Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

Creación y evaluación de programas de ti

on

  • 1,283 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,283
Views on SlideShare
1,283
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
7
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Creación y evaluación de programas de ti Creación y evaluación de programas de ti Document Transcript

  • La Creación y Evaluación de Programas de Educación Superior en Informática y Computación Alejandro Domínguez Verónica Sama José Enrique Álvarez Julio de 1997 1. Introducción El presente artículo es una secuela de un artículo publicado por esta misma revista en el mes de junio del presente año [1]. En los incisos 1, 2 y 5 del punto 5 de ese artículo, se hace mención a tres criterios primordiales en el proceso de acreditación de programas académicos en informática y computación. Estos criterios corresponden, respectivamente, a la Definición y Características del Programa, el Plan y Programas de Estudio y el Personal Académico. En particular, estos criterios tienen un doble propósito: pueden ser utilizados tanto para crear un plan de estudios así como para evaluarlo, una vez que éste ya haya sido creado. El objetivo principal que persigue el presente artículo es proporcionar una descripción de cada uno de los tres criterios antes mencionados, de tal forma que pueda ser de utilidad para las instituciones de educación superior que deseen crear un programa académico en informática y computación, o que deseen hacer una evaluación parcial de uno previamente creado. 2. Definición y Características del Programa Este criterio se puede dividir en dos subcriterios. El primero se refiere a la fundamentación del programa, y el segundo a los objetivos generales y al perfil de egreso. En cuanto a la fundamentación del programa, deben de estar claros al menos 4 puntos, que por sus características dependen fuertemente de la zona geográfica donde se ubique el programa. El primero de ellos se refiere a determinar las necesidades y problemas a atender con el programa académico. Existen algunas localidades del país en donde se requieren específicamente egresados con cierto perfil dentro de la informática y la computación. Por ejemplo, en las zonas petroleras es mas necesario un profesionista que sepa administrar los recursos informáticos (tanto físicos como humanos) y que pueda llevar a cabo tareas de planeación y prueba de procesos informáticos, pero no es tan necesario un profesionista que lleve a cabo tareas de desarrollo de sistemas. Como un ejemplo adicional mencionaremos el caso de las zonas turísticas, en donde un administrador de recursos informáticos podría ser el profesionista idóneo. Este no es el caso de la grandes ciudades, en donde se requieren profesionistas con 1
  • diferentes perfiles y en las que se debe hacer un estudio profundo del tipo de problemática y necesidad a atender. La determinación de las necesidades y problemas a atender lleva al hecho de que una institución de educación superior pueda y deba ofrecer una licenciatura con un perfil específico. En cuanto a estos perfiles de las carreras, la Asociación Nacional de Instituciones de Educación en Informática (ANIEI) ha hecho cuatro distinciones primordiales [2]: las carreras que tienen un perfil dirigido hacia la Licenciatura en Informática, la Licenciatura en Sistemas Computacionales, la Licenciatura en Ciencias de la Computación, y la Ingeniería en Computación. Una vez determinado el perfil de la carrera que responda a las necesidades y problemáticas, se requiere saber cuál es la demanda presente y futura del programa académico, que corresponde al segundo punto de la fundamentación. La determinación de esta demanda tiene que ser lo mas cercana a la realidad, ésto es con el fin de poder determinar el número de espacios que puede o debe ofrecer la institución educativa, así como el número de espacios requeridos. En la determinación del número de espacios se debe tomar en cuenta los espacios ofrecidos por carreras similares en otras instituciones educativas de la localidad. Este diagnóstico de la oferta educativa, correspondiente al tercer punto de la fundamentación, es de suma importancia ya que permite conocer, desde una perspectiva muy amplia, las fortalezas y debilidades del o de los oferentes. Como cuarto punto, y tal vez uno de los mas importantes, se refiere al campo laboral en donde se desempeñarán los egresados. La determinación de este campo laboral de forma presente y futura (recordemos que los egresados que hoy entren a una carrera estarán empezando a desarrollar actividades profesionales en un tiempo promedio de 4 años) permitirá saber cual será el nivel de saturación de profesionistas en esta área y así poder tomar acciones preventivas o correctivas que hagan saber a las instituciones educativas cuando se deben ampliar los espacios, cuando se debe cerrar una carrera, o cuando evitar que la profesión se degrade por el hecho de existir mas oferta que demanda. Una pregunta que pudiera surgir en este punto es: ¿cómo determinar de forma real estos cuatro puntos? La forma mas directa de hacerlo es tener un acercamiento con las instituciones u organizaciones privadas y gubernamentales de la zona. En este acercamiento se deben considerar como primera instancia a los directores de sistemas y a los directores de recursos humanos. Lo mas recomendable es que se platique con ellos de manera conjunta de tal forma que se puedan detectar ideas, puntos de vista y perspectivas diferentes. La sesión debe ser dirigida por un expositor que provoque una lluvia de ideas y que tenga un guión previamente elaborado. Esta información debe ser complementada con información recabada por medio de encuestas que revelen la necesidad de egresados con cierto perfil informático. Es importante señalar que el acercamiento con las organizaciones se debe llevar a cabo de forma periódica y no solo en el momento de creación de un programa académico. 2
  • Los puntos anteriores son factores que hoy en día muy pocas instituciones educativas han llevado a cabo, lo que origina una falta de conocimiento real del mercado y provoca la eternamente presente desvinculación entre universidad y empresa. En cuanto al segundo subcriterio, referente a los objetivos generales y perfil de egreso, éstos deben tener un vínculo muy estrecho con los fundamentos de la carrera, de tal forma que exista una claridad y precisión en las habilidades y conocimientos que adquirirán los alumnos durante y al egreso de la carrera. La determinación precisa de este segundo subcriterio permitirá que se determinen claramente las materias que deben estar contenidas en el plan de estudios. Criterio que es el siguiente tema de discusión. 3. El Plan de Estudios En primera instancia, y como se señaló anteriormente, el plan de estudios debe tener un vínculo muy estrecho entre los objetivos generales y perfil de egreso. Siendo mas específicos, el plan de estudios es y debe ser una derivación y consecuencia directa de ellos. Una parte fundamental del plan de estudios es su estructura, ésta debe estar balanceada en cuanto a las diversas áreas del conocimiento que lo conforman. La ANIEI ha propuesto 8 áreas del conocimiento [2], a saber: Entorno Social, Matemáticas, Arquitectura de Computadoras, Redes, Software de Base, Programación e Ingeniería de Software, Tratamiento de la Información, e Interacción Hombre-Máquina. Claramente cada área del conocimiento tiene un objetivo específico que cumplir dentro de la estructura del plan de estudios. Debido a que los perfiles de las carreras no son los mismos, la ANIEI ha asignado un porcentaje de participación de cada área del conocimiento dentro de la estructura del plan de estudios de la carrera a ser creada o evaluada. Los porcentajes se detallan en la Tabla 1. Estos porcentajes determinan, de cierta forma, el número de materias de cada área que estarán presentes en la curricula. Por ejemplo si las carreras estuvieran compuestas por una curricula de 40 materias, entonces el número de asignaturas en cada área sería como se muestra en la Tabla 2. 3 View slide
  • Perfil / Área de Lic. en Lic. en Lic. en Ing. en Conocimiento Informática Sistemas Ciencias de la Computación Comp. Computación Entorno Social 27.5 20 10 10 Matemáticas 12.5 15 25 17.5 Arquitectura de 7.5 7.5 10 17.5 Computadoras Redes 7.5 10 10 12.5 Software de Base 7.5 7.5 10 12.5 Programación e 17.5 17.5 20 17.5 Ingeniería de Software Tratamiento de la 12.5 15 5 5 Información Interacción 7.5 7.5 10 7.5 Hombre-Máquina TOTALES 100 100 100 100 Tabla 1. Porcentajes de las áreas en cada perfil Perfil / Área de Lic. en Lic. en Lic. en Ing. en Conocimiento Informática Sistemas Ciencias de la Computación Comp. Computación Entorno Social 11 8 4 4 Matemáticas 5 6 10 7 Arquitectura de 3 3 4 7 Computadoras Redes 3 4 4 5 Software de Base 3 3 4 5 Programación e 7 7 8 7 Ingeniería de Software Tratamiento de la 5 6 2 2 Información Interacción 3 3 4 3 Hombre-Máquina TOTALES 40 40 40 40 Tabla 2. Número de materias en cada perfil Número de materias base = 40 La Tabla 2, en conjunción con el nivel sociocultural de la zona geográfica en consideración permite determinar varios puntos de relevancia: la duración 4 View slide
  • adecuada del plan de estudios, carga académica adecuada por ciclo, seriación adecuada entre las materias, y asignación de horas teoría y horas práctica. Una vez que se han tomado en consideración los puntos anteriores, se está en posibilidad de asignar un nombre a la carrera: Este nombre debe estar libre de modas o tecnologías y debe reflejar la esencia misma de la carrera. 4. Los Programas de Estudio En este criterio se pueden distinguir 4 subcriterios: los contenidos de las asignaturas, las actividades o experiencias de aprendizaje, la bibliografía, y la evaluación. En cuanto a las asignaturas se debe cuidar que los contenidos, tanto de las áreas sustantivas como las áreas de apoyo, sean vigentes en función del avance de la disciplina. Esta vigencia no debe ser confundida con el avance tecnológico, que en el caso de la computación es vertiginosa, sino mas bien con los temas que son fundamentales para la formación del estudiante. Es importante señalar que, una de las funciones principales de un programa de estudios de esta naturaleza es la de formación y no capacitación. Así las materias referentes a alguna herramienta de cómputo en particular (procesadores de texto, hojas de cálculo, presentadores, etc) deben desaparecer del plan de estudios. Esto último no significa que los alumnos no deban apoyarse en ellas para realizar sus trabajos extraclase; es mas, debe exigirse su utilización en estos trabajos. Para citar un ejemplo de otra área del conocimiento, en la carrera de medicina no existe una metería sobre la utilización y funcionamiento de un estetoscopio (el cual es una herramienta), sin embargo los médicos lo utilizan de forma frecuente como un medio para explorar mejor al paciente, mas aún todos los médicos tienen y utilizan uno de estos instrumentos exploratorios. Para cada uno de los perfiles señalados en el punto anterior, así como para cada una de las áreas del conocimiento que los componen, la ANIEI en la publicación ya citada [2] desglosa una serie de temas, subtemas y subsubtemas organizados de forma lógica. Los subtemas o los subsubtemas, según el caso, están estructurados en temáticas de estudio y no materias, de tal forma que varias temáticas pueden dar lugar a varias materias o solo a una parte de ellas, o mas aún solo a una mención de la temática en alguna materia en particular. Un aspecto que pareciera sin relevancia es el nombre de las materias. Los nombres deben reflejar el contenido de las materias. Por ejemplo, en lugar de tener materias como Computación I, Computación II, Computación III, etc., deben asignarse nombres como Programación Estructurada, Estructura de Datos, Organización de Archivos, etc. De igual forma, Matemáticas I, Matemáticas II, Matemáticas III, podría ser sustituido por Geometría Analítica, Cálculo Diferencial, Cálculo Integral, etc. De esta forma, tanto para los directivos, profesores y alumnos es mas fácil identificar las temáticas a tratar en las materias. 5
  • En cuanto al segundo subcriterio, referente a las actividades o experiencias de aprendizaje, es de importancia mencionar que éstas deben ser adecuadas al tipo de asignaturas y deben promover el aprendizaje de nivel superior. Con esto en mente, las materias con temas de administración tienen diferentes actividades de aprendizaje que las materias de programación, o que las materias de matemáticas. En estas actividades o experiencias de aprendizaje debe tomarse en cuenta la integración de conocimientos que deben tener los alumnos a largo de todos sus estudios. Esta integración debe ser promovida principalmente por los profesores. Así, los profesores de matemáticas deben enseñar los temas de acuerdo al perfil de egreso y a los objetivos generales y específicos, y no debe suceder que la enseñanza sea como si fueran a ser matemáticos. De igual forma para las materias referentes a administración o contabilidad, en donde se debe enseñar temáticas que sean de utilidad para la informática y computación así como promover la utilización de alguna herramienta de computo (hojas de cálculo, administradores de proyectos, etc), y no enseñar los temas como si los estudiantes estuvieran estudiando una licenciatura en administración o contaduría. Por otro lado, la bibliografía debe ser el soporte documental técnico adecuado a las asignaturas, además de ser actual en relación al avance de la disciplina. Esto significa que al seleccionar los libros que servirán de referencia en las clases se deben tomar en cuenta la actualidad de los temas, disponibilidad y compra de los libros en el momento en que los alumnos estén cursando la materia. Así, si se selecciona un libro que se público hace 5 años y este libro corresponde a un materia de octavo semestre, es decir dentro de cuatro años, ¿cuál será la vigencia de los temas dentro de 4 años, acorde con las tendencias teóricas y tecnológicas?, ¿el libro se seguirá editando y es común encontrarlo en las librerías?, etc. En el documento citado de la ANIEI [2], existe una lista bibliográfica para cada tema de estudio. Esta lista está conformada por libros en español e inglés que son de frecuente uso por los profesores y por los estudiantes, además que aún se pueden conseguir en las librerías o directamente en las editoriales. Finalmente, sobre la evaluación, para la cual existen varías teorías al respecto, solo se mencionará si ésta y los instrumentos utilizados para efectuarla son coherentes con el tipo de asignatura, y si existe coherencia entre la evaluación y las actividades de aprendizaje. 5. El Personal Académico La formación profesional del personal académico debe ser adecuada y suficiente para impartir las asignaturas. Esto significa que las materias de cierta área del conocimiento deben ser impartidas por egresados de carreras fuertemente relacionadas con esas áreas. Así, las materias de matemáticas debieran ser impartidas por egresados de una carrera de matemáticas, física, o actuaría, las 6
  • materias de administración por egresados de una licenciatura en administración, las materias de programación por egresados de ingeniería en computación o licenciaturas en sistemas computacionales o ciencias de la computación (pero no en informática), etc. En nuestros días existen muchos profesores egresados de otras áreas del conocimiento que, por alguna razón, su vida profesional está directamente relacionada con la computación e informática, y mas aún con la docencia. Si este es el caso de un profesor en particular, esta experiencia debe tomarse en cuenta para la impartición de las materias. De esta forma lo señalado en el párrafo anterior queda sin efecto. Si este no es el caso, lo recomendable es exigir a los candidatos a profesores de una materia, experiencia mínima comprobable de un año impartiendo esa materia o materias similares. La experiencia laboral es un factor importante para designar a un profesor: ésta también debe ser suficiente y adecuada para impartir las materias. En computación e informática existen hoy en día profesores que imparten materias en las cuales tienen poca o nula experiencia en la materia que están impartiendo. Así, existen profesores de análisis y diseño de sistemas que nunca han construido un sistema de mediano tamaño, o profesores de programación orientada a objetos con nula experiencia en el diseño de sistemas con esta metodología. Ésto no debería de pasar, ya que en las aulas el profesor no solo se debe transmitir lo contenido en él o los textos utilizados, sino también la clase debe enriquecerse con la experiencia adquirida por el profesor. Una de las varias formas de que los profesores adquieran la experiencia señalada en el párrafo anterior, es que asistan de forma periódica a cursos y talleres de actualización en nuevas metodologías y tecnologías. Otra forma de adquirir experiencia, es que los profesores desarrollen sistemas como parte de la carga académica ¿Cuántos profesores de nuestras instituciones realizan este desarrollo de sistemas? Es importante señalar que el objetivo principal de una institución de educación superior es formar recursos humanos que puedan servir a la sociedad en que vivimos, por lo tanto las universidades deben servir a esa sociedad y no la sociedad debe servir a las universidades. De esta forma, un vínculo estrecho entre universidades y sociedad resultará en una mejoría de nuestros programas académicos. 6. Comentarios Finales Es necesario que lo descrito anteriormente sea instrumentado en tablas o formatos que permitan llevar a cabo evaluaciones cuantitativas y cualitativas. Estos formatos han sido elaborados por diferentes instancias dependiendo del programa académico a evaluar. El Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería (CACEI) tiene formatos generales elaborados para evaluar a todas las ingenierías, incluyendo ingeniería en computación [3]. Así mismo, la Dirección General de Educación Superior de la SEP ha elaborado un instrumento de 7
  • evaluación para todos los programas que solicitan el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE) [4], aunque no existe un instrumento en particular para informática y computación. Particularmente en informática y computación, el recién formado Comité de Acreditación de Informática y Computación (CAIC), dependiente temporalmente de la ANIEI y conformado por varias instituciones públicas y privadas, está elaborando un formato que contemple lo señalado en este articulo. La meta es elaborar todos los formatos para cada uno de los criterios de evaluación señalados en el artículo previo a éste [1]. Finalmente, se espera que lo dicho anteriormente sirva como base para elevar la calidad de la educación superior en informática y computación en el país. Referencias 1. Levine, Guillermo y Alejandro Domínguez. La Acreditación de Programas Académicos en Informática y Computación. Soluciones Avanzadas, Año 5, Número 46, 15 de junio de 1997, pp. 7-8. 2. ANIEI (Asociación Nacional de Instituciones de Educación en Informática). Modelos Curriculares, Nivel Licenciatura, Informática Computación. Edición 1997. Publicada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), México 1997. 3. CACEI (Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería). Manual de Acreditación. Primera Versión. México, 1996. 4. SEP, Dirección General de Educación Superior. Instrumento de Evaluación del Plan y Programas de Estudio en Tramite de RVOE. México, 1997. 8