Ejemplos poemas

13,202
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
13,202
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
35
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ejemplos poemas

  1. 1. Poemas Introducción a la lírica y la poesía (más información en el tema métrica en la web: www.xtec.net/~ahiguero Clases de poemas Tipos de estrofas La poesía contemporánea Ejemplos
  2. 2. <ul><li>Introducción a la lírica y la poesía . </li></ul><ul><li>Los distingos géneros literarios </li></ul><ul><li>El género lírico; la estrofa y el verso. </li></ul><ul><li>Recuerda: la rima. </li></ul><ul><li>Clases de poemas </li></ul><ul><li>Ejemplos </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Narrativo : texto oral o escrito que cuenta, en la voz de un narrador, hechos protagonizados por personas (o seres personificados). Se caracteriza por la sucesión temporal de una o varias secuencias y una determinada organización estructural compuesta por un planteamiento, un desarrollo y un desenlace. </li></ul><ul><li>Lírico : género literario que se caracteriza por ser cauce de expresión de la subjetividad del hombre, sus sentimientos y emociones al observarse a sí mismo y al contemplar el mundo en el que está inmerso. </li></ul><ul><li>Dramático : escrito en verso o en prosa que representa un episodio o conflicto de los seres humanos a través del diálogo de los personajes y se diferencia de los demás géneros por su virtualidad teatral o posibilidad de representación pública sobre un escenario . </li></ul>
  4. 4. <ul><li>La Épica </li></ul>y El Cuento La Novela
  5. 5. <ul><li>EL GÉNERO LÍRICO es aquel en el que el escritor expresa su subjetividad, sus sentimientos o reflexiones. </li></ul><ul><li>La lírica más íntima suele expresarse en verso , aunque no siempre. </li></ul><ul><li>Podemos distinguir entre dos clases de lírica según su origen: </li></ul><ul><ul><ul><li>la culta </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>la popular </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>(Ampliación páginas 60-61 de libro de texto) </li></ul></ul></ul>
  6. 6. <ul><li>El género lírico es aquel donde el poeta expresa sus propios sentimientos. </li></ul><ul><li>Es de carácter subjetivo. </li></ul><ul><li>Tanto el género narrativo como el dramático intentan representar creando un mundo. </li></ul><ul><li>El género lírico no intenta representar </li></ul><ul><li>sino expresar </li></ul><ul><li>Por esta razón la función del lenguaje </li></ul><ul><li>que predomina en el genero lírico es EMOTIVA </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Estrofa. Conjunto de versos cuya forma se repite a lo largo de un poema, con características iguales. </li></ul><ul><li>Ejemplo: </li></ul><ul><li>VERSO  Admirose un portugués </li></ul><ul><li>de ver que, en su tierna infancia, Estrofa todos los niños de Francia </li></ul><ul><li>supiesen hablar francés. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Es la igualdad o semejanza de sonidos finales de los versos entre sí .Puede ser consonante o asonante. </li></ul><ul><li>La rima consonante es aquella que se establece entre los versos cuyos finales, a partir de la última vocal que se pronuncia con acento, son iguales, incluyendo vocales y consonantes. </li></ul><ul><li>              L una vent ana </li></ul><ul><li>             C una manz ana </li></ul>
  9. 9. <ul><li>La rima asonante es aquella que se establece solo en las vocales de los versos a partir de la última vocal acentuada. </li></ul><ul><li>        sombr e r o         pin o             s e lv a </li></ul><ul><li>         vi e nt o s libr o s natural e z a </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>En la lírica moderna se utiliza otro tipo de rima denominada blanca o libre. Lo importante en este tipo de verso es el ritmo. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>La oda: es un poema bastante extenso y tono elevado que ensalza sentimientos, personas, hechos… Una oda puede cantar a la vida, a la patria, al honor, a la persona amada, a la belleza… </li></ul><ul><li>La elegía: es una composición que canta el dolor ante la muerte o la desgracia. Por lo general tiene un tono desgarrado y pesimista. </li></ul><ul><li>La sátira: es una composición que ridiculiza los defectos de personas o de la sociedad. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Estróficos: </li></ul><ul><li>Los versos se agrupan formando estrofas </li></ul><ul><li>El soneto (y sus derivados) </li></ul><ul><li>La musa (menor y mayor) </li></ul><ul><li>La glosa </li></ul><ul><li>El villancico </li></ul><ul><li>No estróficos: </li></ul><ul><li>Los versos se suceden unos a otros sin formar estrofas. </li></ul><ul><li>El romance (y sus variantes) </li></ul><ul><li>La silva </li></ul><ul><li>El ovillejo mayor </li></ul><ul><li>El madrigal </li></ul><ul><li>La serranilla </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Origen y temática </li></ul><ul><li>Poema de origen italiano (siciliano). Se introdujo durante el Renacimiento. Juan Boscán y Garcilaso de la Vega fueron los que adaptaron el soneto a la lengua castellana. A finales del s.XIX y comienzos del XX, el soneto clásico sufre unas transformaciones de composición. </li></ul><ul><li>La temática más conocida es el amor y la naturaleza, pero también hay sonetos religiosos, burlescos, sobre la muerte, etc. </li></ul><ul><li>Su estructura interna es perfecta. Los dos cuartetos sirven para la exposición de la idea. Los tercetos son utilizados para ampliar, rectificar o recoger los conceptos, con gran fuerza. </li></ul><ul><li>Composición y clases </li></ul><ul><li>Consta de catorce versos de once sílabas distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos de rima consonante. </li></ul><ul><li>En los cuartetos riman por igual y es, el primer verso con el cuarto y el segundo con el tercero. En los tercetos la rima es libre. </li></ul><ul><li>Soneto clásico: ABBA ABBA CDC DCD (o CDE CDE) </li></ul><ul><li>Soneto shakespeariano: tres cuartetos y un pareado final. </li></ul><ul><li>Sonetos sin rima. </li></ul><ul><li>Sonetos de catorze sílabas, de distinta métrica o rimas en distintas posiciones. </li></ul><ul><li>Sonetillo: es de arte menor (8 sílabas generalmente) y la rima es igual al soneto de arte mayor. Compuesto por dos redondillas o dos cuartetas encadenadas y dos tercetillos encadenados. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Se trata de una poesía poli-estrófica encadenada. Está compuesta de versos de arte menor, - octosílabos o hexasílabos generalmente – y consta de dos partes: el estribillo y el pie. </li></ul><ul><li>El estribillo es una pequeña estrofa de dos, tres o cuatro versos, con o sin rima. </li></ul><ul><li>El pie es un conjunto de dos o más estrofas; esas estrofas suelen estar dotadas de rima consonante y estar formadas de seis o siete versos, de los cuales, los últimos han de ser coincidentes con los versos del estribillo. En otros casos de villancicos, es solamente el último verso de cada estrofa el que coincide con el último verso del estribillo. </li></ul>
  14. 14. <ul><li>Los primeros romances tiene su origen en el cantar de gesta. El segundo hemistiquio de este pasó a ser el segundo verso del romance, el segundo hemistiquio del segundo verso, pasó a ser el cuarto verso del romance… </li></ul><ul><li>Rima asonante en los versos pares y libre en los impares (mínimo 6 versos por estrofa). </li></ul><ul><li>Los romances tiene un lenguaje sencillo y sugerente. </li></ul><ul><li>Los primeros romances eran de temática épica (batallas, hazañas y héroes); pero más tarde también tienen contenido lírico (sentimientos del autor). </li></ul><ul><li>El romancero </li></ul><ul><li>El romancero es la agrupación de todos los romances que se han escrito desde el s.XIV hasta nuestros días. </li></ul><ul><li>Nos podemos encontrar con dos tipos de romanceros: </li></ul><ul><li>El romancero viejo está formado por todos los romances anónimos compuestos desde el s.XIV al s.XVI. </li></ul><ul><li>El romancero nuevo está formando por todos los romances nuevos o artísticos escritos por autores cultos y conocidos a partir de la segunda mitad del s.XVI. </li></ul>
  15. 15. <ul><li>Según el número de versos: </li></ul><ul><li>Romance octosílabo: número indeterminado de versos de 8 sílabas métricas (el más divulgado) </li></ul><ul><li>Romancillo: número indeterminado de versos de 6 sílabas métricas. </li></ul><ul><li>Romance endecha: número indeterminado de versos de 7 sílabas métricas. </li></ul><ul><li>Romance heroico: número indeterminado de versos de 11 sílabas métricas (arte mayor). </li></ul><ul><li>Según su época: </li></ul><ul><li>Romances viejos: surgen a mediados del s.XIV, tienen una métrica poco correcta, son de estilo muy sencillo, de temática épica y anónimos. </li></ul><ul><li>Romances nuevos: fueron escritos a partir del s.XVI, su métrica está más cuidada, son de temática lírica y son de autores cultos y conocidos. </li></ul><ul><li>Según su temática: </li></ul><ul><li>Históricos: tratan temas relacionados con la historia. </li></ul><ul><li>Fronterizos: narran lo que pasaba en las fronteras o en las batallas fronterizas contra los moros. </li></ul><ul><li>Legendarios: están basados en leyendas populares. </li></ul><ul><li>Carolingios: narran hazañas de héroes de la épica francesa. </li></ul><ul><li>Novelescos: se basan en temas inventados. </li></ul><ul><li>Líricos: expresan sentimientos del autor. </li></ul>
  16. 16. <ul><li>MADRIGAL </li></ul><ul><li>Versos de 11 y 7 sílabas métricas. Debe ser breve y lírico. La rima y el número de versos es a gusto del poeta. </li></ul><ul><li>El argumento suele ser de índole amorosa o idílica. </li></ul>La serranilla Suelen ser poesías cortas con versos de pocas sílabas, graciosas y delicada. El tema suele consistir en un caballero que solicita el amor de una serrana y ésta normalmente le dice que no.
  17. 17. <ul><li>La lírica o poesía puede clasificarse también según si su autor es conocido, anónimo o si simplemente es de tradición popular, por tanto la separaremos en dos apartados: </li></ul><ul><li>La lírica culta/poesía culta </li></ul><ul><li>La lírica de tradición popular/la poesía popular </li></ul><ul><li>*como la mayoría ya se han expuesto en otros apartados de la presentación, aquí solo haremos un breve comentario. </li></ul>
  18. 18. <ul><li>La poesía (o lírica) culta es aquella de autor conocido y que se transmite por medio de la escritura </li></ul><ul><li>Oda: composición en la que se expresa entusiasmo, admiración o amor. </li></ul><ul><li>Canción culta: poema breve de tema amoroso. </li></ul><ul><li>Elegía: expresa el dolor y la tristeza por sucesos personales o colectivos. </li></ul><ul><li>Égloga: composición que incluye diálogos de tema amoroso entre pastores que se sitúan en un ambiente campestre. Personajes y paisajes aparecen muy idealizados. </li></ul><ul><li>La sátira: poema en el que se ridiculizan y critican acciones o personas: puede tener un tono grave o burlesco. </li></ul><ul><li>Epístola: composición en forma de carta. </li></ul><ul><li>Epigrama: poema muy breve, de tema amoroso. </li></ul><ul><li>La poesía popular se creó para ser cantada acompañando la vida del ser humano en su trabajo, en sus fiestas o en su vida cotidiana. </li></ul><ul><li>Canción: composiciones líricas de tipo tradicional que están destinadas al canto (acostumbran a ser de arte menor e incorporar estribillos y paralelismos. </li></ul><ul><li>Zéjel: composición lírica de origen árabe. Combina un estribillo de uno o dos versos y una mudanza en forma de tres versos monorrimos y uno llamado “de vuelta”, que rima con el estribillo que se repite: aa-bbba-aa. </li></ul><ul><li>Villancico: composición tradicional con estribillo y una mudanza en forma de redondilla (abba). Sus temas son muy diversos, y entre ellos se incluyen los de tema navideño que perduran hasta hoy. </li></ul><ul><li>Romances líricos: romances en los que predomina el tema amoroso. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Oda a las tormentas de Córdoba ( Pablo Neruda ) </li></ul><ul><li>El pleno mediodía refulgente es una espada de oro, de pronto cae el trueno como una piedra sobre un tambor de cuero rojo, </li></ul><ul><li>se raja el aire </li></ul><ul><li>como una bandera, se agujerea el cielo y toda su agua verde se desploma sobre la tierra tierra tierra tierra tachonada por las ganaderías </li></ul><ul><li>Fragmento de la Elegía a Ramón Sijé ( Miguel Hernández ) </li></ul><ul><li>Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano. Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado. </li></ul>Sátira: Soneto a una nariz ( Quevedo ) Érase un hombre a una nariz pegado, érase una nariz superlativa, érase una nariz sayón y escriba, érase un peje espada muy barbado era un reloj de sol mal encarado, érase una alquitara pensativa, érase un elefante boca arriba, era Ovidio Nasón más narizado. Érase el espolón de una galera, érase una pirámide de Egipto, las doce tribus de narices era; érase un naricismo infinito, muchísimo nariz, nariz tan fiera que en la cara de Anás fuera delito.
  20. 20. <ul><li>Garcilaso de la Vega </li></ul><ul><li>Echado está por tierra el fundamento  que mi vivir cansado sostenía. ¡Oh cuánto bien se acaba en un solo día! ¡Oh cuántas esperanzas lleva el viento! </li></ul><ul><li>¡Oh cuán ocioso está mi pensamiento cuando se ocupa en bien la de cosa mía! mil veces la castiga mi tormento. </li></ul><ul><li>Las más veces me entrego, otras resisto  con tal furor, con una fuerza nueva, que un monte puesto encima rompería. </li></ul><ul><li>Aquéste es el deseo que me lleva a que desee tornar a ver un día a quien fuera mejor nunca haber visto. </li></ul><ul><li>Francisco de Quevedo </li></ul><ul><li>Amor me ocupa el seso y los sentidos; absorto estoy en éxtasi amoroso; no me concede tregua ni reposo esta guerra civil de los nacidos. </li></ul><ul><li>Explayóse el raudal de mis gemidos por el grande distrito y doloroso del corazón, en su penar dichoso, y mis memorias anegó en olvidos. </li></ul><ul><li>Todo soy ruinas, todo soy destrozos, escándalo funesto a los amantes, que fabrican de lástimas sus gozos. </li></ul><ul><li>Los que han de ser, y los que fueron antes, estudien su salud en mis sollozos, y envidien mi dolor si son constantes. </li></ul>Sonetos
  21. 21. <ul><li>Un soneto me manda hacer Violante, y en mi vida me he visto en tal aprieto; catorce versos dicen que es soneto, burla burlando van los tres delante. Yo pensé que no hallara consonante, y estoy en la mitad de otro cuarteto: mas si me veo en el primer terceto, no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando y aún parece que entré con pie derecho, pues fin con este verso le voy dando. Ya estoy en el segundo, y aún sospecho que estoy los trece versos acabando: contad si son catorce y está hecho.                                                (Lope de Vega ) </li></ul>
  22. 22. <ul><li> </li></ul><ul><li>JULIO (sonetillo) </li></ul><ul><li>Calle del Betis. Triana. El corazón del estío penetra el escalofrío de la fuente charlatana.                                                    La Velada de Santa Ana llena de música el río. Con los ojos de Rocío se ilumina la ventana. De envidia, al verla, una estrella, en las alturas sin fin, estremecida rutila. Y se apaga cuando ella sale envuelta en el jardín de su mantón de Manila. </li></ul><ul><li> </li></ul><ul><li>VERANO (sonetillo) </li></ul><ul><li>Frutales cargados. Dorados trigales... Cristales ahumados. Quemados jarales... Umbría, sequía, solano... Paleta completa: verano. </li></ul>
  23. 23. <ul><li>             A MI MADRE </li></ul><ul><li>Decir madre es decir amor y vida, abrir al horizonte la mirada, sentir que en el silencio y en la nada su mano va cubriendo nuestra huída.   Es volver a la infancia alborozada, es tornar brevemente a la cordura, admirar en un soplo la figura que desprende su imagen sosegada.   Decir madre es privarse de amargura, apartar de la mente la agonía y guardar en el seno la valía de sentir cada instante su bravura. Yo que afirmo en el alma la ternura que brota de su blanco pensamiento, en la dicha proclamo con el viento ese gozo que ensalza su armonía y el orgullo que inflama mi alegría al decirle a mi madre lo que siento.                                             </li></ul><ul><li>José Luis Muñoz </li></ul><ul><li> Musa de arte mayor </li></ul><ul><li>                 DOS                                                 Dos almas que se cruzaron,  dos corazones que lloran,  lágrimas tristes que afloran  en vientos que no soñaron.    Sentimientos que devoran  un dolor inadvertido,  un puñal en el olvido  de mentes que no se añoran.    En este adiós aterido  fueron cinceles de fuego  quemando su oscuro apego  en su lecho retorcido.  ¡Oh corazón malherido!,  sobre jirones de flores  son amargos sinsabores  esos delirios que matan  y que en sus ojos delatan  el llanto de sus amores.                              José Luis Muñoz </li></ul><ul><li> Musa de arte menor </li></ul>
  24. 24. <ul><li>En los estados de amor, nadie llega a ser perfecto, sino el honesto y secreto. Para llegar al süave gusto de amor, si se acierta, es el secreto la puerta, y la honestidad la llave; y esta entrada no la sabe quien presume de discreto, sino el honesto y secreto. Amar humana beldad suele ser reprehendido, si tal amor no es medido con razón y honestidad; y amor de tal calidad luego le alcanza, en efecto, el que es honesto y secreto. Es ya caso averiguado, que no se puede negar, que a veces pierde el hablar lo que el callar ha ganado; y el que fuere enamorado, jamás se verá en aprieto, si fuere honesto y secreto. Cuanto una parlera lengua y unos atrevidos ojos suelen causar mil enojos y poner al alma en mengua, tanto este dolor desmengua y se libra de este aprieto el que es honesto y secreto. </li></ul><ul><li>El villancico </li></ul>
  25. 25. <ul><li>ROMANCE (octosílabos). </li></ul><ul><li>De Francia partió la niña, </li></ul><ul><li>de Francia la bien guarnida: </li></ul><ul><li>íbase para París, </li></ul><ul><li>do padre y madre tenía. </li></ul><ul><li>Errado lleva el camino, </li></ul><ul><li> errada lleva la guía: </li></ul><ul><li>arrimárase a un roble </li></ul><ul><li> por esperar companía... </li></ul><ul><li>ROMANCE HEROICO. </li></ul><ul><li>¡Hermosas noche! Por Oriente asoma de bruma envuelta en anchurosa franja, y cruzando sus velos en la altura, doquiera tibia obscuridad derrama. Huye la luz, bordando las esferas </li></ul><ul><li>con ricas orlas de colores varias, </li></ul><ul><li>y en los mares revueltos el ocaso </li></ul><ul><li>la remgente cabellera baña... </li></ul><ul><li>Río Duero, río Duero, nadie a acompañarte baja, nadie se detiene a oír tu eterna estrofa de agua. Indiferente o cobarde, la ciudad vuelve la espalda. No quiere ver en tu espejo su muralla desdentada. Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras. Quién pudiera como tú, a la vez quieto y en marcha, cantar siempre el mismo verso, pero con distinta agua.  Río Duero, río Duero, nadie a estar contigo baja, ya nadie quiere atender tu eterna estrofa olvidada, sino los enamorados que preguntan por sus almas y siembran en tus espumas palabras de amor, palabras.                         </li></ul><ul><li> (Gerardo Diego) </li></ul><ul><li> Romance </li></ul>
  26. 26. <ul><li>Romance histórico: &quot;La venganza de Mudarra“ </li></ul><ul><li>A caza va don Rodrigo, ese que dicen de Lara; perdido había el azor, no hallaba ninguna caza; con la gran siesta que hace arrimado se ha a una haya, maldiciendo a Mudarrillo, hijo de la renegada, que si a las manos hubiese que le sacaría el alma. El señor estando en esto, Mudarrillo que asomaba: -Dios te salve, buen señor, debajo la verde haya. -Así haga a ti, caballero; </li></ul><ul><li>buena sea tu llegada. -Dígasme, señor, tu nombre, decirte he yo la mi gracia. -A mí me llaman don Rodrigo, y aun don Rodrigo de Lara, cuñado de don Gonzalo, hermano de doña Sancha; por sobrinos me los hube los siete infantes de Lara. Maldigo aquí a Mudarrillo, Hijo de la renegada, si delante lo tuviese, yo le sacaría el alma. -Si a ti dicen don Rodrigo, y aun don Rodrigo de Lara, a mí Mudarra González, </li></ul><ul><li>hijo de la renegada, de Gonzalo Gustios hijo y alnado de doña Sancha; por hermanos me los hube los siete infantes de Lara; tú los vendiste, traidor, en el val del Arabiana. Mas si Dios ahora me ayuda, aquí dejarás el alma. -Espéresme, don Mudarra, iré a tomar las mis armas. -El espera que tú diste a los infantes de Lara; aquí morirás, traidor, enemigo de doña Sancha. </li></ul><ul><li>Romance fronterizo: &quot;Abenámar“ </li></ul><ul><li>-¡Abenámar, Abenábar, moro de la morería, el día que tú naciste grandes señales había! Estaba la mar en calma, la luna estaba crecida; moro que en tal signo nace no debe decir mentira. -No te la diré, señor, aunque me cueste la vida. -Yo te agradezco, Abenámar, aquesta tu cortesía. ¿Qué castillos son aquéllos? ¡Altos son y relucían! -El Alhambra era, señor, y la otra, la mezquita; </li></ul><ul><li>los otros, los Alixares, labrados a maravilla. El moro que los labraba, cien doblas ganaba al día, y el día que no los labra otras tantas se perdía; desque los tuvo labrados, el rey le quitó la vida porque no labre otros tales al rey del Andalucía. El otro es Torres Bermejas, castillo de gran valía; el otro, Generalife huerta que par no tenía. Allí hablara el rey don Juan, bien oiréis lo que decía: </li></ul><ul><li>-Si tú quisieras, Granada, contigo me casaría; daréte en arras y dote a Córdoba y a Sevilla. -Casada soy, rey don Juan, casada soy, que no viuda; el moro que a mí me tiene muy grande bien me quería. Hablara allí el rey don Juan, estas palabras decía: -Échenme acá mis lombardas doña Sancha y doña Elvira; tiraremos a lo alto, lo bajo ello se daría. El combate era tan fuerte que grande temor ponía. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>Romance legendario: &quot;El infante Arnaldos“ </li></ul><ul><li>¡Quién hubiera tal ventura sobre las aguas del mar como hubo el infante Arnaldos la mañana de San Juan! Andando a buscar la caza para su falcón cebar, vio venir una galera que a tierra quiere llegar; las velas trae de sedas, la jarcia de oro torzal, </li></ul><ul><li>áncoras tiene de palta, tablas de fino coral. Marinero que la guía, diciendo viene un cantar, que la mar ponía en calma, los vientos hace amainar; los peces que andan al hondo, arriba los hace andar; las aves que van volando, </li></ul><ul><li>al mástil vienen posar. Allí habló el infante Arnaldos, bien oiréis lo que dirá: -Por tu vida, el marinero, dígasme ora ese cantar. Respondióle el marinero, tal respuesta le fue a dar: -Yo no digo mi canción sino a quien conmigo va. </li></ul><ul><li>Romance lírico: &quot;El prisionero“ </li></ul><ul><li>Que por mayo era, por mayo, cuando hace la calor, cuando los trigos encañan y están los campos en flor, cuando canta la calandria y responde el ruiseñor, </li></ul><ul><li>cuando los enamorados van a servir al amor; sino yo, triste, cuitado, que vivo en esta prisión; que no sé cuándo es de día </li></ul><ul><li>ni cuándo las noches son, sino por una avecilla que me canta al albor. Matómela un ballestero; déle Dios mal galardón. </li></ul>
  28. 28. <ul><li>                </li></ul><ul><li>  AL SUEÑO En tu divina escuela, neta y desnuda y sin extraño adorno, la verdad se revela, paz derramando en torno; al oscuro color de tu regazo, contenta y regocijada, como el ave en su nido, libre de ajeno lazo, desnuda alienta la callada vida, acurrucada en recatado olvido, lejos del mundo de la luz y el ruido; lejos de su tumulto que poco a poco el alma nos agota, en el rincón oculto en que la fuente de la calma brota. De  tu apartado hogar en el asilo, como una madre tierna da en su pecho tranquilo al hijo dulce leche nutritiva tú nos das la verdad eterna y viva que nos sostiene el alma, la alta verdad augusta, la fuente de la calma que nos consuela de la adversa suerte, la fe viva y robusta de que la vida muere de la muerte.                        Miguel de Unamuno </li></ul><ul><li>La silva </li></ul><ul><li>         </li></ul><ul><li>    EL AMA (fragmento)   Yo aprendí en el hogar en qué se funda   la dicha más perfecta,   y para hacerla mía   quise yo ser como mi padre era   y busqué una mujer como mi madre   entre las hijas de mi hidalga tierra.   Y fui como mi padre, y fue mi esposa   viviente imagen de la madre muerta.   ¡Un milagro de Dios, que ver me hizo   otra mujer como la santa aquélla!   Compartían mis únicos amores   la amante compañera,   la patria idolatrada,   la casa solariega,   con la heredada historia,   con la heredada hacienda.   ¡Qué buena era la esposa   y qué feraz mi tierra!   ¡Qué alegre era mi casa   y qué sana mi hacienda,   y con qué solidez estaba unida   la tradición de la honradez a ellas!   Una sencilla labradora, humilde,   hija de oscura castellana aldea;   una mujer trabajadora, honrada,   cristiana, amable, cariñosa y seria,   trocó mi casa en adorable idilio   que no pudo soñar ningún poeta.   . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    . . . . . . . . . . . . . . .                    José María Gabriel y Galán </li></ul><ul><li>La silva </li></ul>
  29. 29. <ul><li>            </li></ul><ul><li>  A UNOS OJOS </li></ul><ul><li>Ojos claros, serenos, si de un dulce mirar sois alabados, ¿por qué si me miráis, miráis airados? Si cuando más piadosos, más bellos parecéis a quien os mira, no me miréis con ira, porque no parezcáis menos hermosos. ¡Ay, tormentos rabiosos! Ojos claros, serenos, ¡Ya que así me miráis, miradme al menos!                             Gutierre de Cetina </li></ul><ul><li> El madrigal </li></ul>
  30. 30. <ul><li>En Valencia estaba el Cid y con él los suyos son </li></ul><ul><li>y con él sus ambos yernos, los infantes de Carrión. </li></ul><ul><li>Acostado en un escaño dormía el Campeador. </li></ul><ul><li>Sabed la mala sorpresa que a todos aconteció: </li></ul><ul><li>escapóse de su jaula, desatándose, un león. </li></ul><ul><li>Al saberlo, por la corte un grande miedo cundió. </li></ul><ul><li>Embrazan sus natos las gentes del campeador </li></ul><ul><li>y rodean el escaño donde duerme su señor. </li></ul><ul><li>Pero Fernando González, un infante de Carrión, </li></ul><ul><li>no encontró donde esconderse, ni sala ni torre halló; </li></ul><ul><li>metióse bajo el escaño, tanto era su pavor. </li></ul><ul><li>El otro, Diego González por la puerta se salió </li></ul><ul><li>gritando con grandes voces: “No volveré a ver Carrión”. </li></ul><ul><li>Tras la viga de un lagar metióse con gran pavor, </li></ul><ul><li>donde manto y brial todo sucio lo sacó. </li></ul><ul><li>El Cantar de Mío Cid </li></ul><ul><li> Mester de juglaría (cantar de gesta) </li></ul><ul><li>A luego que este nombre de la Santa Regina </li></ul><ul><li>escucharon los diablos huyeron por la esquina. </li></ul><ul><li>Se derramaron todos igual que una neblina, </li></ul><ul><li>dejando abandonada aquella alma mezquina. </li></ul><ul><li>Milagros de Nuestra Señora (Berceo) </li></ul><ul><li>Mester de clerecía </li></ul>
  31. 31. <ul><li>GORRIÓN (Claudio Rodríguez) </li></ul><ul><li>No olvido. No se aleja este granuja astuto de nuestra vida. Siempre de prestado, sin rumbo, como cualquiera, aquí anda, se lava aquí, tozudo, entre nuestros zapatos. ¿Qué busca en nuestro oscuro vivir? ¿Qué amor encuentra en nuestro pan tan duro? Ya dio al aire a los muertos este gorrión, que pudo volar, pero aquí sigue, aquí abajo, seguro, metiendo en su pechuga todo el polvo del mundo. </li></ul><ul><li>AMOR AUSENTE (Pablo Neruda) </li></ul><ul><li>Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes </li></ul><ul><li>a tus ojos oceánicos. </li></ul><ul><li>Allí se estira y arde en la mas alta hoguera </li></ul><ul><li>mi soledad que da vueltas los brazos como un </li></ul><ul><li>náufrago. </li></ul><ul><li>Hago Rojas señales sobre tus ojos ausentes </li></ul><ul><li>que olean como el mar a la orilla de un faro. </li></ul><ul><li>Sólo guardas tinieblas, hembra distante y mía, </li></ul><ul><li>de tu mirada emerge a veces la costa del espanto. </li></ul><ul><li>Inclinado en las tardes echo mis tristes redes </li></ul><ul><li>a ese mar que sacude tus ojos oceánicos. </li></ul><ul><li>Los pájaros nocturnos picotean las primeras </li></ul><ul><li>estrellas </li></ul><ul><li>que centellean como mi alma cuando te amo. </li></ul><ul><li>Galopa la noche en su yegua sombría </li></ul><ul><li>desparramando espigas azules sobre el campo. </li></ul>AHORA QUERRÍA YO VER EL BELÉN DE MI INFANCIA EN GRANADA (Luis Rosales) Como la luz del sol abriendo el día caminaban los Reyes; la arpillera se tornaba a su paso sementera, y la estrella en su alambre se movía. Pastores con su oveja y su alegría ven con asombro cómo el tiempo era de nieve en el Portal cuando en la era la parva ya en el aire se encendía. San José con la mano en la cancela llama y nadie responde; el pueblerío paralizado por el miedo, y la luna blanca y la tortuga lela en la resquebrajada agua del río: todo empieza a borrarse para mí. POESÍA HISPANOAMERICANA
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×