Yauyos en la guerra por la independencia del peru y america
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Yauyos en la guerra por la independencia del peru y america

on

  • 696 views

 

Statistics

Views

Total Views
696
Views on SlideShare
696
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Yauyos en la guerra por la independencia del peru y america Document Transcript

  • 1. La acción de los hombres es letra y tinta para escribir la historia de los pueblos. Yauyos, tierra generosa, nace como Provincia con la independencia del Perú, como corolario de su acción heroica en la guerra emancipadora. Los episodios de esta etapa histórica, espléndidamente narradas por historiadores e intelectuales yauyinos que documentados e informados por las fuentes y evidencias existentes nos evocan a esas épicas jornadas de lucha por la libertad, y nos hacen conocer , que los pueblos de Yauyos tuvieron una participación homérica y permanente durante la lucha contra el yugo español. Recuerdo cuando tuve oportunidad de visitar muchos de estos pueblos protagónicos como en Carania y Laraos , algunos pobladores conservaban reliquias de la guerra, como testimonio de esta gesta heroica y legado de sus héroes conocidos y anónimos que debemos aprender a honrar. Fortunato Juan Bejarano Rodríguez YAUYOS EN LOS ULTIMOS AÑOS DE LA COLONIA. En los últimos años de la colonia el Virreinato del Perú se hallaba gobernado por don Joaquín de la Pezuela y Sánchez, quien venia desempeñándose como Virrey, desde el 7 de junio de 1816 al 26 de Enero de 1821, fecha en que se hizo cargo del Virreinato, el General del Ejercito español, don José de la Serna e Hinojosa quien seria el ultimo Virrey del Perú. El Virreinato se hallaba integrado por siete intendencias (hoy departamentos), a su vez estas intendencias se hallaban conformadas por Partidos o Subdelegaciones, que hasta 1784 recibían el nombre de corregimientos (hoy provincias). En 1820 el Partido de Yauyos, como parte integrante de la intendencia de Lima, se encontraba gobernada por el Capitán del Ejercito Realista, don Tomas Gómez, quien venia desempeñándose como Subdelegado del Partido, con todas las atribuciones otorgadas por el gobierno español. El Subdelegado Gómez recorría las diferentes localidades del Partido, intimidando y abusando de los indefensos habitantes , cometiendo atropellos , que siempre terminaba con el apresamiento de quienes intentaban defenderse. Estos actos abusivos cometidos por Gómez, eran secundados por el Alcalde Realista del pueblo de Yauyos, don Andrés Pizarro. Esta situación política trajo consigo un notable odio contra los opresores y sirvió de acicate para que en algunos pueblos de la Provincia, empezara a germinar las ideas libertarias, que más tarde se convertirían en lucha frontal contra el régimen español. LLEGADA DEL EJERCITO LIBERTADOR. A la llegada al Perú del Ejercito Libertador comandado por el general don José de San Martin, el 8 de setiembre de 1820, el Virrey Pezuela dispuso que de inmediato saliese
  • 2. de la capital el marques de Vallehumbroso, pues debía reforzar al Capitán Manuel Quimper, quien se hallaba en Pisco. Vallehumbroso salió de la capital hacia Cañete llevando el escuadrón del Rey, compuesto por 180 efectivos. En esta localidad se le unieron, el Subdelegado de dicha Provincia, Coronel Antonio María Bazo con 150 efectivos, y el Subdelegado de Yauyos, Capitán Tomas Gómez , con 60 soldados de infantería. En octubre del mismo año, el Subdelegado Gómez, quien se encontraba en Cañete fue destinado a Lunahuana y recibió ordenes de del Virrey Pezuela, que procurase pasar a la Villa de Pisco para lo cual el Subdelegado Bazo le auxiliaría con su compañía, pues era preciso acabar con cuantas personas permanezcan con la obstinación de libertad. Para dar cumplimiento a esta orden Gómez se traslado hasta Chincha, dejando en Cañete 30 efectivos. En Chincha tomo prisionero a muchas personas adictas, a la sagrada causa patriota, a quienes los traslado a Cañete y los puso bajo las ordenes del Coronel Bazo. El 20 de noviembre de 1820, en sesión de Junta de Guerra, realizada en Lima, se acordó que el Subdelegado Gómez pase a su Partido (Yauyos), con los efectivos de su compañía y tratase de restablecer el orden, que se había alterado por la aparición de grupos insurgentes, que recorrían los pueblos incitando a la insurrección. FERVOR LIBERTARIO EN LOS PUEBLOS DE YAUYOS. La primera campaña de la sierra del Ejercito Libertador a mando del Coronel Alvares de Arenales, tuvo vital importancia, porque con la ayuda de esta expedición los diferentes pueblos de la Región Central del Perú se levantaron en armas iniciándose de ese modo, un vasto movimiento libertario. La expedición de Alvares de Arenales, salió de la ciudad de Ica el 21 de octubre de 1820 y se dirigió a Huancavelica, Huamanga, Huanta, Huancayo, Cerro y finalmente a Huaura donde se reunió con el General San Martín. En todo el trayecto, Arenales se desplazaba enardeciendo a la población de las serranías. Según oficio del 31 de diciembre de 1820, desde el pueblo de Huamantanga (Canta) , comunicaba a San Martín así: “estoy electrizado todos estos habitantes”… Pues por las diferentes zonas por donde se desplazaba, iba activando la formación de compañías con el nombre de “milicias” las que vendrían a ser nuestra guerrilla patriotas. La labor propagandística de la expedición de Arenales, cuando se movilizaba por el valle de Jauja , tuvo excelente acogida en la provincia de Yauyos . Sus habitantes con ese fervor patriótico que les caracterizaba, abrieron comunicación directa con el Coronel Arenales, recibieron en respuesta algunas instrucciones y proclamas, que luego fueron distribuidas entre los vecinos de la provincia, quienes asimilaron fervientemente las ideas libertarias. MISION PROPAGANDISTICA EN LA PROVINCIA DE YAUYOS.
  • 3. La misión propagandística en la Provincia de Yauyos se realizo mediante emisarios de Arenales, el mismo que conto con el decidido apoyo de don Juan Evangelista Vivas, su hermano Rafael Gavino Vivas, don José Guillermo Cairo y su hijo don Pascual Cairo, todos ellos por el lado de Tomas, Huancachi y Huancaya. Del mismo modo, los sacerdotes sensibles a la causa libertaria como: Domingo Villegas, cura de Yauyos, don Nicolás de la piedra, cura de Laraos y Amancio Monge cura de Ayaviri, quienes inculcaron a los habitantes de los diferentes pueblos de su doctrina, estas ideas libertarias, incitando a tomar las armas contra el régimen opresor. LEVANTAMIENTO EN ARMAS DE LOS PUEBLOS DE YAUYOS Por las distintas comunicaciones, que venían sosteniendo con el Ejército Libertador, los habitantes de la provincia, que habían asimilado con ardor las ideas libertarias, “en la mañana del 12 de noviembre de 1820, se levantaron en armas en Tomas”, acaudillados por el “activo y bravo compatriota” don Juan Evangelista Vivas, natural del pueblo de Santo Domingo de Laraos, quien con un grupo de voluntarios dio el primer grito de libertad, iniciándose de este modo, un vasto movimiento libertario. Vivas formó sus guerrillas con los voluntarios de Tomas, uniéndose algunos ciudadanos de las localidades de Huancachi y Huancaya, a las que equipó, con algunas armas y municiones que había recibido por auxilio del Ejército Libertador y también con el dinero de su propio peculio. Al frente de sus guerrillas el caudillo Vivas comenzó sus operaciones en los diferentes pueblos de la Provincia: “así inició su recorrido por la localidad de Huancachi lugar donde se cometían innumerables abusos” con los indios en el trabajo de las minas. En este pueblo apresó a muchos españoles dueños de las diferentes minas y los condenó a la pena capital. Con la llegada de Vivas a la localidad de Huancachi don José Guillermo Cayro y un grupo de voluntarios se unieron a las fuerzas de Vivas y al día siguiente se “dirigieron por los altos de Tomas a la localidad de Huancaya, lugar donde los habitantes se habían levantado en armas ese mismo día es decir el 13 de noviembre, acaudillado por uno de los más decididos patriotas don Ciriaco Lovera, natural del mencionado pueblo. En esta localidad los tres caudillos unieron sus fuerzas y se dirigieron a la localidad de Vitis, de donde pasaron a Huaquis , Piños y finalmente a Caranía apresando en cada una de ellas a las autoridades del régimen español siguiendo su recorrido en la mañana del 6 de noviembre de 1820 las guerrilla patriotas “tomaron por sorpresa el pueblo de
  • 4. Yauyos” apresando al alcalde del régimen realista don Andrés Pizarro no así al Subdelegado del Partido Capitán del ejército español don Tomás Gómez quien semanas antes había marchado a Cañete dando cumplimiento a las órdenes impartidas por el Coronel José María Bazo. Vivas y los demás caudillos permanecieron en el pueblo de Yauyos durante algunos días desde donde “enviaron emisarios a los diferentes pueblos de la provincia” y de regreso hacia Tomas, de la localidad de Carania, destinaron a don Pascual Cayro al pueblo de Laraos. Continuando su recorrido llegaron al pueblo de Huancaya desde donde enviaron a Rafael Gavino Vivas a los puntos de Vilca y Pachachaca; de este lugar meses más tarde se desplazó hacia Canchayllo y Pachacayo donde proclamó la independencia de estos pueblos. Desde Tomas , Juan Evangelista Vivas dio parte al General Arenales comunicándole detalladamente del levantamiento en armas iniciado fervientemente en la provincia y, en respuesta a dicha comunicación, recibió algunas armas y proclamas las que sirvieron para fortalecer el ánimo de los demás caudillos y a seguir adelante en la valerosa lucha por la libertad de los pueblos. Cuando en los primeros días del mes de diciembre de 1820 el Subdelegado don Tomás Gómez regresó a Yauyos lo halló insurreccionado por lo cual temiendo caer en manos de los guerrilleros yauyinos se retiró nuevamente a Cañete en busca de refuerzos. El levantamiento de Juan Evangelista Vivas en Tomas, de José Guillermo Cayro en Huancachi y, de don Ciriaco Lovera en Huancaya tuvo efectiva repercusión en los demás pueblos de la Provincia. Así, “por el lado de Pampas se levantó en Armas don Francisco Villafanes”, natural del mencionado pueblo quien con un grupo de decididos patriotas, empezaron a recorrer los diferentes pueblos de dicha zona engrosando sus filas con numerosos voluntarios de Tupe, Cacra, Cachuy, Cusi, Viñac y Chocos los que se caracterizaron por su valor y arrojo en defender la libertad de sus pueblos. De igual modo por el lado de Ayaviri se levantó en armas Mariano Brun, quien con un número considerable de voluntarios, inició su recorrido en los pueblos de Quinches, Huañec, Pilas y Omas. Todos estos levantamientos, más tarde sirvieron de ejemplo y marcado aliciente para que los demás pueblos de la provincia se sumaran a este movimiento y lucharan con valor contra el régimen opresor. PROCLAMACION DE LA INDEPENDENCIA DE LA PROVINCIA DE YAUYOS Los caudillos de la Provincia, que meses antes habían demostrado su singular espíritu de lucha por el amor a la libertad “el 9 de febrero de 1821 reunidos en la provincia de Yauyos, proclamaron la Independencia a la Provincia”, de la dominación española y prometieron defenderla por todos los medios que fueran posibles, para desterrar al régimen español que tanto daño había ocasionado en la Provincia. De esta proclama dieron parte al General San Martin y al General Arenales, recibiendo de ellos algunas armas para continuar la labor de la “sagrada causa que se hallaban defendiendo”. Por otro lado, el
  • 5. General San Martín conociendo la gran labor que los caudillos Yauyinos iban realizando, en defensa de la libertad de sus pueblos, decidió nombrar a Don José Guillermo Cayro, Gobernador Político de Yauyos; a don Juan Evangelista Vivas, Primer Comandante de Guerrillas, encargado de la defensa de la Provincia, asimismo, a don Pascual Cayro, Ciriaco Lovera, Francisco Villafanes y Mariano Brun, Comandantes de Guerrillas de sus respectivos grupos. José Guillermo Cayro se hizo cargo de la administración política de la Provincia, “en los primeros días del mes de marzo”, empezando a organizar el gobierno de los pueblos; “nombrando autoridades adictas al régimen patriota” y, haciendo un fervoroso llamado a la población, para defender y consolidar la libertad de la provincia. Del mismo modo, Juan Evangelista Vivas, quien venía desempeñándose como uno de los más valerosos caudillos, se puso a frente de las guerrillas, organizando la defensa de la provincia. INTENTO REALISTA DE VOLVER A SOJUZGAR A LA PROVINCIA La Provincia de Yauyos, que se había declarado libre desde el mes de febrero de 1821, venía constituyendo un vivo ejemplo de patriotismo para las provincias circunvecinas y, por ende, un gran peligro para el régimen español. Igualmente, los voluntarios de los diferentes pueblos de Yauyos, que ya habían tomado conciencia de la sagrada misión patriótica, iban engrosando las filas de las guerrillas y, a esto se debe agregar que, en los primeros días de abril, un número considerable de “soldados de la División de Loriga”, del ejército español, desertado en “Chincha”, se dirigieron a Yauyos y se pusieron bajo las órdenes de José Guillermo Cayro, Gobernador de la Provincia. Todos estos hechos de la rebelión, trajeron como consecuencia, la decisión del gobierno español de apoderarse de la Provincia, e imponer nuevamente el régimen colonial, apresando a los insurgentes y ordenando el cobro del tributo. Para llevar a cabo esta obstinada decisión, El comandante del ejército realista, Agustín Tames, salió de Lima con dirección a la provincia de Yauyos, al mando de un ejército respetable, resuelto a destruir los pueblos, saquear los templos, esto último en represalia a la oposición del clero de Yauyos; pero en el trayecto, las guerrillas de Cayro, ofrecieron tenaz resistencia; principalmente los atacaron en los desfiladeros, empeñándose en algunos momentos en luchas de cuerpo a cuerpo, en especial a la entrada de pueblo de Yauyos, en donde el ejército de Tames encontró dura resistencia, sufriendo innumerables bajas. En esta acción cayeron prisioneros siete guerrilleros patriotas, los cuales, al día siguiente fueron condenados a la pena capital. Al ingresar al pueblo las tropas realistas, se posesionaron de la Plaza Principal, desde donde Tames hizo un llamado a los habitantes de la población “para que se presenten todos los que estuviesen en favor el régimen realista, y quedarían indultados de haberse insurreccionado”. Pero, ningún habitante se presentó, porque los principales patriotas y, hasta los niños habían salido a engrosar las filas de las guerrillas y se hallaban posesionados de las alturas del pueblo, El jefe realista al notar que ninguno acudía a su llamado, ordenó la ejecución de los siete guerrilleros patriotas, pero, en esos preciosos momentos, el Párroco Domingo Villegas le salió al encuentro, “presentándose con entereza de ánimo ante el sanguinario Tames y, ofreciéndose ser él, la primera víctima de su crueldad y no se derrame la sangre de sus feligreses”. Ante la resuelta decisión del Párroco Villegas, el jefe realista Tames ordenó que se suspenda la ejecución, y los prisioneros sean conducidos, entre las tropas, a la Capital; acto seguido, ordenó el inicio del saqueo e incendio de la población, pero el cura
  • 6. Villegas “con la prudencia y sagacidad, contuvo el furor de aquel tirano, para que no realizase el saqueo del templo e incendio del pueblo. Al día siguiente de su permanencia en Yauyos, Tames fue noticiado, que las guerrillas de Cayro habían rodeado la población y, contaba con mayor número de efectivos, pues, se movilizaban para iniciar el ataque, por lo cual, temiendo caer en manos de las guerrillas patriotas, Tames y su ejército se vieron obligados a tomar la retirada, apresurando su marcha hacia el lado de Ayavirí; siendo acosado continuamente por las guerrillas de Cayro. En el trayecto de su precipitada retirada, cuando se disponían a pasar la cordillera hacia Pilas, fue informado que en el pueblo de Ayavirí habían apresado al recaudador de tributos y que el producto de la cobranza por dicho concepto, había sido distribuido entre los habitantes de la mencionada localidad. Ante esta crítica situación, Tames y su ejército, sin pérdida de tiempo, y con la celeridad del caso, marcharon directamente al pueblo de Ayavirí con el preconcebido fin de escarmentar a los culpables. Por otra parte, en Ayavirí, al tener noticias del avance e las tropas realistas, las guerrillas del referido pueblo, encabezados por su bravo Comandante, Capitán Mariano Brun y su lugarteniente Mariano del Carmen Lucas, les salieron al encuentro a la entrada de la población, iniciándose una lucha sangrienta y sin tregua, en donde las guerrillas patriotas se iban caracterizando por su valor y arrojo oponiendo una dura y cruenta resistencia, pero el mayor número de efectivos de las tropas enemigas lograron imponerse, después de algunas horas de sangriento combate. Luego penetraron a la población hallándola desocupada, pues todos los habitantes habían emigrado a las partes más altas. OTROS ACONTECIMIENTOS HEROICOS DE LA GUERRA POR LA INDEPENDENCIA. LA MASACRE DE TAURIPAMPA El Ejercito Realista en retirada, al mando del Virrey La Serna, tomó la ruta de huida hacia la sierra en dirección a la Provincia de Yauyos en busca de abastecimiento, para luego unirse con las fuerzas de Canterac en Jauja. En esta precipitada retirada por la vertiente del rio Omas, llegaron al punto de Pilas en cuya quebrada fueron atacados por las guerrillas del Comandante Juan Evangelista Vivas, obligando al enemigo a escaparse por lugares muy escabrosos dirigiéndose a los altos de Tauripampa. El hostigamiento de los patriotas yauyinos fue persistente, haciéndoles frente cerca del pueblo de Tauripampa en donde el 16 de julio tuvieron un reñido combate ocasionando importantes bajas al Ejercito Realista. Los españoles ganaron al fin el citado pueblo. Al ingresar a dicha localidad, la hallaron desocupada, ya que los ocupantes habían emigrado a las partes altas, llevando consigo toda clase de víveres y ganado. Los realistas saquearon la iglesia de dicho pueblo y para concluir sus actos de barbarie antes de retirase de Tauripampa, “clavaron la
  • 7. puerta” de la iglesia por fuera y la incendiaron con 500 enfermos dentro, ya que dicho lugar la habían convertido en un hospital durante su permanencia. LLONGOTE Y CARANIA Juan Evangelista Vivas y José María Prieto, que se dedicaban a la persecución del enemigo, se habían desviado a Quinches y del citado pueblo, el 26 de julio comunicaban a Álvarez de Arenales que el ejercito enemigo marchaba con la mitad de la tropa enferma y bien mala, por el riguroso ataque de las guerrillas yauyinas y por el cansancio. De Llongote, el Virrey y el grueso de su ejercito emprendieron nuevamente la marcha; tomaron el camino de Quimsa y descendieron al pueblo de Carania, entrando el 28 de julio, el mismo día en que el General San Martín, proclamaba la independencia del Perú. Los realistas entraron a Carania como “leones hambrientos” destrozando y asolando todo lo que encontraban; mataron tres feligreses de ese pueblo que no pudieron fugar por su avanzada edad, aprehendieron a cuatro mueres ancianas, rompieron la puerta de las casas, saquearon todo lo que encontraron, así mismo los terrados y trojas donde guardaban sus semillas y frutos. Terminado el saqueo incendiaron 20 casas. RESISTENCIA DE PIÑOS Y LA ACCION DE LLAPAY La Serna y el grueso de su ejercito, el 29 de julio se dirigieron por el camino que va a Piños y Laraos, llegando hasta el lugar de Huaychana, donde permanecieron durante algunas horas, debido a que los indios que se hallaban en las alturas del pueblo de Piños, al mando del Comandante Guerrillero Pascual Cayro, los incomodaron con galgas y algunas bocas de fuego, viéndose obligados los realistas a armar tres cañones, para despejar las alturas, ya que el ataque de las guerrillas no les dejaban avanzar. Los habitantes de Piños, antes de abandonar su pueblo quisieron manifestar el odio mortal con que se miran a los españoles y pegaron fuego ellos mismos a sus casas, las que acabaron de quemar los realistas. Al descender con dirección a Laraos, el Virrey y su ejército se estacionaron en el paraje de Retampata, pues el puente de Llapay, sobre el rio Cañete, lo hallaron cortado por las guerrillas del pueblo de Laraos. Permanecieron en dicho lugar día y medio, tiempo necesario para construir un nuevo ´puente. Los pobladores de Laraos al tener conocimiento del avance del ejército realista, se prepararon con escopetas, palos, hondas, e instrumentos de labranza y al mando de su caudillo José María Palomo se posesionaron del puente de Llapay para oponerse al paso del ejército enemigo. En la lucha que sostuvieron los días 30 y 31 de julio fue cruenta y sangrienta, durante todo ese tiempo, no pudieron los realistas, alterar la posesión de las fuerzas de Palomo y ellos, solo abandonaron por falta de municiones, alejándose a las partes más altas del citado lugar. CANTERAC EN LOS PUEBLOS DE HUANCAYA, VITIS Y HUAQUIS Canterac, quien se hallaba cerca a Jauja, informado de los graves aprietos de La Serna en las alturas de Yauyos, vio la necesidad de auxiliarlo, y envió fuerzas el 1° de
  • 8. agosto por el lado de Yanacocha, tomaron la dirección por las alturas de Tomas y cayeron al pueblo de Huancaya en numero de 500, donde saquearon todos los intereses de sus habitantes y las alhajas de su iglesia, finalmente, incendiaron la población, reduciéndolo a cenizas. Pasaron luego al pueblo de Vitis, donde también, saquearon toda la población y su Iglesia, para luego terminar su obra destructora en el pueblo de Huaquis, realizando las mismas fechorías, así como en las punas de Vilca. Las tropas de La Serna no pudieron unirse, con las fuerzas de auxilio envidas por Canterac, como habían previsto, porque las Partidas de los pueblos de Piños al mando del Comandante Pascual Cayro, les corto el paso hacia el lado de Huaquis y Vitis, obligando al Virrey, tomar el camino por la quebrada de Laraos; cambiando así su plan anterior, que era, el de dirigirse a Jauja, por el camino mas corto. LA SERNA EN LARAOS. El 31 de julio, La Serna, cruza el rio Cañete, dirigiéndose hacia Laraos; entre tanto las guerrillas de José María Palomo siguieron hostilizando desde las alturas, dificultando de este modo el avance realista, quienes solo pudieron llegar al paraje de Chiupujro, pasando la noche del 31 en el citado lugar. Finalmente la Serna entra a Laraos el 1° de agosto, hallándolo desocupado, ya que sus habitantes habían emigrado a las partes mas altas de la población, de donde observaban todo cuanto sucedía en el citado pueblo. El Virrey y su estado mayor se hospedaron en la Iglesia y el grueso de su Ejercito acampo en el lugar de Cochapampa, desde donde ese mismo día organizo su vandálica acción, saquearon todas las casas del pueblo, sin excepción alguna, salvándose solo la Iglesia, por las suplicas de su párroco. EL BATALLON YAUYOS Tadeo Téllez, Gobernados Político y Militar de la Provincia de Yauyos, estando en Huantán se propuso organizar un Batallón de 1,000 hombres, con el fin de hacer más respetable a la provincia y asegurar el sistema de nuestra sagrada causa, con acendrado patriotismo. Con tal fin solicito se le enviaran oficiales, sargentos y cabos para su disciplina, pues, el mencionado batallón debería formarse, desde sus inicios con las mejores enseñanzas, para obtener eficientes soldados y de gran prestigio. Con este Batallón, Téllez no solo defendería esta provincia, sino también serviría para el auxilio, de las provincias circundantes, y por ultimo marcharían a donde se les ordenase aniquilar al enemigo. El Ministro de Guerra y Marina, con fecha 3 de setiembre, dio la aprobación necesaria, para que se forme el Batallón de mil hombres. Con gran entusiasmo, Téllez empezó a formar el citado Batallón, reclutando voluntarios, de todos los pueblos de la provincia; quienes se presentaban henchidos de entusiasmo, pletóricos de fervor patriótico, y listos para empuñar el fusil para defender la libertad de sus pueblos. Parte de
  • 9. este cuerpo, mas tarde, paso a formar el Batallón ”Legión Peruana” formado en Lima durante los primeros meses de 1822. Los yauyinos integrantes del Batallón de la “Legión Peruana” y del Batallón de “los Cuerpos Colombianos” participaron también en las gloriosas batallas de Junín y Ayacucho como epilogo de su participación heroica en la guerra por la independencia del Perú y América. DISTINCION A LOS PATRIOTAS YAUYINOS. El 1° de octubre de 1821, el General San Martin, dicto un Decreto, promulgado en Lima, creando una Medalla para los patriotas, que pertenecieran a las Partidas de Guerrillas, ordenando a todos los oficiales y soldados de dichas Partidas que “llevaran una Medalla en el lado izquierdo del pecho con esta inscripción en el centro del anverso: EL VALOR ES MI DIVISA, y en el reverso un sol, en el centro, y al exergo esta inscripción: A LA PARTIDA DE GUERRILLAS; la cinta de que pende la medalla, será bicolor, blanca y encarnada. La medalla de los oficiales será de oro y de plata la de los soldados. El 24 de noviembre de 1821, el General San Martin, reconociendo los méritos de los habitantes de la provincia de Yauyos, dicto otro Decreto, en el cual dispuso que los peruanos, de la provincia de Yauyos, al igual que los de Cangallo. Huarochirí, Canta, Yauli, y del departamento de Tarma, desde la edad de 15 años hasta 50 años, llevaran un escudo elíptico en el brazo izquierdo, de paño encarnado con la inscripción bordada en hilos de plata, que dirá: A LOS CONSTANTES PATRIOTAS DE YAUYOS y variando el nombre según la provincia. CREACION DE LA PROVINCIA DE YAUYOS. El General Don José de San Martín, reconociendo la brillante actuación de la Provincia de Yauyos, en la lucha por la independencia, por el valor que mostraron para defenderla, y considerándola “libre de toda dominación española”, creyó muy necesario incorporarlo en el rol de las provincias; con este propósito, el 4 de agosto de 1821, mediante un Decreto, dado en la ciudad de Lima, creó la Provincia de Yauyos. A los pocos días de proclamada la independencia del Perú, nace libre e independiente por la voluntad y determinación de sus pueblos. FUENTE:  “Yauyos en sus 160 años de Creación Política”. CABREROS RUEDA, E.  “Las Guerrillas de Yauyos en la Emancipación del Perú 1820-1824” BELTRAN GALLARDO, Ezequiel.  “Yauyos en el Perfil Histórico y Cultural de sus Pueblos” VARILLAS GALLARDO, Brígido. COMPILACION: Prof. Fortunato Juan Bejarano Rodríguez Alis, julio de 2012.