PUCAalfredolvasquez@gmail.com02/10/2010Alfredo L. VásquezEste es un cuento Andino, trata de graficar las relaciones locale...
Puñuchcan contesto Puca.
Qué es eso de que está durmiendo, ¿Por qué no la despertaste?
Mana munancho, dijo Puca
Como que no quiere despertar
Manan papay mana munancho, chirillaña cachcan.
Vamos al lugar, dijo el viejo.
Jacuchi papay ( vamos padre) dijo Puca</li></ul>Ya en el lugar, estaban acompañándoles, el juez Gutiérrez, el gobernador M...
Alguien antes que nosotros ha venido aquí?
Ñoja, (yo) dijo en voz baja Puca.
Señor gobierno, dijo el Juez, detenga al niño.
Alguien más.</li></ul>Hubo un silencio. Él se acerco, le tomo el pulso, y dijo, nada, luego acerco sus orejas al pecho par...
Carajuta nihuanquichu, (así que eres desafiante) y otros dos fuetazos mas.
Puca al borde del dolor máximo y a punto de rendirse repitió
Imataña munanqui, (que deseas que te diga)
Quiero que me ayudes a buscar la manteca
Mana yachanichu, (no sé nada)
¿Qué dices? Levantando la mano con el fuete
Micuruni, yarjayhuan carani dijo ( me lo comí, estaba de hambre)
Te comiste toda la olla de manteca, y donde está la cabeza del chancho.
Chaytapas micurani (eso también comí)
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Puca cuento andino

2,208 views
2,097 views

Published on

Puca., es un personaje en el Pueblo de Soras, él esta, buscando su sentimiento de pertenencia.

Published in: Entertainment & Humor
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,208
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Puca cuento andino

  1. 1. PUCAalfredolvasquez@gmail.com02/10/2010Alfredo L. VásquezEste es un cuento Andino, trata de graficar las relaciones locales, las costumbres, el idioma quechua, ilustrado a finales del siglo 20, también grafica la edad media en la que viven los pueblos andinos por su condición de aislamiento. <br />PUCA<br />E<br />staba de presidente del Perú, el Mariscal Oscar R. Benavides, el mundo dícese civilizado, estaba por presenciar una guerra salvaje, llamada la segunda guerra mundial, mientras tanto en Soras, nacía un niño colorado, hijo de un espía, Ruso, que andaba de paso por las alturas del Perú, reconociendo el territorio para una posible invasión, por supuesto no solo fueron los Rusos los que exploraron los andes, también lo hicieron los japoneses, Alemanes, los Chinos, los Brasileros y los Americanos, cada uno desde una prospección geopolítica diferente.<br />Luego de 8 meses nació en Soras un niño, tan rojo, tan colorado, que todo el Mundo, lo llamaron Puca, su madre se alegro muchísimo, cuando lo vio, al instante reconoció al soldado ruso, que paseaba por Soras, haciéndose el cojudo, al no entender el quechua que hablaba la mujer, pero que bien sabía lo que quería, allí si no tenia barreras en el idioma, el colorao aplico y aplico, sin respetar que era casada y con tres hijos, encontró cobijo en una choza, que no supo respetar, este pendenciero pensaba que estaba en el polo norte y que la cholita era una esquimal, a la que podría aplicar sin compasión.<br />El esposo de Lucia, era un borrachín que pensaba que su mujer era una piñata, a la cual pegaba y pegaba cada vez que tomaba el famoso trago regional el Chagñazo, el cual transportaban en odres, que eran cuero de chivos, desollados vivos, estos envases de cuero, eran muy útiles, las caravanas eran de 36 a 48 mulas y/o caballos, el borrachín Indalecio Romero, le hizo a su mujer en total 6 hijos sin contar a Puca.<br />Mientras, el Puca crecía, el borrachín Indalecio no paraba de hacerle problemas por la presunta infidelidad, que se hacía evidente con el color de cabellos de Puca, que eran de color rojizo intenso, la mujer no paraba de negar su mal paso, el Indalecio, le metía golpe, en los ojos, hasta que estuvieran morados, ya era como un maquillaje permanente, que se iba turnando, un mes tenia morado el ojo derecho, el otro mes tenia morado el ojo izquierdo, pero, que personalidad de Indalecio, cuando estaba sano, pedía disculpas a su mujer, decía que no era él, eran los diablos azules los que le obligaban a comportarse de esa manera, tan salvaje cuando, tomaba sus tragos.<br />Puca ya tenía 5 años cuando murió su mamá asesinada por una mano invisible, nadie en el pueblo dudaba quien era el asesino, pero no había pruebas, la señora fue a Papahuana a lavar ropa, en aquel entonces, el pueblo no tenia agua potable a domicilio, y la gente debía ir a unos manantiales a 2 kilómetros de distancia para lavar, allí, mientras esperaba que la ropa se secara, alguien la siguió, y espiaba, cuando ella fue tras unos arbustos a hacer la pila, ella se levanto la falda, y dejo ver su culo negro, sin calzón, se agacho y fue su último movimiento, allí mismo la ahorcaron, ella no pudo ver a su atacante, ya que por las huellas se determino que la agresión vino por su espalda. La dejaron allí mismo, echada de costado, con la pila que mojaba su falda, ya que el ataque fue exactamente antes que ella lograra sentarse.<br />Llego la noche, todos vieron a Indalecio en el pueblo, sin tomar alcohol, algo extraño para él, así mismo, lucia sereno, y empezó a preguntar si alguien había visto a su mujer, si alguien vio a Lucia, pero nada, nadie, la había visto, nadie sabía nada.<br />Cuando llego la media noche, él ya estaba furioso, mientras su suegra trataba de alimentar con un poco de leche de vaca a sus menores hijos, la ultima bebe de tres meses lloraba por tomar su teta y porque la leche de vaca le había producido un cólico de gases severo, a los mayorcitos y a Puca, los acostaron en la marca donde siempre dormían, los tres menores dormían en el mismo cuarto que la pareja.<br />Al amanecer, Puca se levanto y fue a buscar a su madre, y a las 6 de la mañana estaba de vuelta, totalmente alborotado, lloroso, asustado, sin poder dar explicaciones, el decía que su madre estaba en Papahuana, a lo que Indalecio, replicaba, como sabes, que esta allí, el niño de 5 años decía, la he visto, la he visto.<br /><ul><li>Que hace, inquirió Indalecio.
  2. 2. Puñuchcan contesto Puca.
  3. 3. Qué es eso de que está durmiendo, ¿Por qué no la despertaste?
  4. 4. Mana munancho, dijo Puca
  5. 5. Como que no quiere despertar
  6. 6. Manan papay mana munancho, chirillaña cachcan.
  7. 7. Vamos al lugar, dijo el viejo.
  8. 8. Jacuchi papay ( vamos padre) dijo Puca</li></ul>Ya en el lugar, estaban acompañándoles, el juez Gutiérrez, el gobernador Meléndez, el teniente gobernador Olaechea, mas cuatro varayoc indígenas, y efectivamente, el Puca los condujo hasta Papahuana, allí, estaba el cuerpo de la pobre mujer, su cuerpo no solo estaba frio por su condición de rigor mortis sino porque esa noche del 23 de junio, había hecho un frio bajo cero, esa noche también era la noche de san Juan, la noche más fría de todo el año en Soras.<br />El Juez, que había vivido en Lima, la capital, ya había leído las historias y novelas de Sherlock Holmes, e inmediato fungió de investigador y dijo:<br /><ul><li>No se acerquen al cuerpo, todos los que lo hagan irán presos.
  9. 9. Alguien antes que nosotros ha venido aquí?
  10. 10. Ñoja, (yo) dijo en voz baja Puca.
  11. 11. Señor gobierno, dijo el Juez, detenga al niño.
  12. 12. Alguien más.</li></ul>Hubo un silencio. Él se acerco, le tomo el pulso, y dijo, nada, luego acerco sus orejas al pecho para tratar de oír algo, y repitió nada. Luego dijo, ha podido ser una violación, levanto la falda y le vio las partes íntimas en busca de rastros de semen, nada, dijo. Al tocar la falda vio que esta estaba húmeda, acerco sus narices y dijo, huele a orina, veamos de donde vino, y determino, que ella, orino de manera abundantes, después de morir, y vio que sus esfínteres se habían distendido por efecto de la muerte súbita. Siguió examinando el cuerpo y vio que su cara había sido cubierta por una manta, y luego asfixiada todavía había huellas de esa manta en el cuello de la víctima.<br />Esta mujer a muerto dijo el Juez, con participación de mano ajena, ordeno señor gobierno, que se lleve el cuerpo a su casa y que se le dé sepultura. Ya no hay nada que hacer. Esta totalmente muerta. El señor gobierno, ordeno a los varayoc a que carguen el cuerpo de la víctima en un poncho rojo, y se la llevaron en huantu. El Juez en el gobernador, siguieron examinando los alrededores y vieron que huellas de un pie pequeño, que correspondía a las ojotas de Puca, luego vieron que la ropa de la víctima y de sus hijos estaba extendida en la pradera, por lo que dedujo que el ataque fue a medio día del día anterior. La comida que había llevado para cocinar estaba cruda, aun cuando si había encendido el fuego en un fogón compuesto por tres piedra medianas, el fuego se había apagado luego de agotar su combustible, que eran dos bostas. Levantaron la ropa y le entregaron todas las prendas a Indalecio, quien agradeció la participación de las autoridades.<br />Ya en el pueblo, Indalecio permanecía mudo, al lado del cadáver de su mujer, que fue puesto sobre una mesa prestada por un vecino, el cuerpo estaba torcido, no se lo podía enderezar, así que el carpintero del pueblo, el señor Jáuregui, preparo un cajón ancho para enterrar a la víctima en la misma posición en la que murió, unos querían que la enderezaran, para que sea un cajón común, pero otros, decían que esa era la posición, de descanso que la víctima había escogido, y que se respetara su voluntad.<br />Esa misma noche mataron a su perro para que le acompañe en su viaje al más allá, y para que le ayude a cruzar el rio, que separa el mundo de los vivos y el mundo de los muertos. Ese rio, dijo uno:<br />- No tiene puente, y si uno está pasando por el puente, este es tan angosto y alto que puede caerse, y no llegar a otro mundo con lo cual se convertiría en una anima espantada, que vagaría por el pueblo y se haría visible en carnavales, y su familia sufriría, toda vez que seguirían escuchando los lamentos de esa mujer, queriendo volver a la tierra, y no poder materializarse-.<br />Al tercer día una muchedumbre, compuesta por los casi 600 pobladores acompañaron el cuerpo al cementerio, que se ubica en Tambo frente al estadio y coso de toros. Cavaron una tumba, y la dejaron allí, sepultada ante el llanto de sus hijos excepto Puca que permanecía en la cárcel por orden del Juez. Los gritos y llanto de las vecinas eran fuertes, no se sabe si lloraban por la victima, o por ellas mismas. La ceremonia estuvo dirigida por el cura Osorio, que estaba acompañado por su diacono el señor Velarde. La gente antes de abandonar el cementerio, recibía una buena copa de cañazo, que la tomaban en un cacho de toro, a manera de copa, todos hacían cola para tomar el trago y despedirse, por el volumen contenido en el cacho que se servía lleno, su contenido era de por lo menos 100 cc, con un contenido alcohólico de 24 grados. Todos los acompañantes volvieron borrachos a sus casas.<br />El Puca salió absuelto de la cárcel una semana después, de los acontecimientos, cuando llego a su casa, su padre estaba (Indalecio) estaba totalmente borracho, y le dio una tanda, una golpiza, de padre y señor mío, que casi mata a pequeño, al que acusaba de algo ininteligible, le preguntaba, cómo y cuando vio a su madre morir, porque no dijo antes, el Puca no tenia respuestas, a los interrogantes, también le preguntaba sobre la identidad del asesino, el PUCA no sabía nada. <br />Al día siguiente, Puca quedo en cama por los dolores de la masacre, del padrastro, sus hermanos de madre le tenían cierto recelo, y no se acercaban, y le hicieron la ley del hielo, solo su abuela materna, le alcanzo un poco de agua, para tomar, el no podía ni levantar los brazos ni podía ver por los ojos hinchados que tenia por la golpiza. Paso tres días en cama sin poder levantarse. Cuando pudo caminar, fue donde su abuela y protectora, que ya era anciana. La pobre abuela murió de pena luego de 10 días de los hechos, ella había perdido a sus hijos mayores con la llegada de la peste bubónica en los Andes, ahora había muerto su única hija, y ella sola, que podría hacer. Casi nada solo esperar la muerte, que felizmente llego temprano.<br />Puca, también paso a ser un solitario, que no tenia hogar, su padrastro y hermanos, lo acusaban de saber quien mato a su mamá y no decir quien fue, así que empezó a vivir solo, entraba a las casas y rebuscaba entre la basura, peleaba con los perros por un poco de suero que en alguna casa daban de beber a sus animales, poco a poco, se volvió un niño salvaje, desgreñado, andaba por allí, algunas veces robaba gallinas, y recibía una paliza extra, cuando era cogido, todo el pueblo señalaba al niño como a un zorro, un ladronzuelo, alguna alma caritativa le invitaba un plato de comida caliente, la mayoría de las veces comía frio, a veces se ingeniaba y tomaba la leche directamente de la teta de las vacas, durante ese tiempo, su padrastro y hermanos viajaron a Lima, para nunca más volver, luego se supo que cambiaron de nombre y apellidos, antes eran Rumi, ahora en Lima cambiaron de apellido por: de la Piedra, esa misma estrategia había sido empleada por otras familias que querían cambiar de vida, por ejemplo, los Percca ahora se llamaban Paredes, los Huazca ahora eran Lazo, los Acatanja, ahora eran Tractorista, los Osccollo ahora eran Cogresista, los Poma, ahora eran León, Los Tika se cambiaron a Flórez, Los Quichca a Espinoza, los Caspi, fueron más audaces, ahora eran Woodman, los Huamán se cambiaron a Del Águila, los Quespe a Crecer, los Matisja ahora se llamaban Segura, así sucesivamente.<br />El Puca se convirtió en una pesadilla en un pueblo tan pequeño, cuentan que un día llego el primer carro a Soras, el Puca al igual que todos los niños estaba fascinado por ese aparato, que no caminaba sino rodaba, así que se subió a él, en eso observo que el piloto, usaba un pedazo de metal para hacer funcionar el vehículo, se trataba de una llave, por lo cual el decidió, ser el propietario de la llave, él se dio cuenta que la llave era una fuente de poder.<br />Mientras la gente subía y bajaba a la plataforma del camión, el Puca entro a la caseta y saco la llave, y la guardo, luego vi que el chofer se ponía impaciente, buscaba aquí, nada, buscaba allá nada, como la gente no hablaba español y el chofer no hablaba quechua, no había dialogo. Paso un día, dos días y nada, no había llave y el carro, estaba parado.<br />El Puca decidió, poner la llave en el contacto, al día siguiente el carro se movió, el chofer se puso contento, no sabía como la llave había vuelto, luego esa tarde otra vez, la llave desapareció, y tuvo que buscar un intérprete para esta vez sí comunicar lo sucedido, la gente de inmediato, señalo al Puca como posible causante del disturbio, el Puca fue capturado, e interrogado por la llave, para eso, el Puca se negó en tres idiomas. <br />Al día siguiente la llave apareció no en la caseta, sino en la tolva, del camión, el chofer no volvió a soltar la llave, y la amarro con una soguilla. Todos sabían, que fue el Puca.<br />Como Puca andaba desgreñado, la señora Rosa Rozas, que ya tenía hijos mayores lo adopto, lo prohijó, y lo llevo a su casa a vivir, el primer día ordeno a su hijo menor que esa fecha tenía 12 años a bañar al niño, luego llamaron al señor de la Cruz, para que le cortara el pelo al rape, el señor se negó, por que tenía mucho piojo, el otro peluquero aficionado era Vásquez, pero también se negó, así que acudieron a Jáuregui, que era peluquero pero de caballos, y para su trabajo utilizaba una tijera Stiglith, el buen hombre Jáuregui, atuso al niño, a su estilo, es decir el cabello le quedo como indio americano de la etnia siux, al rape a los lados y el centro con los pelos parados y cortos.<br />La nueva pinta de Puca que dejaba relucir su bien colorado cabello era disimulada por un sombrero roto, pero en buen estado que había heredado de uno de sus nuevos hermanos. <br />La primera semana pasaron sin mayor novedad, las complicaciones llegaron el sábado cuando doña Rosa Rozas, decidió matar a su chancho cebado para tener manteca, esa noche recuperaron una olla llena de manteca que les serviría durante tres meses en la alimentación diaria, la cabeza del chancho la guardaron para que al día siguiente, preparasen queso de chancho, una especie de mortadela cacera.<br />El asunto fue que a la mañana siguiente, no había la cabeza del chancho, que estaba cruda, ni había la olla de manteca, doña Rosa y su hijo Crisolgo, no encontraban ni la huella de lo sustraído, paso un día y nada, al segundo día apareció la olla totalmente vacía, sin manteca, y los restos de la cabeza del chancho, del que solo quedaba el esqueleto, totalmente limpio, no había ninguna proteína, ni los sesos que estaban al interior del cráneo, todo estaba limpio, madre e hijo se preguntaban que podría haber pasado, en eso miraron a Puca, un escalofrió recorrió el cuerpo de Crisolgo, quien decidió ante sí y por si actuar de investigador. <br />A eso de las 5 pm del segundo día, usando sus habilidades de ganadero, Crisolgo laceó como a un toro a Puca, para de inmediato colgarlo de un madero que estaba dentro de la casa y servía de viga para el techo, la soga había cogido al Puca de los pies, este estaba atrapado tratando con sus manos hacer algo pero fue tarde, ya estaba suspendido. El Puca protesto un poco y dijo, te acusare con nuestra madre (mamayquihuanman huilllaycamusacc), el otro seguía. Mamay grito Puca, la doña Rosa había ido al manantial por agua este estaba a un kilometro de distancia y el viaje de ida y vuelta demoraba por lo menos 25 minutos. El Crisolgucha saco una verga de toro, que se usaba para arrear a los animales y le aplico dos fuetes al pequeño cuerpo de Puca, que gemía pero no gritaba, luego dos fuetazos mas y el pobre Puca se doblego, y dijo.<br /><ul><li>Imata munanqui carajo (que quieres carajo)
  13. 13. Carajuta nihuanquichu, (así que eres desafiante) y otros dos fuetazos mas.
  14. 14. Puca al borde del dolor máximo y a punto de rendirse repitió
  15. 15. Imataña munanqui, (que deseas que te diga)
  16. 16. Quiero que me ayudes a buscar la manteca
  17. 17. Mana yachanichu, (no sé nada)
  18. 18. ¿Qué dices? Levantando la mano con el fuete
  19. 19. Micuruni, yarjayhuan carani dijo ( me lo comí, estaba de hambre)
  20. 20. Te comiste toda la olla de manteca, y donde está la cabeza del chancho.
  21. 21. Chaytapas micurani (eso también comí)
  22. 22. Todo
  23. 23. Llapallanta micurani (todo lo comí)
  24. 24. No te creo, eres un mentiroso, dices eso para que no te pegue.
  25. 25. Manan niñucha manan, tucuyta micuni, yarjayhuan cararapti (no niño Crisolgo, yo como de todo y bastante cuando estoy de hambre)
  26. 26. Dame una prueba inquirió Crisolgo.
  27. 27. Acayta jahuachisayqui (te hare ver mis excrementos)
  28. 28. Te bajare de allí, y vamos a ver.
  29. 29. Fueron al lugar mientras Crisolgo, que andaba mal del hígado, apenas comía un poco de grasa se derritia en diarrea, esperaba ver un mar de diarrea, producto de la olla llena de manteca, acompañada de carne cruda de cabeza de cerdo.
  30. 30. Llegaron y había un mojón abundante y seca, el Puca tenía un hígado superdotado, capaz de digerir cualquier cosa, no por nada era hijo de un ruso, acostumbrado a dietas con alto contenido graso y un estomago de fierro.
  31. 31. Es verdad dijo, es correcto, Crisolgo era un experto en reconocer excretas de animales, y humanos, porque era la manera de seguir los rastros del Puma, del zorro o de los venados, mirando y estudiando las excretas se podía saber que había comido y donde era ese lugar de alimentación, así la casería era más fácil.</li></ul>Cuando se había debelado el misterio de la olla de manteca llego doña Rosa cargando dos baldes de agua, y dijo, -qué paso aquí, parece un velorio.<br />Crisolgo dijo, mama, ya sé quien robo y comió la olla de Manteca.<br /><ul><li>Calma hijo, yo también lo sé. dijo.
  32. 32. ¡Mama! ¿no castigaras al ladrón?
  33. 33. No hijo, no se puede castigar a un niño por comer, si lo he traído a la casa es para que pueda comer a diario, no vez que está solo en el mundo, no tiene casa no tiene mama no tiene papa, no tiene nada,
  34. 34. Puca agrego, mana mamayoc, mana taytayocc supaymin vida. (sin madre y sin padre, la vida es un infierno)
  35. 35. Querido Puca, te hemos traído aquí para que tengas una madre, una casa y hermanos.
  36. 36. Manaña huaccaychu mamay, cunanmanta manaña suasacc, cunanmanta mamay cutirun, janmi canqui mamaymi, jananmanta pacha cutirusjanqui. (el Puca Prometió, y dijo, no llores señora, a partir de hoy ya no robare, a partir de hoy mi madre ya volvió a la tierra, a partir de hoy tu eres mi madre, gracias madre querida por haber vuelto del cielo)</li></ul>El PUCA EN SANTO TOMAS<br />Cuando, el Puca tenía la edad de 15 años, una nueva revolución en su cuerpo, la revolución hormonal, lo ataco justo con el crecimiento, tenía una talla de 1.72 m era más alto que el promedio en el pueblo y se convirtió en el abusivo, dentro de los compañeros de clase en la única escuela primaria que había, justamente estaba culminando la primaria cuando cumplió 14 años, a los 15 años era un fornido vaquero que se movía con gran soltura por todo el valle, ya alguna vez había ido hasta Pomacocha a traer gallinas robadas, otra vez había ido a Matara a traer más gallinas, su vicio era el caldo de gallina, otro manjar que disfrutaba era el chancho, así que se iba a la puna cogía un cerdo negro pequeño, lo ponía al fuego y lo consumía a medio cocer. Le gustaba el pan, todas las semanas ayudaba al panadero del pueblo a prender el horno de la casa de doña María del Pozo, allí, se banqueteaba, comía pan hasta más no poder, la masa que no podía hornearse, la masa que caía al suelo, o cualquier masa que tuviera una falla, pasaba a ser propiedad de este enorme muchacho en el que se iba convirtiendo, toda la masa sobrante la horneaba con el calor residual, al final de la jornada, allí el mismo preparaba su pan, que consumía disfrutándolo, le gustaba, jugar con la masa hacia palomas, hacia caballos, le daba al pan todas las formas de animales que conocía, pumas, chanchos, vacas, toros, el disfrutaba con su ilusión de formar nuevos seres a los cuales devorar, si no los hubiera visto en otro lugar diría que él fue el inventor de las galletas de animalitos.<br />Todo ese capítulo termino cuando a los 15 años hacia menos que mas, para alimentar tremendo cuerpo, volvió a su proyecto inicial, buscar comida, de manera extra y subrepticia, los pueblos vecinos no sabían que había una amenaza, todos pensaban que era el anca quien se llevaba sus pollitas y sus gallinas. Pero en si era el Puca. Su mirada se volvo torva, miraba de costado, como un gallo de pelea, no miraba de frente, tenía la cabeza un poco agachada, que le permitía ver; sin que lo vieran, se comportaba como un depredador, parecía un animalito al acecho, era un animal buscando su presa, esa conducta de mirada lateral era odiosa por mucha gente del pueblo.<br />Su vida cambio radicalmente en Santo Tomas, el hijo de Rosa, tenía una hacienda distante 550 kilómetros de Soras, camino que se viajaba a pie, el viaje duraba 3 días, Puca fue llevado en un camión de Pérez Arbela a Puquio allí lo reembarcaron para Abancay en expreso Aymarino, estuvo en Abancay durante 10 años, el primer día que llego, lo llevaron para que conozca el Rancho, allí durmió la primera noche y al día siguiente fue picado por miles de mosquitos, de noche le picaban los jejenes o manta blanca de día le picaban los mosquitos rojos, por la tarde le picaban los mosquitos negros, en dos días que estuvo expuesto, su piel blanca, su pelo rojo y todo su cuerpo, fueron pasto de los chupasangre, el tercer día tenía chapetonada, enfermedad que le daba a los españoles cuando conquistaban el Perú en el siglo XVI. <br />Los mosquitos eran enemigos de las caras blancas, muchas veces desfiguraban rostros de blancos cuando las heridas se infectaban, muchas veces las heridas se ulceraban, la chapetonada era enfermedad de los chapetones, El Puca, no paró hasta llegar al hospital general de Abancay, allá en la calle Arenas, donde lo atendió presuroso el doctor Guillermo Díaz, de inmediato le pusieron suero, se recupero en una semana, allá en el hospital, le pusieron un antistaminico, tenía una alergia a la picadura de insectos.<br />La vida de Puca durante diez años, fue monótona, a excepción el primer día, cuando entrego la papeleta de su madre adoptiva, Crisolgo leyó la nota, para el efecto él era un nuevo hacendado, llamo al mandón de la casa hacienda y pidió que caballo blanco que era un hombrón. Cargo al magta en sus espaldas, y de inmediato recibió una andada de correazos, eso era para ablandarlo, para hacerlo sumiso, para quitarle la majadería, para domesticar a este joven salvaje.<br />La tarea de Puca era ser el asistente de campo del mandón, así se reinicio una etapa más de este joven con adn ruso, pero culturalmente hablando era un nativo del Perú.<br />El Puca vuelve a Soras<br />Cuando el Puca cumplió, los 25 años, era un muchacho fornido, por el trabajo rudo, había ahorrado lo suficiente para tener su propio negocio, pero su mirada seguía siendo enigmática, misteriosa y de desconfianza, el miraba cual escáner del siglo 21, el no miraba, te escaneaba, con sus rayos laser te quitaba la ropa, te quitaba la piel, te via hasta el alma, la gente de la hacienda fue acumulando algunas pruebas, en su contra, especialmente tenía una treta, se escondía en la huerta de mangos, allí esperaba a sus víctimas, que eran colitas hijas de los jornaleros que se alojaban en la hacienda, como el mango era una fruta deliciosa, era una tentación para las jóvenes, quienes llegaban hasta allá por la fruta, cuando estaban cogiendo el mango el saltaba sobre las pequeñas, y las fornicaba con total impunidad, como pasaba por hermano del hacendado, aplicaba sin piedad. Tenía dos instrumentos para tener sexo condicionado, uno, les ofrecía no decir nada a los padres de las chicas ni acusarlas de robo de la fruta, pero eso si, el les prometía que si se dejaban fornicar, el les dejaría entrar al paraíso, es decir a la huerta, su plan era perfecto, las chicas que deseaban la fruta, pagaban con sexo, también les decía que podrían traer a sus amiguitas.<br />Todo eso ocurría mientras pasaba de 15 a 25 años, edad en la que ya era muy fornido, y cobraba con sexo hasta a las viejecitas que no habían probado la fruta, en la huerta había una serie de árboles frutales, pero lo más apetecido era el mango. El Puca era el rey de la huerta.<br />Hasta que un día, tanto pisar y pisar embarazo, a la hija del mismísimo mandón, que dio cuenta de inmediato a Crisolgo, este llamo al Puca, pero ya no podía castigarlo como cuando llego, este muchacho de 25 años era demasiado fuerte, como para poder pegarlo o corregirlo, si alguien osaba amenazarlo, este lo masacraba. Bueno el día de retorno a Soras fue más o menos así, Oye, Puca. Le dijo Crisolgo<br /><ul><li>Ya es edad que tengas mujer e hijos, que te parece si vas a Soras y escoges una linda chica, te casas y vuelves por aquí, de esa manera tienes sexo de manera diaria.
  37. 37. El Puca entendió en primera que era su oportunidad para volver a Soras después de 10 largos años.
  38. 38. Gracias papa contesto el Puca.
  39. 39. Cuanta plata tienes le dijo Crisolgo le dijo
  40. 40. 5,000 soles le contesto.
  41. 41. Qué bien, eso te alcanza para tener 10 vacas
  42. 42. Puca se fue contento a Soras cargado chivilines.</li></ul>Cuando llego a Soras, de inmediato tenía la idea de casarse, era un esclavo del sexo al igual que su padre biológico, donde estaba quería fornicar a como dé lugar, nunca supo el nombre de su padre y la KGB era más hermética, sin embargo esta allí su idea. <br />Del 70 al 80 fue un panadero modelo, estaba casado, tenia 4 hijos, se caso con una mujer mayor que él pero buena persona, mientras el tenia 25 años cuando se caso ella tenía 27, había tenido un marido anterior, que le dejo con una niña, la señora tuvo tres hijos más para Puca, que había adoptado el nombre de su madre adoptiva, Rozas. <br />Por esos años, el hijo mayor de Crisolgo fue a Soras a visitar a su abuela, Rosa Rozas, allí vivio unas vacaciones de encanto, tenía 10 años de edad y soñaba con los cuentos que le decía su padre respecto de Soras, por ejemplo, su padre le contaba que la vida en la hacienda era muy diferente a la vida en Soras, allá en Soras, cada mañana se debía levantar muy temprano para ir al campo y recoger los animales pertenecientes a otros dueños, estos animales eran conocidos como daños, y los llevaban al coso o cárcel de animales, allí pasaban días y días, hasta que apareciera su dueño, si no aparecía en una semana los animales eran considerados mostrencos y se los remataba, luego del remate, el animal era marcado a sangre y fuego, a sangre porque le cortaban las orejas al estilo del propietario y a fuego porque le ponían una marca distintica de la familia.<br />El asunto fue que el hijo de Crisolgo, también era Crisolguito, y cada mañana probaba traer los daños de los pastizales paternos, pero había unos cerdos que eran asiduos habitantes de la chacra, nadie le dijo de quien era, el Crisolguin, los llevaba al coso, al día siguiente los chanchos estaban en la chacra, los volvía a meter al coso y los chanchos salían del coso y se diriguian solos a la chacra, para espantar a los chanchos, un dia uso, piedras, apoyado por un jebe, los chanchos, nada, volvían al corral, al otro día uso un cactus llamado allcco quichca, estos animales tenían la piel curtida, el cactus no entraba en su cuerpo.<br />Al día siguiente, el niño, llevo un cuchillo, para asustar a los chanchos, y amenazarlos y que no volvieran al corral de su abuela, los canchos vieron el cuchillo, e ignoraron la advertencia del pequeño Crisolgo, ante tanta indiferencia y en un momento de exploración arrojo el cuchillo sobre la manada de cerdos y reboto, no hizo ningún efecto, recojo la daga y arrojo otra vez, en eso, el filudo cuchillo se clavo entre las costillas de un cerdo capón, y este corrió ahora si, rumbo al pueblo, directamente a su casa, que era la casa de Puca.<br />El Chancho fue auxiliado por Puca y por su señora quienes inmediatamente fueron a casa de Crisolgo para reclamarle por las heridas infringidas a sus animales, la mujer gritaba, porque tu hijo le clavo un cuchillo a mi chancho, porque, si quería hacer daños a mi familia, hubiera clavado ese cuchillo en mi cuerpo, y no en mi inocente chancho, chillaba, gritaba, lloraba a voz en cuello, todo el pueblo estaba tras la noticia, porque señor, porque papa porque, repetía la mujer, Puca estaba, allí, callado, mirando como siempre de costado, sin decir nada. <br />Crisolgo, tuvo una idea y dijo, que te parece si me dices cuanto te costo el chancho, ella respondió 100 soles, Crisolgo le entrego el dinero y la mujer seguía llorando, luego de eso la mujer seguía llorando, y decía era mi único machito era el único, y el resto, el resto no era mío, era de mi vecina, bueno en ese caso continuo Crisolgo, en ese caso toma otros 100 soles y cómprate una chancha de esa manera inicia tu crianza. La mujer se calmo el chancho quedo en casa de Crisolgo y fue directamente al corral, luego que lo curaron con aceite quemado para que no se infecte la herida.<br />Llegaron los años de la crisis política, Puca fue reclutado por un grupo guerrillero, que llevaba su nombre Los Puca Llacta, participo, en mil combates en su calidad de recluta, en el fondo ella quería relacionarse con los rusos que eran los que financiaban la guerrilla en América Latina, él quería relacionarse para saber si alguno de los rusos de la KGB sabia quien era su padre, si vivía o no, Puca tenía un conocimiento aproximado de la situación política, lo cierto era que los Rusos no participaban directamente en América Latina, lo hacían sus socios Chino, financiando a Puca Llacta, así como sus socios Cubanos cuando financiaban a los del grupo MRTA, conocidos como marthas, seguramente, este nuestro Puca, hubiera preferido enrolarse a los marthas de haber sabido la realidad, en sus 10 años de participación en la lucha armada, ayudo a asesinar a muchas personas, pero un día acabo la guerra, la presencia del gobierno central acabo con la subversión y Puca se retiro de su último trabajo.<br />Nuevamente en su pueblo natal de Soras el Puca, se olvido rápidamente de su condición de guerrillero, y paso a ser el apacible campesino, que nunca fue, hasta que llego el año 2010, con un Puca anciano pero lleno de sabiduría, por el sufrimiento que recibió y por el sufrimiento que infligió, por ese ir y venir del cielo al infierno, del hanan pacha al urin pacha, su destino era sufrir y hacer sufrir, la vida era así. Ese año, llego a Soras, el hijo de su hermano Crisolgo, un muchachón ya maduro, venia en su camioneta blanca marca Jeep, visitaba Soras como parte de un proyecto arqueológico, apenas Puca reconoció a Crisolgo Junior, se acordó de su cerdo herido, y empezó a gritar, cuchicunata pacaychis, niño Crisulgu chayarun, cuchicunata pacaychis, niño Crisulgu chayarun, (Gritaba: Oculten a todos los chanchos, el niño Crisolgo ha llegado, oculten a todos los chanchos, el niño Crisolgo ha llegado).<br />END<br />

×