• Save
Influencia de la televisión en los niños
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Influencia de la televisión en los niños

on

  • 5,524 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,524
Slideshare-icon Views on SlideShare
5,524
Embed Views
0

Actions

Likes
3
Downloads
0
Comments
2

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

12 of 2

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Influencia de la televisión en los niños Influencia de la televisión en los niños Document Transcript

    • ANÁLISIS DE LA INFLUENCIA DE LA TELEVISIÓN SOBRE LOS NIÑOSIntroducción.Los medios de comunicación han adquirido gran importancia en el presente siglo. De todos losmedios de comunicación existentes, me interesa, especialmente, la televisión. Es de ella y de lainfluencia que ejerce en el niño, tanto en su lenguaje, como en sus hábitos y conducta imitativa,de lo que me ocuparé en el presente trabajo. La investigación se centrará en los niños porque escuando éste adquiere una nueva estructura mental y por ser, la edad del saber, la edad de larazón, la edad social y, por último, la edad activa.La televisión es uno de los pasatiempos más importantes y de mayor influencia en la vida deniños y adolescentes. Los niños miran la televisión durante una media de 22 a 25 horassemanales. En los preescolares esa cifra llega a una media de 54 horas por semana, lo quesignifica de 7 a 8 horas diarias. En el momento en que estos niños se matriculan en el colegiohabrán pasado más tiempo mirando televisión que en la sala de clase. Mientras la televisiónpuede entretener, informar y acompañar a los niños, también puede influenciarlos de maneraindeseable.El total de tiempo dedicado a ese medio de comunicación es a veces tan elevado, queaparentemente, queda poco tiempo para comer, ir a la escuela o dormir. Esto se debe a que losniños ven televisión mientras almuerzan o cenan, mientras leen un libro o hacen sus deberes. Esla TV más que cualquier otro medio la que proporciona una importante información en lasprimeras fases de socialización del niño.El tiempo que se pasa frente al televisor un niño es tiempo que se le resta a actividadesimportantes, tales como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y eldesarrollo social. Los niños también pueden aprender cosas en la televisión que soninapropiadas o incorrectas para su edad. Muchas veces no saben diferenciar entre la fantasíapresentada en la televisión y la realidad. Están bajo la influencia de miles de anuncioscomerciales que ven al año, muchos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidasperjudiciales (caramelos y cereales cubiertos de azúcar), comidas de preparación rápida yjuguetes. Los niños que miran demasiada televisión a una edad temprana están en mayor riesgode: Sacar malas notas en la escuela. Leer menos libros. Hacer menos ejercicio. Estar en sobrepeso.La violencia, la sexualidad, las diferencias de raza y de género y el abuso de drogas y alcoholson temas comunes en los programas de televisión. Los niños se quedan impresionados con todoesto y pueden asumir que lo que se ve en televisión es lo normal, es seguro y es aceptable.
    • Los niños aprenden viendo la TV. La pregunta es ¿Quéaprenden? ¿Es positivo o negativo?La TV es aquella que enseña sin darse cuenta y no ejerce control sobre lo que está enseñando.Cuando hablamos de violencia en TV debemos tener presente dos aspectos importantes: "Violencia real" como un reflejo del medio social que se difunde a través de noticieros y reportajes de noticias. "Violencia ficticia o representada" que es la que con mayor frecuencia llega al público a través de casi toda la programación.Los niños que ven con frecuencia programas de TV de contenido violento, seconvierten en apáticos a la violencia de la vida real. Los niños también pueden aprender a creerque las conductas agresivas son una solución aceptable a la provocación, ya que en losprogramas violentos estas conductas son vistas como moralmente justificables.En la media hay seis veces más violencia durante una hora de TV infantil que en una hora deprogramación de TV para adultos. En nuestro país no se han realizado estudios serios conrespecto al contenido de episodios o escenas violentas en los programas infantiles o de adultosde manera que nos disponemos de cifras que nos guíen en este sentido. No obstante, los niñostambién pueden aprender de la TV muchos valores sociales, como ser amables con los demás yaspectos relacionado con su escolaridad. De hecho en muchos niños "en desventaja" conrespecto a los demás niños se recomiendan 2 horas diarias de TV para de esta forma ayudar enel aprendizajeEs inevitable no tener un tv en casa, todos tenemos, aun más, cuando hay niños en casa, y nosolo tenemos una sino que en varios casos tenemos dos o tres, hasta cuatro televisores, dondecada individuo de la casa puede ver el programa que el desee y no tenga que ir a interrumpir elprograma a otra persona, cada uno ve lo que quiere, pero ¿qué pasa cuando hay niños ennuestras casas, y aun más cuando estos son pequeños? La televisión puede ser una buenaacompañante para aquellos niños que los dejan solos en casa o que durante el día después derealizar las tareas del colegio, tienen tiempo libre para hacer lo que ellos quieran, y ese tiempoen que ven televisión lo usan para ver los programas que ellos eligen ¿pero cuáles eligen? Cadaniño elige algo diferente, porque son diferentes, unos elijaran caricaturas, películas, dibujosanimados que cada uno de ellos tratan de temas de aventuras, chistes, un poco de acción, etc, yestos temas son elegidos por factores de cercanía o solo gusto. Esa decisión de ver ese programadebe estar soportada o por lo menos consultada por los padres de familias, que serán los queguiaran y reforzaran conceptos que el niño no entienda en lo visto en la tv, si estos conceptos noson explicados por un adulto, el niño lo entenderá desde él y esto conlleva a que en estos casosse puede hablar de una influencia negativa por parte de la tv hacia los niños.La televisión puede ofrecerles un mundo muy lejos de la realidad que les cree confusión yquieran imitar aquello que es inimitable, hemos de saber que los niños establecen hábitospermanentes y características emocionales, a través de la imitación y la identificación. Perotambién es importante decir que la televisión educa, que puede ser un poderoso instrumento deenseñanza, pueden asimilar conceptos que les entran por los sentidos de una manera rápida yfácil.
    • El niño es el gran consumidor de televisión.La TV explota comercialmente a los niños más pequeños Los fabricantes de juguetes ganan másde cuarenta millones de dólares al año por lanzar al mercado sus productos para niños. Lossábados en la mañana, particularmente, se han convertido en un nuevo terreno a explotar concomerciales de juguetes, para vender más sus productos. ¿Por qué a los niños? Debido a que elmenor desea tener el juguete de moda, el álbum de su caricatura preferido, zapatillas con luces ysonidos, ropa de sus artistas preferido y sus discos compactos, etc. y todos esto se lo piden a suspadres de forma insistente, que al final terminan por comprarle todo (cuando pueden).¿Cuándo empieza el problema?Cuando los niños son pequeños quizás están más controlados en este aspecto, los padres estánmás pendientes de ellos y ellos no tienen la necesidad de mirar tanto la televisión, se diviertenmás jugando o haciendo otro tipo de actividades. Pero cuando ya son más independientes y norequieren constantemente de la atención paterna es cuando empieza el problema.Actualmente en muchos hogares los padres no tienen la posibilidad de estar en casa por lastardes al finalizar el colegio, el amplio horario laboral o las familias monoparentales son algunasde las causas de este hecho. Los niños llegan a casa después del colegio o se levantan pronto losfines de semana cuando sus padres todavía no lo han hecho y deciden poner la televisión, sinque nadie les pueda decir si es el momento o no es el momento de hacerlo, aquí no hay límite nicontrol, el niño puede ver lo que quiera, sin poder advertir si existe violencia en lo que estámirando. Las imágenes de violencia reiteradas que se pueden ver en las películas o en losprogramas de noticias, repercuten negativamente en la agresividad de los niños. En estemomento es cuando es necesario poner unas normasLa televisión bien empleada puede reforzar hábitos y potenciar valores. Los padres han de serconscientes de estos aspectos positivos y: Mirar los programas con sus hijos o estar con ellos en algunos momentos que dure la programación elegida. Escoger correctamente los programas según las edades de los niños. Poner límites al tiempo que se mira la televisión. Apagar la televisión en los momentos de comida así como en los momentos de estudio. Evitar programas que puedan tener una carga de violencia innecesaria para un niño. Grabar programas educativos que se elijan para verlos en cualquier momento.Estas pautas podrán ayudar a no hacer un uso abusivo de la televisión ya que si se sabe hacerservir correctamente la televisión puede ser un gran aliado educativo para nuestros hijos.Es cierto que la televisión puede ser una mala influencia para los niños, es por esto queel adulto debe de limitar los programas que los niños vean. También es importante quelas maestras tomen en cuenta que compite con la televisión es por eso que debensiempre de hablar de temas que les interesen a los niños.La televisión es la actividad líder de los niños. El tiempo que ellos dedican a la tele varía enfunción de la edad, sexo, clase social y está directamente relacionado con el tiempo dedicadopor los padres. Así que los padres deben ser un ejemplo. No es justo achacar a un solo medio dedifusión de información y de entretenimiento, lo que puede también ser culpa de muchos
    • padres. Hay que estar atentos al hábito de ver la tele de los niños. Es necesario conocer másprofundamente su terreno, para evitar que nuestros hijos adquieran conductas agresivas,erróneas,... aprendidas por imitación. No se puede olvidar que nuestros pequeños estániniciando su formación y que todo lo que vean, escuchen, y vivan, pesará sobre todo. Por ello,los adultos, y en especial los padres y las madres, deben vigilar y guiar a sus hijos en sucontacto con este medio de comunicación para que obtengan de él aquellos beneficios quepuede proporcionarles y evitarles los perjuicios que puede ocasionarles.La televisión no distingue entre sus espectadores. Si tienes cuatro años y puedes prender elaparato, entonces tienes derecho a obtener la misma información que un joven de catorce años oun adulto de cuarenta.Cifras de consumición.Hay muchos niños que pasan más horas delante del televisor que en la propia escuela, lo quenos debería llevar a pensar si el tipo de información y educación que reciben de este medio es elmás idóneo, sobretodo dado el alto índice de programas "basura" y "reality-shows" al que nostienen acostumbrados, donde se hace espectáculo del dolor ajeno o se ofrece violencia gratuita.España es el cuarto país europeo en consumo de televisión, donde el 90% de las personas la vena diario y el 20% más de seis horas diarias, entre los que están los niños que dedican entre 1.500y 2.000 horas al año (en la escuela están alrededor de 900 horas). Los niños entre 2 y 3 añosestán un promedio de 2 horas y media delante del televisor, aunque un 30% lo están entre 3 y 8horas contemplando sus "programas" preferidos: la publicidad, los dibujos animados y laspelículas policíacas.A las 8 de la mañana podemos encontrar una audiencia de 900.000 niños; 3.000.000 entre las 2y las 3 y 4.000.000 de 5 a 9 de la tarde. No es de extrañar que un niño vea por término medio10.000 spots al año, convirtiéndose el menor en un sujeto pasivo para el consumo, donde se levende un mundo irreal donde la felicidad es sinónimo de posesión.Cada edad tiene su dibujo animado.Desde edades muy tempranas el niño va a vivir en un mundo de fantasía en sus juegos y en susactividades diarias. Todavía no le preocupan las obligaciones ni las normas morales con lo cualpuede permitirse hacer lo que realmente le satisface. Su necesidad de fantasía le ayudará aformar su verdadera personalidad, va a desarrollar la imaginación, la sensibilidad, lossentimientos y la conciencia moral de lo que está bien o mal.Si el niño ve dibujos violentos, no podemos esperar que se comporte tranquilo, actuará porimitación y hará lo mismo que su héroe. Tengamos en cuenta que el héroe siempre es el queconsigue cosas que los demás no podemos conseguir, por eso es héroe y por eso es idolatrado.Cuando el niño es pequeño necesitará héroes que le ayuden a formarse en la amistad, la paz, elcompañerismo, la tolerancia, etc. Tienen que aprender la diferencia entre el bien y el mal y losdibujos en los que los buenos atrapan a los malos serán positivos para ello, aunque los padres seencargarán de enseñarle a idolatrar al bueno y no al malo. El niño por sí mismo no sabrádistinguir a cuál de los dos hay que idolatrar y si no se le explican, puede que se equivoque.
    • Para cada edad necesitaremos unos dibujos determinados y los distribuiremos de la siguienteforma: En la primera infancia, hasta los 5 ó 6 años podremos enseñarles dibujos, cuentos o juegos que ayuden a aprender conceptos y cosas nuevas, por ejemplos, las horas, los números, los días de la semana, etc. También podremos incluir los valores morales como compañerismo, amistad, etc. A partir de los 6 años en adelante se incorporarán todos los sentimientos posibles y las normas morales de la sociedad, otra vez compañerismo, amistad, tolerancia, comprensión, etc. Al igual que búsqueda de soluciones para un problema concreto, mostrar la posibilidad de que exista un final feliz, de que la solución se pone en práctica y se consigue solucionar el problema. La frustración forma parte de la vida y hay que afrontarla con decisión, sin venirse abajo. Todo esto está marcado en muchos dibujos. Por otro lado hay que enfrentarles al mal y quizás para ello sean necesarios dibujos más agresivos aunque si nos preocupa en exceso nos dedicaremos a buscar aquellos que transmitan la diferencia entre el bien y el mal de modo simbólico, de tal manera que el niño no pueda llevarlo a la realidad. Peleas, asesinatos, muertes, etc. En la preadolescencia les gustarán dibujos más agresivos, con caracteres más adultos, policías y ladrones, agentes de la CIA, etc. Utilizadlos como algo que se puede ver con moderación y con control, si notamos actitudes o razonamientos erróneos tendremos que intentar cambiarlos enseguida y razonar con ellos. Recordemos que la adolescencia es una etapa de descubrimientos y de búsqueda de emociones fuertes, a veces las buscan a través de sus héroes.Algunos consejos útiles.Hay que procurad que los niños no pasen horas muertas frente al TV, los dibujos estimulan,pero también los juegos compartidos con otros, los cuentos e historias, las salidas culturales, loscentros de ocio, etc. La educación de los hijos es responsabilidad de los padres, si no se estátiempo en casa, ocúpate que el que pases sea más productivoSi no se compran dibujos agresivos al niño no los verá, lo mismo pasa con videojuegos y demás.El niño jugará con lo que tiene a mano, si los padres se lo dan, ellos serán los principalesculpables de su mala educación.Hay que procurad que los niños se relacionen con otros niños como él, acudid a casa de primos,amigos, será la mejor forma de descubrir el mundo y lo harán juntos, cosa que para ellos esmucho más divertido que estar frente al TV.Los niños son excelentes imitadores, incluso durante los primeros meses de vida. Los niñosaprenden a comer, vestirse, utilizar el sanitario y relacionarse con los demás. Gracias a que suspadres y otras personas constantemente les muestran como se hacen esas cosas; los niños no sonespecialmente selectivos en lo que imitan, a muchísimos padres se les recomienda que cuiden suvocabulario cuando sus pequeños de tres años dicen una mala palabra en un momento defrustración. A veces parece como si nada escapara a la atención de los niños pequeños. Comolos niños imitan permanentemente a la gente que los rodea, es lógico que también imiten a laspersonas que ven en la televisión o en el cine.
    • Es evidente que la mayor parte de los niños no imitan tan fácilmente lo que ven en la pantalla,de la gran cantidad de conductas, imágenes, actitudes y valores a los cuales están expuestos.Cuando se sienten frustrados, algunos niños lloran en un rincón, otros dan patadas y golpes, yotros toman con calma su frustración.Por eso no debe sorprender a nadie que los niños que ven mucha televisión sean más pesimistasque los que ven menos televisión.Programas excelentes han demostrado que la televisión les puede enseñar a los niñosnuevas habilidades, ampliar su visión del mundo y promover actitudes y conductasprosociales. Sin embargo, la televisión comercial tiene objetivos diferentes del desarrollopersonal y cultural. Su objetivo es hacerse a la audiencia a los publicistas.Cuando los padres permiten que sus hijos vean horas enteras de violencia irracional, no estánviviendo de acuerdo con su compromiso de proteger y formar a sus hijos. Los niños estánsiendo lastimados. Son lastimados cuando son víctimas o autores de una violencia insensata,que los medios de comunicación exaltan. Son lastimados cuando ven el mundo como un lugarcorrupto y aterrador. Son lastimados cuando se vuelven tan dependientes de las ráfagas de lasarmas de fuego y de los efectos visuales prefabricados que ya no pueden inventar sus propiasimágenes o soñar sus propios sueños.Es hora de empezar a proteger a nuestros hijos.Citaciones de casos ocurridos por culpa de laTelevisión."¿Cuándo van a dejar de culpar a los medios para empezar a prestarle atención al ambiente delhogar y a la necesidad de que los padres vigilen lo que sus hijos ven?", pregunta un conocidoproductor de Hollywood.En 1992, por ejemplo, un periódico citaba las palabras de un asesino en serie que mató a suprimera víctima imitando una escena de la película Robocop II: "En la película vi cómo le cortóla garganta a una persona, luego tomó un cuchillo y la rajó desde el pecho hasta el estomago ydejo el cuerpo en cierta posición. A la primera persona que asesiné le hice exactamente lo que vien la película”.El tan publicitado suicidio de Kurt Cobain, principal cantante del grupo de rock Nirvana, diopor resultado muchos suicidios de adolescentes, especialmente varones, que buscaban imitar asu ídolo. "Cuando Kurt Cobain murió, yo morí con él", decía la nota que dejó un joven dedieciocho años, que había hecho un pacto con dos amigos para suicidarse cuando Cobainmuriera.
    • Como ejemplo-muestra de la violencia televisiva, basta un ejemplo ilustrativo: En los últimosepisodios de Dragonball Z, Son Goku y el villano Freezer protagonizan un combate que duramás de tres horas, llegando la tensión a límites insospechados. Es la invasión de la"Songokumanía". Una vez más los niños asisten "pasmados" al espectáculo de que los "buenospueden matar y los malos merecen que se les mate".Conclusión.En realidad los Medios de Comunicación no tienen un cien por ciento de la responsabilidad encuanto a las atribuciones que se les hacen, con relación al comportamiento manifestado por losniños y adolescentes, ya que en este sentido es muy importante la educación que puedan dar lospadres y representantes en el momento de estar observando el programa.En definitiva, existe un factor muy importante para que esta comunicación a través de losmedios no sea tan violenta, y es la orientación que deben de dar los padres y representantes asus hijos, ya que ellos lo que van a dar información de cuál es la situación del país o del mundoentero, es responsabilidad de la persona mayor de ayudar al menor a dirigir esa información yno copiar lo negativo como modelo para su formación.La televisión en sí no es un medio perjudicial para los niños ya que como hemos explicadodurante el desarrollo del tema hay una serie de programas o series que pueden ayudar al niño yproporcionarles cosas positivas aunque todo en exceso es malo y por lo tanto no hay que abusarde esto ya que puede acarrear un problema.Las recomendaciones para padres y educadores estarían en la línea de ir fomentando una actitudcrítica ante este medio: Que los niños vean a televisión acompañados, para ayudarles a desarrollar sus capacidades expresivas. Prestar mayor importancia a la relación entre padres e hijos, al diálogo, al relato de cuentos, a la lectura y a los juegos. Incorporar los medios de comunicación a la escuela, educando a los niños a la imagen.