• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Secuestros En El Magreb (I)
 

Secuestros En El Magreb (I)

on

  • 531 views

Primera parte del informe sobre las consecuencias de los secuestros en el tráfico de aduanas en el Magreb

Primera parte del informe sobre las consecuencias de los secuestros en el tráfico de aduanas en el Magreb

Statistics

Views

Total Views
531
Views on SlideShare
529
Embed Views
2

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

1 Embed 2

http://www.linkedin.com 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Secuestros En El Magreb (I) Secuestros En El Magreb (I) Document Transcript

    • Secuestros en el Magreb (I): La vulnerabilidad de las fronteras frente al terrorismoÁlvaro Vicente Palazón31/03/2012 1
    • 2
    • Índice 1. Identificando el escenario…………………………………………………………………………... 41.1. Factores demográficos y económicos. Los motivos de la presencia extranjera en el Magreb.……. 41.2. Factores políticos. ¿Cuál es el estado de las relaciones intramagrebíes?........................................ 51.3. Presencia extranjera en El Magreb……………………………………………………………………………………….…….. 61.4. Bibliografía……………………………………………………………………………………………………………………………….... 7 2. Identificando la amenaza…………………………………………………………………………….. 82.1. ¿Cuáles son los actores terroristas en el Magreb?........................................................................... 82.2. La amenaza y la acción…………………………………………………………………………………………………………………92.3. El secuestro de extranjeros…………………………………………………………………………………………………….…. 122.4. Bibliografía………………………………………………………………………………………………………………………………… 13 3. Las zonas de riesgo en el Magreb………………….…………………………………..……….. 143.1. Distribución del riesgo en el mapa magrebí………............................................................................. 143.2. Las conexiones entre el Magreb y el Sahel…………..……………………………………………………………….………153.3. Bibliografía……………………………………………………………………………………………………………………………….… 15 4. Las fronteras del Magreb………..…………..………….…………………………………..……….. 174.1. ¿Cómo están definidas las fronteras en la región?........................................................................... 174.2. La atención internacional sobre las fronteras……………………………………………………………………….………184.3. Bibliografía………………………………………………………….............................................................…………... 19 5. El Control de fronteras en el Magreb…….……….…………………………………..……….. 205.1. Sistema de control de fronteras en el Magreb……............................................................................ 20 3
    • 1. Identificando el escenario1.1. Factores demográficos y económicos. Los motivos de la presencia extranjera en el Magreb.El extremo más occidental del mundo árabe y musulmán es el Magreb, región al norte de África que abarcacinco países (Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Mauritania), a falta de definir el estatuto que corresponda alSáhara occidental, que Marruecos se anexionó unilateralmente en 1975. Al margen de las relaciones que España siempre ha mantenido con la orilla sur del Mediterráneo pormotivos históricos y de proximidad1, un acontecimiento en especial ha dirigido la atención de Occidentehacia el Magreb: la amenaza sobre sus intereses en el territorio y, en especial, el secuestro de ciudadanosextranjeros. A menudo son turistas, pero los hay también diplomáticos, cooperantes, empresarios ytrabajadores. ¿Qué hace que en el Magreb coincidan los empresarios de las compañías más poderosas del mundo y loscooperantes más preocupados por las crisis humanitarias? Para empezar, podríamos interpretar la presencia extranjera como el síntoma de la incapacidad de losgobiernos locales para dar respuesta a las necesidades básicas de su población, así como para controlar elterritorio y gestionar los recursos propios, pero es también fruto de los intereses económicos que hagenerado la región y de otras actividades en que se ven involucrados ciudadanos extranjeros, como elturismo. Sin olvidar el importante factor político que explica la instalación de cuerpos diplomáticos y lasdecisiones sobre el despliegue de fuerzas armadas y de seguridad. Los problemas más graves que padece el Magreb son, sin lugar a dudas, una tasa de desempleo elevada(alarmante en el caso de los jóvenes y las mujeres), la vulnerabilidad al incremento del precio de losalimentos y al del gas y del petróleo (por la dependencia económica respecto del sector de loshidrocarburos), la escasez de agua y las carencias del sistema público. Una media del 22% de la poblaciónvive hoy por debajo del umbral de la pobreza, pero no puede pasarse por alto que esta cifra oculta undramático 40% en el caso de Mauritania2. Pero la crisis más preocupante en la región es humanitaria y se concentra en áreas comprometidas porconflictos territoriales. Con una mayoritaria composición étnica de árabes-bereberes, en el Magreb vivenvarios grupos tribales que reclaman la autonomía del territorio que ocupan en puntos del norte (tribusbereberes) o en las zonas desérticas de Mauritania con la frontera de Mali (tuaregs rebeldes). Otrosconflictos como el del Sáhara occidental han acabado adquiriendo dimensiones regionales por la implicaciónde países como Mauritania o Argelia, además del principal actor; Marruecos. La crisis ha provocado eldesplazamiento de más de 200.000 saharauis hacia los campos de refugiados instalados en el suroeste deArgelia, en la provincia de Tinduf. El conflicto del Sáhara ha provocado además la primera víctima españolaen manos de un grupo terrorista en el Magreb. El cabo Brahim uld Alamin caería el 30 de septiembre de1973 en una emboscada del Frente POLISARIO3. Otras situaciones excepcionales han exigido a la comunidad internacional mayor implicación. Porejemplo, los fuertes terremotos que han tenido a Argelia como epicentro (2003, 2010) o las prolongadassequías y las plagas de langostas que en 1999 y en 2005 obligaron a concentrar esfuerzos en Mauritania,declarada en situación de emergencia alimentaria por la FAO. No obstante, algunos indicadores revelan una notable diferencia del Magreb en comparación con elresto de África. La primera línea del continente concentra niveles de desarrollo humano superiores a los delresto de países, definiendo claramente una brecha con su entorno más próximo; el Sahel. Y esto lo acusanotablemente Mauritania, país bisagra entre el África árabe y el África negra con unos registros que estánmás cerca de ésta última que de una región más emparentada con Oriente Medio.4 1 El Ministerio de Exteriores reconoce el norte de África como “uno de los pilares fundamentales de la política exterior de España”. 2 Datos obtenidos de The World Factbook. 3 SEGURA I MAS, A. (2001): Página 434 Datos obtenidos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 4
    • Los movimientos migratorios hacia el Magreb han alcanzado una entidad considerable, provocados en lamayoría de los casos por los conflictos en el África subsahariana. El número de desplazados ha aumentadonotablemente en los últimos años y hoy existen campos de refugiados en prácticamente todos los países delMagreb. Ha sido a menudo en estos campos donde cooperantes y personal de ayuda para el desarrollo sehan visto sorprendidos por la actividad terrorista. A pesar de la suerte que ha corrido, el Magreb es una región rica en recursos. Sobre todo petróleo,concentrado en Argelia y Libia, pero también minerales metálicos y no metálicos, y reservas pesqueras. Laexcesiva dependencia respecto de los hidrocarburos explica una escasa diversificación económica y unarigidez del mercado laboral que no han logrado salvar las cifras del desempleo. Especialmente entre unapoblación muy poco cualificada, con tasas de matriculación en educación superior que rondan el 20% y unamedia de alfabetización no mayor del 65%. Esto explica que las empresas nacionales, especialmente en laindustria petrolífera y del gas, cuenten a menudo con empleados de nacionalidad extranjera. La participación foránea en el sector de los hidrocarburos se ha venido dando desde sus orígenes,cuando los territorios no eran sino colonias europeas y no tenían el suficiente capital ni las infraestructuraspara su desarrollo. Pero luego de las independencias y la adopción de gobiernos de corte socialista se inicióla nacionalización de esta industria. Hoy la explotación corresponde a compañías nacionales (NOC), pero conuna imprescindible ayuda extranjera que permite mantener la capacidad de producción y la innovación en elsector.1.2. Factores políticos. ¿Cuál es el estado de las relaciones intramagrebíes?La ola de revueltas populares que se inició en enero de 2011 con la caída en desgracia del dictador tunecinoBen Alí desafió la que era la realidad política en el Magreb: anulación de la participación popular, existenciade partidos únicos, imposición del laicismo para reprimir el islamismo… Las revueltas habían sido pacíficas enTúnez, pero la sangrienta represión del General Gaddaffi sobre la población libia inspiró una resolución de laONU que permitió la intervención de la OTAN y, con ello, la presencia de contingentes militares extranjeros.No tardó Argelia en denunciar la injerencia como una amenaza para su seguridad nacional, temiendo tráficode armas y movimiento de grupos terroristas de la región del Sahel5. A pesar de las similitudes de fondo, las diferencias políticas entre los cinco estados han venidoimpidiendo cualquier acuerdo en el Magreb. Cuando los países de la región idearon en 1989 una unión económica bajo el nombre de Unión delMagreb Árabe (UMA) no estaban pensando tanto en estrechar los lazos entre ellos como en ayudarse paraenfrentar juntos las negociaciones con la Comunidad Económica Europea. El proyecto, hoy activo, no tardóen dar muestras de fracaso. Las relaciones entre los estados han estado marcadas por una alternancia entreconflictos y conciliaciones por diferentes motivos: nacionalismos exacerbados, discrepancias ideológicas,incompatibilidad de tipos de regímenes y de sistemas de valores políticos, negativas a ceder competencias… El diálogo en la región quedó también paralizado por varios conflictos fronterizos: no reconocimiento deMauritania por parte de Marruecos, el Sáhara occidental, la intervención de Libia en Chad… Y, en especial, elcierre de la frontera entre Marruecos y Argelia en 1994 tras el atentado en Marraquech atribuido aislamistas argelinos6. Las revueltas han provocado a su vez el hermetismo de los países que han logradoaplacarlas y que tratan de evitar el contagio democratizador que suponen los ejemplos tan cercanos deTúnez y de Libia. Las diferencias políticas entre los Estados son profundas, pero no más que las de carácter económico:poca complementariedad económica, diferencias de desarrollo… han impedido una unión aduanera quepermitiera el desarrollo de los intercambios horizontales en varios sectores (minería, energía, transportes,telecomunicaciones…) e hizo fracasar el intento de la Unión Europea de negociar un área de libre comerciocon el Magreb en 1990. En ese estado de las relaciones intramagrebíes resulta complicado prever el grado de cooperaciónantiterrorista que puede esperarse entre las diferentes diplomacias. El relevo político que se ha producido5 NOUL BIN ANTAR, A. (2011): Página 56 Atentado en el que dos turistas españoles fallecieron y uno más resultó herido. 5
    • en muchos de los países a raíz de la “Primavera árabe” aumenta si cabe el desconcierto en el Magreb. Si bienno ha sido posible la unidad política, la UMA es el principal bloque integrador de la región al margen de lasotras organizaciones supranacionales en las que también participan los cinco estados, como la Liga árabe ola Unión Africana (a excepción de Marruecos).1.3. Presencia extranjera en El MagrebDe ninguna manera podría afirmarse que la amenaza contra ciudadanos e intereses extranjeros en elMagreb es un fenómeno reciente. Los grupos terroristas de la región anunciaron hace mucho tiempo quedespués de los regímenes locales, el mayor enemigo es Occidente. Sin embargo, las acciones se han vistomultiplicadas en la última década, afectando a empresas e industrias, establecimientos turísticos, edificiosdiplomáticos y también a los ciudadanos que se encuentran en el territorio a través del secuestro. Pero conviene ajustarse a los datos para evaluar el grado de implicación extranjera en la región. Paraempezar, la política exterior de Europa y, en especial, de España siempre ha considerado la costa sur delMediterráneo como uno de los destinos prioritarios de la ayuda para el desarrollo. Según los últimos datospublicados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el número deONG’s en la región supera el centenar, excluyendo a Libia de su actividad. El mayor despliegue decooperantes españoles se ha venido dando en Marruecos (70 ONGD trabajan hoy en el país), el SáharaOccidental (25) y Mauritania (13). El esfuerzo es mucho menor en Túnez y Argelia, con la presencia de 7organizaciones en cada país7. La ayuda europea, sin embargo, ha cubierto las principales carencias de lacooperación española, centrando su actividad de los últimos años en Libia y Argelia. Precisamente esteúltimo país, junto con Mauritania, ha sido el escenario de la mayoría de los secuestros de personalcooperante español y europeo en la región. Siempre reacia a la presencia extranjera en su territorio, Argelia ha rechazado a menudo la ayuda deONGs y niega la principal posibilidad norteamericana de instalar una base militar en la región. La diplomaciaestadounidense tampoco ha logrado convencer a Libia y a Marruecos. En este último país, sin embargo, síexiste un acuerdo con las autoridades españolas para abrir un centro de cooperación policial. Pero fuerzasde seguridad internacional sí están presentes, al menos, a través de INTERPOL, al igual que otros organismoscon delegaciones en el territorio como la UNESCO. En el caso de España, además, cabría añadir la soberanía de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla,reclamada por Marruecos, que implican un mayor despliegue de fuerzas de seguridad en el Magreb enrelación a otros países europeos. Marruecos es, no obstante, el principal aliado de España al otro lado del Estrecho. La mayoría de losnegocios españoles que se han abierto en el Magreb se concentran en ese país, si bien existe gran dificultadpara conocer el volumen de empresas nacionales en tanto que los datos oficiales se mueven entre las 300 ylas 5008. Sin embargo, en cuanto a inversión extranjera el principal destino en la región es Túnez. La participación extranjera más notable en el Magreb procede de empresas del sector energético yextractivo. En Marruecos están presentes dos de las compañías más importantes de nuestra economía,Endesa y Abener, filial de Abengoa, mientras en Libia y Argellia se han hecho un hueco las petroleras Repsoly Cepsa. El gas también ha estrechado los lazos entre las dos orillas del Mediterráneo con la construcción delgasoducto Europa-Magreb que permite el transporte del gas argelino hasta Europa a través de Marruecos.La concesión de la explotación de los recursos del país a empresas extranjeras fue condenada expresamentepor Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI en adelante), principal grupo terrorista en la región, queamenazó con atentar contra el gobierno de Argelia9. Y a todo esto, debemos hablar de uno de los pilares económicos del Magreb: el turismo. Con la llegadade más de 18,7 millones de turistas al norte de África en 201010, Túnez y Marruecos son los principalesdestinos de la región. Los turistas proceden en su gran mayoría de Europa (Francia, España, Italia y Reino7 Según la CONGDE (Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales Españolas).8 HERNANDO DE LARRAMENDI, M. y MAÑÉ ESTRADA, A. (2009): Página 2179 ALVARADO ROALES, D. (2010): Página 7010 Datos de World Tourism Organization (UNWTO) © 6
    • Unido) y han sido uno de los más afectados por la inseguridad de la región. Los terroristas han situado entresus objetivos a instalaciones hoteleras, emplazamientos turísticos y a importantes eventos como el RallyDakar. Los últimos datos conocidos indican, sin embargo, un fuerte descenso en la llegada de turistas (-15%)provocado, no tanto por la amenaza del terrorismo islamista como por el estallido de la “Primavera árabe”. No podemos olvidar un dato que aunque menor no es menos relevante; el número de extranjeros queresiden en el norte de África. Nuevamente es Marruecos el país con mayor presencia nacional, con algo másde 7.000 españoles residentes en 2008, pero allí la población europea no es tan importante como en suspaíses vecinos. Los extranjeros son una minoría social en Túnez (unos 100.000 europeos), al igual que enArgelia (algo menos del 1%, también europeos), pero tienen una presencia considerable en Libia (cerca del3%, europeos además de turcos, indios, egipcios…)11. La representación internacional en el Magreb la ejercen los cuerpos diplomáticos en embajadas yconsulados que han sido objetivo habitual de atentados, especialmente en Mauritania (contra las embajadasde Israel y Francia). Ya sea por un motivo u otro, la presencia española y europea es considerable en la región, donde suseguridad no está plenamente garantizada. Pero además, el difuso estatuto de Mauritania, a medio caminoentre el Magreb y el Sahel, ha propiciado que algunas de las actividades cometidas contra extranjeros enesta última región involucren también a la primera. Así, muchos de los extranjeros que han permanecido opermanecen retenidos en Mauritania por grupos terroristas no fueron secuestrados en este país sino enotros como Malí, Níger y Burkina Faso. También ha ocurrido a la inversa. La permeabilidad de las fronterasse revela como un fenómeno preocupante, añadido al riesgo ya propio de la región. Su estudio ocupará lassiguientes páginas.1.4. Bibliografía - ALVARADO ROALES, D. (2010): La Yihad a nuestras puertas. Editorial Foca. Madrid. - CARRANCIO, M. (2005): La Unión del Magreb árabe. Condicionantes internos y externos de la opción integracionista regional. Universidad de Rosario. Argentina. - HERNANDO DE LARRAMENDI, M. y MAÑÉ ESTRADA, A. editores (2009): La política exterior española hacia el Magreb. Actores e intereses. Editorial Ariel. Barcelona. - MORÉ, I (2005): El Magreb no atrae inversiones españolas. Afear/Ideas. - NOUL BIN ANTAR, A. (2011): Inter-Maghreb relations: “Revolution” deepen differences. Al Jazeera Centre for Studies. - SEGURA I MAS, A. (1994): El Magreb: del colonialismo al islamismo. Barcelona. Universitat de Barcelona. -(2001): Más allá del Islam. Políticas y conflictos actuales en el mundo musulmán. Madrid. Alianza Editorial. - SUBREGIONAL OFFICE FOR NORTH AFRICA (2006): Economic and Social Conditions in North Africa: A Mid-Decade Assessment. - THE WORLD BANK (2010): Economic Integration in the Maghreb. Washington D.C.11 Datos obtenidos de The World Factbook. 7
    • 2. Identificando la amenaza2.1. ¿Cuáles son los actores terroristas en el Magreb?Casi siempre, para explicar de qué manera el terrorismo islamista ha logrado establecer redes en todo elmundo musulmán (y no musulmán) solemos remontarnos hasta 1978, año de la invasión soviética aAfganistán. Miles de jóvenes musulmanes abandonan sus países rumbo al territorio ocupado con la promesade convertirse en muyahidines en defensa del Islam. La caída del muro de Berlín precipita la retirada de lastropas soviéticas, poniendo fin a la contienda aunque no así a la presencia de fieles extranjeros enAfganistán. Algunos de estos combatientes deciden seguir desplegados en el país para comprobar suevolución. Las otras dos opciones para los combatientes fueron sumarse al proyecto de coordinación demuyahidines liderado por Osama Bin Laden desde 1988, conocido como “la base” (Al Qaeda), o bien regresara sus países de origen para iniciar allí una nueva ofensiva contra los poderes contrarios a la aplicación másrigurosa del Islam. La desmovilización incrementaría el número de miembros de algunas organizaciones ya formadas enel Magreb pero, sobre todo, propiciaría la aparición de nuevos grupos terroristas. En Marruecos, cerca de uncentenar de “árabes afganos” fundarían el Grupo Islámico Combatiente de Marruecos (GICM). A ellos se lesunirían muchos marroquíes de la diáspora de Europa occidental. En Libia, fundarían en 1995 el GrupoIslámico Combatiente Libio (GICL), y en Túnez harían lo propio con el Grupo Islámico Combatiente Tunecino(GICT). De estos grupos se sospecha además que cuentan con células en países de Europa que podrían estardetrás de los grandes atentados que han tenido lugar en los últimos años en el continente (11M, 7J). Argelia sería, sin embargo, el país del que procedería el mayor número de muyahidines magrebíesen Afganistán. Cerca de 3.000 llegaron a Oriente Medio entre 1980 y 1991. Esta última fecha no solosignifica el final de la Guerra de Afganistán, marca también el inicio de una Guerra civil en Argelia entre elgobierno del Frente de Liberación Nacional (FLN), que se resiste a abandonar el poder después de su derrotaen las elecciones, y el Frente Islámico de Salvación (FIS), partido islamista vencedor de los comicios eilegalizado posteriormente. La llegada de muyahidines argelinos no propiciaría un nuevo grupo terroristasino que vendría a radicalizar el ya de por sí violento FIS, propiciando un año después la formación delEjército Islámico de Salvación (EIS), brazo armado del FIS. Ese mismo año se funda a partir de la unión devarios ex miembros del FIS, el Grupo Islámico Armado (GIA). Durante años, ambos grupos atacaronviolentamente a la población argelina e incluso cometieron atentados en Francia. Aunque compartíanobjetivos, existió una fuerte rivalidad entre ambos a causa de las numerosas muertes de población civil queprovocaron los atentados del GIA. La rivalidad no remitió hasta la disolución del EIS en 1997. Un añodespués, varios miembros del GIA definirían una línea crítica con las muertes civiles, que estaban generandogran rechazo entre la opinión pública, y fundan una escisión; el Grupo Salafista para la Predicación y elCombate (GSPC). El principal emir del GSPC, Abdelmalek Drukdel, que había pasado por las filas del FIS y del GIA,liderará el proceso de asociación entre el grupo argelino y Al Qaeda. A diferencia del GIA, el GSPC se habíamostrado preparado para actuar fuera de las fronteras de Argelia. Su primera acción en el exterior seproduce en junio de 2005 contra un cuartel militar en Lemguiti (Mauritania), no muy lejos de la frontera conArgelia y Malí. Dos interpretaciones han encontrado los servicios de inteligencia a aquella primera operación(operación Badr) en el extranjero. Se ha vinculado, primero de todo, con la visita que unos días antes hicierael ministro de asuntos exteriores israelí al país. Se ha hablado también de la operación que tiempo atrásllevaron a cabo las fuerzas de seguridad mauritanas contra un grupo de muyahidines que regresaba trasentrenarse bajo las órdenes del GSPC. El acto le valdrá la felicitación personal de Ayman al Zawahiri, hoy número uno de AQ. Pronto, en elseno del GSPC se abre un debate en torno a la idea de internacionalizar el terrorismo o mantener el foco deactuación en Argelia y áreas próximas al país. Aunque se impone la primera tesis, AQMI mantendrá el fuerte 8
    • vínculo del GSPC en Argelia. La cifra de atentados lo evidencia, siendo hoy Argelia uno de los 20 países máscon mayor frecuencia de atentados12. La afinidad entre ambos grupos empieza a estrecharse a partir de aquel atentado. La promoción deuna filial de Al Qaeda en el Magreb (más tarde, AQMI) no solo permitirá extender las fronteras de su yihadsino también vincular a ella las otras organizaciones terroristas de la región. Si AQ y el GSPC oficializan sufusión a finales de 2006 (aunque el cambio de nombre no se produce hasta el 24 de enero13), unos mesesdespués el anuncio lo harán el Grupo Islámico Combatiente de Marruecos (GICM), el Grupo IslámicoCombatiente Libio (GICL) y el Grupo Islámico Combatiente Tunecino (GICT). Grupúsculos poco organizados enMauritania, Malí y Níger se acogen también a la fusión con AQ. No es solo un cambio de nombre y siglas. El GSPC adopta pronto las formas y medios de Al Qaeda.Por ejemplo, empieza a reivindicar sus atentados en medios de comunicación, revelando el nombre de losterroristas y los medios con los que se ha llevado a cabo el atentado. También introduce el coche bomba, deescaso uso hasta el momento. El discurso además adopta rápidamente dimensiones regionales e inclusointernacionales. El objetivo es instalar un califato con un poder que se haría extensivo sobre todos losmusulmanes. AQMI cree en la posibilidad de imponer el califato primero en África del Norte, y luegoextenderlo al resto de países fieles al Islam. En realidad, con la fundación de AQMI se consolida la internacionalización del terrorismo en laregión siguiendo tres niveles diferenciados. El primer nivel abarca el marco de la propia región, en la que seproduce fácilmente la movilidad de los terroristas para perpetrar atentados, entrenarse en los camposhabilitados, buscar financiación y reclutar nuevos miembros. El segundo nivel de la internacionalizaciónfacilita el envío organizado de muyahidines a otras países musulmanes donde también está teniendo lugar layihad (Irak, regiones del Caucaso…). El tercer nivel articula las células terroristas fundadas especialmente enEuropa. Sin embargo, muchos grupúsculos radicales en países del Magreb quedan fuera de la órbita delAQMI. En Marruecos varios de estas organizaciones se mantienen en base al pillaje y, aunque carecen de unproyecto político, pueden unirse para perpetrar un ataque. Son responsables de muchos de los atentadossuicidas en el centro de ciudades como Casablanca o Marraquech, en los que también han muerto decenasde turistas. El Magreb en su conjunto se ve enfrentado por vez primera a un terrorismo organizado, con grandesprogresos en cuanto a los medios técnicos y la capacidad de acción, coordinado en distintas células, conmayor letalidad. En los ocho años que van desde el inicio de la guerra de Afganistán hasta finales de 2009, elMagreb había sufrido 799 atentados terroristas. El 96% de estos tuvieron lugar en Argelia; 770 actos frente alos 18 en Mauritania, 7 en Marruecos, 3 en Túnez y 1 en Libia. Sin embargo según Visions of Humanity, elriesgo que existe de atentados terroristas es mayor en Mauritania (5/5) que en Argelia (4/5), Marruecos yLibia (3/5) y Túnez (2/5).2.2. La amenaza y la acción.Siguiendo estrictamente el criterio del Departamento de Seguridad de los Estados Unidos, debemosentender como “ciudadano extranjero” a todo individuo extranjero que se encuentra en el territorio y nocumple funciones gubernamentales o militares. De este modo, los ataques contra soldados y diplomáticosoccidentales no pueden ser incluidos en este trabajo, no así funcionarios públicos de las delegaciones de losgobiernos14. Mientras los segundos han sido un objetivo habitual de los secuestros de los terroristas, losprimeros han estado escasamente presentes en la región en los últimos años, con la excepción de laintervención de la OTAN en Libia en el año 2011. Las acciones contra ciudadanos extranjeros tardan en producirse en los países del norte de Áfricarecién independizados. Después de un periodo convulso que condujo a los procesos descolonizadores, losatentados contra ciudadanos e intereses extranjeros experimentan un fuerte descenso. 12 REINARES, F. (2012) 13 ECHEVARRÍA JESÚS, C. (2008) 14 UNITED STATES DEPARTMENT OF STATE (2010): Reports on Terrorism: Pág. 252. 9
    • Hasta los ochenta no se perpetrarían en Túnez, independizada en 1957, los primeros atentadoscontra intereses turísticos. Muchos de estos actos serían atribuidos a Harkat Ennahda. En 1993, el GIAempieza a atentar contra extranjeros en Argelia (una docena de víctima entre españoles, rusos, franceses,italianos y croatas). Un año después tiene lugar el primer atentado con victimas foráneas en Marruecos. Unhotel de Marraquech es el escenario de un violento ataque en el que fallecen dos turistas españoles y unafrancesa queda malherida. La sequía de atentados en los años siguientes le valdría a Marruecos laconsideración de “excepción” dentro de un Magreb cada vez más hostil hacia los extranjeros. Además del ataque al turismo, uno de los principales sostenes económicos en la región, los gruposterroristas actúan contra trabajadores extranjeros en industrias fundamentales como el petróleo y el gas. Amenudo, utilizan explosivos contra los autobuses que trasladan a los empleados. El 10 de diciembre de 2006,el todavía GSPC atacó a los trabajadores de la empresa argelo-americana Brown and Root Condor (BRC),resultando muertos un argelino y un libanés. Fue el primer atentado de AQMI contra trabajadoresextranjeros15. Unos meses después, las víctimas son los obreros rusos de la empresa Stroitransgaz,encargada de la instalación de tuberías para el transporte de gas en Ain Denla, al oeste de la capital. Otras acciones se han dirigido instituciones internacionales, como la que tuvo lugar en diciembre de2007, cuando AQMI atentó contra la oficina de las Naciones Unidas en Argel y un año después contra laembajada israelí en Nuakchot. Los dos actos fueron para Drukdel, el emir de la organización, un gesto degran significado anti-Occidental. En una grabación se referiría de esta manera a aquellos atentados: “Elgobierno argelino correrá la misma suerte que la sede de la ONU, la sede de INTERPOL, la embajada de Israelen Nuakchot y los rehenes alemanes y austríacos”. Aunque el yihadismo lleva tiempo considerando ciudadanos e intereses extranjeros como parte desus objetivos y ha encontrado múltiples formas de golpear a Occidente (bien sea en los propios paísesoccidentales o contra sus intereses en el Magreb), el nivel de alerta está en su máximo nivel desde principiosde siglo. De un tiempo a esta parte, se han incrementado las menciones a países occidentales en los videos ycomunicados de los grupos terroristas de la región. La fusión de todos ellos bajo el paraguas de AQMIprovocaría que las amenazas contra los gobiernos de la región (el “enemigo cercano”) hayan sido relegadaspara priorizar el ataque contra países occidentales (el “enemigo lejano”). Un análisis de los discursos del GSPC y de AQMI durante el periodo que envolvió el proceso de fusiónrevela cómo el terrorismo en el Magreb ha adoptado objetivos de dimensiones no ya regionales, sinoglobales. En el siguiente cuadro puede comprobarse cuáles son los países más mencionados en lapropaganda de estos dos grupos terroristas entre 1998 y 2009. PAÍSES Y ORGANIZACIONES GSPC AQIM AQIM-GSPC Francia 20.2 37.9 17.7 EEUU 30.8 35.8 5 Israel 11.5 11.6 0.1 España 1.9 7.4 5.5 Naciones Unidas 1.9 7.4 5.5 Reino Unido 2.9 6.3 3.4 Canadá 0 6.3 6.3 UE 8.6 5.3 -3.3 OTAN 4.8 3.1 -1.7 Rusia 7.7 2.1 -5.6 Alemania 1.9 2.1 0.2 Dinamarca 1 2.1 1.1 Italia 0 2.1 2.1 Otros 1 8.4 7.4 FUENTE: TORRES SORIANO, M. (2011). 15 ECHEVARRÍA JESÚS, C. (2008) 10
    • El GSPC, al poco de su formación, señala a Francia como uno de los objetivos directos de sus atentados.Será el primer grupo magrebí en declarar a otro país como objeto de su ofensiva. En junio de 2004 acusó aEstados Unidos de iniciar una guerra contra el Islam y los musulmanes y amenaza a cualquier “infiel” que seencuentre en Argelia. La advertencia será más determinante unos meses después: en octubre ordena a suscombatientes secuestrar a todo ciudadano francés en territorio argelino16. Los avisos no solo se han dirigido a países occidentales. El GSPC y AQMI acusan a los gobiernos laicosdel Magreb de apoyar la lucha contra el terrorismo que Estados Unidos está llevando a cabo en la región. Enmayo de 2006, uno de los líderes del GSPC enumera una serie de países en los que se ha permitido lainstalación de tropas norteamericanas. Cita a Malí, Níger, Mauritania, Argelia y Marruecos. Ya en 2003,Osama Bin Laden se había referido expresamente a este último país por permitir la presencia de fuerzasestadounidenses y le señala como objetivo de la actividad de AQ. Si bien duele especialmente a AQMI la colaboración en materia antiterrorista, no es el único motivoque ha inspirado acciones contra los poderes gubernamentales del norte de África. En 2007, un predicadorde la organización yihadista justifica los últimos atentados en Argelia como represalia por la concesión deuna licencia a Estados Unidos para la explotación de sus recursos naturales, sobre todo el petróleo y el gas. Pero dirigir las acciones contra Occidente hacia territorio musulmán les estaba costando el respaldode una sociedad que se considera perjudicada por el incremento de las inversiones y la expansión de losproyectos de las empresas extranjeras en el país. Las acciones en el propio territorio, con saldos de víctimasciertamente elevados, provocaron en su momento un fuerte debate dentro de los grupos terroristasargelinos. En diferentes foros salafistas de Internet pueden leerse “recomendaciones” a la poblaciónargelina para evitar verse sorprendida por un ataque de estas características. AQMI emite un comunicadograbado en el que aconseja “que los musulmanes no estén cerca ni de instituciones gubernativas ni enespecial de las relacionadas con la seguridad, ya que podrían ser blanco de los muyahidin, y que no semezclen con los apóstatas y responsables públicos, alejándose de los lugares en que haya extranjeros, yasean diplomáticos, del ámbito de los negocios o del turismo”17. La cooperación con Occidente, y especialmente en materia de seguridad, ha provocado unincremento de las acciones en territorio magrebí y han sido habitualmente denunciadas en la propagandayihadista que reivindica los atentados. Con el ataque dirigido a extranjeros, los grupos terroristas asumen una estrategia que trata de cubrirvarios propósitos. En primer lugar, enviar un obvio mensaje de odio hacia Occidente. En segundo lugar,golpear las fuentes económicas que dependen de la participación de “infieles” a fin de ahuyentar lainversión extranjera y transmitir a la vez una imagen de inseguridad que perjudica a los gobiernos apostatas.Por último, reparar una imagen dañada por la indiscriminada violencia que ha acabado con más vidasmusulmanas que de cualquier otra confesión religiosa. El secuestro, una práctica también habitual, muestravoluntades diferentes.2.3. El secuestro de extranjeros.Antes de nada, resulta obligado reconocer las dificultades para conocer el número exacto, o en su defectouna estimación muy aproximada, de los casos de secuestros en el Magreb. No existen registros de unrecuento de víctimas y tampoco los gobiernos occidentales facilitan una información que no deja bienparado a muchos de ellos. Ni siquiera el Departamento de Estado de los Estados Unidos garantiza que la información queofrece se ajuste a la realidad. En ocasiones, porque la severidad del secuestro lo exige, y a menudo porqueresulta complicado distinguir si los autores son terroristas u otros actores violentos en la región18. Teniendo esto presente, puede diseñarse un mapa de la región con tres niveles de riesgo diferentes.En Marruecos las alarmas siguen apagadas, aunque el Sahara Occidental, al igual que Túnez, sube a un nivelbajo. Mauritania, Libia y Argelia se mantienen en un nivel medio. Según Vision of Humanity, el nivel de 16 REINARES, F. (2007) 17 REINARES, F. (2007) 18 UNITED STATES DEPARTMENT OF STATE (2010): Reports on Terrorism: Pág. 252. 11
    • hostilidad hacia la población extranjera es 1/5 en el caso de Marruecos y Libia, donde no se ha producidoninguna toma de rehenes a manos de terroristas, 2/5 para Túnez y Mauritania y, el más elevado, 3/5 paraArgelia. Indiscutiblemente, en Argelia ha tenido lugar el mayor número de secuestros en el Magreb. Se tratade una práctica que ha mantenido un crecimiento sostenido en los últimos años. Las cifras más compartidashablan de 134 secuestros en 2006 y 177 en 2010. “La industria del secuestro en países de África se está incrementando; y el hecho de que se sepa quese acaba pagando, alimenta esas acciones"19, argumenta Ignasi Carreras, ex director de Intermón Oxfam. El secuestro se ha convertido en una industria, no solo en el Magreb, también en Iraq o Afganistán,donde se vienen practicando desde mucho antes. “Un grupo rapta [a un individuo extranjero] para luegopedir rescate y negociar con las autoridades del país de origen del secuestrado, lo convierte en un hechopolítico y luego se lo “vende” a algún movimiento que es el que negocia a cambio de demandas políticas”20.La realidad es esa cuando entre el secuestro y su reivindicación por parte de un grupo terrorista pasa untiempo considerable: las mafias tardan en entregar los rehenes a los muyahidines. Los secuestrados cuentan con informadores en entornos donde es habitual la presencia extranjera,como en campos de refugiados, y con contactos en países occidentales como Reino Unidos que gestionan elcobro del rescate y su desvío a paraísos fiscales. La profesionalización de esta actividad podría explicar la aparición de escisiones de AQMI que hanreivindicado algunos secuestros en la región. Una organización apodada Jamat Tawhid Wal Jihad Fi GarbiAfriqqiya (Movimiento para el monoteísmo y la jihad en el África occidental), formada por saharauis,argelinos y mauritanos, reivindicó recientemente el secuestro de tres cooperantes europeos en uncampamento saharaui en Tinduf, entre ellos dos españoles. Pocos días antes, “Al Qaeda en Nigeria” seadjudicó el secuestro de un ciudadano británico. Las agencias de inteligencia del Magreb sospechan que laaparición de nuevas células desgajadas de AQMI podría venir provocada por enfrentamientos internos con ellíder, que se habría negado a repartir el rescate entre los miembros de la organización21. En cualquier caso,las conexiones entre estos nuevos grupos y AQ no ha sido demostrada, lo que ha abonado nuevas teoríasque sugieren que la utilización de las siglas de la organización fundada por Bin Laden podría no ser más queuna fórmula para conceder mayor relevancia al secuestro y asegurarse el pago del rescate. Hay indicios quesostienen esta teoría, como el hecho de que carezcan de las redes de apoyo con las que tradicionalmente hacontado AQ en la región (lo que les ha permitido trasladarse y ocultar a los secuestrados a lo largo deldesierto) así como de la falta de una red de contactos para el desarrollo de las negociaciones 22. Lapresumible falta de experiencia hace temer que los secuestros puedan acabar trágicamente. La adopción de una nueva estrategia terrorista en la región desde la fundación de AQMI se advierteen el modo en que los secuestros se llevan a cabo. El primero de ellos tuvo lugar entre el 17 de febrero y losúltimos días de marzo de 2003, cuando 32 turistas son secuestrados mientras viajan por el desierto del surde Argelia. Curiosamente, entre ellos no había ni franceses ni estadounidenses, las nacionalidades másamenazadas en los discursos de los yihadistas. Los turistas pertenecen a diferentes países (16 alemanes, 10austriacos, cuatro suizos, un holandés y un sueco) y al igual que su secuestro no fue simultáneo, suliberación se producirá en dos tandas entre mayo y agosto del mismo año. Las principales victimas de los secuestros han sido, en los últimos años, cooperantes y personal deayuda humanitaria. Unos 350 han sido secuestrados en los últimos cuatro años en todo el mundo. ParaEspaña, con dos mil cooperantes en el extranjero, la realidad es también esa. Tres miembros de la catalanaBarcelona Acció Solidària fueron tomados como rehenes en Mauritania a finales de noviembre de 2009,siendo liberados en dos tandas entre marzo y agosto de 2010. El 23 de octubre de 2011, otros doscooperantes españoles y una italiana fueron secuestrados en los campos de refugiados saharauis en Tindouf,Argelia. Un total de 56 cooperantes españoles han sido secuestrados en el extranjero desde 1996. 19 http://www.revistafusion.com/201111092311/Opinion/Opinion/cooperante-profesion-de-riesgo.htm (consultado 06/03/2012) 20 BRIEGER, P. (2010): Pág. 12. 21 http://magharebia.com/cocoon/awi/xhtml1/en_GB/features/awi/reportage/2011/12/30/reportage-01 22 http://allafrica.com/stories/201112161567.html 12
    • Aunque por los medios de comunicación parezca que el secuestro es una actividad terrorista dirigidaúnicamente hacia Occidente la realidad ha demostrado no ser así. En mayo de 2007, es secuestrado enArgelia un ingeniero egipcio, director en la región de Cabilia (una de las más problemáticas) de la agenciaegipcia de telecomunicaciones Orascom. Un mes después, tres obreros chinos son secuestrados enBoumerdes, un punto de la costa no muy lejos de Argel, mientras trabajaban en la construcción de unaautopista. No puede negarse, no obstante, que ni unos ni otros son los más afectados por el secuestro en laregión. Empresarios locales, pastores y agricultores, comerciantes, tenderos, políticos… son muy a menudoel objetivo de los mismos grupos terroristas que reclaman sumas considerablemente inferiores a las quesolicitan cuando las victimas son extranjeras. Los más afectados por estas prácticas son los empresarioslocales así como sus familiares, que son a menudo extorsionados antes de producirse el secuestro. ¿Cuál es el objetivo de los secuestros a ciudadanos extranjeros? Primero de todo, el pago del rescatesupone una fuente de ingresos inestimable. Se calcula que en los cinco años que van de 2005 a 2010, AQMIpudo recaudar hasta 65 millones de dólares en rescates23. En segundo lugar, las reivindicaciones para liberara terroristas de las cárceles han sido en muchas ocasiones aceptadas por las autoridades y esto supone,además de una victoria moral, la reincorporación a las filas de más combatientes. En tercer lugar, acabar conla presencia europea en el territorio. En el escenario ideal para AQMI, los turistas dejarán de asistir aeventos culturales, los movimientos diplomáticos se verán restringidos, los grupos de ayuda humanitariadejarán de enviar personal y las compañías internacionales abandonarán el territorio. Añadamos a esto queel secuestro de ciudadanos extranjeros garantiza, al menos en el país de origen de los rehenes, una intensacobertura mediática.2.4. Bibliografía - ALVARADO ROALES, D. (2010): La Yihad a nuestras puertas. Editorial Foca. Madrid. - BRIEGER, P. (2010): Qué es Al Qaeda. Terrorismo y violencia política. Capital Intelectual. Buenos Aires. - ECHEVARRÍA JESUS, C. (2008): Los recursos humanos y materiales de Al Qaida en las Tierras del Magreb Islámico y su ubicuidad geográfica: garantías para su continuidad. Atiene Intelligence Journal. -(2007): Las redes del terrorismo islamista en el Magreb. Instituto Universitario de investigación sobre seguridad interior. - REINARES, F. (2012): Geografía mundial del terrorismo. Real Instituto Elcano. Madrid. -(2007): Bajo sombras de espadas. Claves de Razón Práctica. Número 175. - RUIZ MIGUEL, C. (2003): Integrismo y crisis política en Marruecos. Real Instituto Elcano. Madrid. - UNITED STATES DEPARTMENT OF STATE (2010): Reports on Terrorism. 23 http://www.aljazeera.com/news/africa/2010/09/201093013231890813.html 13
    • 3. Las zonas de riesgo3.1. Distribución del riesgo en el mapa magrebíSi es importante preguntarse por el motivo que ha llevado a tantos extranjeros al Magreb (y a convertirse enobjetivo del terrorismo yihadista que opera en el área), no lo es menos inquirir porqué Al Qaeda haencontrado allí refugio. Uno de los principales axiomas de Max Weber ha caído en desuso en la región: “ElEstado es aquella comunidad que […] reclama para sí el monopolio de la violencia”. La soberanía de laviolencia en manos del Estado magrebí habría impedido que los conflictos internos (aunque cada vez másregionales y globales) se resolvieran por métodos letales. Al margen de ese criterio, los países del Magreb, en mayor o menor medida, podrían quedarenmarcados en el segundo nivel de Estados según las posibilidades de que se vean afectados por atentadosterroristas. Siendo el primero el propio de los regímenes democráticos y el último el de los estados fallidos,el espacio que ocupan los estados en la región corresponde al de las anocracias: sistemas a medio caminoentre la democracia y la dictadura sumidos en crisis periódicas. Se han revelado incapaces de extender suautoridad sobre todo el territorio y se muestran especialmente vulnerables a la corrupción. El Estado no estáamenazado, pero ha sido incapaz de impedir la formación de una red terrorista articulada sobre aquellasáreas de menor control gubernamental.24 Esto es especialmente visible en los casos de Argelia, Libia yMauritania, no tanto en Marruecos y Túnez. Esa incapacidad para mantener el monopolio de la violencia se ha convertido en un problemaendémico en la región, casi simétrico en todos los países, de manera que los grupos terroristas han logradoprolongar esas redes más allá de las fronteras del propio país o bien conectarlas con los grupos existentes enterritorios vecinos. El mapa inferior representa la distribución demográfica en el Magreb, que es el escenario que nosocupa, pero también en puntos del Sahel y del Mashrek, que tienen aquí un interés colateral. La importanciade conocer la densidad demográfica en el mapa del norte de África se explica porque en aquellos puntosdonde la concentración poblacional es escasa o incluso nula, coincidiendo a menudo con áreas desérticas, esdonde mayor facilidad han encontrado los grupos terroristas para extender sus redes y desarrollar suactividad. No obstante, no perdamos de vista los puntos de mayor densidad demográfica, concentradosfundamentalmente a lo largo de la costa mediterránea. Es allí donde AQMI y otros grupos han asestado susgolpes más letales. Como venimos diciendo, Argelia es el núcleo de AQMI, que se ha constituido en una prolongación delGSPC, todavía incapaz de instalarse en el resto de países magrebíes de igual forma. Allí han tenido lugar elmayor número de atentados y un volumen considerable de los secuestros perpetrados por la organizaciónyihadista. Estudios empíricos han demostrado, no obstante, que la actividad de las fuerzas de seguridad ha 24 LABORIE IGLESIAS, M.A. (2011) 14
    • logrado reducir notablemente la presencia en el territorio: “en 2001 se registraron ataques terroristas en a36 de las 48 wilayas (provincias). En 2008 sólo han afectado, hasta octubre, a 18”25 AQMI ha heredado del GSPC sus posiciones en Argelia y en países vecinos. Obligados por la presión delas fuerzas de seguridad bajo las órdenes del presidente Bouteflika, los muyahidines del GSPC se retiraron azonas desérticas radicadas entre el este, el centro y el sur del país. En el sur, cerca da la frontera con Malí,pero también en la región montañosa de Cabilia, en el norte de Argelia, AQMI instaló sus campos deentrenamiento. En Cabilia, el Departamento de Estado de los Estados Unidos calcula que AQMI podría tenerdesplegados entre 300 y 400 miembros26. La estrategia yihadista ha logrado sortear la presión de los efectivos de seguridad con la instalación decampos de entrenamiento móviles, con pocos días de actividad para evitar ser localizados. En ellos seforman los terroristas que proceden de todos los países de la región, pero cada vez más de los que llegan defuera, en especial desde Europa. El Magreb cubre a partir de entonces parte del papel de vivero demuyahidines que había cumplido Afganistán, de donde han tenido que huir por la presión del ejércitonorteamericano. Otros encontrarán refugio en Pakistán, Líbano o en países de Asia Central. Afganistán e Iraqhan jugado un doble papel: por un lado, los combatientes que se entrenaban en sus bases han debidoencontrar refugio en otras regiones, pero también la guerra con Estados Unidos ha despertado la concienciade centenares de jóvenes que se han unido a la yihad como ocurriera una generación antes frente a lainvasión soviética de Afganistán. En otro momento, los campos de entrenamiento estuvieron situados enterritorios como Cachemira, Bosnia o Chechenia, donde se formaron muchos de los “árabes afganos”. También Libia ha acogido campos de entrenamiento. Pero aunque en este país tienen una largatradición, promocionados por el propio Gaddaffi, no han sido habitualmente empleados por AQMI sino pororganizaciones como el Frente para la Liberación de Palestina o ETA. Gran parte de los secuestros se concentran en esa franja de grandes dimensiones que es el desierto.En especial, en las zonas más próximas al Sahel, donde los terroristas desarrollan otra serie de actividadesilícitas como el tráfico de drogas, otra de las importantes fuentes de financiación. Se trata de una región dedunas en las que los controles de seguridad escasean y donde ni siquiera los sistemas de radarnorteamericanos han logrado detectar los movimientos de los grupos terroristas. Pero allí solo puede golpearse de manera aislada y con poco impacto mediático, a menos que lasvíctimas sean extranjeras. Por eso la actividad más letal se concentra en el norte y, en especial, en el norestede Argelia, en la región que comprende las wilayas (provincias) de Tizi Ouzou, Boumerdes y Bouira. Allí lossecuestros son también frecuentes pero, a diferencia de los que tienen lugar en el Sahel, los rehenes sonmayoritariamente ciudadanos locales. Aunque se trata de una región con gran densidad de población y unapresencia de las fuerzas de seguridad notables “ha desempeñado tradicionalmente un baluarte para losinsurgente debido a las cadenas montañosas y al maquis, que la hacen de difícil acceso”27. En esta zonatuvieron lugar en 2008 el 70% de la actividad terrorista en el país. La concentración de la actividad en un punto determinado podría ser interpretado como la dificultadque ha encontrado AQMI para extenderse por otras zonas del país, pero algunos analistas apuntan que suesfuerzo se ha concentrado en otros países. Cerrada la frontera con Marruecos, la ruta de los combatientesse dirige inevitablemente hacia el sur, aunque se producen pequeñas entradas en Túnez. Las regionesfronterizas son las más peligrosas, en especial las localizadas en Mauritania, Malí y Níger. 3.2. Las conexiones entre el Magreb y el Sahel:Al Qaeda en el Magreb Islámico se extiende sobre un espacio que ha bautizado como Emirato del SahelIslámico, un territorio ficticio en el que no operan los límites entre el Magreb y el Sahel con los quetrabajamos habitualmente. En este trabajo hemos excluido a países como Chad, Níger o Malí por quedarencuadrados en la región saheliana o subsahariana, en la que algunos estudiosos incluyen también aMauritania. 25 ROGAN, H. (2008) 26 ECHEVARRÍA JESÚS, C. (2008) 27 ROGAN, H. (2008) 15
    • A medio camino entre varios países, lejos del acoso de los cuerpos de seguridad, respaldados por lastribus rebeldes contrarias a los poderes gubernamentales y amparados por la corrupción de las autoridades,AQMI ha extendido su nebulosa sobre un territorio que abarca puntos del Magreb, como la mitad surargelina o prácticamente todo el territorio mauritano, y del Sahel, el norte de Chad y buena parte de Malí.Ahí se encuentra el mayor refugio de la organización, donde han quedado instalados muchos de los camposde entrenamiento pero también sus cuarteles y centros de operaciones. Se tiene constancia a partir de la detención de varios miembros de AQMI en Chad, que laorganización terrorista planeaba extender un corredor desde el Sahel hacia Sudán, Etiopía y Somalia. Encualquier caso, la división Magreb/Sahel no resulta funcional para AQMI, que abarca ambos territorios. Dehecho, entienda a la última como parte de la primera.Albert Villalta, Roque Pascual y Alicia Gámez viajaban en el último vehículo de un convoy de ayudahumanitaria cuando fueron asaltados por un grupo armado. Habían partido desde Rabat rumbo a Dakar,pero en el desierto mauritano, a 150 kilómetros de Nuakchot, terminó su viaje. Al menos junto a la caravanade la ONG Barcelona Acció Solidaria. 268 días después, Villalta y Pascual eran liberados en un lugar deldesierto de Malí, al igual que dos meses atrás ocurriera con su compañera Alicia Gámez. Desde allí, lossecuestrados se dirigieron a Uagudugú, capital de Burkina Fasó, desde donde fueron repatriados. Entretanto, habían atravesado junto a sus captores Mauritania, Senegal y Gambia, además de Malí. En el historial de secuestros de AQMI, lo habitual es precisamente eso. Los muyahidines atraviesan eldesierto junto con los rehenes hasta encontrar un punto de difícil acceso para las fuerzas de seguridad ydonde puedan establecer un fuerte control. El objetivo es evitar cualquier operación de rescate. Ocurre a menudo lo contrario, extranjeros que son secuestrados en países fuera del Magreb peroson retenidos en la región. La porosidad de las fronteras en el desierto es más acusada que en ningún puntode la zona lo que facilita el libre movimiento de la organización. Los secuestrados no son los únicos que hacen esa ruta. Un recorrido muy similar es el que siguen losyihadistas de Marruecos, Argelia, Túnez o Libia, captados por las células de la organización, pero también loscombatientes procedentes de otros países musulmanes y del mundo occidental. La porosidad de las fronteras se ha revelado imprescindible para llevar a cabo otra actividad que hareportado a la organización pingües fondos: el tráfico de drogas. El Magreb se ha convertido en la pista deaterrizaje de la droga que llega desde Latinoamérica con destino a los mercados ricos de Europa. La Oficinade las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) estima que entre el 50 y el 60% de la cocaínaque llega a Europa procede del norte de África. Guinea Bissau, Gambia, Malí y Mauritania son los principalespaíses donde aterrizan las drogas venidas de Colombia especialmente, pero también de Brasil, Venezuela,Perú o Bolivia. La fundación Jamestown ha puesto el acento en la cuestionable coherencia del tráfico dedrogas con el discurso islamista de la organización yihadista. “Aunque considerado haram (ilícito), siguiendolas creencias y sensibilidades islámicas, la necesidad de encontrar fuentes de financiación para sostener lasoperaciones concede a estos grupos un tipo de flexibilidad ideológica en la que el fin reduce el impacto de laimpureza de los medios”28.3.3. Bibliografía - ALVARADO ROALES, D. (2010): La Yihad a nuestras puertas. Editorial Foca. Madrid. - LABORIE IGLESIAS, M.A. (2011): Actores armados no estatales y modelo de estado. Instituto Español de Estudios Estratégicos. Madrid. - ROGAN, HANNA (2008): Violent trenes in Algeria since 9/11. Combating Terrorism Center at West Point. USA. - US ARMY (2008): Kidnapping and terror in the COE. 28 http://www.jamestown.org/single/?no_cache=1&tx_ttnews%5Btt_news%5D=37207 (Consultado 16/03/2012) 16
    • 4. Las fronteras en el Magreb 4.1. ¿Cómo están definidas las fronteras en la región?La cuestión de las fronteras ha sido uno de los principales factores desencadenantes de conflictos no solo enel Magreb sino en toda el África. De resultas de la Conferencia de Berlín celebrada en 1885, el continentequedó dividido en diferentes territorios a repartir entre las potencias coloniales. El trazado era artificial (líneasrectas en muchos casos) y dividió a comunidades étnicas en entidades territoriales distintas. Aquella separación arbitraria ha venido alimentando fuertes tensiones en el Magreb. El caso más notabley de mayor repercusión es indudablemente el del Sáhara Occidental, pero este problema ha enfrentadoprácticamente a todos los países de la región entre sí: Libia contra Argelia (también contra Chad y Níger) porla fronteriza ciudad de Ghat, que reclama ésta última; Marruecos contra Argelia por la soberanía de Tinduf yBechar que reclama la primera; las reticencias de Marruecos a reconocer a Mauritania como país; losproblemas de Argelia para fijar los límites con Malí y Níger. “Esto ha intensificado el desarrollo de unnacionalismo moderno en el norte de África. Un nacionalismo expresado también en términos territorialesque ha exacerbado los problemas fronterizos”29. Estos conflictos de inspiración fronteriza minaron cualquier intento de unión magrebí hasta finales de losaños 80. Hasta entonces, habían coexistido en la región dos bloques como reflejo de las rivalidadesnacionales. Argelia, Túnez y Mauritania habían firmado el Tratado para la Fraternidad y la Concordia por unlado, y Marruecos y Libia (extraña fusión si atendemos a la distancia y al volumen de los intercambios entreambos países) fundaron la Unión Árabe-Africana. En la cabeza de aquellos dos organismos supranacionales seencontraban dos países, Argelia y Marruecos, que no han logrado todavía hoy superar sus fuertes diferencias.Ni siquiera en el seno de una nueva organización, la Unión del Magreb Islámico, que integra, esta vez sí, alconjunto de los países de la región. El cierre de la frontera entre ambos países desde 1994 supone unobstáculo insalvable en el objetivo de una unión política en la región. La coordinación entre los diferentespaíses pasa inevitablemente por una comunicación fluida. La discusión sobre el trazado fronterizo ha centrado durante largo tiempo el debate en la región dejando al margen una evidencia: no son capaces de mantener un control efectivo sobre sus actuales fronteras. Los países del Magreb se han revelado incapaces de sostener el “monopolio de la violencia” y de extender su autoridad sobre todo el territorio, pero donde mayor evidencia queda de todo eso es precisamente en los territorios que comunican varios estados. El relativo control gubernamental se extiende desde la capital hasta los nodo políticos y económicos más alejados en la periferia. Algunos autores han establecido una distinción entre la frontera sobre la que existe una presencia física y un control estable (fronteras funcionales) y la frontera legal, que es la que identificamos en el mapa. La primera no solo puede no coincidir con esta última, sino que en ocasiones se sitúa a bastante distancia deella. El espacio que queda entre ambas es el que se disputan habitualmente las autoridades y los actoresarmados no estatales30. En el caso del Magreb islámico esa tierra de nadie coincide con las arenas del Sahel,tan escasamente pobladas que allí la presencia estatal es anecdótica. 29 JOFFE, G. (1987) 30 http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:w8vahvqVL_QJ:themoornextdoor.wordpress.com/2010/12/13 /three-geopolitical-characteristics-of-the-maghreb-sahel-sub-region-2/+&cd=9&hl=es&ct=clnk&gl=es (23/03/2012) 17
    • La relación de los grupos terroristas con los territorios fronterizos no es exclusivamente una cuestiónestratégica. El ideario fundamentalista aspira a extender la umma, la comunidad de fieles, en la que noexisten fronteras, y mucho menos las que han sido impuestas artificialmente31. Algunas comunidades étnicas, como los tuaregs entre Argelia, Libia y Malí, tampoco reconocen esasfronteras, que además atraviesan con frecuencia debido a su componente nómada. De un modo u otro, son varios los factores que han determinado que las regiones fronterizas semantengan en algunos casos en la indefinición y, en muchos de ellos, en el descontrol. 4.2. La atención internacional sobre las fronterasLos secuestros perpetrados por terroristas islamistas en el Magreb han dejado en evidencia las gravescarencias del sistema de seguridad en los países de la región. La porosidad de las fronteras ha resultadoindiscutible cuando centenares de ciudadanos han desaparecido en un país y han sido liberados en otro, amenudo a larga distancia, a veces en regiones diferentes. No puede negarse que cuando la comunidad internacional ha prestado atención a la problemática de ladebilidad fronteriza en el Magreb no lo ha hecho tanto pensando en el terrorismo como en otro fenómenoque afecta de manera más habitual: la inmigración ilegal. Pero este fenómeno no solo preocupa a Europa, elMagreb también se ha visto afectado por la llegada de ciudadanos de países subsaharianos que antesatravesaban la región hacia Europa y ahora la han elegido también como destino. Europa carece de la capacidad económica y diplomática para instruir y apoyar un sistema de vigilanciaeficaz en la región, de manera que su actuación se ha centrado especialmente en reforzar sus fronteras máspróximas al Magreb. Países como España, Francia e Italia, directamente afectadas por la llegada deciudadanos africanos, han intensificado la vigilancia (España cuenta con sendos sistemas radares en elEstrecho de Gibraltar y las Islas Canarias32). Como consecuencia, el Magreb se ha convertido en receptor demuchos de los inmigrantes que no han logrado acceder a estos países. No obstante, desde diferentes organismos internacionales se han abordado planes integrales parareforzar las fronteras en el Magreb, que no solo atraviesan inmigrantes y terroristas, también un crecientecomercio de mercancías ilegales. Aunque el problema se afronte de manera única, las diferencias entre la dinámica del terrorismo y de lainmigración son evidentes. Las rutas y el canal que siguen unos y otros no son los mismos. La inmigración semueve por rutas terrestres, marítimas y aéreas hacia sus destinos en Europa pero también en África delNorte. El viaje puede llevar un periodo de tiempo lo suficientemente dilatado como para extenderse duranteun año33. El principal puerto de entrada está en Nigeria (Agadez). Desde allí, las rutas se dirigen hacia los desiertosde Libia y de Argelia. Del sur de Libia, los inmigrantes se mueven hacia las ciudades costeras como Trípoli opasan a Túnez. Si el viaje continua hacia Europa, muy probablemente en estas ciudades costeras embarquenen botes que les lleven hasta Malta o hasta las islas italianas de Sicilia y Lampedusa. En Argelia la dinámica esmuy similar. Desde el sur se producen desplazamientos hacia el norte del país y también incursiones enterritorio marroquí, donde pueden permanecer en ciudades como Rabat y Casablanca o Ceuta y Melilla. Sioptan por continuar, pueden tratar de entrar en España a través del estrecho o en las islas canarias, trascontinuar la ruta hasta el oeste del Sáhara. Las rutas que siguen los grupos terroristas no siguen el mismo trazado, no atraviesan las fronteras por elmismo punto ni lo hacen habitualmente de otra manera que no sea la terrestre. Afortunadamente, laconvicción de que el problema del terrorismo en la región debe ser atacado también desde las fronteras hacalado en la comunidad internacional. La ONU, a través de su Comité de Lucha contra el Terrorismo, ha monitorizado la situación de cerca desdehace varios años. Gracias a su iniciativa, el Consejo de Seguridad aprobó dos resoluciones en las que semenciona explícitamente la necesidad de ocuparse de estas zonas. En la resolución 1373, aprobada pocos 31 ALVARADO ROALES, D. (2010): Página 67. 32 http://www.wsws.org/articles/1999/jun1999/spai-j02.shtml (23/03/2012) 33 IOM: INTERNATIONAL ORGANIZATION FOR MIGRATION (2008) 18
    • meses después de los ataques del 11 S, se requiere a los diferentes países para impedir “la circulación deterroristas o de grupos terroristas mediante controles eficaces en frontera y controles de la emisión dedocumentos de identidad y de viaje, y mediante la adopción de medidas para evitar la falsificación, laalteración ilegal y la utilización fraudulenta de documentos de identidad y de viaje”34. Cuatro años después, el Consejo de Seguridad aprobó una nueva resolución, la 1624, en la que se volvía ainstar a todos los Estados a cooperar, entre otras cosas, para reforzar la seguridad de sus fronterasinternacionales, en particular combatiendo la utilización de documentos de viaje fraudulentos y, en la medidade lo posible, aplicando procedimientos más eficaces de detección de terroristas y de seguridad en eltransporte35”. El Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad se encargó de supervisar la aplicación de losrequerimientos contenidos en ambas resoluciones en los países miembros. El resultado de aquellos informesserá analizado en el próximo capítulo. En cuanto a la OTAN, presente en la región a través del Diálogo Mediterráneo (DM en adelante), haincluido la protección de las fronteras como una tarea prioritaria. Al principio resultó una iniciativaimpracticable por el escaso interés que despertó la iniciativa. Primero fueron Egipto, Israel, Mauritania yMarruecos en 1994, año de creación de la DM. Un año después se sumarían Jordania y Túnez y a principios desiglo lo haría Argelia. La unión de siete países, aunque dejaba fuera a Libia, era ya lo suficientementeimportante como para asumir la tarea de reforzar las fronteras. También la Unión Europea se ha manifestado en ese sentido a través del diálogo 5+5 en el que, desde1990, viene participando España junto con Francia, Italia, Malta y Portugal del lado Europeo y Argelia, Libia,Marruecos, Mauritania y Túnez del lado magrebí. En esta plataforma se han reclamado mayores fondos a laUE “para incrementar los recursos logísticos y humanos destinados a asegurar el control de sus fronteras”36. Con menor vínculo con el norte de África, los Estados Unidos también han promocionado laintensificación de la seguridad fronteriza para enfrentar el problema del terrorismo en la región. EnWashington preocupa especialmente el Sahel, donde la porosidad es más acusada por la escasa densidaddemográfica. Ha ayudado a reforzar el control sobre las fronteras de Argelia y Malí y Argelia y Níger, “que handetectado no sólo la activación de viejas redes del bandidismo en la zona y su interrelación con un GSPC queen los últimos meses ha vivido una profunda división y ha diversificado su tradicional área de actuación desdeel noreste del país hacia el sur profundo, sino también un redespliegue de militantes de la red Al Qaida entoda la región del Sahel tras su dispersión desde Asia Central producida desde el otoño de 2001”37. 4.3 Bibliografía - ALVARADO ROALES, D. (2010): La Yihad a nuestras puertas. Editorial Foca. Madrid. - CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU (2001): Resolución 1373 - (2005): Resolución 1624 - ECHEVARRIA JESÚS, C. (2007): Las redes del terrorismo islamista en el Magreb. Instituto universitario de investigación sobre seguridad interior. - JOFFE, G. (1987): From Boundaries and State Territory in the Middle East and North Africa. MENAS Press. - MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Y DE COOPERACIÓN (2009): Evolución histórica y temática del Diálogo 5+5 34 CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU (2001) 35 CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU (2005) 36 MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Y DE COOPERACIÓN ( 37 ECHEVARRÍA JESUS, C. (2007). 19
    • 5. Control de fronteras en el Magreb5.1. Sistema de control de fronteras en el Magreb:La aprobación de una resolución en el Consejo de Seguridad obliga a los estados miembros a responderafirmativamente a la exhortación de la ONU. De esta manera, a petición del Comité contra el Terrorismo, lasresoluciones 1373 (2001) y 1624 (2005) iniciaron un intercambio de informes entre la ONU y las diplomaciasde los diferentes países sobre los sistemas de control de seguridad en la prevención del terrorismo.Obligados por las dos disposiciones, que consideran fundamental para la seguridad nacional el control deaduanas, los países del Magreb han dado cuenta del método de vigilancia que emplean en sus fronteras enespecial prestando atención a dos elementos: los movimientos humanos transfronterizos y el tráfico debienes. Procedemos a continuación a concretar y comparar los sistemas fronterizos en los cinco países de laregión. En respuesta a la primera de las resoluciones, Argelia comunicó a la ONU que sus servicios de vigilanciade fronteras trabajan en estrecha colaboración con los servicios de seguridad argelinos y en contacto conINTERPOL . “Los servicios de policía disponen de un fichero donde figuran las personas buscadas en virtud deórdenes de detención nacionales o internacionales emitidas por la autoridad judicial competente por losdelitos de terrorismo y demás delitos y actividades delictivas. La entrada en el territorio nacional de éstasúltimas acarrea su detención y su presentación a las autoridades judiciales competentes y su expulsión. Laentrada ilegal está sometida al mismo procedimiento”38. No solo preocupa el tráfico de individuos, también el de mercancías ilícitas como pudieran serpiedras y metales preciosos, armas o drogas. Argelia ha garantizado que su administración de aduanascuenta con escáneres y equipos de detección de nivel internacional. También garantizan que la nopresentación de documentos que describen el carácter de la transacción se decomisa la mercancía. Sinembargo no declaran un control tan exhaustivo, y a ello han prestado especial atención quienes investigan lafinanciación del terrorismo, sobre la importación de divisa, de la que no existe límite alguno. La preocupación de la ONU en este territorio queda fundamentada en el informe de 2004 en elque se hace una relación detallada de los individuos que han comparecido ante la justicia por pertenencia auna organización terrorista: 38 ONU, Carta de fecha 29 de agosto de 2002 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Presidente del Comité del Consejo de Seguridad establecido en virtud de la resolución 1373 (2001) relativa a la lucha contra el terrorismo (2002) 20
    • En la resolución de 1624, el país reafirmaría su cooperación con INTERPOL y con otros países vecinosa partir de acuerdos bilaterales. El único añadido sería la declaración de las leyes que rigen la entrada ysalida de los extranjeros; las órdenes 66-211 y 66-212 del 21 de julio de 1966. En el caso de Libia, preguntado por el modo en que impiden la circulación de terroristas através del control fronterizo, se obtiene una respuesta muy similar a la de Argelia. Cuentan desde 1996con una base de datos de elementos sospechosos por ser personas buscadas, juzgadas u objeto deseguimiento, en la que se incluyen informes y fotografías de los individuos. Libia vincula sus esfuerzos en la lucha contra el terrorismo a los compromisos que ha asumido comoestado miembro de la Convención árabe sobre la represión del terrorismo. Entre otros, desarrollar yreforzar los sistemas relacionados con la investigación sobre transporte, importación, exportación yalmacenamiento de armas, municiones, explosivos, y sobre las medidas de control aduanero y fronterizo,para impedir su transporte de un Estado parte a otro o a terceros Estados, si no es con fines legítimoscontrastados”. Sin embargo, la aprobación de la resolución 1373 obligó a Libia a reforzar sus medidas devigilancia y asumir nuevas de carácter cautelar para impedir la infiltración de individuos a través de susfronteras. La medida consiste en la multiplicación de las patrullas y del control continuo de las fronterasimponiendo especialmente trabas al segmento de población comprendido entre los 15 y los 30 años,para prevenir su posible captación por bandas terroristas. También se han creado comisionesadministrativas de seguridad y control conjunto de aduanas entre Libia, Túnez y Egipto. Para mayor conocimiento del Comité, se preguntó a Libia por los datos que hace constar en las basesde datos para el control aduanero, el origen de estos así como la frecuencia con que se actualizan y cómolos comparten con otros Estados u Organizaciones internacionales. Este último es el aspecto que más nosinteresa aquí: por medio de la Dirección General de Asuntos Consulares, oficina de la Policía CriminalÁrabe e Internacional y la Dirección de Relaciones y Cooperación del Comité Popular General deSeguridad Pública. Ante el ofrecimiento de la ONU de ayudar al país en algunas esferas de la lucha contra el terrorismoen la que precise asistencia Libia reconoce las dificultades de sostener un control efectivo sobre susextensas fronteras en el desierto y solicita el envío de helicópteros. En cuanto a la declaración de efectivo, bienes, instrumentos negociables documentos escritos queprometen u ordenan el pago de una cantidad exacta de dinero39), piedras y metales preciosos se limitana reconocer la obligatoriedad de declarar las posesiones. En su informe sobre la resolución 1624, Libia remitió al Comité de Terrorismo al primer y al cuartoinforme en respuesta a la resolución 1373. Por su parte, Marruecos es conciso en su respuesta al Comité de Terrorismo de la ONU en su informede 2002. “Toda persona que transite por un puesto de control fronterizo es objeto de un control deidentidad. Esta verificación se realiza mediante la consulta de una base de datos informáticos quecontiene la lista de las personas buscadas en el plano nacional o internacional. Esta lista, actualizadaconstantemente, incluye también los nombres de las personas implicadas en actos terroristas”. Además,el personal fronterizo cuenta con medios técnicos para comprobar y descubrir los casos de falsificación,alteración ilegal y usurpación de identidad. Para ello, la Dirección General de Seguridad Nacional estátratando de modernizar su sistema a fin de participar en el sistema mundial de comunicación deINTERPOL I-24/7, según declara en el informe de la resolución 1624. Marruecos ha reafirmado su adhesión a la campaña internacional de lucha contra el terrorismo através de la coordinación con los servicios de seguridad y de control de fronteras del Reino con sushomólogos del extranjero. Menciona expresamente a Al Qaeda como el objetivo prioritario de estapolítica de reforzamiento fronterizo. Ha incluido además las normas comunes de la Organización Mundialde Aduanas (OMA) En el código interno, el país ha combatido el terrorismo complementariamente con la inmigraciónclandestina con la aprobación de la Ley 02-03 relativa a la entrada y estancia de extranjeros enMarruecos, a la emigración y a la inmigración irregulares promulgada el 11 de noviembre de 2003 que 39 http://resources.lawinfo.com/es/Articulos/comercial/Federal/-cu-les-son-los-instrumentos-negociables.html 21
    • vino acompañada la creación del Observatorio Nacional de la Migración y Dirección de Migraciones yVigilancia de fronteras. En cuanto al tráfico de efectivo y otros bienes, Marruecos declaraba en 2004 estar pendiente de laaprobación de una ley anti blanqueo de capitales y financiación del terrorismo que fue finalmenteaprobada en 2007. Hasta entonces, el país seguía una política diferente según si se trataba deimportaciones o exportaciones. Así, en el primer caso no existe la obligación de declarar a menos que lacantidad supere los 50.000 dirhams marroquíes (5.000 $). Las exportaciones, por el contrario, siguen unrégimen más estricto. Las divisas han de declararse mientras la importación y exportación de dirhamsestá prohibida. En Mauritania, las fuerzas de seguridad realizan un intenso trabajo contra los movimientosislamistas. El último de los detectados, según declara la oficina del país en la ONU, tiene por fecha el año1994. Desde entonces, el país dice haberse comprometido a evitar incursiones externas que puedanrevitalizar a los grupos extremistas y desaten la violencia y el terrorismo. No puede decirse que larespuesta al Comité sobre Terrorismo de la ONU sea mucho más concreto en este punto. Túnez, en último lugar, ha mostrado al igual que Marruecos mayor disposición a enfrentar elproblema del terrorismo en el interior del país y en el que se ven involucradas sus fronteras. Éstas estáncontroladas por las dependencias de aduanas, la Guardia Nacional y el Ejército. El Ministerio de Defensaha creado una unidad especial de intervención capacitada para resistir a grupos armados y ha formadoequipos mixtos de fuerzas especiales (especializados en explosivos y estupefacientes) concentrados enlos puntos de cruce terrestre, aunque también aéreo y marítimo. También la Dirección de Investigación eInspección ha desplegado a lo largo del área unidades encargadas de ofrecer asesoramiento y ha creadocélulas de lucha contra el terrorismo en el seno de esos quipos. Las operaciones de vigilancia se llevan acabo en tres franjas fronterizas: la primera de ellas delimitada por la frontera, las siguientes por lasunidades próximas a ésta. A raíz del 11S, el país ha reforzado la seguridad en sus fronteras. Puso en marcha en 2002 undispositivo en sus fronteras para capturar a 77 individuos sospechosos de pertenecer a Al-Qaeda.Además, incluyó la lista de 212 nombres proporcionada por el Comité de Sanciones de la ONU sobreAfganistán para evitar que penetren en el territorio nacional a través de sus fronteras. Las medidascontra elementos sospechos de pertenecer a esta u otra organización terrorista se han hecho extensivosgracias a la colaboración con INTERPOL. Como en los otros países del Magreb, Túnez cuenta con un moderno sistema informático dealmacenamiento de datos utilizado en la identificación de las personas involucradas en actos deterrorismo por su autoría o participación. Además, se ha adoptado un régimen electrónico de lectura depasaportes que detecta su falsificación y la instalación de detectores de metales y explosivos y unidadescaninas para la detección de drogas y armas. Los mayores esfuerzos se han concentrado en la franjafronteriza occidental, debido al incremento del terrorismo en esa zona. El problema está, como ocurría con su vecino, en el tráfico de divisas, que no tiene en Túnez límitealguno, si bien los extranjeros sí deben declarar las divisas que poseen “para el caso de que deseasenvolver a exportar una cantidad equivalente o superior a 1.000 dinares en esas divisas, o por si tuvieran laintención de ingresar esas cuantías en sus cuentas en divisas abiertas en bancos tunecinos”. Los noresidentes quedan además eximidos de declarar en la aduana la importación de moneda extranjera, a laque quedan prohibidos los ciudadanos nacionales. También su integración dentro del marco internacional se evidencia en la firma de diferentesconvenios aduaneros multilaterales (con la Unión Europea y los países del magreb en conjunto) ybilaterales (con Argelia, Italia, Egipto, Libia y Marruecos). Sin embargo, ninguno de estos acuerdos decooperación aduanera se ocupa de la lucha antiterrorista. La legislación interna prevé además penas de entre 3 meses y 20 años contra quienes organicenoperaciones de paso ilícito de fronteras en base a la Ley Número 6 de 3 de febrero de 2004. 22