• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Mendez cardona alejandro_La.Rev Francesa.
 

Mendez cardona alejandro_La.Rev Francesa.

on

  • 149 views

Mendez cardona alejandro_La.Rev Francesa.

Mendez cardona alejandro_La.Rev Francesa.

Statistics

Views

Total Views
149
Views on SlideShare
148
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 1

http://danielillopc.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Mendez cardona alejandro_La.Rev Francesa. Mendez cardona alejandro_La.Rev Francesa. Document Transcript

    • Universidad Autónoma de Zacatecas “Francisco García Salinas” Diplomado en Tecnologías Educativas Unidad Académica Preparatoria Semi-escolarizado Maestro: Manual Acevedo Díaz. Presenta: E. Alejandro Méndez Cardona.
    • La Revolución Francesa Índice 1. En víspera de la Revolución. 2. Del feudalismo al capitalismo. 3. Desigualdad en las clases sociales.
    • 1. En vísperas de la revolución Desde que existen las clases sociales,el hombre ha luchado por romper con esas diferencias y, en esa busqueda de igualda, expone abiertamente su sentir,pensar y actuar, no importa si el medio es la violencia.El claro ejemplo de esta lucha de clases en la historia contemporanea, se encuentra en la Revolución Francesa. En la Francia del siglo XVIII se respiraba un clima hostil, de miseria ,hambre,desesperación pero sobre todo de incormidad por la marcada diferencia que prevalecia entre la corte,la aristocracia, la burguesia,los campesinos y artesanos. Ante connotada desigualdad la revolución era inminente en el sentido de la necesidad histórica, no solamente en su desencadenamiento , si no también en todas las etapas de su desarrollo. De tal forma que la revolución de 1789 fue obra de la clase media, y necesaria Para poner las instituciones de Francia de acuerdo con “los nuevos intereses y necesidades” indiscutiblemente los de la clase media. Y hoy, apoco menos de dos siglos de aquel turbulento julio de 1789 en que el espíritu de los franceses se liberó de la opresión, la vida del pueblo francés con su nomenclatura administrativas emblema (la bandera tricolor), su fiesta nacional (el 4 de julio), su himno (la Marsellesa) hasta su representación familiar (la mujer con gorro frigio, derivada de la efigie de la libertad), y todos sus símbolos presentes universalmente conocidos se remontan más o menos directamente a la revolución.1 2. Del feudalismo al capitalismo ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.¡Error! No se encuentra el origen de la referencia. 1 Concepción Villeda V., La Revolución Francesa. Especial Revoluciones, Revista Muy Interesante, número 2, México, 1988, pp. 11-12.
    • ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.La revolución francesa es la revolución burguesa clásica, en que la lucha de clases enfrenta esencialmente a la burguesía capitalista y a la aristocracia feudal. En la sociedad del antiguo régimen, la burguesía que detentaba el capital comercial estaba ampliamente vinculada al poder del estado monárquico y a la aristocracia feuda, en efecto los financieros, los grandes hombres de negocio, los fabricantes empresarios, estaban todos integrados, desde el punto de vista de las relaciones de producción, en el sistema social y político de la relación feudal. La alta burguesía ligada al capital comercial adopto muy pronto una actitud contrarrevolucionaria. En septiembre de 1789 se expresó en el intento de los monárquicos Mounier que fue su principal artífice, explicara más tarde que su proyecto era “seguir las lecciones de la experiencia, oponerse a las innovaciones temerarias y no proponer más modificaciones a las formas de gobierno entonces existentes que la necesarias para mantener las libertades” es decir mantener las relaciones de producción existentes, así como el estado monárquico que las garantizaba2 . Pero los francés cansados de los privilegios deciden tomar el poder y terminar con el feudalismo y más tarde con la monarquía y La Asamblea Nacional suprime las cargas del sistema señorial, el feudalismo ha acabado en Francia. Decreto de la Asamblea Nacional Constituyente del 5 de agosto de 1789. Abolición del sistema feudal. Art. 1º-. La Asamblea Nacional suprime en su totalidad el régimen feudal y decreta que los derechos y los deberes, tanto feudales como censitarios, los que hacen referencia a la mano muerta real o personal y a la servidumbre personal y los que la representan, quedan abolidos sin indemnización, y todos los otros declarados redimibles, y que el precio y la manera como se ha de hacer la redención serán fijados por la Asamblea Nacional. Art. 3º-. El derecho de caza y de coto abierto queda igualmente abolido. Art. 4º -. Todas las justicias señoriales son abolidas sin ninguna indemnización. Art5º-. Los diezmos de cualquier tipo y los censos correspondientes, bajo cualquier denominación con la que se conozcan, quedan abolidos. Art 7-. La venalidad de los oficios de la judicatura y de la municipalidad se suprime desde 2 Albert Soboul, Comprender la Revolución Francesa, Barcelona, Critica, 1983, pp. 82-83.
    • este mismo momento. La justicia tiene que ser gratuita. Art. 11º-. Todos los ciudadanos, sin distinción de nacimiento, pueden ser admitidos en todos los trabajos y dignidades eclesiásticas, civiles y militares, y ninguna profesión útil puede producir deshonra. 3 .Desigualdad en las clases sociales ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia.¡Error! No se encuentra el origen de la referencia. Los franceses continuaban divididos en tres Órdenes o Estados: Clero, Nobleza y Tercer estado los dos primeros los cuales eran los privilegiados. El clero era el más favorecido. No pagaba los impuestos directos, sino solo un don gratuito cuyo monto fijaba y recaudaba él mismo. Era el único que tenía una existencia política propia: una asamblea, una organización financiera y tribunales […] La iglesia tenía monopolio de la enseñanza y la beneficencia participaba en la censura de libros su influjo espiritual era considerable. Entre los eclesiástico, y lo que es peor, entre los obispos se llevaba una vida poco canónico, y con frecuencia se entraba en las ordenes más por gozar de un beneficio que por amor al apostolado, entre burguesía y la nobleza se hacía gala a menudo de incredulidad. La propiedad territorial de aquella seguía siendo considerable: tal vez un cuarto o un tercio del suelo le pertenecía3 . La nobleza se dividía en dos: alta y baja. La nobleza alta era la llamada nobleza palaciega, vivía en el palacio de Versalles a expensas del rey y comandaba al Ejército y la Marina; además estaba exenta de impuestos y poseía gran parte del territorio nacional. La baja nobleza era la que residía en sus dominios campestres, tenía los mismos derechos que la nobleza alta, pero su influencia en las decisiones políticas y económicas era muy relativa por encontrarse alejada del Rey. Además los nobles terratenientes conocían los problemas del pueblo. El Tercer Estado estaba formado por la burguesía, esta se componía de industriales, comerciantes, profesionales e intelectuales. También pertenecían a este estado o clase social los campesinos y artesanos. El tercer estado pagaba impuestos y no tenía ningún derecho. En opinión de los burgueses el último término de la ascensión social había sido siempre que pocos de ellos la obtenían, y en el siglo XVIII el exclusivismo aristocrático vendría a hacerle inaccesible, además se reducían el número de empleos a los que el burgués podía aspirar. La burguesía tampoco era demócrata pues hablaba con desdén del pueblo y le temía, entre ellos había una cascada de desprecio4 . 3 Gorges Lefebvre, La Revolución Francesa y el Imperio, México, FCE, 1986, pp. 26-27. 4 Concepción Villeda V., Op. Cit., p. 14.
    • BIBLIOGRAFÍA. LEFEBVRE, Gorges, La Revolución Francesa y el Imperio, México, FCE, 1986. SOBOUL, Albert, Comprender la Revolución Francesa, Barcelona, Critica, 1983. VILLEDA V, Concepción, La Revolución Francesa. Especial Revoluciones, Revista Muy Interesante, número 2, México, 1988.