SEÑALES SEXUALES: Generar atracción instantanea

16,518 views

Published on

Señales Sexuales desvela todos los secretos de la comunicación efectiva en el proceso de encontrar pareja, enseña a comprender y a mejorar los mensajes que se envían, así como leer con mayor efectividad el «correo de entrada».
Más información:
http://www.profiteditorial.com/libros/amat-editorial/amor-y-pareja/se%C3%B1ales-sexuales

Published in: Education, Business
0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
16,518
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
437
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

SEÑALES SEXUALES: Generar atracción instantanea

  1. 1. 3 La primera impresión:cómo generar una atracción instantáneaTeniendo en cuenta todos los factores relacionados con la atracción,¿cómo podemos hacerlo para entrar en un bar, una discoteca o una esta y resultar atractivo a quien nos interesa? Bien, por desgracia, larespuesta es que probablemente no se puede. Muy poca gente consi-gue que todo el mundo caiga muerto por sus encantos cuando pasa asu lado. Como hemos visto en el capítulo anterior, para «emparejar»de verdad con alguien es necesario tener un objetivo muy concreto,ya que las uniones duraderas exigen una mezcla única de factores deatracción. De todos modos, es posible mejorar la capacidad de tener comoobjetivo un rango más amplio de personas y resultar ser «globalmentemás encantador». El secreto está en la forma de presentarse en el lugary en las señales de «entrada» que se emitan a continuación. Igual que el bebé que utiliza técnicas instintivas de supervivencia,lo primero que debe usted hacer para alcanzar el éxito es atraer laatención de la persona que desea y luego resultarle atractivo, para loque necesita comprender la ciencia de la primera impresión, algo quese genera en tan sólo tres segundos (el tiempo necesario para evaluara alguien en una sociedad moderna y veloz como la nuestra). En sumayor parte se basa en lo que vemos. El tono de voz puede tambiénin uir, pero juzgamos principalmente a partir de cosas como la ex-presión facial y el movimiento del cuerpo. ~ 37 ~
  2. 2. Cuando vemos por primera vez a una persona, nuestra programa-ción evolucionista nos exige comprobar si constituye una amenazapotencial para nosotros. Después de esto, nos toca decidir si queremosemparejarnos o no con ella. En un espacio de tiempo alarmante-mente breve llegamos a una conclusión con respecto a si esa personatiene algún tipo de interés sexual para nosotros o no. Si la respuestaes negativa, pasa a formar parte de la categoría que denominaremos«excluidos». Por lo tanto, de lo que se trata en primer lugar es de captar la mi-rada de esa persona y luego, permanecer fuera de su lista de excluidos.Incluso entonces, falta aún un largo trecho hasta llegar a la decisiónde llevar a cabo una unión.Hacerse verLas personas con gran atractivo social desarrollan muy bien este puntoporque su magnetismo visual hace que todas las miradas se dirijanhacia ellas a su paso. El carisma es otra forma de llamar positivamente la atención. Lagente carismática irradia con anza e interés. La sexualidad puede ser otra forma de llamar la atención. Inclusopersonas relativamente poco atractivas pueden vestir prendas sexual-mente explicitas o realizar movimientos corporales sensuales parareclamar la atención. El poder, la fama o el estatus son otros reclamos. La gente «cono-cida», o que domina un grupo gracias a su estatus, suele llamar deinmediato la atención. Si usted no encaja en ninguno de los casos hasta ahora mencionados,es posible que para llamar la atención recurra fácilmente a tácticas másjuveniles, como reír escandalosamente a carcajadas y gesticular enfe-brecidamente, o bien adentrarse en un terreno más dudoso y vestirseo comportarse de una manera que haga entender que es una presafácil. Estas tácticas sirven para hacerse ver, pero recuerde que lo quepretende es llamar la atención por razones correctas. ~ 38 ~
  3. 3. La primera impresión es muy equiparable a una entrevista para unpuesto de trabajo. Sus habilidades, su comportamiento, su intelecto ysu personalidad pueden resultar más o menos creíbles, pero las sutilezasmás profundas sólo saldrán a la luz después, si consigue el puesto. Porlo demás, piense que puede quedarse fuera de la selección por llevaruna corbata inadecuada o sentarse como no es debido. En este escenario de la primera mirada deberá crear un impacto lobastante importante como para que la mujer u hombre por quien sesiente atraído perciba los primeros tentáculos de la atracción mutuao, como diría una novela romántica, «los primeros escalofríos de de-seo». En esta fase, donde sus habilidades van a tener que ser bastantegenerales, resulta relativamente sencillo doblar las probabilidades deser considerado atractivo utilizando unos cuantos trucos rápidos ysimples que se describen más adelante en este capítulo. De no aplicarestas técnicas, afronta usted el peligro de convertirse en un «excluidoinmediato».ExcluidosCuando buscamos pareja en un acto social, lo primero que hacemoses inspeccionar la sala en busca de objetivos potenciales. E inspec-cionamos también subconscientemente aun sin estar activamente deronda o cuando en estamos en una actividad que no es social, comoen el puesto de trabajo. Una mirada puede ser todo lo que necesitamos para realizar laprimera escabechina y borrar a los que consideramos merecen unaexclusión instantánea. Se trata de personas que nos parecen demasiadomayores, demasiado jóvenes, demasiado bajitas o del grupo sexual noindicado para nuestros gustos. Inicialmente seremos conscientes de supresencia y de su potencial no sexual, pero eso es todo. Las mujeres sequejan a menudo de quedar permanentemente excluidas a medida quese hacen mayores. Muchas a rman sentirse convertidas en personajesinvisibles en cuanto su aspecto físico va en declive. Normalmente, cuando nos hacemos mayores somos menos quis-quillosos y adquirimos una mentalidad más abierta que nos permiteir más allá de las primeras impresiones, independientemente de que ~ 39 ~
  4. 4. la otra persona encaje, o no, en nuestros esquemas mentales. Algo quepuede tener menos que ver con la recién descubierta madurez y máscon la falta de material dónde elegir. Cuanto mayores nos hacemosmás parejas potenciales desaparecen en brazos del matrimonio o de lasuerte más macabra. Sólo los muy jóvenes pueden permitirse disponerde amplios abanicos de posibilidades. Para seguir teniendo una oportunidad con alguien después de queesa persona le haya excluido en una reunión social, deberá in ltrarsede manera más sutil en su subconsciente, tal vez esperando a quese haya tomado un par de copas (momento en el cual su «listón»en cuanto a cualidades atractivas será mucho más negociable) ybuscando entonces un pretexto para iniciar una conversación en laque pueda exhibir habilidades de atracción más sutiles, como escu-char y irtear. El tiempo es un activo crucial. Si puede conseguirentablar conversación con la persona que le gusta y llevar a cabo latransacción que va más allá de la primera impresión, podrá recurrirentonces a habilidades más complejas para abrirse camino en su listade «parejas potenciales». Los excluidos no son en absoluto los perdedores. Cualquiera pue-de quedar excluido tanto por arriba como por abajo. Los hombresy mujeres demasiado guapos, o con mucho éxito, o con un estatusmuy alto, pueden también verse rechazados junto con los demasiadomayores, demasiado jóvenes, demasiado feos o del sexo que no toca.La gente busca algún tipo de similitud física. Y recuerde que tambiénbusca alguien que pueda considerarle a su vez similar a él o ella.Superar el primer obstáculoPara mejorar las posibilidades de superar el primer obstáculo es ne-cesario trabajar los factores de atracción social y conseguir el mejoraspecto externo posible, aunque de una forma que sea apropiada yrelativamente sutil. Llamar excesivamente la atención (un vestido rojo,un escote interminable, labios brillantes o paquetes abultados, vaquerosestrechos y un traje ceñido) puede excluirnos de entrada. Trabaje además las señales que denotan instantáneamente un tipoconcreto de personalidad. Una vez más, es posible empezar a apuntar algo ~ 40 ~
  5. 5. per lando una idea global. Por ejemplo, mucha gente se siente atraídahacia el optimismo y un carácter amigable, sincero y agradable.Cuerpo a cuerpoPara crear una atracción en el momento de la «primera impresión»deberá producirse una igualdad de comportamiento del cuerpo, unaempatía física o compenetración, la sugerencia de que ambos podríandisfrutar de lo lindo en la alcoba. Cada cuerpo tiene su propio ritmode movimiento. Este estilo de coreografía personal envía señales noorales a la pareja potencial que pueden sugerir, o no, compatibilidadfísica y sexual. Las señales físicas serán sutiles, pero con un elevadoimpacto sobre la respuesta obtenida. Combinadas con las impresionesque despierta la forma del cuerpo, estas señales ofrecerán a la parejapotencial potentes mensajes sobre la posible compatibilidad sexual. Llegada esta fase, la pareja potencial basará la valoración que haga desu personalidad y sexualidad en cualquiera de los siguientes factores: • Mirada. • Expresión facial. • Postura. • Gesticulación. • Peinado. • Olor. • Vestido. • Comportamiento espacial. • Tacto. Estos signos silenciosos son esenciales para la unión efectiva. Lasociedad nos ofrece pocas alternativas en lo que a conocer y empa-rejarse con éxito se re ere. Acercarse a un hombre o a una mujer enuna esta y explicarle a lo largo de las primeras frases de la conver-sación cuáles son nuestras preferencias sexuales, sería generalmente ~ 41 ~
  6. 6. considerado como un poco agresivo. Hacer saber a una persona quenos sentimos sexualmente interesados por ella exige sutileza, a menosque seamos muy jóvenes o estemos borrachos. Las probabilidades de resultar atractivo a la persona adecuada au-mentan en un setenta por ciento si estudiamos, mejoramos y ensayamosnuestro lenguaje corporal y nuestras técnicas de imagen. ¿Y eso cómo se hace? Bien, de entrada nos limitaremos a los temas más super ciales. Lamayoría de estas señales son muy, muy sutiles. Lo que haremos será de-sarrollar un conjunto básico de habilidades de «atención y atracción».La creación de un impacto instantáneo1. Plani que su vestimentaGenere una compenetración instantánea vistiéndose para encajar en elgrupo de gente entre el que su persona objetivo se mueve. ¿Recuerdaaquella escena de Grease en la que Olivia Newton-John aparece vestidacon guinga y encajes, con pantalones de Lycra, y a John Travolta lesalen los ojos de las órbitas? Tampoco es necesario engalanarse comoun retrato robot, basta con conseguir una imagen similar de modo queparezca más sencillo encajar en la manada de la potencial pareja. Si se trata de un grupo nuevo para nosotros, con una cultura demoda que desconocemos, lo mejor es seguir las reglas que respetaría-mos para una entrevista de trabajo: vestirse sin a rmar con ello nadaen concreto. Evite enseñar mucho hasta conocer bien el terreno. Noes necesario parecer blandengue, pero sí guardar en el armario lostrajes de rayas y los vaqueros descoloridos hasta que esté seguro dedar buena impresión con ellos.2. Plani que su entradaLos componentes de la manada siempre se vuelven para estudiar alrecién llegado. Forma parte de su instinto de supervivencia. Cuan- ~ 42 ~
  7. 7. do haga su entrada en esa esta o en ese bar, prácticamente todo elmundo se dará cuenta de ello, aunque parezca que no estén mirando.Antes de llegar a la puerta prepárese para hacer una buena entrada.Piense en la imagen que quiere proyectar. Estírese todo lo que dé sualtura. Eche los hombros hacia atrás y enderece la espalda. Concentretoda su energía en la zona del pecho y los hombros. Imagínese quesus pies otan por encima del suelo. Levante la cabeza para mantenerla barbilla tensa, aunque nunca levante la barbilla hasta el punto deparecer arrogante o distante.3. Olvídese de su historial amorosoCierto es que todos lo pasamos mal. Cuanto más mayores nos hace-mos, más historial amoroso tenemos. Romances rotos, matrimoniosfallidos, calabazas, desengaños, abandonos... hechos que afectan a todoel mundo. Lucir estas heridas de guerra, sin embargo, sólo sirve paradisminuir las probabilidades de encontrar alguien nuevo. Imagínese cómo se sentiría si en su vida amorosa no hubiese su-cedido nada malo, si nadie le hubiese abandonado nunca o le hubiesehecho una marranada. Piense en cuál sería su aspecto. Tendría una caraabierta a todo y sonriente, sin arrugas ni síntomas de preocupación.Podría mirar directamente a los ojos y esperar una respuesta positiva.Permanecería erguido y utilizaría gestos abiertos y positivos. Ahora observe su imagen en un espejo de cuerpo entero. Todo lo quele ha salido mal en la vida queda re ejado en su cuerpo y en su manerade moverse, traicionado al evitar el contacto visual directo, por las sonrisasnerviosas, por gestos cerrados y protectores, por la ansiedad. ¿Qué imagen supone más atractiva para los demás? ¿La de la personaherida o la de esa persona con ada y aparentemente ilesa? Las heridas de guerra aumentan a medida que envejecemos. Sesupone que las personas de más edad son amantes más considerados yexperimentados y que están libres de la carga que suponen los niñospequeños y las grandes deudas, pero pueden ser una verdadera pesadezcuando no callan explicando las muchas veces que les han partido elcorazón. Si la edad tuviera que enseñarnos algo sería a olvidarnos denuestra carga emocional y a aceptar las relaciones libres de las tris- ~ 43 ~
  8. 8. tezas del pasado. Arrastrarlas con nosotros complica la posibilidad deestablecer una buena relación. Cuando una primera cita termina conuno de sus protagonistas explicándole a un amigo: «Hablamos todala noche... pero yo no podía decirle nada», es seguro que la personaen cuestión pasó la velada hablando de corazones rotos, matrimoniosfracasados y comportamientos indignos.4. Adopte modelos a imitarSi las heridas de guerra son difíciles de borrar, o sus intentos de actuarcon mayor con anza resultan sólo en una sonrisa forzada y una miradade perro loco, le queda la alternativa de encontrar a alguien con quienclonarse. Como parte de su preparación para una noche de marcha, cie-rre los ojos e imagínese a quién le gustaría parecerse en ese momento.¿Quién dominaría con estilo y valentía la situación a la que está a puntode enfrentarse? ¿Quién sería considerado atractivo y memorable? Conocerá la fórmula si ha visto alguna vez el programa de televisiónLluvia de estrellas: un humilde y sencillo don nadie desaparece detrás deun telón y reaparece sonriente y saludando al público, a través de unanube de gas mostaza, imbuido en el estilo de la celebridad que hayaelegido. Este es el tipo de transformación que deberá llevar a cabo, sóloque sin la ayuda de hielo seco ni del departamento de maquillaje. Imagínese que se convierte en la persona elegida por usted. ¿Quéaspecto tendría y cómo actuaría? ¿Qué tipo de gestos utilizaría? ¿Cómocaminaría? ¿Qué diría su expresión facial? Las celebridades carismáticasno son precisamente conocidas por parecer nerviosas o ensimismadasal hacer su entrada en un lugar. Se mantienen con la cabeza bien altay sonrientes. Esas son las características que usted adoptará. Si es usteduna persona tímida le resultará más fácil «representar» el estilo de otro.Es como ponerse una máscara, le ayuda a sentirse desinhibido. Mu-chos actores son tímidos cuando son ellos mismos, pero son capacesde representar fácilmente a otra persona. El premio adicional que recibe esta estrategia es el efecto positivoque ejerce sobre las emociones subconscientes. Al actuar con mayorcon anza empezará también a sentirse mejor. Los movimientos delcuerpo tienen un fuerte efecto sobre nuestro estado de humor yemociones, como podrá ver en el capítulo dedicado a la con anza. ~ 44 ~
  9. 9. 5. Imagine...Que la vida se ha portado bien con usted. Que siempre ha tenido suer-te en el amor. Que jamás le han engañado, herido, insultado, plantado,divorciado, etc. Que sus hijos no le han insultado nunca. Así que... Respire hondo y suelte el aire. Enarque ligeramente las cejas y notecómo todas las arrugas negativas desaparecen de la cara. Parpadee lentamente y líbrese del miedo y de su mirada herida. Elparpadeo lento es una herramienta efectiva de atracción porque pro-porciona a su aspecto un efecto de cámara lenta, y en el cine siemprese utiliza la cámara lenta cuando el héroe clava los ojos en la mujer dela que va a enamorarse. Implica que ese momento queda congeladoen el tiempo. Piense en este efecto de cámara lenta y replíquelo en sulenguaje corporal. (No lo haga cuando corra o camine, sino acabaríapareciéndose más a Carros de fuego que a Love Story.) Sonría. Abra las manos... no es necesario que utilice los brazos amodo de barreras de seguridad. Siéntase lleno de energía, entusiasmoy optimismo. Imagínese que va vestido de Armani en lugar de ir de Zara. Imagínese que siempre tiene suerte. Imagínese que es famoso. Imagínese que la esta espera su llegada para empezar. Imagínese que entra en un lugar donde están todos sus mejoresamigos. Ajuste en consecuencia, entonces, su postura y su expresión facial.Dulci que la mirada. La mirada ja, de preocupación, muestra un as-pecto de dureza en lugar de suavidad. Haga su entrada como si acabarande contarle un buen chiste (no riendo a carcajadas, por supuesto). Si llega solo, pida a su an trión que le presente alguien interesante.Si llega con amigos, no se quede encerrado en un grupo. Diríjasedirectamente a algún asistente al acto y preséntense. La gente esperaque los grupos hablen de temas de interés común, y esto les haceparecer difíciles de penetrar. ~ 45 ~
  10. 10. Eche un vistazo al lugar, pero no lo haga mientras debería estarescuchando a la persona con quien está hablando. Esto podría hacerleparecer mal educado y engreído. Evite gesticular acicalándose mientrashabla. Tocarse o arreglarse el cabello podrían hacerle parecer arrogantey narcisista. Evite mostrarse falso cuando habla con los demás. Las risas exce-sivas y las sonrisas «sociales» estiradas le darán un aspecto de falta desinceridad. Evite gestos excesivamente relajados. No juguetee con lasjoyas, la corbata o la ropa. No se toque la cara. Si sujeta una copa, manténgala en alto o a la altura de la cintura.Si lleva bolso, no lo apriete contra su cuerpo. Muestre interés hacia la persona del grupo que esté hablando.Interacción socialCuando conocemos a una potencial pareja, deseamos averiguar doscosas: cómo se relaciona con los demás (su potencial social) y cómose relaciona con nosotros. Si ambas cosas son divergentes, nos sentimos más felices: queremospara nosotros una respuesta distinta a la que esa persona ofrece al restodel público. Por lo tanto, irtear con todos los presentes no es una cua-lidad que se perciba como encantadora y atractiva. El impacto del irteosólo será positivo si se reserva a una única persona. Disparar a diestro ysiniestro es mejor guardarlo para cuando se sienta decepcionado por al-gún motivo. Se utiliza para dar celos a la parte contraria de una relaciónexistente o recientemente nalizada, no para atraer a una nueva pareja.Posteriormente en el libro, trataremos técnicas efectivas de irteo. Todos estos consejos le servirán para resultar más atractivo. Si tienela sensación de que la persona a quien desea atraer no se ha percata-do de su presencia, pida al an trión o an triona que se la presente.Nunca intente llamar la atención con un comportamiento chabaca-no o excesivo y evite, especialmente, reír a grandes carcajadas. Estecomportamiento resulta contraindicado en hombres y mujeres decualquier edad. Lo sé... me ha pasado. Si le resulta difícil librarse deesta característica, conviértala al menos en algo más atractivo. ElizabethTaylor, por ejemplo, posee, por ejemplo, una risotada completamenteopuesta a su imagen visual, de ahí su encanto. ~ 46 ~
  11. 11. «La mirada»¡El gran momento! Aquél en que se establece el contacto visual conla persona que le gusta. En el caso de los hombres, la mirada puedeser más prolongada, ligeramente más audaz, como provocada por laincreíble belleza de esa persona. La mujer, debería echar una miradade un segundo para luego apartar la vista... aunque sólo un poco. Eltruco entonces consiste en volver a mirar, esta vez con una miradamás signi cativa y una leve sonrisa. Ahora bien, si éste le parece unestereotipo excesivamente sexista, cambie los papeles. Depende de us-ted. A mí, simplemente me cuesta imaginarme a Clark Gable lanzandomiradas coquetas y evasivas a Scarlett O’Hara, eso es todo. Como que no espero que el juego de miradas sea algo que lesalga a usted de natural, recomiendo practicarlo primero delante deun espejo. Piense que es el primer paso del baile y que, por ello, esesencial. Sea como sea, practique primero. Yo me suponía muy buenaen ello hasta que me miré en el espejo practicándolo y descubrí queestaba imitando la expresión de Alan Rickman en el papel de ProfesorSnape en las películas de Harry Potter (¡malévola!). Una vez haya conseguido atraer la atención y establecer la conexión,resístase a la tentación de informar de ello a los amigos que le acom-pañan, pues todos se volverían a la vez para mirar. Concéntrese, encambio, en su postura. Estire la columna vertebral intentando tocar eltecho con la cabeza. Respire hondo y suelte el aire lentamente. Entrebarriga, pero sin hinchar el pecho. Si es usted mujer, arquee ligera-mente la espalda y eche hacia atrás la cabeza un segundo, exhibiendoel cuello. (Si, ya sé que lo del cuello y lo de la parte interior del bra-zo aparece en todos los libros dedicados al arte del ligar, y prometono mencionar la suave piel blanca del antebrazo, pero el gesto que heindicado con el cuello funciona, lo prometo. Los hombres lo consi-deran de buena educación, aunque lascivo.) Participe siempre en la conversación del grupo, trate de no pare-cer desplazado. Muéstrese animado, pero recuerde que acaba de sermentalmente desnucado por ese dios o diosa del amor que acaba devisualizar.Vuelva a mirar. Sonría. Que sea una sonrisa que esconda unamirada secreta, no enseñe los dientes, sino una mirada cálida. No coma a menos que se sienta tremendamente con ado. Cuando es-tamos bajo presión, dominamos mal la boca. Sorba, no trague, su bebida. ~ 47 ~
  12. 12. Si es usted un hombre joven, resístase a la tentación de fanfarronear.No lance al aire los posavasos de la cerveza ni coma cacahuetes ences-tándolos en la boca. No juegue a peleas con los amigos. Las chicas loconsideran una tontería, nada que ver con heroicidades. (Resista, porfavor, caer también en estas tentaciones si es un hombre maduro.)¿Masculino o femenino?¿Existen papeles establecidos en esta fase del compromiso? ¿Es nece-sario que los hombres sean los que se dedican a lanzar miradas y lasmujeres a apartar la vista? Los papeles tradicionales son esos, probablemente originados enuna época en la que las mujeres eran, también, más pasivas en el sexo.He visto a mujeres pasarse tremendamente acosando a hombres de unmodo que habría obligado a sus abuelas a recurrir a las sales. En cierto sentido, el debate de quién hace qué viene básicamenteestablecido por la pregunta de quién busca qué. El hombre que buscauna mujer más tradicional, caerá probablemente en la rutina de subirlelos colores a la joven virgen. El hombre que pre era ser menos do-minante puede quedar igualmente encantado por la mujer que tomela iniciativa. Y lo mismo aplica a las mujeres. La mujer que desee unhombre fuerte y duro se derretirá ante la mirada falta de pasión yapartará la vista una y otra vez. Y se producirá un cambio de papelessi se decanta por un tipo más «mono» o «tímido».Señales de poderSostener instantáneamente la mirada demuestra que usted, de un modou otro, ha seleccionado al receptor de su mirada entre la multitud.Y autoriza el avance hacia la siguiente fase: una de las partes tieneque iniciar la conversación. La señal es vital, debe ser enviada y de-vuelta, de lo contrario la relación jamás pasará de la fase inicial, sobretodo cuando el encuentro se produce en un lugar lleno de personasrelativamente desconocidas. Este momento del proceso implica también la introducción deseñales de poder. Uno de los dos ha quedado ya de nido como do-minante. Cuanto más agresiva sea la primera aproximación (un aullidode lobo, un guiño, una mirada maliciosa) y más sumisa la respuesta(sonrojo, sonrisa nerviosa, apartar la vista), con trazo más rme que-darán marcadas las líneas del estatus aparente. ~ 48 ~
  13. 13. Rechazos instantáneosSi, he realizado una encuesta al respecto. ¿Qué tipo de lenguaje cor-poral rechaza usted al instante? Pregunté tanto a hombres como amujeres. Lo que ambos sexos presentaron en común fue un entusiasmoabrumador en cuanto a ofrecerme información. Todos se lo pensaronun momento y sonrieron acto seguido antes de que empezaran a sur-gir las ideas. Si hacían una pausa, era únicamente para cobrar mayorvelocidad. De vez en cuando, las sonrisas se esfumaban para dar pasoa rabia auténtica o una sensación de disgusto. Este es el lenguaje corporal que más odian las mujeres en loshombres: • Exhibiciones de la entrepierna (sentados o de pie con las piernas separadas). • Excursiones por el trasero (rascarse las cercanías de la raja del trasero, sobre todo en plena conversación). • Tocarse los granos. • Frotarse la entrepierna. (A Michael Jackson no le sirvió de nada. Ni tan siquiera a Robbie Williams. Lo hacen también los futbolistas. Parece como si sufriese urticaria o algún tipo de enfermedad de transmisión sexual. No excita en absoluto.) • Abalanzarse sobre la mujer al hablar. • En un entorno de oficina, recostarse en la silla con las manos detrás de la cabeza y los pies encima de la mesa. • Hablar con la boca llena. • Las sonrisas presuntuosas. • El ruido de la calderilla en el bolsillo. • Mirar por encima de las gafas de sol. • Llevar las gafas de sol en la cabeza. • Toquetearse el pelo constantemente. • Mover las piernas sin parar. • Hacer sonar los nudillos. • Admirarse en el espejo. • Mirar otras mujeres. • Sorber por la nariz. • Eructar. Y esto es lo que más odian los hombres en las mujeres: • Comportarse como un hombre. ~ 49 ~
  14. 14. • Gestos posesivos o de acicalamiento (sacar un pelo de la chaqueta o sacudirse la caspa) delante de los demás. • Tocar constantemente el brazo del hombre al hablar. • Llevar falda corta y tirar constantemente de ella para bajarla. • Permanecer de pie con las piernas separadas y las manos en las ca- deras. • Estar siempre de brazos plegados. • Gesticular en exceso. • Piernas y brazos cruzados. • Toquetearse el sujetador. • Apoyarse en la barra con la mirada perdida mientras el hombre va pagando las copas. • Sonrisas sarcásticas. • Bostezar. • Risas falsas. • Morderse las uñas. • Un escote excesivo. Así que ya lo sabe. Puede que no esté de acuerdo con todos lospuntos mencionados, pero recuerde: los sentimientos de los demás nopueden discutirse. La imagen y el impacto no son temas negociables.Si lo que desea es impresionar, deje de practicar todas las actitudesque acabamos de mencionar.Pasos siguientesDespués de superar estas primeras y vitales fases, pasaremos a nego-ciaciones emocionales y sexuales más profundas. Es el momento enque las señales sexuales se tornan más sutiles y más concretas. Paracomprender estos pasos es necesario comprender mejor los procesosdel lenguaje corporal. Necesitará además a anzar niveles más profun-dos de con anza y autoestima, porque las señales que usted emita ysu capacidad de leer las que le envíen los demás deberán extendersemás allá de la super cialidad. Esta es la razón por la cual los dos ca-pítulos siguientes se centran en el lenguaje del cuerpo y la con anza. ~ 50 ~

×