Bibliogra fía Son suficientes. 1 Material bibliográfico utilizado 1 (separatas). Anexos Están registrados los datos 1 bibliográficos en cada separata. Otros 1 Elementos La presentación es adecuada. 1 Formales Hace uso adecuado de márgenes. 1 Total. 20
    • 33 Instrumento para evaluar la sustentación del informe de investigación Indicador puntaje calificativo Expone las ideas con claridad y 1 precisión. Demuestra dominio de marco teórico. 1 Responde las interrogantes 3 planteadas con claridad y precisión. Hace referencia a las fuentes 1 bibliográficas, mencionando autor y titulo de la obra consultada. Su tono de voz es adecuado. Llega a 2 todos los estudiantes. Hace uso de material didáctico, 2 elaborado correctamente. Su presentación personal es 2 adecuada. Tienes dominio emocional. 1 Acepta sugerencias y observaciones 1 al trabajo. Total 20
    • 34 Anexos.  Castellote, cubelles, salvador (2002); comprendido de ética filosófica e Historia de la ética; Valencia; Edicep. Punto claves:  Definición de la conciencia.  Clases de conciencia.  Gay Bochaca, José; (1998); curso básico de ética cristiana; Madrid; Ediciones; Rialps, S.A. Puntos clave:  Conciencia moral.  Conciencia en moral cristiana.  Conciencia y ley.
    • 35  Sayes J. (2002); antropología y moral de la “nueva moral” a la Veritatis Splendor ; Madrid; editorial Palabra. Punto claves:  Conciencia moral.  Conciencia humana.  Jolivet, Règis; (1982); curso de filosofía (tratado Completo); buenos aires; editorial; club de lectores. Punto claves:  Conciencia psicológica.  Caracteres fundamentales dela conciencia psicológica.  Psicología diferencial de la conciencia psicológica.  Continuidad de la conciencia psicológica.  Modalidades de la conciencia moral.
    • 36  Monge Miguel Ángel (1991); Ética, salud y enfermedad, Madrid, editorial; Palabra. Punto claves:  Concepto de conciencia.  Gorman, B (1276); conciencia y libertad. Traduc, Bañares; Madrid ediciones rialps S.A. Punto claves:  Definición de la conciencia.  Cuando la conciencia protesta.  Conciencia y verdad.  Conciencia católica.  Conciencia protestante.
    • 37  Ayllón José Ramón (2002); entorno al hombre “Introducción a la filosofía; Madrid, editorial; Ediciones es rialp. Punto claves:  Concepto de conciencia.  Conciencia moral.  Rodriguez, LLuño, Ángel; (1991); ética, (1era ed.) España; Edición, Universidad de Navarra. Punto claves:  Conciencia moral.  Modalidades de la conciencia.  De torre, José María; (1990); Filosofía cristiana: Madrid; editorial: ediciones palabra. Punto claves:  Concepto de conciencia.
    • 38